Pueblo de Dios La 2

Pueblo de Dios

Domingo a las 11.30 horas

Pueblo de Dios
Domingo a las 11.30 horas  
www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4431761
Para todos los públicos Pueblo de Dios - De Orihuela al Caribe - ver ahora
Transcripción completa

En la ciudad colonial de Santo Domingo

se pueden visitar la primera catedral

y el primer castillo de América.

Esta zona fue declarada Patrimonio de la Humanidad

por la Unesco.

La capital de República Dominicana, con casi 2,5 millones de habitantes,

es la ciudad más poblada del Caribe.

Hasta aquí llegaron en 1949

las Hermanas de la Virgen María del Monte Carmelo,

las Carmelitas de Orihuela.

(Continúa la música)

En 1891 la madre Elisea Oliver Molina

fundaba la congregación en Caudete,

provincia de Albacete y diócesis de Orihuela.

Desde entonces, las Carmelitas no han dejado de crecer

siguiendo el deseo de su fundadora, que repetía:

"Lleguemos nosotras allí donde otros no pueden llegar".

Hoy las hermanas están presentes en 11 países de Europa,

África, Asia y América.

Su carisma, según la regla del Carmelo,

se fundamenta en la contemplación y se expresa en la oración,

la fraternidad y el servicio a los más pobres.

La fuerza realmente nos viene

de la energía que experimentamos en la oración.

El hecho realmente de buscar a Dios,

eso ya te da una energía sabiendo que todo es relativo

y la paz que experimentas en esos momentos.

Piensas: "Eres tú".

Hace dos años que las Carmelitas abrieron esta casa

para el descanso y la atención de las hermanas mayores.

La comunidad está dedicada a Santa María del Monte Carmelo

y la forman ocho religiosas.

La más joven tiene 78 años

y la más veterana, acaba de cumplir 87.

Antonia entró en la congregación en 1950.

Fue la primera vocación dominicana.

Altagracia fue la siguiente y durante 24 años

sirvió a sus hermanas desde la curia general.

El Señor me motivó

y me engatusaron las monjas y también me entré con ellas.

Y me gustó y sigo y me sigue gustando.

-La llamada mía fue una llamada muy especial

porque yo estaba ya comprometida para casarme

y cuando llegaron las monjas,

entonces, yo comencé a ver un modelo de vida diferente.

Y sentí la llamada.

Eso casi no se puede explicar.

Es algo que se siente interiormente,

pero que se va uno convenciendo de que eso es algo del Señor,

no es capricho de uno, porque le va costando a uno.

Angelina es española.

Tiene 83 años y sigue en activo.

Aquí todos la conocen con el nombre de M José.

Su hermano Antonio, que es sacerdote,

ha venido a visitarla.

Antes de partir hacia su misión de Baní,

han pasado a saludar a las religiosas enfermas

que viven en esta comunidad tan especial,

la última que han abierto en República Dominicana.

Individualmente, no es excesivo de nada,

pero como comunidad es cuando realmente

se puede dar un testimonio de fe ante la gente,

los creyentes y no creyentes,

la necesidad que tiene el mundo de unidad y de entrega.

-Oramos.

Las que tenemos buena vista, como yo,

seguimos haciendo nuestras propias labores.

La que es enfermera hace su oficio de enfermera.

O sea, que el mismo oficio que hacíamos antes, lo hacemos

para que los otros disfruten de lo que las hermanas mayores hacen.

No estamos vagas.

-Tenemos nuestras laudes por la mañana.

La eucaristía, la celebración de la eucaristía,

luego el desayuno, luego las tareas que cada una tiene asignado

algo que hacer en la casa para que se...

Porque el trabajo es lo que va dignificando al hombre.

Las actividades apostólicas de las Carmelitas son muy variadas.

En sus constituciones mencionan expresamente

la asistencia a enfermos, ancianos y pobres,

pero también hacen hincapié

en la formación integral de niños y jóvenes.

Todas las que nos dedicamos a educar, desde pequeñitos,

hacerles sentir lo que es la caridad, lo que es el amor,

que no solamente las letras y todo,

sino el aprecio a la persona, al ser humano.

Que el ser humano crece a la vez científicamente,

pero también el alma crece.

(Flautas)

El Liceo Escuela Nuestra Señora del Carmen

abrió sus puertas en 1961.

Es gratuito, como todos los colegios públicos del país,

aunque, en este caso, la gestión y dirección

corre a cargo de las Carmelitas de Orihuela.

La hermana Susana es la responsable del nivel básico.

Tiene a su cargo a 19 profesores

y a los alumnos más pequeños, 241,

los que van desde los 5 a los 10 años.

Pero las religiosas no se limitan únicamente a la parte académica.

También llevamos lo que es la pastoral de la escuela

las hermanas Carmelitas.

Damos formación de catequesis, de los sacramentos,

bautismo, primera comunión, confirmación.

(Música)

Las hermanas Carmelitas tienen una misión,

que es la formación integral de niños y jóvenes.

Y esa, precisamente, es la relación que tienen aquí con el centro.

Ellas tratan de que la formación de aquí

sea una formación en valores

para que esos sujetos salgan de aquí íntegros.

El Liceo Nuestra Señora del Carmen es un centro educativo motivador,

ya que los padres...

Hay una gran demanda aquí en el centro de descripción.

Los padres quieren traer a sus hijos.

Y los niños y los jóvenes quieren estar aquí, no quieren retirarse.

(Música)

El colegio de las Carmelitas

tiene un merecido prestigio en la capital dominicana.

Se trata de uno de los centros educativos

que presta mayor número de servicios a los alumnos y a sus familias.

Está ubicado en el centro de la ciudad

y destaca por su seriedad.

En República Dominicana, las escuelas públicas

tienen fama de suspender las clases con cualquier excusa.

Sin embargo, en el Carmen es muy difícil

que los profesores falten a su cita con los alumnos.

El compromiso del equipo docente y la cultura del trabajo

forman parte de la idiosincrasia carmelitana.

Pueden producir explosiones,

por eso que se recomienda que la llama sea baja.

No se puede oxidar.

Estamos viendo que está hirviendo.

A medida que va hirviendo, va subiendo...

-Nosotros, dentro de nuestro carisma, también está el servicio.

Y es una parte, una forma también de servir a la sociedad,

a la humanidad.

Desde la educación, nosotros brindamos muchísimos valores,

muchísimas cosas que podemos... A la sociedad que le brindamos...

Creo que es parte del servicio que podemos dar como iglesia

a la sociedad y al mundo.

-Una línea de proyección...

(Música)

El colegio del Carmen es un colegio muy familiar

que tiene diferentes profesores.

Te brindan una educación muy buena.

Incluso antes de entrar al colegio,

siempre oía comentarios de lo buena que es la educación aquí

y de verdad que, cuando entré a aquí, me sentí muy bien.

-El colegio del Carmen es un colegio que te inculca valores,

te ayuda a trabajar en equipo y a hacer muchos amigos.

El colegio te enseña lo que es la solidaridad, la fe

y el trabajo en grupo

y cómo salir de problemas ayudándonos de ellos.

Este año la comunidad educativa

está formada por 600 alumnos y 45 profesores.

Las familias que lo desean,

también participan una vez al mes en la escuela de padres.

Educar a los niños era uno de los grandes deseos de la madre Elisea,

fundadora de las Carmelitas de Orihuela.

En República Dominicana lo han hecho realidad y han ido más allá.

Son el grupo de hermanas

que sabes que siempre puedes contar en ellas,

que siempre están ayudando a la población dominicana.

No solamente ayudando a organizar el colegio,

sino ayudando en todo el país,

ayudando a nuestros hermanos vecinos, que son Haití,

y ayudando en todo.

Si sucede alguna catástrofe,

las hermanas Carmelitas siempre están ahí para ayudar.

(Música)

La comunidad tiene la misión de estar aquí presente,

haciendo presencia en un centro educativo,

que es el Liceo Escuela Nuestra Señora del Carmen,

y de igual manera tenemos la Residencia Madre Elisea,

que es el servicio también que brindamos,

donde acogemos jóvenes que vienen de diferentes pueblos,

universitarias que no tienen la posibilidad de viajar

desde un pueblo, desde un campo, hasta Santo Domingo,

nosotros las acogemos en nuestra casa.

Aquí ellas viven,

se les brinda una casa, una cama, una comida,

por tanto, es donde estudian hasta terminar una carrera.

La Universidad Autónoma de Santo Domingo

está a ocho manzanas de la residencia.

Las 26 jóvenes aquí acogidas van caminando a clase.

Estudian carreras muy diferentes,

pero, al vivir bajo el mismo techo, comparten las mismas inquietudes.

La residencia Madre Elisea

es como una pensión

donde se aceptan

chicas de escasos recursos,

que sean del interior del país y tienen que ser universitarias.

(Música)

La mayoría somos de la Universidad Autónoma de Santo Domingo,

que es la universidad pública de aquí del país.

Se celebran los cumpleaños cada dos meses.

También se hace un encuentro familiar,

una vez al mes, en diciembre.

Y vienen las familias de las residentes.

-Un día a la semana se va a misa.

Los domingos a las ocho se va a la parroquia que pertenece al sector.

Todos los sábados se limpia una área.

Nos levantamos de 6:30 a 7.

Tenemos que estar en la residencia a las 10.

No más porque se cierra la puerta. (RÍE)

(Música)

Las universitarias acogidas por la comunidad de Carmelitas

colaboran pagando una mensualidad de 3500 ,

unos 60 E al cambio.

Una cantidad que no cubre los gastos,

pero que sirve para poder prestar el servicio

a estas jóvenes del interior

sin que quiebre la economía de las religiosas.

La residencia universitaria se enmarca dentro de la fidelidad

al carisma de la madre Elisea,

que no es otro que el de hacer de modo extraordinario

las cosas ordinarias.

(Música)

Nos vamos a la ciudad de Baní, provincia de Peravia,

a una hora de la capital.

Estamos en el barrio de los Barracones.

Aquí llegaron las Carmelitas un año después del huracán David,

en 1980, para ayudar a los que se quedaron sin nada.

Lo primero que construyeron fue la escuela

para atender a los más pequeños.

Enseguida pusieron en marcha el dispensario.

Poco después, arrancaron los talleres

para los jóvenes y las mujeres.

Los Barracones sigue siendo un barrio complicado y muy pobre,

pero las hermanas tienen muy clara su misión.

En otras comunidades puedes plantearte

si es esa la voluntad de Dios, se estás en lo tuyo o no,

pero aquí no se cuestiona eso.

Sabemos que estamos donde debemos estar, que es el mejor de los sitios,

y realmente nos podemos cuestionar el talante, la manera de trabajar,

pero estamos en el sitio ideal cumpliendo lo que Dios quiere.

A través del Evangelio,

nos comunica su amor a los pobres, sus predilectos.

(Música)

La comunidad está formada por cinco religiosas y una aspirante.

Entre las seis atienden dos centros de formación para adultos,

una escuela, un dispensario médico y la parroquia.

Viven en el barrio y se desviven por su gente.

(Música)

Vitana y Susi han venido a interesarse por la salud de Fausto.

Es un amigo de la comunidad

que sufrió un infarto el 22 de diciembre de 2016.

Tras dos operaciones,

una a primeros de mayo y otra a finales de junio,

parece que va recuperando la salud.

Su fe es ahora mucho más fuerte.

Tuve la oportunidad de conocer el Dios vivo en que yo creo.

Porque los seres humanos tenemos por evidencia

de pensar en Dios, vemos un Dios muy lejano, lo vemos en un trono.

Me di cuenta que el Dios vivo está al lado mío,

en cada latido de mi corazón.

En cada sentimiento que llevo cuando un hermano se me acerca

y me dice con amor:

"Dios va a sanar tu corazón".

Me aferré en que el Señor tenía el poder.

Más allá de lo que el médico se consideraba que yo podía tener,

el Señor me podía dar un corazón nuevo.

Yo no soy operado.

Dios me dio un corazón nuevo.

Fausto y su esposa Marisa son un matrimonio católico.

Llevan 26 años juntos. Tienen seis hijos y siete nietos.

Él ha trabajado de pintor y maestro albañil.

Ella ha cuidado del hogar.

Marisa ha sido la mejor medicina para Fausto.

Mi familia ha estado ahí presente.

De brazo a brazo conmigo.

Mi esposa nunca me tomó el desaliento.

Con lágrimas en los ojos, siempre me decía:

"Dios te va a sanar

y en el nombre de Dios vas a salir bien de la operación".

(Música)

El Maní es una de las zonas más complicadas

dentro del, ya de por sí difícil, barrio de los Barracones.

Es un sector en el que no hay parques infantiles ni plazas

ni jardines para pasear.

Tampoco tienen teatros ni cines ni centros culturales,

cívicos o sociales.

En El Maní solo hay bares, alguna tiendecita

y mucha desconfianza.

Los vecinos son de aluvión, no se conocen entre ellos.

Tampoco tienen espacios donde encontrarse

porque las calles no son seguras.

(Música)

Las hermanas salen cada día de casa

y acuden a su lugar de trabajo caminando.

Todo está muy cerca de los Barracones, al norte de Baní.

Carmen es dominicana y dirige el dispensario de salud.

Vitana es la primera Carmelita de Haití.

Acaba de llegar para ayudar a la hermana María José

en los talleres de formación profesional.

Yo estoy aquí ayudando a M José en este trabajo

porque me gusta la manualidad, la cosa así.

Yo estoy aquí disponible para ayudarla.

Pero dentro me gusta trabajar con los enfermos.

-La hermana Vitana,

que es la primera...

La primera religiosa haitiana que tenemos ha sido ella.

Lleva un año de profesa.

Y ella también es muy artista.

Es muy inteligente, observa mucho, pero se da cuenta de todo.

Y ella es... Canta bonito también,

porque los haitianos cantan con mucha devoción.

-La hermana María José es una hermana nuestra Carmelita

y es la directora y fundadora de los talleres jóvenes en desarrollo

y este centro Madre Elisea.

Susi es de San Cristóbal, una gran ciudad a 30 km de Baní.

Lleva cinco meses de experiencia en la comunidad.

Acaba de cumplir 18 años

y está feliz trabajando y viviendo con las Carmelitas.

Aquí somos

cinco religiosas y una aspirante.

La aspirante llegó este año,

pero tiene una gran madurez, es como otra más.

Le podemos encargar cualquier cosa con toda la responsabilidad.

Los talleres son, en realidad,

un instituto de formación técnico profesional.

Son gratuitos y funcionan desde 1984.

Los cursos tienen una duración de 10 meses.

La titulación es oficial y la preparación está acreditada.

Pero además, el centro cumple una función social muy importante.

Es un punto de encuentro, especialmente, para las mujeres.

Lo mejor de los cursos que he hecho en este centro

es que...

A principios del curso he aprendido a conocer personas muy buenas.

Tenemos una profesora maravillosa, capaz de enseñarnos.

Y hemos aprendido a hacer diferentes cosas,

como las colchas, los juegos de baño,

los juegos de cocina...

-Ahora sí, ahora tenemos todas estas amigas que yo no las tenía.

Y ha sido muy bueno.

-Tenemos certificados a nivel nacional por área.

Si no han terminado un curso para que obtengan el diploma,

se da un certificado del módulo que aprendieron.

Eso les va dando garantías, que pueden hacer próximos,

y luego terminar con diploma.

-Y es un medio de que ya tú aprendes,

ya tú puedes irte a tu casita y poner tu propia empresa.

Y puedes, por lo menos, sustentar a tu familia de ahí.

(Música)

Por ser un sector un poquito vulnerable,

pues aquí hay mucha agua acumulada, hay mucha basura.

Se quema mucho, entonces, por esas mismas situaciones

hay más enfermedades. Los niños se enferman mucho.

La misma bulla, el ruido constantemente también

y el mismo ambiente y el calor de aquí,

hacen que las personas también... La presión.

Por eso aquí hay muchos pacientes hipertensos. Muchos, muchos.

-La hermana Carmen, que dirige el dispensario,

que ha hecho un cambio enorme desde que ella está,

ha conseguido validarlo

y ampliarlo y remodelarlo y, no sé,

y ornamentarlo. O sea que, realmente, el dispensario,

cuando un enfermo llega, realmente,

con todo el dolor y las preocupaciones,

entrar y encontrar un ambiente agradable,

y empieza a sentirse mejor.

-Nosotros aquí, en el dispensario médico de Hna Rosa de Meras,

tenemos el programa del Otb, la tuberculosis,

tenemos el programa de VIH,

tenemos el programa de las adolescentes embarazadas.

-El dispensario surge también por la misma necesidad.

Había enfermos y no tenían dónde desplazarse,

y empezamos con una cosa muy elemental.

Había ahí un cuarto muy pequeño. Luego era todo de tierra.

Las consultas se hacían en la calle, la gente se sentaba en las piedras,

las recetas serán papeles sueltos,

y fue cuando llegué, estaba así en el 2001.

(Música)

Bueno, aquí específicamente lo que más necesitamos es medicamentos.

Medicamentos para enfermería, medicamentos de la presión,

los mismos medicamentos del OTb, del VIH,

y que estamos careciendo mucho desde entonces.

Y las adolescentes embarazadas,

que se llevan un mundo de medicamentos.

Quitándole a uno para darle a otro,

pero con la gracia de Dios, hasta ahora hemos podido ir cubriendo,

claro, con mucha precariedad. Igualmente que en enfermería.

Las gasas, aquí es muy caro.

Por lo tanto, tratamos de hacer casi lo que no se puede.

Todo aquí es muy costoso,

pero aquí lo más que se necesita ahora mismo es medicamentos.

Las consultas son casi gratuitas.

Los pacientes colaboran con 5 o 10 .

Al cambio, menos de 0,20 E de euro. Es una aportación testimonial.

Cada día pasan unas 100 personas por el dispensario.

En total, hay 47 profesionales sanitarios

que, por turnos,

atienden casi todas las especialidades médicas.

Se trata de una pequeña clínica de alta calidad

para los que nada tienen.

(Música)

La hermana Carmen necesita ayuda externa

para continuar atendiendo a los más pobres.

Medicamentos es lo que más... Sobre todo, de primeros auxilios.

Gasas, hilo, yodo, jabón, betadine,

crema para las curas de los diabéticos, para las mismas heridas.

Esas son las cosas que más salen y no tienen entrada.

Gloria, gloria, aleluya.

Es domingo.

Amanece en el barrio de los Barracones.

Las Carmelitas se preparan para celebrar el día del Señor

con los católicos del barrio.

Cuando sientas que tu hermano necesita de tu amor,

no le cierres las entrañas...

La parroquia, dedicada a la Virgen del Carmen,

comenzó a construirse en 1992.

Se acabaron los fondos y nunca se pudo terminar.

Hoy es una celebración especial.

Las hermanas recuerdan al padre Juan Roberto Smith

en el 20 aniversario de su muerte.

El padre Smith fue el misionero que más hizo por los Barracones.

Construyó casas

y puso en marcha casi todas las obras de la misión.

Cristo dijo que quien llora su consuelo encontrará...

Las hermanas de la Virgen María del Monte Carmelo

llegaron en 1949, desde Orihuela al Caribe,

para quedarse.

Y aquí siguen,

aliviando el dolor de los enfermos, acompañando al que sufre,

educando a los niños y apostando por un mundo más justo

en el que los últimos sean los primeros.

Siempre al estilo de la madre Elisea,

haciendo de modo extraordinario las cosas ordinarias.

Si el camino se hace largo, si te cansas bajo el sol,

si en tus campos no ha nacido ni la más pequeña flor,

coge mi mano y cantemos unidos por el amor,

en nombre del Señor.

Gloria, gloria, aleluya.

Gloria, gloria, aleluya.

Gloria, gloria, aleluya,

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • De Orihuela al Caribe

Pueblo de Dios - De Orihuela al Caribe

21 ene 2018

"Lleguemos donde otros no pueden llegar". Ese es el lema que Las Carmelitas de Orihuela llevan a cabo en República Dominicana desde 1949.

ver más sobre "Pueblo de Dios - De Orihuela al Caribe " ver menos sobre "Pueblo de Dios - De Orihuela al Caribe "
Clips

Los últimos 513 programas de Pueblo de Dios

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios