Pueblo de Dios
Pueblo de Dios
Domingo a las 11.30 horas  

Dirigido por: Antonio Montero

El rastro de Dios, que el programa va siguiendo, le lleva a descubrir la infinidad de campos en los que la Iglesia está comprometida: pobreza, enfermedad, ancianidad, cultura, arte, vida contemplativa, minusvalías, juventud, campos de refugiados, niños de la calle, Sin Techo y Sin Tierra, mutilados de las minas antipersona, grandes catástrofes humanas, naturales o provocadas, etc.

Pretendemos hacer una comunicación que muestre el rostro de una Iglesia samaritana y provoque en la audiencia comunión, solidaridad y compromiso con los más desvalidos de nuestra sociedad y de nuestro mundo.

Nos aplicamos las palabras de Juan Pablo II: "Cada día, los medios de comunicación social llegan a nuestros ojos y a nuestro corazón, haciéndonos comprender las llamadas angustiosas y urgentes de millones de hermanos menos afortunados, perjudicados por algún desastre, natural o de origen humano; son hermanos nuestros que están hambrientos, heridos en su cuerpo o en su espíritu, enfermos, desposeidos, refugiados, marginados, desprovistos de toda ayuda; ellos levantan los brazos hacia nosotros, cristanos que queremos vivir el Evangelio y el grande y único testimonio del amor". (Juan Pablo II. Cuaresma de l986).

Contacto

Escriba al programa Pueblo de Dios: pueblodedios@rtve.es

5198579 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Pueblo de Dios - Hospitalidad a prueba de Ébola (Sierra Leona 1) - ver ahora
Transcripción completa

"Sierra Leona y Liberia son países libres de ébola

desde 2016.

La epidemia no solo ha provocado más de 11.000 muertos,

14.000 huérfanos y familias estigmatizadas,

sino que también ha colapsado el débil sistema sanitario

y ha frenado los logros conseguidos en los últimos años

tras las guerras civiles sufridas en estos dos países subsaharianos.

La orden hospitalaria de San Juan de Dios

tampoco se liberó de las garras del ébola.

En total, 18 personas,

entre hermanos y personal sanitario,

perdieron la vida por salvar

la de los demás en los dos hospitales

que tienen en Lunsar y Monrovia."

(Música)

"El ébola se propagó a un mismo tiempo

y sin control en tres países distintos,

Guinea, Sierra Leona y Liberia,

porque las epidemias y los virus no entienden de mapas políticos

ni de fronteras."

(Música)

"Un equipo de 'Pueblo de Dios' ha regresado hasta Sierra Leona

y Liberia para ser testigo de las lecciones aprendidas

tres años después del final de la peor epidemia de ébola

en esta parte de África occidental.

Lo hacemos de la mano de Juan Ciudad,

la ONG de desarrollo que la orden hospitalaria

de San Juan de Dios tiene en España,

y con los protagonistas que sobrevivieron a los tiempos

del ébola en los dos hospitales que los religiosos tienen

en Lunsar y Monrovia."

(Música)

(HABLAN A LA VEZ)

"Las imágenes de la hermana Paciencia

y de los hermanos Miguel Pajares y Manuel Viejo

dieron la vuelta al mundo en todos los telediarios.

El miedo de un contagio en suelo europeo

puso en alerta a las autoridades sanitarias

y a la opinión pública, que no entendía

lo que estaba pasando.

Fueron momentos difíciles para todos,

que requerían decisiones valientes por el bien de la mayoría."

Estamos hablando de un contexto en el que el padre Manuel

está trabajando en el hospital San Juan de Dios,

en el que ven una cantidad numerosa de pacientes al día,

cirugías y demás, que puede ser cualquier cosa,

puede ser una malaria, una gripe...

Incluso VIH o tuberculosis o alguna otra enfermedad parecida.

Y lo que ocurrió en el hospital, ocurrió en todo el país.

"La doctora Marta Lado estuvo junto al hermano Manuel

cuando pidió que le trasladara a Madrid en septiembre de 2014

y no se arrepiente para nada."

Fue una situación complicada,

en el sentido de que Manuel estaba todavía un poco en shock,

todavía no acababa de absorber qué estaba pasando,

pero él fue muy claro en todo momento,

que él estaba mal,

que veía la situación a su alrededor

en la que la máxima calidad de manejo

que se podía hacer era lo más básico.

Él sabía que probablemente iba a ir mal

y pidió expresamente que quería ir a España.

"En ese momento,

se activa la repatriación del hermano Manuel

en un avión del gobierno de España."

Ya cuando llegó a España, cuando llegó al Carlos III,

le repitieron la analítica,

la función del riñón estaba totalmente disparada,

la creatinina estaba altísima, los electrolitos...

O sea, que hubo un deterioro muy grande de cuando lo llevamos,

y por eso también yo creo que fue la decisión mejor tomada.

Hubiera fallecido probablemente igual,

pero sí que en su momento pidió que quería fallecer

en unas determinadas condiciones,

en un determinado ambiente,

y también probablemente para estar cerca de su familia.

"Kizito trabajó codo con codo con el hermano Manuel

en el quirófano como anestesista.

Aunque hace casi cinco años que falleció el hermano Manuel,

le recuerda como si fuera ayer."

Una cosa que admirábamos de él

es que siempre estaba contento con los trabajadores.

Siempre estaba feliz,

y si tuviera que recordar algo que admiraba en él

es una canción que cantaba

y que no sé su significado en español,

pero puedo cantarla en parte.

Solía cantarla en el quirófano cuando entraba a operar.

# Quédate con nosotros, # la tarde está cayendo.

# Quédate.

"A Kizito le acaban de operar de apendicitis.

Convaleciente y diligente nos atiende encantado."

Recuerdo un día que teníamos muchas operaciones

y que nos veía cansados,

pero no nos atrevíamos a pedirle

que parábamos un rato durante el trabajo.

Solía decirnos:

"por favor, sé que estáis descansados,

sé que el salario que os pago no es mucho,

pero está bendecido desde arriba,

y la bendición que viene de Dios es lo que importa,

así que vamos a terminar nuestro trabajo".

Y esas palabras siempre nos aliviaban.

"El hermano Manuel falleció el 25 de septiembre de 2014

el hospital Carlos III de Madrid,

pocos días después de su repatriación.

La epidemia de ébola puso de relieve

todas las debilidades del ya frágil sistema sanitario

en esta parte de África occidental."

Muchos de los hospitales del país acabaron cerrando

porque no tenían capacidad de diferenciar,

y el test del ébola,

entre que coges la muestra,

la mandas al laboratorio y recibes el resultado,

en una media, por lo menos, en septiembre u octubre,

hasta probablemente diciembre del 2014,

durante los primeros seis meses del brote,

tardaban en torno a tres o cuatro días

en traer el resultado.

Entonces, estábamos en un momento en el que ya no confiamos en nadie,

ya no sabías qué hacer.

Incluso ver un paciente y estar trabajando en un hospital,

es una actividad de tan alto riesgo

que la mayoría de los trabajadores sanitarios

locales, nacionales,

decidieron no trabajar en los centros de salud,

en los hospitales.

(Música)

"El hermano Michael retomó el pulso sanitario

en el hospital Saint John of God en Lunsar, Sierra Leona.

Puso todo el empeño para que los trabajadores

conocieran y siguieran los protocolos de seguridad

para frenar la propagación del ébola."

Específicamente,

recuerdo los aspectos que tienen que ver con el contagio.

Sobre todo,

pensando en lo fácil

que era la transmisión del virus en ese momento.

En menos de cinco segundos, te podías contagiar fácilmente,

desarrollar la infección y morir en una semana.

Esto quiere decir que si no poníamos atención

en capacitar al equipo en términos de prevención

y de protocolos,

uno podía morir durante la crisis del ébola.

"La situación era de caos total.

El estado de excepción se impuso en los dos países

justo cuando aumentó de manera desorbitada

el número de casos por ébola.

El hospital de Lunsar tuvo que cerrar por primera vez

para pasar una cuarentena tras los casos de infección

de algunos miembros del personal sanitario."

La defensa de los pobres nos llevó a tomar esa posición.

Abrimos de nuevo el 8 de septiembre de 2014

y habíamos cerrado el 24 de agosto.

Todo porque no queríamos desamparar a la gente.

Pero abrimos el 8 de septiembre de 2014

y el hermano Manuel se infectó de ébola

el 11 de septiembre,

solo tres días después de abrir.

Y entonces,

el único médico que teníamos

se había contagiado por ayudar a la gente,

porque la gente seguía viniendo al hospital infectada con el ébola.

Lo que le pasó al hermano Manuel

fue lo que nos llevó a tomar la decisión

de cerrar de nuevo el hospital

y esperar hasta estar preparados.

"El hospital volvió a abrir sus puertas

por segunda vez el 8 de enero de 2015,

para ocuparse de las mujeres embarazadas,

niños y otras enfermedades infecciosas

como la malaria que quedaron desatendidas

a causa de la crisis por el ébola.

Muchos no comprendieron la decisión de cerrar de nuevo el hospital

tras la muerte de algunos trabajadores

y el contagio del hermano Manuel Viejo.

No lo tuvieron nada fácil, pero al final,

venció el imperativo ético de atender

a los enfermos más allá del ébola.

La hospitalidad siempre vence al miedo y el rechazo."

Desde mi punto de vista,

en ese momento fue la mejor decisión.

Era nuestra decisión.

Desde agosto hasta diciembre.

En estos seis meses,

nos dedicamos a limpiar completamente el hospital,

lo renovamos,

capacitamos a los trabajadores

y buscamos donaciones para la logística.

Durante ese tiempo,

mucha gente en España nos ayudó a través de la ONG Juan Ciudad

para comprar los materiales de protección necesarios.

Cuando teníamos disponibles los materiales de seguridad

y estábamos seguros y confiados

de que todo estaba limpio y preparado,

a los seis meses, reabrimos el hospital.

"Los hermanos y el personal sanitario permanecieron

en Sierra Leona durante su cierre.

Limpiaron y mantuvieron el orden en el hospital de Lunsar

para cuando se pudiera abrir de nuevo.

Tras la epidemia del ébola,

el hospital Saint John of God de Lunsar

dispone de una unidad de aislamiento.

Antes era de lona, ahora es de cemento,

una medida obligatoria en todos los países

donde afectó la epidemia.

El proyecto se pudo llevar a cabo gracias a la ayuda

de los ayuntamientos españoles de Pamplona y Murcia

a través de la ONG Juan Ciudad."

Tenemos la unidad de aislamiento en la parte de atrás del hospital.

Allí trasladábamos directamente a las personas

que presentaban síntomas, hasta que les hacíamos las pruebas.

Si el paciente daba negativo, regresaba al pabellón hospitalario.

Si el paciente daba positivo de ébola,

o tenía síntomas evidentes,

una ambulancia lo recogía y se lo llevaba

al hospital de Freetown.

"Algo tan básico como buscar comida

podía ser una sentencia de muerte.

La población tenía miedo de acudir al hospital.

El equipo médico y los hermanos no dejaran de ir a estos poblados,

incluso en los peores momentos de la epidemia de ébola.

Ofrecieron alimento,

bebida y medicinas a más de 600 familias

durante ese periodo."

La solución no estaba en el hospital en ese momento.

La solución estaba en ir y encontrarse con la gente

y sus familias.

Una de las cuestiones era la comida,

porque para buscar comida tenían que salir fuera de sus casas

y ese movimiento de personas expandió la infección,

así que tuvimos que darle comida a la población.

"El hospital de Saint John of God

sigue visitando a los poblados supervivientes

que rodean Lunsar.

Algunas de estas comunidades desaparecieron por completo,

como el Hamlet Labor.

Eran mil y solo quedo y Safiatou."

Safiatou tenía nueve hijos, los perdió a todos.

También perdió su marido y a ella la ingresaron

en el hospital gubernamental de Port Loko.

Allí fue donde perdió a su último hijo,

el único que le quedaba.

Y con su pérdida, lo perdió todo.

Durante ese tiempo, se volvió a casar,

porque es nuestra costumbre.

Afortunadamente,

volvió a quedarse embarazada.

Estábamos muy felices por ella,

porque iba a tener al menos un hijo,

pero desafortunadamente,

el niño nació con muchas deformaciones,

desfigurado, era anormal.

"El dolor que está pasando ahora es inmenso.

Nos dice que en la parte de atrás de su casa

es donde suele estar el cementerio

y donde está enterrado el bebé que perdió

y es muy doloroso cada vez que abre la ventana

y se acuerda de su bebé.

No puede trabajar con las manos, perdió la fuerza.

Lo único que le queda es vivir.

Todo el mundo a su alrededor ha desaparecido,

sus nueve hijos, su marido, sus hermanos, todo."

"Como Safiatou,

son muchos los que sufren secuelas por el virus y un doble estigma:

ser pobres y haber sobrevivido al ébola."

(Música)

"Cada muerte por ébola equivalía a quince muertes

por otras enfermedades desatendidas

como la malaria, la tuberculosis o el sida.

Atender y distinguir las infecciones

es una de las lecciones aprendidas

que ya se tienen en cuenta

en las nuevas situaciones de emergencia.

El combate contra el ébola

contó con el esfuerzo del personal sanitario local

y de otras organizaciones internacionales

como Médicos Sin Fronteras

y el Comité internacional de la Cruz Roja, entre otras,

que ayudaron a contener y controlar

la expansión de un virus

que llegó a afectar hasta a cinco países

en esta parte de África.

(Música)

Durante nuestra estancia en Sierra Leona

otra crisis de ébola saltó

en la República Democrática del Congo.

En el momento de la grabación,

los casos confirmados ascendían a más de mil.

La orden hospitalaria de San Juan de Dios

también tiene un hospital

desde hace más de 50 años en Monrovia, la capital de Liberia.

Pasamos del mundo rural a la urbe africana.

El doctor Senga es uno de los supervivientes

del ébola en 2014.

Se contagió cuando trabajaba

en el Saint Joseph's Catholic Hospital

de Monrovia,

el mismo hospital donde murieron la hermana Chantal

y otros tres hermanos de San Juan de Dios,

el hermano Patrick,

el hermano George y el español Miguel Pajares."

Yo me infecté mientras ejercía mi profesión.

Creo que antes de entrar en contacto

con nuestro director, el hermano Patrick,

que ya estaba infectado, me infecté.

Que el señor le tenga en la gloria.

Pero ya teníamos pacientes que eran positivos.

Porque en aquel momento sabíamos con certeza

que el ébola estaba en el país, en Monrovia.

"El hospital fue el primero en reabrir

el Liberia en noviembre de 2014.

Lo hicieron paso a paso, no de golpe,

empezando por el área de maternidad y pediatría."

No fue fácil porque perdimos mucho personal del hospital.

En segundo lugar el miedo entre los trabajadores

y también por el estigma.

Honestamente las cosas no fueron fáciles,

pero contamos con la gran ayuda de los hermanos

y especialmente de la ONG Juan Ciudad.

El hermano Viadero y otros colaboradores,

que vinieron desde España y nos dieron esperanza,

que era algo que hacía falta.

A través de los hermanos iniciamos la reapertura

y empezamos a distribuir la ayuda junto a las ONG locales

y el Ministerio de Sanidad.

Todos vinieron a echarnos una mano para reabrir el hospital.

"Todo el mundo pensaba que los hermanos

estaban locos por el alto riesgo que implicaba su apertura.

Un riesgo que recuerda a los tiempos de San Juan de Dios,

cuando le tomaron por loco hace cinco siglos

por recoger enfermos y moribundos en las calles de granada."

Durante la crisis del ébola,

yo estaba trabajando en el hospital.

En ese tiempo, alguien tenía los mismos síntomas,

el director Patrick me pidió que fuera su asistente

para que le ayudará en todo lo posible.

Entonces estuve allí ayudándole,

pero desafortunadamente para mí, me infecté.

"El enfermero Marvin,

es otro de los trabajadores supervivientes del ébola

en el Saint Joseph's Catholic Hospital

de Monrovia.

Empezó a trabajar al poco tiempo de terminar sus estudios."

Muchos amigos de mi entorno murieron también.

Gracias a Dios, fui el único que sobrevivió.

Nueve personas fallecieron esos días en este hospital.

Después de eso,

decidí regresar y trabajar

para mejorar las condiciones del hospital

y atender a las personas con la misma enfermedad que superé.

"17.000 personas sobrevivieron al virus,

pero son muchas más

las que sufren todavía

secuelas físicas y psicológicas."

Hemos pasado por muchas cosas,

mis amigos estaban allí y no fue fácil.

Era como entrar en el infierno.

Imagínate estar fuera del hospital

y ver solo gente tendida en el suelo,

sangrando, vomitando y pasar entre ellos

mientras se morían.

Fue algo realmente traumático.

(Música)

Cuando oí de la reapertura del hospital

y vi que había más personas infectadas

que la última vez que estuve, fue todo un reto.

Porque todo el equipamiento, el laboratorio, el quirófano,

el área de maternidad, todo estaba destruido.

Tuvimos que desinfectar todo el hospital

después de la crisis

y recuperar de nuevo todo ese material que perdimos.

Fue todo un desafío.

"El hermano Peter es el director

del Saint Joseph's Catholic Hospital

de Monrovia.

Vino a continuar con la labor de los hermanos que fallecieron

como consecuencia del ébola."

Muchos protocolos surgieron durante la crisis del ébola.

Y uno de ellos es el IPC,

Control y Prevención de la Infección:

lavarse las manos, limpiar a los pacientes,

separarlos según la gravedad...

Hoy en día si sigue haciendo de la misma forma

que cuando empezó la crisis.

Los médicos, las enfermeras y las familias que pasan por aquí,

siguen observando los protocolos en el hospital.

"Fueron tiempos difíciles para adquirir

hasta lo más elemental

para la buena marcha del hospital.

Durante toda la crisis del ébola,

durante mucho tiempo dependieron

y siguen necesitando, de la ayuda de los donantes

y los contenedores que se les hacen llegar

desde España por la ONG de desarrollo Juan Ciudad.

Tanto en Sierra Leona como el Liberia,

los hermanos han reservado un espacio

en los hospitales para recordar la entrega

y la herencia que han dejado los fallecidos por el ébola.

Un memorial para no olvidar la misión principal

de la orden hospitalaria fundada por San Juan de Dios:

la de estar siempre entre los más pobres.

Quinientos sanitarios murieron en toda la región

y 18 de ellos eran de la orden hospitalaria

entre hermanos y colaboradores."

Estaba también el hermano Miguel, que era como un padre para todos.

Todos, hasta los hermanos más jóvenes,

le veían y trataban como un padre con el que se podía contar

para que te escuchara o para darte un buen consejo.

en pocas palabras,

los hermanos eran personas maravillosas

que perdieron sus vidas.

Fue en ese momento cuando el provincial me pedía ayuda

para que viniera y reabriese el hospital

y acepté venir porque después de que los hermanos

dieran sus vidas por culpa del ébola,

no podíamos dejar huérfanos a la gente de Monrovia.

(Música)

"El hermano Miguel Pajares falleció en Madrid

el 12 de agosto de 2014 con 75 años.

Estudió enfermería antes de ordenarse sacerdote

y durante 18 años trabajó en Irlanda,

Ghana y Liberia, donde pasó los últimos siete años de su vida

en el Saint Joseph's Catholic Hospital.

El hermano Miguel Pajares se infectó

por cuidar al hermano Patrick en Monrovia.

Le faltaban pocas semanas para jubilarse

y ya tenía decidido volver a España.

Pero el ébola se le adelantó y torció sus planes.

La repatriación del hermano Miguel

no estuvo exenta de polémica.

Sin embargo sirvió para que la comunidad internacional

se fijara en esta parte olvidada de África

y empezara a tomar conciencia de la gravedad

de lo que estaba pasando."

La Organización Mundial de la Salud ha decretado hoy

el estado de emergencia internacional

por el brote de ébola.

Un brote muy virulento y pide a los países afectados,

Guinea Conakri, Sierra Leona,

Liberia y Nigeria, que decreten emergencia nacional.

"Las muertes de los religiosos

y los trabajadores dejaron

un gran vacío en el hospital

que se ha ido recuperando poco a poco."

Para ser honesto, trabajamos como una familia

y todavía lo somos.

En este pequeño hospital, todos nos conocemos y para mí,

el hermano Patrick, el hermano George,

eran como hermanos de sangre.

Éramos realmente una familia,

incluso entre las religiosas

y los trabajadores había un buen ambiente,

auténticamente familiar.

Y cuando perdías a alguien como el hermano Patrick,

cuando alguno enfermaba,

te salía el ayudarle como si realmente

fuera alguien de tu familia.

Aunque me muriera, merecía la pena.

(Música)

"La ONG de desarrollo Juan Ciudad,

trabaja desde hace más de 25 años

para recuperar y fortalecer

el débil sistema sanitario de Sierra Leona y Liberia.

Un ejemplo de esta recuperación

en el Saint Joseph's Catholic Hospital,

es el proyecto de investigación IGORCADIA.

Un proyecto coordinado

por el Instituto de Salud Global de Barcelona

en colaboración con la agencia liberiana del medicamento

y Juan Ciudad con fondos de la Unión Europea.

(Música)

Poco a poco los pacientes vuelven a inundar sus pasillos.

Han perdido el miedo

y ahora confían en los profesionales sanitarios

de la orden hospitalaria en Lunsar y Monrovia."

Soy un superviviente, siento que era mi obligación,

que tenía que hacer algo por los hermanos,

las religiosas y los compañeros que perdimos.

Y en su memoria,

tenemos que hacer algo

porque ellos dieron su vida por los pacientes.

Esa es mi motivación.

"Los hermanos de San Juan de Dios

han aprendido la lección del ébola en primera persona.

Saben que la vida es para darla

y ellos decidieron compartirla con los que nadie quiere."

Desde el punto de vista religioso,

los hermanos tienen mucho coraje,

nunca abandonaron la vocación y no se fueron en ningún momento.

Siempre destacaban los aspectos religiosos

de cada situación.

En nuestro equipo pastoral,

cuando alguien se estaba muriendo o necesitaba ayuda,

los hermanos siempre se preocupaban de ayudar

a esas personas.

Por ejemplo, muchas venían al hospital sin dinero,

pero necesitaban tratamiento, operación o una atención médica.

Pero no tenían cómo pagar, los hermanos decían:

"cumplamos con nuestra misión".

"La respuesta valiente y decidida

de la orden hospitalaria en tiempos del ébola,

no fue imprudente sino proféticamente evangélica.

(Música)

Han construido puentes de hospitalidad

y los han atravesado con creces

para llevar la atención sanitaria

a lugares donde la salud es un lujo.

Y en una tierra, por ahora, libre de ébola."

No hemos aprendido todo lo que deberíamos

haber aprendido, es cierto.

Porque los hospitales todavía siguen teniendo problemas

a la hora de mantener unos buenos trajes

para asegurarse de que hacen 'screening'

de todos los pacientes,

muchos hospitales no tienen medicamentos

o sistemas sanitarios,

ni recursos para poder llevar a cabo

buena asistencia sanitaria.

Y eso es una de las cosas que se nos queda un poco colgada.

Si tenemos un brote de ébola de nuevo,

es cierto que estaremos preparados

para hacer una respuesta estatal mucho mayor y mucho más rápida.

Hemos aprendido cosas en el sentido

de que todo el sistema sanitario,

saben lo que es el ébola,

se han formado en eso, saben cómo utilizar el traje,

cómo manejar al paciente y demás,

pero todavía no tenemos un sistema sanitario fuerte.

Bien, estamos en un mundo tecnológico,

pero creo que estamos avanzando.

Estamos dando más pasos que antes hacia adelante

y ahora estamos analizando qué nos puede deparar el futuro.

Y yo creo que en el futuro vamos a ser capaces de hacer

más de lo que hemos hecho hasta ahora.

Creo que el futuro va a ser más brillante, así lo espero.

(Música)

Pueblo de Dios - Hospitalidad a prueba de Ébola (Sierra Leona 1)

30:09 12 may 2019

Un equipo de Pueblo de Dios ha regresado a Sierra Leona y Liberia para ser testigo de las lecciones aprendidas tres años después del final de la peor epidemia de Ébola en esta parte de África Occidental. Lo hacemos con los protagonistas que sobrevivieron a los tiempos del Ébola en los dos hospitales que los religiosos tienen en Lunsar y Monrovia.

Un equipo de Pueblo de Dios ha regresado a Sierra Leona y Liberia para ser testigo de las lecciones aprendidas tres años después del final de la peor epidemia de Ébola en esta parte de África Occidental. Lo hacemos con los protagonistas que sobrevivieron a los tiempos del Ébola en los dos hospitales que los religiosos tienen en Lunsar y Monrovia.

ver más sobre "Pueblo de Dios - Hospitalidad a prueba de Ébola (Sierra Leona 1)" ver menos sobre "Pueblo de Dios - Hospitalidad a prueba de Ébola (Sierra Leona 1)"

Los últimos 529 documentales de Pueblo de Dios

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Mostrando 1 de 27 Ver más