Dirigido por: Julián del Olmo

El rastro de Dios, que el programa va siguiendo, le lleva a descubrir la infinidad de campos en los que la Iglesia está comprometida: pobreza, enfermedad, ancianidad, cultura, arte, vida contemplativa, minusvalías, juventud, campos de refugiados, niños de la calle, Sin Techo y Sin Tierra, mutilados de las minas antipersona, grandes catástrofes humanas, naturales o provocadas, etc.

Pretendemos hacer una comunicación que muestre el rostro de una Iglesia samaritana y provoque en la audiencia comunión, solidaridad y compromiso con los más desvalidos de nuestra sociedad y de nuestro mundo.

Nos aplicamos las palabras de Juan Pablo II: "Cada día, los medios de comunicación social llegan a nuestros ojos y a nuestro corazón, haciéndonos comprender las llamadas angustiosas y urgentes de millones de hermanos menos afortunados, perjudicados por algún desastre, natural o de origen humano; son hermanos nuestros que están hambrientos, heridos en su cuerpo o en su espíritu, enfermos, desposeidos, refugiados, marginados, desprovistos de toda ayuda; ellos levantan los brazos hacia nosotros, cristanos que queremos vivir el Evangelio y el grande y único testimonio del amor". (Juan Pablo II. Cuaresma de l986).

Contacto

Escriba al programa Pueblo de Dios: pueblodedios@rtve.es

4000521 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
Para todos los públicos Pueblo de Dios - Historias de Puerto Cortés - ver ahora
Transcripción completa

Al norte de Honduras, en la costa del mar Caribe

y muy cerca de la frontera con Guatemala,

está el puerto más grande de América Central,

Puerto Cortés.

Está situado en una gran bahía natural de aguas profundas

donde las mareas apenas tienen influencia.

La entrada y salida de camiones es constante.

El puente del malecón, en el barrio de La Laguna,

es la salida de Puerto Cortés

para distribuir a todo Centroamérica por tierra

lo que ha llegado por mar.

(Música)

En Puerto Cortés viven 126 000 personas.

Su principal actividad económica

gira en torno a las operaciones del puerto,

que genera el 65 % del empleo en la ciudad.

Otros sectores menos significativos

son la industria manufacturera, el comercio y el turismo.

Puerto Cortés es una ciudad relativamente pequeña,

pero con mucha vitalidad. Está el puerto...

Creo que es uno de los puertos principales del Caribe.

Y una población también muy abierta por ese mismo contacto,

con visitas exteriores.

(Música)

Los padres Paúles llegaron a Puerto Cortés hace más de un siglo,

en 1910.

Enseguida se pusieron del lado de los más pobres.

Fruto de este compromiso es la creación

del Centro Educativo Parroquial Sagrado Corazón de Jesús.

Cuando se construyó, hace casi 60 años,

fue una novedad por tratarse del primer colegio privado.

Aquí estudian alrededor de 400 alumnos.

Entran con seis años en Preparatoria

y se gradúan con 18 al terminar el Bachillerato.

De aquí salen preparados para trabajar

o para ingresar en la universidad.

Casi el 40 % de los alumnos

reciben algún tipo de ayuda al estudio.

El administrador de las diferentes obras sociales

que tienen los misioneros Paúles en Puerto Cortés

es el navarro Pedro Azcárate,

un misionero laico de la parroquia San Francisco Javier de Pamplona.

Pedro estudió en los jesuitas

y tenía mucho contacto con las Javieradas.

Sentía que la vida era algo más

que acabar su carrera de ingeniería en la universidad,

encontrar un trabajo y comprarse un coche.

Entonces, me paré a pensar un poco más

qué quería el Señor para mí.

Hice un pequeño discernimiento vocacional

y lo que sentí que el Señor quería para mí

era que tuviera una experiencia de misión.

Los padres Paúles me ofrecieron venirme dos años para Honduras

y ahorita llevo 16 años. Aquí, gracias a Dios,

empecé trabajando en la oficina social, la Cáritas parroquial,

y allí conocí a la que es ahora mi esposa, que es hondureña,

y tengo dos niños, uno de 11 y otro de 8 años.

Tenemos aquí la vida,

y el trabajo y la vocación van unidas al servicio de los demás.

Le mandé llamar por el tema de la beca de los muchachos de Cuyamel.

-Sí, se va a pagar la matrícula y dos mensualidades.

El resto, las ocho mensualidades, las vamos a becar.

-¿La matricula ya está pagada? ¿Qué tal se están portando?

-Se están portando bien.

Solo, Pedro, que yo quería también saber el resto de los gastos.

Esos sí los van a cancelar, ¿verdad? (ASIENTE)

¿No van incluidos en la beca?

-Como hacemos con los hijos de los maestros.

-Perfecto.

La congregación de la misión y las Hijas de la Caridad

cuentan desde España con el apoyo de su propia ONG.

COVIDE-AMVE son las siglas

de Cooperación Vicenciana para el Desarrollo,

Acción Misionera Vicenciana de España.

Siempre tenemos la colaboración de COVIDE-AMVE

con las obras sociales.

Ahí nos ha ayudado en momentos del terremoto,

en momentos bien difíciles de ahí,

con la reconstrucción de unos salones de formación

y salones parroquiales,

con la reconstrucción de algunas iglesias

dañadas por el terremoto,

y la inversión más fuerte del año pasado

fue la reconstrucción del Hogar de Niños San Ramón.

-Aprovecho esta oportunidad

para agradecer a nuestros hermanos de COVIDE-AMVE,

de España,

tanto los sacerdotes como nuestras hermanas,

que han aportado para tener esta casa tan bonita

en favor de nuestros niños.

El Hogar de Niños San Ramón es un espacio

lleno de oportunidades para nuestros niños,

especialmente, aquellos que sufren mucho

porque no tienen lo necesario,

porque sus padres les faltan

o porque su familia está toda desquebrajada.

(Música)

El Hogar de Niños San Ramón

lleva el nombre del barrio en el que nació.

En la actualidad, es el hogar de 11 niños

con edades comprendidas entre los 7 y los 12 años.

La hermana Lorena llegó en 2015 para hacerse cargo de la nueva casa,

construida con la ayuda de COVIDE-AMVE.

Es salvadoreña y ha trabajado con menores en su país,

en Guatemala y en Costa Rica.

Las Hijas de la Caridad cuentan en Honduras con 35 hermanas,

distribuidas en ocho comunidades.

(Música)

Nosotros, como congregación,

como sacerdotes Vicentinos, o Paúles en España,

solicitamos a la compañía

el tener aquí presente una comunidad de hermanas

que nos daba mucha garantía de estabilidad a las obras sociales.

-Yuyuga.

-¿Yuyuga? Yo ni la conozco. ¿Usted conoce la yuyuga?

-Icaco. -¿El icaco?

¿Y el último? -Y...

Guanábana. -Bien.

En nuestra acción social San Vicente de Paúl,

ellas asumieron la coordinación.

Sobre todo, del hogar de niños ante la calle,

también del hogar de ancianos más desfavorecidos de nuestro puerto,

y también toda esa parte más de salud,

centralizada en el consultorio parroquial,

tanto aquí como en el área de Cuyamel.

La situación de los niños en Honduras es alarmante.

En junio de 2014,

el Instituto Hondureño de la Niñez y la Familia fue disuelto.

Con él, se cerraron los centros que albergaban

a los niños en riesgo social.

En su lugar,

el Gobierno creó la Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia.

Esta nueva institución no gestiona hogares.

Los últimos datos señalan que en Honduras

alrededor de 10 000 niños se encuentran en situación de calle.

La inestabilidad familiar es un factor que influye notablemente

en que se den este tipo de situaciones.

En Honduras, la familia está muy desestructurada.

Hay muchos factores

que hacen que la familia no tenga estabilidad,

esté fracturada...

En fin.

-Tenemos también niños

que los dos padres han sido matados violentamente.

Tenemos personas huérfanas de padre y madre que tienen una abuela.

Hay otros niños que tienen madre y padre,

pero es como que no los tuvieran.

El uno de los más pequeños me decía:

"Sor, ¿quieres ser mi mamá?"

Y yo digo: "Yo te quiero muchísimo, pero yo no puedo ser tu mamá".

Nolberto tiene 23 años

y un buen trabajo en la caja de ahorros

de la empresa nacional portuaria.

Su historia es un ejemplo de superación.

Es el cuarto de seis hermanos.

Cuando murió su madre, él solo tenía siete años.

Sus tres hermanos mayores se fueron de casa.

Los tres pequeños se quedaron a vivir con su padre,

un pescador que a duras penas podía alimentarles.

Cuando mi papá no estaba, yo con mis dos hermanos menores

salía de casa, íbamos a pedir,

o si no, bailábamos punta,

que es algo que... Un baile,

garífuna,

que nosotros aprendimos, y nos poníamos a bailar.

Entonces, lo único que hacíamos

es que nos daban a nosotros dinero para poder comer.

A los 9 años, llegó la Fiscalía con un educador

que trabajaba aquí en el hogar, y nos fueron a recoger.

Nos llevaron al Hogar de Niños San Ramón,

que quedaba allí en San Ramón,

y nos vistieron, nos dieron comida,

nos cambiaron, nos dieron

calzado y todo.

Y ahí empezó ya a correr una nueva vida.

(REZAN) "Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores.

Ahora y en la hora de nuestra muerte, amén".

-Quedamos reunidos

en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Demos gracias a siempre y en todo lugar a Cristo, nuestro salvador.

-Recuerden qué vamos a hacer...

Nolberto vivió 10 años en el Hogar San Ramón

y estudió becado en el colegio Sagrado Corazón de Jesús.

Jacqueline fue una de sus profesoras.

Nolberto se graduó hace tres años

como perito mercantil y contador público.

Es un bachillerato técnico administrativo

que le ha permitido encontrar su actual trabajo.

Hemos tenido por estas aulas muchos muchachos

que, gracias a los padres Vicentinos, ellos han tenido la oportunidad

de salir adelante,

de recibir una educación de calidad,

como es la que se da en el instituto Sagrado Corazón de Jesús.

-Yo recuerdo que Nolberto cuando salió y vino graduado,

esa noche que apareció graduado, yo me dije a mí misma:

"No importa realmente lo que se tenga que vivir.

Yo creo que esto es lo que a mí me da ánimo y fuerza

de ver de que ya una persona, por lo menos, yo lo he visto,

una persona dio el salto.

-Gracias a Dios, tengo un buen trabajo.

Trabajo en Cooperativa CACEENP.

Vivo solo.

Gracias a Dios, estoy estudiando en la universidad de Honduras

mercadotecnia.

Es verdad que es una carrera que me puede dar el día de mañana

a seguir elevando en mi trabajo.

-Para mí, Nolberto, en lo personal,

me ha confirmado que es posible caminar con estos niños.

Víctor tiene 17 años.

Vive en el barrio de San Ramón

con su madre y sus dos hermanos pequeños.

Este curso se ha matriculado en el Centro de Integración Juvenil

y Enseñanzas Laborales Federico Ozanam,

que dirigen los padres Paúles.

Yo el año pasado salí de noveno grado.

Y pregunté cómo se entraba al taller de mecánica

y mecánica de soldadura,

pero me llamaba más la atención soldadura.

Y me di cuenta

que estaba el servicio aquí y como es de lo más...

¿Cómo se dice? ¿A buen precio? Más rebajado.

Vine a hacer las prácticas y todo. Y así estoy.

(Música)

Federico Ozanam es una obra educativa

destinada a jóvenes con bajos recursos económicos

y problemas de adaptación al sistema formal de educación.

Cuenta con cuatro áreas de formación:

electricidad, mecánica automotriz,

refrigeración industrial y soldadura.

Abrió sus puertas en 1998

y ya han pasado por sus aulas más de 2000 jóvenes de Puerto Cortés.

En la actualidad, hay 100 chicos con un perfil similar.

La mayoría viven con sus abuelos, tíos o madres solteras,

y tienen a una parte de la familia en Estados Unidos.

El centro también cuenta con un departamento de integración,

que trabaja con los alumnos y sus familias

para que no abandonen el centro.

Dentro del centro se pretende, de parte de la iglesia,

que sea accesible a los jóvenes con mayores dificultades económicas.

En ese sentido,

se organizan visitas a los hogares de los muchachos,

en enero, que se hace la selección de alumnos,

para visitarlos,

conocer cuál es su realidad socioeconómica como familia,

cuál es el grado de integración en la comunidad que ellos tienen

y tomar las decisiones pertinentes.

Va enfocado hacia los jóvenes con mayores dificultades económicas.

Esa es la idea del centro Ozanam.

Es un centro sin fines de lucro

para apoyar a los jóvenes de escasos recursos.

(Música)

Los misioneros Paúles han conseguido que ningún joven

pierda esta oportunidad por motivos económicos.

Para ello, han implicado a las familias del barrio,

que colaboran llevándose a comer a sus casas

a algunos de estos alumnos.

El ayuntamiento de Puerto Cortés también aporta una cantidad.

Lo mismo que el Instituto Hondureño de Formación Profesional.

Los cursos duran 12 meses.

Entre febrero y diciembre reciben las clases teóricas y prácticas

en el centro Ozanam.

Una vez acabada la formación,

se integran en distintas empresas como becarios.

Durante dos meses trabajan poniendo en práctica lo aprendido.

Los que tienen suerte

acaban consiguiendo un contrato laboral.

Hay muchachos que vienen con problemas de riesgo social.

Hay muchachos que son bastante accesibles

a lo que uno quiere enseñar.

Y receptivos, bastante receptivos.

Y hay otros que vienen con mayores dificultades,

tanto en la parte humana, como en la parte intelectual.

La formación técnica se completa con clases de inglés,

religión, matemáticas e informática.

El centro también cuenta con una escuela de padres.

Una vez al mes, convoca a las familias

para informar sobre el progreso de sus hijos.

También aprovechan para impartir formación

sobre algún tema de interés.

No todos los chicos tienen las mismas ganas de aprender que Víctor.

Víctor es un muchacho que es tranquilo,

no me ha dado ningún tipo de problema hasta ahorita.

Hemos trabajado en la parte teórica. Él ha tenido ciertas dificultades,

que se han ido superando con la ayuda del departamento de integración.

(Música)

Mantener abierto el Centro Federico Ozanam

cuesta 90 000 E al año.

Los Paúles han organizado un sistema de apadrinamiento educativo.

Desde España, se financian becas individuales.

Aportando 20 E al mes,

estos chicos pueden seguir estudiando,

esquivando la violencia

y abriendo un boquete de esperanza por el que huir de las drogas.

Mariana Jeanette es la madre de Víctor.

También de Kevin y Usier, que tienen 13 y 7 años.

Ella sola saca adelante a sus tres hijos con este pequeño puesto

en el parque central de Puerto Cortés,

en los exteriores del mercado.

Cuando no estoy estudiando,

como le digo, la paso en el mercado, en el puesto.

Eso es lo que hago siempre.

Del mercado para casa

y los domingos una potra allí.

Si no tenga que estudiar algo o así

porque es lo principal que tengo que hacer.

(Música)

Todos los meses tiene que pagar 500 lempiras al ayuntamiento

por vender aquí.

Al cambio, son 20 E.

Mucho dinero para una mujer soltera con tres hijos.

También tiene que devolver un préstamo

que pidió a un particular cuando las ventas iban mal.

Yo con mi madre. Ella tiene... Somos tres hijos.

Yo soy el mayor de ellos.

Y ya lo he visto que ella tiene una gran carga

y yo quiero ser bueno para ella.

Y cómo le digo...

Yo quiero apoyarla y por eso estoy aquí,

para el día de mañana

ya no sea yo la carga, sino quiero ayudarle a ella.

(CANTAN) "¡Oh, Dios!

Que te alaben los pueblos.

Que todos los pueblos te alaben.

El Señor tenga piedad y nos bendiga".

Los padres Paúles son conocidos en Honduras como Vicentinos.

Aquí llegaron hace más de un siglo, en 1910.

Desde la misión de Puerto Cortés, atienden dos parroquias

con una población estimada de 150 000 habitantes

distribuidos en 115 comunidades.

El territorio se extiende a lo largo de 80 km de costa

y decenas de kilómetros montañosos.

Atender a los más pobres

es la principal preocupación de los Vicentinos.

Pobres hay en todos los sitios de la parroquia.

En las montañas no digamos.

En la carretera, en los ríos.

Y aquí en la ciudad,

en los barrios extremos hay muchos pobres también.

Muchos, muchos.

(Música)

En 1996,

abría sus puertas el consultorio de la parroquia.

María Jesús viene desde Baracoa.

Ha tardado 40 minutos en autobús.

Llegó a las 6:00 de la mañana

y en la puerta le dieron el número 12.

La doctora atiende diariamente una media de 30 personas.

El consultorio funciona de lunes a viernes

en horario de mañanas,

y está pensado para atender a la población más necesitada.

La sanidad en Honduras

tiene muchas deficiencias.

Porque hay muy poco personal médico y de...

Enfermería y otro personal de apoyo

y los medicamentos son bastante limitados.

Entonces, en el consultorio brindamos una opción

para los pacientes de bajos recursos

que quieren una atención con mayor calidez.

Entonces, acá se la brindamos.

Buenos días. Siéntese, por favor.

El precio de una consulta médica privada

varía entre las 300 y las 500 lempiras.

En el consultorio de San Vicente de Paúl

se pide una colaboración de 25 lempiras.

Perfecto.

Acuéstate, Franklin.

Sobre los pies. ¿Verdad que no duele?

Además de la doctora,

el consultorio cuenta con una enfermera

que se encarga de recibir a los pacientes

en lo que aquí denominan preconsulta.

Ella es la que abre expediente

a las personas que vienen por primera vez

y controla la temperatura y la presión

antes de pasar a la consulta.

(Música)

Las Hijas de la Caridad

también han habilitado un pequeño laboratorio.

Aquí se realizan las pruebas analíticas más comunes.

(Música)

La farmacia es otro servicio fundamental

para las familias de bajos recursos.

En el consultorio de la parroquia

los medicamentos son muchísimo más baratos.

(Música)

Contiguo al consultorio está el hogar de niños

y también está el hogar de ancianos,

que es sostenido por la iglesia católica,

por los padres Vicentinos, específicamente.

El hogar de ancianos de San Vicente de Paúl

está atendido por las Hijas de la Caridad

y un equipo de 15 trabajadores.

¿Cómo se siente? -Mal.

-¿Se siente mal?

¿Le duele el piecito?

Aquí viven 30 personas mayores

escogidas entre los más necesitados y abandonados

de esta extensa misión.

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Bendice, Señor, estos alimentos que vamos a comer.

Para llegar a todos los rincones

del territorio encomendado a los misioneros Paúles,

cuentan con la ayuda de Radio Luz.

(RADIO) "Radio Luz Cortés,

una radio con una programación para todos los gustos.

Radio Luz..."

Los contenidos educativos, evangelizadores,

informativos y de entretenimiento, se suceden a lo largo del día.

Radio Luz emite de 7 de la mañana a 9 de la noche ininterrumpidamente.

(RADIO) "...la experiencia de ese desastre nacional".

Aquí hay una radio,

pero también tenemos la antena en Cuyamel

y, desde ahí,

se da espacio para poder llegar a tantas y tantas comunidades

que, de otra manera, no se podría hacer.

(RADIO) "Radio Luz Cortés, la estación".

Se trata de un proyecto económicamente sostenible.

Aquí trabajan dos profesionales, como Noemí y Carlos,

a tiempo completo.

Las cuotas del club de amigos de la radio

y el patrocinio de programas por parte de empresarios católicos,

hace posible este milagro evangelizador.

Especialmente, en el siglo VI a. C.

Reciban un cordial saludo

desde la parroquia Sagrado Corazón de Jesús

a todos nuestros radioyentes

que nos escuchan a través de las ondas

de la parroquia hermana Santiago Apóstol de Cuyamel.

Gracias por su fidelidad, por su escucha.

Con ustedes, el padre Félix, en el programa Caminando".

(Música)

Pueblo de Dios - Historias de Puerto Cortés

23:30 30 abr 2017

En Puerto Cortés, Honduras, los Padres Paúles y las Hijas de la Caridad atienden una importante obra social con el apoyo de la ong Covide-Amve.

En Puerto Cortés, Honduras, los Padres Paúles y las Hijas de la Caridad atienden una importante obra social con el apoyo de la ong Covide-Amve.

ver más sobre "Pueblo de Dios - Historias de Puerto Cortés" ver menos sobre "Pueblo de Dios - Historias de Puerto Cortés"
Xcerrar

Los últimos 457 documentales de Pueblo de Dios

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Mostrando 1 de 23 Ver más