Pueblo de Dios
Pueblo de Dios
Domingo a las 11.30 horas  

Dirigido por: Antonio Montero

El rastro de Dios, que el programa va siguiendo, le lleva a descubrir la infinidad de campos en los que la Iglesia está comprometida: pobreza, enfermedad, ancianidad, cultura, arte, vida contemplativa, minusvalías, juventud, campos de refugiados, niños de la calle, Sin Techo y Sin Tierra, mutilados de las minas antipersona, grandes catástrofes humanas, naturales o provocadas, etc.

Pretendemos hacer una comunicación que muestre el rostro de una Iglesia samaritana y provoque en la audiencia comunión, solidaridad y compromiso con los más desvalidos de nuestra sociedad y de nuestro mundo.

Nos aplicamos las palabras de Juan Pablo II: "Cada día, los medios de comunicación social llegan a nuestros ojos y a nuestro corazón, haciéndonos comprender las llamadas angustiosas y urgentes de millones de hermanos menos afortunados, perjudicados por algún desastre, natural o de origen humano; son hermanos nuestros que están hambrientos, heridos en su cuerpo o en su espíritu, enfermos, desposeidos, refugiados, marginados, desprovistos de toda ayuda; ellos levantan los brazos hacia nosotros, cristanos que queremos vivir el Evangelio y el grande y único testimonio del amor". (Juan Pablo II. Cuaresma de l986).

Contacto

Escriba al programa Pueblo de Dios: pueblodedios@rtve.es

5010852 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Pueblo de Dios - Hermanos sin fronteras - ver ahora
Transcripción completa

"Ciempozuelos era un poblado campesino

a las afueras de Madrid

donde, a finales del siglo XIX,

el hermano de San Juan de Dios

Benito Menni,

compró unas parcelas para construir dos psiquiátricos:

uno para hombres

y otro para mujeres.

Los Hermanos de San Juan de Dios se ocuparon de los hombres,

y las Hermanas Hospitalarias del Sagrado Corazón,

de las mujeres.

Siglo y medio después, el pueblo ha cambiado

y los psiquiátricos también,

ofreciendo más y mejores servicios.

Los psiquiátricos de Ciempozuelos

fueron pioneros en el campo de la salud mental en España.

Además de asistencia médica,

dan a los enfermos un trato humano

porque para los Hermanos de San Juan de Dios

y las Hermanas Hospitalarias del Sagrado Corazón de Jesús,

antes que enfermos, son personas."

Y abajo.

Arriba y abajo.

"El centro San Juan de Dios de Ciempozuelos

dispone de 1.100 camas.

Más que un hospital,

es una ciudad sanitaria que ocupa 185.000 m cuadrados

y cuenta con todos los servicios necesarios

para la atención integral

de las personas con enfermedad mental.

En el fondo y en la forma de la atención a los enfermos,

están los valores inherentes a la orden hospitalaria.

Más de 22.000 pacientes

han pasado por el centro

desde su fundación en 1876."

La característica con la que definiríamos este centro

sería la casa de Dios.

Si algo nos dejó

san Juan de Dios fue principalmente,

su característica fue la hospitalidad.

¿La hospitalidad cómo la definiríamos?

Pues la hospitalidad se puede ver en este centro

desde que entramos por sus puertas:

todo su hábitat, las construcciones,

la arboleda que existe, etc.

Todo está hecho por y para los pacientes.

Y todos los que trabajamos y vivimos en este centro

nos debemos para los pacientes.

Por eso yo definiría esta como una casa de Dios

en la que todos debemos trabajar por y para los pacientes.

"Los Hermanos de San Juan de Dios

no son ajenos a las necesidades de la población de Ciempozuelos."

Aquí, que venía para ver si me podías dar

una ayuda para la niña.

-Sí, sabes que nosotros tenemos un programa,

un proyecto, que ayudamos con pañales y alimentación

para los niños hasta los tres años.

La niña va a la guardería ahora mismo, ¿no?

-Sí. Para ver si me podía facilitar pañales.

"Para atender a las personas

en situación o en riesgo de exclusión social,

la orden hospitalaria ha creado

el área de Desarrollo Solidario,

que ofrece recursos económicos y humanos complementarios

a la actividad asistencial del centro.

El proceso de atención a las personas

que vienen a pedir ayuda

comienza en el despacho de la trabajadora social."

Las personas que llegan al despacho

vienen derivadas por Servicios Sociales Municipales.

Aquí se les hace una entrevista a nivel social, económico y familiar

y, una vez que valoramos toda su situación,

les asignamos el proyecto

que mejor se adapta a sus necesidades

para atenderlas de forma integral.

"Dolores tiene tres hijas

y está muy apurada económicamente.

Su marido no tiene trabajo estable.

Solicita alimentos para sus niñas

y productos de higiene infantil."

Las demandas que más nos solicitan van relacionadas

con los menores, con necesidades que pueden tener los menores,

tanto en alimentación, higiene, a nivel escolar,

todo lo que va en torno a los menores.

Fueron casi 800.000 euros

los que aportamos al pueblo de Ciempozuelos,

que no es toda la población de Ciempozuelos,

porque hay veces que al comedor social

nos viene gente de poblaciones de otras vecindades y que nosotros,

como buena casa de San Juan de Dios,

también le damos alimento.

Todas estas necesidades

las podemos llevar a cabo gracias a los bienhechores,

bienhechores que, de forma anónima,

nos entregan su donativo,

familias, también, de los pacientes,

que también viendo por el gran bien que se hace

a todas estas personas lo de este donativo.

Y gracias a eso podemos sostener esta gran obra.

Yo a veces me sorprendo,

por lo cual podemos seguir rezando

para que nos sigan viniendo muchos bienhechores,

porque si no existiera ese tipo de bienhechores,

no podríamos llevar a cabo esta obra de Dios.

"Los fogones de la cocina del Centro San Juan de Dios

no se apagan nunca

porque diariamente hay que preparar comida

para 1.300 personas,

sin contar el desayuno,

la merienda y la cena.

19 personas trabajan por turnos en la cocina.

Los dietistas supervisan los menús

para que sean nutritivos y variados.

La comida del comedor social

al que acude diariamente

más de un centenar de personas del pueblo y alrededores

también se prepara aquí.

La comida es la misma para todos,

con las excepciones particulares

que imponen los médicos y algunas religiones.

El menú de hoy consiste en lasaña, tortilla española con ensalada

y, de postre, fruta o yogur."

Todos los trabajadores, tanto de la cocina como del centro,

estamos muy comprometidos,

muy comprometidos con la situación que ellos tienen.

Entonces, pues...

Todo lo que hacemos lo hacemos con gusto y con amor. Es eso.

Por eso yo creo que la comida se nota.

"La comida se lleva en contenedores térmicos

a las distintas unidades del hospital

y al comedor social.

El objetivo de la Obra Social de los Hermanos de San Juan de Dios

es la atención integral,

empezando por la comida,

a personas en situación o en riesgo de exclusión social.

El programa de garantía alimentaria

cubre las necesidades básicas

de las personas sin recursos

a través del comedor social

y la entrega de alimentos.

Más de 3.000 personas se benefician del programa."

El Centro San Juan de Dios de Ciempozuelos

siempre se ha caracterizado

por la atención a las personas más necesitadas.

En el año 2010, teniendo en cuenta la crisis que azotó a todo el país,

Ciempozuelos no fue una población ajena a ello,

con lo cual se detectó que había

muchas personas en el municipio

que carecían de una alimentación saludable,

por lo menos, una vez al día.

Con lo cual, en ese momento, la hermandad de San Juan de Dios

decidió abrir este comedor.

He estado cinco años

que lo he pasado francamente muy mal.

No tenía absolutamente nada,

cero euros.

Y estuve pidiendo ayuda y tal.

Y, bueno, di con Begoña

en Servicios Sociales

y me han estado ayudando y tal.

Pero, física y psicológicamente,

yo lo he pasado francamente mal,

muy mal.

A ver, ¿así?

"El comedor social está abierto los 365 días del año.

Si alguna persona se queda con hambre, puede repetir.

Para la cena,

será una bolsa con bocadillos, fruta y yogures."

Tuve la oportunidad de conocer el comedor.

Vine por un amigo, un cubano,

y le comenté que era colombiano,

que estaba en esta situación en Madrid,

que tenía habitación y todo,

pero que estaba precario

porque se me estaban acabando los ahorros.

Entonces tuve una entrevista con la señorita Begoña.

Me dijo que no tenía problema,

que viniera y tengo tres años que estar aquí.

Como yo soy extranjero

y llevo poco tiempo acá, en España,

se me ha hecho complicada la cuestión de la comida

y no he tenido una cocina como tal

y falta de recursos.

Y cuando vengo para acá

y cuando me cuentan que tienen un comedor social,

vengo aquí a diario

y agradezco muchísimo que ellos me hayan dado su hospitalidad.

"De lunes a viernes viene al comedor

una media de 120 personas.

Los fines de semana y los días de vacaciones colegiales

pasan de 160

porque no hay comedores escolares.

El 40 % de las personas que vienen al comedor social son mujeres,

y el 20 %, inmigrantes."

¡Qué rico el pan!

Madre mía.

El perfil de usuario que atendemos en el comedor social

son hombres solos

con una edad comprendida entre los 35 y 55 años,

aproximadamente,

que carecen de red de apoyo familiar y social.

También es importante

el número de mujeres que asiste al comedor social que vive sola

con sus hijos menores de edad

en edad escolar.

"Los voluntarios, en turnos de cinco personas cada día,

sirven la comida.

Hay voluntarios de Ciempozuelos, de Madrid

y del Centro San Juan de Dios."

Vengo de Madrid.

Yo tengo aquí a un hermano ingresado

hace 50 años.

Entonces los Hermanos San Juan de Dios

para mí son mi segunda casa.

Y cuando abrieron el comedor,

vine desde el primer día,

hace ocho años, y sigo viniendo

porque me llena,

es algo muy bonito,

conozco a la gente que viene a comer, ya nos saludamos.

También viene gente de Madrid a comer y nos encontramos en el tren

y me dicen: "Hola, señorita,

¿va usted al comedor? -Sí, voy al comedor".

Casi nunca falto.

Cuando dijeron que iban a hacer un comedor social,

a mí me llenó mucho la idea de venir

y participar en ello.

Esto cada vez me ha ido llenando más

y, de hecho, hace ocho años

y aquí seguimos.

Pasa, Daula.

Vale.

"El proyecto de atención a la infancia

ofrece prestaciones destinadas

a mejorar la calidad de vida de los niños."

Gracias.

-Hasta luego. -Hasta luego.

"La ayuda que se da es para alimentación e higiene."

Dime, ¿qué vas a querer?

Las papillas de leche para mi niño.

"El proyecto que empezó hace cuatro años

está beneficiando

a 130 niños de cero a tres años.

A la hora de recoger los productos,

las madres presentan

la tarjeta validada por la trabajadora social,

donde se indica la cantidad que les corresponde

en función del número de hijos."

El proyecto de alimentación e higiene infantil

está destinado a niños entre cero a tres años

cuyas familias se encuentran

en situación de vulnerabilidad o riesgo de exclusión social

motivada por su situación económica familiar social

y una vez al mes se les entrega pañales,

leche infantil y cereales.

Sí, vale.

-Hola. -Hola, Bárbara.

¿Qué vas a querer?

-Pañales.

Tengo tres niños,

vivo aquí, en Ciempozuelos, con mi marido y mis hijos.

Nosotros no trabajamos,

por lo tanto, tenemos recursos económicos muy escasos,

prácticamente nada.

Y empecé a estudiar

en la Escuela Universitaria San Juan de Dios.

Así me enteré de que había una fundación, San Juan de Dios,

que hacía obra social,

que ayudaba a las familias necesitadas.

Y me acerqué a Begoña,

empezó a ayudarme con pañales, toallitas, potitos,

comida para los niños, cereales,

a veces también me dan bonos

para venir a comer en la fundación al mediodía

y me ayudaban también a veces

a pagar mis facturas de luz, gas y la matrícula

de la escuela cuando fuera necesario.

Así pude sacarme mi titulación

y hacer crecer a mis hijos.

"Los voluntarios son pieza clave para llevar a cabo los proyectos

de la Obra Social de los Hermanos de San Juan de Dios,

pero faltan voluntarios."

Estoy estudiando Integración Social

y, mediante unas charlas que nos dieron del voluntariado

y una amiga que me dijo:

"Apúntate, que te va a gustar,

que es divertido y que, además, te va a llenar",

pues me apunté.

Y las profesoras también me animaron y lo probé

y probando y probando llevo dos años.

Y como me gusta y es hacer el bien

y es una cosa que creo que es importante,

pues me animé.

Mientras pueda seguir, lo haré.

"El proyecto de urgencia social

ofrece una serie de prestaciones:

higiene personal y limpieza,

farmacia, oftalmología,

alquiler de vivienda y pobreza energética.

De este proyecto se benefician 1.500 personas.

No se da dinero en mano,

la ayuda se hace a través de vales personalizados

para adquirir productos de primera necesidad

en los comercios concertados con el programa.

De esta manera se favorece

la integración social de las personas

y se potencian los negocios del pueblo.

170 familias necesitadas

están recibiendo ayuda

de la Obra Social de los Hermanos de San Juan de Dios

para la compra de productos de higiene y limpieza del hogar."

-Buenos días. -Buenos días.

"En la droguería encontramos a Patricia,

que viene con un vale de compra.

A las familias con más de cuatro miembros

se les da un vale de 25 euros

y de 15 a las de menos de cuatro.

Muchas veces, como en estos casos,

lo poco es mucho."

Cuando un usuario llega

al área de Desarrollo Solidario,

nunca se tiene en cuenta ni su nacionalidad ni sus creencias

ni su religión ni política,

son preguntas y cuestiones que no nos planteamos,

simplemente se valora su situación familiar,

económica y social

en la que se encuentra en ese momento.

Muy bien. ¿Y el DNI?

"Denisse tiene 19 años

y dos niñas gemelas de cuatro meses.

Es madre soltera y vive con su madre y su abuela.

Salen adelante con la pensión de la bisabuela,

la comida en el comedor social

y la ayuda de los Hermanos de San Juan de Dios."

Somos cinco por todo,

pero tenemos una crisis muy mala,

muy mala porque la niña

ha tenido dos gemelas

a muy tierna edad, 18 años,

y ella no sabe desenvolverse.

Esperemos que se desenvuelva.

Y nosotros tratamos de ayudarla lo que podemos.

Cáritas nos ha ayudado.

Voy a comer, gracias a Dios,

hemos hablado y nos han ayudado mucho

con los pañales de la niña,

con la leche de la niña

y con la comida en el comedor social,

gracias a Dios.

Tenemos otro proyecto,

que es el proyecto de ayuda energética,

últimamente también muy necesario.

Este proyecto consiste, sobre todo,

en la ayuda a pagar, sobre todo, luz y agua.

Es decir, tenemos mucha gente en Ciempozuelos en precariedad

que carecen de recursos económicos para pagar la luz y el agua.

Entonces, igualmente, después de una valoración

y después también de una intervención

por parte también de los Servicios Sociales

de Ciempozuelos, con los cuales también estamos

en continua comunicación,

porque se trata de hacer un trabajo en equipo,

para que no haya una doble valoración

y para que tampoco haya

un engaño por parte de las personas,

también se le apoya pagándole los recibos de la luz y del agua.

"Ciempozuelos tiene 24.000 habitantes.

El 19 % de la población

procede de la inmigración extranjera.

Las mujeres inmigrantes tienen más hijos que las españolas.

Por eso, en los colegios,

el 30 % de los alumnos

son hijos de extranjeros.

La Obra Social de los Hermanos de San Juan de Dios

financia 45 becas de comedor escolar

y 225 becas para libros de texto

en los cuatro colegios públicos del pueblo."

La labor de la Obra de San Juan de Dios de aquí,

de Ciempozuelos, estos últimos años, está siendo

un complemento perfecto

para la obra social que se lleva a cabo

en la localidad de Ciempozuelos.

Básicamente, lo que hace

es ayudar a aquellas familias

que tienen necesidades específicas relacionadas

con el mundo educativo;

por ejemplo, con el comedor social,

con la ayuda para libros

o material escolar que sea necesario.

Afortunadamente, ellos vienen a hacer ese complemento

que no es cubierto por otros estamentos

y que, además, cubre necesidades básicas

paros alumnos y alumnas

de cualquier centro de la localidad.

"Las guerras han obligado a huir de sus países para salvar su vida

(Estruendo)

a miles de personas y familias enteras.

(Metralleta)

Los refugiados andan de acá para allá buscando

un país que los acoja.

Los Hermanos de San Juan de Dios

han escuchado el clamor de los refugiados

y han habilitado seis pisos en Ciempozuelos

para acoger a 12 familias,

que están bajo protección

del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social."

,La acogida aquí, en Ciempozuelos

como no podía ser de otra manera,

ha sido bastante buena,

lo que quiere decir que tanto en los centros educativos,

sobre todo con los menores,

una de las principales intenciones

a la hora de que las familias lleguen

es que los menores sean escolarizados,

es decir, intenten no perder

o perder el mínimo tiempo posible

en su proceso de escolarización.

En ese sentido, estamos muy agradecidos

a la apertura y a la disponibilidad que ha habido

por parte de la comunidad educativa

aquí, en Ciempozuelos.

Por supuesto, también a nivel sanitario.

El centro de salud, el único centro de salud

que hay en Ciempozuelos, la mayor parte de las veces

hay una respuesta como bastante acogedora

y bastante facilitadora.

Y, en general, la población en general

ha tenido una respuesta como muy abierta,

muy acogedora,

de alguna forma, haciendo alarde de lo que Ciempozuelos es,

que es una villa hospitalaria.

En ese sentido, de momento,

muy contentos estamos con la población en general.

Hoy es la única que...

"El programa de acogida e integración de refugiados

y solicitantes de asilo

cubre un máximo de 18 meses

y, a partir de ese momento,

finaliza la protección oficial.

Después nadie garantiza su futuro."

El futuro de estas familias no es fácil,

o sea, hablamos que después de esta primera fase

de acogida, en donde, de alguna forma,

sus necesidades básicas están cubiertas,

el reto para estas familias es un proceso de integración

y es un proceso de integración

que se basa en dos problemáticas fundamentales:

conseguir vivienda y conseguir trabajo

y todos sabemos lo complicado que está eso a nivel general

y cuanto más para estas familias.

Todo lo que nosotros desde aquí podamos contribuir

a facilitarles que ese acceso a trabajo y ese acceso a vivienda

sea posible, eso que se van a llevar.

Pero es un futuro complicado

porque ese escenario lo tienen muy difícil.

"La comunidad hospitalaria

está formada por siete hermanos de San Juan de Dios,

dos capellanes y cuatro religiosas:

tres colombianas y una boliviana.

La comunidad es el alma de la hospitalidad,

que está enriquecida

por la pluralidad de vidas y experiencias de sus miembros."

Y muchas veces apoyar a las familias

porque, a nivel familiar...

"El hermano José tiene 96 años

y, de ellos, 60 los pasó en América,

uno de los capellanes es de la India

y la hermana Gladis estuvo 20 años en Egipto."

Para nosotros ha sido una experiencia muy linda

porque vemos cómo se ejercita la misericordia,

porque aquí la entiende uno mucho mejor

y en la entrega que uno ve tanto

de parte de los hermanos que trabajan con todo ese interés

y hay ese amor por el enfermo,

por el paciente.

Y también nos ha edificado mucho el personal.

El personal es muy bien preparado aquí,

los médicos y paramédicos

trabajan muy bien con ellos,

sobre todo los tratan con mucha caridad

y eso a nosotros nos ha edificado.

Todos los días me levanto con mucho ánimo de dar lo mejor

y para mí el tiempo se me pasa volando.

Yo, cuando llego al taller

y cuando veo la hora, es que ya me tengo que ir

y siempre salgo corriendo,

el tiempo se me ha ido rapidísimo.

Yo digo aquí a los trabajadores:

"Yo he vivido en varios lugares,

pero nunca se me ha ido el tiempo tan rápido como aquí".

Y es por eso, porque uno está contento,

uno está tan entregado a lo que está haciendo

que no tiene tiempo para aburrirse.

"El nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo".

-(TODOS) Amén. -"Dios mío, ven en mi auxilio".

"Los Hermanos de San Juan de Dios

están en 53 países de los cinco continentes

y, en sus 450 centros y dispositivos sanitarios

y sociales,

se atiende a más de 27 millones de personas.

Esta labor la llevan a cabo mil hermanos,

55.000 profesionales,

9.000 voluntarios

y 300.000 benefactores.

La Orden Hospitalaria de San Juan de Dios

no tiene fronteras."

# Es el Señor,

# nos reúne en pueblo de amor.

# Cambia nuestras vidas

# con tu fuerza.

# Guárdanos por siempre

# en tu presencia.

# Tú eres verdad.

# Tú eres la paz. #

Abrid las fronteras, todas las fronteras,

para que entren y salgan sin pagar

los pobres y los ricos,

porque la Tierra es de Dios y nadie puede apropiársela.

Abrid las fronteras,

físicas y mentales,

para que pasen sin llamar

el amor, la hospitalidad y la solidaridad

y nadie muera de hambre o soledad.

Abrid las fronteras y derribad los muros que nos separan

para que todos y todas,

sin distinción de raza o credo,

se sumen al proyecto común

de hacer un mundo más justo y más fraterno

donde los humanos seamos verdaderamente hermanos.

"Amo al Señor porque escucha".

(TODOS) "Mi voz suplicante,

porque inclina su oído hacia mí

el día que lo invoco".

Pueblo de Dios - Hermanos sin fronteras

25:29 24 feb 2019

Labor social de los Hermanos Hospitalarios de San Juan de Dios en el centro de Ciempozuelos en Madrid.

Labor social de los Hermanos Hospitalarios de San Juan de Dios en el centro de Ciempozuelos en Madrid.

ver más sobre "Pueblo de Dios - Hermanos sin fronteras" ver menos sobre "Pueblo de Dios - Hermanos sin fronteras"

Los últimos 513 documentales de Pueblo de Dios

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Mostrando 1 de 26 Ver más