Pueblo de Dios La 2

Pueblo de Dios

Domingo a las 11.30 horas

Pueblo de Dios
Domingo a las 11.30 horas  
www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5456001
Para todos los públicos Pueblo de Dios - Comarapa, sed de Dios  - ver ahora
Transcripción completa

"Bolivia se encuentra en la zona central

de América del Sur.

Limita al norte y este con Brasil,

al sur, con Argentina y Paraguay, y al oeste, con Perú y Chile.

Su extensión abarca desde los Andes centrales

hasta la Amazonia.

Su economía ha mejorado en los últimos años

y, sin embargo,

este país ofrece grandes contrastes,

ya que tres de cada diez bolivianos padecen hambre,

y el informe de Naciones Unidas

para la alimentación y la agricultura,

FAO,

señala que el país andino lidera en 2018

el 'ranking' de hambre en América Latina

con un 19 % de población subalimentada.

Entre las altas serranías húmedas de Siberia,

las montañas, los valles y la Amazonia

se encuentra Comarapa.

Nombre que se origina en la fusión de dos términos quechuas.

Comarapa, que significa 'campo verde',

reflejo de su paisaje natural.

Este bello enclave fue fundado el 11 de junio de 1615

como Santa María de la Guardia y Mendoza

por Pedro Lucio Escalante y Mendoza.

La presencia de los hermanos maristas

ayuda a paliar el hambre de pan y de justicia social

que afecta, sobre todo, a los más vulnerables,

las mujeres y los niños y niñas

que viven en las comunidades campesinas,

y sacia con su testimonio la sed del dios vivo,

que se hace presente

a través de las obras de solidaridad,

educación y desarrollo,

una labor que realizan los hermanos maristas

en el país latinoamericano

desde hace tres décadas.

Comarapa es un pueblo de difícil acceso

por sus dos rutas de entrada,

ya sea desde Santa Cruz como desde Cochabamba.

Por ambas se han de superar sendos puerto de montaña.

Se encuentra a una altura de 1825 metros

en las estribaciones de los Andes

y pertenece al departamento de Santa Cruz de la Sierra,

el epicentro comercial de Bolivia.

La obra marista en Bolivia

comienza en la década de los años 50 del siglo pasado.

Ante la escasez de colegios de secundaria

en el país,

el vicario apostólico de Chiquitos, monseñor José Rosenhammer,

contactó con los hermanos maristas de la provincia Bética de España

para fundar un colegio en Roboré,

que en ese periodo era el municipio

que contaba con mayor población del vicariato.

En diciembre de 1956,

llegó a Roboré el hermano marista Pedro Lacunza

con el objetivo de poner en marcha el primer colegio,

y una año después comenzaron las clases

para los primeros 45 alumnos

en unas sencillas viviendas adaptadas para el centro escolar."

Estimados colegas, jóvenes estudiantes,

visitantes de esta mañana,

ave María purísima.

(A LA VEZ) Sin pecado concebida.

"En 1959 se colocó la primera piedra

del colegio marista de los Sagrados Corazones,

y, hoy, el centro, que cuenta con 800 alumnos,

se ha convertido en un referente educativo

en la provincia de Chiquitos."

El hermano Pedro Lacunza, que fue un hombre muy preparado,

era licenciado en Filosofía,

pero dominaba muy bien Literatura, Física y Química.

Esto revolucionó la cultura no solamente en Roboré,

sino en toda la región.

A medida que fueron pasando los años,

los hermanos fueron llegando más de España,

pero siempre con la intención

de que aquí en Bolivia, y, sobre todo, en esta región,

surgieran jóvenes

que quisieran seguir nuestra vocación.

Ha habido bastantes,

pero la realidad

es que la constancia les ha ido fallando.

En este momento somos pocos hermanos ya mayores

y solamente cuatro hermanos bolivianos

después de 60 años de existencia de los maristas

aquí en Bolivia.

"El afán misionero y solidario del mundo marista en España

lo desarrolla desde hace tres décadas

la ONG Sed,

Solidaridad, Educación y Desarrollo.

En su ADN tiene la promoción de proyectos

destinados a mejorar la vida de los bolivianos.

La ONG marista siguió los pasos del grupo misionero

que comenzó en los colegios de Andalucía

llamado Proyecto Bolivia.

Actualmente colabora en múltiples proyectos educativos

de diferentes zonas del país.

Destaca la puesta en marcha de becas

para que los niños más desfavorecidos

puedan recibir una mejor educación,

las inversiones en la construcción

y mejora de infraestructuras de colegios y unidades escolares.

Sed ha destinado en los últimos años

más de 2,5 millones de euros

a estos proyectos.

En España,

la provincia marista Bética

y, actualmente, la provincia Mediterránea

siempre han estado vinculadas con Bolivia."

Una vez que terminó el concilio, en el año 68 aproximadamente,

cada provincia marista de España

eligió un territorio, una nación,

como campo de misión, ¿no?

Bética eligió Bolivia

y desde aquella época a ahora

han venido ya 30 o 40 hermanos.

Han pasado por Bolivia evangelizando,

promoviendo a la juventud con la educación,

haciendo proyectos de solidaridad...

Es Bolivia...

El mundo marista en Bolivia es heredero

de aquel entusiasmo misionero de Bética,

de los colegios y la familia marista de Andalucía y de Extremadura.

El dinero es importante,

pero es mucho más importante la fraternidad.

Nos llamamos hermanos maristas

y creemos que la fraternidad

es también una herramienta fundamental

en la transformación social.

¿Por qué?

Porque la fraternidad es darse la mano y caminar juntos.

Va un poco más allá de lo que es la solidaridad.

La solidaridad es que yo tengo y te ayudo,

que yo soy

y quizás pretendo ser algo más que tú

y te doy...

No, no.

La fraternidad es que somos iguales, tenemos riqueza cultural,

tenemos nuestro fondo cultural

y lo compartimos y caminamos juntos.

Lo tuyo me enriquece y lo mío te ayuda a caminar.

Eso es lo que pretendemos hacer desde Sed

aquí en Bolivia.

"Sed envía todos los veranos a 25 voluntarios a Bolivia

que se integran en los colegios maristas

y en las comunidades campesinas

para promover la fraternidad entre hermanos.

Gregorio Delgado es el hermano Comarapa.

Este sevillano,

que lleva siete años en este enclave,

tuvo claro desde niño

que su objetivo era ayudar como marista

a los amigos bolivianos."

Yo hice noviciado en Córdoba, en Maimón.

Era el noviciado

que tenía en aquel entonces la provincia Bética,

que comprendía Badajoz y Andalucía.

Y, bueno, pues allí nos formamos, ¿no?

Desde chiquitín,

he conocido la obra marista de Bolivia

porque Bolivia dependía de la provincia Bética.

Los hermanos que estaban aquí venían de la provincia de España

y siempre nos hablaban a los niños

en las campañas de Manos Unidas, etcétera,

de la obra marista en Bolivia, ¿no?

Y en las casas de formación también.

Con los años eso se ha desvinculado.

Bolivia se ha integrado

en la provincia de Santa María de los Andes,

que es Bolivia, Chile y Perú,

y lo que era la provincia Bética en España

se integró con Levante, Líbano y Siria

en la provincia Mediterránea,

pero seguimos manteniendo el contacto

a través de los voluntarios de Sed,

del grupo Proyecto Bolivia al que yo pertenecía.

El deseo de entregarme a la gente más necesitada

me llevó a tomar la decisión

después de muchos años trabajando como voluntario

los meses de verano

de quedarme a trabajar aquí en Bolivia.

Y, bueno, consultando con los superiores,

me dieron el visto bueno y aquí estoy.

Llevo ya siete años.

"Acompañamos a Gregorio por el mercado de Comarapa,

donde se detiene a preguntar a Hilaria,

una de las vendedoras

que desde su puesto le habla de la religiosidad tradicional."

Todo signo tiene cada uno una figurita.

Aquí tiene para su negocio, para su salud,

para que no falte el agua, doce platos...

Todos tienen.

Aquí está para mi madre tierra.

-Para la madre tierra.

"Ser marista es un estilo de vida.

Es estar ocupado y preocupado por el otro;

especialmente, el más necesitado,

atento a los cambios que se tienen en la comunidad

y la sociedad,

dispuesto a la escucha, el acompañamiento,

la visualización y construcción de un mundo mejor,

un mundo más humano.

El hermano Gregorio se encarga de la gestión de la obra marista

en Comarapa.

Ayuda al profesorado

y sigue muy de cerca la evolución

de los alumnos que están en el internado

y que cuando dejan a sus familias en las comunidades campesinas

y llegan a la ciudad,

deben superar un cambio clave en sus vidas.

Su papel es fundamental

para que la formación de los internos

finalice con éxito."

Fundamentalmente, por seguir a Jesús, ¿no?

Como todo cristiano,

nosotros somos seguidores de Jesús de Nazaret.

Yo estudié en un colegio marista desde los seis años,

desde primero de EGB,

y el modelo de seguidores de Jesús que conocía

era el de los hermanos

que trabajaban en el colegio donde yo estudié, ¿no?

Al terminar el colegio

me invitaron a hacer alguna experiencia,

y, como me gustaba el tema, me apunté y seguí.

Después la vida te va llevando un paso detrás de otro,

la formación, etcétera, etcétera, etcétera, ¿no?

Por eso, soy hermano marista, ¿no?

Comarapa es un pueblo pequeñito de 10 000 habitantes

con gente muy buena y acogedora, muy cariñosa con los hermanos,

y es una oportunidad de misión importantísima, ¿no?

Aquí son muchas las carencias económicas

y muchas las necesidades a nivel de educación

y también de evangelización, ¿no?

Comarapa tiene 60 comunidades campesinas

y de alguna manera

dependen de la atención de los hermanos,

de los dominicos que atienden la parroquia,

de las hermanas dominicas

que tienen varias obras aquí en Comarapa.

"El respaldo de Sed

a la Asociación de Productores de Leche de Comarapa

ha permitido

que 18 ganaderos proporcionen diariamente

20 litros de leche cada uno

que se destinan para los desayunos de los escolares de este municipio

y también a la elaboración de quesos y yogures.

Jovita se formó como técnico agropecuario

en el instituto marista Montaño de Comarapa.

La asociación de productores comercializa

el queso tradicional de Comarapa, el caj'cha, un producto de la zona,

y otros derivados lácteos.

La planta lechera ha logrado ampliar el mercado

y ha beneficiado tanto a productores

como a consumidores.

El sector agropecuario es el que más empleo crea

en esta zona de los valles interandinos.

El Instituto Marista promueve

la formación integral y participativa

de los jóvenes;

especialmente, los más pobres,

para que sean artífices de su propio crecimiento

y consigan en sus pequeñas explotaciones

una producción más rentable, competitiva

y de respeto con la naturaleza.

El título que imparten está homologado

por la universidad católica,

y este año hay matriculados 140 alumnos."

Aquí tenemos un espacio para que hagan prácticas

los alumnos que estudian agropecuaria.

Normalmente,

estos espacios se utilizan para hacer prácticas

en la parte pecuaria,

la crianza de animales, vacas, cerdos, aves...

Principalmente, nos dedicamos a hacer eso.

También tenemos campo donde hacen producción de forraje

para la crianza de los mismos animales,

de modo que todas las actividades

que realizan los estudiantes y los docentes

están en un proceso de investigación y de probar nuevas cosas

para ver cuáles de ellas resultan

y llevarlas al aula, explicarlas, procesarlas y todo eso.

"Los primeros pobladores quechuas y luego los españoles

quedaron maravillados con la riqueza natural de Comarapa.

Su clima agradable

y la óptima utilización de sus recursos hídricos

han convertido a este municipio en modelo

para la producción de frutales a través del riego por goteo."

Las delegaciones vienen sobre todo a ver

el sistema de riego por goteo que tenemos nosotros

y también vienen a ver el tema de la fruticultura

que tenemos acá, ¿no?

Tenemos concentrados tres huertos frutales,

que son durazno, uva y manzana,

que son un potencial en la parte productiva

y que pueden generar mucha economía

en distintas zonas de los valles que tiene Bolivia.

Somos pioneros en la producción de manzanas

acá en Comarapa

y pienso que hemos incentivado.

La mayoría de nuestros estudiantes

actualmente están entre los mejores productores

en una, sobre todo, manzana y durazno,

que estamos apuntalando aquí en Comarapa.

"Comarapa se ha convertido en la capital

de la producción de fresa.

Produce entre el 80 y el 85 % de la frutilla de todo el país.

Lucía Muñoz,

que ahora coordina los proyectos de Sed

desde España,

estuvo de voluntaria en Comarapa en 2005.

Conoce a la mayoría de los vecinos,

y ahora la vemos conversando con Dionisia,

a la que la ONG marista ha ayudado

en la puesta en marcha de su gallinero.

Pertenece

junto a otras mujeres campesinas indígenas

a la federación Bartolina Sisa,

que lucha por mejorar

las condiciones laborales de la mujer

en el campo."

¿Y las gallinas? ¿Cuántas tiene usted ahí?

-De gallinas tengo ahorita 20 no más.

Me las entregaron los hermanitos.

Teníamos 65.

No me acuerdo,

pero pollitos ya criaditos nos los entregaron.

El que más antes criaba y se lo comían todo.

Mis frutillas se las comían.

Y ponían los huevos en el monte y se los comían los perros.

Mientras los hermanitos ayudaban con ese proyecto

hemos hecho la casita y hemos mejorado más.

Ya ahí dentro hay huevos y hay carne para que nosotros consumamos.

-Ya.

Ese proyecto empezó

cuando vinieron los voluntarios y las voluntarias de Sed.

Ahí estuvieron planificando un poco cómo hacer la asociación, ¿no?

-Ustedes decidieron el nombre. -Nosotros hemos decidido el nombre.

-Es Bartolina Sisa, ¿no? -Sí, Bartolina Sisa.

"Gracias a la tecnificación del proceso productivo,

Dionisia ha logrado que su cosecha mejore

y que su familia pueda vivir de la frutilla,

que es como los bolivianos llaman a la fresa.

La casa Montaño acoge a niños y niñas

que no pueden continuar sus estudios

después de primaria

en sus comunidades de origen.

Se da prioridad a las familias con menos recursos

para darles la oportunidad a sus hijos

de poder encontrar un hogar donde vivir y estudiar

y poder seguir los cursos de secundaria

en el colegio marista de Comarapa.

Es cercano y acogedor

y no tiene nada que ver con los internados de España,

asociados a malos estudiantes o problemas de disciplina.

Desde su fundación,

Sed está apoyando este centro con financiación

y con voluntariado.

Hemos citado en Santa Cruz a Flora y Bilma,

dos alumnas

que estaban en el internado marista de Comarapa

en 2005,

y vemos su reacción al verse en las imágenes

que grabó 'Pueblo de Dios' cuando eran internas."

Creo que acá estoy yo.

-Bonita mi cabeza.

"Bilma y Flora llegaron al internado

procedentes de las comunidades campesinas

de Quebradas San Antonio y Huertas.

Nos cuentan

que el internado les cambió sus vidas.

Su estancia y formación

les permitió hacer una carrera universitaria

e integrarse en el mercado laboral."

Para mí es algo muy hermoso que yo no voy a olvidar

porque es algo que marcó mi vida

y de lo que yo siempre voy a estar orgullosa.

Aparte, es una ayuda para mí,

porque de ahí empezó

ya para terminar el colegio y la universidad.

Si no hubiese tenido esa oportunidad,

no hubiese tenido la vida que tengo ahora.

Al principio fue triste

porque estábamos acostumbradas a nuestras familias,

a la gente ahí alrededor,

y en el pueblo era diferente.

Había más tráfico, había más gente...

Prácticamente, estábamos solas.

No teníamos familiares cerca.

Y, gracias a eso,

a toda la ayuda que recibimos

y la educación que nos dieron en el colegio,

gracias a eso,

hoy en día puedo decir que soy mejor persona

y puedo cuidarme sola.

"Han pasado 14 años

desde que Flora y Bilma dejaron el internado,

pero todos los años llegan jóvenes de las comunidades indígenas

a los que este centro les da una oportunidad."

Es una obra

destinada a acoger niños y niñas de las comunidades campesinas

que no pueden continuar los estudios después de primaria

en sus comunidades de origen.

Procuramos buscar aquellas familias que tienen menos recursos

para darles la oportunidad de un hogar

donde puedan los niños vivir, comer, estudiar

y poder estudiar la secundaria en el colegio marista de Comarapa.

"Los alumnos del internado van a clase por la mañana

y por las tardes hacen sus tareas

y también ayudan en la cocina del colegio.

Cristina es la única alumna que acaba este año en el internado.

Lleva seis años en Comarapa

y comparte habitación junto a otras alumnas;

como Viviana,

que acabará su formación el próximo curso.

Las dos proceden

de la comunidad indígena de Huertas."

Voy a ir a estudiar a Santa Cruz.

Pienso estudiar contaduría.

Tengo a mis hermanos ahí, pero ahorita no sabemos todavía...

Estamos buscando un cuarto para quedarme.

Mi sueño es estudiar enfermería.

En caso de que no se pudiera entrar

o no tuviera esa ventaja,

entonces mi sueño sería trabajar y estar en un instituto

y poder mantenerme.

Salir a una carrera,

porque en los años que llevo aquí

el esfuerzo tanto del internado como del proyecto y de mis papás

haría que valga la pena,

que me hicieron estudiar.

"Las comunidades campesinas de Comarapa

necesitan ayuda.

Desde Sed se les proporciona recursos

para cubrir sus necesidades básicas.

Se trabaja en la creación de infraestructuras

que les proporcionen agua y luz

y también se ayuda a las mujeres campesinas

con recursos económicos

para que pongan en funcionamiento sus propios gallineros."

La comunidad campesina...

Los hermanos maristas desde los inicios

con el voluntariado

quisieron llegar más allá de donde tienen las comunidades.

El planteamiento fue trabajar en comunidades campesinas dispersas

que ellos no se encontraban en su día a día.

Pero, de esta manera, con el voluntariado,

se podía hacer ese trabajo durante los meses de julio y agosto,

que suele venir el voluntariado,

pero también hacer ese seguimiento durante el año.

En las comunidades campesinas tenemos proyectos.

Cooperativas de mujeres con los gallineros,

la construcción de los gallineros que ha sido hace poco realizada,

cooperativas de tractor,

una cooperativa de canalización del agua...

Se ha traído el agua también

porque son comunidades que tienen una realidad dura.

No tienen agua, no tienen luz...

La luz está llegando por esa zona también.

"Bolivia se caracteriza

por tener una estructura de población

predominantemente joven.

La cara de la pobreza y la exclusión social

afecta a cerca de tres millones de niños, niñas y adolescentes

afectados no solo por la falta de ingresos,

sino también por la injusticia y la desigualdad social.

La pobreza afecta más a las niñas y adolescentes mujeres

que viven en zonas rurales y son de origen indígena.

Ser niña, pobre, indígena y vivir en el área rural

probablemente supone de las mayores exclusiones sociales

en el país andino.

Kevin y Evelyn son dos hermanos

que tras tomar un vaso de leche que les prepara su madre

en su humilde casa

recorren cogidos de la mano

la distancia que hay entre su hogar y la unidad escolar de Astillero.

Los niños de las escuelas rurales

recorren diariamente una media de ocho kilómetros

por caminos de tierra y piedras.

La unidad escolar de Astillero tiene 56 alumnos.

Recientemente se han inaugurado sus nuevas instalaciones,

financiadas por Sed.

Pueden estudiar hasta los 12 años,

que es cuando se hace el último curso,

sexto de primaria.

Hoy es lunes,

y las clases en todos los colegios de Bolivia

comienzan cantando el himno del país."

(CANTAN A LA VEZ)

Hay casitas muy alejadas de la unidad educativa.

Caminan a veces hasta 10 o 15 kilómetros

para llegar a la escuela.

Como tenemos estudiantes que son pequeñitos,

y hay que tenerles un poquito de consideración también

porque está muy lejos,

algunos se quedan a trabajar porque ya son...

Especialmente, son hombrecitos los que se quedan

porque ya trabajan y les ayudan a sus padres también.

Este año

están saliendo cinco estudiantes que ya se van.

Espero que vayan a Comarapa a seguir estudiando.

Están yendo dos mujercitas y tres hombrecitos

este año terminan ya sexto curso.

"El dominico Alfonso Cava,

párroco de la Inmaculada en Comarapa,

celebra hoy una misa

en la comunidad indígena de Huertas."

(HABLA EN CASTELLANO Y QUECHUA)

"El castellano y el quechua se entremezclan

durante la eucaristía.

En Bolivia son idiomas oficiales del Estado

el castellano

y los de las naciones y pueblos indígenas."

(HABLA EN QUECHUA)

"El quechua era el idioma de los incas,

y, actualmente, lo habla el 28 % de la población.

En Bolivia, todavía hoy, 615 000 niños se acuestan

sin haber comido nada nutritivo durante el día.

Sed,

en este país donde colabora desde hace 30 años,

ha apostado por el acceso a la escolarización

para niños y niñas campesinos de bajos recursos.

Queda mucho por hacer

y la ayuda que llega

a estas comunidades indígenas y campesinas

siempre parecerá poca

ante las carencias que padecen

los habitantes de estas zonas rurales.

Ante tanta adversidad,

la comunidad marista y la ONG Sed mantienen su apoyo

siguiendo la huella que dejó Pedro Lacunza,

el primer hermano que llegó a Bolivia.

El testimonio de fe

y la dimensión misionera del carisma marista

permanecen vivos en el país andino

porque en el corazón de cada hermano

sigue vivo el deseo de evangelizar educando."

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Comarapa, sed de Dios

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Pueblo de Dios - Comarapa, sed de Dios

01 dic 2019

Visitamos con SED ONGD el municipio de Comarapa, en el departamento boliviano de Santa Cruz. Allí los hermanos maristas llevan más de 30 años educando en solidaridad y mitigando el hambre de pan y de justicia social entre los más vulnerables. Pero no solo de pan vive el hombre sino también del testimonio de fe y vida que sacia la sed del Dios vivo entre los más sencillos.

ver más sobre "Pueblo de Dios - Comarapa, sed de Dios " ver menos sobre "Pueblo de Dios - Comarapa, sed de Dios "
Programas completos (522)
Clips

Los últimos 539 programas de Pueblo de Dios

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios