Promesas de arena La 1

Promesas de arena

Lunes a las 22.40 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5453196
Promesas de arena - Capítulo 3 - ver ahora
Transcripción completa

Bienvenidos a Fursa,

en sus tiempos, una ciudad preciosa.

"Hace unos meses,

una partida de armas de fabricación española

fueron compradas por Arabia Saudí, pero nunca llegaron a su destino".

¿Me estás diciendo que tú eres...? Sí.

Soy agente del CNI.

"Es un dulce típico de aquí, es muy bueno,"

con dátiles, ¿quieres?

"No puedo permitir

que armas españolas lleguen a las milicias salafistas".

Sería una catástrofe.

"¿Pasa algo?".

Algo no va bien.

¡Julia!

¡Julia!

Yo no sé qué es lo que estoy buscando.

¡Alya! ¡Alya!

¡Ah!

(FATHIA) ¡Doctora!

¡Doctora, la perdemos!

¿No me vas a contar nada? ¿Sobre qué?

"Sobre tu viaje con Hayzam".

¡Sube al coche!

(Música instrumental suave)

(HABLAN EN ÁRABE)

(B.S.O de "Promesas de arena")

(Trinos)

¿Quieres azúcar?

No.

Yo a veces no entiendo

por qué las cosas son tan complicadas.

Esa es la putada del romanticismo, que persigues lo imposible.

Ya.

A ver, tía, ¿cuánto hace que no ves a Hayzam?

¿Dos semanas?

Dos semanas y un día.

Suena a condena.

¿No es un poco raro que no aparezca?

Volverá.

Soy Andy, del Hospital de Fursa.

Chicos, un momento.

Efectivamente, necesitamos dos médicos.

Bueno, me da igual que esté liado,

dígale que me llame, pero que es urgente.

Gracias.

¿Cómo está Berta?

Está deseando volver a trabajar. Mmm.

-Andy, acaba de llegar esto.

Gracias.

De nada.

¿Qué pasa?

Nada, el cónsul de Túnez nos invita a una recepción.

¿Túnez?

Sí, la embajada de Trípoli está cerrada.

Qué solemne, ¿no?

No me interesa. ¿Por qué?

Pues no, porque es una farsa

donde un montón de ricos hipócritas

nos dan las gracias por salvar el mundo.

Además, que no tengo traje ni corbata.

(HOMBRE) "Por supuesto que estoy al tanto de todo, Julia,

pero tienes que entenderlo, es lo único que te pido".

Tengo una pista sobre el dinero de las armas.

"¿Qué pista?".

Antes de que lo asesinaran, Basir me envió una información,

he estado investigándola y... "¡Julia!".

"Te lo advertí, nadie quiere seguir con esto".

¿Nadie?

¿Y qué pasa con Basir?

Se lo debo a él, se lo debo a su familia.

"¿Lo ves? Lo estás convirtiendo en algo personal".

¿Y cómo quieres que no lo sea?

Por todos los marrones que me he comido,

por la puta mierda de vida que he llevado,

me merezco una salida digna.

Dame 24 horas.

Solo te pido eso.

(Comunicación cortada)

(Vehículo acercándose)

(Música ambiental)

(Disparo)

Buen latido.

Está todo bien, pero deberías bajar el ritmo,

necesitas descansar, Fathia.

Yo puedo cubrirte algún turno.

Está bien.

Y tú te vas a casa.

Venga, anda, vístete.

Habéis conseguido echarme,

pero si hay alguna emergencia, me llamas.

Tranquila.

Lo mismo te digo.

Gracias.

(Claxon)

(NIÑO) ¡Ey, Hayzam!

-¡Ey, Hayzam!

-¡Hayzam!

Hayzam.

(JAIME) Cuánto tiempo.

¿Vacaciones?

Hay mucho que descargar.

Qué simpático es este tío.

¡Vamos!

¿Qué pasa?

Nunca pensé que te iba a echar tanto de menos.

El barco no llegó hasta el lunes.

Los militares cortaron la carretera de Trípoli durante tres días.

Ya.

Ya te lo dije por teléfono, la gente está muy nerviosa.

Bueno.

A ti nunca se te ha dado mal pasar controles.

¿Quieres decirme algo?

(NIÑOS) ¡Hayzam! ¡Hayzam!

¡Hayzam! ¡Hayzam!

Lo primero es lo primero.

¡Hayzam! ¡Hayzam!

"Shukraan!".

"Shukraan!".

¿Qué haces?

¿Qué haces?

Al llegar, ni me has mirado.

¿De qué tienes miedo?

Yo no tengo miedo de nada.

(Música romántica)

(Gritos en árabe)

(Grito en árabe)

Espera aquí.

Hayzam,

¿cuándo te volveré a ver?

No lo sé.

No...

Sin comentarios.

(Música de tensión)

(Respiración agitada)

¡Ah!

(Maullido)

(Marcado telefónico)

¡Karim!

Hola. Hola.

¿Puedo hablar contigo?

Sí, claro.

Que ya esto lista para volver.

Eso lo tiene que decidir Hamid.

¿Mmm?

Pero ya he retomado la medicación.

Lo que me pasó en quirófano no va a volver a ocurrir.

Andy, por favor, como siga encerrada mucho más tiempo,

me voy a volver loca, pero esta vez de verdad.

Mira, cuando llegué, menosprecié este sitio,

pero he aprendido la lección.

Ya perdí mi trabajo una vez,

no quiero que vuelva a pasar.

Hablaré con él.

¿Sí?

No se trata de que me guste,

sino de que sea responsable y humilde.

Y lo será.

Me prometió tres médicos,

solo llegó uno y ni siquiera aguantó la presión.

Tendrá sus médicos,

pero de momento, acepte a Berta, por favor.

Soy yo otra vez.

Quiero hablar con Jorge.

¿Cómo que está reunido?

¿Reunido con quién?

Bueno, dile que me llame.

Que me llame porque si voy a verle, será peor.

¡Joder!

A veces creo que Libia les importa una mierda.

Es posible.

¿Qué querías?

Me pediste pruebas contra Hayzam y tengo nueva información.

Bueno, pues habla con tus jefes.

Estoy hablando contigo.

No quiero tener nada que ver con esto,

bastantes problemas tengo yo.

Es que Hayzam también es tu problema,

al menos, mientras lleve este chaleco.

¿Y qué hago? ¿Qué hago?

¿Le pregunto si trafica con armas? ¡Chist!

Escúchame.

Antes de morir,

Basir descubrió que Abu Malik, el ayudante de Hayzam,

tiene varias propiedades aquí, en Fursa.

¿Y qué esperas encontrar?

Pues... no lo sé.

Documentos, pruebas, cualquier cosa que lo relaciones con Hayzam.

Moverse sola es complicado.

Mataron a tu colega,

pueden hacer lo mismo contigo.

¿Qué te han dicho tus jefes?

Solo te pido que no me putees

y que me cubras ante Hayzam.

¿Lo harás?

(SUSPIRA)

(Música de suspense)

Hola.

Hola.

Hace tiempo que nos conocemos,

pero sabemos muy poco la una de la otra.

Demasiado trabajo.

No sé lo que te habrán contado los chicos

y aunque agradezco tu visita,

ya lo ves, no estoy enferma, solo embarazada.

No he venido por ti.

He venido por Hayzam.

¿Hayzam?

Ajá.

Este piso es suyo, ¿verdad?

Sí.

Y el bebé que estás esperando también lo es,

porque Hayzam es tu marido.

Sí.

Bien.

Entonces, es posible que podamos ayudarnos mutuamente.

¿A... ayudarnos a qué?

Verás,

Hayzam podría estar implicado en el robo de unas armas.

Supongo que no lo sabías,

pero cualquier información que puedas darme al respecto...

Si me cuentas lo que sabes,

te prometo que no te pasará nada.

¿Me estás amenazando?

No dejes que os arrastre con él.

Tú debes preocuparte de tu hijo y de su futuro.

Sal.

Vete.

Fathia...

Sal de mi casa.

He dicho que te vayas.

Si queremos peces, hay que mojarse los pies.

¿No es eso lo que dicen en su país?

Venga, pues mójeselos usted conmigo y baile con la mujer del cónsul.

¿Eh?

Hay algo en que coincidimos,

los dos somos malos vendedores.

Nadie nos compraría un coche de segunda mano.

No tenemos ese don,

así que vaya a esa fiesta

y llévese a Lucía, ella lo hará mejor que nosotros.

¿Lucía?

No he visto a nadie más entregado.

Póngala delante de esa gente y le darán la luna.

Mejor aún,

lléveselos a todos,

que cuenten lo que está pasando, todo lo que necesitamos

y, de paso, que se diviertan un poco.

(Hombre hablando árabe)

No se preocupe, podremos estar un día solos, sin ustedes.

(Música instrumental suave)

(Mujer hablando árabe)

Lucía.

¿Te puedes tomar un descanso¿

Claro, tú eres el jefe.

(Trinos)

Te quería preguntar una cosa.

¿En tu viaje con Hayzam...,

Ajá.

...pasó algo entre vosotros?

No.

¿Por qué?

No, porque... bueno, no sé si sabes

que las relaciones entre cooperantes están prohibidas.

No tengo ninguna relación.

(Disparos)

Arfan.

(HABLA EN ÁRABE)

Se llama Arfan, sudanés, ha escapado de los esclavistas.

Vamos. ¡Ni se te ocurra, Andy!

Si lo metes, vamos a tener problemas.

Ayudadme. ¡No nos pertenece!

Ayudadme. ¡No nos pertenece!

¡Vamos! ¡Joder, estáis locos!

(Quejidos)

¡Ah!

Latigazos.

Desinfecta las heridas, por favor.

-¡Ah! ¿Yo?

¿Fue idea de Andy traerle?

Y mía también.

Debe tener menos de 30 años.

Golpe de calor, desnutrición y múltiples heridas infectadas.

¿Hay algo que podamos hacer por él?

Curar y esperar.

Las próximas horas serán decisivas.

Arfan, vamos a curarte.

(BERTA) Doctor.

¿Puedo ayudar?

Sí.

(Música de suspense)

¿Julia?

(Llamada a la oración)

No te entiendo,

pero te vamos a curar.

¿Ya estamos otra vez con la luz?

¿Te quedas a cenar, Baha?

Claro que se queda.

¿Has probado la tortilla de patatas?

He oído hablar de ella. -Ven, vas a ayudarme a hacer una.

(Música de intriga)

¿Sabías que Hayzam... es su marido?

No.

No tenía ni idea.

Lo disimulan muy bien.

Pero no te entiendo, no quieres que se entere,

sin embargo, Fathia le contará que has ido a presionarla.

Esa era exactamente mi intención.

¿Cómo?

He encontrado su punto débil.

Aunque no lo crea, tarde o temprano cometerá un error.

¿Qué tipo de error?

Irá a por mí.

¿Pretendes ser su cebo?

¿Ese es tu gran plan?

Si yo fuese Hayzam,

no dudaría en asesinar al agente del CNI

que ha presionado a su mujer embarazada.

Ya.

Si no puedo detenerlo por tráfico de armas, lo haré...

por intento de homicidio.

Estás loca.

Gracias por tu apoyo.

Andy,

¿nos la tomamos en mi habitación?

¿Estás ligando conmigo?

No eres mi tipo,

aunque teniendo en cuenta

que quizá esta sea mi última noche en la tierra,

tampoco.

Es para los chicos, me han invitado.

Claro, ahora eres el jefe guay, ¿no?

Bueno... Qué bien.

Disfruta.

Buenas noches.

Arfan no mejora, el doctor Hamid se ha quedado con él.

Tienes que descansar.

Pero antes hay que cenar. Vamos.

No es lo mismo nacer en un sitio que en otro, es una obviedad,

pero es una obviedad que te marca la vida.

Si yo hubiera nacido en Fursa,

no hubiese sido el gordo de la clase.

En serio, aquí...

Aquí también hay gordos.

-Ya, que quiero decir...

A ver, Diego, no te engañes, siempre queremos lo que no tenemos

y cuando lo tenemos, queremos otra cosa.

(Puerta abriéndose)

Hola.

¿A este quién le ha invitado?

Yo. ¿Llegamos tarde?

No, justo a tiempo.

¿Haces los honores, Jaime?

Sí. ¿Te ayudo?

Déjalo, yo me ocupo. Vale.

Gracias por hablar con Hamid.

Nada.

Bueno, antes de nada, os quería proponer una cosa,

que me acompañéis a una fiesta, en Túnez.

¿Es una broma?

Hay que venderse, necesitamos patrocinadores.

Cuenta conmigo.

Y conmigo, por fin me podré poner el vestido.

¿Y tú, Jaime, vienes?

Sí, claro.

-Gracias.

Bueno, chicos, me gustaría proponer un brindis.

Por nuestro jefe.

-Bueno, sí, también, pero sobre todo, porque estamos aquí

y porque el tiempo pasa muy rápido.

¿Has terminado?

-No.

Por las amistades eternas...

y por los amores imposibles,

por las tormentas de arena y...

por las noches sin cielo

y por la madre que me parió y por la caña de lomo.

-¡Ole! -¡Ole!

¡Ole! ¡Ole!

¡Ole! -¡Muy bien!

(Risas)

(Disparos)

(Disparo)

(Música de suspense)

(HABLA EN ÁRABE)

Quería comentarte una cosa.

Claro.

Bueno, que he pensado en ofrecerte un contrato.

¿En serio?

Es lo que querías, ¿no?

Sí, sí, muchísimas gracias.

Gracias, Andy.

Avisa a Julia.

(Gritos y golpes)

(Armas cargadas)

-Te dije que vendrían a buscarlo.

Ah...

Ah...

Que se lo lleven.

¿Qué dices?

Me dijo que le quedaba poca vida, ¿verdad?

Que tenía tuberculosis.

Adelante.

Lleváoslo.

Os va a contagiar a todos.

(HABLA EN INGLÉS)

¿Eh?

"Okey".

"Okey".

"Okey".

(HABLA EN ÁRABE)

¿Estás bien? Sí.

(Trinos)

(Toses)

¡Fathia!

¿Qué haces aquí?

Si me pasa algo, es mejor que sea en un hospital, ¿no crees?

Me alegro de verte.

Al traficante de ayer tú lo conocías, ¿verdad?

¿Fueron los mismos hombres que te atacaron?

Sí.

Cuando Hayzam te rescató, mató a uno de esos tipos.

No tuvo más remedio.

¿Estás segura?

No te entiendo, Julia.

No te dejes engañar.

No es mejor que ellos.

Uno, dos, tres, cuatro, cinco.

¿Qué haces aquí?

Tengo que irme,

desaparecer una temporada.

¿Por qué?

¿Tiene algo que ver con lo que pasó ayer?

¿Ayer?

Vinieron a por un esclavo.

El jefe me reconoció.

Era el hombre que estaba cuando mataste a ese chico.

Karim.

Me preguntó por ti.

He hablado con Julia.

Me ha dicho que no me fíe de ti, que no eres diferente a ellos.

¿A qué se refiere?

En Libia hay que sobrevivir.

Todos hacemos negocios, todos,

pero no tengo nada que ver con esos traficantes de personas.

Te lo juro.

¿Confías en mí?

¿Sabes que mañana vamos a Túnez?

¿A Túnez? Ajá.

El cónsul nos ha invitado a una recepción.

Muy bien.

¿Todos los cooperantes?

Sí, vamos todos.

Vale.

Me voy.

Hayzam,

¿tenemos alguna posibilidad?

¿Necesitas saberlo?

Necesito creerlo.

(Puerta cerrándose)

(Música instrumental suave)

¿Lucía? ¿Qué te pasa? ¿Estás bien?

Sí. ¿Seguro?

Sí.

Ven conmigo, te voy a llevar a un sitio que te va a encantar.

Seguro que no has estado nunca.

Sí, seguro que no. ¿Es una sorpresa?

Sí, ya verás.

¿Tú cómo estás?

Muy bien, la verdad.

(Música instrumental suave)

Históricamente, el "hammam" se consideraba un lugar religioso,

por eso estaba cerca de las mezquitas.

Los creyentes, antes de la oración,

venían a limpiarse sus impurezas corporales y espirituales.

Gracias por invitarme.

Nos lo merecíamos.

¿Estás bien?

Sé que algo te preocupa.

Sí, eh...

(Risas)

(Risas)

(JAIME) "Terminamos la universidad"

y la idea era coger un coche

y cruzar toda Europa para llegar a Noruega

y ver la aurora boreal,

pero el que conducía se enamoró de una francesa

y nos quedamos en París.

Has viajado mucho.

Pero menos de lo que me gustaría.

¿Y tú?

Solo he estado en Bengasi, donde estudié.

Hay que viajar, tío, viajar es lo mejor.

Me da mucha envidia.

Te abre la mente. -¿Cómo que te abre la mente?

La mente, tío, la cabeza.

Espera, te ayudo.

(Teléfono)

(Teléfono)

Creo que le gustas.

Lo sé.

(Teléfono)

¿La conoces?

Es mi futura esposa.

¿Cuándo te casaste?

Yo tenía 12 años.

¿Doce años?

Pero eras una niña.

Sí, pero esa boda me salvó la vida.

Éramos beduinos y nos movíamos de un lugar a otro.

¿No ibas al colegio?

Un día apareció él y mis padres se quitaron un problema.

¿Era mayor?

No me malinterpretes.

No se aprovechó de mí.

Al contrario,

impidió que me practicaran la ablación,

pude estudiar y llegar a convertirme en enfermera.

Me encantaría conocerlo.

Es complicado.

Yo apenas casi le veo.

Su trabajo... ¡Ah!

¿Qué te pasa?

¡Ah!

¡Mmm!

¡Ah! ¡Fathia!

Venga, vamos, tranquila.

Va.

Tranquila.

Son contracciones del músculo uterino

que ocurren durante el segundo trimestre.

Sirven para ablandar el cuello del útero previo a la dilatación.

¿Entonces?

(BERTA) El bebé está bien.

Estate tranquila, te voy a preparar un informe.

Pero tú necesitas descanso, Fathia, te dejaré en observación.

Yo me quedo contigo.

No.

Tú vas a la fiesta. Que no.

¿Vas a desaprovechar lo que te han hecho en el "hammam"?

Estás muy guapa.

Impresionarás a todo el mundo.

Ah...

(Música árabe)

(Música de intriga)

(Risas)

(Risas)

(Conversación en árabe)

(Risa)

(Risas)

Karim.

(HABLA EN ÁRABE)

(HABLA EN INGLÉS)

(HABLA EN ÁRABE)

(HABLA EN INGLÉS)

(DIEGO) Entonces, ¿no vas a venir?

No, no, qué va.

Es que me está costando mucho recuperar la confianza de Hamid.

Además que con la medicación que me estoy tomando,

no tengo cuerpo para movidas.

Quién te ha visto y quién te ve.

Bueno, pues considéralo una expiación a mis pecados.

¿Queréis tomar algo?

Berta. Vale.

Me alegro mucho de que hayas vuelto al trabajo.

Gracias.

Siento mucho cómo he sido estos días contigo, Lucía,

pero es que no tomar la medicación

me hacía ser más borde de lo que realmente soy.

Bueno, solo un poco.

Espérame aquí un segundo.

Pero bueno, parece que se ha recuperado, ¿no?

Eso parece.

¿Queréis un té? -Sí.

Toma.

¿En serio?

Sí.

Bueno, a ver, no te va a quedar como a mí,

pero algún arreglito podemos hacer.

Gracias.

(Música instrumental suave)

(Música árabe)

Pero ¿y esto?

¿De dónde lo has sacado?

Es de mi primo.

Estupendo.

Es lo que hay.

No, no, muchas gracias, Yousef.

Oye, ¿es posible que esto huela a cabra?

Es muy posible, mi primo es pastor.

"Yallah".

Perdón por el retraso.

¿Adónde vas con todo eso?

Bueno, supongo que lleváis los pasaportes.

Nos vamos a Túnez.

No, pásate delante.

(Música árabe)

Chicos, recordad a qué hemos venido.

Sí, a coger el dinero de esos ricos y salir corriendo, ¿no?

(JAIME) Sí, pues con estas pintas...

Sin embargo, tú, Lucía, pareces una princesa.

Estás preciosa, sí.

Gracias.

Oye, ¿soy yo o todavía olemos a cabra?

Julia,

¿va todo bien?

No has abierto la boca en todo el viaje.

No volveré a Fursa.

(Música ambiental)

Señor cónsul.

Hombre, te has dignado a visitarnos.

Me alegro de verte, Andy.

Y yo, Marisa.

¿Qué? ¿Cómo va en el hospital?

Mal.

Por eso estoy aquí.

Estás en el lugar indicado.

Disculpadme.

Vuelvo enseguida.

Te presento.

Soy Lucía, encantada. (MARISA) ¿Qué haces en la ONG?

¿Eres médico?

Bueno, soy educadora social, aunque ahora descargo camiones.

(RÍE)

Y... Yo soy Diego,

el típico joven atractivo y carismático

y este es Jaime,

el típico amigo feote, pero ocurrente.

Lo complementamos.

Encantada. -Somos un todo.

-(RÍE)

Eh... Oye, ¿Jorge, mi jefe?

Al final no ha podido venir,

pero me ha dado instrucciones para ti.

Ven.

Mira.

Es Eugenia de Visiedo,

una de las mujeres más ricas de España.

Su marido suele meterse en bastantes líos,

así es que a ella le viene bien mejorar su imagen.

Apoyando a nuestra ONG.

¿Alguna sugerencia?

Hacedla llorar.

¿Es difícil?

Es imposible.

Buena suerte.

Toma.

Viajarás a Madrid esta misma noche.

Órdenes de arriba.

Estaba tan cerca... Lo sé.

Lo sé.

Pero Libia es un país complicado.

Por cada Halcón que atrapes, surgirán otros.

Creía que después de tanto tiempo lo habías entendido.

Su familia posee

una de las fortunas más importantes de España.

Que nos la hemos ganado a pulso.

No sé por qué, pero tengo la sensación

de que tienen una idea muy equivocada sobre los ricos.

Mi familia ha trabajado muy duro toda su vida para llegar hasta aquí.

Nos hemos ganado todo lo que tenemos.

Por supuesto.

Sí, estamos completamente de acuerdo con usted,

pero solamente con el 0,01 % de los beneficios

que su familia obtuvo el año pasado

nosotros podríamos mantener el hospital.

Incluso abrir una escuela.

Lo siento, pero es que no creo

en todo eso de subvencionar la pobreza.

Ya,

lo que pasa es que uno no elige dónde nacer

y ellos lo han hecho en un país donde no hay oportunidades.

¿Se imagina cómo habría sido su vida

si hubiese nacido en un sitio así?

Cada día llegan mujeres embarazadas que... no tienen dónde ir,

niños huérfanos, familias enteras que no... no tienen nada...

No damos abasto.

Está bien.

Veré qué es lo que puedo hacer.

(Música ambiental)

Pensaba que nos iba a mandar a la mierda.

(RÍE)

Has estado genial.

Tú también.

Gracias. (RÍE)

Oye,

eh...

casi no sé nada de ti

ni de tu otra vida.

¿Qué otra vida?

Lo más interesante me ha pasado aquí.

¿No te espera nadie en España?

¿No? No.

¿Y a ti? No.

Mi mujer, mi exmujer me dejó después de la segunda misión.

Decía que me comprometía más con las causas humanitarias

que con ella.

¿Y tenía razón?

Todo el mundo cambia,

incluso yo.

¿Te importa?

¿Qué haces aquí?

Me invitaron.

¿Quién?

Yo también tengo amigos importantes.

Acerté con tu talla.

¿Sabías que venía?

No, pero lo esperaba.

Si supiera con quién está...

(Música de tensión)

(Pitido)

¿Tienes frío?

Sí.

Vente conmigo.

¿Adónde?

Tengo un palmeral de camino a Fursa.

¿Cuándo?

¿Esta noche?

¿De qué tienes miedo?

(Música romántica)

"Me gustaría brindar"

por todas las ONG destinadas en Libia,

ese maravilloso país,

que a pesar de las duras condiciones,

desarrollan una labor de héroes.

(Aplausos)

Muchísimas gracias.

Cónsul, yo también querría decir unas palabras.

Julia...

En realidad, se trata más bien de una despedida

ya que desgraciadamente,

regreso a España.

Yo también quiero agradecer

el enorme esfuerzo de los cooperantes,

pero no sería justo que nos olvidáramos de alguien

que desde un humilde segundo plano,

ha contribuido decisivamente al éxito de nuestra misión.

Me refiero a nuestro querido amigo...

el señor Hayzam.

Hayzam Rinaldi.

(Aplausos)

Él hace posible que todos los suministros

lleguen a nuestro hospital en Fursa.

Atravesando el desierto con su camión,

arriesgando su vida,

negociando con milicianos o con quien haga falta

para que le permitan pasar.

Un gran amigo mío,

que desgraciadamente ya ha muerto,

me dijo una vez

que los occidentales no entendemos que este es un país...

moralmente complejo

donde nada es blanco

ni nada es negro,

pero yo no lo creo,

traficar con armas es inmoral.

Gracias, Julia.

No he terminado. Sí has terminado.

Has terminado. Has terminado.

Por las ONG, por vuestra labor.

Gracias.

Salud.

(Aplausos)

(SUSPIRA)

(SUSPIRA)

(Pasos acercándose)

Bonito discurso.

Has tardado mucho.

Lástima que sea el último.

¿Cómo va a ser, con cuchillo, al estilo de tus amigos del Dáesh?

¿Mmm?

¿Cómo te sentirás cuando utilicen las armas que les vendiste

para bombardear escuelas y hospitales?

No debiste ir por Fathia.

De rodillas.

Si me matas, tú también estarás acabado.

El gran Halcón cazado por un simple asesinato.

¡He dicho que te calles!

Algún día tu hijo sabrá quién es su padre.

Vamos.

¿A qué esperas?

(Música animada)

Nos vamos.

¿Nos vamos? Espera. ¿Qué pasa?

Dile a Andy que mañana voy al hospital por mi cuenta,

que no se preocupe.

(Música de suspense)

(Notificación de móvil)

(Música animada)

Julia.

Julia, ¿qué pasa?

Se acabó.

¿El qué se acabó?

Buena suerte, Andy.

Julia.

(Risas)

(Música instrumental suave)

(Música romántica)

(Trinos)

(Señal de llamada)

"Hola, soy Lucía,

ahora no puedo atenderte, deja tu mensaje".

¿A ti no te dijo dónde iba?

Si te preocupa su seguridad, tranquilo que no la han secuestrado.

Doctor...

Acaba de morir.

No hemos podido controlar la infección.

Tanto esfuerzo para nada.

Andy, hizo lo correcto.

Se ha ido en paz, con dignidad, como un ser humano...

y todo gracias a usted.

Me encanta este sitio.

Podría quedarme aquí para siempre.

¿Y qué te lo impide?

Pues mi trabajo en la ONG,

mis compañeros,

mi compromiso...

¿Te parece poco?

Olvídalo.

¿Quieres que... que deje todo por venir aquí contigo?

¿Ese es tu plan secreto?

¿Estás loco?

Tanto como Majnún lo estaba por Layla.

Sé muy poco de ti,

no sé en qué trabajas,

no sé nada de tu vida.

Sabes la cosa más importante de mí,

que nunca he amado a otra mujer hasta ahora.

(Música romántica)

Aquí hice las prácticas de enfermería,

es uno de los mejores hospitales.

Había un doctor que era una eminencia.

"Aminencia". -Eminencia.

Eminencia. -Eminencia.

"A good doctor". Eminencia.

Hola. -Hola.

Jaime,

¿puedo hablar contigo?

Sí, claro.

Ah, sí, sí, yo voy a...

Siento lo del otro día.

No, no pasa nada.

Debí contártelo antes.

Mi vidaya está organizada.

Lo entiendo.

No quiero perder tu amistad.

No, claro que no.

Tienes que viajar.

Abre la mente.

¿Y... no hay nadie más?

(Trinos)

¿Nadie más?

¿Dónde?

Pues en tu vida.

Otra mujer.

Otras mujeres.

¿Crees que tengo un harén?

¿Lo tienes?

Aquí no todos somos iguales.

No mehas contestado.

Lucía.

(Arma cargada)

¡Eh!

¿Con quién estabas?

Un amigo.

Vive cerca de aquí.

Me pareció reconocerle.

Es imposible.

¿Te quedarás aquí?

(Mensaje de móvil)

Tengo un montón de llamadas perdidas de mi madre.

Contesta.

¿Mamá?

¿Qué?

¿Qué? Pero ¿está bien?

Sí, iré lo antes posible.

Chao.

¿Qué pasa?

A mi padre le ha dado un ataque al corazón.

Se está muriendo.

(JAIME) "He hablado con Lucía, está volando"

hacia España.

(MUJER) "Sabes que fue culpa tuya, ¿no?".

Lo que le pasó a papá.

(Gritos)

"¿No sabes con quién estás casada?".

"Claro que lo sé, con un hombre"

al que se lo debo todo y del que nunca dudaré.

Lucía, tenemos que hablar.

(REZA EN ÁRABE)

(Rezos en árabe)

"Allahu Akbar".

Me ordenan que nos marchemos.

¿No querías dedicar tu vida a ayudar a los demás? Pues este es tu lugar.

(FATHIA) "Hayzam no es para ti..."

ni para nadie.

¿Has utilizado la ONG para traficar con armas?

Sí.

Lo hice.

El feto está sufriendo desaceleraciones.

(Disparos)

(YUSEF) "Si entran a la ciudad,"

vosotros, los extranjeros,

"sois el objetivo".

"Pase lo que pase, siempre te querré".

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 3

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Promesas de arena - Capítulo 3

25 nov 2019

Tras concederle Andy una nueva oportunidad, Lucía se convierte en el alma del Hospital, estableciendo una profunda amistad con Fathia, una enfermera libia embarazada de un hombre del que oculta su identidad. Mientras tanto, y a la vez que su aventura con Hayzan alcanza su punto más álgido, el CNI ya sabe quién es el traficante de armas y se dispone a detenerlo.

ver más sobre "Promesas de arena - Capítulo 3" ver menos sobre "Promesas de arena - Capítulo 3"
Programas completos (5)
Clips

Los últimos 29 programas de Promesas de arena

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Adriana

    Me pasa lo mismo que a las anteriores, despues de ver los primeros dos no me permite acceder, vivo en Uruguay. me paso lo mismo con servir y proteger un buen dia no pude acceder mas. Por favor quisiera una respuesta ya escribi con la consulta y no he tenido razones.Gracias

    01 dic 2019
  2. Carmen

    Hola, soy de Mèxico, he visto los primeros dos capítulos y el día de hoy quiero ver el numero 3 y me dice que n o esta disponible en mi país. se podría saber por que razón no se puede ver este capitulo??? He seguido siempre sus series y nunca me habia pasado esto. Gracias.

    26 nov 2019
  3. Lucia Siciliano

    Buenos días,después que he visto los 2 primeros capítulos de esta serie , cuando voy a ver el 3 dice q no esta disponible en el país q me encuentro (Panamá) quisiera una explicación , me encantan todas las series de ustedes y veo varias .

    26 nov 2019
  4. Marina

    Hola, yo no vivo en España pero me encantaría ver la serie. Como le puedo hacer para verla ?

    26 nov 2019