Prodigios La 1

Prodigios

Sábado a las 22.35 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5168603
Para todos los públicos Prodigios - 27/04/19 - ver ahora
Transcripción completa

(Aplausos)

(BSO "Piratas del Caribe")

(CANTA "IL MIO BEL FOCO" DE MARCELLO BENEDETTO)

(CANTA "FAR AWAY" DE TAKATSUGU MURAMATSU)

(Fin de "Piratas del Caribe")

(Aplausos)

(Aplausos)

Buenas noches a todos. Bienvenidos

a la gran final de "Prodigios".

Maravillosa la Orquesta Sinfónica de Castilla y León

en este temazo de "Piratas del Caribe"

con la dirección del maestro Vázquez

y la colaboración especial de nuestros dos finalistas

de instrumentos: Carla Gómez, al clarinete,

y Jaime Infante, con su violín.

Ocupando la posición del concertino. ¡Bravo, bravo!

(Aplausos)

Bravo.

Estaba viéndolo ahí atrás,

y me emocioné casi hasta llorar

al descubrir a Jaime con su violín

al lado del director de la orquesta

y a Carla con su clarinete. Porque es una noche

difícil, os advierto, emocionante,

tensa, porque es la final de nuestro queridísimo programa

como es "Prodigios", que ha sido para todos nosotros,

pero creo que especialmente para mí,

una experiencia maravillosa.

Poder comprobar cómo tus aspiraciones,

tus sueños, sí se pueden hacer realidad.

Y también acompañados de muchísimo esfuerzo,

de muchísimo talento, de muchísima disciplina.

Al comienzo de este programa os dije "hola",

pero hoy, sintiéndolo mucho,

os tendremos que decir "adiós".

(PÚBLICO) ¡Oh!

Lo sé, lo sé.

Las despedidas siempre son tristes.

Bueno, menos cuando dijimos "hasta nunca"

a las hombreras dobles en los 90.

(EL PÚBLICO RÍE)

O a la carrera musical de Jesulín de Ubrique, que también...

(EL PÚBLICO RÍE)

Ahí yo creo que nos alegramos todos,

incluyéndole a él también yo pienso, ¿no?

Y ahora vamos a alegrarnos también

porque hasta que llegue ese momento de decir "adiós"

nos queda toda una finalísima para disfrutar esta noche mágica

en la que sabremos el nombre del candidato

que se alzará con el título

de Prodigio del año.

Es un nombre muy importante, es un momento muy importante.

Por eso, os vuelvo a advertir. Si veis que de repente flaqueo,

que hago como algún concursante de Eurovisión

y se me va un gallo estrepitosamente,

es claramente por lo que tenemos aquí dentro:

la emoción muy grande, muy grande, muy grande

por esta noche tan especial.

Pero, ¿por qué? ¿Por qué? ¿Por qué?

¿Por qué tiene que ganar solo uno?

Oh, cruel Dios de la televisión,

¿por qué no podemos dar 27 premios de 20.000 euros?

Porque, es verdad, el premio de este programa

es de 20.000 euros en metálico más una beca de estudios.

Pero si hacemos 27 premios de 20.000 euros cada uno,

pues claro, la cifra...

Pues bueno, es una cifra que de cualquier manera...

¿Perdón? ¿Sí? ¿Sí? ¡Ah!

¿Que los tengo que poner yo de mi bolsillo?

(EL PÚBLICO RÍE)

Eh... ¿Estáis seguros de esto? ¿Sí? Bueno, pues...

(CARRASPEA)

Lamentablemente, las normas son las que son

y solo puede ganar una persona.

Lo siento muchísimo.

Así que pasen ya nuestros seis finalistas.

(Música y aplausos)

¡Qué divino!

Guapísima, Lucía, me encanta. Jaime.

Amigos, Elisabetta, Raúl, Carla y Saïd.

Queridos, por un lado me gustaría ser cualquiera de vosotros

porque sois auténticos genios.

Prodigios entre prodigios.

Pero por otro lado, hombre,

la verdad que no sé si me gustaría tanto ser uno de vosotros

porque vaya papelón que tenéis hoy.

Pero si yo me siento así, ¿cómo estáis vosotros?

Carla, ¿tienes tú tan clarinete que vas a ganar "Prodigios"?

Pues la verdad es que no lo tengo tan clarinete.

Porque sé que todos mis compañeros

tienen muy buen nivel

y que aquí puede pasar cualquier cosa.

¡Guau!

Yo creo que sí que puede pasar cualquier cosa.

Elisabetta, es como si te hubiera robado uno de estos bordados

y me los hubiera puesto aquí también, fíjate.

Arriba de tu cintilla.

Tú que hablas cinco idiomas, seis en realidad,

si nos atenemos a lo que Nacho Duato nos ha enseñado

en este escenario, que se puede hablar bailando.

Puedes decir "puedo tomar un poco de café".

¿Tú podrías bailarme un "estoy nerviosísima"?

Pero en baile. Sí.

(CANTURREA) Estoy nerviosísima. (RÍE)

(Aplausos)

(RÍE) Muy bien, muy bien. Muchas gracias.

Y entre los finalistas de canto, Lucía y Raúl,

sé que sois muy amigos y estáis muy unidos,

¿podéis cantar algo a dúo ahora?

Raúl, ¿qué cantamos? -¿Eh?

-¿Cantamos la de "Believer"? Por ejemplo.

-¿Cuál? -La de "Believer".

-Ah, venga. -Venga.

Vamos a ello. Oye.

¿No estabais ya cantando? Pensé que hacías

un momento rap con eso de "gua, gua". ¿No? Vale.

(RÍEN)

Pues vamos a veros cantar a dúo.

(CANTAN EN INGLÉS)

¡Guau!

(Ovación)

Es un pareja

profesional musical. Yo creo

que estáis poniendo todas las cosas

todavía más complicadas para el propio jurado que está ya.

Estoy viendo aquí a Salvador Vázquez,

nuestro director de orquesta, haciendo así

porque claramente es muy difícil saber quién de ustedes

va a ser el ganador de "Prodigios" esta noche.

Yo quiero que sepáis que para mí

todos sois ganadores desde el primer momento.

Pero como ya he dicho, las normas y mi cuenta corriente

dictan quesolo uno podrá ser nombrado prodigio del año

y ganar esos 20.000 euros del premio

y el curso de perfeccionamiento intensivo

en el centro de alto rendimiento musical

de la universidad Alfonso X el Sabio.

Así que, amigos mío,

preparaos que enseguida os quiero ver aquí

dando lo mejor de vosotros para llegar a la final.

Muchas gracias. Gracias.

(Aplausos)

Bueno, ¡ah!

Y si yo estoy así, muy flan,

cómo puede ser que podamos imaginar que esté el jurado.

Ellos lloran tanto... Bueno, han llorado,

se han lanzado de esa silla, han hecho de todo,

han bailado, han cantado, han saltado...

Pero es indiscutible que lo pasan tan mal

eligiendo quién se queda y quién se va, que hoy,

claramente, están retrasando el momento de estar aquí.

Pero yo creo que ellos

aún no saben que la decisión final no pertenecerá a ellos.

Por favor, que entren ya a ocupar sus asientos

nuestras tres estrellas más internacionales

en el mundo de las artes:

Ainhoa Arteta, Nacho Duato y Andrés Salado.

(Aplausos)

Ese amor mío.

Estamos conjuntadísimos una vez más.

Y Nacho, mi vida. ¿Cómo estás?

Muy nervioso. Cuánto tiempo sin verte.

Mucho tiempo, es verdad, una semana entera.

Sí que estoy muy nervioso porque yo creo

que los tenemos todos. Estamos como contagiados.

¿Qué haces tú cuando te pones así de nerviosa?

¿Pegas un alarido tremendo que pueda romper un cristal?

(PIENSA) No.

Suelo escuchar música zen, fíjate.

Música zen. Antes de salir a cantar

o cualquier situación tal, me suelo poner una música

de meditación y, bueno,

que sea lo que Dios quiera. Pues que sea lo que Dios quiera.

Pero que por favor nos coja

con vosotros sentados en vuestros asientos.

Si no os molesta. ¿O queréis quedaros aquí acompañándome?

Venga, vámonos. Gracias.

A nuestros puestos.

(Aplausos)

(RÍE) Bueno...

Es que nos hemos hecho más que amigos, de verdad.

Me los llevaría a mi casa todos los días

y me probaría la ropa y los utilizaría de jurado.

"¿Esto me queda bien?".

Pero queridos, en este final, vuestra misión será elegir

al mejor de cada categoría.

Pero los tres que sobrevivan

a vuestro implacable criterio se enfrentarán

al juicio del público de este auditorio.

Es decir, a vosotros.

Sí, sí. A vosotros.

Al final del programa, elegiréis al ganador

mediante un sistema de voto electrónico.

El finalista que más votos reciba será nombrado

Prodigio del año.

Todo esto ante notario, faltaría más.

Me puse este esmoquin porque es el de ir al notario.

¿Queda claro? Es decir, acompañan con sus decisiones,

como lo han venido haciendo, hasta escoger

a los tres finalistas.

Pero sois vosotros a través de ese voto electrónico

los que escogeréis al ganador.

No es que no quiera estar ni en los pantalones

de los concursantes ni en los míos,

sino en los de ustedes, desde luego.

Que deben de estar ahora asombradísimos

de esta inmensa responsabilidad. ¡Nacho!

Yo he ido a casa a ver si tenía las plumas que usé en Cibeles.

De Montesinos. De Montesinos, es verdad.

Pero no las he encontrado.

Entonces esta mañana he ido a la ciudad

y te he comprado un par de plumas.

No te puedo creer. Sí.

¿Quieres que me las ponga ahora?

Son las plumas con las que vas a escribir tu próxima novela.

Son unas plumas estilográficas. ¡Oh, no!

¡Oh! Pero por favor, Nacho...

¡Qué divino!

Creo que te van muy bien estas plumas.

(Aplausos)

Totalmente, qué monada. ¿Me las guardo o te las quedas?

Me las quedo conmigo.

A mí la pluma me encanta también. Me encanta, Nacho.

Qué maravilloso eres. Me has leído mi pensamiento.

Siempre digo que tengo dos plumas:

con la que nací y con la que escribo.

Exactamente. Claro.

Y con la que nosotros disfrutamos.

Qué pena despedirme de vosotros tres.

Pero más voy a sentir tener que hacerlo

de mi queridísima Paula Prendes. Paula, ¿qué tal estás?

¡Boris! ¿Cómo estás? Yo no sé ni cómo estoy.

Tengo ansiedad, tengo tensión, tengo nervios,

tengo alegría, tristeza, pena...

Que más que hablar con los prodigios y con sus padres

me apetece hablar con un psicólogo.

Pero eso lo haré más tarde, cuando termine la gala de hoy.

Mientras, chicos, ¿cómo estáis vosotros?

Porque yo estoy fatal de lo mío.

-Pues yo no estoy nervioso ni nada.

No me esperaba ni que me llamaran cuando me dijeron

que iba a venir al concurso y...

Yo mi parte ya la he cumplido. Y no tenía ni parte.

-Olé tú, olé tú. Tra-tra.

Oye, ¿y habéis hecho alguna porra de quién va a ganar

o al menos quién va a ganar en cada candidatura?

-La verdad es que no lo hicimos. Nos apoyamos todos todo el rato.

En la comida estuvimos diciéndonos cosas bonitas,

nos levantábamos, y la verdad es que no.

Queremos todos ser ganadores. -Lógico, normal.

También estoy aquí con los padres.

¿Os esperabais que vuestros hijos fuesen a llegar tan lejos?

-La verdad que no. Desde el primer momento era

prácticamente impensable entrar en el programa.

Que haya llegado aquí es un premio impresionante para ellos.

-Ya, pues tienes toda la razón.

Bueno, padres, aprovechad ahora.

Vais a ir a la platea, os vais a sentar.

Creo que en la puerta hay una compañera que os da pañuelos

para que no moqueéis, porque lloráis mucho

y luego salís mal en la tele, con chorretones.

Abrazad bien a vuestros hijos.

Boris, esto es lo que hay aquí.

Con muchas ganas de que empiece esta mágica noche.

Y que gane, no sé si el mejor,

que gane el que tenga que ganar. El que decidan.

(Aplausos)

Fenomenal, Paula.

La primera finalista en busca de es recompensa a su esfuerzo

será Lucía Rodrigo.

Los que nos habéis seguido sabéis ya que pertenece a la categoría

de canto, ¿no? (EL PÚBLICO RÍE)

Y antes de ponerse de frente a este jurado

para cantar su tema,

"Il mio bel foco", ha querido relatarnos

todo lo que ha vivido en los anteriores programas.

Vamos a escucharla.

(Aplausos)

Hola, me llamo Lucía.

Tengo 16 años.

Doy clases de canto lírico,

pero también me gusta mucho tocar el piano.

Así que a por todas.

(CANTA)

Lo que me ha hecho llegar a la final

ha sido cantar con el corazón.

Pero sobre todo con la verdad.

He aprendido a expresar,

que antes no lo hacía.

(CANTA)

Fue lo primero que me dijo Ainhoa:

expresar y llegar a los demás, y era lo que me costaba.

(CANTA)

Es muy importante para mí estar con Raúl en la final.

Lucía.

Ya no somos compañeros, nos hemos hecho amigos.

Y hacemos muy buen equipo.

Esta experiencia ha sido un aprendizaje.

(CANTA)

Ha sido un camino a darme a conocer también,

y sobre todo, de amigos.

(RÍE)

(Aplausos)

(Música)

(CANTA)

(Ovación)

Gracias.

Lucía, divino.

Parecías una sirena.

De verdad, buscando a todos esos Ulises por el mundo

para poder seducirlos con su canto.

Que divina has estado y qué divina estás vestida.

Me encanta ese traje, de verdad.

Me parece que te queda fenomenal. ¿Tú cómo te has visto?

Muy bien, muy bien. Estoy muy contenta.

Lucía, algo que toda España se está preguntando es...

Has dicho que tienes una colección de deportivas muy importante.

Sí. Yo te dije que eran diez

y me dijiste que eso no era nada, que era mucho más que diez.

Hay un montón. Muy bien.

Si ganaras los 20.000 euros que paga el concurso, no yo...

(RÍE)

Si ganaras los 20.000 euros,

¿cuántas deportivas te comprarías? Ninguna.

¿Ni una sola?

No me creo nada.

Lo guardaría para algo más importante.

Pero las zapatillas son importantes, mi amor.

Tengo un montón, no necesito más. Muy bien.

(RÍE) Me parece muy serio

lo que acabas de decir. ¿En qué invertirías el premio?

En mis estudios para canto cuando sea más mayor.

Esa es la mejor inversión siempre, desde luego.

Mira yo, que no tengo estudios, pero bueno...

Vamos a ver qué opina el jurado. Ainhoa, tú tienes la voz cantante.

(RÍE) Nunca mejor dicho.

A ver, en mi valoración técnica tengo que decir

que te he notado muchísima mejoría

de estas anteriores semanas.

Creo que intentas, o por lo menos pones el empeño,

el esfuerzo por utilizar mejor el aire.

La afinación es perfecta.

Y lo único que me quedaría decirte como una pequeña...

No es crítica, es un consejo. Espera un segundito.

¿Puedo...? Puedes perfectamente.

Va a hacer un "clash" de titanes de las lentejuelas

que tenéis las dos.

Vamos a salir como las estrellas fulgurantes.

¿Puedes tocar, maestra, la parte del final?

Porque yo no me sé esta obra.

Voy a mirar. Luego la haces tú, ¿eh?

Muy bien, Ainhoa.

(CANTA)

Sí, es justo. Primero ese...

(CANTA)

(CANTA)

(CANTA)

(CANTA)

(PARA DE CANTAR)

Me refiero a esto. Ajá.

(CANTA)

Perdón, perdón. Que no me la sé.

(Aplausos)

Un consejo. Mírame y luego lo repites

porque sé que lo vas ha hacer muy bien.

(CANTA)

Claro, claro.

Bravo. Así, con sentimiento. Repítelo tú.

(Aplausos)

Repítemelo, el primero y el segundo con más intención.

Claro, subrayándolo. Claro.

Muy bien. Ya verás qué bien lo vas a hacer.

(CANTA)

¡Bravo! ¡Muy bien!

(Aplausos)

¡Qué divina, Ainhoa!

¡Qué clase! ¡Qué master class!

¡Qué master class divina!

¡Que emocionante!

Es que es verdad,

porque lo dice la propia canción.

Es lo que decía María Callas, que uno tiene que entender

todo lo que está haciendo.

La canción dice "jamás, jamás se extinguirá".

Pero como lo has hecho, Ainhoa,

me ha parecido fabuloso como estás en el piano

y vienes desde el piano: "bueno, ya está".

(INTENTA IMITARLA CANTANDO)

(RISAS) Fabuloso, maravilloso.

Mi amor, vete a descansar tus cuerdas vocales.

Y también esa sonrisa maravillosa que tienes

porque todos esperamos volverte a ver aquí en la final.

Gracias. Gracias.

(Aplausos)

Claramente, me he sentido superbién

porque que Ainhoa Arteta se enseñe algo es increíble.

Me ha dicho que tengo una afinación perfecta y me ha dado

una master class de cómo interpretar

el final de mi canción para que se escuche mejor.

(Aplausos)

Almudena.

¿Cómo estás? Bien.

Eres la mamá de Jaime. Sí.

Qué divina, qué estupenda.

Estoy contigo y tengo conmigo esta especie de chocolate

o de castaña, de marrón glacé. Que no es un marrón glacé,

es una pastilla de resina para violín.

Exactamente. Es cierto.

Lo voy a mostrar bien.

Es un poco insólita. En realidad, ¿qué es lo que limpia?

¿Lo que cuelga o la propia pastilla?

Esto se usa para echar en las cerdas del violín,

para que cuando en el violín toca las cuerdas suene.

Si no le pones esto, no suena. Tú ahora lo sabes.

¿Pero qué te pasó el primer día? Pues que yo...

Jaime te tuvo que mostrar esta piedra filosofal.

Cuando Jaime tenía dos añitos, le compré un violín en una tienda

y lo llevé a casa. ¿A los dos años?

Sí. Guau.

Lo saqué, empecé a tocarlo y no sonaba. Volví a la tienda

y le dije: "Me has dado un violín roto".

Entonces, la señora de la tienda me dijo:

"Esto es una resina que le tienes que poner las cerdas del violín".

Anda. Oye, pero una cosa. ¿La resina vino gratis

o costó un poquito más? Creo que me la regaló.

Menos mal, menos mal. Tenía que habértelo dado con el violín.

No me lo dio. No te lo dio, se le pasó.

Pero estas cosas pasaron un poco al principio, como bien dices,

a los dos años de edad de Jaime.

Ahora ya eres un poco más experta. Un poco.

Y me imagino que vuestros vecinos también, ¿no?

Sí, pero de momento, no hemos tenido ningún problema.

O sea que en eso estamos contentos

Porque toca mucho, pero toca muy bien.

Entonces no les molesta. (RÍE)

Muy bien. A estas alturas, Jaime es un virtuoso

y ese virtuosismo lo ha hecho llegar aquí,

hasta la final de "Prodigios".

Vamos a escucharlo en un vídeo

que hemos preparado sobre qué le parece llegar hasta aquí.

(Aplausos)

Mi nombre es Jaime Infante. Tengo 14 años,

soy de Madrid y vivo con mi madre.

Toco el violín desde pequeño.

(Música desafinada)

La música me sale de dentro.

(Música)

Los consejos de los jueces...

Dentro del enorme talento que tienes,

dale más caña. Si tocas "Tormenta" despéinanos con la tormenta.

...me han servido de mucho y entonces...

(Música)

...yo creo que he mejorado bastante, en general.

(Aplausos)

¡Jaime! ¡Bravo! Vaya chaval.

De "Prodigios" me llevo los amigos.

-Genial, tío.

-Me llevo tocar con una orquesta increíble.

(Música)

Y estar en un escenario tan grande, con tanta gente.

Tengo muchas ganas de actuar en la final y estoy entusiasmado.

(Aplausos)

(Música)

(Aplausos)

-Qué bonito.

¡Increíble!

Desde luego, qué bella relación.

Fantástico, Jaime.

Fantástico.

Además, es increíble cómo te relacionas

con la propia orquesta.

¿Qué tal te has sentido sentado de concertino?

Genial, genial. Ha sido un momentazo.

Sí, sí. Pero este momento de acá,

esta tormenta que has creado, me informan que tras tu actuación

han puesto cientos de hojas de reclamaciones

al instituto de meteorología por no avisar

de esta gigantesca tormenta de verano que has creado.

Enhorabuena de nuevo a ti por regalarnos este Vivaldi

tan estupendo. Muchas gracias.

Lo puedes hasta bailar. Yo hacía...

(TARAREA)

¿Tú cómo te encuentras? ¿Estás satisfecho?

Sí, muy satisfecho. Creo que lo he hecho bien

y aprovechando, quería dar las gracias a la orquesta.

Que están enamorados de ti. Es increíble. Gracias.

(Aplausos)

Maravilloso.

Vamos a ver si el jurado está igual de enamorado de ti

como la orquesta, que creo que te van a poner allí

a trabajar con ellos. Vamos a empezar, por supuesto,

al tratarse de la categoría instrumental

con el fantástico y maravilloso Andrés Salado.

Gracias, Boris. Jaime, fantástico.

Fantástico trabajo, fantástica manera

de tocar, de interpretar.

Fantástico colocado técnicamente.

Tu "spiccato", tu manera de tocar con tu mano izquierda

la relajación de tu muñeca, que es importante para este repertorio,

que el sonido no suene apretado.

Y una cosa muy importante que es salirte de tu zona de confort,

que es tan importante para un músico.

El músico, digámoslo así, mediocre es el músico que se mantiene

en un mismo centro. Pero el músico que realmente enamora es

el que es capaz en los extremos comunicar con calidad y calidez.

Y esto es fantástico.

Yo te pediría una cosa.

Si lo puedes probar para hacerlo con el público.

Estos pantalones... Así los vemos.

Es maravilloso este hábito que tienes,

estos pantalones escoceses tan monos.

Gracias, Boris. Tu esmoquin no se queda corto.

Gracias. Pero no vuelvas loco a...

¿Qué opinas de los pantalones escoceses?

Más vale que hables bien porque te tengo que ayudar.

No lo coacciones. ¿Qué opinas? Son muy bonitos.

Le quedan muy bien. Ah, bueno.

Gracias.

Vais vestidos más o menos con lo mismo.

Te diría una cosa, que es un consejo mío.

Tú estás tremendamente concentrado en tu instrumento.

Es una prolongación de ti.

Pero nunca olvides, y esto es superimportante,

siempre levantar la cara y comunicar hacia el público.

Es muy importante cuando tienes...

Nuestra profesión no existiría sin el contacto con el público.

Es cierto. No existiría.

No tendría ningún tipo de sentido.

Siempre necesitamos generar un canal de comunicación

con la cuarta pared, que es en este caso...

Entiendo que tienes aquí al jurado y detrás el público,

pero no olvides nunca jamás

levantar la voluta siempre, mirar al público

y comunicar ese mensaje.

Porque tocas fantásticamente bien.

Pero ese plus te va a hacer creer muchísimo como artista.

Gracias. Bravo.

Y sonríe, a ver cómo sonríes?

(Aplausos)

Me parece muy bien lo que te ha dicho

pero la propia música estaba...

(TARAREA)

Es muy difícil estar... Claro.

Yo lo veo un poco complicado. Ainhoa, ¿qué opinas?

Solamente tengo que hacerte una pregunta, Jaime.

¿Cuántas horas de dedicas al violín al día

o a la semana? ¿Cómo lo haces?

Al día practico una hora por la mañana

y si luego tengo clase no practico.

Si sí tengo clase practico.

Eh... No practico, pero si no tengo clase...

Vaya follón Te estás volviendo un lío.

Piensa dos veces lo que vas a decir

para que no te vayas a autoengañar.

¿Practicas mucho? Sí.

¿O no practicas nada? No, practico.

¿Eres tan prodigioso que te sale así?

En conclusión, lo que te ha dicho Andrés es perfecto

y yo, volver a reiterarme en lo mismo:

que eres un prodigio, de verdad. Además.

Muchas gracias. Eres un prodigio.

Nacho.

Sabes que desde el primer momento estoy enamorado del sonido

que sacas al violín siendo jovencito.

El otro día hablábamos de que quieres ser

compositor de Bandas Sonoras. Sí.

¿Conoces a Alberto Iglesias, por ejemplo?

Ha hecho muchas músicas para Almodóvar,

Julio Medem... Pero yo creo que tienes que hacer también

música para ballet.

Ahí está. Claro. Claro.

Te voy a llamar dentro de poco Jaime Infante Cano.

Coreógrafo: Nacho Duato.

Música: Jaime Infante Cano. Bravo, bravo.

Claro... Bravo, Nacho.

Pues muy bien, Jaime Infante Cano.

Yo, Boris Rodolfo Izaguirre Lobo.

Espero que puedas ir a descansar con tus compañeros.

Con todos los nombres que ellos tienen.

Aprendértelos bien y volver a estar aquí

para la final. Vale, muchas gracias.

La final de finales, muchas gracias.

(Aplausos)

Ay, Dios mío. La final de finales.

Es donde estamos. Estamos en este momento

escuchando a todos los finalistas y luego

viviremos ese momento que es la final de finales.

Si algo he aprendido en "Prodigios"

es que vivir sin música es un error.

Pero vivir sin Paula Prendes es aún peor.

¿Cómo va todo por el "backstage", Paula?

Hola, Boris, mi querido. Por aquí va muy bien.

Estoy ahora con Elisabetta, que vienes de rojo preciosa,

que es la primera finalista de danza.

¿Cómo estás? Lo primero. -Muy bien, un poco nerviosa,

pero creo que me va a salir muy bien.

-¿Sí? Qué bien. Confianza en ti misma, eso es muy importante.

Elisabetta, ¿qué sentiste cuando Nacho Duato

pronunció tu nombre, ¿te lo esperabas?

Realmente no me lo esperaba. Y por eso, muchísimas gracias

porque estoy supercontenta ahora. -¿Sí?

-Sí. -¿Crees que te estarán viendo

tus compañeras y compañeros de la escuela,

donde estás ensayado siempre a diario.

-Yo creo que me están viendo y: "Hola a todos

y gracias por mirarme.

-"Gracias por mirarme", qué mona es ella.

¿Quién viene por aquí detrás? Paula Prendes...

¿Pero qué hace Boris? Esto no lo sabía.

Paula Prendes, nunca había estado acá.

He tenido que esperar hasta la final de finales

para poder venir acá y ver ese momento real,

donde Elisabetta está también más relajada.

Bienvenido a mi salón. Estás bellísima.

Y están todos estos productos ibéricos.

Están buenísimos. Maravilloso.

De la Ribera del Duero, que nunca me guardáis ninguno.

Y no me puedo comer ninguno. He tomado queso y está muy bueno.

Qué bueno. Le preguntaba a Elisabetta

si podía comer antes de salir y me dijo que sí,

que podía tomar un trocito de queso.

Estoy hablando con la boca llena. ¿Pero lo haces?

Prefiero no hacerlo porque tengo que estar concentrada.

-Perdón. Prefieres no hacerlo.

Estás impactada que esté aquí.

Prefiere no hacerlo porque... Prefiero no comer nada.

para estar concentrada y que lo puede hacer lo mejor que pueda.

Es algo buenísimo. Tú le sigues dando.

Bueno, Boris. Está buenísimo todo.

(RÍE) Está buenísimo todo. Incluso la comida.

Está buenísima. ¿Voy al escenario y te quedas aquí?

Bueno, me parece una idea fenomenal.

Elisabetta, perdónanos. Estamos un poco nerviosos.

Y así destensamos. Es tu momento

y, mientras Boris merienda, cena o lo que él haga,

vamos a recordar cómo ha sido tu paso por "Prodigios".

(Aplausos)

-Hola, soy Elisabetta Fasoglio. Nací en Milán hace 15 años.

Llegué a España hace solamente cuatro.

Mi madre era bailarina y ella nos inculcó esta pasión

a mí y a mi hermano.

(Música)

Estoy muy contenta, muy nerviosa. Porque la final es

mucho más difícil que lo que hemos hecho antes,

pero lo daré todo.

De "Prodigios" me llevo, sobre todo, la experiencia.

Los amigos que siempre te apoyan.

Saïd es muy buen amigo

y espero que le salga todo bien

y que si tiene que ganar, que gane.

Si dicen mi nombre en la final,

lloraría de la emoción y el dinero se lo daría a mi abuelo,

que vive en Ucrania y como allí es difícil vivir,

se lo daría a él y a mi abuela también.

(Aplausos)

(Música)

Está mucho mejor.

Mucho mejor.

(Aplausos)

Elisabetta, has estado divina. Divina, divina.

Ya os pillo todo.

Estabas viendo a tu hermano,

que te ha estado grabando con el móvil.

Con lo divertido que es verlo en casa por la televisión

Claro, la tecnología va así de rápido y de loca.

Te hemos pillado grabando con el móvil

en el propio teatro.

Bueno, menuda manera de flotar en el escenario, de verdad.

Qué estupenda. Muchas gracias.

Te quiero preguntar si los días de mucho viento

tienes que estar agarrada de algo para que no te lleve.

Precisamente el viento. (RÍE)

(RÍE)

Yo seguiré fuerte y seguiré haciéndolo como lo hago siempre.

Muy bien.

¿Cómo te has visto? Me he visto muy bien.

Y creo que he mejorado mucho respecto a la gala.

Y estoy muy contenta. Claro que sí.

Pero sigues estando igual de nervioso que todos nosotros.

Porque te veo... Nacho, Nacho.

¿Estás tú nervioso? Sí.

Con la actuación, lo que tengas que decir...

Yo creo también que lo has hecho mucho mejor.

Las pequeñas correcciones que te di

están poco a poco... Las estás asimilando.

El otro día te dije que yo creía que era un vampiro.

porque me encantan los cuellos de las bailarinas y bailarines.

Sobre todo cuando bailas relajado, pero otra fijación son los pies.

Tienes que trabajar un poquito más los pies.

Cuando haces un arabesque...

Haz un arabesque que yo no puedo.

tengo la espalda más. ¿Puedes hacer el arabesque?

Muy bien. Estira el pie, no lo dejes flojo.

Y en la pirueta, la segunda yo no puedo...

Mira, mucho mejor. Tengo que poner la pierna aquí.

En la segunda quédate recta

Ahora verás, haz otra vez la segunda.

Ahí. Sube, sube, sube la pierna. Eso es. ¿Me entiendes?

Y una última corrección.

Los brazos siempre delante, no los tires.

Hazme tombé, coupé, cuarta. Oh, my God. Dios mío.

¿Dónde voy yo? Lejos los brazos.

No los subas tan arriba, lejos. Ahí. Mucho más bonito. ¿Vale?

Piensa en eso.

Pero has bailado muchísimo mejor, eres muy trabajadora.

Y eso es muy importante. No dejes de trabajar.

Bravo, Elisabetta, por favor.

(Aplausos)

Tras este momento mágico... Ay, que divina.

Es que ya eres una bailarina. Has nacido bailarina,

pero todas estas cosas te van perfeccionando.

Que es lo que es la carrera de una bailarina.

Ir siempre hacia la perfección. No hay otra cosa más. Ainhoa.

Elisabetta, Dios mío.

Es tan bonito verte bailar. Estoy con Nacho, no entiendo mucho

pero has mejorado muchísimo desde las primeras semanas

a ahora. Lo único que te animaría esa seguir los consejos

que te da Nacho, a seguir bailando,

que yo sé que vas a seguir bailando

porque lo llevas en las venas.

Y a seguir disfrutando de lo que haces.

En la vida es muy importante disfrutar con lo que uno hace.

Bravo, es verdad. Muchas gracias.

(Aplausos)

Pues este consejo, por favor.

Ahora puedes ir deslizándote, pensando siempre

en esos brazos, ¿no?

Adiós, guapa.

(Aplausos)

No estoy muy nerviosa porque creo que lo he hecho muy bien.

Y lo he hecho lo mejor que podía.

Entonces ahora hay que ver lo que va a pasar.

-Atención en el auditorio, en vuestras casas,

atención aquí, chicos, porque yo también tengo sorpresas.

No va a ser Boris el único.

Tengo un sorpresón tremendo, porque hoy ha querido venir aquí,

a veros a vosotros, a pasar a saludarnos,

una artistaza monumental.

Para mí es un honor poder entrevistarla.

¿Tenéis ideas de quién puede ser? No, mira qué caras.

Venga, que pase ya la gran, la maravillosa

Luz Casal Hombre.

Es maravillosa. Sí.

(Aplausos)

La adoro. ¿Y quién no?

Luz, hola. -Encantada.

-Hola, cariño, bienvenida. -Hola.

-Luego van a tener su tiempo para preguntarte cosas.

(RÍE) -Bueno, encantada.

-¿Cómo estás? -Muy bien.

-Un honor tenerte aquí.

Para regalarnos tu talento, apoyando la música clásica.

-Sí. -De verdad, un honor.

-Bueno, el honor no sé si es tanto, pero estoy encantada

de estar aquí. De estar sorprendiéndome

con la gente, con los talentos que hay

tan emergentes. -¿Verdad?

-Tan buenos, tan entregados. Y gracias por invitarme.

-Gracias a ti. Yo estoy nerviosa porque soy muy fan tuya.

-Te lo agradezco. -Desde siempre.

-¿Qué te parece, Luz, lo que decías un poco...?

Que siendo niños tan jóvenes se sigan apasionando

y enamorando por la música clásica.

-La vocación no tiene que ponerle barreras.

Entiendo perfectamente que él quiera tocar un instrumento

como el violín. Que alguien quiera dedicarse a la danza.

La música clásica es nuestra base.

Es necesario, está bien.

Incluso para dedicarte a la música popular como me dedico yo.

-Pues nada, Luz. Cuántos consejos, chicos.

Dentro de un rato te vamos a ver en el escenario.

Vamos a ver a esa maravillosa orquesta interpretando

uno de los temas que más me gustan de tu discografía: "Sentir".

Y mientras, te voy a emplazar a que te sientes con los chicos.

-Perfecto. -Sí, siéntate con ellos.

-Se me pega un poco el talento. -Claro.

Tienen mucho que preguntarte aunque ahora estén tímidos.

De verdad, ya verás cómo son.

Mientras, voy a dar paso a nuestro finalista de canto.

Es un chico con una voz de ruiseñor,

con una sonrisa de ángel, pero eso sí,

el saber estar de una persona adulta y madura en el escenario.

No es otro que mi queridísimo Raúl Parejo.

Vamos a recordar su paso por el programa.

(Aplausos)

-Hola, me llamo Raúl. Tengo 13 años

y vivo en Los Palacios de Villafranca, Sevilla.

Desde pequeño siempre estaba cantando.

Y ahora no sólo canto en casa sino también en bodas y eventos.

Lo que más me gustaría es ganar "Prodigios".

(CANTA "CARESE SUR L'OCEAN", BRUNO COULAIS)

Al estar delante de una cámara

y delante de tantas personas mirándote y de gente importante,

estaba muy nervioso, estaba muy, muy nervioso.

"Carese sur l'ocean".

¡Has cantando con una posición que es la más correcta que existe,

la posición de la sonrisa!

-Que Ainhoa se emocione conmigo y también el público es un orgullo.

¡Mira cómo estoy! ¡Ay, Ainhoa!

¡Y nosotros! ¡Y nosotros! ¡No lo puedo remediar!

-Es una experiencia inolvidable, es impresionante

y es muy emocionante.

Aplausos.

(Música de la orquesta)

(CANTA "FAR AWAY", TAKATSUGU MURAMATSU)

(Coro)

(Aplausos)

¡Raúl!

¡Raúl, claro que sí!

¡Qué divino!

¡Raúl, qué elegante te has vuelto

en tu paso por este programa! A pesar de...

Que ya nos fascina tu voz.

Pero me encanta cómo has saludado a la orquesta

y también al coro. Esa complicidad

que se ha creado entre vosotros en este programa.

¿A que no me equivoco? -No te equivocas.

Pero tengo la impresión de que estás practicando hipnosis.

Estás haciendo ejercicios de hipnotismo con la familia

claramente, te lo veo en la cara. Tienes a toda tu familia así,

hipnotizada, ¿o no? -Me has pescado.

Te he pescado. -Me has pescado.

Y el público está... con la boca abierta, o sea que tú

hipnotizas con la voz pero también estás haciendo con los ojos

y tienes a todos ahora que les puedes decir:

cómanse una manzana y en realidad es una cebolla.

¿No? Esto puede ser. Bueno.

Yo estoy fascinado pero queremos también

escuchar la valoración del jurado.

Y quiero, antes de escucharte, Ainhoa,

agradecer al Coro del Conservatorio de Música de Castilla y León

y a sus coristas colaboradores

por acompañarnos a lo largo de todo el programa.

Muchísimas gracias. ¡Gracias!

(Aplausos)

Bueno, como yo estoy un poco hipnotizado,

voy a seguir con mis malos chistes

y vamos a pedir en el jurado a Ainhoa que nos cante

su valoración. No, fantástico...

No que la cantes, es verdad que te pones a cantar.

Que la cantes, que cantes.

Fantástico destacar que durante todas estas semanas

este magnífico coro nos ha acompañado.

Muchísimas gracias porque habéis estado ahí.

Y parecía que os faltaba el foco pero ahora lo tenéis. Gracias.

Seguimos, Ainhoa. Raúl.

Raúl, corazón, a ver una vez

lo ha dicho muy bien nuestro querido Boris.

Llegas y enamoras, encandilas;

el primer día ya me viste, yo me desbordé,

me trajiste muchísimos recuerdos.

Sigo pensando que, además

del primer día, incluso ahora que te estoy escuchando

con más calma...

Pues pienso que me sigo reafirmando en lo que te dije,

la pureza de tu voz,

la nobleza de tu canto.

Es una joya escucharte.

Quizá, me gustaría decirte, por decirte algo,

y además que creo que es normal en tu instrumento,

dado la edad que tienes,

que a veces tenga algún pequeño problema

de entonación, pero que...

Te quiero decir que eso es una cosa

que yo creo que va con el propio desarrollo del instrumento

y alguna indicación técnica que se te pueda dar.

Pero lo demás, hijo mío...

Sigue así. El día que llegue el cambio, sigue así también.

Y yo te he escuchado hablar y me atrevo a decir que tú serás

un barítono el día de mañana. ¡Guau!

¡Qué bien! Impresionante. Nacho, por favor.

Fijaos cómo suena, que parece una flauta.

Claro, pero que puede llegar a ser un barítono.

Como de roble, ¿no?, una flauta...

Es que la voz hablada... y él, como va a pegar un buen tirón,

es muy posible que sea una voz más grave cuando cambie la voz.

Muy bien. Nacho. Bueno, él sabe

que yo estoy totalmente entregado.

El otro día dije que me lo iba a comer.

Pero si me lo como no va a poder cantar.

Pero yo, cuando te escucho, se me van todos los males

y me llevas, me transportas. ¡Es una maravilla!

Y una cosa que me alucina

es que tienes un acento muy cerrado andaluz,

pero cuando cantas no se te nota. Es verdad.

¿Puedes cantar eso en andaluz? -¡Uf, uf!

No se entendería, me da a mí. Claro.

Oye, no pierdas nunca tu acento. Yo jamás he perdido el mío.

Pero es cierto, ¿cómo consigues que no se...

Se trasvase el acento en lo que cantas?

-De tantas veces que la he cantado, al final se te queda la letra.

Y se... las "eses" mínimas se te quedan.

Muy bien. Andrés. Andrés, por favor.

Bueno, ya sabes que nos tienes enamorado a toda la mesa

con tu manera de cantar, esa manera

de ponerte en el escenario, situarte,

mirar a la izquierda, al centro, a la derecha...

Sonreír. Con esa sonrisa, decir:

aquí estoy yo y aquí os regalo esta música.

Y luego, para enfatizar un poquito lo que te ha dicho Ainhoa,

ya no para ti sino para todo el público,

cuando uno canta con "vibrato",

la onda es mucho más abierta, ¿de acuerdo?

Y esto pasa con los instrumentos también. La capacidad de afinar

es más sencilla que si la línea es directa.

Es directa y tienes un margen cero para afinar.

Yo creo, me atrevería a decir también,

la gestión del aire en algún momento

hace que te quedes un pelín calante en algunos momentos,

pero que eso es precisamente la dificultad más grande

del canto. Pero...

Perdona que te pise, pero yo creo que esto es... me voy a levantar.

Viene Ainhoa. Yo le he notado que esto...

Ainhoa tiene un puente aéreo.

Tengo puente aéreo y como es el último día,

ya me desparramo, ¡se acabó! Y son mis niños.

En realidad vienes, porque como hacemos juego...

Vengo para que se me vea bien. Estar a mi lado.

Escúchame, ¿tú eres capaz

de reproducir esta última nota que has hecho?

Como no tengo oído absoluto y no va a tocar la orquesta...

El último... cuando te deja solo el coro,

porque cuando vas con el coro y con la orquesta,

vas muy bien. Pero cuando te toca hacer algo que estás solo,

es ahí donde tenemos, quizá, el desbalance.

Pero no es una cuestión de que no tengas oído

sino de tu instrumento.

Y es lo que quisiera yo saber y si te puedo ayudar ahora mismo

y lo puedes repetir conmigo

porque, por una cuestión incluso de posición bocal,

lo podemos casi solucionar. ¡Guau!

-¿Desde dónde? A ver, maestro.

Desde dónde... sería el final.

Es un la.

Es un la, ya lo dije yo siempre, toda la vida, es un la

Es un la, maestro. ¿Sabe?

Yo es que tengo memoria auditiva, pero oído absoluto no lo tengo.

No tengo ni memoria auditiva ni oído absoluto pero...

Oído absoluto es que eres capaz

de reproducir una vez de escuchar

una canción en una tonalidad,

ya no eres capaz de cantarla en otra.

¿Sólo en esa? Y te sale

en la tonalidad en la que tú la has aprendido.

Aunque no te den la nota en el piano.

Si la aprendes en la, siempre la vas a cantar en la.

Y además te rechinará cuando no sea así.

Ya lo tenemos más o menos claro. Tú cántala, ¿vale?

(Música de la orquesta)

(CANTA "FAR AWAY", TAKATSUGU MURAMATSU)

Bien, ¿y así terminas? ¿No?

(ENTONA)

Esa es la que quería yo.

Esa es la que yo quería.

(CANTA "FARA AWAY")

Tienes que darle más espacio ahí arriba. Repítela conmigo.

(ENTONA EL FRAGMENTO)

¡Fíjate!

¿Mejor? ¡Sí, sí, sí!

¡Bravo! Eso es, ahí.

Te quedas ahí arriba y no pienses en bajar.

De bajada son iguales, en la misma posición.

¿Ya? ¿Ves? ¡Si lo tienes resuelto!

Esa es la que le dejan solo, pero lo tiene resuelto.

Ahí arriba y las que bajas,

no bajes, haz...

(ENTONA EL FRAGMENTO)

No tengo idea si es... Ainhoa, Ainhoa.

¿Vale? Espera, espera, Ainhoa.

Espera un momento, Ainhoa. ¿Qué queréis, que cante yo?

¿Por qué? Creo que cada día lo haces mejor.

Claro. ¿Yo?

Sí. Estás más relajada,

miras más al público... respiras.

Has mejorado mucho.

Te están valorando. ¿Y qué?

Sigue trabajando que yo creo que vas a llegar muy lejos.

Pero sigue trabajando en ello.

¡Qué barbaridad! Yo también te voy a valorar en algo

que creo que es lo que has querido decir a Raúl.

Que disfrutes de tu momento.

¡Sí La propia escena, la propia canción

te va diciendo cuáles son esos momentos.

Y un poco de tu intuición

y de tu estómago, entonces dices: ¡este es mi momento!

Entonces, en vez de hacer un "Far Away" es un...

(ENTONA DE FORMA EXAGERADA)

O sea, más tiempo... ¿entiendes?

Disfruta más tiempo de tu voz.

Eso es fantástico. Sólo lo hacemos los prodigios.

La última colocación era perfecta. Y ahí, arriba todo.

¿Vale? Muy bien, Ainhoa.

¡Que me lo como! Has pasado a la final, Ainhoa.

¡Bravo!

Ainhoa, ¡qué alegría que has pasado a la final!

¿He pasado...? No sé. Yo todavía todavía en la primera fase.

Pero en breves momentos sabremos si eres el elegido de tu categoría

y optas a ser prodigio del año.

Suerte. -Gracias.

A ti.

(Aplausos)

-Al cantar "Far Away" me he sentido muy cómodo,

me ha encantado

que Ainhoa me ayude,

me corrija porque así puedo hacerlo mejor para la próxima vez.

Ya sólo faltan dos concursantes

por desfilar en este escenario

y poner toda la carne en el asador,

incluyendo los chorizos tan ricos que me he comido ahí atrás.

Y así ser elegido para la final de finales.

Paula, ¿está contigo el siguiente prodigio?

-Boris, ¿qué tal? Está conmigo, Carla, la siguiente prodigio.

Pero hoy estoy con su padre

que, por razones de trabajo, no había podido venir hasta ahora

desde la Coruña.

Como nuestra amiga Luz Casal.

Bueno y has podido estar aquí

con tu niña, que está muy tranquila.

Estás orgullosísimo, me imagino. -Muy orgullosos.

Además es muy trabajadora, responsable.

Pero, bueno, lo tiene todo. Y además ensaya mucho.

-¿Te vamos a ver llorar? -Llorar, no sé.

Más bien por dentro. Pero, bueno, ahora mismo estoy nervioso

porque quiero que le salga bien.

Al menos que ella quede contenta. -Vas a llorar para adentro.

-Exacto, para adentro. -Bueno, bueno.

¿Y cuál crees que es el techo musical de Carla

tú que vives con ella, que la ves ensayar cada día?

-A ver, la música no tiene fin. Y ella es muy trabajadora,

se ve que cada año que pasa evoluciona una burrada...

Mucho. Entonces depende de lo que siga trabajando.

Si sigue como hasta ahora, llegará lejos.

-Me decía antes tu padre que tenéis la habitación insonorizada.

Claro, para no molestar a nadie. -A los vecinos.

-Bueno, Carla, pues no te quiero poner nerviosa.

Quiero que te vayas al escenario, te deseo mucha suerte

y mientras nos quedamos aquí tu padre y yo, ¿vale?

Adiós, cariño. -Suerte.

-Si te parece, vemos un vídeo donde Carla nos explica

lo que ha sido para ella su paso por el programa.

-Muy bien.

(Aplausos)

-Hola, me llamo Carla, tengo 12 años

y vivo con mis padres en A Coruña.

(Gong)

Practico la natación.

Nadar es muy parecido a tocar el clarinete

ya que en ambas disciplinas

controlar la respiración es muy importante.

(INTERPRETA "HAY UN AMIGO EN MÍ", RANDY NEWMAN)

Cuando Andrés me dijo que había levantado el auditorio...

¡Guau!

¡Guau! ¡Guau!

-La verdad es que me sentí estupendamente.

Hace tiempo, de verdad, que no escuchaba

con esa emoción a alguien

haciendo música con calidad.

¡De verdad, eres un sol! ¡Bravo, Andrés, qué monada!

-La verdad es que no sé lo que va a pasar

porque ya me sorprendieron para pasar a la final.

Carla, estás en la final.

Carla.

-Cualquier cosa puede suceder.

(Aplausos)

(Clarinete)

(Aplausos)

¡Ay, Carla, Carla...!

¡De verdad, es que eres un prodigio!

¡Es increíble cómo nos pones a todos como a flotar!

Y en especial a tu mamá que, de hecho, estaba flotando.

Yo creo que levitó y todo.

Como Santa Teresa.

Cuando yo te escucho hacer esta versión de "Cinema Paradiso",

que lo haces tan bello, sobre todo cada vez que pienso en ti,

pienso que el clarinete es como una extensión de ti.

Siempre te imagino que vas con él a todas partes. ¿Es así?

-Sí. Es que me gusta mucho estar agarrada a él

y siempre que sea una parte de mí, lo trabajo cada vez más

para que se una más a mí cada vez.

¡Qué maravilla, me has dejado...!

Ya me siento yo como si estuviera a dos palmos del suelo

directamente. ¡Qué maravilla! ¡Qué maravilla de persona eres!

También cuando tocas esto,

me dan ganas de salir diciendo: ¡Totó, Totó, Totó!

Que era el niño. -Sí, el protagonista.

¿Tú has visto "Cinema Paradiso"? -Sí, sí que la vi.

¿Varias veces, solo una? -No, sólo una.

Se te quedó grabadísima la música. -Sí.

Esto que hablabas de flotar, es

la capacidad técnica de sujetar el aire con el diafragma,

que lo haces de una manera maravillosa.

Crear y generar esa sensación de "fiato" infinito,

de línea, ¿de acuerdo? Que es, además,

complicado encontrarlo en alguien de tu edad.

Y aparte de regalarnos esta música

que nos habla al corazón directo,

te llevaría siempre conmigo, a cada orquesta

para ver tu cara y la manera que tienes de comunicar.

Eres maravillosa, Carla. -Gracias.

Yo tengo sólo una pregunta para hacerte.

Sinceramente me gustaría escucharte en un concierto de Ravel

o en una pieza de Debussy

o una cosa que, verdaderamente,

me indicara en el clásico

todo lo que puedes dar, que es muchísimo.

"Las danzas de galanta". -Gracias.

Seguro de que lo vamos a conseguir. Nacho, por favor.

Mira, yo no sabía que eras de la Coruña.

Ahora sé por qué me gustas. Mi madre era de la Coruña también.

Yo soy mitad gallego. ¡Qué bueno, yo también!

Bueno, mi marido es gallego. Ah, bueno...

Mi familia política es gallega.

Bueno...

No, pero estoy de acuerdo con Ainhoa.

Lo mismo que te dije la última vez. Me encanta, por ejemplo,

"Syrinx", de Debussy. Y yo daría lo que fuese

por oírte, escuchar incluso algo de Brahms.

Me encanta el "Cinema Paradiso" pero tú ya estás preparada para...

Tocar otras cosas. Yo quiero romper una lanza también

porque aquí estamos hablando mucho,

tenemos a estas dos grandes estrellas de nuestro país,

cada uno en sus disciplinas que, como han dicho,

llevan su instrumento dentro, forma parte

tanto la danza como el canto.

Tú has dicho otra cosa, hoy estás que te sales:

El instrumento parece una prolongación de su cuerpo.

Y a mí me gustaría decir también,

que la gente sepa en casa, que es una curiosidad,

el amor que tenemos los músicos por nuestros instrumentos,

que cuando se pierden...

Es un auténtico drama, la manera que tenemos de cuidarlos,

de cuidar la temperatura.

Cuando tuve que sujetar el violín de Jaime,

hubo una tensión acá tremenda.

Carla, muchísimas gracias. -Gracias.

Por este concierto. Espero que tengas suerte,

tanto con la decisión del jurado esta noche

como con tu carrera musical,

que no ha hecho más que empezar en este programa.

Porque te la mereces. Gracias. -Muchas gracias.

Gracias, Carla, guapa.

-Creo que sí que he mejorado desde la primera vez hasta hoy

porque la verdad es que me esforcé más,

intenté ser más expresiva y, la verdad es que,

como dijo Andrés Salado: lo intenté hacer todo como una línea,

seguido y... creo que me salió mucho mejor.

-¡Qué bien!

-¡Lo has hecho superbién! -Gracias.

(Aplausos)

Bueno, pues estoy encantado de estar sentado en la platea

al lado de Elena.

¿Viste que eres mi amiga? Estabas conmigo en la otra gala

y yo te dije: tienes que venir a la final.

Acepté la invitación. Qué divina que aceptaras.

Pero ¿trajiste a este amigo tuyo con esta camisa tan bonita?

No, pero bueno, nos hacemos amigos.

Os podéis conocer, ¿no? ¿Cómo te llamas? No será Daniel.

Pedro. Mira, qué bonito nombre.

(Risa de Nacho) Pedro y Elena, de repente...

Puede ser otra final de «Prodigios» para vosotros.

¿Cómo estás viendo la gala? Muy emocionante.

¿De verdad? Sí.

¿Cómo estás viendo al presentador? Increíble.

¿Cómo estás viendo al presentador? Increíble.

¿Cómo estás viendo al presentador?

(Risas) Fantástico.

Qué adorable. Me encanta que estés acá.

¿Tocas algún instrumento? No.

¿Entiendes de timbre de voz, de canto, de baile...?

He trabajado en algo relacionado, pero no.

Toma nota, porque he venido aquí, no solo para explicar

a los espectadores y al público cómo estoy vestido

y lo bien que lo hago, si no para dar, de nuevo,

una explicación de cómo se decidirá al ganador de la final de finales.

Te dejo aquí con Pedro, que está estupendo,

y con su amiga, no sois novios, ¿no?

Ah, Pedro... Elena... yo...

(Risas)

En un teatro pasan muchas cosas

y esta noche, evidentemente, la más importante

es cómo se va a decidir el ganador de «Prodigios»;

por eso, creo que es un momento de máxima seriedad.

Os voy a explicar, de nuevo, cómo va a ser el procedimiento.

Cada espectador tiene un código, que se os ha dado con la entrada;

bueno, no a todos, a los padres de los prodigios

decidimos no darles el código porque estaríais votando

por ese código todo el tiempo. Precisamente por eso, el código

tiene su propio sistema para que no pase esto,

padres enloquecidos birlando una entrada de otra persona

para intentar votar por su hijo. Cada una de las entradas

tiene un código, con el código accederéis a un sitio web,

controlado por una notaría, donde podréis votar

a vuestro favorito, pero solo una vez,

si volvéis a meter el código, el código se autodestruye

y no entra en el sitio web.

Esto es de una máxima seguridad para garantizar que es vuestro voto

el que decide al ganador de «Prodigios».

El prodigio que más votos obtenga será el prodigio del año,

pero eso será al final del programa.

Toca el turno de la danza, de la mano y los pies de Saïd.

Recordemos lo que ha sido para él su paso por «Prodigios».

(Aplausos)

Hola, soy Saïd, tengo quince años y vivo en Barcelona con mis padres

y mis dos hermanos pequeños.

Mis padres tienen una escuela de danza,

mi abuela diseña ropa de «ballet» y mi bisabuela cantaba flamenco.

(Guitarra flamenca)

Estoy en «Prodigios» porque la danza

es la forma de vida que concibo.

(Música clásica)

Definir «Prodigios» en tres palabras, serían...

La primera de toda, alegría.

Un poco de tristeza, cuando se va un compañero

y tienes que despedirte ha sido muy duro.

(Aplausos)

Y emoción, creo que emoción, también.

Elisabetta y Saïd son los elegidos para pasar a la final.

La final la veo muy reñida porque Elisabetta

baila una variación con mucha técnica y limpieza.

A ver qué pasa, voy a disfrutar y a darlo todo.

(Aplausos)

Yo ya le amo. Sí.

(Silencio)

(«Andantino», Tchaikovsky)

(Finaliza la melodía)

(Aplausos)

(Aplausos)

Parece que está llorando.

(Aplausos y vítores)

¡Bravo! ¡Bravo, Saïd! ¡Saïd, Saïd, Saïd, Saïd!

Buenísimo, increíble, Saïd. Gracias.

Cada vez haces mejor este «Diana y Acteón».

Sigue así y llegarás muy alto. Gracias.

Bueno, más, no sé, porque más que saltar, vuelas;

de hecho, nos has obligado a poner un controlador aéreo

en la unidad móvil, cada vez que actúas.

(Risas tímidas del jurado) Ja, je, ja; en fin...

¿Cómo lo haces? Lo de saltar tan alto.

Muchas horas de práctica, de baile, muchas barras, muchos centros,

mucha clase dura, sudor, esfuerzo. Claro.

Y, bueno, poco a poco, se ven los frutos del trabajo diario.

Y, bueno...

Todo ese esfuerzo se ha visto. Te iba a preguntar...

¿Cómo es tu relación con las mallas?

¿Solamente te las pones para bailar o para ensayar,

o te las pones para sacar la basura?

No, qué va, solo para las clases y para el escenario.

¿No te gustaría verte en mallas...? ¿No lo ves?

No, no, no. Ya, bueno...

A mí me parecen divinas las mallas, me encantaría andar... Bueno...

¿Crees que tu variación de hoy es tan buena como digo yo

o quieres rebajar mi euforia poniéndote algún «pero»?

Bueno, siempre, hay que mejorar y, siempre, hay que ir luchando

para que cada vez se vea mejor. Eso es lo que voy a hacer

después del programa, seguir trabajando y luchando.

Os expresáis tan bien, de verdad, que muchos de los políticos

deberían intentar bailar, cantar, componer o tocar instrumentos.

Desde luego, habláis mejor que los que nos representan.

Antes de dar paso a las valoraciones del jurado

quiero pedir al cuerpo de baile del Conservatorio Superior de Danza

María de Ávila de Madrid que entre para agradecerles su gran trabajo

durante todos estos días. Muchas gracias.

(Aplausos)

(Aplausos)

Bravo, bravo. Bravo.

¡Bravo! ¡Bravo!

Sois fantásticos, fantásticos, directamente.

Ahora sí, es el turno de las valoraciones,

y vamos a empezar por nuestro Adonis de la danza, Nacho Duato.

Saïd, enhorabuena. Me ha encantado, otra vez,

verte bailar este «Andantino» de Tchaikovsky.

La semana pasada te di la corrección de pasar la cabeza

y lo has hecho fenomenal, me gustaría que lo hicieses hoy.

¿Puedes hacer la pirueta en «attitude»?

Como te he dicho, pensando... Te va a salir fenomenal.

Sube, arriba la cadera. Pom, pom. Míralo, muchísimo mejor.

(Aplausos) Claro, ¿dónde va a parar?

¿Dónde va a parar? ¿Dónde va a parar?

Mira... Yo no suelo hablar de mi vida,

pero cuando te veo bailar

pienso en algo que os voy a decir ahora.

Yo empecé a bailar a los trece años,

en casa no me dejaban

y me tuve que ir a un estudio de «ballet», pero no había niños,

yo era el único niño, eran todos niñas.

Cuando salía tenía que esconder las mallas y las zapatillas

porque los niños del colegio me decían: «Marica, es para nenas».

Por otra parte, mi padre me decía, cuando me preguntaba algo:

«¡Nacho, habla como un hombre!».

Y yo decía: «Tengo doce años, no puedo hablar como un hombre».

En los bautizos y en las bodas, reuniones familiares,

yo jugaba mucho con Ana Duato, la de «Cuéntame», la conoceréis.

Claro, es tu prima. Es mi prima hermana.

Yo iba a jugar con ella pero me daba miedo encontrar

a alguien que me dijese: «Habla como un hombre».

Claro.

Yo he bailado desde el Bolshói hasta la Ópera de París,

Brooklyn Academy Metropolitan, Sídney,

en la Ópera de Sídney; en esa cruz que acabo de hacer en el mapa,

en todos los teatros que quedan en el centro.

No los voy a nombrar. Mi padre, en toda mi carrera,

creo que ha venido a verme bailar cuatro veces.

Cuando te veo bailar, pienso en lo joven que eres

y en lo que dijiste el otro día, que quieres ganar para reivindicar

el puesto del hombre en la danza.

Cuando, el otro día, vi a tu padre cómo te apoyaba...

Yo, que siempre he pasado de todo y decía: «Si mi padre no viene...».

«Eso es porque está muy ocupado».

Pero ahora pienso qué cosa más grande me he perdido.

Sigue adelante porque sé que lo vas a conseguir.

Qué suerte que hayas nacido en una España libre,

en una España democrática y no la que me tocó vivir a mí.

Bravo. Qué bonito.

Enhorabuena. Bravo.

Yo me voy a levantar. Nacho, de verdad...

(Aplausos) Dame un abrazo.

Qué bonito lo que acabas de decir.

(Aplausos)

(Aplausos)

Qué bello, Nacho.

Qué palabras tan bellas.

(Aplausos) Nada, ya se ha pasado.

Muy bello, Nacho. Ya ha pasado.

Pero es verdad, es lo que podemos sentir nosotros,

tú has nacido más allá de cualquier reivindicación

y reivindicas, perfectamente, el rol del hombre en el «ballet»

y el rol del «ballet» en el hombre, como todos deberíamos entenderlo.

Muchas gracias. Ainhoa, ¿quieres decir algo?

Después de lo que acaba de decir, se puede añadir poco más.

Simplemente, decir que estamos ante un género que se llama arte,

dejémonos de bobadas y demos paso al arte con mayúsculas.

Él es un gran ejemplo.

¡Bravo! Muchas gracias.

Andrés.

Bravo, Ainhoa.

Después de este momento tan bello que acabamos de vivir,

yo te diría una cosa; Ainhoa y yo, según estabas saliendo,

nos hemos mirado, como diciendo: «¡Guau!»,

antes de escuchar la música. Eres capaz de comunicar

esta belleza doliente de este precioso

«Segundo movimiento de la cuarta sinfonía» de Tchaikovsky,

con tal arte, con tal maestría, con tal armonía en tu movimiento.

No veo a alguien bailando, no veo una orquesta tocando,

no veo más que puro arte en lo que haces y eso es fabuloso.

Enhorabuena.

Gracias. Tu cara era doliente.

Bueno, Saïd... Gracias.

Las emociones han estado a la altura de tus saltos,

en esta variación. Vete junto a los tuyos,

con la vitalidad de un «allegro», como este que acabas de bailar,

y pronto sabremos si eres el seleccionado de tu categoría

para pasar a la última fase de «Prodigios».

Mucha suerte. Muchas gracias.

Gracias, Saïd.

Estoy muy contento de la valoración de Nacho,

ha explicado una anécdota de su vida cuando era pequeño.

Yo, por suerte, no he vivido esa parte porque mis padres

han estado, siempre, apoyándome y guiándome.

Estoy muy contento por lo que me ha dicho, estoy muy feliz.

(Aplausos)

¡Oh, guau...!

¡Oh, guau!

¡Oh, guau! ¡Oh, guau! Estoy sentado en la silla

más central del jurado. ¡Ja, ja! Otro chiste mío.

Es verdad que aquí es donde se sienta Ainhoa

y como yo, cada vez, me siento más «ainhoinizado»...

Bueno, también, soy bastante «nachoduatizado»

y, desde luego, cada vez, me gusta más la sal...

(Risas) Por ti, Andrés Salado...

Ya han actuado los seis finalistas,

ya han actuado los seis finalistas y antes de que llegue

ese momento decisivo y sepamos quién gana en cada categoría

y pasa a la final de finales, vamos a relajarnos, un poco,

y vamos a vivir un momento, que he estado gestionando

por WhastsApp; por mensajes de voz, que casi nadie usa, excepto yo;

por llamada telefónica de fijo, que casi nadie usa, excepto yo;

e, incluso, me he metido en su baño y le he escrito sobre el vaho

del espejo, he escrito: Ainhoa, por favor, cántanos algo.

Esta mujer tan fantástica, embajadora de la Marca España,

además, gran y divertidísima amiga, va a actuar para nosotros.

Ainhoa Arteta. ¡Bravo!

¡Bravo, bravo! Qué bien. Qué bien.

(Empieza cantando Raúl)

(«Lascia ch'io pianga», Händel)

(Canta Lucía)

(«Lascia ch'io pianga», Händel)

(Canta Ainhoa Arteta)

(Finaliza la canción) ¡Bravo!

(Aplausos y vítores)

Qué monada, por favor.

¡Bravo, bravo, bravo, bravo!

Me pongo de pie. ¡Bravo!

¡Bravo! ¡Bravo! Bravo, Ainhoa, mi amor.

Gracias. Ayúdame a bajar las escaleras.

Por favor... Nada.

Gracias, mis niños. Qué monos. A ti.

Qué divina. Elisabetta.

Bravísima. Este momento... Las flores. ¡Bravo!

Gracias. ¡Y el ramo combina! ¡Bravo!

Es que es increíble. Es insuperable.

Pero espera, que esto... Ay... Claro.

Espérate, que no me salen.

Este momento sintetiza todo el espíritu del programa;

esa mezcla de amor a la música, disfrute y emoción de los artistas,

actuando con la gran Ainhoa Arteta en este momento... mágico.

Que hayan estado Saïd y Lucía, y Raúl y Elisabetta juntos,

Ainhoa, es un momentazo insuperable e indiscutible.

También, me merezco una flor. Sí, hijo, sí.

Por haber tenido parte de la idea. Cómo no.

(Risas y aplausos)

Ahora os doy una.

Gracias, Ainhoa, mi amor. Nada.

Por cumplir mi sueño y el de los finalistas.

No solo es una maravilla verte actuar,

después de lo que he aprendido escuchando tus consejos

a los prodigios, durante este programa,

he podido disfrutarte, más que nunca, viéndote actuar.

Gracias, querido. Muchas gracias.

Me verás muchas veces porque ya somos amigos.

Inseparables. Y en casa canto mucho.

Queridísimos, a ver; Saïd y Lucía, y Elisabetta y Raúl,

váyanse a descansar, ¿eh? Muchísimas gracias a vosotros

por acompañarnos aquí; por favor, váyanse a descansar.

(Aplausos) Yo, también, ¿no?

Ainhoa, un minuto. Dime.

Si te parece, viene la valoración del jurado.

No, ya la hicieron al principio; perdona, perdona, no te asustes...

No, si ya voy... La valoración ha sido el aplauso

que has recibido de este magnífico público

del auditorio Miguel Delibes de Valladolid.

Gracias.

(Aplausos)

Bueno... bueno...

Lo de que ramo combine es algo increíble.

Vamos a conectar con el «backstage» a ver cómo están los finalistas.

Paula, ¿qué se cuece en la parte de atrás del escenario?

Boris, después de cuatro galas, creo que esta noche

se respira más nerviosismo que nunca pero más ilusión, fíjate.

Chicos, quiero ver vuestras manos, enseñádmelas.

Quiero ver si están limpias, no, hombre, eso no.

Ponedlas ahí todos, quiero ver si tiemblan.

Bueno, bueno, no está mal la cosa.

No estáis para operar a corazón abierto pero va bien la cosa.

Chicos, yo lo pienso, y vosotros, también,

que estos seis candidatos ya son unos auténticos ganadores,

totalmente, de verdad, chicos.

Así que nada, ha llegado el momento en el que tenemos que averiguar

quién va a volver a actuar y vamos a recordar

la actuación que habéis hecho, cada uno de vosotros

esta noche en «Prodigios».

(«Il mio bel foco»)

(«Il mio bel foco»)

(«Las cuatro estaciones», Vivaldi)

(«Las cuatro estaciones», Vivaldi)

(«Diana y Acteón», Cesare Pugni)

(«Diana y Acteón», Cesare Pugni)

(Música)

(CANTA "FAR AWAY")

(TOCA "CINEMA PARADISO")

(Música de "Andantino")

(Aplausos) Bueno.

Qué momentos. Qué momentos.

Lo cierto es que una noche más

mis queridos prodigios han estado sublimes.

Bravo por todos ellos. Bravo.

Pero no alarguemos más su agonía.

Que entren ya a este escenario los seis finalistas

de la primera edición de "Prodigios".

(Aplausos)

Bueno, yo los veo, de verdad,

a todos con ese orgullo de ser los seis finalistas

de la primera edición de "Prodigios".

Llegó el primer momento decisivo de la noche,

aquel en el que sabremos quién de cada categoría

pasa a la Final de Finales.

Os recuerdo que es la última vez

que nuestro jurado decidirá vuestro destino.

Luego va a ser el público el que lo hará.

Una vez decidido por el jurado

cuál de los tres pasaréis a la fase final,

significará que habéis sido designados por estos jueces

como los mejores de cada categoría

y volveréis a actuar una vez más

para ser sometidos al criterio del público de nuestro auditorio.

Cuando hayáis terminado, abriremos votaciones.

Serán ellos y solo ellos,

es decir, vosotros o solo vosotros,

los que mediante un sistema de voto electrónico,

decidiréis quién resulta elegido Prodigio del Año.

¿Entendido? ¿Hay alguna objeción de parte de los jueces?

¿De alguien del público que, de pronto, no quiera votar

o no haya entendido nada y se haya quedado

en que me comí un trozo de chorizo en "backstage"?

(Risas) ¿No?

Vale. ¿Ustedes también lo tenéis claro.

Muy bien. Pues empezamos, como siempre,

con la categoría de Canto,

amadrinada por Ainhoa Arteta.

Ainhoa Arteta. Un segundo, mi amor,

que Ainhoa ya... Es que Ainhoa se viene abajo,

pero vosotros, los de Canto, veníos un paso adelante.

Muy bien. Perfecto. Ainhoa, mi amor,

cuando quieras, danos tu última valoración

y di qué prodigio para ti ha sido el mejor en tu disciplina.

Estoy temblando. Ya te veo.

Porque... Es lo que hay.

La última palabra siempre la va a tener el público.

Para mí, los dos que han llegado ya aquí, son prodigios.

Tengo que elegir a uno, que se va a enfrentar

junto con otros dos colegas en otras...

digamos, en otras modalidades.

Pero... A ver. Eh...

Raúl, yo, decirte que... Pues eso.

Que eres un ángel, que tienes una voz con mucho ángel.

Que es verdad que va a cambiar tu voz,

pero creo que dándote mucha...

Llevando, como llevas hasta ahora,

tu instrucción vocal, no va a haber ningún problema.

Y, Lucía, la verdad es que me sorprende

que con dos meses solamente de canto hayas llegado hasta aquí

y hayas llegado a un nivel de canto que, obviamente,

faltan muchas cosas como en el centro de la voz,

que ya te lo comenté antes,

que quizás lo tienes que abrir más hacia lo que tienes arriba,

que es un auténtico tesoro.

Ir por ahí.

Así que nada. Después de decir esto...

El que... El que pasa a la...

A la fase de... A la fase Final de Finales...

Me voy a dejar llevar por...

Por mi...

Por mi alma, más que por mi corazón.

Porque yo sé que el alma nunca muere.

El corazón sí, pero el alma no. ¡Bravo!

Eh...

Pasa Raúl.

(Aplausos)

Raúl, Raúl, Raúl. Estás llorando tú más que Lucía.

Es increíble.

Pero sois un ejemplo tan increíble.

¿Por qué no baja tu madre? Que venga tu madre

y le des un abrazo también a ella, yo creo.

Claro.

(Aplausos)

Oye, Raúl. Raúl, cuando puedas...

Es que yo no sé qué ha sido peor, si el remedio o la enfermedad.

Yo ahora también quiero que me abracen tus padres

porque estamos todos...

Enhorabuena. Enhorabuena, Raúl.

Eres nuestro primer candidato a la Final de Finales.

Ve a prepararte y retocarte un poco también,

porque se te olvidó ponerte

el maquillaje "waterproof" que se pone Ainhoa.

(Risas) Claro. Enhorabuena.

Muchas gracias, Raúl.

(Aplausos) Lucía, mi amor.

No te vayas todavía, por favor, que quiero hablar contigo.

También estás llorando, pero tú sí te pusiste

el maquillaje "waterproof", afortunadamente.

Muy bien. Bueno, vaya...

(CARRASPEA) Qué primer momento, ¿no?

Andrés, es el momento en que te dirijas

a nuestros dos finalistas de Instrumental

Jaime y Carla, a los que voy a pedir también

que den un paso hacia adelante.

Claro.

(Aplausos)

Bueno, Andrés, solo me queda preguntarte

quién es tu elegido para tocar

su instrumento en la Final de Finales.

Es realmente difícil.

Habéis...

Nos habéis regalado colores completamente diferentes.

La técnica, el virtuosismo, la rapidez, el ritmo,

la belleza, la línea, la melodía, la bondad.

Al final, solamente uno puede pasar a la Final de Finales.

Y aunque los dos sois ganadores... Los dos sois ganadores.

El que pasa a la Final de Finales es...

Jaime.

(Aplausos)

¡Ay, las amigas!

¡Ay, las amigas!

Carla, Carla, querida mía.

Quédate allí junto con Lucía. Jaime, ven acá un segundo.

¿Cómo te sientes? Siempre eres tan serio.

Pues estoy superagradecido de estar en este programa.

Muchas gracias a todos por venir y por estar aquí.

Y muchas gracias a la orquesta, al coro, a todo el jurado.

Muchísimas gracias. Muy bien.

Ahora te puedes ir con tus compañeros a celebrar,

a comerte el bocadillo de chorizo, que está buenísimo.

Esto sí te lo digo una vez más.

Vale. Y ahora vuelves a la Final de Finales.

Enhorabuena, Jaime.

(Aplausos)

Carla, te vuelvo a dejar el micrófono

porque luego quiero tener unas palabras con Lucía

y contigo, de momento.

Y antes tenemos que pedir al gran Nacho Duato,

que estás allí escribiendo... Una novela.

Una novela ya, claramente. El nuevo Tolstói.

Escuchemos qué dice Nacho.

Yo estaba viendo antes a los seis

y digo: Es que parecen hermanos. Están cortados por el mismo patrón.

Y es porque su corazón palpita al mismo ritmo.

Todos soñáis con lo mismo, que es el arte,

ya seáis músicos, cantantes o bailarines.

Sois como de la misma familia. Ahora sois nuestros hermanos.

Y os digo: Bienvenidos a la familia.

¡Bravo, bravo! De verdad.

(Aplausos)

Ya sabéis que...

Que os adoro a los dos.

Tanto a ti, Elisabetta, como a ti, Saïd.

Pero solo puede pasar uno.

Entonces, pasará

a la Final de Finales...

Saïd.

(Aplausos)

La mía está venga a llorar.

Enhorabuena, Saïd. Estás emocionado, ¿no?

Sí. Bueno, pero ve, por favor,

con tus compañeros. Prepárate. Haz una pirueta

y no comas el bocadillo de chorizo.

(Aplausos)

Queridas.

Queridas. Al final, ha sido un mundo de varones y de mujeres.

Pero vosotras habéis estado fantásticas

cada una en vuestra disciplina.

Lo sabéis perfectamente.

Lucía, quizás porque es cantante,

ha llorado un poco más que Elisabetta y Carla.

Como, en el fondo, estamos todos acá.

Porque había cosas de cada una de ustedes

que nos hacían sentir que verdaderamente

seríais las campeonas.

Pero, bueno, el jurado ha querido haceros entrar

en este club de los finalistas.

Mucha gente siempre os dice:

"Os quedáis a las puertas de la gloria".

Es algo que me parece espantoso,

porque no sabemos cómo es la gloria,

pero sí sabemos cómo es la puerta.

Y, por ejemplo, yo también... Claro. Esto es verdad.

Por ejemplo, yo he sido finalista del Premio Planeta.

Y me quedé un poquito como vosotras por un ratito,

nada más, porque al día siguiente era muchísimo más feliz

de lo que me podía imaginar,

porque había llegado a estar en un momento muy importante,

que luego me dio a mí toda la libertad absoluta

para poder seguir escribiendo lo que de verdad quería escribir.

Así que, por favor, reflexionad un poco en eso.

Pero antes de que os marchéis,

os quiero hacer una última pregunta.

¿Os gustan los dinosaurios?

Sí. ¿Sí? ¿A ti te gustan?

Sí. ¿Cuál es tu dinosaurio favorito?

El estegosaurio. ¡Ay! El más complicado.

Yo me había quedado en velociraptor.

¿A ti no te gusta ningún dinosaurio?

Sí. El T-Rex. El T-Rex, claro.

El T-Rex es el más violento.

Yo de dinosaurios no entiendo.

¿No entiendes nada? ¡Qué divina! ¿Ni siquiera cuando me ves a mí?

(Risas) ¿No?

Bueno, pues me parece muy bien.

Pero ahora vais a entender por qué.

Querida Orquesta Sinfónica de Castilla y León,

por favor, transportadnos a mí y a los chicos

y a toda España, 65 millones de años atrás,

cuando los dinosaurios y Jordi Hurtado poblaban la Tierra.

(Risas) Con la banda sonora

de "Parque Jurásico".

(Aplausos)

(RIENDO) ¡Jordi Hurtado!

(BSO de "Parque Jurásico")

(BSO de "Parque Jurásico")

(Aplausos)

Bueno, de verdad, de verdad, que la..

O sea, la gala pasada "Indiana Jones", ¿no?

Y ahora "Parque Jurásico". Yo, sinceramente, espero

que el compositor John Williams y Steven Spielberg

nos lo devuelvan algún día

este inmenso favor que hacemos por ellos.

Y, por ejemplo, me metan a mí en algunas de las películas.

Yo me puedo pedir el papel

del malo o el de la mala, porque lo puedo hacer.

O el del dinosaurio malo, por ejemplo.

Me da igual. ¡Pero llámame, Spielberg!

(Risas) A la queridísima Orquesta

Sinfónica de Castilla y León y al maestro Salvador Vázquez,

gracias por esta nueva maravilla de interpretación.

Desde luego, estáis consiguiendo que esto sea

una gala final de película. Gracias.

(Aplausos)

Bueno, vale.

¡Y esto no para! No para.

Vamos a ritmo de velociraptor.

Y es el turno ya de recibir al ganador

en la categoría de Canto, Raúl Parejo,

que ha ido ganándose a todo el público

con esa voz que te hace desear ser un "cocker spaniel",

solo por tener más capacidad auditiva.

Y se sube de nuevo al escenario

para interpretar ese maravilloso "Ave María",

que hace muchísimo mejor que David Bisbal.

Adelante.

(Aplausos)

(CANTA "AVE MARÍA")

¡Qué mono!

(Aplausos)

Gracias. Muchas gracias.

¡Paula, mi amor!

¡Mi amor! ¡Paula, mi amor!

Qué dolor. Pero qué alegría volver a estar

juntos en este palco donde te conviertes casi

como en una Julieta para mí, de verdad.

Pero quiero aprovechar que tenemos a todo el público

detrás y que son ellos los responsables a partir de ahora

de elegir al ganador de "Prodigios".

No me gustaría nada estar en su pellejo, la verdad.

Te veo muy emocionada.

Bueno, sí. Me llevo todo el programa

emocionándome muchísimo con los candidatos,

con Nacho, con Ainhoa, con Andrés, contigo.

Conmigo, claro. Yo estoy un poco ya...

Ya no sé en qué estoy. Pero es verdad

que incluso podías oír cómo los finalistas

se mordían las uñas.

Sí. La verdad es que me encanta venir aquí

a este auditorio, porque la acústica

de este sitio es espectacular.

Y como tú bien dices, escuchas a los familiares

en plan... Date cuenta.

Yo los estoy oyendo. (SISEA)

Ese era yo, que me estaba arreglando

un poco el traje. Pero ahora que lo dices, es verdad.

Incluso me parece escuchar entre bambalinas

a nuestro regidor diciendo que el ganador

de la categoría de Instrumento está ya preparado para actuar.

Bueno, pero yo creo que eso es, más bien, el pinganillo.

¡Ay, qué simpática eres!

Es verdad. Es lo que tiene el pinganillo.

Lo oigo tan mal, lo tengo tan metido tan adentro,

que se ha convertido en un segundo tímpano.

Sea lo que sea, estoy nerviosa. Vamos a dar paso a Jaime,

que quiero oírlo. Y se va a subir por última vez

a nuestro escenario con su instrumento

para interpretar la banda sonora de "La lista de Schindler".

¡Bien!

(Aplausos)

(BSO de "La lista de Schindler")

(Aplausos)

¡Genial!

¡Bravo! ¡Bravo!

Muy bien.

(SUSPIRA) Ahora llega el turno de la danza.

Saïd Ramos volverá a dejar el alma en el escenario

porque una de las claves para conseguir

cualquier cosa en la vida, es insistir.

Y otra es tener el pin de la tarjeta de crédito

de Amancio Ortega, pero ese es otro tema.

Así que, Saïd, baila. Aunque estés cansado, baila.

Aunque te falte el aliento, baila.

Y no intentes bailar mejor que nadie.

Solo trata de bailar mejor que tú mismo.

(Aplausos)

(COMIENZA LA PIEZA "ESMERALDA" DE CESARE PUGNI)

Muy bien...

(FINALIZA LA PIEZA "ESMERALDA" DE CESARE PUGNI)

(Aplausos) ¡Muy bien...!

(Aplausos) ¡Bravo!

¡Bravo, Saïd!

(Aplausos)

Ya han actuado nuestros tres finalistas y nos han regalado

esas tres pequeñas obras de arte

para guardar, por siempre, junto a otros momentos

inolvidables de la televisión.

Como la llegada del hombre a la Luna,

la caída del Muro de Berlín o...

Mis platos en "MasterChef Celebrity".

Pronto sabremos,

cuál de ellos se erige con el título de "Prodigio del año"

(Aplausos)

Y llegamos a uno de los momentos, también, mágicos de la noche.

El momento de recibir

a una mujer irrepetible que, desde hace décadas,

forma parte de la cultura de este país.

Una intérprete especial,

una de las cantantes más talentosas y queridas

cuya voz sigue enamorándonos como el primer día.

Con todos nosotros, la gran... ¡Luz Casal!

¡Sí, señor!

¡Vamos a ponernos de pie! ¡Bravo!

¡Bravo...!

¡Grande!

(Canción "Sentir")

(CANTA) # Abre la puerta,

# no digas nada,

# deja...

# Que entre el sol.

# Deja de lado

# los contratiempos,

# tanta... fatalidad.

# Porque creo en ti...

# Cada mañana.

# Aunque a veces tú...

# No creas nada.

# Abre tus alas

# al pensamiento

# y déjate llevar:

# Vive y disfruta

# cada momento...

# Con toda intensidad,

# porque creo que ti

# cada mañana.

# Aunque, a veces, tú...

# No creas nada.

# Sentir...

# que aún queda tiempo

# para intentarlo

# para cambiar

# tu destino.

# Y tú...

# que vives tan ajeno

# nunca ves más allá

# de un duro y largo...

# Invierno.

# Abre tus ojos

# otras miradas

# anchas como la mar.

# Rompe silencios y barricadas,

# cambia la realidad.

# Porque creo en ti

# cada mañana...

# Aunque, a veces, tú...

# No creas nada.

# Sentir...

# Que aún queda tiempo

# para intentarlo...

# para cambiar tu destino.

# Tú...

# Que vives... tan ajeno...

# Nunca... ves más allá...

# De un duro y largo...

# Invierno.

# Abre la puerta... #

No digas nada.

(Aplausos) Qué bonito...

Qué bonito, ¿verdad? Qué bonito.

(Aplausos)

Muchas gracias.

Maravillosa...

Increíble como siempre...

Luz Casal. Muchas gracias.

Qué maravilla escucharte, qué maravilla.

Además que también es increíble el acompañamiento

de la Orquesta de Castilla y León. Sin duda.

Los saludaba. Tus temas son un clásico

en nuestra música, indiscutiblemente,

pero el que has interpretado, hoy, es de 1999

y no pasa, absolutamente, de moda.

Bueno... Es una alegría, yo creo. Hombre...

El estilo lo que tiene es eso, el estilo supera siempre la moda

y los años... Hay una cosa importante

que son las canciones, ¿no? A veces hay...

Siempre muchas sorpresas y...

Cuando una canción pasa...

El tiempo por ella, pero... sigue siendo...

Actual... es una suerte. Es un regalo, un regalo.

Pero, también, creo que al interpretarlo

con el maravilloso arreglo sinfónico,

pues, también, se hace

más importante e interesante. Seguro.

Ah... Fernando Sancho, junto a Claudio Ianni

han sido los encargados

de hacer los arreglos musicales de los temas

de las cinco galas de "Prodigios"

y es él el que ha dirigido

la Orquesta Sinfónica de Castilla y León.

Muchísimas gracias, Fernando.

Con la canción de Luz...

(Aplausos)

Exacto... eh... Luz...

Siempre he querido preguntarte que, con tu extensa trayectoria,

eres referente de muchas generaciones

de artistas, si tú tenías algún referente cuando eras...

Eh... más niña. ¿Cuando era más niña?

Totalmente... Eh...

Siempre he tenido mucha... mucha inquietud...

Inquietud musical, siempre... afortunadamente,

he tenido un gusto muy amplio

y siendo pequeña me...

Me han fascinado siempre las mujeres.

Fundamentalmente, las voces femeninas

y, en ese sentido, he viajado

desde bien pequeña, lo mismo... me...

Tiraba una temporada escuchando a Edith Piaf

que... me... conmovía, sin saber por qué,

Amalia Rodrigues y dentro del mundo del rock,

sin ninguna duda, Janis Joplin.

Ahora que estoy viendo que Nacho

te oye con esa forma tan arrebatada

sé que tenéis una historia muy bonita...

Entre vosotros dos, no sé qué tipo de historia

pero si queréis compartirla... Nacho con Luz en el escenario.

Podemos hablar de dos historias, la que él ha vivido...

Y la que has vivido tú. He vivido por mi parte.

Sal con nosotros, ven acá. Sí, sí.

Muy bien, gracias. Yo, por Nacho,

siempre he sentido mucha admiración.

Yo también. Porque... siempre me ha gustado

mucho el baile.

Yo... cuando me fui a vivir a San Petersburgo,

estaba... pasé, sobre todo, los dos primeros años muy solo.

Y siempre tenía en mi casa y en mis "earphones"...

A Luz... Qué divino.

Siempre... o sea, se convirtió en mi amiga.

Aunque no nos conocíamos...

Y me enteré de una noticia, que lo pasaba mal.

Te busqué en Google... y le mandé un email.

Le dije... Como un fan.

Claro, como un fan y le dije que era Nacho

que estoy aquí, te tengo siempre presente,

me ayudas a... pasar estas noches tan frías de invierno,

viendo por la ventana nevar...

Oye, por favor, te necesitamos, lucha, sigue adelante...

Queremos oír tu voz, por muchísimo tiempo más...

Y a la media hora me contestó. Qué divina.

Pero qué divina... Claro, imagínate.

Luego, nos hemos querido ver muchas veces pero tú estás

por el norte, yo por el sur... Estamos en contacto.

Pero, verdaderamente, la amistad... en nuestro caso

que viajamos y no podemos cumplir con las expectativas

de muchos de nuestros amigos, consideramos la amistad

entre colegas una cosa muy importante.

Y, cuando pasas un momento difícil, eh...

Que se acuerden de ti... considero que le da categoría

a las personas que se acuerdan de ti y a ti muchísimo ánimo

y muchísimo impulso y, entonces, como decía al principio,

como soy fan de Nacho... y lo voy a ser hasta el fin

de los días, pues, me hizo mucha ilusión

y le respondí casi poniéndome a su servicio.

Claro, no podría bailar, pero sí... Me encanta.

Me encanta que hayáis compartido esa bellísima historia,

en serio, porque lo que dice Luz es muy cierto.

(Aplausos) Es muy cierto que...

Es muy cierto que en nuestro universo

ser colegas en momentos importantes

es cuando más colega, realmente, eres.

Claro y es un paso importante que hay que saber hacer,

pero, en el presente, Luz, ¿en qué proyectos andas inmersa

tras esa gira maravillosa titulada Que Corra el Aire?

Seguimos corriendo... Qué bueno.

Corriendo y manejando el aire

y... por medio haciendo planes

para hacer... nuevos trabajos y en eso estamos.

Pero... verdaderamente,

tengo la sensación

de estar en un momento magnífico en cuanto a los conciertos.

Eh... siento...

Después de tanto tiempo,

siento que... mi conexión con la gente es...

Infinitamente mayor que no hace tantos años atrás.

Qué maravilla... qué maravilla conseguir ese punto.

Pues me encantaría que el aire siguiera corriendo que la conexión

con el público mejore y mejore...

Y que tú nos sigas otorgando regalos, pues, como este

de acompañarnos en la final de "Prodigios".

Mientras tenga algo que decir y gente dispuesta a escucharme...

Estaremos aquí. Siempre tendrás... Luz Casal.

Qué mona es... gracias.

Muchísimas gracias, Luz.

Gracias para siempre.

Bueno, querido público del auditorio

del Centro Cultural Miguel Delibes.

Ha llegado el momento

de votar por vuestro finalista favorito,

recordamos para quien

se haya incorporado tarde a esta gala

que a cada asistente, de este auditorio, se la ha dado

un código con el que acceder a un lugar en la web del programa.

Allí podrán votar por su favorito

de nuestros tres finalistas.

Aquel finalista que más votos obtenga...

Será el ganador.

Todo ello, por supuesto, ante notario.

A partir de este momento, podemos dar por iniciadas

las votaciones.

Mientras el público se conecta y ejerce su libre derecho

a elegir al Prodigio del Año,

conectemos, de nuevo, con el "backstage" donde Paula

está intentando ser un poquito

de valeriana para nuestros tres protagonistas.

Paula... ¿consigues calmarlos? (PAULA SUSPIRA)

Boris, pues... más bien me calman ellos a mí.

Estoy muy nerviosa, estamos a punto de descubrir

el gran misterio, más grande que el de las Pirámides

de Egipto, qué hay bajo el pelo de Donald Trump, el misterio

es saber quién de estos chicos se va a declarar, este año,

Prodigio en España 2019 y eso me pone muy nerviosa.

Chicos, sea como sea, lo habéis hecho fenomenal.

Y yo confío mucho en vosotros.

Ahora llega el momento de ir al escenario,

pero me voy con vosotros; porque no aguanto,

yo quiero estar viendo en primera línea qué pasa esta noche.

Y, mientras, vamos a recordar vuestras últimas actuaciones.

(CANTA "AVE MARÍA" DE CHARLES GOUNOD)

(TOCA LA PIEZA DE LA BSO "LA LISTA DE SCHIDLER)

(PIEZA "ESMERALDA" DE CESARE PUGNI)

(Aplausos)

Nos acercamos a la resolución del gran enigma de esta noche.

¿Quién de nuestros tres finalistas será Prodigio del Año?

Vaya... nervios, vaya nervios.

No puedo hacer esto solo,

la verdad que no, así que, por favor, Paula, ven ya a mi lado.

Ahora mismo... que se produzca la magia y aparezcas.

Paula Prendes.

(Aplausos) ¡Bravo!

(Aplausos) Qué divina...

Hola... Qué divina.

Pareces un hada. Hola otra vez.

Hola otra vez, mi amor. Hago magia.

Haces magia y pareces un hada, un hada...

El hada... de "La bella durmiente". Una "fatina".

Bueno, Paula, puedo decirte que compartir estas semanas...

Puedo decir, sin temor a equivocarme,

que si hubiera un programa de "Prodigios" de presentadores

tú serías... tú serías semifinalista.

Semifinalista... Bueno, vale, pues tú serías... finalista.

Bueno... no... tú serías...

Serías co-ganador conmigo. Eso, lo mismo.

Aquí somos prodigiosos todos. Exactamente,

te lo acepto porque es cierto

que no hemos dejado de repetir a los candidatos

que solo por estar aquí ya son todos ganadores.

Es verdad, lo hemos dicho tantas veces que yo me lo creí.

Hombre, es que es verdad. Eso es así.

Bueno, pues es así, nosotros somos todos ganadores.

Bueno, Paula... por favor, no hagamos esperar más

a nuestro público, porque por fin...

Llega... el momento de momentos,

el momentazo. Quién de nuestros tres finalistas

será el Prodigio del Año.

Pues... que entre Raúl...

Saïd... y Jaime.

(Aplausos)

Enhorabuena...

Bueno, los tres son caballeros. Sí, son tres chicos.

Bien, está muy bien. Quiero recordar que el ganador

además de ser nombrado Prodigio del Año,

recibirá un premio de 20 000 euros en metálico,

que me dan ganas de que lo digáis todos a la vez.

20 000 euros... (TODOS) En metálico.

Y un curso intensivo de perfeccionamiento

en el Centro de Alto Rendimiento Musical de la Universidad

Alfonso X El Sabio de Madrid.

Para que pueda continuar con su pasión.

Y para no haceros esperar más,

vamos a anunciar el nombre del ganador,

cuando la ilustre notaria me haga entrega del sobre.

María de la Cruz Cano Torres, por favor, pase al escenario.

(Aplausos)

María de la Cruz. Buenas noches.

-Buenas tardes. Buenas noches...

Usted lleva micro, María de la Cruz.

Es que con ese nombre, María de la Cruz Cano Torres,

era lógico que sería notaria.

Bueno, me lo podían haber dicho y me habría evitado estudiar.

Bueno, pues muchas gracias. Muy bien.

Un notario también es un prodigio, así que... gracias.

Bueno... bueno...

Pero... Boris, espera. Tócalo, siéntelo.

Espera... Es increíble.

No lo abramos aún, porque estos tres pequeños genios

han llegado hasta aquí

gracias a su esfuerzo y talento, pero también gracias al trabajo

de los asesores de Canto, Instrumental y Danza

a los que sé que nuestros candidatos han cogido

un cariño inmenso.

Ellos son David Dominique,

Jhoanna Sierralta, Ángel Rodríguez

y Eva López Crevillén.

Bueno, Paula...

Bueno, ¿crees que puedo ya abrir? Sí, dale, por mí...

Ya... ha llegado el momento. Vale, pues muy bien.

Vamos a hacer... ay, no, fíjate que no.

Bueno, espera un momento,

déjame ver... he conseguido abrirlo.

Sí... pero un momento, un momento...

¿Qué? Ainhoa, Nacho, Andrés...

Por favor, no puedo hacer esto sin vosotros.

No digo que no sea capaz de abrir el sobre yo solo,

que ya lo he abierto. Quiero que nos acompañéis.

Que vengáis aquí, a apoyar y a apadrinar

al candidato de vuestra categoría.

¿Podéis venir?

Guau... ¡Uh, estoy nerviosa!

¡Bravo!

Bravísimo...

Poneos detrás de cada uno de vuestro candidato.

Claro... muy bien, esto es muy importante.

¿Tienes muchos nervios? Sí.

Bueno, ahora sí... vale.

A ver, Paula... tú dices...

El Prodigio... Del Año...

2019 es...

¡Boris, qué pasa!

***¡¡¡SAÏD RAMOS!!!***

¡¡¡Nacho!!!

(Música triunfal y aplausos)

¡¡¡Enhorabuena!!! ¡¡¡Qué bien!!!

(Gritos y aplausos)

¡Que suba la familia! Por favor, la familia de Saïd.

¡Hemos ganado, bien! ¡Que suban!

(Aplausos y gritos)

Vengan, vengan... ¿Ves que se reconoce la Danza?

¿Sabes qué gran paso has dado?

¡¡¡Ah...!!!

Qué maravilla, oye, mira... Ha sido el público.

Ha sido el público...

Es maravilloso... ¡Sois maravillosos!

De verdad... ¿eh? ¡Bravo!

Os dije que hoy os diría adiós; pero, simplemente, no puedo...

Es un... ¡¡¡Hasta siempre!!!

Gracias...

(BSO "Piratas del Caribe")

¿A que es increíble? ¡¡Qué fuerte...!!

(BSO "Piratas del Caribe")

Prodigios - 27/04/19

27 abr 2019

Los finalistas intentarán conquistar a los miembros del jurado con actuaciones como ‘Il mio bel foco’ de Benedetto Marcello, una pieza de la banda sonora de la película ‘Cinema Paradiso’ o una interpretación de la obra ‘Diana y Acteón’, entre otras. Además, los dos finalistas de la categoría de instrumento, Carla Gómez al clarinete y Jaime Infante con su violín, actuarán junto a la Orquesta Sinfónica de Castilla y León tocando el tema principal de la película ‘Piratas del Caribe’.

Ainhoa Arteta, Nacho Duato y Andrés Salado tendrán la misión de seleccionar al mejor candidato en cada especialidad: canto, danza e instrumento. El público presente en el auditorio del Centro Cultural Miguel Delibes se encargará de escoger al ‘Prodigio del año’ mediante un sistema de voto electrónico.

Antes de conocer este resultado, Ainhoa Arteta abandonará, momentáneamente, su puesto en el jurado para subirse al escenario y actuar en la gran final. Interpretará ‘Lascia Ch’io Pianga’ acompañada de los prodigios de la categoría de canto, Lucía Rodrigo y Raúl Parejo, y de la categoría de baile, Elisabetta Fasoglio y Saïd Ramos. La gala final de ‘Prodigios’ también contará con la actuación estelar de Luz Casal, que interpretará su tema ‘Sentir’ acompañada por la música en vivo de la Orquesta Sinfónica de Castilla y León.

Contenido disponible hasta el 14 de marzo de 2020.

ver más sobre "Prodigios - 27/04/19" ver menos sobre "Prodigios - 27/04/19"
Programas completos (5)
Clips

Los últimos 82 programas de Prodigios

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Anónima89

    Buenas tardes, ya era hora que hiciesen un programa así, lo acabo de ver ahora ya que no pude verlo el sábado, estaba claro que iba a ganar Jaime o Said. Lo que no se ha visto al final quién a quedado segundo y tercero. Y no ha salido nadie a darle el premio ni ha habido representación por parte de la Universidad. Deseando ver la segunda edición. Un saludo.

    02 may 2019
  2. carlos

    Que programa tan excelente. Levanta el espiritu, el sentimiento, la cultura, la alegria, todo!! la calidad del programa es de una altura como ya no se ve, excepto, quizas, en algunos programas culturales del Reino Unido. Y el jurado de una altura como no se lo puede creer uno. Tres grandes estrellas de sus generos, y que simpaticos y carinosos con los participantes. Un programa unico. Muy triste que hubo que decir adios. No lo entiendo. Que pasa que no consideran a los tv espectadores de la categoria del programa? Yo lo vi desde Ginebra, todos estos sabados. Por favor regresen. Carlos

    02 may 2019
  3. José Luis

    Únicamente agradecer el que podamos asistir a un programa donde los presentadores hablan con corrección, con educación, con sensibilidad. No sólo le expresión artística ha sido de una altura inigualable. La altura de Boris como presentador y la del jurado ha provocado en mi esa sensación agradable de poder estar ante personas educadas y cultas. Muchas gracias . Añadir que comprendo lo difícil que es elegir a uno entré tantos. Cada uno podría aprovechar el éxito de este bendito programa. Os animo a continuar

    01 may 2019
  4. Semi

    Hola a todos: aún me cuesta creer que haya emitido un programa en el que se reconozca el arte de la musica, la danza y el canto en España y para que se vea los talentos que tenemos, tan pequeños y tan grande a la vez. Un encanto de participantes. A ver si toman nota otras cadenas aunque seguramente interesan otras cosas, sin valores humanos que programas de esta talla. Solo hay que cambiar de cadena para ver los programas que emiten. Mi felicitación por dicha emisión. Cuánto talento en este país y que poco reconocido. Triste para mí, muy TRISTE.

    30 abr 2019
  5. Loly

    Excelente programa, me ha sabido a poco, que nivel de niños!!!! Y lo que más me ha gustado es el jurado, que como grandes profesionales han valorado con conocimientos de lo que han visto. Para mí han ganado todos. A repetirlo!!!

    30 abr 2019
  6. Amparo

    Impresionante programa e impresionantes prodigios, jurado excelente, presentador inmejorable, un programa con mucho encanto, real y con mucho que enseñar de lo poco que merece la pena ver, ojalá haya una segunda etapa porque realmente es fantástico.

    30 abr 2019
  7. Angela

    Bellísimos niños. Muy difícil elegir ante tanto talento. De todos modos siempre hay preferencias , pero Zaid maravilloso.

    28 abr 2019
  8. Daniel

    Agradezco a la Televisión Pública emitir y regalarnos un contenido tan inspirador. Son verdaderos tesoros humanos cada uno de los niños que han participado en esta edición. Gracias. Muchas gracias.

    28 abr 2019
  9. Luisa

    Grandes prodigios todos. Comentario final de Nacho Duato propinó la victoria de Said. Yo personalmente creo Jaime debería haber ganado, es un genio del Violin.

    28 abr 2019
  10. Lucy

    El comentario personal de Nacho inclinó la votación del voto y no fue justo. Ese premio lo merecía Jaime porque ese niño es un Genio del violín.

    28 abr 2019