www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5105187
Para todos los públicos Para todos La 2 - 30/03/19 - ver ahora
Transcripción completa

¿Qué tal?

Como quien no quiere la cosa ya estamos a fin de mes

y esta madrugada, además, habrá cambio horario.

Aprovechando al máximo nuestro tiempo de actualidad social

hoy contaremos con el valiente testimonio

de dos periodistas mexicanas

que ahora están acogidas en nuestro país.

Con Alex Rovira charlaremos de la vida

y de su último libro "Amor".

Antonella Broglia nos contará

lo último en innovación ciudadana casera

y Jorge de los Santos se preguntará acerca de la superioridad moral.

Eso será al final del programa porque ahora nos preguntamos

cómo es trabajar bajo amenaza de muerte.

Una realidad a la que se enfrentan

los periodistas comprometidos con su profesión en México.

Damos cifras,

tres asesinatos cada dos meses además de amenazas continuas

y extorsiones.

Este es el relato de dos mujeres periodistas,

víctimas de la violencia en su país

y que ahora se encuentran temporalmente acogidas

en Barcelona.

Nuevamente es asesinado otro periodista nuestro país.

Así es, otro.

La violencia contra los comunicadores

en nuestro país continúa.

Nos vamos hasta Tabasco donde este martes fue asesinado

un reportero...

"Y así un día y otro en los informativos mexicanos.

A riesgo de normalizar el asesinato de periodistas.

No se mata a la verdad matando periodistas,

pero se usa como arma disuasoria.

Coactiva.

Así, México ha llegado a ser el país no en guerra

donde es más peligroso ejercer el periodismo.

En los dos primeros meses de este año

ya han sido asesinados dos periodistas.

Desde el año 2000,

la Comisión Nacional de Derechos Humanos del país

ha contabilizado 144 entre muertos y desaparecidos.

Una media de tres asesinatos cada dos meses.

Miriam Daniela Ramírez y Mayra Mireya Cisneros

habrían podido ser dos nombres más en la funesta lista.

Ejercen en los estados de Sinaloa y Coahuila.

Han tenido que sortear la violencia contra ellas

y el control de los poderes fácticos

y gubernamentales sobre los medios de comunicación.

Las recibimos en el Ateneu Barcelonès

un oasis de paz en el centro de la agitada Barcelona.

La ciudad que les ha proporcionado la tranquilidad buscada y necesaria

gracias a un programa municipal de acogida

de periodistas amenazados.

El cuerpo de Mayra Cisneros todavía guarda el recuerdo

de la violencia recibida hace año y medio.

Su mente, también.

Era reportera de Radio La Poderosa.

Cubría las elecciones en el municipio de Frontera.

Su información no gustaba al alcalde.

Primero, fue despedida.

Después, cuando ella lo había denunciado, secuestrada."

Yo había salido de mi casa,

se suponía que yo tenía ya una denuncia previa por la amenaza,

y que yo tenía seguridad de parte de la procuraduría,

y no fue así, no iba nadie.

Yo salgo de una gasolinera y me frena en una camioneta,

iban cuatro hombres, me llevan, me tienen, me suben.

En diferentes puntos me bajaron, me golpeaban,

me dañaron las costillas, me jaloneaban, me golpeaban...

En mi talón, incluso, me causaron fisuras

que no me atendí en todo este tiempo porque no quería ni salir.

Crearon una campaña en redes sociales de desprestigio y,

bueno, se llegó al punto de que emocionalmente

sí me afectó bastante además de mi salud.

"Miriam Ramírez, reportera del semanario Río 12,

especializada en narcotráfico y corrupción gubernamental,

es víctima colateral del asesinato de su director

y amigo Javier Valdez."

Asesinaron a mi compañero,

Javier Valdez Cárdenas por la cobertura

que estábamos realizando sobre este tema

del reacomodo del cártel de Sinaloa,

y a partir de ahí,

dejamos un poco del periodismo y nos salimos a las calles

a protestar cada mes durante un año

exigiendo justicia por el homicidio de Javier.

El asesinato de Javier prácticamente nos dejó a todos

de la misma forma porque el hecho de que lo asesinaran a él,

que era un periodista de mucho prestigio en México

y reconocido internacionalmente nos ponía en vulnerabilidad a todos.

Prácticamente nadie ha sido castigado por este homicidio

lo cual es una constante en las agresiones a periodistas

en México.

Hay un 99.13% de impunidad

en los expedientes,

en las carpetas de investigación de agresión a periodistas.

"Si la violencia es el primer problema,

la impunidad es el segundo.

México es la mayor fosa clandestina con más de 26.000 personas

sin identificar en frigoríficos forenses.

Y entre las víctimas, cada vez más periodistas.

Atrapados entre la corrupción política

y el narcotráfico."

Lo de las agresiones a periodistas,

entre un 40 y 60% es el Estado, son fuerzas del Estado.

Desde alcaldes como el caso de ella, políticos, diputados,

policías, fuerzas del Estado...

Y en menor porcentaje es el crimen organizado.

Pero también, a veces,

las agresiones son...

El autor intelectual es un político

y el autor material es el crimen organizado.

-El no callar es grave.

Sobre todo cuando están bien enquistados los políticos,

no hay una distribución equitativa

de la riqueza en las bondades de los productos

que puede haber en nuestro país.

El rico más rico y el pobre más pobre.

-Hay una relación entre el crimen organizado

y el poder, el gobierno.

Y hay también corrupción en donde estos políticos

se están beneficiando de los recursos del país,

de los recursos públicos,

y están beneficiando a sus allegados.

Y esto se da porque hay muchísima impunidad.

"Impunidad ante la corrupción

y también corrupción de los propios medios de comunicación."

Dentro de los presupuestos, de los tres niveles de gobierno,

hay un porcentaje para efectuar convenios

con los medios de comunicación.

Lamentablemente eso es solamente en la pantalla

porque de otros rubros sacan presupuestos

para darle a los concesionarios

y terminan convirtiéndonos en voceros de ellos,

como les comentaba ahora,

y otras situaciones de que los medios de comunicación

son ya dueños de políticos, diputados, gobernadores...

Servidores públicos.

Entonces ya ahí son juez y son parte.

"Afortunadamente,

tampoco faltan los medios resilientes

y resistentes a la corrupción.

Y grandes esfuerzos de periodismo independiente

que se organiza en red para informar y protegerse."

Creemos que si estamos comunicados y coordinados en red,

y también si hacemos trabajos de periodismo colaborativo,

esto puede garantizar más nuestra seguridad.

-Afortunadamente, pues bueno,

tenemos la tecnología que de pronto es libertinaje

para algunos pero la oportunidad de poder difundir las cosas

que ellos quieren ocultar.

"Sin una autoridad que investigue y castigue los delitos,

el círculo vicioso es interminable.

Y las esperanzas de cambio son pocas en base al tratamiento

que recibe la prensa del mismo presidente López Obrador."

Llamándolos vendidos o amarillistas o corruptos.

Y esto es generalizado para cualquier periodista

o cualquier medio que lo cuestiona.

Y esto es también bastante grave al tratarse de México,

un país donde se están asesinando los periodistas.

"Y sin embargo,

ellas volverán a México y volverán a ejercer el periodismo,

a pesar de todos los costes personales.

Abandonar sería rendirse ante el crimen organizado

y la corrupción".

Podríamos decir que acabamos de ver un ejemplo

de amor por una profesión y por unos valores,

pero nos preguntamos si existe el amor material

o solo se da entre humanos.

Abrimos consulta porque tenemos con nosotros a alguien

que lleva mucho tiempo analizando la condición humana

y sus reflexiones son todo un referente.

Alex Rovira, bienvenido. Hola, Marta, ¿qué tal?

¿Se puede amar a una profesión

o estamos hablando de otros sentimientos?

Para situarnos.

Amar a una profesión tiene un nombre,

se llama "vocación".

Y si miramos la etimología, vocación viene de "vocare",

que es la llamada del corazón.

Por lo tanto, por supuesto, podemos amar a una persona,

cualquier vínculo, a un animal, a la naturaleza,

pero cuando ese amor se procesa en una acción

que pretende hacer un bien común, le llamaremos vocación.

En este programa sabes que hablamos constantemente de ONG,

de cooperación, de ayuda al prójimo...

¿Eso es también amor por una causa?

Absolutamente.

Mismo sentimiento... Absolutamente.

Amar es cuidar

y cuando tú te entregas a una causa mayor de ti mismo,

eso te ayuda a contribuir a algo muy importante.

A crear sentido a tu vida.

Porque el sentido de la vida viene, fundamentalmente, por eso,

por la conjugación de nuestra acción en un cuidado,

en una comprensión y en una inspiración a otros.

Y, por supuesto, hay amores con causa.

¿Nos viene de serie lo de amar, el amor, o se aprende, se adquiere?

Amar es un lenguaje que se aprende.

Y es un proceso que debe ser reflexionado.

Dicen que el amor es ciego y es mentira.

Lo que es ciego es el deseo.

Lo que es ciego es la primera etapa del vínculo

sobre todo entre personas.

Pero el amor debe ser lúcido.

El amor debe ser reflexionado. Y a amar se aprende.

Y es más, la paradoja es que siempre dejamos la reflexión

sobre el amor en los momentos de crisis.

Pensamos en el amor cuando el amor ha ido mal,

cuando precisamente deberíamos hacer una pedagogía,

incluso en la tierna infancia, en la adolescencia,

de qué quiere decir exactamente amar.

Y qué quiere decir ser amado.

Hay que trabajar.

El amor hay que trabajarlo.

Hay gente que rebosa amor y hay gente que, sencillamente,

le cuesta o no le sale.

Pero la pregunta es, cuando alguien te dice: "Te quiero",

¿qué te está diciendo?

Ahí estaría el debate.

Porque hay muchas personas que creen que son amadas

y están siendo mal amadas o, directamente, maltratadas.

Porque a lo mejor están en una dialéctica donde,

de alguna manera,

reproducen patrones adquiridos en la infancia de maltrato

pero ya les va bien.

Yo creo que el amor debe ser reflexionado

en esos tres ejes.

Para mí, las preguntas fundamentales son: ¿te cuidan?

¿Te sientes cuidado?

Porque si amar no es cuidar no es amor.

¿Buscan comprenderte?

Si te comprenden y buscan comprenderte, te aman.

Y sobre todo, si te inspiran también a realizarte

y a que puedas ser quien en verdad quieres.

Entonces, hay absolutos, porque por ejemplo,

el amor incondicional puede incluir tolerar según qué violencia.

O sea, relacionar violencia con amor, eso no se puede tolerar.

Es que eso no es amor.

Pero se justifica, hay gente que dice que es incondicional.

No, el amor incondicional habría que matizarlo.

Un amor con sacrificio y con dolor no es amor, es otra cosa.

Llamémosle masoquismo, simbiosis, dependencia.

El amor se construye,

a mi modo de ver, en clave de respeto.

El amor se construye en base a autonomía.

Y el amor se construye en base a confianza.

Otros valores que generan un vínculo sano,

pero un vínculo que te lleva a la destrucción

o a la autodestrucción,

a mi modo de ver, no cabe la definición de amor.

Alex, si te puedo tutear,

llevas muchos años dedicándote a esto y el auge de las redes,

el auge de los contactos de estos vínculos virtuales

también ha llevado a toda una serie de reflexiones

o de irreflexiones.

La gente que se conoce por Internet

o por aplicaciones de contactos, ¿eso es amor?

No necesariamente.

Yo creo que hay personas que legítimamente

utilizan las redes para conocer a otras

y a partir de aquí explorar posibilidades de caminos,

de convivencia y de relación.

Pero también en las redes hay narcisismo

y también hay psicopatía.

Hay personas que utilizan las redes con una finalidad manipulativa

del otro.

No buscan una relación con una persona,

sino con un objeto de placer al cual utilizan y luego se olvidan.

Por lo tanto, las redes reproducen lo que hay en la realidad,

pero lo tienden a amplificar por efecto, muchas veces,

de una falsa imagen.

Hay que ir con mucho cuidado con las redes sociales

porque uno proyecta lo que quiere,

pero la realidad está llena de matices

y las redes no muestran esos matices.

Es "o sí o no".

Claro. Sí, no, sí, no.

Es muy maniqueo es muy "sí, no", es muy fácil,

me gusta, no me gusta, como si fuera un objeto de consumo.

Entonces amar es comprender y reconocer

y hay gente que en eso es muy rápida.

Yo no tengo ningún problema en saber diferenciarlo

pero ay, luego...

Pero hay gente muy buena, muy ingenua,

con buenas intenciones que se piensa que todo el mundo es como ella

y estas personas pueden ser víctimas fáciles del manipulador

o de la persona que precisamente no busca una relación inter pares,

sino una relación de uso y consumo.

¿Crees, después de todos estos años,

después de todo lo que has publicado,

que lo que falta es amor?

Creo que lo que da sentido a la vida, sin duda, es el amor.

Cada cual sabrá si le falta o no le falta en su vida.

No me atrevo a generalizar.

Pero de lo que sí estoy convencido es que es necesario una pedagogía

sobre la inteligencia psico-afectiva.

Sobre que seamos capaces de hacernos valer y, también,

de respetar a los demás.

Hace falta una ética,

no solo sobre el civismo sino de una convivencia

que nos lleve a lo que para mí sería el deseo final,

que es humanizar a la humanidad.

Acabas de publicar un libro titulado así, "Amor".

Sencillamente.

¿Crees que se pueden decir cosas nuevas sobre el amor todavía?

Siempre, siempre.

Aunque, para novedad, los clásicos.

Pero siempre hay un espacio de reflexión.

Y hay una mirada.

Tu mirada, la mirada de las personas que han sido entrevistadas,

la mirada de cualquiera puede aportar una perspectiva,

quizás sorprendente, original, poética.

El amor no tiene fin.

Y también dices en el libro que el amor es cuidar, comprender,

inspirar.

Ahí es nada, ¿no?

Y es precisamente que el desafío no es menor.

Esa alfabetización que deberíamos recibir

sobre cómo conjugar el verbo amar,

se declina en esos tres grandes universos

y en esos tres grandes universos, cuidar, comprender y amar,

tienen muchas maneras de expresarse.

Y ahí esta lo que permite que la vida

sea un camino de expresión creativa.

Porque, insisto,

lo que nos hace sentir felices es la calidad del vínculo

que somos capaces de establecer con el otro.

¿Tú has llegado a este libro o este libro te ha llegado

y has dicho: "Ahora sí que me veo con voluntad, ganas..."?

Es una buena pregunta.

Creo que hay un diálogo.

Uno llega al libro y el libro llega a uno.

Y en este caso,

yo hacía mucho tiempo que tenía ganas de hacer

una exploración personal.

Había leído mucho sobre lo que se ha escrito sobre el amor.

Por evolución.

Tenemos autores de referencia muy buenos como Walter Riso,

como Antoni Bolinches,

como tantos otros que hace una reflexión rigurosa,

profunda desde la especialidad.

En mi caso, no hablo solo de la relación de pareja,

sino que me apetecía explorar eso, cuando alguien te dice: "Te amo",

¿qué te está diciendo?

¿Y cuáles son las posibles lecturas que tiene eso desde el bien común?

Pues Alex Rovira,

gracias por acudir y estar aquí en Para Todos.

Un placer. Muchísimas gracias.

Seguimos y damos paso a Antonella Broglia

y sus propuestas de innovación ciudadana solidaria.

Seguro que también están hechas con amor.

(Música)

Estamos en el hall del Museo de Arqueología Nacional

en Madrid

para hablar de emprendedores sociales

con Antonella Broglia.

Buenos días. -Gracias.

-Hablamos de un emprendedor social en Portugal

que trabaja para rehabilitar edificios

y viviendas en mal estado.

Vamos a empezar hablando de un ejemplo, ¿de cuál?

Del de Álvaro. -Sí, Álvaro es una de esas personas

que en Portugal vive dentro de una casa completamente degradada

y representan el 5% de las casas en Portugal,

un problema invisible porque el Estado solamente interviene

cuando son casos gravísimos,

donde hay cuestiones de criminalidad, de peligro, pero si no, ¿qué sucede?

Con estas personas que viven en casas

donde a lo mejor el techo no está aislado, no hay agua,

no se pueden hacer una ducha.

Está lleno de escombros, de suciedad, de animales,

de cucarachas y de ratones.

Y así era la casa de Álvaro.

Y Álvaro no quería que nadie interviniera para ayudarle.

Ninguna organización social.

Hasta que un día,

este grupo de voluntarios llamado "Just a Change"

le convenció.

Un grupo de estudiantes universitarios preparados

que hacen estos programas de voluntariado

en colaboración con otras oenegés,

con el Estado, con productores de materiales,

van a su casa y en colaboración con él, empiezan a limpiar,

a pintar, a estructurar,

poner agua, arreglar el techo.

Todos estos chicos...

-Y Álvaro,

que al principio era reticente a que le rehabilitaran la vivienda

y luego se pone a trabajar con ellos.

-Sí, se convence,

porque ve que es una organización muy horizontal y muy de la calle,

que no son instituciones sociales.

Y él también se pone.

De hecho, él dirige este trabajo de reestructuración,

protagoniza y él también se pone.

Y al final, su casa es otra.

Y obviamente él,

que era una persona que vivía de una forma marginada,

se vuelve también otra persona porque ha cambiado su casa

y poco a poco cambia él también.

No solo,

sino que se vuelve uno de los voluntarios líderes

que ahora está ayudando a limpiar

y a reestructurar muchas otras casas.

-Se puso tan contento, Antonella,

que hasta organizó una fiesta de inauguración de la casa.

-Sí, se hizo una fiesta y todo.

Entonces es un ejemplo muy importante

de lo que hace esta organización, "Just a Change".

El emprendedor social portugués,

António Bello,

el cual con solo 27 años,

siempre ha tenido una vida intensa,

de compromiso social y voluntariado,

y entra en contacto con este problema que nadie ve.

Y decide que no,

que se empieza por rehabilitar una casa

para que la vida humana que está dentro

pueda también rehabilitarse.

Él entra en contacto con esto cuando entra en una vivienda

donde está un chico drogadicto con la madre

viviendo en un estado de degrado brutal.

Y se da cuenta de que hay que hacer algo.

Él habría trabajado en organizaciones juveniles

desde siempre,

sabía cómo organizar a los jóvenes universitarios

en sistemas de voluntariado que funcionen

y se puso manos a la obra.

Y es muy interesante,

porque esto sucede de una manera totalmente casual.

Él había hecho muchas cosas para los jóvenes

y para las personas marginadas.

Y lo que hacía junto con otros compañeros

era cantar con una guitarra por la calle.

Y una noche se dio cuenta de que cantaban

y alguien de la calle les dio 30 euros.

Y ellos decidieron, con estos 30 euros,

invitar a una persona sin techo a cenar.

Y se dieron cuenta cómo con tan poco esfuerzo

se cambiaba la vida entera de una persona.

Y luego se dio cuenta que en Lisboa había mucha gente

que hacía lo mismo.

Y en cambio,

estaba este problema de la vivienda degradada

que nadie estaba dando visibilidad.

Y así es cómo empieza él.

Hace un acuerdo con Microsoft para poder generar un mapa digital

donde se identifican las casas degradadas,

porque tienes que darte cuenta de dónde está el problema.

Porque esta gente está marginada y no pide ayuda.

-Estamos hablando de un 5%, más o menos, de la población.

-Muchísimo, muchísimo un Portugal.

Y luego, hace acuerdos con todos,

sobre todo uniendo empresas,

administraciones públicas, todos estos jóvenes universitarios,

y ya han reestructurado 100 casas.

Este vídeo de Álvaro es fundamental,

porque él había estudiado ingeniería

y ya había recibido una oferta

para ir a trabajar en un supertrabajo,

superbien pagado, en una empresa de ingeniería.

Pero luego,

este pidió dio la vuelta a Portugal y una empresa le dio 70.000,

una donación de 70.000 para que él pudiera seguir.

-Para seguir adelante con el proyecto.

-Sí, y él dijo:

"Basta, no voy a ser ingeniero para nada,

voy a seguir con esto porque esto es sistémico".

O sea, arreglas la casa, arreglas la vida.

Y si llega a este 5%,

el efecto global en la comunidad es muy grande.

Solo tiene 27 años, António Bello.

-Sí, lo que dices.

Él dice: "Rehabilito un edificio, rehabilito una vida".

Está muy bien. Gracias, Antonella, por esta iniciativa.

-A vosotros.

Ponemos ahora en cuestión actitudes y comportamientos

con la idea de reflexionar acerca de ellos

y comprender en qué mundo vivimos.

Dicho lo cual, saludamos a Jorge de los Santos.

Buenos días, Marta.

¿Qué tal, Jorge? Encantado.

Hoy nos quieres comentar algo

que consideras

que se está manifestando harto últimamente

y es la superioridad moral.

¿Qué se entiende por superioridad moral?

Por superioridad moral se entiende,

un rasgo de la personalidad marcado

que tenemos todos de una manera más o menos exacerbada

que nos hace tender a creer que somos mejores personas

que el resto de los demás.

Son estas especies de, digamos,

fantasías positivas que nos genera el mecanismo cognitivo

para sostenernos vivos

en la existencia en cuanto a humanos.

"Yo estoy mejor de lo que dicen, todos los de mi edad ya están tal,

pero yo, sin embargo, estoy tal".

Estas cosas euforizantes.

Pero la superioridad moral es un rasgo muy característico

del creer que cualquier argumento o planteamiento que haces

tiene algo,

un plus de valor moral con relación al que manifiesta tu oponente.

En definitiva, que tú eres como mejor persona.

Y eso es algo que hoy en día se manifiesta mucho y que,

posiblemente, está en la base de muchos de los conflictos

y de esa imposibilidad de acordar las cosas.

Quien se siente o se cree superior,

se cree en poder de la razón.

No tanto de la razón, habría una superioridad intelectual,

una superioridad argumental, retórica...

Aquí se trata de una superioridad moral.

O sea, se cree mejor persona.

Se cree que lo suyo es mejor para todos, para todos los temas,

que no lo que está defendiendo el otro.

Ahí está el primer planteamiento que nos podríamos hacer

es si hay verdaderamente ideas moralmente superiores a otras.

Cosa que habría mucho que discutir, con Nietzsche,

por ejemplo, sobre si realmente lo hay o no,

pero si tomamos incluso de partida el que las ideas,

las argumentaciones, los propósitos que tienden al bien común,

a favorecer a los demás, a esta intersubjetividad,

o sea, ayudar...

Pues pueden ser moralmente superiores.

Algún ejemplo, Jorge, algún ejemplo.

Una idea que es superior a otras.

La igualdad entre hombres y mujeres, por ejemplo.

Podría ser una idea, por lo menos, hoy en día,

asumida como una idea moralmente superior

que las que propugnan

la desigualdad entre hombres y mujeres.

Puedes decir 100 cosas más.

¿Pero es superior?

¿Porque es mejor para todos?

O sea, la idea es esa.

Cuando se concibe una idea superior, moralmente, a otra,

es porque cumple esa triada de la fraternidad,

igualdad y libertad.

Eso en un principio.

Pero desde luego,

lo que nos garantiza que una idea sea moralmente superior a la otra

es lo que podríamos llamar la hegemonía moral.

El que esté de moda, moralmente, esa idea.

Porque en el mismo planteamiento que estábamos diciendo

de la igualdad entre hombres y mujeres,

hasta hace muy poco,

la hegemonía moral marcaba

que la mujer tenía que ocupar

determinados aspectos de la vida doméstica

y ocuparse y prestar cierta atención al hombre,

y eso, en aquel momento, era la hegemonía moral,

era lo que se concedía que moralmente era mejor para la vida.

De según qué sociedad.

De según qué sociedad.

Y ahora evolucionamos.

Se supone que evolucionamos.

La moral evoluciona, la moral, las costumbres se modifican,

y evolucionan.

Pero conlleva un péndulo.

Cuando parece que se evoluciona, que la sociedad avanza,

que hay una mayor conciencia, paralelamente, hay esos extremos.

Sí, hay esos extremos y pasan varias cosas.

Los que propugnaban,

todo lo que configuraba eso que llamamos la hegemonía moral,

en el momento en el que se decía

que tú por ser mujer tenías que casarte

y atender a tu marido y ocuparte de las tareas domésticas,

estos no eran imbéciles ni eran mala gente,

ni eran más tontos que nosotros,

estos se asumían que era el orden que permanecía

y permitía el bien entre todos nosotros.

Ese es el peligro de la hegemonía moral,

el creerse que hoy en día parece que funciona

como una tira atrapa moscas.

Uno se afilia a la hegemonía moral,

a lo que es conveniente a lo que se dice moralmente.

Simplemente porque pasa por ahí pero no lo pone en juicio,

eso se atasca.

Se atrapa a esas cuestiones.

Entonces queda la confrontación, no hay diálogo,

no se puede convivir con eso.

Queda enganchado.

Uno queda primero enganchado a esa idea.

Los cerca que está esa hegemonía moral

de lo políticamente correcto.

Esa tontería de decir: "Es que es lo que conviene".

Entonces, claro, olvidando eso,

además que está cayendo no en una idea moralmente superior,

sino lo que se considera hoy en día moralmente superior

y olvidando, además,

que todas las mayores atrocidades

que hemos cometido en cuanto a humano,

siempre se ha hecho en nombre del bien común.

Nunca se ha hecho para decir: "Voy a joder a los demás".

O sea, "lo hago por vuestro bien".

Todas las atrocidades.

Hay un componente de deseo de poder,

de deseo de imponer.

Sí, por supuesto.

Hay un punto, en cualquier caso, volvemos a partir,

suponiendo que hay ideas moralmente superiores a las demás,

hay un punto que es el que tú anunciadas antes

en el que cualquier autoridad moral se desarticula,

que es cuando se convierte en el fanatismo.

Es decir,

cuando has encontrado o has querido encontrar

la causa moral tan perfecta,

tan intocable, tan sublime,

que no se puede modificar de ninguna de las maneras.

Has encontrado el templo donde justificarte,

eso pasa mucho hoy en día.

Que es gente que está afiliada a esa hegemonía moral y que,

por lo tanto, tiene una superioridad moral por los demás.

Pasa por lo de siempre,

porque ves que es gente que necesita un abrazo,

que te dan ganas de dárselo, y de decir: "No te preocupes,

busca un colectivo de amparo y tal",

pero luego pasa porque hay gente

que hace en esa hegemonía su vía de negocio.

Tenemos un sentido empresarial de nuestra existencia

y entonces se atrapa en esa tira de la mosca

haciendo su negocio.

Y ese es,

es el fanatismo y esas causas son las que desarticulan

y extremizan ese sentido de la superioridad moral.

Termina aquí este tiempo, Para Todos, Jorge.

Pues aquí lo dejamos.

Si quieren más información o si quieren seguir

con el tema que nos ha comentado hoy,

pues ya saben, nuestras redes sociales.

A leer y a ponerse en cuestión,

que de Sócrates a Voltaire

siempre se ha luchado más por las causas morales,

por ponerlas en práctica y por ponerlas en cuestión,

no lo olvidemos. Pues ahí queda dicho.

A ustedes, aquí les deseamos un buen fin de semana,

estén donde estén, nos vemos a través de esa pantalla.

Adiós.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Para todos La 2 - 30/03/19

Para todos La 2 - 30/03/19

30 mar 2019

Periodismo. Reportaje sobre el ejercicio del periodismo en México. Damos cifras: tres asesinatos cada dos meses, además de amenazas continuas y extorsiones. Charlamos con Miriam Daniela Ramírez y Mayra Mireya Cisneros ejercen en los estados de Sinaloa y Coa-huila. Han tenido que sortear la violencia contra ellas, y el control de los poderes fácticos y gubernamentales sobre los medios de comunicación.

Amor. Entrevista con el escritor Álex Rovira que se ha especializado en analizar conceptos como amor o alegría. Rovira dice que el amor es comprender, cuidar e inspirar. Acaba de publicar el libro Amor.

Emprendedores sociales. Antonella Broglia nos presenta el trabajo de Antonio Bello y la asociación Just a Change contra la pobreza en la vivienda en Portugal. Su lema es “Rehabilitar una casa para rehabilitar la vida de las personas que viven en ella”.

En qué mundo vivimos. Jorge de los Santos reflexiona sobre la superioridad moral que creen tener algunas personas sobre las demás. ¿Qué se entiende por superioridad moral?

ver más sobre "Para todos La 2 - 30/03/19 " ver menos sobre "Para todos La 2 - 30/03/19 "
Programas completos (1241)
Clips

Los últimos 7.928 programas de Para todos La 2

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios