www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4038378
Para todos los públicos Para todos La 2 -  27/05/17  - ver ahora
Transcripción completa

¿Qué tal? Buenas tardes. ¿Cómo llevan este 27 de mayo?

Desde este instante la actualidad social ocupa su espacio en La 2.

Hablaremos de buscar y encontrar trabajo, de lectura fácil,

de filosofía, de teatro. Vamos por partes.

Veremos qué es y cómo funciona el proyecto Lanzaderas de Empleo

gracias al cual personas desocupadas se activan en la búsqueda de trabajo

de forma colectiva, ayudándose unos a otros.

El 50 % lo consigue. El director de esa iniciativa nos contará cómo.

La lectura fácil es una técnica que adapta todo tipo de textos

para facilitar su comprensión a personas con dificultad lectora.

Nació en Suecia y en España ya hay ejemplos. Les explicamos algunos.

Si hablamos de innovación ciudadana solidaria, Antonella Broglia

nos presentará propuestas que quieren remover conciencias

y cambiar la realidad a través de fotografía. Empezamos.

(Música)

En nuestro primer reportaje nos fijamos en la lectura fácil.

Se trata de una técnica que adapta textos ordinarios

para que los entiendan personas con discapacidad intelectual

y otros colectivos con dificultades de comprensión lectora.

Hemos estado en Madrid, Barcelona y Hospitalet de Llobregat

para conocer iniciativas. La lectura fácil

también llama a la puerta de las administraciones para que sea

más clara en sus comunicaciones con la ciudadanía.

(LEE) El corredor consiguió el mejor tiempo de la...

de la historia en la carrera de 100 m.

La voz de la lectura fácil cada día es más fuerte.

El derecho de las personas con dificultades lectoras

a disponer de textos adaptados se va abriendo camino.

¿Eso lo entendemos todos? (TODOS) -Sí.

-Es una técnica de redacción y publicación que permite

hacer los textos más comprensibles

para personas con dificultades de comprensión lectora.

En ese grupo entran desde personas con discapacidad intelectual,

personas mayores, con dislexia, inmigrantes recientes.

Plena Inclusión Madrid es una organización que aglutina

un centenar de entidades de personas con discapacidad intelectual

o del desarrollo. La lectura fácil forma parte de su plan estratégico.

Como herramienta fundamental de acceso a la información,

a la cultura y al ejercicio de los derechos.

Supone levantar una barrera como la comprensión lectora.

Pretendemos que a través de la lectura fácil

los textos sean más sencillos para el colectivo que representamos

y que puedan ejercer sus derechos. Está inserto en el plan estratégico

y es una de nuestras vías de acción más importantes.

Ahora trabajan en el diccionario fácil, diccionario virtual

que adapta definiciones de palabras y expresiones

de los diccionarios ordinarios con ejemplos e ilustraciones.

Está supervisado por la Fundación de Español Urgente de la Agencia EFE

y financiado por la Fundación Repsol.

Lo presentaron en marzo pasado con 1200 palabras y sigue creciendo.

Uno de los términos es "tolerancia".

La definimos como respeto de opiniones e ideas

de otras personas diferentes a las nuestras;

o un ejemplo: "el padre de Juan tiene mucha tolerancia

con las opiniones tan diferentes de su hijo Pedro".

Las adaptaciones pasan por el filtro de los validadores,

personas con discapacidad intelectual.

Trabajamos lo que es el diccionario...

de plena inclusión. Nos llegan palabras...,

leemos el significado, la definición y el ejemplo.

Si vemos que hay algo que no entendamos o es complicado

buscamos maneras de sustituirlo por algo que sea más accesible.

Los grupos están dirigidos por dinamizadores.

Les enseñan las pautas de adaptación y certifican

que el texto se ha entendido. El trabajo resulta positivo.

Evolucionan como personas porque es muy importante el trabajo en grupo.

Deben aprender a tolerar a los demás, aceptar el ritmo

y evolución de los demás. A lo mejor el mío es mejor que el de al lado.

Es una forma de autoafirmarse y de conseguir sus objetivos

y de comprender no solamente los textos que les damos

sino cualquier información.

Para eliminar del todo las barreras invisibles

la sociedad debe cambiar de mentalidad.

No se tiene en cuenta a la persona con discapacidad

en un rol que vaya más allá del de persona con discapacidad.

No se le ve como consumidor de cultura, cliente de servicios.

El consumidor siempre es el familiar o la persona de apoyo.

Mientras no tengamos en cuenta

a la persona con discapacidad intelectual como consumidor,

cliente, creador, pues no vamos a ver

esa barrera a la que se enfrentan; y entre la que se encuentra,

la lectura.

La semilla de la lectura fácil en España se puso en Barcelona

de la mano de Carme Mayol y Eugènia Salvador

de la mano de Carme Mayol y Eugènia Salvador

que conocían la experiencia pionera de Suecia.

Desde el 99, que hicimos un primer estudio

sobre las posibilidades de la lectura fácil en nuestro país,

pues he seguido. Ya llevo casi 17 años.

A partir de que se creó aquí la asociación

y que hemos hecho formación en diferentes entidades,

desde CEAPS, Síndrome de Down España, etc.,

es una idea que entusiasma porque tiene fuerza

y han ido saliendo diferentes asociaciones por toda España.

-Hace dos años creamos la Red de Lectura Fácil

bajo el logo LF. Todas ellas reconocen este logo,

trabajamos en red la documentación y adaptación de textos.

Colaboran con empresas y administraciones

interesadas en mejorar su comunicación.

Entre sus adaptaciones, la Ley catalana de Accesibilidad.

Hasta el momento se hablaba de accesibilidad física,

de barreras arquitectónicas

pero no se prestaba atención al acceso a la información.

En esta ley por primera vez se está hablando

de ese acceso a la información por parte de la ciudadanía

y la hemos adaptado a las pautas de lectura fácil.

La literatura también se puede adaptar a la lectura fácil

y ampliar el número de lectores.

En España, el número de adaptaciones que se hacen ocupa un buen lugar.

No somos editorial. Lo que hacemos es trabajar para editoriales.

En estos momentos hay 10 editoriales que publican en lectura fácil.

Existen unos 180 libros de lectura fácil.

Somos el país, aparte de Suecia,

que más libros tiene en lectura fácil.

Libros como el que están leyendo en este grupo de lectura fácil

que organiza la biblioteca Josep Janes de Hospitalet de Llobregat,

uno de los mucho grupos que existen en nuestro país.

Los usuarios tienen dificultades lectoras por diferentes motivos

pero todos disfrutan con la lectura y la compañía.

Yo tenía 65 años cuando empecé a ir al colegio y no sabía nada.

Conocía las letras: la a, la u, la r; cuatro letras.

Una de las profesoras nos trajo aquí a una charla y aquí nos quedamos.

De eso hace ya cinco o seis años. Con ella aprendemos muchísimo,

(RÍE) tiene mucha paciencia con nosotros.

Yo me entiendo bien, perfectamente, con Eva,

(CON DIFICULTAD) cómo me rectifica las cosas

para que yo entienda mejor

y así voy mejorando y, poco a poco, bastante más.

-Es un grupo muy bonito. Es bonito hacerlo,

trabajar con ellos, leer, hablar. Es una manera de crear un hábito:

venir aquí, saber que tienes la obligación de venir,

que vas a ver a tus compañeros de club,

que vas a leer, que vas a hacer una cosa interesante,

que vas a estar acompañado, que vas a aprender cosas nuevas.

Lectura fácil; una iniciativa para una sociedad sin barreras.

(Música)

En nuestra sección de emprendedores sociales con Antonella Broglia

queremos hablar de fotografía.

Buenos días. Buenos días.

Hablamos de un trabajo fotográfico para analizar el significado

del color de la piel, ¿no? Sí. Se trata de reivindicar

el rol de emprendedor social de determinados fotógrafos

que con sus imágenes están queriendo producir un cambio.

Aquí es color de la piel: blanco, negro, amarillo, rojo.

Estas palabras no tienen sentido para definir el ser humano.

Son una manera de instalar un sistema y un control del poder.

Es lo que intenta decir Angélica Dass,

una fotógrafa y artista de origen brasileño que vive en España.

Su familia es muy mixta: blancos, negros, esclavistas

y esclavos. Ella sabe (BALBUCEA) el poder horrible

de palabras como blanco o negro para separar a las personas.

Crea pequeños retratos en primer plano de personas de la calle.

Identificando el color de su piel

en una sección de la punta de la nariz

crea un fondo color pantone de ese color.

Vemos en estas miles de imágenes, una al lado de la otra,

que no existe blanco o negro, que somos una gama de colores,

que el ser humano es infinito igual a sí mismo

y que no tiene sentido habla de cosas como el color carne.

Este experimento se vuelve un fenómeno mundial

con una idea revolucionaria detrás. En muchas escuelas se está adoptando

ese dispositivo artístico para que los niños entiendan,

intentando dibujar esos retratos, que no existe el color carne

y que hablar de razas y de colores de piel no tiene ningún sentido.

Me ha parecido interesante querer eliminar el concepto de color carne.

El famoso color carne con el que pintábamos.

Seguimos hablando de fotografía. Lo hacemos de una exposición

de fotografías de zapatos de niños refugiados o de refugiados.

Mira, antes de que empieces a hablar la tengo por aquí... Fíjate.

Es Shannon Jensen, una fotógrafa de Pensilvania

que hace un trabajo en Sudán para retratar la experiencia

de unos refugiados, 30 000, que se escaparon

de una región donde había una violencia brutal

para buscar refugio en Sudán del Sur.

Vamos a hablar de uno. Por ejemplo este. ¿Qué sabes?

Son zapatitos de un niño de dos años que ha andado con la madre,

que la mayor parte del tiempo lo ha llevado a los hombros,

durante 20 ó 25 días para recorrer

los cientos de kilómetros que les separaban de la guerra

a una zona segura.

La fotógrafa se ha colocado donde llegaba ese flujo de gente

y les ha pedido que les dejara fotografiar los zapatos.

Los zapatos son un documento que rompe el corazón.

Puedes ver en esos zapatos semidestruidos

los cientos de kilómetros, bajo un sol y un calor brutal,

que esta gente, muchísimos niños y personas mayores de 70-80 años,

han tenido que recorrer para llegar a un lugar seguro.

Un testimonio silencioso tremendo. Increíble. La fotógrafa explica

que al inicio no entendían por qué le daban los zapatos

para fotografiar. Creían que era como un juego.

Luego se dieron cuenta de que era un testimonio para siempre

y corrían a darle los zapatos para que los pudiera fotografiar.

El trabajo se llama "A Long Walk", "Un largo camino".

Acabamos en Senegal; una exposición de la realidad de Senegal.

Es extraordinario. Este es un fotógrafo que era fotomodelo:

Fabrice Monteiro. Originario de Benín trabajaba en Bélgica.

Era ingeniero industrial, no tenía nada que ver con la fotografía

pero era una gran pasión. Como era fotomodelo entró en contacto

con un fotógrafo americano muy importante, Alfonse Pagano,

Alfonse le enseñó el oficio y empezó a fotografiar.

En Senegal lo que él visualiza es la destrucción del medioambiente.

Nosotros pensamos que la destrucción de los recursos naturales

es del primer mundo y África es el paraíso terrenal.

No. Nosotros estamos destruyendo Senegal y él está haciendo

imágenes como de modelos. Pero son unas imágenes...

muy creativas. Sí. Él crea estas modelos

que son figuras que se visten de escombros, de basura.

Son las pruebas de que una tierra ha sido destruida

por el incendio y por las llamas creadas por el hombre.

Una playa maravillosa ahora se ha vuelto un basurero.

Él viene de la moda y sigue sugiriendo una estética de la moda.

Las imágenes, como podemos ver, son imágenes de destrucción.

Es una colección de fotos inolvidable.

Se llama "The Prophecy" y no es una profecía; es la realidad.

Es Senegal; y África está viviendo una destrucción medioambiental.

Gracias, Antonella, por estas tres iniciativas sociales

sobre la fotografía. Gracias. Muchas gracias a vosotros.

(Música)

Seguimos. Queremos hablar ahora de las Lanzaderas de Empleo,

una fórmula ideada por el dibujante José María Pérez "Peridis".

Se trata de un programa de innovación social

de la Fundación Santa María la Real, donde no se habla de parados

sino de desocupados activos en la búsqueda de empleo.

Se reúnen por grupos y se apoyan mutuamente para encontrar trabajo.

Del funcionamiento y logro de las Lanzaderas de Empleo

hablamos con Álvaro Retortillo.

Es su director y la persona que desde el minuto uno

estuvo al lado de Peridis haciendo realidad el proyecto.

Bienvenido al programa. Hola. Encantado.

¿Desde dónde surge y cuándo surge esta iniciativa?

La iniciativa surge... La fundación lleva años en el ámbito del empleo.

Hace 30 años ideamos las escuelas taller.

Esto surge en 2012 como idea, como concepto,

cuando el desempleo comienza a pegar muy fuerte,

hablamos de millones de personas en desempleo,

y con un clima social muy pesimista. Parecía que no se podía hacer nada,

que había que resignarse ante la situación. Se decía siempre

"el desempleo es el principal problema que tenemos".

Nosotros decíamos cuatro, cinco, seis millones de personas

que están en desempleo nunca pueden ser un problema.

Una persona en desempleo es la solución.

Surgió de ahí, de una situación social muy complicada en el empleo

y había muchos "habría que hacer". Nosotros nos pusimos e hicimos.

Álvaro, antes de proseguir vamos a ver un vídeo

que han hecho un grupo de desempleados en Lanzaderas

y nos sigues contando. Muy bien.

-Bienvenidos a la primera Lanzadera de Empleo de Hospitalet.

Somos un equipo de personas proactivas con perfiles diversos

que trabajamos en un proyecto común: mejorar nuestra empleabilidad.

Durante estos meses hemos trabajado el autoconocimiento,

inteligencia emocional, la gestión del tiempo

y herramientas de empleabilidad apoyándonos todos en todos,

aprendiendo del equipo. Para conseguir nuestro objetivo

nos hemos ido entrenando y superando a nosotros mismos cada día.

Motivación no les falta. Ahí les veíamos en acción.

Desde que empezó en 2013 habéis impulsado más de 350 Lanzaderas

por las que han pasado más de 7000 personas.

Como decíamos, funcionan como equipos de trabajo

formados por 20 desempleados con un coordinador al frente.

Los datos de ayer eran 364 Lanzaderas impulsadas

y casi 8000 personas. Y subiendo.

Es un equipo de personas. Nos gusta subrayar "equipo" y no grupo.

Es una cosa que nos gusta decir.

Son 20 personas que se reúnen durante cinco meses

con un programa de trabajo muy heterogéneo. Es un equipo

en el que hay personas con perfiles universitarios, con estudios básicos

y de distintos sectores, distintas edades, hombres, mujeres.

Es un equipo heterogéneo y es una de las potencias del proyecto.

Durante cinco meses trabajan con ayuda de un coordinador,

o más bien coordinadora porque la mayoría son mujeres.

Es la persona que se encarga de plantar las semillas

para que crezcan personal y profesionalmente.

La idea básica no es tanto de hacer,

como puede haber en los cursos o en la orientación profesional,

sino que haga que las personas hagan,

facilitar que las personas sean quienes hacen las dinámicas

y actividades que hay que hacer dentro del proyecto.

¿En cada territorio trabajan de la misma forma,

se dinamizan equipos distintos, se busca esa forma de 20 personas

durante cinco meses? Lo común es la filosofía,

esta filosofía de ser personas activas, visibles

y quitar ese estigma social de desempleo que existe.

La metodología es muy flexible porque no es lo mismo una Lanzadera

en Bilbao que en Ceuta o en Cáceres que en Cataluña.

El propio tejido es distinto, incluso cuestiones culturales.

Es una metodología muy flexible

que se trabaja desde la persona hacia fuera y no al revés,

y permite que la Lanzadera en cada territorio se adapte

y se imbrique en los servicios, posibilidades de ese territorio.

Se divide las tareas o hay que buscar...

Uno cuando busca trabajo, empleo, lo intenta todo y hay veces

que te da la sensación de que hay un poco de competición

en lugar de colaboración. ¿Cómo se consigue eso?

Lo primero, como comentaba, el equipo es muy heterogéneo.

Intentamos, de base, que no haya perfiles muy similares

en profesiones para que no se compita.

La propia dinámica del proyecto está pensada para la colaboración

que es, quizá, la palabra mayúscula del proyecto.

Yo busco empleo pero no solo para mí

sino para mis 19 compañeros y compañeras. Si un compañero

consigue un empleo también va a ser por mi trabajo.

Es muy importante que se trabaje, se entienda y se visibilice.

Las Lanzaderas hay que decir que es un proyecto que implica a personas

pero también a instituciones. Es un proyecto público-privado.

¿Cómo habéis conseguido ese "join"?

Es un mantra que desde las políticas europeas se dice siempre:

colaboración público-privada. Pero es difícil de implementar.

Para nosotros es fundamental. El desempleo es responsabilidad

de todos. Está la administración pública, la empresa,

las instituciones sociales y la ciudadanía. Afecta a todos.

Hemos articulado un proyecto en el que colaboran

servicios públicos de empleo, empresas, fundaciones empresariales.

Tenemos el Fondo Social Europeo, Fundación Telefónica, La Caixa,

multitud de ayuntamientos... Cada uno aporta lo que mejor puede.

No hablamos solo de financiación. La empresa tiene que involucrarse

en desarrollar esas competencias y muchas más cosas.

Cada parte aporta su núcleo de valor, por así decirlo.

A la hora de buscar empleo las personas que tienen...,

están buscando empleo que es de larga duración,

que llevan mucho tiempo en el paro,

¿cómo se pueden implicar, reactivar?

Es una cosa que hemos ido percibiendo

conforme el programa se desarrolla. Al principio había heterogeneidad

y especialmente desde el año pasado, cuando empezamos

en el marco del Fondo Social Europeo trabajamos, más del 60 %,

con personas de larga duración. Las necesidades son distintas.

Hay una cuestión anímica. El desempleo te va minando

cosas como la capacidad, el valor que atribuyes al esfuerzo personal.

"Si yo me esfuerzo, consigo cosas". Eso te lo va eliminando.

Hay que hacer una labor más motivacional, que vean

que cuando se hacen las cosas y se intentan se pueden conseguir,

y que colaborando se consigue más que de manera individual.

Quizás este es el principal punto diferencial.

Con el desempleo no se puede generalizar porque hay muchos casos

pero hay que empezar por un trabajo más de motivación.

Esa es una de vuestras experiencias. Después, por experiencia,

¿cuál es el empleo que tiene más demanda?

Esto está muy territorializado. Depende de los lugares.

No es lo mismo un lugar de costa, estacional que un lugar de interior

pero en general se ven tendencias. Los perfiles comerciales se demandan

mucho más que antes; esto es un hecho.

Muchas veces no estamos preparados para estas labores de venta.

Por otro lado, los perfiles asociados a la tecnología

estamos viendo que despuntan, pero es muy específico de cada zona.

No tiene nada que ver estar en la costa en temporada de verano

que en otro sitio. Hay que adaptarse.

Hay que adaptarse y en vuestro caso os habéis adaptado tan bien

que se estudian las lanzaderas en la universidad

como propuestas de éxito a la hora de reactivar a la gente.

Teníamos claro que queríamos que el programa se evaluase,

que se evaluase externamente para aprender y para mejorar.

Cuando manejas recursos públicos es importante la evaluación.

El programa fue objeto de evaluación por la Universidad del País Vasco

y en Madrid, el programa con Fundación Telefónica.

Se estudia como caso en el IE, por ejemplo;

ha sido mencionado como buena práctica en la OCDE.

Para nosotros es muy importante el conocimiento,

que no solo se quede ese conocimiento

en los proyectos que se desarrollan en cada sitio

sino que se ponga a disposición de todo el mundo

que tenga interés en estas materias. Pues que se sepa.

Muchísimas gracias, Álvaro Retortillo,

Director de Lanzaderas de Empleo. Muchísimas gracias.

Ahora pasamos de los hechos a las palabras. Llega Maite Larrauri

con sus interesantes reflexiones filosóficas. Nos vamos a Valencia.

(Música)

(Música suave)

Estamos en uno de los ocho patios de la Beneficencia de Valencia,

un antiguo convento y centro de beneficencia

convertido hace unos 35 años en un centro cultural de la ciudad.

Hemos venido para hablar de filosofía con Maite Larrauri.

Buenos días. Hola, buenos días.

Vamos a hablar de un filósofo británico, John Langshaw Austin,

y de una frase que dice "decir algo es hacer algo".

¿Qué significado le das a esta frase?

Si te das cuenta la frase es sencillísima, fácil de recordar

y parece que no dice nada: "decir algo es hacer algo".

Sin embargo ha sido el inicio

de una gran revolución en la filosofía,

sobre todo en la filosofía del lenguaje.

Le ha dado la vuelta a tantas cosas

que pensamos espontáneamente del lenguaje

y que, incluso, las seguimos pensando.

Ha sido una revolución. Todavía no ha conseguido cambiar

parte de las cosas que pensamos.

Si te das cuenta, cuando decimos... Si yo te pregunto

¿qué hacemos cuando hablamos?, inmediatamente hablamos

de las funciones comunicativas del lenguaje. Cuando hablamos

preguntamos, contestamos..., decimos, informamos.

Inmediatamente pensamos en esas funciones comunicativas.

Austin lo que hizo fue hacernos reflexionar

acerca de que había otras cosas que no entraban en esas funciones.

Si yo le digo a alguien "eres un gordo"

no estoy informando, no estoy diciendo; estoy insultando.

Aunque sea una descripción. Podría ser una des... pero no lo es,

sabemos que no lo es. Sabemos que ese comportamiento

en un determinado contexto se convierte en un insulto.

De la misma manera si yo pido disculpas

o si yo solicito ayuda lo que estoy haciendo son acciones.

No estoy comunicando.

Austin también decía que hay otras acciones que son más solemnes

porque depende de que el sujeto que las lleva a cabo

está revestido de cierta autoridad para realizar esos actos;

por ejemplo cuando un juez dice "ha sido usted declarado culpable".

Eso no es algo comunicativo. Eso constituye, realiza,

cambia la realidad. No era lo mismo antes de decir "usted es culpable"

que después de haberlo dicho. O, por ejemplo, cuando te casan.

Tú dices "sí quiero" y ese "sí quiero"...

A partir de ese momento cambia la realidad,

te has convertido en una persona casada y has cambiado esas cosas.

A eso es a lo que Austin lo llamó con una palabra

que hemos incorporado al lenguaje, y es un anglicismo,

que es "performatividad".

Él dijo que el lenguaje era performativo, que el lenguaje

realizaba, porque "perform", el verbo en inglés,

significa realizar, hacer acto de algo.

Entonces que el lenguaje era performativo. Eso quiere decir

"decir algo es hacer algo". Al final hemos acabado,

los filósofos del lenguaje que han reflexionado sobre esto

han acabado pensando que gran parte de las cosas que hacemos

cuando decimos entran dentro de la categoría performativa

y que muy pocas cosas son comunicativas,

es decir, es al revés de lo que decimos.

Te pongo un ejemplo: si yo digo ahora "hace sol"

aparentemente estoy informando

pero ¿por qué digo que hace sol si es obvio que hace sol?

En una conversación entre marido y mujer, "hace sol"

puede querer decir otras cosas: hace sol, salgamos.

No tiene razón, o sea...

Más allá del significado de la palabra.

Tú, al decirlo, estás actuando de determinada manera,

estás haciendo una cosa que entra dentro de la performatividad.

No es lo mismo decir "hace sol" que "no hace sol"

porque tú entras, a lo mejor, en una discusión

en la que la otra persona entiende que tú le estás diciendo

que no tenía razón al no organizar la excursión o sí había que hacerla.

Al final raramente comunicamos.

Estamos siempre actuando,

lo que hace que el lenguaje ha acabado siendo una de las cosas

que más interesa a quienes se ocupan de los comportamientos humanos:

los psicólogos y los políticos.

La obra más conocida de Austin es "Cómo hacer cosas con palabras".

Es el significado de esto que nos acabas de contar.

El lenguaje ¿tú crees que nos afecta más que las situaciones cotidianas,

que significa mucho más que las situaciones cotidianas?

¿El lenguaje va mucho más allá? No es que signifique,

es que el lenguaje es el comportamiento humano.

Cuando un niño aprende a hablar no aprende a comunicar.

A veces los padres piensan: "tengo ganas de que mi niño hable

porque dirá lo que piensa o siente". Es falso. El niño aprende a comer

y a actuar lingüísticamente;

aprende lo que se ha llamado un juego de lenguaje.

Aprendiendo eso a lo mejor no aprende a decir lo que piensa

sino aprende lo que hay que decir para obtener tal o cual cosa.

Perfecto. Gracias por darnos a conocer a Austin

y esta frase que dice "decir algo es hacer algo".

Gracias. Hasta la próxima. Gracias a vosotros.

Si al concepto de cultura le sumamos el de solidaridad

y lo multiplicamos por un alto coeficiente de generosidad

el resultado de la operación es teatro social.

Blanca Marsillach lleva años dedicada a esta fórmula mágica,

a acercar la interpretación a los más desfavorecidos.

"Son las 18:00. -Ya lo sé".

-El teatro social consiste en amar,

en hacer felices a los demás, es un teatro sin ánimo de lucro,

es un teatro que va dirigido a los colectivos más vulnerables.

Comienzo a hacer teatro social

a partir de una idea de Elise Varela, mi socia,

y por una experiencia que tuve con mujeres que me dieron amor.

Favorece a muchísimos sectores de la sociedad:

ya sea gente con capacidades diferentes, violencia de género,

exclusión social, personas mayores, inmigrantes.

Lo que hacemos es incorporarlos y que se sientan integrados

en nuestra sociedad a través de la magia y el amor del escenario.

"Viajando con Marsillach"

fue un programa con la Obra Social La Caixa que se llama "Incorpora".

Incorporamos a 42 personas en exclusión social:

gente que lleva parada mucho tiempo, inmigrantes, gente que no tiene

oportunidad por acabar de salir de la universidad.

"Entre versos y Marsillach" es todo lo contrario.

Son personas mayores. El colectivo es la gente mayor, la "gent gran",

que se convierten en actores por un día.

A través de una retroproyección con Adolfo Marsillach

recorren el Siglo de Oro, lo que hizo entonces Marsillach

con la Rivelles y la Valdés. "Sainetes" es una pieza

muy divertida de los hermanos Álvarez Quintero

para un público con capacidades diferentes.

Se les da la oportunidad de salir al escenario

e interpretar las escenas que han visto previamente.

Primero creo la obra y luego...

Bueno, en realidad una cosa va con la otra.

Dices "voy a hacer un programa... para mayores".

Pienso qué programa le va a la gente mayor: el Siglo de Oro, Marsillach.

¿Por qué? Porque conocen Quevedo, conocen Góngora y a Marsillach.

Si es para gente con capacidades diferentes eliges una obra divertida

y que tenga connotaciones sensuales;

que puedan entrar en ese juego.

Si haces una obra del medioambiente y la energía sostenible

y quieres que los niños tengan una conciencia sobre el reciclaje,

hacerles sentir héroes y que ellos colaboren

eliges un musical infantil con un karaoke

para que todo eso, que es un rollo, lo entiendan de forma natural

a través del "entertainment", de lo que es realmente el teatro.

Murcia, Valencia, Canarias... Muchas son las ciudades que ha visitado

con "Entre versos y Marsillach", la obra con la que sigue dando

un poquito de segunda juventud a jubilados de toda España.

Antes de continuar con la gira por otras diez ciudades

recala en Madrid y se convierte en un merecido recuerdo

a un genio de la escena española.

Es un homenaje que hacemos a la figura de Marsillach

con motivo del 30 aniversario desde que él fundó

la Compañía Nacional de Teatro Clásico,

por todo lo que ha hecho por el teatro español.

Con arte despedimos nuestra función. Les esperamos en siete días

con más actualidad social para todos ustedes. Feliz sábado.

(Música créditos)

  • Para todos La 2 - 27/05/17

Para todos La 2 - 27/05/17

27 may 2017

Magazine semanal que a través de reportajes, entrevistas y secciones fijas analiza los aspectos más sociales que pasan a nuestro alrededor.

ver más sobre "Para todos La 2 - 27/05/17 " ver menos sobre "Para todos La 2 - 27/05/17 "
Programas completos (1188)
Clips

Los últimos 7.626 programas de Para todos La 2

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios