www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
4059625
Para todos los públicos Para todos La 2 - 10/06/17 - ver ahora
Transcripción completa

¿Qué tal? Buenas tardes. Bienvenidos un sábado más para todos.

Los modelos organizativos de trabajo se pueden cambiar.

Pensar no es, ni mucho menos, elucubrar.

¿De qué nos reímos? ¿Podemos reír de todo?

Son algunas de las frases que van a escuchar en los próximos minutos

en este espacio de actualidad social.

Vamos por partes. Nos encontramos en la era de la consciencia

donde se cuestionan estructuras que ponen en juego

el futuro de nuestro planeta tal y como ahora lo entendemos.

Hay que pensar y hablar.

Es lo que haremos con la filósofa Marina Garcés.

El 64 % de las plantillas

no se siente comprometida con su trabajo. Un porcentaje

que nos da pie a hablar de las nuevas estructuras

que sí funcionan y sacan lo mejor de sus empleados.

Son las organizaciones evolutivas.

Enseguida veremos cómo se gestionan y su éxito.

En nuestra sección de filosofía analizaremos la siguiente frase

de Henri Bergson: "la risa tiene una función social".

Según el autor francés nos reímos de aquello que nos parece humano.

Maite Larrauri nos dará más claves más tarde. Empezamos.

(Música)

¿Se imaginan trabajar en un lugar donde no hay control de presencia

y el resultado es mayor productividad y bienestar?

Una lugar donde casi es obligación crecer como ser humano.

Ese lugar funciona con la autogestión

y parece una utopía pero no lo es.

Frederic Laloux lo ha demostrado en "Reinventar las organizaciones",

un libro que cuestiona los modelos de gestión más comunes.

La Iglesia, las Fuerzas Armadas y las empresas públicas

tienen estructuras verticales, jerárquicas y con miles de normas.

El mecanicista es el modelo más extendido en el mundo.

Tiene avances como la innovación y la meritocracia

e inconvenientes, de una visión productiva poco humanista.

El modelo evolucionado para Laloux pone a los humanos en el centro,

posibilita que felicidad y trabajo vayan de la mano

y compara a las organizaciones que las llevan a cabo

con seres vivos.

Dicen los últimos estudios que estamos manejando

que el 64 % de las plantillas

no se siente comprometido con su puesto de trabajo.

Incluso el 24, creo que es, se declara infeliz.

Creo que es posible generar entornos de trabajo

donde las personas saquen lo mejor de sí mismo.

Eso es bueno para las organizaciones y es bueno para las personas.

Ana Moreno Romero, junto al equipo en el que trabaja

en la Universidad Politécnica de Madrid,

está estudiando modelos organizativos en España

similares al de Frederic Laloux.

Organizaciones con más de 100 trabajadores

que llevan más de cinco años funcionando

con ese modelo que se asemeja a un ser vivo.

Frente a modelos jerárquicos de planificación y control,

las organizaciones evolutivas proponen tres principios.

Plenitud: las personas tienen que ser ellas en sus dimensiones.

Autogestión: los equipos autogestionados son la unidad básica

de la estructura organizativa. En esos equipos autogestionados

generas las condiciones para que el trabajador

asuma la responsabilidad. Y hace falta el tercer principio,

el de propósito evolutivo. Para que eso funcione

todo el mundo tiene que tener clara la estrategia,

tiene que estar en el día a día: ¿qué está pasando y cómo reacciono?

El empeño de David Martí,

gerente del Conservatorio Municipal de Música de Barcelona,

promovió la traducción del libro de Laloux al español.

En el día a día los trabajadores del conservatorio

han conseguido desarrollar actividades que ellos han ideado

y autogestionado y que tienen un profundo valor social.

Actividades que propician una fácil entrada al conservatorio

para nuestros mayores y para adultos sin conocimientos musicales.

(CANTAN)

El Conservatorio es una administración pública,

es una organización ámbar donde predomina la norma.

Encima estamos sujetos a una lógica normativa educativa

que ordena nuestros estudios musicales.

Si acercamos el foco a nuestro día a día

creo que aquí, y en otros lugares,

ya suceden otras cosas que pueden estar inspirados

en otros modelos organizativos.

(CANTA)

-Me siento como en casa.

Me siento muy feliz cuando subo las escaleras del conservatorio.

-Creo que si la persona que es tan agresiva, que tiene mal humor

practicara algunas cosas de música y todo esto, cambiarían el carácter.

Hay actividades donde profesionales del conservatorio

intervienen en conciertos benéficos. Estos los acercan más a la sociedad.

He dirigido a colectivos frágiles y olvidados

y más invisibles de la sociedad. Pensamos que era un momento bonito

para divulgar proyectos y recaudar fondos para estas causas.

-Primero...

tener esta posibilidad de proponer,

de proponer cosas distintas.

Después la complicidad con los compañeros, que es enorme.

-Nosotros no cobramos por participar en los conciertos de este ciclo.

(CANTA) -Mujer...,

si sabes tú con Dios hablar

pregúntale si yo, alguna vez, te he dejado de adorar.

En Bilbao, los modelos autogestionados

tienen su bastión en el grupo NER, Nuevo Estilo de Relaciones,

y en el equipo de K2K Emocionando.

La mayoría de las personas tiene sentimientos positivos.

Necesitan creer en aquellas personas con las que conviven, con que están.

Si la organización es piramidal y lo que hay que hacer es defenderme

sale el lado negativo, el de estar en la defensa de tus intereses.

Cuando los intereses son comunes ese lado de las personas no sale.

La diferencia entre líder y gestor:

el gestor mete mano y los que no sirven, fuera.

El líder no mete mano, actúa de una manera más familiar

y ayuda a la organización, tira de la organización,

desplaza la organización, mejora la organización.

El equipo de K2K tiene experiencia en transformar organizaciones,

en hacerlas más humanas y más eficientes.

Empresas como Panelfisa y Walter Pack

han conseguido ser altamente competitivas

aplicando el nuevo estilo de relaciones.

Antes venía sufriendo, pensando "un día más"

y en este cambio yo vengo feliz a trabajar.

Ha sido porque este cambio lo que permite es

que realmente el poder de decisión se comparta

entre los diferentes equipos a través de la autogestión.

En nuestro caso implicó

que la figura del jefe de producción desapareciera.

-En una organización NER se reparte el 30 % del resultado, del beneficio

de la empresa entre las personas de la organización.

La distancia salarial entre el 10 % que más cobra y el 10 % que menos

es de 2.1 veces. No se ficha. No hay controles de gastos.

No hay niveles salaria..., no hay salarios personalizados

sino que hay tres o cuatro niveles. La mayoría de las personas cobran,

la mayoría de las personas que están en los equipos cobran

la misma retribución. Lo que se pelea es por el resultado,

por el objetivo común y no por cuánto cada uno consigue sacar.

En Madrid y Barcelona desarrolla su actividad Infojobs,

una empresa joven con el propósito evolutivo incorporado.

Las empresas que han nacido en el entorno de internet

asumen que el cambio al que están vinculados los seres vivos

es intrínseco a su existencia.

En Infojobs no hay control de presencia

y el día a día de lo que ocurre es transparente.

En un entorno donde la decisión empieza en ti

y tú has de ser capaz de tomar esas decisiones con tus compañeros,

el conocerte a ti mismo, el saber escuchar, el respeto por los demás

forma parte de nuestro trabajo diario.

Todo aquello que facilite que tú adquieras esas capacidades

lo ponemos a disposición.

Como todo crecimiento personal es personal.

Cada uno decide hasta dónde se quiere meter,

cuán profundo quiere ir y hasta dónde quiere llegar.

Hay más cosas que sorprenden en Infojobs

como la importancia que le dan a la plenitud y a los valores,

representada en el mobiliario y en la decoración.

Los iconos y colores lo que hacen es representar, recordarnos

nuestros valores, cuáles eran nuestros valores como compañía.

Estos valores marcan un framework, un escenario

que nos indican cuáles son los caminos que vamos a recorrer

para alcanzar nuestros objetivos y cómo lo vamos a hacer.

-Si soy una persona muy tímida

no decido que a partir de mañana voy a ser supersocial y extrovertida.

Los valores representan lo que tú eres.

Lo que tú eres como organización,

si quieres cambiarlo porque decides que, por ejemplo, tienes

un valor de prudencia que te impide innovar,

recorrer ese camino es muy poco a poco.

No es que se reúne el comité de dirección

y el director de recursos humanos dice "ya no somos una compañía

de valor prudencia; somos una compañía de valor innovación".

Los valores definen lo que eres.

Cuando las organizaciones definen sus valores definen qué querrían ser

y no lo que son. ¿Qué somos como organización,

qué queremos ser y cuál es el camino a seguir?

"Reinventar las organizaciones"

y los libros editados por K2K Emocionando

nos ofrecen respuestas a estas preguntas.

Son inyecciones de optimismo para los que sienten

profunda desafección por su lugar de trabajo en su día a día.

Podemos terminar con esa desafección si somos capaces de aceptar

nuestra ignorancia y nos ponemos en manos de aquellos

que pueden ayudarnos a recorrer el camino que transforma

el lugar de trabajo en un sitio que consideramos propio

donde podemos crecer personalmente y estamos dispuestos a cambiar,

cambiar para mejorar como seres humanos.

(Música)

(Música suave)

En nuestra sección de filosofía vamos a hablar de la risa,

del significado de la risa. Lo vamos a hacer con Maite Larrauri.

Hola, buenos días. Hola, ¿qué tal?

Vamos a hablar del filósofo francés Henri Bergson

y de una frase que dice "la risa tiene un significado social".

¿Qué significado le das a esa frase? "Significado social" quiere decir

que tiene una utilidad social.

Él, que es de los pocos que ha reflexionado sobre la risa

porque no ha habido tantos filósofos que hayan escrito sobre la risa,

lo que le atribuye es una especie de significado social

porque tiene una utilidad social.

Te adelantaré que la utilidad que tiene es la de castigo.

La risa sirve para castigar.

Para entender esto hay que entender algo de la teoría de Bergson.

Bergson escribió un libro famoso que se llama "La evolución creadora"

y hablaba de la evolución de la vida.

Decía que la vida partía desde los elementos más materiales,

más puramente materiales, hasta especializarse y lograr

una cierta espiritualización de la materia.

Ese era el decurso de la evolución, de manera que los animales

más primitivos, más simples son los que están más cerca

de la materia pura y dura, de la materia como es la no viva.

A medida que vamos llegando hasta la humanidad

llegamos a aspectos más espirituales y, por tanto, más libres,

menos mecánicos o menos materiales de la vida.

Como él piensa que esa evaluación es continua, es progresiva;

piensa, al mismo tiempo, que hay que intentar que los humanos

sean lo más libres posible, por tanto lo más espirituales

y lo menos mecánicos posible.

Para eso cree que justamente la sociedad ha inventado la risa.

Ha inventado la risa para contrarrestar

el efecto material que tiene en nuestras vidas

el ser, en algunas ocasiones, muy mecánicos.

Por tanto castiga la mecanización de la vida, la repetición,

los momentos en que nos comportamos como esta mesa y silla.

La risa, como avergüenza, como ridiculiza,

es por ese motivo también castigo. Por ejemplo...

No estamos hablando de la risa vinculada a los chistes lingüísticos

sino a las acciones. ¿Qué actos son los que nos hacen reír?

Desde los más sencillos que aparecen en dibujos animados:

el típico del correcaminos que corre, corre

y no se da cuenta de que no hay suelo, sigue corriendo por el aire

y se cae. Esas caídas, que no son nada más que la puesta en escena

de que ese cuerpo es material como una piedra

y que, al mismo tiempo, ha seguido repetitivamente un camino

y no se ha dado cuenta de que había un camino, eso es risible.

Como es risible el distraído; la figura del filósofo

que mirando las estrellas, o el astrónomo, se cae en un pozo.

O choca contra un árbol. (BALBUCEA) A mí, desde luego,

me hace reír como si tuviera dos años.

También las repeticiones. Por ejemplo cuando el cuerpo

repite tics o tiene latiguillos. Entonces eso,

a veces los profesores lo sabemos, que es objeto de risa

por parte de los alumnos porque vas a decir tal cosa...

Ahí nos estamos riendo del otro. Claro, claro.

He dicho desde el principio... Es otro hombre que hace reír a otro.

Ya he dicho que la risa tiene una función de castigo.

Es como si te castigara en el momento en que tú no eres

lo suficientemente libre como para no repetir tus gestos,

como para no repetir las acciones que llevas a cabo.

Tanto es así que la materialidad del cuerpo

tiene que escapar a los momentos más dramáticos...

de la vida porque si lo introducimos aparece un efecto risible.

Quiero decir que, por ejemplo, los héroes, héroes de película

o héroes de novela o lo que sea nunca tienen necesidades materiales,

nunca se están haciendo pipi

en el momento en el que tienen que hacer una cosa fundamental.

¿Por qué? Porque si el guionista introdujera ese elemento

automáticamente haría reír porque pondría de manifiesto

que en vez de ser puro espíritu libre

que se lanza a la vida y va a hacer algo insólito,

resulta que es un cuerpo que tiene las mismas necesidades.

O no comen; los héroes tampoco comen. Esas cosas que son...

Incluso dice Bergson... Los espías no tosen.

No, claro. Por ejemplo, dice Bergson, en una discusión

tú tienes que estar de pie. Si te sientas

rompes el clima dramático porque te has sentado

y tu cuerpo te ha pedido que te sentaras.

Se relaja. Has puesto de manifiesto el cuerpo.

Pero tiene un componente cruel la risa en este sentido.

No solamente cruel sino que es de un grupo de personas

riéndose de otro grupo. Claro.

Esas características sociales hacen que la risa sea de tribu.

Esa frase de "el hombre no ríe sino que hace reír a otro hombre".

Pero por tribus.

Por ejemplo los hombres nos hacéis reír a las mujeres.

¿En qué sentido? En el sentido en que nos hacéis reír

por aquellos aspectos repetitivos, mecánicos

en los que se sabe lo que va a pasar y lo que vais a decir y a hacer.

Previsibles. Previsibles, o sea materiales.

Si fuerais más espirituales y menos repetitivos...

Bueno, esa generalización... Al revés, lo mismo.

Supongo que las mujeres hacemos reír en esos aspectos más mecánicos.

Esto es lo que venía a decir. ¿Crees que nos podemos reír de todo?

¿Todo nos puede provocar risa? Todo lo que entra

dentro de lo mecánico nos hace reír pero siempre teniendo en cuenta

que tú no te reirás de las cosas que yo me río

porque yo pertenezco a la tribu de las mujeres y tú, no.

Es todo risible aunque, a veces, aquel del que te ríes...

¿Reírse de la muerte, Maite, qué te parece?

Pues yo qué sé. Se me ha cruzado en estos momentos la imagen

de Woody Allen en la película "Todos dicen te quiero",

yo te quiero, "I love you", donde hace un musical

del abuelo que se ha muerto y se levanta y canta una canción.

Eso es risible. Sí, sí, sí.

Tiene un punto. Es emocionantemente risible.

Claro. Entonces depende quién de quién.

Tú puedes estar en un entierro y puede haber un elemento.

Cuanto más lejos estés o menos simpatía tengas por el otro,

más te puedes reír. Hay una cosa de insensibilidad.

Tanto es así, de insensibilidad, que por ejemplo

si estás escuchando la música con unos auriculares

y te pones a cantar, el otro se ríe.

¿Por qué me río? Porque no oigo la música.

Yo estoy privada de la audición. O ver a una pareja bailar

sin escuchar la música; el movimiento del baile.

Efectivamente. En el momento en que tú, simpáticamente,

te has acercado a esos sentimientos ya no te ríes,

no te ríes de la muerte de alguien, no te ríes en un entierro.

Pero un entierro puede tener un efecto risible

si tú estás tan fuera de lo que está sucediendo

que cuando sucede algo de carácter mecánico te desencadena la risa.

Perfecto, Maite. Gracias por darnos a conocer a Henri Bergson

que fue Premio Nobel de Literatura en 1927.

Gracias. Gracias a vosotros.

Seguimos pensando y dando qué pensar porque pensar no es elucubrar,

es confiar en que el razonamiento transforma la vida

y que las palabras, bien empleadas, sirven para ello.

Nos acompaña la autora de las frases que acabo de pronunciar

que es la filósofa Marina Garcés. Marina, ¿qué tal? Bienvenida.

Hola, muchas gracias. Ella es profesora de Filosofía

en la Universidad de Zaragoza y ensayista.

Autora de diversos libros, el último lo ha hecho junto a otros pensadores

y se titula "El gran retroceso". Nos preguntamos, de entrada,

dónde empieza ese gran retroceso.

Creo que empieza en el momento en que el neoliberalismo impone

o consolida esa idea de que no hay alternativa al capitalismo.

A partir de ese momento se empieza a aceptar

que todas las aspiraciones de la emancipación,

la igualdad, la justicia, la libertad, son un privilegio.

Entonces estamos hablando de... ¿hace cuánto?

¿Hace cuánto? No creo mucho en cortes lineales en la historia,

entre otras cosas porque creo que parte de lo que experimentamos

precisamente es cómo se ha deshecho esta idea lineal de la historia

y la idea de que al final de la historia solo había

una promesa de salvación y de felicidad.

¿Cuándo ha empezado? Podríamos situarlo en los hechos,

en el giro de lo que podríamos llamar los años 70, 80 del s. XX;

ese momento en el que claramente

por toda la desfachatez de la victoria geopolítica

la frase famosa de Margaret Thatcher de "no hay alternativa"

pasa a proclamarse, casi, con luces de neón.

Y se la cree todo el mundo. Este es el problema,

no que alguien la diga sino que empecemos a creérnosla.

¿Por eso tenemos una tendencia al catastrofismo, al fatalismo

que nos inmoviliza? Sí, estamos en un...

Ahora, ya no en esos años 70-80,

ahora estamos en un momento de muchas incertidumbres.

Realmente estamos en un mundo que empezamos a no reconocerlo,

a no reconocer en la imagen que teníamos de lo que tenía que ser

un mundo bueno, un mundo digno. Esta incertidumbre

está siendo capturada por el relato apocalíptico.

Miramos hacia adelante y solo vemos peligros, vemos amenazas,

vemos futuros que no nos gustan, vemos oscuridad.

Eso va creando un sentido de un "hacia dónde vamos"

que nos hace no querer mirar mucho hacia adelante

y no comprometernos con ese futuro.

La última decisión del presidente de los EE. UU., Donald Trump,

de abandonar el Pacto Climático de París

¿nos ayuda a ser optimistas? No, más bien todo lo contrario.

Eso es lo que yo intento combatir con mis textos e intervenciones:

combatir la dualidad optimismo-pesimismo

y atravesarla con el compromiso. Que las cosas no pinten bien

no quiere decir que nos tengamos que refugiar en la impotencia,

la indiferencia, el pesimismo, el catastrofismo.

Porque no pintan bien, el compromiso de cada uno y colectivo

es más necesario que nunca. O sea que es acción-reacción

frente a ese "no hay nada que hacer",

esa resignación. Incluso más que reacción, respuesta

o adelantarnos a los acontecimientos porque las cosas van tan rápido

que muchas veces la sensación es que no llegamos a tiempo a responder

y todo ha ido más allá de lo que podíamos prever.

Quizá la cuestión sería adelantarnos nosotros a los verdaderos problemas,

y ahí creo que la filosofía tiene mucho que aportar.

Cuáles son los verdaderos problemas a los que debemos hacer frente

y con los cuales nos tenemos que implicar.

A los problemas y a los discursos que se trenzan tras esas...

Esas afirmaciones, esa visión distinta o catastrofista

de lo que está ocurriendo. ¿A quién le puede interesar eso?

Interesa a unos poderes que son los que gestionan

estos privilegios de los que hablaba al principio

en términos de beneficios, capital, relaciones de poder, dominio,

explotación, agotamiento, incluso, contra el propio planeta

que dices "¿qué sentido del privilegio es ese

si nos cargamos la casa común, también de los privilegiados?"

A pesar de ello esto domina, esto empuja los deseos de algunos

y ahí es donde hay que interrumpir esa máquina

con todas las herramientas que tengamos: palabras, acciones,

formas de organización y formas de vida.

Hay salida, hay muchísimas cosas por hacer, también por decir.

Empezábamos diciendo "pensar no es elucubrar". Marina, más argumentos.

Sí, yo creo... No hay una fórmula única para la salvación.

Esa es la otra cara de los discursos que nos están vendiendo:

tal tecnología nos salvará o ahora son los robots quienes nos salvarán

o son todo tipo de discursos de la salvación

o nuevos líderes políticos del tipo muy fuerte, unipersonal;

el liderazgo. No hay una fórmula única para la salvación.

Creo que, más bien, lo que hay son muchas maneras y formas

de comprometerse y de comprometernos y ahí lo cercano toma valor.

No lo pequeño, porque lo cercano puede ser muy grande e importante;

no solo las pequeñas cosas, no, no. Desde la proximidad

de nuestras vidas es desde donde podemos alcanzar

el horizonte último que es también, por ejemplo,

la misma dimensión planetaria de nuestra crisis actual.

¿Cómo relacionarnos con todo a la vez?

No hacerlo todo al mismo tiempo, porque nos hacemos pequeñitos,

sino intervenir en nuestros ámbitos de vida.

¿Con qué actitud deberíamos abordar el terrorismo global?

Ese es un tema que, obviamente, no se puede responder a él

con fórmulas fáciles pero, para hacerlo breve,

yo iría por más complicidad y menos seguridad.

Nunca hay suficiente seguridad. Si lo único que podemos perseguir

ante el terrorismo es seguridad nunca habrá bastante,

como están demostrando las furgonetas y los cuchillos.

No hay nunca políticas de seguridad suficiente. Tenemos que promover

y contribuir a desarrollar más complicidad entre culturas,

personas, clases sociales, religiones, etc.

Hablando de política usted dice, o dices, si te puedo tutear....

Claro. Dices que los partidos de derecha

han sabido elaborar el discurso del malestar social.

Por lo que se refiere a la izquierda, ¿qué se ha hecho?

La izquierda ha jugado a gestionar los privilegios

de ese mundo sin alternativa, de ese capitalismo globalizado

y está pagando el precio de haber hecho esto.

Me refiero a la izquierda parlamentaria,

del sistema de partidos,

dejando fuera otros movimientos sociales, formas de protesta

que no se consideraban políticamente funcionales,

políticamente legítimas. Ahora esa izquierda parlamentaria,

lo estamos viendo en todos los países de Europa, también aquí,

está haciendo aguas porque ha jugado a gestionar esos privilegios

del mundo sin alternativa. Ahora hay que abrir márgenes,

ocupar otros terrenos de lo político,

politizar otras dimensiones de la vida,

no solo añadir partidos a los partidos

sino ampliar el sentido de la política y pensar desde ahí.

¿Qué papel juega en este cambio el movimiento feminista

que vuelve a tomar altura? Para mí es clave.

Es clave, incluso, en un sentido arquitectónico.

Es como la clave de bóveda de lo que puede ser

una repolitización de la vida misma. Igual que las claves de bóveda

ensancharon en un momento, ampliaron el espacio de lo habitable;

creo que lo que el feminismo puede hacer,

si no se deja encerrar en una lógica identitaria

de autodefensa solo de ciertas identidades

sexuales, de género, etc. sino realmente que sea el lugar

desde donde cuestionar qué es vivir en este mundo,

qué es habitable en esta vida, el feminismo tiene mucho que aportar

y me gustaría añadir una cosa. Mucho más que aportar...

Para terminar. ...que solo cuidarnos del mundo.

Es algo que creo que en el feminismo se le está como haciendo una trampa.

Aparecemos como necesarias cuando hay algo que cuidar.

Como estamos ante un mundo enfermo, se nos llama a cuidar de él.

Las mujeres somos mucho más que cuidadoras.

Somos creadoras, luchadoras, inventivas. Somos...

todo aquello que podamos aportar más allá de los cuidados.

Nos quedamos con ese matiz, Marina. Gracias por estar aquí, un placer.

Gracias a ti.

Seguimos. Momento para la innovación social que nos cuenta otra mujer:

Antonella Broglia.

(Música)

Estamos en el Estanque Grande del parque del Retiro, en Madrid,

bajo el monumento de Alfonso XII, con Antonella Broglia

observando cómo algunas personas aprovechan esta mañana

para pasear en barca por el estanque del Retiro.

Hemos venido para hablar de emprendedores sociales,

concretamente de la protección de las poblaciones indígenas.

Sí, es así. Es una serie de experiencias internacionales

que actúa a diferentes niveles a favor de estas poblaciones.

Quiero empezar con un emprendedor social italiano: Flaviano Bianchini.

Trabaja en Nicaragua. Su organización se llama Source.

Lo que hace Source es defender las comunidades indígenas y locales

de violaciones de Derechos Humanos provocadas por grandes industrias.

Imagina una comunidad indígena en la Amazonia:

llega una empresa minera, les echa de sus tierras, contamina sus aguas.

Les destruye sus tradiciones. Source le da a estas comunidades

el apoyo científico y legal para que demuestren el abuso sufrido

y pidan compensaciones tanto a empresas como a gobiernos.

Hacen estudios científicos, empoderan las ONG del lugar.

Flaviano Bianchini nació en Italia en una pequeña ciudad rural.

Fue muy impresionado viendo qué pasó con el Prestige en televisión.

Se dio cuenta de la gravedad del impacto medioambiental.

Cogió, se vino a España a ayudar. De voluntario.

Sí, de voluntario. Su familia no quería

pero se vino a España a limpiar esas playas.

Una vez que entró en contacto con el desastre medioambiental

y sus consecuencias y empezó a investigar en este área,

entró en contacto con la historia de una mujer de Guatemala

que decía que había sufrido abusos pero no tenía manera de probarlos.

Fue así como él decidió crear Source y empezó a trabajar en esta línea.

Flaviano Bianchini. La lucha contra las grandes empresas

¿sabes resultados? Los hay. Si la prueba es objetiva

y tú puedes científicamente y legalmente demostrar

que el abuso y la violación de derecho ha existido,

entonces el tribunal a lo mejor no siempre sentencia a favor

pero están los elementos para que pueda sentenciar a favor.

Por eso existe Source, porque esa es la manera de ganar:

con la ciencia y con la ley. Buen trabajo. Seguimos ahora

hablando de cómo se puede aprovechar el vídeo

para defender los derechos de las poblaciones indígenas.

Es un caso muy interesante en Brasil: Vincent Carelli.

Hace una escuela de cine para poblaciones indígenas en Brasil

y otra plataforma suya que se llama "Vídeo en las aldeas".

Les enseña a poblaciones indígenas de Brasil a grabar documentales

sobre sí mismos, sus tradiciones y sus comunidades.

La realidad es que el resto de Brasil no sabe mucho de esa gente

y su historia y tradiciones son extraordinariamente fascinantes.

La gente no sabe que esta gente vive ahí y tiene tanto bagaje cultural.

Ellos guionizan y graban sus propios programas,

documentales. Se presentan en festivales internacionales.

Ahora tienen un canal en la televisión brasileña pública

donde pueden verse todos estos documentales.

"Vídeo en las aldeas" y también "Indigenas Cinema School".

Que quede claro que los indígenas no son solo los protagonistas

sino también productores, realizadores, etc.

Sí, sí. Ellos han sido formados.

Son ellos los que se hacen sus vídeos sobre sí mismos.

A través de la televisión pública brasileña

están transmitiendo al país su realidad.

Todo el mundo lo puede ver. Muy interesante.

Acabamos con la última propuesta que nos quieres plantear

que es de economía verde. Sí, en Canadá.

Sean Looney. Es un emprendedor serial.

Ha trabajado y sigue trabajando, buscando proyectos

para crear prosperidad económica para salir de la marginación.

Ha hecho este proyecto para los aborígenes.

Son pobres, desempleados, verdaderamente marginados.

Son pobres, desempleados, verdaderamente marginados.

Por el otro lado existe un sector de la industria que es

el de la energía verde, la sostenibilidad,

que cada vez demanda más servicios.

Su iniciativa, que se llama Built Ink,

es crear empresas sociales en la construcción

para que los aborígenes puedan dar servicios

a empresas y clientes en el ámbito de la economía verde:

reestructurar un edificio para hacer una infraestructura más sostenible,

crear y fabricar nuevos sistemas de energía limpia.

Estos aborígenes se especializan en esas tareas, las hacen muy bien,

ganan dinero, recuperan una dignidad y una nueva inserción social

basada en la prosperidad, no en la caridad.

Muy bien. Gracias por darnos a conocer esas iniciativas

sobre la protección de derechos de población indígena.

Gracias. Gracias a vosotros.

Con iniciativa y con ganas de volver a verles nos despedimos.

Aquí nos tienen para contarles la actualidad social que nos dejen.

Hasta el sábado que viene. Saludos para todos.

(Música créditos)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Para todos La 2 - 10/06/17

Para todos La 2 - 10/06/17

10 jun 2017

Magazine semanal que a través de reportajes, entrevistas y secciones fijas analiza los aspectos más sociales que pasan a nuestro alrededor.

ver más sobre "Para todos La 2 - 10/06/17" ver menos sobre "Para todos La 2 - 10/06/17"

Los últimos 7.556 programas de Para todos La 2

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios