www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4629146
Para todos los públicos Para todos La 2 - 09/06/18 - ver ahora
Transcripción completa

¿Qué tal? Hoy es un día para todos. Tratamos temas de actualidad social

como la música, la lucha solidaria contra incendios,

la violencia de género o la filosofía.

Tendremos con nosotros a la jueza Francisca Verdejo,

magistrada del juzgado número 2 de violencia sobre la mujer,

de Barcelona, para hablar sobre los últimos acontecimientos.

Después no nos iremos sin hablar con y de filosofía

en compañía de Maite Larrauri. Empezamos.

(Música)

Sentir la música sin escucharla. ¿Se lo pueden imaginar?

Es el reto que lleva a cabo la Orquesta de Cámara Mahler

con niñas y niños sordos. Desde hace años van por el mundo.

Esta vez han recalado en Barcelona. Hemos podido comprobar

hasta qué punto la música es una experiencia

que trasciende todos los sentidos.

¿Acaso Beethoven, uno de los sordos más famosos de la historia,

se sintió incapaz de componer sus imponentes sinfonías

al perder la audición a los 28 años?

La música es capaz de provocar emociones profundas

incluso en quienes han perdido el oído.

Desde hace 16 años, más de 300 niños del mundo han podido disfrutar

de talleres que la Orquesta de Cámara Mahler

ha ofrecido dentro de su programa "Feel the Music".

Este es un proyecto muy interesante para nosotros.

Hace sentir la música de un modo diferente.

Nuestra experiencia en este proyecto es que se puede cambiar la actitud

sobre la relación con la música.

Sentir la música es mucho más que escuchar música.

La Orquesta de Cámara Mahler ha recalado en Barcelona

para celebrar la 17 edición de "Feel the Music".

Estos son los 20 privilegiados. Tienen entre 9 y 19 años.

Han disfrutado de la experiencia del proyecto internacional

a su paso por España.

Uno de los componentes de la orquesta, también sordo,

les ha enseñado que la música no solo son sonidos.

Son sensaciones y vibraciones que llegan a lo más profundo

de cada uno de nosotros.

La música no es solo un arte para escuchar.

Se puede compartir con todo el mundo.

Este es un ejemplo de cómo puede ser valiosa para todos nosotros.

(Música clásica)

Me sentía contento. Sentía la música.

Y las vibraciones.

-La música era muy buena. Sentía las vibraciones.

Me gustaba el violín, el clarinete,

la percusión, el chelo.

Todo era muy bueno. Se oía muy bien. Estoy muy contento.

Nos cuentan que sienten a Mozart como una lluvia cálida de verano,

que un contrabajo con 300 años en sus trastes les hace vibrar

a través del suelo o que el aire que sale del oboe les conmueve.

Para sentir la música no solo hay que oírla, hay que tener alma:

una mahler; que da nombre a esta orquesta educativa.

¿Quién sabe si de aquí saldrá el próximo gran director del s. XXI?

(Música clásica)

Seguimos. Desgraciadamente, los medios de comunicación

nos hemos acostumbrado a hablar de la violencia de género.

La asociamos a agresiones y maltratos físicos y psicológicos

ejercidos contra las mujeres, pero hay otras violencias.

Hoy nos referimos a la violencia sexual.

Nos acompaña Francisca Verdejo,

jueza del juzgado n 2 de Barcelona contra la violencia de género.

¿Qué tal? Bienvenida al programa. Muchísimas gracias.

La violencia sexual ha existido siempre,

pero el caso de La Manada la ha puesto de rabiosa actualidad,

sobre el tablero del sistema penitenciario.

¿Es un tipo de violencia que va en aumento?

Desde el punto de vista judicial, posiblemente sí.

Eso lo enseñan las estadísticas, que cada año se aprueban, perdón,

se hacen públicas en el Consejo General del Poder Judicial.

Siempre ha existido. Desgraciadamente es un delito

que a veces no se puede investigar porque la mujer calla.

Es un delito de los llamados semipúblicos

que exige la denuncia de la persona ofendida,

en este caso la mujer u otra persona agredida sexualmente,

y muchas callan. Se lo digo por experiencia.

¿Comparte los criterios del tribunal que dictó la sentencia de La Manada?

En esta pregunta no voy a ser tan "valiente"

como son algunos de mis compañeros y compañeras. He leído la sentencia.

He leído la sentencia, pero me falta la perspectiva

de haber estado presenciando la prueba.

Si asumo como un dogma los hechos probados

de la posesión mayoritaria de los dos compañeros,

de la compañera y el compañero que votan, perdón,

que establecen la posición mayoritaria,

podría decir que estamos ante una agresión sexual,

es decir en la modalidad de violación.

Pero no estuve. Por tanto comparto jurídicamente

con la mayoría de los técnicos que han dicho

que sobre la base de esos hechos probados estamos ante una violación,

pero me falta haber estado presente en la valoración de las pruebas.

La justicia sigue siendo de aquel que la interpreta.

No. Desde mi punto de vista, no. No es de aquel que la interpreta.

Fíjese, cuando nosotros presenciamos algo en directo,

no necesariamente un juicio,

valoramos desde un punto de vista subjetivo lo que hemos visto

y desde esa subjetividad la trasladamos

a las personas que se lo contamos.

Los juristas tenemos en la mano el instrumento, el Código Penal,

y criterios hermenéuticos de interpretación

que nos los dan las propias leyes y la doctrina del Tribunal Supremo.

Esos criterios están tasados.

Y esos criterios se aplicaron a los hechos que los magistrados,

a la vista de esa prueba que se practicó,

habían quedado acreditados. No creo que la justicia sea

de quien interpreta porque fíjese...

Desgraciadamente la sentencia de La Manada,

que ha tenido esa trascendencia, si yo le digo ahora una cosa

nos podríamos casi asustar. Esos cinco...

esas cinco personas que están en prisión son ahora inocentes.

Todavía se tiene que probar su culpabilidad.

(BALBUCEA) Esto suena bastante mal de cara a la sociedad,

pero son inocentes hasta que no se demuestre lo contrario.

Entonces la ola de rechazo y la respuesta

en la calle, en la sociedad, de todas las mujeres que exigen

que se pueda hacer alguna cosa más para que no quede todo

en una sentencia, en un papel, en un...

Se debe de hacer algo más. Me parece que desde el 8 de marzo

ha habido un cambio radical en la sociedad.

Las mujeres estamos movilizándonos y debemos de seguir así.

¿La ley debe distinguir ya entre abuso y agresión?

Debe distinguirlo. Debe de mantenerse

esa diferenciación por muchísimas razones.

El Código Penal diferencia entre agresión

cuando hay violación o intimidación. Si usted me pregunta:

"¿Hubo agresión o intimidación, perdón, violencia o intimidación

en La Manada?" Le diría que sí a la vista de esos hechos probados

y sin haber participado en el juicio.

Pero debe de haber el tipo penal de abuso sexual. Le explico por qué.

El abuso sexual es en aquel en el que no hay consentimiento,

pero no hay violencia o intimidación.

Aquí vendría la respuesta de la mayoría de las mujeres

que se movilizan, desde mi punto de vista con toda la razón:

"Si uno no se resiste, si no hay violencia, ¿qué queda? ¿Morirse?

¿Que la maten a una?" No. Pero le pongo el ejemplo.

El abuso sexual en el que no hay consentimiento, el Código establece

una presunción que no hay consentimiento

cuando la mujer de la que están abusando sexualmente

tiene menos de 16 años. Sabemos que cada vez las relaciones sexuales

se hacen, se practican entre personas mucho más jóvenes.

Y cada vez las sentencias, sentencias probadas de agresiones,

son a hombres más jóvenes. Sí.

¿Qué es lo que está ocurriendo? ¿Hasta cuándo lo que está ocurriendo

se va a reflejar en los juzgados, en las sentencias?

¿Hasta cuándo este 12 % de mujeres que renuncian a denunciar cambiará?

Le pido su opinión como magistrada y como mujer.

Yo creo que va a tardar en cambiar. ¿Sabe por qué va a tardar?

Porque en la sociedad tenemos la manía de desplazar

la solución de problemas a un órgano judicial

para que lo resuelva. Va a cambiar cuando la mentalidad cambie,

cuando se parta de un concepto de igualdad,

de que somos iguales ante la ley, de que hombre y mujer son iguales,

de que el hombre no puede dominar a la mujer.

Eso empieza, no por una sentencia judicial.

Empieza porque haya un cambio radical en la sociedad,

un cambio de valores. Empieza porque las escuelas asuman educación

en materia de género, de igualdad. Empieza porque los padres y familias

se impliquen en esa educación y no desplacen la responsabilidad

a los colegios. Empieza porque toda la sociedad asumamos

que esto es realmente un problema. ¿Y empieza por intentar aplicar,

por intentar que se cumpla la ley integral de violencia de género

en todos sus términos y también en sus pretensiones económicas?

Quizá ya para terminar, magistrada.

Sí. Empieza porque se desarrollen los preceptos que han quedado

huérfanos de desarrollo por la ley integral.

Y empieza porque esos 200 000 000, que es peccata minuta,

previstos en los Presupuestos Generales del Estado,

realmente se utilicen para intentar avanzar

en la erradicación de violencia de género.

Se seguirán reclamando en la calle;

igual que con otros movimientos como el "Me Too",

el "Yo sí te creo". Estábamos viendo imágenes. ¿Qué le parecen?

¿Nos va a servir? Sí sí. Estos movimientos de "Me Too"

que surgieron en Hollywood han tenido mucha trascendencia

y creo que, en parte, ayudaron a las movilizaciones del 8 de marzo.

Yo creo que España, el 8 de marzo, fue un país

que dio un ejemplo inesperado en otros países del mundo.

Agradecemos a Francisca Verdejo, magistrada del juzgado número 2

de Barcelona contra la violencia de género, que haya estado hoy aquí

y nos haya comentado la cuestión. Gracias.

Seguimos. Ahora, si les parece, nos vamos al dentista

pero no a uno cualquiera. Les contamos.

Se trata de una ONG, Dentistas sobre ruedas,

que atiende en su clínica solidaria a pacientes que no pueden costearse

un servicio privado. No contentos con ello, una vez al año

hacen las maletas y se van a Senegal para seguir su labor

con odontólogos, oculistas y otros profesionales de la salud.

Tan lejos como en Senegal.

Tan cerca como en Baleares.

Dentistas sobre ruedas: una ONG de odontólogos solidarios

que empezó su andadura en África en 2007.

En 2014 inauguró esta clínica solidaria en Palma de Mallorca.

Aquí, a la vuelta de la esquina, hacen falta muchas manos.

Cada año hemos ido incrementando. Este último, en 2017,

hemos atendido a 901 personas. En 2016, a unas 650.

En 2015, 300 y pico.

La lista de espera es de 2 meses, pero damos hora para casi 4 meses.

¿Es la primera vez que vienes a Dentistas sobre ruedas?

Sí, es la primera vez. Estoy alucinada, por decirlo claro.

Me ha gustado mucho. Para mí, la salvación

porque con mi paga, hija mía, no puedo ir a otro sitio.

-Cada día recibimos derivaciones de los servicios sociales,

que son los que nos derivan a pacientes que realmente necesitan

ser atendidos por nosotros,

y entidades con las que tenemos firmados convenios.

-Las asistentas me han apoyado, me han traído aquí.

Me aprecian mucho y son muy simpáticas las chicas que hay.

-Hay que pagar un poquito porque aquí lleva un mantenimiento:

tenemos gente contratada, el material, todo lo que lleva

una clínica dental, que sabemos que los recursos son caros.

Las cantidades son muy pequeñitas.

Las prótesis son el coste que nos pone el protésico.

En Senegal están ubicados en la localidad de Misira.

Allí van cada mes de noviembre. Si en España tienen éxito,

allí ni que decir tiene.

La gente nos espera con los brazos abiertos.

Meses antes ya hacen casi cola. Hay gente que viene de 300 km.

Se enteran de que venimos y vienen a hacer cola para ser atendidos.

Ahora hay un proyecto que es montar una academia dental,

con lo cual nos permitiría ir todo el año.

La problemática sobre todo son bocas llenas de caries

que necesitan rehabilitación con prótesis.

Lo que hacemos... En un principio empezamos haciendo extracciones

con las herramientas que teníamos. Con los años hemos ido haciendo

más empastes, prótesis, radiografías para poder hacer endodoncias.

Cuando empezamos solo íbamos dentistas.

Vimos que había más necesidades, que la población nos pedía médicos,

oculistas; y hemos ido mejorando e implementando más profesionales.

En la base, el trabajo altruista de los voluntarios.

Te pones a pensar. A veces tú,

por haber nacido en una familia, en un sitio, tienes muchas cosas

que no tienes que luchar en la vida. Mucha gente, por la desgracia

que le ha tocado vivir en otro sitio o circunstancias que le ha pasado,

no pueden vivir tan bien y es una pena que haya tantas diferencias

cuando es una cosa que tampoco...

Te ocupa tu tiempo, pero no es un esfuerzo muy grande.

-Nos gusta nuestra profesión, pero nos gusta la vertiente social.

Podríamos ser uno de nosotros mañana y por qué no podemos ayudar.

-Animar a la gente que si tienen, los dentistas de Mallorca,

que si tienen algún momentito aquí sí tenemos...

Todavía no tenemos cubiertos todos los días y pueden venir

una vez al mes, no hace falta cada semana.

-Venga, a ver si lo publicáis y se entera todo el mundo, ¿vale?

Adiós. Hasta luego.

(Música)

Antonella, estamos en el Jardín Botánico de Madrid

observando los bonsáis, pero también pensando

en la importancia de mantener los bosques en buen estado.

Se acerca el verano, el buen tiempo, el calor

y, con ello, el riesgo elevado de incendios forestales.

Cuéntanos por qué es importante mantener los bosques en buen estado.

En primer lugar decir que el problema de los incendios

cada vez es más grave y está más presente en la agenda política.

Recuerda el incendio en Portugal del año pasado

o ese enorme incendio en California donde desalojaron 200 000 personas.

Por tanto cada vez hay más víctimas, causa del cambio climático.

Suecia, Noruega o Groenlandia se encuentran con incendios

y no saben cómo afrontar eso porque nunca sucedió.

La gente abandona los campos y se va a la ciudad,

por tanto esas zonas que eran cultivadas ahora son forestas

y los incendios potencialmente llegan casi a la ciudad.

Bosques en mal estado, maleza. Son un gran vehículo de esto.

El problema cada vez es más grave. Este innovador social

de lo que vamos a hablar hoy pone la atención en lo que tú dices:

la prevención y gestión de un bosque como un elemento fundamental

para combatir los incendios. Hay que apagar el incendio,

pero en paralelo hay que hacer otro trabajo.

Oriol Vilalta, que era bombero y ha ido desarrollando

unas actividades como bombero en el sur de Europa

y se ha dado cuenta de que los problemas son comunes.

Hay una obsesión con apagar, para ver el fuego como el enemigo,

cuando el fuego ha sido parte de la historia humana y del planeta.

Hay que gestionarlo entendiendo el ecosistema como conjunto.

Por eso él dice: "Mantengamos las forestas en condiciones

que permitan que el fuego no se desarrolle

o se desarrolle de una forma no grave".

Él quiere trabajar con los fuegos antes, en la prevención,

la educación y el cuidado. No tanto educar a extinguirlos.

Que también hay que hacerlo, pero lo otro es muy importante,

esta visión ecosistémica. Él hace cosas muy muy interesantes.

Es líder de una plataforma mundial donde profesionales del fuego

están al día de las innovaciones y aprenden los unos de los otros.

Antes no había nada de esto. Oriol lo creó: una plataforma.

Dos: esta idea de que hay que prevenir y gestionar

es revolucionaria. Él lleva adelante a un montón de niveles.

Por ejemplo incendios controlados. Un pequeño incendio puede ayudar

a limpiar la foresta y a hacerla menos potencialmente incendiable.

También hace cosas como utilizar los rebaños de cabras y ovejas

para ir alimentando esos animales de esas zonas

donde la foresta ha crecido demasiado y si el fuego llega ahí

va a ser incontrolable. Serían las "cabras bombero".

Él las llama las cabra bombero. Son magníficas porque eso da

un montón de sentido a los pastores, una actividad que estaba muriéndose

y adquiere un profundo significado. Es más interesante hacer

esta limpieza con estos animales que dan la leche,

que es rentable y la puedes vender.

Ideas como estas, que parecen sencillas

pero que son muy eficaces a la hora de combatir.

Se ha dado cuenta de que en España, cada comunidad autónoma tiene

su manera de afrontar un incendio;

que en Europa, cada país tiene su manera;

que en EE. UU., cada estado tiene su manera. Eso es gravísimo.

Cuando un incendio atraviesa un confín de estado, de región,

¿qué hacemos? Es muy grave lo que puede suceder.

Trabaja para que en esta plataforma mundial se unifiquen

las maneras de intervenir, que es algo muy interesante.

Es catalán. Cuando tenía 12 años se vio envuelto en un incendio

que le quemó su bosque, donde él iba a jugar,

y la economía de las familias de alrededor. Se hizo bombero

y entró en un cuerpo especial de bomberos.

Ahora ha creado esto. Su fundación se llama

Pau Costa en nombre de un amigo suyo también bombero que murió

en estos incendios trágicos de Sant Joan.

No hace mucho. No.

Gracias por darnos a conocer a Oriol Vilalta

y su fundación Pau Costa contra los incendios forestales.

Muchas gracias a vosotros.

(Música)

Dejamos la innovación ciudadana para filosofar,

algo que no queremos hacer si no es en compañía

de Maite Larrauri. Bienvenida. Gracias.

En realidad vamos a escucharte, más que nada, escuchar

lo que nos vienes a contar sobre el filósofo Albert Camus.

Todo lo que hay que contar de Albert Camus siempre es bonito.

Es muy propio del verano que va a empezar.

Aunque escribió en francés y tal, él viene de Argelia. Era argelino.

Provenía de una familia extremadamente pobre.

Su madre era casi sordomuda y totalmente ignorante,

o sea analfabeta. Él se crió en unas circunstancias

en las que lo que era de prever es que hubiera sido uno más,

pero gracias a algunas becas, al apoyo de algunos profesores

se convirtió en lo que se convirtió. En un Premio Nobel de Literatura.

A los 20 años él tenía una preocupación. Él pensaba

que la filosofía tenía que servirle para saber cómo tenía que vivir.

No es uno de esos filósofos metidos en una torre de marfil

que elaboran teorías muy sesudas sino que era alguien que pensaba

que el desafío más grande de los humanos es llevar

una vida buena, hermosa, que valga la pena.

Para él, eso significaba lo siguiente:

puesto que salía de la pobreza y de la ignorancia, su problema,

que además él adoraba a su madre, por encima de todo amaba a su madre,

cómo salir de la pobreza sin traicionar a la pobreza,

siguiendo siendo fiel a algo; o sea fiel a su madre, a aquello.

No renunciar a lo que había vivido sino ser capaz de crear

una forma de vida que conectara con aquello de donde provenía

y que no lo traicionara.

Yo casi recomiendo, ya que viene el verano,

recomiendo leer un escrito muy breve de Albert Camus

que se llama "Bodas en Tipasa". Es un escrito de 10 páginas.

Es una belleza absoluta. ¿De qué habla?

Él habla de un día de playa, pero es un día de playa en el Mediterráneo

con un sol espléndido, con ese calor que calienta la tierra

y que hace que huela. El Mediterráneo huele

a las plantas aromáticas; huele, él dice, al ajenjo;

pero huele también al helichrysum.

Para los que hemos nacido en el Mediterráneo,

para los que nos hemos bañado en esas aguas sabemos

que hay momentos en los que se te queda el olor

casi en el cuerpo y sientes todo: la naturaleza, el olor,

lo fresca que está el agua, el sol...

En 15 días, aunque sea en el calendario, llega el verano.

Hemos estado faltados de sol. Pero él lo que cuenta es

un día glorioso. Él, fíjate, tenía 23 años cuando lo escribió.

Es como si hubiera encontrado ahí la clave. Cuenta un día glorioso,

esos días que salen redondos y se le quedan a uno grabado.

Tanto es así que él dice una cosa:

"No hace falta aquí tener mitos

como Deméter o como Dioniso

porque no hace falta ninguna trascendencia.

Los sentidos, lo que sentimos, lo que olemos, lo que tocamos

ya nos une con la naturaleza". Él no quiere que de esa experiencia

haya un pensamiento más allá. El pensamiento es el del más acá.

Lo que le parece grandioso es justamente esos olores,

esas sensaciones corporales. Cuando él dice: "Me desnudé

y me metí en el mar desnudo". Entonces de repente...

La palabra "bodas" ahí significa las bodas entre el sol y el mar,

pero las bodas entre el cuerpo, el sol y el mar.

Estamos hablando de una unión que es una unión

que no trasciende sino que se queda, que es una unión terrenal.

Filósofo y poeta y viviendo la vida. El texto es totalmente poético.

Además, como él es filósofo, él extrae una enseñanza.

Esto que decía antes de que él quería

ser filósofo pero no traicionar sus orígenes lo encuentra

en lo que representa Tipasa porque dice que ahí hay una grandeza

o una dignidad de la simplicidad y que ha encontrado, en Tipasa,

la dignidad de la simplicidad. Y la dignidad de la simplicidad

son los dos elementos que él piensa que tiene su madre.

Su madre es digna. Su madre es sencilla. Si nosotros

somos capaces de ir a la naturaleza y de quedarnos en ese nivel,

los filósofos decimos inmanente, no trascendente sino nos quedamos

en el nivel de la Tierra, si ponemos por delante

valores terrenales, eso es la felicidad, lo que nos une

al mundo. Tenemos derecho a ser felices como él dice que lo fue

en ese momento en Tipasa. El texto es propio de alguien de 23 años,

que cree que ha encontrado algo valiosísimo

y te lo hace pensar cuando lo lees. 23 años, con una sensibilidad

y con una capacidad para poder transmitir lo que está pensando.

Escribir eso con esa juventud... Le permaneció como una metáfora.

Es decir que él 20 años después vuelve a Tipasa

y el texto que escribió después se llama "Retorno a Tipasa".

20 años después significa que ha pasado todo.

Ha pasado la II Guerra Mundial, él ha sido

un combatiente en la clandestinidad porque estaba en la resistencia,

se ha casado, ha tenido hijos, ha tenido amantes.

Un hombre maduro. Sí. Sin embargo dice

una frase que se ha quedado como una frase maravillosa de Camus.

Dice: "En el invierno de mi existencia

aprendí que en mí siempre habría un verano eterno".

Ese verano eterno es Tipasa. Esa idea de que a pesar de que pases

una temporada que sea un invierno en ti hay un verano eterno

es que en ti existe ese núcleo de valores terrenales.

Eso mismo lo va a decir con su principal amante,

porque tuvo varias. No sé si eso lo sabe todo el mundo, él fue amante

de María Casares, una famosísima actriz

hija de Santiago Casares Quiroga,

uno de los últimos presidentes de la II República española,

que se trasladó a París, se exilió.

La niña entonces se educó en París, devino actriz

y fue amante durante más de 20 años de Camus.

Él siempre dice: "María, tendríamos que encontrar

el verano de nuestras estaciones".

Maite, tenemos que dejarlo aquí, pero con esa reflexión,

con esa bonita reflexión nos quedamos.

Muchísimas gracias. A vosotros.

Con Maite Larrauri y Albert Camus, una manera estupenda de decirles

"hasta el próximo programa". Que disfruten, si pueden,

del sol y las buenas temperaturas. Saludos para todos.

(Música créditos)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Para todos La 2 - 09/06/18

Para todos La 2 - 09/06/18

09 jun 2018

Solidaridad. Sentir la música sin escucharla. Ese es el reto que lleva a cabo la Orquesta de Cámara Mahler con niñas y niños sordos. Desde hace unos años van por todo el mundo y esta vez, han recalado en Barcelona donde hemos podido comprobar hasta qué punto la música es una experiencia que trasciende en todos los sentidos.

Igualdad. Desgraciadamente nos hemos acostumbrado a hablar de la violencia de género. La asociamos a agresiones y maltratos físicos y psicológicos ejercidos contra las mujeres. Pero hay muchas otras violencias. Entrevista a Francisca Verdejo, titular del juzgado nº 2 de Barcelona contra la violencia de género.

Cooperación. Dentistas sobre Ruedas es una ONG que atiende en su clínica solidaria a pacientes que no pueden costearse un servicio privado. No contentos con ello, una vez al año hacen las maletas y se van a Senegal para seguir su labor con una tropa de odontólogos, oculistas y otros profesionales de la salud. Reportaje.

Emprendedores sociales. La Fundación Pau Costa lucha contra los incendios forestales con la idea de que además de saber extinguirlos hay que saber gestionar bien los bosques para evitarlos. Antonella Broglia nos presenta su trabajo y a su creador Oriol Vilalta.

Filosofía para profanos. Nos acercamos a la figura y a los pensamientos del filósofo y novelista francés Albert Camus. Maite Larrauri nos habla de su idea del tiempo y el uso de las metáforas.

ver más sobre "Para todos La 2 - 09/06/18 " ver menos sobre "Para todos La 2 - 09/06/18 "
Programas completos (1217)
Clips

Los últimos 7.793 programas de Para todos La 2

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios