www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4976938
Para todos los públicos
Transcripción completa

(Música)

¿Qué tal?, ¿cómo están?

Llegamos como siempre, con temas para todos.

En unos minutos,

nos calzamos unas zapatillas para ir a correr por una buena causa.

Después, conoceremos un campamento muy singular también,

con fines benéficos.

En Francia, nos dará más detalles Antonella Broglia.

Disfrutaremos unos minutos de toda una institución del cine español,

José Luis Cuerda, y con Patricia Ramírez,

nos miraremos hacia adentro para reflexionar.

Antes, nos ponemos a parir, sí, parir.

Es lo más natural del mundo,

aunque nuestro afán por la seguridad médica,

ha convertido a la mujer gestante en poco menos que una enferma.

Nuevas voces reivindican que, ir de parto, no es una enfermedad,

sino un momento poderoso de la existencia,

que requiere de una sala, menos quirúrgica, y más adaptada,

íntima, digna.

Es la arquitectura al servicio de la maternidad.

"Dar a luz y hacer el amor puede involucrar a las mismas hormonas.

Sin embargo, un quirófano o los paritorios,

con los clásicos potros o las camas multifuncionales,

no inducen a ninguna emoción placentera.

Los avances científicos han dejado atrás la maldición bíblica del:

"Parirás con dolor".

Pero la ausencia de dolor,

no es sinónimo de bienes bienestar físico y emocional,

llegó la hora de acabar con la violencia obstétrica."

La violencia obstétrica es un fenómeno

que hemos visto muchos años en los paritorios,

de España y también de otros países,

que es una situación que la mujer que está pariendo

y está un poco expuesta y no puede defenderse,

tiene que aguantar,

por ejemplo, intervenciones necesarias,

que le rompen la bolsa, que le dan oxitocina cuando no hace falta,

que le dan una epidural aunque ella no lo desea.

Qué te hacen muchas cesáreas innecesarias.

"Parir es un acto fisiológico, no una enfermedad,

pero en aras de las garantías sanitarias se ha instaurado

una práctica excesivamente medicalizada.

Y una percepción patológica del parto.

Y el paritario, suele ser un lugar inhóspito,

solo adecuado a las necesidades del equipo médico,

ajeno a las de la embarazada."

La cama o el potro obstétrico, en el centro,

con mucho espacio alrededor

para que los profesionales se posicionen.

La mujer, en una posición tumbada e indefensa,

con unos focos quirúrgicos, muchas veces sin luz natural,

en el que no hay ningún elemento amable

que recuerde a la mujer que es un momento poderosísimo

de su propia experiencia.

-El parto es físico, porque es físico,

pero las emociones influyen muchísimo.

Para que las hormonas del parto fluyan,

necesitamos emocionalmente sentirnos seguras,

sentirnos en un ambiente de intimidad,

sentirnos con personas con las que tenemos confianza.

"Facilitar que el parto fluya es el objetivo de estas dos

arquitectas galardonadas con premio internacional de innovación

por su concepto de paritario.

En sus salas de parto, cada uno tiene su espacio,

pero todo gira en torno a la mujer."

¿Cómo?

Pues con materiales amables, con luz natural,

con una disposición de mobiliario que ayude

a que la mujer pueda estar y pueda moverse como necesite,

ir retirando el potro del centro y generar un lugar

donde la mujer sea la protagonista.

Y que decida cómo tiene o cómo puede moverse

y utilizar el espacio.

"El cambio que propongan se basa, ni más ni menos,

que en las necesidades físicas y psicológicas de la embarazada."

-Como todas las mamíferas, necesitamos para parir,

sentirnos seguras y en intimidad.

En cuanto yo me siento en un ambiente que no estoy segura,

fisiológicamente mi cuerpo, lo que hace es segregar adrenalina.

Es la hormona que me está dando energía a los músculos,

para echar a correr, porque estoy en peligro.

En el parto necesito todo lo contrario,

necesito esa energía en el útero, y necesito oxitocina.

Que es la hormona que me produce contracciones.

Adrenalina y oxitocina son antagonistas,

yo tengo altos niveles de adrenalina, mi oxitocina baja.

¿Por qué?

Porque si yo estoy en peligro mi cuerpo dice:

"Vamos a parar el parto,

todavía no puedes tener a un bebé porque estás en peligro".

Entonces, tengo que sentirme segura.

Y eso es lo que intentamos.

"Es la arquitectura al servicio de la maternidad,

en perfecta simbiosis.

Sus salas están concebidas

para que la embarazada alumbre naturalmente, dueña del momento.

Como sujeto activo, y no, objeto pasivo."

-Si generamos espacios en los que la mujer incluso, pueda,

controlar si quiere tener luz natural o no,

si quiere incrementar la luz artificial o no,

si quiere que huela a algo, si quiere que suene algo,

estamos dando herramientas para que esa mujer haga suyo el parto

y sea una experiencia más satisfactoria.

La evidencia científica, en la lógica,

nos dice que atender partos de una manera más cuidadosa,

más humanizada,

va del lado de la salud de las mujeres

y la seguridad de las mujeres y de los bebés.

"El primer centro en acoger este modelo de paritario es el Hospital

Universitario HM Nuevo Belén de Madrid."

Aquí lo que tenemos es una sala parto que tiene varias zonas,

tenemos una zona de entrada

que es como una especie de filtro que con estos elementos,

se amplia o no,

que a la vez es el espacio primero para cortar la vista a la puerta,

para tener intimidad en esa zona,

y también es una zona para la persona acompañante.

Tenemos la zona del agua, como la llamamos,

que tiene la bañera obstétrica, el baño que va como un conjunto.

Y luego tenemos la zona de la cama,

que es la zona que además incluye

un espacio aquí que llamamos el espacio como de movimiento,

que tiene pues esa liana, la silla de parto,

como mejor ayudamos a nuestros bebés es moviéndonos.

Dejar un espacio que ayude a moverse, que apoye las posturas,

sobre todo verticales.

-Una mujer de parto lo más habitual es que quiera estar de pie,

pero necesite un apoyo normalmente hacia adelante para descansar,

de manera que la pelvis está libre para moverse,

pero tenemos el estar de pie que nos aporta la fuerza de gravedad

y además tenemos el movimiento como para poder aliviar el dolor.

Todo en el paritario está hecho para eso.

-Y todo eso en un entorno normal,

hemos sacado esas salas de parto para que tengan luz natural,

un armario para la mujer donde puede dejar sus cosas,

cómodamente.

Luego tenemos el armario para los profesionales.

Aquí está todo lo que se necesita,

incluido el cajón para medicación.

-La cama se convierte en cama de partos,

si es necesario se sacan las perneras,

aquí también hay toma de oxígeno.

"Funcionalidad e intimidad por igual,

un espacio diseñado pensando en una obviedad:

el cuerpo de la mujer sabe parir,

su bebé sabe nacer y pueden hacerlo."

Ahora viajaremos de Canarias a la India, por el camino,

encontraremos una fundación, un banquero,

un proyecto solidario y unas zapatillas deportivas.

Y todo porque unas zapatillas corriendo un kilómetro

salvan una vida.

Juan Manuel Viera es quien viste y calza la iniciativa,

ahora nos va a contar, bienvenido.

Hola, gracias.

Recién llegado de la India, de Anantapur, cuéntanos.

Acabamos de llevar hace apenas una semana,

hemos celebrado la cuarta edición de la Anantapur ultramaratón.

Muy contento y ha sido muy emotiva

como no puede ser de otra manera esta prueba.

Cuarta edición, Anantapur ultramaratón.

Eso hay que contarlo.

Para empezar,

¿a quién se le ocurre montar una ultramaratón en la India?

Mira, se me ocurrió a mí,

tras un viaje a la India, Anantapur,

la fundación,

y ver los proyectos que allí desarrollaba

y la verdad que cuando uno ve y ve lo que pasa allí,

yo siempre digo que lo que pasa son milagros cada instante,

la fundación hace milagros.

Te refieres a la Fundación Vicente Ferrer.

Entonces, uno le es difícil mirar para otro lado,

en ese momento lo que estaba haciendo era correr,

pruebas de ultrafondo y decidí poner en marcha

esta iniciativa de "1 kilómetro, 1 vida".

Una cosa es que te gusta correr

y la otra cosa es que te líes la manta a la cabeza,

y la cosa funcione.

¿Cómo aterrizaste en la India,

cómo te hiciste entender de la mano de la Fundación

pero zancada a zancada? Eso no tiene que ser fácil.

La verdad que no ha sido fácil pero también a la vez ha sido

una iniciativa que ha crecido

porque mucha gente se ha ido sumando desinteresadamente,

la verdad.

De hecho cuando me dicen que cómo es que ha crecido tanto,

yo digo que la han hecho crecer la cantidad de personas

que se han sumado a esta iniciativa.

Además del esfuerzo físico,

que eso ya tiene que ser como es una ultramaratón, tan fácil,

realmente salváis vidas,

habéis salvado vidas y seguís salvando vidas.

Cuando decimos salvar vidas, ¿a qué nos referimos?

Pues mira, la iniciativa de "1 kilómetro, 1 vida",

realmente une deporte y solidaridad

y realmente la unimos en forma de una carrera

que es esta Anantapur ultramaratón.

Ese dorsal cambia y salva vidas literalmente.

Porque date cuenta que estamos llegando a muchísimas personas

donde viven una realidad muy, muy injusta.

Es muy importante,

nuestra presencia aquí y nuestra ayuda

y participación de todos porque aunque sea una ultramaratón,

aunque sea una carrera, hay muchas formas de participar,

bien apadrinado una vida,

bien colaborando en algunos de los proyectos que hemos hecho

o bien acompañándonos a correr allí cada año,

que esta es la cuarta y de la que acabamos de llegar ahora.

Además de correr,

¿qué otras cosas se han hecho con la Fundación,

qué otras cosas has hecho? Con "1 kilómetro, 1 vida",

se han apadrinado ya más de 800 vidas, 800 niños.

Cuando uno apadrina una vida, un niño,

realmente está ayudando no solamente a ese niño sino a la familia

y a toda su comunidad.

Yo siempre digo que no hay nada...

Si la gente supiera que allí

las familias son iguales a las nuestras,

ellos, las familias quieren lo mejor para sus hijos,

pero les ha tocado vivir una realidad diferente.

Diferente e injusta.

Por muy poca cantidad, podemos cambiar la vida a ese niño,

esa familia y esa comunidad.

Se habla de la soledad, del corredor cuando uno va corriendo,

se siente solo pero cuando está motivado, la cosa cambia.

Y cuando estás corriendo por la India, eso tiene que ser...

Tienes que haber visto unas cosas increíbles.

Sí,

la verdad que yo siempre digo que para correr estas pruebas,

tienes que tener algo que te motive,

que te motive no solo a correr esos días esa prueba,

sino a levantarse todos los días y a prepararte físicamente.

Y después ves el despertar de toda India como digo yo,

y ves muchas realidades, ves situaciones de aldeas donde,

estamos viendo algunas imágenes de la zona de los Chenchos,

donde hoy su esperanza de vida es de 46 años.

Y en cambio ellos,

la preocupación de ellos es cuidarte a ti,

es como el mundo al revés.

Y entonces,

eso le da a uno una fuerza

para cometer cualquier reto por muy largo que sea.

¿Qué has comprendido de lo que es la India,

de esa inmensidad de país con tantos millones de personas?

Aunque solo hayas visto ese pedazo.

Mira, la India siempre se dice que es color, que son olores,

hospitalidad, espiritualidad,

y lo ves, lo vives muy de cerca.

Hemos estado tanto en las grandes ciudades de Eli y Bombay,

como en las aldeas más rurales

que es donde más trabaja la Fundación,

en la India más rural que es la India más auténtica.

Te sorprende la hospitalidad de esta gente, y como siempre digo,

la preocupación de ellos es cuidarte a ti,

me sorprende porque es como el mundo al revés,

y a mí a veces lo que me cuesta es explicarlo, decir:

"Oye, que nosotros con muy poco aquí podemos cambiar vidas".

Y se cambian, de hecho.

Todos los que vamos allí, lo vemos, lo tocamos.

Si yo quiero ayudaros

pero el tema de correr no lo llevo muy bien,

¿cómo puedo colaborar con vosotros?

Yo te diría que puedes apadrinar una vida,

que para nosotros la ultramaratón, el padrino junto a su niño,

es para nosotros el auténtico corredor de ultrafondo.

De hecho, como toda carrera tiene un momento, en la salida,

donde se apadrina un recorrido

que son las etapas del crecimiento de ese niño,

y su independencia que es la meta.

Tanto niño como corredor, reciben un dorsal,

un dorsal de carrera también.

Esta es una forma de colaborar,

la otra es sumarte a algunos de los proyectos que hemos cogido,

este año hemos reconstruido toda una aldea, de Sundaraiah,

son 45 familias que van a tener sus casas, pozos de agua,

electricidad.

Es impresionante, la verdad.

Y acompañarnos a correr,

que la presencia de los corredores allí es muy importante

porque damos visibilidad a personas con otras capacidades,

corremos hombres y chicas juntos,

y pasamos por aldeas donde será de las cosas más importantes,

una de las cosas más importantes que les pasa en su vida.

Juan Manuel, has vuelto físicamente, espiritualmente,

estas aquí y uno cómo se adapta a la vida, decíamos al principio,

ya para terminar, eres empleado de banca,

eso también debe costar un poco.

Cuesta un poco pero sobre todo, uno aprende,

yo lo digo, a valorar las cosas que tenemos, nuestra realidad,

nuestro entorno.

Podemos decir que aquí no tenemos ningún problema,

realmente, entonces te cuesta adaptarte, pero a su vez,

valoras mucho más las cosas que tenemos en nuestro día a día.

Juan Manuel Viera, "1 kilómetro, 1 vida",

muchos kilómetros y mucha vida por delante os deseamos.

Muchísimas gracias.

Salud y enhorabuena, que seguimos corriendo,

sin prisa pero sin pausa porque llegan las iniciativas

que nos trae, como siempre, Antonella Broglio.

(Música)

Estamos en el patio del Museo de historia de la ciudad de Madrid

para hablar de iniciativas sociales,

de emprendedores sociales y hoy de una experiencia,

de "Yes, we camp", de acampar.

-Este es un emprendedor social, francés,

que cree en el poder de ocupar un espacio,

para crear una excepcionalidad,

espacio-temporal que permite crear cosas en la ciudad,

que en un edificio establecido institucional, no saldrían.

Él ve, se da cuenta que los elementos,

o los grupos de ciudadanos que participan

en decidir cómo se vive en una ciudad,

por ejemplo como París, siempre son los mismos.

Las inmobiliarias, la administración pública,

y personas de cierto estatus, pero ¿qué pasa con los jóvenes?

¿Qué pasa con los marginados, los inmigrantes?

Él se da cuenta que creando un espacio especial, excepcional,

como una acampada por ejemplo en el centro de una ciudad

o ir a ocupar un edificio abandonado,

crea unas condiciones simbólicas y mágicas,

que permiten que vaya mucha gente diferente ahí,

desde una "startup" de jóvenes hasta unos jóvenes más marginados,

hasta colectivos de mujeres, migrantes,

y ahí en ese espacio hay gente que pueda vivir directamente,

vive ahí,

y gente que va a visitar y conjuntamente se hagan experimentos

de modelos de vida en común.

¿Qué pasaría si montamos un restaurante solidario?

Lo montamos aquí dentro y si funciona,

puede ser un modelo para salir.

¿Qué pasa con pequeñas tiendas artesanas?

¿Qué pasa si entre tres o cuatro montamos una panadería?

Hacemos pruebas, sin buscar necesariamente un resultado.

Esa iniciativa "Yes, we camp",

tiene un ejemplo que es mítico en París,

que es como el ocupar un hospital.

Un hospital abandonado, que él ocupó completamente,

llegando a crear una especie de barrio cooperativo

con 34.000 metros cuadrados cubiertos

y mil personas que iban ahí cada día.

Lo lanza, en el 2015.

Y primero, da de dormir y de comer,

a gente que no sabía dónde ir.

Abre un centro de recogida de asilo para personas

que buscaban asilo, luego,

crea una escuela para hacer inserción

de personas con problemas de inserción laboral,

una escuela de construcción y diferentes

ejemplos de economía eco solidaria.

Del 2015 al 2017, un laboratorio,

que ahora es necesario para que él pueda coger esta experiencia

y la vaya exportando a otros barrios y ciudades.

Es interesante porque eso de acampar, o de ocupar,

parece que es totalmente anti...

-Cuando dices ocupar un hospital abandonado de París,

con permisos de las autoridades, esto, ¿cómo funciona?

-Eso es lo interesante precisamente,

porque en teoría ocupar un lugar abandonado no se puede,

pero el Ayuntamiento y los Gobiernos se dan cuenta

de que lo que hace es tan bueno, que le dan permiso,

no solo le dan permiso sino que le han dado un reconocimiento

que se llama "The french impact".

Le han dado una medalla para reconocer su innovación social,

solo que él hace es realmente importante,

porque es un momento de inclusión que no hay ningún otro sitio,

porque dime tú también en estas sociedades,

dónde son los lugares que personas de todas las clases sociales,

trabajan juntas para solucionar el problema de la ciudad.

-Ninguna. -Ninguna.

No existe, esta es la innovación.

-Esta idea surgió en Marsella.

-Es muy bueno porque él, primero, es de una familia muy buena,

hace una escuela de negocios de estas para personas superricas,

y luego decide ir a Brasil a hacer un máster,

un curso, un programa de posgrado,

y en urbanismo iba a visitar las favelas,

y se da cuenta del grado de innovación natural

que existe en las favelas.

Donde círculos de apoyo, de educación mutua,

de apoyo mutuo y de aprendizaje mutuo,

trabajan de forma casi automática.

Y así es como la favela prospera, y él dice:

"Pero ¿dónde está esto en nuestras ciudades europeas?".

Esto es lo que él empieza a buscar.

A los 26 crea una organización para hacer talleres

para que ciudadanos de diferentes clases sociales,

puedan crear juntos soluciones para la ciudad,

y luego conoce a un arquitecto,

Eric, y entre los dos piensan:

"¿Dónde podemos crear un espacio

para que esto suceda de una forma mucho más experimental

y vivencial?".

Y en Marsella crean la primera gran acampada.

Que fue un mito.

-Aprovecharon cuando Marsella fue capital europea de la cultura.

-Exacto, en 2012.

Y crearon algo que fueron miles y miles de personas que se iban

a acampar por la alegría de dormir

y de comer, y de vivir juntos,

fuera de los espacios institucionales,

fuera de los lugares donde solo consumimos

y fuera de los lugares donde solo vamos a comprar.

500 voluntarios estuvieron trabajando, fue mítico.

De esa semilla tan llena de alegría

surgió "Yes, we camp".

-Perfecto, pues gracias, Antonella por esta iniciativa.

-Gracias a vosotros.

José Luis Cuerda es uno de los grandes cineastas

y pensadores de nuestro país,

un guionista excepcional con diálogos memorables

como los que tiene "Amanece, que no es poco".

Convertida en película de culto.

Hace unas semanas recibió el Premio Feroz de Honor, y hoy,

descubrimos su vis más cómica en Bilbao,

en una clase magistral con motivo

de la presentación de "Tiempo después", su última película.

"Año 9177.

Mil años arriba, o abajo, que no queremos pillarnos los dedos.

La raza humana se aglutina en torno a este edificio,

el único que se mantiene en pie.

Los parados de todo el mundo

sobreviven con salero en las afueras.

Dentro, un capitalismo extremo y feroz se impone.

Gobernado por un rey tirano."

-¿Qué tal, Félix? ¿Le has echado un vistazo?

-¿Qué tal, Miguel?

Sí, pero es que hay muchas declaraciones,

pero tampoco hay material variado para montar.

-No, la verdad es que no, vamos un poco justos pero bueno,

tenemos que montar una pieza de cinco minutos,

José Luis Cuerda, homenajeado en los Premios Feroz

y luego por otro lado una máster class que hizo en Bilbao.

En la que aparece con Arturo Valls y María Guerra.

Con esto vamos a hacer una pieza,

él tiene un gran sentido del humor

y así poniendo un total por aquí y por allí, tal...

"-Se titula el guion "Un año entero" y es el año que me pase en la cama

con una progresía cuando tenía cinco o seis años.

-Qué maravilla.

-¿Y cómo es esa película, cómo será?

-La historia de un niño, de cinco o seis años,

que tiene una progresía."

-¿Qué te parece esta otra declaración?

-Vamos a escucharla.

"-A mí me ha dado por escribir Twitter, escribo muchos,

los junto en libros y los editamos.

Uno de los primeros Twitter que yo escribí fue uno que decía:

"Cuando Marilyn Monroe y yo quedábamos en el parque de Albacete,

nos gustaba sentarnos en un banco

que había al entrar a la izquierda",

y me contesta uno a los cinco minutos o así,

me contesta uno en Twitter: "¿Eres gilipollas?"

¿Qué tal la peli? ¿La has visto? -La película es brillante,

es una vuelta a "Amanece que no es poco"

y es una película muy divertida. Te va a gustar.

"-Creo que la expresión más alta del ser humano

la tienen en sus manos los poetas.

Usan palabras para decir cosas que no tienen un sentido neto,

no ese es el sentido, es otro.

Tiene añadidos y tiene restas."

"-Sí, una mierda vas a vender tú, venga, a la calle.

-No me toques que te mato.

Que te degüello, pringado.

Perdóname, te ruego tomes esto como una mera amenaza retórica."

"-Hubo un problema de producción, ¿conoces esa anécdota?

La entrada al edificio de la película, del edificio de la peli,

los personajes gritan: "Kikirikí", y entran.

¿Por qué?

Había una cristalera que pensábamos que era corredera,

pero cuando llegamos, ese cristal no se abre.

Entonces dijimos:

"Bueno, qué problemas tenemos ahora, esto está todo colocado".

Y José Luis dice:

"Que el personaje llegue, diga 'kikirikí', cacarea,

y se teletransportar al otro lado".

(Risas)

Espérate, y todos dijimos: "Claro, claro".

Y entonces dice Roberto Álamo, que era el personaje: "Muy bien,

muy bien, he pensado, José Luis,

qué te parece que si para salir que el personaje diga 'guau'".

Y dice José Luis: "¿Pero qué dices, hombre, estás loco?"."

-¿Por dónde seguimos, Miguel?

"-Yo estudié Derecho.

Pero hice tres años y no aprobé ni un solo curso.

En septiembre se presentaron Manuela Carmena y Cristina Almeida,

vinieron a hacer proselitismo y me sacaron

la firma en el carnet del PCE.

Y estuve un par de años o tres en el PCE."

-Él tiene una finca y hace vino,

y entonces cuando cuenta la anécdota de la zorra

que se encuentra comiendo las uvas...

"-Yo voy siempre, cuando voy a Galicia, a mis posesiones.

Me paseo con una cámara Canon pequeñita,

y un día me siento en una piedra, con mi cámara,

enfoco y veo que en medio de la fila de cepas,

hay un bicho, un animal, está comiendo uvas.

Echo el zoom y veo que es una zorra o un zorro, comiendo uvas,

y entonces, imbécil de mí,

en vez de salir el artista que llevo dentro,

lo que hago es hacerle una buena foto,

me sale el dueño de la finca.

Y hago...

(GRITA)

La pobre zorra salió zumbando,

salió corriendo y me dejó allí con las manos así.

-Yo creo que como filósofo hubiera sido muy interesante.

-Yo también.

(Risas)

-Pienso que valgo para dos o tres cosas, para esa valgo de verdad.

-Totalmente de acuerdo.

¿Qué otras son las cosas para las que vales?

-Para hacer reír al personal, míralos.

La vida es maravillosa.

(Risas)"

-¿Lo podemos emitir?

-Hombre, para emitir esta, el personaje merece la pena.

-Vamos a ello.

Cuántas cosas merece la pena contar

y también experimentar para tener una vida plena y sentirnos bien.

Después cada uno es como es,

pero Patricia Ramírez nos propone en poco más de dos minutos,

cómo mirarnos por dentro y reflexionar.

(Música)

Sales a escena, ¿de qué estás pendiente:

de lo que puede salir bien o de lo no?

Hay personas que protagonizan su vida, disfrutan de ella

y se responsabilizan,

mientras que otras son meros actores

y actrices secundarios e incluso hay marionetas de algún director.

Hoy en "Para todos La 2",

siete consejos para ser el protagonista de tu vida.

El primero, dedica tiempo al autoconocimiento.

¿Cuánto sabes sobre tu experiencia laboral, tu carrera universitaria?

¿Conoces la misma información sobre lo brillante y lo bueno que eres?

Tenemos que aprender a conocer cómo pensamos

y cómo sentimos para ser protagonistas.

Dos, entrena lo que ahora ya se te da bien.

Tenemos la extraña manía de querer ser buenos

en todo y es imposible.

Nos da confianza y seguridad entrenar aquello

para lo que tenemos talento.

Tres, busca tu elemento.

Decía Ken Robinson,

que el elemento es aquel lugar donde convergen pasión y talento.

Y cuando consigues hacer esto,

disfrutas de tu trabajo y lo conviertes en algo

de lo que no quieres huir.

Cuatro, toma decisiones que te llenen.

Y las decisiones que te llenen

pueden que no llenen a los de tu alrededor,

pero son las tuyas.

Aquella gente que participe de tus decisiones no va a vivir tu vida

y no se va a responsabilizar de tus fracasos,

toma decisiones a pesar de la opinión de los demás.

Cinco, escucha al crítico interior desde la distancia.

Tenemos que aprender a escuchar opiniones distintas

a las nuestras porque esas nos enriquecen,

pero la última decisión tiene que estar en tu mano.

Si no terminarás por hacer responsable

a otras personas de las decisiones que no tomaste.

Seis, elige a tus actores y actrices de reparto.

La familia nos viene impuesta y nos puede caer bien o no,

pero los amigos los elegimos y tienes que rodearte de gente

que esté llena de vitalidad.

Y por último, siete,

adapta el guion de tu vida cada vez que lo necesites.

No tienes por qué mantenerte rígido con decisiones

o ideas que ahora ya no compartes.

Puedes cambiar de decisiones,

incluso aunque los demás no te apoyen.

Para que puedas protagonizar tu vida,

estos siete consejos en "Para todos la 2".

Pues encantados de la vida de compartir

este ratito de actualidad social de La 2,

con el firme propósito de volver a verles, nos despedimos,

saludos para todos, adiós.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Para todos La 2 - 09/02/19

Para todos La 2 - 09/02/19

09 feb 2019

Arquitectura y maternidad. Facilitar que el parto fluya es el objetivo de dos arquitectas galardonadas con un Premio internacional de Innovación por su concepto de paritorio. En sus salas de parto, cada uno tiene su espacio, pero todo gira alrededor de la mujer.
El cambio que propugnan se basa en las necesidades físicas y psicológicas de las embarazadas. Reportaje

.Solidaridad. Entrevista a Juan Manuel Viera, un corredor de fondo grancanario que ha recorrido buena parte de la India con un proyecto solidario en beneficio de la Fundación Vicente Ferrer y para luchar contra la pobreza en el sur de este país asiático. Ha corrido 42 kilómetros diarios hasta completar los mil.

.Emprendedores sociales. Conocemos la iniciativa Yes We Camp, que ayuda a gestionar la ocupación temporal de espacios públicos como jardines u hospitales abandonados. Antonella Broglia nos presenta el trabajo de Nicolas Detrie.

.Cine y reflexión. Asistimos a una clase magistral de José Luis Cuerda, director de cine y pensador. Acaba de realizar la película “Tiempo después” y hace una semanas recibió el premio Feroz de Oro. En este reportaje grabado en Bilbao descubrimos su visión de la vida y su vis más cómica.

.Psicología. Patricia Ramírez ofrece algunos consejos para prestarnos más atención a nosotros mismos. Cree que debemos protagonizar nuestra propia vida.

ver más sobre "Para todos La 2 - 09/02/19 " ver menos sobre "Para todos La 2 - 09/02/19 "
Programas completos (1237)
Clips

Los últimos 7.906 programas de Para todos La 2

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios