www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5402478
Para todos los públicos Para todos La 2 - 05/10/19 - ver ahora
Transcripción completa

¿Qué tal?

Hoy veremos cómo ha evolucionado la comunicación

en múltiples direcciones y los retos que supone.

Con Alex Beard, investigador,

hablaremos de nuevos modelos de aprendizaje en todo el mundo.

En plató, Estrella Montolío,

catedrática de lengua española y asesora en comunicación,

nos hablará del poder de los mensajes políticos.

La innovación ciudadana de Antonella Broglia

tratará de cómo detectar noticias falsas.

Y Patricia Ramírez nos ayudará con las conversaciones

que intentamos tener cara a cara con nuestras hijas e hijos.

Empezamos.

La educación, la forma en la que aprendemos

a estar en este mundo sufre una auténtica revolución.

Sistemas más colaborativos o competitivos

ya se están llevando a cabo en lugares como Finlandia

o Corea del Sur con sus pros y sus contras,

como nos ha contado el investigador Alex Beard que,

en su visita por España,

ha estado con nuestro compañero Miguel Castro Uceda.

(Música)

Bienvenido a clase.

(RÍEN)

¿Crees que el modelo educativo, el sistema educativo,

no es acorde con el progreso del ser humano?

(HABLA EN OTRO IDIOMA)

El sistema educativo necesita una revolución.

Cuando era profesor,

me di cuenta de que mis alumnos vivían en el futuro.

Usaban teléfonos inteligentes,

jugaban por la noche a videojuegos en línea y usaban redes sociales.

Y sin embargo,

el método que utilizábamos como profesores era el mismo

que usaba Sócrates hace 2500 años en Grecia.

Creo que no podemos educar

si no conocemos la tecnología que usamos.

Si no conocemos lo que sabemos de nuestro cerebro.

Si nos preguntamos qué debemos aprender hoy.

Sin estas cuestiones,

no podremos conseguir la revolución educativa.

¿Y en qué países del mundo se están originando esos, digamos,

modelos que son revolucionarios a nivel educativo?

(HABLA EN OTRO IDIOMA)

Si uno quiere conocer cómo es la revolución

que se está viviendo hoy,

tiene que viajar a muchos países del mundo

y tomar pequeños detalles de cada uno.

En Silicon Valley están usando la tecnología de forma muy creativa

dentro de las clases.

En Finlandia están formando en cohesión social, en felicidad

para crear una sociedad sana.

En algunos lugares de Shanghái,

se tiene la idea de que uno tiene que aprender

todo el conocimiento que pueda.

Ser muy bueno en matemáticas, en lengua,

y conseguir buenísimos resultados en los exámenes.

Podemos obtener lecciones de cada uno de estos métodos.

¿Qué deberían aprender los niños, estos niños pequeños de esta clase

para formar parte de la sociedad del siglo XXI?

(HABLA EN OTRO IDIOMA)

Creo que hay tres grandes ideas

sobre lo que los niños deben de aprender hoy.

Necesitamos conocer cómo funciona nuestro cerebro.

Necesitamos saber cómo aprendemos como individuos.

Y los niños deben de conocer qué les apasiona,

necesitan aprender a pensar críticamente.

Necesitan saber cómo hacer mejor las cosas.

Aprender creatividad, arte,

las herramientas que el mundo usa alrededor de ellos

y eso incluye todas las que ven y también las herramientas

que la nueva tecnología proporcione.

Y, por último,

los estudiantes necesitan aprender a cuidar

a desarrollar inteligencia emocional,

y así cooperar unos con otros.

Necesitan aprender a cuidarse para estar bien,

a ser resilientes en algunas ocasiones en un mundo

que puede ser difícil y, especialmente,

necesitan aprender a trabajar juntos para crear una sociedad sana

en la que vivir.

En el libro se menciona a un docente

que habla abiertamente a sus alumnos del amor,

les dice que les quiere, esto lo hace,

esto supone, para el momento actual, superar muchos prejuicios,

tanto por parte de docentes,

como de centros y de sistemas educativos.

(HABLA EN OTRO IDIOMA)

Vivimos en un mundo que piensa

que la educación ha sido algo muy teórico

con la atención muy dirigida en el conocimiento.

Una educación que tenía mucho que ver

con un camino de autoridad desde una generación a otra.

Realmente, hoy,

en las clases en las que trabajan los mejores profesores,

lo que se aprecia es la asombrosa relación

que el profesor tiene con sus alumnos.

Todo el mundo en educación reconoce esto.

Hay formas de construir en las clases

comunidades donde se siente el amor.

Y en estas comunidades,

no es extraño que los profesores amen a sus alumnos.

Hay prejuicios en el modelo general educativo,

pero es muy positivo para los estudiantes

saber que hay una comunidad en la que hay amor

y sentir, esencialmente, que pertenecen a esa comunidad.

Al igual que saber que los profesores

se preocupan por ellos.

Creo que es una de las cosas más poderosas

que puedes dar a unos estudiantes y esto conduce al éxito.

Y la última pregunta es:

citáis también un dato en el libro

que hacen falta 69 millones de profesores

para llegar a conseguir los objetivos

de desarrollo sostenible en el año 2030

que promulgó la ONU, la Organización de las Naciones Unidas.

¿Cómo se van a formar esos 69 millones de profesores?

(HABLA EN OTRO IDIOMA)

Necesitamos transformar la idea que tenemos de la enseñanza.

En este momento, en la mayoría de los países,

enseñar no es un trabajo que tenga un gran estatus social.

Sin embargo, en el futuro,

enseñar será una de las profesiones más importantes.

Tenemos que desarrollar nuestro potencial humano

más que nada.

Y la enseñanza cultiva esto.

Imagino un futuro en el que cada maestro

sea un pequeño experto en neurociencia,

sepa cómo usar las nuevas tecnologías,

conozca psicología suficiente

para entender a un grupo de estudiantes,

sepa cómo conseguir logros conjuntos y, al mismo tiempo,

sea un experto en un área específica.

Creo que podemos convertir la enseñanza en la más atractiva

de las profesiones del futuro.

Y para hacerlo,

tenemos que cambiar las condiciones en las que trabajan los profesores.

Tenemos que darles más tiempo para que aprendan

y así desarrollen una cultura de enseñanza educativa.

Tenemos que suprimir burocracias que estrangulan a los profesores.

Tenemos que convertir la educación

en una profesión de continuo aprendizaje.

Muchas gracias

por todas estas revolucionarias ideas

para la educación. -Gracias.

Decía un refrán que las palabras se las lleva el viento,

pero suponemos que nuestra próxima invitada

no está muy de acuerdo con él.

Estrella Montolío es catedrática de lengua española

en la Universidad de Barcelona, experta en comunicación,

y ha escrito un nuevo libro de divulgación

que se llama "Tomar la palabra".

Trata del poder del lenguaje y del uso indebido

que hacen de él algunos políticos para manipular.

Empezamos saludando a Estrella. ¿Qué tal, Estrella?

Hola, buenos días. Muy contenta de estar aquí.

Lo que decíamos.

Las palabras se las lleva el viento pero hacen mella en el cerebro,

¿hasta qué punto?

Bueno, las palabras se las lleva el viento muy relativamente.

Claro, se las lleva el viento si las comparamos con la escritura.

Esto es lo que nos ha dicho siempre el dicho clásico.

Los escritos permanecen, por ejemplo, si te dejo un piso,

mejor que lo deje escrito,

pero las palabras se las lleva el viento.

Ahora bien,

lo que nos están diciendo los estudios neurolingüísticos

es que las palabras que escuchamos no son gratuitas.

Si tú a un niño le dices: "¡Que pareces tonto!",

eso se convierte en una profecía autocumplida.

Así que, no, las palabras dichas no se las lleva el viento.

Queda huella de ellas en nuestro cerebro.

Por esto tenemos que ser muy cuidadosos

con las palabras que decimos.

Como estudiosa del lenguaje, también, como has tratado,

si te puedo tutear, Estrella,

con múltiples personalidades que tienen que dar la cara

o que tienen que dar mensajes muy concretos.

¿Por qué los mensajes breves,

los mensajes repetitivos como podríamos decir los lemas,

las campañas que se lanzan, pongamos, por ejemplo,

en Estados Unidos, Donald Trump,

por qué tenía o por qué tuvo tanto éxito

su mensaje "America First"?

Bueno, en realidad, aquí hay varios factores,

pero la repetición es un fenómeno

que sabemos que tiene impacto sobre nuestro cerebro.

De hecho, Obama también utilizaba la repetición.

"Yes, we can. Yes, we can".

Solo que no era una repetición pedestre,

era una repetición casi de estribillo de góspel,

¿verdad?

Entonces, ¿qué ocurre?

Que cuando tú te diriges a un público

que no quiere argumentación,

que lo que quiere es un mensaje sencillo que, además,

cuando lo ve repetido lo reconoce, porque ya lo tiene grabado,

tú lo que consigues es como la publicidad.

La repetición es un mecanismo fundamental.

Puede ser muy rudimentario y puede ser muy efectivo,

sobre todo, según a qué público te diriges.

Entonces, una de las causas del ascenso del populismo y,

quizá de la demagogia, es esa crisis del lenguaje,

esa simplificación de la retórica,

si es que se puede llamar retórica, Estrella.

Bueno, en realidad,

los populismos crecen porque hay crisis social.

No porque el lenguaje se use de una determinada manera.

El uso del lenguaje aprovechando el descontento de la población

es posterior.

Es indudable que algunos políticos populistas,

lo que hacen es utilizar los mecanismos de la retórica

de una manera malévola.

Por ejemplo, hay un mecanismo muy interesante

que es ser "antirretórico".

Es algo que tiene en común Marco Antonio,

de acuerdo con la obra "Julio César" de Shakespeare,

Berlusconi y Trump.

Los tres coinciden en decir:

"Yo no soy como esos políticos que hablan, yo voy a los hechos,

soy un hombre del pueblo y hablo de manera campechana".

Y esto nos lo dice gente que es multimillonaria.

O sea, esto es una falacia.

Ellos no son hombres del pueblo.

Pero fíjate que el hecho de confesarse "antirretóricos"

es un mecanismo retórico.

Entonces, teniendo en cuenta todos estos conceptos,

¿cómo la ciudadanía se puede defender de esos mensajes

o puede intentar cuestionarse esos mensajes?

"A ver,

¿qué es lo que me está diciendo en realidad?".

Pues este es, yo creo,

que el propósito del libro

y el propósito de mis intervenciones en los medios.

La idea de que tenemos que empoderarnos como ciudadanos

para que no nos cuelen cualquiera de los mensajes

que son interesantes para los poderes

pero no para nosotros.

Para eso significa que los ciudadanos tenemos que tener

una mayor reflexividad

sobre qué nos están diciendo los diferentes poderes.

Es decir, que tenemos que pensar más y, por supuesto,

consultar fuentes fidedignas.

No conformarnos con medios que no nos merecen

ningún tipo de garantía.

En el libro "Tomar la palabra" hablas de política, de género,

de nuevas tecnologías, de la comunicación...

En el caso del género, Estrella,

afirmas que la voz de una mujer tiene menos prestigio

que la de un hombre.

Sí, es así. Dicho así.

¿Es así? Es así, claro.

Eso se ve en múltiples fenómenos,

ahora ya bien estudiados por especialistas internacionales.

Por ejemplo,

un fenómeno que cualquier mujer profesional te va a decir

y que a mí me han dicho

las multitudes de directivas políticas, etcétera,

es que a las mujeres se nos interrumpe

con pasmosa frecuencia en los espacios públicos.

Y se nos interrumpe tanto si el que le interrumpe

es un hombre como una otra mujer,

porque nadie está libre de sesgos de género.

Es decir, a las mujeres se nos interrumpe más.

Las mujeres sufrimos este fenómeno conocido como "mansplaining", ¿no?

De "man", hombre, y "explaining" de explicación.

Y que consiste en que un varón te explica, condescendientemente,

y con mucho detalle un fenómeno sobre el que quizás tú sabes más

que ese hombre en cuestión.

Es decir, que son muchos los fenómenos que tienen en común

el hecho de que todavía hoy la palabra de la mujer

no tiene tanta autoridad como la palabra de un varón.

Entonces,

¿qué es lo que sugieres como experta en comunicación

para que esa voz se escuche más

o se escuche tanto como cualquier otra voz masculina

en sitios de responsabilidad?

Nos referimos a personas influyentes

y personas con las que tú, por ejemplo, has tratado.

Bueno, los mecanismos que ponemos en común

para intentar revertir este estado de cosas son variados.

Veremos alguno.

Por ejemplo, aprender a recuperar el turno de habla

cuando te acaban de interrumpir.

Tú estás hablando,

alguien te interrumpe delante de la dirección,

no delante solo de amigos.

Delante de tu dirección.

¿Cómo puedo recuperar el turno de una manera elegante que no sea:

"Oye, tío, ¿estás sordo o qué? Estaba hablando yo"?

No, esto no.

¿Cómo puedo recuperar el turno de habla dejando claro

que a mí no me vas a robar el turno de habla?

¿Así? (RÍEN)

Esto es levantar la mano, no.

Bueno, para empezar, por ejemplo, mirando,

haciendo contacto visual con la persona que te interrumpe

diciendo: "Disculpa, todavía no he acabado".

Y manteniendo el turno.

Perdona, pero eres una mandona.

(RÍEN)

Claro. Claro.

No, entonces... Te pongo el ejemplo.

Claro, claro. Una sargentona, una sargentona.

Una sargentona, una mandona.

Esto es porque cualquier mujer que sea asertiva conoce que,

es decir, que tenga claras las ideas y que tenga, en realidad,

capacidad de liderazgo,

conoce el fenómeno de que la han tildado de mandona

porque en las mismas situaciones en las que un varón es calificado

como decidido, resolutivo, proactivo, valiente...

La mujer es calificada, inmediatamente, como mandona.

Y los eufemismos que se utilizan también, esos "palabros",

entendemos "palabros" como, por ejemplo, expresiones:

"Paraísos fiscales, decrecimiento económico,

víctimas colaterales...".

¿Qué podrías decirnos para terminar?

Bueno, que hay auténticos "think tank", es decir,

laboratorios de ideas

que lo que hacen es formatear en bonito fenómenos

que son directamente perjudiciales para la ciudadanía.

Están muy elaborados.

Están muy elaborados, por ejemplo,

ese maravilloso "crecimiento negativo".

"Crecimiento negativo" es un oxímoron de lo más llamativo

que quiere decir que en realidad estamos en crisis, ¿no?

O "movilidad exterior", que se aplicó a los miles,

decenas de miles de estudiantes universitarios

que tuvieron que marchar de aquí

para buscar su futuro fuera de este país.

O sea, "movilidad exterior" significa que nuestros jóvenes

son emigrantes, traducido.

Eso es, naturalmente,

una manera de formatear para que cuele más fácilmente

realidades negativas.

Bueno, le hemos dado la palabra a Estrella Montolío.

Muchas gracias.

Tomamos también tus palabras y te agradecemos

que hayas estado en el programa.

Muchas gracias, a ti y a vosotros.

Ahora quien tiene la palabra es Antonella Broglia

que hoy también habla del valor de la verdad

y la necesidad de transparencia en Internet.

(Música)

Vivimos en la época de las "fake news", de los bulos,

de las noticias falsas, y hoy, precisamente Antonella,

nos quieres hablar de una iniciativa que lucha contra las "fake news",

se llama Maldita. -Sí, es muy interesante.

Como hoy, la cuestión del "fake news"

se ha vuelto tan importante,

noticias falsas siempre las ha habido, pero hoy,

en la época de Internet,

es muy fácil fabricar una y distribuirla por todo el mundo.

-Y rápidamente. -Sí, muy rápidamente.

Por eso una noticia falsa

puede llegar a tener un impacto extraordinario.

Las noticias falsas existen por dos motivos.

Uno, para que la gente llena de curiosidad,

haga clic y esto es una acción, digamos,

que tiene una repercusión comercial. -Consumo.

-Consumo.

O cuestiones políticas.

Es decir, noticias falsas para dividir,

para polarizar y para defender una ideología política u otra.

Sabemos que campañas como el Brexit,

la elección de Trump y la de Bolsonaro

han tenido mucho que ver con esto,

con el uso de diferentes tipos de bulos y medios,

como por ejemplo WhatsApp, que en Brasil ha sido fundamental.

¿Qué hace esta emprendedora social, Clara Jiménez, periodista,

con esta plataforma, Maldita?

La base de la idea es:

"Todo ciudadano tiene que volverse un crítico, un operador,

un activador de un sistema de vigilancia

y de corrección de las noticias falsas".

Esta es la idea fundamental, todos somos responsables.

Y, por tanto, en esta plataforma,

que funciona básicamente por WhatsApp, es muy sencilla.

Cada uno de nosotros ve una noticia que le suena rara,

la captura, la envía a Maldita.

Maldita tiene una serie de profesionales que la comprueban

y la redistribuyen con las correcciones

o con ese sello característico, "Bulo", que dicen "Bulo" en rojo.

Y esa misma comunidad, la misma comunidad de ciudadanos,

se ocupa de redistribuir la noticia corregida.

Hay 250 historias al día que se comprueban,

noticias, títulos, fotografías, folletos, vídeos,

todo tipo de comunicaciones.

Un millón de personas ya son parte de esta base.

Ciudadanos que, activamente, están colaborando, y luego,

aparte de su equipo propio,

que hay en el, digamos, staff de Maldita,

ellos tienen 14.000 colaboradores especializados.

Porque claro, no pueden saber de todo,

necesitan gente especializada en medicina o en ciencia

para ir comprobando la veracidad de ciertas informaciones.

Y la cosa interesante también es que ella no decide los temas.

La comunidad decide los temas.

¿Qué temas se tienen que tocar?

Y las respuestas nunca son secas, no son académicas, porque, claro,

tú compites en un entorno de memes que son divertidos,

que son visuales, con grandes frases.

Por tanto, las respuestas, digamos que la noticia comprobada,

vuelve a republicarse con ese mismo estilo.

Y, aparte, sale en todos los medios.

Esta todo diseñado para que hable la televisión,

para que hable la prensa, para que hable la radio.

Maldita tiene varios, digamos, secciones, especializaciones,

empezó con Hemeroteca que es...

Si un político habla por la tele.

-Básicamente, al principio empezaron con políticos solo.

-Sí, exacto. ¿Qué ha prometido ese...?

-Promesas electorales cumplidas o no cumplidas.

-Exacto, o no cumplidas,

o declaraciones que ha hecho un político

y luego, después de seis meses,

descubrimos que está sucediendo todo lo contrario.

Pero de la política pasa a otras cosas.

Maldita Ciencia, Maldito Feminismo,

Maldito Dato, Maldita Inmigración, Maldita Bulo y otros que vendrán.

Ella era "scout", por tanto, desde pequeña,

le interesaba dejar el mundo un poco mejor

que como lo había encontrado

y los padres eran médicos, también pensó en ser médico,

pensó en ser profesora, pero después empezó a escribir,

se dio cuenta del poder del escribir, estudia periodismo,

fue a México a estudiar, vuelve y cubre el 15M.

Y se da cuenta que el viento ha cambiado.

Que hay una necesidad de transparencia,

no solo en la política o en la banca,

sino en la información también.

Y de ahí, empieza todo. En Twitter, lógicamente.

-"Maldita hemeroteca, bendito periodismo", dicen ellos.

-Exactamente, "Maldita hemeroteca, bendito periodismo".

-Gracias, Antonella, por esta iniciativa.

-Gracias a vosotros.

(Música)

En la sección "En la red"

nos fijamos hoy en la violencia viral.

Es decir, las agresiones que sufren niños y niñas

y se trasladan a las redes sociales.

Hace unos días,

uno de los últimos casos tuvo lugar a la salida del instituto

en el barrio de San Blas en Madrid.

Dos menores de 14 años agredieron

y rompieron la nariz a una excompañera de clase

y ya han recibido una orden de alejamiento del juez

que lleva el caso

y la prohibición de comunicarse con la víctima.

Lo que acabamos de ver se conoce como "happy slapping",

que es una forma de violencia viral,

pero también lo son el ciberacoso, el "sexting" o el "grooming",

compartir contenido sexual o violento.

Niños y niñas empiezan a usar, cada vez antes,

las redes sociales entre los 8 y los 11 años de edad

según el último informe de la ONG "Save the Children".

Esta organización defiende que la solución

no es prohibir el uso del móvil,

sino promover la educación "offline".

Incluso una asignatura en la escuela

de Ciudadanía Digital.

Estamos trabajando en delimitar esta violencia digital

para que no sea el embrión de una futura violencia

contra lo que ahora son niños y niñas adolescentes

y los adultos del futuro.

En su página web,

"Save the Children" dispone de una guía

para padres y madres donde propone experiencias

y consejos para diferenciar mundo virtual y físico,

aunque la solución

es una legislación a nivel internacional,

algo que todavía está por consensuar.

Todo eso es algo que debemos de continuar legislando

a nivel internacional, por supuesto,

porque ya se nos ha ido de las manos

y no están todos los casos concretos que podamos encontrar,

sino las inercias y las tendencias que podamos generar.

La Agencia Española de Protección de Datos,

por su parte, ha habilitado en su página web

un canal exprés para solicitar el bloqueo

y la retirada de difusión ilícita de contenido sensible en sitios

como Facebook, Google o Twitter, pero no, por ejemplo, en WhatsApp,

Telegram o el correo electrónico por tratarse de mensajería privada

sujeta al derecho fundamental del secreto de comunicaciones.

Seguimos, vamos ahora con otras cuestiones.

La comunicación es una de las bases en las relaciones familiares,

en la convivencia con nuestros hijos.

En un momento u otro, hay que hablar, hay que preguntar:

"¿Te ocurre algo? ¿Podemos hablar?".

Con la inestimable ayuda de Patricia Ramírez,

vamos a ver cómo conseguir tener una conversación serena y honesta.

(Música)

La comunicación es un pilar importantísimo

en las relaciones personales.

A través de la comunicación,

creamos vínculos de confianza con la gente a la que queremos.

Tener una comunicación honesta y franca

permite llevarnos mejor con los nuestros

y resolver problemas.

Hoy en "Para Todos La2" vamos a ver diez consejos

para mejorar la comunicación.

El primero es el respeto y la educación

como pilar de la comunicación.

El respeto y la educación hacen referencia,

no solamente a cómo decimos las cosas, el tono, el volumen,

la amabilidad...

Sino también al contenido.

El segundo,

no hagas juicio de valor cuando te están contando algo.

Cuando tus hijos te cuentan algo que están haciendo con los amigos

y a ti no te parece bien y les dices:

"Pero qué horror, cómo sois capaces..."

Estás poniendo una barrera.

Nadie quiere sentirse juzgado

cuando comparte una intimidad contigo.

Tres, no malinterpretes,

es mejor preguntar cuál es la intención.

Cuando algo no nos encaja,

tendemos a malinterpretar la intención de la otra persona,

y cuando malinterpretamos,

terminamos tratando a la otra persona

en función de esa malinterpretación pero no de la realidad.

Es mejor preguntar por cuáles son las intenciones.

Cuatro, no des consejos que no te han pedido.

Es una conducta muy maleducada.

Cuando alguien está haciendo algo

en lo que crees que podrías ayudar

lo más sensato es pedir permiso para dar consejo.

"¿Te gustaría saber qué haría yo en tu situación?"

Además, así, despiertas su atención.

Cinco, si no es un buen momento, dilo.

Hay momentos en los que estamos ocupados

y no podemos escuchar con atención plena.

Tienes derecho a tener tu momento

salvo que lo que te tengan que contar es muy urgente.

Si de verdad no puedes atender a la persona,

emplaza esa conversación para el momento apropiado.

Seis, habla sobre temas que interesen,

sobre todo a tus hijos.

Tendemos a preguntar sobre temas que nos interesan a nosotros.

Si traen una nota en la agenda, si han comido todo en el comedor.

Pero a tus hijos,

esos temas de conversación no les interesan

y te contestarán con monosílabos.

Intenta preguntarle por sus aficiones,

la asignatura que más te gusta,

por cómo se lo han pasado en el colegio,

por qué hacen sus amigos.

Siete,

sé empático y no ningunees el sentimiento

ni el problema del otro.

Hay problemas de los niños y de los adolescentes que,

como mayores, ya los hemos vivido y sabemos que se pueden relativizar.

Pero para ellos, en ese momento, es su gran problema.

Si tú les dices:

"Es que eso es una tontería",

estarás ninguneado su emoción y sus sentimientos.

Es mucho mejor decirle: "Entiendo que te sientas así".

Incluso decirle: "¿Hay algo en lo que te pueda ayudar?".

Ocho, si alguien reacciona en casa con agresividad,

no contestes atacando.

Puede ser que tu hijo, o tu madre o tu pareja tengan un mal día.

Si te contestan mal, en lugar de contraatacar es mejor preguntar:

"¿Te ocurre algo en lo que yo te pueda ayudar?".

Nueve, busca un ambiente

que favorezca la comunicación serena.

Igual podemos designar en casa un lugar como puede ser el salón

o la mesa de la cocina en la que se pueda hablar de manera serena,

en la que no se levante la voz y tener algún anclaje

como encender una vela que simbolice

que tenemos que mantener una comunicación tranquila.

Y, por último, diez,

el autocontrol y el filtro mental

son importantísimos en la comunicación.

Supone pensar antes de hablar,

y saber que no podemos verbalizar todo lo que nos pasa por la cabeza.

Con que tú te preguntes: "¿Esto será hiriente para el otro?"

o "¿Me gustaría a mí escuchar un comentario como ese?",

seguramente que cortamos muchas veces

comentarios inoportunos.

Y aquí os dejo un resumen de los diez consejos

que mejoran la comunicación.

Cuánta razón tiene Patri siempre.

No hay más tiempo para todos, les dejamos, nos vemos, si quieren,

aquí en La2 en siete días, adiós.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Para todos La 2 - 05/10/19

Para todos La 2 - 05/10/19

05 oct 2019

Innovación educativa. La educación, la forma en la que aprendemos a estar en el mundo sufre una auténtica revolución. Sistemas más colaborativos o competitivos ya se están llevando a cabo en lugares como Finlandia o Corea del Sur. Con sus pros y sus contras. Nos lo cuenta el investigador Alex Beard que acaba de publicar “Otras formas de aprender”.

Comunicación. Entrevista a Estrella Montolío, catedrática de lengua española en la Universidad de Barcelona y que ha escrito un libro de divulgación que se llama "Tomar la palabra. Trata del poder del lenguaje y del uso que hacen de él algunos políticos para mandar unos mensajes concretos y llegar a manipular.

Emprendedores sociales. Antonella Broglia nos presenta la iniciativa española Maldita que trabaja para identificar noticias falsas o fake news y bulos. Lo hace con la colaboración de los ciudadanos.

Violencia infantil. Nos fijamos en la violencia viral, las agresiones que sufren niños y niñas y se trasladan a las redes sociales. Uno de los últimos casos tuvo lugar a la salida de un Instituto en el barrio de San Blas en Madrid. Se conoce como happy slapping, ciberacoso, sexting o grooming. Conocemos las iniciativas de Save the Children en esta materia.

Psicología. Patricia Ramírez ofrece algunos consejos para mejorar la comunicación en la familia.

ver más sobre "Para todos La 2 - 05/10/19" ver menos sobre "Para todos La 2 - 05/10/19"
Programas completos (1257)
Clips

Los últimos 8.013 programas de Para todos La 2

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios