www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4091721
Para todos los públicos Para todos La 2 - 01/07/17 - ver ahora
Transcripción completa

Bienvenidos a la 38 edición semanal de "Para todos La 2"

o, lo que es lo mismo, al primer programa del mes de julio

o también al último programa de esta temporada.

Siempre hay otra forma de interpretar la actualidad

y ahí va la nuestra.

Hoy analizaremos las desigualdades y tolerancia de un mundo globalizado

partiendo de este dato:

25 regiones urbanas acogen al 16 % de la población mundial.

Con ello generan el 66 % de la actividad económica.

Veremos qué opinan al respecto Jorge de los Santos

y la catedrática de Filosofía del Derecho María José Fariñas.

Níger, un país

que simboliza la encrucijada de múltiples rutas africanas

se ha convertido en la nueva frontera de Europa.

La Unión le proporciona recursos económicos

a cambio de que frene la migración a través del Mediterráneo.

Distintas voces cuestionan la viabilidad de este intercambio.

En unos minutos veremos por qué.

Transformar la información y los datos en imágenes

puede ser una forma de concienciar a la sociedad.

En su sección, Antonella Broglia mostrará qué ocurriría

si adaptáramos el tamaño de los países

en función de sus cifras respecto, a, por ejemplo, mortalidad infantil.

Veremos infografías sobre el gasto mundial en armas,

los suicidios o los ciberataques. No se lo pierdan. Empezamos.

(Música)

En virtud de los acuerdos con la UE, Níger se ha convertido

en una suerte de país policía

cuyo objetivo es frenar la emigración hacia Europa.

Ejercer este control de fronteras les supone

recibir fondos de cooperación pero la población nigeriana

no solo no se siente beneficiaria de estas ayudas

sino que ve perjudicada su tradicional forma de vida.

Níger no escapa a la paradoja africana:

población pobre que vive de la agricultura y ganadería

asentado en una zona de subsuelo rico en uranio, oro y petróleo

explotado por multinacionales extranjeras.

Por su geografía, el clima desértico causa cíclicamente

agudas crisis alimentarias.

Por su ubicación en el continente, Níger es también un país

atrapado entre múltiples fuegos. Al sureste comparte

con Nigeria y El Chad el conflicto con Boko Haram.

En el norte se enfrenta a Daesh.

En la frontera con Argelia, a formaciones de Al Qaeda.

Junto a Mali, a los tuaregs. De forma transversal,

Níger es escenario de todo tipo de tráfico: personas, armas, drogas.

No en vano, dos tercios del país están en el Sáhara,

en la tierra de nadie conocida como El Arco de Crisis.

Tcherno Hamadou Boulama es periodista,

activista por los Derechos Humanos

y experto en los movimientos migratorios que afectan a Níger.

Por encima de todo, Níger es país de acogida,

de tránsito y de retorno de personas migrantes.

Y la región de Agadez,

la encrucijada de todos los flujos que van hacia el Magreb

y los que pretenden cruzar el Mediterráneo.

Agadez quiere decir acoger.

Esa ciudad fue fundada en la época de las caravanas,

antes de la colonización.

El movimiento de la población era del sur hacia el norte.

Los caravaneros traían unas mercancías

y llevaban otras al norte.

La colonización y los conflictos alteraron las rutas migratorias

pero el trasiego hacia el norte ha persistido

haciendo de Agadez una importante plaza comercial.

Las cifras oficiales, comunicadas por las autoridades nigerinas

y por la Organización Internacional de Migración

dicen que, cada año, entre 80 000 y 100 000 personas

transitarán por Agadez con destino al norte,

especialmente los países del Magreb.

Pero la mayor parte de emigrantes, según el discurso oficial,

son candidatos a llegar a Europa. La realidad es un poco diferente.

La realidad, nos cuenta, es que la mayoría de emigrantes

son intracontinentales,

que se mueven dentro de las fronteras de la CEAO,

la Comunidad Económica de África Occidental,

que tiene un protocolo de libre circulación de personas y bienes

desde 1979. Básicamente, afirma,

son trabajadores temporeros que van y vienen de Argelia y Libia.

Hay un tipo de mentira en el discurso oficial.

Mentiras o verdades interesadas, las cifras de desplazamiento

están relacionadas con los fondos millonarios que les llegan de la UE

a cambio de impedir la emigración;

fondos de cooperación europeos que han convertido a Níger

en la nueva frontera de Europa

y al Sáhara en un Mediterráneo de arena

que sepulta a miles de personas en ruta.

Agadez se ha convertido en la nueva frontera de Europa.

Los migrantes subsaharianos que salen de Ghana, Costa de Marfil,

Camerún, Mali y Senegal y llegan a Agadez

son bloqueados, no pueden continuar.

Cuando ven un vehículo de transporte de emigrantes,

algunos kilómetros antes de Agadez, son interceptados

por las fuerzas de seguridad; los vehículos, confiscados;

los pasadores, arrestados; y los migrantes, retornados.

Para evitar esta cadena de impedimentos en rutas oficiales,

incluso los engaños de las Fuerzas de Seguridad,

se buscan vías alternativas

que harán el viaje más caro y peligroso.

Muchas veces los vehículos se averían, caen ante grupos armados

y eso provoca muertes.

Los emigrantes mueren de sed, de sol.

Cuando los vehículos se estropean, los chóferes intentan buscar ayuda

y muchas veces no vuelven.

Igualmente, los emigrantes son víctimas de los engaños

de los agentes de la fuerza pública.

Las mujeres, en estas situaciones, están muy expuestas.

El desierto tiene la particularidad de tragar a sus muertos.

El desierto es un cementerio de migrantes o silencioso.

Las organizaciones civiles denuncian la nueva legislación nigerina

que criminaliza el transporte migratorio,

vulnera el derecho de las personas a la libre circulación

así como el mismo protocolo de la CEAO

al tiempo que convierte en delito una actividad tradicional.

La migración da vida, aproximadamente,

al 80 % de la población residente de forma directa o indirecta.

El emigrante que pasa compra cosas, invierte en transporte,

alquilan casas mientras están en tránsito.

Todo eso contribuye a la economía local.

Otra cosa que no se puede olvidar: la mayoría de las personas

que hacen los transportes son antiguos rebeldes.

Con los Acuerdos de Paz ellos compraron las furgonetas pick up.

Ahora, bajo presión de la UE, Níger ha decidido acabar con la situación.

En cambio, se lamentan, los proyectos prometidos por la UE

parecen terreno yermo, como el desierto.

Hace ya varios meses y solo cuatro de los nuevos proyectos aprobados

están en fase de experimentación.

Comprenderán, pues, la insatisfacción de la población

que debería beneficiarse de estas medidas.

Eso explica la situación muy difícil que vivimos en la región de Agadez

y que hace temer un resurgimiento de la rebelión armada.

Boulama recuerda que tras el deseo o la necesidad de emigrar

hay muchas causas, no solo la económica.

Se pregunta a quién le interesa, hoy por hoy,

frenar la libre circulación de personas.

En qué mundo vivimos es la exclamación que esta temporada

nos ha dado pie a las reflexiones más variadas.

En esta ocasión queremos lanzar al aire un último reto,

plantearnos cómo están hoy en día la desigualdad y la tolerancia.

Dos voces, dos perfiles nos acompañan:

Jorge de los Santos, pensador y artista plástico,

habitual de esta mesa; y María José Fariñas,

Catedrática de Filosofía del Derecho de la Universidad Carlos III.

Bienvenidos a este vuestro programa.

Gracias. -Bien hallada, querida.

Vamos por partes. De entrada, la desigualdad. Vamos a situar

la desigualdad. Después hablaremos de la tolerancia y si van o no

de la mano esos dos conceptos. Cuando hablamos de desigualdad,

¿de qué tipo de desigualdad estamos hablando

en las sociedades actuales, occidentales?

Cuando hablamos de desigualdad en nuestros contextos

de la sociedad occidental, moderna, estamos hablando

de la diferencia en el acceso a bienes materiales o inmateriales.

No todos estamos en las mismas condiciones para acceder

a unos bienes, tanto materiales como inmateriales.

Eso es desigualdad. La desigualdad, además, se está convirtiendo

actualmente, en nuestras sociedades,

en la consecuencia inmediata del sistema. Tenemos un sistema

que genera compulsivamente desigualdades de todo tipo.

Por tanto el objetivo debería ser, desde el punto de vista político,

la igualdad. Muchas veces desde el punto de vista político

perdemos el punto de vista de que el objetivo

de las estructuras políticas, de las instituciones sociales,

debería ser gestionar la igualdad. Jorge.

Sí, así. De lo que hablamos es de una desigualdad social.

No hablamos de desigualdad natural, que se da por hecho.

Hay algunos que nacen más guapos, más altos, más listos o lo que sea.

Como muy bien decía María José, existe, o nos tenemos que dotar

de un mecanismo político que permita que una desigualdad social

no se produzca, siempre que queramos convivir en democracia.

Otra cosa es que queramos convivir bajo tiranías o lo que sea.

Ahí falta... O sea simplemente tocar la triada de la república francesa:

"liberté, égalité, fraternité". Son libertad, igualdad, fraternidad.

Son tres términos subsecuentes uno de lo otro.

No puede existir libertad si no existe fraternidad

y si no existe igualdad. La igualdad, en este sentido,

es un término capital asociado a la democracia.

No existe democracia si no existe igualdad. Como apuntaba María José,

todo el mecanismo, el marco ideológico hoy en día

está destinado, está configurado para que la desigualdad aumente más,

para que nos olvidemos por ejemplo que tenemos un deber comunitario

los unos con los otros, es decir,

que los unos con los otros tenemos algo que ver.

Una preciosa expresión. Cuando digo "tengo algo que ver con María José"

quiero decir que hay algo que, para verlo,

necesito contar con María José. ¿Soy igual que ella? No.

No. De natural no soy igual que ella.

Esa desigualdad se basa en una desigualdad de conceptos

básicamente... ¿económicos? Sí. Quiero matizar un poquito,

ahondando en lo que decía Jorge. Cuando se habla de desigualdad

normalmente se conjuga con otro término: la diferencia.

Tú has dicho "no nacemos iguales". Efectivamente, nacemos desiguales.

Nacemos desiguales por razones de género, de raza,

por razones económicas, sociales, culturales, etc.

El problema es que la desigualdad no es lo mismo que la diferencia.

El propio concepto de igualdad diríamos que es...,

tampoco es un concepto natural. Es un concepto que viene

estructurado por las instituciones políticas y jurídicas.

¿Qué le pedimos a nuestro derecho, a nuestras instituciones

cuando pedimos igualdad? Pedimos que todos los elementos

que nos identifican y diferencian como seres humanos,

es decir hombre o mujer, opción sexual, raza,

situación económica, cultura, religión, que todos esos elementos

no sean coartada para la discriminación.

Eso pedimos cuando pedimos igualdad. A la vez podemos pedir diferencia.

La igualdad no tolera la desigualdad

pero la igualdad tiene que tolerar la diferencia.

-Sí, tiene que tolerarla y nutrirse de ella.

-Cuando pedimos diferencia... Podemos reivindicar igualdad

pero también podemos reivindicar diferencia.

Queremos que se nos preserven nuestros elementos de identidad

cuando corren el riesgo de que estos elementos desaparezcan

o se desnaturalicen. Hay que saber conjugar bien estos conceptos:

igualdad por una parte; desigualdad, que es lo que no se puede tolerar;

y la diferencia, que sí es necesario tolerarla y fomentarla.

La igualdad respetando las diferencias.

-Sí, sí, así está. O sea lo que se pretende,

lo que pretende conseguir ese sueño republicano, digamos francés,

pero ese sueño griego también de la isonomía, isegoría, isotomía

es que no haya un estatus diferenciado,

que no haya privilegios, que haya una misma ley para todos

en base a esa diferencia que Rousseau admitía,

porque es de perogrullo, que hay una diferencia natural de partida.

No todos salimos en las mismas condiciones.

Otro punto que me gustaría resaltar a raíz de lo que dice María José.

La igualdad no tiene nada que ver con la igualación, es decir...

con el arrasar la diferencia, con la homogeneización,

es decir con el Síndrome de Procusto. Procusto era

aquel bandido que vivía en Grecia que tenía...,

que hospedaba a la gente por la noche en el Ática.

Tenía una cama. Cuando al huésped lo cogía, lo ponía encima de la cama

y si era demasiado largo, le cortaba las extremidades

para que se ajustara a la cama. Si era cortito, si era estrechito,

le tiraba de las piernas. Estoy hoy lo estamos viviendo especialmente.

Igual que el sistema crea desigualdad a todo trapo,

en el momento en que los pobres, digamos, tenemos que pedir crédito

estamos pagando los intereses de los ricos, por ejemplo.

Eso aumenta enormemente las desigualdades.

La peculiaridad es que hoy en día

esa homogenización se produce desde la diferencia,

a través de un mecanismo que venimos en llamar tolerancia.

La tolerancia neoliberal, la tolerancia del marco

no es más que la asimilación de las diferencias al propio marco.

La homogenización, el integrarnos todos en lo mismo,

en eso que Heidegger llamaba el "Das Man", o sea en lo común,

en lo que se dice, se piensa, se opina

a través de no solo asimilar y "tolerar" las diferencias

sino generarlas: generas un "hipster", generas un...

(BALBUCEA) un literato, escritora que es "l'enfant terrible"

de la literatura hoy en día cuando, en realidad,

no es nada más que un mecanismo de resistencia del marco de poder.

Que la tolera. El propio marco que la tolera.

Eso dice. En general la promociona para demostrar

que el marco no tiene exterioridad, o sea que todos estamos integrados.

Mira, una anécdota de mi existencia vital.

Normalmente son un rollo pero la cuento.

A principios de los 70 yo estudiaba, por cuestiones personales,

en Inglaterra. Estuve un año en Inglaterra.

Andaba por una calle, recuerdo, por el centro de Londres.

Enfrente mío apareció un skin. Si en lugar de un skin...

Un cabeza rapada. Sí, un skin de los años 70 inglés.

Si en lugar de un skin hubiera aparecido un búfalo al galope

no hubiera saltado yo más rápido la acera.

Aquello verdaderamente era una alternativa. Aquello...

Luego ¿qué pasó? Luego se empezó a asimilar, a normalizar

el movimiento skin, a vender en Zara complementos skin,

a tolerar al skin. Esa es la manera, desde la aceptación de la diferencia

y desde la tolerancia neoliberal, de subsumir todo al mismo marco.

-Quería decir una cosa en relación con la tolerancia.

La tolerancia, como tú dices, liberal suena muy bien.

Si a cada uno de nosotros nos preguntan si nos consideramos

personas tolerantes todos diríamos que sí.

Nadie va a decir "soy intolerante". Pero tiene una trampa

ese principio de la tolerancia que has expresado con esos ejemplos.

Cuando tú te pones en la posición de tolerar algo o a alguien

realmente tenemos que pensar "por qué tenemos que tolerar

algo o a alguien?" Porque no lo estamos considerando

en pie de igualdad. Yo te tengo que tolerar a ti

porque no me estoy relacionando contigo en pie de igualdad.

Si no, no tengo que tolerar nada. Ni tú a mí ni yo a ti.

No se considera tolerar algo como un mal menor.

Te tolero... desde dónde. Te tolero,

primero desde una posición de jerarquía, de superioridad

porque me estoy poniendo por encima: lo mío es mejor, mi cultura es mejor

y mi ideología es mejor, por tanto yo voy a tolerar

que tú eres diferente, que tienes otra cultura, religión, ideología

y te voy a tolerar, pero mientras no me molestes demasiado.

Si me molestas demasiado, me vuelvo intolerante. Lo estamos viendo

en Europa, cómo Europa se está volviendo intolerante

porque hay una serie de contextos, conflictos que nos empiezan

a los puros europeos, por decirlo de alguna manera, a molestar.

Esa es la trampa de esa tolerancia liberal.

No necesitamos acudir a la tolerancia si nos relacionamos

en pie de igualdad, si todos fuésemos realmente iguales.

El problema está, el problema de la homogenización

es una manera de gestionar las diferencias. ¿Cómo se gestionan?

O nos acomodamos a la norma, que lo has explicado muy bien,

nos normalizan, nos homogenizan; o, por otra parte, jerarquizamos,

excluimos, marginamos a los diferentes, los inferiorizamos

desde la superioridad, o lo gestionamos en pie de igualdad

desde las diferencias. Esto es lo difícil. El problema no está

en las diferencias, en que somos diferentes.

El problema está en cómo gestionar esas diferencias.

¿Somos más tolerantes ahora que en épocas pasadas?

Quizá Jorge, por ejemplo, si ahora estuvieras andando por la calle,

ya no te digo Londres, te digo otra ciudad, y te encontraras a,

¿cambiarías de acera? Yo cambié de acera fascinado.

Yo cambié digamos de acera asustado porque veía la alteridad,

porque veía no algo que estaba subsumido a ese marco

y que solo lo iba a potenciar porque iba a generar

un mercado específico y un comercio específico

sino porque aquello era alternativa. Ahora.

Con todo lo que sabes, con todo lo que has vivido.

Somos más tolerantes porque homogenizamos la diferencia.

Por eso nos hacen más tolerantes. Pero no tiene otra finalidad

que esa igualación. En el fondo eso es evidente.

Vivimos bajo apariencias de sistemas democráticos

pero en realidad son oligarquías, son plutocracias

que ahora se muestran con mayor descaro

en base a eso radical con el que hemos iniciado el tema

que es ampliar la desigualdad. Una desigualdad no solo de riqueza,

que uno siempre piensa "hay un tío que gana 16 000 veces más que yo

y vive en mi comunidad". No, es una desigualdad

que afecta a la salud, a la educación,

al medioambiente, a la esperanza de vida; o sea cuestiones radicales

por las que un montón de gente anterior a nosotros

se ha dejado la vida, se ha dejado el cuerpo

como para que ahora vengan estos,

de los que nunca hemos conseguido nada si no han pasado

por el tema de la guillotina, a decirnos que hay desigualdad.

Ayer tenía yo una conversación con la gente de Telefónica

Avería en el teléfono y me tienen que atender.

Llamo a la chica. Cogen el teléfono y dicen "mire, me llamo tal".

Me atiende con sumisión absoluta, con una entrega

hacia el cliente maravillosa. Al final tengo que puntuarla.

A esta chica le digo "a ti no te tengo que valorar".

Tengo que valorar al cretino que lleva mangando monedas

en las cabinas a todos los españoles de este país

desde el principio de los tiempos de la compañía,

al tío que te hace venderme el plan que no me interesa un pimiento

sino a vuestra compañía, y al tío que hace que tu trabajo

dependa de mi estado de humor. Eso ocupa mucho tiempo.

Es más fácil poner un número. A ese es al que hay que valorar.

A ese es al que no nos dejan valorar porque la responsabilidad,

otro motivo de desigualdades, se difumina en las corporaciones.

-¿Somos más tolerantes? Creo que somos más tolerantes

con lo que se va normalizando, como decías.

Lo que se va acomodando a la norma, nos hemos vuelto más tolerantes.

Nos hemos vuelto más tolerantes con la homosexualidad

porque se ha normalizado, ya tenemos unas leyes que regulan

el matrimonio entre personas del mismo sexo.

-Perdona. No provocan revolución, provocan asimilación.

-Exacto, una normalización. -Pasan al modelo establecido.

-Exactamente, vas al modelo. ¿Quién se casa más ahora?

Las parejas del mismo sexo. Es una normalización,

acomodarse a la norma. Una asimilación.

Somos más tolerantes con esto pero no creo que las sociedades

sean más tolerantes. Las sociedades europeas son más indolentes.

Lo estamos viendo con el tema, por ejemplo, de los refugiados.

Lo vemos con la pobreza. Vemos cómo en las ciudades europeas

cada vez hay más pobreza, más gente viviendo en la calle.

No nos gusta verlo, miramos para otro lado.

Criminalizamos, incluso, inconscientemente al pobre.

Hay una película de Ken Loach.

"Yo, Daniel Blake" me parece que es el título.

La consecuencia de esta película está clara:

si usted es pobre, es culpa suya. Lo que decíamos de la aporofobia,

el miedo a lo pobre. Si usted es pobre, es culpa suya.

Además no quiero verlo y no quiero responsabilizarme.

Se rompe la responsabilidad colectiva.

-La responsabilidad es vuestra por esa fractura

de la responsabilidad colectiva. -Caemos en ese individualismo

que es no tolerante porque yo no quiero ver al pobre,

que se vaya, que me lo quiten. Al refugiado, también,

que me lo contengan en no sé qué países porque no lo quiero ver.

-De los procesos de idiotización a los que nos están sometiendo

y que venimos analizando, ese del individualismo,

del narcisismo llevado al extremo es el más puntiagudo,

el que más daño está haciendo en cuanto a sociedad, a colectivo

y a democracia. -Porque es un individualismo...

Para terminar. Es un individualismo de desposesión.

La modernidad, toda la modernidad, se construye sobre el individualismo

pero es el individualismo de la posesión,

el de "usted trabaje que va a adquirir rentas de trabajo,

derechos, que se va a integrar en la sociedad, a ir emancipando.

Cómprese un coche, una casa. También hágase más conservador".

Ahora estamos en ese individualismo de la desposesión.

Nos están desposeyendo. Perdemos derechos, rentas del trabajo

y te estás haciendo cada vez más individuo aislado.

Ese individuo aislado nos lleva a ser intolerantes.

Desposeídos estamos, pero de tiempo. No hemos hablado de medidas

pero hay medidas políticas para luchar contra desigualdades.

Ahí queda lo dicho. Agradecemos muchísimo a María José Fariñas

que haya estado para todos. Gracias.

También a Jorge de los Santos, como siempre.

Un placer.

Seguimos. Vamos con otras cuestiones.

De hecho llega Antonella Broglia y ¿saben qué?

Lo que nos va a contar hoy también es otra forma de ver

el mundo en que vivimos. Atentos.

(Música)

(Música suave)

Estamos en el zoo, en el espacio que ocupan los elefantes asiáticos.

Hemos venido para hablar de emprendedores sociales.

Antonella, buenos días. ¿Qué tal, cómo estás?

Vamos a hablar del uso de infografía en la innovación social.

Sí, es verdad. En tiempos como estos donde proliferan datos

que nos dan información específica sobre la realidad social,

el sufrimiento, la necesidad y los problemas;

visualizar estos datos en imágenes que pueden hacer cambiar

de mentalidad es muy importante. Aquí tenemos la infografía

que nos sitúa delante de los elefantes asiáticos

en la población de los elefantes africanos y asiáticos en el mundo.

Son animales en peligro de extinción.

Absolutamente. Esta imagen es inolvidable.

Superará el impacto de cualquier artículo o documento.

De eso precisamente quiero hablar. Solo un dato: de elefantes asiáticos

quedan unos 30 000 ejemplares en el mundo solo.

Están en grave peligro de extinción. Son los elefantes que tenemos detrás

en el zoo de Madrid. Esta imagen marca una diferencia

para los niños y los mayores que vienen aquí a reconocer

y a conocer estos animales. La infografía marca una diferencia

para entender otras cuestiones de la humanidad.

Vamos con el primer ejemplo que es una infografía

que nos sitúa en el gasto mundial. Sí, es verdad.

¿Dónde se gasta el dinero la humanidad? Esa sería la cuestión.

Esta infografía es famosísima. Se llama "The Billion Gram".

La hace David McCandless que es...

un diseñador muy popular. Tiene un blog: "Information Is Beautiful".

Ha hecho un libro con esto y otro libro se llama

"Knowledge Is Beautiful". Es uno de los grandes pioneros

que han popularizado esa cuestión. La imagen demuestra

dónde nos gastamos los billones como raza humana.

Vemos en esta parte amarilla y morada, en estos espacios

que son los mayores, cuánto nos hemos gastado

tanto para rescatar los bancos durante la crisis financiera

como para la Guerra de Irak. El pequeño cuadrado rojo, arriba,

sería el dinero suficiente para dar de comer, enviar a estudiar

a todos los niños del planeta. Nosotros podríamos leer esto

pero esta imagen transforma, captura nuestra imaginación

y transforma nuestra manera de ver las cosas para siempre.

Son unos datos que vistos en esta infografía que contemplamos

nos tendrían que dar vergüenza. Esa es la cuestión:

mira eso y actúa en cierto modo o abre un espacio en tu mente.

Vamos con la segunda iniciativa que es una infografía

para evitar los suicidios en el Golden Gate de San Francisco.

En el gran puente de San Francisco. Está está basada en menos datos,

es una infografía de características muy diferentes

pero dice algo que el papel no diría.

Estamos viendo los diferentes..., 126 son los palos de la luz

donde se colocan los suicidas. El Golden Gate es

el sitio por excelencia de los suicidas, el sueño,

el lugar imaginado para los suicidas del mundo.

Vemos cómo se portan. Cuando deciden lanzarse lo hacen

de la forma más espectacular y la mayoría de los suicidios

se concentran en la parte central del puente. Vemos que se lanzan

hacia la bahía, no hacia el océano. En el fondo no quieren desaparecer,

que su cuerpo desaparezca. Esta imagen ayuda

a los que están intentando prevenir estos suicidios

y a los que están intentando intervenir mientras ocurre.

Es una infografía de una estadística de los suicidios en el Golden Gate.

Lo que intenta es prevenir esos suicidios, evidentemente.

Pero mira lo que hace la imagen. La imagen nos dice,

sobre el comportamiento de estas personas,

muchísimo más que cualquier número. Claro.

Vamos con la tercera que es cómo cambiar el mundo.

Esta es muy interesante también. Es una página web.

Se llama World Mapper. Rediseña el mapa del mundo en función

de una serie de realidades de poblaciones y geografías.

Esta que enseñamos tiene que ver con mortalidad infantil.

Si insertamos dentro de los datos del mundo el de mortalidad infantil,

como veis el mundo cambia completamente:

Norteamérica, semidesaparece; Canadá, desaparece;

Europa, desaparece; y África y Asia se vuelven

las partes más importantes del mundo. Este mapa abre un espacio

y nos hace pensar de una forma que ninguna palabra podrá.

En esta página hay cientos y cientos de estos mapas

cambiados en función de miles de otros factores:

educación de las niñas, igualdad de género, acceso a la educación.

Es muy interesante y se llama, repito, World Mapper.

El número de mortalidad infantil amplía la cantidad del país,

con lo cual estamos viendo que algunos países

que aumentan de tamaño considerablemente

y otros reducen el tamaño. O desaparecen.

Vemos el mundo de otra manera, literalmente.

Vamos con la cuarta infografía.

Es una empresa para evitar ciberataques en el mundo.

Sí, es interesante. Hay una realidad en el mundo del ciberataque

que no nos permitimos ver porque no queremos.

Es una organización que se llama Norse. Trabaja para la defensa

de estos ataques. Ha visualizado en este mapa interactivo

los ataques, los ciberataques en un momento x:

los países que lanzan el ataque, los que reciben el ataque.

Lo interesante es que es posible porque ellos han creado una red

que es vulnerable a los ataques, para ver qué sucede,

para ver quién y cómo los está atacando.

Lo que vemos es el 1 % de los ataques que están sucediendo.

Esta imagen nos pone delante de una realidad

que probablemente no queremos saber aunque recientemente sí hemos estado

en contacto con ataques que nos han afectado

incluso en España, a grandes empresas.

Aquí lo vemos. Vemos cómo esto está ocurriendo en este momento.

Perfecto. Gracias por estas cuatro iniciativas.

Quiero terminar con una brevísima cosa que creo que merece la pena.

Es una buena noticia. Sabes que en Madrid,

dentro de la Universidad Politécnica, siete investigadores

expertos en infografía han creado un espacio

para investigarla y enseñarla.

Es de gran calidad. Se llama Miau. Merece la pena mencionarlo

porque por una vez no hace falta ir a EE. UU. para aprender

estos mecanismos fundamentales, incluso aprender a crearlos.

Y que los investigadores de aquí no se vayan a EE. UU. para trabajar.

Se quedan aquí y hacen aquí las cosas.

Gracias por estas iniciativas.

¿Te has fijado? Hemos tenido todo el rato

los cuatro elefantes asiáticos desayunando sus manzanas

que el cuidador les lanzaba durante la entrevista.

Las crías se llaman Pilar y Vera. Son maravillosas.

Si es difícil crear una producción teatral, imagínense hacerlo

partiendo de la unión entre actores con y sin discapacidad intelectual.

Eso es lo que ha conseguido la compañía de Blanca Marsillach

por octavo año consecutivo, paseando por ciudades

su propuesta de teatro solidario y reviviendo textos clásicos

con la participación del público. ¿Quieren verlo?

Que empiece la función.

Han sido meses de trabajo y esfuerzo

pero también de risas y recompensa del público.

Cartagena, Valladolid, Bilbao, Tarragona, Madrid.

Los pasos de Lope de Rueda han recorrido la geografía nacional

uniendo en el escenario a actores con y sin discapacidad intelectual.

Lo llevan a escena dos actrices con capacidades diferentes,

Adela Estévez y Miriam Fernández, y Xabier Olza, que es profesional.

Las otras son también actrices profesionales pero con discapacidad.

Cuando acaba la obra, el público, que es público con discapacidad,

tiene la gran oportunidad de sentir la magia del escenario.

Lo que hacen es hacer una réplica de las escenas que han visto.

"Los pasos" de Lope de Rueda. Son como tres trocitos divertidos,

muy sexis y con muchísimo miedo; tres factores que les encantan.

-Se ve a personajes muy relacionados con la picaresca

cuyos objetivos principales son comer, dormir, beber y sobrevivir.

-"Tú y yo vamos a contarle esa mentira,

la de la tierra de Jauja. -..., que si 2 kg de patatas".

No es disfrutar tanto... Es muy bonito.

No solo disfrutamos nosotros como actores

sino luego viéndoles a ellos hacer las escenas

y representando lo que nosotros hemos hecho.

Es muy bonito, es un trabajo muy agradecido.

(TODOS) (RÍEN)

-Las dos comiendo. Las dos comiendo y vosotros, muertos de risa.

En pleno corazón del madrileño Parque del Retiro

y en un recinto emblemático, "Los pasos" de Lope de Rueda

llegan arropados por un padrino de excepción,

de esos que saben muy bien lo que seleccionan.

Yo soy padre de un chaval con discapacidad,

un niño con..., bueno, un niño no, un chaval Down.

La preocupación mayor nuestra, la preocupación siempre ha sido

integración. Creo que la integración la hemos hecho

de una forma absolutamente natural desde que era un bebé.

Tiene actividades culturales, que es lo que estáis haciendo aquí.

Con eso es suficiente para que a este proyecto lo ayudemos

todo lo que podamos en todos los sentidos.

-Cuando actúa el chico con discapacidad

sin pretensión actoral...

difundes el mensaje de que esto es importante para su autoestima.

Y socialmente, en lo profesional, cuando una persona

paga una entrada para ver una obra y sale y dice

"no sabía que además había actores con discapacidad.

Me lo he pasado igual de bien".

Teatro que transforma las tablas en plataforma solidaria.

Teatro que se convierte en escaparate donde enseñar

lo mejor de quienes nunca pueden mostrarlo.

Teatro que, además, sirve de trampolín

para unos actores que hasta ahora tenían pocas oportunidades.

Después de que acabamos este trabajo yendo de gira,

haciendo los talleres en Madrid,

nos han llegado noticias de la huella que hemos dejado

y que se luche por una integración a todos los niveles.

Bajamos el telón. Para nada queremos despedirnos

pero estamos en los últimos segundos de esta séptima temporada.

La actualidad social nos espera, a partir de septiembre, en La 2;

y en cualquier momento si quieren repasar contenidos,

en RTVE A la Carta o en nuestra página de Facebook.

Lo dicho, hasta pronto. Que pasen un feliz verano.

(Música créditos)

  • Para todos La 2 - 01/07/17

Para todos La 2 - 01/07/17

01 jul 2017

Magazine semanal que a través de reportajes, entrevistas y secciones fijas analiza los aspectos más sociales que pasan a nuestro alrededor.

ver más sobre "Para todos La 2 - 01/07/17" ver menos sobre "Para todos La 2 - 01/07/17"
Programas completos (1185)
Clips

Los últimos 7.610 programas de Para todos La 2

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios