www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5187133
Para todos los públicos Página Dos - Susan Orlean - ver ahora
Transcripción completa

(Timbre)

(Sirenas)

(Sirenas)

(LEE) "A medida que fue avanzando el día,

la idea de que el fuego acabaría por completo con la biblioteca

fue tomando cuerpo."

(Sirenas)

"El escaso espacio entre las torres

hizo que aquel incendio se pareciese más

a lo que podría ocurrir en un barco que en un edificio.

Era sofocante, feroz y se retroalimentaba."

(Sirenas)

Santiago García es uno de los teóricos fundamentales

y grandes divulgadores del cómic en España

y, aparte, en los últimos años,

tiene una labor como autor y guionista también importante.

Art Spiegelman es un autor norteamericano,

de origen judío,

que, entre otras cosas, creó

uno de los cómics más influyentes de finales del siglo XX,

que es "Maus".

David Hajdu es un académico, columnista de prensa

e investigador de cultura popular que hace diez años sacó este libro,

que aquí se tradujo como "La plaga de los cómics",

en EE. UU. se llamaba "La plaga de los diez centavos",

porque valían diez centavos.

"La novela gráfica", el libro de Santiago García,

se editó en un momento adecuado,

en un momento en el que se estaba hablando mucho de esa etiqueta,

de ese movimiento, de esa tendencia

y eso hace que sea especialmente interesante.

Es un libro que, por un lado, sirve para hacer un balance

de lo que ha significado, sobre todo, en nuestras fronteras,

ese fenómeno,

con autores como Paco Roca, Gallardo, etc.

Y también, para alguien

que se quiere introducir en el mundo del cómic,

el abanico de posibilidades

es, como en cualquier otra disciplina,

mucho más grande de lo que hasta hace poco se creía,

sobre todo en nuestras fronteras.

"Metamaus" es un libro que entra en la cocina del autor,

donde ver todo el proceso creativo, todo el proceso personal

y todo el proceso vivencial de crear un libro

en el que pensó al principio estar dedicándole un par de años

y acabó dedicándole 13.

"Metamaus" es un libro en formato de entrevista

y te va enriqueciendo mucho esta entrevista

con fotografías, con archivos, "storyboards", páginas completas,

descartes, una primera versión de "Maus" más antigua,

mucho más sencilla, etc.

"La plaga de los cómics" hace un recorrido

por el nacimiento del cómic norteamericano,

aparece a partir de 1938

y se convierte en un fenómeno popular masivo,

millones y millones de ejemplares a la venta,

sobre todo a partir del nacimiento de Superman.

Explica esa historia y la caída de ese éxito

porque hubo todo un movimiento alrededor

de la violencia en los cómics,

lo culparon de la delincuencia juvenil,

se quemaban cómics,

los "boy scouts" iban por los pueblos recopilando cómics,

llegaban a las plazas y los quemaban,

hubo sesiones del Senado

en las que se acusaba a los editores

de propiciar o fomentar la delincuencia juvenil

y eso acabó con un código de censura

impuesto por la propia industria que acabó con la industria

en el momento justo en que, además, aparecía la televisión.

Una razón básica para que existan este tipo de libros

es que no es sabido.

El medio estaba necesitado de este tipo de obras teóricas

para que se le tome más en cuenta, más allá de los entendidos,

de los que llevamos tanto tiempo amando el medio, disfrutándolo,

pero sí que hay bastante desconocimiento,

muchas veces razonable, de esta disciplina

y este tipo de libros ayuda a que se tomen más en serio.

A mí este tipo de ensayos me ayudan mucho

y me hacen, de alguna manera, poder crecer,

como autor y como lector incluso.

Yo tengo mi propia manera de hacer cómic, que evoluciona con los años,

pero al final es una profesión solitaria.

Cada uno tiene sus manías, sus maneras de narrar,

su manera de dibujar...

Y estos libros me hacen ir un poco más allá.

Hay una cosa con los cómics que yo creo que les ha favorecido

y es el estar en un nivel de no estar tan bien considerados.

Yo creo que durante mucho tiempo

los cómics han sido un campo muy libre

en el que mucha gente podía hacer lo que le diera la gana

sin que hubiera problemas.

De hecho, lo que pasó en los años 50 fue eso.

Los cómics eran libres

cuando desde los años 30 el cine tenía censura.

Lo que encontrabas en los cómics no lo encontrabas en las películas.

Susan, si nos fijamos en el título de su nuevo libro,

"La biblioteca en llamas", y en el destacado:

"Historia de un millón de libros quemados

y del hombre que encendió la cerilla", podemos pensar

que el libro solo habla del incendio que destruyó

la Biblioteca Central de Los Ángeles

el 29 de abril de 1986,

pero este libro habla de muchas más cosas. ¿De cuáles?

Este libro lo forman muchos libros.

Es un libro que trata sobre este incendio, naturalmente,

que fue el incendio más grande

de la historia de las bibliotecas americanas

y una catástrofe enorme.

El libro, efectivamente, trata sobre esto,

pero también sobre la historia de las bibliotecas en general.

Creo que es mejor separar el tema del incendio de los otros

y, si nos centramos ahora en el incendio,

creo que se perdieron 400.000 ejemplares,

se dañaron 700.000 y, sin embargo,

siendo el peor incendio de los EE. UU.

relacionado con una biblioteca, nadie se enteró. ¿Por qué?

Hay un motivo muy concreto. Yo también tenía mucha curiosidad.

La primera vez que oí hablar del incendio

no entendí por qué no me había enterado.

Decidí consultar la edición de ese día de The New York Times,

en 1986.

Y, como vivía en Nueva York, pensé en consultar el periódico

y ver por qué me había pasado desapercibida esa noticia.

El titular del día era: "La Unión Soviética

niega el accidente de la planta nuclear de Chernóbil".

Eso explica por qué este catastrófico incendio

en la segunda ciudad más grande de los EE. UU.

fue apartado de las noticias, puesto que estábamos atentos

a una catástrofe de alcance mundial

y todo el mundo estaba pendiente de ello.

Todo lo que tiene que ver con este incendio

se puede leer casi como si fuera una novela criminal,

porque vemos cómo fue la investigación de los bomberos

y luego la presencia del principal sospechoso,

Harry Peak.

¿Nos puede hacer un retrato robot de cómo era Harry Peak

y qué ocurrió finalmente con él?

Harry Peak fue el típico personaje de Los Ángeles

en muchos sentidos.

Fue un hombre joven

que había crecido cerca de Los Ángeles,

atractivo, encantador e, inevitablemente,

eso le hizo creer que podía ser actor.

Una de las características de su personalidad

es que solía inmiscuirse en eventos dramáticos

y muchas veces no era cierto.

Se enteró de lo del incendio

y empezó a contar a la gente que él había causado el fuego,

o quizá lo causó, pero, en cualquier caso,

nadie sabía si creerlo o no.

De esa forma se convirtió en el sospechoso principal.

El gobierno de la ciudad lo llevó a los tribunales

y el caso duró unos cuantos años, durante los cuales

dio siete versiones distintas de dónde estaba ese día

y cada una de ellas contradecía la anterior.

Harry murió a principios de los 90,

no se encontraron pruebas concluyentes de que fuera culpable,

¿pero usted que ha podido hablar

con mucha gente vinculada a aquel incendio

qué piensa?

¿Era inocente o culpable? ¿Cuál es su opinión?

(RÍEN)

Es muy difícil.

Lo cierto es que tengo dudas.

A veces creo que no tenía motivos para hacerlo,

que no era propio de él, que no era una persona destructiva,

y luego, otras veces, creo que sí.

¿Cómo conocía algunos datos sobre el incendio?

¿Por qué tenía tantas coartadas?

Si no lo has hecho, simplemente dices que no.

Se perdieron libros importantísimos:

un quijote de 1860 con ilustraciones de Gustave Doré,

libros relacionados con la Biblia, todo Shakespeare,

fotografías de Los Ángeles desde 1850 hasta 1986,

sin embargo, me sorprende que usted también se refiera

a libros cuya pérdida fue terrible, por ejemplo, libros de cocina

que se habían ido guardando

desde que se inauguró la biblioteca.

Fue la colección más grande de libros de cocina de los EE. UU.

Fueron recopilados durante muchísimo tiempo.

No se pueden sustituir así como así este tipo de libros.

No son ejemplares raros, como el "Don Quijote",

pero eran irremplazables y la pérdida fue enorme.

(Música)

Sisters, S, I, S, T, E, R, S.

"Hermanas" en inglés.

-Busco a un hombre llamado Warm que le debe dinero a nuestro jefe.

¿Qué nos traes hoy? Hoy te traigo una peli

que, además de ser espléndida, es de uno de tus géneros favoritos.

¿"Western"?

Sí, que la verdad que en la sección no hemos tenido mucho margen

para el "western".

Está dirigido por Jacques Audiard, un director estupendo,

director de películas

como "De latir mi corazón se ha parado"

o "Un profeta" y, en este caso,

adapta una novela de Patrick Dewitt.

¿Y de qué va?

Pues es una historia que parte de Oregón,

la historia de dos hermanos un poco antitéticos,

Charlie y Eli, que trabajan como matones para un comodoro

y reciben una nueva misión,

ir en busca de un buscador de oro y acabar con su vida.

En paralelo, el comodoro

ha enviado también a una especie de detective

para que localice a este buscador de oro

y se lo sirva en bandeja a los dos hermanos.

¿Y qué diferencias has encontrado?

Pues, a pesar de ser una novela muy cinematográfica,

Jacques Audiard ha tomado muchas decisiones importantes.

Hay bastantes diferencias.

Para mí, una muy importante, de concepto,

tiene que ver con los personajes.

Aunque, evidentemente en la película son dos matones

y son dos personajes muy duros, yo tengo la sensación

de que la descripción de estos dos hermanos en la novela

todavía es más dura,

son personajes más endurecidos por la vida que llevan,

más violentos, más agresivos.

En cambio, en la peli hay esta voluntad de humanizarlos

y, sobre todo a uno de ellos, Eli, darle un punto de ternura

que en la novela es difícil de localizar.

Otra diferencia tiene que ver con la voz.

En la novela

va alternando la primera persona de uno de los hermanos,

el más frágil, Eli, con la tercera persona.

En cambio, en la película sigue una estructura convencional

sin recurrir a esta primera persona.

¿Te ha gustado? Pues mucho.

Yo creo que vas a alucinar, porque es un "western"

con una potencia visual difícil de encontrar en la actualidad

y que remite mucho a un "western" clásico importante.

Aparte, el reparto no puede ser más perfecto,

con John C. Reilly, Jake Gyllenhaal, Joaquin Phoenix...

Obviamente de ese combinado no podía salir nada mal.

(Barullo)

Creo que hoy me traes un pedazo de libro.

Sí, en todos los sentidos.

Hoy te traigo "¿Quién diablos la hizo?",

de Peter Bogdanovich.

Es una maravilla.

Es una recopilación de conversaciones, de entrevistas

de Bogdanovich con cineastas célebres,

desde Hitchcock hasta Fritz Lang, Frank Tashlin,

yo qué sé, George Cukor...

Es una barbaridad. O Howard Hawkes, veo aquí.

Es muy interesante.

No sé si tienes la sensación o es una cosa mía

de que realmente, en la actualidad, se habla poco de cine,

se habla de películas, pero hablar realmente de cine,

de cuestiones de producción, de dirección, de puesta en escena,

de dirección de actores es algo que cuesta encontrar

y todas estas conversaciones van a fondo

y conversaciones con cineastas clave,

pero a cargo de un maestro como Bogdanovich.

Yo creo que es una macrohistoria del cine muy interesante.

Casi 700.000 libros fueron dañados por el agua

durante el incendio de la Biblioteca de Los Ángeles

y muchos fueron congelados para evitar el moho.

Pues en homenaje a los que sobrevivieron

estamos aquí, a bajo cero,

para recomendaros tres libros estupendos.

El primero, "Ama", un título que tiene una doble acepción,

por un lado es madre en euskera y, por otro lado,

es la tercera persona del singular del presente del verbo "amar".

El autor utiliza ambos para regalarnos

la historia de una familia a través de un ser querido que está enfermo.

Dice el autor que no todas las familias felices se parecen,

lo único que ocurre es que se ha escrito poco sobre ellas.

Todas las generaciones

están marcadas por un momento histórico.

Los nacidos a finales de los 70

lo están por la democracia y la Constitución

y ellos son los protagonistas del nuevo libro de Sònia Hernández.

Por esta novela coral transitan personajes que ya están en los 40

y que más que perdidos se sienten extraviados

porque sus expectativas nunca llegaron a cumplirse.

Por eso el título, "El lugar de la espera",

es de lo más acertado.

Los que no saben de generaciones son Astérix y Obélix.

Aparecieron por primera vez en 1959

y no hay generación que no los conozca.

Por eso ahora que se cumplen 60 años,

Salvat ha tenido la feliz idea

de publicar el primer título de la serie,

"Astérix el galo", y lo hace

con las planchas originales de Uderzo,

con contenidos inéditos y muchos extras.

¿A que es fantástico?

Me hubiera gustado escribir

alguno de los libros de cuentos de Chéjov,

sobre todo, que tenga "La dama del perrito" y "El beso",

que son mis preferidos, con esos personajes

que viven dramas tan profundos y a la vez tan cotidianos,

que parecen cercanos,

que podían ser nuestros vecinos o alguien de la familia

y alejados solo por el lenguaje.

Yo creo que está sobrevalorada la Biblia

y creo que está sobrevalorada, no literariamente,

literariamente quizá esté infravalorada,

sobre todo el libro de Juan, que es el más literario,

el del Apóstol,

pero está sobrevalorado sobre cómo tenemos que vivir,

qué tenemos que aceptar y no aceptar,

como si fuera una orden interpretada por otros.

Me parece que tendría que leer por completo la "Odisea".

La leí muy joven y creo que he leído pasajes

y tengo la sensación

que no la he leído de la primera a la última página.

Mi último libro, que se publicó en Argentina el año pasado

y este año en España, es un volumen de cuentos

que fui escribiendo a lo largo de los últimos años

y ahora salieron compilados, se llama "Quién no"

y justamente elegí

entre los cuentos que tenía escritos

cuentos que permitieran ponerse en el lugar del otro.

Hoy os voy a hablar de "Anita y Pepe".

Hoy os voy a recomendar "Cien semillas que volaron".

Anita y Pepe son dos ratones que van haciendo aventuras.

La primera es que sus primos se pierden.

A mí me ha gustado mucho.

Hay otra que hay fantasmas en una casa.

El libro va de...

De un árbol que estaba a la espera

de que sus semillas pudieran cosecharse, algo así.

Aquí hay muchos animales que se comen las semillas.

Las semillas viven como una aventura.

El libro me gustó mucho porque es de misterios y aventuras

y me gustan mucho.

La parte del libro que me ha hecho más gracia

era cuando un pájaro entierra las semillas en su despensa

y cuando volvió se encontró una gran sorpresa,

le había crecido un pino en la despensa.

El libro también habla de la destrucción

de otras bibliotecas a lo largo de la historia,

de la Biblioteca de Alejandría, de la de Sarajevo...

Y concluye que la guerra

es el principal enemigo de las bibliotecas.

Pone por ejemplo la destrucción de cien millones de ejemplares

cuando los nazis estuvieron en el poder durante 12 años.

¿Es así? ¿La guerra es el peor enemigo de las bibliotecas?

Bueno, habrá gente que dirá

que el moho es el peor enemigo de las bibliotecas,

porque el daño a los libros causado por el moho

probablemente sea peor que la guerra,

pero por supuesto que la guerra es un enemigo

y lo es de dos formas:

una es que la destrucción de ciudades

muchas veces incluye la destrucción de bibliotecas,

porque estas se encuentran en el centro de las ciudades,

pero más específicamente

las bibliotecas se queman como actos de guerra

porque simbolizan una cultura.

Sirve para lanzar un mensaje a la gente

de que el mundo los olvidará.

Más cosas que vamos descubriendo en este libro

es que el mundo bibliotecario, en general, es muy femenino,

pero, como ocurre en muchos órdenes de la vida,

en esos órganos de poder casi siempre había hombres,

salvo honrosas excepciones.

Yo no sé si eso ya ha ido cambiando con el paso de los años.

Una historia muy interesante

en relación con el género en las bibliotecas

es que en los primeros tiempos de las bibliotecas

los hombres se ocupaban de ellas y el público era masculino.

Era un sitio específicamente pensado

para que los hombres tuvieran acceso a la información.

Se produjo un gran cambio

en la primera década y los años 20 del siglo pasado

cuando hubo una explosión

de nuevas bibliotecas que se construyeron

y existía una necesidad real de bibliotecarios.

De repente, surgió la idea

de que se podía contratar a mujeres como bibliotecarias,

especialmente porque se pensaba

que las mujeres trabajarían por menos dinero.

Así fue como esta explosión de bibliotecas llevó consigo

un incremento enorme de mujeres

y acabaron por ser predominantes en la profesión,

aunque todavía hay muchísimas bibliotecas

en las que los hombres

ostentan los cargos más altos en la dirección.

Desafortunadamente, esta es la historia

de la mayoría de las profesiones de todo tipo.

El libro está trufado de informaciones y anécdotas,

algunas muy curiosas, algunas muy tiernas.

Por ejemplo, usted cuenta que en Senegal,

para decir que una persona se ha muerto,

de manera educada se dice que ha ardido su biblioteca.

¿Usted cree que nuestra biblioteca nos define a todos nosotros?

Siento como si cada uno de nosotros fuera una biblioteca individual.

Tenemos en nuestras mentes y corazones

millones de historias, hechos, anécdotas y narrativas

que definen quién somos

y lo almacenamos de una forma muy parecida

a la que las bibliotecas emplean para los libros.

Pienso que es por eso

que sentimos una fuerte conexión con las bibliotecas,

porque están organizadas

de casi la misma forma que nuestras bibliotecas internas.

Del mismo modo que exploramos los recuerdos,

cogiendo un recuerdo de la estantería,

examinándolo y devolviéndolo a la estantería de nuestra mente.

La voy a poner en un compromiso.

Imagínese usted que se está quemando su biblioteca

y solo puede rescatar un libro.

¿Cuál escogería? Es fácil.

"La biblioteca en llamas", por supuesto.

Dios mío, no me lo puedo ni imaginar.

Es imposible.

Creo que, probablemente,

cerraría los ojos y cogería uno al azar.

Os propongo un pequeño juego, también se lo planteo al equipo.

Si tuvierais que rescatar un libro de vuestra biblioteca incendiada,

¿cuál escogeríais?

Empiezo yo, en mi caso, una edición que tengo muy especial

de "El conde de Montecristo" de Dumas.

¿Y vosotros? Os invitamos a responder en redes.

"Todo estaba igual.

La sensación de que allí se estaba llevando a cabo

un trabajo amable, tranquilo, como de agua hirviendo,

también era la misma.

Los libros y los estantes,

junto a los que salían y los que llegaban,

obviamente también coincidían.

No era como si el tiempo

se hubiese detenido en la biblioteca,

era más bien como si el tiempo hubiese quedado atrapado allí,

acumulado de algún modo en todas las bibliotecas.

No solo mi tiempo, mi vida, sino el tiempo humano al completo.

En la biblioteca, el tiempo queda contenido como un dique,

no para detenerlo, sino para protegerlo.

La biblioteca es una reserva de narraciones

y también una reserva para toda la gente

que viene aquí a buscarlas.

Es donde podemos entrever la inmortalidad.

En la biblioteca podemos vivir para siempre."

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Susan Orlean

Página Dos - Susan Orlean

07 may 2019

Óscar López habla de 'La biblioteca en llamas'con Susan Orlean. Este libro parte del incendio de la Biblioteca Central de Los Ángeles, ocurrido en 1986 y que destruyó más de un millón de ejemplares, para repasar la historia mundial de las bibliotecas, informar de cómo es su funcionamiento actual y qué les depara el futuro.

A continuación, varios especialistas del cómicanalizan los ensayos más destacables de este género. En cine, Desirée de Fez comenta cómo ha quedado la adaptación de 'Los hermanos Sisters'. Finalmente, la escritora argentinaClaudia Piñeiro responde el cuestionario literario del programa.

ver más sobre "Página Dos - Susan Orlean" ver menos sobre "Página Dos - Susan Orlean"
Programas completos (455)
Clips

Los últimos 1.656 programas de Página Dos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios