www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4259728
Para todos los públicos Página Dos - Sergio del Molino - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

(Música)

Sergio, para ubicarnos ya de entrada en tu nueva novela,

"La mirada de los peces", cuéntanos de manera resumida

quién fue Antonio, un poco el germen de esta novela.

Antonio fue un profesor, fundamentalmente un profesor

de bachillerato, de Filosofía de la enseñanza pública,

que en los últimos años se hizo un nombre, se hizo famoso,

por ser muy activista a favor de la enseñanza pública,

pero sobre todo también, al final de su vida,

porque otro de sus campos de batalla era el derecho a morir dignamente,

cuando el año pasado decide finalizar su vida,

él estaba muy enfermo, iba en silla de ruedas,

y decidió suicidarse y hacer de su suicidio

un alegato a favor de la muerte digna y el derecho a morir dignamente.

Él fue tu profesor en el instituto, pero también tu amigo.

Sí, claro, por supuesto, fue un profesor...

Más que profesor, diría que fue mi maestro,

fue un personaje decisivo en mis años de formación,

en mis años de bachillerato, pero luego mantuvimos relación

a lo largo de toda la vida. De hecho, el libro arranca

con su llamada, cuando él me llama para decirme, además,

en un lenguaje muy burocrático y muy aséptico, me dice:

"Mira, Sergio, te llamo para comunicarte

que he decidido finalizar mi vida". En vez de decir matarme

o suicidarme, ¿no? Él fue uno de esos maestros

que algunos alumnos han tenido la fortuna de tener,

que les ha ayudado a cambiar su vida, pero que nadie

espere encontrar aquí "El club de los poetas muertos",

porque no va de eso. De hecho, yo lo definiría

como el reverso tenebroso de "El club de los poetas muertos".

En la película, bien conocida, se trata de un colegio, un internado

burgués, de clase alta, donde el profesor Robin Williams

intenta enseñarle el carpe diem a los alumnos.

Aquí es justo lo contrario, aquí, lo que nos intenta decir

alguien a los alumnos de un barrio periférico de una ciudad industrial

de España, les intenta inculcar

justo lo contrario de carpe diem, el hecho de que ellos pueden

tomar las riendas, del que hay un horizonte

más allá de los límites del barrio, y que esa resignación,

ese carpe diem, hecho a través de los porros, las litronas

y la música heavy, hay algo mucho más allá aparte de eso.

En la novela conocemos, efectivamente, al Antonio profesor

y al Antonio activista. No sé si el segundo

llegó a comerse al primero.

Es que a mí me interesa uno que no era ni profesor ni activista,

y es el amigo, la persona, el humano que estaba detrás

de todas esas performance, y que por supuesto, no era

alguien tan sólido, tan consciente, tan coherente

como lo quería pintar después, que nos lo dibujaron

como activista, ¿no? Como una persona

que era coherente hasta lo inverosímil,

que digo en un momento dado de la novela. Entonces,

a mí me interesa sobre todo esas fallas humanas,

esas no zonas de sombra, porque no me gusta ese tópico,

pero sí esos lugares, donde yo digo en la novela,

donde se dan los abrazos y no caben los aplausos.

¿En buena medida eres escritor gracias a Antonio?

Sí, yo diría que sí, que fue muy importante

en mi vocación literaria, porque yo crezco en este entorno,

en este barrio, donde no tengo ningún tipo de asidero,

no conozco a nadie que se dedique ni a la literatura

ni tenga la menor relación con las letras, entonces,

para mí, a pesar que tengo una vocación literaria

muy pronunciada, pero para mí es un deseo.

Ser escritor es una cosa absolutamente ridícula.

Y él es una persona que creo que se medio inventa

un concurso literario para darme 5000 pesetas en un momento dado,

porque se empeña mucho en que escriba, en enseñarme libros,

y es una influencia muy poderosa en un momento en el cual

se está definiendo mi formación. Yo creo que sí, que quizá

no sería escritor o no lo soy como lo soy ahora

si no me hubiera cruzado por el camino con Antonio, sí.

(Música)

Las redes sociales, como ya sabemos,

son una fuente inagotable de entretenimiento,

una buena manera de aligerar el peso intelectual

que a veces acompaña a la literatura o al menos, una excusa perfecta

para echarse unas risas.

Un ejemplo de todo esto es la página de Facebook titulada

"Memes literarios".

De vez en cuando aparece un hashtag intrigante

que produce material humorístico de primera calidad.

Pasó hace poco con este

"Arruina el título de un libro con una letra".

Del que salieron respuestas tan ingeniosas como:

"Las pilares de la tierra", "100 baños de soledad",

o "El tiempo entre posturas".

Y en el que participaron miles de personas.

Algunos de ellos, escritores que han pasado recientemente

por nuestro programa, como Xavier Aldekoa,

que vio reconvertido su último libro con el sugerente título

"Pijos del Nilo".

La red ama las anécdotas, y los escritores saben explotarlo.

Un tipo muy gracioso en Instagram, algo de esperar

siendo el hijo de Stephen King, es Joe Hill.

Entre sus fotos podréis encontrar una serie sobre su reciente

viaje a España, para participar en el festival Celsius de Avilés,

y como veréis, no tienen desperdicio.

A veces, un pequeño malentendido da para mucho.

Aquí, el autor Álvaro Colomer, tras visitar la casa

de Rafael Chirbes, colgaba una foto detalle

de la librería del novelista valenciano junto con esta frase.

Pues bien, su editor Claudio López Lamadrid y otros autores,

no tardaron en hacerle notar lo evidente, que en la foto

solo salían libros de la editorial Anagrama.

Y es que un buen desliz da para mucho.

Aquí, Arturo Pérez-Reverte, autor que no acostumbra

a censurarse, tuvo que disculparse y corregir el tono de sus palabras,

un error ortográfico que el autor no había visto fue el culpable.

Otro lugar donde encontrar buenas dosis de humor literario

en la red son los perfiles de escritores falsos.

Entre los mejores, destacan los de Góngora y Quevedo.

Estos dos míticos autores mantienen delirantes "beefs",

que son puro surrealismo virtual.

Si necesitáis más, seguid a Edgar Allan Poe,

o a Walt Whitman, no os defraudarán.

Estoy segura de que las redes sociales

no son la respuesta a la crisis del sector editorial,

pero como mínimo, sirven para alegrarte el día,

que no es poco.

(Música)

(Maquinaria)

(Continúa la música)

Un autor que está empezando, con el 10 %,

se queda contento, bueno, se queda contento con cualquier cosa,

pero en fin, los autores que ya venden más,

cobran el 12, algunos llegan a cobrar el 14.

El estándar de un 10 % del precio de venta al público

a mí me parece escaso.

(Continúa la música)

¿Por qué hay tanta gente, digamos, dispuesta a invertir

tanto tiempo en un producto, que, a lo mejor,

no tiene la salida ni siquiera asegurada?

Es decir, de cien manuscritos originales

que se reciben en una editorial,

que se lleguen a publicar 10, ya es muchísimo.

(Continúa la música)

Yo, desde hace bastantes años, vivo de mis libros,

pero vivo de mis libros y alrededores,

vivo de toda esa industria auxiliar que rodea al libro, ¿no?

Cuando publicas un libro, el libro tiene un anticipo,

en primer lugar, genera unos derechos de autor,

puede generar también derechos por traducciones,

en mi caso también, a partir de que el libro

se publica en otros países, pero luego también

provoca una cascada de trabajos, de propuestas, de invitaciones,

que también generan ingresos, ¿no?

(Música)

Los agentes cobramos una comisión pactada con el autor,

sobre todo, en los beneficios que salen de un libro,

que va desde el adelanto hasta después, posteriormente,

los royalties, o sea, las liquidaciones sobre las ventas.

También, otro porcentaje también pactado con el autor

sobre las ventas a países extranjeros.

(Continúa la música)

Supongo que cuando yo pensaba en ser escritora

no lo imaginaba tal y como está siendo ahora.

Que bueno, es verdad que acabo de sacar mi primer libro,

pero bueno, me dedico a escribir en revistas desde hace más años,

y es algo realmente difícil. Supongo que cuando eres pequeño

proyectas directamente como un relativo éxito,

si no éxito, una subsistencia tranquila y cómoda.

Nunca te imaginas que vas a tener que hacer

los malabares que luego terminas haciendo de mayor.

-¿Quién busca nuevos autores? Lo que sucede

es que en un mercado como este, los que buscan nuevos autores

son aquellas editoriales que más arriesgan,

porque hoy en día, evidentemente, publicar un nuevo autor

es casi, económicamente, es casi un suicidio.

Ahora bien, publican, buscando a ver si alguno conecta,

se le pide al autor que ya participe en la promoción,

en el marketing, se están buscando ya autores activos.

-Desde el inicio, desde que empecé a escribir el libro,

no creo que tenga tan en mente la precariedad que acompaña

al oficio de escritor, o no digamos ya el horizonte

bastante negro de la jubilación, sino que al contrario,

yo creo que desde fuera, se sigue viendo la profesión de escritor

como una posibilidad de ganarte la vida incluso de ganar

mucho dinero, porque vivimos rodeados también de escritores millonarios.

Para alguien que empieza, pues a lo mejor,

lo que está viendo es al escritor que vende 100 000, 200 000,

o 1 millón o 2 millones, porque son los escritores más visibles, ¿no?

(Continúa la música)

Mis recuerdos de intentar compatibilizar la escritura

con un trabajo de oficina, de ocho horas,

de 8 horas entre unas grandísimas comillas,

porque siempre eran jornadas infinitas,

con dos horas para comer, y luego, es tal,

y si sales a la una de la mañana, a las dos, he llegado a salir

a las siete, nueve de la mañana alguna vez...

Es muy difícil de compatibilizar. Mi recuerdo es llegar

de la oficina agotada, y decir, venga,

y en empeñarse en escribir, ¿no?

Venga, voy a hacer esto, voy a llevar un blog,

voy a intentar vender un artículo, pero era muy difícil.

-Hombre, si me preguntas si las horas de los autores,

las horas que invierten en escribir un libro,

son rentables o no, mi respuesta sería que no.

Aún así, hay escritores por todas partes.

Todo el mundo tiene una historia que contar,

todo el mundo cree que la historia que tiene que contar

es importante para la humanidad, y todo el mundo quiere escribir

a pesar de que no resulte rentable.

(Continúa la música)

(Música)

No estamos en un descampado porque sí, porque la verdad

es que leyendo la novela, da la sensación que tiene algo de oda

a los descampados. De hecho, tú escribes:

"El descampado era la forma urbana más común de los extrarradios

españoles a finales del siglo XX", y es verdad, y los cruzábamos

en diagonal para llegar antes. Sí, luego vino la burbuja

inmobiliaria y lo edificó todo, y se acabaron los descampados.

Esto es de los pocos que quedan, es un fósil urbano,

habría como una reserva natural de descampados, pero es verdad

que los barrios periféricos de las ciudades españolas

hasta los años 90 estaban llenos de descampados,

y el barrio de San José, donde transcurre esta novela,

mi adolescencia, estaba llena de descampados

y tenían muchos significados,

eran como bosques por la noche donde había lobos feroces,

donde había un montón de historias y un montón de...

De educación sentimental también, a través de los descampados,

porque era el paisaje urbano, el paisaje destartalado

de unos lugares que, precisamente, a través de los descampados,

tomaban conciencia de que estaban olvidados, de que a nadie

le importaba quién vivía ahí y qué hacíamos, ¿no?

Hemos hablado ya un buen rato de Antonio,

pero yo creo que aquí el protagonista no es Antonio,

el protagonista de esta novela, porque ese, o al menos,

es un protagonismo muy compartido contigo, que de hecho,

tú vuelves a ser aquí como el ahora violeta,

vuelves a ser la voz narradora, tu papel aquí es fundamental.

Fundamental, sino que yo creo, a veces, cuando empezaba

a escribirlo, y decía, bueno, no tenía título del libro,

están los cuadernos. Digo: "Estoy con el libro de Antonio",

le decía a mi mujer, y cuando leyó los primeros papelotes, dijo:

"No, qué va, no es el libro de Antonio, es tu libro".

Y así se lo dije a Antonio, que lo leyó, leyó unas pocas páginas.

Es verdad, es mi libro, es un libro en el cual

la figura de Antonio canaliza un poco mi desencanto,

el tránsito de la adolescencia al adulto,

y es una mirada a mi propia adolescencia

vista como si fuera la de un extraño.

¿Te quedó la sensación de que quizás podías haber intentado convencerle

de que no se suicidara o eso ya no entra... no entra aquí?

¿O veías que ese era camino ya... que no tenía marcha atrás?

No me lo planteé, porque entendía perfectamente

su decisión. A mí las dudas me las generaba el cómo, no el qué.

Si conocías a Antonio, sabías... No te podía sorprender.

Él venía avisándolo desde hacía muchos años.

Y venía militando en la Asociación del Derecho a Morir Dignamente;

era una decisión perfectamente consecuente y consciente y libre

con lo que él era. Así que, no tenía ningún sentido convencerle

de lo contrario. Pero sí que es verdad que me daban dudas el hecho

de que hubiera montado esta performance tan brutal, eh...

Que parecía que se había comprometido con un montón de gente a hacer algo,

y parecía que si no lo hacía les iba a fallar.

Y eso sí que me generaba dudas y sí que se lo dije varias veces.

Que podía echarse atrás en cualquier momento. Que no tenía

que demostrarle nada a nadie, que esto era una decisión suya, íntima,

y ya está, no le atañía a nadie más.

De hecho lo cuentas tú al principio de la novela, Antonio no era

un enfermo terminal. Es decir, que su decisión de morir...

Tenía problemas físicos, pero podía haber vivido más años.

Estaba muy fastidiado, podía haber vivido años. Le operaron del corazón,

le faltaba una pierna... Tenía una mala salud de hierro que arrastraba

desde... Prácticamente su... Desde que tenía 30 años.

Pero es verdad que podía haber vivido muchos años.

Lo que pasa que él se veía a las puertas de la dependencia.

Él tenía... Eso le aterraba, el estar dependiendo de alguien;

y una cosa muy burra, pero es: "Yo no quiero que me limpien el culo".

Es así. En el momento en el que él se ve

que está a punto de no valerse por sí mismo,

pues ya cree que toma la decisión: ya está, que hasta aquí hemos llegado.

Sergio, abordaste el tema de la muerte

en "La hora violeta", donde hablas de la muerte de tu hijo.

Abordas el tema de la muerte también, entre otros temas también,

en esta novela. No sé si ya tienes la intención de cerrar un ciclo

alrededor del que es uno de los grandes temas literarios,

no lo sabes... (IRÓNICO) Confío en que sí, porque

si no lo cierro es porque se me muere más gente alrededor. Entonces...

Confío en dejarlo aparcado durante un tiempo, no lo sé.

Pero sí que es verdad que es un tema...

Yo no creo que escriba sobre la muerte, yo creo que la muerte

es la palanca que me lleva a escribir de otras cosas, es la catarsis

que motiva mi escritura y los libros.

Pero ni "La hora violeta" ni "Lo que a nadie le importa",

que también trataba de la muerte de mi abuela, y este, que sería

una especie de trilogía, aunque la muerte está muy presente,

no son libros que reflexionen sobre la muerte,

sobre la fugacidad y ese tipo de cosas.

El "sic transit gloria mundi" y estas cosas. Van de otra cosa.

(Corriente de agua)

(Música)

El "Ulises", de James Joyce.

Eh... Lo tengo, tengo varias copias del libro en distintas ediciones.

Y yo lo he intentado leer varias veces y nunca he...

He sido capaz de pasar de la página 20.

(Música)

"El corazón es un cazador solitario", de Carson McCullers.

Es uno de mis libros de cabecera.

(Música)

Siendo una fan terrible de Salinger,

yo creo que "El guardián entre el centeno" es un libro que ha pasado,

ha traspasado la frontera de lo literario hacia

un valor que no le corresponde, ¿no?

(Música)

Este lo recuerdo bien, es "La capitana del Yucatán"

de Emilio Salgari.

Lo presté a una amiga para su hijo y nunca más lo volví a recuperar.

Y... Y es que tengo una unión especial con este libro, porque

en mi época infantil había muy pocos libros de aventuras

en el que las protagonistas fueran mujeres.

(Música)

Mi libro se titula "Nuestra casa en el árbol".

Es la historia de una madre que en enviuda; tiene dos hijos

muy peculiares, con una imaginación desbordante y unas ganas de aprender

todo lo que tenga que ver con la ciencia... Apasionante.

Y... Ella no puede con el sistema educativo en el que están metidos:

todo le sale mal, el colegio es un horror...

Los niños sufren...

Y decide vender todo lo que tiene en la ciudad

y marcharse a un lugar bucólico y maravilloso.

(Corriente de agua)

(Música)

Te di todo lo que tenía.

Este barrio de San José en el que transcurre buena parte

de la novela de Sergio del Molino estaba repleto de cerveceras

como esta, mataderos y harineras. Era un auténtico arrabal industrial,

nada que ver con lo que puede contemplar todos los días

"Andrea Seguer" en este fantástico libro.

Y es que lo veremos trabajar construyendo un teleférico

en Los Alpes, participando en la Segunda Guerra Mundial,

y luego regresar a estas montañas para trabajar como guía;

es toda una vida condensada en menos de 200 páginas, un auténtico lujo.

Me vas a perdonar, voy a recompensarte.

No abandonamos el barrio, porque en el IES Pablo Gargallo

es donde Sergio del Molino conoce a su mentor y amigo,

el profesor Antonio Aramayona.

Algo parecido es lo que vais a encontrar

en esta segunda recomendación: "Los fabulosos Frank",

es una novela autobiográfica donde el autor nos cuenta que su tía

se encargó exclusivamente de su educación, por lo tanto estamos

ante una novela de aprendizaje; pero también ante una historia que nos

habla de los entresijos y las turbulencias de una familia.

(Música)

Es en este Parque de Pignatelli donde se ven por última vez

Antonio Aramayona y Sergio del Molino, y es aquí

donde he querido venir para cerrar esta sección de recomendaciones.

Y la voy a hacer con el "Japón perdido", de Alex Kerr. Un ensayo,

donde el autor nos habla del amor que sintió por Japón cuando llegó

a mediados de los 60, y hasta finales del siglo XX.

Pero no nos habla del Japón ultramoderno, sino del tradicional,

del auténtico, el que poco a poco se va perdiendo.

(Música)

(Música)

Yo os voy a recomendar el libro que se titula

"¿Qué quieres ser de mayor?".

-Yo os voy a recomendar "La inesperada visita del señor P".

-Este libro va de

lo que hacen los adultos en su trabajo.

Como los astronautas; en un hotel, en una orquesta...

-El libro va de que un niño

siempre se enfadaba con su hermano,

entonces un día decidió marcharse casa.

Se encontró un oso, y el oso se quedó a vivir a casa de ellos.

-Hago así, y después así, y te lo enseño.

-Después se le cayó la maleta del oso

y vieron que no tenía que estar en esa casa.

Entonces, al final se fue, y el padre y el hermano y Arthur se fueron

a ver el partido de fútbol.

-El que me ha gustado más es el del medioambiente.

El que bucea por bajo del agua y la surfista.

-La parte que más me ha gustado es cuando el oso se queda en casa.

Porque la familia ya estaba más contenta

y toda la familia ya estaba más tranquila.

(Risas)

Yo de mayor quiero ser "rapeador". Eh...

Ah...

De momento "rapeador", ir a la luna.

De momento eso.

-Yo le recomendaría a mis amigas porque tiene parte de...

De diversión, un poco de tristeza.

Y muy divertido.

(Música)

(Música)

Sergio, creo que "La mirada de los peces" tiene

cosas de novela generacional; de crónica social; de novela política;

de retrato de una época, la de los 90, la época de tu adolescencia.

Y no sé si estás de acuerdo, pero casi la podríamos colocar

en esa especie de subgénero literario que sería

la novela de barrio, la novela de periferia, donde Marsé es el padre.

Sí que hay una tradición en España de literatura de barrio, digámoslo así.

Pero faltaban por contar estos barrios y esta época. Yo creo

que no he encontrado el relato quizá

porque todavía los escritores de mi generación no se han metido a fondo

en ello. Los barrios de finales de los años 90,

porque en ese sentido,

mi novela narra la agonía de un tipo de barrio

y de un tipo de paisaje urbano que desaparece justo

poco tiempo después de cuando está ambientada, en el año 96-97.

Con la llegada masiva de la inmigración extranjera,

con la explosión de la burbuja inmobiliaria. Hasta entonces,

los barrios, desde los años 60, desde que empieza la eclosión urbana,

hasta finales del siglo XX son así.

Y este es el último testimonio, el testimonio del fin

de esa forma de entender los valores. Este retrato que tiene esta novela

de una época se habla de música, se habla de droga, se habla

de los primeros amores.

A veces tengo la sensación leyéndola que tú naciste demasiado tarde.

Por tus gustos. Sí, soy un poco anacrónico.

Levemente anacrónico, sí. Me gustan cosas

como de lo que sería mi hermano mayor, que nunca he tenido.

Pero sí parece que los discos

y las referencias musicales y cinematográficas

son un poquito anteriores, de alguien un poquito mayor.

Pero siempre me ha pasado. Yo me relacionaba siempre con gente

un poquito más mayor. Tengo un anacronismo muy leve.

Tengo amigos que son más exacerbados. Que son anacrónicos del siglo XIX,

y eso es mucho más grave.

No sé si el Antonio amigo se fue demasiado pronto, lo pregunto

porque claro, ahora como persona adulta,

se podía haber alargado más esa relación de tú a tú, ¿no?

Sí, es una lástima, y no me pasó solo a mí.

Hubo otra gente, otros alumnos, con los cuales se había distanciado,

amigos... Que en esos dos últimos meses se estableció un vínculo

muy intenso y había gente que decía: "La del tiempo que hemos perdido

con tonterías", es verdad que podía haber sido

una relación que podíamos haber mantenido mucho tiempo. Pero bueno,

parte de la magia de ese momento consistía en que él se iba a ir.

Que eso no iba a durar. Entonces había que respetar su decisión.

Aunque... En fin, creo que si se hubiera echado atrás

hubiéramos ganado mucho. Hubiéramos ganado mucho, sí.

¿Le habría gustado "La mirada de los peces"?

¿Qué crees que te habría dicho?

Pues creo que sí que le hubiera gustado, lo poquito que leyó,

leyó poquito, 50-60 páginas, no leyó más. Le encantó, y...

Creo que sí, no se hubiera llevado ninguna sorpresa.

Todo estaba muy hablado, él ya sabía cómo le veía yo.

Y sabía absolutamente todo, estaba todo perfectamente conversado.

Y además conocía muy bien mi literatura, conocía muy bien

mi forma de enfrentarme al relato, con lo cual no creo

que se hubiera encontrado ninguna sorpresa.

Le hubiera gustado. Estaba muy honrado, y así dejó testimonio.

De que le incluyera en el libro,

de que escribiera su libro aunque no fuera suyo.

(Música)

Es Zaragoza, pero podría ser cualquier otra ciudad.

Es el profesor de Sergio del Molino, pero podría ser

mi profesor de literatura en segundo de BUP.

Es la muerte de su amigo, y también la del vuestro.

Es su adolescencia y la de todos.

Es una estupenda novela, es "La mirada de los peces".

(Música)

"La segunda cosa que consiguió fue retratar una Zaragoza bella.

Mi ciudad ventosa, arisca, halitósica,

cuartelera, asmática y grasienta,

parece un lugar cálido y grato donde tumbarse a morir".

(Continúa la música)

"Antonio recorre el parque grande con su silla motorizada.

La cámara le sigue, y en su recorrido,

se despliegan colores de primavera.

Caminos de Swan, cuestas de Besançon,

prados de Turner, catedrales de Rouen

y tejados de Hooper.

"Estoy en Shangri-La, Sergio", decía a menudo.

Y lo decía a todo el mundo,

por eso debo finalizar mi vida ahora, porque estoy en Shangri-La.

¿Quién podría suponer que Shangri-La era un parque de la Belle Époque,

un poco modernista y un poco echado a perder,

como el parque Pignatelli y su tímpano neoclásico en la puerta?

(Música)

  • Sergio del Molino

Página Dos - Sergio del Molino

17 oct 2017

Óscar López viaja a Zaragoza para entrevistar al escritor Sergio del Molino, que hablará de Antonio Aramayona y de ‘La mirada de los peces’. El autor se centra en la figura de este profesor de un instituto público, activista en defensa de la enseñanza libre y que un día anunció (y cumplió) su intención de suicidarse.
En ‘La mirada de los peces’, Sergio del Molino traza un retrato del que fuera su profesor, y cuenta recuerdos de la adolescencia, de amores perdidos y de las visiones y vivencias de aquellos barrios obreros de la Zaragoza de los noventa.
A continuación, Página Dos, a través de La Red, se hace eco de aquellos comentarios literarios de puro entretenimiento que circulan por Facebook y Twitter. Asimismo, ‘El Reportaje’, desvelará de qué viven los autores literarios, y la escritora Lea Vélez responderá al ‘Cuestionario’.

ver más sobre "Página Dos - Sergio del Molino" ver menos sobre "Página Dos - Sergio del Molino"
Programas completos (381)
Clips

Los últimos 1.302 programas de Página Dos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Claudia Piñeiro Completo 28:25 18% pasado martes
    Claudia Piñeiro pasado martes En Página Dos entrevistamos a Claudia Piñeiro por "Las maldiciones", una novela política en la Argentina actual. Los Otros se fija en el trabajo de Miguel Ángel Blanca, l&iac...
  • Arundhati Roy Completo 28:15 24% 14 nov 2017
    Arundhati Roy 14 nov 2017 Óscar López entrevista a la escritora india Arundhati Roy para hablar de la novela que ha escrito veinte años después de 'El dios de las pequeñas cosas'. ...
  • Joyce Carol Oates Completo 28:10 26% 07 nov 2017
    Joyce Carol Oates 07 nov 2017 En Página Dos entrevistamos a Joyce Carol Oates por "Un libro de mártires americanos", en el que aborda el aborto. Vemos cómo funcionan las promociones literarias en ...
  • Carlos Zanón Completo 28:36 20% 31 oct 2017
    Carlos Zanón 31 oct 2017 En Página Dos recorremos Barcelona subidos al "Taxi" de Carlos Zanón. Celebramos los 20 años del primer Harry Potter. Dedicamos un reportaje al fenómeno "Patria", d...
  • Roberto Saviano Completo 28:02 20% 24 oct 2017
    Roberto Saviano 24 oct 2017 En Página Dos, el escritor, periodista y ensayista italiano Roberto Saviano nos presenta su primera novela de ficción, "La banda de los niños". Narra la historia...
  • Sergio del Molino Completo 28:34 22% 17 oct 2017
    Sergio del Molino 17 oct 2017 Óscar López viaja a Zaragoza para entrevistar al escritor Sergio del Molino, que hablará de Antonio Aramayona y de ‘La mirada de los peces’. El autor se centra en la figura d...
  • Paul Auster Completo 28:18 25% 10 oct 2017
    Paul Auster 10 oct 2017 En Página Dos, Paul Auster nos habla de su novela "4321". Una obra en la que cuenta la historia de cuatro personas que nacen con el mismo nombre, Ferguson, de los mismos padres y e...
  • Javier Marías Completo 28:28 24% 03 oct 2017
    Javier Marías 03 oct 2017 En Página Dos, Javier Marías nos habla de "Berta Isla" la protagonista de su última novela, una historia de amor disfrazada de espías. Conmemoramos e...
  • Karl Ove Knausgård Completo 28:43 8% 26 sep 2017
    Karl Ove Knausgård 26 sep 2017 En Página Dos el escritor noruego Karl Ove Knausgård nos habla del quinto volumen de sus memorias, "Tiene que llover". El mexicano John Gibler nos cuenta lo difícil que es ser period...
  • Almudena Grandes Completo 28:00 14% 19 sep 2017
    Almudena Grandes 19 sep 2017 Óscar López se traslada a la cárcel Modelo de Barcelona para hablar con la autora madrileña Almudena Grandes de su último trabajo 'Los pacientes del doctor Garcí...
  • Andrea Camilleri Completo 28:08 22% 12 sep 2017
    Andrea Camilleri 12 sep 2017 Página Dos estrena nueva temporada, la undécima, y lo hace a lo grande: entrevistando a Andrea Camilleri en su casa de Roma. Celebramos los 50 años de "Cien años de soledad&q...
  • Especial verano Completo 29:29 24% 11 jul 2017
    Especial verano 11 jul 2017 Página Dos cierra temporada con un Especial Verano, que cuenta con entrevistas a los escritores Gabi Martínez ("Las defensas"), Santiago Posteguillo ("La legión perdida&qu...
  • David Trueba Completo 28:00 25% 04 jul 2017
    David Trueba 04 jul 2017 En Página Dos, David Trueba nos lleva a visitar "Tierra de campos", una novela enfocada en la vida de un músico. Vemos otros buenos momentos de los diez años de programa. ...
  • Ray Loriga Completo 28:26 21% 27 jun 2017
    Ray Loriga 27 jun 2017 Rendición, el nuevo libro de Ray Loriga con el que ha ganado el último Premio Alfaguara, es una historia que ha sorprendido a sus lectores habituales por cuanto nos traslada a un mundo del...
  • Leila Slimani Completo 28:14 18% 20 jun 2017
    Leila Slimani 20 jun 2017 La periodista y escritora Leila Slimani habla de ‘Canción dulce’, novela con la que en 2016 ganó el Premio Goncourt. En ella cuenta la historia de una niñera que as...
  • Luis Sepúlveda Completo 28:36 19% 13 jun 2017
    Luis Sepúlveda 13 jun 2017 En Página Dos, Luis Sepúlveda rememora la brutal represión chilena con su novela "El fin de la historia". Homenajeamos a la poeta mexicana Elena Poniatowska. En la secció...
  • Xavier Aldekoa Completo 28:13 23% 06 jun 2017
    Xavier Aldekoa 06 jun 2017 Como el periodista, reportero y escritor Xavier Aldekoa se pasa media vida en África, hay que aprovechar cada vez que regresa a España para intentar entrevistarlo. Ahora ha sido posib...
  • Siri Hustvedt Completo 28:37 21% 30 may 2017
    Siri Hustvedt 30 may 2017 Siri Hustvedt habla de 'La mujer que mira a los hombres que miran a las mujeres'. Su nuevo libro recoge varios ensayos de reciente publicación donde aborda temas como el arte contempor&aa...
  • Antonio Orejudo Completo 28:24 19% 23 may 2017
    Antonio Orejudo 23 may 2017 En Página Dos, Antonio Orejudo nos habla de su última novela, "Los Cinco y yo", donde recupera a los inolvidables personajes de Enid Blyton. Conmemoramos el aniversario de Idea Vilari&ntil...
  • Daniel Tammet Completo 28:09 22% 16 may 2017
    Daniel Tammet 16 may 2017 En Página Dos, el matemático savant Daniel Tammet nos descubre "La conquista del cerebro". Seguimos indagando para descubrir la personalidad de Tinasky. Repasamos nuevos mom...