www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5463368
Para todos los públicos Página Dos - Paul Preston - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad TVE.

"Cuando se preguntaba a los españoles dónde se escondían los bandidos,

solían decir

que no les encontraríamos en los caminos,

sino en los confesionarios, en los bufetes de los abogados,

y, mejor, aún, en las oficinas del Gobierno".

Granada es una ciudad más allá de lo monumental,

que lleva adosado a su nombre la literatura, ¿no?

por grandes hitos de la historia de la literatura como Lorca;

básicamente Lorca sería el eje central.

Con lugares muy señeros, ¿no?

La casa de la Huerta de San Vicente,

donde Lorca escribió la mayoría de sus obras principales, "Yerma",

"Bodas de sangre", "Así que pasen cinco años".

La Alhambra en sí es un poema,

porque está lleno de los versos de Ibn Zamrak;

es un poema edificio en realidad, ¿no?

aunque igual la gente no repara tanto en eso.

No es común que una ciudad con 250.000 habitantes, aproximadamente,

tenga cuatro Premios Nacionales de Literatura vivos, ¿no?

viviendo en esta ciudad y habiendo creado en esta ciudad;

Luis García Montero, Antonio Carvajal,

Rafael Guillén y, últimamente, Ángeles Mora,

incluso el último Premio Nacional de Narrativa de este año,

Cristina García Morales,

escribe desde hace unos años en Barcelona

pero se gestó al amparo, ¿no? de este clima literario granadino.

Es una ciudad que siendo pequeña respira literatura por los...

por los cuatro costaos.

-Granada siempre ha tenido una vida literaria vibrante,

potente, sólida, desde siempre.

Lo que ocurre es que en los últimos años

ha habido dos factores nuevos que la hacen más poderosa aún;

uno es el hecho de que la Unesco ha designado a Granada

como ciudad creativa en el campo literario,

y otro es la inauguración del Centro Federico García Lorca.

Granada es la única ciudad andaluza

que tiene un programa internacional de residencia de escritores,

originado en el municipio, en el Ayuntamiento,

y esto es gracia a ser Ciudad de Literatura por la UNESCO.

Luego, Granada envía a escritores de nuestra propia ciudad

a programas específicos de residencias internacionales

que tenemos conveniados con Portugal, en Óbidos, junto a Lisboa,

y en China en Nankín.

Es algo extraordinario,

poder ayudar a nuestros autores a procesos de internalización,

no solo para que vayan a escribir a estos sititos,

sino porque conozcan la escena literaria local

y para favorecer los procesos de traducción de sus propias obras.

-La Asociación del Diente de Oro se funda

hace, aproximadamente, dieciséis años.

Su objetivo es, básicamente,

la difusión de la obra de un poeta de Granada, Javier Egea,

fallecido hace veinte años.

Se hacen unos recitales de poesía quincenales,

en un día poco habitual de una ciudad pequeña como es Granada,

como son los lunes.

La tradición de los "Lunes poéticos" en Granada es algo

que comenzó en el año 2004, a través de la propia asociación,

y ahí han tenido cabida desde poetas, digamos, consagrados,

a poetas totalmente jóvenes

o que eran jóvenes hace quince años y ya no lo son, ¿no?

-La abrí hace seis años, la librería.

Empecé por casualidad a trabajar en librerías de viejo, me gustó mucho,

pero echaba de menos el libro nuevo.

Entonces decidí abrir una en la que pudiera tener

todos los libros que yo quería leer.

Somos creo el intermediario entre la gente que lee y la que escribe,

y los editores, por supuesto.

Aquí viene mucha gente preguntándonos cosas,

tenemos muchos club de lecturas, muchos, no,

tenemos como dos o tres club de lectura.

¿Por qué en Granada hay tantos poetas?

Por qué hay tanta gente...

cuando hay muchísimas actividades literarias que se solapan,

realmente, para armar el calendario es muy complicado,

porque coincide todo

y hay actividades todos los días de lunes a sábados

y, además, se llenan.

Es que es la gran pregunta, realmente.

Nos lo hemos preguntado un montón de veces

y no creo que nadie tenga una respuesta concreta.

Señor Preston le hemos sacado de clase,

porque estamos aquí en el London School of Economics de Londres,

donde usted imparte clase,

para hablar de su último ensayo "Un pueblo traicionado".

Un ensayo que abarca desde 1874 que es la restauración monárquica,

hasta la abdicación de Juan Carlos I

¿Por qué ha escogido este periodo?

Bueno, por un lado, como se ve, es un libro de 700 páginas,

de haber ido más atrás habría sido imposible.

Pero, más que nada era, porque yo pensé

que cuando realmente empieza la España moderna

es con el sistema seudodemocrático de la Restauración.

En fin, yo pensaba que había cierta simetría entre esas dos fechas;

lo que pasa que la última de las dos no era un buen momento para cerrar,

y por eso había tanto follón en España,

que he tenido que seguir un poco, ¿no?

"Un pueblo traicionado". ¿Por qué y por quién?

Bueno, por la clase política, mayormente, ¿no?

La clase política y entre la clase política

evidentemente, incluyo las Fuerzas Armadas,

bueno, las altas esferas de las Fuerzas Armadas

y también la jerarquía eclesiástica de la Iglesia católica, ¿no?

Pero, sí, claro,

lo que pasa que también se podría decir de muchos países,

que, en general, las clases dominantes no...

no miran mucho los intereses de los de abajo.

Hay como tres hilos conductores que, además, se citan en la portada:

corrupción, incompetencia política y división social,

y usted escribe al respecto,

"La alianza entre corrupción e incompetencia política

ha tenido un efecto corrosivo sobre la cohesión social".

¿Ninguna época de este periodo se salva?

Sí. O sea, yo creo que la época que va desde la muerte....

bueno, los primeros años de la Segunda República...Sí.

y el periodo que va desde la muerte de Franco,

y yo diría mediados de los años 80,

que son dos épocas en las cuales yo creo

que la clase política miraba más al gran interés nacional

que a los intereses partidarios o personales.

La corrupción está muy presente en su ensayo,

como está muy presente en prácticamente todos los países,

en todas las épocas históricas, en todas las sociedades.

Pero le pregunto,

¿la corrupción en España tiene alguna característica especial

o es la misma que en todos los sitios?

Hombre, hay pequeñas diferencias,

en el libro identifico diferentes tipos de corrupción.

La más típicamente española es la picaresca,

y por eso empiezo simbólicamente con "El Lazarillo y El Buscón",

luego hay una corrupción que hay en todos los países,

que es la pequeña corrupción, o sea, hoy en día,

de pagar en metálico para no pagar el IVA,

eso también es corrupción.

Luego, hay la corrupción institucional

que eso se encuentra más en las dictaduras,

y entonces en España es más flagrante...Claro, claro.

en la época de Primo de Rivera y la época de Franco,

y, luego, incluso, en la democracia actual

tiene las consecuencias

de que la necesidad de financiar las campañas electorales,

en sí fomenta la corrupción

y eso iguala a Gürtel, por simplificar.

En el libro usted se refiere al Caso Gürtel, al 3 por ciento,

a los ERE de Andalucía.

Pero luego uno tiene la impresión

de que todos estos partidos políticos

salpicados por la corrupción,

no son penalizados cuando llegan los periodos electorales,

¿qué pasa que la ciudadanía es masoquista?

Eso, francamente, no lo sé.

Tengo que decir primero una cosa que es que al hacer este libro

en la parte en la que yo he estado más incómodo

ha sido en la actualidad,

porque muchos lectores saben lo mismo que yo de este periodo.

O sea, para lo previo que es a base de, en fin,

de casi 50 años de investigación, tengo la impresión,

o la satisfacción de decir: bueno, pues estoy diciendo cosas...Claro.

que se saben menos.

Y en este caso, claro, hay cosas que...

más que nada, que la gente yo creo que está tan acostumbrada;

de que más o menos dice: Bua, ya que son todos así

y qué vamos a...

hay una sensación de impotencia y de familiaridad.

Y por eso, a última hora, el pueblo qué puede hacer votar a otro,

y si no hay otros a quién votar

o a otros que son de fiar ¿qué hace uno?

Y eso es lo mismo que pasa ahora aquí en Gran Bretaña.

Abrimos esta sección de noticias literarias

con otra muestra del buen hacer del Instituto Cervantes.

Hace pocas semanas ha inaugurado

la biblioteca de su centro de Alejandría,

con el nombre del poeta Jaime Gil de Biedma,

y suma su presencia en cuarenta y cinco países.

Y continuamos con Ian Rankin.

El padre del inspector John Rebus,

ha decidido recuperar Westwing,

una novela que escribió hace treinta años,

y que siempre quiso haber enterrado.

Afirma que cambió de opinión gracias a un fan.

Más sorpresas.

En el barrio de Malasaña de Madrid se abrirá, en los próximos días,

una librería POP UP,

se llamará Efímera

y será un mercadillo navideño de editoriales independientes.

Seguimos con regalos literarios.

Se subastan 160 cartas muy íntimas

entre el autor de Jamen Bond Ian Fleming, y su esposa Ann.

Estas misivas recogen veinte años de su vida como amantes

y relatan una relación muy compleja.

No dejamos el mundo del coleccionismo.

Se ha subastado una edición original de "Las flores del mal",

en la que su autor, Charles Baudelaire,

dejó manuscrita una estrofa inédita del poema "Las joyas".

Nos despedimos aquí, justo antes del pitido final.

(Timbre)

La idea surgió viendo el poco respeto que tiene la cultura

por parte del político.

Nunca es un elemento de campaña electoral,

nunca es un elemento de apuesta empresarial,

ni de las instituciones públicas ni de las privadas,

y no digamos de los medios de comunicación

que han ido devaluando el concepto de la cultural,

de la cultura como marca de prestigio y como marca de empresa,

y entonces decidí unir toda esa poética

para contarle a los lectores lo qué nos nombran las palabras,

lo que dicen las imágenes, lo que nos propone el mundo del cine,

de la literatura, del teatro, de las artes plásticas de....

acerca de la naturaleza humana.

La cultura es primordial para el progreso de un país.

Un país sin cultura es un país sin personalidad, sin carácter,

sin capacidad de rebelarse o de tener alternativas.

Vivimos un momento contradictorio

porque, por un lado, hay muchísima creatividad,

muchísimas posibilidades de explotar nuevos soportes y nuevos lenguajes,

pero, al mismo tiempo, la industria del entretenimiento

ha condenado al ostracismo los principios morales,

los valores éticos, los valores de creatividad,

la capacidad del ser humano

para proponer nuevas alternativas del lenguaje

y nuevas plasticidades a la hora de relacionarlos, ¿no?

Le puesto el título por tres cuestiones principales.

Se cumplen trescientos años de Robison Crusoe, de Daniel Defoe,

y porque jugaba con la poética

de que los que nos dedicamos a la cultura

son un poco náufragos de los tiempos modernos

y estamos en esa isla del conocimiento y del disfrute

que es la cultura,

y también porque la cultura es una herramienta

para sacar de la isla de las pantallas

a la gente que anda ensimismada.

El periodismo cultura debería tener futuro,

porque somos los traductores entre un receptor y un emisor,

somos aquellos profesionales que le quitamos las claves difíciles;

los enigmas y los misterios al mundo del arte,

al mundo de la expresión artística y cultural

y se lo trasmitimos de una manera divulgativa,

pasional y desmenuzada a la gente,

para que la gente sepa

y disfrute de lo que es la cultura y sea mucho más libre.

Mucho ha escrito Paul Preston sobre la guerra civil española,

por eso nos hemos venido hasta este memorial

a las brigadas internacionales británicas, que lucharon en ella,

para empezar nuestra sección de recomendaciones.

La primera, "Mi hermana asesina en serie"

Una historia que transcurre en Lagos, en Nigeria.

Ahí tenemos a una joven que cada vez que abandona su novio lo mata,

y la hermana se dedica a tapar esos asesinatos.

Es una novela negra muy, muy especial.

La religión está muy presente en el ensayo de Paul Preston

y en la vida de mucha gente,

por eso es de visita obligada a esta catedral anglicana

de San Paul, en Londres.

Y es aquí donde hemos decidido

recomendaros a todo un clásico de la literatura, Edgar Alan Poe.

¿No os apetece echar un vistazo a sus cuentos y poemas

que, ahora, aparecen maravillosamente ilustrados?

¿Releer, por ejemplo, "El gato negro",

"El pozo y el péndulo" o "El entierro prematuro"?

A mi sí.

No queremos abandonar la ciudad del Támesis, del arte,

frente a esta fantástica Tate Modern y de los cuentos,

sin daros un poco de felicidad.

Y es que en Página Dos somos así.

"Felicidad" es el título de esta magnífica recopilación de relatos

de la escritora irlandesa Mary Lavin.

Aquí vais a encontrar la historia de una mujer

que ha tenido una vida trágica; salas de hospitales,

de muerte, de dolor,

¿Y os preguntaréis dónde está la felicidad?

Bueno, pues, no está solo en el título.

Estoy convencida de que ya conocéis a este autor

que ha conquistado a cientos de miles de personas, Javier Ruescas,

Si hace diez años no os hicisteis con los "Cuentos de Bereth"

esta es vuestra oportunidad,

ya que acaban de sacar una redición de lujo.

Una revisión a los cuentos de hadas, llenas de aventuras, magia y amor.

Un recuentro perfecto para sus fans y un descubrimiento para el resto.

Como veis, nos encantan los fantasmas,

porque yo os traigo una nueva historia de espíritus inquietos.

"La voz de las sombras" está protagonizada

por una chica con corazón de oso,

que lucha para que los fantasmas no la posean,

pero un día tiene un descuido y un espíritu se la cuela dentro.

Os engancha.

Pues, ya sabéis, el desenlace está en el libro.

Entre los corruptos aparece Queipo de Llano, aparece Lerroux,

aparece también Primo de Rivera y aparece Franco,

ahora de Franco se habla mucho últimamente,

Franco cuando muere deja una herencia multimillonaria.

Claro. Bueno, y eso sin hablar del imperio de propiedades,

porque yo creo que eso de los veintinueve millones de pesetas

de que se habla ahora, estos últimos días,

más bien es, como se dice en castellano,

cuando es dinero pequeño... A sí, moneda, cambio, es...

no, no pero hay otra palabra... chatarra,chatarra;

pero también hay otra palabra que termina con illa... -calderilla,

calderilla, sí.

Yo creo que ese es el dinero que tenía en el bolsillo del pijama,

porque, realmente, la riqueza de Franco es

muchísimo más que esos veintinueve millones de pesetas.

¿Se ha quitado un peso de encima escribiendo este gran ensayo?

Sí. Lo he pasado horriblemente. ¿Por qué?

Yo diría...

Eso es difícil de explicar.

Primero porque ha sido difícil,

porque resumir todo ese periodo tan largo,

o sea, y se ve que, al final, hay ciento cincuenta páginas

de notas a pie de página. Claro. Mucho trabajo.

O sea, que ha supuesto una lectura colosal,

y eso ha sido duro,

porque ha coincidido con otros problemas personales;

he tenido mala salud, etc. etc.

Pero más que nada, lo estaba pensando,

es que en casi todos los otros libros míos

he tenido la sensación de que estoy haciendo algo...

no quiero.... o sea, eso, parece que estoy fardando,

pero que estoy haciendo algo de cierta importancia,

que estoy relevando algo que hay que saber.Claro.

Mientras con éste...

precisamente, por las similitudes con lo que pasaba aquí,

tenía la sensación de que esto igual ya lo sabe todo el mundo.

Aunque hay partes que estoy muy contento,

por ejemplo, lo pasé bomba haciendo la investigación

de la parte sobre la dictadura de Primo de Rivera,

porque había unas corrupciones tan grotescas,

que resultaban casi cómicas.

Usted abre el prefacio y su libro, de hecho,

con una interesante cita de Ortega y Gasset que dice:

"Empezando por la monarquía y siguiendo por la Iglesia

ningún poder nacional ha pensado más que en si mismo".

¿A las élites el pueblo les importa un pimiento?

Yo creo que para las élites el pueblo es...

y pasa también lo mismo aquí,

aquí se habla del pueblo cuando les importa un bledo el pueblo, ¿no?

y el pueblo es más bien simbólico,

o sea, que es el justificante para hacer lo que ellos quieren.

Usted ha escrito un ensayo muy divulgativo.

Sí, espero que no sea por esto menos serio.

No, no, no, pero...

Yo creo que el primer deber del escritor es hacer

que el lector se divierta y se instruya.

porque, claro, escribir mamotretos muy serios e ilegibles,

yo creo que no va a ninguna parte. Claro.

Creo que no se lo pregunté

la otra vez que lo entrevisté en el programa hace ya unos años,

se lo voy a preguntar ahora. ¿A usted no le tienta la ficción?

No, no tengo talento.

Ah, ¿ya lo intentado por eso?

¿O se lo imagina que no tiene talento?

Es que no se me ocurren tramas, ¿no?

Empecé una vez una novela y se la dejé a mi mujer,

y me dijo tu detective es demasiado misógino.

¿Y lo dejó directamente? Lo dejo, sí.

¿Por qué novela histórica, no? ¿O no le gusta la novela histórica?

No, no, no.

A un historiador como usted. Además muchas veces me molesta mucho.

O sea, sobre todo si es...

si es de un periodo que no conozco pues es igual,

pero cuando leo novelas sobre la Guerra Civil,

a veces, yo estoy pensan...

si meten figuras reales estoy pensando,

bueno, este jamás habría dicho eso, o jamás habría hecho eso, ¿no?

Una de sus últimas frases en el libro dice:

"Está por ver si alguien consigue solucionar el mal endémico

de la incompetencia política".

¿Aún quedan esperanzas para España, cree usted?

Yo lo digo con auténtico dolor y remordimiento,

y desde que escribí esas palabras hace cuatro meses,

que la situación ha empeorado bastante, ¿no?

O sea, la situación catalana no la veo,

o sea, con vistas inmediatas de solucionarse;

o sea, es lo mismo que... hago la comparación con aquí.

Tenemos un gobierno y como tendremos aquí,

un gobierno de coalición, con poco poder,

con mucho miedo por la subida de la extrema derecha.

Sí, o sea, que... espero que me equivoque, ¿no?

pero no veo solución inmediata.

Después de oír tanto hablar de corrupción,

de incompetencia política, de divisiones sociales,

de traiciones,

lo que ahora nos apetece es descansar unos segundos

y prepararnos para disfrutar de este final de Página Dos de hoy.

"En Barcelona había estallado una huelga general,

que duró hasta el uno de agosto.

Siete días que se dieron en llamar "La semana trágica".

De la Cierva decidió tratar la huelga como una insurrección

y ordenó al capitán general de la Región

que declarara el estado de guerra.

En respuesta,

los obreros formaron barricadas con los adoquines de las calles.

Lo que había comenzado como una protesta contra el reclutamiento,

degeneró en disturbios anticlericales y quema de iglesias.

Al principio, el mantenimiento del orden se vio dificultado

por el hecho de que numerosos soldados

confraternizaron con los huelguistas.

Ardieron veintiuna iglesias y treinta conventos,

pero las agresiones al clero fueron muy contadas.

Cabe señalar que los edificios, los bancos

y las residencias de los ricos quedaron intactos."

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Paul Preston

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Página Dos - Paul Preston

10 dic 2019

En Página Dos, Paul Preston da un repaso a la historia de España reciente con "Un pueblo traicionado". Visitamos Granada para conocer su oferta cultural. Guillermo Busutil habla de su último ensayo a través de un cuestionario. Y, en 90 segundos, damos cuenta de la actualidad editorial.

ver más sobre "Página Dos - Paul Preston" ver menos sobre "Página Dos - Paul Preston"
Programas completos (479)
Clips

Los últimos 1.725 programas de Página Dos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios