www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4580335
Para todos los públicos Página Dos - Orhan Pamuk - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

(Murmullo)

(Música)

"Me estremecí al ver el título de 'Edipo rey'

sobre la cubierta blanca que el tiempo había amarilleado.

Las ediciones turcas de la obra eran casi imposibles de encontrar.

Lo devoré con ansiedad, como esperando que me desvelara

algún misterio sobre mi propia vida".

(Continúa la música)

Para mí, escribir es una válvula de escape.

Es como una bombona de oxígeno. No hay una razón

de querer llegar a hacer nada en ningún lugar,

sino... de hacer lo que no puedo evitar no hacer. No sé...

(Música)

Vocaciones como la llamada de...

En algún punto de inflexión en mi vida,

algo me dijo: "Tienes que dedicarte a esto por entero".

Tienes que, de alguna forma, casarte con la literatura.

Tienes que consagrarte al ejercicio de escribir.

La carrera de escritor ha sido una carrera larga,

ha sido una carrera de mucha insatisfacción,

de mucho fracaso, hasta que, bueno, hace poco gané

el Premio Hispanoamericano de Cuento Gabriel García Márquez.

Y esto, digamos, que me dio un impulso,

un nuevo hálito y una nueva esperanza.

-La escritura fue una forma de evasión

de una carrera mal elegida, pero en la que ya había sobrepasado

el punto de no retorno, ¿no? Es decir, estaba huyendo

hacia delante. En esos años que me faltaban,

creo que mi primer asidero emocional fue la de lectura,

pero llegó un punto en el que ni siquiera eso era suficiente.

Necesitaba algo más, que fuera mío, donde yo controlara las reglas

y que me permitiera una evasión más activa.

Y fue ahí cuando empecé a escribir.

(Música)

Yo creo que el oficio de escritor es muy autodidacta

y eso es un suplicio, en muchos casos,

y eso puede hacer perder la fe a muchos escritores

que, en ciertos momentos, piensen que, quizá,

lo que hacen no tiene sentido y no hay nadie detrás

que te dé una palmadita y te diga: "Que sí que lo tiene,

que ya verás, que algún día llegarás".

Es decir, te compensa cuando eso es lo único que quieres hacer

y que no te importa pasar seis horas al día, siete horas,

encerrada en una habitación porque eso que estás creando

te parece mucho más apasionante que cualquier cosa

que puedas vivir fuera. -Para mí, ser escritor conlleva

siempre tener en cuenta que vas a tener un montón

de incertidumbres, de invisibilidad y, sobre todo, digamos,

que no puedes dedicarte a ello y tienes que buscarte

como trabajos alimenticios para seguir haciendo lo que te gusta.

Por ejemplo, yo trabajaba en esta caseta, en la caseta 1

de la cuesta de Moyano, y hacía otros trabajos

como para que me permitieran tener tiempo suficiente para escribir.

-Bueno, ahora mismo, con familia, con niños pequeños

y con un trabajo que es el que paga las facturas,

el tiempo que dedico a escribir es un tiempo robado, ¿no?

Muchas veces es un tiempo robado al sueño o a la intimidad.

En algunos periodos, ese tiempo puede ser unas cuantas horas al día,

pero otras veces, no es más que un rato por las noches.

Supongo que te podría dar muchas explicaciones,

algunas bastante rebuscadas y sofisticadas,

pero la más sincera es también la más sencilla...

y es que cuando escribo me siento bien.

(Música)

Si eres un escritor compulsivo, en ese sentido,

no sé cómo decirlo... Si eres un escritor invencible,

no sé, de los que tienes que escribir sí o sí

porque lo llevas dentro y un día sin escribir

es un día triste,

es que no vas a poder evitar hacerlo.

No sé, más vale que asumas que, quizá,

lo que hagas no va a tener repercusión o sí... o te dé igual.

(Música)

(Murmullo)

Señor Pamuk, le voy a pedir que me ayude

con el argumento. Porque aquí tenemos a un joven,

al gran protagonista, que es Cem, que es un joven turco,

en los años 80 en Estambul y lo vamos a seguir

hasta la actualidad. Un buen día, su padre,

que es un farmacéutico militante de izquierdas,

desaparece y él decide ir a trabajar con un pocero para construir

un pozo en el extrarradio de Estambul y, así,

conseguir dinero para entrar en la universidad.

Allí, donde están construyendo el pozo, él conocerá un día

a la mujer del pelo rojo y, además, ocurrirá algo

que va a cambiar su vida. ¿Qué más podemos contar?

Está basado en algo que vi en el verano de 1988,

mientras escribía una de mis novelas, "El libro negro".

En la finca de al lado, había un hombre de mediana edad

y su discípulo.

El maestro reñía al chico todo el rato

mientras le enseñaba.

Mientras que por las noches, como si fuera un cuento,

veían la tele en un pequeño aparato portátil.

Y comían lo que cocinaban junto al pozo.

Me conmovió aquel padre autoritario

que por la noche era tan tierno, atento y elegante.

Mi padre nunca fue autoritario ni tampoco muy compasivo...

porque no estaba demasiado presente. La historia se quedó conmigo.

He estado hablando y escribiendo de esto durante 30 años.

He visto el autoritarismo, la presión política,

la presión paterna... ejercerse intensamente mi país.

El tema de la paternidad es un tema muy importante en el libro.

El tema de la ausencia del padre, el tema de la necesidad

de tener un padre que oriente tu vida.

Efectivamente, el tema de la autoridad del padre...

Y usted, para hablarnos de todo eso, utiliza dos mitos de la historia

de la literatura. Por un lado, está "Edipo rey", de Sófocles,

y, luego, está el famoso "Shahnamé", del poeta persa Ferdousí.

¿Por qué... los ha utilizado? ¿Qué buscaba en esa contraposición

de estos dos mitos literarios?

En primer lugar y hablando en términos geográficos, soy turco.

Estoy entre este y oeste, encajonado entre Irán y Grecia,

ambas origen de grandes civilizaciones.

Con grandes mitologías que tratan constantemente

el centro de nuestras vidas, de los padres.

En la mitología griega, Edipo transgrede y mata al padre.

Y nosotros, los modernos, aplaudimos su individualismo,

aunque lloremos. En mi parte del mundo,

Rostam, el autoritario, mata a su hijo

y nosotros lloramos con las madres; pero legitimamos su autoritarismo.

Yo quería que mis lectores, los turcos y el resto,

pensaran en las fuentes de la crueldad, del autoritarismo

y la individualidad que adscribo a la Europa que tanto respeto.

En estos dos mitos, vemos como, efectivamente,

en uno es el padre el que mata al hijo

y, en el otro, al revés. Y da la sensación en estos mitos

como que el hecho de no saber quién es el asesinado,

eso puede legitimar la violencia. ¿Podemos leer esto también

en clave metafórica? Un poco...

¿El lector puede percibir

que está hablando usted de la violencia de los estados?

Entender y explorar la violencia y la crueldad

no es lo mismo que legitimarlas.

Estos son dos grandes mitos.

No hay vida sin mitos y leyendas.

Forman nuestra mente, pero también somos seres libres

para luchar contra esos mitos,

contra la crueldad cambiamos nuestra postura.

Como buena historia de crecimiento que es también esta novela,

en una historia de crecimiento el amor juega un papel importante

y aquí Cem se enamora en ese extrarradio, en ese pueblo,

se enamora de una actriz de un teatro ambulante,

de esta famosa mujer del pelo rojo.

Las historias de amor de la adolescencia y de la juventud,

¿está de acuerdo usted que son inolvidables?

Desde luego.

No es solo amor.

Mi personaje, que se parece un poco a mí,

sobre todo por lo del padre ausente, descubre no solo el amor,

sino los placeres del sexo,

que le resultan incontrolables y arraigan en él.

Yo creo que todos los humanos somos iguales con respecto a eso,

el amor, el sexo, la intensidad del placer,

ese tipo de placer está en el corazón de lo que pensamos y somos.

La falta de ello o el deseo de ello está siempre ahí

y, por supuesto, hay que maniobrar en torno a ello. Así lo siento yo.

(Música)

"Es la misma persona a la que más odias".

(Música suspense)

Abuelo.

Es increíble lo de las adaptaciones de Agatha Christie, no paran.

Y que funcionen muy bien, ¿no?

Porque "Asesinato en el Orient Express",

la adaptación que hizo Kenneth Branagh,

que se estrenó hace unos meses, funcionó superbién.

De hecho, al parecer,

se va a hacer una nueva versión de "Muerte en el Nilo",

y podría ser que la dirigiera también Kenneth Branagh.

Y hoy tenemos "La casa torcida", que debo decirte

que es una de mis historias favoritas.

Y una de las historias favoritas de la propia Agatha Christie también.

Es verdad, es que está muy bien, ¿eh?

Sí, es una historia que parte de la muerte, del asesinato,

de un viejo multimillonario griego que vivía con toda su familia

en un palacete en Inglaterra.

Entonces, como suele pasar en las novelas de Agatha Christie,

entre los principales sospechosos está todo su círculo más cercano,

que son estos familiares, que están descritos,

tanto en la película como en la novela,

como seres despiadados. ¿Es una adaptación fiel?

Es fiel, pero sí que creo que hay algunas diferencias interesantes.

La historia se centra sobre todo en dos personajes,

que son Charles y Sophia,

que son la nieta del difunto y su prometido, ¿no?

Ellos se conocen en El Cairo.

Entonces, ya hay una primera diferencia en el inicio,

y es que en la novela cuando ellos se conocen en El Cairo,

ella ya le cuenta a él que es nieta de un viejo multimillonario.

En cambio, en la película, ella no solo no se lo cuenta,

sino que desaparece por completo de la vida de Charles

y reaparece contándole la historia de la muerte del abuelo

y pidiéndole que investigue el crimen.

-"¿Qué es lo que pasa cuando la persona a la que más amas

es la misma persona a la que más odias?"

-Otra diferencia interesante tiene que ver

con el tratamiento de estos personajes, ¿no?

El personaje de Charles en la novela es hijo de un policía veterano

de Scotland Yard, que es quien le pide que investigue el caso.

En cambio, en la película han querido darle al personaje

un tratamiento más cinematográfico y lo han convertido en este perfil

de detective taciturno, fumador.

Tiene casi como un halo así,

un poco todo de "El halcón maltés" casi,

y él investiga el caso, no porque se lo diga su padre,

que es un personaje que no aparece en la película,

sino porque se lo pide la chica.

(Música)

¿Y te ha gustado? Pues la verdad es que no.

La verdad es que me parece curioso

cómo partiendo de un material tan interesante

y contando con un reparto lleno de actores extraordinarios,

la adaptación es muy floja.

Las sensación es que es un problema de dirección.

Es una película muy mal contada y muy mal dirigida, ¿no?

Ya. Y yo creo que esto gira...

Todo el rato va en contra de la historia.

(Música)

Desi, ¿qué libro me traes hoy?

Pues mira, hoy te traigo "El lápiz y la cámara",

que es un libro escrito por el cineasta Jaime Rosales,

que es el director de "Las horas del día"

o de "Hermosa juventud".

Y esto es como una especie de cuaderno de notas, ¿no?

Exacto. Él lo que hace durante el rodaje de "Petra",

que es su nueva película, que todavía no se ha estrenado,

es tomar notas sobre su profesión

y trata conceptos, por ejemplo, como la puesta en escena.

En algunos momentos es más teórico

y en otros es una cosa más puramente emocional

de su relación con el medio al que se dedica.

Bueno, o sea, que cualquier joven que se quiera dedicar al cine

le puede echar un vistazo. Sí, yo creo que es interesante,

y también cualquier fan del cine de Rosales

porque realmente hay un desglose de su filmografía,

aparte de las reflexiones de su autor.

(Música)

El protagonista de la novela de Pamuk aprende el oficio de pocero

en lugares muy parecidos a este,

y en uno de ellos va a conocer precisamente

a la mujer del pelo rojo.

Una actriz ambulante cuya profesión se parece bastante

a la de La Chana, una bailaora que triunfó por medio mundo

y que ahora protagoniza nuestra primera recomendación de hoy.

Y es que a través de una serie de conversaciones,

vamos a conocer un poco más cómo fue su relación con el arte,

con la fama, o con figuras tan destacadas

como Dalí o Peter Sellers. Es un fantástico libro.

(Canción en inglés)

Estar en plena naturaleza me viene muy bien para presentaros

esta siguiente recomendación, "El lenguaje de los bosques",

de Hasier Larretxea.

Y es que el libro va precisamente de eso,

de la simbiosis entre el hombre y el árbol.

A fin de cuentas lo que hace este poeta

es pasear por esos bosques navarros que conoce tan bien

para contarnos todo lo que sabe de ellos y, creedme, es mucho.

(Continúa música)

No hay precipicio que detenga el amor,

al menos eso es lo que se desprende de esta nueva recomendación,

"Bailar al borde del abismo".

Aquí se cuenta la historia de Emma, una mujer casada con tres hijos

que un día ve cómo un hombre se cruza en su vida

y lo deja todo, absolutamente todo por él.

Esta es la historia de una mujer apasionada

que siente la necesidad de romper con su vida anterior.

(Música suave)

Todas las divisiones son mentira, salvo la que divide los cuerpos

en dos grupos incomprensibles entre sí.

Aquellos que se han roto y los que no.

Los rotos no pedimos demasiado: que se nos quiera, sí,

que los que no han vivido la fractura tengan paciencia

si mascullamos viendo las noticias

o hacemos el amor con un poco de miedo.

Entenderás, entonces, ciertas cosas.

Por qué en casa las tazas no se tiran

y por qué a veces quiero estar solo después de que suene un portazo.

Los ritos de los rotos, amor mío,

ademanes que espero que no comprendas nunca.

(Continúa música)

(Música)

Hoy os voy a recomendar "Palabra de ratón".

-Hoy os voy a recomendar "Sobre patines".

-El libro va de un ratón que se escapa de un laboratorio

y entonces conoce a una ratona, y esa ratona le acoge a su ratonada

y conoce también a una niña

y se entienden hablando por el ordenador.

Y todos van a rescatar a la familia de Isaías.

-Este libro va de una niña

que quería apuntarse en un casal de patines,

pero su mejor amiga al final va a un casal de ballet

con su peor enemiga.

-Para mí lo más especial es cuando se reúnen todos

para ir a salvar, bueno, a rescatar a la familia de Isaías

en el laboratorio.

-Me ha gustado mucho el libro porque está en un cómic

y está hecho en viñetas con dibujos que están muy bien dibujados.

-Sí, el libro me ha gustado mucho.

Porque tiene muchas aventuras

y el libro te está diciendo de alguna forma

que el trabajo en equipo es muy importante.

-Yo creo que este libro es para toda la gente,

le guste o no le guste patinar.

(Música)

Algo que ocurre en ese pueblo mientras están construyendo el pozo,

algo terrible, provocará que Cem, el protagonista,

a lo largo de los años arrastre un sentimiento de culpa.

Sin embargo, muchas veces el sentimiento de culpa

está muy vinculado con la expiación, pero yo no tengo muy claro

que Cem quiera expiar nada. ¿Cómo lo valora usted?

En comparación con otros escritores, mis amigos, la gente a la que leo,

tengo la sensación de que mis libros

están llenos del sentimiento de culpa.

La razón no quiero ni saberla.

Quizá es materia de psicoanálisis o lo que sea,

quizá escribo estos libros para explorar

ese frágil sentimiento de culpa

que está entrelazado con el de la ira.

La ausencia y la presencia del padre,

la ausencia y la presencia de la madre.

La madre que llora, alguien que llora,

esos son mis personajes.

Me gusta mucho de sus personajes

el hecho de que sean seres imperfectos.

Son personajes que se mueven entre el bien y el mal,

y además usted, tengo la impresión de que intenta

que no sean nada moralizantes. ¿Es así?

Moralizar es lo peor en una novela.

Aunque me gusta la novela francesa, de Diderot a Albert Camus,

que habla de moralidad todo el rato.

Es interesante porque yo siempre he querido

que mis personajes fueran personas morales,

pero cuanto más morales son, más culpa sienten.

Me gusta la contradicción.

El ser humano está hecho de dos ideas, no de una,

sino de dos ideas que siempre chocan.

Y ese choque produce ansiedad, confusión, ira, esperanza.

El tema del padre ausente, que está tan presente en su libro,

y que es un tema muy recurrente en la historia de la literatura,

en general aquí a los escritores que hemos entrevistado

y que lo han abordado, podemos decir que la mayoría

lo abordan desde un punto de vista muy autobiográfico

y son pocos aquellos que son una excepción.

No sé en qué grupo estaría usted.

Como escribí en mi autobiografía, "Estambul, ciudad y recuerdos",

yo también me crié con un padre que a veces estaba y a veces no.

Y eso confundía un poco el centro de mi mente,

pero es una confusión que no está mal

porque también mi país está confuso entre este y oeste,

tradición y modernidad.

Cuando estamos confundidos necesitamos un padre que nos diga:

"Esto está bien y esto está mal. Ve por este camino".

Y así es bueno tener un padre,

pero es malo tener un padre si te aplasta,

si te dice que tomes un camino cuando tú quieres ir por otro.

Este libro trata sobre tener un padre y no tener un padre.

Tener un centro, una idea, una fortaleza y no tenerlas,

estar confundido.

En este sentido, el espíritu del libro es muy autobiográfico.

Hace creo que cuatro años más o menos,

tuvimos la oportunidad de entrevistarle en Bilbao

en un festival literario,

y creo recordar que allí usted ya nos dijo

que todo el tema del Premio Nobel había sido un poco como una carga.

Ha pasado el tiempo.

¿Lo vive ya como algo ya muy pasado

o sigue siendo un poco pesado para usted este tema?

El Premio Nobel es una pequeña carga

porque me convierte en representante y en diplomático de Turquía,

me implica en política.

Pero, por lo demás, me dio muchos lectores

ante los que soy responsable.

Me dio mucha felicidad

y estoy muy contento con mi Premio Nobel.

Se lo recomiendo a todo el mundo.

Ha visto que no le he preguntado por temas políticos,

porque sé que le cansa mucho que los periodistas

le preguntemos sobre Turquía.

Sí, pero está bien que hablemos solo de literatura.

Por desgracia, la situación en mi país es tal

que hay que tener cuidado cuando se anda por ahí,

y es que realmente no es buena.

No hay democracia y tenemos que exigirla más y más,

democracia, libertad.

Tengo que defender a mis amigos encarcelados.

Hay periodistas encarcelados.

No nos cansemos nunca de defenderles haciendo oír nuestra voz

para luchar por la democracia en Turquía.

Aunque estará usted de acuerdo conmigo que, a menudo,

no hay mejor manera para hablar de la realidad política de un país

que a través de la ficción, ¿no?

Sí, al fin y al cabo, el placer de escribir libros

es explicar en ellos la realidad política.

Pero a veces pienso que no lo he hecho bastante

y también tengo que hacerlo en las entrevistas.

Gracias por su comprensión.

(Música)

Yo no sé vosotros, pero en el equipo de "Página 2"

los mitómanos ganan por goleada a los que no lo son.

En cualquier caso, haber podido entrevistar hoy

a todo un Premio Nobel de literatura como Orhan Pamuk,

con un novelón como este, "La mujer del pelo rojo",

¿qué queréis que os diga? Es un auténtico subidón.

(Música)

"Me encantaba que mi jefe me mirara a los ojos con cariño

y me contara esas aterradoras historias edificantes.

Y mientras narraba vívidamente aquellos relatos

sobre aprendices descuidados,

yo percibía cómo en su mente el universo subterráneo,

el mundo de los muertos y las profundidades de la Tierra

se asociaba con partes concretas

del cielo y del infierno fácilmente reconocibles.

Y eso me ponía la piel de gallina".

(Continúa música)

"Según Mahmut Usta, cuanto más nos adentrábamos en la Tierra,

más nos acercábamos al nivel de Dios y de los ángeles,

aunque la brisa fresca que sobraba a medianoche

venía a recordarnos que la bóveda celeste

y las decenas de miles de trémulas estrellas

que colgaban de ella,

se encontraban justo en la dirección contraria".

(Continúa música)

  • Orhan Pamuk

Página Dos - Orhan Pamuk

24 abr 2018

En Página Dos el premio Nobel Orhan Pamuk nos habla de su novela, "La mujer del pelo rojo". Diversos escritores nos explican de qué forma han centrado sus vidas en la literatura. Analizamos la adaptación cinematográfica de "La casa torcida", de Agatha Christie.

ver más sobre "Página Dos - Orhan Pamuk" ver menos sobre "Página Dos - Orhan Pamuk"
Programas completos (405)
Clips

Los últimos 1.432 programas de Página Dos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios