www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5489228
Para todos los públicos Página Dos - Niklas Natt och Dag - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

"'Alguien que se pasa tanto tiempo cavando tumbas como yo

aprende a percibir cosas que se les escapan a los demás.

Puede que los muertos no tengan voz,

pero se comunican de otras formas.

Este de aquí está profundamente enfadado ahora mismo.

Nunca he sentido nada igual'."

# Y si no encuentras fuerzas. #

Estamos en la Librería Paradiso,

que es una institución en esta ciudad,

y este es uno de esos lugares mágicos

donde aquí se producen cosas.

# Seguiré sin ti. # Me dijiste algo así. #

Gijón es una ciudad de contrastes

y uno de esos contrastes es la Semana Negra. Por un lado,

es un lugar, es en diez días, sucede ahí.

Es como una obra de arte contemporáneo.

Vas, no sabes lo que te va a pasar,

te vas a subir a la noria, te vas a tomar pulpo, te vas

a tomar una cerveza, te vas a encontrar con una charla

en que Petros Márkaris está contando la situación en Grecia

delante de su novela o Padura está haciendo lo mismo

o Lorenzo Silva está presentando la última novela.

Eso en medio de una ciudad que lo acoge.

-Gijón yo creo que está muy marcada por la presencia

de Jovellanos. Quiero decir, la figura de Jovellanos preside,

de alguna forma, toda la ciudad y toda la tradición

e incluso los nombres de calles, de sitios,

de establecimientos y demás, está muy presente.

# Después de, después de la tarde. #

Otra figura así, paradigmática, digamos,

totalmente diferente sería la de Corín Tellado, por ejemplo.

Son dos figuras opuestas, pero que, de alguna forma,

sustancian un poco la vida literaria de Gijón.

# Suena el casete # con su voz ronca. #

Es una ciudad en la que han vivido y viven

muchos escritores, algunos porque han nacido aquí,

otros porque se han integrado, como el caso de Luis Sepúlveda,

por ejemplo, es un escritor chileno

que ha hecho de Gijón su casa.

Desde Julián Ayesta

y la novela "Elena o el mar del verano",

que es la novel de Gijón, una novelita muy corta lírica

absolutamente maravillosa,

a autores de todo tipo. Ricardo Menéndez Salmón,

por ejemplo, es uno de los escritores

que la huella de Gijón también aparece en su obra.

-Gijón es una ciudad, siempre lo fue y que lo está manteniendo,

es una ciudad muy activa culturalmente

con buena masa lectora, gente que se preocupa, que va

a las librerías, y después tenemos festivales.

Creo que ahí Gijón es un referente también.

Hace tres años volvió a salir a la calle el libro

con la Feria del Libro de Gijón, la FeLiX.

Es un intento de recuperar una feria que tuvo mucho éxito

en Gijón que había estado parada durante unos años y que se recuperó.

Tenemos que estar muy orgullosos de lo que tenemos,

desde buena salud en cuanto a escritores y escritoras,

buena salud de librerías y buena salud en cuanto a la red

de bibliotecas.

En el ambiente cultural y en el ambiente del libro

creo que Asturias está

en Primera División y rozando la Champions.

-Estamos en lo que era la antigua Universidad Laboral,

el máximo esplendor del nacionalcatolicismo,

del ministro falangista

Girón de Velasco. Era un antiguo centro

de Formación Profesional y hoy es la Laboral Ciudad de la Cultura,

que es como el máximo exponente

de la creatividad cultural contemporánea.

Hoja de Lata nace haciendo de la necesidad virtud,

como decimos siempre. Nace en pleno pico de la crisis, 2011.

Veníamos del mundo del libro,

habíamos sido libreros y quisimos desarrollar

esa editorial independiente que ofrece joyitas y la apuesta

desde el principio fue por ofrecer al lector

títulos inéditos en castellano sorprendentes

que bien estuvieran teniendo éxito en sus países de origen

y no hubieran sido traducidos al castellano

o bien rescate de obras que ya habían sido publicadas

en castellano,

pero que no habían tenido toda la repercusión

que en nuestra opinión merecían.

Niklas, estamos en el Palacio de la Nobleza

en Estocolmo, que es uno de los muchos escenarios

que aparecen en su novela, "1793".

Antes de entrar en el argumento,

¿podemos decir que su novela es una combinación

de novela negra y novela histórica?

Sí, así es, lo cual fue un problema al principio.

Cuando empezamos a hablar con la editorial

sobre su lanzamiento, no teníamos claro si priorizar

una cosa o la otra y finalmente decidimos calificarlo

de novela a secas.

Pero sí, estoy de acuerdo, trato de fusionar ambos géneros.

¿Y podemos confirmar que es la primera entrega

de una trilogía o cabe la posibilidad

de que, ya que está teniendo muchísimo éxito en todo el mundo,

se pudiera alargar esta serie?

No. (RÍE)

Cuando el primer libro fue tan bien como lo hizo aquí,

en Suecia, y hubo la posibilidad de que tuviera una continuación,

me sorprendió muy gratamente.

Para mí, una trilogía funciona como una curva narrativa sostenida

que arranca en el primer libro

y finaliza en el tercero,

pero que, si se prolonga,

puede derivar en una dramaturgia difusa

en la que el siguiente libro es solo más de lo mismo.

Se acaba aquí. Si la alargara, sería por falta de nuevas ideas.

¿Por qué le ha interesado tanto este momento histórico

de Estocolmo y concretamente el año 1793?

Es un periodo en la historia en la que se produce el encuentro

entre dos sociedades diversas.

Tenemos todavía una sociedad feudal con un rey,

con unas diferencias de clase muy marcadas,

pero empiezan a llegar las ideas de la ilustración francesa

que anuncian esa sociedad futura que es la nuestra, lo que provoca

una fricción muy sugerente entre estas dos corrientes.

Y a la vez es un periodo de la historia sueca interesante.

El rey sueco acaba de ser asesinado

y hay un gran temor a que la revolución francesa

acabe por contagiar al resto de Europa.

Es una era fructífera que da para escribir un libro emocionante.

Vamos a hablar del argumento

hasta donde se pueda contar

para no hacer "spoilers",

pero la novela arranca con la aparición

de un cadáver horriblemente mutilado

en un algo de aquí, de Estocolmo,

y se inicia una investigación.

Yo no sé hasta dónde más podría contarnos, Niklas.

Sí, arranca con el hallazgo de un cuerpo.

El crimen es tan terrible que incluso en el violento Estocolmo

se decide que merece ser investigado.

La Jefatura de Policía tiene lo que podría llamarse

un consultor, Cecil Winge, considerado como el único capaz

de resolver el caso.

A pesar de padecer tuberculosis y estar moribundo,

acepta agradecido participar.

Junto al hombre que encontró el cadáver,

un veterano de guerra que ha perdido un brazo en la guerra

entre Suecia y Rusia, comienza a investigar.

La segunda parte consiste en una serie de cartas escritas

por un joven que llega a Estocolmo

para convertirse en cirujano.

Seguimos sus andanzas y aventuras.

La tercera parte está protagonizada

por una chica muy joven.

que, acusada injustamente de prostituirse,

acaba en la cárcel de mujeres en Långholmen.

Y la cuarta parte une estas tres primeras partes.

Hablemos un poco de esta pareja de investigadores,

de Cardell y de Winge,

porque es una pareja realmente peculiar,

un poco como Sherlock y Watson, lo único es que Watson, Cardell,

es un poco más violento.

Hay muchas parejas de esta naturaleza en la literatura,

dan mucho juego.

Se crea una dinámica muy especial

entre estos personajes y no soy ni el primero ni el último

en servirme de ello.

Y sí, desde luego, son equiparables a Sherlock y Watson.

También el Capitán Haddock y Tintín.

Y quizás algo de Astérix y Obélix.

Cada uno representa una cara de la naturaleza humana

y sus diálogos son muy agradecidos,

enriquecen la trama.

"Yo no quiero ser ese hombre

que ve parejas por la calle

y siente ganas de apretar el gatillo.

No quiero. No puedo ser ese hombre herido

por la metralla maldita,

la metralla que salta cada vez que nos encontramos en un bar,

el silencio en el ascensor, las miradas por la calle a lo lejos.

Sé que piensas en mí. Cada vez que nos cruzamos,

un dolor me nace en el estómago,

como si me hubiera impactado una bala perdida. No quiero pensar

en nuestros hijos, en los hijos que nunca tendremos.

No quiero que mis hijos sean mis fantasmas.

Corretean por mi casa cada noche.

Duermen en mi cama. Preguntan:

'¿De quién es esta tierra?'.

'Nuestra', les digo, 'de nadie'".

En un lago de esta isla de Södermalm, en Estocolmo,

es donde empieza todo, donde arrancia "1793" y, de paso,

nuestras recomendaciones literarias.

Y, para cerrar el círculo, lo vamos a hacer con Peter Handke,

el ganador del último Premio Nobel

de Literatura. Ahora acaba de publicar

"La ladrona de frutas". Esta es la odisea de una mujer

que busca a su madre. Estamos ante un viaje iniciático,

un viaje maravilloso, pero, por encima de todo,

un gran viaje literario.

Estamos delante de la iglesia

de Santa María Magdalena y, como se lee en "1793",

alrededor de ella se forjó un barrio que acogió

a personas que huían de las guerras,

de las epidemias y de otras calamidades.

Pues bien, nuestra siguiente recomendación,

"Los cuerpos partidos", de Álex Chico, nos habla

precisamente de emigración, la emigración

de españoles que en la década de los 60

dejaron sus casas para buscarse la vida

y, además, lo cuenta desde la propia experiencia familiar.

Esta es una estupenda historia de mestizaje y desarraigo.

No podíamos abandonar la capital sueca sin mostraros

uno de los lugares más emblemáticos

del libro. Y es que aquí estaba el edificio de la Policía

por el que entraban y salían constantemente

Winge y Cardell. Y es aquí donde os quiero recomendar

el ensayo de Servando Rocha,

un ensayo que gira en torno a la utilización de las máscaras

a lo largo de la historia. Aquí encontraréis un desfile

de chamanes, terroristas, superhéroes

y personajes tan malévolos como los que transitan por "1793".

Estoy trabajando en una novela.

Es la historia de mi vida y mis hermanas.

-Que sea breve y picante

y, si la protagonista es una chica,

asegúrate de que se casa antes del final.

-¡Ah, Jo!

Hoy nos traes todo un clásico.

Sí, hoy te traigo la nueva adaptación de "Mujercitas",

que es una de las pelis que apunta ser

una de las que se colarán en toda la temporada de nominaciones

y de premios y que, en este caso, la adaptación

ha corrido a cargo de Gerwig, que es también actriz y directora

de una peli que también tuvo mucha importancia en su momento,

que fue "Lady Bird".

Yo no sé si pedirte que nos recuerdes el argumento,

porque me da la sensación... Nunca está de más recordarlo.

Vamos allá. Así, muy brevemente,

es una historia ambientada durante la guerra civil americana

y gira en torno a cuatro hermanas que, durante un periodo de tiempo,

pasan de la infancia o de la adolescencia

a la edad adulta.

Debe ser una de las novelas más adaptadas

al cine, ¿no? Sí, tanto al cine

como a la televisión. No sé cuál sería tu favorita.

Hombre, yo recuerdo mucho, claro, la de Liz Taylor.

La de Mervyn LeRoy.

Con June Allyson. Debió ser a finales de los 40,

a principios de los 50. ¿Y tú?

Sí, a mí me gusta mucho esa,

pero también le tengo muchísimo cariño a la de los 90,

que salía Winona Ryder, que para mí es una peli

que recuerdo haber visto mucho y que me emocionaba especialmente.

¿Y has encontrado diferencias?

Para mí, hay dos especialmente significativas.

Una es que, al contrario de las otras adaptaciones

y de la novela, Greta Gerwig

ha decidido no seguir un orden cronológico,

lo que hace

es presentarnos la historia ya avanzada,

es decir, cuando los personajes

ya han crecido un poco, son un poco más adultas

y viven una vida un poco más triste

y desdichada. Y entonces, a través de "flashbacks",

vemos cómo ellas recuerdan un pasado

en el que estaban todas juntas, que era más romántico,

más luminoso y eran más felices.

Otra diferencia importante es que sí que es verdad que siempre

se ha dicho que Jo, que es la protagonista

o la hermana que tiene más peso en la historia,

el "alter ego" de la autora

de "Mujercitas", de Louisa May Alcott.

Aquí directamente prácticamente de explicita

porque ya empieza la película con Jo yendo

a una editor a intentar venderle un texto.

A partir de esta decisión de introducir

esta idea de la escritora y de cómo tiene que lidiar

con figuras como este editor,

lo que hace Greta Gerwig es potencias algo que ya está

en la novela, evidentemente, que es lo difícil que lo tenían

las mujeres de la época para tener protagonismo,

el protagonismo que merecían

y, en el caso de Jo, para poder contar las historias

como ella quisiera.

¿Y te ha gustado? Sí, me ha gustado mucho

porque yo creo que Greta Gerwig hace

una cosa muy interesante, que es, de una forma muy sutil

y muy inteligente, no intentar modernizar el texto,

sino demostrar lo moderno que ya era de por sí.

Y yo creo que lo hace, sobre todo, a través de una escritura prodigiosa

de los personajes y al mismo tiempo también contando

con el aval de un grupo de actrices extraordinarias

que yo creo que le dan una dimensión al texto

que hace que brille con la fuerza

que ya tienen.

-Hay ciertas personas

que son indomables.

¿Dos recomendaciones hoy?

Sí, hoy te traigo una doble recomendación

un poco particular. Mira, te traigo estos libros

que son cuentos infantiles inspirados

un poco en clásicos del cine de entretenimiento.

Ellos ya habían hecho, esta misma colección ya había sacado

"E.T." y "Regreso al futuro" y ahora vienen con "Karate Kid"

y "Solo en casa".

Entonces es curioso porque lo que hacen ellos

es coger estas películas y un poco resumirlas en un libro

y adaptarlas a la edad de los lectores.

Yo creo que es muy útil para los padres

porque a veces a mí, por ejemplo, se me plantea

el dilema este

de "¿tiene la edad suficiente ya para ver esta peli?". Ellos

ya han hecho el trabajo de coger la película,

quitar las partes que no pueden funcionar demasiado

con los niños más pequeños

y adaptarla a su edad.

Y funciona superbién y, aparte, los dibujos son

una preciosidad. Son chulos, es verdad,

Os voy a hablar de un libro que se llama "Pelota".

Hoy os voy a contar que "Los monstruos también lloran".

Este libro se llama "Pelota" porque Kim

tiene una pelota que le regaló su padre

y se escuchan ruidos y quieren investigar

qué hay adentro.

Hay muchos monstruos que tienen sentimientos,

algunos se vengan

y que también tienen sentimientos

y que algunos lloran, algunos se enfadan y algunos

están tristes.

Descubren dentro de la pelota

que había una chica que se llama Rita,

que es una que trabaja en una fábrica de pelotas

y sin querer

dentro de una de ellas.

Por ejemplo, King Kong,

que está muy enfadado y triste porque han secuestrado a su esposa.

En el final, Kim

termina dentro de una pelota.

El libro me ha gustado porque trata de los valores

y también que todos tenemos sentimientos.

¿No tiene usted la impresión de que el lector se va a sorprender

de ese Estocolmo que aparece en su novela,

un Estocolmo muy empobrecido

como consecuencia también de la guerra con Rusia,

un Estocolmo sucio, un Estocolmo violento?

Muchos consideran que el libro es muy desagradable.

Me sorprendió que recibiera este tipo de crítica

tras ser publicado.

Pero me llevó a reflexionar al respecto.

Llegué a la conclusión de que podía achacarse en parte

a las fuentes históricas y en parte a mi propia recreación.

Fui un niño temeroso aficionado

a la literatura de terror para confrontar mis miedos.

Se empieza por temer a los fantasmas

para acabar leyendo textos para lectores más maduros.

Hasta que acabé por dar con "Los desastres de la guerra",

de Francisco de Goya, que me parecen fantásticos

y fueron enorme fuente de inspiración para mí.

Casi coinciden con mi periodo.

Creo que las guerras napoleónicas

son de 1810. Mi novela es algo anterior.

La carga humana de sus grabados

ha sido una gran inspiración.

Hay situaciones descritas en su novela que son durísimas.

Hay algunas escenas

que al lector se le ponen los pelos de punta.

¿Usted dónde se puso el límite a la hora de mostrarlas?

Primero, quiero decir que he tratado de ser

lo más riguroso posible

con la mayoría de las descripciones del libro,

tanto las que atañen a la propia ciudad y sus calles

como las violentas.

Cuando llegué a las escenas de violencia,

pensé que debían ser descritas del modo más detallado

y realista posible.

Es verdad que hay cosas terribles.

Pero, para evitar que la violencia sea

un mero entretenimiento, tiene que describirse para que afecte

al lector. Hay un límite muy claro al final

de la tercera parte de la novela, cuando Anna Stina se ve involucrada

en un acontecimiento

muy desagradable.

Decidí no ir más allá con esa escena porque no me vi

con fuerzas para ponerla por escrito.

¿Tiene usted alguna teoría de por qué

la literatura negra nórdica tiene tanto interés en mostrar

la cara más oscura y cruel de la condición humana?

Es una buena pregunta difícil de responder,

pero podría decirte: "Ya ves qué tiempo hace".

Apenas tenemos ocho horas de luz diarias seguidas

de 16 horas de noche

y eso lleva, quizás, a darle vueltas a ciertas cosas

de las que vosotros, que sois afortunados por vivir

en un país soleado, os libráis.

A excepción de Goya, claro.

Tengo una curiosidad porque, visitando este Palacio

de la Nobleza, he visto un cuadro en una de las salas

que pertenece a un antepasado suyo del siglo XVII

y, además, creo que el escudo de armas de su familia también

está en un lugar de esta sala

y, sin embargo, también hay una parte de la nobleza

que no sale muy bien parada en su novela. ¿Cómo vive todo esto?

Es difícil hacerlo de otro modo

si consideramos cómo era la sociedad de entonces.

Es indudable que es una gran injusticia

que, por tener cierto apellido o nacer en una familia en concreto,

se lograran ciertos cargos.

Mientras que, si eras hijo de un campesino,

ya podías olvidarte de prosperar socialmente.

Mi propia familia fue muy rica hasta el siglo XVII,

cuando un único heredero

pasó a controlar una de las mayores fortunas del reino.

Logró gastársela toda, dejando apenas deudas tras de sí.

Lo cual fue una suerte.

La pobreza en la que se vio sumida la familia

durante los últimos 300 años

nos hizo más inocentes.

Con las lógicas diferencias, aquí, en su novela y en esta época,

encontramos seres humanos

que son lobos, que son depredadores,

pero tienes la impresión de que hoy en día

el mundo tampoco ha cambiado tanto y que siguen existiendo

esos mismos lobos y esos mismo depredadores.

¿Está de acuerdo?

Sí, coincido totalmente.

Cuando empecé a investigar acerca del 1700,

al leer algunos diarios de la época,

me sorprendió descubrir

cuán parecidos somos a la gente de entonces.

como escritor, en un principio, lo consideré como algo positivo,

ya que me ofrecía la posibilidad de proyectar mi vida

y mis experiencias en mis personajes,

sin dejar de ser por ello creíble.

Pero luego, al reflexionar al respecto,

me deprimió constatar que la naturaleza humana

no ha cambiado ni un ápice desde entonces.

Nunca nos habían dedicado un libro de una manera tan solemne

y estaba pensando que en "Página dos" también

podríamos diseñarnos un escudo heráldico,

aunque ya os podéis imaginar lo que aparecería, ¿no? Un libro.

"'A finales de octubre, el frío se abate sobre Estocolmo

con la fuerza de un puñetazo.

Las aguas de la bahía de Riddarfjärden se han congelado.

Christopher Blix está sentado en la orilla de la bahía

bajo la antigua torre que ha albergado tanto a reyes

como a asesinos de reyes

mientras el sol se sumerge en el horizonte

después de su breve camino a través del cielo invernal.

Piensa en las últimas semanas

de verano, antes de que conociera a la chica

y el destino lo llevara a una encrucijada

que nunca podría haber previsto.

En su constante embriaguez, deambulaba por Stadsholmen y buscaba

la muerte como se busca a un viejo amigo.

Su esperanza renacía cada vez que veía una reyerta,

un cuchillo desenvainado con ira

o una carga pesada balanceándose sobre el muelle

y amenazando con caer. Pero la muerte lo eludía siempre'."

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Niklas Natt och Dag

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Página Dos - Niklas Natt och Dag

21 ene 2020

En Página Dos viajamos a Suecia para saber cómo era Estocolmo en "1793", título de la novela de Niklas Natt och Dag. Seguidamente, nos trasladamos a Gijón para conocer de cerca su oferta cultural. Juan Domingo Aguilar recita un poema propio. Y analizamos la nueva versión de "Mujercitas".

ver más sobre "Página Dos - Niklas Natt och Dag " ver menos sobre "Página Dos - Niklas Natt och Dag "
Programas completos (479)
Clips

Los últimos 1.725 programas de Página Dos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios