www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4399639
Para todos los públicos Página Dos - Marta Rebón - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

(Música)

Marta, ¿sería acertado decir que tu libro, "La ciudad líquida",

es, vamos a decir, un viaje literario

con y a través de los libros?

Porque viajes y literatura van de la mano.

Pues sí.

Es justamente lo que quería plasmar, ¿no?

La literatura como tema, pero no solo los libros,

sino también las personas que lo leen,

qué se moviliza cuando leemos un libro.

Es un viaje que no se termina cuando giras la última página del libro,

si no que, si tienes curiosidad y vas a perseguir

los espacios donde creó el escritor su obra y tal,

siempre es un viaje que nos se para nunca.

¿Es tu primer libro? Sí, este es mi primer libro.

¿Y por qué Un libro de estas características?

Porque es de difícil clasificación.

Generalmente, mucha gente apuesta por una novela.

De entrada.

Y además tú eres muy conocido como traductora de ruso.

Pues la novela la estoy escribiendo ahora

y la verdad es que este libro surge de la necesidad un poco

de ordenar lecturas, traducciones, viajes,

porque incluso a mí misma, mientras me movía por el mapa

e iba de aquí para allá, desde fuera me parecía muy desordenado, ¿no?

A mí me ha servido para poner en orden,

darme cuenta de que al final hay una coherencia, yo creo.

Todo está hermanado, un poco, por unos temas que subyacen

y, luego, de compartir mi mapa de afinidades con los demás,

con quien quiera acercarse y acercarse a mis viajes.

Aquí nos cuentas tus experiencias lectoras,

tus experiencias como conocida traductora,

tus experiencias viajeras, y la sensación es que leyendo el libro

todas esas experiencias son indisociables,

es decir, no se pueden separar, están todas entremezcladas.

Me alegro mucho que lo digas porque yo creo,

esa es la sensación que yo tuve al escribirlo, ¿no?

Como te decía, antes, previamente, me parecía que todo estaba en desorden

y cuando lo puse por escrito, me di cuenta que además

los escritores que me gustaban,

pues también muchos habían sido viajeros,

habían sido traductores,

y que había un nexo común entre todas estas historias.

Escribes en tu libro: "Sentimos la necesidad de pasear

por las mismas calles que recorrieron

los artistas que admiramos, sentarnos a su mesa". Etc, etc.

Este libro también es consecuencia de eso,

no sé si hay todo un componente mitómano.

Sí.

Me lo han preguntado esto de la mitomanía

y al principio decía: "Sí, debe ser que sí".

Pero lo he estado pensando y la verdad

es que no estoy muy segura de que sea mitomanía,

porque no soy forofa de cosas así como muy extrañas.

Lo que es sí que creo es que hay una curiosidad,

una curiosidad como cuando lees creas un mapa que es totalmente imaginario

y cuando te trasladas al lugar,

me interesa muchísimo hacer ese experimento,

de contraponer el mapa imaginario con el real, ¿no?

Por tu parte, que eres traductora de muchos escritores

y concretamente, sobre todo de escritores rusos,

¿hay algún interés por, no voy a decir reproducir sus viajes,

pero sí llevar un tipo de vida similar

a aquellos escritores, lo mejor del siglo XIX

o de la primera mitad del siglo XX,

que eran escritores que se movían mucho?

La verdad es que eso no fue algo decidido,

pero mientras estudiaba, indudablemente,

si estudias lenguas, tienes que moverte, trasladarte.

Yo me fui a vivir a San Petersburgo varios meses para aprender ruso

y un poco le coges el gusto a esto.

Antes también había estado en Italia, lo explicó en el libro,

con una beca Erasmus.

Te vuelves un poco adicto a esa sensación

de sentirte en tierra extraña, porque además, tu conciencia de la lengua

se enriquece muchísimo también. Cuando estás rodeado...

Sobre todo, esto te pasa en países que no dominas la lengua.

Yo, por ejemplo, que ahora ha vivido en Tánger,

no sé árabe, no sé dariya, pero el hecho de estar

todo el día rodeada de esa lengua extraña para mí

y me hacía tomar como más conciencia

y sentirme más a gusto como refugio que en la lengua propia, ¿no?

-Tranquilo. -¡Acción!

-¿Cuál frase? ¿Cuál frase es?

-Yo no le he pegado, no es verdad, es mentira.

Yo no le he pegado, no, oh, Lamarck.

Creo que estás muy contenta con la adaptación de hoy.

Sí, sí porque me gusta mucho la película,

que es "The Disaster Artist",

que es la nueva película como director de James Franco,

porque es una comedia, que es un género

que tampoco sacamos mucho en este apartado

y también porque es en torno al rodaje de una película

que a mí me fascina, que es "The Room".

"The Room" es una película de espada considerada

como la peor película de la historia del cine.

Para mí, de una forma totalmente injusta,

y al mismo tiempo yo creo que es una película fundamental

para entender el cine de culto y clave,

probablemente es la película de culto más importante del siglo XXI.

¿Qué es lo que hace James Franco?

Lo que hace la película es, por un lado,

trazar un perfil del director protagonista de "The Room",

que es Tommy Wiseau, que es un personaje muy peculiar,

en torno al que hay todo tipo de leyendas.

No se sabe exactamente de dónde sale,

no se sabe muy bien de dónde sacó el dinero

para financiar la película que la autoprodujo él.

Por un lado hace esto, y por otro lado, lo que hace

es reconstruir el propio rodaje de "The Room".

(TODOS) Yo no le he pegado, no. Oh, Lamarck.

-Toma 67.

Por cierto, es la adaptación de un libro

que no se ha editado en España.

No, y a ver si alguien se anima a publicarlo,

porque es un libro muy, muy divertido. Está muy bien.

Es "The Disaster Artist, my life inside the room",

que es un libro escrito por uno de los actores de la película,

por Greg Sestero, en el que explica, por un lado,

cómo conoció a Tommy Wiseau, el director de "The Room",

cómo se hicieron amigos, y, por otro lado,

va reconstruyendo un poco todo el proceso de rodaje de "The Room".

¿Hay diferencias? Sí.

Yo creo que lo que ha hecho James Franco

y los guionistas de la película es una selección.

Han cogido del libro las anécdotas, a los datos en torno a Wiseau,

a su amistad con Greg Sestero que más le interesaban

y ha cogido también cosas de otros sitios.

A partir de ahí, ha armado su propia versión un poco de los hechos.

Yo tengo un poco la sensación de que ha prescindido

de las anécdotas un poco más oscuras, de las cosas más turbias

y ha preferido hacer una versión un poco más amable

y no por eso menos mordaz de la historia

tanto de la gestación de "The Room" como de esta vida

de alguien que intenta tirar adelante un proyecto

en un entorno que no siempre es igual de simpático para todo el mundo.

¿Te ha gustado? Mucho.

Me parece una maravilla de película, me parece que es una peli,

aparte de ser muy divertida, hace un homenaje muy bonito a esta gente

que, a pesar de tener todas las cosas en su contra,

todos los factores en contra, lucha por un sueño,

en este caso, hacer una película y lo lleva a las máximas consecuencias.

-Yo no le he pegado, no es verdad, es mentira.

No le he pegado, no.

Oh, Lamarck.

-¡Sí!

Viendo la portada del libro, ya me haces feliz,

porque recuerdo esta película de una manera muy especial

cuando la vi siendo adolescente. En el cine, ¿no?

La descubriste en el cine en pantalla enorme.

Es una película buenísima. Extraordinaria.

Pues te traigo

"Encuentros en la tercera fase: La historia visual definitiva",

que es un libro que ha escrito Michael Klastorin,

que es un periodista y publicista,

que de él ya sacamos un libro parecido,

que era un libro sobre "Regreso al futuro",

y es de estos libros que hacen, rinden un homenaje,

en este caso por el aniversario de la película,

a toda la gestación de la película.

Es el típico libro que reconstruye un poco

cómo fue el rodaje de la película con muchísimo material gráfico,

fotografías de rodaje, arte conceptual,

todo tipo de postres, todo tipo de afiches,

storyboards de la peli, es decir, muchísimo material gráfico.

(Música)

(Aplausos)

(Música)

(LEE) "Rostro salmódico invierte palabras en vasos,

en mi memoria te me pareces.

Rostro que se reconoce en asterisco, estrellas comunes,

palabras vasos, una ciudad que emite el ciclo de las luciérnagas,

que se explora entre lo que falta por construir, resurrección.

No era intangibilidad, la carencia no nos obliga a poseer,

pero sí a su pensamiento.

Rostro salmódico dime, háblame pues,

pero recuerda no abrir, no articular, más bien construir desde la frente.

La voluntad se suda, se seca en un tejido,

se adhiere a la materia, permanece ajena, hacia.

Rostro que se reconoce fuera del rostro,

como los árboles son del bosque, son porque no necesitan ser".

(Música)

(Canción en inglés)

Leyendo tu currículum profesional, queda claro enseguida

que el tema de los escritores rusos

te interesa de una manera muy especial.

Eres una de las traductoras más importantes del país.

¿Qué tienen los escritores rusos que te fascinan tanto?

Bueno, la literatura rusa yo creo que a cualquiera

que sea lector de literatura encuentra rápidamente

componentes en la literatura rusa que te hacen engancharte,

ese tipo de literatura.

Son personajes que perduran,

normalmente hay un componente filosófico muy marcado,

son novelas de ideas y, por ejemplo, en este libro hay un capítulo

que se llama "Hotel Dostoievski".

Precisamente me fijo en eso, cómo un escritor como Dostoievski

se ha convertido en el motor literario de ese siglo XIX,

pero que luego ha traspasado todas las fronteras inimaginables.

Hay mucha literatura rusa aquí y, entre otras cosas,

confirmamos algo que ya sabíamos,

que es esa relación que también existe

entre cierta literatura rusa y la clandestinidad.

Pienso en Sofía Petrovna, pienso en Vasili Grossman,

creo que tú eres la traductora de ese libro,

o "Doctor Zhivago", de Borís Pasternak.

Es decir, hay una vinculación muy especial.

Y además has citado, los tres autores que has citado

son escritores que no se exiliaron,

pero que vivieron un exilio interior muy marcado.

Como vivían en una sociedad represiva,

donde no podían expresarse libremente,

pienso ahora en Pasternak, él lo que hizo

de recluirse en Peredélkino,

que es una colonia de escritores a las afueras de Moscú,

y allí creó "Doctor Zhivago"

mientras traducía obras de Goethe o de Shakespeare.

Me interesa mucho también ese exilio interior.

Tu faceta como traductora está presente en el libro

y no puedo evitar preguntarte si consideras que la traducción

todavía sigue estando muy maltratada en el sector editorial. ¿Es así?

Sí, y, bueno, me sabe mal,

porque al final siempre aprovechamos estos momentos

para hacer un poco, lanzar un alegato,

pero es cierto.

Realmente, yo creo que los traductores

siguen siendo figuras muy invisibles y que no se les da,

no tienen, no sé, en festivales de literatura,

yo creo que siempre podría haber un espacio más para traductores,

que expliquen.

Porque al final, ¿el traductor quién es?

El traductor es el que pasa el mensaje de una orilla a otra.

Y si podemos leer y hablar con una persona de otra nacionalidad

y tener referentes culturales en común,

es gracias a que ha habido un traductor.

A mí me parece indispensable la figura del traductor

y siempre que pueda...

Y, para mí, este libro es un homenaje.

No estamos en esta Fundación Miralles porque sí,

si no porque las ciudades, como decíamos al principio,

las calles, los edificios, la arquitectura,

son casi tan importante como los libros en tu libro.

Sí, hombre, además es que en mi caso he tenido relaciones muy fuertes

con dos ciudades donde la literatura es muy importante.

Una de San Petersburgo y la otra es Tánger.

San Petersburgo es una ciudad superliteraria.

Desde que Pushkin acertara con su poema de "Jinete de bronce"

hablar de esa urbe fantasmagórica con las inundaciones que tiene y tal,

ha sido como un tema que se ha ido recogiendo

y se ha ido elaborando a lo largo de los siglos.

Tánger, por el contrario, es una ciudad que, extrañamente,

porque Paul Boss decidió irse a vivir allí,

se convirtió en una especie de meca para escritores experimentales.

Allí estaba Burroughs, allí se compuso "El almuerzo desnudo",

y, bueno, realmente la ciudad y la literatura,

la relación que tienen entre sí es un tema que me apasiona.

-Fue el primero en bajar de la cama.

(Música)

"El día de Pentecostés del año en que Margery cumplió los 21,

llovió a cántaros sobre la catedral de Kingsbridge.

Enormes goterones reputaban contra el tejado de pizarra".

Cuando vino la propuesta para hacer audiolibros con mis trabajos,

en algún momento hubo muchas empresas entrando a hacerlo

y escogimos la que tenía más interés en el trabajo,

la que iba a producir más libros,

y yo pregunté si podía leer uno de los libros porque...

Es casi perverso,

pero le estás contando la historia al oído a tu lector.

(LEE) "Subió unas escaleras y cruzó el patio interior

de una vieja quinta hasta la siguiente salida".

(Música)

"Es muy posible que los fantasmas, si es que aún existen,

tengan por criterio contravenir los deseos

de los inquilinos mortales..."

Hubo un intento en los años 90 por lanzar el audiolibro,

yo creo que impulsado también de que se veía

que en otros mercados esto funcionaba.

Yo creo que el canal en ese momento no sabía cómo posicionar

ese producto, no sabía cómo venderlo y fue un fracaso total.

¿Ahora qué sucede con el digital?

Todos tenemos un móvil y en tu móvil puedes escuchar

un audiolibro, entonces, amplías muchísimo el abanico.

Y, por otro lado, ya has escuchado audio con tu dispositivo,

o sea, esa barrera ya la rompiste, ya has escuchado cosas,

ya has usado tu dispositivo para escuchar cosas

mientras haces otras cosas.

Entonces, realmente es mucho más fácil

y será mucho más fácil la adopción ahora.

-Lo interesante de Storytel es que podemos acceder al catálogo

directamente con una aplicación.

Lo que podemos encontrar son todos los títulos

de una manera muy visual.

Tenemos rápidamente acceso a todos los títulos,

podemos seleccionar uno de ellos, podemos guardarlo en la biblioteca

y en ese momento lo que hacemos es que ya lo tenemos listo

para reproducir. Además, lo podemos escuchar offline.

Directamente accedemos a él y ya podemos escucharlo.

"Ahí va la pobre, a romperse en él,

lo mismo que se rompe una ola en las rocas.

Un poco de espuma..."

(Música)

"¿Ni siquiera se toma la molestia de abrirle la puerta?"

Para poder lograr buena calidad en un audiolibro tenemos que contar

con un buen actor que sea capaz de pasar por diferentes personajes,

mantener estos personajes, porque es superimportante

para el audiolector poder reconocer los personajes,

principales sobre todo, que surgen en una novela.

-"Johansen se incorporó, pero no hizo ningún movimiento más

hacia el mundo inclemente

que se extendía más allá de sus mantas.

Cuando un sueño agradable..."

-Tanto el director como el actor,

tienen que reconocer en cada momento quién habla, cómo habla,

cómo se siente, y cada vez que aparece este personaje,

recuperar esa emoción, esa actitud, esa característica

de la personalidad de los personajes.

Y, además, reconocer desde quién está hablando el narrador,

porque es diferente primera persona a tercera persona.

O sea, es tener muy claro por dónde pasa la novela.

-Lo que haces es distanciarte mucho para ser capaz

de explicar la historia y de narrarla de manera

que no interfieras como lector en el oyente.

El oyente ha de escuchar la historia como si la estuviese leyendo él,

y esa maravilla de que es leer un libro

y dejar volar la imaginación.

-El precio del audiolibro lo marca el editor.

Tiene que ver mucho con la duración del audiolibro.

Tenemos audiolibros de 30 horas, audiolibros de 10 horas,

pero, bueno, estamos hablando que de nuestro catálogo

el precio medio está en unos 15,95,

y ese precio va variando según lo que estemos produciendo.

Por ejemplo, este año que sacamos muchos Ken Follett,

que son libros muy extensos,

pues, evidentemente, el precio medio subió.

-Ahora en este momento lo que quiere la gente

es tener una tarifa plana, como hace con Spotify,

como hace con Netflix, etc.

Hace 10 o 15 años, en el año 2000, la gente quería ventas unitarias

y no quería atender a esto.

-Yo creo que entre los más jóvenes es mucho más posible

que se acerque gente a los audiolibros,

aunque no haya leído los libros, y que, de hecho,

entre a los libros de papel por los audiolibros.

Hay un sesgo claro entre los millennials y los de arriba

que tiene que ver con su familiaridad con la tecnología.

Creo que un lector de 70 años nunca creció considerando

que esto sería natural, siempre asocia las historias al papel

y, entonces, más bien se acercará al audiolibro después del papel.

(Música)

La obra de Marta Rebón es un viaje a través de los libros,

libros como los que podemos encontrar

en esta fantástica biblioteca.

Por ejemplo, "La ciudad blanca",

una historia que arranca con una mujer

que está desnuda frente a un espejo viendo los estragos

que la maternidad ha hecho en su cuerpo,

pero ella no solo ha cambiado por fuera, también por dentro,

ya que la ha abandonado su marido, y, además,

deberá enfrentarse a unos retos peligrosos,

y es que olvidé deciros que tiene aires de thriller.

(Canción en inglés)

"Reino de fieras" también es un thriller

y también tiene una madre como principal protagonista.

La acción se sitúa en un zoo donde un hombre armado

amenaza la vida de un niño de cuatro años,

así que la madre no tendrá más remedio que defenderlo.

Esta historia es un thriller hipnótico, trepidante,

que reflexiona sobre la ferocidad del amor materno.

(Continúa música)

Por la obra de Marta Rebón desfilan grandísimas escritoras,

como Marina Tsvetáyeva o Jane Bowles.

Por el cómic que ahora os voy a recomendar

también desfilan grandísimas mujeres,

aunque no se dedican a la literatura.

Son las abuelas de la autora, se llaman Herminia y Maruja,

una está obsesionada con la cocina

y a la otra le gusta llevar una vida bohemia.

Es una historia deliciosa.

(Continúa música)

(Música)

Hoy os voy a recomendar "Las tres pequeñas lechuzas".

Hoy os voy a recomendar "Los lobo-zombis son geniales".

El libro va de tres pequeñas lechuzas

que se dicen Iria, Antón y Mara.

Mara es la más pequeña, Antón es la mediana

e Iria la más grande.

Se despiertan un día y no ven a su madre

y piensan lo que le ha pasado.

El libro va de que Tom y su pandilla,

que se llama Lobo-zombis,

quieren llegar a ser el grupo de música mejor del mundo.

Y al final se ponen cada una en una rama

y desean que venga su madre y su madre viene.

El protagonista del libro es Tom Gates

y es un poco despistado y cuando a veces le dicen:

"Haz estos deberes para clase",

los copia de otra persona, de Amy,

que es su amiga.

La parte que más me ha gustado es cuando salía la madre

y que ocupaba las dos páginas y estaba muy bien dibujada.

Me ha gustado mucho porque tiene muchos dibujos

y es muy divertido y es como un cómic

porque no tiene mucha letra y hace mucha gracia.

(Continúa música)

(Música)

(Canción en inglés)

Hay mucho de ti en el libro,

además, narrado de una manera directa.

¿Cómo te has manejado con el tema del pudor?

Pues yo la verdad es que tengo mucho pudor

y he creado una primera persona yo creo que muy sutil.

Explico, es verdad que hay un par de cosas que,...

no sé, las he lanzado ahí en el libro,

pero de una manera sutil,

no he querido hacer una autoficción o algo de poner ahí por escrito

todos mis demonios o algo así, ¿no?

He intentado que haya mi yo porque es lo que lo distingue

de un libro de literatura de teoría literaria o de viajes,

que haya un yo íntimo que vaya modulando un poco los temas

y que cree ese nexo de unión.

Aprovechando este libro,

¿una ciudad para visitar sí o sí de las que has estado tú?

Yo San Petersburgo y Tánger, son mis dos ciudades predilectas.

Yo las recomiendo a cualquiera...

San Petersburgo... son muy diferentes,

porque San Petersburgo es una ciudad con 300 años solo de historia

y Tánger es una ciudad... milenaria, ¿no?

¿Y un par de libros de la literatura rusa

de lectura obligada?

Bueno, eso ya es más difícil. Eso es más complicado.

Es más complicado.

A ver, yo recomendaría "La muerte de Iván Ilich"

porque es un libro, es corto,

para ser Tolstoi es una buena manera de entrar en él y...

Decía Steiner, creo, si no me equivoco,

que más que una pequeña novelita

es un poema de reconciliación con la muerte.

Y yo creo que los libros que siempre nos dan

un toque de atención de decir: "Ey, cuidado, que tú eres mortal",

siempre van muy bien.

Quizás mejor para gente a partir de los 30, ¿no?

Y otro sería, sin duda, "Vida y destino" de Vasili Grossman,

aunque entiendo que por las dimensiones

igual no es para todo el mundo, y ya, por último,

si no entonces diría... Tres está bien.

Diría "La maleta" de Sergei Dovlatov, un libro más actual, moderno,

con un lenguaje socarrón y muy divertido.

Lanzas una pregunta en tu libro que tiene que ver con el hecho

de que como no podemos leer muchos libros

a lo largo de nuestra vida, debemos escoger

entre aquellos libros que un poco confirman nuestras creencias

o aquellos que nos tambalean, que nos remueven por dentro.

Kafka apostaba por lo segundo, imagino que tú también.

Sí, desde luego que hay que buscar libros

que nos incomoden y que nos sacudan porque si lees solo para confirmar:

"Ah, mira, tengo razón o..."

Lo mismo con los viajes,

yo propondría que no nos quedáramos solo con Nueva York, Londres, París,

porque a veces... Tánger, por ejemplo, está aquí al lado

e igual poca gente la conoce y vale la pena, ¿no?

Un poco con los libros es lo mismo, atrévete.

Siempre es bueno guiarse por algún consejo de un amigo,

de gente que sepa, pero si alguien te dice:

"Vale la pena leer este libro", aunque al principio no te convenza,

dale una oportunidad, es lo que diría.

Este es un libro perfecto el tuyo para lectores en general,

y en particular para letraheridos, para mitómanos,

para turistas culturales también, por todo lo que tiene de viaje.

Yo creo que una buena manera de finalizar la entrevista

es con una frase que aparece aquí en tu libro y dice:

"Cuando leemos un texto literario perspicaz y seductor

el mundo se vuelve más habitable".

Yo creo que es algo que podríamos compartir, ¿no?

Pues sí.

La verdad es que la lectura es refugio

y motivo de inspiración, de viaje, de pasión,

y yo creo que vale la pena acabar con esa frase, está muy bien.

(Música)

Viajamos de 1000 maneras, mira que hay medios de transporte,

lo hacemos solos, en compañía, con mapas o mediante el GPS,

pero para mí hay una manera de hacerlo

con la que casi nunca fallas, es con y a través de los libros.

(Música)

"Empecé a pasar algún verano que otro en la ciudad

más premeditada del mundo, cuando aún eran muy visibles

la hecatombe económica y la profunda herida emocional causadas

por la disolución de la Unión Soviética.

La ciudad, en lugar de emerger de las aguas,

parecía un barco a la deriva a punto de hundirse en el Nevá.

Arrojados al capitalismo sin un manual de instrucciones,

quienes un día fueron leningradenses,

parecían cautivos en una jaula dorada hecha de una profusión

de fachadas barrocas, neoclásicas, modernistas y estilo imperio.

En suma, un exuberante catálogo de arte occidental

que raya en la impudicia.

(Canción en árabe)

Es tal la amalgama de ciudades del mundo contenidas

en la urbe del lejano norte,

que cualquier extranjero al pasear por sus calles

siente una inquietante familiaridad".

(Continúa música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Marta Rebón

Página Dos - Marta Rebón

02 ene 2018

Página Dos empieza el nuevo año con la prestigiosa traductora de autores rusos Marta Rebón. Almudena Vega nos recitará uno de sus poemas y conoceremos mejor el mundo de los audiolibros. Nuestra crítica de cine de cabecera, Desirée de Fez, nos hablará de la adaptación de The Disaster Artist.

ver más sobre "Página Dos - Marta Rebón" ver menos sobre "Página Dos - Marta Rebón"
Programas completos (418)
Clips

Los últimos 1.498 programas de Página Dos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios