www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4435144
Para todos los públicos Página Dos - Marina Garcés - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

(Tráfico)

(Música suspense)

(Risas malévolas)

(Canción en inglés)

Marina, son 75 páginas de reflexión filosófica,

divulgativa y exigente a la vez.

¿Qué buscas con "Nueva ilustración radical"?

Pues con este ensayo breve lo que he buscado es precisamente,

bajo la forma de un manifiesto, de un panfleto,

porque tiene este carácter muy declarativo,

pues hacer una declaración de un compromiso con el saber,

con el conocimiento, no por sí mismos,

sino por la capacidad que tienen de darnos herramientas

para la emancipación.

Tocas muchos temas, no podemos hablar de todos,

pero sí de algunos.

Por ejemplo, de esta cuestión que tiene que ver un poco

con el apocalipsis en el que nos encontramos,

porque no se habla tanto de regresión como de extinción.

¿No hay futuro?

Es uno de los temas clave que toco en el texto,

esta idea de que el futuro no se ha quedado atrás, ¿no?

Es como si lo hubiéramos dejado en un pasado

y estuviéramos en el tiempo después del futuro.

¿Qué quiere decir eso?

No que no tengamos tiempo por delante,

sino que el tiempo en el que vivimos hoy

no se guía por una idea de futuro.

Por una idea de progreso, por ejemplo, de prosperidad,

de crecimiento.

Son principios ligados a la economía, al desarrollo tecnológico,

al desarrollo científico,

que hoy no nos guían hacia una idea de futuro mejor.

¿Qué pasa entonces? ¿Cómo nos relacionamos con el tiempo?

Yo le llamo condición póstuma porque es esa vida que viene después

de ya haber dejado la muerte, digamos, de una civilización atrás,

o de eso que habíamos entendido por civilización.

Y además con la sensación de que lo que prima

es hacer sostenible el sistema,

como si nos diera miedo probar otros.

Yo no sé si un poco el propio sistema hace que, precisamente,

no nos arriesguemos más,

como si el espíritu revolucionario hubiera desaparecido.

Sí, vivimos a la defensiva, yo creo que como individuos

y como sociedades.

La cuestión es en esta amenaza apocalíptica global,

que no es una cosa, digamos, abstracta,

si pensamos en la ecología,

en la energía, el medio ambiente, la estabilidad económica.

Todas son realidades que nos ponen en situación,

digamos, de tendencia catastrófica. Sí.

Entonces, ¿la reacción cuál es?

Vivir a la defensiva, proteger lo mío,

o sea, lo mío personal, lo nuestro como colectividades

o los privilegios de unos contra otros.

Por todo ello tú en el fondo también reivindicas la insumisión,

lo que pasa que dices

que la insumisión está muy desperdigada.

Llama la atención que ocurra en un mundo tan globalizado

y tan interconectado, ¿no? Que esté todo tan desperdigado.

Sí, porque en estas dinámicas, digamos, reaccionarias,

antiilustradas en este sentido, también, digamos, la apertura,

la pregunta por eso que no sabemos acerca de los otros, de los demás,

de otras culturas, de otros modos de vida por hacer, por crear,

asusta aún más, ¿no?

El miedo domina todo aquello acerca de lo que no sabemos qué es

o cómo podría ser.

Y ahí, obviamente, se pierde todo el espíritu,

digamos, contestatario y a la vez creativo

de nuevas formas de vida.

La impresión que tengo también, Marina,

es que el sistema se lo come todo.

Antes hablábamos de si había o no había futuro.

Recuerdo, por ejemplo, el movimiento punk a finales de los 70.

A los pocos meses el sistema ya tenía merchandising,

ya había generado un negocio

alrededor de aquel movimiento revolucionario.

Y la sensación siempre

es que el sistema está ahí, observando, y lo hace suyo.

Esta es una gran capacidad que tiene, sobre todo,

un sistema complejo como el del capitalismo global

que no necesita marcar fronteras claras

entre lo propio y lo ajeno.

Se lo puede comer todo mientras funcione dentro del sistema

del espectáculo y de la mercancía.

Pero eso no quiere decir que lo pueda acoger todo

y que pueda dar una vida vivible a todos.

Y este es el límite del sistema actual

y creo que es donde podemos ir a encontrar, precisamente,

los lugares desde donde esa insumisión,

ese pensar de otra manera,

ese vivir de otra manera se puede empezar realmente

a defender y a luchar por ello.

Se me hace curioso saber en la portada.

-Sí. -¿Qué tiene el libro de Paco?

-Sí, el libro de Paco tiene unas gafas

y detrás de las gafas se ve un dibujo infantil,

muy infantil, una montaña con unos árboles

y una casa al lado, todo pegado.

-La motivación que me impulsó a apuntarme

como voluntaria de lectura en voz alta

era que tenía más tiempo libre y, entonces, cuando supe

que la biblioteca de la Sagrada Familia

había organizado un voluntariado que se dirigía

a personas que no podían leer por algún motivo

o que no tenían la destreza necesaria,

en el caso de los niños, o que no veían,

o que tienen dificultades de lectura, pues me pareció muy interesante

ofrecerle a alguien un servicio que para mí no es ninguna carga

en absoluto, sino que es una cosa que me gusta hacer, leer.

-Bueno, yo ya hace años que me llamaba el hecho

de poder ayudar a los demás mediante un voluntariado,

pero no me acababa de decidir.

Si yo me sentiría bien haciéndolo, ¿no?

Porque hay algunos voluntariados que son duros, ¿no?

Y en el servicio que estoy haciendo de lectura en el centro de día

de pacientes con Alzheimer, la verdad que estoy muy sorprendida

porque me está siendo muy gratificante.

-Y vínculo relacional...

(LEE) -"Cerebro y vínculo afectivo.

Apuntes para la neurobiología relacional".

-¿Qué subapartado tenemos?

"Yo soy ciega, pero la ceguera me ha venido de adulta, ¿no?

Con lo cual yo he estudiado con vista,

yo he ido a la biblioteca mucho, es un espacio en silencio.

Y, claro, cuando me dijeron:

'¿Quieres que te lean en la biblioteca?'

Pensé: '¿Esto se hace?'

Y me dijeron: 'Sí, porque tenemos un grupo de personas voluntarios'.

Y digo: 'Ah, pues vamos a probarlo, ¿no?'"

Yo puedo leer de diferentes maneras, pero directamente de los libros no,

y a veces me llegan libros nuevos o me interesa un artículo

que es difícil de escanear o...

Y entonces vine y, claro, me encontré con Carme

y ya pues... ya no pude elegir,

ya sí o sí quería venir a la biblioteca, ¿no?

-En este programa lo que hacemos es que un voluntario,

cada voluntario está con un niño. -Está bien.

-Y le ayuda a leer.

El niño lee en voz alta y el voluntario, digamos,

tiene que acompañarlo.

"La idea es que la biblioteca pueda salir fuera

de los muros de la biblioteca.

Nosotros hace nueve años que trabajamos con voluntarios

y es la parte humana de la biblioteca".

Poder ayudar a la gente,

cada vez hay más gente que quiere ayudar desinteresadamente

a las personas, y en este caso son voluntarios que buscan

poder ofrecer su tiempo para ayudar.

Nosotros les ofrecemos relacionado con la lectura,

que es lo nuestro.

(Música)

Hola, buenas tardes.

(LEE) "Está claro que lo que realmente nos fastidia

cuando somos niños no es que nos traigan carbón,

lo que nos fastidia es que solo nos traigan carbón".

-Somos un centro de día terapéutico.

Todas las personas que están aquí son personas que tienen

un diagnóstico de Alzheimer o algún tipo de demencia.

Yo creo que la lectura de Rosa en ellos les hace recordar.

Hay cosas que nosotras les leemos y no sabíamos

si ellos nos aportan un poco más de información.

Entonces, es también darles ese protagonismo de:

"Yo hice, yo sé que esto pasó, pues allí también se hacía esto".

Entonces, es esa parte activa, que no es un taller como lineal

donde viene una persona, me lee, acaba la lectura y se va.

-Es que yo me suelo salir mejor de lo que entro, ¿no?

Bueno, es el contacto con ellos,

y a medida que los vas conociendo, pues no sé,

se va haciendo con un cariño y que agradecen

y que, sobre todo, también cuando entro,

cuando entro soy la profesora, que me llaman,

pues me siento bienvenida.

(Continúa música)

Para mí que alguien no pueda leer por algún motivo,

porque no conoce la lengua,

y le obligan en la escuela a aprender una lengua

y a leer y eso, o como ella, que no puede leer directamente,

es un palo, es una cosa muy difícil de superar.

Entonces, para mí que alguien te pueda leer en un momento dado

es importantísimo.

Yo siempre pienso que algún día a lo mejor necesitaré

a alguien que me lea.

Entonces, para mí esto,... en fin, es básico.

(Música)

El último de Joyce Carol Oates,

"El libro de los mártires americanos".

Un gran tomo. La autora me gusta muchísimo.

No he leído "La divina comedia" de Dante.

Porque... me parece muy duro, muy duro,

no me he atrevido. Eso del infierno me da miedo.

"El gran Gatsby" de Scott Fitzgerald.

Mucha sofisticación, muchos felices 20,

pero me pega un poco en insustancial, qué te voy a decir.

"El hombre sin atributos", de Musil, que son cuatro tomos.

Leí el primero, me quedé a mitad del segundo

y me di cuenta de que no iba a ir más allá.

Tengo libro, "Mi querido asesino en serie",

de la... saga de Petra Delicado, el que hace el número 10.

Y, bueno, como su nombre indica, Petra y Garzón tienen que enfrentarse

a un asesino en serie... peculiar, sin más.

(Música)

(Canción en catalán)

Con la política también hemos topado en este libro.

¿Hemos delegado demasiado en nuestros dirigentes?

¿La ciudadanía debería participar más, ser más proactiva?

Sí, ha habido todo un sistema de la delegación,

de la delegación de la decisión, no tanto de la delegación de tareas.

En una sociedad compleja tenemos que delegar muchas tareas

los unos en los otros, y eso desde la división del trabajo

hasta las tareas políticas en sí mismas,

pero otra cosa es delegar la decisión colectiva

acerca de cómo queremos vivir. Y este es el corazón de la política.

Después la política se traducirá en muchas cositas concretas

que hay que hacer, pues quienes lo sepan hacer o quienes decidamos,

pero la decisión colectiva, eso que en términos políticos

se llama la soberanía, es eso que no se puede delegar, ¿no?

Que es nuestra.

Y que sociedades tan complejas como la nuestra tienen que encontrar

las maneras de que no sea monopolizada

y secuestrada por, digamos, instancias de poder

que acaban adueñándose precisamente de ella.

Lo que no sé leyendo tu libro es si la cultura y la educación

nos pueden salvar de toda esta situación.

Porque tú acuñas un oxímoron,

que es el de analfabetismo ilustrado.

¿Qué papel puede jugar la cultura

y qué papel puede jugar la educación en todo esto?

Este es el tema del libro realmente.

En este marco que hemos estado analizando

es qué papel pueden tener hoy, en estas condiciones póstumas,

reaccionarias, dominadas por el miedo,

la educación y la cultura.

Y, básicamente, lo que planteo es que por sí mismas la educación

y la cultura no son nada porque la educación y la cultura mismas

han funcionado como aparatos también del poder

y siguen haciéndolo.

Las instituciones de la cultura y el sistema educativo

son herramientas de producción de, digamos, de ciudadanía obediente,

en todas las épocas, por lo menos de las sociedades modernas.

¿Cuándo y cómo saber y emancipación se alían? Esta es la pregunta.

Y cómo podemos hacer hoy que saber y emancipación

nos sirvan para emanciparnos y para transformar la vida

y no para alimentar aún más esta servidumbre cultural,

esta servidumbre voluntaria en la que estamos.

Como tú bien manifiestas aquí, es verdad,

tenemos muchísimas herramientas para adquirir más conocimiento

o más cultura, pero nos falta sentido crítico y es fundamental.

Claro, eso es a lo que me refiero con esta idea

de analfabetismo ilustrado.

Sería eso que pasa cuando lo sabemos,

digamos, potencialmente todo.

Hoy en día, pues casi todos nosotros, incluso a nivel global,

por nuestro acceso a las tecnologías, etc.,

podemos ir a saberlo todo,

no quiere decir que lo sepamos ya todo,

sino que podemos ir a contrastar información,

a documentarnos, a aprender por nuestra cuenta, etc.,

y a pesar de ello esto no nos hace más libres.

Esta es la paradoja de nuestro tiempo para mí.

¿Y cuánto hay de conveniencia por parte de la propia ciudadanía?

Por ejemplo, tú hablas de este término que está tan de moda,

el de la posverdad, ¿no?

Es decir, hasta qué punto no nos conviene creer

esas posverdades, precisamente, para no aplicar ese sentido crítico.

Exactamente.

Para mí ahí es una de las cuestiones clave.

Cuando nos insisten tanto en la capacidad de mentira

que tiene hoy el poder, el poder político, el poder mediático.

Pues, bueno, sí, está aumentado porque los medios

y los recursos que tiene hoy la propaganda son muchos más,

pero el poder de la mentira ha existido siempre.

Este no es el factor interesante,

lo interesante es cómo nos relacionamos con esas mentiras.

Y para mí posverdad significa que nos creemos

lo que más nos conviene sabiendo,

o sea, totalmente a sabiendas de que puede no ser verdad.

A lo mejor no sabemos si es verdad o no,

pero que puede no ser verdad,

pero mientras nos vaya bien, compramos.

Esa es la posverdad.

(Campanadas)

(Música)

(Continúa música)

(Música)

En su nuevo libro la filósofa Marina Garcés denuncia

una cierta servidumbre cultural.

Pues bien, para lograr que la cultura se convierta

en dueña y señora del mundo os voy a proponer tres libros.

El primero de Giacomo Leopardi, el gran poeta romántico italiano.

Pero este libro no va de poesías, sino de prosa,

porque en "Recuerdos del primer amor" nos habla

de cómo a los 19 años se enamoró de la prima de su padre.

Es un texto bellísimo, una auténtica delicia.

(Canción en inglés)

Gracias a "La nueva ilustración radical"

confirmamos lo que ya nos temíamos,

que vivimos en un mundo insostenible.

Por eso ahora os propongo que miremos hacia el cielo

y lo hagamos en compañía

del científico canadiense John Willis.

A través de los recientes descubrimientos

del telescopio Kepler y del todoterreno Mars Curiosity,

nos ofrece una serie de pautas sobre dónde podríamos hallar

vida extraterrestre.

La pregunta es: ¿vida extraterrestre sostenible?

(Continúa música)

Paseando por este espectacular edificio, el Walden 7,

os estoy proponiendo una serie de recetas

para intentar que el mundo sea algo mejor,

pero ojo con fantasear demasiado y no os pase como a Ruth Weiss,

la protagonista de esta nueva recomendación.

Ella es una mujer de 40 años, una lectora empedernida,

que un día descubre que la vida no es como la retratan

en las novelas y decide empezar de cero.

La pregunta es: ¿lo hará leyendo?

(Música)

Hoy os voy a hablar de "Friosaurio Rex".

-Hoy os voy a hablar de "Lost in translation again".

-Va de un niño que es fanático de los dinosaurios

y por casualidad Papá Noel le regala uno

y hay muchas aventuras.

-Este libro va sobre expresiones de diferentes países,

del origen de las expresiones.

Y te dice lo que quiere decir cada expresión en cada idioma.

En Irlanda "voy a lomos de un cerdo" quiere decir:

"Soy feliz, voy libre, voy bien".

-Friosaurio Rex tiene de especial que en teoría

era el único dinosaurio que existía ya en el mundo.

Es un dinosaurio muy raro

del que no se sabía exactamente la especie.

Y es azul. Recuerda al Polo Norte, recuerda mucho al Polo Norte.

(HABLA EN SUECO)

En Suecia se dice mucho la expresión:

"Voy deslizando encima de un sándwich de gambas",

que quiere decir que me ha salido todo muy fácil,

no he tenido que currármelo, no...

-Pero me he quedado tan pegada en el libro que he tardado...

Con una hora me he leído medio.

-Este libro se lo recomendaría a personas de cualquier edad

porque tiene muchas curiosidades y le podría interesar

tanto a un adulto como a un niño.

(Música)

(Música)

(Canción en inglés)

Los filósofos estaréis contentos

porque la filosofía está de moda últimamente,

sobre todo entre los más jóvenes. Sí, sí, sí.

Es un giro histórico, sobre todo en este país,

donde no había habido una tradición filosófica pública importante.

Ha habido pensadores y pensadores interesantes,

pero, digamos, la filosofía no había ocupado el espacio público,

como en otros países, Francia, Italia, sobre todo,

Alemania en otros momentos.

En España era una cosa bastante de capillita

en muchos sentidos, eclesiástico, pero también académico,

y el debate público...

Más bien la filosofía era como una cosa...

que provocaba risas, ridiculizaciones, etc.

O de gente muy mayor también, ¿no? Como de...

Sí. Ahora ha hecho un giro.

Es verdad que la gente muy joven está leyendo, está buscando,

acude a los sitios, a los debates públicos,

de una forma como nunca vista.

Hombre, por ejemplo, este ensayo ya se ha reeditado.

Los filósofos estáis en los medios de comunicación,

en algunos casos incluso podemos hablar de filósofos

que son casi auténticos gurús. (RÍE) Sí.

Que están vinculados a grandes empresas

y a grandes multinacionales, que van a dar charlas...

Sí, aquí no sé si hemos llegado tanto, pero...

Esto es quizá muy anglosajón. Muy anglosajón, sí.

Es muy anglosajón esto.

Pero sí, claro,

y con todo lo que esto tiene de peligroso también, ¿eh?

Claro, que se vincule un poco la filosofía, por ejemplo,

con la autoayuda, que también a veces puede ocurrir.

Claro, por un lado está todo el mundo de la autoayuda,

de la palabra convertida en receta rápida,

que para mí es una cosa muy peligrosa.

Yo creo que aquí, digamos, todo esto va siempre

a otro ritmo y de otra manera.

Más bien prefiero pensar que estamos en un tiempo de crisis,

no solo económica, sino de crisis de civilización,

y que cuando esto pasa se abren abismos muy profundos

en los que podemos caer, en el malestar, etc.,

pero en los que también podemos ir a buscar las cuestiones de fondo,

la raíz de los problemas que nos asaltan, que nos preocupan

y que realmente están ahí para ir a ser buscados.

Marina, ¿qué saberes y prácticas culturales,

yo diría radicales, deberíamos adoptar

para tener un mundo mejor?

Yo en este ensayo acabo con una serie de hipótesis

en torno a las humanidades.

Llamo humanidades en transición

y planteo que los saberes de nuestro tiempo

ya no pueden responder a la división ciencias-letras,

esto es algo que mucha gente ha criticado ya desde hace décadas,

pero seguimos reproduciendo,

sino que lo que necesitamos es realmente vincular

nuestros saberes a problemas comunes...

(Continúa música)

Pones una, dos, tres, cuatro piezas, las que sean,

y a menudo todo se desmorona y vuelta a empezar.

Nos pasamos la vida construyendo relaciones, proyectos,

marcando objetivos,

y nos pasamos la vida también acostumbrándonos a los derrumbes.

Eso sí, nunca cejamos en el empeño de seguir intentándolo.

Será que en el fondo somos unos optimistas enfermizos.

(Tic-tac)

Nuestro tiempo es el tiempo del todo se acaba.

Vimos acabar la modernidad, la historia,

las ideologías y las revoluciones.

Hemos ido viendo cómo se acaba el progreso,

el futuro como tiempo de la promesa, del desarrollo y del crecimiento.

(Tic-tac)

Ahora vemos cómo se terminan los recursos, el agua,

el petróleo y el aire limpio,

y cómo se extinguen los ecosistemas y su diversidad.

En definitiva, nuestro tiempo es aquel en que todo se acaba,

incluso el tiempo mismo.

No estamos en regresión.

Dicen algunos que estamos en proceso de agotamiento o de extinción.

Quizá no llegue a ser así como especie,

pero sí como civilización basada en el desarrollo,

el progreso y la expansión.

(Música)

Y si no encuentras fuerzas

para salir de aquí,

yo las sacaré de donde sea

y seguiré sin ti.

Me dijiste algo así, con voz grave y resignada...

  • Marina Garcés

Página Dos - Marina Garcés

23 ene 2018

En Página Dos, la filósofa Marina Garcés nos habla de la "Nueva ilustración radical" para combatir este mundo sin futuro. Vemos cómo trabajan los voluntarios de la lectura. Entramos en la biblioteca de la Abadía de Montserrat.

ver más sobre "Página Dos - Marina Garcés" ver menos sobre "Página Dos - Marina Garcés"
Programas completos (402)
Clips

Los últimos 1.416 programas de Página Dos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Fernando Gutiérrez Marín

    Podemos seguir hablando de soberania cuando un ayuntamiento, autonomia dependen de los fondos del estado y este de los fondos de europa y el poder real no está en los gobiernos. No queda la soberania alojada en mover sentimientos? Fernando Gutiérrez

    02 feb 2018