www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5208777
Para todos los públicos Página Dos - Luis Landero - ver ahora
Transcripción completa

"Ella era la única

que conocía los secretos de todos y cada uno de ellos

y sabía que los pequeños y viejos rencores,

por viejos y pequeños que fuesen, estaban latentes en la memoria.

Al acecho, esperando la ocasión de volver al presente,

renovados y recrecidos, rescoldos aún tibios

que el menor viento podía avivar en llama."

"Salamanca es, fundamentalmente, una ciudad literaria.

Primero, porque es una ciudad estudiantil.

Está plagada de estudiantes universitarios

que hacen que haya

una vida cultural muy interesante en la ciudad.

Por otra parte, es verdad que la universidad,

el ayuntamiento y otras instituciones más pequeñas

fomentan mucho la vida cultural de la ciudad."

Ahora hay muchas librerías

que también se han sumado a hacer pequeños actos semanales.

Es una ciudad donde cada día de la semana

hay un acto.

"La casa-museo Unamuno yo creo que es el modelo perfecto

al que ansía toda casa-museo,

porque, por una parte, es casa, es hogar,

aquí se respira realmente el espíritu de Unamuno,

porque Unamuno vivió aquí.

Por otra parte, la casa-museo

es un centro privilegiado de investigación,

por obra y gracia de Miguel de Unamuno y su familia.

Miguel de Unamuno regala la biblioteca a la universidad

poco antes de morir

y luego la familia vende al Estado el archivo,

con la condición de que quede aquí depositado,

en la casa-museo.

Siempre nos ha preocupado mucho el que la casa sea un centro vivo

y que forme parte de la ciudad,

no que sea solo un sitio muy cerrado para investigación."

Quien quiera humillarte no pueda.

"Salamanca tiene un carácter muy especial."

Por un lado, es esa faceta de ciudad castellana,

de ciudad que cuesta quedarse aquí a encontrar una vida y un futuro,

pero, por otro lado, tiene esa faceta universitaria,

una cara que cada cuatro años se regenera constantemente

de gente joven, de gente que se mueve.

"Letras corsarias acaba de cumplir cuatro años.

El lugar este, en concreto, es una plaza de la que yo

siempre estuve muy enamorado en Salamanca,

así que cuando vi este local, que llevaba varios años cerrado,

recuerdo haber estado sentado aquí varias tardes,

venga a mirarlo y a darle vueltas, pero bueno,

pálpitos que tiene uno y aquí estamos.

Nosotros vamos, más o menos,

a tres o cuatro actividades por semana.

Se nota, el día de las actividades

se nota mayor afluencia y se nota en la caja del día,

pero, además, es un estar presente continuamente.

No solo es un esfuerzo que merece la pena,

sino que es un lujo."

Las bibliotecas han representado... Concretamente, esta biblioteca,

la biblioteca pública del Estado ha representado

una dinamización importante,

dentro del ámbito sobre todo adulto,

y eso hace que esta vida,

al margen de las presentaciones de libros,

digamos, como de los grandes o pequeños fastos,

tenga ese encaje en la ciudadanía,

que es lo que fundamentalmente nos importa,

esa socialización de la lectura,

pero justamente hay una carencia ahora mismo

de vida literaria en torno a la literatura infantil."

Entonces, la SAL es un proyecto... SAL, que es algo así

como Asociación Salmantina de Animación a la Lectura,

surge de este encuentro de profesionales, de docentes,

de personas que están deseosas de aprender,

pero también de difundir la literatura infantil.

Es decir, de crear ocasiones en la ciudad

en torno a diferentes acontecimientos

en los que podamos hablar de lectura,

en los que se puedan promocionar libros.

(Tráfico)

Ciudades como Salamanca marcan, evidentemente,

el lugar donde escribes, porque uno escribe

desde un lugar tanto emocional como físico.

Evidentemente, no solo eso, sino un lugar como tradición.

Salamanca es una ciudad donde siempre hay escritores,

en la que, de alguna forma, la escritura está siempre viva:

las facultades, los espacios, las librerías...

Hay una vida literaria.

Pero, evidentemente, sí que hay un número importante de escritores

que cada vez se visibilizan más en espacios como este,

como Letras corsarias...

Un rebrote de pequeños proyectos que han ido creciendo

y han generado un tejido literario en la ciudad

en el sentido de producir esa realidad en común,

que es, en el fondo, la vida literaria.

Luis, déjame decirte que, a ratos, mientras leía la novela,

sentía un cierto y profundo desasosiego

porque un poco como que me venía a confirmar

que, una vez superada la infancia,

esto de ser feliz es muy complicado,

como si la madurez, en el fondo, lo fuera estropeando todo.

Bueno, quizás pueda ser verdad, no lo sé,

pero es verdad que en la infancia no tenemos pasado,

no conocemos las amenazas del futuro,

vivimos en el presente con una plenitud extraordinaria,

pertenecemos casi a la naturaleza

y somos casi, instintivamente, felices.

Aunque también existe la mágica angustia de la infancia,

de la que hablaba Antonio Machado.

Esto lo idealizamos en el futuro, de manera que, efectivamente,

la infancia es el momento más feliz, donde somos pura vida.

Aquí tenemos a Gabriel, profesor de Filosofía,

con dos hermanas mayores.

Es una familia con muchas tensiones familiares.

Él decide organizar la fiesta de cumpleaños de la madre,

que va a cumplir 80 años,

y lo que en principio debía ser una fiesta feliz

se complica y dispara un poco esa tragedia familiar.

¿Podemos decir que esta novela, entre otras cosas,

habla de esos agravios familiares que casi todas las familias tienen?

Es que ese es el tema central de la novela.

Es una novela con un núcleo muy duro,

el de "cuidado, no abramos la caja de los truenos,

no abramos la caja del pasado, donde están nuestros rencores,

porque eso puede acabar mal".

La celebración del cumpleaños es el núcleo duro,

porque es una novela muy intensa, muy apretada,

que, en realidad, es una novela con vocación de cuento.

Es un cuento.

Es "vamos a celebrar el cumpleaños de mamá

y terminamos malamente".

Es que ahí sale todo, porque lo que llama la atención

es que sabemos que las cosas que hacemos y decimos

tienen mucho peso en las relaciones personales,

pero también todo lo que callamos

y aquí hay muchas cosas que estos hermanos se han callado.

Se han callado durante mucho tiempo

y, además, es bueno callarse a veces

y perdonar y olvidar o, si no se olvida,

por lo menos, en fin,

dejar los demonios dormir,

dejarlos dormidos.

Efectivamente, lo que pasa en esta novela

es que de pronto

empiezan a despertar los pequeños demonios.

No hay grandes agravios, son pequeñas cosas.

De ahí el título de la novela.

Pero esas pequeñas cosas sumadas, exageradas por la imaginación,

convertidas en grandes ofensas...

Todos tenemos experiencias al respecto,

de cómo la memoria es la verdadera loca de la casa

y a veces nos inventamos un pasado,

en el que creemos que hay una conspiración contra nosotros

y nosotros somos las víctimas...

Es una historia muy humana y que todos conocemos.

Hablabas de la invención del pasado.

Es curioso a veces cómo dos hermanos,

un hecho de la infancia

lo ven de una manera absolutamente distinta.

Claro. A mí cuando se me ocurrió

la novela lo primero que me dije a mí mismo fue

que todos los episodios

que tengan cierta importancia en este relato

tienen que ser vistos no por un autor omnisciente,

no objetivamente,

sino desde distintos puntos de vista,

tantos como personajes hay.

Esa es la...

Esa técnica la he seguido durante toda la novela.

Todo está visto desde todos los puntos de vista

porque, efectivamente,

verdades absolutas en la memoria subjetiva no existen.

Toda verdad es poliédrica.

Cada personaje va aportando su trocito de verdad o de mentira,

de verdad y de mentira.

Entonces, todos juntos

van componiendo una especie de sinfonía

donde los instrumentos unas veces afinan y otras desafinan

y donde vemos la realidad a través del punto de vista

de la memoria y de la imaginación de los personajes.

En el caso de Gabriel llega incluso a decirnos

que las mentiras van muy bien para mantener la cohesión familiar.

No sé qué opinas tú. Pero todos sabemos que es así,

no solo la cohesión familiar, sino también la amistad, el amor...

Siempre que sean mentiras

que no supongan un daño moral para nadie,

que no supongan una cobardía, ni supongan maldad, ¿no?

Pero esas pequeñas mentiras para engrasar la convivencia,

para evitar problemas...

Eso todos lo hacemos,

porque todos tenemos nuestros pequeños secretos,

y hay que respetarlos

y, si alguien pregunta mucho, hay que mentirle.

Lo mejor es no preguntar tanto. (RÍE)

(RECITA) "Tus ojos enmarcados por la melancolía,

apagados,

fríos,

dormían.

Lo no dicho por tu boca

tu mirada me lo había contado ya.

A mí y a todo lo que encierro

tú nos detestabas.

Tú nos rechazabas.

Recuerdo aquel fatídico momento.

Hacia ti, impúdicamente, me arrastraste.

Me arrastraste.

Aquella última vez,

aquella última vez,

en el último instante del último amargo encuentro,

este mundo en mis ojos se vació de sentido.

El viento gritaba, protestando,

yo escuchaba el crujir de las hojas del otoño.

De nuevo me reclamaste.

Me rechazaste de nuevo.

De nuevo, sobre tu lecho de marfil,

me colocaste.

De nuevo, mar adentro, al son del oleaje me arrastraste.

Como un pesar siniestro, envuelto en paños de seda.

Durante años te llevé.

Qué pena.

Ah, no pude averiguar.

Nunca supe, mi amor, quién eras tú."

(Trinos)

La novela de Landero tiene algo de pieza teatral.

Ese diálogo descarnado

entre los miembros de una misma familia.

Algo parecido ocurre con la de Antonio Muñoz Molina,

aunque este caso sería como un monólogo interior,

el que tiene un hombre que decide dejar Nueva York

y se va a vivir a Lisboa junto a su mujer,

una prestigiosa neurobióloga,

pero, eso sí, esa mujer nunca acaba de llegar.

Es una novela psicológica con un final sorprendente

que deberíais leer.

"Lluvia fina"

nos muestra la tensión de un conflicto familiar,

sin embargo, "Los felices días del verano" es lo contrario,

ya que nos habla de una infancia feliz,

la del autor en Sicilia,

cuando su imaginación empezaba a desbordarse.

Muchos han comparado esta novela con "El gatopardo" de Lampedusa,

pues ahora os toca comprobar si existe esa comparación.

Y de una lluvia fina que cala a un tsunami que lo cubre todo.

Este libro nos llega de México

y 12 mujeres de diferentes generaciones y ocupaciones

reflexionan sobre el feminismo.

Aquí se habla del "me too", la maternidad,

las relaciones entre madres e hijas,

del derecho a pasear solas por las calles...

Temas que nos competen a todos,

así que merece la pena que entréis en este libro.

"Bienvenidos a nuestro resumen de noticias literarias

en formato breve.

Arrancamos con un libro muy esperado.

El escritor Javier Calvo ya trabaja

en la traducción de la biografía de la genial Joan Didion,

que ha escrito Tracey Daugherty.

La publicará Navona en 2020.

Continuamos con una noticia sorprendente.

En Polonia un grupo de sacerdotes decidió quemar

ejemplares de "Harry Potter" y de la saga "Crepúsculo"

por su contenido mágico y contrario a la palabra de Dios.

Marzo ha sido un mes triste para la literatura española.

Al fallecimiento del traductor y escritor Enrique de Hériz,

autor de obras tan aplaudidas como "Mentira",

se le unió el del mítico creador de "El Jarama",

Rafael Sánchez Ferlosio.

Descansen en paz.

El Festival Primera Persona reunirá en Barcelona

durante el 10 y el 11 de mayo a escritores y músicos

especializados en contar sus miserias y alegrías

en libros y canciones.

Entre otros, estará el líder de Suede, Brett Anderson.

Terminamos con una curiosidad.

En Londres han estrenado unas máquinas de "vending"

que en vez de galletas o refrescos venden historias breves

para leer durante el viaje en metro.

De esta forma tan literariamente saludable

finalizan estos 90 segundos ahora mismo."

(Timbre)

Hoy os voy a hablar de "El viaje de Brócoli".

Hoy os voy a recomendar "Mi miedo y yo".

Brócoli es un brócoli

y cuenta un cuento que Brócoli

ha de pasar muchas, muchas cosas

para llegar donde está ahora,

que está en el plato de los polluelos.

El libro cuenta la historia

de una chica que tiene un amigo secreto,

que se llama Miedo, que es muy pequeñito,

pero cuando se muda al país Miedo empieza a crecer.

Los polluelos

le dicen a mamá:

"Mamá, no nos gusta el brócoli".

Y entonces mamá les explica

las cosas que le pasan

para que pueda llegar aquí.

Y luego va pasando que ella quiere hacer cosas,

pero Miedo no la deja.

Y al final, ya se va a rendir,

cuando un chico de su clase habla con ella.

Cuando los polluelos se comen a Brócoli,

entonces Brócoli va a la fiesta de la barriga.

Lo que me ha gustado de este libro

son las ilustraciones, porque son muy bonitas,

y la manera que tiene de decir cómo es su miedo.

"Brócoli es un brócoli."

Tenemos a los tres hermanos: Sonia, Andrea y Gabriel.

Hazme un retrato robot de cada uno de ellos.

¿Cómo es Sonia?

Sonia es una mujer bastante normalita.

Bueno, normalita hasta donde puede ser un personaje literario.

Es una chica muy guapa, muy aplicada, con muchas ilusiones,

muy delicada, muy dulce,

que sueña con viajar, con aprender idiomas,

pero entonces se le tuerce la vida malamente

cuando es muy joven,

pero es una mujer bastante razonable

y seguro que estaba destinada a ser feliz.

Es una mujer bastante bien equipada para ser feliz en la vida.

Andrea no, Andrea es una soñadora

que, además, habla con canciones de rock metal.

Igual que don Quijote

hablaba con el lenguaje de las novelas de caballerías,

ella también tiene un lenguaje especial

que ha aprendido de sus canciones roqueras.

Y Gabriel...

Pues... Para las hermanas es el mimado.

Es el niño mimado, el que ha nacido para ser feliz,

el hombre equilibrado, armónico, que es estoico, además,

que las contrariedades de la vida no le afectan,

es un hombre sabio, moderado... En fin, todas estas virtudes

y, poco a poco, en la novela se va viendo que no es verdad.

Entre tanto dolor, iba a decir, sí, odio que hay en la novela,

rabia y tal, hay un personaje que emerge de una manera especial,

el de Aurora, que es la esposa de Gabriel,

una mujer muy especial,

porque es una especie de filtro de los problemas de todo el mundo.

Un poco representa

esos seres humanos, que yo creo que no hay muchos,

que saben escuchar. Efectivamente.

Es un poco un homenaje

a esas personas que hablan poco y escuchan mucho

y tienen un modo especial de escuchar,

porque sabes que te están escuchando de verdad,

sabes que te están comprendiendo y sabes que no te están juzgando.

Cuando yo descubrí a este personaje,

que al principio no estaba, y cuando lo descubrí digo:

"Ya está hecha la novela".

Porque es la clave, creo, de la novela

y del modo de contarla, de la estructura y de todo.

Es una novela que, mientras la leía,

no podía evitar imaginármela en un escenario,

como una pieza teatral a lo Chéjov.

Entre otras cosas porque hay

como una utilización de la familia

que permite analizar lo que rodea a esa familia, la propia sociedad.

Es verdad, porque es muy dialogada,

luego está muy concentrada en el tiempo,

que son requisitos importantes para una obra de teatro,

y yo, que he trabajado en la Escuela de Arte Dramático

y leíamos muchísimo a los dramaturgos,

Chéjov es uno de mis favoritos,

mientras escribía la novela, los diálogos y demás

no podía dejar de pensar

que el espíritu de Chéjov estaba flotando sobre la obra.

"El jardín de los cerezos", "El tío Vania", "La gaviota"...

Me sentía un poco tutelado por Chéjov,

en el mejor sentido de la palabra.

Después de haber leído este libro y los tuyos anteriores,

sigo percibiendo

que la infancia es una etapa fundamental en tu vida,

como si hubiese sido el momento en que tú fuiste más feliz también.

Sí, sin duda, es cuando yo más feliz fui

y, además, fue cuando se decidió mi destino,

porque los cuentos que me contaban...

No solo los cuentos,

sino la habladuría narrativa de mis mayores,

me llenaron mis alforjas, me llenaron la cabeza de fantasía

y esa fantasía, de algún modo, coloreaba el gris de la realidad.

Mi infancia está llena de prodigios,

de esos pequeños prodigios

que yo escuchaba que contaban mis mayores,

o que yo me imaginaba y entonces, efectivamente,

yo decidí que yo no quería dejar de ser niño

y por eso soy escritor,

porque no quiero abandonar el niño que fui

y quiero, además,

que ese niño haga pareja con el hombre experimentado

y algo sabio que creo que he llegado a ser,

por lo menos en asuntos literarios y creo que los dos,

el niño y el hombre experimentado,

son una pareja estupenda para cualquier escritor.

¿Escribir es sanador para ti? Sí, sin duda.

No sé si sanador, no sé si es la palabra,

pero sí, es buena palabra,

porque es lo que da sentido a mi vida,

realmente es lo que da sentido a mi vida

y lo que me distrae, lo que me ayuda

para trampear el destino trágico que todos los humanos tenemos.

Charlando con Luis Landero creo que ha quedado claro

que en todas las familias

hay secretos escondidos en los armarios.

De hecho, si abriéramos los cajones de "Página2"

no os podéis ni imaginar lo que encontraríamos,

pero creo que, de momento, mejor no os cuento nada.

"Y así, con su lúgubre cortejo de figuras grotescas,

pero a la vez irresistiblemente seductoras,

las palabras y los relatos de ayer

llegan a nosotros e imponen en nuestra conciencia

la tiranía, la deliciosa tiranía

de sus nuevos significados y argumentos.

Y eso sin contar los gestos que usamos al hablar,

la dimensión teatral de las palabras

y que, a veces, son más persuasivos que ellas mismas

y las sobreviven en la memoria

de modo que, a menudo, no sabemos con seguridad

si estamos recordando las frases o más bien su puesta en escena,

el repertorio de ademanes que las acompañaban,

las sonrisas, las miradas,

las manos, los hombros, las pausas...

El secreto parloteo del silencio y del cuerpo."

# Mentiste serenamente # y el telón cayó por eso.

# Teatro.

# Lo tuyo es puro teatro.

# Falsedad bien ensayada.

# Estudiado simulacro.

# Fue tu mejor actuación

# destrozar mi corazón... #

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Luis Landero

Página Dos - Luis Landero

14 may 2019

Óscar López hablará con Luis Landero de 'Lluvia fina'. Esta novela retrata a una familia que se reúne para celebrar el 80 cumpleaños de la madre. Durante el encuentro surgirán diversos conflictos que han afectado a la familia a lo largo de los años y que muchos habían permanecido ocultos hasta ahora. Es una novela que hurga en los sentimientos y que muestra a unos personajes muy bien elaborados.

A continuación, el programa visitará Salamanca para conocer de cerca su oferta literaria, recitará un poema de la iraní Forugh Farrojzad y repasará en 90 segundos la actualidad editorial.

ver más sobre "Página Dos - Luis Landero" ver menos sobre "Página Dos - Luis Landero"
Programas completos (462)
Clips

Los últimos 1.677 programas de Página Dos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios