www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4411479
Para todos los públicos Página Dos - Luis García Montero - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

(Música)

Luis, le has pedido prestado a Sartre el título

de tu nuevo poemario, "A puerta cerrada", ¿no?

Sí, es una obra de Sartre que a mí me gusta mucho.

En ella pone a unos personajes que de pronto descubren

que están muertos y que además están en el infierno.

Y ahí uno de los personajes dice una de las famosas frases de Sartre:

"El infierno son los otros".

Y yo como quería escribir un libro de crisis

y encerrarme conmigo mismo en mi infierno

para saber que el infierno son los otros,

pero que los otros están en nosotros y que el infierno está en nosotros,

pues me pareció bien utilizar ese título de Sartre.

Es verdad lo que comentas de la crisis

porque uno leyendo el poemario tiene la impresión

de que esos poemas surgen como secuencia

de esa crisis social, política, de los últimos años,

pero también de una crisis personal.

De hecho, incluso hay un verso, por ejemplo, en el que dices:

"Los cuerpos, como las ideas, han perdido su papel de regalo".

Así es.

El infierno son los otros,

pero nosotros formamos parte de los otros,

y en ese sentido los poetas sabemos que todo se interioriza

y todo se convierte en un estado de ánimo personal.

Fíjate, yo como profesor de literatura

le explico a mis alumnos,

y he podido hacerlo a través de la poesía,

pues de Pablo Neruda o de la poesía amorosa de Rosalía de Castro,

que normalmente en la vida privada y en la intimidad

el poeta interioriza el conflicto social,

y cuando hay fe en el futuro y alegría en el contrato social,

la poesía amorosa suele ser alegre,

sin embargo, cuando hay falta de confianza en el futuro

y fracasa el contrato social, eso se interioriza también

en unas relaciones amorosas que fracasan.

¿Podemos decir también, Luis, que "A puerta cerrada"

es el libro de un poeta entrado ya en la cincuentena

con más pasado que futuro, que ha visto demasiadas utopías

y demasiados sueños derrumbarse?

Bueno, es un libro ya de un poeta casi con 60 años,

más que la cincuentena, ¿no? (RÍEN)

Bueno, de pronto el futuro empieza a tener menos importancia

desde un punto de vista personal,

quizá te preocupa más el futuro de los hijos o de los alumnos

que el futuro personal,

y uno tiene que forzar su relación con el pasado,

cómo ser coherente, cómo analizar la vida vivida

y, claro, eso se llena de deudas, de desilusiones, de fracasos,

y también la memoria se convierte en una aliada para buscar cosas

que han salido bien y que te pueden devolver la confianza

en un mundo en crisis.

Se percibe una cierta rabia, un cierto enfado,

un cierto pesimismo, pero a la vez uno percibe

que esos poemas le sirven al autor como una especie de bálsamo también.

Sí, es verdad.

Para mí la poesía es un ejercicio ahora de radical honestidad.

Estamos en la época de la posverdad,

acostumbrados a políticos representados por Trump

o por Marine Le Pen, por no citar a nadie cercano, ¿no?

Y entonces eso de la posverdad, eso de creer que todo vale,

que se pueden crear ilusiones efímeras o mentiras

que después no exigen cuentas, ¿no?

La poesía es todo lo contrario, es enfrentarse a uno mismo.

Y a partir de ahí, pues me enfrenté a la crisis

y es una crisis donde hay cólera, evidentemente, y hay indignación.

En el libro aparece un lobo... Sí.

(RÍE) Que es un personaje... Hablaremos de él, sí.

Que cruza el libro.

Bueno, es un homenaje a poetas como Rubén Darío

o como Joan Margarit.

También a un poeta mexicano, Lizalde, que escribió un libro

en el que había un tigre que lo iba acompañando

y proyectaba en el tigre sus estados de ánimo.

Bueno, pues a mí me ha salido este lobo que encarna

las ganas de morder, la indignación, la cólera,

pero, como tú dices, después la poesía te permite

tomar distancia ante la indignación.

Y ahí, en la memoria, pues está el amor, claro,

y está también, pues la posibilidad que te da la cultura,

la tradición, de poder buscar ventanas abiertas

con un poquito de luz.

(Aplausos)

¡Un fuerte aplauso para ellos!

-Tengo 31 años, nací en un pueblecito de Almería

y allí he estado viviendo hasta hace seis años

que me vine aquí, a Barcelona.

Estudié Historia en la Universidad de Murcia,

estoy especializada en Historia Contemporánea.

No, no hay ninguna conexión con la poesía

durante mi infancia ni mis años jóvenes

y tampoco cuando empecé a escribir poesía leía poesía,

eso vino como después.

-¡La suerte está echada!

-Tengo 20 años, nací en Bogotá,

pero vine aquí cuando tenía seis meses.

Ahora estoy haciendo un doble grado en Economía y Filosofía.

Mi pasión por la literatura viene mucho por mis padres,

mi madre también es poeta, hace poesía, y mi padre es escritor,

pero empecé sobre todo a escribir cuando tenía unos 11 años por el rap.

Y ya, por así decirlo, lo que culminó todo

fue cuando descubrí los Poetry Slam,

que fue como exactamente lo que a mí me gusta,

que es subirme a un escenario y decir lo que yo pienso,

pero de una forma poética.

(RECITA) "Recuerdo en mis adentros que mi caverna es críptica

y la cripta mi cromado averno.

Mi consuelo no es un dios,

mi cansancio es esa concavidad castrada

que intenta engendrar a un déspota".

-Sí, de hecho, las primeras veces que yo me subí al escenario

en el Poetry Slam, claro, para mí era muy liberador

el poder hacer un poema delante de 500 personas.

Era como una forma de terapia el conseguir decir algo

delante de un montón de rostros anónimos

que quizá no podía decir en el momento cara a cara

a la persona a la que realmente iba el poema o incluso a mí.

(RECITA) "Ya ha decidido por mí, nada más.

Se me han caído las palabras de la boca intentando recoger

los cuerpos de todas aquellas guerras en las que no participé,

en las que nadie ganó".

(RECITA) "Es ahora que ya nunca escribo,

escribo que me falta esta forma tan natural

de hacer fuera la gangrena que llevo dentro".

(Aplausos)

-¡Bien, bien, bien! OK, ¿de acuerdo?

-El Poetry Slam es un formato de competición poética

que nace en Chicago en la década de los 80, ¿OK?

El Poetry Slam es poesía de golpe.

Y lo que tenía aquel formato de diferente

es que era el público el que decidía a qué poeta quería seguir escuchando.

Entonces, es un mic open, es un micro abierto

donde tú te puedes apuntar.

Es necesario, la base es que hayas escrito tú tu propio poema,

o sea, no puedes participar con poemas de otra gente,

o sea, son los propios autores y lo defienden en escena.

O sea, que tienes que dominar, ya no solo el arte de la escritura,

sino también tienes que dominar la escena,

poder trabajar el movimiento, poder trabajar con el tono de la voz.

Entonces, es un área multidisciplinar.

-Volvemos a las 19:30 para la ronda final de diciembre.

Un beso, amiguitos, ahora nos vemos.

-No hay realmente un objetivo a nivel artístico,

sí que lo hay a nivel de competición porque es una liga

y hay gente que gana y gente que pierde.

Entonces, es una liga,

en función de tu posición sacas unos puntos u otros

y si te proclamas campeón en tu ciudad,

te vas a competir al Poetry Slam de España,

donde van los mejores de cada ciudad.

Y en el Poetry Slam de España luego se va a una competición

de la nacional a la continental,

y de la continental a una intercontinental.

-Ganar en el Poetry Slam la única parte buena que tiene

es visibilidad, forma de conocer gente

y forma de estar activa, no solo dentro del escenario,

sino también fuera.

Porque al final también, claro,

cuando llevas tanto tiempo participando en el Slam

llega un momento en que, al menos para mí,

el resto de participantes no son competidores.

Para mí muchos de ellos son familia,

nosotros siempre lo decimos, somos una gran pequeña gran familia.

Entonces, no puedo ver a una persona a la que quiero mucho

como un competidor para mí.

(Aplausos)

-Uno más uno igual a infinito. Volvemos el año que viene.

(Aplausos)

(Música)

Ese libro es "Guerra y paz", de Lev Tolstoi.

Tengo una muy buena traducción sueca de ese libro,

pero nunca he conseguido leerla.

Es una parte importante de la cultura occidental

y debería haberla leído. Lo haré algún día.

"La señorita Smila y su especial percepción de la nieve",

de Peter Hoeg.

Un thriller escrito de manera muy poética,

publicado en la década de 1990 y que tuvo bastante éxito,

pero que ahora ha caído en el olvido.

Es un texto hermoso con un argumento excelente.

Me encantaría ser recordado como el autor de ese libro.

Una novela de Cormac McCarthy, se titula "En la frontera",

y forma parte de la trilogía de "La frontera".

Sigue siendo una novela misteriosa.

Cada vez que la leo descubro cosas nuevas,

el estilo es elaborado, parece un trabajo de orfebre.

Me parece que lo seguiré leyendo cada año hasta que muera

y todavía encontraré cosas nuevas.

Tenía una copia de "La isla misteriosa",

de Julio Verne, que mi abuela compró.

Era un ejemplar muy antiguo, de 1920, creo.

No estaba muy bien encuadernado y su estado era algo desastroso,

pero lo habíamos leído muchas veces y ahora no puedo encontrarlo.

Mi novela es en parte una novela épica,

también una de misterio y una romántica.

Su protagonista es un joven que está buscando la verdad

tras la muerte de sus padres.

Y eso le lleva a remover algunos sucesos oscuros

vinculados con la historia de su familia.

(Música)

(Canción en inglés)

Luis, ¿qué opinión tienes de estas fórmulas novedosas

de mostrar la poesía, por ejemplo, entre la gente joven,

como estas sesiones de Poetry Slam donde hay esas batallas poéticas?

Pues las miro con mucha simpatía.

Mira, me gusta repetir,

porque es una de las grandes enseñanzas de la escritura,

que para la vida tan peligroso es ser un viejo cascarrabias

como un joven sin memoria,

un joven adánico que se cree que se lo está inventando todo.

Se cumplen años y hay que evitar ser un viejo cascarrabias

porque la poesía siempre ha estado muy pegada a la vida,

y lo que tenga que venir de bueno vendrá de las costumbres,

de los modos de ser de la gente joven, ¿no?

Y este tipo de cosas las miro con simpatía

porque están ahí.

Luis, reconozco que leo poesía,

pero no soy un grandísimo lector de poesía,

pero siempre que lo hago tengo la impresión

de que la poesía es un espacio donde el poeta, en general,

los poetas, suelen decir la verdad y toda la verdad.

De hecho, incluso hay un verso en el que tú dices:

"No te gusta enseñar un pasaporte falso".

Sí, la poesía es un género de ficción.

Si yo tengo un sentimiento,

ese sentimiento pertenece a mi vida privada.

La poesía consiste en transformar ese sentimiento en arte

y que sirva también para el lector y eso tiene sus estrategias,

pero la ficción poética tiene un compromiso con la verdad.

Debe parecer que uno está con el corazón en la mano

y me parece que falla si uno no escribe con el corazón en la mano,

pensando las cosas, pensando en lo que tiene que decir.

En relación a este tema,

en este poemario también se reflexiona

sobre la propia poesía.

Hay un poema que me gusta mucho, que es "Confieso",

en el cual tú cierras con este verso:

"Allí donde es urgente la poesía".

¿Dónde es más urgente que nunca la poesía ahora?

Yo soy un enemigo absoluto de las polémicas falsas,

y la polémica entre las ciencias y las letras,

entre la técnica y la literatura, me parece una estupidez.

Yo creo que es un cretino quien se mete con la técnica

y es un cretino quien se mete con la ciencia.

Quien haya tenido que escribir una tesis doctoral, en mi caso,

con una máquina de escribir, sabe lo importante que es la técnica.

Es que uno quería cambiar un adjetivo y tenía que copiar el folio entero,

o sea, que quien se mete con la técnica es un cretino,

pero quien se mete con la poesía también

porque el ser humano tiene valores fundamentales.

Fíjate si es importante, siempre lo digo,

si es importante, es una lavadora, fíjate si,... o un microondas,

si ha mejorado mi vida un microondas para prepararme el desayuno

por las mañanas o una lavadora cuando llego a casa

y echo la ropa a lavar, es importantísimo,

pero el día en que se muere alguien que te importa

o el día que te deja tu novia o que tienes una bronca con un amigo,

¿de qué te sirve una lavadora?

El ser humano necesita otras cosas y para mí eso es la poesía,

ese momento de negociación con tu propia verdad

y con tus sentimientos.

El paso del tiempo es uno de los grandes temas literarios,

también lo es en este poemario y, de hecho, tú cierras el libro

con un epitafio, es el epitafio de un poeta perdonado.

Es un poeta perdonado, sí.

Después de todo el ejercicio de conciencia sobre la realidad,

pues intento llegar a la conclusión de que la gente que me espera,

el ámbito más íntimo de mí, pues intentará comprender

lo que yo he querido, se sentirá heredera esta gente

de lo que yo he esperado de mis sueños

y en el fondo lo importante es ser perdonado.

Y es un epitafio, el epitafio de un poeta también

que se despide de algo, ¿o no?

Bueno, 60 años es una edad con la que conviene empezar

a despedirse, ¿no? (RÍE)

Ya es una edad respetable.

Yo en el fondo me despido del libro.

La poesía es un género complicado porque uno nunca sabe

si después de cerrar un libro va a haber otro.

Sobre todo, al pasar ya cierta edad, cuando uno no quiere repetirse, dice:

"Bueno, yo podría acumular, acumular, acumular,

pero ¿añadiré algo?"

(Música)

Las redes sociales y la tecnología

pueden ser herramientas muy interesantes

para el escritor contemporáneo.

No solo para publicitar su obra,

como hemos demostrado en episodios anteriores,

sino también para la actividad más difícil e importante

en la vida de un literato, la escritura.

(Continúa música)

Los diseñadores informáticos saben que el mercado

de aspirantes a escritor es enorme, así que muchos emprendedores

han invertido tiempo y dinero para crear aplicaciones

para móviles y ordenadores que faciliten su trabajo.

Algunas intentan abarcarlo todo, como por ejemplo esta,

Ideas para Escribir, que ofrece sugerencias

para inicios de novela y construcción de personajes

a la vez que propone estrategias narrativas

propias de un taller de escritura creativa.

Otras dan herramientas para escribir en cualquier lugar

con todas las comodidades y posibilidades tecnológicas,

me refiero a procesadores de texto sencillos

como JotterPad o Writer Plus.

En esta línea hay otros más estéticos y funcionales,

pero que no son gratuitos, como iA Writer.

Si os gusta escribir a mano, no os preocupéis,

también hay procesadores que permiten el uso

de la técnica tradicional, como este Bamboo Paper.

Sabido es que muchos autores tienden al fetichismo del papel

y adoran esas pequeñas libretas de notas

que pueden llevar a todas partes,

pues hoy en día con aplicaciones como Evernote pueden hacer lo mismo,

pero con su móvil.

Otros escritores no existirían sin su colección

de voluminosos diccionarios.

Actualmente pueden tener varios al alcance de su dedo.

Si necesitan nombres para sus personajes

o lugares ficticios donde ubicar sus historias,

pueden buscarlos en generadores virtuales de nombres como estos.

Si se ven como escritores poco disciplinados,

entonces, pueden probar con esta aplicación llamada

en inglés "Escribe o Muere",

donde tendrá toda la presión que necesita

para terminar su texto a tiempo.

La tecnología puede ser muy útil,

pero también una fuente constante de distracciones.

Para evitarlo existen aplicaciones como Freedom,

que bloquea las interacciones del móvil mientras se escribe,

y otras como Noisli,

que crean un ambiente sonoro placentero ideal para la creación.

Como veis, cada día es más sencillo escribir,

lo complicado sigue siendo lo mismo de siempre,

tener algo que contar,

y en eso las redes tienen poco que decir, ¿o me equivoco?

(Música)

La poesía, como "A puerta cerrada" de García Montero,

y la literatura en general,

son una entrada a mundos desconocidos.

Solo es cuestión de abrir la puerta adecuada, como esta.

Ahora nos adentramos en el mundo de Sánchez Ferlosio

y lo hacemos a través de estas "Páginas escogidas".

En ellas vuelve a demostrar la brillantez de su escritura,

y con mucha pasión, pero también con una buena dosis de humor,

aborda esos temas que sabemos que tanto le interesan,

como el fanatismo, la estupidez o la sinrazón.

Esto realmente es Sánchez Ferlosio en estado puro.

Nos adentramos ahora en el mundo de Pierre Lemaitre,

a quien tuvimos hace un tiempo en "Página 2".

Pues bien, se acaban de publicar en un solo volumen

las cuatro entregas editadas hasta la fecha

y que protagoniza el comandante

de la brigada criminal Camille Verhoeven.

Son cuatro historias escalofriantes que han convertido,

sin duda, a Lemaitre en el auténtico rey del "noir" francés.

Aquí os lo dejo.

La ciudad está muy presente en la poesía de García Montero,

por eso, para contrarrestar, os quiero llevar al campo

de la mano del activista Marc Badal y de su nuevo libro.

Aquí se refiere al campo, a ese mundo rural,

al de ayer y al de hoy,

ese campo que está a menudo abandonado,

pero que ha tenido una gran importancia

en la vida de muchísimas personas. Es una obra realmente curiosa.

(Continúa música)

(Música)

Hoy os voy a recomendar un libro que se llama "Super Sorda".

Hoy os voy a recomendar "Mamá va al cole".

El libro va de que Cece se encontraba mal

y fueron al hospital y vieron que era sorda.

El libro va de una niña,

que es la primera vez que va al colegio,

y no quiere que su madre se vaya.

Y al final...

consigue que se queda, que se quede.

-El libro se ve cómo empieza desde el principio

y que tenía problemas porque no tenía ningunos amigos ni nada

y después se ve que ya tiene muchas amigas.

Esta es la página que más me ha gustado

porque la niña se coge de su pierna y esto me da gracia.

-Me ha gustado el libro porque es muy gracioso

porque la niña, que se llama Cece, es muy graciosa

y hace muchas bromas.

-También aquí cuando están comiendo pasa en las piernas

y molesta a la señora que va con el carrito de la comida.

Hay personas que son sordas y tú dices:

"Bueno, ya habrá otra gente,

ya habrá otra gente que les cuide y todo",

pero tú también puedes ayudar a esas personas.

-Adiós.

(Música)

En el poema "Poética" el lobo te pregunta:

"¿El poeta nace o se hace?" ¿Tú qué le respondes?

Eso es una ironía porque es una de las preguntas que...

(RÍE) Que siempre se hacen.

Que suelen hacerse siempre al poeta

y la verdad que yo creo que el poeta, como cualquier persona,

pues nace con unas condiciones.

Hay quien sirve para un deporte o hay quien sirve por carácter

para dedicarse a un oficio,

para la poesía también hay que tener algunas condiciones, ¿no?

Pero esas condiciones después hay que aprovecharlas

y que trabajarlas.

Ser curioso, mirar...

A mí me extraña mucho la gente que va a una cafetería

y no se queda colgada con la conversación

de la mesa de al lado donde hay una señora discutiendo

con su hija o donde hay un señor intentando seducir a una mujer ¿no?

¿Y qué le pasa al poeta de este libro con los espejos?

Es un libro donde la búsqueda de un rayo de luz

tiene que ver con el autoconocimiento.

En ese sentido el espejo es importante

porque te devuelve al cuerpo, aunque sea incómodo

y aunque uno no se vea tan guapo como un modelo de colonias de Armani,

o como se llame eso, pues uno tiene que mirarse al espejo.

¿Y el poeta cuando es feliz tiene tiempo para escribir poesía?

Porque sabes tú que siempre se dice que la poesía funciona mejor

con la desdicha. Y es verdad.

Bueno, cuando somos felices todo lo que queremos

es disfrutar de esa felicidad, ¿no? No nos planteamos a mirar...

Fíjate, yo escribí un poema, un libro entero de amor,

"Completamente viernes", como voluntad porque es verdad

que me parece una trampa instalarnos siempre en la queja.

Y sobre todo en las épocas que vivimos oler mal es facilísimo,

ver los defectos del mundo es facilísimo,

sin embargo, mirar las cosas buenas del mundo cuesta más trabajo

y en ese sentido me parece que es buena cosa

reivindicar algunos derechos, como el derecho a la admiración.

Siempre en los poemarios hay versos que te llegan

de una manera especial.

A mí me gusta en "La tarde" cuando dices:

"Conviene ser prudentes con la poesía y los inviernos.

Si les abres la puerta,

aparece la lluvia en cualquier parte".

O sea, que uno ciertamente nunca sale indemne de la poesía.

No, de la poesía no.

De la buena poesía no se sale indemne.

A mí me parece que la poesía,

como el arte y como la literatura,

pero de una manera mucho más intensa nos interpela.

Por eso la lectura me parece una buena metáfora

del contrato social.

Aprendemos mucho de nosotros mismos en la hospitalidad

de ponernos en el lugar del otro.

(Música)

Pienso, por ejemplo, en: "Con 100 cañones por banda,

viento en popa a toda vela, no corta el mar, sino vuela,

un velero bergantín";

o "Puedo escribir los versos más tristes esta noche.

Escribir, por ejemplo: 'La noche está estrellada

y tiritan azules los astros a lo lejos'".

E incluso: "Pero ha pasado el tiempo y la verdad desagradable asoma.

Envejecer, morir, es el único argumento de la obra".

Versos y versos que forman parte de nuestra vida,

más incluso de lo que podamos llegar a imaginar.

Bendita poesía.

(Pájaros)

Ventanas cerradas.

(Música suave)

(RECITA) "Tan cómodas estaban las palabras en boca de la gente,

a pleno sol, sencillas,

para que venga este poema a meterlas en casa

víctimas de la sombra.

No hay nada que esperar de su visita

a la guitarra negra de otro mal pensamiento,

a las desilusiones infectadas.

Hablan de amanecer y cae ceniza.

Buscan una mirada y encuentran la ceguera

de quien perdió los ojos al pronunciar el mundo.

Si nada queda dentro de los sueños,

deja que las palabras respiren en la calle".

(Continúa música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Luis García Montero

Página Dos - Luis García Montero

09 ene 2018

En Página DosLuis García Montero nos presenta "A puerta cerrada", el poemario en el que ha estado trabajando los últimos siete años. Es el fruto de una crisis global: política, social y también personal.
Y junto a Luis García Montero el programa cuenta con la presencia de Lars Mytting, triunfador con su libro de la madera, que responde a nuestro cuestionario literario.
Inauguramos una nueva sección de reportajes que estrenamos con uno que detalla qué es esto del Poetry Slam.
Y tenemos un nuevo clip sobre las relaciones entre redes sociales y literatura.

ver más sobre "Página Dos - Luis García Montero" ver menos sobre "Página Dos - Luis García Montero"
Programas completos (419)
Clips

Los últimos 1.503 programas de Página Dos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Maite

    Fantástico, vamos, como siempre

    26 ene 2018