www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4542260
Para todos los públicos Página Dos - Juan José Millás - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad TVE

De hecho, se contempló a sí misma

conduciendo un taxi por las calles de Madrid.

Visualizó la ciudad desde el asiento del conductor,

realizando un zoom continuo sobre las personas y los edificios,

girando a la derecha e izquierda caprichosamente.

Le gustaba conducir.

Siempre le había gustado.

No se cansaba.

Constituirán un conjunto escalonado de medidas racionales y objetivas,

para la progresiva solución de nuestros problemas.

Puedo prometer y prometo intentar elaborar una constitución

en colaboración con todos los grupos representados en las Cortes.

-Que la gente no sepa si los políticos tienen detrás

a personas profesionales que le escriban los discursos, es normal.

porque no se ha normalizado esa situación.

En otras latitudes, se sabe quién está detrás de cada político,

poniéndoles palabras a esas emociones o esas sensaciones.

En España todavía no es una cosa normal,

que yo creo que se normalizará, porque es muy evidente.

Un político tiene que dedicarse a gestionar,

tiene que dedicarse a resolver problemas,

pero no puede tener tiempo de estar todos los días,

por las diferentes circunstancias, escribiendo discursos.

-Pues yo estaba en un equipo de escritores,

hacíamos libros para diferentes editoriales,

hacíamos novelas, novelas históricas.

Las novelas se publicaban bajo pseudónimo,

había un autor, un nombre, pero ese autor no aparecía,

no daba ruedas de prensa, no hacía presentaciones.

Bueno, no se sabía quién había detrás.

Entonces empecé a ver la posibilidad de ayudar a otra gente

a llevar a cabo sus proyectos literarios.

-En España hay mucha práctica de eso,

desde, sobre todo, mediados de los años 80.

Lo que hacían era, hacer lo que se llamaba "libros de editor", es decir,

el autor era el editor, que pensaba, y pensaba de esta manera;

si pongo una cara muy conocida en la portada de un libro,

voy a vender muy bien.

La primera premisa.

La segunda, voy a buscar una cara conocida que quiera hacer un libro.

Si no quiere hacer un libro, se lo hacemos nosotros.

-Te llama el editor, habitualmente desesperado,

en un estado de nervios deplorable

y diciéndote que tiene programado un libro

que no va a salir, a no ser que le metamos mano.

Firmas un contrato de confidencialidad,

porque la cosa queda entre el autor, el editor y el "negro literario".

Muchísimas veces aparecemos en la página 4,

la página de créditos,

compartimos copyright, nos llevamos una parte de los beneficios,

o vamos a tanto alzado, y cuando no,

tú trata de fijarte en las portadillas cuando pone:

"agradezco a Perico de los Palotes su contribución inestimable,

porque sin su ayuda no hubiera sido posible este libro".

Piensa que, a veces, es textualmente cierto.

(Habla en inglés)

-De todos los escritores de discursos,

para mí el principal y referente es Ted Sorensen,

el hombre que ponía palabras por escrito

a la oratoria expresiva de John Fitzgerald Kennedy.

Cuando se ha utilizado muchas veces aquella frase de:

"no pienses lo que tu país puede hacer por ti,

si no lo que tú puedes hacer por tu país",

esa forma de alterar el origen y el sentido del texto,

en eso Ted Sorensen era magistral.

-A ver, Frederick Forsyth, por ejemplo, eso lo sé,

trabajó en un equipo de gente que le investiga, sobre todo.

Y además él tiene, como si fuera el director de un periódico,

tiene una redacción de investigadores que investigan localizaciones,

temas de trama,

porque sus novelas están basadas en hechos reales.

Y luego, a la hora de escribir, pues creo que lo hace él,

pero podría no hacerlo.

-Nos contactan clientes de todo tipo de gente

que se dedica a la autoedición

y quiere crearse una carrera literaria.

También hay editoriales que contactan con nosotros,

normalmente cuando tienen problemas de plazos,

cuando el escritor les ha fallado.

Si no, normalmente son clientes particulares

que se ponen en contacto con nosotros para...

para escribir lo que tienen en la cabeza

y no ha acabado de cuajar, ¿no?

-Cada mes salen al mercado libros escritos por "negros literarios",

es decir, si consigues que te den las suficientes piezas del puzle

para montarlo tú,

y es un libro de "no ficción",

a veces el nombre propio que sale en la cubierta acaba siendo lo de menos.

No dudo de que tus lectores se siguen sorprendiendo

con cada uno de tus nuevos libros, pero, ¿y tú?,

porque me consta que tú

te sueles dejar llevar por tus propias historias,

¿aún te sigues sorprendiendo de ver hacia dónde te llevan?

-Claro, y si yo no me sorprendiera, no sorprendería al lector, ¿no?

Yo mantengo que hay que escribir a ciegas,

porque escribir...

y escribir a ciegas y de lo que no se sabe,

porque escribir con planos y de lo que se sabe,

pues no tiene ningún interés, es muy aburrido, ¿no?

Entonces yo me meto continuamente por callejones

y ahí es donde me encuentro con las sorpresas,

que también sorprenden al lector, lógicamente.

-Pues vamos a ver si sorprendemos a los espectadores

con el argumento de tu nuevo libro

"Que nadie duerma".

Porque aquí tenemos a Lucía,

que es una programadora informática que se queda en el paro

y se reconvierte en taxista.

Y además tiene, vamos a decir que un sueño,

que es el de poder recoger algún día como cliente a un actor,

que fue vecino suyo, al que solo vio una vez

y del que se enamoró platónicamente.

Y a partir de ahí, ¿qué más podemos contar?

-Pues poca cosa más, porque este es el arranque ¿no?

Podemos contar quizá alguna característica de Lucía ¿no?

Lucía es una mujer a la que en un momento determinado de su vida,

le suceden 4 o 5 coincidencias,

de estas que Jung llamaba "sincronicidades",

que parece que tiene algún significado,

y esto me induce a cambiar completamente de vida ¿no?

Y es una mujer,

que había oído mucho en su infancia,

relacionado con su madre,

que era una mujer a la que habían cortado las alas.

Y ella entra en un delirio de que su madre quizá fue una mujer pájaro,

y ella también tiene algo de mujer pájaro,

y no está dispuesta a que le corten las alas.

Es una mujer que ha cogido,

al mismo tiempo de las riendas del taxi, las riendas de su vida.

Y va conduciendo febrilmente por un Madrid que, a veces,

también tiene fiebre ¿no?

Creando un delirio

que está absolutamente incrustado en la realidad.

-Lucía es una buena persona,

es una mujer que, en el fondo, quiere hacer el bien.

Es una mujer que en vez de ir montada en un Rocinante, pues tiene un taxi.

Y con él, circula por Madrid.

-Y en vez de Dulcinea, tiene a Braulio Botas, ¿no?

-A ese actor que ella espera encontrar algún día, ¿no?

-Sí, ella es una mujer

bondadosa e ingenua,

en el mejor sentido de la palabra.

Y que son dos condiciones que, con frecuencia van juntas,

y que no tienen lugar en el mundo contemporáneo.

Yo suelo decir que si tú vas a una entrevista de trabajo y te preguntan:

"oiga, ¿usted es buena persona?", y dices que sí,

ahí se termina la entrevista de trabajo, ¿no?

Entonces su bondad está chocando continuamente

con el medio hostil en el que vive, que es en el que vivimos todos, ¿no?

-Es verdad que Lucía es una mujer bondadosa,

pero también es un poco el ejemplo de que cualquier persona,

por buena que sea, puede llegar un momento en su vida que,

por diversas circunstancias, explote.

Y a ella también le ocurre eso.

Y algo que pasará en un teatro como este, le ayudará a eso.

-Sí, sí, porque los editores han puesto,

yo creo que con mucho acierto,

una novela de amor y venganza, ¿no?

-Y algo de terror. -Y algo de terror, ahora hablaremos.

Pero la venganza está a la altura del amor,

y en cuanto a lo que dices del terror es que,

así como gran parte de la novela se escribe desde el inconsciente,

uno no sabe a dónde va.

Yo sí tuve una cosa presente cuando comencé a escribirla.

Y es que yo quería amalgamar dos registros

que parece que son muy distintos, que son el horror y la risa.

Yo creo que son simultáneamente

una novela de horror y una novela de risa.

Pero no es que la risa aparezca a ratos, no, no,

si no que los dos están entremezclados,

porque yo creo que el horror y la risa

son las dos caras de la misma moneda.

-Hoy en el Canal 45

tenemos que hablar de lo que está pasando en Chicago.

Todo el mundo está viendo un video viral de un tío encapuchado,

al que llaman "la muerte".

-Nunca habíamos hablado de Charles Bronson, ¿no?

-No, y mira que llevamos años,

y que hemos sacado películas de acción,

que podríamos haber hecho referencia a él en algún momento,

pero qué va, esta es la primera vez.

Y tiene todo el sentido

porque vamos a hablar de "El justiciero",

que es la nueva película de Eli Roth, y que es un remake,

no sé si bien, bien remake,

o que está inspirada en la misma novela

en la que se inspiró "El justiciero de la ciudad",

una película muy emblemática de Charles Bronson.

-Lo que quiere el protagonista es un Bruce Willis,

no sé si decir más humano, ¿no? que Bronson.

-Sí, yo creo que ahí hay una diferencia.

Quizá el personaje, ya no solamente por una cuestión de físico,

del rostro de Bruce Willis,

que igual transmite una humanidad mayor,

si no también algunas decisiones, que ya tienen que ver

con las diferencias entre el libro y la película.

Recordamos un poco el argumento, es la historia de un tipo corriente

al que le asesinan a la esposa,

y entonces se convierte en una especie de justiciero,

que se dedica a acabar con cualquier injusticia

o cualquier cosa fea con la que se encuentre.

Entonces, en la película lo que han hecho

es convertir al protagonista en un cirujano

que trabaja en el dpto. de urgencias de un hospital en Chicago,

y en cambio, en la novela, no era un cirujano,

si no que era un contable.

Esto marca una diferencia porque al final te lleva a plantearte

por qué un tipo que se dedica a salvar vidas,

luego no tiene ningún problema en acabar con ellas,

de esta forma tan salvaje y tomándose la justicia por su mano.

Luego hay otra diferencia relacionada con esto,

que te comentaba de que trabaja en urgencias de Chicago,

que es que en la novela la acción pasaba en Nueva York,

y era importante porque Nueva York

se convertía casi en un personaje más de la historia,

y tenía muchísima importancia.

-¿Te has visto en medio de un tiroteo?

-Ha sido el heladero.

-¿El heladero?

-No puedes ir a clase si no curras para él.

-¿Quién eres? -Tu último cliente.

-La película coge unos tonos de sátira importantes

en todo lo que tiene que ver con la utilización de las armas en EE.UU.,

entonces el personaje lo que hace, el protagonista,

es que aprende a utilizar las armas a través de tutoriales de internet.

-Tema este de las armas, que ha generado polémica.

-Sí, es una película que no ha caído nada simpática en EE.UU.,

y se puede entender, porque es perfectamente lógico y razonable

que en un momento tan sensible, ¿no?,

sobre la presencia de las armas en EE.UU.

y con acontecimientos tan terribles, tan cercanos

y tan próximos en el tiempo,

es normal que, aunque la película sea una sátira,

en realidad, pueda caer muy antipática.

Pero yo creo que si intentas abstraerte de esto,

y no entras en cuestionamientos morales,

yo creo que es una peli interesante,

que como thriller de acción funciona muy bien,

tiene un personaje contundente,

y fíjate que yo no soy muy fan de Eli Roth, y en cambio...

o soy fan de algunas pelis, de otras no tanto,

y yo creo que aquí, hace como trabajo de dirección

quizá el más interesante de todos.

-A Pasolini se le conoce sobre todo como cineasta.

Pero también fue poeta, fue ensayista,

fue un gran polemista que opinaba de todo,

¿todo eso está aquí, en este libro?

-Sí, sí que está reflejado.

El libro es una colección de entrevistas

realizadas entre el 49 y el 75, en las que no solamente habla de cine

si no que también, por esto que tú comentas,

que era un cineasta muy comprometido con el momento que le tocó vivir,

continuamente hay alusiones a la política

y al estado de la sociedad.

Evidentemente habla muchísimo en sus películas,

pero hace referencia a mayo del 68,

las implicaciones del capitalismo en el cine.

A mí especialmente me gusta mucho una parte del libro

que es una autoentrevista,

en la que él mismo reflexiona sobre "Saló"

y sobre cómo cree que va a ser recibida esa película.

La ola de controversia en la que se va a ver envuelto.

-Lucía, la protagonista de la novela de Millás es una mujer pájaro,

y eso si leéis el libro veréis que le otorga un poder,

vamos a decir que, especial.

Precisamente de "Mujeres y poder" va nuestra primera recomendación de hoy.

Aquí la autora utiliza personajes de la literatura y de la historia,

para mostrarnos cómo ha sido tratada la mujer a lo largo del tiempo.

Pero también reflexiona sobre sexismo o sobre violencia de género,

una violencia que ella misma ha sufrido en las redes.

Esto es más que una recomendación, es una obra imprescindible.

"En el cuarto oscuro" el hecho de ser mujer también es muy importante,

aquí tenemos a la periodista Susan Faludi que rememora cuando en 2004

regresó a Hungría, su país, para reencontrarse con su padre,

al que hacía mucho tiempo que no veía,

y descubrió que se había convertido en una mujer.

Es un libro donde se aborda el tema de la identidad de género,

pero también el de la propia identidad más allá del sexo.

Absolutamente necesario.

Cerramos estas recomendaciones

con todo un clásico "La catedral y el niño",

escrito en 1948 y que ahora acaba de reeditar Libros del Asteroide.

La acción se sitúa en Galicia a principios del siglo XX,

y tenemos a un niño que transita

por los mundos opuestos de sus padres.

Su madre prefiere el ambiente burgués y clerical,

mientras que su padre

prefiere estar rodeado de bohemios en un pazo apartado.

Es una auténtica delicia.

Hay un instante que, de tanta soledad,

improvisa cualquier cosa la hermosura.

Así hoy, en esta playa donde mi padre no ha dejado huella,

le he visto enterrando en la orilla una sandía para enfriarla.

Donde solo hay tierra,

yo veía un hombre con los pantalones remangados,

abriendo hueco en la tierra.

Desde aquí veía los pies de mi padre enterrados,

veía la sandía enterrada, con su pulpa, cada vez más fría.

Esos hombres de orilla que saben de mar,

no habrán enterrado ahí nunca una sandía.

No sabrían hacerlo como él.

Hay un momento que, de tanta soledad,

brotan de la orilla, los frutos más grandes.

-Hoy os voy a recomendar "El secreto de la roca negra".

-Hoy os voy a recomendar el libro "El fantasma de la ópera".

-El libro va de que una chica que se llama Erin quiere navegar,

pero es demasiado peligroso por la leyenda de la roca negra.

Todos los días se cuela en el barco pesquero de su madre,

y todos los días Archie, su perro, la encontraba.

El libro va del último día de unos encargados de la ópera de París,

que se van a cambiar a otros, entonces muere uno de los encargados.

-"La leyenda de la roca negra"

cuenta que es como un pez espada que nunca está en el mismo lugar,

y que podría despedazar un barco.

-Porque a mí me gusta mucho lo que son libros románticos, películas,

y como esta obra tiene un punto también romántico,

pues me gustó mucho.

-Pero Erin la visita por accidente,

y entonces ve que solo era un inmenso ser vivo

rodeado de cientos de animales marinos.

-"El fantasma de la ópera" es una historia ya antigua,

pero han hecho esta adaptación para niños.

-El libro me ha gustado

por la relación que puede tener una chica o un chico con la naturaleza.

-Es cierto que, a medida que vamos conociendo a Lucía,

nos damos cuenta de que es una mujer bastante delirante,

pero es que la realidad que le rodea todavía lo es más.

Lo que ocurre fuera de ella.

-Sí, hay una competencia entre el delirio de ella

y el delirio de la realidad.

Y hay días en los que uno se levanta y nota algo raro,

y dice, tendré fiebre.

Y no, es él el que tiene fiebre,

es la realidad, la que está a 40, ¿no?

-De hecho Lucía tiene problemas de sociabilidad

y su trabajo en el taxi, de alguna manera, le ayuda a resolverlo.

-Claro, porque ella es una mujer muy solitaria,

aquí aparece ese aspecto de la soledad en las grandes ciudades.

El modo más eficaz de conocer a alguien es que sea tu vecino.

Ella vive, además, en un bloque de apartamentos,

donde la gente va y viene, precisamente,

porque no le gusta socializar,

y entonces el taxi le da la posibilidad de socializar lo justo,

o que ella puede soportar.

Porque el taxi crea una intimidad transitoria

que dura, 15, 20, 25 minutos, lo que dura la carrera,

y este es el máximo de socialización que esta mujer puede soportar.

-Nada en tus novelas es gratuito,

y en este caso, por ejemplo, está el tema de la música.

Aquí tenemos una banda sonora,

que tiene que ver con la "Turandot" de Puccini, con esta famosa ópera,

y concretamente, juega un papel importante,

la famosa aria de "Nessun dorma", cantada en este caso por Pavarotti.

Nada gratuita, desde luego.

-No, no, es una pieza fundamental.

Pero también una casualidad de estas aparentes que suceden al principio,

porque esta mujer, el primer día que llega a su casa,

después de que su empresa ha cerrado,

llega a su casa como a las 11 de la mañana,

y es una casa que no es suya,

porque ella nunca está a esas horas en la casa, de manera, que entra,

es un apartamento,

entra en el apartamento

con la sensación de una intrusa,

entra en el cuarto de baño,

se sienta en el bidé desalentada preguntándose qué va a ser de su vida

y en ese instante, una de las casualidades que suceden

es que por la rejilla de ventilación del cuarto de baño,

empieza a salir el aria "Nessun dorma",

que es una de las más bellas de la historia de la música.

Y entonces...

ella se muere de emoción, prácticamente,

porque a ella no le gusta la ópera, pero, de repente,

al escuchar la ópera a través de un tabique, le llega al tuétano.

Y esto es un dato autobiográfico, porque es algo que me pasó a mí.

A mí la música no me gusta,

pero tengo un vecino que le gusta mucho,

y cuando la pone él, me muero, pero si la pongo yo, no lo soporto,

me pongo nervioso.

-O sea, no te gusta la ópera.

-No, no, no me gusta.

No he educado ese registro,

pero, cuando oigo a través de un tabique, sí me gusta.

Y esto es un misterio,

pero es un misterio, que tiene en la novela, mucha importancia,

porque, el hecho de que, a esta mujer le guste la ópera

cuando viene de otra dimensión,

significa que hay otras dimensiones.

-Bueno, ella queda absolutamente abducida por la "Turandot",

tema de maquillaje, bueno todo, la música, la gente,

los clientes que suben...

-Ella va casi disfrazada de "Turandot",

esta portada es excelente porque ha cogido el espíritu de mi libro.

Y es una taxista muy particular,

porque tú imagínate una taxista con este look, ¿no?.

-¿Has necesitado hablar con muchos taxistas

para documentarte para el libro o tú ya eres un usuario habitual?

-Bueno, yo llevo documentándome toda la vida para este libro,

porque yo vivía, cuando era pequeño, en el extrarradio de Madrid,

muy lejos del centro,

y para nosotros ir al centro,

ir a Gran Vía, ir a Tirso de Molina, todo esto era una fiesta.

Y a mi madre le gustaba mucho, y le gustaba mucho ir en taxi,

porque eso le remitía a un tiempo pasado

en el que las cosas le habían ido mejor,

pero claro, nuestra economía no permitía coger taxis

desde el extrarradio hasta el centro, pero yo creo que ella ahorraba,

y cuando tenía dinero para un taxi, me invitaba, me llevaba con ella.

Entonces a mí aquellos viajes me marcaron, me marcaron,

por un lado, por la idea de la riqueza que para mi madre suponía

venir al centro en taxi,

y por otro, por la amenaza del taxímetro,

que era la metáfora de muchas amenazas, ¿no?

-Ahora mientras hablaba con Millás, recordaba que, hace unos días,

charlaba con el equipo del programa, sobre si éramos o no, gente de ópera.

Y la cosa salió repartida más o menos al 50 %,

lo cierto es que en "Página Dos" somos más de rock y de pop,

nos delatan las músicas que solemos poner todas las semanas,

aunque hoy, vamos a hacer una excepción.

(Música ópera)

-En ocasiones por puro agotamiento emocional, apagaba el reproductor,

pero recitaba en voz alta la letra del aria

que había encontrado traducida en la red,

"Que nadie duerma, que nadie duerma, tú también princesa,

en tu fría estancia miras las estrellas

que tiemblan de amor y de esperanza.

Más mi misterio está encerrado en mí, mi nombre nadie sabrá,

¡no, no! sobre tu boca lo diré, cuando resplandezca la luz,

y mi beso besará al silencio que te hace mía,

disípate, oh noche, estrellas ocultaos,

al alba venceré, venceré, venceré.

(Música ópera)

Subtitulado por Victoria Sánchez Mayo

  • Juan José Millás

Página Dos - Juan José Millás

27 mar 2018

En Página Dos entrevistamos a Juan José Millás por "Que nadie duerma", una novela protagonizada por una taxista que se cree mujer pájaro. Entramos en el mundo de los "fantasmas literarios". Vamos al cine para ver "El justiciero" de Eli Roth. Y Alejandro Simón Partal recita un poema suyo.

ver más sobre "Página Dos - Juan José Millás" ver menos sobre "Página Dos - Juan José Millás"
Programas completos (410)
Clips

Los últimos 1.454 programas de Página Dos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios