www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5434932
Para todos los públicos Página Dos - Jonathan Safran Foer - ver ahora
Transcripción completa

"Este libro trata del impacto

que la ganadería tiene en el medio ambiente.

Pero me las he arreglado para ocultarlo

en las anteriores setenta y nueve páginas.

He eludido el asunto por las misma razones

por las que Albor y otros lo hicieron.

Por miedo a que sea la mano perdedora.

Basta tocar el tema de la carne, los lácteos y los huevos

para que todo el mundo se ponga a la defensiva".

-Hola, buenas tardes.

Soy natural de Leioa, Vizcaya,

pero residente en Haro, aquí en La Rioja, durante catorce años,

y me dedico, desde hace ocho años,

a tocar las puertas de la gente por diferentes ciudades,

un poco promocionado mis obras.

Decidí ser escritor y dedicarme cien por cien a la escritura,

cuando la crisis golpeó con fuerza a este país, ¿no?

Sobre todo me dio a mi de lleno.

Y, bueno, pues, ahí decidí, ¿no? escribir.

¿Por qué?

Porque siempre lo había tenido en mente, tenía ese tiempo,

Pero ya teniendo las novelas, viendo que...

pues, el canal de distribución era muy limitado, ¿no?

para alguien no conocido,

entonces, decidí... bueno, hablar con la gente, ¿no?

Entonces, desde Haro, me he movido por Santander, Navarra, Burgos,

Logroño, Bilbao, Álava, lo más limítrofe.

Un poco...

Soy Sergio y escribo, ¿no? Estoy aquí.

-Los últimos trabajos había sido comercial.

Entonces, dijo, bueno, ¿si he podido vender cosas de otros

no voy a poder vender algo bien?

Y dijo, bueno, como se acababa el dinero,

me dijo: nena, me voy a meter unos libros en el macuto

y me voy a ir a venderlos.

¿Como que vas a ir a venderlos?

Dice sí, voy a ir puerta por puerta, a ver si....

oye, a ver si vendo algo.

Y aquél primer día, todavía me acuerdo,

hace ocho años, la semana que viene hace ocho años,

y.... dije: bueno, pues que sepas

que si yo alguien me tocase la puerta a mí,

nunca abriría.

-Sí, bueno, el escritor errante es un...., je, je, es un...

es un calificativo que yo diría que es cómo, bueno, un escritor

que comienza de cero, digamos, ¿no?

Imagínate las primeras veces tocar un timbre y decir: soy Sergio,

tengo un libro y quiero que lo conozca, ¿no?

La verdad es que es algo que... que sí... yo soy muy tímido,

Además, siempre digo, ¿no?

es verdad que recibes noes en tu mochila,

muchos desprecios, caras arrugadas, signos de interrogación que...

que denotan pues este tío...

¿qué hace aquí en mi casa con un libro bajo el brazo, ¿no?

llamando a la puerta?

Hola, buenos días.

Soy Sergio, un escritor que está promocionando su última novela,

suelo tocar los timbres, ¿me abre por favor?

Luego, ocurre que siempre todos los días,

llevo ocho años de esta manera,

todos los días tengo que decir que he encontrado a gente

que valora el esfuerzo, ¿no?

Vale, este es tuyo, Chema. Muchísimas gracias.

A ver si encuentro gente como tú que valoráis esto.

-Mucha suerte. -Gracias.

-Venga. -Hasta luego.

Pagar facturas y demás, vale, es un...

La verdad que eso... un poco partía de esa idea,

Es verdad que siempre estamos en esa línea, ¿no?

hay veces que estás otras veces que no,

pero si que es verdad que... labrándolo mucho,

haciendo, hablando con mucha gente, tocando muchas puertas....

Desde el principio, si que con diez libros al día es más que...

se puede vivir, se puede mantener esa línea, ¿no?

esa línea de flotación.

Y, sí, bueno, hay días que salen más otras que menos,

haces esa media;

y es verdad que te quitas de cosas pero luchas por lo que te gusta, ¿no?

que es un poco lo que... lo que andamos buscando, ¿no?

-Hola Olivia. -Hola Sergio.

-¿Qué tal? -¿Qué tal, buenos días?

Sergio, lo conocí,

de la misma manera que iba vendiendo los libros puerta a puerta,

se acercó a la librería a ofrecernos sus libros

y así nos conocimos.

Después de estos años sigue siendo la misma persona de antes.

Además, después vas conociendo cómo es...

cómo se lo ha tomado esto, que se lo ha tomado como un trabajo,

entonces seguir vendiendo sus libros forma parte de su trabajo;

él escribe, pero también lo vende.

Y lo que piensas es que le tiene que salir bien,

y, de hecho, yo creo que le está saliendo muy bien.

Ese deseo de ser publicado por una gran editorial, digamos, ¿no?

si que está ahí, claro, como no, ¿no?

Es verdad que muchas veces tendemos a... a priorizar, ¿no?

Esos mil millones de "Me gusta" en las redes sociales,

pero yo eso no lo cambiaría jamás por un lector que te....

que te... que te atiende, que te invita a comer, incluso.

No sé hasta qué punto puede llegar un tipo, ¿no?

con un libro debajo del brazo,

pero si que estoy cada vez más dispuesto a averiguarlo, ¿no?

Y, bueno, en ese empeño estamos, ¿no?

Jonathan, veo que el título original de su libro en inglés es:

"Nosotros somos el clima" esta sería la traducción literal,

pero en España se ha traducido como

"Podemos salvar el mundo antes de cenar",

quién lea el libro entenderá el porqué de este original título,

¿a usted le gusta?

El título en español era el título original en inglés,

y a menudo me pasa que hago cambios en el último momento.

Por la razón que sea, decidí que quería darle un título

que fuera un poco menos....

no sé... menos prescriptivo.

o que no estuviera tan, evidentemente,

relacionado con la comida.

Un título más amplio,

que se pareciera más a un eslogan, quizá,

así que lo cambié para llamarlo "Nosotros somos el clima"

pero muchos editores extranjeros ya habían visto este título

"Podemos salvar el mundo antes de cenar"

y me dijeron que les gustaba más.

Así que les dije que de acuerdo.

No estaba casado con ninguno de los dos.

Leo su libro, y pienso, este es un ensayo sobre el cambio climático,

pienso, también, es un libro con toques autobiográficos,

pienso es una crónica muy documentada sobre

hacia dónde va el planeta.

¿Podemos resumirlo todo diciendo

que este es el libro de un novelista que está preocupado

porque el planeta se está destrozando de manera irreversible?

Es un libro de un novelista, también es el libro de un americano,

el libro de un padre, el libro de un judío,

el libro de un hombre que, probablemente,

está acercándose increíblemente a la mitad de su vida

y creo que cada una de estas identidades contribuyeron

a cómo escribí el libro.

Creo que es muy difícil darle importancia a algo

como el cambio climático,

aunque parezca muy evidente que deberíamos hacerlo,

y creo que es porque es una historia que no se nos pega,

la información nos alcanza inmediatamente y se desvanece.

Creo que cuanto más aportemos de nosotros a la cuestión,

más probable es que se nos pegue.

Si solo leo la ciencia,

si solo me intereso por la información

sobre el cambio climático,

me importa durante cinco minutos y luego vuelvo a lo que hacía.

Si solo pienso en ello como escritor usando solo mi imaginación,

puede que me importe muy profundamente,

pero solo por poco tiempo;

si quiero que me preocupación sea constante,

todos esos aspectos de mi deben estar entrelazados.

Así que al escribir mi libro incorporé

todas mis identidades a la creación.

Me he reído cuando en la página ochenta de su libro dice:

"Este libro trata del impacto

que la ganadería tiene en el medio ambiente,

pero me las he arreglado para ocultarlo

en las anteriores setenta y nueve páginas".

¿Por qué es tan importante el tema de la ganadería intensiva?

Una de las verdades más importantes del cambio climático,

que ha sido invisible hasta recientemente

y ahora esta por todas partes,

es que las decisiones que tomamos como consumidores de comida

probablemente, son las decisiones más importantes

que tomamos como personas.

Sabemos que hay cuatro cosas que las personas hacen

que importan más que todas las demás con gran diferencia: vegar, conducir,

tener hijos y comer carne.

Y de estas cuatro cosas nuestra elección de alimentos

está mucho menos limitada que las demás.

Quiero preguntarle sobre, precisamente,

de lo que estaba hablando ahora.

Usted en el libro se refiere a cuatro acciones de impacto

que todos podemos hacer,

lo de ser vegetariano, que comentaba,

lo de tener menos hijos, lo de no utilizar aviones

y no tocar el coche.

Yo le debo confesar

que salvo por el tema de los hijos, que tengo dos,

creo que lo estoy haciendo muy mal ¿y usted?

Yo también lo estoy haciendo muy mal.

Así que no hay otra manera de empezar

que no sea reconocer dónde se empieza.

Mi punto de partida es que vivo en una casa que es demasiado grande,

voy demasiado en coche, vuelo demasiado,

no tengo placas solares, consumo mucho más de lo que debería;

hago pedidos en Amazon constantemente,

doy muy poca importancia a los residuos plásticos o de comida

y no sé mucho sobre cómo se produce la ropa,

pero me han dicho que es algo bastante serio.

Entonces, ¿qué voy a hacer?

¿Voy a decir que soy un imbécil y qué más vale que abandone,

o voy a fingir que no pasa nada y seguir con mi vida,

mientras cuento las cosas oportunas a la gente apropiada?

O puedo decir que este es mi punto de partida

y que me gustaría aprender para mejorar.

"Mi pensamiento fluye con los peces por las aguas de un río subterráneo,

con las ramas caídas por la serenidad,

de una noche perpetua.

No soy como los árabes, como las caravanas del desierto,

yo mendigo la luz.

Yo soy el que ha escarbado en la tierra de los dones

y ha extraído raíces, la madera quemada de un incendio.

He aprendido a convivir con las ruinas.

A abrir una ventana y asomarme en silencio

a la ternura de lo que ya no existe.

Oculto en la espesura de las cosas,

queda un último eco, sin embargo, de la canción del paraíso.

Un pequeño reflejo de la lámpara que alumbró el primer día

las fachadas de las casas del mundo.

He heredado un nogal sobre la tumba de los reyes.

Las palabras son mi forma de ser".

Cuenta Foer en su libro que el transporte mundial

provoca, más o menos, el 15% de la emisión de gases invernadero..

Bueno, como veis es un ensayo

que casi pertenece al género del terror.

Bueno, pues si queréis asustar leed esta obra.

Todo un clásico que se ha llevado en varias ocasiones

al cine y la televisión.

Así que si os queréis asustar entrad en la casa encantada.

Y qué decir de los coches

y su incidencia en el calentamiento global.

De hecho, están desapareciendo tantas especies del planeta

que no me extrañaría que en un futuro nos encontremos

dominando la tierra a seres como "Abe Sapien",

el conocido secundario de lujo de la serie "Hellboy".

Generaba tantas simpatías este mutante,

que ahora ya tiene álbum propio

y qué pedazo de álbum.

Yo no sé si leer salvará o no el planeta,

pero seguro que daño no hará.

Leer, por ejemplo, cualquiera de nuestras tres recomendaciones,

la última, "El peso de las estrellas".

Aquí se narra la vida del anarquista menorquino Octavio Alberola,

un hombre que se pasó la vida luchando;

primero desde dentro de la CNT, luego contra la dictadura de Franco.

En fin, una vida de película.

(Risas)

De mi.... de mi no te vas a reír, ¿eh?

¡De mi no te vas a reír!

¡De mi no te rías, ¿eh?

¡Que te quede claro, de mi no te vas a reír!

Veo que traes la adaptación

de la novela de uno de los autores preferidos de Página 2

que es Antonio Orejudo. Somos muy fans.

Exacto.

Ya cuando vi que se hacía la adaptación,

pensé, bueno, es obvio, que tenemos que dedicarle la sección.

Hablamos de "Ventajas de viajar en tren",

es la adaptación de su novela homónima,

y no te creas que tampoco es fácil explicar el argumento,

voy a intentarlo porque....

No, no, lo son las novelas de Antonio, en general.

Un poco explicar....

Yo creo que podemos explicar el punto de partida,

que es el encuentro de una joven editora en un tren con un psiquiatra

que está especializado en casos de trastornos de personalidad.

Entonces él, en un momento dado, baja del tren

y deja olvidada su carpeta con otros casos clínicos.

La película lo que hace es alternar

por un lado, el relato de estos dos personajes centrales

y por otro lado, algunas pequeñas ficciones

que tienen que ver con, suponemos,

con esas historias de otros pacientes del psiquiatra.

Pensando en la novela fácil no debe haber sido, ¿eh?

Para nada. No es nada fácil de adaptar.

Yo creo que por tres razones: una,

por la estructura que tiene la novela, ¿no?

que no sé si recuerdas que es una especie de muñeca rusa...Sí.

con historias que se meten dentro de otras historias,

que, a la vez, se meten dentro de otras historias;

con lo que por este lado había un reto narrativo,

por otro lado había un reto también

en lo que tiene que ver con la utilización de la voz, ¿no?

La novela alterna la tercera persona con distintas primeras personas

y eso también era complicado a efectos de llevarlo al cine.

Y luego también, no sé si estamos de acuerdo,

en que Orejudo tiene un sentido del humor muy particular,

que yo creo que no solo se expresa en el contenido de sus novelas

sino que también tienen que ver con la forma, ¿no?

La manera que lo escribe. Exacto, con su forma de escribir.

Entonces eso también hacía que fuera muy complicado de adaptar.

¿Y han sido fieles al libro? Pues, muchísimo.

Lo sorprendente es eso,

que a pesar de la dificultad la adaptación es muy muy fiel.

Si que hay algunos cambios,

pero yo creo que incluso la estructura, la esencia,

el tono, el sentido del humor están adaptados de forma muy fiel.

Hay algunas diferencias, por ejemplo,

tanto la película como la novela están estructurados en capítulos

y algunos de los capítulos de la novela no aparecen en la película.

Llama la atención también que hay toda una parte del libro

que gira entorno al personaje de la protagonista, de esta editora,

que no está tan desarrollado en la película.

Pero, bueno, que son cosas un poco detalles

que tampoco tienen excesiva importancia.

¿A ti qué te ha parecido?

Me parece una película curiosa.

Yo no conecto demasiado con el sentido del humor de la película,

pero si que me parece interesante que aparezca una película

que rompa tanto con el tipo de cine que se hace en España actualmente.

Creo que es una peli que le da la vuelta a todo, ¿no?

que narrativamente, visualmente.

A nivel del sentido del humor es tan particular

que yo creo que siempre hay que recibirlo con alegría.

Todo esto podría ser un cuento,

pero es que si nos ponemos así no hacemos nada en la vida.

Me encanta el título del libro de Cuerda.

Es que todo lo que tiene que ver con Cuerda

siempre tiene....Sí, ¿verdad? una parte genial, ¿no?

Si te recomienda "Memorias fritas", que es su autobiografía.

o sea, él explica...

Son sus memorias,

en las que cuenta historias

tanto relacionadas con su vida personal

como con su vida profesional.

Su experiencia en televisión, su experiencia como director de cine,

las figuras que han sido importantes en su... su formación;

ya sean escritores, ya sean cineastas como Berlanga, Woody Allen.

O sea, yo creo que es una aproximación muy completa

a la obra de un director divertidísimo...Me lo voy a llevar.

y muy ingenioso,

y creo que no está demás echarle un vistazo.

Hoy os voy a presentar.

De la serie "Misterios a Domicilio"

me he leído el tercer libro "Las abuelas chanchulleras".

El libro me ha gustado mucho

porque le pasan cosas muy extrañas a Ariol.

Para leerte este libro no hace falta que te leas los dos primeros libros,

o sea, el uno y el dos,

porque este libro habla de una historia

que es totalmente diferente a los anteriores libros.

Lo que más me ha gustado

ha sido el capítulo de Ariol en la gasolinera Totó,

porque es muy chulo.

En esta historia Hugo y Olivia investigan

por qué en el Bajo A hay una triple AAA.

Ariol tiene un amigo que es un cerdo que se llama Ramono.

Es muy divertido.

Y yo por la noche lo leía y me reía

y venían mis padres y me decían:

Martina no te rías tan alto que vas despertar a tu hermana.

Y yo reía, y reía, y no podía parar de reír.

Me gusta de su libro que reivindica el poder del pueblo.

Me explico. Usted utiliza el ejemplo de la Segunda Guerra Mundial,

donde destaca el papel del voluntariado

para conseguir ganar la guerra

y en este tema también hace lo mismo,

porque a usted le parece importante el papel individual de científicos,

de gente famosa, de algún político,

pero, sin embargo, dice que si alguien puede resolver

este grave problema climático somos nosotros,

somos todos nosotros, ¿es así?

Bueno, una parte depende de nosotros, pero no todo.

Las personas no pueden solucionar el cambio climático por si solas,

necesitamos regulaciones gubernamentales,

las corporaciones deben actuar de forma diferente.

Antes hablábamos de las cuatro cosas más importantes que podemos hacer,

pero, en realidad, hay cinco,

y esa quinta es aún más importante que las otras cuatro, que es votar.

Esa es la acción definitiva para el medio ambiente,

votar para que gane un líder que no solo refleje nuestros valores,

y es difícil recordar cómo sería eso, sino que también nos guie,

nos empuje en la dirección en la que queremos ir.

Usted ofrece datos a lo largo del libro,

que son sobrecogedores.

Por ejemplo, que la electricidad supone el veinticinco por ciento

de las emisiones anuales de gas invernadero,

la agricultura el veinticuatro,

los transportes el catorce.

Hay momentos de su libro que resultan terribles,

hay otros que son más esperanzados,

pero se lo voy a preguntar directamente,

¿estamos a tiempo de salvar el planeta?

No sé.

Pero esto es lo que le puede decir.

Cuando tengo conversaciones hipotéticas suelo perderme en ellas.

La gente siempre me pregunta ¿te sientes esperanzado?

¿crees que la gente va a cambiar? No tengo ni idea.

Me puede preguntar por mi o yo le puedo preguntar por usted

y eso es algo muy productivo.

En 10 años debemos reducir las emisiones de carbono en un 60 %

Así que si piensa en su propia vida, si no se imagina el mundo,

¿puede hacer esto el mundo?

¿Se puede imaginar en su propia vida bajando a un seis por ciento,

comiendo un seis por ciento menos de carne,

volando un seis por ciento menos?

¿Se puede imaginar el año próximo haciendo todo esto

en un seis por ciento menos?

Yo creo que si puedo.

Es muy importante que el cambio climático

no solo exista en nuestra mente sino también en nuestras vidas.

Estamos viendo estos días en todo el mundo

muchas manifestaciones,

protagonizadas por gente muy joven, que está preocupada,

realmente preocupada por el cambio climático.

¿Está usted muy esperanzado con esta generación?

La generación de jóvenes me inspira y me avergüenza.

No sé si estoy esperanzado

porque no lo pueden resolver ellos solos,

no pueden ni votar

y la mayoría no pueden tomar decisiones económicas en sus vidas.

Sí, cuando tengan mi edad tendrán otro líderes,

tendrán otros escritores y periodistas.

El problema es que no podemos esperar tanto tiempo;

simplemente, no tenemos tanto tiempo.

Ojalá lo tuviéramos.

Entonces estaría segurísimo de que solucionarían este problema.

Tenemos quizá diez años para llegar donde debemos llegar,

para evitar un cambio climático irreversible y fuera de control.

Así que no podemos mirarlos y decir: ¡Son geniales, ¿verdad?!

Nos hacen sentir tan esperanzados, estamos tan orgullosos de ellos.

Lo que tenemos que hacer es decir que nos han recordado

lo que debemos hacer.

Somos la gente que tiene el poder, quien toma las decisiones;

las decisiones financieras, las políticas,

debemos tomar decisiones en su nombre

y creo que actualmente hay un riesgo

en la forma que vemos a la gente joven.

Greta Thunberg la amamos, es maravillosa, nos inspira

pero ¿qué nos inspira hacer?

¿Nos inspira a ver vídeos de ella y a llorar,

o nos inspira a decir voy a cambiar mi vida porque tiene razón?

Y lo que dice es verdad.

Espero que así es como nos esté inspirando.

Entre esas informaciones terribles de las que nos habla,

nos recuerda que estamos en la sexta extinción masiva

pero la primera cuya responsabilidad recae en una animal,

en los seres humanos.

Y, ahí en relación a ese tema,

hay algo que me llama mucho la atención

y en lo que usted insiste,

y es que el ser humano es capaz de aceptar lo que está ocurriendo,

pero, sin embargo, no se lo cree, ¿es por miedo? ¿es por comodidad?

A menudo dos personas, a quienes les importa y tienen conocimientos,

hablan sobre el cambio climático y luego continúan como si nada,

y debería ser algo en lo que siempre pensamos.

No significa que debamos estar aterrorizados o deprimidos,

o nerviosos o enfadados.

No significa que, de repente, debamos ser alguien diferente,

pero debe ser algo en lo que tenemos que volver

y motivarnos constantemente.

El libro de Jonathan Safran Foer y muchos otros son reveladores,

si seguimos por este camino nos vamos a cargar el planeta.

Y aunque a menudo hemos dicho que leer es sanador,

lo cierto es que si no hacemos algo todos juntos,

esto no lo salva ni los libros.

"Comer desde el compromiso,

es una de las luchas que van a marcar y definir mi vida.

Entiendo esa lucha no como una expresión de mi incertidumbre

acerca de la manera correcta de comer,

sino como una función de la complejidad del comer.

No nos limitemos a llenar el estómago.

Y no nos limitemos a modificar nuestros apetitos

en respuesta a unos principios.

Comemos para satisfacer ansias primitivas,

para forjar nuestro carácter y mostrarnos tal y cómo somos,

para fijar una comunidad.

Comemos con nuestras bocas y estómagos

pero también con nuestras mentes y corazones.

Todas mis diferentes identidades: padre, hijo, norteamericano,

neoyorkino, progresista,

judío, escritor, ambientalista, viajero, hedonista,

están presentes cuando como.

Así como lo está mi historia".

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Jonathan Safran Foer

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Página Dos - Jonathan Safran Foer

05 nov 2019

En Página Dos, Jonathan Safran Foer nos explica cómo "Podemos salvar el mundo antes de cenar" cambiando nuestros hábitos alimentarios. Conocemos en Haro a un escritor que vende sus libros puerta por puerta. Basilio Sánchez nos recita un poema.

ver más sobre "Página Dos - Jonathan Safran Foer" ver menos sobre "Página Dos - Jonathan Safran Foer"
Programas completos (468)
Clips

Los últimos 1.690 programas de Página Dos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios