www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3476797
Para todos los públicos Página Dos - Jonas Jonasson - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

Jonasson.

Del Bosque.

Sucunza.

Pesadillas.

Aunque parezca mentira, hemos viajado hasta Visby,

en la isla de Gotland, en Suecia, para reírnos un rato.

Y es que hemos quedado en unos segundos con Jonas Jonasson

aquí dentro.

(Música)

Mister Jonasson, estamos en la ciudad sueca de Visby,

que es uno de los escenarios de su nueva novela.

Le voy a pedir que me ayude a situarla argumentalmente

para nuestros espectadores. Tenemos tres personajes principales.

Tenemos un delincuente que ha salido de la cárcel,

tenemos a un joven recepcionista,

y luego tenemos a una reverenda que no cree en Dios.

¿Qué va a pasar con ellos tres? Ahora le toca a usted.

En primer lugar, era muy importante para mí

que la reverenda no creyese en Dios,

y esto es así desde el primer momento.

Ella siente la fe como una obligación.

Si esto hubiese sido de otra forma,

si ella hubiese empezado a cuestionar su fe,

hubiese sido una novela totalmente distinta.

Habría sido una conversación teológica, y no lo es.

Otro aspecto que atañe a los otros dos protagonistas

es que el asesino es realmente una víctima de las circunstancias.

Crece en una familia desestructurada, pero no se considera una víctima.

El recepcionista, sin embargo, es todo lo contrario.

No es ninguna víctima, él es el responsable de su situación.

Sé que no podemos desvelar mucho, pero ¿podemos contar algo

de esa empresa que van a montar ellos tres?

Estamos ante tres tipos de negocio distintos.

Que coinciden en que los tres son inmorales por igual.

El primer negocio se basa en dar palizas a personas

y cobrar por ello, lo cual es inmoral.

Más adelante, el negocio cambia de actividad,

y los protagonistas juegan a ser la Iglesia.

Lo cual es, si cabe, aún más inmoral.

Por último, se dedican a comercializar a Papá Noel.

En todas sus novelas la acción es muy importante. En esta, también.

Pero tengo la impresión de que esta es más una novela de personajes

que las anteriores. Como si las descripciones

psicológicas tuvieran más importancia.

Sí. Es posible.

Otra forma de explicarlo es que esta novela de asesinos

es la más humorística,

pero también la más seria que he escrito hasta la fecha.

Sobre todo me interesa lo que resulta del hecho

de que uno achaque a los demás

lo que le pasa a uno mismo.

Esto provoca que ocurran muchas cosas terribles durante la historia.

Al principio, uno puede tener la sensación como lector

de que el protagonismo lo va a tener ese joven recepcionista de hotel,

pero enseguida se da cuenta de que la reverenda,

de que este personaje femenino puede con todos.

No sé si fue algo premeditado

que usted tenía claro desde el principio,

¿o este personaje fue ganando terreno

a medida que escribía la novela?

Antes de escribir,

tengo la obra estructurada y lista en mi cabeza.

Es cierto que los personajes, en cierto modo,

se apoderan de mí y van evolucionando, más o menos,

en función de lo arrogantes que sean.

Está claro que la reverenda

es un personaje que se ha adueñado de su destino.

Quien ha seguido su trayectoria sabe que el humor es muy importante

en sus libros, y aquí también lo es, lógicamente.

Pero la religión también tiene un papel relevante.

¿Humor y religión se relacionan bien?

Deseo creer que Dios,

mi Dios, tiene sentido del humor.

El humor y la capacidad de saber reírse de sí mismo son importantes.

El trágico Estado Islámico

necesitaría tener dosis infinitas de humor.

La política y los conflictos bélicos también se beneficiarían de ello.

Todo el mundo, de hecho.

Yo no tenía una vocación de querer trabajar con libros.

De pequeñita no quería escribir.

No era aquello de: "Yo quiero ser escritora",

o "Quiero montar una librería".

Lo recuerdo como lectora, para pasar el tiempo.

En casa somos tres hermanos.

Yo era la que me quedaba por las noches leyendo.

De hecho, alguna vez recuerdo a mi madre

castigándome a la cama sin leer.

Era un pasatiempo. Era muy desordenada.

No era consciente de que estaba aprendiendo cosas leyendo.

Ha sido haciendo. He ido haciendo y haciendo,

y de repente había libros por todas partes.

Mira, igual era esto lo que quería.

("La Vie en Rose", Édith Piaf)

Era una época que yo trabajaba en una tienda.

El libro se llama "La tienda y la vida".

Son unos diarios de lo que pasaba en la tienda,

combinados con cosas que va leyendo mientras tanto.

La sensación de publicar el libro, que te cojan eso,

una cosa como tan íntima y tan hecha sobre la marcha,

y que te digan: "Hay material para hacer un libro".

Dices: "Guau". Pero en ningún momento...

No me sentí escritora tampoco.

Creo que el oficio de escribir es otra cosa.

Me parece dificilísimo.

Los dos venimos del mundo literario.

Y de repente empezaron a confluir un montón de factores.

Salió el local este de la nada.

Y haciendo, haciendo, un día nos vimos

que ya teníamos esto montado.

¿Qué tal? -¿Qué pasa?

-La cosa del librero ha cambiado también.

Ahora la gente viene a las librerías a que le cuentes cosas.

Es una mezcla entre dependiente...

Y además es un trabajo de programador.

Lo de Zaragoza, ¿qué? -Lo de Zaragoza fue...

Yo creo que debería hablar Silvia.

Carlos y yo hablamos a la vez.

-Esto va con la evolución de la sociedad en los últimos años.

Ahora la gente está más por la cosa del espectáculo.

Y funciona.

Y es porque los libros no es como vender un objeto,

no es como vender unos pantalones. Estás vendiendo contenido.

Y ese contenido da pie a hablar de cosas que nos pasan a todos

o que todos deberíamos entender.

Igual el mundo sería un poco mejor si nos paráramos a pensarlas.

Y tener aquí a gente que te explica bien eso

es un material...

Te vas a casa no con la sensación de haber trabajado 9 horas seguidas,

sino de haber aprendido cosas.

¿Qué libro estoy leyendo actualmente? Pues mira, uno que me regalaron,

que es un chico, Antonio Contreras,

que ha escrito conversaciones con cuatro o cinco periodistas,

porque él quiere ser periodista, tiene una pequeña discapacidad,

y el título es "Palabras sabias a oídos sordos",

porque es un chico sordo.

¿Un escritor que me iría a cenar, vivo o muerto?

Pues no lo sé. Se me ocurre...

A lo mejor no era un gran escritor, pero sí un gran lingüista,

y muy pulcro en el uso del lenguaje español, que era Lázaro Carreter.

Recientemente, me regalaron un libro de un consultor americano,

Dov Seidman,

que trata sobre los comportamientos éticos de las personas

y de las empresas, que no solo es

que los negocios van por un lado y las personas van por otro,

sino que todo va junto, y cómo se hacen...

Me parece que se llama algo como "How".

"How" es el cómo se hacen las cosas.

¿Quién me impulsó a escribir este libro de "Ganar y perder"?

Pues un periodista de Telemadrid,

de esos que echaron hace poco tiempo.

Me dijo: "¿Qué te parece si hacemos esto,

reflejamos un poco las ideas de estos siete u ocho años

que llevas en la selección española?".

Dije: "Bueno, vamos a ver".

Ese es el recorrido por la victoria y la derrota

que cualquier actividad de la vida tiene,

pero que en nuestro caso ha tenido mucho eco,

tanto ganar como perder.

¿Un libro en relación al pasado? Seguramente hace poco,

cuando estaba de entrenador en el Real Madrid.

Muchas veces, el mundo del entrenador...

perturba tanto, tanto eco,

tiene todo lo que pasa alrededor del fútbol.

Cualquier cosa que tengas que comentar

siempre tiene una contestación.

No puedes agradar a todo el mundo.

Y eso es una moraleja que en los cuentos de Lucanor

viene bien reflejado, diciéndote: "Haz lo que tú creas

y no lo que la gente opine".

(Música)

Cuando usted decide que sus tres protagonistas

monten una iglesia y, de esa manera,

se puedan enriquecer,

¿temió que algunos de sus lectores creyentes pudieran ofenderse?

Estaba un poco preocupado sobre esto.

Y se ha demostrado que no tenía por qué estarlo.

He tenido una respuesta muy positiva del entorno eclesiástico.

Aunque he recibido una carta de un lector molesto

por mis bromas sobre el tema del sacramento de la Comunión.

No considero este sacramento menos sagrado,

aunque bromee sobre ello.

Quizás esta persona necesita algo

que el mundo en general también necesita.

Sentido del humor y tolerancia.

¿Le puedo preguntar a nivel personal

si usted a nivel religioso está más cerca de Anders

o de la reverenda?

Si tengo que elegir, elijo a Anders.

Desconozco si Dios existe. No se ha pronunciado.

Aunque yo le hablo de vez en cuando.

Pero creo que el universo es demasiado grande e incomprensible

para que podamos constatar que Dios no existe.

Esto va más allá de nuestra comprensión.

Hablábamos antes de cuestiones sociales.

En la novela se aborda el tema del alcoholismo,

que, de alguna manera, toca más o menos

a varios de los personajes. ¿Es un problema serio en Suecia?

Suecia pertenece a lo que se denomina

el "cinturón del aguardiente" o el "cinturón del vodka".

Se beben muchas más bebidas de alta graduación que vino.

Esto ha provocado una cultura de beber mucho

en ciertos periodos de tiempo,

alternados con otros de total abstinencia.

Esta manera de beber afecta de manera muy negativa y trágica

especialmente a las familias.

En el continente se bebe de otra forma.

Uno puede pensar que escribo de forma romántica sobre la bebida,

pero esto me preocuparía,

ya que considero que el alcoholismo es una enfermedad muy grave

que afecta no solo al alcohólico, sino a todo su entorno.

¿Usted sabe que, aunque sea en clave de humor,

novelas como las suyas desmontan esa imagen idílica

que tenemos en muchos países sobre Suecia?

Recuerdo la primera vez que estuve en París.

En un viaje de promoción para hablar de mi primer libro.

Estaba un poco preocupado por tener que tratar

con lo que yo pensaba que eran los periodistas franceses.

Unos hiperintelectuales algo vanidosos.

En realidad, me encontré con personas de carne y hueso,

muy sorprendidos, sobre todo, en conocer a un sueco

que no tenía tendencias suicidas ni era depresivo.

Leyendo su novela, por eso he descubierto

que los suecos, los españoles y todo el mundo en general

comparten un mismo temor, el de Hacienda.

Suecia es un país experto en temas fiscales.

Así que el temor es real.

Por la noche, asustamos a nuestros niños

con asuntos de Hacienda.

(Grito)

Hannah está en apuros. Está encerrada en esta casa

y su padre es un psicópata.

-¿Tiene una amiga?

-¡"El abominable Hombre de las Nieves en Pasadena"!

-Son manuscritos de "Pesadillas". ¿Por qué están cerrados con llave?

Oye, por la cara que pones, creo que tienes miedo a las alturas.

He subido muy convencida, pero ahora no lo veo tan claro.

Hablando de miedo, la adaptación que se ha hecho de "Pesadillas",

esa serie juvenil que triunfaba... De los 90, sí.

Miedo, poco. No, es más aventuras fantásticas

que terror. Se publicaron muchos títulos.

Sí, había como 50 y pico volúmenes. Han hecho una jugada bastante curiosa

que creo que vale la pena contar el argumento

para explicar cómo lo han hecho. Han convertido al propio autor

de los libros en protagonista de la película.

Él tiene los manuscritos de todas sus novelas

en una estantería cerrados con candado.

La cosa está en que si alguien se atreve a abrir estos libros,

salen los monstruos de dentro y la lían.

Esto les ha servido para poder incorporar a la película

muchos de los monstruos de la saga de libros.

-Que nadie mueva un dedo.

(Grito)

¿Te ha gustado? Sí, mucho.

Es de estas pelis de aventuras que tiene un espíritu muy de los 80,

que recupera un tipo de aventuras como más pura,

con una apuesta por la fantasía más radical.

Me gusta el diseño de los monstruos,

me gusta que todo sea como tan blanco en realidad.

Sí que me ha gustado.

(Música)

Yo creo que la literatura juvenil ha alimentado al cine

desde el origen de los tiempos. Sí.

Me acuerdo de "El fantasma de Canterville", de "El mago de Oz".

Exacto. Hay un montón.

Yo tengo mucho aprecio a "La historia interminable".

También. La asocio mucho con mi infancia.

Pero para acercarnos un poco en el tiempo,

podríamos marcar dos momentos importantes

de entrada muy radical de la literatura juvenil en el cine.

Uno sería a raíz del estreno de "Harry Potter",

que activa todas estas películas tipo "La brújula dorada",

"Las crónicas de Narnia", que describen mundos fantásticos

en los que la magia es importante, con personajes de aire mitológico.

Y otro sería toda esta moda de los últimos tiempos

de la ciencia-ficción para chavales,

con películas como "Los juegos del hambre",

series como "Divergente"... También, es verdad.

Muchas las hemos tenido en el programa.

Hoy me vas a hacer muy feliz, ¿no? Sí.

De hecho, vengo muy cargada. Ya lo veo, ya.

Es un libro que me tiene loca.

De hecho, es el primer libro de gran formato

que hemos tenido en la sección, pero creo que valía la pena,

porque es un libro homenaje, podemos decir,

a las tres entregas de "Regreso al futuro".

Recuerdas que hace nada tuvimos a Zemeckis en el programa.

Sí, con el desafío. Y ahora le tenemos otra vez

por este libro, que hace un análisis exhaustivo

de la famosa trilogía. Es un libro alucinante,

quizá también porque está escrito con muchos años de distancia

respecto a cuando se hicieron las películas.

Las películas están bien estudiadas. Es un libro muy bien documentado.

Con textos a cargo del propio Zemeckis,

de los actores de la película, como Michael J. Fox

o Christopher Lloyd, y lleno de detallitos

que los fans de la saga van a alucinar.

Lo estás viendo y te emocionas de pensar

qué cuidado y qué detallado todo. Me lo quedo.

Venga.

(Música)

No sé si los protagonistas de la novela de Jonasson,

cuando llegan a Visby, se encuentran con un paisaje tan helado.

Pero lo que tengo claro es que este es el lugar perfecto

para recomendaros "El invierno más largo",

de la autora sueca Cecilia Ekbäck.

La acción transcurre en unas glaciales montañas de Suecia,

donde aparece un cadáver teóricamente devorado por los lobos,

pero cuando Maija se pone a investigar,

descubre que los lugareños esconden terribles secretos.

Misterio sueco del bueno.

No solo el frío te eriza la piel, también el miedo.

Miedo como el que aparece en "Todos los miedos",

de Miguel Ángel González, libro con el que consiguió

el último premio de novela Café de Gijón.

Vais a encontrar dos historias.

La de una mujer que es secuestrada y torturada,

y que intenta rehacer su vida,

y la de un hombre enfermo en fase terminal.

Son dos historias distintas con un mismo denominador común:

el miedo al futuro.

(Música)

La novela de Jonasson transcurre en buena medida

en la capital sueca, en Estocolmo.

Los tres protagonistas deambulan por sus calles,

y es aquí también donde vamos a recomendar un estupendo libro,

"El pesquero", del escritor japonés Kobayashi.

Lo publicó en 1929

y está ambientado en un buque cangrejero

donde imperan la brutalidad y la vejación.

Hasta que un buen día los pescadores se unen

para reivindicar sus derechos laborales.

Como veis, una novela absolutamente actual.

"Tengo unos pies perfectos".

Vale, te ríes, pero así se llama el libro que estoy leyendo.

Y es de lo más original, porque va de eso, de pies.

Y cuenta tantas cosas que no sabía que ahora los miro de otra manera.

-Yo también estoy aprendiendo mucho, pero de algo más serio.

De la guerra civil española.

Arturo Pérez reverte ha escrito un libro muy interesante

que explica a los jóvenes cómo fue aquel conflicto.

El libro, aparte de didáctico, es muy hermoso

gracias a las ilustraciones de Fernando Vicente.

Te lo recomiendo. Aprenderás mucho.

(Música)

Usted triunfó ya con su primer libro.

¿Soñó con este éxito?

Si tu pregunta hubiese sido formulada de la siguiente forma,

si creía que hubiese podido llegar a vender 13 millones de libros

en el mundo entero, entonces mi respuesta hubiese sido: "No".

Antes de triunfar como escritor, fue un empresario de éxito.

Digo esto porque no sé si a usted le preocupa

especialmente el fracaso. Porque, a nivel profesional,

todo siempre le ha ido muy bien.

Siempre he tenido mucha seguridad en mí mismo.

Pero no una gran autoestima.

Siempre he pensado que todo es posible.

Y lo he podido comprobar.

Pude vender mi exitosa empresa y ser económicamente independiente.

Empecé a escribir libros,

y fui económicamente independiente otra vez.

Creo que esto demuestra que Dios realmente tiene sentido del humor.

¿Usted se ve publicando una novela donde no haya humor?

Nunca. No sería yo.

Si dejamos de lado el humor,

creo que la vida pierde entonces su sentido.

¿Y cualquier tema se puede abordar con humor?

Se puede, pero yo no puedo.

Roberto Benigni demostró que se podía bromear

sobre temas como el holocausto.

Con su película "La vida es bella".

Él consiguió hacerlo, pero es extremadamente difícil.

Yo esto no lo puedo hacer.

El holocausto es un asunto totalmente inhumano para mí.

Decir que su novela es una road movie delirante,

¿es acertado?

Porque veo que le gusta.

En sus otros libros, también el viaje está muy presente.

Sí.

Ya estoy pensando en mi próxima novela.

Empieza a tomar forma,

y me doy cuenta de que por cuarta vez voy a hacer un viaje.

Un viaje físico.

La vida es un viaje, ¿verdad?

Depende de nosotros hacerlo de manera que tenga el máximo sentido posible.

Viajamos con la literatura, ya sea desde el sofá de casa

o recorriendo los escenarios naturales de los libros,

como hemos hecho con la novela de Jonas Jonasson.

Por eso imagino que estaréis de acuerdo conmigo

en que somos unos privilegiados,

porque podemos perdernos por mundos increíbles,

mundos que podemos coger con las manos.

La alternativa económica más sensata que encontraron

fue una cabaña de pescador en una isla del mar Báltico.

Habían descubierto Gotland en Internet,

y les atrajo tanto el precio como la ubicación.

Algo más de 100 millas náuticas

con respecto a los criminales de Estocolmo,

que aún no habían volado por los aires.

Había razones para que el precio fuera tan bajo.

No se podían aislar las paredes ni el tejado,

y no se podía instalar un cuarto de baño.

Además de las reglas mencionadas, apenas se podía salir de la cabaña,

según dijo el propietario,

que les mencionó por teléfono la protección de las playas,

la protección del agua, la protección de los animales,

la protección medioambiental, y un puñado de otras protecciones

que la reverenda no fue capaz de asimilar.

(Música créditos)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Jonas Jonasson

Página Dos - Jonas Jonasson

06 feb 2016

Óscar López viaja hasta Suecia para entrevistar a Jonas Jonasson. 'El matón que soñaba con un lugar en el paraíso' es su tercera novela y en ella cuenta la historia de un expresidiario que se asocia con un recepcionista de un hotel decadente y con una reverenda atea para montar un negocio de "palizas por encargo". Una nueva novela llena de humor del autor que alcanzó un gran éxito mundial con  'El abuelo que saltó por la ventana y se largó'.

Por otro lado, la sección 'Los otros' cuenta con la librera Isabel Sucunza para hablar, entre otras cosas, de cómo desarrolla su activismo cultural.

El programa también estará con el seleccionador español de fútbol, Vicente del Bosque, que hablará de sus gustos literarios. En la sección de cine, Desirée de Fez analiza cómo ha quedado la adaptación del clásico de terror 'Pesadillas', de R.L. Stine.

ver más sobre "Página Dos - Jonas Jonasson" ver menos sobre "Página Dos - Jonas Jonasson"
Programas completos (415)
Clips

Los últimos 1.483 programas de Página Dos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios