www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5453899
Para todos los públicos Página Dos - Javier Peña - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

# Con la mirada empañada de hielo,

# quizás he vuelto # a olvidar tu nombre.

# La vida se pasa en un momento

# y ya no somos los de antes.

# Y ya no somos los de antes. #

-"Si alguien quisiera contar nuestra historia,

la historia de los cuatro,

no debería escribirla;

bastaría para contarla una fotografía,

una imagen,

un trasero,

un silencio,

una mancha de sudor.

un saltamontes nadando en cerveza."

# -Lo peor no habrá sido morir.

# Lo peor no habrá sido morir. #

(Música)

Santander es una ciudad muy vinculada a lo literario.

Todas las ciudades tienen sus escritores,

pero, en el caso de Santander,

que es una ciudad con poco más de 170.000 habitantes,

el número de escritores que ha habido aquí

ha sido importante.

Escritores significativos, nacidos en Santander

o que han sido adoptados por Santander.

Adoptados por Santander, por ejemplo, Benito Pérez Galdós,

que pasaba algunas de sus estancias aquí, en Santander,

o el propio José Hierro, que nació en Madrid accidentalmente,

decía él, pero que se consideraba santanderino.

Gerardo Diego, santanderino Premio Cervantes

junto a José Hierro

y a otros escritores muy significativos también

que no nacieron en Santander,

pero que pasaron aquí buena parte de su vida,

como pueden ser José María de Pereda

o Manuel Llano.

Marcelino Menéndez Pelayo

dejó un doble legado en Santander:

por un lado, su propia obra literaria;

por otro, su biblioteca,

formada por más de 40.000 ejemplares,

una auténtica referencia a nivel internacional,

y ese legado se conserva en Santander

y es uno de los patrimonios más importantes

que tiene la ciudad.

En cuanto a la literatura contemporáena,

Santander cuenta actualmente con poetas muy destacados

a nivel nacional, es el caso de Lorenzo Oliván,

nacido en Castro Urdiales, vive en Santander,

muy vinculado a esta ciudad.

Tenemos también autores importantísimos y consagrados,

como Álvaro Pombo, residente ahora en Madrid,

o Alejandro Gándara

y otros autores de cuentos maravillosos

como puede ser, por ejemplo, el caso de Gonzalo Calcedo,

que nació en Palencia, que vive al otro lado de la bahía,

pero que pasó su infancia en Santander

y que está estrechamente vinculado a esta ciudad.

(Música)

# -Daba siempre tumbos por la vida

# sin por qué ni para qué. #

-Una de las cosas a favor es su gran tradición literaria.

Los índices de lectura

e, históricamente, tiene una cantidad de autores,

por decirlo de alguna manera, que es superior

a lo que proporcionalmente debiera de ser a la población.

Esta es una de las cosas

que se han intentado explicar muchas veces,

por qué Santander tiene tanto caldo de cultivo para autores.

Mi editorial se llama El Desvelo Ediciones.

Surgimos hace 10 años aquí, en Santander,

como un proyecto vocacional personal,

pero con una mentalidad

de hacer una editorial comercial.

Nos dedicamos al libro literario

en los géneros clásicos: ensayo, narrativa y poesía.

No te voy a engañar

en el sentido de que tener una actividad editorial

en el norte de España, en una pequeña ciudad de provincias,

sea algo recomendable para tener una vida tranquila.

Pero estoy contento con lo que hemos hecho,

creo que hemos aportado nuestra contribución

al panorama cultural del país,

y en esa línea vamos a seguir.

(Música)

-La librería se inauguró en 1967,

llevamos exactamente 52 años.

Tenemos tres espacios en distintas zonas.

Donde estamos es la del centro.

Tenemos en la zona de Cuatro Caminos

y en General Dávila.

Y hemos crecido un poco más

en el tema de ensayo, filosofía, poesía...

Tenemos un espacio un poco mayor y hemos podido hacerlo.

Hay muchos lectores.

Ellos han hecho posible que haya varias librerías,

además, con mucho nivel.

Porque, claro, son buenos lectores

y te obligan a estar al día.

Pero ha habido un movimiento bastante potente en la ciudad

por varios factores,

pero creo que lo más importante fue

que el Ayuntamiento creó la fundación Santander Creativa,

y con eso han hecho muchísimos proyectos, microproyectos,

y han podido avalar a pequeñas empresas culturales,

a agentes culturales, pequeños teatros,

y esto se ha ido agrandando.

Este empuje ha sido fundamental.

La vida literaria de Santander

ha mejorado muchísimo.

(Música)

Estamos en Santiago de Compostela,

concretamente en la Ciudad de la Cultura,

porque los protagonistas de tu primera novela, "Infelices",

se conocen en la Universidad de Periodismo

de esta ciudad.

Iba a decir que son cuatro protagonistas,

pero son cinco,

porque tenemos a Hans, a Karl, a Rudolf, a Moritz

y creo que también habría que añadir a Marga.

¿Por qué no nos haces un minirretrato robot de cada uno?

Tenemos a Hans, que es un asesor político.

Es una persona silenciosa para los demás,

que a veces parece un poco abúlico,

que no tiene esa presencia de ánimo

como para enfrentar la vida.

Pero después vamos conociendo a través de sus monólogos

que dentro de sí

tiene mucho más de lo que la gente percibe por fuera.

Tenemos a Moritz, que es el cínico.

Es un escritor fracasado, es un bocazas,

siempre tiene algo que decir de más en toda la novela,

y siempre mete la pata.

Al final, acaba peleándose con todo el mundo por eso.

Tenemos a Rudolf,

que en teoría es el triunfador de ellos.

Es un periodista que hace reportajes

sobre asesinatos o sobre criminales famosos

en el extranjero.

Pero...

detrás de esa fachada de triunfador

se ve que hay algo

que tampoco funciona muy bien.

Y está Karl,

que es el miembro femenino del grupo, del círculo,

aunque ellos no lo consideran un miembro del todo,

pero yo sí que lo considero.

Es periodista televisiva,

es una persona a la que creo que sí que le va bien

en su vida profesional,

pero que tiene una maternidad

un poco complicada,

por la forma de relacionarse con su hija

y con el pasado también.

Después está este quinto personaje, Marga,

que es un poco más joven que ellos,

que también trabaja en un gabinete político

y que tiene la desgracia de tener cáncer.

Creo que, a pesar de todo,

es más positiva que los otros cuatro,

ella es más positiva.

Pero tiene también, aparte de esa desgracia

de esa enfermedad,

tiene la desgracia de juntarse con estos infelices

que le contagian un poco la infelicidad.

Es una novela dividida en dos partes,

Eros y Tánatos,

y en total encontramos, creo que son 53 capítulos,

que realmente actúan como si fueran las teselas

de un gran puzle

y hasta que no pones la última

no llegas a comprender toda la novela.

No sé si lo habías buscado así.

Era la idea, hacer un puzle

que fuera enseñando pequeños trozos de la vida

y que, en general,

nos diera una visión de lo que son los infelices

y de los motivos de su infelicidad.

Y un poco también de sus culpas.

Que es ese Círculo Viena

que conforman los tres.

Iba a decir, Karl está también pululando por ahí,

pero ellos dicen, los jóvenes, los chicos,

que no pertenece, ¿qué es el Círculo de Viena?

El círculo es un poco...

el símbolo de la amistad,

de esa amistad que se tiene a los 18 años

y que creo que es difícil que se reproduzca

con esa fuerza o esa intensidad,

porque también es verdad que hacen mucha vida juntos,

en la universidad haces más vida que cuando tienes 40 años.

Pero también es un poco el símbolo de su pedantería.

Uno de los problemas de estos tres infelices

es que se creen tan importantes

y que van a llegar tan lejos en la vida

y que después, precisamente, cuando no llegan,

no son capaces de asumir

que la vida a veces es algo más pequeño de lo que pensaban.

¿Dirías que la novela,

entre otras muchas cosas, es

como una amplia radiografía de la infelicidad

a través de la vida de estos personajes?

Bueno, intenta serlo.

No diría que amplia radiografía de la felicidad

porque para mí sería un poco presuntuoso

decir que conozco todas las infelicidades posibles,

pero sí es una amplia radiografía de mi propia infelicidad.

Yo he reflejado en estos personajes, o he querido reflejar,

las causas de la infelicidad

que he sufrido a lo largo de mi vida.

Cada uno de los personajes, más o menos,

representa un tipo

de motivos de infelicidad:

la envidia, la ambición, el egoísmo...

Realmente, son pecados, por decirlo así,

que he cometido a lo largo de mi vida

y que, de alguna forma, he querido reflejar en la novela.

Es una radiografía de mi propia infelicidad.

En la novela hablas de amor,

hablas de relaciones de pareja, de maternidad,

de cuestiones laborales...

Hablas de sexo, hay mucho sexo en la novela.

No sé si estás de acuerdo en que el gran tema

de la novela es la amistad.

Mira que hemos hablado de la infelicidad,

pero el tema de la amistad es fundamental en el libro.

Probablemente sí,

porque es un tema que a mí me preocupa mucho,

porque a lo largo de mi vida

he ido pensando en el sentido de la vida,

en el sentido que tenía

todos los días levantarte y hacer cosas.

Me he dado cuenta de que si no era capaz

de compartirlo con mis amigos o con la gente cercana,

para mí no tenía sentido.

Para mí, la amistad es fundamental.

La amistad, diría incluso el amor,

porque para mí la amistad es una forma de amor,

es una de las cosas más bonitas de la vida,

y también de las más duras, a veces.

Llevar alguna amistad íntima, que eso se dice en el libro,

que las amistades íntimas son las que a veces suelen fracasar.

Lo dice Karl.

Y dice exactamente:

"Los amigos no pueden serlo toda la vida

porque cuando existe amor y amistad existen celos, envidias y dolor".

Eso es algo que he experimentado muchas veces

con mis amistades más íntimas,

el hecho de que...

precisamente por ese amor que hay

es cuando surgen las fricciones

y surge el dolor.

(Música)

-"Estos 90 segundos

no viene al margen de los adictos a las series.

Eso sí, siempre que estén relacionadas con los libros.

La escritora Rosa Montero ha confirmado que prepara

una adaptación televisiva de su saga de ciencia ficción

protagonizada por la detective replicante

Bruna Husky,

y situada en el año 2109.

Ya tenemos ganas de verla.

Por otro lado, cinco años después, en el 2114,

se podrá conocer el contenido de la obra

que Karl Ove Knausgard

ha escrito para el proyecto Future Library.

Hasta entonces, permanecerá escondida

en una biblioteca subterránea de un bosque noruego.

Seguimos con fechas.

En el 2021 se publicarán los diarios íntimos

de Patricia Highsmith.

En ellos, la autora de "El talento de Mr. Ripley",

relata encuentros sexuales poco exitosos,

nuevas tramas para novelas

y nos regala profundas reflexiones sobre la condición humana.

Atención a autores.

Se abre la convocatoria para la residencia de escritores

Malva 2020.

La residencia está dirigida a literatos españoles

que deseen vivir y trabajar durante cinco semanas

en Buenos Aires.

Terminamos con la reciente entrega

de los Premios del Tren Antonio Machado 2019.

Este año, los ganadores,

escogidos entre más de 1.000 autores de 29 países

han sido: Luis Bagué en poesía

y Almudena Ballester en cuento.

¡Felicidades a ambos!

Nada más que contar por el momento.

Cinco segundos y detenemos el cronómetro.

(Música)

Os propongo que deambuléis conmigo Santiago,

donde se conocen los protagonistas de "Infelices",

aunque ahora, por unos segundos, os animo a otro viaje literario,

el mismo que hizo en 2012 Eduardo Jordá

a una pequeña localidad universitaria

del interior de Pensilvania.

En este estupendo libro,

nos muestra el ambiente privilegiado universitario,

pero también la miseria y el abandono

que sufrían los obreros y los agricultores

en aquella América profunda.

Sin duda, otra forma de infelicidad.

Los universitarios infelices de Javier Peña

son el reflejo de una generación que debe rondar los 40 años.

Más jóvenes son los que se verán reflejados

en "¡Socorro!", de Robert Vázquez.

Aquí, bajo la forma de una pizza YouTuber,

un helado de fresa runner o un pimiento loco,

los protagonistas de este cómic

padecen gran precariedad laboral

y un acceso a la vivienda absolutamente lamentable.

Como veis, la insatisfacción no es patrimonio de unos pocos.

Que conste, en "Infelices" también hay humor,

como el que podéis encontrar en "Cómica",

una deliciosa novela que protagoniza Nora,

una mujer que trabaja como guionista

en un "late night show" de Nueva York.

Un buen día, su madre fallece y debe regresar a España.

No os podéis ni imaginar

de qué manera tan atrevida y divertida

se enfoca el tema del duelo. ¡Leedla!

(Música)

Es la historia de cuatro personajes

que, en un momento de sus vidas,

se ven inmersos en una cuestión crucial de lealtad.

-No diría que es un homenaje a alguien,

es más bien un libro lleno de recuerdos de infancia.

Quizás sea un homenaje a mi propia infancia,

aunque no me di cuenta de ello hasta que terminé el libro.

Tuve la idea de escribir este libro

porque siempre me hacía esta pregunta:

¿soy leal?

¿Muestro lealtad si hago tal o tal cosa?

¿Estoy siendo leal cuando digo esto o aquello?

Quería explorar la cuestión de la lealtad,

pero de manera novelesca.

Lo más relevante con relación al alcohol en la novela

quizás sea el hecho de que los jóvenes

empiecen a beber tanto y desde tan jóvenes.

Es el síntoma de un malestar en la sociedad,

de la presión familiar y social que recae sobre ellos.

Debí de tardar entre ocho y diez meses

en escribir "Las lealtades".

Pero siempre hay primero una fase de preparación,

de incubación,

que es bastante larga.

No necesariamente.

No me gusta decir cuál es mi mejor libro.

Bueno, es que no lo sé.

Los aprecio todos de manera afectiva.

No sé si mis libros son buenos o malos,

pero les tengo cariño a todos.

Un poco como si fueran niños.

(Música)

-Hoy os voy a hablar de "Luna".

-Yo me he leído el "Lobo de arena" y me ha encantado.

-Luna es una niña que va a un colegio de lobos,

donde los lobos hacen cosas que Luna no hace.

-El lobo de arena es un lobo hecho de arena

que una niña, llamada Zackarina,

se lo encuentra en la playa mientras va a andar.

-Lo lobos hacen, pues, saltar,

jugar, aullar...

Eh... esas cosas.

Y Luna,

cuando están, por ejemplo, en clase...

de aullar, ella no para de saltar

y ellos están haciendo música.

-Este libro me ha gustado mucho porque...

me ha respondido a muchas preguntas

que yo siempre he estado preguntándome

y me las ha respondido con una respuesta que me ha gustado.

¿Por qué nos da tanto miedo la oscuridad,

cuando en realidad nadie ha visto un monstruo de verdad?

Y es porque, lo que explica "El lobo de arena" es que,

como nosotros lo pensamos y nos pensamos que está ahí.

Pero, en realidad, no hay nada.

Y si pensamos en cosas mejores, en cosas que nos gustan,

no lo vamos a ver en realidad.

-Yo creo que Luna es diferente porque ella es humana

y los lobos son animales.

-Este libro es muy difícil de explicar,

pero al final te deja con una sensación muy feliz.

Y que sepas muchas cosas más.

Javier, formalmente, es una novela que yo creo que,

a veces, es un punto transgresora.

Lo digo porque te acercas a ciertos temas,

no sé si decir rayando lo políticamente incorrecto.

Por ejemplo, el tema del sexo, hay muchísimos escritores

a los que les cuesta mucho escribir sobre sexo.

A mí, no solo no me cuesta sino que me gusta.

De hecho, a veces, tengo que frenarme un poco, decir:

"No metas más sexo que ya va a ser una novela erótica".

Pero me gusta tratar o afrontar

la escritura del sexo con naturalidad

porque creo que hay que afrontarlo con naturalidad también en la vida.

Yo creo que también afronto el hablar de sexo

en mi vida normal con esa naturalidad y,

la verdad es que no solo no me da pudor o vergüenza,

sino que disfruto mucho escribiendo sobre eso.

Es una novela a ratos dura, pero donde también hay humor.

No sé si decir humor muy gallego, pero hay humor.

Sí, me gusta pensar que es un humor muy gallego,

esa retranca que dicen que tenemos.

Es un humor un poco negro, un punto negro,

creo que los gallegos tenemos ese humor un poco similar

o igual a los británicos.

Quizá es por eso del tiempo, no sé muy bien por qué es.

Sí es un poco mi forma de ver la vida.

Yo soy un pesimista convencido, eso se puede ver en la novela.

Pero, a la vez, afronto ese pesimismo con humor,

creo que es la única forma de afrontar la vida.

Todos sabemos que la vida tiene sus partes buenas,

pero también sus partes malas,

que es un poco lo que narra la novela.

Ese no saber afrontar las partes malas.

Y creo que la única forma de hacerlo

y salir a flote es llevarlo con humor y reírte,

sobre todo, de ti mismo.

Yo de quién más me río es de mí mismo.

A Moritz, el escritor, le duele escribir,

pero dice que es lo único que sabe hacer.

¿Te ocurre algo parecido?

Creo que sí. Creo que realmente, muchas veces, me he preguntado:

"¿Yo, para qué sirvo?". Espero que para escribir sí.

Pero no sé hacer muchas más cosas que escribir

y realmente es un proceso que me resulta

a la vez gratificante y doloroso.

Ir juntando páginas e ir juntando capítulos

es muy bonito, pero sacarlos de dentro...

Yo soy un escritor también muy exigente,

reescribo muchas veces las frases, los párrafos,

tiro páginas y tiro capítulos y eso a veces duele

porque, al final, lo has sacado de dentro de ti.

Y es como tirar una parte de ti.

¿Vivir tiene que ser algo más que ir tirando,

como dice uno de tus personajes? ¿Por eso escribes?

Creo que sí, que vivir tiene que ser algo más que ir tirando.

Es una frase que refleja mucho

lo que yo pienso y lo que sentí al escribir la novela.

Y sí, es una de las razones por las que escribo,

por las que necesito, de alguna forma,

sentirme realizado.

Y la escritura es de las pocas cosas que realmente me ayudan a sentir

que hay algo más que levantarse cada día como hace Moritz,

levantarse cada día y comer congelados

y fumarse las colillas que dejó en el cenicero el día anterior.

¿Qué tal te manejas

con la felicidad y con la infelicidad?

Lo digo porque hay quien dice a menudo

que la felicidad está demasiado sobrevalorada.

Yo creo que está sobrevalorada,

al menos, esa idea de la felicidad continuada

y esa idea de conseguir, de alguna forma,

un estado de tranquilidad y paz con uno mismo.

Bueno, más que sobrevalorado, yo creo que no existe.

Para mí, no lo he descubierto.

Yo he descubierto en la felicidad, pequeños momentos de alegría,

de euforia.

Pero realmente a mí lo que me ha dado la felicidad,

o lo que me está dando la felicidad

es asumir que esa felicidad sobrevalorada no existe

y que simplemente hay que aprender a valorar

las pequeñas cosas de la vida.

Y no, como les pasa a los personajes,

ir a lo grande y a esa gran felicidad

que yo creo que es uno de los caminos para lo contrario,

para ser uno de los infelices.

(Música)

No me quito de la cabeza esa frase que dice un personaje

de que la vida tiene que ser algo más que ir tirando.

Y es que estaba pensando que para conseguir que así sea,

yo me tiraría de cabeza a novelas como la de Javier Peña:

sin casco y a lo bestia.

"Cuando hablo así de la muerte, en realidad,

no albergo deseos de dolor o de tristeza para los demás.

Solo el deseo de la desaparición,

como en una vieja película en la que Zeus mueve a su antojo

a los humanos usando unas figuritas de barro.

Y cuando se enfada,

no tiene más que deshacerlas en su mano

hasta convertirlas en polvo de arcilla.

¿La habéis visto?

Para mí, el resto del mundo

no son más que molestas figuras de arcilla

que alguien ha puesto en mi camino.

Desear que desaparezca un pedazo de arcilla

no puede ser catalogado de maldad o delito.

Igual que no puede ser catalogado de delito

que, saliendo del restaurante de comida rápida,

me imagine a Armando desplomado sobre un plato de pasta con tomate,

el mantel salpicado y los rizos llenos de carne picada.

Y, qué coño, eso me hace sentir bien,

sin importarme que ella sufra por él."

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Javier Peña

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Página Dos - Javier Peña

26 nov 2019

Página Dos, habla con el escritor Javier Peña de su primera novela. 'Los infelices' retrata a un grupo de amigos, estudiantes de Ciencias de la Información en Santiago de Compostela, marcados por su prepotencia. Años después, comprobarán que sus vidas se encuentran muy lejos de sus expectativas. Peña, durante la entrevista, reconoce que su novela tiene toques autobiográficos y que es un ácido retrato de su generación.

A continuación, el programa se traslada a Santander para conocer de cerca su mapa literario. La escritora francesa Delphine de Vigan habla de 'Las lealtades' a través del cuestionario del programa. Y, en 90 segundos, un avance de la actualidad editorial.

ver más sobre "Página Dos - Javier Peña" ver menos sobre "Página Dos - Javier Peña"
Programas completos (471)
Clips

Los últimos 1.702 programas de Página Dos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios