www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3838073
Para todos los públicos Página Dos - Especial Literatura infantil y juvenil - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

(Música)

Señor Ibáñez, veo que siguen saliendo regularmente

muchas historietas de Mortadelo y Filemón.

¿Eso quiere decir que Mortadelo y Filemón

están más vivos que nunca?

Vivito y coleando completamente.

Mortadelo y Filemón no han estado enfermos en su puñetera vida.

Jamás, jamás.

Ni han permitido que el autor esté enfermo tampoco,

porque siempre: "Ibáñez, Ibáñez, esa página, esa página".

Siempre sonando el teléfono.

"A ver esta semana qué, vas 15 días atrasado".

Llevamos ya 60..., casi 60 años con los personajes.

Lo único que ha variado es el público.

Al principio, cuando llegaba el momento de firmar ejemplares

por lo largo y ancho del país, el público era casi infantil.

Ha ido cambiando, cambiando, y ahora, cuando llega una firma,

verás 200 personas esperando, la inmensa mayoría son adultos.

Cuando hablas con ellos: "A mi padre le gustaba mucho

y mi abuelo me implicó en esto". -"¿El bisabuelo también?"

-"Sí, también". No tanto, pero por ahí va la cosa.

Si cogemos los tres últimos títulos, por ejemplo,

"Elecciones", "Sueldecitos más bien bajitos"

o "El campo se escapa", aquí vemos que hay tres temas,

yo no sé si decir, temas recurrentes.

Me refiero, el mundo de la política ya lo ha tocado alguna vez,

el tema de la problemática social, también,

y luego está yo creo que la aventura clásica de Mortadelo y Filemón,

el de perseguir a delincuentes singulares.

Yo no sé si usted se siente igual de cómodo

preparando los guiones y dibujos, independientemente del tema.

Sí, porque no es que yo haga ninguna crítica política, social,

nada de eso, ni de lejos.

Por eso siempre digo que está el chiste del periódico

y hoy ocurre algo y hago su chistecito para el día siguiente

para las páginas del periódico y ya está.

No es que yo quiera hacer crítica social ni nada de eso.

El hecho de sacar estos personajes,

hacerlos salir en la página de Mortadelo

le dan un cierto aire de actualidad.

No es aquello de este personaje ha quedado anquilosado y ya está.

Está en un ambiente de lo que ocurre hoy día.

Para el lector es como si cogiese una lechuguita fresca del huerto,

se la comiera: "Qué gusto, qué fresquito estaba esto".

Simplemente por esto, Mortadelo y Filemón se está moviendo

ahora, en estos momentos, en la actualidad.

Lo demás no tiene importancia.

(Música)

A lo largo de estos años,

han sido muchos los personajes bastante conocidos

que han compartido un cierto protagonismo

con Mortadelo y Filemón.

Yo no sé si hay algún personaje famoso de estos

que lo recuerde con un especial cariño

a la hora de trabajarlo para ponerlo en alguna historia.

Había dos o tres, dos o tres sobre todo.

Uno era un político, aquel político ruso,

Boris Yeltsin creo que se llamaba,

otro era un cantante, que se llamaba Pavarotti,

no por nada, sino porque tanto Yeltsin como Pavarotti

pesaban ciento y poco kilos cada uno.

En una página los ponía dos o tres veces

y llenaban completamente la página.

Cualquier politiquito de ahora, todos tan flaquitos y tal,

la página está vacía.

Aquellos te la llenaban inmediatamente y tan feliz.

Creo, señor Ibáñez, que hay cosas que no pueden desaparecer

de una aventura de Mortadelo y Filemón.

Por ejemplo, las entradas secretas al cuartel general de la TIA,

esos finales geniales de: "Calle, jefe, y siga remando",

o los nombres de algunos agentes, como aquí aparece,

el agente Mastodonte.

Yo creo que hay tics, hay cosas, que usted ya tiene que pensar:

"Esto lo tengo que poner sí o sí".

Hay cosas que poner, el lector lo está esperando.

Cosas que, precisamente, por su continua repetición te vuelven loco.

"¿Qué le pongo ahora?", pero va saliendo y tal

y eso al lector le gusta muchísimo.

Igual que hay a veces personajes, los que en el cine se llaman extras,

personajes de segunda fila,

hay personajes en las historias de Mortadelo y Filemón que los creé

y al público le han gustado tanto que a veces se han comido

hasta el propio personaje principal.

La historia de Mortadelo, por ejemplo,

la secretaría, Ofelia, al público le encanta

e inventas un gag con Ofelia, Mortadelo y tal.

Llenas mil y una páginas.

Otro personaje, que más que un personaje es una verdadera mina

es el Profesor Bacterio.

El Profesor Bacterio coge un invento de los suyos,

y rellenas páginas y páginas.

¿Les podemos decir a todos sus fans

que Mortadelo y Filemón no se van a jubilar?

Pensé que iba a decir que no se van a casar.

Si se gustan...

Habrá dos cosas que hagan terminar de una vez.

Una, que el público, lector, diga que está bien

y que se van a dedicar a otra cosa, no quieren saber nada más,

esta sería una de las causas y la otra sería

ponerme delante del tablero con la página en blanco,

empezar a pensar y que durante 24 horas no se me ocurriera nada,

que las siguiente 24 fueran igual de arias,

siguiera sin ocurrírseme nada.

Siempre lo he dicho, a partir de ese momento,

cogería esos papelitos en blanco

que tengo preparados para hacer las páginas,

los amontonaría, cogería todos los libros que tengo en archivo,

cogería una azadilla, lo pondría debajo y se acabó.

De momento no ha ocurrido.

Los conocidos siempre me dicen cuando voy a firmar por ahí:

"No te pongas enfermo, no te pongas malo, no te mueras,

tú trabaja, trabaja, trabaja".

Hay que seguir, hay que seguir.

-Cuidado con la rana.

(Música)

Yo quería ser actriz y expresar, hacer algo creativo, eso sí.

Iba combinando dos trabajos, un trabajo hasta las 3, normal,

y después, por la tarde,

de vez en cuando me iba a la biblioteca a contar historias.

La balanza se fue decantando hacia los cuentos

y di ese salto, un poquito al vacío, porque pensé a ver qué iba a pasar.

Puedo vivir de ello, no es mucha gente la que vive solo del cuento,

porque tienen... es difícil.

El libro para mí es importante porque es el punto de partida.

Hay narradores que no trabajan como yo,

trabajan con narraciones, con cuento tradicional y sin el álbum.

Mi manera de trabajar siempre es a partir de un libro,

aunque acabe haciendo no una sesión de cuentos,

sino un taller o cualquier otro tipo de actividad,

siempre nace de un libro que muestro

y que los niños después, al terminar, pueden venir a ver

y que está ahí, presente todo el tiempo.

(Música)

Para preparar una sesión de cuentos,

primero tengo una temática que me viene dada,

que me piden o bien que yo quiera englobar esos cuentos

en una temática por algún motivo.

Entonces, tiro de ese hilo y voy buscando

la bibliografía que me conviene de ahí.

Leo, leo y leo y escojo los álbumes ilustrados que me gustan más.

(Música)

No me funcionan todas las historias,

porque una historia que te gusta a ti,

que tú puedes leer y que a lo mejor con tu hijo al lado la disfrutas,

en el momento de comunicarla a un público no es lo mismo.

Tiene que haber ilustraciones vistosas, grandes, que sean claras,

historias que puedan enganchar a un grupo de gente,

ahí sí que hago una distinción entre el grupo

o cuando cuentas con tu hijo en la falda es otra cosa.

(Música)

Para mí, un narrador oral tiene que estar pendiente del público,

tiene que escuchar, no solo tiene que estar pendiente

de lo que él quiere contar y quiere comunicar.

Luego tiene que cuidar el lenguaje.

Yo, desde que hago esta profesión, hablo mejor de lo que hablaba,

porque cuido, porque soy un ejemplo para los niños que me escuchan.

La campana, la campana, ¿cuántas veces ha sonado la campana?

-Cuatro. -Casi, seis;

porque es la hora del cuento, las seis.

Para los más pequeñitos llevo un triángulo

que empiezo tocándolo, y se quedan...

Sus orejas se quedan atentas y ahí empiezo a contar.

Cuando veo que se despistan un poco, canto una canción.

Cuando los tengo otra vez, vuelvo a contar otra historia

y es como un baile.

¿Qué pone aquí? ¿Cuidado con la rana?

Voy a dejar una pestilencia tan colosal...

Luego está el tema de las historias, elegir buenas historias.

No poner el piloto automático, porque es una tentación

contar aquellos que ya sabes que te funcionan

y que serán un éxito. Es ir poniendo a prueba.

Para leer se necesita un poco de calma, ¿verdad?

Boing, boing, boing.

Para mí, la idea de fomento de la lectura

parte del disfrute, que ellos descubran que es algo placentero,

que escuchar esa historia les ha dado placer, se lo han pasado bien.

Luego si es algo que te gusta, quieres más.

Bueno, ¿os lo habéis pasado bien? ¿Me hacéis un aplauso a mí?

(Aplausos)

Gracias.

(Canción en inglés)

De esta recomendación me gusta todo

porque mi amigo libro es duro, es fuerte,

nos regala frases divertidas e ingeniosas

y en el fondo lo único que quiere es que un niño como vosotros

lo descubra, lo cuide y lo quiera.

Eso sí, un buen día sucede algo que no os voy a contar.

(Canción en inglés)

Los árboles de este parque nos invitan a trepar

y a lanzarnos en tirolina.

Los que aparecen en esta maravillosa novela gráfica

nos invitan a pasar un rato muy, muy divertido.

Aquí tenemos a cinco amigas que se van de campamento

y deberán enfrentarse a unos hipsters, a lobos con tres ojos

y a unos halcones gigantes.

Eso sí, como son unas chicas duras,

no van a tener el más mínimo problema.

(Canción en inglés)

¿Os imagináis que deciden quitar del calendario

el día de vuestro cumpleaños?

Esto es lo que le pasa a Edu en "El ladrón de minutos".

Por suerte, Edu es un chico listo y decide acudir

a la tienda de cosas prohibidas y conseguir

una succionadora de tiempo para recuperar ese día tan importante.

-Un gran momento es el que estoy viviendo yo

con la Colección de Penny Berry.

Gracias a ella, he viajado a los bosques de Escocia

y a un mundo de dragones y otros seres fantásticos.

Ya tienes dos volúmenes.

(Música)

Mi canon de libros infantiles y juveniles

estaría formado por "Las mil y una noches", en primer lugar,

en segundo lugar, "Tarzán de los monos", de Edgar Rice Burroughs,

y en tercer lugar, las novelas de Ayn Rand, "El manantial".

"Las mil y una noches" fue el primer libro que creo que fue mío,

que me lo regalaron, porque cuando era niño, no tenía dinero,

tenía que alquilar libros de segunda mano,

venía pan seco, diarios viejos,

y alquilaba libros usados.

Me regalaron un día "Las mil y una noches",

que era un libro así de gordote y se convirtió en mi libro de cabecera.

Lo retenía al lado de la cama y cada noche, antes de acostarme,

leía un cuento o dos.

Como eran cortos, los podía leer muy a menudo.

"Tarzán de los monos", toda la colección,

no era solo un libro, eran varios.

Yo tenía once, de Edgar Rice Burroughs.

Edgar Rice Burroughs me enseñó a escribir.

Yo quería ser escritor y fue mi primer maestro.

Yo ya hacía novelas a esa edad, hacía novelas de 100 páginas,

sobre todo, policíacas, pero no tenía ningún maestro.

Edgar Rice Burroughs me enseñó al leer esos libros

cómo cortar escenas, cómo crear ritmos,

cómo manejar momentos álgidos.

Realmente fue un descubrimiento.

Las películas de Tarzán no me gustaban nada, las veía muy tontas,

muy infantiles, yo era un niño.

En cambio, los libros sí, los libros me apasionaron.

"El manantial" quizá no sea la mejor novela juvenil,

porque no lo es.

Ayn Rand, una almirante rusa que llega a Estados Unidos

y se instala allá.

Pero cuando yo leí ese libro con unos 17 años,

cambió mi vida, me la marcó para siempre.

Yo creo que cualquier chico o chica, entre los 15 y 20 años,

ha de encontrar su libro, esa obra que le marque.

Claro, hay que leer mucho para encontrar el que le marque.

A mí me marcó "El manantial" porque era una novela de un arquitecto,

llamado Howard Roark, que a lo largo del libro

era capaz de destruir su propia obra antes de que se la manipularan.

(Música)

Ledicia, en un especial de literatura infantil y juvenil

no podía faltar Julio Verne.

Y no solo está en el título de tu nueva novela,

sino que también es uno de los personajes más importantes.

El título es "Verne y la vida secreta de las mujeres planta".

Yo ya sé que pasan muchas cosas en el libro,

pero ¿qué aventuras corre el genial escritor?

Julio Verne es el motor.

A través de él y gracias a él se desarrolla

toda la trama de la novela.

Históricamente, y esto está acreditado,

se cuenta que Julio Verne visitó Vigo en dos ocasiones

y en esas dos ocasiones se debió a la casualidad.

La primera, por una tormenta que le hizo recalar en el puerto de Vigo,

y la segunda por una avería en las calderas de su yate.

Yo aquí desmonto un poco esa teoría y digo que de eso nada.

Sí hubo una avería, pero que él viene, viaja hasta Vigo

porque está detrás del rastro de las misteriosas mujeres planta.

Has hablado de las mujeres planta.

Yo no sé hasta dónde podemos contar, porque esa es la piedra angular

de esta novela.

Si Verne es el motor, ellas son el eje.

Son el centro, alrededor del que gira la trama, la historia.

Son unas mujeres muy especiales, que son las columnas

que sostienen toda la novela.

¿Las mujeres planta son fruto de tu invención

o forman parte de la rica tradición gallega?

Son fruto de mi invención.

Lo que quedaría bien es que yo dijese que las mujeres planta existen

y que una de las estirpes está en Vigo, en Galicia,

y que hay que viajar allí para conocerlas.

Lo cierto es que eso es pura ficción.

Hay mujeres planta, pero no hay hombres planta.

Los hombres son guardianes. Exacto, son guardianes.

Aquí se crea una de las disyuntivas de la novela,

que es el hecho de cuestionarse si las mujeres planta

deben seguir su propio instinto y son libres e independientes

y capaces de llegar a su destino,

o si, por el contrario, necesitan del papel de ese guardián.

(Música)

Verne no está solo en esta aventura.

Aquí hay otros personajes que son muy importantes.

Pienso en Violeta, pienso en el grumete, en Pierre,

pienso en el abuelo.

¿Por qué no nos das alguna pincelada de estos protagonistas?

Philipot es un boticario, es el abuelo de Violeta,

y es un hombre que está especializada en plantas con propiedades curativas.

De ahí también ese vínculo tan especial con las mujeres planta.

Luego tenemos a Pierre, que es el grumete de Verne,

y que junto con Violeta va a emprender una aventura

que va un poco más allá.

Luego tenemos a Melisa, a Melisa, que es una mujer planta.

Es la abuela.

Es la abuela de Violeta, mujer de Philipot,

compañera de vida de Philipot y que está en un proceso muy concreto,

es el proceso de metamorfosis.

Las protagonistas femeninas tienen un peso realmente importante.

Yo no sé qué opinión tienes tú del papel de las heroínas literarias

en esa literatura de aventuras del XIX,

que todos hemos leído, los libros de Verne, Salgari, Haggard.

¿Qué recuerdo tienes tú de esas heroínas?

Que hay pocas, menos de las que debería.

De hecho, yo soy una defensora del papel protagonista

de las mujeres en la literatura, cine, en las artes.

Es incluso difícil entrar en un museo

y encontrar cuadros pintados por mujeres.

Creo que tiene que haber más heroínas femeninas

porque, al fin y al cabo, las mujeres también somos heroínas

en la vida diaria.

¿Qué opinión te merecen las heroínas actuales?

Lo digo porque ahora hay seres que son auténticos bestsellers.

Pienso en "Crepúsculo", en "Los juegos del hambre", "Divergente".

Me gustan las heroínas que son valientes, atrevidas, independientes,

decididas.

La de "Los juegos del hambre", en concreto,

me gusta el papel que desempeña.

Sobre todo, mujeres independientes

y que no necesitan más que a sí mismas

para conseguir salir de según qué enredo,

según qué problema, me gustan ese tipo de personajes.

Hay autores de novela juvenil a los que no les gusta esa etiqueta

de literatura juvenil.

Yo no sé si es tu caso también.

Yo creo que la literatura juvenil es literatura.

También te digo que soy una escritora

que no tiene ningún tipo de complejo.

Al contrario, estoy orgullosa

de escribir literatura infantil y juvenil.

A veces la etiqueta es una decisión editorial

o una necesidad de las editoriales.

A mí no me afecta, no me importa.

Soy una escritora orgullosa de literatura infantil y juvenil.

Me parece indispensable la literatura infantil y juvenil.

Necesito una preguntarte una cosa antes de terminar.

Al acabar la novela pensé que esta novela o esta historia

permite algunas secuelas o incluso algunas precuelas.

Yo no sé si lo tienes en mente.

Es curioso, porque, precisamente, acabo de sacar una precuela

de otro libro, de "Escarlatina, la cocinera cadáver".

Acabo de escribir una precuela y últimamente me preguntan mucho.

¿No vas a escribir una precuela o una secuela de Verne?

Daría mucho juego.

Estoy ahí, tengo que valorarlo,

me lo voy a pensar, me lo voy a pensar,

porque ya ha salido varias veces esa pregunta.

Lo voy a meditar.

(Grito)

"Manos a la obra", dijo Hansel, "menudo banquete nos vamos a dar.

Yo voy a comerme un trozo de tejado, Gretel,

tú puedes comer de la ventana, que está dulce".

"Érase una vez un leñador y su esposa que apenas tenían para comer

y alimentar a sus dos hijos.

Ante el temor de morir de hambre,

deciden abandonar a los pequeños en el bosque.

Y es entonces que encuentran una dulce y apetitosa casa.

El hambre los ciega y es tanta la obsesión de devorar

tan azucarada construcción,

que no se percatan del peligro y acaban convirtiéndose

en el menú de una malvada bruja".

Todo tipo de fábulas, cuentos populares y leyendas

han acompañado a infinidad de niños a lo largo de la historia.

El mundo imaginario e infantil es inabarcable,

pero hay que seguir alimentándolo

con el poder de la palabra y la fantasía.

En cualquier soporte, de forma oral o escrita,

hemos saboreado las aventuras de Pulgarcito, la Bella Durmiente,

el sastrecillo valiente o Juan sin miedo.

Esto gracias a los dos célebres hermanos, Jacom y Wilhelm Grimm.

Estos literatos y eruditos alemanes,

nacidos poco antes de la Revolución Francesa,

se dedicaron en cuerpo y alma a la lengua y cultura germánicas.

Ambos se criaron en un ambiente burgués e intelectual

en la región de Hesse.

Fueron profesores universitarios y se les considera

los fundadores de la filología alemana.

Pero fue con el afán de entregarse a su patria

y de realzar sus raíces ante la invasión de las tropas napoleónicas

cuando los hermanos Grimm recopilaron y elaboraron

los cuentos de tradición oral de la ciudad de Kassel

que se publicaron a principios del siglo XIX

en dos volúmenes titulados "Cuentos de niños y del hogar".

40 años más tarde, se ampliaron y se publicaron

como popularmente se conocen:

"Cuentos de hadas de los hermanos Grimm".

Ahí ya encontramos este dulce y apetitoso "Hansel y Gretel",

que, junto al resto de inolvidables cuentos,

han iluminado durante los últimos dos siglos

el imaginario de millones pequeños lectores.

(Canción en inglés)

Son cinco y son imprescindibles, importantísimas,

porque si cambias una por otra, alteras el significado.

Mirad, si no, este título que es un auténtico trabalenguas.

"La gota moja a la gata maja".

Bueno, esta es una obra formidable, lo vais a pasar de miedo,

porque se trata de buscar la vocal ideal

para cada ocasión.

Eso sí, vigilar de no montar un belén con un balón.

(Canción en inglés)

En esta nueva recomendación también hay letras escondidas

modo de pistas.

El protagonista es un niño de Ucrania

que sufre secuelas por culpa del accidente de Chernóbil.

Viaja hasta España, concretamente a Huesca,

donde una familia de acogida le recibe durante las vacaciones.

Allí le explicarán un sinfín de leyendas populares

repletas de seres sobrenaturales.

¿Os apetece conocer la Huesca misteriosa?

(Canción en inglés)

Tengo en mis manos mi primer libro de definiciones,

"Un hoyo para escarbar".

Está escrito por Ruth Krauss y tiene ilustraciones de Maurice Sendak.

Las definiciones son muy divertidas y se entienden muy bien.

¿Sabías que una cara sirve para que uno pueda poner caras?

-Pues yo estoy leyendo "Heidi".

Supongo que no hace falta que os cuente de qué va.

Todos lo conocéis.

Eso sí, este es el original de Johanna Spyri.

No los dibujos animados que todos recordamos.

(Música)

Yo he dado la vuelta al mundo en 80 días,

he visitado una isla misteriosa, he viajado al centro de la tierra,

he conocido a los hijos del capitán Grant

e incluso he recorrido 20 000 leguas de viaje submarino.

Todo eso lo he podido hacer porque un día Julio Verne

me convirtió en lector.

Así que este especial de literatura infantil y juvenil

va por él y por todos aquellos que nos han hecho amar los libros.

(Música)

"El desgraciado estaba perdido.

¿Quién podría arrancarle a ese poderoso abrazo?

El capitán Nemo se precipitó.

Sin embargo, contra el pulpo, al que de un hachazo

le cortó otro brazo.

Su segundo luchaba con rabia contra otros monstruos

que se encaramaban por los flancos del Nautilus.

La tripulación se batía a hachazos.

El canadiense y yo hundíamos nuestras armas

en las masas carnosas.

Un fuerte olor de almizcle apestaba la atmósfera.

Por un momento creí que el desgraciado

que había sido enlazado por el pulpo podía ser arrancado

a la poderosa succión de este.

Siete de sus ocho brazos habían sido ya cortados.

Solo le quedaba uno,

el que blandiendo a la víctima como una pluma

se retorcía en el aire.

En el momento en que el capitán Nemo y su segundo

se precipitaban hacia él,

el animal lanzó una columna de un líquido negruzco,

secretado por una bolsa alojada en su abdomen

y nos cegó.

Cuando se disipó la nube de tinta, el calamar había desaparecido

y con él mi infortunado compatriota.

(Olas)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Especial Literatura infantil y juvenil

Página Dos - Especial Literatura infantil y juvenil

20 dic 2016

En Página Dos, ofrecemos un programa especial dedicado a la literatura infantil y juvenil. En él, entrevistamos a Francisco Ibáñez, creador de "Mortadelo y Filemón", y a Ledicia Costas. Gina Clotet nos habla de su trabajo como narradora oral.

ver más sobre "Página Dos - Especial Literatura infantil y juvenil" ver menos sobre "Página Dos - Especial Literatura infantil y juvenil"
Programas completos (427)
Clips

Los últimos 1.541 programas de Página Dos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios