www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4305505
Para todos los públicos Página Dos - Arundhati Roy - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

(Música india)

Aunque hemos podido leer algún ensayo suyo en estos años,

la verdad es que han pasado 20 desde que publicara

"El dios de las pequeñas cosas". ¿No echaba de menos la ficción?

(HABLA EN INGLÉS)

Sí que la echaba de menos,

aunque he dedicado 10 años a escribir este libro.

He estado 10 años metida en la ficción.

Para mí, la ficción es como crear un universo.

En ciertos aspectos hay que esperar a que venga a ti.

No podía caminar hacia él,

solo podía esperar a que volviera a mí.

Y lo hizo. Es una novela con muchos personajes,

con muchas tramas, es difícil resumirla,

pero podemos decir que todo gira alrededor de dos mujeres,

Anyum y Tilo en la India actual.

Hablemos primero de Anyum, porque es una mujer que dice

que vive encerrada en un cuerpo de hombre.

De hecho, allí en la India se conocen como "Hijra",

no sé si lo pronuncio bien.

¿Cómo es Anyum? ¿Quién es? ¿Qué es un "Hijra"?

Sí, Anyum es uno de los personajes principales del libro

y en urdú, el idioma que habla ella en la vieja Delhi donde nace,

se la llama "Hijra", que significa:

"un cuerpo que contiene un alma sagrada".

Anyum nace a principios de los 50 en una familia muy musulmana,

en la parte vieja de Delhi.

Cuando crece, se da cuenta de que en realidad es una mujer

y se marcha de casa a otra muy cercana que también

está en la zona amurallada.

Es una comunidad de "Hijras".

Allí vive gente de distintos géneros.

Hay hombres que quieren ser hombres, pero visten como mujeres.

Hay hombres que quieren ser mujeres,

pero como el islam les prohíbe operarse, siguen siendo hombres,

aunque se sienten mujeres.

Hay musulmanes, hay suníes, cristianos, hindús...

Y viven en una comunidad muy unida.

Por diversas circunstancias, Anyum, esta mujer hermafrodita,

lo abandonará todo y se irá a vivir a un cementerio.

Pero casi podemos decir que para ella es el principio,

porque en ese cementerio

acabará creando este ministerio de la felicidad suprema.

¿Qué es lo que construye ella en ese cementerio?

Crea una casa de huéspedes, la Pensión Jannat.

"Jannat", significa Paraíso en urdú.

Empieza a cercar las tumbas de la familia.

No es un cementerio como este, las tumbas están diseminadas

y aquello, acaba siendo un hogar para gente que de algún modo,

se ha visto expulsado de la sociedad india,

que en muchos lugares, es una estructura muy rígida.

"En el ministerio de la felicidad suprema",

las fronteras entre los vivos y los muertos, se difuminan.

A ese cementerio llegará también Tilo,

que es el otro protagonista, la otra gran protagonista

de esta novela. Una joven estudiante de arquitectura

que ha vivido en primera persona todo el conflicto de Cachemira.

¿Podemos decir que Tilo encontrará ahí, en ese cementerio,

junto a Anyum, su lugar en el mundo?

Realmente es la historia de cómo personas

que han sufrido terriblemente, que en cierto modo están rotas,

consiguen juntar pequeños trozos de sus corazones rotos

en ese cementerio.

Consiguen reparar unos corazones que de algún modo y temporalmente,

sobreviven a los vientos que soplan

y se organizan en una forma de vida muy poco ortodoxa.

Echando un vistazo al cementerio, al final,

viendo a los enterrados y a los vivos,

la gente acabará cayendo en la cuenta

de que se trata de una revolución.

(Música)

No sé, estoy harto de ver estanterías de libros juveniles,

salas a reventar con autores de mi edad,

con autores incluso más jóvenes,

con chavales que se esperan una cola de dos horas

para que les firmes un libro con el que se han emocionado.

A mí, esto de que los jóvenes no leen,

pues no sé, yo luego, en la calle, en la vida real,

(Música)

El único género que no decae en ventas con la crisis,

sino que crece, es la literatura juvenil.

Lo que demuestra que el público juvenil se incrementa año con año.

Yo creo que eso va a hacer que dentro de un dos generaciones

el público adulto crezca.

(Música)

Me abrí mi cuenta en Twitter hace cinco o seis años.

Hubo una época en la que me pasaban cosas

de amor, desamor... Esa época estaba soltero,

un poco a mi bola, a mi aire, y las soltaba en Twitter.

La cosa empezó a correrse la bola, y cuando tenía no sé,

6000 o 7000 seguidores, una pequeñísima editorial

me contactó y me dijo: "¿Te apetece sacar un libro?

Porque vemos algo especial en lo que tú escribes".

-Las redes sociales han sido mi multinacional

y mi psicólogo al mismo tiempo.

Ha sido mi mejor campaña de marketing al final fue el boca boca,

que por supuesto, empezó en las redes sociales

y al final, lo bueno de las redes es que estás dando visibilidad

a una serie de gente con una creatividad muy grande

que antes no había.

-Hay un gran porcentaje de editores que nos está publicando

a autores como a mí, que nacemos en las redes sociales

y como ven que tenemos éxito en las redes sociales y escribimos,

ya sea mejor o peor, nos publican.

Eso es un peligro porque

aunque tengamos muchos seguidores no significa que seamos buenos

haciendo lo que escribimos.

(Música)

Yo creo que la literatura juvenil

al final lo que tiene es todos esos elementos

con los que se rodea la juventud. Ya estamos hablando de fantasía,

estemos hablando de romántica o contemporánea,

los elementos son comunes. Tú puedes estar viviendo en Barcelona

que puedes estar viviendo Hogwarts, que realmente lo que te rodea

y todo lo que trasmite la novela, es la realidad que tú vives.

La amistad, los problemas de la juventud,

divorcios de padres, problemas con los estudios

o que te va bien la vida, te has enamorado por primera vez,

sientes atracción sexual, quieres experimentar con tu sexualidad...

Al final, es todo lo que rodea a la juventud,

que no deja de ser valores. Creo que la literatura lo que hace

es abrirte la mente y ampliarte un poco el espectro

de lo que te rodea.

(Música)

No hay una división tan clara entre poesía juvenil y poesía adulta,

por así decirlo, pero sí que es cierto que la mayoría

del público que ha leído el poemario "Aquí dentro siempre llueve",

es público de "El Chico de las Estrellas".

Sí que he visto variación,

pero al final, el 60, el 65 % de la gente,

es más o menos la misma y en mi caso, es público de literatura juvenil.

(Música)

La relación con mis lectores es fabulosa desde el principio

y lo más importante, es igual ahora que son muchísimos,

a lo que era antes cuando eran muchos menos.

Sinceramente, creo que el éxito es debido a esa relación

porque la gente habla, la gente comenta, la gente comparte.

Si tú no tienes gestos con nadie, es como que escribes y ya está,

te quedas ahí, para mí no tendrían sentido estos libros.

-Creo que con 14 años uno está un poco perdido,

quizá busque ídolos, referentes, anclajes donde refugiarse

y la literatura puede ser uno de estos anclajes.

Luego, lógicamente vas creciendo y pierdes ese...

Se agudiza tu sentido crítico

y yo creo que empiezas a buscar otras cosas que te gusten.

Es normal que la literatura juvenil sea una ciudad de paso.

-¿Si somos un puente nosotros para llegar a una literatura adulta?

Ojalá.

Ojalá, porque creo que es bastante necesario,

porque si no, vamos mal.

(Música)

(Música)

"¿Dónde están las cosas salvajes?", Maurice Sendak.

Era mi libro favorito de niño,

y hace unos meses, mi hijo tiene 11 meses

está a punto de cumplir un año, se lo regalé a él.

Pero mi hijo, lo único que quiere es comérselo.

Con todo el dolor de mi corazón,

"2666", de Bolaño.

Yo soy un gran lector de Bolaño, siempre lo fui, lo sigo siendo,

pero creo que el gran Bolaño, está en otra parte,

está en detectives, está en sus cuentos,

está en sus novelas cortas.

Dos, diría. "La Torá", y el "Popol Vuh".

"La Torá", el texto sagrado judío

y el "Popol Vuh", el texto sagrado en maya.

Son los dos grandes libros de mi identidad,

la parte judía y la parte guatemalteca.

"Catedral", de Raymond Carver. Por dos razones.

Yo estaba empezando a escribir y era mi libro...

Que más leía. Y la segunda razón,

porque una chica a la que conocí en ese entonces,

había escrito su teléfono en la última página

y lo perdí, no la llamé.

O sea, Natalia, si estás viendo, te pido disculpas

y llámame.

"Duelo", empieza con un niño ahogado.

Se llamaba Salomón, es la primera frase de el libro,

y hubiese sido el hermano mayor de mi padre.

Hace poco estaba en Guatemala

y le hablé un poco a mi padre de esto,

de la muerte de su hermano, una historia prohibida, tabú.

Y al final me dijo: "Pero no vaya a escribir nada sobre esto".

(Música)

(Música india)

Es una novela que tiene diversos planos de lectura.

De hecho, también se podría leer por ejemplo

como una novela política, porque usted aborda cuestiones

como el tema medioambiental, como la diferencia de clases,

pero por encima de todo, hay un tema que yo creo que destaca

y es el del conflicto de Cachemira.

¿Por qué le interesa tanto este tema?

Mi idea no era escribir una novela para describir Cachemira al mundo,

más bien quería reflejar cómo afecta algo así a la gente.

Cómo les afecta a los indios y a los cachemiríes.

De los indios, se espera que celebremos cada nueva atrocidad

como una victoria nacional.

¿Cómo nos afecta vivir con eso en el estómago?

¿Y cómo afecta a los cachemiríes?

No es solo una historia de opresores y oprimidos,

sino también el modo en que funcionan esas negociaciones.

A veces, me digo que Anyum y Tilottama

viven en un cementerio, pero quizás,

si nos fijamos en el calentamiento global,

en todo lo que está pasando, todos vivimos en un cementerio.

Todos hemos de encontrar el modo de sobrevivir

en un lugar que está muriendo.

Yo diría que más que hacer un retrato

del conflicto de Cachemira, usted hace un retrato

de sus protagonistas, de los soldados, de los torturadores,

de las víctimas, de los que colaboran...

Y en todos ellos hay un elemento común: que es el tema

de la violencia. ¿Quizás es el gran tema también del libro?

La violencia es un tema.

La naturaleza del ser humano es un tema.

Y la violencia forma parte de nosotros y de nuestra sociedad.

A mí, como escritora de ficción,

lo que más me importa es averiguar si se puede ser testigo de la violencia

sin pestañear.

Como se hace con el amor, como se hace con el humor,

como se hace con las protestas.

Habrá quien lea este libro y se fije en los conflictos.

Pero para mí no son conflictos.

Son una manera de ver el mundo que no encaja

en esas pequeñas clasificaciones que hemos establecido.

Por esa violencia, usted, tengo entendido,

que no quiere hacer promoción de su libro en su país.

Ahora mismo en mi país hay mucha agresividad hacia periodistas,

escritores, activistas o cualquiera que critique el régimen.

Pero si todavía no he hecho, lo haré cuando vuelva.

Actos públicos como el de Barcelona,

es porque en el pasado, cuando he publicado un libro,

bueno, no todos, pero cuando publiqué el último libro,

grupos organizados destrozaron el escenario.

Cada vez que hablo vienen y empiezan a gritar y a insultarme.

Eso no me importa, pero no quería que esas fueran las primeras noticias

de "El ministerio de la felicidad suprema".

Quería que se percibiera como una obra literaria.

Antes de que los payasos y los violentos tomaran el escenario.

(Música)

"Los cinco", la saga literaria creada por Enid Blyton,

cumple 75 años.

Hoy en día esta ficción infantil sigue viva

gracias a nuevas generaciones de lectores,

que a pesar del paso del tiempo,

siguen disfrutando de las aventuras de sus jóvenes protagonistas.

La primera novela de la saga se publicó en 1942

con el título de "Los famosos cinco y el tesoro de la isla".

Nueve títulos después la serie perdió el adjetivo,

y se quedó simplemente en "Los cinco".

Para entonces, su autora, Enid Blyton,

ya era muy conocida entre el público infantil

gracias a otras sagas focalizadas en un grupo de niños

como "Santa Clara" o la serie "Aventura".

Recurso literario que se convertiría en marca de la casa.

Las aventuras de "Los cinco" están protagonizadas por tres hermanos:

Julian, Dick y Ann, su prima George y su perro Tim.

Las tramas suelen estar ambientadas en paisajes naturales como bosques,

islas o ríos.

Siempre tienen un misterio que resolver y malos malísimos.

Además, como afirmaba Antonio Orejudo en su reciente novela

"Los cinco y yo",

19 de los 21 libros que componen la serie,

se resolvían gracias, entre otras cosas,

a la existencia de pasadizos secretos.

Una simplicidad literaria y argumental que la etiqueta

como una autora menor. Pero que a la vez,

la convierte en una de las autoras más comerciales de la historia,

con más de 600 millones de libros vendidos hasta la fecha.

El éxito de sus sagas infantiles la ayudó a convertirse

en una escritora profesionalmente moderna.

Blyton dirigía personalmente la empresa que explotaba

los derechos de sus libros. Gestionaba clubes de lectura,

y se relacionaba directamente con sus fans.

Además era terriblemente productiva.

Era capaz de escribir un libro en una semana

y publicar decenas en un año.

No es de extrañar que al final de su carrera

llegara a la astronómica cifra de 756 libros publicados.

Esta facilidad para convertir en novela

todo aquello que pasaba por su cabeza,

es la principal crítica que se le hace a su obra.

Y la exitosa saga de "Los cinco" no es una excepción.

Además, un descarado sexismo y ciertos tics racistas,

han provocado que sus editores actuales

hayan cambiado partes del texto para no crear malentendidos

entre los nuevos lectores de Enid Blyton.

Pero a pesar de eso, no hay duda de que las historias de "Los cinco"

han sido durante décadas la puerta de entrada a la literatura

para varias generaciones de niños.

Que mientras las leían, sentían que formaban parte

de aquel mítico quinteto.

(Música)

(Música)

El escenario principal de la novela de Arundhati Roy es un cementerio.

Lo que nos ha dado pie para recomendaros las últimas novedades

en literatura gótica y de terror; y cómo no, debíamos empezar con

Stephen King, que acaba de cerrar la trilogía de Bill Hodges.

Aquí tenemos al veterano detective que investiga el suicidio

de varias personas que mantienen una relación muy especial

con el asesino Brady Hartsfield, que está en estado vegetativo.

(Música)

Si Stephen King es el rey del terror desde hace 40 años, Bram Stoker,

el padre de "Drácula", lo es desde el principio de los tiempos.

Así que ahora que se cumplen 170 años de su nacimiento,

"Es Pop Ediciones" publica "Algo en la sangre",

la biografía secreta de este genial escritor. Toca leerla.

(Música)

"La serpiente de Essex", de Sarah Perry nos traslada

precisamente a la época de "Drácula"; estamos en 1890,

y vemos cómo una viuda y su hijo

llegan a una pequeña localidad de este condado.

Allí ella se enamorará perdidamente del vicario, mientras sabemos

de la existencia de una serpiente gigante que vaga por los pantanos.

Así que tenemos un amor intenso y un monstruo fantástico.

Menuda combinación.

(Música)

(Música)

Tras "Sueños de piedra" y "Títeres de la magia"

traigo la tercera entrega: "Ladrones de libertad".

Aquí, los piratas del "Angelic" han sido secuestrados,

y para liberarse deberán embarcarse en una peligrosa misión. ¿Te apuntas?

-OK. ¿Sabes qué? Tú empiezas una saga y yo empiezo otra.

En "La bella salvaje", de Philip Pullman, el joven Malcolm descubre

que en el otro lado del río, en la bahía de "Gotsou",

habita un ser muy especial, y su nombre es Lyra Belacqua.

Fantasía y filosofía aseguradas.

(Música hindú)

Sabemos que India es un país con unas posibilidades económicas

brutales, pero leemos su novela y continuamos viendo mucha miseria,

muchas diferencias sociales...

¿Usted no prevé en un futuro más o menos cercano

que se pueda producir una gran transformación social?

(SUSPIRA) El problema en India,

incluida la transformación económica, que sin duda ha creado

una vasta clase media,

pero a expensas de una clase baja mucho mayor.

El problema es que

el motor de la sociedad india, incluso hoy, es la casta.

Que se combina con la práctica religiosa hindú.

Hasta que no dejemos de institucionalizar

esa jerarquía social,

y esa injusticia;

hasta que no veamos eso como algo reprobable,

no creo que seamos capaces de avanzar hacia una sociedad justa.

Todas las sociedades son injustas.

Pero hemos de mostrar el deseo de ser justos por lo menos.

Eso es lo más triste de todo.

¿Esta novela es un homenaje al papel de las mujeres en la sociedad hindú?

Sí, mucha gente cree que en India todas las mujeres viven bajo un yugo.

Hoy en día solo oímos hablar de las violaciones.

Lo que pasa es que en la sociedad india viven varios siglos a la vez.

Existe, desde luego, la práctica del infanticidio femenino.

Y del fratricidio femenino.

Pero también hay mujeres increíblemente libres y fuertes.

Gran parte de los movimientos de resistencia están liderados

por mujeres.

Es una sociedad con mujeres extraordinarias.

Y Tilottama y Anyum son dos buenos ejemplos.

Se habla del conflicto de Cachemira,

se habla de problemas con el medioambiente,

se habla de problemas entre las diferentes clases sociales

en la India...

¿Usted cree en la literatura como una herramienta de compromiso?

Pero usted no menciona la poesía, la música, el amor...

Está usted preguntándome como un periodista.

La literatura no se ha concebido como herramienta.

Es demasiado hermosa para ser utilizada. Me refiero a una novela.

Es una canción, es una oración.

No es un medio utilitario.

Usted le dedica la novela a los desconsolados.

¿Esos desconsolados son aquellos que encuentran refugio

en ese cementerio, en ese ministerio de la felicidad suprema?

Los desconsolados, a quienes está dedicado el libro,

no siempre son como uno imaginaría; los pobres ni los oprimidos.

Los desconsolados se reconocen a sí mismo.

Anyum y la Pensión Jannat tienen siempre una pequeña tumba,

una habitación para ellos. Y Anyum les acoge en un abrazo.

Yo, desde luego,

estoy alojada en la Pensión Jannat;

con una habitación propia y una tumba amistosa cerca.

(Música)

Hay escenas en algunas novelas, como en la de Arundhati Roy,

que tras leerlas descubres que no necesitan ni una palabra más.

Está todo dicho, como esta.

(Música)

"Tilo tomó un autobús hasta las afueras de la ciudad.

Caminó muchos kilómetros por montañas de basura.

Por un brillante vertedero de bolsas de plástico compactadas.

Donde un ejército de niños harapientos

recogía restos acá y allá.

(Continúa la música)

Por el cielo sobrevolaban bandadas de cuervos y milanos,

que competían con los chicos, los cerdos y la manada de perros

por aquellos despojos.

A lo lejos, los camiones de basura ascendían

lentamente por la montaña de podredumbre.

Algunas zonas se habían derrumbado.

Creando acantilados que mostraban la profundidad

de los desperdicios acumulados".

(Música créditos)

  • Arundhati Roy

Página Dos - Arundhati Roy

14 nov 2017

Óscar López entrevista a la escritora india Arundhati Roy para hablar de la novela que ha escrito veinte años después de 'El dios de las pequeñas cosas'. En 'El ministerio de la felicidad suprema', su última obra, narra la historia de dos mujeres que encuentran refugio en un cementerio a las afueras de Delhi. Una de ellas, Anyum, es una hijra (palabra con la que se conocen en India a los transexuales), mientras que la otra, Tilo, es una mujer que ha vivido muy de cerca el conflicto de Cachemira. Esta novela tiene una gran carga política, al mismo tiempo que rebosa poesía para describir la conflictiva sociedad de la India.

Página Dos también celebra el 75 aniversario de 'Los Cinco', la popular colección de novela juvenil escrita por Enid Blyton. Mientras que en la sección 'El Reportaje' analiza cómo funciona actualmente este género literario.

Finalmente, el escritor guatemalteco Eduardo Halfon es el protagonista del Cuestionario.

ver más sobre "Página Dos - Arundhati Roy" ver menos sobre "Página Dos - Arundhati Roy"
Programas completos (405)
Clips

Los últimos 1.432 programas de Página Dos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios