www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4496535
Para todos los públicos Página Dos - Antonio Muñoz Molina - ver ahora
Transcripción completa

SUBTITULADO POR ACCESIBILIDAD TVE

Antonio, una cierta sorpresa se van a llevar tus lectores

con tu nuevo libro, "Un andar solitario entre la gente",

porque, la verdad, no se parece nada a tus novelas anteriores.

Sí, yo creo que sí.

De hecho, es un libro que fue saliendo de una manera muy casual,

al principio no era ni siquiera un libro,

era una manía que me dio porque empecé a fijarme

en todas las cosas que te rodean por la calle

y que te acosan continuamente, pero que estás tan acostumbrado

que no reparas en ellas.

Y recuerdo un día, yendo hacia el metro

y bajando a la estación, que empecé a leer todos los letreros

y todos los anuncios que había a mi alrededor.

Iba a tomar nota de lo que iba leyendo,

a recortar cosas de anuncios, a prestar atención a la gente

que hablaba a mi alrededor.

Entonces se convirtió en una manía, una manía que, ya te digo,

yo empecé a salir a la calle únicamente para eso.

No es muy fácil describir tu nuevo libro,

yo, cuando lo he terminado, pensaba: este es un poco el cuaderno de viaje

de un escritor que, bueno, vamos a decir que se parece mucho

a Antonio Muñoz Molina, que deambula por diversas ciudades,

principalmente Madrid, pero también deambula por su infancia,

por los libros que le gustan, por los anuncios publicitarios

que le asaltan en medio de la calle, por las noticias que él encuentra

y que recibe en los medios de comunicación,

y un poco también emulando a algunos escritores

que también han hecho algo parecido.

¿Iría la cosa por ahí?

Claro, es decir, no es un escritor que se me parece, soy yo,

soy yo. Directamente.

Directamente, es decir, no hay ni trampa ni cartón.

Soy yo que voy contando lo que veo y, luego, como tú dices,

el libro forma parte de una continuidad,

de una tradición literaria, que es la tradición

de los caminantes de la ciudad.

Es el espectáculo de Quincey, el de Poe, el de Baudelaire

y, finalmente, el de Walter Benjamin, que traduce a Baudelaire al alemán

y que él tiene un libro maravilloso que me ha servido de inspiración,

que es "Calle de dirección única".

Hombre, eso queda muy patente en este libro,

porque hay un momento en que tú escribes que pasas de bicicletas,

que pasas de taxis, que prefieres el metro,

estamos en un precioso vestíbulo de un metro de Madrid,

que prefieres el metro, que prefieres caminar.

Y, luego, hay una cosa importante, que te conviertes en un "voyer",

te conviertes en un espía.

No hace mucho nos comentaba en el programa Luis García Montero

que a un poeta se le identifica en un café

porque suele estar espiando lo que dicen los que están al lado.

Bueno, eso lo hacemos extensible a cualquier escritor.

Y a muchos que no son escritores también.

Yo creo que la única manera de conocer bien una ciudad

es caminar y, si hay metro, viajar en el metro.

Entonces tú vas y te abandonas a eso, y es un espectáculo que, de pronto,

en mi caso era una obsesión.

Yo salía a la calle exclusivamente para eso.

Es una novela experimental, es una novela collage

porque aquí, además de texto, hay fotos, hay recortes,

es una novela obsesiva. ¿Son las tres cosas?

Sí, es todo junto.

Hay una reflexión en el libro,

que es la reflexión del collage como fundamento del arte moderno.

Desde principios del siglo XX, una cosa que caracteriza al arte,

incluidas la literatura y la música, es el collage,

es decir, la utilización y la mezcla de materiales sin valor ninguno

que, al juntarse, se convierten en otra cosa.

Desi, creo que hoy te saltas el guion habitual

de esta sección, ¿verdad? Sí, sí.

Como el domingo por la noche se estrenan los Óscar,

me parecía buena idea hacer lo que hicimos el año pasado,

que es dedicarle la sección a las películas nominadas

en la categoría de mejor guion adaptado,

que, al final, es lo que hacemos siempre en la sección.

Es toda una fan de los X-Men.

La mitad de esto es mentira.

Y el resto a medias.

Por ejemplo, este año hay un película de superhéroes, "Logan",

y, luego, también hay una película de Netflix,

que es curioso que hay podido entrar, que es "Mudbound",

que es una adaptación de una novela de Hillary Jordan,

que, no sé si recuerdas, pasaba en los cuarenta en Mississipi,

que abordaba la cuestión racial y demás.

¿Y hemos visto algunas de las nominadas?

Sí, en la sección ya hemos visto dos.

Hemos visto "Call me by your name",

adaptación de la novela de André Aciman,

que es la segunda adaptación de novela nominada este año.

Tiene formas muy ingeniosas de encontrar nuestro punto más débil.

Y la otra es "The disaster artist", la película de James Franco

sobre el rodaje de "The room", la supuesta mejor peor película

de la historia del cine.

¡Dilo más fuerte, aquí dentro no te oigo!

¡Di acción, pero que te oiga! -Vale.

Esta es una de las películas inspiradas en libros autobiográficos

o medio memorias de esta selección de nominados.

La otra es "Molly's game", de Aaron Sorkin,

la primera película como director de Sorkin,

y que me comentaste que habías visto. Sí, ya la había visto.

Jessica Chastain está genial.

Está increíble y encarna a Molly Bloom,

que fue una corredora de apuestas ilegales.

Es una selección bastante variada de nominados.Ya lo veo.

Leí su auto de procesamiento después de que me llamara

y he comprado su libro.

Bueno, ha llegado el momento de la porra.

Mójate, va, ¿quién va a ganar?

Yo tenía, hasta hace unos días, como muy claro

que le iban a dar el Óscar a James Ivory

por la adaptación de la novela de André Aciman

en "Call me by your name", pero ahora no sé,

igual se lo dan a Sorkin, ¿no?

Porque Sorkin creo que también ganó por el guion de "La red social"

y, al final, es que es Sorkin, ¿no?

Que es muy bueno y que realmente hace un trabajo magnífico

de conversión de unas memorias bastante convencionales

en un ejercicio de dialéctica bastante potente, muy Sorkin.

Bueno, pues lo veremos pronto.

No me podías traer mejor libro, claro,

hablando hoy de los Óscar.

Hoy te traigo "El otro Hollywood", que es posible otro Hollywood,

no solamente el de los Óscar y el glamour,

aunque yo creo que también hay bastante glamour aquí.

Es un libro autobiográfico escrito por Eve Babitz,

escritora de Los Ángeles, y lo que hace es explicar un poco

cómo vivió ella en primera persona, desde su propia experiencia,

Los Ángeles en los años setenta.

Ella se codeó con muchísima gente

del entorno artístico, cultural e intelectual de la época

y va haciendo como un retrato de todo este entorno

de una forma muy natural y espontánea.

Se relacionó con gente como... Gente muy importante,

desde Duchamp hasta Dalí, Frank Zappa...

E, incluso, también explica en una parte del libro

las relaciones amorosas que tuvo con Harrison Ford

o con Steve Martin.

Es decir, da muchos nombres.

Pero bien escrito, tengo entendido.

Sí, es que esa es la cosa,

no hay que quedarse con que es un libro anecdótico,

de rumores o anécdotas frívolas porque es un libro muy bien escrito

y muy agradable de leer, totalmente recomendable.

Bueno, buenas tardes a todos, mil gracias gracias por acompañarnos.

Pues, hombre, es curiosa la pregunta:

¿por qué en dos mil dieciocho se siguen presentando libros?

Yo creo que tiene que ver con una especie de acto social,

un acto de amigos.

Y creo que hay algo mágico

en las librerías que acogen las presentaciones,

donde los escritores nos acercamos a hablar de literatura,

a hablar de libros, a hablar de lecturas con nuestros lectores.

Yo no solo como autor, sino en mi condición de pequeño editor,

he comprobado que un presentación puede ser utilísima,

puede ser estupenda y, además, se pueden vender muchos libros.

En este sitio en el que estamos, he presentado un libro

de un escritor casi desconocido y hemos vendido cien ejemplares,

lo que para él es una inyección de ventas muy significativa,

una parte muy relevante respecto de sus ventas totales.

En otros casos, no,

en otros casos he visto cómo uno hace una presentación

y ni la gente acude, ni el libro se vende,

ni tampoco parece tener mucha utilidad.

Hablar de presentación es hablar de muchas cosas

porque no es ya el formato este de la mesa

en la que hay un señor que habla especialmente del libro,

hay lecturas de poemas que se hacen durante las presentaciones,

hay coloquios.

O sea, las presentaciones son ya interactivas.

Yo creo que habría que hablar más de actividades o de acciones

para atraer público, para atraer otros públicos, otros lectores

para que la librería esté siempre viva.

En el caso de Nórdica, las presentaciones son importantes,

sobre todo, desde el punto de vista de promoción de un libro,

de acompañar al libro hasta el final,

pero nunca si lo planteamos como algo que vaya a ser rentable.

De hecho, si hiciésemos cuentas, la mayor parte de las presentaciones

no son rentables porque tienes que viajar tú,

o bien tiene que viajar el autor, tienes que gastarte dinero

en algo que ofrecer a los lectores: un vino, una cena o lo que sea.

Casi siempre son deficitarias, pero es algo bonito

y creo que es algo de la militancia del editor.

"La conspiración de la pólvora" es un proyecto de alianza

de tres librerías independientes del oeste de la península,

que son "Intempestivos", en Segovia;

"La puerta de Tannhäuser", en Plasencia,

y "Letras corsarias", en Salamanca.

Más allá de puntos en común de nuestras librerías

y de la amistad que tenemos entre nosotros,

es un proyecto para que haya una plataforma

que sirva de escaparate a autores, editores

y todo lo que rodea al mundo del libro,

y que pueda ser una llamada de atención

fuera de las principales ciudades: Madrid y Barcelona.

Yo he hecho presentaciones en pueblos, en comarcas rurales,

donde no es tan común que se produzca ese espacio de encuentro,

ese espacio de conversación, y tiene un valor suplementario,

incluso, muchas veces tienen un valor en venta de libros.

Si a mí me preguntas cuál es mi récord de libros firmados,

seguramente lo tengo en un pequeño pueblo de la provincia de Toledo

que se llama Castillo de Bayuela, que no sé si tiene mil quinientos

o dos mil habitantes.

Pero yo ahí he llegado a firmar cuatrocientos libros.

Yo te puedo decir que sí que supone un incremento de las ventas totales.

Hay presentaciones que se hacen, no por el interés crematístico,

sino porque es un poeta que, a lo mejor, queremos conocer

y nos interesa que venga aquí porque nos gustan sus libros.

Entonces hay, digamos, unos intangibles que se valoran

en la relación que se establece con ese autor o editor.

Hay que explicar que es un libro escrito a partir de capítulos

muy cortos y uno seguido de otro.

O sea, hay infinidad de pequeños capítulos

que van saltando a nivel argumental.

Y todos ellos tienen un título que es un anuncio,

que es un trozo de un anuncio o de un titular,

generalmente, trozos de anuncios.

Qué, además, se pueden leer de manera desordenada,

tú puedes invitar al lector a que lo haga así, si quiere.

Mientras escribía este libro,

yo estaba leyendo otros libros, que eran libros de derribo, digamos,

es decir, libros no hechos a propósito.

Durante el tiempo en que escribía este libro,

leía mucho "El libro del desasosiego", de Fernando Pessoa,

o leía los "Pensamientos", de Pascal,

o "Los paraísos artificiales", de Baudelaire.

Son libros que no son libros,

son libros que están hechos por amontonamiento,

póstumos en muchos casos, libros inacabados.

Yo quería conseguir una cosa, que era el efecto de lo inacabado.

Este libro ya se puede estudiar

a través de esta, no sé si decir ciencia, que tú citas,

que se llama "deambulología".

"Deambulología", sí, sí.

Quiere decir estudiar los itinerarios de escritores,

de artistas, de científicos... Yo creo que hay una ciencia.

Porque ya se lo pones fácil a cualquier estudioso

de la "deambulología".

Es una ciencia que tiene mucho porvenir,

porque tú estudias los itinerarios

que ha seguido una persona a lo largo de su vida

o de la creación de algo que ha hecho,

y eso tiene un efecto fundamental.

Eso tiene que completarse con algo relacionado con la ciencia ficción,

que es un perfeccionamiento de la máquina del tiempo,

que es lo que llamo el cronobatiscafo,

que es como un submarino que permite que tú te sumerjas

en un momento determinado del pasado.

Hay infinidad de capítulos y hay infinidad de temas,

y algunos destacan por encima de otros.

Por ejemplo, este libro es un gran homenaje a la literatura,

el tema del arte está también muy presente,

pero también hay un componente de denuncia importante

al capitalismo extremo, a esa violencia publicitaria

que tenemos siempre encima, a la violencia de la sociedad,

al riesgo medioambiental también.

Todo eso está presente aquí.

Yo creo que hay un hilo que es, no sé si la denuncia,

el atestiguar la presión terrible del consumo,

de la coacción del consumo a cada momento,

el hecho de que estás siendo continuamente alentado

a consumir cosas que te van a dar la felicidad,

a descubrir experiencias, a... ¿Sabes?

"Caballería roja", de Isaak Babel,

que me parece que es un libro importantísimo,

escrito en mil novecientos veinticuatro,

cuando era corresponsal la caballería roja en Polonia.

Eso fue una pena terrible,

fue un libro de cuentos de Bambi, de Walt Disney,

que se me perdió cuando tenía seis años,

y todavía no he dejado de llorar.

"La isla del tesoro", de Stevenson, que lo sigo leyendo,

que lo leí con once años, me lo regaló mi padre

y me sigue fascinando, es un libro sobre la elección del padre,

la necesidad que tenemos de elegir al padre.

Al padre como creador de tu trabajo, de tu destino como trabajador,

el padre te da esa dimensión.

Lo he intentado muchas veces

porque casi todos mis amigos decían que lo habían terminado,

y es el "Ulises", de James Joyce.

Que lo he intentado, lo he intentado, ¿no?

Estoy bastante contento con el libro, bastante contento.

Es un resumen, de alguna manera, pienso hacer otros,

pero es un resumen de mis pensamientos,

de mi postura en la vida, de que mis opiniones pueden cambiar,

pero nunca mi bando.

Y de que lucho por mi bando.

Un frío que estremece en el invierno

y un calor que me mata en verano.

Bajo rápido las escaleras, a esta hora todo está cerrado,

subo por Espíritu Santo

y me encuentro a un amigo del alma.

Por Nueva York, por París, por Londres,

pero, sobre todo, por Madrid deambula el protagonista

del nuevo libro de Antonio Muñoz Molina.

Por ejemplo, viene a menudo a esta glorieta de Bilbao

a tomar café y a comprar la prensa.

Quien deambula, pero por Kabul, es el periodista Ramón Lobo,

que acaba de publicar un documento sobrecogedor.

Nos habla de los desastres de la guerra

y de cómo la sufren, sobre todo, aquellos que la viven

en primera línea de combate.

Es una obra absolutamente necesaria.

Así, así se vive aquí, aquí se vive así.

Así se vive aquí, se vive así.

El arte y la literatura son fundamentales

en el libro de Antonio Muñoz Molina,

pero también juegan un papel relevante

un sinfín de noticias de impacto que aparecen.

Por ejemplo, hay una que nos habla del brutal asesinato

de un hipopótamo en un zoo de El Salvador.

Escojo ésta porque precisamente los animales son la piedra angular

de nuestra siguiente recomendación: "Manifiesto animalista".

Aquí la autora denuncia la situación de los animales,

no solo en los zoos y en los circos, sino también y de forma especial

en las granjas, donde son explotados y maltratados

para nuestra alimentación.

Una obra de denuncia indispensable.

Y sigo arrastrando los pies,

cada vez con más peso en la espalda,

y recuerdo que dijiste una vez: volverás cuando no me hagas falta.

Mientras deambula por las calles de Madrid,

el protagonista de la novela de Muñoz Molina,

reflexiona sobre muchos temas.

Y uno de esos temas es precisamente el amor,

que también aparece en este thriller trepidante de Javier Castillo.

La novela arranca con una mujer que, desnunda y magullada,

entra en las instalaciones del FBI en Nueva York,

y pronto la policía relacionará a esa mujer

con un crimen que se producirá horas después.

Es una historia absolutamente adictiva.

Hoy os voy a recomendar un libro que se llama "Anatomía".

Hoy os voy a recomendar "¿Dónde ha ido el abuelo?"

El libro va de la anatomía del cuerpo,

que te explica un poco las diferentes funciones del cuerpo.

El libro va de un niño que se llama Iker,

que va a visitar a su abuelo, y nos cuenta la historia del abuelo.

La parte que me ha gustado, bueno, la más interesante

han sido los músculos, que tenemos unos seiscientos cincuenta músculos,

que representan el cuarenta por ciento de nuestro cuerpo.

O sea, ahora ves mi pierna, ¿no?

Pero, dentro de la pierna,

hay diferentes cosas más interesantes.

Cuando están juntos, pues juegan a juegos.

En un momento, en el libro dicen que juegan al veo veo,

pero con cosas que no ven.

Para mí lo más chulo es que a mí me gusta abrir cosas, ¿no?

Y aquí te explica, por ejemplo, el sentido de la vista.

Pues hay como un ojo y, después, lo abres

y dice, esto es, no sé, el iris, no sé, cosas así.

El libro me ha gustado mucho y yo, de valoración del uno al diez,

le doy un... ¡nueve y medio!

Aquí te muestras como un escritor que deambula siempre

con los ojos y los oídos en estado de alerta,

pero no eres nadie sin tu cuaderno, tu lápiz y tu grabadora.

Están tan presentes como un personaje ahí.Sí, sí.

Además, hablas incluso de manera muy tierna

de la relación del lápiz, cómo se va empequeñeciendo,

cómo está unido a ese papel...

Porque también hay una reivindicación completamente, creo, a destiempo,

pero que me gusta, hay una reivindicación de las cosas

que se hacen con las manos.

Me di cuenta, cuando empecé a escribir el libro,

me puse a escribir a lápiz, no era una cosa que yo decidiera

era que un día no tenía rotulador o pluma,

y entonces descubrí que escribiendo a lápiz disfrutaba mucho más,

que el lápiz me permitía escribir de una manera más tentativa,

de una manera como más sugerida.

Y luego está, claro, la materialidad de eso, del lápiz, del papel...

Esto no son antiguallas, esto son elementos fundamentales

de la percepción humana.

La literatura está muy presente, hemos hablado de ello,

de escritores, de libros...

Pero, hombre, es algo que ya sabíamos,

pero el arte también tiene muchísima importancia en este libro.

Tu vinculación, tus querencias artísticas están aquí muy claras.

Mucho, mucho, porque para mí es como la literatura,

es decir, son formas de comprender el mundo,

son formas de comprender el mundo, de escapar del mundo.

Y entonces, hay cosas en el libro, como la presencia de El Bosco,

la presencia de la fotografía o la presencia de un fotógrafo

como este fotógrafo extravagante checo que era Tichý,

que era un fotógrafo que era un mendigo total,

que era un náufrago, que se hizo su cámara fotográfica con trozos,

con residuos también y todo eso.

Creo que la mirada del arte es profundamente educativa también

y constitutiva del ser humano.

No se trata solo de que te guste el arte porque te gusta estar al día

y vas a ARCO o lees no sé qué.

No, es que las representaciones visuales que crea el arte

son también una parte fundamental de la percepción humana,

del modo de estar los seres humanos en el mundo.

En un momento del libro te preguntas en cuántas ciudades,

en cuántas casas, en cuántos cafés tuvo que escribir Joyce el "Ulises"

o "Las flores del mal", de Baudelaire.

¿En cuántas casas y en cuántos cafés has escrito tú este libro?

Yo no sé en cuántos sitios.

Habré escrito en un hotel en París,

aquí, en Madrid, en mi antigua casa, en un hotel,

en Mallorca, en un vestíbulo del aeropuerto,

en Nueva York, en Lisboa, qué sé en cuántos sitios.

Algún día tuviste que decir hasta aquí hemos llegado,

porque, si no, este libro no lo voy a empezar nunca,

si sigues tomando notas, porque eso no se acaba nunca.

No, claro, pero es que esa es la cosa.

Llegó un momento en que yo me di cuenta,

para ver si le daba forma y fin a esto,

me fui a Nueva York, que estaba a punto de dejar mi casa de allí,

me fui un par de meses a trabajar.

Entonces ya le iba dando la forma, pero me di cuenta de una cosa,

y era que no lo podía terminar porque para terminarlo

tenía que volver.

Porque volver de Nueva York a Madrid,

el viaje tendría que ser parte también del libro.

Si algo queda claro en el libro de Antonio Muñoz Molina

es que nuestra vida es un collage donde cabe todo:

nuestros amores, nuestros fracasos, nuestros hijos,

los anuncios que escuchamos y, cómo no, también los libros,

esos libros que nos ayudan a levantarnos

pero que, por encima de todo, nos hacen sentir más vivos.

"Casi no voy en bicicleta y nunca en taxi,

voy caminando o en metro.

Las preocupaciones y las obsesiones

se disuelven en la observación incesante.

Soy, no lo que pienso o recuerdo o imagino,

sino lo que van viendo mis ojos y lo que escuchan mis oídos,

el espía en la misión secreta de percibirlo todo,

de coleccionarlo todo.

He ido con la cabeza baja y los hombros encogidos

en la burbuja tóxica de la pesadumbre,

en el túnel de angustia de la media mañana.

La angustia era mi sombra y mi guardián y mi doble,

bajaba a mi lado por las escaleras mecánicas murmurándome cosas al oído.

En el morro del tren

que venía desde el fondo del túnel y entraba en la estación,

había un imán morboso.

La voz en el oído, en el interior del cerebro, hacia atrás, en la nuca,

en la presión de las sienes".

Subtitulación realizada por: Virginia Sander.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Antonio Muñoz Molina

Página Dos - Antonio Muñoz Molina

27 feb 2018

Antonio Muñoz Molina es escritor y miembro de la Real Academia Española (ocupa el sillón “u” minúscula desde 1996), honorario de la Academia de Buenas Letras de Granada y Premio Príncipe de Asturias en 2013. Su última novela, ‘Un andar solitario entre la gente’, es un recorrido, principalmente por Madrid y Nueva York, donde el protagonista va anotando en un cuaderno y a lápiz todo lo que ve y llega a sus oídos. Al tiempo que disfruta con todo lo que se va encontrando en su camino, rememora a otros grandes literatos que se inspiraron principalmente en lo que observaban en las calles, como De Quincey, Poe, Baudelaire y Walter Benjamin, entre otros.

La crítica de cine Desirée de Fez ofrecerá un recorrido por películas que han sido nominadas a los Oscar en la categoría al mejor guion adaptado.

Página Dos también explicará cómo funcionan actualmente las presentaciones de libros. Y finalizará su emisión con el escritor, periodista y guionista de cine y televisión, Juan Madrid, que responderá al Cuestionario.

ver más sobre "Página Dos - Antonio Muñoz Molina" ver menos sobre "Página Dos - Antonio Muñoz Molina"
Programas completos (419)
Clips

Los últimos 1.503 programas de Página Dos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Pedro

    Gracias por subir esta genialidad. Saludos fraternos desde la ciudad de Concepción, Chile.

    31 jul 2018