www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5441800
Para todos los públicos Página Dos - Amin Maalouf - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad TVE.

Nací muy sano en brazos de una civilización moribunda

y durante toda mi existencia

he tenido la sensación de estar sobreviviendo

sin mérito ni culpabilidad

siendo así que tantas cosas a mi alrededor se convertían en ruinas.

Vitoria es una ciudad

que es la segunda más gran del País Vasco,

tiene 250.000 habitantes,

es una ciudad que ha recibido bastantes premios

en torno a la sostenibilidad, a la calidad de vida de sus habitantes.

Tanto el entorno natural de Vitoria como su corazón,

el casco histórico que está situado aquí en este cerro,

tiene esa esencia un poco medieval

y eso atrajo la atención de Ken Follett

para escribir la segunda parte de "Los pilares de la tierra"

sobre todo por las obras que se han ido ejecutando ahí para restaurarlo

con el lema de "abierto por obras",

esa sensibilidad y ese cuidado que se ha tenido

para poder revivir ¿no? lo que era la catedral

en sus tiempos góticos ¿no?

Aquí hay una característica fundamental que es

la gran cantidad de centros cívicos que hay,

una red de bibliotecas públicas muy importante,

con un catálogo muy importante

y en el caso de un escritor que está buscando un libro,

que se le ha antojado en un día en concreto y lo quiere ya,

puede acceder a tal vez, tres, cuatro ejemplares de ese libro

a una distancia muy cercana,

porque las distancias de esta ciudad como es muy compacta

se puede recorrer muy fácil.

"Poetak Maiatzean", "Poetas en mayo", surge en Vitoria hace 7 años,

porque Vitoria es una ciudad que palpita con la poesía,

porque hay muchísimos talleres de escritura,

clubs de lectura y había mucho interés por la poesía.

El escenario es la ciudad,

la ciudad, los rincones que tiene esta maravillosa ciudad,

así que tenemos poesía en los jardines,

poesía en los portales,

poesía en hoteles,

el festival es tanto en euskera como en castellano,

porque las dos lenguas conviven en Vitoria y en Álava

de forma natural.

Y bueno este año hemos contado con Bernardo Atxaga, como no,

porque además él vive en Vitoria.

Empezamos hace 7 años con una semana,

pero el que dure un mes ha sido algo que ha surgido de forma natural.

Hay muchísimos grupos que plantean el salir en mayo con los recitales.

Vitoria como escenarios,

de novelas, tenemos...

bueno, ahora se ha hecho muy famosa, "El silencio de la ciudad blanca"

de Eva García.

Tenemos "El caso de los amores proscritos" de Marta Extramiana.

"La calle de la judería" de Toti Martínez de Lezea,

y hay muchas más novelas,

además cada una está escrita en una época diferente.

Zuloa Irudia se abrió hace 30 años

en el corazón del casco medieval de Vitoria;

se abrió con una intención muy clara

que aparte de a nivel económico

es promocionar la cultura

y todo lo que tenga que ver con los niveles artísticos de la ciudad.

Vitoria desde un principio ha tenido mucha relación con Fanzine

y con gente que dibujaba.

Zuloa Espacio que es como llamamos a la sala que tenemos,

organizamos exposiciones, muchas veces especializadas

en lo que es el cómic holográfico,

pero estamos abiertos a otras historias.

Y luego es un punto de encuentro también,

de asociaciones que se han juntado aquí,

que hacen sus ruedas de prensa, presentan sus trabajos

y luego, claro, por supuesto, presentaciones de libros,

de cómic, de música, es un punto de encuentro

y un poco escaparate también para lo cultural en la ciudad.

Estamos en el Santuario de Estíbaliz

a escasos 10 kilómetros de Vitoria Gasteiz,

un lugar emblemático para todos los alaveses,

una joya del arte románico

y bueno, un lugar muy cargado también

a nivel simbólico y a nivel cultural, si se quiere.

Somos una editorial centrada en la cultura visual,

llevamos trabajando en estos temas,

sobre todo con un enfoque ensayístico prácticamente ya seis años,

y bueno, después de una andadura que nos llevó por grandes urbes,

como Barcelona o Buenos Aires,

pues terminamos regresando a Vitoria

y asentándonos en este punto tan concreto del territorio.

Como se puede imaginar uno, pues el trabajo editorial a veces implica

ciertas prisas, momentos estresantes a la hora de entregar los proyectos

y esta tranquilidad, pues la verdad que ayuda

y nos permite pues tener momentos distendidos,

tener momentos de mayor tranquilidad,

en relación con el entorno que nos rodea.

Sr. Maalouf, le leo un breve fragmento de su último ensayo,

"El naufragio de las civilizaciones" que dice:

el día en que me fui del Líbano en guerra, en una embarcación precaria

en junio de 1976,

todos los sueños de mi levante natal, ya estaban muertos

o agonizaban.

¿Podemos decir que estamos ante un ensayo

donde usted reflexiona sobre el fin de esta civilización

desde un punto de vista, intelectual, histórico y social,

pero también desde un punto de vista muy sentimental,

con una misma luz que está aquí como un espectador

y a ratos casi también como protagonista?

Se trata de un libro que escribí a distintos niveles.

En primer lugar es un libro íntimo,

puesto que empiezo con mi propia vida,

con mi infancia

y describo el mundo tal como lo descubrí cuando abrí los ojos.

En segundo lugar,

yo fui periodista durante aproximadamente 15 años

y mi empeño era hacer un seguimiento

de todos los acontecimientos del mundo,

de hecho, fui testigo de bastantes acontecimientos.

Usted se centra sobre todo

en la etapa más moderna de esta civilización

que está en crisis, el siglo XX y el siglo XXI

y me llama mucho la atención,

que siendo el siglo XX un siglo muy violento,

con dos guerra mundiales, el holocausto, la bomba atómica,

usted sin embargo se muestra especialmente duro con el siglo XXI,

¿por qué?

Porque el siglo XXI no tiene las mismas excusas que el siglo XX.

Porque lo esencial de las experiencias ya lo conocemos,

disponemos de medios enormes

para resolver los problemas de la humanidad,

muchos más que en el siglo anterior

y sin embargo no conseguimos resolverlos.

El siglo XXI es víctima de nuestra propia incapacidad

para organizar nuestra convivencia.

En este ensayo todo lo concerniente al mundo árabe

y su relación con occidente juega un papel muy importante

y el lector va a encontrar reflexiones algunas muy interesantes

por ejemplo cuando usted se refiere a su país natal, al Líbano.

Usted llega a escribir

que el Líbano podría haber actuado como un antídoto

a los venenos del siglo XX, ya que convivían en ese país,

pueblos de diferentes religiones en perfecta armonía,

¿qué falló?

Creo que el problema de aquel sistema

fue que quiso basarse

en una repartición de los puestos de poder

a través de un sistema de cuotas.

La idea era que ese sistema se utilizaría de manera provisional

hasta ser finalmente superado.

Entonces, todo el mundo se sentiría ciudadano de pleno derecho

independientemente de su comunidad de origen.

Pero en realidad el sistema de cuotas

en lugar de ir restando progresivamente importancia

a la permanencia a las comunidades,

la arraigó e hizo que adquiriera cada vez más peso

a expensas de la pertenencia a la nación.

La gente se vio entonces rehén de los jefes

y milicias comunitarios

y el país, derivó hacia una especie de... república de las comunidades.

En esta situación actual de este terrorismo radical,

¿no tiene también mucha responsabilidad

el hecho de que estas potencias occidentales en su momento

apoyaron a esas facciones oscuras y retrógradas

que se podían encontrar en algunos países del mundo árabe

y que ahora de alguna manera se han vuelto en contra de ellos?

Tiene razón,

al mismo tiempo intento no señala con el dedo ni a unos ni a otros.

Es cierto que occidente tiene cierto grado de responsabilidad

y pongo un ejemplo entre tantos posibles,

occidente favoreció la aparición de movimientos yihadistas en Afganistán

porque por aquel entonces, la prioridad de Estados Unidos

era la lucha contra la Unión Soviética.

También está la responsabilidad de los soviéticos,

que se embarcaron en la batalla de Afganistán de manera irresponsable

jugando al aprendiz de brujo.

Pero también está la responsabilidad de los propios países,

que no consiguieron desarrollarse,

que no consiguieron desarrollar sus sociedades,

modernizarlas,

a diferencia de países como Corea o Japón.

En conclusión, los responsables son muy numerosos,

pero la cuestión es que nos encontramos en una situación

que escapa a cualquier control.

Nadie tiene ahora la capacidad de controlar esos movimientos,

que un día se vieron favorecidos.

Gastamos los primeros segundos de esta sección,

con una broma bastante cruel.

Jhon Banville autor irlandés

que se esconde tras el seudónimo de Benjamin Black

recibió una llamada muy convincente que le aseguraba

que había ganado el Premio Nobel de Literatura.

Antes de abrir el champán,

recibió un mensaje que decía que su premio había sido retirado.

Las autoridades suecas están investigando quién fue el autor.

No dejamos Irlanda para contar cómo el Ayuntamiento de Dublín

ha formalizado una petición,

para conseguir que los restos de James Joyce

ahora enterrado en Zúrich, vuelvan a su ciudad natal.

Su intención es festejar así el centenario de su mítica novela

"Ulises".

Donde también preparan celebraciones es en Tiflis capital de Georgia,

tras conocer su elección como capital mundial del libro de la Unesco 2021.

Seguimos con festivales literarios.

Del 11 al 24 de noviembre, Donosti se llenará de literatura

gracias al festival Literaktum.

Un espacio para la reflexión y el debate

con el libro como hilo conductor.

Y terminamos con una noticia esperanzadora,

según confirman los datos expuestos en la encuesta

sobre hábitos y prácticas culturales en España,

somos casi un 4% más de lectores,

aunque siga siendo importante mejorar las cifras.

Todo suma.

Como cada segundo de esa sección, que ahora termina.

No quiero parecer cursi, pero aquí junto a este mar Mediterráneo

que baña las reflexiones a Amin Maalouf

os quiero recomendar un libro de cuentos estupendos

de Helen Oyeyemi,

un libro donde las llaves son muy importantes,

las reales y las metafóricas,

llaves que nos abren un mundo de marionetas,

de diarios íntimos, de variadas e inquietantes cerraduras

y ya sabéis que en "Página dos" no hay puerta que se nos resista.

En "El naufragio de las civilizaciones"

la guerra está muy presente

así que no vamos a abandonar lo bélico

pero vamos a fijarnos en esta historia

ambientada en 1944 en Europa del Este.

Tenemos a un soldado holandés

que se hace pasar por el propietario de una mansión abandonada

y hace lo imposible para mantener el engaño ante los nacis.

Es un clásico de la literatura holandesa

y un magnífico texto sobre la brutalidad de la guerra.

Estamos bajo un fantástico cielo azul, pero será por poco tiempo,

porque la escritora ecuatoriana Natalia García Freire

nos arrastra hasta lo más profundo de la condición humana

y lo hace con su primera novela,

donde un hombre regresa a la casa familiar

en cuyo jardín está enterrado el padre

y a partir de ahí se establece una larga conversación

en la que se reflexiona sobre la muerte, la locura,

el dolor, el mal,

y siempre en compañía de una plaga de insectos.

Es una novela de aprendizaje

que cuenta el recorrido de tres adolescentes,

dos chicos y una chica, a lo largo de casi 10 años.

Empieza en 1992, cuando tienen 14 ó 15 años,

y los sigue durante cuatro veranos en los que los vemos crecer,

evolucionar

y pasar de la infancia a la edad adulta.

La idea de este libro surgió de la conjunción de dos cosas,

los personajes adolescentes, que ya aparecieron en mi primera novela

y me recordaban mi propia adolescencia

y me dieron ganas de escribir sobre esto

y el inicio de la película Mud de Jeff Nichols

donde vemos a dos chavales subirse a una barca

y echarse a navegar por el Mississippi al amanecer.

Mientras veía la película pensaba en lo jovencísimos que eran

y en que tenían toda la vida por delante,

eso era lo que quería contar.

La principal dificultad es que los hijos

no quieren volver a hacer lo que hicieron sus padres

bajo ningún concepto.

Quieren huir de ese mundo

y evitar reproducir lo que hicieron sus padres.

El dolor de los padres sin embargo es tener una herencia que transmitir

pero que sus hijos no desean.

El personaje de Hacine, es el que más lejos está de mí,

en un momento dado en la novela, vuelve al país de origen de su padre,

Marruecos.

Nunca he estado en Marruecos.

Así que me dio bastante trabajo.

Recuerdo que la primera persona a quien le dejé leer la novela,

algo que no hay que hacer nunca, fue a mi madre.

Un drama, porque le pareció muy aburrida y yo entré en pánico,

así que llamé a mi editor y le dije: "escucha esto es una mierda,

a mi madre no le ha gustado nada".

Me dijo que se la enviara y se la leyó durante el fin de semana,

el lunes me dijo, "tranquilo, está bien, sigue así".

Hoy os voy a hablar de la apestosa vida de "Perro apestoso".

He aprendido un montón sobre las estacones

leyendo "En el jardín".

"Perro apestoso" es un perro muy simpático,

muy cariñoso...

Explica mucho lo que le pasa a las plantas en las estaciones,

cosas que pasan en las estaciones que también afectan a las plantas

y... que se aprende mucho.

Pero lo tratan muy mal y le hablan muy mal

pero no saben que en su fondo, en el corazón

es un perro muy cariñoso y muy bueno.

Por ejemplo he aprendido

que en verano es mejor regarlas mucho por la mañana y por la noche

cuando no da mucho el sol

o que en otoño solo crecen unos tipos de plantas y no otros.

Solo por quitarle unas cuantas pulgas,

todas las moscas y el olor a sardina,

es un perro muy limpio y muy bueno y muy cariñoso.

Lo más especial de este libro son los dibujos que hay

porque está muy bien ilustrado y son muy divertidos.

"Perro apestoso" me ha gustado mucho, aunque la historia es un poco triste.

Me han entrado muchas ganas de hacer jardinería con este libro

porque los dos personajes que lo explican,

lo hacen muy divertido.

Solo hay que repasar la historia para darse cuenta

que el mundo occidental le debe mucho al mundo árabe

desde el punto de vista científico, cultural, gastronómico

y sin embargo hoy en día parece que casi todo el mundo

se siente autorizado a odiar a los árabes.

¿Por qué?

¿Cómo se puede resolver esa situación?

El mundo árabe tiene muy mala imagen en el resto del mundo.

Una parte de esa mala imagen es merecida

porque lo que sucede en el mundo árabe,

me refiero sobre todo

a la existencia de movimientos extremadamente violentos

que practican métodos bárbaros, es un realidad,

por tanto no se le puede reprochar a la gente

que reaccione ante esa situación.

Pero tienes, razón, no siempre ha sido así.

Ha habido intercambios en las dos direcciones

y la civilización árabe ha sido una gran civilización.

No pierdo la esperanza de que un día se pueda pasar esta página.

Una de las más oscuras de la historia del mundo árabe

y que el mundo árabe recupere el papel que tenía

en tiempos de Averroes, Jayam y tantas grandes figuras.

En este "Naufragio de las civilizaciones"

usted utiliza para reflexionar sobre él,

utiliza varios ejemplos

y por ejemplo hay un año que tiene un peso muy importante en el libro

que es 1979

y ahí emergen una serie de figuras cuya presencia y lo que hicieron

y cómo dirigieron sus países

nos ha llevado a la situación en la que estamos ahora,

¿es así?

Creo efectivamente, que el mundo tal como lo conocemos hoy,

se forjó hace 40 años por una serie de acontecimientos

y de personajes que aparecieron a finales de la década de los 70.

¿Qué sucedió entonces?

Creo que se produjo una especie de giro de 180 grados.

El conservadurismo se convirtió en revolucionario.

Es muy paradójico, sí.

Presenciamos dos revoluciones significativas,

una en Irán con la llegada al poder de la revolución islámica

y otra en Inglaterra con la llegada de la Señora Thatcher

que proclamaba ella misma la revolución conservadora

como ella misma la llamó.

De modo que tenemos dos revoluciones,

si bien muy diferentes y con personajes sumamente diferentes

pero que tenían la particularidad

de cambiar los paradigmas que teníamos antes.

Afirma usted en su libro que se resiste a creer y leo

que la humanidad vaya a resignarse dócilmente

a la destrucción de todo cuanto ha construido.

¿Hay algo o ve usted algo que le permita tener esperanza

con esta civilización de hoy en día?

No creo que lleguemos a la destrucción,

lo más probable si tuviera que predecir el futuro

es que vayamos a atravesar periodos muy difíciles,

pero luego, probablemente debido

a las propias sacudidas que se van a producir

tomaremos conciencia de la magnitud de los desafíos,

de los peligros

y empezaremos a reconstruir sobre unas bases más sólidas.

El mundo tal como lo conocemos va a la deriva

y necesita ser reconstruido

y en el fondo de mi ser estoy convencido

de que conseguiremos reconstruirlo

si no nosotros, nuestros hijos y nuestros nietos.

¿Quién puede capitanear este barco

que parece que va hacia el naufragio?

¿Los Estados Unidos de Trump?

¿Esta Europa que tiene tantos problemas para permanecer unida?

Estados Unidos podría haber asumido el rol de capitán,

sobre todo en los últimos 30 años,

en los que se había convertido en la única superpotencia,

pero no consiguió cumplir ese papel,

o en todo caso ya no lo tiene.

Por otro lado Europa no se ha dotado de los medios para hacerlo,

a día de hoy diría que el Titanic va a la deriva y no tiene capitán.

Me encanta de Amin Maalouf

la capacidad que tiene de analizar el mundo que nos rodea

de manera eficaz, implacable y también educada

y es que nos muestra quiénes son los responsables de este naufragio

pero no lo señala con el dedo.

Llevo siempre conmigo escritas en una cartulina doblada

estas palabras de un poeta árabe poco conocido,

Abu Salt Ibn Umayya,

nacido en España, en Denia, en el siglo XI.

"Si es mi origen el polvo, cada país es el mío

y los mundos mis parientes".

No es por lo demás necesario remontarse tan atrás en el pasado,

para entrever un rostro muy otro de la civilización de mis padres

la abominación que prolifera ahora entre nosotros,

es más reciente de lo que parece,

yo mismo he conocido una realidad muy diferente,

pero cuando se me ocurre mencionarlo en la actualidad

noto que a mi alrededor surgen la irritación,

la impaciencia y la incredulidad

y no puedo decir que me sorprenda,

cuando una calamidad ha ocurrido ya

nunca se puede demostrar que era evitable

incluso cuando esté uno convencido de ello

y yo lo estoy".

Subtitulación realizada por: Ana M Gil Fdez-Marcote.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Amin Maalouf

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Página Dos - Amin Maalouf

12 nov 2019

Óscar López habla con el escritor, Premio Príncipe de Asturias de las Letras en 2010, sobre 'El naufragio de las civilizaciones'. Este ensayo parte de vivencias personales y familiares, y da cuenta de sus experiencias como corresponsal de guerra, para mostrar por qué la idea que se tiene de Oriente en Occidente ha cambiado en estos últimos años. La opinión de Maalouf está marcada por el desánimo.

A continuación, el programa se traslada a Vitoria-Gasteiz para conocer de cerca su oferta cultural. A través de un cuestionario, Nicolas Mathieu, último Premio Goncourt, da pistas sobre su última novela. Y en 90 segundos, Página dos hace un repaso por la actualidad editorial.

ver más sobre "Página Dos - Amin Maalouf" ver menos sobre "Página Dos - Amin Maalouf"
Programas completos (470)
Clips

Los últimos 1.698 programas de Página Dos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios