www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3593911
Para todos los públicos Página Dos - Amélie Nothomb - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

Nothomb.

Gonzalo de Castro.

Fulgencio Pimentel.

"El libro de la selva".

Aquí dentro, en este museo arqueológico,

Amélie Nothomb nos va a sorprender de nuevo.

(Música)

Amélie, estamos habituados a esas novelas suyas

donde aparecen muchos elementos de su propia biografía,

pero podemos decir que, en esta última novela,

"Pétronille", esta joven escritora, ¿le roba el protagonismo?

Claro, "Pétronille" es la historia de una gran amistad

entre una joven escritora y yo.

La escritora es Pétronille y es la protagonista, obviamente.

Pétronille existe en realidad,

es una francesa llamada Stéphanie Hochet,

es escritora y tiene un carácter terrible.

Es un personaje muy interesante.

Quería escribir una novela sobre la amistad femenina,

porque me parece que en la literatura para adultos

no ha habido grandes novelas sobre el tema.

Me pregunté cuál de mis amigas

sería la prefecta para el papel principal

y enseguida me dije: "Es Pétronille".

La novelista francesa malhumorada, impetuosa y con mucho talento.

¿Le pidió permiso a ella para utilizarla como inspiración?

Le pedí permiso, claro,

de otro modo, no hubiera podido hacerlo

y ella no solo me lo dio, sino que añadió:

"Por fin vas a hablar de alguien importante

en uno de tus libros".

¿Por qué no utilizó su nombre verdadero?

Era importante darle un nombre distinto del real

para permitirme algunas libertades.

Al ser un personaje real, se plantean algunos problemas.

¿Hasta dónde puedo llegar?

Para simplificar,

diré que la primera mitad del libro es totalmente fiel.

En la segunda mitad,

me he tomado algunas licencias respecto a la realidad.

Es imprescindible, ella existe y hay que protegerla.

Y el problema enorme es el final.

Cuando se escribe sobre una persona viva y real,

¿cómo se puede terminar la novela? Puesto que ella sigue viva.

Es una pregunta obligada.

Imagino que ella ha leído la novela, ¿qué le ha dicho?

Desde luego, antes de la publicación, se lo di a leer a Pétronille

para saber si tendría su visto bueno.

Ella lo leyó y dijo: "Mira, está bien.

Solo hay una cosa que no acabo de entender,

¿por qué cuentas al principio

que la protagonista hace pipí entre dos coches?",

y yo respondí: "Es que, Pétronille, tú haces pipí entre los coches",

y ella me dijo: "¿Eso hago?", y yo: "Sí, lo haces",

así que, al menos, le enseñé algo sobre ella misma.

¿Podemos decir que esta es una novela

sobre la relación de amistad de dos mujeres,

pero también es una novela sobre Francia, sobre París,

y, todo esto, acompañado

de lo que significa el placer de beber champán?

¿Todo esto, bien mezclado?

Por supuesto.

Esta novela, que es una novela de amistad,

es inseparable de otros grandes temas.

En primer lugar, el champán.

Recordemos que el champán es el hilo narrativo del libro.

Amélie Nothomb, yo, perdón, llega a París a finales de 1997

y sabe que la gran aventura de su vida será beber champán,

el problema es que el champán no se bebe a solas,

por tanto, hay que encontrar compañía.

En una firma de libros doy con una joven francesa,

Pétronille Fanto,

que se convertirá en lo que lo llamo una "convigne",

es decir, la persona con quien se bebe champán

y, obviamente, es una amistad que irá muy lejos.

(Música)

El primer libro que edité fue una especie de edición ilegal

de 13 ejemplares de "Las pequeñas virtudes",

de Natalia Ginzburg.

Era un libro que estaba descatalogado desde los años 60,

así que lo fotocopié

y preparé 13 portadas distintas para algunos amigos.

Pero, desde luego, no tenía ni idea entonces

que fuera a acabar como editor.

Editar tiene mucho que ver con grabar una casete

y decorarla y decir todo lo que quieres decir

a través de esas canciones.

Y llegar un día a casa de ese amigo, al cabo de dos años,

y ver que tu casete está ahí y, además, de frente, de canto.

Sí, sí, creo que eso eso, y tiene bastante que ver.

Creo que los editores, muchas veces, nos escondemos

detrás de la firma de los autores. Somos gente que no sabemos firmar.

(Música)

El nombre de la editorial es de una canción de Vainica Doble,

pero no lo pensé mucho, simplemente, quería que sonara anti-rock

y anti-superhéroes y anti-anglosajón, de entrada

No me hubiera imaginado jamás

que esto iba a ser un modo de vida para siempre.

Pero, desde el principio, me di cuenta que era así

y enseguida llegó otra certeza,

y es que esto era una especie de sacerdocio,

que era uno de esos oficios que te absorben completamente.

El mejor momento de todos es cuando, realmente, imaginas el libro,

cuando sabes cómo vas a titularlo.

A ti, lo que te importa es el autor.

Yo no he hecho jamás un libro por el gusto de hacer...

algo mono, algo...

Ni exquisito ni atractivo ni nada, sin embargo,

al final, estás en busca de un objeto.

Dani, lo primero que haría es cambiar la paleta,

porque esto recuerda a Arsen. -Vale.

-Y este libro, lo que tiene que tener fuera es naranjas, verdes,

para que contraste al máximo con esto.

Sí, me importan las cubiertas de los libros,

son la cara de los libros.

Me importa la cara en las personas y en los libros también.

Y me gusta que se considere un asunto frívolo.

En España, especialmente, la gente odia los libros hermosos.

Así que sí, solo es eso, en realidad.

Sencillamente, consiste en aportarle al libro todo lo que puedes

desde tu posición.

Mira cómo ha dejado la traducción en este trozo.

Esta parte es la introducción

y no pasa nada porque el lenguaje sea más ampuloso

o buscando arcaísmos, como hace él,

pero, a partir de aquí, todo tiene que fluir de otra forma.

Aquí, hacemos todo en casa.

Maratones de varios días seguidos dándole mil vueltas a una traducción.

Somos un equipo bastante engrasado.

Enseguida, yo les explicaba, cuando venían,

que aquí éramos muy pocos y hay muchísimos campos

y muchísimos trabajos distintos y hay que hacer un poco de todo

y funciona.

(Música)

La ciudad es algo que, en realidad,

sí que imprime más carácter del que uno piensa,

aunque vivas, un poco, de espaldas a ella.

En este caso, nos deja trabajar muy en paz.

Yo he vivido en unas cuantas ciudades

y te aseguro que esta es la que mejor me trata en ese sentido.

Si me pongo a pensar en las partes malas,

en la parte empresarial, que es la parte difícil para mí,

se me hace cuesta arriba,

pero si me pongo a pensar en autores o en hacer este libro

en este proyecto, que se ve tan difícil y tan lejano,

no tendría inconveniente en seguir haciéndolo a los 80 años.

Lo que no sé es si habrá lectores a los 80 años.

(Música)

Yo, recomendar, no sé si...

Pero sí regalo un libro que leí hace mucho tiempo

y que me marcó, porque, francamente,

también me cogía en una edad particular

y es un libro de Francisco Umbral que se llama "Mortal y rosa".

Yo, cada vez que compro un libro, no se por qué, quizá,

porque como nunca he escrito, nunca he escrito ni he publicado,

pero yo, un libro cuando... Todos los libros que yo he comprado,

pongo la fecha de la compra, dónde lo he comprado

y lo firmo como si fuera el autor.

A mí me gusta mucho Sánchez Ferlosio.

Ahora ha entregado a imprenta "Altos estudios eclesiásticos",

que es un gran libraco, de 400 hojas, y lo voy consumiendo poquito...

Es como... Es una degustación. Porque me gusta.

Además, a mí, lo que me gusta de Ferlosio

es que te obliga a utilizar el diccionario.

A mí me gustaría hacer Cyrano de Bergerac.

No sé si tengo edad, nariz tengo suficiente,

pero me gustaría hacerlo.

Pues mira, hay un libro... Y que todavía conservo en...

Yo tengo una mesa, donde trabajo, estudio y trabajo y tengo libros,

y siempre lo tengo aquí, a la derecha,

que son los "Ensayos", de Montaigne.

Siempre recurro, cuando...

Habla de la envidia, del ser humano, de la muerte,

habla de lo que somos, de lo que esperamos de la vida

o lo que tenemos que hacer o no o del comportamiento, de los hijos,

de los padres, de la relación filial, todo eso,

Montaigne lo explica muy bien y es una delicia leerlo.

Lo tengo siempre ahí.

(Canción en francés)

Ya hemos comentado que el champán está muy presente.

Alguien podría pensar que en esta novela

se hace apología de la bebida, pero eso habría que matizarlo mucho,

porque se hace apología de una manera muy concreta de beber.

En el libro, revelo mi forma de beber champán,

que es muy particular.

Por desgracia, ya no es cuestión de ser alcohólica.

He probado el alcoholismo y no funciona.

Es imposible ser escritora y alcohólica a la vez,

eso es un romanticismo que no existe.

Así, yo me he creado una auténtica ética de champán.

Lamentablemente, ya no puedo beber todos los días, es así,

y tengo una regla formal, días alternos.

Le aseguro que hoy es el día bueno.

Esta novela, que es una oda al champán,

me lleva a pensar

que los productores de champán en Francia

casi le deberían hacer una estatua, ponerle su nombre a una calle

o a una botella de champán, ¿no? Porque la publicidad es enorme.

Puede estar seguro de que todo existe.

La botella, he pensado en ello, pero me resisto mucho,

porque muchas marcas de champán

me han ofrecido ya un Cru "Amélie Nothomb". Me encantaría.

Pero me gustaría que se tratara de un vino excepcional

y los que me han dado a probar hasta ahora

no han sido muy excepcionales. Quizá soy demasiado pretenciosa.

Aparte de eso, el año pasado recibí un título

que me llena de orgullo,

soy embajadora internacional del champán.

Me han nombrado embajadora internacional del champán

y le recuerdo que no soy francesa, soy belga.

Para una belga,

ser embajadora internacional del champán

es mejor que todos los premios literarios juntos.

La presencia de Pétronille, su condición de lectora

y conocedora de los libros de Amélie Nothomb,

nos permite volver otra vez a su biografía

algo que, como decíamos antes,

ya hemos vivido en libros suyos anteriores.

Esa necesidad de mostrarse, ¿a qué es debido?

¿No le produce ningún pudor?

Siempre utilizo esta frase:

"Todo lo que escribo en mis libros autobiográficos es cierto",

pero no lo cuento todo,

solo digo la verdad, pero no digo toda la verdad.

Por instinto,

sé que hay una línea roja que no rebasaré jamás,

ni en mí ni en los demás,

y eso también vale cuando hablo de otros,

como Pétronille.

Intuyo las cosas que es mejor no contar.

Vale para ella y vale para mí.

Los que ya hemos leído sus obras anteriores,

la conocemos un poco más por lo que comentábamos,

por ese componente autobiográfico que suelen tener sus libros,

pero los nuevos lectores no,

y con este libro, con "Pétronille", van a conocer cosas,

detalles de su biografía, que me gustaría contrastar.

Por ejemplo, aquí se dice

que a usted le gusta llegar siempre 10 minutos antes a sus citas

y puedo dar constancia de que hoy ha sido así, ¿es cierto eso?

Llego siempre 10 minutos antes a todas mis citas,

es una actitud japonesa.

Usted sabe que Japón fue mi primer país,

el de mis primeros recuerdos.

He vivido mucho tiempo en la ficción de ser japonesa

y he tardado mucho en comprender que no lo era,

pero aún así, conservo muchísimos rasgos japoneses,

como el de llegar a las citas, al menos, 10 minutos antes.

Y puedo decirle otros comportamientos muy japoneses,

como el de llevar siempre maquillaje,

los samuráis siempre llevaban colorete y base

por si morían en combate,

ya que hay que dejar un bonito cadáver.

Es fantástico imaginar a un samurái que muere en combate

y se maquilla a toda prisa para dejar un bonito cadáver.

¿Es verdad, también, que le gusta madrugar para escribir

y que utiliza una especie de pijama de color naranja?

Es la pura verdad.

No es que me guste madrugar para escribir, es que lo necesito.

He probado todos los horarios y todas las técnicas,

la única que funciona es levantarse muy temprano cada mañana.

Pero escribo en unas condiciones que me dan mucho frío,

así que, para enfrentarme al frío, necesito un equipamiento especial

y en Japón, encontré una especie de pijama nuclear de color naranja.

Lo he probado todo y ese es el mejor vestido para escribir.

(Música)

¿Estás solo aquí?

¿Qué haces en lo más profundo de la selva?

¿No sabes lo que eres?

Hoy tenemos todo un clásico

de las adaptaciones cinematográficas, ¿no?

Y de la literatura de aventuras, porque tenemos una nueva adaptación

de "El libro de la selva", de Kipling,

que en este caso ha corrido a cargo de Jon Favreau.

Pero ¿es una adaptación a partir de los cuentos de Kipling?

Porque hay gente que piensa que es una novela, pero son cuentos,

¿o de la adaptación que hizo Disney? Que eso suele ocurrir.

Es una mezcla, porque es muy fiel a la adaptación de Disney,

sobre todo, a nivel de argumento,

incluso, recupera los números musicales más emblemáticos

de la película de Disney de animación,

pero tiene algo más del texto de Kipling,

porque es un poco más oscura,

no es tan cálida como la versión de dibujos animados de los 60.

-Yo estaré a tu lado.

¿Te ha gustado? La verdad que sí.

Me parece, por un lado, muy sorprendente a nivel técnico,

pero me ha gustado por el sentido de aventura que tiene,

es muy trepidante,

empatizas con mucha facilidad por los personajes,

es espectacular, es emocionante.

Y eso que me han comentado que, técnicamente,

ha sido una movida...

Sí, porque todo, excepto el niño, está generado por ordenador.

O sea que Mowgli, Bagheera y compañía, todo eso,

¿ha sido fruto del ordenador? Exacto.

(Música)

Hay un montón de adaptaciones de "El libro de la selva".

Creo que las más emblemáticas o las que todos recordamos son,

una de las primeras, la de Zoltan Korda,

con Sabu de protagonista, luego está la versión de Disney,

que es la que nos viene a la cabeza a todos,

la de dibujos animados.

Yo recuerdo una que se hizo en los 90 de Stephen Sommers,

que era en imagen real

y ahora, con esta cosa, casi, de competición entre estudios,

se está preparando una nueva adaptación,

que será muy cercana en el tiempo a la que estamos comentando hoy

y que va a dirigir Andy Serkis,

el que hizo de Gollum en "El señor de los anillos"

y que es un actor muy metido en todo lo relacionado con efectos visuales,

captura de movimientos y de más.

En cualquier caso, lo cierto es que de Kipling

se han hecho muchas adaptaciones.

Hay muchas películas emblemáticas del cine de aventuras

y que están inspiradas en libros, son relatos de Kipling.

(Música)

Tengo curiosidad por ver cómo ligas está recomendación con Kipling.

Con Kipling, no, pero sí con Disney y creo que te va a sorprender,

porque el libro que tenemos hoy,

"Un imperio propio. Cómo los judíos inventaron Hollywood",

está escrito por Neal Gabler,

que tiene una biografía muy importante sobre Walt Disney,

así que no me digas

que las recomendaciones están pilladas por los pelos.

Veo en el subtítulo: "Cómo los judíos inventaron Hollywood",

va de esto el libro. Exacto.

El libro es un recorrido muy exhaustivo

y muy bien documentado por algo que no todo el mundo sabe,

y es que esta idea del Hollywood clásico,

y no solo la creación del Hollywood clásico,

sino la imagen de EE. UU.

que transmitían las películas de la época,

no es obra de americanos,

sino que tiene mucho que ver con los judíos,

que emigraron a EE. UU. a finales del XIX y principios del XX

y que decidieron dedicarse a la industria del cine.

Hablo de personalidades tan importantes

como los fundadores de los grandes estudios,

desde la Metro hasta la Columbia, la Paramount, los hermanos Warner...

Es curioso ver cómo gente humilde

se interesó por el cine como una posibilidad de negocio.

(Música)

De una manera u otra

la cultura japonesa y la espiritualidad oriental

están muy presentes en todos los libros de Amélie Nothomb,

así que con esa paz os queremos hacer esta primera recomendación,

"La gravedad de las circunstancias",

novela de culto protagonizada por Berta,

que hacia finales de la Segunda Guerra Mundial

queda embarazada de un hombre que fallece en el frente

y esa circunstancia hace que el mejor amigo del fallecido

se case con ella y se encargue de la criatura.

A partir de ahí, la novela se convierte

en una narración voluptuosa, ácida, lírica,

repleta de humor negro, una gozada.

(Continúa la música)

Ya habéis visto que el champán está muy presente

en la novela de Amélie Nothomb,

como la bebida a lo está en esta nueva recomendación,

"El viaje a Echo Spring",

además, tiene un subtítulo muy revelador,

"¿Por qué beben los escritores?". La autora se adentra en la vida

de autores como Carver, Cheever, Scott Fitzgerald o Hemingway,

grandísimos escritores, pero también grandísimos bebedores.

Libro altamente recomendable para leer con moderación.

(Continúa la música)

A Javier Calvo se le conoce como novelista,

pero también es un reputado traductor

y de eso va, precisamente, su nuevo libro.

Acaba de publicar un ensayo donde, entre otras cosas,

nos regala una historia de la traducción,

nos habla de anécdotas, algunas vividas por él mismo,

y también reflexiona sobre este oficio en su día a día,

un oficio bastante desconocido

que, gracias a este libro, ahora vais a poder descubrir.

(Continúa la música)

(Música)

(NIÑA) Cómo me gustan las historias del misterio,

como la que estoy leyendo ahora, "Un inquietante zumbido".

No te voy a contar demasiado,

solo te digo que dos amigas se van a atrever a investigar

una casa abandonada al otro lado de la ciénaga.

A que mola.

-Sí, mola tanto como "Salvador Tierra y el cuenco de oro".

Narra las aventuras de Méritus Moodle

a lo largo de una expedición por el Amazonas

en busca de un extraño personaje.

Es un libro fantástico y un canto a la naturaleza.

(Música)

En esa relación de amistad con Pétronille,

visitan restaurantes, librerías, viajan a Londres, van a esquiar,

visitan museos, como este,

¿podemos decir que esta novela también tiene algo de "road movie"?

Me encanta la idea de verla como una "road movie", sí.

Es "Thelma y Louise", desde luego.

Una amistad entre dos mujeres, eso es "Thelma y Louise",

pero falta un elemento, porque cuando Thelma y Louise beben,

beben whisky malo y malos cócteles en bares,

mientras que aquí son Thelma y Louise,

pero bebiendo cosas muy muy buenas.

Es verdad que usted publica un libro por año,

¿se lo piden sus editores de rodillas,

es una necesidad que tiene usted?

Me encanta que los editores me lo pidan de rodillas,

porque creo que su lugar natural es de rodillas ante mí,

pero no es por eso.

Escribo mucho más que eso,

escribo entre tres y cuatro novelas al año

y odiaría publicarlo todo, sería una enfermedad,

pero publicar de vez en cuando,

un manuscrito de cada tres o cada cuatro, me gusta mucho,

porque me permite saber dónde estoy.

Dice Pétronille en la novela

que Amélie Nothomb pertenece a ese 1 % de escritores

que pueden vivir de la literatura, ¿es así?

Es la pura verdad, es un drama.

El 1 % de los autores publicados, y digo publicados,

ni siquiera cuento a los no publicados,

pero bueno, eso es una obviedad, puede vivir de su pluma.

Eso significa que el 99 % de los otros necesitan otro trabajo,

cosa terriblemente difícil,

porque la escritura es una ocupación a tiempo completo.

Por cierto, que cuando Pétronille le dice a Amélie

que la firma de libros debería ser remunerada,

Amélie le dice a ella:

"Ser escritor es el oficio más hermoso del mundo

y no se puede esperar que, además, sea fácil".

¿Se imagina, Amélie, su vida, sin escribir, sin leer?

No puedo imaginar, ni por un instante,

mi vida sin leer ni escribir.

Escribir es indispensable y leer todavía más.

No se es escritor si no se ama profundamente la literatura

y los libros que leo son, desde luego,

mucho más importantes que los que escribo,

pero, hasta ahora, los que escribo,

con independencia de la importancia que puedan tener,

para mí son indispensables.

Es mucho más que un trabajo, es una forma de vida.

Podría dejar de publicar, nada me obliga a publicar,

pero en ningún caso podría vivir sin escribir

y aún menos, sin leer.

Vivimos en paralelo, a lo largo de la novela,

cómo las dos escritoras van fortaleciendo su amistad,

pero también vemos cómo van publicando sus novelas,

y hay un momento en que Pétronille le dice a Amélie

que ella sí que es una auténtica escritora,

porque tiene dos cosas: el talento y la locura.

¿Usted tiene esas dos cosas?

No sé qué decirle.

No sé si tengo talento ni sé si estoy loca.

No he sido nunca nadie más que yo misma.

Si alguna vez hubiera sido otra persona,

podría saber si estoy loca.

Puedo explicarle todos mis actos, pero, por lo visto,

hasta los locos son capaces de hacerlo,

le dejo que juzgue.

(Música)

En su nueva novela, Amélie Nothomb

nos regala una glamurosa y divertida oda al champán,

como otros colegas suyos

han hecho con la gastronomía, la música o la aventura.

Nosotros, ya sabéis, también tenemos la nuestra.

Cada semana, ensalzamos la literatura

con esta humilde oda televisiva.

El champán es uno de los únicos que no suscitan metáforas groseras.

Provoca que el alma se eleve

hacia lo que debió ser la condición de hidalgo

en la época en la que esta hermosa palabra

aún tenía sentido.

Hace que te vuelvas gracioso, ligero y profundo a la vez.

Desinteresado, exalta el amor y cuando el amor te abandona...

confiere elegancia a la pérdida.

Por todas estas razones,

me pareció que podía sacarle un provecho mucho mayor

a este elixir.

Desde el primer sorbo, supe que tenía razón.

Nunca, hasta entonces,

el champán le había resultado tan exquisito.

(Música)

(Música créditos)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Amélie Nothomb

Página Dos - Amélie Nothomb

30 abr 2016

En Página Dos entrevistamos a Amélie Nothomb por su nueva novela autobiográfica, "Pétronille", con una gran carga humorística. "Pétronille" aborda la amistad de dos mujeres de diferente clase social, que comparten la misma pasión: la literatura.

El programa también da a conocer a los espectadores las preferencias literarias del actor español Gonzalo de Castro y en la sección 'Los otros', tiene como invitado a Fulgencio Pimentel, editor de cómics que vive en Logroño.

Esta semana Página Dos finaliza su emisión con la sección de cine, en la que se analiza la nueva versión de 'El libro de la selva', el relato de Rudyard Kipling que inmortalizó Walt Disney.

ver más sobre "Página Dos - Amélie Nothomb" ver menos sobre "Página Dos - Amélie Nothomb"
Programas completos (436)
Clips

Los últimos 1.577 programas de Página Dos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. lasmilyunamelodias

    {...} à la RE~cherche d'une «COPIgne» {...}, la espera siempre se hace más liviana cON un buen ELIXIR {Líquido, Literario y, ¡bien sûr!, musicaL}.

    31 may 2016