www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4849744
Para todos los públicos Página 2 - Samanta Schweblin - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

(Música)

(LEE) "De pronto vio con claridad lo que quería preguntar.

Necesitaba saber si era hombre o mujer, qué edad tenía,

dónde vivía, a qué se dedicaba, qué cosas le interesaban.

Necesitaba juzgar, y con urgencia,

decidir qué tipo de ser le había tocado.

El kentuki estaba ahí, mirándola,

quizá tan ansioso por responder como ella por preguntar."

(Música)

"David George Haskell es un profesor de la Universidad de Sewanee,

en Tennessee, Estados Unidos.

Es un personaje humanista,

que en sus libros habla de cualquier tema,

ya sea relacionado con la sociología, la ecología,

la fisiología,

con cualquier parte de la biología y con muchísimos otros temas."

"Barry Lopez es un escritor y ensayista norteamericano.

Siempre se le ha considerado una persona

muy preocupada por el tema del ser humano y de la naturaleza.

Precisamente por 'Sueños árticos'

ganó el Premio Nacional del Libro de su país."

"Biruté Galdikas es una primatóloga.

'Reflejos del Edén'

es una historia en la que su protagonista

relata directamente toda su relación con todas las personas,

con los orangutanes con los que convive

en el sudeste asiático, en Borneo en concreto."

"En un metro de bosque,

Haskell se va básicamente a un bosque primario

de las cercanías donde vive él.

Un bosque que no ha sido tocado por la mano humana.

Busca un espacio donde se pueda sentar tranquilamente.

Él sitúa ese espacio, que define como un mandala,

porque más o menos todo lo que va sucediendo

dentro de ese espacio

es lo que normalmente sucede en el mundo natural.

Haskell va detallándolo minuciosamente.

A veces baja al detalle de la especie más pequeña,

otras veces mira al cielo y ve pasar a las aves que van en migración.

Nosotros como investigadores hacemos un poco lo mismo.

Recogemos una serie de datos y a partir de ellos

intentamos llegar lo más lejos que podemos.

En cierta manera, el libro es muy inspirador."

Es difícil clasificar "Reflejos del Edén"

en un género literario concreto.

Desde un punto de vista de primatología,

creo que es un libro

en el que hay datos científicos muy interesantes.

Pero también creo que es un libro de aventuras,

es un libro apasionante, un libro de dolor,

pero también creo que hasta podría ser considerado un libro

que para ciertas personas puede servir de autoayuda.

Creo que muestra que es una persona tenaz,

que tiene claro lo que quiere,

que lucha por sus sueños y que va a hacer lo imposible.

-"Sueños árticos" sería como una especie de Biblia

que abarca todos aquellos elementos que tienen que ver con el Ártico,

desde la naturaleza, la historia, las expediciones...

Es esencial además tener en cuenta

que el Ártico es un ecosistema muy frágil,

eso lo comenta Barry Lopez en su obra.

Cada elemento cumple su función,

desde un oso polar pasando por un caribú,

pasando por los propios inuit.

Esa sensibilidad que consiguió Barry Lopez encontrar

conviviendo con los inuit,

es la misma sensibilidad que encontré yo

cuando fui por primera vez al Ártico en el año 1999.

-Haskell nos aporta una obra muy interesante,

porque la manera cómo él explica todas las cosas,

es una manera que invita al lector a estudiar, a observar el medio,

a salir y a empezar a hurgar en los alrededores para encontrar

qué es lo que hay, qué está pasando.

-Si hay algo que he aprendido a lo largo de estos años,

y creo que Biruté también lo refleja en el libro, es tener paciencia.

Las cosas necesitan su tiempo, y sobre todo,

cuando creas proyectos desde cero.

Además, añadido va el tema de los primates,

que necesitan su tiempo.

Lo que no puedes hacer es interferir en su día a día,

son primates que han evolucionado durante millones de años,

y lo que no puedes es de un día para otro intentar cambiar.

-Para los inuit, nosotros somos la gente

que transforma la naturaleza.

Eso lo menciona Barry Lopez,

la gente que se diferencia en la naturaleza,

que no vive en perfecta simbiosis con su entorno.

Pienso que si uno lee el libro de Barry Lopez,

llegará a la conclusión de que los inuit

son uno de los últimos soplos de humanidad

que le quedan a este planeta.

Y lo único que hace falta,

y se desprende de las palabras de Barry Lopez,

es que seamos capaces de escuchar.

Escuchar este pueblo que vive en uno de los lugares

más remotos del planeta y, por supuesto, más extremos.

(Música)

(Música)

Samantha, tu nueva novela, "Kentukis",

se conforma de varias historias,

donde hay bastantes personajes.

Algunos son más protagonistas que otros.

Pero todos tienen algo en común,

y es que en sus vidas está la presencia de un kentuki,

así que la primera pregunta es obvia, ¿qué es un kentuki?

Un kentuki es un dispositivo que tiene la forma de un peluche.

Básicamente lo que habilita es el acceso remoto de un ciudadano

del mundo a la vida privada de otro.

Tiene una cámara en los ojitos,

y un ciudadano puede pasear por el "living"

de la casa de una china, por ejemplo.

A la que queda asignado

una vez que un usuario se conecta a un amo kentuki,

alguien que tiene ese dispositivo en la casa cargado.

Quedan linkeados para siempre, esa conexión es única,

no se puede cambiar.

Ni se puede elegir tampoco.

Uno no puede elegir la pareja. No.

No se pueden elegir a los hijos, a los padres,

¿por qué va a elegir al kentuki?

No, no, eso ya queda soldado para siempre.

Y uno puede escoger ser amo o ser mascota.

Porque no es lo mismo tener un kentuki que serlo.

Exacto.

Con todos los problemas que cada una de las opciones trae.

Si uno es kentuki puede maniobrar

este aparato por el piso de su amo,

golpearle los talones para hacerle saber que le quiere decir algo.

Pero también puede verlo, seguirlo al baño,

puede ver algo muy violento que preferiría no ver,

o sobre lo que tiene que tener alguna acción,

lo que está sucediendo es real,

no es como nuestras redes sociales que en general vemos algo violento

pero ya hace unos días que pasó.

Acá uno tiene una responsabilidad frente a lo que ve.

El que es amo tiene que cuidar de esa mascota también.

De ese robot que en realidad no es un robot,

es una tecnología que lleva dentro a otro ser humano.

Por momentos el aparato se deshumaniza

y uno se olvida de que hay otro ser humano.

A veces los amos se vuelven un poco violentos o perversos,

y hay muchas preguntas acerca de dónde están los límites.

Si uno le hace algo a ese aparato, ¿le hace algo también al ser humano?

Hay varias historias diversas.

La señora mayor que está contenta por tener un kentuki

ya que así puede comunicarse más a menudo con su hijo.

Hay una historia en un geriátrico, un kentuki con un moribundo,

e incluso un club de liberación de los kentukis...

Abordas muchos temas a partir de esas historias,

de una manera más o menos alegórica o metafórica.

Por ejemplo, el tema de la privacidad.

El tema de la sobreexposición,

algo que vivimos hoy en día de una manera muy evidente

con toda esa presencia de las redes sociales.

¿Un tema que te preocupa de manera especial?

Sí,

me preocupa el tema de que todavía

no conocemos muy bien los límites de lo que estamos haciendo.

Hay algo en la literatura

que me llama mucho la atención con este tema,

y es que vivimos en un mundo hiperconectados, desde la soledad,

pero hiperconectados, y vivimos eso de una manera muy naturalizada.

A nadie le sorprende que tu mamá te llame desde Hong Kong, ¿no?

Te sorprende que esté en Hong Kong, pero no la llamada.

Después cuando esa tecnología la llevamos al papel

y a la literatura,

la catalogamos como ciencia ficción o literatura futurista.

Novela de anticipación. O una distopía de anticipación.

Me resulta muy fascinante este ruido que hay.

Como si la tecnología la pudiéramos asimilar muy fácilmente,

pero todavía no estamos teniendo el tiempo para pensarla.

Con la presencia de los kentukis se abordan diversos temas.

Se habla del deseo, de la comunicación,

y cómo no, de la soledad,

un tema muy presente actualmente en nuestra sociedad

y también en tu novela.

Hay un momento en que una señora mayor

le dice a otra que tiene uno:

"¿por qué no te echas un novio en vez de ir arrastrándote

por el piso de una casa ajena?".

Es uno de los grandes temas del libro.

Hay algo también personal en esa soledad.

Yo hace seis años que vivo en Berlín, y cada vez me pasa más.

Estoy hiperconectada todo el día,

trabajo con Buenos Aires y con Barcelona, hablo con amigos,

intercambio material de escritura y hay días que estoy todo el día

conectada trabajando con gente,

pasan cosas reales, porque las cosas pasan.

Pero después te paras y piensas:

"estuve todo el día sola en este 'living'".

(Música)

"Sentimos una angustia especial.

Es una lección aprendida a través de la historia."

Bueno, Desi, tenemos la primera adaptación

de un libro del genial Kapuscinski.

Tenemos la adaptación de "Un día más con vida",

que ha corrido a cargo de dos directores,

Raúl de la Fuente y Damian Nenow.

Recoge una de las aventuras de Kapuscinski, es decir,

una de sus aventuras periodísticas.

Un momento histórico muy puntual y concreto,

la declaración de la independencia en Angola,

y cómo el país se va sumiendo poco a poco en una guerra civil.

El libro es una crónica periodística,

una adaptación que, ya viendo las primeras imágenes,

es muy especial.

Sí, es una adaptación muy especial,

pero es más especial que libre.

Más especial porque es una película que combina distintos formatos.

Cruza imagen real y animación, documental y ficción.

Pero luego lo que es la adaptación en sí es bastante lineal,

porque lo que hacen los directores es seguir el relato

que expone Kapuscinski en su libro.

Es verdad que hay una diferencia importante,

y es que han decidido incorporar dentro de la película

testimonios de algunos de los personajes

que aparecen en el libro, que están vivos todavía.

Esto determina algunos cambios,

porque algunos de estos personajes que están vivos,

en el libro no tenían importancia

pero ahora cuentan con su testimonio,

y les dedican más espacio en la película, y lo mismo al revés.

El libro es una crónica personal del propio Kapuscinski,

¿cómo aparece él aquí?

Aquí entra la otra gran diferencia de la adaptación.

"-Eres un puto loco. -Hablo muy en serio."

Claro, el libro es una crónica en primera persona de Kapuscinski,

y en cambio la película, aunque sigue esta estructura de crónica,

al final es un homenaje a Kapuscinski.

En el libro tú estás viendo el relato de un periodista

y aquí tienes la sensación

de que el tratamiento del periodista,

es casi más de héroe a veces que de reportero.

¿Te ha gustado?

Pues más que gustarme me interesa,

sobre todo por la libertad formal con la que se acercan al texto.

Me gusta esta combinación de distintos formatos,

de distintos estilos,

esta cosa de pese a la dureza y la crudeza

de lo que te están explicando,

consiguen con esta mezcla de estilos y esta forma de cruzar ficción,

realidad, documental y animación,

que la película tenga algo poético

que la haga ser muy bella a pesar de la dureza de las cosas

que te está explicando.

"El futuro de Angola, camarada.

-Asegúrate de que no nos olviden."

Veo que me traes una recomendación clásica.

Clásica y bastante peculiar,

porque es una novela gráfica de Pablo Auladell

que lleva por título "Potemkin".

No es tanto, como parece sugerir

el título y la portada y demás,

como una recreación de los sucesos ocurridos a principios del siglo XX,

el famoso motín en el acorazado Potemkin

como una reinterpretación

desde una perspectiva muy personal de la película de Eisenstein.

Entonces, entiendo que entre otras cosas

aquí estará aquella famosa escena

del cochecito del bebé con la escalera.

Pensaba que me ibas a preguntar por ella

y ya te digo que está hacia la 83, me parece.

Exacto, aquí la tienes.

Mírala, es verdad.

(Música)

(Música)

En la novela de Samanta Schweblin vais a encontrar pequeñas historias

de las que no podréis escapar.

Algo parecido os ocurrirá

con el último libro de cuentos del gran Éric-Emmanuel Schmitt.

Os emocionaréis con la historia de esa madre que visita la cárcel

donde está el asesino de su hija, con ese padre severo

que cambia tras leer "El principito",

con las relaciones amor-odio entre dos gemelas,

o con los abusos que sufre una cándida joven.

Historias que os van a acompañar durante muchos días.

(Música)

Fernando Aleu ha rescatado un suceso real

para regalarnos una novela de aventuras,

de intriga, de espionaje y de amor.

Todo empieza el 23 de octubre de 1943 en el puerto de Barcelona,

cuando se produjo un intercambio de prisioneros

entre los alemanes y los aliados.

La novela se centra en uno de ellos,

un joven atleta alemán de 24 años,

al que vamos a seguir en esta novela de intriga,

de aventuras, de espionaje y de amor.

(Música)

No pienso esperar a que se haga de noche

para recomendaros este libro, publicado por Atalanta, "La luna".

Lo cierto es que con este título, y viniendo de esta editorial,

os podéis imaginar que estamos ante una obra magnífica,

que además cuenta con unas ilustraciones increíbles,

donde se recoge la historia de los mitos y los símbolos

vinculados con este satélite. Como para no tenerlo en casa.

(Música)

Hoy os voy a hablar

de "Mortina. Una historia para morirse de risa".

-Hoy os voy a hablar de "Criaturas fantásticas".

-El libro va de una niña que es un zombi

y dice que no puede salir de casa porque si no la descubrirían.

-El libro va sobre animales mitológicos de todo el mundo.

Los animales mitológicos son animales que no existen.

-Se entera un día, que era Halloween,

y escuchó que los niños decían que se disfrazarían y todo.

Y se fue con sus amigos al pueblo.

-Hay unicornios, dragones japoneses,

un gato trol y más animales.

Por ejemplo, de los dragones japoneses,

si pintas nueve dragones en la pared de tu casa,

no entrarán espíritus malos.

-Me ha gustado, porque hace risa,

y va de Halloween y a mí me gusta.

-El animal mitológico que más me gusta es el gato trol,

porque es como una bola viviente con cara de gato y cola de gato,

y es muy bonito.

"Es que una momia es un zombi."

(Música)

El tema del voyeurismo está muy presente también aquí.

Pero claro,

rápidamente te planteas la pregunta

de hasta dónde uno puede espiar sin violentar al espiado.

Porque eso también está aquí presente,

en esa relación entre el amo y la mascota.

Sí, porque está esta idea de la tecnología como el mal.

Esta cosa maligna que en algún momento nos va a dar un coletazo,

o esta tecnología comandada desde los medios o del gobierno.

Una empresa gigantesca, que no digo que todo eso no sea verdad,

pero creo que en realidad el verdadero mal

o el mal más inmediato que tenemos es el ser humano

que está del otro lado de ese dispositivo.

Al final no es alguien malo, podemos ser nosotros mismos.

Contestando a tu pregunta,

quiero decir que a veces no somos conscientes

de hasta qué punto hacemos daño

cuando nos metemos en la intimidad del otro.

¿Hasta qué punto el que se deja espiar tiene derecho a quejarse

cuando es espiado?

Pero es que el problema es que no sabemos,

no tenemos tan claro hasta dónde nos están expiando.

Y qué tan cerca nos pueden ver.

Creo que la novela está todo el tiempo

haciéndose la pregunta de estos límites.

No solo legales, también morales, éticos, políticos.

Hasta dónde se puede.

Mientras veía esos kentukis que van a ras de suelo,

fíjate que estaba pensando, aunque no se elevan,

pensaba en los drones actuales, que cada vez nos espían más.

Me daba esa sensación.

Fue uno de los disparadores en la idea del kentuki.

Los drones.

No sé si disparador, pero estaba pensando mucho en el tema del dron.

Sobre todo porque fue hace dos o tres años atrás

cuando se me ocurrió por primera vez la idea.

Coincidió con este boom de imágenes que había,

de drones de nuestras ciudades, que era entre bonito y espeluznante.

Porque redescubrías tu ciudad.

Decías: "ah, entonces esta zona cerrada que había,

que me estaba completamente vedada,

a la que nunca tuve acceso aunque vivía a dos metros,

esto es lo que había dentro".

Hay muchos pilotos que los comandan con estos visores,

que casi parece que uno va adentro de ese moscardón gigante

que sobrevuela zonas antes vedadas.

Yo pensé:

"¿cómo puede ser que exista un dron y no exista un kentuki?

Es algo mucho más simple y barato".

El cruce tuvo mucho que ver con eso.

Pregunta obligada.

¿Te comprarías un kentuki?

¿O serías más un kentuki?

Las dos cosas, no podría decidirlo.

Mi ser kentuki dispara un voyeurismo incontrolable.

Pero ser amo de kentuki dispara mucha perversidad.

Las cosas que le haría a ese peluche,

que me cuidé de no poner en la novela.

Bueno, algunas puse.

Es muy tentador,

hay algo también de permiso de poder

en tener un kentuki en tu casa,

sabiendo que ese kentuki en realidad

es tener atrapado a un ser humano en tu casa.

Pero no en un mundo posible, de verdad, hoy,

lo compras y ahí dentro tenés un ser humano atrapado.

Esa relación de poder es muy tramposa.

¿No has pensado patentar la idea del kentuki?

Porque yo le veo futuro comercial.

A mí lo que me preocupa es cuánta gente

me lo está preguntando con tanta preocupación.

¿Por qué no lo registré?

Cuando se me ocurrió la idea estaba yendo a almorzar con mi papá.

Almuerzo y le cuento: "Mira, papá, se me ocurrió esta idea".

Me mira alucinado y me dice:

"pero los chinos harían un montón de dinero con esto,

hay que registrarlo ya".

Y le digo:

"papá, lleva mucho tiempo registrarlo, no es tan fácil,

no tengo ganas de ocuparme de esto".

Y él, con mucha resignación, me dijo:

"bueno, escribí una novela, si es lo que sabes hacer...".

(Música)

Estoy plenamente convencido, no tengo ninguna duda,

cuando acabéis de leer la novela de Samanta Schweblin

vais a mirar a vuestras mascotas de manera distinta.

A vuestros Peludo, Niebla,

Sora, Bobby, Misha y demás, les vais a poner cara de kentuki.

Ya veréis si no.

(Música)

"La cámara estaba instalada en los ojos del peluche.

A veces el peluche giraba sobre las tres ruedas

escondidas bajo su base.

Avanzaba o retrocedía.

Alguien lo manejaba desde algún otro lugar.

No sabían quién era.

Se veía como un osito panda, simple y tosco,

aunque en realidad,

se pareciera más a una pelota de rugby

con una de las puntas rebanadas,

lo que le permitía mantenerse en pie.

Quien quiera que fuera el que estaba del otro lado de la cámara,

intentaba seguirla sin perderse nada.

Así que Amy lo levantó y lo puso sobre una banqueta."

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Samanta Schweblin

Página 2 - Samanta Schweblin

20 nov 2018

En el programa de esta semana la gran estrella de las letras argentinas Samanta Schweblin nos explicará qué son los "Kentukis" (Literatura Random House). Su última novela está protagonizada por estos artilugios tecnológicos con forma de peluches con ruedas. La gracia está en que uno puede adquirir un kentuki como "mascota" teniendo en cuenta, en todo momento, que detrás hay otra persona, inicialmente anónima, observándote a través de una cámara. Y a la inversa, uno puede convertirse en kentuki y desde la pantalla de casa observar a un desconocido. Claramente, la novela de Schweblin es una alegoría sobre las tecnologías actuales que ponen difícil conservar la intimidad personal. Pasamos de estar entre cuatro paredes y, a continuación, un reportaje nos llevará a conocer los mejores ensayos sobre vivir en la naturaleza. En el cine analizaremos con Desirée de Fez la adaptación del libro de Ryszard Kapuscinski, "Un día más con vida". Y visitaremos la Biblioteca General de la Universidad de Zaragoza.

ver más sobre "Página 2 - Samanta Schweblin" ver menos sobre "Página 2 - Samanta Schweblin"
Programas completos (426)
Clips

Los últimos 1.536 programas de Página Dos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios