www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.8.0/js
2862396
Para todos los públicos  Página Dos - Javier Cercas - Ver ahora
Transcripción completa

(LADRIDO)

(MURMULLO)

(RISA)

(MURMULLO)

(SIRENA Y TRÁFICO)

(NARRADOR) "Su madre estaba loca.

Se llamaba Enriqueta Batlle Molins.

Ingresó en el manicomio de mujeres de Sant Boi de Llobregat

el 29 de enero de 1921.

Según el expediente que se conserva allí,

tres meses atrás se había separado de su marido

que la maltrataba.

Tenía 32 años y estaba embarazada de siete meses.

Cuando los médicos la examinaron, se sentía confusa,

se contradecía, la acosaban ideas persecutorias.

Su primer diagnóstico rezaba:

'Delirio de persecución con área degenerada'.

En 1930, lo cambiaron por 'Demencia precoz',

lo que ahora conocemos como esquizofrenia.

Esta mujer no sabe que no volverá a ver la calle

y que el mundo acaba de abandonarla a su suerte

encerrándola para que se extravíe del todo".

Menuda novela la que ha escrito Javier Cercas, con el que

charlaremos enseguida. Le hemos pedido al Impostor

que prepare un post televisivo sobre las dificultades

de empezar un nuevo libro. Iremos al cine a ver

la adaptación de "Perdida", de David Fincher.

TVE está más que nunca concienciada

con la infancia y, al margen de la recomendación infantil,

recuperaremos un clásico fantástico que adultos y jóvenes

deberían leer, "Fantastes". Ya veis,

un programa de locura.

(VOCERÍO)

-Levantó el dedo índice y me apuntó así,

no dijo palabra.

Yo solamente sé que...

Que levanté la cabeza, le miré

y creo que le dirigí la...

La sonrisa más atractiva que haya dirigido a nadie

Solamente sé que se me quedó mirando seriamente,

casi no frunció los labios, pero dijo:

(HABLA EN ALEMÁN)

"El español otro día". Y se fue más allá.

Javier, pongámonos en situación, ¿qué ocurre el 11 de mayo de 2005?

El 11 de mayo de 2005 estalló un escándalo

que, en realidad, resonó por todo el mundo.

Ah, se descubrió, se supo que

un hombre llamado Enric Marco era un impostor.

¿Y quién es Enric Marco? En realidad todos los espectadores

que nos están viendo ahora saben quién es,

lo que pasa es que quizá alguno lo ha olvidado.

Él es un nonagenario que, durante 30 años,

se hizo pasar por un deportado español

en los campos nazis.

Fue presidente de la...

De la Amical de Mauthausen que es la gran asociación

que congrega, todavía hoy, a todos los deportados españoles,

o a la mayoría, perdón, de los deportados españoles,

en los campos nazis. Este hombre se convirtió

en una verdadera rock star

de la memoria histórica, es un hombre que, cuando

el Congreso de los Diputados, por vez primera homenajea

a los deportados españoles y a las víctimas

del holocausto en general, que en 2005

es el único deportado que habla allí y,

como siempre hacía, Óscar, conmovió profundamente

a todas las audiencias hasta que un historiador,

Benito Bermejo, descubrió que, efectivamente,

ese hombre jamás había estado en un campo de concentración.

Y, entonces, tú, un buen día, decides escribir sobre...

Sobre este personaje pero, claro, para escribir sobre él

tú necesitas hablar con él, tú necesitas documentarte,

consultar archivos, hablar con personas cercanas a él,

de hecho, este libro, prácticamente,

es como un making off, entre otras muchas cosas,

de cómo se gesta y cómo se escribe este libro.

Totalmente, no solo en este libro,

en casi todos... En todos los tuyos.

Siempre digo que escribo novelas de aventuras

sobre la aventura de escribir novelas.

Yo no le escondo al lector todas aquellas cosas

que ocurren mientras escribo la novela.

En este caso es así y es particular,

porque esto es un libro...

Esto ocurrió en 2005, estamos a 2014,

es decir, yo he tardado nueve años en escribir este libro

y, desde el instante en que leí esa noticia,

supe que había algo ahí que me importaba mucho.

Hay que decir una cosa, a los espectadores y a ti,

que es que todos los libros tienen un tema superficial

y un tema profundo;

Marco es el tema superficial de este libro,

pero este libro en realidad no habla de Marco,

habla de otras cosas. Marco es el instrumento

que uso para hablar de cosas que nos atañen

a ti, a mí, a todos, al lector, al que nos ve, a todos.

¿Como por ejemplo? Nuestra incapacidad

para afrontar la realidad.

El hecho de que todos somos, de algún modo, farsantes,

o sea, este libro no habla

de Enric Marco, este libro habla de ti

y de quienes nos están viendo ahora, y de mí,

el primero de todos. Entonces, para eso

yo necesitaba implicarme a mí mismo en el libro,

es decir, yo necesitaba también sacar las tripas

ahí, ¿verdad? Porque, en el fondo,

eres también un personaje. Absolutamente.

Lo eres tú, tu hijo, tu mujer, amigos, los amigos de Marco,

todo el mundo es importante. Claro, porque esto

no es una ficción, la ficción ya la pone Marco,

esto es un relato real o una novela sin ficción

saturada de ficción, porque Marco contó

una cantidad de ficciones fabulosas que se cuentan

en el libro también, ¿no? Pero a lo que iba tu pregunta

que era muy pertinente, claro, a lo largo de 10 años

he estado peleando con este libro, este libro ah ido creciendo

en el vientre de la madre, como un bebé dentro de la madre.

Al final salió de golpe, tardé poco en escribirlo

y, claro, yo cuento, digamos, todas las vicisitudes,

todas las peleas, incluso, que llegué a tener con Marco.

En fin, todas mis perplejidades, las cosas que yo me preguntaba

mientras escribía este libro, por ejemplo,

¿tengo derecho a escribir sobre este hombre?

Arrancas tu libro así. (LEE) "Yo no quería escribir

este libro, no sabía exactamente por qué no quería escribirlo".

Te costó decidirte porque, como cuentas, pasaron los años.

Siete años. ¿Y por qué te costó tanto?

Porque me daba miedo. ¿Y por qué te daba miedo?

Porque ahí había cosas

que yo intuía que eran peligrosas.

Y lo eran. ¿Para él o para ti?

Para mí. Para ti.

Para él, para mí y para todos.

(VOCERÍO)

(NARRADOR) "La idea perfecta no existe, como tampoco

los argumentos originales, las tramas jamás escritas

o los personajes construidos sin influencia alguna.

Creemos que en la literatura casi todo lo importante

está dicho y escrito,

así que no me extraña que más de uno sufra

de crisis creativa o tenga serias dudas

a la hora de arrancar una nueva novela,

¿porque cómo sabes que tienes una buena idea

y no una copia? ¿Cuándo te das cuenta

de que vale la pena escribir ese libro?".

-Yo tengo varios abortos en cada historia y con cada idea.

Generalmente empiezo a trabajar con una idea y...

Hago 30 páginas espantosas que luego tiro,

pero que me sirven para desarrollar

las posibles vías de esa idea, ¿no?

No puedes decir muy racionalmente qué es lo que hace

que una idea sea buena o mala, lo sientes,

los sabes cuando lo estás haciendo, pero

no hay un decálogo de cosas por las que esta idea es buena.

Generalmente, al menos a mí, me parece que hay una novela

cuando tengo el primer párrafo

en realidad, porque marca el ritmo, marca el punto de vista,

marca el quién, responde preguntas que,

si no están respondidas, no se puede narrar.

(NARRADOR) "Cada escritor tiene trucos, manías y supersticiones.

Todo vale si se soluciona el terror a la página en blanco.

Víctor Hugo mandaba a sus criados a que le escondieran la ropa

para obligarle a quedarse en casa y escribir.

El superventas Dan Brown asegura usar unas botas antigravedad

que le permiten colgarse del techo cual murciélago

para conseguir el estado de relajación ideal.

¡Manda narices! En cambio, Haruki Murakami

se relaja corriendo cada día dos horas.

Apuesta por la rutina levantándose

a las cuatro de la madrugada para ponerse a escribir.

Otros echan mano de la superstición

Isabel Allende empieza sus novelas el ocho de enero

y tras encender una vela.

Truman Capote nunca empezaba ni terminaba un texto los viernes.

La obsesión tiene mucho que ver con la escritura,

con el miedo al fracaso y con el hecho

de no saber si se está preparado para empezar una historia.

En algunos casos, esa inseguridad alcanza límites dramáticos.

El suicidio de David Foster Wallace, por ejemplo,

no se puede desvincular de la creación literaria.

¿Vale la pena tanto sufrimiento?".

-Hace algún tiempo, cuando me bloqueaba,

y a todos los escritores les sucede en algún momento,

me entraba el pánico, me daba por pensar

que el proyecto estaba acabado, que no valía;

y mis días se convertían en un tormento.

Ahora, ya mayor, cuando me sucede lo mismo,

me digo que si este libro necesita ser escrito,

si es valioso y si tiene el poder que creo que puede tener,

acabaré por encontrar la salida.

Lo único que debo hacer es ser paciente.

(NARRADOR) "Puedo dar fe de que uno de los principales

enemigos de la escritura es la tecnología.

Distracciones como chequear el correo,

buscar información sobre cosas, ver vídeos o actualizar

tu estado en las redes sociales, pueden arruinarte la jornada.

Ya han surgido aplicaciones pensadas

para los escritores y sus ordenadores, y no es broma.

Hay algunas que restringen el uso del navegador limitando

la entrada a ciertas webs, otras te marcan el ritmo,

obligándote a escribir un número concreto de páginas

a riesgo de iniciar molestos mensajes y sonidos,

otras proponen fondos sonoros para una escritura relajada.

¿El mundo exterior se ha convertido

en una amenaza para la creatividad?".

-Escribo por la mañana, si no he empezado

una hora después del desayuno, doy el día por perdido.

Es importante estar medio dormido

porque, con solo mirar el buzón de entrada de mi correo,

mi cerebro se despertaría con el mundo del ruido exterior.

Si consigo llegar a mi oficina sin más influencia que

la lectura del "New York Times", mi mente aún continúa soñando.

Así es mi lugar de trabajo ideal,

un lugar que sirva para dormir, oscuro, frío,

silencioso.

(NARRADOR) "Las dudas, la certeza de no tener

una buena historia o la falta de tiempo,

han llenado papeleras o cajones de ideas descartadas o inacabadas.

En ocasiones, se han vaciado cuando

el heredero de turno las convirtió en obra póstuma.

Estoy convencido de que no siempre el autor

estaría contento con esa decisión, pero sería un mal impostor

si quisiera abordar un tema tan delicado

que no va con este post literario de hoy".

(VOCERÍO)

(NARRADOR) "Te despiertas por la mañana

y encuentras una puerta en la pared de tu habitación,

donde nunca antes había estado. Entras, claro, y te sumerges

en un mundo de estatuas vivientes, árboles parlanchines,

gigantes, quimeras y caballeros andantes.

Tu único enemigo es tu propia sombra.

Bienvenido a 'Fantastes'.

Escrita en 1858, esta es una de las novelas de fantasía

más importantes de todos los tiempos.

Su autor, George MacDonald, influyó notablemente

en J.R.R. Tolkien y en C.S. Lewis

y, por eso, se le considera el padre del género.

Ahora, la editorial Atalanta acaba de publicar

este nuevo clásico que sumamos a nuestra fantástica lista".

Cuando hablar con él, por ejemplo, tú le dejas muy claro

que no quieres escribir un libro para rehabilitarlo,

pero tampoco para condenarlo;

y lo que pretendes es entenderlo.

Sí. ¿Y él eso lo entendió?

Creo que sí, bueno, creo no, tengo la certeza de que fue así.

Yo sin la colaboración de Marco nunca, ni hubiese escrito

este libro, bueno, no hubiese podido escribirlo y

y no me lo hubiesen permitido. He hablado mucho con él

y lo he hecho con su colaboración. A veces él me ponía trabas,

yo intentaba superarlas, ha sido una pelea larga

y complicada que cuento en el libro.

Y te voy a decir una cosa más, no me has preguntado

pero me preguntarás y te lo diré, y ya te lo digo antes

de que me lo preguntes: "¿Él ha leído este libro?".

Esto era muy importante, si no hubiese leído el libro,

no lo hubiese dado, al menos en principio,

a publicar, yo no sé, lo hubiese visto.

Lo ha leído y lo ha entendido, que es lo más importante para mí.

No quiere decir que le haya gustado.

Es que, Javier, se reinventa en varias ocasiones

a lo largo de su vida, no solo una vez,

se reinventa en función de las circunstancias

y del momento histórico. Como dices, es un mediópata,

necesita estar presente, quiere ser un héroe,

que le hagan fotos, salir el primero

delante de todo el mundo. Quiere que le quieran.

Sí. Como todos.

Solo que él lo hace a lo bestia.

Y no lo hace por dinero. ¡No, eso es muy importante!

Claro, este hombre no lleva un duro a su casa,

lo hace porque quiere que le quieran, como todos.

Una de las cosas que me resultan más alucinantes es ver

cómo es incapaz de pedir perdón incluso.

Él, hasta el final, tiene la sensación de que

han sido pequeñas mentiras que, en el fondo,

ha hecho un trabajo admirable porque ayudó

a dar a conocer lo que ocurrió

con el tema del holocausto. Esto es un error total.

No hay ninguna justificación porque no es verdad

que contribuyera a difundir el holocausto,

contribuyó a difundir el kitsch. El kitsch.

Del holocausto, que es la mentira, que es la mentira del holocausto,

como la mentira de tantas cosas. ¿Qué es el kitsch?

La falsedad convertida en programa, ¿no?

Es decir, es la sentimentalización del holocausto,

la sentimentalización de la verdad, es convertir el holocausto,

convertir la deportación o convertir

eso que se llama la memoria histórica en...

En una pastillita edulcorada. Ajá.

Tranquilizante, ¿verdad?

Eh... Godard lo llama "el porno concentracionario",

yo lo llamo "la industria de la memoria".

Hay un momento especialmente emotivo,

que pone la piel de gallina y es que, claro,

tú vas desmontando, una a una, casi todas las mentiras de Marco:

El tema de su participación en la Guerra Civil,

el tema de la deportación,

el tema de su intervención... En fin, constantemente.

Y hay un momento en que él te dice:

"Por favor, déjame algo".

¿Qué sientes tú en ese momento?

Pues se me pone la piel de gallina, claro.

O sea... (SUSPIRA) Es que volvemos

a los dilemas del libro, el libro, yo me veo,

yo necesito contar la verdad,

este libro tiene que contar la verdad pero,

al mismo tiempo, contar la verdad es doloroso,

y lo era para él, porque él no solo se inventó

lo de Flossenbürg, se inventó prácticamente toda su vida,

como Don Quijote, perdón, como Alonso Quijano. Igual.

¿Y qué siento en ese momento? Pues...

La palabra compasión está bien, me gusta, porque no es despectiva,

al contrario, es... Padeces con otro,

sientes con el otro.

No calculó bien la repercusión que tendría su propia,

digamos confesión, aquel escrito que mandó

a los medios de comunicación cuando se supo todo.

Confesó porque no le quedaba más remedio, la verdad.

Y no lo calculó, claro que no,

porque, insisto, el escándalo fue mundial.

Es decir, el titular mundial: "El presidente de la asociación

de los deportados españoles de los campos de concentración

nunca estuvo en uno", es demoledor.

Llegó a China, a Australia y a todas partes,

porque el holocausto es un asunto tremendo

y porque lo que había hecho era tremendo y sin justificación.

No contribuyó a difundir la verdad del holocausto,

no contribuyó a nada, con eso no se va a ningún lado.

Has hablado en varias ocasiones de Don Quijote,

sale en el libro a menudo; en este programa nos interesa

fomentar la lectura y estaba pensando que, quizá,

el libro de Don Quijote sería un buen título para

los jóvenes espectadores que intentamos que lean más.

Es que intimida, yo lo entiendo que intimide, ¿eh?

Yo cuando de pequeñito me hacían leer en la clase,

el lenguaje era muy raro, yo no le veía la gracia a aquello.

Hay que sobrepasar el pequeño obstáculo de la lengua,

que parece antigua y no lo es,

cuando te acostumbras a esa lengua ya es la bomba.

(CONTINÚAN HABLANDO ENTRE ELLOS)

(GRITERÍO INFANTIL)

-El libro se llama "El disparate pirata".

-Es de unos piratas que hace tiempo

que no celebraban una fiesta pirata.

La parte que más me gustó del libro fue cuando celebraron

la fiesta pirata en la casa de los Terrapín.

-Lo que me gustó más fue cuando el señor Terrapín

los pilló montando una fiesta.

(SUSPIRA)

-Mi personaje favorito es el señor Terrapín.

-El mío Oliver. Yo recomendaría el libro

a los que les gusta la aventura.

-Y yo le "recombería"... Le "recombarería"...

(SUSURRA) Recomendaría. -Le "combentaría" el libro

a todos los que les gusten los piratas.

-¿Eso era un ensayo? Ah...

(VOCERÍO)

A veces, no hay mejor forma de resolver un problema

que hablar de él con una cierta dosis de humor.

Es lo que hace el autor de este libro

que es un best-seller en los EE.UU.

Me refiero a "Ansiedad", y es que Scott Stossel

sufre de una terrible ansiedad que le ha condicionado la vida

de una manera que no os podéis ni imaginar.

La suya, y la de ilustres pensadores

que encontraréis aquí.

Nikos Kavvadías es un fantástico poeta griego al que

hay que descubrir, pero hoy no hablaremos de un poemario suyo,

sino de una novela, "Li", la historia de una niña de 10 años

que vive en Hong Kong. Conoce a un marinero griego

y se crea un estrecho vínculo, es una magnífica novela corta

que se mueve entre la balada triste y la parábola zen.

Este año es el centenario de la primera aparición de Charlot

en el cine y, para conmemorarlo, Lumen ha reeditado su autobiografía

escrita en 1964, entre otras cosas, recuperaremos sus primeros pasos

en los teatros de Londres, su traslado a los EE.UU.,

la fama y, cómo no, la manera como creó

a ese fantástico personaje del bombín, el bigotito,

el bastón y los peculiares andares.

-Es bastante alucinante. Me ha llamado la atención...

Lo tuyo con Fincher es amor eterno. -Totalmente.

Te encanta, te gusta lo que ha hecho.

-En este caso, creo que es de sus mejores películas.

Creo que te lo digo de todas las que hace.

Sí. ¿Y está bien? Te ha gustado mucho.

-Es un thriller, aunque con muchas sorpresas,

es un género que le encanta. Es la historia de un hombre

que llega a casa y descubre que su mujer

ha desaparecido. Activa una investigación

y él se convierte en uno de los sospechosos.

Este argumento se ha visto otras veces en el cine.

-Sí, pero es sorprendente por cómo está resuelto todo.

Tiene una forma muy peculiar, juega muy bien con la tensión.

-Como saben, mi mujer,

Amy Elliott Dunne, está perdida hace tres días.

Empiezo a estar impresionado porque esta novela es muy compleja

y veo que es muy fiel. -Es que alucinarías con

la finalidad con la que ha sido adaptada, es increíble.

De hecho, creo que es una de las adaptaciones más interesantes

del programa porque, aparte de ser la más fiel,

el mérito no está en eso, sino en que es una novela

realmente compleja con mucha información, giros,

los personajes son muy ricos y es sorprendente cómo

ha sido trasladado esto al cine.

-Nick Dunne, posiblemente en este momento

seas el hombre más odiado de EE.UU.

¿Mataste a tu mujer, Nick?

Tengo la impresión de que, en la novela,

el protagonismo está más repartido.

-Sí, totalmente, si hay que encontrar una diferencia,

es básicamente esta, en la película, aunque aparezcan

los otros personajes, todo gira en torno a él,

en la novela los puntos de vista son más variados.

-Siento que soy algo desechable si es necesario.

Tengo la sensación de que podría desaparecer.

¿Y qué me dices de la carga social? -Hay una parte en la novela

muy importante que tiene que ver con la crisis económica

y cómo afecta esto a los protagonistas

y a la vida en el pueblecito donde van a vivir,

se explica bien en la novela y en la película, aunque

se hacen guiños y referencias, queda en segundo plano.

-¿La agredió? -¿No estoy a tu altura?

¿Si le pegué? -¡Esto ni de lejos!

-Claro que no, nunca la toqué.

Venga, háblame un poco de la dirección.

(RÍE) ¿Me dejas de hablar de Fincher otra vez?

¿Qué te voy a contar? Creo que es una película

extraordinariamente dirigida, con una capacidad de mantener

una tensión y ser tan elegante

y la movilidad que tiene para moverse por los espacios.

Me fascina, por ejemplo, cómo se cuenta lo que pasa

dentro de la casa, me parece increíble.

(MURMULLO) -¡Atrás, por favor, atrás!

Estarás de acuerdo en que hay que recomendar la novela.

Es una pasada y ha funcionado muy bien en EE.UU.

Ha vendido muchísimo. ¿La peli te ha gustado?

-Muchísimo, bueno, me parece una maravilla.

Qué pregunta tengo... -Una combinación perfecta

de thriller, con comedia negra, con muy mala leche

y prodigiosa a nivel de ejecución, en todos los sentidos.

Es que Fincher, desde luego, es una bestia, ¿eh?

-Es un máster, sí, sí.

(SIRENA)

El libro de Javier Cercas no es solo una radiografía

de Enric Marco, va más allá, es una profunda reflexión

sobre esa capacidad que tenemos para poder convertirnos

alguna vez en impostores. Sin ir más lejos,

en "Página 2" tenemos uno cada semana,

aunque a este le tenemos un cariño especial,

es uno de los nuestros.

(VOZ ININTELIGIBLE DE ENROC MARCO)

-Nos quitaron todas nuestras pertenencias,

no únicamente por razón de rapiña, no,

nada que le pudiera recordar al exterior,

nada que le pudiera recordar la ternura de alguien

que le permitía seguir viviendo.

(NARRADOR) "La película no solo me gustó, me gustó mucho.

Además, comprobé que Santi tenía razón

y que él y Lucas Vermal no habían querido contar

la historia completa de Marco,

quizá esa era, de entrada, la principal virtud de la cinta".

-Uno, dos... Cuatro, cinco, seis.

Pegarte contra la pared, coño.

Ah, ah...

(NARRADOR) "Esta se limitaba a contrastar la historia inventada

de Marcó, según la cual había escapado clandestinamente

a Francia al final de la Guerra Civil.

Había sido detenido en Marsella y entregado a la Gestapo,

había sido deportado a Alemania y confinado en

el campo de Flossenbürg

con la historia verdadera, según la cual

había ido a Alemania como trabajador voluntario

en el marco de un convenio entre Hitler y Franco,

y había pasado varios meses encarcelado

en un penal común de Kiel".

-Es que me sentí muy identificado con todo esto, ¿no?

Hasta el extremo de sentirlo como propio verdaderamente.

(NARRADOR) "Pero quedaban multitud de historias

que contar y multitud de interrogantes en el aire.

¿De dónde había salido Enric Marco?".

-¿De qué coño tengo que pedir perdón?

¿De las consecuencias? Eso sí lo lamento.

Eso sí lo lamento, ¿pero pedir perdón de qué?

¿Qué crimen es el que he cometido?

¿Qué crimen cometí?

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Javier Cercas

Página 2 - Javier Cercas

16 nov 2014

 Javier Cercas habla de "El impostor". Su última novela es un retrato fidedigno de Enric Marco, el hombre que se hizo pasar por superviviente de un campo de concentración nazi, siendo falso, y que llegó a presidir la asociación Amical de Mauthausen.

El Impostor, el bloguero del programa, centra su reportaje en el bloqueo del escritor; Santiago Roncagliolo, Paul Auster y Jonathan Franzen relatan sus propias experiencias y las técnicas que utilizan para seguir adelante.

El clásico del programa es "Fantastes" de George MacDonald.

Y, por último, en la sección de cine Óscar López y Desirée de Fez analizan cómo ha ido la adaptación de de "Perdida", todo un fenómeno literario.

ver más sobre "Página 2 - Javier Cercas" ver menos sobre "Página 2 - Javier Cercas"

Los últimos 1.216 programas de Página Dos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios