Música, baile, naturaleza y literatura, museos...Desde Hemingway a Antonio Gades, pasando por el Guggenheim o el Palau de les Arts de València. Aquí podrás disfrutar de los mejores documentales.

4844579 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Otros documentales - Pesca Imposible 2 - Mozambique - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad TVE.

Esto es Pesca Imposible.

Somos tres fanáticos de la pesca en una aventura épica.

Nos dirigimos a los lugares más extremos del mundo

en busca de los peces más extraordinarios.

Mirad esto.

Pero las especies que buscamos no nos lo ponen fácil,

por lo que tenemos que esforzarnos al máximo

para atrapar lo imposible de atrapar.

Este es Blowfish.

El único biólogo marino heavy metal del mundo.

Le gusta atrapar peces con sus propias manos.

Es enorme.

Miradlo.

Este es Charlie, es piloto comercial

pero su verdadera pasión es pescar con mosca.

La lluvia es torrencial y ha picado algo absolutamente descomunal.

¡Madre mía!

Y yo soy Jay, un ex Marine reconvertido en asistente social.

Estoy obsesionado con el buceo libre y la pesca con arpón.

Claro, soy de Cornualles.

Pesca imposible 2

Desde que mis hermanos me llevaron a pescar con arpón en Cornualles

cuando tenía 10 años,

he estado enganchado a este método extremo de atrapar peces.

Recorrer las inquietantes profundidades con sólo un arpón

y el aire en mis pulmones

es una experiencia verdaderamente estimulante.

Ahora mi pasión nos ha traído a Charlie, a Blowfish y a mí

a uno de los litoral más aislados de África

para cumplir un viejo sueño.

Estamos en las salvajes aguas del norte de Mozambique

para intentar el más difícil de los retos de la pesca con arpón.

Chicos, bienvenidos a Mozambique.

Bueno, no estamos en Mozambique, estamos en un barco.

Esta va a ser nuestra casa los próximos seis días.

Vamos a vivir aquí, respirar aquí y comer aquí.

¿Y a dónde vamos?

Al Banco Saint Lazarus.

Es un arrecife en medio del Océano Índico.

Mide 11 kilómetros de largo por 5 de ancho.

Las fuertes corrientes que hay alrededor

empuja a los nutrientes hacia la superficie

y donde hay nutrientes hay peces.

Y si hay peces pequeños, hay peces grandes.

Esta gran elevación marina que forma el Banco Saint Lazarus,

se alza 600 metros verticales

desde el lecho marino hasta el arrecife

a veinte metros bajo la superficie,

creando una explosión de vida marina.

Petos, barracudas, peces vela, agujas,

pero venimos a por el casarte ojón.

Un tipo de atún que es un torpedo.

Cuando no está doblando arpones, cortando sedales o hundiendo boyas,

se mueve a toda velocidad.

El casarte ojón tiene unos dientes afilados como cuchillas

y es un superdepredador fuerte y agresivo.

Pueden llegar a pesar más de cien kilos,

y alcanzar velocidades de 80 kilómetros por hora.

Viven en las profundidades haciendo muy difícil su captura.

Por eso son la prueba definitiva para un pescador con arpón.

Se mueven por el fondo,

hablando de bajar a 20 o 30 metros en buceo libre.

Eso es al borde del banco,

pero es una inmersión importante de todos modos.

Son muchos metros. Sí.

Así que ¿hay que hay que bajar 20 metros,

dispararle a un torpedo y subir con una inhalación?

Sí, eso es, una inhalación, un pez,

por no hablar de los tiburones.

No os miento, me aterrorizan los tiburones

y el Banco Saint Lazarus

está repleto de algunas de las especies

más peligrosas del planeta,

incluidos el tiburón de puntas plateadas

y el tiburón tigre.

Los pescadores con arpón no forman parte de su dieta,

pero los ataques ocurren y yo,

no quiero verme cerca de esas temibles mandíbulas.

Lo último que quieres ver cuando estás a 30 metros de profundidad

es un tiburón.

Es una locura.

El océano, una montaña marina, grandes peces.

Todo es muy típico de Jay.

Éste es el mayor reto al que me he enfrentado nunca.

Nuestra búsqueda del casarte ojón nos llevará al Océano Índico.

Desde el pueblo de Pemba, navegaremos hacia el norte,

a la Isla Quisiva,

antes de alejarnos cien kilómetros de la costa,

hasta el sigiloso mundo submarino del Banco Saint Lazarus.

Dice el refrán: "si buceas solo, morirás solo".

Por lo que mi primera tarea

será elegir a mi compañero de inmersión

para el reto del casarte ojón.

Pero de ninguna manera voy a dejarles solos

con un fusil submarino cargado.

Así que empezarán con algo un poco menos letal.

¿Qué es esto? ¿A ti qué te parece?

Un flotador.

Es el flotador para la pesca con arpón.

Una red para ti, otra para ti.

¿Y éste es nuestro arpón?

Necesito saber quién es el mejor buceador.

Quiero probar vuestra resistencia, cuanto aguantáis la respiración

y, lo más importante,

vuestro instinto de cazadores submarinos.

¿O sea que tú llevas un arpón gigante

y seguro que un traje de neopreno impresionante

y nosotros un flotador y una red para niños?

Puede parecer un juego de niños, pero para arponear a un casarte ojón

tendré que hacer muchas inmersiones a más de 20 metros de profundidad.

Si mi compañero no puede seguir el ritmo,

mi vida podría estar en peligro.

Vamos, sumergíos.

Por eso quiero ver quién aguanta más la respiración

mientras trata de llenar la red de peces.

No debería ser muy difícil porque hay miles.

Fish se ha sumergido primero.

Charlie, como siempre, remoloneando.

Para pescar de arpón,

antes de pensar en apretar el gatillo,

hay que dominar el arte del buceo libre.

Tienen que sumergirse y los peces se dispersarán.

Entonces hay que quedarse ahí y esperar.

Los peces volverán y ¡bang! Esa es tu oportunidad.

Quiero que me demuestren que pueden permanecer en calma,

pensar con claridad y conservar la energía.

Pero es más difícil de lo que parece.

Esto no va a salir bien.

Es muy difícil, aunque hay cientos de peces a tu alrededor.

Es una forma de arte, es poesía,

pero no veo mucha poesía en movimiento.

¿Qué hace? Chapoteando en la superficie.

¿Tienes algo? Tío, es desesperante.

No hay manera con esto.

Al no conseguir nada en la superficie,

deciden probar suerte en aguas más profundas.

He estado por el arrecife,

he sido rápido, he sido sigiloso y no he cogido nada.

Cuando intentas coger uno, la adrenalina fluye

y es diez veces más difícil porque pierdes la concentración

y tienes que subir a respirar.

Tendremos que bucear a 20 metros. Sí.

O a 30, tres veces esto.

Cada vez que los chicos se sumergen,

mi cronometro se pone en marcha y los resultados son sorprendentes.

Blowfish es un buceador con mucha experiencia,

pero es Charlie quien tiene un mejor rendimiento.

Un minuto doce.

Un buen tiempo y buena profundidad.

Aguantas la respiración más tiempo que yo, tío.

Chicos, coged las redes y subid.

¿Cómo estáis? Oh, agotado.

¿Sí?

Los cubos no parecen tener muchos peces.

Honestamente tengo que reconocer

que Charlie aguanta la respiración mucho mejor que yo.

Gracias, tío. Es la verdad.

Casi me estallan los pulmones.

Charlie, esto es sólo el principio.

A dónde vamos, va a ser mucho más duro.

Bajo el mando de nuestro capitán, Bren, y su segundo, Craig,

dejamos el continente y nos dirigimos hacia alta mar.

Me he aprovisionado de raciones básicas para una semana,

pero no incluyen pescado fresco,

así que espero que los chicos nos pesquen la cena.

En esta he puesto el cebo a nueve metros bajo el barco.

Con esta, podemos pescar casi cualquier cosa que nade,

petos, barracudas. ¿Y tú cómo lo has puesto, Fish?

Está en la superficie, dejándose llevar.

Ahora nos sentamos a esperar... Eso es.

El momento de la gloria.

Me alegro de que nos hayas traído a Mozambique.

No se ve ni un pescador.

Charlie, han picado. Sí, sí, sí.

Dios mío, sí. Sujétala...

Espera, espera. La tuya también, Fish.

Eso es, tengo un pez, miradlo.

Han picado en las dos.

Recobra, tío.

Recobra el sedal, eso es. Tráelo.

Enséñame algo plateado.

El primero del viaje.

Qué fuerza tiene.

Al que no le gusta pescar, mira la sonrisa que tiene.

Es una mueca de dolor.

Lo he perdido. ¡No!

¿Qué pasa? ¿Seguro?

¿Estás seguro? ¿En serio?

Lo perdí.

Mala suerte, tío.

Ahora todo depende de mí, este sigue ahí y está peleando.

Parece grande.

Sí, es muy grande.

¡Mirad esto!

Es un jurel,

uno de los peces más rápidos, astutos y ágiles del océano.

Es una belleza, precioso. Dale un beso.

Es todo músculos,

pero su carne es tan dura como una vieja bota,

así que lo devolvemos.

(Los tres)Tres, dos, uno, abajo.

El primer pez en Mozambique, menudo monstruo.

¿Cuánto crees que pesaba? Veinticinco o treintakilos.

Era una bestia enorme, pero era incomible.Sí.

Así que hay que seguir,

tenemos una hora para pescar algo que podamos comer.

En estas aguas tan abundantes de pesca

seguro que los chicos pescarán algo comestible en minutos.

Tres pescadores hambrientos y un océano repleto de vida,

pero esta noche no cenaremos pescado.

Coles y arroz pero nada de pescado.

Voy a adelgazar en este barco.

Estamos en el norte de Mozambique,

destino una de las zonas de pesca más difíciles del planeta.

Durante la noche,

hemos alcanzado la remota Isla Xefina.

Será nuestro último contacto con la civilización

antes de aventurarnos hacia lo desconocido.

Mirad, el comité de bienvenida. Sí.

Vamos allá.

¿Cómo estáis? Toma.

Al tener limitado contacto con el mundo exterior,

la pesca es una necesidad diaria

para alimentar a las 1.200 personas de esta aislada comunidad,

pero mientras la mayoría usa botes y redes...

Son jóvenes pescadores, chócala.

He oído que por aquí

hay un tenaz pescador que piensa como yo.

Vaya, aquí hay muchos peces, Jay.

Este es Ali y es una leyenda local.

Estos los han cogido con arpón, se ve la entrada del arpón aquí.

Fue un buen disparo. Le atravesó la cabeza.

Un arpón muy bonito. Sí.

Unas gomas y tubo de aluminio.

No tiene gatillo, mirad, ¿veis? ¿Ese es el gatillo?

Tienes que bajar esto para disparar.

Los hacemos aquí, los hacemos a mano.

¿Está hecho a mano? Sí.

¿Y cuál es el más grande al que has disparado con el arpón?

Un mero.

¿De 50 kilos? Sí.

Vaya bicho. Como tú de grande.

¿Pescaría con arpón un casarte ojón?

Ese pez vive en el fondo

y aunque lo encuentres tendrás que subir a respirar

y cuando vuelva a bajar,

habrá bajado a más profundidad y no podrá encontrarlo.

¿Podríamos pescar con arpón contigo?

¿De verdad? ¿Quiere bucear conmigo? Sí, podemos ir ahora.

¿Sí? ¿Sí?

Más te vale hacerlo bien, Jay.

Un arpón casero contra todo ese equipo que llevas.

Aletas, cuchillos, traje de neopreno....

De camuflaje. Sí.

Hay más armas en ese barco que en un arsenal de la Marina.

Puede que tenga mucho equipo,

pero eso no me protege de mi mayor temor.

¿Hay tiburones por aquí?

Demasiados.

¿Y os quitan el pez del arpón?

Sí, los tiburones no nos tienen miedo.

Ya. Es el precio.

Así que vas a bucear con Ali entre tiburones.Sí.

Me río por fuera.

Por dentro, estoy muy nervioso.

Pero esta es la oportunidad perfecta

para habituarme a las condiciones de aquí

bajo la protección de un experto local.

Ali puede bajar a veinte metros de profundidad

y permanecer seis minutos.

Eso es el doble de tiempo que yo y cinco veces más que Charlie.

Sus movimientos en el agua son fáciles y eficaces

y nada le distrae de su objetivo.

Bucea pegado al arrecife,

es asombroso considerando que no tiene el equipo que tengo yo,

pero aún así pesca.

Ahora me toca a mí.

Tengo que llevar la cena,

no puedo volver con las manos vacías.

No veo ningún tiburón,

pero al ir descendiendo

descubro otra amenaza.

Es increíble lo fuerte que es la corriente ahí abajo

y lo oscuro que está, no veo nada.

Estoy empezando a tener problemas.

El Banco Saint Lazarus tiene una corriente aún más fuerte,

así que tendré que hacer algo.

Una fuerte corriente submarina

es el enemigo invisible de los buceadores

y los pescadores con arpón.

Es implacable, te agota y te desorienta.

Y cuanto más bajas, más fuerte es.

Está difícil.

En cuanto paso de los diez o quince metros,

la oscuridad absoluta, no se ve nada.

Sientes cómo te empujan la corriente y, como pierdas la concentración,

puedes estar a cinco metros

y antes de darte cuenta estás a quince o veinte.

La corriente te empuja hacia abajo

y es probable que haya tiburones acechando en la oscuridad,

asusta estar ahí abajo.

La inmersión me ha dejado sin confianza.

Dónde vamos a por el casarte ojón será más profundo,

más oscuro y mucho más aterrador.

De vuelta en la isla, empiezo a cuestionarme

si estoy preparado para este desafío.

¿Cómo te ha ido?

Lo más difícil hoy ha sido estar tranquilo en el fondo,

porque cuando bajas a pescar, tu corazón se acelera.

"¿Se acercará un tiburón? ¿Podré pescar algo?"

Intentar asimilar el entorno y mantener la calma es muy difícil.

Y otra cosa bastante inquietante son las corriente,

son muy fuertes y te llevan al fondo.

Me ha pasado hoy, estás a diez metros,

miras el medidor y ya estás a quince.

Esa corriente te empuja hacia abajo y si no prestas atención,

la próxima vez que mires tu medidor de profundidad estarás a 35 metros.

Y ahí estás en la zona de peligro, a 35 metros te quedas sin aire

pero tienes que volver a la superficie.

¿Te empuja hacia abajo? Sí.

Vaya, eso da miedo.

Si tuviera que ir a Saint Lazarus mañana, estaría preocupado.

Pero no es sólo mi seguridad lo que me preocupa.

Cuando intentemos arponear a un casarte ojón,

Charlie estará conmigo en el agua.

Y al ser un buceador con menos experiencia,

las condiciones podrían resultarle insuperables.

Al día siguiente, antes de partir hacia el Banco Saint Lazarus,

necesito saber la profundidad a la que Charlie y yo

podemos bucear con seguridad en medio de una corriente submarina.

Tenemos que hacer algún entrenamiento aquí,

para saber a qué profundidad se siente cómodo Charlie,

a qué profundidades podemos estar seguros.

Yo he buceado un poco,

pero nunca he llegado a esas profundidades

de las que estamos hablando ahora.

Quiero estar cómodo para poder ayudar a Jay.

Y yo voy atener que contenerme.

Si descendemos, digamos quince o veinte metros,

y veo un casarte a 25 metros, te da como un subidón

y bajas esos metros de más para dispararlo de cerca.

Así que voy a tener que controlar ese entusiasmo por bajar más,

porque podría no volver a subir.

En esta misión los dos tendremos que esforzarnos al máximo

de nuestras habilidades como buceadores.

La pregunta es:

¿dónde está el límite?

Con la ayuda de Blowfish, estamos a punto de averiguarlo.

Ha preparado una guía de 25 metros con marcadores cada cinco metros.

Como especialista en buceo, monitorizará nuestra seguridad

por medio de una comunicación directa con el barco.

Te veo, Charlie, bajando.

Primer objetivo, diez metros.

Todo va bien.

Con cada inmersión, sometemos a nuestro cuerpo a un mayor estrés.

Charlie acaba de completar una buena inmersión a diez metros.

Veamos cómo lo hace ahora.

Ahora va a alcanzar la marca de los quince metros.

Lo están haciendo muy bien

y no es fácil bucear ahí.

Charlie está superando su marca y no sabe lo que hay abajo.

Charlie nunca ha buceado a más de diez metros de profundidad.

Más allá de los doce metros,

la presión se duplica

y los pulmones se encogen a la mitad de su tamaño normal.

Charlie Butcher está alcanzando la marca de los quince metros.

Esta es una buena señal, parecen estar en plena forma.

He bajado hasta los quince metros

y aguanto allí unos 10, 15, 20 segundos.

Muy bien. Sí, me siento bien

pero los cinco metros más están muy lejos.

Está oscuro ahí abajo. Y hace frío.

El agua está helada y la presión...

La presión es increíble. Sí.

Como estamos lejos de la costa y hay mucha corriente,

la guía no baja recta, hace así...

Bajas haciendo un ángulo. Exacto, creo que hemos bajado más.

Para disparar de manera eficaz y conseguir un casarte ojón,

Charlie tendrá que bajar a la misma profundidad que yo.

Y eso podrían ser más de veinte metros,

tenemos que seguir trabajando.

Voy a llegar a la marca de los veinte metros.

Pero cuánto más bajamos, mayor es el riesgo.

Más de 50 personas pierden la vida cada año

debido a accidentes de buceo.

El mayor peligro es privar de oxígeno al cerebro

y perder la conciencia.

Charlie ha alcanzado los veinte metros.

Buena inmersión, Charlie, buena inmersión.

Veinte metros, tío. Veinte metros.

Sí. ¡Madre mía!

Bajé a quince metros y pensé que era suficiente.

Me sentí bien, la respiración la aguanto bien,

lo malo es la presión.

Es enorme, en los oídos, en los ojos, en la máscara...

Otra vez, quiero bajar un poco más.

Allá va Charlie.

Va a por los veinte metros.

No lo va a conseguir.

Creo que tiene un problema con la máscara.

Está abortando la inmersión.

¿Estás bien?

Las múltiples inmersiones y los cambios constantes de presión

han provocado a Charlie un intenso dolor en los ojos.

No podemos correr riesgo,

tiene que salir del agua de inmediato.

A mí me parece Charlie,

que tú no estabas cómodo bajando a veinte metros,

hay un problema de seguridad ahí.

Me parece que la profundidad idónea para ti

es la marca de los 17 metros.

Bueno, lo peor para mí, es la presión.

Porque, ¿me veis los ojos?

Hubo un momento que pensé que iban a explotar.

Los oídos estaban bien,

pero los ojos, pensé que iban a explotar.

Es increíble el cambio que notas en tu cuerpo.

Oyes hablar de ello, pero experimentarlo es una pasada.

También existe una probabilidad muy, muy grande

de encontrar tiburones de cinco metros de largo.

¿Tiburones de cinco metros de largo?

Lo siento, Jay, tendrás que verte con ellos cara a cara,

es la única manera de estar a salvo al cien por cien en la inmersión

para pescar un atún casarte. Es la única manera.

Para Blowfish es fácil decirlo, los tiburones son su pasión.

Pero mientras nos dirigimos hacia territorios inexplorados,

la idea de entrar en aguas infestadas de tiburones me aterra.

Echad una última mirada a tierra no la veremos durante algún tiempo.

Estamos a punto de entrar en un mundo de peligrosas corrientes,

peces gigantescos y tiburones descomunales.

Ya no hay vuelta atrás.

Hemos navegado doce horas durante la noche

y por fin alcanzado la enorme elevación submarina

del Banco Saint Lazarus.

La tierra más cercana está a más de cien kilómetros

y nos preparamos para nuestra misión más peligrosa,

arponear a un fuerte y astuto casarte ojón,

para cumplir mi sueño dorado de pesca submarina.

Ayer tuvimos que abortar el entrenamiento

porque a Charlie le dolían mucho los ojos.

Esta mañana, las consecuencias están a la vista.

Mirad esto.

Es horrible, es lo que ocurre cuando buceas

y no ajustas la presión en la máscara.

Me han estallado todos los vasos capilares de los ojos.

Parezco un cartel de una película de terror de los 70.

Qué espanto.

Esto es un recordatorio de los peligros muy reales

que afrontamos en esta misión.

Nuestro médico ha aconsejado a Charlie que no bucee hoy,

pero no le ha prohibido coger la caña de pescar.

Buenos días, chicos. Hoal, Fish.

No has perdido un minuto, ¿eh?

Cómo vamos a venir hasta Saint Lazarus y no pescar.

Hay buenos peces aquí.

Jay y yo no vamos a pescar hoy, vamos a bucear.

¿Vais a ir a bucear? Sí, pero no a mi manera.

¿Haréis buceo libre, no? Con botella de aire.

Jay va a bajar para habituarse a los animales que viven ahí abajo,

sobre todo, los tiburones.

Charlie, mientras Jay y yo bajamos y luchamos con tiburones...

Luchamos con tiburones.

Quiero que pesques lo más posible.

Vamos a necesitar cebo, vamos a necesitar carnada.

¿Puedo pescar todo el día? Todo el día.

Muchísimas gracias.

Pescaré algo para cenar, ¿de acuerdo?

Blowfish es especialista en buceo con casi veinte años de experiencia.

Yo sólo he buceado con botella un par de veces

y me aterrorizan los tiburones.

Si algo se tuerce, el hospital más próximo está muy lejos de aquí.

¿Para qué es el cuchillo? Por si hay peligro.

¡Santo dios! Es para defenderme.

Cálmate, pueden captar tu ritmo cardíaco, ¿sabes?

Buena suerte, cuando subáis tendré un atún gordo y rechoncho.

Mejor ellos que yo, ¿verdad, Bren? Vamos a pescar.

Nuestro capitán, Bren, ha divisado un banco de atunes

alimentándose a menos de un kilómetro de distancia.

¿Serán grandes?

De media estamos hablando de unos 40 kilos,

de 30 a 40 kilos, diría yo. Buenas piezas.

Estamos sobre ellos.

Los atunes nunca dejan de moverse,

así que si Charlie no pesca uno pronto, desaparecerán.

Vamos...

¡Sí!

Mira cómo tira.

¿Has visto eso?

Creo que he pescado un atún, bien.

Es grande, ahí está, ahí está. Es precioso.

Para eso hemos venido tan lejos, mira este pez.

¡Sí!

Nunca había pescado un atún y éste es una absoluta...

Se te ha escapado.

Buena captura y liberación, Charlie.

Muy bien, amigo. Me ha dado una paliza.

Jay, puede que veamos solo un tiburón o que veamos 50,

así que esperaremos a ver qué pasa.

Ahí está, de eso es de lo que hablo.

Es una hembra grande.

Es un tiburón tigre de cuatro metros de longitud.

¿Podría morder la balsa? Sí, a veces pasa.

Ese tiburón no es ninguna broma.

¿Y quieres ir a nadar con uno de ellos?Sí.

¿Crees que este es de los más letales?

Sí, entre los cinco primeros.

Eso me hace sentir un poco... ¿Ansioso?

Sí, es la palabra que buscaba.

En realidad era petrificado.

No puedo creer que vaya a hacer esto.

Relájate, Jay.

Tómate tu tiempo, no hay prisa. Es aterrador.

Sígueme y vigila por si vienen tiburones.

Seguro en el barco,

Charlie se está divirtiendo mucho más.

Voy a invitarlos a cenar.

Ha picado.

Es muy fuerte.

Seguro que será una buena carnada para mañana.

A ver cómo es. Es un atún.

Mira qué pez tan bonito.

Para esto he viajado

cien kilómetros al interior del Océano Índico.

¡Mira qué pez!

Esto es lo que he venido a pescar.

Es el sueño de un pescador. Tenemos la cena.

Para esto he estado esforzándome.

Dios, está riquísimo

y te aseguro que esto será una carnada perfecta.

La visibilidad es de más de 50 metros,

y en estas aguas cristalinas me siento como un blanco perfecto.

¿Qué hay allí? ¿Puedes verlo?

Es una hembra enorme de tiburón tigre.

¡Dios, es un tiburón!

Debe de pesar al menos 300 o 400 kilos.

¡Madre mía!

¡Santo Dios!

Mira, otro tiburón tigre.

Y un tercero, hay un tercer tiburón tigre.

Esto es increíble.

No puedo creer que esté haciendo esto, es una locura absoluta.

Aquí viene, Jay. Te está echando un vistazo.

Está a dos metros de distancia.

Ya sé que está a dos metros de distancia.

Los tigre son uno de los tiburones más letales del planeta,

pero saben que no somos alimento.

Si lo fuéramos, no tendríamos la menor oportunidad.

Esto es increíble, Fish.

Estamos nadando en mar abierto con tres tiburones tigre.

Es todo un honor.

Me parece mentira estar haciendo esto.

No puedo creerlo, tres tiburones tigre.

El corazón me latía a toda velocidad.

No te voy a mentir, mientras bajábamos,

no veía casi nada pero de repente he visto una silueta así de grande,

y he pensado: "Sácame de aquí".

Pero ahora, estoy impresionado.

Y al final he pensado:

"Ahí hay un tiburón tigre, vale, ¿qué pasa, tío?

Mola, no pasa nada." Y él piensa lo mismo.

"Ahí hay un cornuallés, ¿qué pasa, tío?"

¿Qué pasa, tío?

Me parece mentira haberlo hecho. Muy bien.Gracias.

Hacen falta agallas para hacerlo,

pero luego te das cuenta de que no es una prueba,

es un privilegio.

Me siento libre,

libre para bucear en el océano y atrapar a un casarte ojón sin miedo.

Le estaré eternamente agradecido a Blowfish

por abrirme los ojos a estas extraordinarias criaturas.

¿Y bien? ¿Y bien? ¿Y bien, qué?

Está de vuelta, ¿no?

¿Traes algún mordiscos?

Llámame Jay Tiburón Tigre.

¿Habéis visto un tiburón tigre? ¿Sí?

Aún estoy sin habla, por haber visto un animal enorme como ese.

Se acercan, te echan un vistazo y se van,

pero si disparo a un casarte ojón, eso sí les va a interesar

y si lo quiere, puede llevárselo.

Muy bien, tío. Gracias.

Fish, te mereces un apretón de manos Gracias.

Y la enhorabuena. No pensé que lo harías.

Y tú qué. Eso.

¿Has pescado algún pez o que pasa?

En esa caja veréis el cadáver de un enorme atún,

pesará unos 15 kilos. Bien.

Una belleza.

Así que tenemos carnada, tenemos cena

y tenemos a un Jay en forma y mentalmente preparado.

Es nuestra última cena

antes de empezar la búsqueda del casarte ojón

y esta noche, por fin,

Charlie ha pescado un pez comestible e incluso ha preparado sushi.

Antes de que empecemos,

podría valer la pena concretar el plan para mañana.

He hecho un mapa. Vale.

Naturalmente, las corrientes llevan esta dirección, ¿de acuerdo?

Lo que vamos a hacer es marcar dos zonas de carnada.

Vamos a limpiar el el atún,

y lo echaremos por aquí,

y a la vez, las entrañas, los restos, todo lo que huele,

lo vamos a llevar lejos del lugar de inmersión

y así dispondremos otra zona que va a atraer a los grandes depredadores.

Lo que vamos a intentar hacer es ocultar un olor

con un olor más fuerte.

Entiendo, tiene mucha lógica.

Aunque no importa lo que hagamos,

pescar con arpón un casarte ojón aquí es peligroso,

y punto, es peligroso.

Cada vez que te sumerjas, bucearás, volverás a subir

y empezarás de nuevo, bajas, subes y otra vez.

Y cada vez perderás un poco de energía

que aumentará las posibilidades

de que se acerquen los tiburones, ahuyentando al atún.

Es mucho pedir,

pero tenemos que hacer todo lo posible para que esto funcione,

pero cada vez que te sumerjas,

hay una posibilidad de que no vuelvas a subir.

Cuánto más nos acercamos al desafío final,

más clara vemos la realidad de lo que intentamos.

No creo que ninguno de nosotros pueda dormir esta noche.

Última mañana en el Banco Saint Lazarus,

a cien kilómetros de la costa de Mozambique.

Hoy lucharemos contra una poderosa corriente,

encontraremos enormes tiburones y nos esforzaremos hasta el límite,

en un intento de atrapar el premio definitivo

de cualquier pescador con arpón, un casarte ojón.

Perfecto, esto creo que les gustará a los tiburones.

Blowfish está usando parte del atún que Charlie pescó ayer

para alejar a los tiburones de la zona donde estaremos buceando.

Apesta, amigo mío, apesta.

Vamos a colocar el cubo con la carnada

sobre esta boya de fondeo y, con suerte,

este cubo con la apestosa carnada entretendrá aquí a los tiburones

al menos durante un rato.

Yo, anoche estuve rebuscando en la basura.

Sé que no se parece nada a un banco de peces,

pero durante los pocos segundos

que el casarte ojón se acerque a echar un vistazo,

me dará tiempo para disparar.

Espero que el revestimiento plateado de estas latas de refrescos

y bolsas de patatas fritas

brillará como los relucientes vientres de un banco de peces,

y los atunes emergerán de las profundidades.

Pececitos, pececitos, pececitos, pececitos...

Espero que esto debajo del agua funcione.

Los ojos de Charlie aún están inyectados en sangre,

pero el equipo médico le ha dado autorización

para ser mi compañero de buceo.

Es hora de ponerse los trajes y prepararnos.

De acuerdo, ya sabéis lo que buscáis.

Jay, cuidado con los tiburones.

Charlie, cuida de Jay.

Cuidar de Jay, eso es haré.

Mientras Charlie y yo trabajamos en equipo en el agua,

Blowfish será nuestros ojos y oídos en cubierta.

¡Inmersión!

Los flotadores que hay en la superficie

están conectados con los arpones,

así que si atrapan un pez, pueden soltarlo.

El arpón permanecerá en el pez

y el flotador ayudará también a marcar su posición.

Cuando estén bajo el agua,

si vemos moverse de repente uno de esos flotadores

a mil kilómetros por hora por la superficie,

sabremos que han atrapado un casarte.

Nuestro plan es utilizar la fuerte corriente oceánica

para movernos poco a poco hacia el borde del Banco

donde la profundidad disminuye drásticamente

desde los 600 metros hasta sólo 20.

Los casartes deberían estar por esa zona,

por lo que cada movimiento nos llevará directos hacia ellos.

Pero para hacer un disparo limpio,

tenemos que atraerlos a una profundidad

a la que podamos bucear los dos,

por lo que Blowfish va por delante de nosotros con un cubo de cebo.

Estoy echando la carnada al agua.

Mientras Charlie y yo usaremos mi cebo caseras.

Si vemos cómo cambia el color del agua,

significa que estamos llegando al borde del arrecife

y estamos llegando a donde están los casartes.

Jay y Charlie se estarán preparando para hacer su primera inmersión.

Oh, allá van las aletas, las aletas del triunfo.

Mientras desciendo, Charlie me vigila como un halcón.

¿Qué tal vais, Charlie? Hasta ahora, nada.

Para tener éxito en esta misión, tengo que sumergirme más

y retener la respiración durante más tiempo

de lo que nunca lo había hecho.

Pero a los 18 metros en mi primera inmersión,

tengo un problema con la máscara.

Vale, tíos, volved.

Jay, ¿qué pasa?

Llevo mucho tiempo en el mar y necesito afeitarme.

El agua me entra en la máscara.

Te voy a afeitar. Vale, sólo por aquí.

Vale. Por donde va la máscara.

Tensa la cara. Te afeito de arriba abajo.

Me llaman Blowfish el barbero.

Vale, vamos allá, dame las balizas.

Voy.

De vuelta en el agua,

el cebo de Blowfish está empezando a atraer a los peces,

pero esto no es un casarte ojón.

Dios mío, hay un tiburón.

Se nos han unido tres tiburones de puntas plateadas.

Son muy agresivos y no sólo son una amenaza para nosotros,

también tratarán de robarme cualquier pez que atrape.

Hay que estar atentos ahí abajo.

Ya que han visto un tiburón,

debería subir la carnada un momento,

no tiene sentido alimentar al tiburón.

Me encantan los tiburones, pero ahora mismo ojalá se fueran

y dejaran que Jay y Charlie hagan su trabajo.

Deberíamos usar la carnada

porque hay tres puntas plateadas ahí abajo.

Son muy grandes. Sí, son muy grandes.

Si dejamos dentro la carnada, eso se va a ser una batalla campal.

Tú mandas, jefe, ¿carnada sí o no?

Nada de carnada. Nada de carnada.

Como ya no hay cebo en el agua, los tiburones se van.

Y esta vez puedo echar el primer vistazo

al pez que nos ha traído aquí.

He fallado.

¿Qué tal va?

Están ahí pero muy abajo, en el fondo.

Hay 35 metros por lo menos.

Están ahí abajo, hay que hacerlos subir.

¿Necesitáis algo? ¿Puedo ayudar con algo?

Una botella de aire estaría bien.

De acuerdo, vamos.

Durante las seis horas siguientes buceamos

y buceamos

y buceamos.

Con cada inmersión, bajamos un poco más,

aumentando el estrés en nuestro cuerpo

y llegando cada vez más cerca de nuestros limites.

Normalmente pesco para relajarme,

vida contemplativa a orillas de un lago.

Aquí es como correr una maratón.

Tras todo el día en el agua e innumerables inmersiones,

por fin diviso un enorme casarte ojón a mi alcance.

Esta es la oportunidad que esperaba.

Charlie está posicionado para hacer un segundo disparo.

Charlie ha fallado.

Era un gran casarte y estaba a unos 15 metros de profundidad,

era enorme.

Fallé. Charlie hizo un disparo y yo otro...

He fallado, mi arpón pasó por debajo de la cola.

Debí haber seguido, porque se detuvo

y debería haberlo atrapado, pero no tenía más aire.

Así de grande, no podías fallar... Sí podía.

Y lo hice.

Son las cinco de la tarde,

el tiempo se acaba y se acerca una tormenta.

Empiezo a tener calambres.

Mira, tío, tengo buenas noticias y malas noticias.

Suéltalas.

No tendrás que preocuparte más de los calambres.

Ah, ¿no?

Porque las mala noticia es que ésta es tu última inmersión.

La tormenta se acerca y el viaje de vuelta es muy largo.

Sin presión, ¿eh? Sin presión, colega.

Es ahora o nunca.

Vamos allá, éste es el momento.

Ese enorme casarte ojón sigue por aquí.

Pero también los tiburones.

¡En el blanco!

Puede ser, puede ser, Jay ha disparado, puede ser.

¡Sí! Le ha alcanzado.

Charlie, la boya, se han llevado la boya.

¡Sacadlo!

Vamos, tíos, tenéis que sacarlo antes de que se lo lleve un tiburón.

Ahora es una carrera contra el tiempo

y los mayores depredadores del océano.

No está.

No está.

¿Se ha ido?

No está en el arpón y le había atravesado.

¿Dónde le diste? Le di de lleno.

Se ha escapado muy rápido.

¿Se lo habrán llevado los tiburones?

El grande ha vuelto.

¿Cuando bajaste la última vez ya no estaba?

Ya no estaba. No, había desaparecido.

¿Creéis que lo tiene el tiburón? Sí, qué mala suerte.

¡Qué mala suerte!

No lo olvidaré en mucho tiempo.

Ha sido un disparo de lleno, lo he visto.

He pensando: "Voy a perseguirlo.

Nadaré en paralelo a él y cuando le vea le disparo".

El arpón le ha atravesado limpiamente.

Cargué mi arpón,

para hacer el segundo disparo pero se desvió a la derecha.

Mirad, hay resto aquí.

Es todo lo que queda de él.

Hasta aquí se clavó el arpón en el pez,

hasta aquí se le clavó al casarte.

¿Cómo se ha...?

La única manera en la que ha podido librarse

es porque un tiburón se lo llevó.

No hay otra manera de pescar.

Te esfuerzas mucho y la pérdida es dolorosa.

Estoy exhausto.

En este viaje me he esforzado mucho más de lo que creía posible.

Puede que no haya conseguido mi casarte ojón como premio,

pero nunca me habían impresionado tanto Charlie y Blowfish

quienes, como yo, lo han dado todo en esta misión.

No os voy a mentir, estoy muy decepcionado.

Mucho. Sí, mucho.

Le disparé y me lo han quitado, estoy desolado.

Sí. Es un fastidio, ¿verdad?Sí.

Estoy decepcionado.

Hemos tenido otros fracasos en el pasado

y me he sentido decepcionado antes, pero ahora me siento mucho peor.

El problema es que no vamos a volver nunca más aquí.

No. Ni en mucho tiempo.

Voy a echar de menos a...

los tiburones. ¡Sí!

Haber superado mi miedo a los tiburones gracias a ti es...

No tiene precio.

Y el casarte ojón,

cuando estaba a su misma altura y lo vi,

fue toda una visión pero estaba demasiado lejos.

Sí, ese pez va a estar en mi sueños para siempre.

Bueno, chicos, voy a bajar otra vez.

¡Eh! ¡Qué tío!

¿Quieres tu arpón o vas a usar los dientes?

Intentaré cogerlo con las manos esta vez,

el arpón me ha fallado, sólo me quedan éstas.

Vine a Mozambique en busca del desafío definitivo

de la pesca con arpón

y he estado muy cerca de la victoria pero, a veces,

pescar consiste en algo más que atrapar un pez.

Se trata de estar en el océano

rodeado de las criaturas más soberbias de la naturaleza

y compartir tus sueños con tus amigos.

Esto es lo que le pasa

a quién se ha esforzado al máximo los últimos días

intentando capturar uno de esos peces.

El señor Jason Lewis.

No le molestemos.

Otros documentales - Pesca Imposible 2 - Mozambique

48:26 14 ago 2019

Jay, Charlie y Blowfish viajan al litoral del norte de Mozambique para pescar un casarte ojón, uno de los retos más difíciles que hay en la pesca con arpón. El casarte ojón es un tipo de atún muy fuerte, rápido y agresivo que puede pesar hasta los 100 kg y alcanzar velocidades de 80 km hora.

Contenido disponible hasta el 21 de agosto de 2019.

Histórico de emisiones:
17/11/2018

Jay, Charlie y Blowfish viajan al litoral del norte de Mozambique para pescar un casarte ojón, uno de los retos más difíciles que hay en la pesca con arpón. El casarte ojón es un tipo de atún muy fuerte, rápido y agresivo que puede pesar hasta los 100 kg y alcanzar velocidades de 80 km hora.

Contenido disponible hasta el 21 de agosto de 2019.

Histórico de emisiones:
17/11/2018

ver más sobre "Otros documentales - Pesca Imposible 2 - Mozambique" ver menos sobre "Otros documentales - Pesca Imposible 2 - Mozambique"

Los últimos 109 documentales de Otros documentales

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 55:16 ayer Una de las dinastías más famosas de China comienza con la increíble historia de Hongwu. Los Ming eran obsesivos con la arquitectura. Vemos las fortificaciones gigantes de la Gran Muralla, los enclaves rituales de la Ciudad Prohibida en Beijing y viajamos con el barquero Sr. Hu por el Gran Canal. Contenido disponible hasta el 24 de agosto de 2019. Histórico de emisiones: 04/10/2018

  • 24:59 ayer Peul y Hausa son dos tribus muy diferentes pero con grandes vínculos que les unen. Los Hausa son agricultores sedentarios y los Peul son pastores nómadas. Asistimos a la ceremonia de nacimiento de un bebé Hausa, una ceremonia en la que provocan cicatrices en la cara del bebé que le marcarán siempre Contenido disponible hasta el 24 de agosto de 2019.

  • 26:56 ayer En las Montañas Nuba, unos 50 grupos tribales de diferentes etnias conocidos como los Nuba, han sufrido genocidios y violencia, por parte de soldados, ya que sus territorios han sido campo de batalla durante 20 años. Carecen de escritura y tradición oral; necesitan una nueva identidad y un futuro. Contenido disponible hasta el 24 de agosto de 2019.

  • Invasores (Fauna invasora)

    Invasores (Fauna invasora)

    1:00:02 pasado viernes

    1:00:02 pasado viernes EL documental gira en torno al tráfico ilegal de especies animales que luego son abandonadas en nuestros ríos y campos, adaptándose y alterando nuestros ecosistemas. Contenido disponible hasta el 31 de agosto de 2019. Histórico de emisiones: 07/06/2013 05/06/2014 15/04/2018 01/12/2018 24/03/2019

  • 20:02 pasado viernes Ante el futuro inmediato de la Tierra, la exploración y colonización del espacio exterior son la esperanza de la Humanidad en su supervivencia. Se muestran los avances en vehículos robots para la exploración de Marte y en la recreación de la vida en el planeta Rojo por un equipo multidisciplinar. Contenido disponible hasta el 23 de agosto de 2019. Histórico de emisiones: 31/08/2018

  • 45:38 pasado viernes Hoy viene como invitado al café de Jamie y Jimmy, el humorista británico Michael Mcintyre, que aprenderá a cocinar vieiras con judías. Además, en el menú de hoy: Rollo de carne y buey de mar y langostas. Y la lucha gastronómica en defensa del consumo de pollo y de gallina de corral. Contenido disponible hasta el 23 de agosto de 2019. Histórico de emisiones: 13/05/2019

  • 56:17 pasado viernes En 2010 se cumplen los cien años de la fundación de la Residencia de Estudiantes. Una institución creada por los más destacados intelectuales y científicos españoles con el fin de revolucionar la enseñanza en el país. Contenido disponible hasta el 31 de agosto de 2019. Histórico de emisiones: 26/12/2018

  • 42:59 pasado viernes Cada vez está más cerca el día en que el hombre y la máquina se fusionen finalmente, redefiniendo lo que significa "ser humano". Neurocientíficos, futurólogos y especialistas en ética, se plantean los retos a los que nos enfrentaríamos, llegado el momento, y los límites para preservar al ser humano. Contenido disponible hasta el 22 de agosto de 2019. Histórico de emisiones: 03/08/2017 20/05/2019

  • 42:58 pasado viernes En un futuro cercano nos leeremos la mente, nos conectaremos a una red global cuyo sistema informático sabrá lo que pensamos y conocerá nuestro futuro antes que nosotros mismos. La tecnología que permitirá leer la mente ya está en camino y plantea serias cuestiones éticas. Contenido disponible hasta el 22 de agosto de 2019. Histórico de emisiones: 27/07/2017 22/07/2018

  • 47:02 pasado jueves Helen y Chris construyen la primera casa pasiva de Inglaterra, hermética, altamente aislada y sin necesidad de calefacción, en las colinas de Cotswolds, Inglaterra. Una casa subterránea debajo de un viejo granero en ruinas, al que transforman y reconstruyen ciñéndose a la política de planificación. Contenido disponible hasta el 22 de agosto de 2019. Histórico de emisiones: 15/11/2017

  • 48:01 pasado jueves Blowfish quiere enseñar a Jay y a Charlie que Cornualles es un paraíso para los grandes tiburones en verano. Por eso les propone a sus amigos atrapar un tiburón azul para marcarlo y demostrar que la temperatura del agua está cambiando y es necesario preocuparse por la conservación de esta especie. Contenido disponible hasta el 22 de agosto de 2019.

  • 44:48 pasado jueves Jamie y Jimmy reciben a Alesha Dixon en su café de la bahía de Southend para cocinar su plato indio preferido, Gambas Picantes. Jamie hará un Salmón en Croute, Jimmy nos enseñará a buscar trufas y ambos se unirán en una lucha gastronómica para defender el consumo de leche de pastoreo. Contenido disponible hasta el 22 de agosto de 2019. Histórico de emisiones: 26/05/2018

  • 57:30 pasado jueves El documental está basado en uno de los momentos más emblemáticos de Junípero Serra por tierras californianas y en su labor fundacional. Analiza la personalidad de uno de los padres de la patria americana, quien tuvo un papel clave en los primeros asentamientos que dieron lugar al estado de California. Contenido disponible hasta el 22 de agosto de 2019. Histórico de emisiones: 06/12/2013 03/04/2015

  • Grandes diseños: T 8, Episodio 1

    Grandes diseños: T 8, Episodio 1

    46:24 pasado miércoles

    46:24 pasado miércoles En la Isla de Wight, sur de Inglaterra, Lincoln y Lisa modernizan un bungaló de los años 70 y lo amplían con un estudio, una torre de dos plantas y un taller de pintura; éste y el bungaló se revisten de madera de alerce quemada; la torre, con placas onduladas de cemento untadas de yogur y estiércol. Contenido disponible hasta el 21 de agosto de 2019. Histórico de emisiones: 14/11/2017

  • Pesca Imposible 2 - Mozambique

    Pesca Imposible 2 - Mozambique

    48:26 pasado miércoles

    48:26 pasado miércoles Jay, Charlie y Blowfish viajan al litoral del norte de Mozambique para pescar un casarte ojón, uno de los retos más difíciles que hay en la pesca con arpón. El casarte ojón es un tipo de atún muy fuerte, rápido y agresivo que puede pesar hasta los 100 kg y alcanzar velocidades de 80 km hora. Contenido disponible hasta el 21 de agosto de 2019. Histórico de emisiones: 17/11/2018

  • 44:53 pasado miércoles La actriz Lindsay Lohan visita a Jamie y Jimmy en su café de la bahía de Southend para aprender a cocinar Pastel de Pollo. Contenido disponible hasta el 21 de agosto de 2019. Histórico de emisiones: 19/05/2018

  • Libre te quiero

    Libre te quiero

    58:25 pasado miércoles

    58:25 pasado miércoles El documental, muestra de forma objetiva el proceso y la repercusión social de un movimiento el del 15-M que surgió como reinvindicación de otra forma de hacer política. Contenido disponible hasta el 29 de agosto de 2019.

  • 51:25 pasado martes El estallido de la guerra conlleva el auge de una de las figuras más fanáticas del círculo íntimo del Führer, el responsable de las SS, Heinrich Himmler. Para hacer realidad sus ideas retorcidas y racistas, origen del Holocausto, Himmler cuenta con el nazi más despiadado de todos, Reinhard Heydrich. Contenido disponible hasta el 20 de agosto de 2019. Histórico de emisiones: 11/05/2018

  • 45:22 pasado martes Claire y Ian, un matrimonio con dos hijos, quieren ver hecho realidad una locura de sueño: construir en un solar de Londres, junto a unas vías, una casa imposible, en el que los vecinos tienen la última palabra. En 185 m cuadrados van a levantar tres alturas y excavar un sótano 2/3 de la casa. Contenido disponible hasta el 20 de agosto de 2019. Histórico de emisiones: 13/11/2017

  • Pesca Imposible 2 - Nepal

    Pesca Imposible 2 - Nepal

    48:07 pasado martes

    48:07 pasado martes Charlie y sus amigos se dirigen a Nepal con la intención de pescar el mítico mahseer dorado o salmón indio, el premio definitivo para los pescadores de caña de todo el mundo. Es un pez misterioso, hipersensible y muy esquivo, por lo que pescar uno es muy difícil. Contenido disponible hasta el 20 de agosto de 2019. Histórico de emisiones: 10/11/2018

Mostrando 1 de 6 Ver más