Música, baile, naturaleza y literatura, museos...Desde Hemingway a Antonio Gades, pasando por el Guggenheim o el Palau de les Arts de València. Aquí podrás disfrutar de los mejores documentales.

4468718 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
Para todos los públicos Otros documentales - La Murga, comedia de arte popular - ver ahora
Transcripción completa

(ENTONAN)

Yo creo que sería buenísimo que los políticos tomen conciencia

de que un pueblo que canta es un pueblo

más posible de ser feliz.

Por eso creo tanto en la murga,

y me parece alucinante el proyecto de vincular las murgas

de Cádiz, de Canarias y de Montevideo.

Pero, aparte de eso, hay un denominador común,

que es que el pueblo necesita fiesta para seguir viviendo.

Necesitamos este desahogo, este desfogue,

de luz, de colorido,

de ilusión, de fantasía, de copla, de cante...

(CANTAN)

Es un montón de cosas. Es el texto, es la ropa, es la máscara...

Y es lo musical. Es el humor, es la palabra hablada y cantada.

El fin... es que es lo mismo.

Es libertad y disfrutarlo.

Y cantar letras comprometidas.

Hay que reclamarles.

Hay que reclamarles: "Por favor, soluciónale el problema

a este muchacho, a esta señora, a este vecino".

A ti te digo ven y prueba el amor que hay por la murga.

Y si en cualquier esquina,

si encuentras niños

"sientaditos",

recién bañaditos,

mirando a la "Sienisienta",

pregúntales qué sienten por la murga.

Mi carnaval.

Un motivo de esperanza.

El teatro del disfraz.

Una droga que me engancha.

Que me hace comprender

Por qué siento un fuego en mi interior.

¡Ay, que me quemo!

No puedo estar sin él.

Es mi pasión.

¡Díselo!

Un milagro de esplendor y luz,

eso eres tú.

Mi carnaval.

Con trompeta, letra y un disfraz,

aquí un payaso te quiere cantar.

Los orígenes eran populares.

De la clase baja, de la clase media...

Los orígenes, como en casi todos los carnavales que se conocen,

es gente que baila, que canta... Y la característica fundamental

es una letra que va recordando algo que ocurre en el año,

que es una crítica a la política, fundamentalmente, a lo social...

Hacia 1880, irrumpe una agrupación

que es la que verdaderamente le da el carácter de inicio

a la gran historia del Carnaval de Cádiz.

Y esta agrupación se llama "las viejas ricas".

Su éxito es tan grande, que están durante unos 15 años

cantando por toda la península ibérica.

Corría el año de 1908,

según cuenta la leyenda.

Y yo lo creo.

Y una compañía de zarzuela de Cádiz,

quedaba anclada en Montevideo.

Muy gaditanamente,

formaron la murga.

Cómo no, la gaditana.

Pensando en juntar unos besos

para el barco de regreso,

desde tierras tan lejanas.

Yo, a través de la prensa de época,

lo que rescaté...

Bueno, sí, en agosto de 1908

la presencia aquí de una murga gaditana.

Pero no de una murga gaditana que saliera en carnaval,

la murga es, digamos, una forma de expresión artística

de los gaditanos que trasciende

lo que es específicamente el carnaval,

que tiene que ver con la zarzuela y todo lo demás.

Dentro de la zarzuela había un bombo y un redoblante.

Y cantaban algunas cosas un poco al estilo de murga.

Y, en un momento dado,

con gran éxito en el Teatro,

el promotor se alejó

y dejó abandonados a tres componentes en Montevideo.

Pero también está la versión de que, a finales de 1800,

Ya había grupos... Murgueros anteriores.

O células, pequeñas células que, en diferentes barrios,

tenían una sonoridad murguera.

(Música)

En el año 1914,

y ante la certeza de que submarinos alemanes

surcaban las aguas por el archipiélago canario,

el gobierno de la nación

envía una patrullera

de la armada española

con la misión de realizar

misiones de vigilancia, patrullando por las aguas,

pero teniendo de apostadero la bahía de Santa Cruz.

Una cañonera atracaba en mi puerto,

estuvo en Tenerife para vigilar.

Y aburridos ya de tanta guardia aquellos marineros,

unos diez gaditanos bajaron del barco a cantar.

Pero ¡qué me dice!

Desfilaron desde el Cuartel San Carlos, pegadito aquí.

Improvisando con caja, bombo y platillos,

y desfilando por este Santa Cruz de comienzos del siglo XX.

Y ellos salieron, con su chirigota.

Entonces, eso cuajó, a la gente le gustó,

y entonces ya los de aquí,

como imitación,

hicieron sus murgas, sus grupos.

Hace cien años ocurrió eso, y es lo que tratamos de recuperar.

Ese hito histórico para decirle a los gaditanos de dónde nacieron.

Y ahora fundimos copla y disfraz,

dando juntos sentido a esta fiesta de mi carnaval.

Por qué mi vida es cantar.

Estos colectivos, teniendo la misma raíz,

han evolucionado de forma tal

que, evidentemente, ahora las diferencias son abismales.

La palabra murga, que está en Canarias y en Montevideo.

Y no está en Cádiz. ¿Y cómo es posible que no esté?

Lo triste hubiese sido que hubiese desaparecido el género,

no el nombre, no la denominación.

Yo creo que ellos tienen su historia muy bien montada.

Que salió de un pequeñito...

resbalón de gente de aquí a allí.

Pero lo suyo lo veo muy autóctono de ellos.

Nosotros somos un producto mestizo,

criollo, o sea que los abuelos de los abuelos de los que empezaron

tendrían la reminiscencia de algo de allí.

Seis, seis, seis, apunta el número del demonio.

Seis, seis, seis, que compro almas de gaditanos.

Seis, seis, seis porque en las almas de la tacita

viven las locuras más bonitas y los más lindos pecados.

Y cuando me llevo a alguna

me vuelvo malo, malo, malo, malo y malo.

En la época cuando aquí había dictadura

y era bastante complicado sacar una murga

sobre todo por las letras, por la censura que había.

Y por parte de los letristas había que tener mucho ingenio

para poder superar esa censura.

No existía la libertad de expresión.

No podías decir...

determinadas cosas.

Entonces, el letrista se tenía que ingeniar

para decir sin decir. Ahí es cuando nace el doble sentido.

No obstante, el hombre sigue en movimiento,

buscando en las estrellas la más clara.

Estamos haciendo una concepción,

y a mí me procesan como autor de los textos,

tortura, cárcel y luego exilio.

Yo escribía las letras y, después,

se las llevábamos a Información y Turismo,

para que las leyeran y las autorizaran.

Si las autorizaban tú te lavabas las manos.

La hubo pero ya no la hay más.

-Hay cierta censura. -Sí hay.

Nosotros somos libres de poner lo que queramos,

después pagamos las consecuencias.

"Ah, ¿que vienes reivindicando? Pues tendrás menos contratos".

Tempranito va al cajero.

con su cartilla de pensionista,

dispuesto a sacar el dinero.

Una mochila,

y de la mano su nieto,

al que acompaña,

despacito para el colegio.

Y quiere comérselo a besos.

Le sobran cojones para tirar para delante

a este jubilado.

Cojones para ayudar a un hijo que perdió su casa

y se encuentra parado.

Salvando las distancias, algunas de las piezas

poéticamente más lindas y más valiosas de la murga

surgieron a raíz de los límites que la propia dictadura les puso.

Pero bueno, el arte tiene eso...

Que encuentra el resquicio,

el hueco o la grieta para florecer.

Como un musgo que va a aparecer siempre.

Durante la dictadura había que tener un instrumento de resistencia,

y ese instrumento debería ser muy popular, convocante y gregario.

Y esas son las cosas que tiene la murga.

Creo que la murga tuvo una ruptura en su poética, en su ingenuidad,

porque tuvo o quiso salir a decir otras cosas

que tenían más compromiso ideológico.

Ahí tomó la murga una importancia y una impronta

que comenzó a expandirse. Ya los tablados eran mítines.

Pero siempre fue politizada la murga.

Cantaban para la derecha y para la izquierda.

Otras murgas, no importa, no vamos a nombrar a nadie aquí.

Pero había murgas de izquierda y de derecha.

Aquí está Marcel y este es Ramón,

uno es chorro y el otro profesor.

Fernando, Luis, José, Armando y Serafín,

Pepe, Laura, Saúl y Rafael.

Sigue pasando bajo el mismo sol,

obrero, sacerdote, senador.

Alegre mascarada cuando cada uno pidiendo hacer lo que no son.

Si tuviéramos que decir en qué grupo está la murga

sería un poco en la comparsa, un poco en la chirigota...

La murga sería, en mi opinión, más parecida a la chirigota.

La murga de aquel tiempo.

Eran en general bastante jocosas.

Buscaban siempre la risa, la crítica mordaz.

En origen la comparsa era una agrupación

que vocalmente, musicalmente y estéticamente estaba más trabajada,

pero que tenía una similitud importante

con la chirigota porque nacía de ella.

A la gente le suena tan bien que dice: "Esto no es una chirigota".

Porque es demasiado fina, demasiado bien hecha.

(CANTAN)

La comparsa sería la que más pasión despierta.

La que levanta ampollas a la hora de escribir.

Es la más seria, la más pasional, la más visceral en la fiesta.

El futuro de mis hijos,

las manos al que quiera arrebatarme lo que es mío,

y piense que no voy a luchar por defenderlo.

Pude estudiar y formarme.

Ya no me callas la boca.

Y no permito tus robos,

la educación es de todos

y no se toca.

La murga nació con un espíritu eminentemente crítico.

Los letristas tenían mucho más mérito

que el que tienen los de hoy en día.

Uno, la murga tenía que ser crítica.

Lo segundo, lo tenías que hacer con humor.

Y lo tercero, que venía marcado por las condiciones de la época

del régimen, tenías que hacerlo con ironía o doble sentido.

Además todas tenían una constante,

en aquellos tiempos no existía el concurso oficial. Era molestar.

Era molestar. Ellos molestaban.

Y salían con cualquier cosa, con platos, con platillos,

con cacerolas.

A mí me parece que la evolución que han tenido las murgas

por un lado está muy bien,

pero por otro me parece que hay pérdidas.

Creo que cada artista tiene el derecho y el deber

de decir a su manera en su época las cosas que pasan.

Sin perder el espíritu anárquico,

el espíritu de bardo,

el espíritu de grupo de muchachos de vestuario,

el espíritu de camión,

de alegría constante, de bromas internas.

(Música)

Ellos cantaban con un micrófono solo en el medio,

y cantaban, hacían ocho, diez o doce tablados,

y después volvían y seguían cantando por amor a la camiseta.

Te bajabas del Teatro de Verano

y los veteranos te preguntaban: "¿Cómo cantó la murga?".

No te decían: "¿Cómo actuó la murga?".

La que más canta es la que más gana. Antes era así.

Una murga debe cantar. Si no canta no es murga.

Pero ¿puedes prescindir del cupletero y seguir siendo murga?

Sí, los murguistas,

sobre todo los que están en murgas que cantan bien,

desprecian a las murgas que no cantan mucho.

Te puedes encontrar una murga que tenga una musicalidad tremenda

y un texto que no pase nada. Pero te llegó la musicalidad.

Y de repente tienes un texto flojo,

muy bueno con una musicalidad no buena...

La que yo dejo es la que hacéis.

Son aquellos que una vez

nos cuidaron la ilusión

y nos dejaron elegir

como una forma de aprender

en la simpleza de vivir.

Cuando una persona ingresa en la murga

no ponemos ese énfasis que ponen otros de decir:

"Si no eres un gran cantante no vas a poder estar".

Para mí, la murga tiene que cantar todo el tiempo,

que tenga una tímbrica también,

que es la que dices: "Es murga".

Y la diversión. Me parece que se perdió la diversión

Me parece que las murgas cantan la mayoría con cara de enfado.

Partiendo de que lo primero que hacemos

es reírnos de nosotros mismos, y después reírnos del mundo.

Pero parte todo de una autocrítica, y en ese sentido, ya uno,

una vez que se ríe de sí mismo

hay una relajación del carajo.

Y comprender también que el humor es un ingrediente increíble

para que lo conceptual llegue con más fuerza.

Descontrae, acomoda al espectador,

lo aliviana y lo prepara para que le puedas decir.

Entramos en La Caixa con careta y el cajero ni se acojonó.

"Queremos atracarle trae la pasta" le dijimos y él nos respondió:

"Espere tras la línea por su turno que le atiende nuestro director,

el director

que está especializado en robarle a los parados

y embargarte el adosado es su profesión".

Me acabo de dar cuenta que soy un aficionado,

no sé ni atracar y así nos va.

El banco sí que sabe, siempre con buenos modales,

trajes caros y con corbatas y con alma de piratas,

los más falsos, los maestros, los que te cuentan el cuento,

los que firman y no enseñan nunca la letra pequeña,

son unos profesionales y saben robar.

Saben robar.

En la propia estructura hay elementos

más poéticos, más sensibles, más delicados.

Las comparsas y las chirigotas tienen el paso doble,

los cuplés y el popurrí.

Siempre se dice que el paso doble suele ser más serio,

y es lo típico de la comparsa.

El corazón de la chirigota es el cuplé.

Incluso puntúa más. Más.

Es la chirigota. Pero el cuplé dura menos, es muy cortito.

Tú tienes que saltar.

(TARAREA)

Este tiene que ser más fuerte que todos.

No piensan en trabajar,

nada más quieren cachondeo,

Con toda la que está cayendo

y ellos con el mamoneo.

(RÍE) Tú te has colado, ¿eh?

Ahora, muchas veces, el cuplé se hace más actuado y hablado que cantado.

El cupletero antiguamente tenía que hacer reír

con la cara, con los gestos.

Tenía que seguir el ritmo de la batería

y tenía que dejarle el tono al coro.

Los grandes cupleteros de la historia del carnaval

tienen la formación del tablado, del boliche, de la cantina.

Hoy quizás está más de moda construir desde otro lado.

Desde un lado más teatral, más teórico, quizás.

Pero ¡yo quiero pisar esa alfombra!

-¿Por qué me discriminan? -¡Nadie te discrimina!

¡Estamos negros! ¡No!

Pero antes eran dos cuplés cada uno con su personaje delante y chao.

Y la murga era un personaje y el tipo era el otro,

que se peleaban o uno le preguntaba al otro y el otro responde.

Arranque en una esquina

junto con mis siete hermanos.

con un tinto festejamos.

A mi padre yo lo veo

una vez a la semana.

Le llevamos a la cárcel

la comida y marihuana.

El cupletero es la imagen del arlequino.

Es ese tipo al que le permiten

decir las cosas que otros le quitarían.

Eres un niño

lleno de ternura

afirmando, afirmando

que es una locura.

Fíjate un poquito

que es culpa de él.

La, la.

Vamos, vamos.

Un, dos, tres y...

(CANTAN)

Carnaval nos vemos...

¿Cómo es la estructura? ¿Hay una presentación?

¿Una despedida? ¿Un medio? Sí.

Hay un pasacalles, que aunque se diga pasacalles

es la presentación, digamos.

Igual que la despedida, que también tenemos un montón de años

que estamos con ella, que la gente la canta.

La identidad de las murgas es el pasacalles exterior,

que son año tras año.

Puedes tener una despedida cinco años, lo cambias un año,

pero por lo menos dos, tres o cuatro años estás con el mismo

o inicialmente estás con él.

Aquí están un año más

ya los locos de carnaval están aquí.

A aprender y dudar.

Aquí están un año más

ya los locos de carnaval están aquí

para aprender y dudar.

Y vienen ya los locos.

Una cosa es una llegada y una cosa es una salida, una despedida.

A ver, yo no sé

si con cualquier situación. Cuando llegas a una fiesta,

llegas contento y la despedida es triste.

"Bueno, nos vemos en la próxima", "Hasta el otro carnaval"

o "Nos vemos en un par de días en otro tablado".

Que la bajada no es la retirada.

No, la bajada es cuando la murga se va.

La comunicación con el público tiene que emocionar.

(CANTAN)

Se va la gloria.

Hasta siempre carnaval.

Carnaval.

(Aplausos)

La letra siempre es el punto de arranque del espectáculo del año.

Bueno, claro. Uno se basa...

Uno se basa en lo que ocurre.

Sobre todo lo más cercano en los meses anteriores al carnaval.

Todos los años hay temas centrales.

Lo que hay que hacer es estrujarse un poco el chícharo

y realmente buscar temas que no se le hayan cantado nunca.

Digo yo, ¿desde cuándo es necesaria la originalidad en una murga?

Desde que la murga es vulgar, a la gente le pasan las mismas cosas.

Entonces, ¿qué me vienes con originalidad?

Siempre hay un balance entre crítica y humor.

Sí, eso es lo que nosotros intentamos conseguir

y no conseguimos una murga que no diga nada,

que no critique, que no llegue lo que la gente tiene ganas de decir

a un político o a quien hace las cosas mal y no pueden decírselo.

Escribir una murga

era sustentar

las vivencias

que durante todo el año nuestro pueblo experimentaba.

También tiene que percibir en qué mundo vive.

Ese discurso de que la murga se transforma en un diario del año,

está medido como exprimido porque la gente se olvida de la tele.

Mucho menos a día de hoy en el siglo XXI

en el que cualquier medio de comunicación,

Facebook, todas las redes sociales, Internet, la televisión, las radios

están abiertas. Casi todo el mundo que quiera

puede acceder a emitir un mensaje.

Sobre todo, básico para nosotros es la ironía,

no ir directos, sino dejar que la gente piense un poco

lo que queremos decir

y terminamos siempre haciendo un rajazo, criticando duro.

Mi base fundamental es el humor.

Yo evito en mi vida todo lo que no sea

positivismo. Lo evito.

Entonces, si hay que tratar algún tema de los delicados,

me gustar usar la ironía

para poder criticar con ironía.

(TODOS) ¿Cómo están ustedes?

(TODOS) ¡Viejos!

Casi siempre me baso en artículos del periódico.

Cualquier artículo del periódico, te presta una canción.

Esa es una manera. Vas haciendo un borrador, buscas la música,

y la vas confeccionando.

Hay otras que no, que dices: "Tengo esta idea, me pongo a trabajarla ya".

Tengo una idea, me escribo esto. Nosotros nos llamamos Los válidos.

y representamos un grupo de discapacitados en silla de ruedas.

Siempre partes de ahí y entonces se saca la música.

La música y después la letra.

Y después los cuplés son chistes

que hay que meter en esa música.

Yo ya perdí la cuenta de la de veces que nos verán.

El pobre tenía más claro que Juan Sebastián Elcano

la prótesis de cadera, su marcapasos, su dentadura.

Yo no sé cuántos implantes tenía esta criatura.

Mañana es su despedida, toda la familia unida

para hacer un homenaje.

No lo vamos a enterrar, lo vamos a tirar

en un punto limpio del equipaje.

Uno no sabe qué va a decir. No sabes qué cantarás.

A lo sumo, podrás saber quién es el que escribe,

pero no sabes cómo le anda el lápiz ese año,

no tienes derecho al pataleo.

Tienes que pensar en la gente que te va a escuchar.

De nada vale escribir para mí si la gente que te escuchará

no es receptora de ese mensaje y no le llega.

El cómo decir para nosotros es muy importante

porque tampoco está bien

inducir al público ciertas medidas.

Es decir,

hacer una cosa y decirte las palabras exactas

para que te emociones.

Juntamos a todos los hijos de los murgistas aquí en el fondo,

hicimos un taller donde se sacaban

caricaturas del rey y les decía: "¿Estos señores dónde viven?

¿Cómo hacen para pagar el gas? ¿De qué trabaja un rey?".

"Un rey no trabaja". "¿Cómo que no trabaja?"

Rey, papá, ¿explícame cómo el rey

tiene un castillo

si no trabaja?

¿Cuál es el por qué de que al jugar jamás

lleva peluca?

¿Cómo ser mi clase

pa' que me lavase

de que logre ser hoy bruto el leñador?

Tú piensas una cosa y después cuando la llevas al grupo

ellos te devuelven cosas, que es como debe ser.

Traes una canción, un tema, una composición

y a ellos no les gusta,

te tienes que dar cuenta que no vas por el buen camino.

Y después de oírselo cantar a la murga, podemos cambiarlo.

Decir: "No hemos conseguido lo que queremos transmitir".

Porque a lo mejor la palabra esta, el "pero" este que pusimos delante

o el "pues" le está quitando fuerza a la frase.

Cuando traemos un trozo de letra que a veces rebotan,

tenemos una barra donde generamos espacio crítico,

que nos dirán: "Esto es una porquería".

Estamos a diario para corregirlo y para mejorarlo.

Porque cantarlo es una remada.

(HABLAN A LA VEZ)

"Esto es una verdadera porquería, ¿cómo hago para cantarlo?".

"Véndemelo. Ahora el de la puesta lo arregla".

No lo arregla nadie.

Lo que no cantas porque no te atraviesa, no lo vas a cantar.

(CANTAN)

(Aplausos)

El timbre de voz de la murga de mujeres

es más agudo en general que la de varones.

El público cuando va a escuchar una murga femenina siempre dirá:

"Son chillonas".

Pero nosotras siempre hemos intentado bajar el tono,

que si a lo mejor el tema, con la euforia de más,

se sube un poco, no terminar chillando.

Vinieron unas amigas de Madrid.

Nunca habían visto una murga en su vida.

Empezaron a ir a los ensayos de Cero Bola.

La única murga que conocieron fue Cero Bola. Bien, encantadas.

Hacemos un festival un día e invitamos a una murga

de coros masculinos

y el comentario de las madrileñas fue: "Qué raro un coro de hombres".

Hay un prejuicio grande

en relación a las mujeres de que no sonaremos bien,

que es lo que se achaca a las mujeres: que gritamos mucho,

que tenemos las voces más agudas y son más molestas

porque no tenemos acostumbrado el oído.

Hay quién dice que las mujeres

gritamos mucho en el carnaval.

Después de años pa' dar por culo

con las sobras, ni te vas a enterar.

Y es que agudos y contra agudos

a mí me vienen de tradición.

Pues mi madre, la "prima donna"

ya los usaba en mi educación.

De alguna manera, la presencia ya coloca a la mujer en un lugar.

Yo soy una mujer, yo escribo como una mujer, no como un hombre.

Pero no por nada, sino porque soy una mujer.

Entonces, abordo temas desde una perspectiva femenina

y ahí encontramos un filón, porque hasta ahora

no se había hecho mucho.

Escribes y dices y eres mujer,

pero no por querer estar hablando siempre desde el lado de la mujer,

porque en el carnaval tiene que identificarse todo el mundo.

Tampoco es que vayamos diciendo: "Somos una murga femenina".

En realidad todos somos murgas, pero te diferencias en el sexo.

¿Hay una...

una voluntad de seguir siendo una murga femenina?

Sí, claro.

Claro, siempre dan problema.

(RÍEN)

No todo el espectáculo de la murga

puede ser cantado exclusivamente por mujeres.

Hay lugares que sí. El cuplé de la menstruación, por ejemplo,

yo aplico siempre lo que yo creo,

que es que si lo cantan los hombres,

es una parodia de una situación.

Cuando tienes 15 años,

parecemos angelitos

pero tú no te imaginas cómo tocamos el pito.

Cuando tienes 15 años

y te piden (INAUDIBLE),

y quité todas las palabras que hay en mi vocabulario.

(INAUDIBLE) el loco que tuerce el plato, ¿viste?

La bomba, hermanos.

No, que moja.

Para el público que está en el tablado,

con lo primero que se identifican es la música, la referencia conocida.

Nosotros de chiquitos íbamos al tablado.

Lo primero que recibíamos, que era la música,

automáticamente identificábamos de dónde es esa canción.

La musicalidad bien elegida

y bien cantada es lo que llega primero a los sentidos

y después, bueno, con una buena letra, al intelecto.

Parece que no y la música es una cualquiera.

Pues una cualquiera no. La música le va mejor a un tema que a otro.

Que tenga algo de similitud de lo que tú cantas,

que la música vaya acorde con lo que tú estás cantando.

Volaré.

Oh, oh.

Acojonaré.

Oh, oh, oh, oh.

Canarias, vamos a embarcar.

Yo voy contigo

yo ni de coña pienso despegar.

La melodía es conocida a la hora de montar

el coro. Es más fácil que ya venga de una idea,

porque una mía me la sé yo y va a contar más.

¿Y eso lo haces por facilidad

o piensas que el público también de alguna manera

al recordar la melodía dice: "¡Ah!"?

Una de las improntas históricas que tiene la murga

es la utilización de música pre-existente

que tú piensas: "Mira estos hijos de puta

que para decir tal cosa encontraron tal música

que no hay nada mejor, por más que ellos sean Beethoven.

Nosotros el pasodoble, por ejemplo, va en tres por cuatro

Entonces este compás lo hacemos en un mostrador o cualquier cosa.

Este.

Entonces así es como saco la música.

El Loop, una figura repetida "n" veces,

Y arriba siempre.

Había algo en esa sonoridad que me atraía pero no entendía...

A mí me pasaba lo mismo.

Porque me da no sé qué decirlo

y en realidad escuchabas en la murga el canto viejo.

Y no entendías. Y no entendías.

Ahora a las murgas se les entiende más pero, a su vez,

son mucho más parecidas

a cualquier coro que lo que eran antes.

No tiene esa identidad sonora que tenían las murgas viejas.

Uno tiene que transmitir una letra,

un mensaje, y si tú lo único que haces es picotear ese mensaje,

tú escuchas: "¡Pim! ¡Pom! ¡Pim!".

En términos carnavalescos,

está la segunda,

está el tenor,

está la octavilla y el contralto.

Y en una melodía, armonizamos esa melodía.

Entre tenores y segundas, la voz principal es el tenor.

Y lo otro es el floreo. Adornarlo, exactamente.

Pueblo, no te olvides que tus héroes

sobreviven en la historia de la lucha popular.

Pueblo, levantemos nuestras copas,

brindemos por la victoria

que aún nos queda por alcanzar.

Mañana la única que faltaba, la cotorra,

mojigata.

Mañana la trasnochada. Te mueres de risa con la trasnochada.

El concepto de murga es,

más allá de lo utilitario que fue en el aquel entonces,

que tiene una cosa artística potente, ¿no?

Del tipo que han hecho del género

la huella digital de identidad que tienen los uruguayos.

Las raíces

las tiene el artista, cómo lo hace,

de dónde viene,

lo que ha mamado, como se dice aquí.

Son actores empíricos.

Tienen una técnica empírica aprendida en carnaval.

No son actores de formación

que tienen herramientas técnicas para poder trabajar.

Las fui adquiriendo arriba en el escenario,

de subirme atrevido a partirme la cara

delante de la gente, a perder la vergüenza,

a educar el miedo, a canalizar la energía.

Yo veía el carnaval en la calle y decía: "Dios,

todo tiene algo de 'happening' de 'performance',

Aquí hay algo, hay un germen que a mí me gusta". Me ponía mucho.

Y como yo escribo, decía: "¿Por qué no sacamos unas chirigotas?".

Estaba en la cocina cuando llegó mi Chari.

Me sentó en la silla y me dijo: "Tú estate quieto, cari".

Antes del almuerzo, te voy a enseñar un regalo.

Traigo unas braguitas de chocolate solo para ti.

Se quitó el vaquero. Yo, que estaba desmayado,

cuando vi las braguitas de chocolate, era una fiera.

Se giró para mí y me dijo: "Cómete lo que quieras".

Y me comí las bragas, el pantalón

y los petit suisse que había en la nevera.

Somos compañías que cambiamos el repertorio todos los años.

Imagínate una compañía de teatro

que en 20 años tenga 20 espectáculos.

Gente que proviene del teatro,

gente que proviene de la música,

gente que proviene de la plástica...

Me parece que eso a la murga

le abrió mucho camino.

Aquí,

mucha gente de muchos ámbitos

muy conocida, muy valorada y muy respetada

muere con esto. Literalmente.

Entonces, el advenimiento, el guitarrista, el arreglador,

gente de teatro...

Me parece que demasiado apresurado.

Hay que hacerlo con un poco más de tiempo,

mesuradamente.

A mí me da la sensación de que en la generación más joven

eso circula más libremente.

Ahí sin prejuicios en nuestra generación, sí,

pero hay como un prejuicio del carnavalero.

Como algo más burdo,

de menos calidad, de menos refinamiento.

A la hoguera hay que tirar los senadores

y quemar los diputados. Yo te ayudo.

Solo están para votar las mismas leyes

que votaron ya los otros pelotudos.

Yo venía para quemar la burocracia.

-¿Quién? -Es un monstruo

que al país no le conviene.

Está muy bien. Póngale un timbre y vuelva el martes.

Y saque número para el miércoles que viene.

Es una expresión que tiene canto, que tiene baile,

pero que básicamente es teatro hecho en otro escenario, digamos.

A la hora de actuar, totalmente, tiene que ver mucho el carnaval

con el... teatro. Hay personas que se caracterizan de tal forma

tanto personajes como tipos, como todo, que están actuando.

Claro que tiene que tener un espacio teatral.

Nosotros el carnaval de Cádiz, por ejemplo, siempre digo lo mismo,

a mí me criticaban mucho: "Es que es la puesta en escena".

Pero es un espectáculo audiovisual. Estamos en un teatro.

Hay que aprovecharlo, ¿sabes?

El objetivo era la teatralización de la murga.

Y después con el tiempo me di cuenta de que

se carnavalizó el teatro.

Entonces, ahora soy una especie de...

-de híbrido. Un delicioso híbrido. -(RÍE)

Y lo único que tengo es libertad.

El perfume del amanecer.

La silueta de alguna mujer.

El jazmín de tan blanco que es,

se confunde en las nieves del tiempo.

El balcón que quisiste trepar,

serpentina que empieza a volar,

El teatro no ha ido tomando de a poco...

Cosas del carnaval. Al carnaval.

Se está perdiendo el millón de tipo que pagan para entrar en febrero

y que deliran con un genio teatral.

Pero a mí me parece igual, que me preguntabas al principio

de por qué el teatro no toma y yo creo que igual eso es parte

del prejuicio del que hablábamos.

Sí. De que se siente como rebajado,

como el teatro tiene otro nivel.

Y una cosa que la viviste también.

La energía y el coloque que te propone carnaval.

Sí, sí.

Nada que ver con el coloque que nos proponemos en teatro.

Yo a veces como actriz decía: "¡Dios mío! Si yo consiguiera

llevar este interés y esta pasión al teatro.

Y esta frescura y esta locura. Esta forma de interactuar

con el público, de escucha".

Si yo fuera actor en Francia,

actor de teatro, y hubiera un festival que dura 40 días,

o, mejor dicho, 40 noches y me aseguran cien actuaciones...

Soy parisino y en París existe este festival.

Y yo no participo soy un "gili". Eres un "gili".

Veganos, y movemos a la fiesta. Es posible, ¿vale?

Que tiene ya un trabajo hecho. Control, control.

Blanco...

Cuando yo me subo en el escenario ya es otra cosa de interés y ahí

te olvidas de que todo es de la mosca, que te están mirando...

que todo el mundo se fija en ti porque tú eres el primero que está

más pegado que estás a la gente. Bueno, yo intento transmitirlo

-lo más que pueda. -Sí.

Y ellos saben que el ahora es cuando tenemos que sacar

la rabia, la fuerza, el dedo, la mano hacia fuera,

el comunicarle al público que tenemos rabia y queremos fuerza.

Tuve en la cardamurga empresas y la verdad es que es bastante

un punto a favor que tú como espectador oyes una canción

y, de repente, oyes a 50 haciendo así y coño,

te están llegando.

No aguanto más

en mi ciudad

a mi manera.

Eso también tiene una vuelta de tuerca que existe

en los escenarios grandes. Claro.

Que ya no sean tan grandes por la infraestructura

que tienen, sino por la cantidad de gente que va.

Que somos como Muragueta que empiezan a mirar el lado visual

de otra manera,

además del sonoro.

Empiezan a prestarle atención

a lo... a lo que les están mostrando visualmente, además de cantar.

Lo he conseguido.

No siento de amor.

¡Qué subidón! A por una pilica, tiene razón.

La primera vez,

es mi vida que maneja ahora así.

Me tengo que mantener.

Y ellos lo que dicen, por ejemplo, que lo primero es el tipo.

Y de eso se encargan ustedes, precisamente.

Lo primero ponemos un prototipo que digamos.

Y...

A partir de ahí se van poniendo las faldas,

mirando lo que hay que cambiar.

Cuando está acabado el traje, complementos, zapatos, sombreros...

Una vez que está hecho, se calcula. El traje me va a salir tanto.

Aceptamos.

Se ve la evolución en las formas, los materiales, los volúmenes.

Afortunadamente, los volúmenes

se pueden ganar con materiales cada vez más ligeros.

Claro. Entonces ahí en escena se...

se trabaja en.... Sombrerones increíbles.

Por eso. Empiezas en lo que parece

y no pesa nada. Es una locura.

Nosotros no somos

sastres de oficio, sino que intentamos con la goma espuma,

con cierto... pues hacer lo que es el patrón.

de ese vestuario

Se presentan los banqueros millonarios

forrados literalmente de euros

los billetes de 500 aparte de encontrarlos en el chaleco.

El chaqué negro muestra más billetes asomados por el bolsillo del pecho

y una brillante cadena...

tan anticuada como el peinado de su peluca rígida

y con algunas canas.

Hay como una sustancia primera que es la del payaso y sobre eso

construye. Yo siempre meto el payaso

y es a lo que estamos acostumbrados, a que la murga sea un payaso.

Y yo no me salgo de ahí. Y si le visto de brujo

tengo que sacar el payaso con el brujo.

El maquillaje más alto igual son los típicos coloretes como mucho.

Creo yo, recuerdo el típico corcho quemado

y se pintaban de negro porque no había otra cosa.

La primera vez que hice una murga,

pero fue muy raro pedirle que fueran cuatro horas antes.

Una negativa absoluta.

De pequeño tenía ya claro cuál sería

mi vida,

en mi cara pintaba un payaso que hiciera reír,

el pasillo, en mi casa, escenario de mis fantasías

una letra inventada bastaba para hacerme feliz.

En las calles buscaba una murga que me enamorara.

En algunos queda igual, porque les gustó.

Y en otros no les gustó el planteo de la máscara

sobre su rostro.

Y lo voy buscando y lo encuentro, el final.

Siempre cambias algo, siempre lo mejoras, siempre...

siempre cambias algo. El maquillaje del principio

del primer pase a lo mejor no tiene nada que ver con el último.

También ese día están más radiantes, más llenos de energía

y cuando salen

se produce esa cosa maravillosa que uno lo puede ver

que es la felicidad.

Por primera vez, aunque no sea la primera

en cantarse aunque sea con todo a la vez.

Cada momento por inmenso nada,

es un sentimiento que no tiene gracia.

Tampoco le importa dónde se da, en qué boca empezar.

En el otro lugar.

Tengo la sensación de cuando era más chico

yo, en la época de la dictadura y antes,

la murga era... cosa de negros, cosa de...

-Sí, había unos prejuicios. -O sea...

-Había, claro. -Aquí, de pobres, negros.

Sí, si te gusta eso, no tienes oreja.

Estaba mal visto salir en una agrupación.

A todo el grupo social ajeno, por ejemplo, a los trabajadores

y a los barrios populares.

Bueno, mi suegra

un cante. (RÍEN)

Con humorista. Causa de divorcio.

Con humorista, no, "mija".

¿Y de dónde viene usted? ¿La murga más universitaria más...?

Es... este... te diría que mitad y mitad porque hay...

unos cuantos universitarios, algunos profesionales ya.

Hay muchas que están estudiando, la mayoría, muchas están paradas

por la situación en la que vivimos.

Pero sí, otras trabajan.

Hombre, que yo esté mañana o hace un rato ahí

firmando autógrafos. Y mañana tenga que ir a la cola del paro

a firmar la cartilla del paro porque estoy parado.

Has sido elegido por tus compañeros tus amigos en la vida.

¿Esta es la razón por la cual eliges una persona para la chirigota?

Bueno, yo no sé cómo fuimos elegidos, nos juntamos e hicimos amistad

y, a partir de ahí, pues yo no me planteo

la parte técnica queda en un segundo plano.

Generalmente, la murga salía, la inmensa mayoría,

las del barrio mismo. Claro.

Y alguno que otro si se necesitaban, pero uno o dos no...

Nosotros decimos que amigos no podemos ser todos,

estar siempre todos juntos, pero sí tenemos que ser compañeros

porque estamos en el mismo barco e intentamos ser

es buenos compañeros.

¡Vaya murga!

Hagámoslo desde la alegría, por favor. Este... dos cositas.

Una, tenemos la suerte de hacer un espectáculo

y la valentía

de ser un grupo de personas

que asumen un compromiso de estar juntos tanto tiempo

con todo lo que eso implica.

Hay tremendo amor aquí dentro, vamos a regalárselo a la gente.

Tranquilos, sin competencia, sin fervor extremado.

Vamos a disfrutar de lo que tenemos.

Hoy estamos, mañana no estamos. Vamos.

¡Por nosotros!

Se habla de la rivalidad precisamente, pero digo ¿es cordial

o realmente uno se mira...? Hay veces que no...

Depende de... Hay de todo.

Pero vamos, la gran mayoría sí es cordial.

Me gusta a esta altura del partido poder distanciarme y disfrutar

de otra murga. Claro.

Estaba en un concurso, porque no me pasó a mí al principio.

Yo me enrosqué los primeros años. Entras en la vorágine

y me costaba ver otra murga sin criticarla.

Vas a querer porque te pasan ciertas cosas y aprendes cómo...

dónde está lo realmente importante.

Y bueno salgo porque me gusta, sí.

Si no compensa el sacrificio siquiera.

Por sobre a mi murga quiero a la murga.

Porque la murga es la posibilidad que me dio a mí, pero, sobre todo

que le da un montón enorme de gente de vencer la timidez

de la individualidad.

Es decir, me pinto la cara con una canción.

Aunque no canto muy bien, pero me bancan mis compañeros.

Es un mensaje ideológico que está dando.

Cada vez que se suba una murga al tablado fugaz de la vida.

Nos falta siempre volverá.

La falda siempre volverá.

Creo que el concurso genera como eso de la barra brava

y la hinchada y a quién seguís, para quién viene este año la cosa

y quién entra en liguilla y se queda.

En un concurso hay rivalidades, ¿no?

Y... pero hay de todo, ¿no? Hay que lo lleva al extremo.

¿Cómo te diría yo? Los hinchas o... Sí.

Los "supporters", los radicales, los equipos de fútbol.

Cuando más fundamentalistas se vuelven tus hinchas,

más en contra se vuelven los contrarios.

O más fundamentalistas se vuelven los contrarios.

¿Y qué pasa con la hinchada? Porque un saque tenía 5000 tipos.

Gritábamos: "Vamos, Catalina". Por la duda.

(RÍEN)

Yo ahí gritaba. Sí, bueno es un peligro maravilloso

disfrutable, pero un peligro.

Como tradición no sé es tan sano tener para una pica

15 000 talibanes dispuestos a ovacionarte porque sí.

Sueño con Belén,

rezo porque es

tu vida por nacer.

Os lo juro por la noche en que nacía por Carmila.

Encarna.

Es un público masivo y de una masividad gigantesca.

Exacto. Este...

Cuando piensas en número, piensas

que, en un país de tres millones, un millón de entradas se venden

en febrero, ¿no? Que te van a ver.

Este año es increíble, la cantidad de gente que hay.

Está lleno. Me dijeron.

Y mucha gente joven viste... Y el aeródromo mete 10 000.

Bueno, es impresionante.

Hoy, la murga tiene hinchadas... variadas, de todos lados.

De todos lados

en este sentido y en este.

Sí, me gusta que vengas así porque está bueno ir a ver

el espectáculo así. No, claro.

-Con permiso. -¡Amigo!

¡Querido Catral!

¡Saca esa fiesta!

Venga con doble sentido, humor e ironía.

Ven, márcate una sonrisa de que voy a ganar.

Sigue el calor de la gente, yo soy como un barco

que va a la deriva

porque la murga es el pueblo, el pueblo es el carnaval.

Está ese doble discurso siempre de que carnavales eran los antes.

Bueno, el carnaval evoluciona. Es mejor el de ahora.

Desde los años 60,

se escribe: "Este ya no es mi carnaval. Este carnaval

no es igual que el de antes". Estamos hablando de los años 60.

Tipos que no tenían dientes, que no sabían leer ni escribir,

que no habían terminado la escuela,

estaban, no sé por qué, haciendo arte.

Sí. De alguna manera,

ahora nos toca a nosotros, que sí terminamos la escuela,

que tenemos todos los dientes, que...

Yo lo que no quiero es que se corra para un lugar cómodo.

Y quiero que la murga siga siendo algo complicado,

que sigamos discutiendo todos los años qué es la murga, mamá.

Claro.

Prefiero que sigamos en esta discusión.

Alicia.

Violeta.

26-02.

Creo que es el momento mágico de la murga

en todo el mundo entero.

Y esta es la prueba:

que haya tres ciudades conectadas en lo cultural

por un mismo género

para estar fuerte.

Y acercar que se pueden hacer cosas.

Hay gente que hace cosas

y que se expresa.

Sí. Ese lugar me parece,

digamos, como el fenómeno más democrático...

Claro. Sí.

Mientras haya algo de qué hablar

y algo que criticar y algo que pedir...

Siempre hay. y algo que reclamar, habrá murga.

Y siempre. La murga se va a mantener.

No, no. Murga va a haber por 200 000 años más.

Ni que hablar.

Es la fiesta del pueblo.

El intendente que venga y saque esto... Hay que caparlo.

Cada memoria

es todo y parte

que escribe,

que borra, que busca y cuenta

para volver a encontrarte.

Lo que me gusta es subirme a un escenario

y coger y cantar.

Y que la gente... Recibir calor de la gente,

que se rían. Entonces, mientras que eso anime a la gente,

ahí ya está el Sheriff cantando.

(INAUDIBLE)

Canto en la esquina igual debajo de un farol.

(INAUDIBLE)

¿...sin una asociación de patrones? Sí.

Mientras haya técnicos y artistas que hagan espectáculos

y se pinten la cara,

va a seguir...

Yo sé perfectamente, lo haga ahora en el Solís

o lo haga en un salón comunal,

para quién trabajo.

Para no poderte olvidar

porque el desvelo de tu libertad

lo viví enseñando

a soñar.

(Aplausos)

Pero también

me pongo a pensar que el día que...

que no vaya a ensayar o que tenga que mirar la murga desde abajo,

no sé cómo lo voy a vivir,

pero lo voy a extrañar evidentemente.

Creo firmemente que lo voy a extrañar

porque el carnaval

es parte de mi vida.

Todas las pequeñas cosas que entre comillas se pueden llamar

que te lo dejó el carnaval...

Y, bueno,

creo que la voy a extrañar, pero necesito descansar.

El carnaval ya llegó.

Ya no hay vuelta atrás. Ya se acabó.

Voy a beber.

Sonriendo en la fotografía

por mi murga después de cantar...

Abajo el telón

sobre la ciudad.

Llevo en mi cara

mi nariz de payaso.

Y voy a beber

una noche más.

Otros documentales - La Murga, comedia de arte popular

59:56 08 feb 2018

El documental nos propone, a través de sucesivas pinceladas, testimonios y canciones, un viaje al carnaval; presentado a través de la sátira de los acontecimientos sociales, la cultura cómica popular, la voz del pueblo en épocas dictatoriales, lo crítico y por ende lo artístico.


Contenido disponible hasta el 23 de febrero de 2018.

El documental nos propone, a través de sucesivas pinceladas, testimonios y canciones, un viaje al carnaval; presentado a través de la sátira de los acontecimientos sociales, la cultura cómica popular, la voz del pueblo en épocas dictatoriales, lo crítico y por ende lo artístico.


Contenido disponible hasta el 23 de febrero de 2018.

ver más sobre "Otros documentales - La Murga, comedia de arte popular" ver menos sobre "Otros documentales - La Murga, comedia de arte popular"

Los últimos 73 documentales de Otros documentales

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 52:11 ayer Namibia es uno de los últimos reductos de los San; antiguamente vivían en toda el África Austral, cazadores sin igual desde hace siglos han decidido modernizar su forma de cazar y rastrear a los animales. Contenido disponible hasta el 28 de febrero de 2018.

  • 23:00 ayer Kate irá a Chile en busca de los diferentes colores de las patatas fritas. Jimmy descubrirá por qué hay que andarse con cuidado con los aguacates ya que la gran demanda está aumentando la delincuencia. Y Matt viajará hasta Bélgica para ver cómo se fabrica la última bebida de moda: la cerveza ácida. Contenido disponible hasta el 28 de febrero de 2018.

  • 22:31 ayer Kate se dirige a Australia en busca de una nueva y sorprendente fuente de carne. Jimmy se adentrará en el mar para buscar una solución que salve la industria del salmón. Y Matt dará con un misterio muy esparragoso. Contenido disponible hasta el 28 de febrero de 2018.

  • 51:39 pasado martes Christian Karembeu nos descubre a los Karrayyu, pastores nómadas que, privados de más de la mitad de sus tierras en las últimas décadas, han sido capaces de adaptarse y encontrar una solución: crear un verdadero mercado de la leche de camello, y así mantener el núcleo de su identidad. Contenido disponible hasta el 27 de febrero de 2018.

  • 22:59 pasado martes Kate investiga leches alternativas a la leche de vaca deteniéndose en una fábrica de leche de almendras de California. Jimmy se une a la investigación de agentes acuícolas que investigan si hay engaño en las etiquetas de los pescados. Y Matt se sumerge en un misterio mantecoso. Contenido disponible hasta el 27 de febrero de 2018.

  • 22:54 pasado martes ¿Cuánta gamba hay en el pan de gambas? ¿Y qué le da esa textura distinta y crujiente? Jimmy viajará a Tailandia para descubrirlo. ¿Por qué es tan difícil mantener vivas especias naturales en macetas vivas? Matt nos lo enseña. Y Kate en busca de la sal. Contenido disponible hasta el 27 de febrero de 2018.

  • 51:23 pasado lunes Este viaje depara sorpresas. Christian viaja a Kenia para comprobar porqué los masai han cambiado la lanza por las nuevas tecnologías. Al sur del Rift, en la región de Shom-pole, los Masai han estado llevando a cabo un experimento modelo durante 15 años. Contenido disponible hasta el 26 de febrero de 2018.

  • 22:54 pasado lunes Jimmy quiere saber qué es la bergamota, lo que da el sabor en su té Earl Grey. Matt investiga por qué los torreznos, el aperitivo porcino famoso en los pubs británicos, no se elaboran con cerdo británico. Y Kate visita al mayor productor mundial de gominolas en California. Contenido disponible hasta el 26 de febrero de 2018.

  • 22:50 pasado lunes Jimmy viajará a Tailandia para averiguar si el calamar puede llegar a sustituir al pescado en su plato nacional fish & chips. Matt se ensuciará las manos en Israel buscando el ingrediente que da el color amarillo a la nata espesa. Y Kate investiga si realmente necesitamos tomar multivitamínicos. Contenido disponible hasta el 26 de febrero de 2018.

  • El viaje del Samurai

    El viaje del Samurai

    51:48 pasado domingo

    51:48 pasado domingo El viaje del Samurai muestra la misión de la embajada diplomática de Keicho de solicitar la apertura de relaciones comerciales con Nueva España (México) y el envío de misioneros a Japón. Tras el rechazo de sus pretensiones, la embajada estableció a varios miembros de la misión en Coria del Río (Sevilla), donde sus cerca de 700 descendientes conservan con orgullo el apellido Japón. La aventura del documental está protagonizada por una extraña pareja: el samurái Hasekura Tsunenaga y el franciscano de Sevilla Fray Luis Sotelo, que pese a las grandes diferencias culturales que los separaban supieron trabajar por el objetivo de tender lazos comerciales entre los dos países. Este hecho histórico, desconocido para muchos, está considerado una de las grandes epopeyas del siglo XVII español. Contenido disponible hasta el 5 de marzo de 2018.

  • 51:45 pasado sábado Este viaje comienza en Tokio donde la convivencia de culturas milenarias con una moda futurista hace que parezca una ciudad abarrotada de solitarios; Hiroshima, la ruta sagrada de Kumano Kodo y concluirán en Hokkaido, donde habita el pueblo indígena de los Ainu, una raza milenaria. Contenido disponible hasta el 24 de febrero de 2018. Histórico de emisiones: 15/09/2016 05/05/2017

  • 49:59 pasado viernes Siberut, una isla en el archipiélago de Mentawai, es un lugar aislado en el mundo donde viven los Hombres-Flores, cuya forma de vida, basada en la caza y la recolección, apenas ha cambiado desde el comienzo de los tiempos. Pero su cultura está en peligro y se están convirtiendo en meras leyendas... Contenido disponible hasta el 23 de febrero de 2018.

  • 22:51 pasado viernes Selección de las investigaciones favoritas del programa: Jimmy en Turquía buscando higos, Kate en el Amazonas en busca de componentes de las bebidas energéticas, y Matt investigando sobre los peligros de las alubias. Contenido disponible hasta el 23 de febrero de 2018.

  • 22:46 pasado viernes Selección de las investigaciones favoritas: Jimmy lidiará con el gluten, Kate irá a Rumanía a investigar el vino barato y Matt descubrirá cosas interesantes sobre la gelatina. Contenido disponible hasta el 23 de febrero de 2018.

  • La sospecha - Capítulo 1º

    La sospecha - Capítulo 1º

    57:55 pasado jueves

    57:55 pasado jueves La investigación, es la excusa de la que se sirve "La sospecha"para adentrarse en el universo de las conjeturas, de las sociedades secretas y los enigmas seculares. A través de la trama buscará las claves de la duda, la desconfianza o las creencias esotéricas en las sociedades modernas. Contenido disponible hasta el 2 de marzo de 2018.

  • 49:17 pasado jueves Durante los últimos años, los Wauras de la aldea de Piyulaga en Brasil, han aprendido técnicas audiovisuales de grabación, sonido y edición. Su objetivo proteger su cultura sin cerrarse al cambio. Contenido disponible hasta el 22 de febrero de 2018.

  • 23:01 pasado jueves Matt visita México en busca de un gusano en el tequila. ¿De dónde viene esa idea?. Mientras tanto, Jimmy intenta averiguar cómo los polacos quitan el sabor a fango de las carpas, su manjar preferido. Y Kate visita España para descubrir cuál es la diferencia entre mandarinas, satsumas y clementinas. Contenido disponible hasta el 22 de febrero de 2018.

  • 22:38 pasado jueves Jimmy visita Mauricio para ver las diferencias entre el ron blanco y el oscuro. Kate viajará a Roma para intentar conseguir el secreto del gelato y ver qué lo distingue del helado. Y Matt rastreará el poderoso ingrediente que explota al máximo nuestros caramelos mentolados. Contenido disponible hasta el 22 de febrero de 2018.

  • 59:56 08 feb 2018 El documental nos propone, a través de sucesivas pinceladas, testimonios y canciones, un viaje al carnaval; presentado a través de la sátira de los acontecimientos sociales, la cultura cómica popular, la voz del pueblo en épocas dictatoriales, lo crítico y por ende lo artístico. Contenido disponible hasta el 23 de febrero de 2018.

  • 58:54 08 feb 2018 En plena 2ª G.M. un cineasta y su equipo se embarcan en el rodaje de una película sobre la vida de los vascos, acabado el conflicto el film se pierde hasta medio siglo después; en él se analiza a este pueblo desde la perspectiva racial de los nazis, con el fin de crear un nuevo orden en Europa. Contenido disponible hasta el 23 de febrero de 2018.

Mostrando 1 de 4 Ver más