Música, baile, naturaleza y literatura, museos...Desde Hemingway a Antonio Gades, pasando por el Guggenheim o el Palau de les Arts de València. Aquí podrás disfrutar de los mejores documentales.

3994238 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Otros documentales - Historia de mujeres. Primera parada: China - ver ahora
Transcripción completa

En este momento, estaba embarazada de cinco meses

y, como ya te había contado, había intentado durante tres años

quedarme embarazada.

Y ha sido tan difícil conseguir este bebé...

Mi marido siempre viaja por trabajo.

Lo intentamos desde que tenía veintisiete hasta los treinta.

Como nos costó tanto, para mí este bebé significaba mucho.

Incluso dejé mi trabajo y estuve en casa solamente descansando,

así que pensaba cuidarme para tener mejor mi cuerpo.

Simplemente, durante una revisión del embarazo

me encontraron este problema.

Y este momento fue un shock para mí.

Deseaba que pudiera tener una cirugía conservadora

y solo me preguntaba si era una buena candidata para ello.

Y el doctor me dio buenas noticias.

Yo podría conservar mi pecho, y así me sentí feliz.

Mi marido me dio mucho apoyo y, al principio, me dijo eso:

"esta enfermedad no es nada, se puede curar",

y me ha dado mucha confianza, y vamos a ganar esta batalla.

Son mujeres chinas, pero podrían ser de cualquier parte del mundo,

vulnerables, pero también llenas de energía.

El cáncer de mama les cambió su vida.

Hemos seguido sus historias en Xian y Pekín,

lugares donde los tratamientos occidentales

conviven, en muchos casos, con la medicina tradicional china.

La doctora Estévez, especialista en cáncer de mama,

se convertirá en nuestra guía por el mundo.

Sabe que la prevención y los hábitos saludables

son fundamentales para plantar cara a una enfermedad que crece cada día.

¿Qué está ocurriendo ahora?

Pues que la incidencia está aumentando de manera alarmante

y, de hecho, en 2025 será uno de los países del mundo

con mayor incidencia de mujeres con cáncer de mama.

Llegamos a Xian, capital de la provincia de Shaanxi.

Con tres millones de habitantes y otros tres en la periferia,

es una de las ciudades más carismáticas de China,

el punto de partida de la Ruta de la Seda,

centro económico, industrial y cultural del noroeste de China,

una megaurbe de contrastes

en la que emergen rascacielos con las principales marcas de moda,

junto a la China profunda, con hogares humildes en lugares

donde parece haberse detenido el tiempo.

Dicen que es difícil resistirse al encanto de sus gentes,

al bullicio de sus calles, a su atractivo cosmopolita.

Aquí nos reciben con una ceremonia de bienvenida.

Estamos en un hospital militar,

el mejor, sin duda, de toda la región.

Y los médicos, algunos con uniforme,

los de mayor rango o responsabilidad,

hacen gala de su mejor hospitalidad y también de su propaganda,

contando las excelencias de su sanidad.

Pronto comprobaremos su gran capacidad de trabajo

y su deseo de que nos llevemos la mejor impresión

en un sistema colapsado por la masificación.

Creo que las causas del cáncer de mama en China

pueden ser las siguientes:

Primero, el cambio de forma de vida.

Durante estos últimos veinte y treinta años,

la calidad de vida está mejorando, y la dieta ha cambiado.

La comida, cada vez más, se acerca al estilo de vida occidental,

con mucha proteína, muchas grasas.

Segundo, las mujeres tienen hijos cada vez más mayores.

Y también están las circunstancias de la contaminación.

Tradicionalmente, la mujer asiática

ha tenido menor incidencia de cáncer de mama

que la mujer occidental.

Probablemente, por la importancia de la dieta asiática,

rica en verduras y soja.

Pero esto ya ha comenzado a cambiar.

Hacer ejercicio o bailar en la calle

sigue siendo una de las imágenes más habituales.

Sin embargo, la población ya comienza a resentirse

de los malos hábitos alimenticios,

que, junto al estrés y la contaminación,

son, según los médicos chinos, las probables causas de este cambio.

Pues este es un proyecto

en el que llevamos dos años trabajando

y el objetivo es la realización de cinco documentales

a lo largo de todo el mundo, de los cinco continentes,

intentando concienciar a la mujer de que tenemos en nuestra mano

cambiar el estilo de vida a un estilo de vida saludable,

con ejercicio físico, con buena dieta,

porque está claro que si adoptamos un buen estilo de vida,

podemos prevenir, no solamente el cáncer de mama,

sino muchísimas enfermedades.

Ver y comprobar cómo se trata el cáncer de mama en el mundo

es el objetivo de la doctora Estévez,

y China es una auténtica radiografía del incremento de casos de cáncer.

Si en España sabemos que una de cada diez mujeres

padecerá un cáncer de mama,

en China es difícil confirmar cifras exactas,

aunque los expertos coinciden en que existe un aumento acelerado

de este cáncer y de otras patologías en las mujeres chinas.

Ting Wang tiene veintinueve años,

fue diagnosticada de cáncer de mama en junio de 2014,

cuando estaba esperando su primer bebé.

Embarazada de cinco meses, sufrió un auténtico shock.

Cuando me doy cuenta de que tengo la enfermedad,

pienso en lo importante que es la vida,

el resto no es tan importante, si no hay vida, no hay nada.

Por eso empiezo a cuidarme.

Antes pensaba, como soy joven, que no me tenía que cuidar.

Antes, cuando iba a trabajar, solo usaba el autobús y el coche,

ahora voy a trabajar andando, aunque no tengo mucho tiempo.

Y, en cuanto a la dieta, como menos y menos carne,

como más veces, menos cantidad y cuido más la nutrición

para aumentar las defensas.

Ha pasado algo más de un año desde su diagnóstico

y Ting Wang acude al hospital a sus revisiones.

Ha recibido quimioterapia y se la sometió a una mastectomía.

A diferencia de Occidente,

en China cada vez es más alto el porcentaje

de mujeres jóvenes con cáncer de mama.

Son las pacientes más vulnerables,

y el doctor Wang conoce la importancia

del apoyo emocional.

Todavía no tenemos un sistema tan bien organizado.

Cada uno hace lo que puede,

cada paciente participa en varios grupos de apoyo en el hospital.

En cuanto a los más jóvenes,

no tenemos una organización planificada para ellos.

Yo mismo presto más atención a los pacientes jóvenes,

utilizo mi tiempo libre para hablar, por ejemplo, con esta paciente,

por teléfono o a través de una plataforma sobre cáncer.

Mi marido no ha podido venir conmigo ahora.

Somos jóvenes y antes de que me detectaran la enfermedad,

mi marido era un niño.

Pero ahora siento que ya es un hombre,

tiene responsabilidad, me cuida mejor que antes.

No pasa nada.

Hemos luchado dos o tres años para tener un bebé

y cuando por fin me quedo embarazada, surge el cáncer

y tengo que abortar.

Pero siento el cariño de la familia.

El doctor Wang, cirujano, es uno de los mejores especialistas

en cáncer de mama en China.

Nos cuenta que antes de los años noventa

todo el mundo recibía medicinas gratis, algo que ya no ocurre.

En la actualidad, el paciente debe pagar una parte de su tratamiento.

El doctor nos transmite la necesidad de llevar una vida sana,

de alimentarse bien.

Y hace referencia a esa leyenda urbana

de que la soja podría estar contraindicada

cuando se ha padecido un cáncer de mama.

El componente de la soja, en mi opinión de médico,

es bueno para el cáncer de mama.

Y, si comes mucha soja, vas a reducir la posibilidad

de volver a tener cáncer de mama.

Aunque no hay pruebas evidentes, sí tenemos este resultado.

Yo, incluso, recomiendo a mi paciente, tras la operación,

tomar un poco de soja.

La doctora Estévez acude a este hospital de referencia

para ver cómo se aborda aquí el cáncer de mama.

Hoy acompaña al doctor Wang en su visita a las habitaciones.

Me llama la atención que tengan que ingresar las pacientes

para recibir la quimioterapia, esto es algo que nosotros no vemos.

Las mujeres reciben el tratamiento en el hospital de día

y a las dos horas se van.

Y aquí tienen que ingresar dos días para recibir la quimioterapia,

para que el Gobierno pueda cubrirles todo el tratamiento.

A diferencia de otras pacientes,

esta profesora de universidad fue tratada en Estados Unidos,

donde vivía cuando fue diagnosticada de un cáncer de mama.

Antes del diagnóstico pensaba que podía hacer cualquier cosa,

me gusta mi trabajo, me gusta mi investigación,

y pensé que podía seguir investigando y dando clase.

Pero después de la enfermedad, me di cuenta

de que tenía que cuidarme muy bien para que no me pasara nada.

Este es el gran cambio,

todos los días tengo que dedicar un tiempo a relajarme,

de vez en cuando hago ejercicios, y todos los días me digo

que tengo que evitar el estrés.

La alimentación es hoy uno de los puntos de interés

cuando se habla de la salud y el cáncer.

La comida rápida

y una calidad cada vez más dudosa de la materia prima

han cambiado los hábitos de una población

que vive cada día de forma más acelerada.

Y especialmente la mujer, que, además de su propio trabajo,

vive más volcada en los demás que en sí misma.

He comprado unos pocos champiñones,

un pan tradicional chino y también semillas,

y una clase de judías que se dice que son muy nutritivas

y muy beneficiosas para los pacientes.

No creo que la comida de la calle sea recomendable,

yo nunca como en la calle.

La comida en la calle es una de las tradiciones

más extendidas en China.

Lo comprobamos en el Barrio Musulmán,

situado en pleno centro histórico de la ciudad,

en el interior de su gran recinto amurallado,

un lugar obligado para quien llega a Xian

y un lugar de emociones para sus propios habitantes,

como le ocurre a Ting Wang.

Estamos en el Barrio Musulmán de Xian,

una calle solo para comer.

Hay mucha comida típica de aquí,

bocadillos de carne de vaca, cordero...

Aquí puedes conseguir la comida más auténtica de la ciudad de Xian.

Cada dos semanas o un mes tengo que venir aquí

para quitarme el antojo de la comida.

Sorprende el bullicio de sus calles,

sus bazares, sus mercadillos y los numerosos puestos de comida,

una mezcla de las cocinas china y musulmana.

Una comida tan suculenta para unos como en entredicho para otros

por la probable falta de control sanitario.

Como la calle tiene este ambiente y esta vida,

creo que quizá me quita la soledad y el miedo interior.

Yo deseo, no pido mucho, que pueda llegar hasta más de los sesenta años,

tengo que tomarme la pastilla de los cinco años

y, luego, me gustaría tener un bebé.

Quiero una vida sencilla y normal.

De vuelta al hospital militar de Xian,

esta es la imagen más habitual: pasillos abarrotados.

La consulta del prestigioso doctor Ling está colapsada.

Cada día es frecuente ver a un centenar de pacientes

que esperan junto a la puerta.

Llevo esperando desde las diez de la mañana.

Siempre me ha tratado este doctor.

Hay tanta gente porque el doctor Ling es muy famoso

y atiende muy bien a las pacientes.

En el interior de la consulta,

nos sorprende que el doctor atienda sin ningún tipo de privacidad.

No duda en contarnos que, en su opinión,

una de las principales causas del incremento

de cáncer de mama en China es la contaminación.

La contaminación del entorno,

y no solo me refiero al medio ambiente,

sino también al estrés, el estrés que soportan las mujeres.

Y, por otra parte, la seguridad alimenticia, etc.

La contaminación de la que estoy hablando incluye polución,

aire, alimentos, agua, todo ello, todos estos problemas.

También la política del hijo único en China.

La superpoblación en China es, sin lugar a dudas,

uno de los grandes problemas y uno de los principales retos

para un sistema sanitario masificado.

También a la hora de abordar el cáncer de mama.

No es habitual realizar mamografías,

en su lugar, se suelen hacer ecografías.

Y los tratamientos deben pagarse hasta en un veinte por ciento,

lo que provoca que, a veces, la gente más humilde

tenga que vender hasta su casa.

En China, el sueldo de un médico no se corresponde con su trabajo,

su sacrificio.

La mayoría son muy profesionales, aunque no puedan curar,

apoyan a los pacientes.

Me parece muy importante,

sobre todo para pacientes que están en su recta final.

Y creo que esto no tiene nada que ver con el dinero.

La presión a la que están sometidos los médicos chinos

es mayor cada día.

Y así lo comprobamos en nuestro encuentro

con esta oncóloga militar, dedicada en cuerpo y alma a sus pacientes,

tanto que reside con su familia en el propio recinto del hospital,

en viviendas habilitadas para los médicos.

Acabamos de estar con la doctora Chang, que es oncóloga médica,

es jefa de un Departamento de Oncología aquí,

en el hospital de Xian,

Y hemos estado paseando por el barrio,

nos ha permitido estar en su casa, pero sin cámaras,

porque yo creo que aquí la privacidad es total,

y me llama la atención las condiciones en las que viven,

dedicados en cuerpo y alma las veinticuatro horas al hospital.

Yo le preguntaba cuándo tenía tiempo libre para su familia

y, bueno, la verdad es que confesaba que poquito tiempo,

muy poquito tiempo le queda.

China es el país más poblado del mundo

y Pekín, una de sus grandes metrópolis.

Su crecimiento es imparable

y los rascacielos se van apoderando del paisaje a un ritmo vertiginoso.

Moderna y tradicional, ancestral y vanguardista,

el desarrollo muestra su otra cara.

La megalópolis, de veinte millones de habitantes,

soporta un tráfico infernal

y alcanza índices extremos de contaminación.

Uno de esos días en los que la niebla de la polución

impide ver el cielo de Pekín, quedamos con Raquel.

Diagnosticada y tratada en España de un cáncer de mama,

vive en la actualidad en China.

Expaciente de la doctora Estévez,

aporta el testimonio de una occidental en Asia,

testigo de excepción de una sociedad en proceso de cambio.

Raquel, llevas tres años en Pekín.

Viniste, más o menos, a los once meses

del diagnóstico de cáncer de mama, con treinta y seis años.

¿Qué es lo que más te ha chocado de la sociedad china

con respecto a la sociedad española?

Nada más llegar, lo primero que me llamó la atención

fue el contraste que hay aquí.

Por una parte, ves las casas tradicionales chinas

y, al lado, edificios enormes, desarrollados muy rápidamente.

La vida, estos quince últimos años,

se ha desarrollado de forma muy rápida.

Date cuenta que es una ciudad

de unos veintidós millones de habitantes, es enorme,

entonces cuesta habituarse, la verdad es que sí, cuesta habituarse.

Desde que estás en Pekín, ¿has adoptado algún hábito nuevo

o hay algo que te haya llamado muchísimo la atención?

Todas las ciudades tienen cosas buenas,

tienen ventajas e inconvenientes.

Pekín es una ciudad muy bonita pero tiene el inconveniente

de ser una ciudad muy grande y el problema de la polución,

de la contaminación.

Qué diferencia de ver esta plaza un día soleado

a un día con contaminación, como es hoy.

Entonces, ¿qué es lo que hacemos?

Si hay contaminación, intentamos evitar salir de casa,

nos quedamos en casa, no abrimos las ventanas,

compramos purificadores de aire y salimos con máscara,

que al principio te ves ridículo cuando sales a la calle,

pero luego te habitúas a llevarla.

Me gustaría decir que esto no es todos los días,

que no es la imagen que nos tenemos que llevar,

porque es una ciudad que cambia completamente

si tú la ves un día de sol y un día normal.

En Pekín nos acercamos al papel de la medicina tradicional china,

una medicina milenaria que forma parte de sistema público de sanidad.

Aunque los jóvenes son cada vez más escépticos,

sí hemos podido comprobar cómo una gran mayoría de la población

combina la medicina occidental con la oriental.

Este hospital de Pekín es un centro de referencia

para especialistas de todo el mundo que quieren profundizar

en la medicina tradicional china.

Las doctoras que entrevistamos nos cuentan que acuden médicos

de Asia, Europa y América, seducidos por la cultura milenaria

del gigante asiático.

Estamos en un hospital en Pekín de medicina tradicional china,

no solo medicina tradicional china, sino la combinación

de quimioterapia, radioterapia y medicina tradicional

para el tratamiento del cáncer, en este caso, lo que nos interesa,

del cáncer de mama.

Y es algo muy interesante porque aquí, en China,

nos han explicado que, prácticamente, el cien por cien

de las mujeres con cáncer de mama asocian la medicina tradicional.

Por supuesto que sí, la medicina tradicional china

se puede considerar una ayuda después del tratamiento occidental

con sus efectos secundarios, por ejemplo, vómitos y náuseas.

También se aumentan los leucocitos, los mejora,

no solo para mujeres con cáncer de mama,

se puede mejorar el bienestar del cuerpo, en general.

Hay varios tipos de tratamiento en la medicina tradicional china,

algunos ya preparados, unos secos y otros líquidos,

y otros de uso externo y también en inyección.

También hay acupuntura.

Según cada paciente, elegimos el tratamiento más adecuado.

Es una de las pacientes que ha combinado ambos tratamientos,

el occidental y la medicina tradicional china.

Fue diagnosticada de cáncer de mama en noviembre de 2014,

se le practicó una mastectomía y se le extirparon los ganglios.

Por eso realiza sus ejercicios, para evitar el linfedema

o hinchazón del brazo afectado.

Simplemente, utilizo medicina china de tipo líquido,

no lo recuerdo muy bien, tomo un medicamento

producido en el hospital.

A veces voy al parque, si no puedo ir, hago yoga en casa.

Estamos en un barrio popular de Pekín,

de los muchos que proliferan en esta ciudad de contrastes,

y, en medio de la entrevista, la policía interrumpe la grabación.

Incluso ellos mismos nos graban.

Pero el tema que tratamos parece no preocuparles demasiado

y, afortunadamente, podemos continuar con la conversación.

Tengo muchos amigos que me han ayudado,

compañeros de trabajo, ellos vienen a visitarme

y me dan consuelo.

Y muchas veces me llaman para salir al parque.

La medicina china, para los jóvenes, no es tan popular,

no es un tema muy de vida.

Los abuelos, los padres,

siempre nos enseñan los conocimientos de la vida

relacionados con la medicina china:

cuál fruta es mejor para tu corazón, cuál verdura para tu sangre...

Yo creo en la medicina tradicional,

pero, de mis amigos, creo que un cuarenta por ciento

cree en la acupuntura o los remedios.

Asistimos a un hospital privado.

Estas pacientes son parte

de un programa nacional sobre rehabilitación,

elegidas, según nos cuentan, para comprobar

cómo pueden beneficiarse de los tratamientos

de la medicina tradicional china.

La acupuntura, en este caso,

les ayuda a paliar los efectos secundarios de la quimioterapia.

He elegido unos puntos en la parte alta de la espalda

para aliviar el dolor de esta zona.

Cuando pongo las agujas en esta zona de la espalda,

sirve para ajustar algunas articulaciones pequeñas del cuerpo.

Estas agujas son buenas también para las enfermedades en el útero

y alrededor del útero.

El problema con mi estómago es por la quimio,

tengo dolores agudos y siento mi estómago hinchado como una bomba,

los pinchazos son insoportables, no me puedo ni tumbar.

La acupuntura que me ha hecho la doctora Liu

me alivia el dolor y me ayuda a expulsar el aire,

antes no lo podía expulsar y me dolía mucho.

Ahora me puedo tumbar sin problemas.

Soy muy positiva, no pasa nada, puedo aceptarlo,

soy una mujer muy fuerte.

Después de perder el pelo, fui al fotógrafo

a hacerme un libro de fotos profesionales,

como para modelos, muy bonitas.

En la farmacia del hospital se combinan los ingredientes

para crear los remedios naturales que se prescriben a las pacientes,

remedios para aliviar sofocos, dolores menstruales

y hasta para aumentar la potencia sexual.

Pues hemos venido a Pekín porque nos interesaba muchísimo

conocer el papel de la medicina tradicional china

aplicada al cáncer de mama.

La verdad es que nos vamos con una sensación muy interesante.

China tiene un gran problema que hemos podido ver,

tanto en Xian como en Pekín, que es la masificación.

Faltan doctores, trabajan veinticuatro horas al día

y, a pesar de eso, las consultas siguen estando masificadas.

Y, probablemente, la sociedad china tendría que concienciarse algo más

para acudir al médico cuando nota un tumor

e intentar instaurar los programas para hacerse mamografías y ecografías

a todas las mujeres a partir de una edad.

Este ejercicio con música les ayuda a evadirse,

así se estiran y consiguen el bienestar físico y emocional.

Es parte de una terapia que consigue aumentar su autoestima

y la capacidad para atravesar la parte más crucial de sus vidas.

Otros documentales - Historia de mujeres. Primera parada: China

28:42 25 abr 2017

Programa sobre la incidencia y prevención del cáncer de mama en China.

Contenido disponible hasta el 2 de marzo de 2020.

Programa sobre la incidencia y prevención del cáncer de mama en China.

Contenido disponible hasta el 2 de marzo de 2020.

ver más sobre "Otros documentales - Historia de mujeres. Primera parada: China" ver menos sobre "Otros documentales - Historia de mujeres. Primera parada: China"

Los últimos 84 documentales de Otros documentales

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 52:13 ayer Lunes de Pascua de 1916. Profesores, artistas y trabajadores proclaman, en un manifiesto, el nacimiento de la República Irlandesa Independiente tras setecientos años de dominio británico. El levantamiento fracasó, pero se pusieron las bases de la futura independencia. Contenido disponible hasta el 20 de noviembre de 2018. Histórico de emisiones: 25/04/2016

  • 22:47 ayer Jimmy viajará esta vez hasta Grecia para entender el lado oscuro del yogur griego. Kate irá esta vez a Marruecos en busca de azafrán y descubrir por qué es la especia más cara del mundo. Y Matt averiguará los peligros que esconden las alubias. Contenido disponible hasta el 20 de noviembre de 2018. Histórico de emisiones: 19/01/2018

  • 23:00 pasado lunes Jimmy viajará a Italia para descubrir por qué los piñones son tan caros. Kate viaja a las profundidades de la selva amazónica en Brasil para descubrir el ingrediente que le da color al humilde queso rojo de Leicester. Y Matt irá hasta España, donde aprenderá cómo se hacen las cerezas en almíbar. Contenido disponible hasta el 19 de noviembre de 2018. Histórico de emisiones: 18/01/2018

  • 22:40 pasado lunes Jimmy descubrirá el riesgo de algunas de las llamadas meriendas saludables dirigidas a los niños. Kate irá a Rumanía y aprenderá cosas sobre el vino barato que exportan a Inglaterra. Y Matt se dedicará a los olores, a investigar por qué el buen ajo da tan mal aliento. Contenido disponible hasta el 19 de noviembre de 2018. Histórico de emisiones: 18/01/2018

  • 27:41 pasado domingo Uno de los bosques más extraordinarios del mundo crece en conos volcánicos, entre rocas y cenizas. Se trata de los pinares canarios, capaces de crecer después de los incendios. Sus adaptaciones les permiten colonizar algunos de los ecosistemas más duros del planeta. Contenido disponible hasta el 26 de noviembre de 2018.

  • Arte al agua: Episodio 1

    Arte al agua: Episodio 1

    50:46 pasado domingo

    50:46 pasado domingo Un retrato íntimo de las adversidades y sufrimientos de los últimos pescadores que faenaron en Terranova, sus sueños y aspiraciones. Una historia para conocer lo que vivieron durante esos años excepcionales a bordo de los barcos pesqueros y descubrir qué salió mal y porqué. Contenido disponible hasta el 26 de noviembre de 2018.

  • 23:51 pasado sábado La lucha por mejorar marcas y aumentar el rendimiento de los deportistas ha llevado a la utilización de drogas en casi todos los deportes. Los primeros controles antidopaje que marcan el inicio de la guerra contra las drogas en el deporte tuvieron lugar en los Juegos Olímpicos de Grenoble en 1968. Contenido disponible hasta el 17 de noviembre de 2018. Histórico de emisiones: 09/09/2017

  • Pesca Imposible 2 - Nepal

    Pesca Imposible 2 - Nepal

    48:07 pasado sábado

    48:07 pasado sábado Charlie y sus amigos se dirigen a Nepal con la intención de pescar el mítico mahseer dorado o salmón indio, el premio definitivo para los pescadores de caña de todo el mundo. Es un pez misterioso, hipersensible y muy esquivo, por lo que pescar uno es muy difícil. Contenido disponible hasta el 17 de noviembre de 2018.

  • 22:47 pasado viernes Esta vez Jimmy viajará a Bulgaria para descubrir cómo acaba la esencia de rosas en nuestra comida y bebida. Kate averiguará por qué comer carne de cerdo rosa podría ser grave. Y Matt se cuestionará si una sencilla bolsa de plástico puede evitar la propagación de una bacteria mortal. Contenido disponible hasta el 16 de noviembre de 2018. Histórico de emisiones: 17/01/2018

  • 40:40 pasado viernes Jimmy descubre cómo las influencias culinarias de Europa y Asia se han combinado con ingredientes autóctonos para crear una cocina única en el mundo. A partir de la Segunda Guerra Mundial, Australia abrió la puerta a la inmigración europea y asiática que catapultó su gastronomía a lo más alto. Contenido disponible hasta el 16 de noviembre de 2018. Histórico de emisiones: 17/04/2018

  • 50:35 pasado jueves Jesse Owens representaba a un estado liberal, Lutz Long a un estado totalitario; su abrazo, en plena competición, a la Humanidad. Owens, descendiente de esclavos negros, Long, de alemanes acomodados. Sucedió en la Olimpiada de Berlín de 1936. Testigo de los acontecimientos: Adolf Hitler. Contenido disponible hasta el 15 de noviembre de 2018. Histórico de emisiones: 17/08/2016

  • 22:45 pasado jueves En este episodio, Jimmy viajará hasta Chipre para averiguar qué hace que el halloumi sea halloumi. Kate intentará descubrir si son ciertos los cuentos de viejas que afirman que las semillas de manzana contienen algo mortal. Y Matt se sorprenderá antes las maravillas de la fermentación. Contenido disponible hasta el 15 de noviembre de 2018. Histórico de emisiones: 17/01/2018

  • 41:15 pasado jueves Hoy Jimmy Doherty nos muestra cómo las nuevas tecnologías han ayudado a ganaderos, cerveceros y agricultores a introducir nuevos alimentos y sabores en el mercado. Avances tecnológicos como el tren de carretera, el ferrocarril, el transporte refrigerado cambiaron la gastronomía australiana. Contenido disponible hasta el 15 de noviembre de 2018. Histórico de emisiones: 16/04/2018

  • 50:47 pasado miércoles Octubre de 1938, la guerra civil española se extiende durante más de dos años. El fotógrafo Jean Moral y el reportero Joseph Kessel son enviados por "Paris-Soir" y"Match" para cubrir el conflicto. Kessel escribe un relato que muestra una España republicana que agoniza. Contenido disponible hasta el 14 de noviembre de 2018. Histórico de emisiones: 24/11/2017

  • 22:59 pasado miércoles Jimmy viajará a Turquía para descubrir si es cierto que todos los higos maduros tienen avispas en su interior. Matt se reunirá con unos avestruces para averiguar por qué su carne es de color rojo. Y Kate intentará dejar los azúcares añadidos y se dará cuenta de que es extremadamente complicado. Contenido disponible hasta el 14 de noviembre de 2018. Histórico de emisiones: 16/01/2018

  • 22:49 pasado miércoles Jimmy viajará a Italia para comprobar qué tomates son los más nutritivos, si los enlatados o los frescos. Kate hará una donación muy personal para enseñarnos la diferencia entre los alimentos probióticos y los prebióticos. Y Matt descubrirá qué hace que las gominolas sean tan pegajosas. Contenido disponible hasta el 14 de noviembre de 2018. Histórico de emisiones: 16/01/2018

  • 41:24 pasado miércoles En este episodio Jimmy sigue el rastro de la innovadora gastronomía que crearon los primeros colonos cuando llegaron a Australia hace más de doscientos años. Con espíritu pionero mezclaron y combinaron sus viejas tradiciones culinarias con otras nuevas adaptándose a la gran variedad del país. Contenido disponible hasta el 14 de noviembre de 2018. Histórico de emisiones: 13/04/2018

  • 27:10 04 nov 2018 La península de Florida acapara una inmensa riqueza forestal adaptada a los humedales y pantanales. Allí crecen los cipreses calvos y multitud de especies arbóreas que conforman el hogar anfibio de los ciervos, los caimanes, las cigüeñas, multitud de serpientes e infinidad de aves... Contenido disponible hasta el 19 de noviembre de 2018.

  • 59:22 04 nov 2018 Documental sobre el 500 aniversario de Lutero en España. Contenido disponible hasta el 19 de noviembre de 2018. Histórico de emisiones: 26/10/2017

  • 249, la noche esperada

    249, la noche esperada

    1:00:34 30 oct 2018

    1:00:34 30 oct 2018 En 1988 María José Saez era una becaria de la agencia EFE, ella fue la primera persona que vio a Emiliano Revilla, cuando fue liberado tras 249 días de secuestro por ETA. Una noche esperada por todos que recuerda junto al periodista Jesús Alvarez, yerno del empresario secuestrado. Contenido disponible hasta el 14 de noviembre de 2018.

Mostrando 1 de 5 Ver más