Música, baile, naturaleza y literatura, museos...Desde Hemingway a Antonio Gades, pasando por el Guggenheim o el Palau de les Arts de València. Aquí podrás disfrutar de los mejores documentales.

5289885 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Otros documentales - La fuerza de la mariposa - El Padre Ángel - ver ahora
Transcripción completa

Yo no recuerdo cuándo nos conocimos.

Sé que, desde el comienzo del Gobierno,

tuvimos una relación bastante intensa.

-Hay personas como tú, que hacen una tarea maravillosa,

dedicadas a ayudar a la gente.

(Música)

Siempre te he visto como una referencia de coherencia.

Creo que es una suerte para un país tener personas como tú.

(Música)

Siempre tengo la imagen tuya rodeado de niños.

-Si hubiera mucha más gente,

aunque solo fueran 12, como los apóstoles, como usted,

este mundo cambiaría.

(Música)

No solamente entrabas a mi despacho, sino que invadías mi casa.

-Es lo más bonito de pedir para los demás, que no pides para ti.

(Música)

Hoy diría: "Buenos días, España,

les habla Luis del Olmo, el amigo del padre Ángel".

(Música)

Dicen que tengo más de sindicalista que de cura.

No voy a negar que siempre he estado al lado de los débiles.

Sin embargo, tuve muy clara mi vocación.

Quise ser cura por don Dimas, el cura de mi pueblo,

que se desvivía por los niños pobres.

Lo que nunca pensé es que llegaría a fundar Mensajeros de la Paz,

que llegaría a tantos rincones del mundo.

Rezo por los colores que bañan tu mar en calma y río...

Nací en Mieres, en casa de mis abuelos, hace ya 78 años.

Pero ha sido en La Rebollada, en una pequeña aldea,

en un pueblo a solo 2 km, donde pasé mi infancia.

Aquí me crié con mis padres y con mi hermana Fifi.

Éramos pobres, pero muy muy felices.

...y parar tu camino en el que había pisadas en otros sentidos.

De los amigos que me quedan de aquellos tiempos,

todavía me queda Marina.

Ella sí que recuerda bien cómo era la vida de entonces.

Este es un pueblo de rojos, como se decía antes en la guerra.

Y Marina se ha peleado mucho por mantener la iglesia viva.

Me reclama lo que le falta, lo que hay que hacerle.

Me llama Angelín y a mí me gusta.

Hay que ver lo que nos unía la desgracia.

-Pues contaba cosas de cuando éramos jóvenes.

Que no había nada de nada.

-¿Fuimos jóvenes alguna vez? -Sí.

Y curiosos.

Bueno, tú no eras muy guapo, pero... -Pues tú sí que eras guapa.

-Bueno, yo no me acuerdo de ello. Dícemelo, pero no me acuerdo.

-Mi madre decía que yo era muy guapo.

-Claro, es que tu madre tenía que quererte por la fuerza.

Un día tu hermana en el economato comprote unos zapatos.

Llevaste los zapatos.

"Espera, los voy a tirar".

Dice: "No, no los tires, ya los tiro yo en Oviedo".

Y a los 15 días o un mes vienes...

(ININTELIGIBLE)

Dijiste: "Encontré uno que los necesitaba".

Y tú traías los zapatos como el cartón.

(ININTELIGIBLE)

Algunos tenemos tantas cosas... -Ya, eso sí.

(HABLAN A LA VEZ)

Tengo tres o cuatro pares de zapatos en casa, que es una barbaridad.

Fíjate tú que hay algunos que no tienen nada.

(Gaitas)

Ese niño de pueblo, de barriada,

el no tener luz, el no tener agua en casa,

no tener pelotas y tener que robarle las medias a tu madre,

eso para hacer pelotas, eso une mucho.

(Gaitas)

Yo llevo dentro del corazón a mi tierra.

Los asturianos podemos estar años sin volver a Asturias

porque vivimos con ella dentro.

La casa que tengo aquí ahora es de Mensajeros de la Paz.

En ella guardo mis pequeños tesoros, radios antiguas, fotos,

y, sobre todo, la cama de mis padres.

Esta cámara tiene muchos muchos recuerdos.

Me atrevo a decir que hasta lágrimas.

La hija de mi abuelo...

Recuerdo venir aquí a darle besos a mi padre y a mi madre

cuando me levantaba por la mañana.

Y ese sabor de ese beso de un padre y una madre,

no se paga con nada.

Mi padre era... Era amigo.

Sin embargo, mi madre era más seria, mi madre era recta.

Creo que andaba en competencia con mi hermana

a quién quería más mi madre o a quién quería más mi padre.

También a los padres les quieres más.

Quizás porque no has tenido una novia,

por lo menos, novia formal.

O gente a quien querer, no has tenido mujer con quien poder compartir.

Y claro, todo el amor o todo el cariño o todas las preocupaciones,

o todas las alegrías que uno tiene,

al primero a quien se lo cuenta es a su madre o a su padre.

Cuando uno pierde a los padres, es cuando ve lo que le falta.

(Canción asturiana)

Los niños que estábamos en La Rebollada,

en aquellos años éramos hijos de falangistas, de comunistas.

Sin embargo, nos entendíamos nosotros

aunque nuestros padres no se entendían.

Nosotros hemos visto a muchos de nuestros amigos o compañeros

que quedaban huérfanos.

Unos porque se morían en la mina

y otros porque los mataban en el monte.

Y yo creo que eso nos unía mucho.

Siento que se me escapa el último tren.

Que me quedé en tierra otra vez.

En el seminario conocí a Ángel Silva,

a quien me unió esta vocación por los niños.

Juntos fundamos la Cruz de los Ángeles,

que luego sería Mensajeros de la Paz.

Nos decían: "Sois dos ángeles, Ángel García y Ángel Silva".

No sé si lo hice bien...

Para fundar la Cruz de los Ángeles, contábamos con mucho apoyo.

Uno de los primeros fue mi amigo Serafín Abilio.

Él, que es un empresario de peso, fue mi paño de lágrimas.

Me ayudaba mucho y, sobre todo,

se venía conmigo a todos los embolados que le pedía.

Incluso, le hice ir al Pardo a ver a doña Carmen Polo

para ver si le sacábamos algo.

-Qué joven estás, qué bien estás.

"Pero, bueno, ¿ustedes quién son?"

Pues el padre Ángel, de la Cruz de los Ángeles, y Abilio.

Bueno, ¿ustedes no tenían...? No, no tenemos,

pero como es muy asturiana y estamos aquí con...

-Vimos una puerta abierta.

-Soltaste allí un rollo del copón.

Creíamos que algo nos daría, ¿no?

Pero de perras no dijo nada. No quiso saber nada de nada.

Paradas por la flama de esta vida empresa.

Sediento de sinceridad.

Cuando te acercas...

La Cruz de los Ángeles,

porque empezaste con la Cruz de los Ángeles,

estaba situada en una zona donde yo tenía al lado una oficina

y así empezamos a hablar.

Hasta que un día me dijo:

"¿No tienes una hora diaria o algún tiempo para echarme una mano a mí,

aunque sea para charlar contigo y contar los problemas que tengo?"

Empezamos a tener una buena amistad y esto pasó a colaboración.

-Nuestro primer hogar de acogida para niños estaba en Otero,

a las afueras de Oviedo.

Acogíamos a niños con problemas muy serios

y, para mantenerla, hicimos una fábrica de lejía.

Que no salió muy bien.

Me acuerdo que uno de los primeros niños que llevé allí fue Antonio.

Curiosamente, su hijo trabaja como psicólogo con Mensajeros de la Paz.

-¿Por qué me has traído hasta aquí?

-Mira, te quería enseñar

que estos son los inicios de Cruz de los Ángeles,

Mensajeros de la Paz,

y aquí vine con el padre Ángel en moto una noche.

Aquí nos trajo.

-Veo la moto, siempre iba con ella.

-Sí, viajaba por ahí, por toda Asturias.

También tenemos una furgoneta.

Aquí teníamos una fábrica de lejía.

Éramos niños pequeños, chavales de la calle.

-¿Le echabas mucho de menos a tu...

a tu padre? -Pues sí.

Claro que sí, a mi padre y a mi madre, por supuesto.

Pero esto es lo que tocó vivir.

-¿Qué piensas que hubiera sido de tu vida

si no hubiera aparecido el padre Ángel?

-Hubiese sido una vida muy diferente.

No hubiese vivido esas vivencias tan de aventura,

como vivimos en aquellos primeros años.

-Te fuiste de gira por América, ¿no?

-El padre Ángel me propuso ir con el conjunto de Mensajeros de la Paz

a hacer una gira por América.

Y, bueno, estuvimos cantando en la televisión, en la radio...

Fue una experiencia, te puedes imaginar,

para un niño de 13 años en aquella época.

Estupenda.

Claro.

¿Qué tal la experiencia de trabajar, de vivir, al lado del padre Ángel?

-La experiencia también está en conocerle a él.

Un hombre que nunca para de trabajar, que está constantemente...

imaginando

cosas y afrontando retos.

Voy buscando un rezo que dijera

que viviera a mi manera.

Cuando alguien me dice que soy bueno, yo me río.

Uno tiene su genio

y yo al final del día tengo que pedir perdón 40 000 veces.

Prefiero pedir perdón que pedir permiso.

(Canción en inglés)

Mi carácter luchador le provocó disgustos

a mi querido obispo de Oviedo, don Gabino Díaz Merchán.

Algo tiene de santo por aguantarme y perdonarme.

Él me nombró cura vago,

una figura dentro de la iglesia que exime de ciertas obligaciones,

como estar sujeto a una parroquia.

Esa fue mi libertad.

Tenía más tiempo para desarrollar la obra

que, en un futuro, sería Mensajeros de la Paz.

Cuando me vine a Madrid,

pedí seguir encardinado a Díaz Merchán en Oviedo,

con el consiguiente enfado del obispo de entonces en Madrid.

Don Gabino ha sido mi obispo durante 40 años.

Ha sido un obispo que me ha defendido de algunos políticos

o de algunas tendencias por ahí,

sino también de los míos, cuando los míos se metían conmigo.

Yo era incómodo en muchas cosas.

Con usted, que me enfadaba,

y después usted era tan santo que, decía: "Reza por mí".

-Yo recuerdo muy bien la Cruz de los Ángeles, que así os llamabais.

Veía una obra de Dios porque tuviste...

un carisma, yo creo que es, el descubrir

que a los niños abandonados

lo que necesitaban era calor de familia.

No esas instituciones grandes que tenía la iglesia

y tenía la Diputación también.

-También tenía aquel hospicio. -Pero, claro, eran niños...

masivamente tratados.

Y tú, con la ayuda de... -De Ángel Silva.

-De Silva,

y de las religiosas de San Vicente de Paúl,

montaste cantidad de casas.

-Después llegamos a tener 40 congregaciones religiosas.

Las Ursulinas, las Dominicas...

-Y esto yo creo que fue una idea

que te inspiró el Señor.

-Usted nos enseñó que hay que creer en Dios y en los hombres.

Me lo dijo muchas veces: "Hay que creer en la gente".

-Me acuerdo cuando abriste una casa para niños del sida.

Lo hablaste por televisión.

Horrorizado porque había padres que dejaban a los niños,

porque tenían sida los abandonaban.

Y luego te oí decir: "Cuando llegué

a casa,

tenía cuántas llamadas de gente que se ofrecía a cuidar de los niños.

Mucha más de la que necesitamos".

Esto es una gran verdad.

-Por eso hay que motivarlos y decirles que la gente es buena.

-Aparte de que tú tienes un carisma

que, donde hay una necesidad, ya está el padre Ángel

en cualquier parte del mundo,

yo creo que esta obra no la hubieras podido realizar

sin la ayuda de colaboradores. Insistí mucho en eso.

Rodéate de colaboradores.

Esta obra, a medida que crece,

es imposible que tú la puedas gobernar,

en el sentido pastoral. -Decirles lo que les digo siempre.

Perdón y gracias, que es lo que hay que decir.

-Que el Señor te bendiga,

que la obra fructifique.

Y que sigas haciendo el bien,

como lo viene haciendo Mensajeros de la Paz.

(Canción en inglés)

Cuando don Gabino me encomendó la tarea de buscar colaboradores,

tuve claro que tenía que ir a Madrid.

Pero nunca imaginé que llegaría tan lejos.

Necesitaba el favor de los políticos, de personas influyentes.

Y si me había atrevido con el Pardo,

¿cómo no me iba a atrever con la Moncloa?

Quien puede hacer un mundo mejor, son los gobernantes y los políticos.

No es ni la iglesia ni las ONGs.

-No recuerdo cuando nos conocimos.

Sé que, desde el comienzo del Gobierno,

tuvimos una relación bastante intensa.

Intentando comprender todo lo que hacíais,

en esa parte de la iglesia,

que es la iglesia que está cerca de la gente.

Y, sobre todo, cerca de los pobres y de los marginados.

-Contigo fue donde, de verdad, Mensajeros de la Paz se realizó.

Recuerdo que, cuando hablábamos de solidaridad y de ONGs, decías:

"Cuando voy por esos países, siempre voy a ver a los misioneros,

que son los que hacen eso". Y aquello me impresionaba.

Tu gobierno empezaba y parecía que era anti todo, anti iglesia y tal,

y después has sido el que has ayudado a hacer la catedral,

que yo fui una vez allí

a decirte: "Oye, que los abuelos tienen la dentadura

y también tienen piedras y ayudas más a hacer la catedral..."

-¿Sabes lo que pasó? Yo dije: "Bueno, vamos a ver...

Lo ideal para la Almudena, que lleva siglo y medio en construcción,

es que, como es tan feo en relación con el Palacio Real,

a lo mejor habría que recuperar el espacio derribándolo,

pero como sé que eso no les va a gustar,

vamos a acabar esto".

-No he visto ninguna placa ni nada puesta allí

de que lo hayas hecho.

Y creo que ni la gente lo sabe. -No, nadie lo sabe.

No no, pero eso está en el Evangelio, ¿no?

-Sí. -Eso de que sepan o no sepan.

-Hemos hecho el Teléfono Dorado también gracias a ti.

Con una anécdota preciosa.

Que yo fui a pedirte ayuda a la Moncloa,

dije: "A ver si la Telefónica me ayuda a poner el teléfono".

Tú llamaste a Cándido, un gran hombre que estaba en Telefónica,

para que me ayudara.

Después alguien me dijo que le habías dicho: "Ten cuidado con ese cura

que se te va a quedar hasta con la Telefónica".

Ese teléfono era para paliar la soledad.

Se lo dijimos a Juan Pablo II y le dimos el teléfono.

Nos dijo que para qué es, pues para gente que está sola.

Sobre todo, los mayores, que puedan llamar por teléfono gratuitamente.

Me dijo una cosa:

"¿Tú sabes que los papas y los jefes de Gobierno y de Estado

estamos solos muchas veces?"

Yo tenía el móvil, se lo di, "Tenga, me llama cuando quieras".

No me llamó nunca. -Esa soledad del poder

la tiene todo el que está al frente de una organización compleja.

El papa tiene un consuelo,

que no es el último teléfono que suena,

que después puede consultar con el Espíritu Santo, pero yo no.

-Está comunicando a veces.

-Está comunicando casi siempre, casi siempre.

(Música)

Yo soy un defensor de los políticos

y creo que el bienestar social que tenemos en España

se lo debemos a nuestros gobernantes y políticos.

Yo con todos los políticos me he peleado.

A todos les agradezco, de verdad, que me hayan recibido.

Creo que he sido el que más ha pisado despachos

y he hecho muchas muchas horas de espera

en las salas que me iban a recibir.

Camino como meta.

Realmente, con la que tratabas era con Ana, ¿no?

-Pero tú nos dabas la bendición.

Aquí, a veces, os queremos que estáis...

Que sois superdivinos, que estáis por encima.

Yo recuerdo, fuimos una vez a Burgos a ver a los niños discapacitados,

que hicimos aquella campaña,

y, cuando llegamos al coche, estaban a los niños allí

y te pusiste a jugar al balón con ellos.

Y la gente que iba contigo: "La primera vez que debemos jugar".

Yo dije: "Es un tío de carne y hueso, como nosotros".

Esas cosas son las que llenan.

Tengo una imagen preciosa con Vicente Ferrer en tu casa cenando.

-La casa a la que te refieres es al Palacio de la Moncloa.

-El Palacio de la Moncloa, sí.

Eran preguntas con mucha índole religiosa y profundidad.

-A mí, la personalidad de Vicente Ferrer, siempre me...

Me produjo una impresión grande.

Y tenía mucho interés en conocerle, en escucharle.

Yo procuraba tener unos ratos,

siendo presidente del Gobierno,

dedicados específicamente o bien al mundo de la cultura,

o bien al mundo de las ONGs... -Nosotros, Mensajeros de la Paz,

te debe mucho.

-Me alegro de que se puedan haber hecho algunas cosas útiles.

Desde la política, desde los gobiernos, el que lo tiene que hacer,

pues nada mejor que dar oportunidades a la gente,

si se dan las circunstancias.

Por ejemplo, prestar atención a los jóvenes.

Poder educar a gente joven.

Poder encauzar a gente joven en una serie de ideas,

que puede haber buenas vocaciones y servicios

y gente con ganas de hacer cosas en la vida

pública.

Porque, al final,

a los políticos, los gobiernos, se les critica muchísimo

y muchísimas veces muy injustamente y muchísimas veces con mucha razón.

Pero también tenemos que tener en cuenta

que los países necesitan gente que gobierne.

-Las cosas sencillas son, a veces, las que nos llenan mucho.

-Tú tienes un genio muy complicado, que yo lo conozco, ¿no?

-Sí.

La madre Teresa de Calcuta lo tenía.

-Todo el mundo tiene su genio. -Y hasta Cristo tenía.

-Seguro que sí,

pero tú te aplicas también la teoría del interés de Estado

a tus asuntos de Mensajeros de la Paz, ¿no?

Todo por Mensajeros de la Paz.

-Sí, lo que pasa es que, a veces, uno no es capaz de dominarse,

pero no quiero dejar de tener genio,

porque decir sí a todo y ponerse de rodillas

delante de tanta gente,

no se pueden hacer esas cosas.

-Lo que hace falta es tener razón. Lo que hace falta es tener voluntad

y lo que hace falta...

-Y creer en el de arriba, pero creer un poco también en ti.

Si no crees en ti, ¿en quién vas a creer?

-La confianza es el elemento básico.

-Tú, cuando estás en público,

te apartas de ser simpático y no es así.

-No me gusta mucho a mí.

Es que, aunque parezca mentira,

con la vida que he llevado, los focos no me gustan demasiado.

-Pero si no eran focos.

-Los focos, las televisiones, no me gustan demasiado.

Me gustan más otras cosas.

-Pero esa anécdota tuya de más simpático y más no sé qué,

eso no lo sabe la gente. Lo sabrán los nietos nada más.

-Yo sé, como tú, que soy encantador.

(RÍEN)

Me he peleado mucho por las necesidades que he visto en España.

Pero, al visitar otros países,

me he dado cuenta de que sus carencias son mucho más agudas.

Juegan cara a cara con la muerte, hay guerras, terremotos, hambrunas.

No podíamos parar en España,

había que entablar otra batalla lejos,

pero con la misma determinación.

De Felipe González aprendí una cosa preciosa.

Y era que dijo:

"Yo, Ángel, no quiero tener poder,

yo quiero tener como la iglesia, influencia".

El poder es influencia.

Yo no quiero que se acaben los ricos,

lo que quiero es que se acaben los pobres.

(Música)

Hemos rescatado a familias enteras de la Franja de Gaza.

En estos últimos años se ha endurecido esta guerra

entre Palestina e Israel.

Gracias a la ayuda del embajador español de Jordania y otras personas,

que tienen que permanecer en el anonimato por razones de seguridad,

hemos traído a muchas familias de los campamentos de refugiados.

En pocos días vivíamos una llamada desde el cónsul

en Jerusalén.

Como la vez anterior se habían llevado

los niños heridos de Gaza a España, hace 5 o 6 años,

posibilidad de que mejor quedaran en Jordania.

Primero, porque es un país más cercano y para que pudieran volver.

-En este caso concreto,

el alojamiento fue solucionado gracias a vuestra generosidad,

que ofrecisteis hacernos cargo de los gastos de alojarlos

y nosotros lo que hicimos fue recogerlos

y conseguir las autorizaciones del gobierno jordano

para que puedan permanecer aquí durante algún tiempo.

Cosa que no siempre es fácil.

-Hay que deciros chapó

porque yo sé que aquí no habéis hecho el silencio

que han hecho otros países cara a Gaza.

-Es muy difícil no querer a los jordanos.

Gente hospitalaria, gente amable,

gente cariñosa.

Y que se esfuerza por preservar su estabilidad.

Que se esfuerza por mantener la paz en su país

en una región, realmente, compulsa y difícil.

Yo, supongo, que, cuando me toque marcharme,

dejaré un trocito de mi corazón aquí.

(Música)

400 muertos niños, casi 6000 heridos.

-¿Hay esperanza de que esto se termine?

La guerra se tiene que terminar, ¿no? -Pero no creo que termine nunca.

-¿No? -No.

Llevan 2000 años peleándose.

-¿Qué es lo que más ves en este tipo de niños cuando llegan?

-Lo peor es que, cuando crezca,

todos tienen metida la guerra en el alma y quieren venganza.

-Eso es muy duro.

-Pero es la realidad.

Han visto morir al vecino, al amigo, al hermano, al padre.

-Más que morir, matar. -Matar, exacto.

-Habrá que reeducarles o intentarlo. -Costará mucho, pero ojalá.

-Cuando es por un accidente o por un terremoto,

a veces te cuesta menos dolor.

Te da más dolor cuando se matan unos a otros,

cuando se podía haber...

prevenido el que no se hubiera matado.

Por eso, aquí en Gaza, uno siente un dolor especial.

El padre Carlos, por ejemplo,

es uno de los sacerdotes al que le pedí ayuda y colaboración.

No solo para rescatar a las familias,

sino para cuidarlas una vez que llegan hasta aquí.

-El padre Ángel me dijo:

"Tú

tienes que abrir una oficina de Mensajeros de la Paz.

Y tienes que empezar a trabajar". Y así fue.

Tenemos una tarea muy grande.

Los refugiados palestinos,

los refugiados que vinieron de Líbano, ahora de Siria y de Irak.

Es una tarea muy grande. No tienen nada.

La verdadera caridad

no sabe distinguir entre cristiano o musulmán.

Es un hombre que necesita nuestra ayuda.

Porque yo tengo en Mensajeros muchos voluntarios musulmanes y cristianos.

Viven juntos.

Se ayudan.

-¿Eso que va por ahí no son...? No van a bombardear aquí, ¿no?

-No, no, no.

(RÍEN)

Eso...

Bueno, sabe que los niños que tenemos de Gaza

y que viven ahora aquí, cada vez que pasa un avión,

piensan que

viene a bombardear.

Y empiezan a llorar y a gritar.

-Yo me lo he preguntado muchas veces y casi tú seguro.

¿Es posible

acabar con el odio, con la venganza?

-Al final lo vamos a...

Vamos a acabar con el odio,

pero primero necesitamos gente que sabe amar

y dejarse amar por los demás.

-Mientras no me falte energía y goce de la bendición de los míos,

tengo que seguir luchando por los que más lo necesitan.

(Coro)

Buscar colaboradores, me decía don Gabino,

pero no solo fuera de mi entorno,

los de dentro son tanto o más importantes todavía.

El cardenal don Ricardo Blázquez,

presidente de la Conferencia Episcopal, me recibe en su casa.

Y don Carlos Osoro, arzobispo de Madrid,

ha hecho posible uno de mis sueños:

tener una iglesia en el centro de Madrid abierta las 24 horas del día,

como la iglesia de San Antón.

Con estos apoyos, ¿cómo no continuar con alegría esta labor?

-Quiero mostrar de nuevo mi cercanía a tantas personas, tantas familias,

que, desde hace tanto tiempo, vienen pasándolo mal.

Desde la iglesia

ojalá podamos hacer lo que debemos hacer.

-Estamos en una sociedad, yo creo,

que nunca en la historia de la humanidad

hubo tanta solidaridad como hay ahora.

-Yo pediría que todos nos unamos

en lo que es un trabajo que debemos compartir

también para mantener la esperanza en nuestro pueblo.

Si de la sociedad nos beneficiamos todos,

que en los momentos duros de la sociedad

también todos pongamos nuestra colaboración generosa.

Permíteme, Ángel,

que también agradezca a Dios y os felicite a vosotros.

Y os anime.

Y quiero felicitar también a tantas personas

como a través de los otros encuentran una ayuda y una esperanza en su vida.

-La sonrisa y la paz que tenemos

es porque sabemos que, si haces feliz a alguien,

eso a uno le hace feliz. -Ya lo decía San Pablo:

"Hay más gozo en dar que en recibir". -Sí, sí.

La iglesia, a través de sus misioneros,

realiza una labor de apoyo importantísima

en lugares del mundo donde ve que existe necesidad.

A veces yo también soy consciente

de que nuestra institución necesita apoyos extra.

A través de los misioneros,

nos llegaron noticias de Benín hace ya 13 años.

Perdemos mucho tiempo en estar en los despachos y en las oficinas.

A veces tenemos que salir más fuera.

A veces, lo que se necesita no son cosas,

lo que se necesita es, a lo mejor, traer más cooperantes,

lo que se necesita es concienciarnos.

Si un día yo pudiera tener una iglesia abierta las 24 horas,

los santos que pondría en esa iglesia

serían santos de pantalón y de camiseta.

(Canto étnico)

Nos interesa nuestra vida y lo que nosotros hacemos y tenemos.

Si me sobra algo, lo doy.

Y si hay una campaña muy fuerte en los medios de comunicación,

ayudo pero, normalmente, nuestra imagen de África es muy negativa,

es todo como guerras, violencia, hambruna.

Yo creo que la gente que viene aquí se enamora de África

porque ve gente alegre,

gente que con nada lo comparten,

son capaces de acogerte y darte todo lo que tienen.

Verdaderamente, se viven situaciones emocionantes aquí.

Y creo que, efectivamente,

no le llamaría el primer mundo, sino el mundo rico,

debería ayudar a este mundo, rico en muchas otras cosas,

pero no en recursos económicos.

(CANTAN)

Yo creo que la obra que pensó, modeló y que, de hecho, está hecha,

es una gran obra, una gran labor y un gran trabajo.

Creo que es un hombre que sabe moverse,

que saber buscar recursos,

que tiene ese atractivo personal

que hace que la gente le ayude.

Yo creo que eso es un don, un don de Dios.

Creo que tiene que estar aquí por eso,

porque no pide nada para él,

lo pide todo para ayudar a niños huérfanos,

a niños que vuelven de la esclavitud aquí,

que se los encuentran en la calle robando o vendiendo,

o niñas prostituidas.

Y que son acogidos

y Mensajeros de la Paz consigue que vuelvan a estar con sus familias

y de sus familias les vuelvan a aceptar.

Sueño con el mundo mejor,

con un reino de Dios aquí, un reino de paz, amor y justicia.

(Canto étnico)

Nos preguntan muchas veces si África tiene futuro.

Yo juro y perjuro y lo digo en voz alta,

que no es que tenga futuro, es que tiene presente,

que es lo que estamos haciendo ahora.

-África es muy pobre, pero tiene una capacidad de...

de sacar de las riquezas que tiene, materiales, y de la gente.

Porque también otro problema que vemos

es la falta de la gente de valorarse a sí misma.

Han sido despreciadas tanto tiempo, que ellos mismos...

Nosotros nos valemos, son los blancos los que saben hacer las cosas.

Ese trabajo que hacemos a nivel de las comunidades cristianas,

aunque no sea tan valorado por los que buscan proyectos visibles,

me parece que es muy importante. -Mira, Ángel.

Yo procuro no hablar de pobres, sino de empobrecidos.

África está muy empobrecida por muchas razones.

Según Benedicto XVI, es la gran esperanza de la iglesia del futuro.

-La primera vez que vine yo a África, a Benín,

fui a ver al presidente.

Me dijo una cosa preciosa que os la dejo dicha vosotros.

Me dijo: "Ustedes,

los españoles, los europeos, vinieron aquí a esclavizarnos.

Y ahora doy gracias a Dios

porque ustedes vienen a liberarnos de la esclavitud".

Eso dijo.

Y yo creo que vosotros, los misioneros, los cooperantes,

la gente, es verdad que aquí venís

a liberar a la gente de la esclavitud,

no solo del trabajo y del hambre.

Benín es un país pequeño en el oeste de África

que vive, sobre todo, de la agricultura.

Me conmovió saber que es uno de los 20 países más pobres del mundo.

Supe de su historia pasada porque Benín fue cuna de esclavitud.

Aquí se vendieron durante años los mejores esclavos africanos

a Europa y a América.

Y paradojas de la vida,

hoy repite su drama todavía peor, si cabe.

Pues lo hacen con sus niños,

niños que, entre 2 y 4 años,

son secuestrados y vendidos como esclavos por sus propios parientes.

-"Yo quería llevar dinero a casa y trabajar.

Mi hermano me dijo que un hombre me llevaría a Nigeria

y me daría un trabajo.

Me llevaron allí

y trabajé mucho, pero mis padres nunca recibieron ningún dinero.

Me marché, pero nos cogieron a mi hermano y a mí

y nos vendieron como esclavos.

La Policía sospechó algo y me rescató,

pero me llevaron a una central porque nadie vino a buscarme.

Mensajeros de la Paz me recogió y encontró a mi padre,

y me llevó con él".

-Un hombre que tiene 50 años, con 13 niños,

y que no puede ya trabajar el campo,

que no puede hacer nada para dar de comer a esos niños,

cuando una persona pasa y le dice:

"Yo te voy a ayudar,

te voy a coger tres o cuatro para llevar a la ciudad,

les voy a poner en la escuela y a tal y tal".

Acepta inmediatamente. Es que él no puede.

Acepta la ayuda del otro, pero el otro no dice la verdad.

El otro quiere los niños para otra cosa.

Él también quiere ganar dinero a partir de estos niños.

-Todo este drama que viven aquí los niños

nos impulsó a establecer, desde el año 2002,

y a participar junto a otras ONGs en lo que se denomina

"red de estructura de menores en situación difícil".

Con la colaboración desinteresada de muchas personas y asociaciones,

hemos fundado la Casa de la Alegría, en Cotonou,

que recoge a niños de todas las edades

para garantizarles protección y un futuro mejor.

Ya se han acogido más de 500 niños.

(Música)

En Allada, una aldea a unas 2 horas de Cotonou,

la ciudad más importante de Benín,

tenemos un centro de acogida y de protección de niños

que recoge a bebés y a niños abandonados.

Gracias a las hermanas de San Agustín,

hay menos niños abandonados.

Ellas los recogen de la calle, desnutridos,

y 30 de cada 100 se les mueren.

A mí se me clava en el alma que no puedan darse en adopción

porque no existen acuerdos internacionales

ni voluntad política para hacerlo.

Como diría mi admirado papa Francisco: "'Vergogna', vergüenza".

Había soñado una vez, hace 50 años, que se acabasen los orfanatos.

No hay que soñar cosas que nunca vayas a poder realizar.

Pero hay que seguir soñando.

Y yo hoy, después de 77 años, sigo soñando.

Y sigo soñando en cosas maravillosas,

que es que, entre todos, estamos haciendo un mundo mejor.

(LEE) "Creo que usted se acuerda de mí,

actualmente estoy en Estados Unidos de América.

Mensajeros se cuidó de mí cuando yo era muy niño.

Me fui de Benín desde hace mucho tiempo

y quisiera regresar un día para visitar Mensajeros de la Paz

que me ha dado salud, alegría, vida".

Estos son nuestros niños, son los Mensajeros de la Paz,

los hombres y mujeres que, a través de estos 50 años,

están formando esta gran familia de Mensajeros de la Paz.

Miro hacia detrás y no estás tú.

Tan solo quedan los reflejos de los pasos que voy dando.

La familia, hoy hay muchos tipos de familia

y todos merecen el mismo respeto.

La familia ha sido la gran apoyo

para los que se han visto en situaciones límites

porque han perdido el trabajo o la casa.

También yo he luchado por la mía.

Hace años acogí en casa a seis hermanos

que hoy son hombres hechos y derechos.

Es un gozo compartir con ellos los momentos que la vida me permite.

Yo he aprendido mucho en la familia, la familia es compartir.

Es, sobre todo, gozar y ser felices.

-Seis hermanos juntos... -Es mucha tarea para una casa,

una familia muy grande.

Éramos muy gamberros porque la verdad es que todos hemos sido...

-Teníamos a Merche, la que nos cuidaba en casa,

era la que nos castigaba.

Luego venía Ángel y nos levantaba... -Nos levantaba siempre el castigo.

-Decía: "Pero, hombre...

Pero, Merche, son críos, hombre, déjalos".

-Tienen que jugar, decía.

-Yo me tiré tres meses sin ir al colegio escondiéndome en el armario.

Y me pillaron las monjas con Ángel andando por la calle

y me dijeron: "Llevas tres meses sin venir".

Dice Ángel: "No pasa nada, estaba malo en casa".

Las notas, igual. Con aprobar inglés ya teníamos bastante.

-Ya estábamos contentos. Siempre nos ha educado muy bien.

-Seguimos trabajando en Mensajeros

y, además, ahora estamos los cuatro trabajando en una residencia.

-Y la suerte que estamos los seis juntos, claro.

(Música)

He tenido mucha suerte al contar con colaboradores relevantes

en todos los ámbitos de la sociedad:

la comunicación, el deporte, la cultura.

Con todos ellos la ayuda que damos se ha multiplicado.

Quiero agradecerles sinceramente su apoyo

porque, sin ellos, no lo conseguiríamos.

-¿En cuántos lugares estáis haciendo cosas?

-En 47 países en estos momentos.

Con más de 45 000 niños.

-¿Tú te acuerdas cuando nos conocimos?

-Hace casi 14 o 15 años con motivo del terremoto de El Salvador.

Yo llego allí y veo una periodista

encima de todos los escombros con el micrófono.

Dije: "Esta es de España".

Me impresionó mucho.

-Era un momento de mucha confusión en una zona terrible.

Porque era de recuento entre muertos, un olor que era...

-Sí, olía a muerto.

-Terrible, olía a muerto permanentemente.

Y en los campamentos donde estaban los niños.

Yo siempre tengo la imagen tuya rodeado de niños.

-Los que más sufren siempre suelen ser los niños.

Los niños que, a veces, no pierden la sonrisa,

pero que han perdido a los padres, todo lo que había allí.

-A mí me impactó mucho eso.

-Aquello de El Salvador ha sido muy impresionante.

Después nosotros nos quedamos allí, con lo cual, fuimos capaces de...

crear, montar más de 20 viviendas que las habían destruido.

Después los hogares para los niños de una manera especial,

eran los niños discapacitados, los niños que no tenían familia,

entre los cuales, estaba mi niño Josué, con 2 años,

que no sabía yo que, después de años,

un niño que no tenía esperanza de vida,

y pudiera venir aquí, fue la bendición de Dios fijo.

-Es la alegría de tu vida.

Y tú su...Bueno, el que le ha salvado la vida.

¿Cuántas operaciones lleva? -Lleva muchas.

El doctor Cavadas, que es el doctor milagro, fue el que le salvó.

Le quitó las costillas para ponérselas en la cabeza,

que venía quemado totalmente.

Qué suerte ha tenido el niño.

Yo digo lo que decís muchos padres, pues sí, él habrá tenido suerte,

pero yo he tenido más suerte que él.

Sus rayos entran en mi casa,

no dejan que mi mañana rara entristezca mi mirada.

Tener alguien a quien le puedas dar un beso

o alguien que te llama 40 veces al día "Papá, papá",

es la compensación a lo largo de la vida.

Hoy nada va a cambiarme.

Hoy todo va a salirme bien.

No queda nada que me agache.

Sé bien que yo tengo el poder.

Me gusta estar contigo

y que vea la gente que el fútbol, el deporte, en general,

es un hábito de vida estupendo.

-Los curas de antes jugábamos mucho al fútbol.

Hasta el papa actual de ahora.

Empezamos a jugar al fútbol, no en un campo precioso como este,

sino debajo de mi casa con una pelota de trapo, de medias.

-Sí, ahí aprendíamos todos, en la calle.

Nos vemos en muchos premios.

En casi todos los premios estamos los dos ahí.

Pero yo creo que no son actos de exhibicionismo,

sino que son actos de atender a todo el mundo

y devolver la simpatía que nos dan.

-Creo que muchos de los premios, casi todos los premios que nos dan,

no son tan siquiera personales. -Exacto.

-Sino que son a instituciones o a lo que representamos.

La sociedad tiene muchas cosas buenas

y algo de lo bueno que tenemos nosotros es de la sociedad.

Tantos voluntarios y tanta gente que dan horas y horas,

algunos dan donativos,

pero hay mucha gente que lo que da es él a sí mismo

y eso es lo que premia.

-Quería preguntarte,

tú, que tienes buena perspectiva de años atrás,

del mundo de la discapacidad, cómo ha evolucionado dentro del...

-Yo he conocido, siendo niño,

a los niños discapacitados, niños con parálisis,

que los padres los escondían en casa,

los metían en unas cajas de madera

para arrastrarnos porque no había sillas de rueda para sacarlos.

Y ha cambiado la sociedad.

Ha pasado de compadecer a aquel niño, de darle lástima, o aquel padre,

a cuidarle.

Hoy ves a un niño discapacitado, pero que ha estudiado, y le admiras.

Y a esos padres que les ves con los niños,

ya no les compadece nadie, les admiran.

Fíjate tú que padres.

-Han pasado de meterlos en casa a darle visibilidad.

-Y ya no te digo el deporte.

Que a veces hasta les tenemos miedo los que no estamos discapacitados.

-Yo creo que no hay diferencias de los beneficios del deporte

de una persona con todas las capacidades

psíquicas en condiciones,

que otro que tenga capacidades diferentes.

A toda esta gente, estas familias,

incluso que tienen chavales con discapacidad

pero, al mismo tiempo están en el paro

o situación difícil económicamente,

que no tiene que haber nada de recortes,

nada de privación

del salario mínimo para proteger a estos chavales.

-Debemos seguir exigiendo, no podemos tirar la toalla.

-Tú te mueves bien en ese...

Pides con...

Que es lo más bonito de pedir para los demás, que no pides para ti,

que pides para los demás. -Yo digo lo que tú dices.

Yo creo en Dios, creo en los hombres y creo en mí.

Es decir, yo creo en lo que estamos haciendo.

Y cuando uno cree en eso,

es capaz de meter goles y es capaz de muchas cosas.

(Música)

Toledo tiene el mejor hospital de parapléjicos de España.

Aquí llegan desde todas las partes para recuperarse

o iniciar una vida nueva.

Pero ¿qué pasa con sus familiares?

Ellos tienen que dejarlo todo para cuidar de sus enfermos

lejos de sus casas.

Descubrimos que muchas familias dormían en los coches durante meses

por falta de recursos.

Por eso, abrimos una residencia de familiares

para que vivan con dignidad mientras cuidan de sus enfermos

que, con eso, ya tienen bastante.

Hay muchos héroes en la sociedad

y uno de los héroes son los familiares de los que están enfermos,

los familiares de los que están pasando mal

o de los que, a veces, están con una enfermedad

o una tristeza especial, y estos son los de este hospital.

-Mi niño entró en una intervención

que me dijo la neurocirujana que en 15 días iba a estar en casa.

Después de la operación no sabían lo que había pasado.

Me dijeron que tenía una lesión medular.

Yo nunca le miré las piernas y le dije que las moviera.

Lo más importante era que mi hijo estaba allí

y que había salido de la operación.

Bajó una neurocirujana a verlo

y me dijo que el niño estaba parapléjico,

que había que sacarlo del hospital de Cádiz.

Lo tenían que volver a intervenir.

-Lo dejamos todo, a mi niña en Chiclana.

Perdí el trabajo y nos vinimos aquí a ver qué pasaba.

-Si no hubiese fundado la residencia de Mensajeros de la Paz,

no hubiesen podido estar aquí mis padres

durante el período hospitalario. Estoy superagradecido.

-Son mucho tiempo con ellos.

Son muchos problemas los que te cuentan.

Y es que te podía haber tocado a ti.

Es que hay que, sobre todo, animarles.

-Llegan de pronto,

se encuentran con esta situación horrible que les ha tocado,

y encima no saben dónde van a dormir. Además, se encuentran un poco solos.

Y, bueno, se les orienta un poco, se les dan las facilidades

para alojamiento.

¿Sabes quién ha venido a vernos? José y Ana, los de Cádiz.

-¿De verdad? -Sí.

-Pues venga.

-¿Vamos a tomar un café con ellos? -Como tú quieras.

Venga, vamos a cerrar y nos vamos.

(Música)

Mi marido se cayó el 13 de junio, día de su cumpleaños,

a las 3 de la madrugada.

Se levantó sonámbulo

porque estaba soñando con mi hija que se había muerto hace dos semanas.

Sentimos el ruido y el impacto. Él iba corriendo la escalera abajo.

Le ingresaron, a los 5 días le operaron.

Después dijeron que, como era cosa de médula, allí ya no hacían nada.

Nos mandaron aquí al parapléjico.

Me pusieron en contacto con Reme, la asistente social.

A mí me dieron cobijo esa noche.

Para mí ha sido todo.

El padre Ángel, para mí, le veo un dios.

-A mi hija no la puede hacer nada.

Así que, desde entonces, todos los problemas para atrás

y a tirar para adelante y a tirar para delante y a tirar para delante,

y así estoy.

-La ayuda que está dando a todos es muy valioso.

(Música)

El problema es encontrar lo que es la vivienda,

porque después ellos se hacen todas sus cosas,

los desayunos, se lavan la ropa y todo eso.

-Fue una zambullida en el mar

y tuve la mala suerte de romperme las cervicales

y una lesión medular.

Cuando tuve el accidente,

le dije que si quería seguir conmigo o dejarme.

Que dijese ella.

Y me respondió que si yo, en mi lugar, haría lo mismo.

Pero yo creía que se lo tenía que preguntar por no...

obligarla a estar conmigo, y está conmigo porque quiere.

O sea...

No dificulta la silla nada para tener pareja.

-Estar en un sitio que no es el tuyo,

no todo el mundo puede pagarse un alquiler,

no puede afrontar todas estas facturas,

porque las facturas que tenemos en nuestra ciudad siguen viniendo igual.

Así que, el padre Ángel a nosotros nos ha ayudado muchísimo.

-Ver cómo alguien que no te conoce de nada

siempre está... Prácticamente, darte todo lo que tiene.

-Creo que el padre Ángel es el ejemplo perfecto

de que, si quieres hacer algo, puedes. Y que no existen trabas.

-Lo que dice el papa Francisco a veces no es dar o mirar, es tocar.

Es acariciar y estar con la gente.

Pensar que tienes un familiar que, de la noche a la mañana,

se quedó con una parálisis

o se te quedó inmóvil.

Tiene de ser muy tremendo.

-Ganas de tener hijos, eso, lo primero.

Porque esto no me impide tener un hijo, darle vueltas ni nada.

Que no, que no.

-Terminar nuestra casa, adaptarla y seguir la vida como antes, igual.

-Parece que me ha tocado la lotería, de verdad.

-Es que nos ha tocado ya. -Porque si no es por esto...

Yo me hubiese quedado desde aquí para abajo listo.

-La suerte que hemos tenido,

que todos tenemos lo mismo y nos apoyamos unos a otros.

20 familias en la residencia, 20 personas con los mismos problemas,

y somos una piña, así lo hemos podido llevar.

Si hubiésemos estado solos, pues no. -Tenemos otra familia aquí.

-Desde luego.

-No son conscientes de lo fuertes que son,

de los valientes que son.

De verdad que lo que saco de ellos es muchísimas ganas de vivir,

muchísima alegría. Te enseñan a relativizar.

Te enseñan a valorar lo importante de la vida.

A mí me han enseñado mucho a disfrutar de cada momento.

-Dentro de la sociedad hay muchas personas

que quieren hacer el bien a los demás, que les quieren hacer feliz,

y que, a veces, crees que eso no existe.

Y sí existe. Existen hombres y mujeres buenas

que es lo que representamos muchas de las ONGs,

no solamente la ONG de Mensajeros de la Paz.

Cientos o miles de ONGs son un reflejo de la sociedad.

Cuando, a veces, se cree que todo es Sodoma y Gomorra, que todo es malo,

no es verdad.

Nunca en la historia de la humanidad tuvo tanta solidaridad

como hay ahora.

Decía la madre Teresa de Calcuta

que la soledad causa más fuertes que cualquier enfermedad.

Soy muy sensible con la soledad

y ahora, que me hago mayor, más, si cabe.

Muchos de nuestros ancianos la sufren.

Por eso, me encanta venir a esta residencia de La Bañeza, en León

Aquí viven juntos personas mayores, religiosas y sacerdotes eméritos.

(Música)

-Cuando seamos viejos,

veremos con nostalgia, sentados desde un banco,

cómo la vida pasa.

Yo, hablando con alguno que no me entienda nada

y tú inventándote prisas para volver a casa.

Para salvar las noches que entonces serán largas.

Yo de La Bañeza conocía muchas cosas,

pero yo desconocía...

Esto es muy importante,

esto que has montado a golpe de corazón con tu gente,

esta residencia a mí me ha impresionado.

-Cuando tu entrabas por la puerta yo decía:

"Hoy no tiene un cardenal, pero viene un patriarca".

Y tú eres el patriarca de mucha gente.

-Muchas gracias por ese regalo y por esa distinción que me haces.

-En la tarjeta puedes poner patriarca, que lo eres de verdad.

-Yo uno de los orgullos y de los títulos más importantes

es el que me conceden mis nietos cuando me llaman abuelo.

-Aquí, cuando a veces vienes, y besas a algunos, les das un abrazo,

algunas veces te dicen:

"Hace tanto tiempo que nadie me besa, nadie me quiere..."

Y es que, a veces, los mayores nos sentimos solos.

La soledad es...

La madre Teresa de Calcuta lo decía:

"Es la peor enfermedad que uno puede tener".

-Ángel, ya que estamos en mi tierra,

yo te invito a visitar uno de los lugares

maravillosos que tenemos, que es Castrillo de los Polvazares.

(Música)

Ha habido tanta gente mayor que ha encontrado su felicidad,

ponerse al corriente de la vida, con lo bueno y con lo malo,

con el chisme y con el humor, a través de la radio.

No sé que hubiera sido de los mayores...

No sé qué hubiera sido de nosotros si no hubiera existido la radio.

-Tú sabes los que a veces no tienen con quién dormir,

dormir con una radio debajo del almohadón.

-Sí. -Esa es una compañía inmensa.

-Inmensa, es verdad.

Si despiertas a las 3 de la mañana, a las 5 o a las 6, ahí está.

-Y que no cuesta dinero tampoco.

-Bueno, un poco de pilas.

Pero no cuesta.

Y eso, sobre todo los que somos mayores, escuchamos mucho la radio

y por eso yo creo que, siempre que tengas ocasión, sigue...

bendiciéndonos y dándonos aquellos "buenos días" que decías.

-Hoy diría: "Buenos días, les habla Luis del Olmo,

el amigo del padre Ángel".

(Coro)

He llorado muchas veces. Cuando me dijeron que tenía cáncer.

Porque, para mí, era impensable.

Desde que apareció Josué en mi vida,

no tengo miedo a morir, ni por él, tan siquiera.

Yo creo que está todo hecho.

El sentirte padre sin haber sido padre.

El sentirte querido...

No, si hoy tuviera que morir, es decir, no me gustaría.

Tengo mucho más miedo, más que a morir,

a que le pase algo a los míos.

-Solo ante Dios,

un niño y un anciano,

debemos ponernos de rodillas.

En cuanto miro a la ventana, un sol enorme me acompaña.

Sus rayos entran en mi casa,

no dejan que mi mañana rara entristezca mi mirada.

Hoy nada va a cambiarme,

hoy todo va a salirme bien.

No queda nada que me agache,

sentir que yo tengo el poder.

Hoy nada va a cambiarme,

hoy todo va salirme bien.

No queda nada que me agache,

sentir que yo tengo el poder.

Miles de llamadas me reclaman pasadas las 10 de la mañana.

Solo me quedan cuatro cigarrillos hasta el día 10.

Qué triste puede parecer mi vida

pero, al contrario, me siento feliz.

No me hace falta más para vivir.

Otros documentales - La fuerza de la mariposa - El Padre Ángel

54:41 21 jun 2019

El padre Ángel nos relata en primera persona y acompañado por personalidades públicas relevantes, el periplo recorrido a lo largo de su vida hasta completar la obra realizada con cientos de niños, por su fundación mensajeros de la paz, en ayuda de los más desfavorecidos.

Histórico de emisiones:
20/11/2015

El padre Ángel nos relata en primera persona y acompañado por personalidades públicas relevantes, el periplo recorrido a lo largo de su vida hasta completar la obra realizada con cientos de niños, por su fundación mensajeros de la paz, en ayuda de los más desfavorecidos.

Histórico de emisiones:
20/11/2015

ver más sobre "Otros documentales - La fuerza de la mariposa - El Padre Ángel " ver menos sobre "Otros documentales - La fuerza de la mariposa - El Padre Ángel "

Los últimos 103 documentales de Otros documentales

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 58:07 hoy El documental narra la historia de los españoles desplazados durante la contienda a Francia y que en su exilio fueron utilizados en la construcción de la Línea Maginot, para la autodefensa de este país frente a la invasión nazi. Contenido disponible hasta el 2 de agosto de 2019. Histórico de emisiones: 22/08/2015 01/02/2018 29/08/2018

  • 45:59 ayer Michael y Phil construyen una casa de campo del siglo XXI y abandonan su glamurosa vida londinense para ejercer de granjeros. Con estructura de granero de dos plantas, tejado de caucho negro, un enorme ventanal en la fachada revestida de sílex, el edificio debe reflejar los gustos de sus habitantes. Contenido disponible hasta el 24 de julio de 2019. Histórico de emisiones: 23/10/2017

  • 44:17 ayer Verónica visita la cosmopolita Londres y en el Soho comprueba la gran cantidad de restaurantes internacionales que hay. Visitará Brick Lane y sus restaurantes indios. Probará el típico Roast Beef en la tradicional "cena de domingo" (Sunday Roast). Vivirá una auténtica hora del té probando sus dulces. Contenido disponible hasta el 24 de julio de 2019. Histórico de emisiones: 16/06/2017 08/05/2018

  • 58:33 ayer Visitamos la costa occidental del país, alejándose de las rutas turísticas. Liguria entre el Mar Tirreno y las escarpadas montañas. Vamos a Génova, a Pisa y a Livorno, donde mezclaremos el arte que nos enseña Andrew y las recetas más típica de Giorgio. Exploramos la cultura y la gastronomía. Contenido disponible hasta el 24 de julio de 2019. Histórico de emisiones: 21/03/2018

  • 58:09 ayer Gregg se adentra en la fábrica de pan más grande de Gran Bretaña, aprendiendo cómo se produce uno de los panes favoritos del país. Cherry nos enseña lo que se necesita para hacer la harina perfecta y revela el truco para conservar el pan. Ruth repasa la la evolución del pan blanco en la historia. Contenido disponible hasta el 24 de julio de 2019.

  • 51:28 pasado martes En 1928, el joven partido nazi intenta recuperarse del desastre electoral y lucha por la legitimidad. El desplome de la bolsa estadounidense les servirá de ayuda, haciendo que los nazis sean como profetas, pero el nuevo respeto por el partido les obliga a hacer una purga de rivales. Contenido disponible hasta el 23 de julio de 2019. Histórico de emisiones: 27/04/2018

  • 46:33 pasado martes Kevin McCabe tiene una épica misión: construir en Devon, sudoeste de Inglaterra, un edificio de aspecto medieval de 930 metros cuadrados con una técnica utilizada desde la Prehistoria a base de arcilla, arena, paja y agua, conocida como Cob, que armonice con la forma ondulante del paisaje. Contenido disponible hasta el 23 de julio de 2019. Histórico de emisiones: 20/10/2017

  • 45:21 pasado martes Verónica visita Seúl, la capital de Corea del Sur, y prueba delicias en la exclusiva zona de Seongbik-dong. Probará la sopa de perro, el pollo frito y la típica barbacoa coreana. Descubre el gran Noryangjin, el mercado de pescado, y el mercado Gwangjan y su comida callejera. Contenido disponible hasta el 23 de julio de 2019. Histórico de emisiones: 15/06/2017 07/05/2018

  • 58:28 pasado martes En esta última etapa, Andrew y Giorgio van al norte del Piamonte, tierra de exuberantes bosques y altas montañas. Buscaremos trufas, visitaremos Abadías, conversaremos con el fundador del "Slow Food", haremos un guiso de corzo, y visitaremos Turín con su arte y su productos locales. Contenido disponible hasta el 23 de julio de 2019. Histórico de emisiones: 20/03/2018

  • Factomanía. Episodio 10

    Factomanía. Episodio 10

    47:03 pasado martes

    47:03 pasado martes Hoy empieza Fran destruyendo el mito de la criminalística poniendo a prueba la eficacia del ADN, asombra a sus compañeros mostrándoles un vaso lleno de nada y nos habla del gran valor y utilidad de los excrementos animales. Contenido disponible hasta el 23 de julio de 2019. Histórico de emisiones: 17/07/2018

  • 45:44 pasado lunes Ben y Rachel Hammond ya saben lo que quieren para dejar su huella: transformar en Brockwell Park, al sur de Londres, una anodina casa de ladrillo de los años 50 en una mini mansión modernista, energéticamente eficiente y que guarde el equilibrio entre los materiales empleados y el entorno. Contenido disponible hasta el 22 de julio de 2019. Histórico de emisiones: 19/10/2017

  • 46:08 pasado lunes Verónica descubre Perú y su maravillosa cocina. Prueba la pachamanca y el cuy; el ceviche más auténtico y cocinará con una conocida repostera peruana. Descubrirá la gastronomía tradicional japo-peruana; degustará la mejor cocina chifa y el pisco sour más bohemio. Contenido disponible hasta el 22 de julio de 2019. Histórico de emisiones: 14/06/2017 04/05/2018

  • 58:32 pasado lunes Andrew y Giorgio en esta ocasión van a Lombardía. Primero van a Corgeno, ciudad natal de Giorgio, donde sus padres invitan a Andrew en la casa Locatelli a un almuerzo dominical. En recompensa Andrew le acompaña a ver los Frescos de Lorenzo Lotto, en una capilla privada de Trescore. Por la primera autopista construida, llegan a Milán, visitando su Catedral gótica, suben al Duomo, y luego al lado, la Scala, uno de los Teatros de Ópera más famoso y después a la Galleria Vittorio Emanuele II, lleno de tiendas de lujo. Así juntamos, religión, arte, y capitalismo. Dentro de la Scala, está en su restaurante el Chef Gualtiero Marchesi, padre de la cocina italiana moderna, quien les hará un risotto hecho con azafrán y oro. Andrew y Giorgio visitan el Museo del Novecento, donde vemos la Italia moderna bajo el fascismo. Después se van a Mantua, donde visitan el Palazzo Te, construido para el Duque Federico Gonzaga, diseñado y con frescos de Giulio Romano, un discípulo de Rafael. Finalmente, van a Cremona. Contenido disponible hasta el 22 de julio de 2019. Histórico de emisiones: 19/03/2018

  • Factomanía. Episodio 9

    Factomanía. Episodio 9

    47:15 pasado lunes

    47:15 pasado lunes En el capítulo de hoy Greg nos habla de la forma inteligente de tomar un castillo, construye un giroscopio que desafía a la gravedad y nos descubre dónde está la cordillera más grande del planeta. Por su parte, Dom revela los secretos de los superespías y fabrica una nube casera. Contenido disponible hasta el 22 de julio de 2019. Histórico de emisiones: 16/07/2018

  • 59:31 pasado domingo Documental sobre las operaciones de los servicios secretos americanos en España durante la II Guerra Mundial. Histórico de emisiones: 18/01/2018 22/08/2018

  • La vida secreta de Felipe II

    La vida secreta de Felipe II

    56:33 pasado sábado

    56:33 pasado sábado Documental sobre la vida secreta de Felipe II. Contenido disponible hasta el 28 de julio de 2019.

  • 25:39 pasado sábado El pueblo Newar, en Nepal, se haya en la confluencia entre el hinduismo y el budismo. Esta etnia es el origen de un hecho único en la historia de las religiones: una diosa encarnada en el cuerpo de una niña. En este episodio conoceremos a las diosas vivientes de los Newars. Contenido disponible hasta el 20 de julio de 2019. Histórico de emisiones: 08/12/2017 13/07/2018

  • 26:59 pasado sábado Una expedición recorre 50 mil kilómetros a lo largo de África en busca de tribus con las que convivir y de las que aprender. Su relación con la tierra, la selva o los poblados cercanos; su cultura, organización y estructura social. Un acercamiento a los pueblos más primitivos que viven hoy en África. Contenido disponible hasta el 20 de julio de 2019.

  • 20:12 pasado viernes La tecnología actual permite medir la fuerza de nuestro cerebro sobre el mundo físico y crear máquinas personalizadas que dotan al ser humano de superpoderes que trascienden los límites de nuestra biología: exoesqueletos adosados al cuerpo que aumentan la seguridad y la calidad del trabajo. Contenido disponible hasta el 19 de julio de 2019. Histórico de emisiones: 10/08/2018

  • 44:51 pasado viernes Verónica visita Estocolmo, que nos sorprende con los mercados ecológicos, y descubrirá el perrito caliente más especial y hará las albóndigas en una casa sueca. Experimentará un picnic en barco y aprenderá a hacer bollos de canela (kanelbulle). Visitará una aldea vikinga y probará el surstromming. Contenido disponible hasta el 19 de julio de 2019. Histórico de emisiones: 13/06/2017 03/05/2018

Mostrando 1 de 6 Ver más