Música, baile, naturaleza y literatura, museos...Desde Hemingway a Antonio Gades, pasando por el Guggenheim o el Palau de les Arts de València. Aquí podrás disfrutar de los mejores documentales.

4286938 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Otros documentales - Corea, ¿La reunificación imposible?: Tan cerca, tan lejos - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad TVE

Para los coreanos, Corea es una por su geografía,

por su pueblo, por su idioma y por su cultura.

Tras ser colonizada por Japón,

en 1945, Corea se ve dividida en dos zonas de ocupación,

una estadounidense en el Sur, y una soviética en el Norte.

En 1950, primero el Norte, y luego el Sur

tratan de reunificar el país por la fuerza.

La intervención de Washington y el bloque occidental,por un lado

y de Pekín y Moscú, por otro,

precipitan a la península coreana en una guerra internacional

que durará tres años.

Morirán cuatro millones de coreanos,

y millones de familias se verán separadas por la DMZ,

la Zona Desmilitarizada del Paralelo 38.

Al terminar la guerra de Corea,

los dos países, arruinados, están entre los más pobres del mundo

Renacerán bajo la forma de dos sistemas antagonistas:

en el Norte, Kim Il-Sung

radicaliza la lógica de la dictadura del partido único y de la autarquía.

Mientras, bajo el mando de Park Chung-Hee,

Corea del Sur adopta una política autoritaria de industrialización

y de exportación a marchas forzadas.

En 1989, la caída del Muro de Berlín simboliza el fin de la Guerra Fría.

El mundo entero se pregunta

si Corea seguirá el ejemplo de Alemania,

sumida en plena reunificación.

¿es posible la reunificación coreana?

Entre el Sur y el Norte,

la Zona Desmilitarizada se alza como un muro militar e ideológico,

erigido hace ya tres generaciones.

Un muro del que nadie sabe si se vendrá abajo algún día.

Por primera vez, en esta película,

coreanos del Sur y del Norte

han accedido a contarnos juntos su historia.

A causa de su división, la mayoría no han podido verse nunca.

Una película de Pierre-Olivier François

Producida por Christine Camdessus

COREA: ¿LA REUNIFICACIÓN IMPOSIBLE?

SEGUNDA PARTE TAN CERCA, TAN LEJOS.

El taekwondo es el deporte nacional coreano.

Cada uno de sus movimientos tiene un significado.

El “ji-tae” simboliza a un hombre con los pies clavados en la tierra,

luchando por su existencia.

Sin embargo, las dos partes de la península están en desequilibrio.

El Norte se ve rodeado de enemigos que esperan su agonía,

y el Sur quiere ser reconocido como una potencia autónoma.

el enfrentamiento entre el Oeste y el Este, se atenúa.

¿Triunfará la globalización liberal?

Corea del Sur se siente en sincronía con esa evolución.

Ha conseguido deshacerse de sus regímenes militares

para dar paso a una joven democracia.

Su éxito económico se ha convertido en una fuente de orgullo

y una seña de identidad.

Una serie de empresas hasta ahora desconocidas,

como LG, Samsung, Huyndai y Daewoo,

conquistan los mercados del acero, el automóvil o la electrónica.

Todo ello se ha hecho a costa de los derechos de los trabajadores.

Pero el tigre asiático ha sabido hacerse un hueco.

Queríamos vivir mejor, dejar de ser una colonia,

no ser tan pobres como para morirnos de hambre.

Teníamos la mentalidad de un pueblo famélico.

Por eso pudimos llevar a cabo tan rápido nuestro milagro económico.

Seúl quiere convertirse

en un miembro de pleno derecho de la comunidad internacional.

Estados Unidos sigue detentando el control de su ejército,

en caso de conflicto.

Pero Corea del Sur mueve ficha.

Desea que las dos Coreas se adhieran a la ONU por separado.

Aprovechando los vínculos creados durante Juegos Olímpicos de Seúl,

convence a China, ávida de nuevos mercados,

y a Rusia, en plena Perestroika.

Los convencimos de que había que aceptar la fría realidad:

Corea estaba dividida en dos partes y había dos gobiernos y dos países.

Si queríamos reunificar el país, teníamos que reconciliarnos

y cooperar, y tarde o temprano lo conseguiríamos.

La Rusia soviética y China

empujaron a Corea del Norte a aceptar la oferta de Corea del Sur

No le quedaba otro remedio.

Parece soplar un viento nuevo en la península.

incluso un pacto de no agresión y de reconciliación.

la realidad que se perfila es diferente.

Mientras el Sur es un paradigma de éxito,

el Norte se sume en una situación catastrófica,

sin electricidad, sin recursos, y, cada vez más, sin amigos.

En 1991, no sólo la Unión Soviética,

sino todos los países socialistas de Europa del Este

atravesaron grandes tribulaciones.

Antes existía un bando socialista capaz de oponerse colectivamente

al mundo occidental, en particular a Estados Unidos,

pero ese bando había perdido fuelle.

Frente a esa situación,

nosotros estábamos determinados

a contar sólo con nuestras propias fuerzas y nuestra capacidad

de auto-regeneración para defender nuestra cultura,

nuestra economía y nuestra soberanía nacional.

Pionyang tiene motivos para preocuparse.

Moscú corta el grifo del petróleo subvencionado

y pone fin al Tratado de Asistencia Militar.

Pekín ha reconocido al hermano enemigo del Sur.

Y Estados Unidos ha llevado a cabo

ciertos gestos de pacificación en 1991.

Pero el ejército estadounidense no tardará en retomar

el “Team Spirit”, o “espíritu de equipo”,

las grandes maniobras anuales conjuntas

con el ejército surcoreano, que habían suspendido

al final de la Guerra Fría.

En estas maniobras, doscientos mil hombres

recrean el desembarco estadounidense de la Guerra de Corea,

lo que, para Pionyang, es una provocación.

Cuanto mayores son estas maniobras,

más violenta es la reacción del Norte, aún hoy.

Ya no basta con mantener a un millón de hombres

en estado de alerta permanente.

Lo que necesita el Norte, es el arma nuclear.

Cuando restablecimos el “Team Spirit”,

creo que en marzo del 93, los norcoreanos reaccionaron

saliéndose del NPT,

el Tratado de No Proliferación Nuclear,

y trataron de dotarse de armamento nuclear.

Mi sucesor en la embajada de Seúl vio cómo empeoraba la crisis.

Los norcoreanos habían amenazado con convertir Seúl en un “mar de fuego”

si seguíamos enfrentándonos a ellos o amenazándolos,

así que acudió a Jimmy Carter,

que tenía una invitación permanente a Corea del Norte.

Por primera vez, un expresidente estadounidense

cruza la Zona Desmilitarizada.

Como veterano de la Guerra de Corea, Jimmy Carter teme una escalada.

Sabe que la administración Clinton contempla atacar el Norte.

En el otro lado, quince mil cañones norcoreanos

pueden bombardear en todo momento Seúl y a sus millones de habitantes.

Kim Il-Sung se siente halagado por esta visita.

Los dos jefes de Estado alcanzan un entendimiento.

Carter puede anunciar en directo en la CNN que se ha evitado una guerra.

El acuerdo alcanzado permite a todas las partes salvar la cara.

Mientras Pionyang promete suspender su proceso nuclear,

Estados Unidos, Corea del Sur y Japón

se comprometen a proporcionarle dos reactores de agua ligera,

así como una ayuda energética importante.

los inspectores del Organismo Internacional de Energía Atómica

retoman sus rondas de inspección.

El mundo exterior estaba dispuesto a ayudar a Corea del Norte

por su programa nuclear.

De no ser por eso, a nadie le habría importado Corea del Norte.

Es cierto que su política era nefasta

para el crecimiento económico,

Su principal preocupación era la estabilidad,

y, en ese sentido, el sistema había funcionado.

Kim Il-Sung, el fundador de Corea del Norte,

muere repentinamente.

En el extranjero son muchos los observadores que creen que,

esta vez sí, Corea del Norte se desmoronará.

Se acercan los restos del Gran Líder.

¡Gran Líder!

¡No puede ser!

¿De verdad ha sonado la hora de despedirse para siempre?

Su hijo y sucesor, Kim Jong-Il,

apuesta por la única muralla susceptible

de garantizar la pervivencia del régimen: el ejército.

Su nueva política se llamará “El ejército primero”.

La prioridad será alimentar y equipar a los soldados.

Y es que, en esos mismos momentos,

el país conoce una hambruna terrible.

ese período se conoce como “la marcha difícil”,

el sacrificio de unos para salvar el bien supremo:

el país y el régimen.

Puede parecer impensable en Occidente,

pero no tanto para una población

formada en la lógica de la guerra permanente.

Cuando tenía que hacer un desplazamiento,

los trenes no circulaban a causa de los cortes de electricidad.

Casi todo el mundo se tenía que apretar el cinturón.

La gente deambulaba por el campo buscando cortezas de árbol

y desenterrando raíces para calmar esa hambre tan atroz.

Mi familia era tan pobre que mis hijos,

tan frágiles, con esas manitas tan pequeñas,

tenían que comer un mejunje a base de granos de maíz.

Se me caía el alma a los pies como padre.

Las causas de la catástrofe son las grandes inundaciones,

la deforestación masiva en los años 80

y el derrumbamiento del sistema estatal de distribución.

La ayuda internacional y surcoreana afluye,

pero se topa con la desconfianza de las autoridades.

Además, no querían mostrar lo seria que era la situación

para no quedar mal.

Todos esos factores se combinaron para crear una situación espantosa.

Y lo que decidió entonces el Estado fue hacer una criba.

Se concentró en la gente que más le importaba,

la élite de Pionyang sobre todo,

mientras abandonaba a su suerte al resto del país.

El estado se ha salvado, pero ¿a qué precio?

Entre 1994 y 1998 la hambruna

se cobrará entre quinientas mil y un millón de víctimas mortales.

Corea del Norte será uno de los principales beneficiarios

de ayuda alimentaria por habitante del mundo.

La hambruna cambiará el país.

Allí donde el estado se ha retirado,

la población reinventa un sistema de trueques

y mercados informales para alimentarse.

Las autoridades hacen la vista gorda

sobre todo en las provincias más remotas.

Ante las situaciones de vida o muerte,

el hombre se vuelve muy ingenioso.

La población creó un mercado negro que acabó siendo muy eficaz.

El país encontró la forma de sobrevivir, un “modus vivendi”.

Eso demuestra lo tenaces que pueden llegar a ser los coreanos,

y puede dar la impresión de que,

pese a su aislamiento,

y pese a todas las circunstancias que jugaban en su contra,

los norcoreanos han sido capaces de sobreponerse.

“Kumgang” significa “diamante” en coreano.

Los montes Kumgang forman parte de esos sitios míticos del Norte

que los habitantes del Sur sueñan con poder ver un día.

A finales de los años 1990, algunos visionarios

tratan de instaurar

una nueva era de cooperación entre los hermanos enemigos.

Y, de golpe, el país entero se atreve a albergar esperanzas.

¿Y si fuera aún posible construir un porvenir común?

El hombre más rico de Corea se llama Chung Ju-Yung.

Es el legendario fundador de Hyundai

la primera empresa del país desde los años 60.

Pero este emprendedor y patriota

no ha olvidado que es hijo de campesinos de una aldea del Norte.

En 1998, decide volver a su país natal en plena hambruna,

para regalarle mil y una vacas.

Cuando cumplí 18 años, en 1933, me fui de casa de mi familia.

En el bolsillo llevaba el precio de venta de un buey,

que pertenecía a mi padre.

Hoy ese buey se ha transformado en 1.001 cabezas de ganado,

y me dispongo a llevar ese rebaño

a mi país natal, al que tanto quiero,

para saldar mi deuda.

Como sabrán, el director general honorífico del grupo Hyundai,

Chung Ju-Yung, había nacido en Corea del Norte.

Era originario de la provincia de Kangwon,

no lejos de la aldea donde me crié yo.

Cuando nos hizo esa propuesta,

la aceptamos porque nos parecía una buena idea.

Y así fue como se llevó a cabo ese proyecto.

En el contexto de aquella época, el grupo Hyundai

desempeñó un papel importante

a la hora de instaurar un clima de confianza

y de reconciliación entre las dos Coreas.

cuentan con el apoyo del nuevo dirigente norcoreano, Kim Jong-Il.

Para promover la reconciliación, y a cambio de una remuneración,

el monte Kumkang, se podrá abrir a los coreanos del Sur,

en cuanto los dos gobiernos se hayan puesto de acuerdo.

Dado que la relación entre las dos Coreas

estaba marcada por los problemas políticos y militares,

dijo que quería allanar el terreno de la reunificación

a través de proyectos económicos.

Lo más importante para nosotros era hacer poder negocios juntos

explotando esa maravilla natural que es el monte Kumgang.

Hay otro hombre que defiende esa “política de mano tendida”:

el nuevo presidente surcoreano, Kim Dae-Jung.

Este líder histórico de la oposición de izquierdas

a las dictaduras militares ha sido elegido para sobreponerse

a la crisis financiera asiática que está azotando al Sur.

A raíz del estallido de una burbuja financiera,

varios grupos importantes como Daewoo

están cayendo en bancarrota, o llevando a cabo despidos masivos.

La población vende su oro para devolver los préstamos del FMI,

sacrificándose en nombre de la nación.

Pero, para Kim Dae-Jung, no sólo está en juego la economía.

ha de ser una política de reunificación pacífica

y a largo plazo.

Mientras mi marido estaba encarcelado e incomunicado,

se dedicó a reflexionar

sobre la manera de reunificar el Norte y el Sur,

y sobre lo que pasaría después de la reunificación.

Sabía que, al principio, la reunificación podía ser caótica,

por lo que abogaba por ir despacio, por etapas.

Contrariamente a los conservadores surcoreanos,

Kim Dae-Jung nunca ha apostado por el derrumbamiento

de Corea del Norte,

y convence a las grandes potencias de la utilidad de ese proceso de paz

Llama a esa nueva diplomacia “sunshine policy”

es decir “política del sol”

El enfoque de la administración de Kim Dae-Jung

con respecto a Corea del Norte era el siguiente:

que avance primero la sociedad civil,

y luego la imitará el gobierno.

Primero la economía, y después la política.

Lo más fácil primero, y lo más difícil después.

Dar primero para recibir después...

El avión del presidente surcoreano aterriza en Pionyang.

El acercamiento ha sido rápido.

Boquiabierto, el mundo asiste a las imágenes grabadas en directo

por las televisiones de las dos Coreas.

El Norte convaleciente, tan apegado a la reunificación,

ha estrechado la mano que se le tendía.

Jamás nos habríamos imaginado que nuestro gran líder

vendría en persona al aeropuerto

para saludar al presidente surcoreano.

Teníamos operadores de cámara apostados en todas partes.

Como nadie esperaba al gran líder,

cuando apareció la muchedumbre empezó a gritar aún más fuerte.

como periodistas no podíamos perdernos ese momento histórico,

por lo que nos secamos las lágrimas

y seguimos grabando.

Fue totalmente inesperado,

ya que nuestro presidente no sólo viajó a esa tierra de demonios,

sino que le estrechó la mano a su líder, y le dio un abrazo.

Además, las imágenes que mostraban a Kim Jong-Il bromeando

y haciendo reír a los presentes

provocaron una especie de “fiebre Kim Jong-Il”.

Por primera vez desde la guerra de Corea,

las dos poblaciones tienen la impresión de que están retomando

las riendas de su destino.

Ambos países abrirán una vía diferente,

que no será ni la alemana, ni la vietnamita, sino la coreana.

Llegué a pensar realmente que la paz estaba muy cerca.

Hasta ese momento, hablábamos de Kim Jong-Il

como de nuestro archienemigo,

y de repente estaba haciendo reír a todo el mundo.

Luego empezó a decir al presidente Kim Dae-Jung cosas como:

“Tengo entendido que tienen ustedes

un superávit de electricidad en Corea del Sur.

¿Por qué no comparten esa electricidad con nosotros?

No digo que nos la regalen, evidentemente; se la compramos”.

Esa clase de cosas...

Tras treinta y seis horas de negociación,

los dos líderes pactan una declaración:

a la vista de las diferencias entre los dos países,

el proceso de acercamiento es tan importante

como la propia reunificación.

Por ese compromiso, Kim Dae-Jung

recibirá el premio Nobel de la paz.

varias brechas se abrirán en la infranqueable Zona Desmilitarizada.

La gran novedad es la zona turística del monte Kumgang,

equipada por Hyundai, y gestionada por Corea del Norte.

Más de dos millones de visitantes surcoreanos

podrán pisar la tierra de sus antepasados

por primera vez desde la guerra de Corea.

Las reuniones entre el Norte y el Sur,

sumamente controladas,

permiten reducir los miedos y las ideas preconcebidas.

Por aquel entonces,

había muchos intercambios entre Corea del Norte y Corea del Sur.

Todos los años organizábamos cerca de doscientas reuniones oficiales.

Nuestros artistas y deportistas,

aunque en menor medida que los representantes surcoreanos,

viajaban periódicamente al Sur.

A través de esos intercambios,

el recelo entre el Norte y el Sur, se atenuó en gran medida.

Además, nuestro pueblo pudo darse cuenta de que Corea del Sur

deseaba fervientemente la reunificación,

y de que muchos surcoreanos esperaban que se produjera.

en Kaesong, donde se firmara el armisticio de 1953,

una zona económica especial común abre sus puertas.

Un islote de capitalismo dentro del universo socialista del Norte.

fantasean ya con la abundante mano de obra barata local.

Pionyang, por su parte, ve con agrado la futura llegada de divisas.

Es tiempo de alegría.

Pero todo el mundo es consciente de que la reconciliación

va a llevar su tiempo, mucho tiempo.

Así lo demuestra el ejemplo alemán.

Desde la reunificación alemana,

cientos de cargos electos y funcionarios surcoreanos

han viajado al país germano para estudiar

cómo reunificar dos estados, dos ejércitos, dos sociedades.

¿Será posible extrapolar ese modelo?

Esta delegación de responsables regionales

visita la aldea de Modlareuth,

antaño dividida por el Telón de Acero.

esta etapa del viaje provoca una dolorosa toma de conciencia.

Los alemanes del Este y el Oeste no se mataron entre sí.

Podían escribirse y verse.

Y, sobre todo, las grandes potencias

fueron capaces de ponerse de acuerdo sobre su reunificación.

Cuando veo a Alemania unida, y esta aldea tan apacible,

siento mucha envidia.

Y me duele en lo más hondo que nuestra Corea siga sin reunificarse.

Sin embargo, algunos temen que una reunificación rápida,

a la alemana, sea demasiado costosa para Corea del Sur,

más pequeña y menos rica que la antigua Alemania del Oeste.

Creo que la reunificación será aún más provechosa

para Corea que para Alemania, porque actualmente

Corea del Sur es como una isla completamente incomunicada,

a causa de las alambradas de la Zona Desmilitarizada.

Si la reunificación se lleva a cabo,

podremos atravesar el continente hasta China, y hasta Europa,

e incluso podremos viajar a Francia en tren o en coche.

En definitiva,

Corea se convertirá tarde o temprano en un país continental.

El Norte también ha estudiado el caso alemán.

La reunificación alemana no es un buen ejemplo para Corea,

ya que se llevó a cabo mediante la absorción de Alemania del Este

por Alemania del Oeste.

En Corea hay dos sistemas muy diferentes

y dos ideologías muy diferentes, desde hace mucho tiempo.

Si una de las dos Coreas quisiera absorber a la otra por la fuerza,

ésta se sentiría agredida y se rebelaría,

y eso podría conducir a una nueva guerra.

Kim Jong-Il le preguntó a Kim Dae-Jung:

“Señor presidente,

¿cuánto cree usted que puede durar este proceso?”,

a lo que el presidente Kim contestó:

“Si el Norte y el Sur cooperan en serio,

creo que tardaremos entre diez y veinte años

en alcanzar una reunificación formal”.

Kim Jong-Il dijo que no estaba de acuerdo,

que pensaba que el proceso

podía llevar entre cuarenta y cincuenta años.

La zona económica de Kaesong sigue siendo el símbolo

de ese primer acercamiento duradero,

un vínculo que une todos los días

a los emprendedores del Sur y a los trabajadores del Norte.

Ha sobrevivido a todas las crisis.

Pero ¿es acaso suficiente

para sentar las bases de una reunificación futura?

¿Habrá un día dos, tres, y hasta diez zonas económicas comunes?

Este movimiento debe su nombre a Ge-Baek,

un gran general coreano del siglo VII,

de una disciplina militar implacable.

Su lema: “Antes muerto que esclavo”.

A la primera de cambio, los coreanos del Norte,

pero también los del Sur, curtidos por las guerras,

se repliegan de inmediato sobre esos valores:

el orden, la disciplina y la intransigencia.

Al comienzo de la política del sol,

un misil de prueba norcoreano desencadena una nueva crisis.

Sacando partido de las enseñanzas de Carter,

el presidente Clinton decide solucionar el problema

a través de la diplomacia, y no a base de cañonazos.

Cada país decide enviar emisarios de alto nivel.

El enviado especial de la República Popular Democrática de Corea

viajó a Estados Unidos para reunirse con Bill Clinton.

Luego, la secretaria de Estado americana, Madeleine Albright,

se reunió con nuestro gran general Kim Jung-Il en Pionyang.

Si esa atmósfera tan cordial se hubiera perpetuado,

creo que podría haber habido intercambios y cambios positivos

entre Corea del Norte y Estados Unidos.

Es algo que lamento.

Pionyang está dispuesto incluso

a suspender la exportación de sus misiles.

Bill Clinton se plantea normalizar las relaciones con Corea del Norte.

Pero otra guerra se perfila ya en el horizonte.

El 11 de septiembre de 2001, supone un punto de inflexión radical

La política estadounidense se centra en las armas de destrucción masiva.

Corea del Norte es un régimen que se arma con misiles

y armas de destrucción masiva,

mientras mata de hambre a sus ciudadanos.

Esta clase de estados, y sus aliados terroristas,

forman un eje del mal

que se está armando para amenazar la paz mundial.

¡Qué mala fe!

No tengo ni idea de en qué se basaba

para hacer esa clase de afirmaciones.

Aún hoy me cuesta creer lo que dijo.

Era tan innecesario, y tan contraproducente...

Creo que, para los norcoreanos,

es la raíz de su desconfianza en nosotros.

La administración Bush aniquiló años de esfuerzos

por el acercamiento entre el Norte y el Sur.

Pionyang recobra en el acto

sus viejos hábitos de fortaleza asediada,

la moratoria sobre los misiles norcoreanos

cae definitivamente en el olvido.

“Eje del mal”, “cambio de régimen” y “ataque militar preventivos”

fueron los tres pilares de la doctrina Bush.

Hay quien dice que la bomba nuclear de Corea del Norte

es la bomba de Bush.

Corea del Norte estaba alarmada,

por lo que reforzó su preparación militar y empezó,

o mejor dicho retomó su desarrollo nuclear,

a la vez como medida disuasoria

y como baza de cara a las negociaciones.

¡Los que hacen peligrar la paz

y la seguridad en la península coreana

y conspiran para hacer que la crisis sea inevitable

son los estadounidenses!

La muy marcial propaganda norcoreana

pasa a menudo desapercibida en el extranjero,

pero, tanto en la televisión como en las omnipresentes

“reuniones de educación política”,

los llamamientos a cerrar filas son claros e inequívocos.

Corea del Norte también tiene derecho a elegir.

Estados Unidos no tiene el monopolio de la fuerza.

Responderemos con firmeza a la intimidación.

Responderemos a sus fusiles con cañones.

Los agresores no se librarán de una muerte atroz.

Las tímidas reformas económicas

emprendidas en aquel período son abandonadas.

La prioridad pasa a ser la seguridad del país,

y más tras otro acontecimiento

que marcará a la comunidad internacional:

la guerra de Irak,

otro miembro del “eje del mal”, y la caída de Sadam Husein.

El ejemplo de Irak y Afganistán

demuestra que sólo podemos contar con nosotros mismos

para defendernos.

De ahí que tengamos que desarrollar nuestra propia fuerza.

Si tomamos el ejemplo de Libia,

vemos que los libios renunciaron al arma nuclear

a instigación de Estados Unidos,

y al final terminaron cavando su propia tumba.

Todos esos ejemplos reforzaron la idea de que,

frente a los imperialistas, la única solución era luchar,

luchar hasta el final.

Las dos Coreas se convierten en rehenes de esa relación de fuerzas.

Kim Dae-Jung, que ya despertaba críticas en Corea del Sur,

es cada vez más víctima de la nueva política estadounidense.

Al igual que en el siglo XIX los coreanos se sienten,

como reza una expresión local,

“como una gamba en medio de ballenas"

como un juguete en manos de las grandes potencias.

La primera potencia mundial, Estados Unidos,

se niega a abandonar sus bases militares

en caso de producirse la reunificación,

en un momento en el que el centro del mundo

se desplaza hacia el Pacífico.

Japón, todavía segunda potencia mundial,

teme el surgimiento de una gran Corea nuclear y revanchista.

Y Rusia y China, por su parte,

no quieren renunciar a su turbulento vecino,

siempre útil como zona-tampón frente a Occidente.

Lo cierto es que para que se produjera la reunificación,

tanto en aquel entonces como a día de hoy,

haría falta una cooperación muy estrecha

por parte de todos los países,

empezando por China y por Estados Unidos,

y en cierta medida también Japón.

Pero a ninguno de esos agentes

le ha interesado realmente llevar la reunificación demasiado lejos.

que necesita calma para poder desarrollarse,

ha apoyado el acercamiento intercoreano.

Pero Pekín se debate entre sus vínculos históricos con el Norte

y el auge de sus vínculos económicos con el Sur.

En 2003, Pionyang abandona definitivamente

el tratado de no proliferación nuclear.

La estabilidad de Asia está en peligro.

Pekín lanza entonces unas negociaciones de paz

y de desnuclearización a seis bandas,

que incluyen a las dos Coreas y cuatro grandes potencias.

Hay dos posibilidades preocupantes.

Una es que quieran cooperar con la gente equivocada,

como los vimos cooperar con los sirios,

y probablemente con los paquistaníes,

y quizás también con los iraníes.

Pero también es preocupante

el efecto que puede tener sobre la región.

La evolución de Corea del Norte

podría llevar a Japón y/o a Corea del Sur a decir:

“Nosotros también necesitamos armas nucleares”,

lo cual sería muy peligroso.

Para los norcoreanos,

está excluido renunciar a su desarrollo nuclear

mientras no tengan una garantía definitiva, un tratado de paz.

Las negociaciones son tan largas como frustrantes.

que un tratado de paz es algo que se firma entre dos estados soberanos.

Sin embargo, Estados Unidos no ha aceptado las reglas de juego.

En el transcurso de las negociaciones anteriores,

a los estadounidenses sólo les ha interesado

privarnos de nuestra capacidad nuclear.

Nunca nos han reconocido como socios y como un estado soberano.

A falta de avances en las negociaciones,

vuelve a empezar el círculo vicioso:

nuevas pruebas de misiles, sanciones internacionales,

y luego, en 2006, la primera prueba nuclear norcoreana.

La desnuclearización ha fracasado.

Dos años más tarde se suspenden las negociaciones

multilaterales en Pekín.

En los años 90 Estados Unidos

podría haber reconocido a Corea del Norte.

No hubiera querido decir que aprobaba su existencia,

tan sólo que reconocía que es un país que existe,

que es miembro de las Naciones Unidas,

y que como tal hay que reconocerlo.

Pero no se hizo.

Hay que ponerse en el lugar de los norcoreanos:

“Si esa gente se cree que somos unos criminales,

vamos a mostrarles que más les vale tratarnos de igual a igual

y con respeto”.

La actitud de Corea del Norte es ambigua.

Por un lado piensan que tienen que estar preparados

para una invasión militar,

y por otro quieren poder negociar con Estados Unidos

una coexistencia pacífica.

No podemos echar toda la culpa a las grandes potencias.

Tenemos que resolver nosotros mismos

las diferencias entre el Norte y el Sur.

Podríamos hacerlo si los dos gobiernos diseñaran una política

que fuera en la dirección adecuada.

el sucesor de izquierdas de Kim Dae-Jung,

tratan de celebrar una segunda cumbre en 2007.

Pero las tensiones diplomáticas incesantes

han marcado a ambos estados.

Tras ocho años de diplomacia del sol

los intercambios entre el Norte y el Sur

no han parado de desarrollarse.

Los dos dirigentes negocian incluso

un catálogo de futuros proyectos comunes

en los que podrán inspirarse los próximos gobiernos.

Pero la euforia de la primera cumbre se ha deshinchado.

Kim Jong-Il, debilitado físicamente,

no viaja a Seúl para una nueva cumbre.

Un año más tarde,

el expresidente surcoreano se suicida

tras verse implicado en un escándalo de corrupción.

A consecuencia de la alternancia política,

la izquierda pierde el poder en el Sur.

Los conservadores llevan años

criticando las ayudas financieras al Norte,

pese a ser mucho menos costosas que todo el armamento desplegado

en la Zona Desmilitarizada.

El paréntesis de cooperación toca a su fin.

Koryo es el nombre de uno de los antiguos reinos de la península.

También es la palabra de la que deriva “Corea”,

en los idiomas extranjeros.

En coreano, el Sur llama a su país “Hanguk”,

mientras que el Norte se ha bautizado a sí mismo como “Chosun”.

Cuando hasta el nombre común plantea un problema,

¿cómo es posible ponerse de acuerdo sobre una Corea unida?

Corea del Sur es una democracia, y el nuevo presidente surcoreano,

Lee Myung-Bak, decide cambiar de política.

Este antiguo emprendedor y ex-alcalde conservador de Seúl

no es partidario de obtener la reconciliación a toda costa.

Las ayudas del Sur no continuarán si el Norte no coopera,

especialmente en el ámbito nuclear y de los derechos humanos.

Para Pionyang es una injerencia inaceptable en sus asuntos internos.

¡Fue terrible!

Lee Myung-Bak y su gobierno

se negaron a respetar los acuerdos anteriores.

Desde el principio su actitud consistió

en aislar a Corea del Norte,

a contener a Corea del Norte y asfixiarla,

y a esperar que con ello se desmoronase su régimen,

y de esa forma recuperar a Corea del Norte.

Al negarse a todo intercambio y cooperación con Corea del Norte,

este gobierno surcoreano cometió, en mi opinión,

un gran crimen contra nuestra voluntad común de unificación.

Un suceso se convertirá en asunto de Estado.

Durante una de las populares visitas a los montes Kumgang,

una turista surcoreana que se había apartado de la zona autorizada

fue abatida por un soldado norcoreano.

Los conservadores de Corea del Sur aprovechan este suceso

para poner en entredicho toda colaboración con el Norte.

Ésa no era nuestra idea en un principio.

La idea era ayudar a mejorar la vida de la población civil

afectada por la pobreza y el hambre.

En vez de eso todas nuestras ayudas

se destinaron al desarrollo de armas nucleares,

a la proliferación de materiales militares y misiles.

Las viejas alianzas de la Guerra Fría

parecen estar resucitando.

Kim Jong-Il se acerca a Pekín y Moscú.

Lee Myung-Bak seduce a Estados Unidos.

Pionyang lleva a cabo una segunda prueba nuclear.

El Sur acusa al Norte de haber hundido uno de sus buques de guerra.

un duelo de artillería en una isla fronteriza

escandaliza a la población de Seúl.

Son los años más sangrientos desde hace dos décadas.

Hasta los más moderados están desanimados.

Las provocaciones de Corea del Norte

ponen en peligro la seguridad de los habitantes de Seúl,

y afectan el ambiente y el clima de trabajo en Seúl.

La paz entre Corea del Norte y Corea del Sur es crucial

para la seguridad de nuestros conciudadanos.

Cuando Kim Jong-Il muere, dando paso a su tercer hijo,

Kim Jong-Un, las relaciones entre el Norte y el Sur

están bajo mínimos.

Sólo se autoriza a dos personalidades surcoreanas

a asistir a su entierro:

la viuda de Kim Dae-Jung,

el hombre que tendió la mano al Norte,

y la viuda del heredero de Hyundai,

que soñaba con reunificar económicamente al país dividido.

Hoy por hoy, los discursos oficiales,

las escuelas y los museos, tanto del Sur como del Norte,

siguen promoviendo la reunificación.

Pero a ambos lados del Paralelo 38,

la evolución social y económica impulsa a las Coreas

en direcciones cada vez más opuestas.

Hongdae es el barrio de marcha de la capital surcoreana.

Desde los años del gran deshielo entre el Norte y el Sur,

la juventud surcoreana ya no teme al Norte.

Consume, viaja, estudia en el extranjero,

y se interesa más por los éxitos mundiales del pop

y la electrónica surcoreanas que por sus lejanos vecinos del Norte.

Si comparamos sus rentas per cápita,

la diferencia entre el Norte y el Sur es de uno a quince,

según los más optimistas,

si nos fiamos de los más pesimistas.

Es con diferencia la mayor brecha de renta

entre dos países que comparten frontera.

Y estamos hablando de dos países que comparten no sólo frontera,

sino un mismo idioma.

los cerca de veinticinco mil refugiados norcoreanos

instalados en el Sur.

La mayoría fueron llegando a partir de los años 90,

huyendo clandestinamente de la miseria y la represión en el Norte.

Pero la hipercompetitiva sociedad del Sur

se muestra muy impermeable a sus primos del Norte,

tan cercanos, y sin embargo tan diferentes.

La gente del Sur, al principio se muestra amable,

pero, en cuanto decimos que venimos de Corea del Norte,

se pone un poco a la defensiva.

No se nos considera como ciudadanos surcoreanos,

sino como forasteros.

De los veinticinco millones de habitantes que tiene Corea del Norte,

sólo una ínfima minoría ha venido a Corea del Sur.

Y a esa gente le cuesta integrarse.

Si Corea del Norte abre un día sus puertas,

ya sea por la reunificación,

o por una flexibilización de los intercambios,

¿cómo hará Corea del Sur para acoger al resto de la población norcoreana?

Los relatos de los refugiados

alertan a la comunidad internacional de otro asunto:

los derechos humanos en Corea del Norte.

Estos relatos subrayan las condenas colectivas,

los campos de reeducación, las torturas y ejecuciones,

asuntos todos que son tabú, para el régimen de Pionyang.

Creo que Corea del Norte tiene un historial espantoso

en el campo de los derechos humanos.

Todo el mundo me pregunta por qué sigo yendo allí,

por qué sigo manteniendo relaciones con esa gente tan horrible,

con todas las cosas que están haciendo

en sus campos de reeducación...

Y yo les contesto que no estoy disculpando ninguna de esas cosas.

Soy totalmente consciente de lo que está pasando.

es cómo se consigue que cambien las cosas.

Y sé, por experiencia,

que el cambio se produce más rápido

cuando un país se da cuenta de que le interesa cambiar.

Un cambio impuesto desde fuera no sería un factor estabilizador.

Sería un factor desestabilizador.

¿Hasta qué punto han sido útiles las presiones ejercidas sobre el Norte?

Es la pregunta que se plantea la viuda del presidente Kim Dae-Jung

durante una conmemoración de la histórica cumbre

entre el Norte y el Sur.

En estos últimos cinco años,

los intercambios entre el Sur y el Norte se han paralizado.

Corea del Norte prosigue su desarrollo nuclear,

y plantea una amenaza a los países vecinos.

Mientras tanto,

China se ha ido acercando más a Corea del Norte.

Estos últimos cinco años han sido años perdidos

para las relaciones intercoreanas.

Aquí es donde puede uno tomar

la medida del “boom” de los intercambios chino-coreanos:

Dandong, una pequeña ciudad china en la frontera

con Corea del Norte.

En la orilla de los ríos Yalú y Tumen,

ciudades y empresas están creciendo como setas.

Corea del Norte abunda en materias primas,

como el hierro, el magnesio, el cobre o el oro,

cada vez más explotadas por China y Rusia.

Ya están en funcionamiento

dos zonas económicas chino-coreanas,

mientras otras están en construcción,

así como un nuevo puente gigante.

los intercambios entre los dos países se han triplicado.

Pero ¿pueden estar equilibradas las relaciones entre dos países

de tamaños tan diferentes?

Corea del Norte está en una situación ideal.

Comparte cientos de kilómetros de frontera

con la nación económica más vasta y dinámica del mundo,

y encima con un salario medio

más bajo en el caso de Corea del Norte que en el de China.

Es como que te toque la lotería de seguir mamando de la teta china,

Corea del Norte podría convertirse en una verdadera potencia.

En Dandong, este monumento

recuerda la ayuda china durante la Guerra de Corea.

No lejos está el puente por el que transitan las mercancías del Norte:

el arroz y el trigo, pero sobre todo el petróleo,

que no está sometido a las sanciones comerciales.

Los ordenadores y los televisores de pantalla plana

son lo que más interesa a la población del Norte,

que ya empieza a tener algo de dinero.

Los DVDs chinos y surcoreanos, en venta clandestina,

son ventanas abiertas al mundo exterior.

Gracias a los intercambios con los chinos,

los norcoreanos se están adaptando despacio, a su propio ritmo,

a la vida de las sociedades modernas.

Cuando los norcoreanos hayan terminado de adaptarse,

la relación de poder entre el Norte y el Sur

será mucho menos desigual que la que existía en su día

entre Alemania del Oeste y Alemania del Este.

Para hacer de contrapeso del gigante chino,

el Norte estaría dispuesto a apostar por las empresas del Sur,

pero, políticamente, la confianza está rota.

Económicamente, si el Norte y el Sur accedieran a hacer causa común,

podríamos desarrollar juntos los ricos recursos mineros

de Corea del Norte.

Corea del Norte dispone, además,

de una mano de obra altamente cualificada.

Es una de las cosas que más interesan

a las empresas surcoreanas.

Sería positivo desde el punto de vista del desarrollo económico.

Los grandiosos espectáculos de masas hablan de la reunificación.

Además, escenifican al ejército, la columna vertebral del régimen,

que sigue absorbiendo una cuarta parte de los ingresos,

a los aliados chinos, y a los nuevos consumidores,

a los que ahora conviene satisfacer.

Los cambios recientes que ha vivido Corea del Norte

se pueden describir con cinco emes.

La primera es “mercado”.

El segundo punto es “materialismo”:

Corea del Norte se ha vuelto loca por el dinero,

como un país capitalista más...

El tercer y cuarto puntos son “móviles” y “motores”.

Hoy hay muchos más automóviles que hace sesenta años.

Y por último, y creo que éste es el punto más importante,

está la “mentalidad”.

Corea del Norte ha cambiado de mentalidad.

Oficialmente, toda crítica al régimen

sigue estando prohibida,

pero los dos millones de teléfonos móviles

han acabado con el monopolio estatal de la información.

En las zonas rurales las bicicletas son cada vez más numerosas,

y los niños están mejor vestidos,

aunque una cuarta parte de ellos estén malnutridos,

según el Programa Mundial de Alimentos.

Simbólicamente, el gran mercado privado de Pionyang

se llama “Tong-il”, es decir “reunificación”,

al igual que un barrio moderno de la capital.

la autopista que va de Pionyang a Seúl

sigue estando desesperadamente vacía.

Y la Zona Desmilitarizada, infranqueable.

Estoy segura de que un día conseguiremos la reunificación.

El cambio depende de la voluntad de los que tiene el poder.

Creo que mis nietos, o por lo menos mis bisnietos,

vivirán en una Corea reunificada.

Durante toda mi vida sólo he conocido

este estado de armisticio.

Hasta hoy, no hemos conocido una paz duradera.

Es un proceso demasiado lento.

Si fuera posible,

me gustaría que la reunificación se hiciese mientras vivo,

no en la generación de mis nietos.

Si adoptamos un enfoque demasiado solemne y serio

para la reunificación,

tan sólo vamos a conseguir dificultar todavía más el proceso.

Pero si consideramos la reunificación

como una fuente de alegría y de felicidad,

será un proceso más rápido y más fácil.

Subtítulos realizados por María Hidalgo Castañeda

Otros documentales - Corea, ¿La reunificación imposible?: Tan cerca, tan lejos

54:46 12 sep 2019

Las dos partes de la península coreana están en desequilibrio.

Contenido disponible hasta el 19 de septiembre de 2019.

Histórico de emisiones:
03/11/2017
09/07/2019

Las dos partes de la península coreana están en desequilibrio.

Contenido disponible hasta el 19 de septiembre de 2019.

Histórico de emisiones:
03/11/2017
09/07/2019

ver más sobre "Otros documentales - Corea, ¿La reunificación imposible?: Tan cerca, tan lejos" ver menos sobre "Otros documentales - Corea, ¿La reunificación imposible?: Tan cerca, tan lejos"

Los últimos 109 documentales de Otros documentales

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 42:16 ayer En los cambios de presidencia se produce la entrega del maletín que contiene los códigos para activar el ataque nuclear. La responsabilidad de activarlos, en caso de necesidad, recae sobre el presidente, a menos que este no pueda ejercer. James Baker, un hombre ambicioso, encantador y experto en política, fue el Jefe de Gabinete por excelencia y modelo a seguir. Contenido disponible hasta el 23 de septiembre de 2019. Histórico de emisiones: 09/02/2018 10/06/2019

  • 45:17 ayer En este programa veremos cinco nuevas casas construidas con gran destreza. Observaremos la mejor arquitectura en casas que buscan la simplicidad y la verdad de las cosas bien hechas, ya que hoy los edificios suelen mejorar cuando son sencillos y albergan la huella de su creador. Contenido disponible hasta el 23 de septiembre de 2019. Histórico de emisiones: 09/10/2018

  • 25:55 ayer Se han diseñado locales aprovechando grandes superficies: polígonos industriales, naves, fábricas, aparcamientos, ¿ Vemos varios ejemplos de ello en Paris (Pink Bar) en la última planta del Centro Pompidou; en Copenhague (Karriere Bar) en unas naves industriales; Berlín (Planta 12 de un edificio ... Contenido disponible hasta el 23 de septiembre de 2019.

  • 51:08 ayer El mercado de Viktualienmarkt es uno de los más conocidos de Múnich. Con más de 100 establecimientos ofrece una gran variedad de productos frescos, puestos donde comer algo o tomarte una refrescante cerveza en Biergarten. A 5 minutos del mercado, se encuentra el último molino de Múnich en activo. Contenido disponible hasta el 23 de septiembre de 2019. Histórico de emisiones: 09/03/2018

  • 55:25 pasado domingo Documental que narra las experiencias de reporteros en conflictos bélicos. Contenido disponible hasta el 30 de septiembre de 2019.

  • 51:11 pasado domingo El docudrama relata las historias del fascinante explorador Fernando Magallanes, cuya embarcación circunnavegó el mundo por primera vez. Contenido disponible hasta el 30 de septiembre de 2019. Histórico de emisiones: 05/09/2014 08/12/2014 29/06/2015 09/09/2016 23/12/2016 31/03/2018 01/01/2019

  • 29:33 pasado domingo Capítulo centrado en la vida de las aves, en sus migraciones y en sus técnicas de supervivencia que tienen lugar en las estaciones del otoño y del invierno. Estas conductas y comportamientos no pasan desapercibidas para el amante de las aves. Contenido disponible hasta el 22 de septiembre de 2019. Histórico de emisiones: 26/08/2018

  • En busca del primer europeo

    En busca del primer europeo

    57:38 pasado domingo

    57:38 pasado domingo El documental presenta junto con Eudall Carbonell el proceso que nos llevó durante la evolución a ser humanos. Un cambio climático empujó a nuestros antecesores desde la sabana africana hasta el Cáucaso, luego vendría Atapuerca, pero una nueva especie el Homo Sapiens estaba esperando. Contenido disponible hasta el 30 de septiembre de 2019. Histórico de emisiones: 14/12/2012 05/07/2013 06/01/2014 07/04/2018 10/05/2019

  • 40:12 pasado sábado Durante la Prohibición, Charles "Lucky" Luciano gana poder en el inframundo de Nueva York, pero el asesinato de Arnold Rothstein arroja a la multitud al caos. Salvatore Maranzano y Joe Masseria inician una guerra de la mafia, y Luciano planea matar a los dos magnates. Contenido disponible hasta el 21 de septiembre de 2019.

  • 40:40 pasado sábado Charles "Lucky" Luciano llega a Nueva York, formando equipo con Meyer Lansky y Bugsy Siegel. Durante la Prohibición, el equipo de Luciano hace una fortuna trabajando con "Joe the Boss" Masseria y Arnold Rothstein. Luciano planea tomar el control del inframundo de Nueva York. Contenido disponible hasta el 21 de septiembre de 2019.

  • 51:39 pasado sábado "Judea y Roma" explora el tumultuoso reinado del rey Herodes y el glorioso ascenso y la trágica caída de Judea bajo el reinado del Imperio Romano. Esta historia épica se cuenta de manera única a través de las palabras del controvertido historiador Flavio Josefo. Contenido disponible hasta el 21 de septiembre de 2019.

  • Tigres en casa

    Tigres en casa

    49:53 pasado sábado

    49:53 pasado sábado La familia de Giles Clark, empleado del zoo de Australia, tiene una misión: criar dos cachorros de tigre de Sumatra en peligro de extinción, durante sus cuatro primeros meses. Él, su esposa, sus dos hijos y sus dos perros, cuidarán como a dos bebés a Spot y Stripe hasta su vuelta al zoo. Contenido disponible hasta el 21 de septiembre de 2019. Histórico de emisiones: 23/06/2018

  • 25:16 pasado sábado Los africanos sufren infecciones, sed y hambre, pero están protegidos de muchas de nuestras enfermedades crónicas, sobre todo de las patologías mentales, depresión, insomnio y ansiedad. Sus mayores enemigos son la escasez de recursos naturales y degradación ambiental, la injusticia y la corrupción. Contenido disponible hasta el 21 de septiembre de 2019.

  • 28:46 pasado viernes Veremos cómo se enfrentan a sus primeros turnos como novatos una nueva generación de reclutas de los distintos servicios de emergencias de Gran Bretaña. En este episodio observaremos a Kelly (técnica d emergencias sanitarias), Martin (policía especial, e Dave (voluntario de rescate marítimo). Contenido disponible hasta el 20 de septiembre de 2019. Histórico de emisiones: 17/07/2018

  • 51:17 pasado viernes En pleno corazón de la ciudad, se encuentra el Mercado da Ribeira, el mercado más antiguo de la capital portuguesa. Allí conoceremos a la peixeira más famosa del mercado; veremos cómo se prepara el famoso pastel de Belem, y viajaremos a la zona del Alentejo para ver cómo se cría el cerdo negro. Contenido disponible hasta el 20 de septiembre de 2019. Histórico de emisiones: 08/03/2018

  • Coyote

    Coyote

    1:19:24 pasado viernes

    1:19:24 pasado viernes Coyote es el apodo en Guatemala y en toda Centroamérica de los hombres que se dedican a ayudar a los emigrantes, previa remuneración, a pasar la frontera mexicana para entrar ilegalmente en EE.UU. En la película de Rodríguez, Coyote es un albañil guatemalteco llamado Maco, que confiesa ser alcohólico y se considera a sí mismo como un director de teatro y a los emigrantes como actores. En la cinta se cuenta la historia de tres indocumentados centroamericanos y este 'coyote', que los guía de Guatemala hasta la frontera de Estados Unidos. Maco cambia la identidad de sus clientes y los convierte en ciudadanos mexicanos que viajan por su país por diferentes causas respetables. Un viaje plagado de dificultades en el que sus protagonistas serán asaltados, vivirán de cerca la deportación y tendrán que volver a empezar de cero hasta lograr finalmente su objetivo. Contenido disponible hasta el 28 de septiembre de 2019. Histórico de emisiones: 18/05/2012 17/07/2018

  • 46:33 pasado jueves En este episodio se buscan casas que hayan conseguido sacarle el mejor partido al espacio, o incluso a la falta de él. En las ciudades es donde los arquitectos hacen magia para sacar espacio de donde no hay, fenómeno conocido revoltijo urbano, buscando esos lugares raros o poco atractivos. Contenido disponible hasta el 19 de septiembre de 2019. Histórico de emisiones: 08/10/2018

  • 26:03 pasado jueves Algunos arquitectos cogen una idea que queda plasmada en sus obras: Berlín (Q Bar), sólo para clientes del hotel. Limitarán la paleta de colores (blanco y rojo) que unificará el bar y el restaurante; Bruselas (Bar Grey Goose), es un centro de relaciones públicas de menos de 60 metros cuadrados. Contenido disponible hasta el 19 de septiembre de 2019.

  • 51:09 pasado jueves En pleno centro de Helsinki se encuentra el mercado más antiguo del país, el Vanha Kauppahalli. Una vez dentro podremos encontrar los mejores productos de Laponia como; la carne de reno, el pescado de lota, un helado con sabor a pino e incluso podremos degustar de una cena nocturna. Contenido disponible hasta el 19 de septiembre de 2019. Histórico de emisiones: 07/03/2018

  • 54:46 pasado jueves Las dos partes de la península coreana están en desequilibrio. Contenido disponible hasta el 19 de septiembre de 2019. Histórico de emisiones: 03/11/2017 09/07/2019

Mostrando 1 de 6 Ver más