www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
3779384
Para todos los públicos OT. El Reencuentro - Capítulo 3 - ver ahora
Transcripción completa

Bueno, chicos, pues como el cuentacuentos.

Sentaros todos a mi alrededor, niños,

os voy a contar mi historia.

Mira.

Ese es el paso David Bisbal.

Antes de entrar a Operación Triunfo yo era un muchacho

que trabajaba en una orquesta y solamente

deseaba que alguien pudiese hacer cumplir mis sueños

que era grabar un proyecto musical.

No sabía cómo quería hacerlo, pero sí sabía que ese era mi sueño.

Ese era el muchacho que se presentó a los cástines y al programa.

Siempre me traiciona la razón y me domina el corazón.

(RÍE) Vaya camiseta, ¿eh?

Yo la verdad es que estoy malo, estoy un poco acatarrado

y tengo infección en la garganta.

Yo estaba supernervioso porque me acuerdo

que esos días me puse enfermo. Me acuerdo perfectamente.

Yo lo único que quería era irme a mi casa.

Quiero acabar esto, me quiero ir.

Esto es de verdad, ¿no?

(RÍE) "¿De verdad, tío?", digo.

¿De verdad, tío?

Es una ilusión y no les voy a defraudar.

Voy a luchar con todas mis fuerzas porque es lo que quiero en la vida.

Y tengo que conseguirlo.

Principalmente, desconocía absolutamente todo

lo que tenía que ver con la televisión.

Buscaba quizás un sueño más a nivel musical.

Me encontré en un programa nuevo de talentos y...

Nadie sabía lo que era. No, nadie sabía lo que era.

Sí que ha merecido la pena pasar por Operación Triunfo

porque, evidentemente, me arriesgué mucho,

me esforcé para conseguir mi sueño y lo pude cumplir.

Después, cuando conseguí mi sueño, aparecieron cinco más.

Y cuando volví a conseguir esos cinco sueños, aparecieron 15.

Eso significa la vida, tener motivaciones para esforzarte,

para poder mejorar, para no quedarte estancado.

Lo bueno, tío, es que sigues siendo una persona

que su día a día es de lo más normal, como yo o como cualquiera.

Sabes que muchas veces pienso que el sentido común

juega un papel fundamental en este mundo.

Aparte que juegan papel fundamental también los valores

y lo que te ha dado tu tierra desde que eres niño.

Estoy muy feliz y muy orgulloso de la tierra que tenemos.

Recuerdo el primer videoclip que grabé, "Ave María",

fue aquí, en las playas de Cabo de Gata,

concretamente en la de Mónsul. Y a raíz de ahí me dio tanta suerte

que decidí llevar a mi tierra como un talismán.

Scott me ha dicho que quiere ponerme en esta primera roca

para que haga una interpretación del tema, desde arriba hasta abajo.

(HABLA EN INGLÉS)

Tuve la ventaja de venir directamente de una orquesta.

Cuatro años en una de las mejores orquestas

de Andalucía

a mí me dio la oportunidad de cantar en diferentes pueblos

y me ha pasado absolutamente de todo. Desde perder el tono

o que no te escuchas absolutamente nada, o que estás cantando

muy concentrado y escuchas al de delante con el perrito piloto.

Lo que sucede es que yo no era un artista que llegó hecho.

Y me faltaba muchísimo para formarme como artista.

Allí dentro fue duro, porque estar totalmente aislado

del mundo exterior fue difícil.

Los bajoncillos que te daban en la academia de Operación Triunfo

era quizás por una agenda de trabajo a la que tú no estabas acostumbrado.

Pero vamos, siempre he sido un muchacho fuerte en ese sentido

a nivel de sentimientos y a nivel psicológico.

La simpatía de uno hay que sacarla. Si no hay alegría, no hay nada.

Totalmente.

(IMITA A CHIQUITO) ¡Pecador sexual,

con su graduado escolar!

¡Lo heredé en el 57, "te da cuen"! ¡Pecador de la pradera!

Estaba claro que Chiquito de la Calzada

había marcado una época en mi vida. (RÍE) Porque no paraba de imitarlo.

La alegría siempre va por dentro y es cierto que no ha cambiado,

sino que se ha potenciado.

¡Ole, este es mi amigo de toda la vida!

Me cago en diez, cómo me cuida.

Hostia tío, no sé si estoy siendo un rollo, pero esta es mi historia.

Te quiero un huevo, Rosa, y lo sabes bien.

(LLÀCER) ¡Dile tú algo! ¿Y qué le digo?

He tenido siempre relación con todos.

No he tenido un favorito o alguien con el que no he llegado a conectar.

Siempre he sido un muchacho

que me ha gustado llevarme bien con todos.

No dentro de la academia, sino en general

y tener relación con todos.

Escondidos, solos por amor.

¡Una mierda, mira!

Te lo he dicho... Solo, vale, solo.

Si quieres hacemos "solos". Solo.

¿Quieres solos? Pues solos.

Vale, venga, solos. No, no.

No. Ahora lo hacemos como tú.

Si es que me regañaban por todos lados.

(RÍEN)

Tienes razón. Pues tengo razón. Pues coño, hazlo.

¡Eres un cabezón! ¡Que me has dado en los huevos!

(RÍE)

Así subirás de tonos.

Júrame una y otra vez que tú.

Si es que me lo sé de memoria.

¡Si lo hago y te partes no puedo! ¡Si te has parado tú!

Esta canción, aparte de que tuvimos muchísima suerte

porque era una canción muy agradable de cantar,

pues, evidentemente, la conexión que tenía con Laura era muy buena.

Era lo que sentía al cantar con ella.

Estaba siendo un privilegiado por cantar

con una de las artistas top del programa.

Dime tan solo una palabra.

No me presenté al programa con el ansia de ganar.

Lo único que quería era que alguien me diera una oportunidad.

Yo lo digo claramente, a mí me dieron la oportunidad

de expresar el sentimiento de la música en un programa

y gracias a ese programa de televisión, una discográfica

me pudo grabar mi primer proyecto discográfico.

Así que nunca he sentido rechazo, ni muchísimo menos.

(Gritos de euforia)

(Sintonía de Operación Triunfo)

La música, ¡la música no puedo!

-(MANU) Qué nervios me entran.

-¡Mira, ese soy yo!

Con la gorra, ese soy yo.

No reconocido, pero soy yo.

(LOZANO) Nina será la directora de la academia.

-Pensaba que ibas a decir la mala.

-No, la Rottenmeier de la academia no.

Por ahí ha sonado ese nombre.

-Por cierto, hablando de la academia, ¿cómo va a ser el ambiente?

¿Cómo vas a preparar a todos nuestros chavales?

-Esperamos que sea un ambiente francamente agradable.

Vamos a trabajar, esperamos, de una manera cómoda.

(NINA) Chicos, ¿ya? ¡Acabáis de entrar en vuestra casa!

(GRITAN Y APLAUDEN)

(NINA) Vosotros os lo jugáis todo, a mí no me van a echar...

-¡Ay, qué cara! ¡Uy, las mechas!

(NINA) Ni tengo que cantar el lunes, pero vosotros sí, pero no lo parece.

No lo parece, no tenéis esa conciencia.

-Os vais a ir antes de lo que creéis. -(ALEJANDRO) ¡Una camisa genial!

-Os queremos ver trabajando, os queremos ver concentrados.

Qué guapa, ¿eh?

-(ÀLEX) ¡Mira la camisa!

-No sois conscientes aún de lo que tenéis que hacer.

No interesa al programa vuestras tonterías.

Pero si yo no... Perdón, no he terminado.

Interesa que trabajéis, que os preparéis,

que estéis concentrados.

No digas "claro", porque no lo parece.

-No estamos todos, ¿no? -(HOMBRE) No, Rosa.

Rosa, a la próxima no entras, ¿eh? Vale, vale, vale.

¡Eso es lo que no quiero que hagas, un esfuerzo!

¿Por qué? No quiero.

Por mi cansancio físico yo no voy a perder algo que me gusta

que es la clase de interpretación. No te van a dar ninguna medalla.

Tenéis que dormir nueve horas mínimo.

(RÍEN)

Porque lo que no quiero es que os durmáis ahora.

¿Vamos a hacer relajación?

Sí, vamos a hacer relajación,

pero al primero que vea dormido le pego una patada en el culo.

(RÍEN)

-(Hombre) ¡Yo estaba dormido de verdad!

-Por amor de Dios, cuando estemos trabajando,

a ver si sois capaces

de concentraros. Es que no quiero ver reír a nadie en una clase...

(ALEJANDRO) ¡Yo estaba durmiendo! (RÍE) ¡Uy, por Dios!

y vuestra respiración mucho menos.

Con simpatía, se ve que las cosas no entran.

A mí me da igual ser simpática o ser antipática.

Lo que quiero es que cantéis y hagáis vuestro trabajo, ¿vale?

A mí me cuesta lo mismo sonreír que estar de mala leche.

(RÍEN)

¡Porque si cantas encima no te la puedes aprender!

¡Ahí no quiero que habléis! Es que me pegáis unos discursos.

¡Es que no escucho nada! Los que están así porque no sé qué.

Me importa un pito. Solo te digo que cantes para saber qué tonalidad.

Y ya está.

Yo no recuerdo esto así, tío. (HOMBRE) Yo no me acuerdo de nada.

-Pero si no trabajamos coordinados y ordenadamente, no va a salir nada.

Va a salir un churro. A todos os va a salir un churro.

(APLAUDEN)

Menos mal que iba a ser un ambiente agradable.

¡Guapa! ¡Qué guapa estás!

Como somos muchos, vamos a hacer un abrazo colectivo.

-Por favor, por favor... -(MANU) Reparte, reparte.

-Estoy supernerviosa, no os lo podéis imaginar.

Estoy superemocionada.

-(ALEJANDRO) Espero que vengas de buen rollo, que hay cervezas.

-(NINA) Además, empiezo el vídeo diciendo:

"Va a ser un ambiente francamente agradable".

Me ha gustado lo de: "Os iréis antes de lo que creéis".

Qué motivación, por favor. Por favor.

¡Qué guapa estás!

Bueno, venga, vamos a... Yo ya mandando y organizando.

Vamos a sentarnos. Yo me voy a sentar aquí si me dejáis.

Bueno, ¿qué tal? Es muy fuerte veros a todos.

(RÍE) ¡Y no pienso llorar!

¿Cómo lo lleváis? ¿Qué sentís?

-(VERO) Estamos felices todos.

-Déjame decir una cosa, yo llevo desde que me llamaron

organizando agendas y todo. Y ayer yo me encontré mal de la barriga

y digo: "¿Qué me pasa? si no he comido en todo el día".

Y era que sabía que os iba a encontrar y nos íbamos a ver.

Y ya no digo nada más, va.

¿Qué?

-(VERO) Que no, que estamos muy felices todos.

-Con esa cara, no sé.

-(NINA) Rosa y Vero juntitas.

-(VERO) Decía eso, nada más. -(MANU) Lo sé, que era broma.

¿Sabes lo que ha pasado? Que aparte de reencontrarnos todos

de todo lo que nos ha pasado en nuestra carrera, hay algo más.

Cuando hablamos de nuestras vidas, de cómo ha cambiado,

a los que tenemos hijos, cómo hablan y se mensajean: "¿Quieres jugar?"

Todas estas cosas, son muy fuertes, ¿no?

Porque hacía años que todos no estábamos.

(HABLAN A LA VEZ)

¿Imágenes habías visto? Porque yo cuando pasaba

de repente por realización o producción y veía algún resumen

decía: "No, no quiero verlo, porque si lo veo me va a condicionar".

Y para bien o para mal, no voy a ser la que soy.

Y yo no sé si vosotros habéis visto imágenes o no.

(TODOS) Muy poco, no muchas.

-(MANU) Yo, sinceramente, en mi casa no tengo ningún recuerdo de OT.

Físicamente, no hay nada que pueda ver. Lo tengo guardado.

Y yo me he dado cuenta que lo tengo guardado

porque fue un momento tan feliz y tan pleno en mi vida

que me cuesta asumir que ya forma parte de una etapa que se ha pasado

y que no va a volver. Entonces prefiero

no chocarme diariamente con la sensación de que ya no estoy.

Entonces prefiero que lo he vivido, sé que está ahí,

-pero no verlo todos los días. -No renegáis de OT, ¿no?

(TODOS) No.

-Estamos aquí gracias a OT.

-¿Os han preguntado alguna vez a lo largo de estos 15 años...?

-Mil veces. -¿Verdad?

-(MANU) Como la pregunta: "Te ofende que te llamen triunfito?"

¿Que si me ofende? ¿Por qué me iba a ofender?

-Yo creo que se ofende el que lo pregunta.

-Según el tono con el que te lo digan,

porque una cosa es que te lo digan y otra que lo digan con desprecio.

A mí, personalmente, se me cambia bastante el gesto

cuando pretenden o intentan avergonzarnos o hacernos sentir mal

por venir de la tele, con música y de la manera en que hicimos

que además fue supersana. Entonces me pongo un poco a la defensiva,

pero sí que contesto con bastante coherencia

para también hacer un poco de argumento.

Está bien, puede haber de todo.

¿Os puedo decir que estáis mucho más guapos todos ahora?

-(TODOS) Y tú también. -Gracias.

Pero aún no tenéis los 50 como yo, ¿eh?

¿Cuántos tenéis? Rápido.

-34. -37.

-37. -35.

34. 34.

-41. -21.

-¿21?

-41. -¿41 también?

Sois de la misma quinta. Sí.

-43. -¡Olé! me vas detrás, ¿eh, Juan?

38 35.

-33. -42.

-35. -38.

-37.

49, dentro de 30 días cumplo los 50.

-Pues para la edad que tienes yo firmo ya.

-De verdad, estáis muy guapos. Bueno, yo...

Quiero deciros que es un privilegio para mí cerrar este reencuentro.

Yo siempre me he sentido privilegiada de formar parte de OT.

Lo mejor de OT creo que, para mí,

no fue la parte artística, que también porque a mí OT también

me reportó muchas cosas buenas, sino la humana.

-El mensaje que se envió. -Eso.

Yo no sé si... Como a mí me tocó hacer...

No sé si me tocó, pero me dicen que me tocó el papel

de mala de la película, pero no era ningún papel, esa soy yo y sabéis

que es mi manera de trabajar y... ¿Así eres realmente?

(RÍEN)

¿Así de desagradable? No, qué va.

-Yo no sé... -Eras dura.

-No lo sé, he hecho lo que he visto hacer en mi casa,

que es hacer las cosas bien. Y para hacerlas bien

-hace falta rigor... -Era muy profesional,

pero para nosotros que éramos unos chiquillos ahí,

-era muy duro. -Sí.

-Yo me acuerdo que decía: "Pero, ¿por qué me está hablando tan mal?"

Y Manu y yo decíamos: "Oye, le caigo mal a Nina, que me habla mal",

-y nos enfadamos y todo... -A todos nos caías mal.

-Ah, vale. Pues entonces perdona, que era general.

-Perdona, ¿eh? Me voy a OT 2, perdón. -Yo no sé si ahora que lleváis

las riendas de vuestra carrera...

Yo no sé ahora si... ¿Cómo veis eso de la disciplina?

-Imprescindible. -¿Fuimos demasiado duros?

-Es imprescindible. -No, lo que pasa es que fue

la primera vez. Fue la primera vez de todo, Nina.

Y había momentos en los que sí te sentías

como atacado, ¿no?

-Y ahí encerrados, Dios mío. -Sí, sí.

Cuando salimos lo notamos. No podíamos dormirnos.

La disciplina nos pegó bajón.

-Hay un comentario que nunca olvidaré de Manu,

de un día haciendo clase de relajación o no sé qué era,

que dice: "¿Y esto qué coño tiene que ver con cantar?"

-Muy mío, muy mío. -No, no, qué va.

-Pero también tiene que ver la fragilidad con la que uno

entra allí. Está expuesto, está en un sitio diferente,

entonces te aplican una serie de disciplinas y es desconcertante.

-Pero se agradecía, por otro lado, que te marcaran tanto,

tener esos horarios. Luego se crea una rutina y es...

-No parábamos de currar. -Al menos yo lo agradecía.

-Ahora te entendemos a ti. -Ay, menos mal.

Yo os tengo que confesar... No tengo tu pelo, pero lo intento.

Yo os tengo que confesar que venía un poco...

-"¿Les hará ilusión verme?", ¿no? -Sí.

(TODOS) Claro que sí.

-Es que es verdad, yo qué sé. -No podías faltar.

¿Y a mí, Nina, me querías? Es broma.

Mira, de ti tengo un recuerdo de un día que no sé si va a salir

en alguno de los vídeos que por eso decía: "¡Callaos,

no me habléis todos de golpe!", porque venías al piano y me decías:

"Nina, es que esto no me sale..."

Sí, y tú me dices: "¡Para! Es que eres tonto".

¿Te acuerdas de eso? Sí, perfectamente.

Me cuesta lo de un rayo misterioso, porque es que...

¡Espérate, David! Vale, vale.

No te quiero oír más que me digas lo que te cuesta

o lo que no te sale, no te quiero oír más.

Qué nervioso soy, Nina. No te quiero oír más, de verdad.

Vale. Por favor.

Vale. Tío, confía en ti.

Vale, vale. Sí, si yo confío en mí. Vale.

Por favor. Sí, y yo dije:

"Ya no te pregunto más, perdón".

(RÍEN)

No sé si hubo algún momento en que pensasteis

que esto no era para vosotros.

Supongo que recordarás, ¿no?

-Sí, pero creo que eso se tergiversó un poquito.

-Pero a ti te pasó que en un momento dijiste...

-No, es que se empezaron a sacar discos casi todas las semanas

y yo dije: "Vamos a ver, los discos no se graban en una semana".

Y de pronto se canalizaron esas dudas que yo tenía

como que yo quería irme de la academia.

¿Cómo voy a irme de la academia? ¿Cómo voy a irme de la oportunidad

de mi vida?

-Lo que pasa es que no me cuadra que si venís aquí a lo que venís,

lo que no veo cómo se puede saltar es la grabación de un disco.

Hay algo que no me cuadra.

-Creo que las personas nos tenemos que plantear dudas, ¿no?

Y hay que plantearlas para seguir avanzando, para seguir creciendo

y seguir aprendiendo y no hacer las cosas como si uno fuese un burro.

Lo que a mí me ralla es la fugacidad que pueda tener esto.

Pasa una semana y ya se lanza un disco.

-¿Si grabamos una canción tuya estarás más de acuerdo?

-¡No, qué va! -¿No es eso?

-Para nada, no te confundas.

-Es que, además, hay una cosa que creo que es muy injusta.

Hay ocho personas esperando fuera. ¿Qué quieres que te diga?

¿Nos vemos luego, te lo piensas?

-No, no me lo tengo que pensar. Yo me quedo.

Quiero aprender y esta es la única oportunidad que he tenido

de aprender y quiero aprender.

La ignorancia es muy atrevida.

Hay que satisfacer a un público y había que sacar los discos.

Pero lo que estaba planteando era un razonamiento muy lógico.

Los discos en una semana no se pueden hacer.

Y eso es así.

(LLORA)

(TODOS) ¡Olé!

Yo me emocioné mucho porque llevaba ya muchísimo tiempo

luchando por buscarme un sitio.

Y yo ya tenía muchas bodas en el cuerpo,

muchos "Paquito el Chocolatero", que lo hice con todo el gusto

y me lo pasaba bien y disfrutaba.

Y realmente yo tenía muy claro cuando estaba en los cástines

que a través de la televisión por lo menos algo iba a pasar.

Yo tenía la ilusión y la esperanza de que todos estos años que yo

he pasado dejándome el pellejo tendrían que salir por algún lado.

-(MUJER) Manu, ¿a qué te dedicas?

-Me dedico a... Soy bohemio.

Yo, realmente, llevaba una vida medio bohemia en Sevilla, en Triana.

Tenía un pequeño ático en una azotea

y cuando llegaba la primavera yo me ponía allí con mi guitarra,

mis papeles, mis libros...

Y cuando no, pues con mis amigos tomándome una cerveza.

Y, claro, de ahí a estar encerrado entre cuatro paredes

era para mí un poco...

(RESOPLA) Un poquito claustrofóbico.

¿Siguiendo esta dinámica de trabajo puedo estar aquí tres meses?

Tres meses son muchos días.

Hombre, yo sobre todo echaba mucho de menos a mi familia.

-(HOMBRE) Que tenía muchas ganas de escucharte.

-Y yo también, te quiero una barbaridad.

-Estoy muy orgulloso de ti

(LLORA)

Para mí también es importante que mi familia estuviese orgullosa

y poderles brindar

todo lo que ellos toda mi vida me habían estado brindando.

Tú eres el metrónomo que marca el compás de mi corazón.

Te quiero mucho, mamá.

-(MADRE) No me digas esas cosas, que me emociono.

-Por mi madre, exclusivamente por mi madre

porque yo siempre he visto esperanza en sus ojos

y siempre me moría de rabia porque no sabía llenarlo

con mi futuro, con mi trabajo. No sabía cómo lograrlo.

Y siempre me costaba, pero veía esos ojos de esperanza.

Y al final ella tenía razón.

(LOZANO) Los espectadores de Operación Triunfo

han apoyado esta semana a...

¡Mano Tenorio!

(Gritos de euforia)

-(MANU) Yo tenía la sensación de que iba en una lanzadera.

Fuera se estaba generando un acontecimiento espectacular.

Ese algo que estaba esperando, ese pálpito que yo tenía,

esa sensación que yo sentía dentro de mí

por la cual yo lloré cuando me dieron la carta.

Por eso me emocioné tanto, porque algo de mí sabía

que iba a pasar algo importante.

La presión mediática que sufríamos todos era muy dura.

Pero nada comparada con la que padecía Rosa.

Insufrible.

Era una presión mediática enorme, una popularidad ya

completamente ilimitada.

Todos éramos muy populares, pero de alguna manera,

ella despertaba tanto... ¿sabes?

Tanto cariño, tanta pasión desmedida

que yo creo que en su posición me habría costado mucho digerirlo.

(LOZANO) ¿Qué se siente al ver tu foto en las paradas de autobús?

-La verdad es que no suele ser algo normal para mí.

Pero estoy alucinado e impresionadísimo.

A mí la popularidad me costó mucho digerirla

porque yo cuando decidí ser artista

para mí no era una carrera hacia la fama ni la popularidad.

Yo lo que buscaba en la vida

era vivir de mi música y de mis canciones.

Va relacionado, pero no tiene nada que ver con querer ser famoso.

Entonces, claro, esta popularidad desmedida para mí era un poco...

Un poco dura.

Yo creo que después la cosa se ha apaciguado mucho

y después mi popularidad y mi trabajo se han equilibrado mucho

hasta estar más afines a mi forma de ser y mi personalidad.

Yo creo que lo he conseguido bastante bien.

Es cierto también que probablemente en algunas decisiones que tomé

en mi vida me habré equivocado.

Pero después de Operación Triunfo también ocurrieron

muchas circunstancias que no fueron tan favorables

para con los compañeros de Operación Triunfo.

Se vendieron muchísimos discos.

La única pregunta que pongo en el aire es

¿por qué de pronto nos ha costado tanto trabajo seguir luchando?

Como yo siempre he sido muy constante pues creo que eso

también me ha llevado a que pueda seguir viviendo de la música

de una manera holgada y disfrutando muchísimo, como el primer día.

Hola, cariño. ¿Qué tal, cómo estás?

Nada, todo muy bien. Ahora voy a ir un rato al gimnasio

y después cojo el avión para allá y nos vemos esta noche

y cenamos juntos.

Dale un besito a mi chico.

Hasta ahora. Te quiero.

Yo creo que los momentos más bonitos

que yo me llevo son los momentos con mi familia y con mi música.

Pero, claro, los dos van siempre de la mano.

La música la disfruto mucho

y ha sido y es el eje de mi vida

porque yo nací siendo esto y me voy a morir siendo esto.

Mejor o peor, eso ya son valoraciones.

No os hacéis ni idea de la tensión de nervios que pasamos nosotros.

Realmente era...

Era angustia, eran muchos, muchos nervios.

Yo me subía al escenario y me subía nerviosa y ya está.

Y cuando te subes nerviosa pues no das lo mejor de ti.

-Yo me hacía pequeña, como que querías hacer cosas

para que la gente te viera pero veías que el otro hacía más

y te entraba la inseguridad.

-De repente todo lo que pensabas que habías hecho bien

y que todos te decían: "Cantas bien",

pues ahora cantabas mal.

-Creo que cada uno que hemos entrado allí nos hemos machacado.

Nuestro peor enemigo éramos nosotros mismos.

Yo no viví el programa todo lo bien que lo debería haber hecho.

Ojalá pudiera volver atrás y volver a vivirlo.

Y solamente es culpa mía, de nadie más.

-Supongo que una de las razones por las que lo pasabas mal

como decía ahora Javián...

-Y me arrepiento, Nina. Ojalá pudiera pegarme una torta y decirme:

-"Tío, pásalo bien, hombre"... -¡No, hombre!

-Me diría tantas cosas... -Era imposible.

Y había momentos de bajón, pero es que os pegábamos mucha caña,

os llevábamos con disciplina férrea

y no sé si algunos de estos momentos de bajón que vamos a ver os cuadra.

-Y además estábamos en un programa de televisión.

Y en la última fase, sobre todo, eran muchas cosas acumuladas.

Noches de bohemia y de ilusión.

Oh, qué chiquitillos. Qué chicos, tío.

Mi Nuri, qué chiquitilla.

Eso es una mierda como una catedral de grande.

-(MUJER) ¿El qué? -Todo. La actuación que yo hice.

Encima terminé como si fuese una chirigota.

-No sé por qué estoy así. Debería de estar bien pero no puedo.

-¿Estás sufriendo?

-Además estoy mal. Estoy...

Que no disfruto con lo que estoy haciendo, no sé explicártelo.

-No es que quiera ver lo malo, es que...

¡Mira, es Néstor!

Estaba cuadrado, el cabrón. Pues ahora está...

Mejor.

(LLORA) No me sale, no tengo "feeling" para cantarla.

Pero ¿por qué no? No lo sé.

Otro amor vendrá

porque voy a dedicarme a vivir sin ti.

Quiero ser feliz.

Me cuesta mucho controlar... ¿Qué, Geno?

-Igual. -¿Piensas lo mismo?

(RÍEN)

-Con las gafas de sol. -Buena explicación.

-Mañana será otro día.

-Una crisis, una crisis.

-¿Tú sabes qué significa crisis? Es una palabra japonesa.

(RÍEN)

Y no has cambiado.

Tengo una crisis en japonés.

(RÍEN)

De lo mal que lo pasó.

Nadie lo sabrá en la vida.

-(LLORA).

Un dolor aquí y estoy cantando fatal y me salen ronchas otra vez.

Llorón, llorón. Hasta urticarias me salían.

-¡Qué fuerte, Rosa! -Vaya tela.

Estaba pendiente de la letra, pero ya ni de la letra,

ni del baile ni de nada.

(RÍE)

Una mierda...

(RÍEN)

(RÍEN)

Y al final pues imagínate, iba descontrolado. Por lo menos yo.

Hala, "hasta luego, Lucas".

¿El sobaco es normal? "Hasta luego, Lucas", dice.

-Estoy quemadísimo. -Pero odio esa canción.

-No es mi rollo, tío.

(LLORA) ¡Por favor, Dios mío, ayúdame!

-(HOMBRE) Tranquilo, que te ayudará. Ahí estaba...

-(RÍE) Joder, que si te ayuda.

-¿Veis? Yo no tengo ni malos momentos.

(RÍEN)

¿Os dais cuenta?

-Esos repasos de gala eran terribles.

Porque, claro, vosotros fuisteis la primera edición

de OT, pero las que vinieron después ya sabían dónde estaban

y tenían esa conciencia que nosotros y me incluyo, no teníamos

porque no veíamos los programas, entonces eso es lo que pasa

cuando uno revisa lo que hace, que le hace ser consciente

de lo bueno y de lo malo, y eso es lo que nos hace crecer.

Y era una edición espectacular. Espectacular y durilla.

Y lo que decías tú, que hacerlo delante de los demás era duro.

Claro, nos conocíamos, pero... Joder, perdón.

(RÍEN)

Por favor, entended que es muy difícil.

A ver, chicos, entendedme.

Era un examen que tenías que repasar delante de todos.

Yo en ese plano no podría estar ahora mismo.

(RÍEN)

¿Eso era lo más duro? Era la primera vez

para todos que nos oíamos nuestra voz grabada

y nos veíamos en la tele, entonces ver los gestos,

lo mal que nos movíamos... Se veía muy grande todo.

Muchas ganas, pero no hacíamos bien nada. Era muy cruel y sufríamos.

Decíamos: "Ojalá se vaya la luz y se apague la televisión".

Yo he visto vídeos y no entiendo por qué funcionó el programa.

(RÍEN)

No sé si con el tiempo he adquirido más oído o tengo más conciencia

de la musicalidad en general, pero yo veo eso y veo una atrocidad.

No es que me incluya, es que yo soy el protagonista de las atrocidades.

-¿Qué era lo que peor llevabais?

-Yo tenía mucho miedo. -¿Miedo a?

Recuerdo el día de la gala con miedo, muchos nervios, salí

al escenario y dije: "Me escondo debajo del pelo" y tú me imitabas.

Decía: "¿Qué hago delante de toda esta gente? ¿Qué hago

-cantando aquí?", tenía mucho miedo. -Pero ¿y lo que os ha hecho crecer?

-Eso sí, por supuesto. -¿Cómo se enfrenta luego...?

-Yo me di mucha cuenta de que el poder de la palabra es fuerte.

Y cuando tú te ves y la importancia que le des a lo que digas

es también lo que vas a expandir, y a veces era duro

y solo te ves las cosas malas y a veces era muy triste

porque yo ahora veo muchos vídeos y digo: "¡Qué bonito!"

Y no sabes por qué eres tan duro contigo mismo, y es...

Es miedo a hacerlo mal porque queríamos hacerlo perfecto.

Todas las ganas y la ilusión de unos críos que quieren empezar,

que quieren que les vean a ver si graban un disco.

Teníamos una responsabilidad. Teníamos miedo a hacerlo mal

porque no teníamos las herramientas, para eso entramos aquí,

no teníamos las herramientas para hacer lo que teníamos dentro

porque no estábamos hechos todavía.

Ni las herramientas ni, seguramente, la calidad que tenéis ahora.

-Pero eso es bonito, yo veo programas de canto,

que lo hacen todos muy bien

y ves lo que dice Álex, lo mal que lo hacíamos.

Pero ese era nuestro encanto, que éramos auténticos.

-Creo que lo que más le gustó a la gente fue ver semana a semana

el esfuerzo de nosotros trabajando, diciendo que no podíamos,

todo eso, todo lo que es la academia, el trabajo fuerte.

Tienes conciencia de tus fallos durante la actuación.

Terminar de cantar y saber dónde has fallado,

tienes esa conciencia. Después ves el vídeo y se confirma.

Te acuerdas perfectamente por las sensaciones.

Yo, por ejemplo, lo que ha contado David,

que ha estado en las orquestas

y ya sabe lo que es estar en un escenario

y cuándo sabes que te equivocas,

yo eso no lo sentía, yo iba directamente como al toro.

Lo soltaba y ya está. Con miedo y a ver qué pasaba.

Mi primera vez al subirme a un escenario no controlaba nada.

Pues tú has cantado y cantas, sobre todo Mireia,

lo más perfecto, afinado y bonito, de las mejores desde el principio.

Le doy toda la razón, Mireia tenía una voz...

Es espectacular. Porque ya no tiene.

-Si tengo que quedarme con algo que me haya servido de OT,

del programa, es el momento de enfrentarte a la gente,

de enfrentarte a las cámaras, vivir el "Cortamos,

que estamos en publicidad", todo ese mundo

que yo no había vivido nunca.

Yo creo que para mí fue lo más importante

y lo que más fuerza

me dio a la hora de enfrentarme a las giras,

el pisar escenario.

-Mireia, descansa. Tú ahí, tranquilita, reposando,

mañana será otro día.

-Así. -Llama a la doctora.

-Tengo a Mireia mareada en el suelo, ¿está la doctora por ahí?

-¿Estás mejor tumbada? ¿Se te pasa la sensación de mareo?

(LOZANO) He de decir que Mireia está malita, tiene la gripe.

Te vi arder en la hoguera de la primavera

de mi juventud.

-No, porque no salía mi voz, ¿no ves que no puedo hablar?

-Este oficio es un poquito duro, de mucha energía física

y de mucha cosa interna y creemos que ahora no estás muy fuerte.

-Nadie tiene ni idea de lo mal que lo pasó.

Nadie lo sabrá en la vida.

-Sí, me pasó lo peor

que le puede pasar a un artista. Además cuando estás tocada de aquí

no puedes hacer nada. Los cantantes somos así, cuando estamos nerviosos,

cuando tenemos estrés, todo nos afecta a la garganta.

Fue muy duro.

Fue difícil, sobre todo, que me expulsaran.

Esa semana tendrían que haber visto otros méritos míos,

como que mi compañera ensayaba una coreografía con Poty,

y yo que estaba enferma me la aprendí

de verla sentada en una silla, entonces yo creo que esas cosas

hay que valorarlas muchísimo más

que que yo haya tenido una mala actuación

por estar enferma.

Ya no duermo, no como y no puedo trabajar.

Y en la oficina no me quieren ni hablar.

Yo, realmente, en la música no soy la que decide parar.

Es la discográfica la que decide parar con Fórmula Abierta.

Habían sido muchos años con todo el tema de la música,

de trabajar cantando... Necesitaba un respiro

y ya a raíz de ahí pues quise ser mamá

y fue cuando me decidí por hacer un parón.

-Estábamos comprando, cogimos ya todas las cosas,

fuimos a pagar y dije:

"¿Sabes que mi madre es famosa?"

-¿A tu madre qué le pasó? Se quedó a cuadros y todo el mundo se giró.

A raíz de todos estos años haciendo musicales

y teatro, muchas de las obras eran infantiles.

Entonces mi marido me sentó un día y me dijo:

"A ver, señora.

Este es tu mundo y tienes todo mi apoyo para volver".

Tardamos en crear el proyecto cuatro años

y ya fue cuando dijimos: "Venga, otra vez", la manta

a la cabeza y vámonos para Madrid, siempre arrastrando a la familia

siempre por mí.

Mis hijos fueron mis conejillos de indias.

Escribía una canción y decía: "Escuchadme".

"Ay, mamá, pues a lo mejor esto un niño pequeño no lo entiende

si lo dices así", yo me quedaba muerta.

¿Qué os gusta más, los vídeos de antes o la banda de ahora?

-La banda.

-La banda os mola, ¿eh?

Yo lo considero un público muchísimo más exigente que los mayores.

Tienes que tener la capacidad de dar un espectáculo

muy variado para que el niño esté en todo momento pendiente

de lo que estás haciendo.

-Mucho trabajo, muchas horas y muchos problemas.

-Es un trabajo muy inestable, es luchar todos los días

por que el fin de semana siguiente tengas un concierto o una promoción.

Para mí es igual de importante que me digan unos amigos:

"Oye, ¿te apetece venir a hacer un acústico?" Claro que me apetece.

Yo todo lo que sea cantar, me da igual dónde sea.

-Se te ilumina la cara. -Sí.

Soy feliz cantando.

Si yo no hubiera entrado en el programa, si no hubiera tenido

la oportunidad de subirme a un escenario, de aprender,

de entrar en un grupo, de hacer giras multitudinarias,

de estar continuamente de viajes, si yo no hubiera hecho

todo eso no sé si a lo mejor, ahora mismo,

15 después, habría sido capaz de sacar mi propio proyecto.

-Como artista creo que es mucho más de lo que la gente conoce.

-Estuve muy poquito tiempo en la academia.

Yo, sinceramente, creo que he triunfado

lo que me han dejado triunfar,

no lo que yo quisiera.

-A nivel musical yo recuerdo que para una de vosotras fue un reto

que ahora que lo pienso me toca de cerca porque es música de ABBA.

¿Te acuerdas de ese dúo que hiciste con Rosa?

Eso fue un reto...

¡Ah, "Gracias por la música"!

Me encanta la letra de la canción.

¿Te acuerdas? Era la segunda o tercera gala.

Soy muy sencilla y algo aburrida tal vez.

Las cosas que sé me salen seguro al revés.

Pero hay un talento en mí singular

y es que la gente me escucha al cantar

y me hace feliz.

Es que estamos ya como camioneros de hablar todo el día.

Por eso quiero dar las gracias a las canciones

que transmiten emociones.

Quiero dar las gracias por lo que me hacen sentir.

Debo admitir que con la música vale vivir.

Por eso quiero dar las gracias

por este don en mí.

Quiero dar las gracias a las canciones

que transmiten emociones.

Quiero dar las gracias por lo que me hacen sentir.

Debo admitir

que con la música vale vivir.

Por eso quiero dar las gracias

por este don en mí.

Hola, soy Pilar Tabares y ha estado realmente bien, me ha emocionado.

Me voy a poner seria. No.

Hubo momentos delicados, ¿sí o no?

Hubo momentos delicados. A toro pasado, lo de delicado ya...

No, ahora no, pero... Menos.

Delicada era también la vestimenta.

-...sin poder hablar perfectamente en inglés.

Mi prioridad es aprender inglés, en cuanto salga me meto

en una academia pero ya. Clark.

-¡Oh, Clark!

-¿Cómo te llamas? -Manu.

-Manu.

Yo le dije... bueno, ya verás.

-Muy bien, ¿de dónde eres? -Tenorio, Tenorio.

(RÍEN)

(HABLA EN INGLÉS)

-Lo entiendo muy poco.

No entiendo. No entiendo nada, no tengo ni idea.

No entiendo nada, ¿eh?

Yo sé un poco de vocabulario, los verbos y eso un poco.

Pero al no hablarlo...

(RÍEN)

Ay, Dios.

Las zapatillas de Navidad, ¿eh?

Las zapatillas del mercadillo. (HABLA EN INGLÉS MAL)

(HABLA EN INGLÉS MAL)

(HABLA EN INGLÉS MAL) "Reading the books".

¡Ah!

(RÍEN)

(RÍE)

No digas "gay" porque "gay" es "marica".

(RÍEN)

-¡Qué malos que sois!

Venga, vamos allá.

Ese se te dio bien.

He cantado en inglés, pero mal.

¿Quién me aconsejó que llevara el pañuelo?

(RÍEN)

(RÍEN)

-Hacía frío, ¿eh?

(RÍEN)

(IMITA A CHIQUITO DE LA CALZADA) Eres un pecador sexual.

Eres un mariquita "diodenal".

Puedes cantar hasta en japonés. ¿Quieres cantar en japonés?

(ANGUSTIADO) No.

(RÍEN)

-¡Qué cara!

-Parece que está con lo del estómago.

(LOZANO) ¿Español? Español.

La camisa era de la orquesta.

Bueno, David, quién te lo iba a decir, ¿no?

Suelta una parrafada en inglés, venga.

¿Yo? No... Habla inglés.

Y, Vero, tú vives en Los Ángeles, ¿no?

-Y me fui sin saber nada. Dije: "Quien se quiera venir que venga".

-¡No me lo puedo creer! -Tampoco sabe nada ahora, ¿eh?

(RÍEN)

-"Excuse me?" -Para eso sí hay que tener valor.

-Y ahora vivo una vida hablando en inglés

y escribiendo canciones en inglés, todas.

Ya no necesito ayuda, compongo en inglés.

-¿Sueñas en inglés? -Y sueño en inglés.

-Y Rosa seguro que habla alemán, ¿no?

¿Te acuerdas de aquella inocentada? (CANTA)

-Y para Rosa Lili Marlene Dietrich en alemán.

¿Qué? Eso ha sido, sí.

Eso es una petición. No.

No va con malas intenciones. ¿Es en alemán de verdad?

Cántala otra vez, por favor. Es que no me acuerdo.

-Yo sí, me la tuve que estudiar para enseñártela.

(CANTA EN ALEMÁN) Solo me sé eso. Pero da el pego.

"Vor dem grossen Tor" Claro.

"Vor de..." "Vor dem..."

"Vor dem grossen Tor". Así.

"Vor dem gross..." -"Grossen".

"Grossen Tor".

Vor dem grossen... No me acuerdo.

Por favor, que nos manden un mensaje

a ver en qué idioma está cantando.

Recuerdo también especialmente cuando

os venía a ver la familia. Eso era... Pero ¿cómo podíais?

¿Cómo podíais estar allí sin vuestra gente?

-Teníamos más ilusión por la música que cualquier otra cosa.

Nos apoyábamos entre todos. Pero ¿cómo se lleva eso?

-¿No se lleva? -Se lleva.

Porque hicimos de esto una familia.

Además, lo bonito que era, porque todos hablabais mucho de los padres.

Los padres siempre estaban ahí. Eran muy importantes.

-Pero yo creo que era el miedo de no saber qué se decía fuera.

A mí me pasaba, era como: "Es que si digo esto

a lo mejor lo tergiversan", o me acerco a algún compañero

y mis padres piensan mal y se piensan que me estoy acercando

más de la cuenta, el no saber qué era lo que estaban viendo

fue una de las cosas que más me preocuparon familiarmente.

-Ahora me contáis más secretillos, pero vamos a ver estas imágenes.

No me apuntaron para llamar a la familia.

Es que, terriblemente los hecho tanto de menos...

(RÍEN)

Terriblemente.

Tengo unas ganas de verte, mi amorcito. (RÍE)

¿Ese era tu novio de antes?

-Yo también. -(BALBUCEA NIÑO)

Te quiero, te quiero mucho, mi niña.

-Dicen que los chicos no lloran, pero los chicos lloramos también.

(LLORA) Hola.

(RÍEN)

-¿Bustamante llorando? No... -Este quítalo que no tiene gracia.

Oh. De la mami.

¡Vaya, qué joven está Tati!

¡Uy, Dios mío!

-Te he echado mucho de menos tía, tengo muchas ganas de estar contigo.

-Uy, la Paca.

(RÍEN)

-Yo no te cambiaría por nada del mundo, tito, te lo juro.

-Eso es lo que esperabas oír. -(LLORA)

Te juro que no te voy a defraudar nunca. Te juro que te quiero.

¿Estás bien? No llores, papá.

-¡Ese es mi hermano!

-(RÍE) -¡Qué guay, tío!

-Se está portando que da gusto.

Se está portando que parece mentira.

Necesito que me digas que todo está bien y si tú estás bien yo también.

Que te quiero muchísimo, cariño. Tengo muchas ganas de verte.

Mira tu hermana. Esa es tu hermana, ¿no?

-Estás disfrutando lo que tenías que disfrutar desde hace mucho.

-Es que pienso en mi familia, en cómo está, en muchas cosas...

-Joder... Mamá, mamá...

-Qué necesidad, sobre todo de sentir de la voz del padre o de la madre

que no los estás defraudando, que lo estás haciendo bien...

Que se sientan orgullosos.

-No me digáis que no es bonito. -Yo era la primera vez

que mi padre me decía: "Estoy orgulloso de ti".

Fue ahí, en esa imagen en la que salgo llorando fue la primera vez.

-¿Y Chenoa?

Brutal, ¿eh? Entiendo que no se pueda explicar.

Y veo a Rosa ahí, también...

Mi padre es que ya no está en vida, nos falta.

-Los años pasan, son 15 años y no quiero hablar. Es muy bonito eso

-y ya está, en fin. -Yo creo que nosotros decidimos,

en este caso vosotros decidisteis entrar en ese concurso,

yo no sé vuestros padres, vuestro entorno, cómo lo vivieron

y cómo lo han vivido. Para nosotros creo que es más fácil,

-es nuestra decisión. -Yo creo que era un estrés.

-A muchos nos falta... -Uy, Juan.

-(RESOPLA)

Para mí la familia es muy importante y la única manera de hablar

con ellos era, si no recuerdo mal, una vez a la semana.

Era esa válvula de escape, hablar con esas personas que te conocían

cómo eres. Necesitaba el contacto exterior.

Y necesitaba saber que estaban bien.

-Echaba de menos a la familia, a los amigos.

Me encantaba cuando nos dejaban llamarles

o teníamos visitas

y veía a mi padre que venía o mi hermano.

Los oía, me recargaba las pilas y a seguir.

Era un poco difícil. Echabas de menos a tu familia.

Echabas de menos tu tierra, cantar con tu orquesta,

a mucha gente.

Había veces que sentía que necesitaba meterme en algún sitio

y echaba muchísimo de menos.

El mar. Mi gente, mis amigos, mi familia. Era difícil.

¿Sabes una cosa que a mí me marcó mucho?

Como bien decías, nosotros escogimos esto

y mis padres lo llevaron bien, gracias Dios yo los tengo conmigo,

pero mis hermanos estaban en una edad de adolescentes,

y no fue fácil, fue duro y malo para ellos.

Hoy en día tengo la suerte de que los dos son estupendos, uno trabaja

conmigo, pero ellos no escogieron eso y les cambió la vida.

Me he sentido culpable. Creo que he cuidado de ellos,

pero me he sentido culpable porque les robé unos años

en donde ellos no tenían que ser el foco de atención.

Tenían que disfrutar.

Es lo que decía antes... Para mí ha sido muy difícil.

Pero te han apoyado mucho.

Pero de alguna manera fue injusto.

Y pasa el tiempo y te acuerdas de la gente. El padre de Rosa

me quería mucho y yo a él. Se van las personas y...

Y es difícil. No creo que haya nadie de vosotros

a ninguno, ni padres, ni hermanos, tíos, primos,

a quien no les condicionara esto en sus vidas.

-Mis padres lo pasaron muy mal. -¿Por qué?

-Porque me veían muy pequeña.

-Tú eras la más pequeña, además. Tenías 18.

-Había compañeros con 19, pero sí que era una niña

muy de casa y al meterme en la academia

y no ver más a mis padres, allí encerrada, que yo lo pasé muy bien,

pero ellos lo pasaron muy mal. Muchos padres lo pasaron muy mal.

-Los mío sí. -¿Y ahora cómo lo llevan?

¿Qué sienten, cómo lo viven?

-Mis padres se sienten orgullosos. Siempre son felices los padres

porque hacemos lo que a nosotros nos hace felices, entonces

eso está por encima de casi todo.

Tú imagínate, yo con 18 años, en Barcelona, sin familiares.

¿No te entraron ganas de coger un avión e ir a por mí?

-Yo le decía: "Vamos a dejarla que se haga fuerte".

-¿En serio? -El miedo la hará fuerte.

-De esto me estoy enterando yo hoy.

-"El miedo la va a hacer fuerte, déjala que luche."

-Cuando salí de la academia nos seguíamos formando,

entonces nos pusieron un pisito en Barcelona

y allí a veces estaba Àlex, Javián,

Mireia y Geno, yo era la quinta.

A mí me dijeron: "Vas a grabar un disco,

no puedes hacer ningún bolo ya", mis compañeros se iban a cantar

y yo me quedaba sola, y había veces que me iba a la calle

a pasear y pasar el tiempo porque me daba miedo

estar sola en la casa.

Ahora entiendo lo mal que lo pasaron mis padres

Yo en aquella época era más egoísta, pensaba en disfrutar,

pero cuando yo llamaba a mis padres diciendo: "Tengo miedo, estoy sola"

y estaba en la otra punta de España...

-Tú le tienes mucho miedo a todo, hasta dentro de casa.

-Dentro, fuera y en todos lados. -Te acuerdas en el campo que decías:

"Mamá, si te vas al pueblo, a Sanlúcar,

yo me quedo fuera si es tarde, pero en la habitación me da miedo".

-¡Qué bonito!

Yo ahora noto soledad en el sentido de que echo mucho de menos

a mis padres porque sí que es cierto que llevo 15 años sin parar,

y cuando dio sin parar es sin parar, de ver a mis padres

veces contadas durante el año porque no tengo tiempo.

Echo mucho de menos estar con ellos,

vivir cómo crecemos todos, y sobre todo mis sobrinos.

Lo que más echo de menos es el perderme... Otra vez.

Echo menos el haberme perdido ver crecer a mis sobrinos.

-Es que los niños me preguntan todos, que si vas a ir este verano

para estar un ratito allí todos pasándolo bien en la terraza y hacer

-los juegos como todos los años. -¿Te acuerdas cuando éramos chicos?

-Todo el día jugando, disfrazándonos y con las tonterías.

-Yo siempre he hecho mucho caso a mis padres,

nunca les he querido fallar,

siempre me he preocupado por que nunca les moleste algo,

entonces mi madre siempre me ha tratado como una niña,

no le gustaba que fuera muy sexy, ni que intentara ser más mayor...

Mamá, ¿te molesta que lleve la barriga fuera?

-Natalia, ¿tú eres feliz? -Hombre, claro.

Digo, a lo mejor que vaya un poco..., no sé...

Soy una chica normal que se ha criado en medio de un campo

sin amigos, porque mis padres se fueron a vivir al campo cuando yo

tenía siete años y me he criado con los animales, mis amigos eran

mis perros, teníamos alguna cabra, algún pollo, algún pato, un caballo

y al estar tan lejos del pueblo he vivido en el campo hasta los 18

que entré en OT, entonces me dolió mucho cuando salí

y vi esa imagen que tenía la gente de mí

de: "Ay, qué tonta", y yo decía "¿Yo...?"

Nunca me he considerado ni pija ni tonta ni nada.

Yo soy pequeña de edad, pero de aquí no.

Nada. ¡Vamos a ver!

Todo el mundo me trata muy bien y todo el mundo me quiero mucho.

Todo el mundo me coge en brazos.

-Para mí lo peor era cuando... Yo creo que no se daban cuenta.

No te dabas cuenta lo pequeña que tú eras, y eras una niña que

había alguna persona que tenían un recorrido bastante grande,

tú no eras nada, tú eras pequeñita.

-Es que lo único que había cantado era en el coro de la iglesia.

-Te trataban como otra más de los mayores y los que cantaban.

-Yo me acuerdo que allí dentro eran muchísimas emociones, mucha presión.

Los compañeros tuyos eran muy buenos y querías estar a la altura.

Era difícil porque tenían grandes voces, y yo me sentía

como la voz más aniñada, la voz más chiquitita.

Y no me enseñaste a decir adiós,

he aprendido ahora que te has marchado.

(NINA) Natalia es la benjamina del grupo, aun así

pensamos que está muy a la altura de la fuerte competitividad

que hay en la academia.

-Yo decía: Vale, soy la pequeñita.

Esta gente ha cantado en otros sitios

y había chicos que ya, habían cantado en orquesta

en casinos e incluso en bodas.

Yo no había cantado profesionalmente.

Había que ser realista, yo sabía que yo no iba a llegar a la final

teniendo a grandes voces como una Rosa, un Bustamante,

un Bisbal o una Chenoa. No hay que ser muy listo para darse cuenta.

(JURADO) Creemos que en esta ocasión la canción te ha superado a ti.

Lo siento mucho, pero te tenemos que proponer para que abandones.

Me enfadaba cuando me nominaban porque yo no me quería ir.

(RÍE) No porque me nominaran en sí. Yo no me quería ir.

El día que me echaron yo decía: "Dejadme estar por aquí rondando".

Dejadme estar con mis compañeros. A mí me daba más pena

que me separaran de mis compañeros y que me enviaran a Sanlúcar.

Si me afectó esto era porque se acababa.

Y en cada página el amor,

nos convierte en luchador

y descubres lo común

no hay un héroe como tú.

Solo Dios.

Para mí, Operación Triunfo fue abrirme en todos los sentidos

y luego ante las críticas negativas que iba leyendo, pues

para la edad que tenía las asumí bastante bien.

Y lo que me hizo fue muy fuerte.

Yo miro ahora hacia atrás y después de 15 años, creo que puedo estar

con la cabeza muy alta de lo que he conseguido.

A día de hoy, puedo decir, y se me llena la boca al decir

que soy feliz con lo que hago, con mi vida, con mi familia,

con mi pareja, con mi trabajo, con la música. Me llenan plenamente.

Pensando que yo he salido de un Talent Show como OT,

que ahora esté yo presentando un Talent Show con niños

que se llama "Fenómeno Fan", que también haga de profe con ellos,

que vivo con ellos el día a día, que veo lo nerviosos que se ponen

y la verdad es que siento mucha empatía, hay veces que me veo

reflejada en muchos de los niños que están en este programa.

Son 15 años que no me he rendido, que aunque me han puesto zancadillas

me he dicho que esto lo consigo sí o sí,

pero por mis medios. Y como yo lo he peleado y luchado

y yo me lo financio y yo lo pago y lo hago todo

he podido, gracias a ser cabezona, vivir de la música 15 años.

A mí, mis padres me felicitaban por haber tenido buen ojo.

Porque siempre mandaba maquetas y nunca había decaído

en la perseverancia de seguir haciéndolo tras 10 años.

Yo seguía haciendo cosas y mi padre me decía: "Bueno, ánimo".

Cuando tocó desde el primer momento estaban orgullosos,

pero son músicos también, entonces no era una cosa rara.

Con menos miedos que los padres que no conocen este mundo.

-(ÀLEX) Mi madre ha sido depresiva muchos años

y cuando yo salí de la academia, la mejor noticia que me dio mi madre

fue decirme que había dejado las pastillas".

Porque es que le cambió la vida.

Mi familia no es que estuviera desunida,

pero se juntó de una manera que hicimos una piña

y eso fue gracias a este concurso y fue

por la alegría que desbordó esto, ¿fue en muchos casos?

Evidentemente, pero a mí me dio muchas más alegrías que penas.

-(GISELA) En mi casa hacían turnos para ver el 24h.

(RÍEN)

-Yo tenía un abuelo de 98 años, Juan,

que no paró hasta que le pusieron el Canal Plus.

Estas son cosas que nunca nos hemos podido contar.

-Qué bonito. -Claro que sí.

¿Sabes una cosa? Ahora para nuestra familia y para nosotros

ya ha pasado el tiempo suficiente para acostumbrarnos.

(NINA) Claro. Parece que toda la vida

hemos tenido esta vida y nos hemos dedicado a esto.

Ya ha pasado tiempo suficiente para que todo sea normal.

Bueno, yo supongo que echaríais muchas cosas de menos

-aparte del sexo. -Por supuesto.

(RÍEN)

Bueno, yo cuando lo descubrí. Oye, ¿eso cómo se lleva?

-No preguntes cómo se lleva.

-No, porque no soy nada cotilla. Después de OT descubrí todo.

Todo. A día de hoy aún me sorprendo

de que no me enterara.

Con mucho amor propio. Todo. A partir de OT descubrí todo.

(RÍEN)

Hasta el sexo.

Yo era virgen. Tenía 20 años y era virgen.

No te engaño si te digo que no tenía las hormonas revolucionadas.

Y yo deseaba chicos, pero claro, no me habían tocado.

No me había rozado nadie, hablándote en plata.

(NINA) ¿Qué tal se pasa sin sexo? ¿Es duro?

(RÍEN)

-Haberlo, hay. Ahora, que se practique o no...

-¿Seguro que había sexo en la academia? A mí no me constaba.

-Pero ¿cuenta el onanismo? (RÍE) No.

Tus quiquis me recuerdan a otros quiquis que yo

antiguamente conocía.

Àlex, no es por nada, pero estoy debajo, ¿eh?

-(ÀLEX) ¿Te gusta debajo? -Pues no.

-(NAÍM) Hay que ver cómo te pones.

-(VERO) Pero ¿te duele de gusto? -(GIME) Sí, sí.

-¿Qué les hacía falta a ellas para que se cansaran más?

Si tienen tanta energía es porque no...

-Un par de empujoncitos... -La desgastan.

-Pataplán, pataplán, y venga.

Yo la efervescencia ya la traía de casa.

¿Qué preferirías, tener sexo sin amor o amor sin sexo?

Pero ¿tú que prefieres?

Sexo sin amor. Vamos, sexo sin amor.

Pues, hombre, lógicamente había momentos.

Momentos dulces.

Para el hombre es muy importante no eyacular

para estar entero. Más si vas a cantar cuatro días seguidos.

Digamos que si tú eyaculas un día antes de cantar

pierdes un tono, dos tonos más o menos de tu voz.

(RÍEN)

-(MANU) Está cagado.

-Sexo en la academia. No sé a lo que te refieres.

(RÍE) No, no.

-Esto es como en la cárcel. Cuando no hay lomo, de todo como.

-No, pero de verdad. ¿Qué cosas echabais de menos aparte del sexo?

-¡El chocolate! -¡Sí, yo también!

(ÀLEX) El que me tocara el aire.

-Por aquí el chocolate, por aquí el aire para Álex.

¿Manu? Yo quería estar sola.

¿Tú estar sola? Yo necesitaba estar sola.

Buscaba momentos y siempre aparecía alguien.

Si no era en el Pub, era abajo, y si no era en el baño.

Da igual, pero como éramos tantos. Echaba de menos mi ático de Triana.

Que aquello era un cuchitril, pero un cuchitril.

Tú te sentabas en el baño y con la mano tocabas la otra pared.

No te digo más nada. Tenía el ancho del plato de ducha.

Pero claro, yo tenía mi atiquito en una terraza en Triana, tío.

Yo por las mañanas, me levantaba,

-cogía la guitarra, al borde de... -En verano qué bonito.

(RÍEN)

Sevilla en verano es una maravilla.

-¿Qué más echabais de menos?

Yo el chocolate, sí. Era muy de chocolate. De hecho

una vez me comí una bandeja entera

de 20 kg de... ¿te acuerdas? Lo hacíamos con colacao y cruasanes.

Llevo media hora comiendo cruasanes con chocolate.

Mira, si no había nada. Estaba todo lleno y todo para nosotros.

Lo podríamos patentar: Cruasanes Operación Triunfo

rellenos de cacao.

Yo echaba de menos llamar a nuestras familias

porque nada más teníamos una vez a la semana para llamar.

El decir: "Mamá, me está pasando esto", o pedir consejo a mi padre

o a mi madre y simplemente decirles cómo estaba.

Y nada más teníamos una vez, ¿y cuánto era? Cinco o diez minutos.

No había tiempo, sí.

Que estoy bien.

-Es la emoción de... -(MADRE) Que me hundo yo también.

(RÍEN)

Ahora te voy a pasar a papi que me está quitando el teléfono.

Espera, no cuelgues, ¿eh?

-No, no.

-(MADRE DE JUAN) Dime.

-Hombre, ya lo has cogido, estaba esperando a que lo cogieras.

¿Cómo va todo? Que hace mucho que no hablamos.

-Pues muy bien, hijo, muy bien.

-¿Y qué tiempo hace ahí? Porque aquí llueve todo el rato

y ayer hizo un día alucinante con sol.

-Pues mira, aquí hace un sol precioso.

-Qué guay, qué guay. -Se está fuera en el patio

-que no veas. -Pues mándanos un poco de sol.

Yo vine aquí a Inglaterra después de terminar la universidad.

Como el tema de la música era tan difícil en España

pues eso unido a mi creatividad

tengo que hacer algo. ¿Qué te apetecería si no es música?

Y entonces me gustaba diseñar y empecé con las joyas.

Después me empecé a interesar mucho por la salud.

Y entonces pensé en desarrollar mi gama de cosméticos ecológicos.

Y también siempre he querido tener mi propia marca de ropa.

Empecé por las corbatas. Siempre estoy haciendo algo, inventando,

siempre estoy creando y siempre estoy liado,

pero porque me gusta y es lo que me nace,

el crear cosas.

Estos dos últimos días, ayer y anteayer, lo he pasado un poco mal.

Algunos os habéis dado cuenta, otros no. Pero lo que yo he sacado

en positivo es que tenemos la suerte de estar aquí y mucha gente no.

Yo me lo pasé bien, pero la convivencia

fue un poco difícil para mí por dos razones.

Uno, por la diferencia de edad. La mayoría tenían 18, 19 años

y yo por mi paso por la universidad y que ya tenía mi primer trabajo

pues yo encontraba un poco de desnivel.

-(JURADO) Lo siento.

-Fue difícil también por mis nominaciones,

porque los demás podían interaccionar entre ellos,

pero yo estaba solo siempre nominado.

Claro, eso se me hizo mucho más difícil. La convivencia

si encima que es difícil, estás aislado

del grupo y no puedes interaccionar, pues fue difícil.

La convivencia fue difícil, no ahora que nos hemos reencontrado

porque ahora muchos de ellos son padres con hijos

y yo estoy al mismo nivel.

-Tantas veces le han nominado que ya he perdido la cuenta.

-(JURADO) No acabas de transmitir lo que tienes que transmitir

con tu público.

Pero él siempre tiene una sonrisa en la boca.

Una, dos y tres.

Somos los nominados y estamos requetebién.

Si no nos votas ahora, nos puedes votar después.

Yo cuando entré en OT, tenía la autoestima por las nubes.

Y ya si te dicen que vas a entrar en un programa de televisión

pues ya hasta la estratosfera.

-¿Cómo te sientes al estar tri-nominado?

-Pues me siento... -¿Más fuerte?

-Me siento muy triste, me siento triste

porque somos personas.

Y semana tras semana, tiraban mi autoestima por los suelos.

Yo, dentro del programa, tenía la autoestima por los suelos.

"On the floor, on the floor". Y porque no hay más abajo.

La gente que me está viendo ahora, a lo mejor pueden ver

que soy una persona de muchísimos amigos,

muy abierta, que yo nunca he tenido ningún problema.

Por ejemplo, en la escuela no tenía amigos, todos se metían conmigo

y me acuerdo en los recreos que quedaban todos para jugar y yo

no tenía a nadie con quien jugar. Era un cero a la izquierda.

Entonces llegó el momento en que dije

que no quiero que me machaquéis más,

ya dejadme ir y respirar, y de hecho,

cuando salí del programa empecé a respirar y a reconstruir

esa autoestima que tenía totalmente por los suelos.

Yo creo que la humildad es muy importante y para mí

el que alguien que esté arriba y muestre humildad, significa mucho.

Yo no sé si soy quien para decir quién ha perdido la humildad.

Yo te puedo decir que yo creo que alguno se beneficiaría

de ser un poco más humilde.

Llegué a Inglaterra, entonces caí en esta familia

que no os lo vais a creer, fue totalmente una lotería

porque con todo lo que me ha pasado y con todo lo que me han ayudado

no me imagino otra familia mejor en Inglaterra.

Y son muchos millones de personas en Inglaterra.

Entonces, me tocó con esta familia,

yo no les conocía, ellos no me conocían a mí

y poco a poco, pues magia. Como la magia esta misma

ocurrió y han estado conmigo desde el principio, el primer trabajo

y ayudándome con el inglés, llevándome de un sitio a otro.

Entonces se convirtieron en mi familia.

Sí.

Yo estoy mucho más feliz estando aquí en Londres,

haciendo mi vida sin que me reconozcan,

siguiendo con mi música,

siguiendo con mis empresas, yo soy feliz así.

¿De qué me sirve el éxito a mí? ¿De qué me sirve tener dinero?

¿De qué me sirve lo que tengo? Si a mí, personalmente,

se me ha ido lo más grande de este mundo, que es mi padre.

¿De qué sirve el éxito? ¿De qué sirve el éxito?

Bueno, tampoco lo pasasteis tan mal, ¿no? Hubo momentos divertidos.

No, no, para nada. Yo creo que queda todo lo bueno.

Si decimos momento divertido, ¿qué flash os viene?

(CANTA EN INGLÉS)

Cuando nos soltábamos el pelo y no había profes ni nada.

Nos quedábamos gamberreando que era lo que a ti te mosqueaba.

El mosqueo que pillabas era porque hacíamos luego fiesta.

-Me acuerdo por la noche que Laura...

-¡Vamos uno a uno, que no nos enteramos!

-Por la noche, en las habitaciones, estábamos de cachondeo

y ella iba corriendo por toda la habitación

y pegó un resbalón

y se quedó... No, porque me perseguía Alejandro.

Te perseguía Alejandro.

Tú me perseguías y me pegué una hostia.

Lo que te he dicho, sexo... (RÍE) Es broma, es broma.

Se metió un guarrazo. Pero de estás, así.

¿Quién se llevaba la palma de la diversión?

Àlex.

¡No!

-Ahora sí que eres Àlex, en vez de Alejandro.

-Como tienes tantos, escoge un momento divertido. Difícil.

No te creas. Hubo uno que me acuerdo que iba en calzoncillos

y no sé qué hicimos en el espejo.

-Ibas con las chanclas haciendo así y luego nos dabas electricidad.

Iba por la habitación de las chicas

haciendo así, entonces se cargaba de electricidad.

(RUIDO DE CALAMBRE)

(RÍEN)

-Yo os voy a contar mi momento más divertido.

Fue con este hombre. Él llorando, pero llorando de qué manera.

¿Las gafas? Sí, sí.

¡Que alguien queme esas gafas! Y yo, es que me reía.

¡Pues yo no me reía nada, coño, vaya disgusto!

Yo no sé si saldrá ese momento, pero saldrán algunos en este vídeo.

-Es lo que nos gusta. Por eso tenemos que reír.

(TODOS) ¡Cuñao!

(TODOS) ¡Somos las burbujas Triunxenet!

¡Hostia! ¿Te acuerdas?

-(IMITA A LLÀCER) Tú sabes, ¿eh? -Venga.

-¿Sí o no? -Venga, va, Álex.

-Sácame eso que tienes dentro.

-Venga, va, sácamelo. -Venga, va.

-(NINA) ¡Qué bien lo imita! No lo había visto.

(RÍEN)

-(MUJER) ¡Con la camiseta de Peter Pan!

¡Como una ola!

(RÍEN)

(CANTAN EN INGLÉS)

-(MUJER) Te sienta mal el rojo ese.

-(JUAN) Mira mi cara. (RÍE)

Uy va, uy va. (RÍE)

-(NINA) Es que erais lo peor, ¿eh?

Joder.

(RÍEN)

-(MIREIA) Ese era el que yo decía.

-(JUAN) No te acordabas de eso.

Cuando yo te conocí.

-(VERO) Ese es mi pelo detrás.

-(IMITA A BISBAL) Increíble.

(RÍEN)

Es que erais tremendos, por favor.

Cuando salga esto en televisión, ¿cómo le cuento yo a Daniela

que eso no se hace?

(RÍEN)

Papá, pero si me dices que no se hace y tú lo hacías ahí.

A ver en el lío que me metéis. Ella es más mayor.

Lo que realmente fue auténtico, porque a día de hoy,

ni de coña hacemos lo que hemos hecho ahí.

(HABLAN A LA VEZ)

No, hoy en día vas a una entrevista y te pones el palito por el culito.

(HABLAN A LA VEZ)

Sí, bueno, he sacado un disco.

Lo haríamos, lo haríamos. Nos metéis en un sitio con cámaras

y nos olvidaríamos a los dos minutos y la liaríamos más gorda.

-Teníais 20 añitos.

Voy a...

Chenoa. Voy a hacer una confesión,

pero aparte con mucho cariño.

(MANU) A ver qué va a decir.

Sabéis que no metería nunca la gamba.

Nuestra intención era venir un poco comportándonos como toca,

y desde el minuto uno, se les ha ido de las manos...

El cafre. ¿El qué?

Estamos haciendo el cafre. Exacto.

Desde esta mañana. El cafre no, pero la idea era

de que habrá que comportarse

porque estamos mayores y no han parado desde que entramos.

¿Hay algún periodista que os siga llamando triunfito?

-(NATALIA) Casi todos.

-¿Y eso qué? -Ponen el apellido.

Natalia OT o triunfita,

o la extriunfita Natalia o Alejandro.

-Sí.

-Lo ponen siempre.

El que quiere ver algo que pasó y fue verdad no habla así.

Alguien que es meticuloso con su trabajo jamás ridiculizaría

a 12 millones de espectadores viendo un programa que gustó tanto.

Cuando empezamos, nos atacaron tanto y nos prejuzgaban

y nos etiquetaban con lo de triunfito que nosotros

solamente queríamos que se dijera: "Pero es que yo he vendido..."

"Es que yo he hecho..."

Y con el paso de los años: "No, yo soy de OT1.

Pero así".

A mí me preguntan por alguien más y yo no sé de nadie más.

Yo solo sé de los míos, y los míos son estos señores.

-Bravo. -Eso es una respuesta.

Bravo.

Unas palomitas.

-¿Y el mayor aprendizaje? ¿La lección que os lleváis?

-Saber que la vida te cambia en un momento.

y tienes que estar preparado,

pero disfrutar en la vida de cada momento. Es que a mí

y a todos nos cambió la vida en un momento.

Entonces cuando aprendes a valorar, a ser agradecido, a seguir...

Ya no solo eso, si no que nuestra felicidad

no debe depender de las circunstancias.

Si no que deberíamos ser felices a pesar de nuestras circunstancias.

Y tenemos que aprender a serlo y a disfrutarlo.

Qué buena gente eres, niño. Te lo juro. Qué buena gente.

¿Qué más aprendizajes? Esos subidones de hacerte pensar

que algo que hemos sabido equilibrar,

a pesar de no haber estado preparados.

Hemos sabido equilibrar y a pesar de haber tenido ese aplauso

teniendo esas audiencias, esos estadios tremendos

de no sé cuántas mil personas, hemos sabido equilibrar.

Nadie se ha endiosado ni lo permitiríamos ninguno.

Encontrasteis el equilibrio. Es muy fácil creerse alguien.

¿Habéis superado, por así decirlo, a Operación Triunfo?

¿Superado en qué sentido?

Perdón, yo no creo que superarlo, sino integrarlo.

Hay cosas que hay que integrar

y se gestionan cada uno con más o menos tiempo

porque cada uno tiene uno y se gestiona. Lo que se nos dio...

Está claro, Operación Triunfo forma parte de tu vida.

Pero ¿te referías a si hemos pasado la experiencia personal?

De si hemos... Porque hay momentos

al salir de OT que psicológicamente necesitábamos todos a un psicólogo.

Tú lo dijiste. En mi caso es verdad. Yo necesité un momento de bajón.

Seguía trabajando, todo estaba bien, pero en mi interior había algo

que se revolvía.

-Se necesitan unos años. -Para recuperar el equilibrio

y superar todo lo que nos ha pasado.

Nadie estaba amueblado, preparado y eso es así.

A mí me decían: "No tenéis ni idea de lo que ocurre".

Y yo sí, pero no sabía a qué te referías.

Y ahora lo entiendo.

-No hay ninguna mente humana que esté preparada para una adversidad.

Antes decías que la vida puede cambiarte de un momento a otro.

-Una adversidad. -Yo era el mayor

y pasé por lo mismo y tenía más experiencia.

-¿Y volveríais a repetir? Sí, pero no sería lo mismo.

Pero vamos uno a uno, ¿va?

-Con la misma inocencia sí, pero con lo que sé ahora.

-No, sabiendo claro. -Ni de coña.

-Yo pasaría un mes todos juntos. -Pero yo sin cámaras.

(HABLAN A LA VEZ)

Vale, por aquí un mes. ¿Rosa?

A mí me encantaría. Yo era feliz con esa disciplina.

Nunca la había tenido. Era feliz allí dentro

con mis compañeros charlando, riéndome.

Bañándonos en música, todo el día con la música.

-A mí me encantaba. -Y hubo una palabra

que a veces cuando la digo pienso: "No la digas,

que se van a pensar que quieres hacer el chiste".

He cumplido mi sueño. ¿Os acordáis de esto?

No, pero es que es así. Y todos tenemos nuestros sueños

y nuestra obligación es cumplirlos. ¿Se han cumplido los sueños?

Sí.

Sí y han aparecido muchos más. Yo entré en ese programa,

lo he dicho en muchas ocasiones,

con un objetivo que era cumplir un sueño. Y después de ese sueño,

aparecieron cinco, y después de cumplir esos cinco,

aparecieron 15, y eso significa la vida.

Tener sueños para poder mejorar.

(RÍEN)

Y que no iluminen nunca, Nina.

Siempre hay que estar aprendiendo. ¿Entendéis o no?

(RÍEN)

Yo sigo viviendo como un milagro el que yo siga viviendo de cantar.

Y de que mi trabajo sea levantarme, coger la guitarra

y ver por dónde tiro esta canción o llamar a los arreglistas.

Una entrevista de prensa, no sé qué.

Tengo que coger el petate para irme a cantar a Galicia.

Eso yo lo sigo viviendo como un milagro, la verdad.

Y cuando estás en tu teatro con el micro y escuchas el piano

y para una canción y se queda en silencio y tienes 300 butacas,

y todo el mundo con el corazón en vilo, y terminas la canción,

y todo el mundo para arriba.

Eso es impagable.

(HABLAN A LA VEZ)

De verdad, eso es emocionante. Yo lo vivo así.

-Imagino que han habido otros sueños y que habéis seguido soñando.

Ya dejaremos de soñar cuando no estaremos aquí.

Yo lo decía más porque esa frase salió mucho

y era por saber. Estéis haciendo lo que estéis haciendo,

si a raíz de OT, ese primer sueño se había cumplido.

La idea de que después de ese sueño,

después de esa puerta que se abrió, se abrieron más sueños y puertas,

-eso está más que... -Con OT se cumplieron muchos sueños

que ni si quiera habíamos soñado.

Porque llenar el Estadio Olímpico, el Bernabéu, el Sant Jordi,

no tuve capacidad de soñar eso.

-Eso era imposible de soñar, vamos. Ver toda esa gente.

-En el castin me preguntaron por mi sueño.

Dije estar en un escenario

muy grande, con muchísima gente. Y creo que lo que más ayuda

es visualizar sin decir, simplemente visualizando

sin contarlo para no contaminarse. Y yo creo que todos antes de OT

teníamos un sueño y la vida nos puso ahí

porque teníamos ese mismo sueño. Yo lo veo así.

-Me pongo a pensar y digo: "¿Qué ocurrió?"

Había soñado con algo parecido, pero ni adivinaba

a saber cómo funcionaba todo esto.

No pensé nunca que fuera como fue. Ya solo el convivir dentro.

Ya no hablemos de la repercusión fuera.

Llenar dos veces el Bernabéu, el Sant Jordi,

el Olímpico de Sevilla. Llegábamos y nos escoltaba la policía.

Se paraban las ciudades. Salíamos a saludar en los hoteles

y había 20.000 personas a fuera del hotel.

Ver cómo los famosos que admirabas en la tele

se querían echar fotos contigo. Yo había veces que decía:

"¿Esto está pasando?"

-Me sobrepasó todo. Me acojoné.

Nadie, nadie, eso es...

Joder, es increíble y nosotros vivimos eso.

Todo lo que yo quería hacer, entre comillas, lo he hecho.

No significa que no me queden ilusiones por cumplir.

Pero la mayoría de mis sueños, eso sí lo puedo decir.

He enfocado mi carrera básicamente a los musicales.

Al teatro. Tengo mi productora, hago mis propios espectáculos.

El musical "Gisela y el libro mágico"

lo hemos producido nosotros. Está escrito por mí.

También hay que empezar a pensar en la parte dos.

Gisela y el reino de hielo. Gisela en busca de sus hermanas.

Gisela y el arca perdida.

(RÍEN)

-Eso ya será 2017 o 2018.

-He tenido a mi lado a mi hermano que nunca me ha dejado.

-Empecé llevándola las maletas. -Es verdad, empezó llevándomelas.

Sí, en OT.

Y hemos intentado que este sueño no acabara.

Pero lo bonito es ver que una persona que te ayudó

a llevar maletas en ese programa hoy es tu mánager.

-Lo importante es tener un equipo sólido, hacer piña,

-estar juntos. -Que nos entendemos.

-Y que no es fácil. Este mundo es muy feroz

y salvaje, entonces también los palos han sido más fuertes,

las victorias han sido más fuertes.

La marca OT en este país ha tenido muchos detractores,

se nos han cerrado muchas puertas.

No me gustan las etiquetas y aquí en España somos mucho de etiquetas.

Entonces, desdeñar a alguien porque viene de un sitio,

no lo entiendo.

Y luego, que hay que ser muy mediocre para no ver más allá

de una etiqueta. Creo que te pierdes muchas cosas

si etiquetas así a la gente.

Éramos el centro de todos los aprovechamientos del mundo.

Sí, y más siendo tan inexpertos.

Al fin y al cabo, para ojos de mucha gente, éramos un producto.

Más que unas personas.

Éramos la gallina de los huevos de oro, entonces era exprimir

lo que puedas sin importante si esa persona

es lo que quiere, es lo que no quiere.

Y si está bien o está mal.

Entonces sí, muchas pirañas

vinieron e intentaron aprovecharse del momento a costa nuestra.

(Gritos de euforia)

Al principio, fuimos el fenómeno social del mundo,

y luego era como que nos costaba entrar en todos los sitios.

Era como un poco saturación, quizá.

Entonces hemos tenido que luchar mucho solos y caernos muchas veces

y batallar muy duro

para sobrevivir en este mundo. Y yo me siento muy afortunada

porque a día de hoy tengo mi productora, hago espectáculos,

los llevo adelante, son exitosos y yo no he parado de trabajar.

(EMOCIONADA) ¡Disney!

He visto este vídeo mil veces.

-En este caso, buscamos una solista femenina

para la próxima película que se llama "Peter Pan 2.

(EMOCIONADAS)

Brilla estrella, brilla más.

Y sabré dónde estás.

Madre mía, no me reconozco casi.

La estrella te iluminará

y siempre brillará.

Estaba tan nerviosa.

-La concursante de OT elegida para interpretar la banda sonora

de "Peter Pan, el regreso a Nunca Jamás" sea...

Gisela.

(Gritos de euforia)

-Se me ponen los pelos de punta.

Es que claro, entrar en OT ya fue algo importante,

pero esto fue como la repera.

La ilusión de mi vida era cantar para Disney.

Que es algo tan inalcanzable o más que ser cantante.

Y a partir de entrar en esa factoría,

de trabajar con ellos he hecho tantas cosas.

He colaborado con ellos en "La bella y la bestia",

en una serie para Disney Channel,

para otra película: "Encantada, la historia de Giselle".

Y la última que fue "Frozen" que ha sido como algo...

Entonces, pertenecer a esa élite de voces

que cantan para Disney y que son tan reconocidos mundialmente

y pertenecer al mundo de los niños y crearles esa magia,

ya tienes que tener algo distinto y diferentes y entonces

yo creo que me han dado ese testigo y lo llevo con orgullo

y estoy feliz.

Para mí, uno de los regalos auténticos de OT

ha sido trabajar con Disney.

Por el cielo.

Hola, ¿cómo estáis? Aquí estamos una semana más...

Sí, creo que he tenido una youtuber dentro, escondida

y este año ha sido cuando ha salido, cuando la he sacado.

Y también por la experiencia. Me animé y dije: "¿Por qué no?"

Creo que puedo, primero estar más en contacto con todo el mundo,

y luego, compartir todo lo que yo he aprendido,

cosas que he vivido. Cosas que si me las hubieses explicado

hubiera aprendido de ellas.

O trucos que yo uso en mi vida.

Así que vamos con el vídeo de hoy que es pasar un vídeo con Gisela.

Y en la parte más técnica, tengo a mi chico que me ayuda.

Y entre todos lo sacamos a delante porque yo sola es muy difícil.

Soy yo en estado puro, con mis tonterías, con mi casa

o mis viajes o todo pasado por mi filtro.

Es una manera de compartirlos, interactuar con la gente.

De que entren en mi vida y yo en la suya.

Al fin y al cabo, eres libre de escoger si lo ves o no.

Y ahí pues el que quiera bienvenido es

y el que no pues también.

El camino que me ha dado OT es lo que yo soy como persona

ahora más mi esencia.

OT fue para mí el cambio total de mi vida.

(Gritos de euforia)

Muchísimas gracias, Barcelona.

-Ahora os vais a reunir todos. -Sí.

Pero ahora Bisbal y yo cantaremos "Escondidos".

(RÍEN)

¿Os acordáis de ese concierto de ese día?

Yo estaba y me acuerdo. ¿De cuál?

Del de Sant Jordi. Sí.

Fue maravilloso.

Nos acordamos de toda la gira porque muchos de nosotros

lo que realmente soñábamos era con volver a cantar en directo,

pero ya en diferentes ciudades, no solo en el plató de televisión.

¿Os hace ilusión volver a hacer el concierto?

-Sí, yo haría más. -¿Más conciertos?

Bueno, creo que os podríais hacer una gira fácilmente.

-A mí no solo me hace ilusión el concierto, sino también

el saber que gracias a ese concierto tenemos la oportunidad de juntarnos.

Estar ensayando, entre bambalinas.

-Y en un escenario. Que hasta ahora nos hemos visto,

pero en un escenario no.

-El reencuentro en el escenario va a ser...

Guau.

Mola mucho pensar que vamos a revivir lo que vivimos hace 15 años.

Yo no sé si vamos a poder cantar porque es que la garganta

cuando estás tan emocionada y con ganas de llorar se te cierra.

Espero disfrutar mucho esto y pasarlo bien con ellos.

Y disfrutar mucho con ellos.

-El poder revivir con ellos todo lo que vivimos en el Palau,

en el Bernabéu, en ese estadio que yo decía: "Son lentejas".

Yo no me voy a poner nervioso. No voy a sentir lo que ese día.

Yo me voy a reír, voy a disfrutar, voy a jugar.

Voy a sufrir, no quiero pensar. Mira, estoy sudando y todo.

-Eso va a ser brutal. Ya somos más maduros. Bueno, 15 años.

Delante de 15.000 personas, eso va a ser algo brutal.

-La gente además lo está esperando. Yo creo que va a ser bonito.

Va a ser tan potente todo eso, un "déjà vu" tan gigante,

recordar ese momento que vivimos

que va a ser muy divertido.

Voy a llorar.

Va a ser muy mágico, va a ser muy heavy.

Estamos llegando al final de esto. Luego sin cámaras podemos seguir.

Vamos a ver unas imágenes. Vamos a ver un último vídeo

-(GENO) Para mí ha sido un placer haber estado en este programa

y haber conocido a esta gente maravillosa que me ha podido enseñar

lo que he querido desde que estaba en la barriga de mi madre.

-(MIREIA) Me han apoyado todos mucho,

es una pena que me tenga que ir tan pronto,

pero para adelante.

-(JAVIÁN) Me habéis dado el sueño de mi vida

que es cantar esa canción aquí.

No me puedo quejar.

-(ÀLEX) No hay nada más agradable que trabajar de lo que te gusta.

-(NATALIA) Lo más grande que me ha pasado es conoceros.

-(JUAN) Muchísimas gracias por todo lo que nos habéis dado a todos.

-(ALEJANDRO) Un amigo mío decía que al mal tiempo, buena cara.

-(NAÍM) Os quiero, tío, os quiero. Sois los mejores.

-(GISELA) Han sido los tres meses más maravillosos de mi vida.

-(NURIA) Y que estaré siempre muy orgullosa de vosotros.

-(VERO) Esto solo pasa una vez en la vida y sientes un calor

y eso lo dais vosotros, el público.

(MANU) No tenía capacidad para soñar algo tan maravilloso como esto.

La vez que fui favorito. Gracias al público, a España,

a Mallorca, mi tierra.

Gracias por hacerme sentir la persona más feliz del mundo.

Esto ha sido un sueño, ¿no? Y se ha hecho realidad.

No me creo que pueda recibir tanto cariño de tanta gente.

(LOZANO) ¡Rosa!

¡A Eurovisión!

(HOMBRE) ¡De pie, señores!

(HOMBRE) Ya ha terminado Eurovisión.

-(HOMBRE) ¡Rosa, desnúdate!

(GRITA) ¡Viva OT 1!

(GRITAN

Por favor.

Bueno...

-(HOMBRE) Impresionante.

(RÍEN)

¡Qué bonito! Chulo, ¿eh?

¡Qué bonito!

-(NINA) A mí me han preguntado hasta la saciedad

cuál era el éxito de OT

y he dicho hasta la saciedad que era gracias

al trabajo en equipo de un gran equipo de profesionales

por un lado y por otro esto, es mi opinión.

Que 15 años de esa verdad, esa autenticidad...

Es decir, sois colegas, pero de verdad

y habéis seguido siendo colegas, y eso se veía ahí.

Yo creo que eso pudo con todo.

-Y eso no ha pasado en ningún programa,

en ninguno se han juntado 16 personas que sean 16 amigos.

-En este castin se cruzaron

-los astros y... -Totalmente.

-Fue mágico desde el minuto cero hasta hoy.

Bueno, venid, venid.

-Será Mikel Herzog, lo sabía.

(RÍEN)

-No tenemos a Poty para la coreografía,

pero nosotros nos podemos organizar para no tapar las cámaras.

Me gustaría que nos cogiéramos de las manos.

Me quiero calmar un poco porque ahora quiero vivir este momento

pensando que no hay cámaras, que solo estamos nosotros.

Han pasado 15 años.

(MURMURA) Necesito mi momentito.

-Joder, Nina, me vas a hacer llorar a mí también.

-Es que no quiero llorar... -Pues yo ahora sí.

-Bueno, así se limpia el alma.

Tenía ganas de que estuviéramos así, cogidos de las manos,

para felicitarnos mutuamente y felicitar

a todas las personas que han tenido que vivir todo esto

con vosotros. A las personas que han pasado,

que ya se han ido, a las que han llegado,

esos hijos maravillosos.

No sé si sois conscientes de lo privilegiados que fuimos

de vivir y formar parte de algo que fue un fenómeno social

en este país sin precedentes.

Y son 15 años, no sé si cerráis esta puerta,

o esta etapa.

(HABLAN A LA VEZ)

Empieza otra etapa.

-Abrid.

-Esto que no parezca un funeral que no lo es.

-No lo es. Vamos a dar un concierto chulo.

Sí, exacto.

Queda amistad, queda experiencia.

-Vamos a soplar unas velas imaginarias.

(RÍEN)

Voy a ser técnico. ¿Lo sabes?

Sí y tal.

Vamos a soplar unas velas imaginarias

y a cerrar un momento los ojos

y bueno, a pensar otro deseo, otro sueño,

que quizá pueda nacer de aquí. Un segundito.

Yo voy a decir mi sueño en voz alta.

Mucha salud y todo el éxito que os merecéis que s mucho.

Esto no se ha terminado aquí.

(SOPLAN)

¿Estáis tontos? Que no hay velas. Que era de broma.

-Un mechero, un mechero.

(HABLAN A LA VEZ)

Cuando vengamos al 50 aniversario. Àlex, no que la lías.

(HABLAN A LA VEZ)

(TODOS) ¡Una, dos y tres!

-(NINA) Esto no se termina aquí.

¿Os pensáis que me iba a ir yo sin mi momento preferido?

Todos habéis hablado de un momento divertido, tal.

Mi mejor momento es cuando estábamos encerrados en el estudio

y que escuchamos cómo había quedado "Mi música es tu voz".

Ese es mi momento y no os vais a ir de aquí sin cantarla.

Así que.

¿Podéis poner la letra?

(RÍEN)

A modo de karaoke.

Bueno, coged las posiciones que teníais.

Si no te conociera, si no estuviera aquí.

No habría encontrado la alegría de vivir.

Enciendes melodías que brotan en tu voz.

Que calman y apaciguan mi lucha interior.

Y aunque somos diferentes.

Nos une una obsesión.

Cantar es nuestra vida.

Y mi música es tu voz.

Cuenta con mi vida.

Que hoy la doy por ti.

Mi pasión, la quiero compartir.

A tu lado me siento seguro,

a tu lado no dudo,

a tu lado yo puedo volar.

A tu lado hoy brilla mi estrella,

a tu lado mis sueños,

se harán por fin realidad.

A tu lado.

Estamos hoy unidos cantando esta canción.

Mañana separados pero unido está el corazón.

Y aunque somos diferentes.

Nos une una obsesión.

Cantar es nuestra vida

y mi música es tu voz.

A tu lado me siento seguro

a tu lado no dudo,

a tu lado yo puedo volar.

A tu lado hoy brilla mi estrella,

a tu lado mis sueños

se harán por fin realidad.

A tu lado me siento seguro,

a tu lado no dudo,

a tu lado yo puedo volar.

A tu lado hoy brilla mi estrella,

a tu lado mis sueños

se harán por fin realidad.

A tu lado mi música es tu voz.

A tu lado mi música es tu voz.

A tu lado mi música es tu voz.

A tu lado mi música es tu voz.

A tu lado mi música es tu voz.

A tu lado mi música es tu voz.

A tu lado mi música,

mi música es tu voz.

(GRITAN)

(GRITAN)

(TODOS) ¡OT1! ¡OT1!

OT. El Reencuentro - Capítulo 3

30 oct 2016

En esta tercera entrega, los 16 participantes de la primera edición de Operación Triunfo viven juntos un último encuentro que vuelve a estar lleno de emoción, risas y música, y que estará dirigido por la directora de la Academia: Nina.

Los artistas continúan recordando su paso por el talent show que cambió sus vidas para siempre a través de entrevistas individuales y conversaciones grupales que les hacen echar la vista atrás y repasar lo que el programa significó para ellos.

En este último documental, los 16 viven junto a Nina un auténtico fin de fiesta en el que tienen la oportunidad de revivir imágenes del programa durante una noche de cine de verano.

ver más sobre "OT. El Reencuentro - Capítulo 3" ver menos sobre "OT. El Reencuentro - Capítulo 3"
Clips

Los últimos 136 programas de OT. El reencuentro

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Secciones:
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios