www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
3765640
Para todos los públicos OT. El Reencuentro - Capítulo 2
Transcripción completa

(ÀLEX) Busta, métete dentro y saca platitos, va, majo.

"Welcome to my house".

(MANU) Qué casa más bonita.

(TODOS) ¡Arriba, abajo, al centro y para adentro!

-Dame una goma.

-¿Sabes lo que le dijo...?

¡Eh, familia, a comer!

(JAVIÁN) ¡A comer!

-¿Alguien quiere pan?

¿Dónde vas con calzoncillos?

(MUJER) ¡Toma ya!

(TODOS) ¡Olé!

(TODOS) ¡Rosa, Rosa, Rosa!

(GRITAN)

-Pero bueno, bueno, bueno...

(LLÀCER RÍE)

Me alegro de verte. (LLÀCER) Hombre.

¿Qué tal?

(LLÀCER) Cuidado, ahora empieza lo complicado, he llegado.

¡Cuidado! (LLÀCER) Cuidado, hombre.

-(MUJER) Àngel. -(HOMBRE) ¿Qué pasa?

-(LLÀCER) Qué fuerte, hola. -(MUJER) ¿Qué pasa?

-(NATALIA) ¿Qué tal, guapo?

-(LLÀCER) ¿Qué tal? -(NATALIA) Muy bien.

-(HOMBRE) ¡Venga, David!

-(MUJER) Os estáis portando muy bien, bravo.

-(HOMBRE) Bravo.

(LOZANO) Tercer ganador de Operación Triunfo.

(AMBOS) David Bustamante.

(Gritos de euforia)

(GRITAN)

Gracias, gracias, gracias.

Gracias, Dios mío de mi vida, gracias.

(LOZANO) ¿Has visto...?

(LOZANO) Claro que sí, vamos. ¡Me cago en diez!

(GRITA)

¡Grande, gracias, España!

Estos vídeos no...

Hace muchos años que no los veo porque me remueven mucho

los sentimientos, la verdad.

Eran unos sentimientos muy fuertes.

Nunca había estado en la tele,

nunca había cantado profesionalmente.

Había soñado con algo parecido,

pero ni adivinaba saber cómo funcionaba todo esto, ¿no?

Era un crío.

Nunca había hecho un...

Un retroceso tan intenso, ¿no?

Sobre todo aquello.

Y hoy en día miro atrás, veo esto y digo: "Lo conseguí".

Había gente que creía en mí

y otros que no,

pero el tiempo me dio la razón.

Lo conseguí.

Realmente he crecido, ¿no?

Como persona, han pasado muchísimos años,

me ha cambiado la vida mucho.

Hoy en día soy un padre de familia, tengo 1.000 millones

de responsabilidades.

Tengo muchas más tablas.

Que no quería...

No quería emocionarme, ¿eh?

Pero...

Pero sigo teniendo la misma ilusión, ¿no?

La verdad es que me siento un privilegiado.

Soy una persona muy feliz

porque parece que fue ayer, han pasado 15 años, pero...

Pero no parece que haya pasado tanto tiempo.

(LOZANO) ¿Qué significa para ti San Vicente de la Barquera,

David Bustamante?

Pues es lo que me vio nacer.

Para mí es algo muy importante y además es que es un paraíso.

Es algo a lo cual le tengo mucho cariño,

como cada uno tendrá a su tierra, supongo.

San Vicente de la Barquera.

(RÍE)

San Vicente de la Barquera.

Más bonita que ninguna

de las villas marineras.

Pam, pam.

Yo es que soy muy...

Soy muy de mi tierra y adoro...

Tengo pasión por mi pueblo.

O sea, San Vicente era mi vida.

¿Cómo no iba a hablar de San Vicente?

Me conozco cada rincón, cada callejón.

Aquí en estas calles soñaba con ser quien soy, ¿no?

Entonces es...

Es muy especial.

Es increíble, sobre todo,

lo del auditorio es increíble porque me lo otorgó el pueblo,

los vecinos.

Alucino, ¿no?

Que te den en vida un homenaje de esta magnitud, ¿no?

Que un edificio se llame como yo me parece una barbaridad, ¿no?

Pero el pueblo en agradecimiento...

Fue uno de los días más bonitos de mi vida.

Yo siempre que vengo aquí, ellos son más despegados, ¿no?

Venís aquí al documental...

Pero yo soy muy besucón y muy...

Les doy unos besos, pero porque les quiero, ¿sabes?

Y me gusta estar con mis amigos,

y les abrazo y les beso...

Y les digo que les quiero porque es verdad.

Me acuerdo yo del primer concierto que vine aquí al campo de fútbol,

tío, de ver aparte de vosotros en protección civil abajo.

Era volver habiendo conseguido el sueño, tío,

y ver a toda mi peña, a mis colegas ahí,

mirándome como diciéndome: "Mira el cabrón este, con las brasas

que nos daba...".

La vida aquí es, pues eso,

como antes, relajada.

Aquí las cosas no cambian mucho.

Es como una especie de cápsula en el tiempo.

Se hacen las mismas cosas que antes y me encanta.

Me encanta.

(RÍE) No me jodas.

Pero ¿cómo eres tan caradura?

Vaya, un amigo.

¿Qué dices?

Hombre, pero si no te había visto.

Qué alegría.

Mira, fíjate tú.

Me dio también la academia, aparte de todo,

me dio a los mejores amigos, ¿no?

Como son Isa y Poty, que estamos siempre juntos.

Vamos de vacaciones juntos.

Vivimos en la misma urbanización,

nuestras hijas son las mejores amigas.

(POTY) Van al cole.

Nuestras mujeres son las mejores amigas.

Tú y yo nos aguantamos. Nosotros es otra cosita.

Cuando viene alguien nuevo al grupo y pregunta, ¿no?

¿Desde hace cuánto os conocéis?

(RÍE) Desde los cástines.

Desde los cástines.

Increíble, ¿no?

¿Qué tienes aquí?

(POTY) Tengo mis cosas, a ver ¿qué tengo?

Mira, chaval.

Mira.

Pero eso no lo tengo ni yo.

(POTY) La carpeta de los fans.

¿Esto me lo puedo quedar?

10.000 personas con camisetas con mi cara

de la noche a la mañana.

Dos meses y medio después de yo entrar en un programa

de televisión.

¿Cómo...?

¿Cómo lo tomaríais vosotros, ustedes,

los que están en casa viéndome?

¿Cómo lo tomarías?

Es absolutamente de locos.

Mira, mira, mira.

Esto sí que es un gran reserva.

De la noche a la mañana, 19 años, de repente te conoce todo el mundo.

Nos hicimos millonarios con 19 años.

Miré el banco y nunca había visto tanto dinero en mi vida.

En mi vida.

O sea, tener la salud mental de tomar las buenas decisiones,

de hacer un trabajo psicológico para saber digerir cada cosa.

Tenía un rato conmigo mismo después de actuar

delante de 90.000 personas nos sobrepasó a todos, ¿no?

Pero éramos carne absolutamente de psiquiatra.

No es normal, es muy difícil de digerirlo.

Os voy a decir una cosa, ¿eh?

Fue muy bonito.

Lógicamente ahí empezó y cambió todo, pero no cambio...

O sea, esta época por la de antes ni de coña.

Ahora es realmente lo bonito,

donde todo está más pausado, más tranquilo,

donde estoy disfrutando de mi carrera,

donde disfruto de mi tiempo libre con mis amigos,

donde lo veo todo con una perspectiva positiva,

¿sabes?

Pese a que hayan pasado años, me ponen la sintonía de la entrada

de OT y se me revuelve el estómago igual que si estuviera allí

porque pasaba tantos nervios, tanto miedo, no tenía ningún tipo

de experiencia, tenía tantas ganas que me...

No puedo verlo.

Tengo un recuerdo y no es positivo porque no va a serlo todo.

Tengo un recuerdo duro porque pasé mucho tiempo allí

y llegó un momento en que me ahogaba.

Tuve un ataque de ansiedad y las paredes se movían.

Que lo pasé mal, me salió hasta un sarpullido de urticaria.

No todo es positivo.

No todo era cantar, no todo era bailar.

Había mucho en juego, ¿no?

(RÍE)

El éxito fue tomar las buenas decisiones de tener

siempre a gente de verdad que me dijera: "Eh, baja aquí".

Buenas, familia.

-(HOMBRE) ¡Hombre! -(MUJER) ¡Hola, guapo!

(HOMBRE) ¿Qué tal todo? Muy bien.

Con el pueblo y con la familia siempre bien.

Aquí en San Vicente quien me conoce de siempre

y me tiene cariño me llama Titín.

Hubo un tiempo donde me llamaban Bustamante y me dolía mucho.

Es mi apellido, pero me dolía porque para mí que me llamaran

Bustamante significaba que había podido la tele

al resto de mi historia, ¿no?

Me resquemaba.

Nosotros somos una familia bien avenida.

La verdad que desde pequeño tengo recuerdos desde que era

muy pequeñajo con mis primos,

de estar siempre juntos, de ir a la playa en verano.

Íbamos ahí con la furgoneta de la obra, con las mesas,

las sillas.

Mi padre que me ha venido a acompañar

ha estado todo el día solo y está esperando.

Si su hijo pasa y está contento, él ya es feliz,

así que tranquilo estoy.

Pues fue mi padre conmigo porque mi madre tenía que cuidar

de mis otros dos hermanos

y luego al final se convirtió como en un amuleto.

Soy un poco supersticioso y no...

Mi madre se quería cambiar por mi padre en el segundo castin

y dije: "No, no, no, no vayamos a fastidiarla".

Y dice: "Joder, ni que fuera gafe".

(GRITA) ¡Sí!

(GRITA)

Mi padre siempre estuvo con nosotros

y hoy en día...

Soy padre

y si tengo que fijarme en alguien, lo tengo muy cerca, es mi padre.

¿Y por qué?

Porque siempre ha estado ahí.

¿Y qué va a hacer tu padre, va a estar 100 días fuera esperándote?

Mi padre siempre estará ahí.

Perdón.

Dejadme un segundo, por favor.

(MUJER) ¡Corre, corre!

(Aplausos)

Siempre han estado ahí y por eso

les agradezco porque han sido muy amorosos,

han sido rectos cuando han tenido que serlo

y han hecho que la familia nuestra sea lo que es hoy, ¿no?

Pues una familia muy unida.

Os quiero.

Os quiero con locura.

Tengo la mejor familia del mundo.

(Gritos de euforia)

Yo creo que lo que más conectó con la gente es mi historia en sí

porque se sienten identificados conmigo.

Yo era un tío y sigo siendo un tío de la calle, de barrio, de aquí,

de un pueblo que con 15 años trabajaba en la obra para sacarse

cuatro cuartos como todo el mundo.

Me ven como uno más como a ellos porque así es, yo soy uno más.

El que inventó ese formato

inventó algo bonito, algo grande, algo histórico

y fue mi Operación Triunfo

sin ninguna duda.

Pasé de la nada al todo.

De la nada al todo.

Cumpleaños feliz.

Cumpleaños feliz.

Te deseamos todos, Àngel,

cumpleaños feliz.

(APLAUDEN)

Me duele la cara...

-Por ejemplo.

Me duele la cara...

-Claro, porque tú solo sabes cantar con esta voz.

Me duele la cara

de ser tan guapo.

Esta está fatal de la cabeza, ¿es que no la ves?

No, no, disculpa. Es broma.

Mal no estoy para nada.

Eh, perdona, que me estoy metiendo contigo

y te estás picando que te cagas.

Te estás picando... Paso de ti.

Cada vez que hayas hecho una frase me pegas una...

-¿Qué te pegue? -Sí.

-¡Qué fuerte! -¿Vale?

Juegas a quererme, yo juego a que te creas que te quiero.

¿Para qué te voy a pegar?

-Cada vez quiero que me pegues.

(Música)

-(RÍE) No puedo.

-Está superbién, te da una actitud superguay.

Te da una actitud muy buena para la canción, te lo juro.

Dímelo, dímelo, ¿vale?

Y luego...

Es como si os acercarais a...

A las tetas.

Como si subierais las manos por la cintura hasta las tetas.

Yo paso, ¿eh? No.

Es broma.

-Pero si... -Es interpretar.

-Tampoco hace falta que vayáis ahí...

(CANTURREA)

No, hombre, no.

No te ha nominado ni Dios.

La semana pasada no me hiciste caso.

-Porque te he hecho caso, gracias a ti no me han nominado.

-De verdad, de verdad, os lo digo de verdad.

Muy buen...

O sea, que tenéis unos corazones así de grandes y...

Llegué y enseguida me sentí como si estuviera en mi casa.

Supongo que a todos os ha pasado.

Y que estoy muy contento de haberos conocido

y siempre me preguntan: "¿Y a ti quién te gusta más?".

Y digo: "Es que no hay quien me guste más".

Es que no sé ya quién me gusta más porque todos tenéis

un corazón enorme y lo que quiero decir es

que se lo tengo que agradecer

a Nina porque gracias a ella os he conocido, Dios.

(TODOS) ¡Oh, vamos!

-(LLÀCER) Pues 15 años han pasado

y la verdad es que os veo bastante igual.

¿A que sí? Mejor, creo que mejor.

-(MUJER) Mejor, Àngel.

-Mejor, a ver...

-(HOMBRE) ¿Cómo que mejor?

-(LLÀCER) Bueno, las chicas mejor.

-Gracias, guapo. -(LLÀCER) Es verdad.

-(ÀLEX) Estás igual, pero te ha empezado el pelo

como un poco más atrás con los años.

-O sea, yo tengo la misma forma, pero que va subiendo.

-(HOMBRE) A ver, no vayáis por ahí, venga.

-(LLÀCER) No, vamos a acabar fatal.

Escuchadme una cosa. Abre el cofre ya.

A mí me hacía mucha ilusión encontraros y entonces os he traído

un baúl donde hay elementos que creo que nos van a agudizar

los recuerdos.

Buscando en el baúl de los recuerdos.

¡Uh, uh!

-(LLÀCER) Antes me gustaría preguntaros cómo estáis.

¿Tienes hijos?

Tienes una niña, ¿no?

Es que tampoco sé mu...

Sé que no os lo vais a creer, pero no tengo muy claro

vuestras vidas.

Se supone que salís en la revistas, pero no compro...

Mal hecho por no llamar y preguntar.

Vale, por eso te tengo a ti.

Tú tienes hija y estás casado. Sí.

-(LLÀCER) ¿Tú tienes...? -(VERÓNICA) Yo no.

-Ni lo uno ni lo otro. -Tú no estás casado.

-(VERÓNICA) No estoy casada. -(MUJER) Libre.

-¿Y tú? -(VERÓNICA) Estamos solteras.

(LLÀCER) Tú también estás soltera.

Ella como siempre, no hablemos de mis novios.

Siempre me dice: "A mí no me preguntes".

Porque no me gusta hablar de eso, habla.

Sé que Manu tiene como un hijo que es así como rubio...

-(MANU) Tengo un niño que es una maravilla.

-(LLÀCER) ¿Cómo se llama? -(MANU) Pedro, se llama Peter.

Obviamente también estoy casado con mi mujer

de hace ya ocho o nueve años.

-¿Tienes un hijo de cuántos años? -Tres añitos tiene ahora.

-(LLÀCER) Tres años.

-Un mini yo. -(HOMBRE) Y qué guapo es.

-Y canta por la mañana: "Hola papi, hola papi".

-(LLÀCER) ¿Y tú, Geno? -(GENO) Dos.

-(HOMBRE) Dos maridos.

-(GENO) Tengo dos...

Dos maridos, dos amantes...

-(LLÀCER) ¿Qué tienes? -Dos chicos.

-(LLÀCER) ¿Tienes dos hijos?

-Nueve y dos, y estoy desquiciada. -(LLÀCER) ¿Y dónde vives?

-Necesito un psicólogo. -(LLÀCER) ¿Dónde vives?

-En Marbella.

-(LLÀCER) En Marbella. -Sí.

-(LLÀCER) ¿Y Mireia? -(HOMBRE) Con la jet set.

-Yo estoy en Madrid. -(LLÀCER) Silencio.

-(LLÀCER) Vives en Madrid, ¿y qué?

-Yo vivo en Madrid, estoy casada y tengo niños.

-(LLÀCER) ¿Cuántos?

-Eh, bueno, tres.

-(ÀLEX) Espera, que los cuento. -(LLÀCER) ¿Tres?

-(LLÀCER) Eres muy joven para tener tres niños.

-(MIREIA) Sí. -(LLÀCER) ¿A qué edad los tuviste?

22. Qué jovencita.

-(HOMBRE) ¡Hostias!

-(LLÀCER) 22 años. -Tienen 10 y 11 años.

El de mi marido tiene 13.

-Todo niños en casa. -(GENO) Así está...

-(LLÀCER) ¿Quién más tiene hijos?

-(LLÀCER) Tú también. -(JAVIÁN) Una hija.

-(LLÀCER) ¿Tienes una hija? -(JAVIÁN) Sí.

Una hija de siete años que me ha cambiado la vida.

Lo que decías antes que hemos triunfado todos,

para mí mi triunfo consta de que cada noche le puedo contar

un cuentecillo

y trabajar en lo que me gusta y ese es mi objetivo.

Entonces ella es el centro de mi mundo.

Evidentemente, ¿no?

Es normal.

No digo nada nuevo, verás tú.

Seguro que todo el que tiene hijos dice lo mismo.

-(ÀLEX) Reconozco que disfruta de su hija y de su tierra.

Sí que tiene calidad de vida, que a fin de cuentas es

lo que cuenta.

-(LLÀCER) ¿Y tú? -(ÀLEX) Yo tengo alguno...

(RÍEN)

(HOMBRE) Los tiene repartidos por el mundo.

Pero no están reconocidos todavía.

(LLÀCER) Rosa sé que no, ¿y tú, Naím?

-(NAÍM) No. -(LLÀCER) Gisela tampoco, Nuria...

Tú sí claro, yo fui a tu boda.

-Sí. -Yo fui a tu boda.

-(LLÀCER) Luego te separaste. -Sí.

Pues no vayas a las siguientes, ¿vale?

(RÍEN)

-(LLÀCER) ¿Y Alejandro?

-(ALEJANDRO) Yo tengo uno de dos años, Noah se llama.

-Noah. -Sí.

Con una mujer fantástica que se llama Laura...

-(ÀLEX) Y canta cada noche...

-(LLÀCER) ¿También canta?

-Sí, canto canciones todo de Laura: "Amo a Laura"...

(RÍEN)

-No, no canta, mi hijo sí, con dos años ya canta,

es una pasada.

¿De verdad?

Y es como decía Javi lo mejor que me ha pasado en mi vida

y gracias a ellos estoy retomando la música después de unos años

que he pasado complicados, que no me quiero poner ahora triste.

Pero sí, maravillosa la vida gracias a mi hijo y a mi mujer.

(LLÀCER) Qué bien, ¿y tú, David? Tengo una niña guapísima.

(LLÀCER) ¿Qué edad tiene? Tiene seis años.

(LLÀCER) Seis años. Sí, muy bonita y en fin...

Es una alegría.

Me veo muy reflejado en las palabras de Javián

porque es cierto que dentro de todo el trabajo que tenemos

que es muy fuerte, para mí mi premio es llegar a mi casa,

no sentir que estoy en una burbuja de música, sino solo mi familia

y mi gente.

(LLÀCER) Lo tienes superprotegido. Superprotegido.

(LLÀCER) ¿Como padre cómo eres?

Bueno, ¿qué te voy a decir? Y yo qué sé.

(MUJER) Un padrazo. Creo que soy un padre moderno.

(LLÀCER) ¿Qué es un padre moderno?

Sí, porque nuestros padres por ejemplo no tenían

la misma afinidad que tenemos nosotros hoy con nuestros hijos.

Otra vida completamente diferente.

Cuando tu hija te diga: "Me voy, volveré a las 6:00". Ya verás.

Todavía me queda un poco para eso.

Sinceramente me gusta mucho meterme en su mundo.

Juegas con ella, empiezas a...

Te metes en los cuentos por ejemplo y eres tú el protagonista.

Ella te pregunta cosas y tú simplemente estás jugando.

(LLÀCER) Va, todo el mundo sabe cómo llegasteis vosotros

a la academia, pero os voy a decir cómo llegué yo.

A ver, ¿cómo llegaste?

(LLÀCER) Yo llegué porque os veía por la tele la primera semana...

Yo estaba en mi casa y pensaba: "Pero estos chicos no saben

lo que cantan, nadie les dice lo que tienen que cantar,

les dicen cómo cantar, pero no qué están diciendo".

Un día dije: "¿Dónde es esto?".

Me fui hasta San Xust. Tú solo con tu coche.

-Con mi coche. -(HOMBRE) ¿En serio?

-(LLÀCER) ¿No os acordáis que no estaba al principio?

(TODOS) Sí.

-(ÀLEX) Pensaba que eras un fichaje.

-(GISELA) Te conocían o algo...

-Entonces dije: "Mira, perdonad, pero me necesitáis".

Era real.

¿Y no te dijo Tony: "Mándame un mail y fuera"?

No, porque me vio tan decidido y me dijo: "Pasa y da una clase".

Y entonces me acuerdo que me tocó con Mireia

y me acuerdo como que hablaba normal

y decía: "Bueno, no sé qué...".

De golpe me puse a gritar y entonces vino Nina y me hizo como:

"Bien, contratado".

Y desde entonces he pasado 15 años gritando.

Quiero amarte así con todo lo que tengo.

Quiero amanecer dormida entre tus brazos.

Vale, muy bien, vale.

Quiero amarte así con todo lo que tengo, ¿qué tienes?

-Cuerpo, no tengo nada más.

-Bueno, ¿qué cuerpo?

Tienes ahí un par de tetas y un par de no sé qué...

(RÍEN)

-(LLÀCER) Gracias a Mireia.

(LLÀCER) Venga, va.

(LLÀCER) Voy a sacar...

-(MUJER) Las bragas.

(LLÀCER) Ay, mira... Vaya, la que tienes ahí liada.

-(LLÀCER) ¿Os acordáis de esto? -(MUJER) Sí, qué horror.

-Era lo peor de todo eso.

-(LLÀCER) ¿De qué teníais miedo?

-(GISELA) No era miedo, era pena. -(NATALIA) Era mal rollo.

Queríamos salvar a todos.

Queríamos salvar a todos.

-Salvabas a uno, pero te cargabas a los demás.

-Sí, no te caigo bien, era un poco raro.

-(NAÍM) El problema es al que no salvabas.

La historia es con el que no salvabas.

Cuando tú tenías a dos personas y de repente tenías más afinidad,

de alguna manera le dabas el voto, lo salvabas, pero al que no salvabas

dices: "Joder,

que no tengo nada en contra de él, pero simplemente más afinidad".

(LOZANO) Naím.

Natalia.

-Cada vez es esto más difícil, pero que de verdad que...

que me perdonéis, pero a Vero.

-Os quiero muchísimo a los tres y voto a Nuria.

Esta semana lo ha pasado mal y seguro que aquellos dos

me van a entender, Nuria.

Es muy difícil porque son tres pedacitos de mi vida, ¿vale?

Pero ya sabéis como es.

A Bustamante.

-La verdad es que ha sido una de las elecciones más difíciles

que he tenido que hacer, pero también creo que Alejandro.

Humanidad sobre todo, eso es lo que tenéis, chicos.

Naím.

Solo hago lo que me dicta el corazón y ya está.

Que a la Vero.

(CHICA) Venga.

(LLÀCER) Claro, era una competición, ¿competíais?

-(HOMBRE) No. -(MUJER) No, para nada.

(ALEJANDRO) Creo que el único momento cuando salíamos a las galas

que lo querías hacer mejor que nadie, pero...

-(GISELA) Era como un reto personal, no era...

-Por orgullo personal, exacto.

-(LLÀCER) Pero no queríais iros.

-(ALEJANDRO) No, nadie, cuando se iba alguien

nos poníamos a llorar.

Queríamos una carrera discográfica, pero no sabíamos que iba a pasar.

(GISELA) Pero aceptábamos el programa cómo era, pero...

-(VERÓNICA) Nadie se quería ir. -(GISELA) Claro, porque hicimos piña.

No competíamos, hacíamos lo que nos gustaba hacer,

que era cantar, pero no para echar al otro.

-(MANU) No había ningún espíritu de competitividad.

No había toxicidad. (MANU) Querías hacerlo bien.

No querías hacerlo bien para superar al otro.

-(ALEJANDRO) Ya que estamos en directo...

-¿Dónde está el micro? -(LOZANO) Por Dios, Alejandro.

(ALEJANDRO) Y esto va por ustedes.

A tu lado yo sin ti, la fuerza y la pasión.

Mi música es tu voz.

Mi música es tu voz.

(Gritos de euforia)

(ALEJANDRO) Os quiero muchísimo, chicos.

No eran relaciones tóxicas, eran sanas, lo que pasa es

que competías contra ti mismo, porque cuando llegabas

a la otra gala y estabas nominado, no culpabas a nadie,

te responsabilizabas y te sentías mal.

Bueno, yo no fui nominada.

(LLÀCER) ¿Nunca fuiste nominada?

No. Qué fuerte.

(LLÀCER) ¿Quién fue nominado?

-(HOMBRE) Yo. -(HOMBRE) Yo tres veces.

-(LLÀCER) Vale, ¿quién no fue nunca nominado?

Yo no lo sé, es que estaba en Babia.

Tú, ¿no?

Y tú.

(TODOS) Y tú.

¿Rosa, fuiste nominada? Creo que sí.

(LLÀCER) Una vez. No, tres veces seguidas.

Quiero agradecer al jurado todas las veces que me nominaron.

(RÍEN)

¿Cuántas veces te nominaron? Muchas, desde el principio...

Lo que pasa es que era uno de los favoritos y me salvaban.

Me nominaron, yo no sé con cuántos me fui hasta el final.

No, Juan. Juan fue el más nominado.

-(MUJER) Fue Juan.

-Y perdona, salí porque dije públicamente que votaran a Verónica.

(MUJER) Bueno, madre mía.

(HABLAN A LA VEZ)

-Estaba tan harto de estar nominado que dije que saliese Verónica

e irme yo y así es como fue. El público

me echó a mí para salvar a ella.

-A ver, de alguna manera, cuando intentas hacerlo lo mejor posible,

te nominan, lo intentas hacer, te vuelven a nominar, pierdes...

-(LLÀCER) Quieren que te vayas.

-Sí, tienes que echar a gente.

Tienes que echar a gente y se rigen unos criterios.

Supongo que tiene que ver con la industria musical.

-Al final esto se transforma en un programa de televisión.

-(NAÍM) Exacto, esa es otra historia.

-(LLÀCER) Yo siempre lo digo,

es un programa de televisión que os sirvió o no

para hacer vuestras carreras.

-(NAÍM) La meta que yo buscaba cuando me presenté a OT

es curiosamente ninguna.

Me acuerdo, es que tengo muchísimos flases,

el anuncio que se hacía es: "Vete ensayando, Operación Triunfo".

Y llamaron por mí, yo no llamé.

No creo que me planteara una meta.

Sí es cierto que en el momento en que te presentas a un concurso

es para intentar ganar, pero mi objetivo no era ganar.

Era poder dedicarme a esto.

¿Sí?

Hola, ¿qué tal?

Pues bien, de camino aquí con el estreno.

No, no, llevo un mes durmiendo una media de tres horas

y enganchado ahí, pero bien.

Nervioso, porque estoy muy nervioso, pero bueno, bien.

Hoy empezamos. El estreno es a las 22:30.

El sitio es un teatro romano, el teatro romano de Regina.

Estoy, por decirlo finamente, acojonado.

Bastante. Muchísima presión. Es muchísima responsabilidad.

Sí que es una reválida, no te voy a mentir. Es un estreno

de un musical que lleva mi nombre.

La reputación está sobrevalorada, pero al fin y al cabo,

los palos me los puedo llevar porque pueden decir que la música es mala.

-Qué pasada. -Es flipante.

-Qué chulo, tío. -Es lo más.

-800 personas, tío. ¡800 personas!

(NAÍM) Soy una persona luchadora y no me rindo.

-Qué fuerte.

-Antes lo hacía como una lucha titánica, épica

que no tiene ningún sentido. No te dan un premio, no tienes...

nada al final del camino. La historia es el camino.

Ya no es solo el trabajar de lo que te gusta, sino el hecho

de llegar aquí a un sitio como este a que tus idas de olla,

tus tonterías, las coja gente y las vuelva una obra,

una canción, un musical, algo que les enseñas a los demás.

Es como que te abren un poquito y te exponen.

¿Qué queda de OT en mí?

Irremediablemente forma parte

de mi trayectoria profesional, y por ende,

a nivel personal, pero de ese Naím no queda...

no me veo muy... Hay cosas que le envidio, ¿eh?

Por ejemplo, me gusta mucho porque es muy inocente.

-A pesar de todo, de las presiones, preocupaciones,

a pesar del trabajo, aún tiene tiempo para seguir componiendo.

Si no te conociera.

Qué sería de mí.

Luchar valió la pena, valió la pena llegar hasta aquí.

Y aunque somos diferentes.

Nos une una obsesión.

(NAÍM) Este tema es la leche.

Ha habido gente que me ha dicho: "Es que sois tontos,

es que tú y Juan sois tontos. La cantidad de dinero. Repartid

los derechos". Pero es que no lo entenderíais nunca.

Nosotros no pensábamos en millones de copias, en dinero.

Si yo hubiera sido alguien muy estratega,

hubiera pensado en dinero y me hubiera asegurado el futuro.

¿Entiendes lo que te quiero decir?

Sí es cierto que hubo gente que sacó más que nosotros.

Gente que sí hizo y gente que no hizo tanto.

Lo que sí haría sería coger esa gente que no hizo tanto

y repartirlo entre los que sí.

Lo único que quería era hacer la máxima cantidad

de cosas posibles antes de irme.

A tu lado hoy brilla mi estrella.

A tu lado mi sueño

se hará por fin realidad.

Cuando algo no me parece bien, lo digo

y cuando algo no me parece justo.

Ojo, sigo pensando que hay cosas que no se han visto

porque no se tienen por qué ver cuando ya sales,

pero que las he vivido yo, mi familia y todos.

Que no han sido justas conmigo después,

quiero recalcarlo para que quede claro, después de mi salida de OT.

Para mí en ese momento,

discográfica y productora eran lo mismo.

Y tomaron ciertas decisiones que conmigo, en mi opinión,

no eran justas.

Hubo un momento en el que perdí el punto de vista, pero no solo yo.

Es inevitable, aunque sea un tiempo corto,

es que dices:

"Todo esto es por mí. Qué fuerte".

Hostia, pues sienta demasiado bien.

¿Sabes como cuando te bebes un vino muy dulce, muy bueno,

y sin darte cuenta estás borracho?

Pues viene a ser un poco una comparación en ese aspecto.

Después del programa, he hecho cine, he hecho televisión,

me he ido a otro país. He estado haciendo musicales,

ahora estoy dirigiendo un musical, después haré radio

y haré lo que me apetezca hacer porque yo quiero llegar,

tener 85 años y decir: "Cuántas cosas he hecho".

A lo mejor notarás que crece, decrece y vuelve a crecer.

No te preocupes.

Temible es.

-(NAÍM) Vamos.

Ardiente es. Sensible es.

-Cuidado, pero súbeme, ¿eh?

Con respecto al éxito y al fracaso,

te enseña más el fracaso, pero es más difícil de digerir el éxito.

El fracaso lo digerimos todos, todos somos fracasados,

incluso los que tienen éxito.

El éxito es una persona que ha acertado una vez más que tú.

Yo creo que aprender del fracaso es interesante.

Si aprendes del fracaso y llega el éxito ya es la hostia. (RÍE)

Yo no me siento conmigo mismo una persona en absoluto fracasada.

Me divierto, me lo paso bien, aprendo,

disfruto, me pagan y me aplauden.

Eso para mí no es un fracaso.

-Operación Triunfo fue como una pantalla, una ventana

donde todo el mundo te veía y te dio a conocer.

Pero luego para seguir ahí había que trabajar muy duro.

-A día de hoy cuando escucho OT tengo sentimientos encontrados.

Porque, por un lado, el pasar por la academia me ha dado

el dedicarme a mi sueño,

pero, por otro lado, ha tenido una cara amarga según qué momentos.

La marca OT en este país ha tenido muchos detractores,

se nos han cerrado muchas puertas.

-Había muchos artistas, no diré nombres, que nos tiraban piedras.

Nos tenían manía, y sin embargo, es cuando más han vendido discos.

Había un sector que no le gustaba mucho la idea, luego me enteré.

Creo que luego les encantó de repente.

Ahora hay un tratamiento por un sector que es despectivo

y por otro es maravilloso.

Da a entender que tienes que estar preparado para cualquier opinión.

Al final es una opinión y la tienes que respetar. Yo ahí no me meto.

Operación Triunfo para mí fue un trampolín, la oportunidad,

esa alternativa que llevaba 10 años buscando, ¿me entiendes?

Y fue esa oportunidad que me proyectó al gran público

y que me dio la oportunidad de iniciar

una carrera en condiciones.

-Pero para todos.

-Luego depende de cómo se lo haya gestionado cada uno.

(HABLAN A LA VEZ)

-A todos nos ha valido para trabajar perfectamente.

-(LLÀCER) A ver, di, di.

Yo pienso que menos quitando los tres primeros que ya sabíamos

que todos íbamos a tener un proyecto musical,

pero para todo lo demás fue una oportunidad muy grande.

Aparte fue un castin público donde te vio cualquier productor

o cualquier discográfica y dijo: "Este muchacho no ha ganado,

pero quiero darle una oportunidad porque me gusta".

(NATALIA) Eso fue lo que me pasó a mí. Salí una de las primeras

y nada más salir tenía un disco para mí.

Me mandaron a grabar y me hicieron el disco de mis sueños.

Para mí fue una grandísima oportunidad.

Ellos estaban dentro y yo estaba ya cantando con mi disco.

-Se nos abrieron muchas puertas, pero también se nos cerraron otras.

-¿Sí o no? -Sí, muchas.

Muchas radios que nos ha costado mucho entrar,

hay mucha gente detractora nuestra y nos han cerrado muchas puertas.

Y a veces nos ha costado mucho defender la música.

-¿Puedo decir algo? -Sí.

-Tuvimos una oportunidad, pero no quiere decir que todo

va a salir bien.

Hemos estado ahí en la palestra para lo bueno y para lo malo.

Habrá cosas que nos han venido bien y otras que no.

Mejor que estar en casa esperando a que te llegue,

hemos tenido, hablo por mí,

una oportunidad de escaparate espectacular,

que luego ya la radio diga que no quiere ponerte,

pues es lo que hay. ¿Sabes qué te quiero decir?

Pero mi oportunidad ha estado ahí.

Como el que no está arriba y va a un trabajo

y le dicen que no le quieren.

Una cosita. ¿Entendéis lo que digo?

(HABLAN A LA VEZ)

La inmensa mayoría son cosas positivas

porque nos dieron a conocer a un gran público.

Nosotros vivimos el último año bueno de la industria musical,

a partir de ahí la industria se hundió.

Por eso pasan tantas cosas, las radios cambiaron.

Nos echan la culpa.

¡Que nos van a echar la culpa! Eso será el que no tiene ni idea.

Aquí nadie te quita tu puesto de trabajo.

Si haces buenos discos, la gente estará contigo.

Dice Rosa que mucha gente nos echó la culpa.

Exacto, algunos artistas nos echaron la culpa de la industria.

Ya y del cambio climático.

(RÍEN)

OT fue una cosa que unió a familias

que se sentaban cada lunes, que motivó a gente

para trabajar y mejorar en sus trabajos.

Éramos chavales de la calle, no veníamos de ningún sitio.

Yo era un albañil, él trabajaba en una orquesta.

Y la gente se sentía identificada con nosotros.

Vayamos por partes. Voy a sacar una cosa que me hizo mucha gracia,

que recuerdo muchísimo.

Es esto. Bueno, no sé si era esto o no.

Yo sé qué es. Las gafas que se dejó Àlex.

(HABLAN A LA VEZ)

(LLÀCER) Àlex se dejó unas gafas. Y él lloraba.

En la vida he llorado.

La historia de esto, ¿la sabes?

-En el control de arriba... -(LLÀCER) Espérate. Cuéntamelo.

-Yo me dejo las gafas sin querer. Vamos al reencuentro

y nos damos un abrazo. Subo arriba y digo: "Mis gafas". Y eran caras.

Y de repente las veo ahí, el cámara las enfoca

y digo: "Ahora cuando esto las bajo a buscar".

"No, ahora te las traemos". Y hace él: "Se las ha dejado aquí.

Si las ha dejado para mí". Y yo: "No, quitárselas.

Quitárselas que son para mí".

Y él pensaba que se las había dejado para él.

Mira, se dejó las gafas el cabrón. ¿Quién?

Vaya, es que tú lloras por todo. Pero no puede ser.

(EMOCIONADO) Son las de Àlex. ¿De quién son?

De Àlex. ¿De Àlex?

Si las dejó aquí será por algo. Que voy a llorar yo.

Déjamelas, se las guardo y mañana se las doy yo.

¿Para estar llorando todo el día? No, las tengo yo.

(MANU) Fantástico. Lo primero que me dijo al salir:

"Págate una cena y devuélveme las gafas, porfa".

(RÍEN)

(LLÀCER) ¿Y el estar encerrados os afectaba a este nivel?

Él lloraba por ver unas gafas de Àlex. Yo me moría de la risa.

Yo lo pasé muy mal, realmente mal, porque tenía ansiedad

porque echaba de menos mi pueblo, mis amigos,

a mi familia. Tenía 19 años, nunca había salido de mi pueblo.

Lo máximo a jugar un campeonato, pero no estaba acostumbrado.

Me sentía en familia.

Cuando no estaban, les echaba de menos,

pero pasé muchos ratos de angustia,

de no saber si lo estoy haciendo bien.

De qué pensarán, estarán orgullosos de mí.

Eso me generaba angustia.

Estoy fatal. Ya lo sé.

Intenta sobrellevarlo, te lo pido por favor.

A mí me haces sufrir.

Y a mucha gente más.

Estamos contigo y te queremos. Lo estoy pasando demasiado mal.

Bueno, pues entonces.

Entonces ya sabes lo que tienes que hacer, ¿vale?

Lo estás pasando mal, te saldrán ronchas.

Imagínate cómo estoy. Claro.

Lo estoy pasando fatal. Ya sabemos que lo pasas mal,

ponle solución.

Mucho estrés. No tenía experiencia de subirme a un escenario.

Los nervios que tengo ahora me predisponen a hacerlo bien.

Pero en ese entonces, no me dejaban dar lo mejor de mí.

Y yo lo pasé muy mal. Hubo muchos momentos de mucha tensión.

Que gracias a mis compañeros se pudo sobrellevar,

se lo agradezco hoy.

El problema que yo tenía, sobre todo en la última parte

del programa, era que no teníamos una agenda

desde por la mañana hasta por la noche donde explicaran

lo que ibas a hacer durante el día. Muchas veces querías descansar

porque una siesta siempre es necesaria para todo el mundo.

Teníamos muchas actividades. Desde por la mañana

con el deporte. No había tiempo para nada.

De repente te ibas a dormir y venía un artista y perfecto,

y te daba muchísima alegría, eran estrellas que admirábamos,

pero llegaba un momento en que te levantabas a las 7:00

y te acostabas muy tarde. No dormías

lo que una persona debe dormir para rendir correctamente.

Sumado con la presión de fuera... era horrible.

Eso era lo más difícil.

Estás con 16 personas que no conoces de nada,

bueno les has visto en los cástines, es como cuando tienes pareja,

son 24 horas en un sitio cerrado, que no podíamos salir

ni casi a tomar el aire, que luego eso cambió.

-(JUAN) Y claro... -(MANU) Menos mal que lo reconoces.

Lo peleé yo.

Dije: "Vamos a ver, no puedo estar aquí 24 horas encerrado

entre cuatro paredes y no tener un sitio donde tomar el aire".

Y entonces nos hicieron un patio para salir a echar un cigarrillo

y fui yo el que lo reivindicó.

Nunca se sabe lo que se tiene hasta que se pierde.

Menos mal que tenemos solecito. Esto es vida.

No sé cómo se puede vivir 24 horas al día debajo de un techo.

Es una locura, por muy bien preparado que esté, necesitas

el contacto con el medio, que no sientas que hay un techo.

-No me acordaba cómo olía el sol.

¿Huele el sol? Hombre, ¿no lo hueles? Huele a sol.

-Lo bueno de esto es que entramos ahí y estamos todo el día currando.

Eso también nos salvó de la rutina, porque hubiésemos acabado

como otros programas que se meten de hostias.

-(JAVIÁN) Yo no sufrí, yo me lo pasé estupendamente.

-Nada de presión. -Algunos no sufristeis.

(LLÀCER) No sufrías. No sufría por estar ahí.

Sí es verdad que cuando salí, me agobié.

Es muy importante mi familia y necesito verlos mucho

y al salir lo primero que quiero saber es cuándo les voy a ver.

Y me dijeron: "Espera, te voy a explicar la agenda. Mañana tal,

pasado tal, etc.". Y cuando llevo 35 días, pero ¿cuándo veo a mi gente?

Y aquello sí me asustó un poco. Si llevaba un mes y medio encerrado

y ahora iba a estar 40 días sin parar de hacer promoción.

Aquello me asustó. Por eso mucho de nosotros

tuvimos la idea de trabajar con alguno de nuestra familia.

Era muy importante para sentirnos cuidados

en todo momento e ir centrados.

También éramos muy jóvenes, no sabíamos por dónde tirar.

Eso está clarísimo, pero sí es cierto, me lo pasé muy bien dentro.

Es más, recuerdo que cuando terminó absolutamente todo,

incuso Eurovisión, la gala de Eurovisión,

me acuerdo que Rosa y Chenoa nos quedamos en un momento que

nos preguntábamos: ¿Y ahora qué?

Por favor, dejadnos un poquito más de tiempo en la academia.

Y nos daban permiso. Nos decían que si necesitábamos más tiempo

nos lo iban a dar. ¿Os acordáis?

Y nos sentíamos muy bien.

(GISELA) Al final era como que estábamos salvados dentro.

Y entonces al final no queríamos salir.

Era como que la inseguridad era ir ahí fuera.

(HABLAN A LA VEZ)

-¿Sabéis la sensación que tuve cuando nos fuimos en Navidad

-a firmar cada uno a nuestra ciudad? -Queríamos volver.

-Yo firmaba y pensaba en todos vosotros.

¿Cómo estarán ellos? Tenía ganas de volver a la academia.

Es el cuarto de la Fergó hace un año. Ya vivía en Madrid.

(NURIA) Y me acuerdo que fuimos a ver a las familias.

Les hicieron a nuestras familias guardar todo el material.

Había seguridad en casa cenando en la habitación de al lado.

(RÍE) Era para controlar si tu madre o tu hermano

te enseñaban algo. Es que no podíamos ver nada.

Todo controlado. Teníamos que decir qué gente queríamos que viniera.

Un control bestial.

-Adelante. -Hola.

-Hola.

-A día de hoy, OT, después de haber sido mami,

ha sido y es la mejor experiencia de mi vida.

Me la cambió totalmente.

Nuria, Madrid, 32.

-Pero ¿eres de...? -Málaga.

Yo solo tenía 22 años. Había terminado mi COU

y no he estudiado carrera, no he ido a la universidad

ni he estado en Málaga, ni me he relacionado con más gente.

Yo tenía mis tres amigas del pueblo y apenas iba a conciertos

ni nada, tenía una vida tranquila. El meterme de lleno con 15 personas

me abrió la mente que salí y dije: "¿Perdona?

¿Qué estaba pensando yo?" Eso me ayudó

y lo de los príncipes azules ni te digo.

Salí diciendo que ni príncipe azul ni nada, que no existía.

Me encantó la experiencia de cada uno de ellos,

lo que habían vivido.

(NURIA) No sé por qué se fijaron en mí, por qué fui elegida,

No lo sé. Yo pienso que querían gente diferente.

La naturalidad o el carisma. Algo que supuestamente yo tengo.

Mi objetivo era que si yo valgo, alguien me va a ver

y dirá que esta niña vale. Yo me voy a mover para que me vean.

Pero si hay materia se verá y me cogerán y fue lo que pasó.

-No me esperaba para nada que iba a estar en este programa.

Ha sido un fenómeno televisivo y social brutal.

-Y me sorprendió. -¿Votabas o no votabas?

Bueno, a ver. Prohibido

en casa no votar a otra que no fuera Nuria.

-Aunque sea por ser del mismo pueblo.

-Eso es así y mira que a mí me gustaba Chenoa.

-Lo sé, ya me lo has dicho muchas veces.

Todo ha ido encauzado para llegar a donde tenía que llegar: el tren

que me llegó con el programa.

Una vez fuera, nos encontramos lo que nos encontramos

y yo me dejé llevar.

Tengo que decirte que el primer año me sentía como marioneta

de dónde voy. Tenía que estar preparada y todo organizado.

-Me fui a Nerja a conocer a sus padres

antes de que saliera de la academia, fue como una pedida de mano.

-Eso dijo mi madre.

-Vete a decirles que te llevas a su hija un año entero.

-Me acuerdo de la cara del padre. -El padre es más seriote.

-Su madre se puso muy contenta de conocer con quién estaba.

-Fue todo seguido: programa, gira, grabar tu disco en una semana.

Tantas ganas de grabar un disco y lo grabé en una semana.

No poder elegir canciones. Esto es lo que hay, métete y grábalo.

Ahora hemos terminado, pero ahora haces tú gira sola.

Fue todo tan rápido que te dejaba llevar.

No te daba tiempo ni a pensar.

Derramaré mis sueños

si algún día no te tengo.

Lo más grande se hará lo más pequeño.

Yo me acuerdo, y lo vuelvo a decir y lo diré, yo fui a un psicólogo.

Y lo diré, digan mis compañeros lo que digan:

todo el que entró ahí, creo que estábamos para psicólogo.

No psicólogo malo, de "uy, un psicólogo porque está..."

No tomemos eso, sino rollo desahogarte, explicar tu experiencia,

cómo te tomas la nueva vida, cómo...

Porque te agobias, eres una persona normal.

Y mucha gente te dice: "Qué coraje nos daba

cuando nos echábamos la fotito y uno te decía:

'¿Qué? Esto es lo que hay. ¿No querías fama?'"

Miraba a la mujer y decía: "¿Le contesto o no?"

Porque estaba equivocada.

"Señora, yo me echo la foto con usted", yo me callaba,

porque no era plan, pero mi cara era un poema.

La miraba y le hacía así...

Porque me daba mucho coraje.

"Señora, ¿quién le ha dicho a usted que yo quiero fama?

Yo quiero trabajar de lo que me gusta,

y porque usted está en su casa o por ahí,

y está haciendo así, o lo que sea, y nadie la ve,

a mí también me gustaría que nadie me viera".

¿No te acuerdas que nos metíamos en el centro comercial

y nos cerraban para nosotros allí?

Porque aquello era una locura.

-Ir a firmar discos y luego, quedarnos de compras.

-Sí, nos metíamos dentro, nos cerraban...

-Porque no parábamos un segundo.

-¿Y tú sabes qué era el gusto de una muchachilla de pueblo...?

(JORGE RÍE)

-No, no, es verdad.

Esto de decir: "Tráeme todo lo que quieras.

Venga, ropa, me da igual".

No miraba ni precio, ¿verdad? -Sí, sí.

-Era como la "Pretty Woman".

Claro, yo antes no me podía comprar mis cremitas ni mis cosas,

porque yo no trabajaba. -Claro.

-Y el hecho de decir: "Ahora, me da igual, porque hay dinerillo.

¿Qué necesito, esta crema?" -Que te cuiden.

-Eso, que me cuiden, ¿verdad?

Mira, qué gusto daba. (BEA RÍE)

-Tengo que decir que me he privado de hacer cosas que haría,

porque ya era un personaje público.

Te voy a explicar una tontería que yo sé que...

A lo mejor me echaba un noviete, ¿vale?

Pues esa persona se ha privado de hacer cosas conmigo

como haría normalmente, porque yo,

el miedo de la prensa, no quiero que salga tal...

Si tenía que ir agarrada de la mano por la calle, pues no iba.

Cosas de las que me he privado porque he querido llevar una línea.

Que nunca me he tapado, pero sí me acuerdo que al principio,

con el "boom", sí intenté que se hablara de mi carrera

y no de mi vida personal.

-Y lo importante es que, tanto la gente de antes

como la que te has ido encontrando, puedas confiar en ellos.

-Sí, porque en este mundillo, sabes que hay cosas bonitas

y no tan bonitas, y yo me doy por superafortunada,

porque siento que me queréis,

que tengo mucha gente buena a mi alrededor

que me apoya, que me quiere y que me mima.

Y que me da consejos buenísimos.

-Ella también los sabe mantener, ella es fiel.

-Es fiel. -Las cosas como son.

-Gracias, amiga. -Hombre, no va a ser todo malo.

No voy a estar todo el rato... (NURIA RÍE)

-Metiéndome... Que Jorge dirá: "Hay que ver".

-Qué bueno, qué bueno.

Ahí están ya. Venga, vamos. Vamos, campeona.

Nuestra profesión no depende de nuestra voz.

Depende desde de una persona que te lleve bien,

que haya mucho dinero detrás para manejarte.

Lo digo por si la gente no lo sabe, que lo sepa.

Si yo quiero estar donde quiero estar,

mi objetivo y estar arriba,

hace falta un equipo atrás bueno, que diga:

"Yo apuesto por ti y vamos a tirar para arriba".

Pero mucho de aquí.

(HOMBRE) ¡Anda, mujer! -Anda ya, mujer.

Pero siempre estáis igual. -Anda ya, mujer.

-Hasta que te subes, esos nervios están ahí.

Yo tendré la edad que tengo y habrán pasado 15 años,

pero es como que en la mente y en todo,

es como que me queda aquí, todavía me queda esto y esto.

No es: "Ya tengo esta edad y aquí estoy".

Es mi motor para seguir adelante, pase lo que pase.

Esta profesión es una montaña rusa. Que subes, bajas, bajas, subes.

Pero no puedes perder las ganas de seguir haciendo lo que te gusta,

de saber que la gente está ahí porque le gusta lo que haces.

Porque les das vida.

Y ya ves, mi vida, las vueltas que da la vida.

Mil vueltas y una salida, el camino de vuelta hacia ti.

¿Cómo es Nuria Fergó cuando sube a un escenario?

Pues yo me transformo, me crezco.

Y sale algo que en mi día a día pues no,

pero yo subo arriba, me veo mi traje,

mi esto, lo otro, mis músicos, pin pan...

No sé.

Es difícil que te lo diga yo. Es raro decírtelo yo,

pero sale la Nuria artista, lo que llevo dentro, claro que sí.

Primavera... (PÚBLICO) Clara.

-Zapatitos nuevos de tacón, ay, coloraíto el corazón,

buscaré un amor desde mi balcón.

Estoy viviendo de la música y haciendo lo que me gusta,

que ha sido mi sueño siempre, y a día de hoy, lo sigo haciendo

y no me veo haciendo otra cosa.

Cuando la gente me dice: "¿Y tú qué habrías hecho si no hubieras...?"

Y digo: "¿Sabes qué pasa? Que no me lo planteo,

porque como no voy a hacer otra cosa que esta

porque no sé hacer otra cosa más, pues es lo que hay.

Así que ya buscaré yo mi salida y mis cositas

pero me vais a ver mucho rato". (RÍE)

(Aplausos)

¡Muchísimas gracias!

Nosotros no éramos conscientes de que había tanta gente viéndonos.

Es que no éramos conscientes. No teníamos ese concepto.

Entiendo que la gente, a día de hoy, se cree que estábamos fuera.

No, señores, estábamos dentro, cinco meses.

Incomunicados.

Psicológicamente, creo que teníamos miedo todos.

No creo que nadie esté preparado para afrontar

una situación tan grande y tan colosal con esa edad.

Yo recuerdo de coger, y todo lleno de tráfico,

la policía con dos motos delante de nuestro autobús,

abriéndonos paso por la Castellana,

como si fuéramos el papa. Aquello fue muy Beatle.

-Yo había veces que decía: "¿Esto está pasando?"

Lo que pasa es que pasaba todo tan rápido, que no lo asimilabas.

Tú a día de hoy me pones en el Bernabéu

a cantar delante de 100 mil personas y yo creo que no me sale ni la voz.

(MIREIA) Cuando empezó la gira grande de Operación Triunfo,

ahí fue el momento en el que yo me eché las manos a la cabeza

y dije: "Esto es una locura. Esto es muy grande".

Lo que movíamos los 16 fue muy grande.

(MANU) Es que nos enfrentamos a una realidad

a la que no estábamos acostumbrados.

Y de repente, salía de la academia el Manu de toda la vida,

pero tú en tu casa, no eras el Manu de toda la vida.

Yo veía a mi madre y a mi abuela, a mis tíos

que me miraban como desencajados.

"Manu, ah, sí, pasa, pasa".

Y empezabas a firmar y tal y decías: "Mamá, cierra ya la puerta".

Y ella: "¿Pero cómo no vas a recibir a más gente?

Si tienes a todo el barrio en la puerta".

(TODOS RÍEN)

Y decías: "Pero, mamá, entiéndeme, estoy colapsado".

Y ella no lo entendía, te miraba: "¡Pero, Manu"!.

Y ahí sentías tú: "Yo me quiero volver a la academia otra vez,

con mis colegas allí, encerrado".

(JUAN) Acuérdate, Laura,

cuando fuimos a ver a Paul McCartney en Londres,

el follón que se montó en el aeropuerto.

-Yo me acuerdo. -Era la primera vez

que salíamos de la academia.

Claro, porque estábamos en el aeropuerto.

Perdón, sí.

-El primer autógrafo que firmé contigo fue

a las de la limpieza del aeropuerto.

En el Prat.

Que vinieron a nosotros como: "¿Juan, Chenoa?"

Y claro, te quedabas, porque estabas en un espacio cerrado.

Firmaba un autógrafo

(JUAN) Hemos firmado un autógrafo en el aeropuerto.

Hemos ido a tomar un cortado. Era temprano, no había nadie.

Solo uno.

El de la barra dice: "Oye, un autógrafo para mi hija".

(TODOS RÍEN)

No me jodas. (JUAN)Sí, sí.

Y las limpiadoras del aeropuerto, hemos estado con ellas,

porque justo entraban en el turno, y han empezado a venir.

"Juan, otra vez el nominado, con lo que he llorado contigo".

A Juan lo han tenido loco. ¡Qué fuerte!

O sea, ¿conoce la gente...?

(MIREIA) Nosotras, que salimos de las primeras,

la verdad es que creo que somos

las que más hemos vivido esa sensación.

Porque cuando empezó realmente lo que vosotros decís del "boom",

de empezar el auge de OT...

-Desde el primer día que pisé la calle.

-Claro, nosotras estábamos fuera. Empezamos en la postacademia,

ya hacíamos los bolos, hacíamos discotecas...

-Cerraban una planta en un centro comercial

para que compráramos tranquilamente. -Claro.

-Y tú decías: "No puede ser".

Que te cierren una planta de ropa...

-Y entonces, perdón, cuando os dais cuenta de que la gente hace eso,

¿os preocupa la imagen que dais?

-Claro. -Sí.

-¿Qué crees que pensarán nuestros padres de nosotras?

¿Crees que estarán contentos?

-No sé, yo pienso que... (RESOPLA) Yo qué sé.

-¿Habremos hecho algo mal? -Eso es lo que me...

A lo mejor hemos hecho algo y ellos lo han tomado de otra forma.

-Sí, tía.

Estábamos más preocupados de cómo gestionar

lo que todos éramos conscientes que venía,

porque ya en Navidad lo éramos,

y lo primero fue llevarnos con la psicóloga.

Y cuando salimos, y vemos el impacto, que era como...

No había un dique para aguantar eso.

Ni psicológicamente ninguno estábamos preparados,

y por eso todos queríamos volver a la zona de confort.

Y era de la academia a la casa. (LLÀCER) La protección.

(Gritos de euforia)

(JUAN) En esta noche especial, es un placer

llevarnos también algo especial de esta mi segunda tierra,

y qué mejor que alguien suba al escenario con nosotros

a cantar "Mi música es tu voz".

No veo ninguna mano levantada, ¿eh?

(Gritos de euforia)

Y yo me he fijado que había una chiquilla por aquí, llorando,

que no paraba de llorar, y no quiero que llore.

Quiero que suba y que sonría. Por favor, ayudadla a subir.

¿La ayudáis a subir, por favor?

Esta bolsa es para ti.

¿Cómo te llamas? (CHICA SOLLOZA)

-Ven conmigo, ven conmigo.

(LLÀCER) Hay una cosa, que yo vi unas imágenes de un concierto.

¿Os acordáis? Tú sacabas a alguien.

Decías: "Y queremos sacar a una persona".

-Sí, le daba una rosa. -Al acabar las giras.

-Y entonces, yo...

Era muy fuerte, porque lo vi hace muy poco,

cómo los mirabais, ¿no? Mirabais a esa persona,

y hacía cuatro días que erais esa niña a la que sacabais.

Y yo me acuerdo que Gisela,

me acuerdo de ti porque la miras con una cara como para protegerla.

(GISELA) Sí.

-Y yo pensaba: "Estos..." -Subían temblando.

Una de las niñas que subió, que está grabada en el DVD,

la película que luego se grabó, a mí me vino a ver un día.

Dijo: "Yo soy la que salgo", era una de las que subía Juan,

que era el encargado de subir a la chica, y vino.

Y ya tiene 59 años. (TODOS RÍEN)

Y la tía muy maja. "Es que yo estoy ahí".

Claro, para ella es superimportante

y el recuerdo es la película, que sale.

Claro. -Pero es que la cosa esta es

que todo el mundo que estaba allí, quería estar allí.

-Yo tengo una experiencia cojonuda.

Estaba trabajando en una cadena de comida rápida en Valencia.

(LLÀCER) ¿Antes o después? -Antes.

Y yo recuerdo que venían las niñas con los nombres...

Recuerdo que vino a la Plaza de Toros Backstreet Boys,

y venían todas con el nombre de los de Backstreet Boys y tal.

Y bueno, al poco tiempo, tocamos allí,

y mis excompañeros de ese restaurante me decían que iban con mi nombre,

aparte del de todos,

pero vinieron también niñas con mi nombre y toda la historia.

Esa ilusión, eso es brutal.

Es por lo que estás comentando de la niña...

Entiendo cómo se sentía esa niña,

porque el fenómeno fan lo viví desde fuera

y luego desde dentro.

De la noche a la mañana, nos recibió la familia real.

¿Qué pasa? (ÀLEX) Tú no te pongas tanto.

Que se vea también al rey.

-Me acaba de dar la mano y dos besos, ¡qué guay!

¡Don Juan Carlos! Encantados.

-Adiós. ¡Don Juan Carlos!

Hemos visto al príncipe Felipe,

que nos ha dado un beso a todas las chicas.

(CANTURREA) -Conozco al rey, conozco a la reina, conozco al príncipe.

Me ha dado la mano,

y me he acordado de mi madre y de mi padre porque creo...

El príncipe me ha dado dos besos.

(ÀLEX) Increíble, fue de los más bonitos.

(LLÀCER) Un momento, que va Vero.

-No, que yo quiero decir una cosa. -Dila, claro que sí.

-Que todos lo pensamos igual. Una o dos, ¿eh?

Pero es verdad que los fans para nosotros

han sido el apoyo más bonito que hemos tenido.

Un regalo del cielo.

(LLÀCER) Pareces Carmen Sevilla, Vero.

-No, es que es verdad. Los fans son...

Nuestra vida es especial gracias a los fans.

Es por eso. No es que sea gente.

Es que es una gente que es un amor incondicional.

Y eso ha sido porque te han visto como una persona en la academia.

Te han visto como ellos.

-¿Te puedo decir una cosa?

(Música lenta)

(RÍEN)

-¡Venga, salta, venga!

-Lo habéis visto. No ha habido malos rollos.

Dime alguno. No.

Habéis visto alguna bronca pero de cosas normales,

como tú dices, de convivencia.

Es complicado.

Es complicado. Son muchos meses, muchos días de convivencia.

Gente que no conoces de nada,

de repente, ponerte a competir, a convivir.

Es... complicado.

Yo cuando salí en Navidad, llegué muy tocada.

No volví bien.

Me hizo tener miedo de que empezaran a aflorar sentimientos en todos

que no tenían nada que ver

con lo que habíamos conseguido como compañeros.

Que empezara el punto ese de...

No de codazos y lucha, pero que podía pasar.

Y eso no me hacía mucha gracia.

Entonces, ocurrió algo histórico.

Y por eso estamos haciendo este reencuentro,

porque esto que ocurre es histórico.

Lo que vivimos y la semilla que plantamos fue histórica.

-Pero también es verdad que fue el primero.

Da igual, si no conectas, da igual.

"Gran Hermano" era el primero y no se soportan.

-Pero era distinto, nosotros trabajábamos.

No era: "Vamos a ver qué relaciones tenemos entre nosotros".

Teníamos un objetivo.

-Pero no tenemos por qué mantener el contacto,

y después de 15 años, no solo lo mantenemos,

sino que somos superbuenos amigos.

-Y es un arma de doble filo, porque nos dedicamos a lo mismo.

Se puede generar más competencia que en ningún otro "reality".

En carreras, en comparaciones... -No, porque nosotros...

Pero nosotros desde el programa nunca fomentamos eso.

Es decir, en los otros programas hacen todo para que aparezcan,

para crear un programa de relaciones.

Perdón, no, no. ¿Qué?

La psicóloga muchas veces intentaba enfrentarnos.

Y nosotros lo advertíamos con Manu y con Alejandro, que decíamos:

"Ni entréis, ni entréis".

Y aparte, era una premisa. Pero entramos.

Era para descargar a ver quién se sentía mejor o peor,

y lo que buscaban era bulla.

Bueno, yo lo sentí así, pero vamos que no.

Creo que quedó pendiente el otro día,

y me gustaría hacerlo con vosotros, es un ejercicio.

Yo os planteo la situación. Id diciéndoos cosas.

¿Cómo te veo? Y le podéis decir el cómo te veo.

-Veo gente que no sabe escuchar. Él no sabe escuchar.

Es nervioso y no sabe escuchar. Y con Àlex pasa lo mismo.

(ÀLEX) ¿Qué pasa conmigo? -Que me pasa lo mismo.

-¿Que no te he escuchado? -No, ¿sabes? No.

-Pero ¿sabes por qué?

Porque a mí quizás tampoco me han escuchado.

-Hay verdades que son impronunciables.

No me levantes el dedo, David. No me contestes así.

¿Pero qué chulería es esta? No grites, yo no te estoy...

Salto la voz cuando me saltan la voz.

Te estoy hablando con todo el cariño del mundo.

Cuando alguien te quiere... Pero decís las cosas en bajín.

Espera un momentín a que termine de hablar.

Que tú hablas mucho y yo nunca te interrumpo.

Pero lo que yo no puedo hacer es ir persona por persona diciendo:

"¿Tú hablas mal de mí?" Entonces cuando...

Pero a ver, Verónica, si te han dicho una persona,

¿somos todos unos mentirosos?

¿Es lo que tienes en tu corazón ahora?

Ya que hemos levantado la calle y hemos llenado esto de mierda,

vamos a llenarlo más de mierda. -¿Quién ha sido?

-El que tenga cojones, que lo diga. (VERÓNICA) Lo siento mucho.

A mí me parece una falta de respeto muy grande

que no lo suelte aquí en medio. Para mí, personalmente.

Y te digo más, yo ahora mismo estoy supercabreada.

Si quieres que me exprese, estoy mosqueada.

Y lo que está muy mal es esa persona que va diciendo:

"Tas, tas, tas". Cobarde.

¿Qué estás...? Me cago en diez.

Estás metiendo problemas, dañando la relación que hay aquí.

(MANU) Es meter cizaña.

A lo mejor tú no eras partidario. No, partícipe.

No, partidario de que se llevara a cabo

la competencia entre los concursantes,

pero yo sí he sentido, quizás a lo mejor es la televisión,

por el propio espectáculo, por lo que sea...

(LLÀCER) ¿En vuestra edición? Por supuesto que sí.

Por supuesto que sí. (NURIA) ¿En los temas que sacaban?

No, no en los temas, sino generar esa competencia,

con fans y con todo eso,

que al final nos ha perjudicado después al tiempo,

y eso sí que es verdad que no me gustaba de la televisión.

De lo que era el programa de televisión.

Mucha gente se cree que David y yo, lo que sea,

o que Laura y yo, ¿me entiendes?, que estamos así, un poco mal,

y eso no es cierto.

(TODOS VITOREAN)

(LLÀCER) ¡Ole!

(TODOS VITOREAN)

(Aplausos)

Escondidos...

(LLÀCER) Pero escúchame, ¿qué te pasa, Rosa?

(LLORA) Me ha dado mucha alegría, tío.

(TODOS RÍEN)

(PARREÑO) Ven aquí, mi amor.

Cortad, tío, cortad. -Es increíble.

(LLÀCER) Escúchame.

-Nos hemos emocionado todos y ha sido un momento bonito.

(LLÀCER) Siéntate, Alejandro.

(RÍE EMOCIONADA) Ha estado eso muy bonito.

Dejadla, dejadla que llore, que le hace falta.

Ay, mi niña. (ÀLEX) Hay mucho corazón ahí.

(SUSURRA) (SOLLOZA)

Es que ha sido, ¡guau! Límpiate, cariño.

(Música lenta)

Con mis compis nunca he visto ligas.

Las ligas de primera división, segunda división.

Jamás las he visto. Y no las permito, aparte.

No solo no las he visto, sino que es algo que defiendo mucho.

No las permito,

porque parece que subirse a un escenario ahora es fácil,

y no es así.

Y yo creo que todos los compañeros han demostrado

que realmente tienen talento y que comen de su trabajo,

y por ese lado no me los pueden tocar. A ninguno.

Nosotros conseguimos ser compactos, y casi blindados.

Había un sentimiento de protección entre todos

que era maravilloso.

Y aún hoy en día, sigue el espíritu de ese blindaje,

de esa comunidad tan bonita.

Júrame una y otra vez que tú...

No te vas a reír, ¿no? No, yo estoy bien.

Es que si lo hago... Si te has parado tú.

Si te partes, no puedo, ¿eh?

(LLÀCER) "A mí no me desnudéis. Espera, espera.

Que esta canción os pone muy calentorros.

A ver, no, joder". Este Àngel.

(Música romántica)

Y la música atrás... Es que sois, de verdad...

(Música romántica)

Mientras hacemos el amor.

(LLÀCER) "¡Ay! ¿Qué ha pasado?

Me estoy enamorando. (BISBAL Y CHENOA RÍEN)

Chenoa, ¿por qué te ríes tanto al ensayar con David Bisbal "Besos"?

No hacía falta ni cantar. Ponía la música y hacía... (RÍE)"

Sí, hacía: "Uuuh". No podía, pero...

Por eso. Pero es divertido. Un rato, luego ya te pones serio.

Pues bueno, a mí me resulta muy tierno,

porque es muy verdad.

Yo me reía porque cuando alguien me gusta me suelo reír mucho.

Entonces, claro, yo decía:

"Es que debo estar aquí, sin ensayar nada y riéndome".

No podía decir según qué palabras, me daba vergüenza. Te da pudor.

Cuando no te importa, no te importa y cantas.

Pero claro, decirlo era como "Qué fuerte, qué fuerte".

Pero me provoca mucha ternura,

porque aparte creo que era muy de verdad, muy bonito.

Fue una linda historia.

Yo entiendo muchas veces que la gente siga con el recuerdo.

Yo, es mío, es mi vida. Yo estoy encantada de tener

un documento tan bonito.

Escondidos, solos por amor.

-La oscura habitación.

-Tu cuerpo, el mío.

-El tiempo de un reloj.

(AMBOS) Escondidos, solos tú y yo.

-Atrapados sin poder salir. -Del interior.

-De tu interior.

(AMBOS) Mientras que hacemos el amor.

Lo estás viviendo, pero para ti es tan natural,

que es como que está pasando, pero nosotros estamos cantando.

Porque solo pensábamos

que salían las clases, la actuación, y chao.

Entonces hay cosas que tú pensabas que no se notaban,

y claro, la cámara pilla todo.

Las miradas, la química, la canción...

Es que es persona, parece que se olvida de...

-Si todos pusiéramos encima de la mesa todo lo que nos pasa,

pues anda que no hay temas.

No, pero yo en chándal no salgo más. Tío, paso.

(RÍEN)

(EMOCIONADA) Ya está. No puedo decir nada más. Hasta luego.

Es un clásico esto. Es un clásico.

Es como el de la Faraona: "Si me queréis, irse".

Irse.

Tú tienes el tuyo, de tu chándal, ¿no?

(TODAS RÍEN)

Podría haber elegido un color más llamativo,

porque el gris es muy feo.

Estabas muy triste. Vamos a reconocerlo.

(TODAS RÍEN)

Fuera de OT, he aprendido a templarme más.

Soy muy intensa, entonces me he aprendido a templar,

por una cuestión de protección mía.

Porque mi carácter a veces no era muy bueno para luego...

(ENFADADA) Juan, Juan, Juan, Juan y Juan.

O sea, tócate los cojones, Juan.

Pues nada, es de Juan. Si me parece muy bien,

y aparte tiene su sello.

Yo tenía mucho miedo de no sentirme integrada.

Venía con un bagaje de seriedad quizás excesivo para 26.

Chist, tranquilo, que me voy a empezar a cabrear, ¿eh?

Tranquilo, relájate.

(LLÀCER) Tienes mal carácter.

No, mal carácter no. Tengo el carácter que tengo.

Tuviste mal carácter, conmigo por lo menos tuviste mal carácter.

Bueno, pues quizás porque me has dado...

Tengo confianza,

y al que más quieres es al que más jodes.

Y eso es así. "Y punto, siempre es así.

Al que más quieres es al que más jodes".

Que la gente igual piensa

que soy una prepotente de mierda y una sabiondilla.

Pero que piensen lo que les dé la gana.

Bueno, sí, me reconozco. Sí, soy así.

Haciendo honor a la verdad, lo gestiono mejor,

pero no lo he variado mucho más.

Cuando ves a una persona con carácter

no solo hay que achacarlo a algo negativo,

también tienes que tener mucha fe en su palabra,

y yo lo que quería ganarme era el respeto.

(ENFADADA) No, no, no. Ahora soy yo la que...

Ahora me he puesto ya de malas.

Que se la haga él solo, que firme, y ya está,

y yo se la canto con el mismo corazón.

No tuve una mala experiencia con ninguno, al contrario.

Y todo lo que necesitaban, lo tenían con todo el cariño del mundo.

Pero bueno, nunca fue una intención de avasallar a nadie.

Me avasallaba a mí misma.

De hecho, la misma enemiga era yo de mí.

Y yo lo sabía, pero no me salía la...

No me he curtido en algodón,

entonces pues claro, sale el carácter de la pelea,

y eso, ¿qué hago? ¿Vuelvo a nacer, sabes?

Esta mujer es lo mejor que hay en este lado del río.

La mujer más cojonuda del mundo. Por cojones, ¿eh?

"Yo soy la mami. A mí me llaman la mami.

Y cuando alguien quiere hablar, me dice: "Chenoa, ven para acá".

No quiero que te presiones, tía. Al contrario, aprovéchalo."

Y tómalo como un halago.

Y aprende a recibir halagos, y que te digan que eres guapa.

Y a que te digan muchas cosas. Sí.

(LLÀCER) "Ayudas a Rosa como nadie.

Rosa es anti-tú, y la ayudas como nadie.

Yo sé que ayudas en este grupo. No se ha dicho nunca eso.

Y al contrario".

No llores por eso, mi vida. (SOLLOZA)

No era solo yo. Rosa éramos todos a una con ella.

Y la teníamos, la tenemos, la queremos.

Y en general, con todos los compañeros.

No me cuesta, me satisface mucho si puedo ayudar,

si puedo escuchar muchas cosas de esas.

Muy simpática, muy cariñosa, muy tierna,

y muy amiga de sus amigos. Ya está.

El mejor aprendizaje fue

que ellos me hicieron sentir como más frescura,

me dieron eso que yo no tenía.

Yo tuve una época

en la que pretendí ser constantemente feliz,

y casi me enfermo.

Y eso era porque estaba vendiendo una moto.

Y bueno, pues ya está.

Dije: "Se acabó, yo soy así".

Yo en OT aprendí mucho a ser feliz. Muy feliz.

(Música melódica)

A mí que me observe la gente, lo llevo a días.

No es 24 horas de buen grado.

Yo salgo por la puerta y ya está.

A mí también me gusta ir a un centro comercial y a un cine,

pero lo escucho. Escucho lo que están hablando.

"Mírala". No sé qué estarán mirando.

Aparte es que yo me miro y es como...

"No me habré peinado bien, estaré hecha un cirio".

Hay días que tengo mucha inseguridad.

Y los días que me siento muy insegura,

pues no salgo mucho a la calle.

Prefiero quedarme en casa

y agarrar fuerza con la gente con la que soy Laura.

Es como que lo necesito.

Y luego ya, pues bueno, tiro pa'lante.

(LLÀCER) Hay un momento...

Hay una cosa, una vivencia única que tenéis los 16,

y es que supongo que en algún momento os sentís solos.

Es decir, que la fama esta,

aparte de los que seguís arriba del todo,

de la fama esa de llenar estadios, o sitios, locales...

Ahora la cosa está muy mal. Lo sé.

Pero hay un momento que esa fama baja, desaparece,

y ese "boom" del OT desaparece.

Y entonces hay un momento que yo creo que os sentís solos.

Y mi pregunta que te hago a ti, Nuria, no sé, porque me vienes aquí,

es decir, ¿hay temores tuyos

que solo te pueden ayudar a resolver las otras 15 personas que hay aquí?

-Hombre, es obvio que el cambio ha sido con ellos.

El cambio de mi vida ha sido con ellos.

Yo siempre he dicho, no sé lo que pensáis,

que todos hemos estado para psicólogos.

Todos.

(LLÀCER) Para ir al psicólogo. -Sí.

(PARREÑO) ¡No lo entiendo!

-Yo no he hablado... (LLÀCER) Esperad.

-Porque yo siempre... (RÍEN Y GRITAN)

(LLÀCER) Dejad acabar a Nuria, hombre, por favor.

-Yo nunca lo he hablado con ellos,

pero yo siempre lo he dicho. El que me diga que no, miente.

Porque un psicólogo... Son profesionales.

Pero ¿para qué? Para desahogarte, para decir todo eso.

Porque a tu familia se lo puedes contar, o a tu amiga,

pero necesitas un profesional para que vea el porqué sientes eso,

que te dé...

Me han mirado... ¿Qué me ha pasado a mí?

Y lo voy a contar aquí, a mí y no sé si a vosotros, ¿vale?

Que esto me estoy abriendo ahora de más, pero no pasa nada.

(LLÀCER) Te lo agradezco.

-¿Qué pasa? Sí, hemos tenido mucha fama,

un cambio brutal,

hemos tenido muchas cosas que no esperábamos tener.

Pero yo llegaba luego a mi casa a Barcelona, y estaba sola.

Yo tenía a mi familia fuera, no tenía una pareja para compartir,

no tenía unos amigos dentro, conmigo.

Yo lloraba lo más grande.

Yo pensaba: "Los fans no tienen ni puñetera idea,

que se creen que tengo la hostia de dinero,

puedo hacer lo que me dé la gana,

y estoy sola llorando en mi casa

porque no tengo con quien compartir todo esto".

-O en un hotel, también.

-Me ha pasado así. De tener días libres sueltos,

y la psicóloga me decía:

"Nuria, en ese tiempo, ¿qué te gusta, bailar?

Vete a bailar". Y yo decía: "Vamos a ver,

si yo tengo dos o tres días libres, ¿dónde me voy ahora?

¿A una academia donde todos me ven diferente?"

Porque yo puedo ir a bailar con la gente,

a una clase de baile porque me gusta bailar.

Pero los que están en la clase, no me ven como ellos.

Para mí, me siento un bicho raro dentro,

no puedo hacer lo que me gustaría.

Y yo he tenido años de agobio que no he podido disfrutarlo.

Luego ya sí, pero al principio, he llorado lo más grande.

-Mira, yo, os acordáis, que cuando salimos entonces,

la gente nos trataba distinto.

Los que ya nos trataban antes, nos trataban distinto.

Y yo muchas veces, necesitaba ver

a alguno de vosotros, o del esto, para sentirme cómodo.

-Mis padres jamás me han llamado Juan.

Mis padres me llaman Juan Luis, mi familia me llama Juan Luis.

Nadie me ha llamado Juan.

Pues de la noche a la mañana, empezaron a decir "Juan, Juan".

Y eso para mí, es extraño. Tócate los cojones.

Juan, Juan, Juan.

(MANU) Mi abuela siempre "Manuel Ángel, Manuel Ángel".

Y yo llegaba a mi casa y "Manu, Manu".

Y yo "¿Pero cuándo he sido yo aquí en mi casa Manu? Soy Manuel Ángel".

(ÀLEX) Mejor que te hayan llamado Manu que Manuel Ángel.

(TODOS RÍEN)

(LLÀCER) A ver, Natalia, que tú eras la más joven.

¿Fue duro para ti?

-Pues es que yo acababa de terminar el instituto.

Termino el instituto, me meto en una academia,

yo había sido una niña muy protegida. Estaba con mis padres,

nunca había salido de casa.

Yo no era una chica de irme de campamentos y tal.

Me meto en una academia, pero es que yo me sentí muy a gusto,

me sentí muy protegida por ellos. A mí todos me querían muchísimo.

Manu me decía "yogurín", todos me llamaban tal,

y yo me lo pasé muy bien.

Ahora, cuando salí, me pasó un poco lo que le pasó a Nuria.

Recuerdo las primeras Navidades, la Nochevieja con la familia,

pero los Reyes los pasé yo sola en un piso en Barcelona, llorando,

y yo lo pasé muy mal.

Porque aquí, estaban todos dentro de la academia,

pero yo, cuando íbamos saliendo, nos metieron en un piso en Barcelona.

Y a veces, se iban todos de bolo, y yo me quedaba sola en ese piso.

Nadie sabe lo que es llamar a tu madre y a tu padre llorando,

que estás a 1200 km de tu casa, diciéndoles: "Tengo miedo".

(LLÀCER) Tenías 19 años, ¿no? -Eso es muy jodido, ¿eh?

(LLÀCER) Pero por lo que yo entiendo del discurso que estamos haciendo,

es que este no es un proceso bueno para...

Sí es bueno, pero no es fácil. (LLÀCER) Bueno, eso, difícil.

(ÀLEX) Fácil no lo es.

Y hay que estar muy bien amueblado para haber pasado 15 años

con todo lo que hemos vivido.

(NAÍM) El proceso es difícil.

(LLÀCER) Entonces, el proceso de dejar de tener fama...

De tenerla de golpe y dejar de tenerla.

Hay dos casos.

Es que no hemos dejado de tenerla. (LLÀCER) Algunos sí, algunos no.

-Nos conoce todo el mundo a todos.

(LLÀCER) ¿Os conoce todo el mundo? -Sí.

(GENO) Àngel, a mí en mi caso, y es supercurioso,

y me lo pregunto mucho.

Fui la primera y después de 15 años, voy por la calle y...

O voy a otra ciudad por trabajo y tal, y me conoce la gente.

(LLÀCER) No seamos hipócritas.

Muchas veces nos miran, y me incluyo, con menosprecio.

Nos conocen y dicen... Bueno, no siempre es para alabarte.

(JUAN) No le puedes gustar a todo el mundo.

Yo tengo un cachondeíto cuando voy por la calle con el "Europe" que...

(LLÀCER) ¿El? Con el "Europe".

Yo por la calle sola, con mi bolsito, mis cosas...

Bueno, porque también hay una... Perdón.

Hay una... No, no.

Es que no sabes si están de cachondeo o no.

Hay un grupito de... (CANTA) "Europe's living"

Hay una muy mala fama, o una muy mala...

Es "hola" o pasas. Hay una muy mala educación,

que es esa educación de que eres muy "cool"

por meterte con los demás.

Y en la sociedad española se ha ido fomentando de una forma

que a mí personalmente no me gusta.

(LLÀCER) Pero tengo que decir que en nuestra época, hace 15 años,

no era así, ¿eh?

No, no, por eso lo estoy diciendo. Porque es una moda.

Todo viene por modas. Yo lo que quiero...

Perdón, Vero, que quieres hablar. No, se va quedando atrás.

Pero lo que estábamos diciendo que cada uno ha pasado...

Yo creo que lo bonito de todo

es que todos hemos vivido un momento malo,

pero lo hemos vivido cada uno en silencio.

Cada uno lo hemos vivido...

Y hay cosas que no se han podido compartir.

porque han sido muy nuestras.

Y hemos tenido que superar nosotros nuestros miedos,

nuestras ansiedades solos. Y eso es bonito

porque yo creo que ese pedacito de cada uno lo llevamos dentro.

Y luego, sí que se comparte, porque ya lo has superado.

-Hay una cosa que es muy...

(GISELA) Àngel... (LLÀCER) Espera.

Déjale que Javián hable. -Ay, perdón.

-Es duro lo que ha dicho.

A mí me ha costado tela asumir todo eso.

Mis amigos y familia me decían:

"Tienes que hacer lo que quieres hacer".

Y yo: "No puedo".

Yo, por ponerte un ejemplo concreto,

yo soy guitarrista de un grupo hace muchos años

que no tiene nada que ver con OT.

Yo hay días que me subo al escenario y hay 2000 personas en las ferias,

y eres Javián, pero al día siguiente,

voy a un barecito con 200 personas con mi grupo de "rock".

Toco la guitarra, no estoy cantando.

Yo allí ayudo al cantante a cargar los altavoces, el amplificador.

Yo voy cargando.

Y escucho, voy andando: "Mira para lo que ha quedado".

Te dan ganas de volverte y decir...

¿No hay una lectura mejor de decir:

"Joder, con dos cojones"? (ÀLEX) Está currando.

-Yo estuve en Los Ángeles.

Vi a un guitarrista que admiro mucho, Scott Henderson.

Terminó el bolo, puso el coche en la puerta, abrió el maletero

y cargó los amplificadores. Y pensé: "Esto lo aprendo para mí".

Y ya no me da vergüenza ir con mi amplificador, cargándolo.

¿Y qué pasa? (PARREÑO) Eso es envidia.

-En este país, si no sales en la tele, parece que estás muerto

y que no estás trabajando, y eso es mentira.

Trabajamos, hacemos lo que nos gusta,

nos dedicamos a la música, y aunque no salga en la tele,

yo personalmente, que no soy una persona muy mediática,

yo hago mis musicales, mi música, me dedico a lo que me gusta.

(GENO) Todos vivimos de la música.

(GISELA) Pero si no sales en la tele, no se reconoce.

(MIREIA) Y además nos lo dicen muchísimo.

La gente ese tema, es lo típico.

"Jo, qué bien, Bisbal y Busta que están ahí.

Qué pena que los demás no estéis haciendo nada".

Y es como... ¿Perdona?

Que esta niña, o esta niña esté haciendo otro programa de televisión,

o están en un musical mis compañeros, ¿eso es no hacer nada?

(LLÀCER) Ya que hablas de Bisbal.

Tú que eres aquí como el Bisbal... No, yo no...

Bueno, sí. Nunca me he considerado...

Me da igual lo que te consideres. Es que me da mucha rabia.

Te honra que no te creas que eres la hostia.

Bueno, dime.

Eres David Bisbal, una estrella mundial. Y rima.

Mi pregunta es, tú eres David Bisbal,

¿tú te sientes más feliz que los demás?

Yo me siento feliz porque he podido disfrutar de mi trabajo

y lo comparto con la gente que yo quiero.

Yo no necesito ser el número uno para ser el más feliz del mundo.

¿Me entiendes?

Entonces la pregunta es: "¿Tú te sientes más feliz que los demás?

¿Crees que eres más feliz?"

Seguro...

(TODOS HABLAN A LA VEZ)

-Esa pregunta es absurda. -Vaya pregunta más absurda.

(LLÀCER) Pero un momento... -Yo quiero escuchar lo que dice.

Yo he dicho que seguro... Siempre he dicho que mis compañeros

que salieron en el mismo programa que yo,

con sus historias de discográfica, o con sus trabajos,

que me parece que hacer un musical es uno de los trabajos más bonitos

y más sacrificados del mundo de la música,

por así decirlo, seguro que están felices de hacer lo que hacen

y a donde han llegado,

porque ha sido un regalo igual para todos.

(LLÀCER) Vale. Nadie es más que nadie.

Pero esa pregunta es para todos.

(LLÀCER) Esta pregunta que hago es absurda

porque el razonamiento que hace mucha gente es esta pregunta.

Que se creen que es más feliz. No.

Es verdad, eso es así.

Yo muchas veces digo: "¿Por qué?

¿Por qué David es más feliz que Mireia

que decidió abandonar la música un tiempo y estar con sus hijos?"

-El nivel de estrés es distinto.

Es que esa pregunta es prejuzgar. Bueno, pues muy bien.

Es prejuzgar a una persona que está aquí.

Pero si realmente lo que está diciendo

es que tú eres una persona muy feliz,

que Mireia es una persona muy feliz, y que se siente una persona exitosa

con lo que recibe en su profesión,

y lo comparte con su gente más querida, y punto.

(MANU) Y disfruta con su hogar. Totalmente.

(GENO) Felicidad son momentos.

Yo he estado en momentos superduros. Ahora estoy en un momento bueno.

Y quién sabe dentro de cinco años si estoy... No sé.

Como decía mi padre: "La obra irá pidiendo material". Y no hay más.

Esto me parece muy interesante, ya no por nosotros,

sino para la gente que está fuera.

Yo conozco artistas que están empezando

que no son felices a no ser que consigan...

Totalmente de acuerdo, y ahí iba yo también.

Es decir, si quieres a toda costa ser un número 1,

vas a sufrir si no lo consigues. ¿Entiendes lo que te quiero decir?

Pero si tú te sientes un número 1 siendo el 300,

pues eres feliz y punto.

Siendo corista de Julio Iglesias, protagonista de un musical,

en Madrid, o haciendo lo que sea, ser feliz.

Pero es que como no lo consigas, parece que me amargo.

(Música melódica)

(JAVIÁN) Yo con 26 años o por ahí, me fluyó algo de no sé,

que dije: "Yo quiero salir en la tele y ganar dinero fácil".

Y empecé a apuntarme a todo, o sea tampoco...

Yo entré en un "casting"

donde había gente que llevaban desde chicos cantando.

Que su sueño era cantar, y todos cantando y tal.

Y yo llevaba un año en una orquesta. Y había cantado con una guitarra,

porque yo soy guitarrista, y había cantado cuatro canciones.

Un concurso de cantantes, te repito. Yo no era cantante.

Entonces empiezan mis traumas, mis complejos, mis movimientos de:

"Yo soy el peor".

De castigarme en el sentido de "yo no merezco estar aquí".

A mí un compañero mío me dijo: "No sé por qué te han cogido a ti.

Creo que tú no deberías ser parte de esto".

Claro, yo agradezco la sinceridad que tuvo,

pero me clavó un puñal en el corazón.

Y es porque yo sabía que era verdad.

Aparte, un cambio que sufrí también muy raro,

es que yo soy "heavy", pero "heavy heavy".

Con los pelos por aquí, las botas militares,

y de pronto, en el programa, una vez que me cogen

y que empiezo a ver cómo funciona aquello,

digamos que me pongo un traje, el de la música latina.

Me hice un traje para poder llegar al programa,

y una vez allí, para poder seguir teniendo

una continuidad económica y laboral.

Porque si entro y digo:

"Por mis cojones, que soy 'heavy' y aquí me ponéis 'heavy'",

pues no hubiera tenido trabajo, termina el programa y a mi casa.

Y yo quería seguir trabajando.

("She bangs", Ricky Martin)

¡Ay, mírala!

(CORO CANTA EN INGLÉS)

Me enloquece cuando baila, camina, no puedo parar,

esa mujer me va a matar.

Yo todavía no he visto los programas.

No sé por qué, pero de verdad, no sé por qué.

Y no es que me dé tristeza verlo.

Al revés, me da alegría verlo todo,

pero es que lo veo y me pongo a llorar.

Y no quiero parece un ñoñas, pero es verdad,

lo veo y todavía hay algo que no he cruzado.

Necesito algunos años más para asimilar ciertas cosas.

(MUJER) Vamos, Ale.

-Ale, ¿quieres sandía o un plátano?

-Me encanta veros a todos juntos. Me encanta que lo pases bien.

-¿Entonces?

-Pero yo tengo recuerdos que tampoco son tan buenos.

Yo lo pasé mal, tú sabes que lo pasé mal.

Yo tuve un susto por parte de tus fans.

-Ya, pero eso forma parte de eso, es normal.

-Ya, pero imagínate para mí lo que fue.

-Y cuál es mi sorpresa, que salgo del programa,

y el primer concierto donde voy de "rock", me insultan.

Pero me insultan a grito pelado. Mil personas insultándome.

"Fuera de aquí, ¿qué haces aquí?"

Yo salí llorando del concierto, claro.

Es el primer cambio que yo sufro de decir: "¿Qué has hecho, tío?

Te has presentado a un 'casting' de cantantes sin ser cantante,

estás haciendo latino sin ser latino".

Pero no puedo,

siento que muero,

me estoy ahogando sin tu amor.

Ha sido una experiencia muy fuerte, mucho.

Era un cambio...

Yo la semana de antes de entrar en el programa,

cobraba 80 euros por noche.

Salgo del programa, y nada más salir, ya tienes bolos,

ya empiezas a hacer conciertos.

"Aquí tienes el repertorio. ¿Y qué voy a hacer? Tres canciones.

¿Tres canciones? ¿Eso es un concierto?

¿Y cuánto voy a cobrar? 6000 euros".

Pero es un "shock".

Esa noche canté seis, repetí los tres temas dos veces.

Yo tenía que justificar que estaba ganando ese dinero,

no me lo podía creer.

Es algo que sientes que no te mereces.

Y yo pensaba: "¿Por qué hace poco ese mismo público me pagaba 80 euros

y ahora me paga 6000?

¿Ahora valgo más que antes o antes valía menos que ahora?"

(Música melódica)

(NIÑA) ¡Qué pimiento más raro!

-Mi día a día es el de una persona normal.

Es estar con mi mujer, con mi hija, hacer mis tareas normales.

Y mi trabajo, los fines de semana más que nada.

Y entre semana, el trabajo consta

de las heladerías que llevo para adelante,

pues las gestiones que tenga que hacer con ellas.

Llevo ya diez años de heladería, y ahora tengo dos en la playa.

Y gracias a eso, mi día a día puede ser

el dedicarme a mi familia y a la música.

(CHICAS) ¡Javián, Javián!

-Estoy seguro de que el programa ha cambiado mi forma de ser.

No lo creo, estoy seguro.

Yo no tengo recuerdos de ir a una tienda

con la soltura y la naturalidad que va una persona anónima.

Porque aunque ha bajado mucho el nivel de fama,

voy a las tiendas y sigo haciéndome fotos con gente.

Eso te crea inevitablemente una coraza.

Al principio, la coraza era muy gorda,

hasta el límite de que estaba traumatizado de salir a la calle,

mi familia me reñía.

"Vamos a ir... No, yo no voy".

Con la gorra, las gafas, acojonado, y tenía pánico a salir a la calle.

Y no quiero pensar lo que vivirán algunos que están por ahí arriba.

Pero porque lucho, ¿eh?

Si no, tendría que renunciar a muchas cosas.

No quiero renunciar a llevar a mi hija al colegio.

Yo, por pelotas, hago que sea normal.

Yo voy al cine, voy a comer, hago todo porque quiero hacerlo.

Mi objetivo es ser muy feliz, no separarme de mi familia,

no separarme de mi Sevilla y no separarme de mi música.

Estos cuatro objetivos, si tú me entregas un Grammy,

o pierdo uno, o pierdo dos, o pierdo tres.

Esto mucha gente, con los años lo he ido contando, y lo primero es:

"Tú tienes envidia". Ya está. "Tienes envidia".

Me da pena que alguien pueda pensar que yo pueda fracasar.

Fracasar, Dios mío. ¿Qué pasa?

Que como no me ven en las primeras listas de la radio,

ya estás fracasado, ¿no?

Entonces, fracasar...

Tengo todo lo que deseo, lo que quiero.

Vamos a cambiar eso, hostia. Vamos a cambiarlo ya.

Que yo soy una persona con mucho éxito, muchísimo.

Tengo mi casa, mi coche, pago mi hipoteca,

y tengo dos duros en el bolsillo para irme a comer una tapita.

No quiero más, es que no quiero más.

(LLÀCER) Ahora voy a abrir esto, porque vamos a cambiar de tema.

(PARREÑO) ¿Hay más cosas ahí?

-Vamos al final ya, ¿eh? No tengo más.

-Pues vaya mierda.

-Ah, esto no lo he sacado. Vamos a sacar esto.

¡Oh!

(TODOS VITOREAN Y APLAUDEN)

(JUAN) ¿Dónde están mis royalties?

(PARREÑO) Este es de platino. -Qué bonito.

(LLÀCER) Mira, Juan.

A ver, os voy dando. Mira, mira. (MUJER) ¡Piruleta!

(RÍE) Bueno, tú ríete.

Aquí parezco que he fumado, niño.

(PARREÑO) 17 de diciembre de 2001, ¿eh, chicos?

Qué bonito, tío. (PARREÑO) ¡Hostia!

(RÍEN)

Consigue ya tu helado de Operación Triunfo.

(TODOS RÍEN) -David, ¿por qué reniegas de esto?

-Ay, qué cejas.

-Mira qué cara, y qué cejas.

Bueno, yo tampoco estoy... ¿Estoy muy...? Mira.

Estás mejor ahora.

(LLÀCER) Bueno, a ver...

(DAVID Y VERO CANTAN) ...la vida mimándote.

(RÍEN)

(LLÀCER) Enseñaos, ponedlos ahí, ti, ti, ti.

¿Habéis cambiado?

-Hombre, si pongo la cara como que huelo mal.

-Sí, poneos que se os vea así.

-Yo he cambiado muchísimo. -Habéis cambiado bastante.

(ÀLEX) Bustamante solo se ha subido el pelo.

(LLÀCER) Rosa, cuando te ves no te gustas nada, ¿eh?

No es que no me guste, no es que no me guste.

(VERÓNICA) Le he dicho que de esa Rosa yo me enamoré.

Y todo el mundo. (LLÀCER) Toda España.

(GISELA) Todos nos enamoramos.

(LLÀCER) ¿Pero qué te...? Eres un ejemplo.

(LLÀCER) Rosa...

Es muy difícil de explicar. (LLÀCER) Pues explícamelo.

Imposible. ¿Por qué?

¿Por qué? Silencio.

¿Por qué? (FARFULLA)

Pues por un lado me da rabia de no haber...

(DUBITATIVA) De no... Pues eso, de a pesar...

Aquí entré con 20 años,

pero de cabeza tenía como si fueran 13.

Pues si no habías vivido.

Ya, pues no había vivido,

pero al final, todo en esta vida se paga con creces.

Entonces las carencias que ha habido me han dado muchos problemas

y han sido causa de que yo,

en vez de pasarlo bien durante 15 años,

pues lo he pasado mal.

El discurso es al revés.

Yo te pregunto: "¿En qué has mejorado?

¿Qué te notas mejor? ¿Qué diferencia ves buena de eso a ahora?

¿En qué has crecido?

La gente lo que ve es el físico, que parece que todo es el físico.

¿Pero y tú qué crees? Tú.

Que he rellenado mucho en mi alma y en mi cabeza.

Yo tengo hábitos que no tenía.

(LLÀCER) Pero eso del físico es una mentira,

porque si tú no te gustabas y la gente solo ve el físico,

¿por qué ganaste? Exactamente.

Eso es lo que no me gusta. ¿Y por qué ganaste?

Yo tengo dentro de mí... En esta época...

(LLÀCER) No, ¿por qué ganaste?

Yo qué sé, porque os tengo engañados, yo qué sé.

(GISELA) ¿Qué dices? Piénsalo.

¿Por qué? ¿Por lástima?

-¿Qué dices? (LLÀCER) ¡Va, hombre, Rosa!

-Primero, era la mejor voz que había en España.

(VERÓNICA) ¡La voz! (GISELA) Pero, Rosa, por favor.

-Rosa cuando salió el programa...

¿Os acordáis de aquello de "Ausencia"?

Yo conté 27 segundos un día.

(ENTONA) ¡Ah! Se iba a reventar la vena.

Número 1, por eso.

Y número 2, porque no se había visto nunca a lo mejor

una persona tan así en ese momento, que tuviera esas ganas,

que la arropáramos tanto, y España desnudó la cámara

desde el primero día y la quiso como la quisimos nosotros,

como la siguen queriendo y como la querrán toda su vida.

Perdón, y solo voy a decir una cosita más.

Lo que tú sí sientes, porque yo te conozco,

trabajas mucho ese punto de "yo me siento un fraude".

Y eso no es así.

Has ganado por voz y por muchísimas cualidades

que ahora encima las has potenciado, con lo cual...

Yo lo que no entiendo es

por qué eres una juez tan implacable contigo misma.

Es que eres salvaje contigo misma. Es que te fustigas.

Es que no te reconoces tus méritos, tus logros, tus superaciones.

Yo tengo aún 35 años y hay todavía muchas carencias.

(TODOS) Pero como en todo el mundo.

Como todos, ¿a que sí?, como todos.

(LLÀCER) Silencio.

Si yo me quiero mucho ahora mismo.

El problema... ¡Silencio!

El problema es que eres demasiado exigente contigo misma,

y sigues buscando algo que ya has alcanzado con creces.

No. Y no te das cuenta.

Ya has alcanzado. Todos somos exigentes.

Eres un gran ejemplo de superación.

Y tú has ganado no simplemente por voz.

En esta vida, los cantantes con más éxito no es por la voz.

Pues no, pues no.

Son los que cantan con el alma, y tú lo haces.

Eso te iba a decir, que no es cuestión de voz.

(ÀLEX) Es tu alma. Eres grande y eres un ejemplo.

Cantamos todos con el alma.

Y vosotros que sois padres, más todavía.

(LLÀCER) Os cuento por qué he sacado esto,

que me viene muy a colación.

(MANU) Me recuerdas a la psicóloga, venga.

(LLÀCER) No, no era en plan psicóloga.

Era para hacer un poco...

Porque siempre me han preguntado: "¿Y quién se lio en la academia?"

(TODOS EXCLAMAN) ¡Bueno! ¡A tope!

(JAVIÁN) ¡Yo con Juan!

Yo lo voy a contar. Yo con la foto de Manu.

Yo me lié con Àngel y con Nina, ya está.

(ÀLEX) Con Nina fui yo. (GISELA) Yo también.

Yo fue con Manu Tenorio. (LLÀCER) Perdón...

(MANU) ¡Cállate, tío!

(NURIA) ¿Tú crees que después de 15 años

vas a venir con la preguntita y ahora vamos a largar?

(PARREÑO) Manu, eso me ha dolido. -No se cuenta nada.

-Pensaba que era el único.

-¿Qué te pasa?

Es de un muchacho. Es de un muchacho.

¿De aquí dentro? Sí.

¿Compañero tuyo? No.

Se me escuchó Manu, y la gente pensaba que era Manu Tenorio.

Pues no, yo me estaba enamorando de Manu Guix.

No sé cómo es porque no lo conozco bien,

pero se ve una persona, un hombre muy sensible.

Estás enamorándote. (RÍE)

Qué mal y qué bien se pasa.

Ya te digo que no es malo, pero... (LLORA)

Qué mal y qué bien.

¿Y no puede ser un poco de admiración eso?

A mí Manu me llenaba tanto cuando tocaba el piano.

El día que canté "Something", no me lo podía creer.

Manu tocándome, Manu Guix tocándome el piano a mí.

("Something" de los Beatles)

(CANTA EN INGLÉS)

No me lo podía creer. Esa boca que tenía, supersensual.

Cómo cantaba ese niño, cómo canta Manu Guix.

(NAÍM) ¿Hay algún rollito entre dos concursantes?

-No. -Hay rollito de primavera.

-Pareja buena hacéis un rato, ¿eh?

-Ya, lo que pasa es que yo no sirvo para ella.

Yo soy del vulgo, yo soy gente del pueblo, del pueblacho.

Hola, petarda.

Contigo no voy a ser menos.

Ve para arriba y vete desnudando que ahora subo yo. (RÍE)

La química que se vio entre los dos, pues para qué quieres más.

No se podía hacer otra cosa.

Tiene una boca con unos labios muy carnosos y bien dibujados.

-El típico sevillano que empieza: "Ay, no sé qué",

a decirte cuatro cosas, eso mola, eso le gusta a cualquiera, ¿no?

-Ah, y unas orejas que se salen del mapa.

(RÍEN)

-Es lo que visteis. Había mucha química.

Eso estaba ahí, en el escenario. ¡Ojito!

-En aquella época, pues eres jovencito,

y tienes las prioridades un poco desbarajustadas.

Somos pareja ya, ¿eh? -¿Sois pareja?

-Sí. -Esto es la exclusiva de esta semana.

-La exclusiva. -Es mentira.

-Verónica y Àlex, pareja. -Es mentira.

(ENFADADA) ¡Àlex! ¡Desde luego!

("Love is in the air")

-Le doy un pico a Geno,

y eso en la primera gala, fue sonadísimo.

Además, yo tenía una novieta en Mataró,

imagínate la primera gala cómo se quedó.

(Aplausos)

-No tengo novio. Por ahora, no. No quiero.

-Lo ha dicho, no quiere novio.

-Que yo tengo novia. -¿Y tú tienes novia?

(Risas)

-Ya me buscasteis un divorcio antes de entrar.

("Love is in the air")

-Hay buena amistad. Hay muy buena amistad.

Lógicamente, puedes sentir atracción, pero no...

Si la pregunta es: "¿Hubo falta de sexo?",

en mi caso te voy a responder: "Sí".

O sea, solteros, jóvenes, con ganas, con afición,

porque yo he tenido siempre mucha afición,

al amor y sus artes.

(CANTA EN INGLÉS) (LLÀCER) Van a llover hombres.

-Así no había quien se concentrara.

("It's raining men")

Yo creo que fui la chica más odiada en ese momento de España.

(TODOS VITOREAN)

-Para todas las chicas de España.

¿Ves? Lo que te digo.

¡Ay, Dios mío! Se me han subido los colores y todo.

¡Qué calor que hace!

Que no, hombre, no, es un leyenda.

Porque yo esperé a mi mujer hasta el matrimonio,

que lo sepan todos.

(LLÀCER) Sentaos.

A ver, ese amor de juventud que creció en la academia,

por favor, os pido que lo reviváis

y os sentéis junto a la persona que amasteis.

-Mira yo, mira.

(HABLAN TODOS A LA VEZ)

(LLÀCER) ¿Con quién vais?

(TODOS RÍEN Y HABLAN)

(PARREÑO TARAREA)

-Yo es que iba a tope. (TODOS RÍEN)

(LLÀCER) ¿Esta es la verdad de OT?

Esta es la verdad. Esta es la verdad de OT, ¡venga!

Somos novios.

Mantenemos un cariño limpio y puro.

-Tan limpio y puro.

-Como todos,

procuramos

el momento más oscuro.

-Para hablarnos,

para darnos el más dulce de los besos.

Y recordar de qué color son los cerezos.

Sin hacer más comentarios,

somos novios.

-Para hablarnos.

(AMBOS) Para darnos el más dulce de los besos.

-Y recordar de qué color... -... son los cerezos.

-Sin hacer más comentarios,

somos novios.

(AMBOS) Somos novios.

-Siempre novios.

(AMBOS) Somos novios.

(Aplausos y vítores)

Muy bien, cariño.

-Mira, la verdad, es que me hacía mucha ilusión venir,

eso es verdad.

Porque a muchos os he visto, os veo más,

y a otros os veo menos,

y la verdad es que lo que más me ha gustado

es que seguimos siendo los mismos.

Nos han pasado mil cosas en la vida a nivel personal, profesional,

que pasamos por un momento muy difícil y muy bueno,

que fue Operación Triunfo, esta es la conclusión que yo saco,

pero que todos hemos sido valientes, habéis sido valientes de pasar

por todos los obstáculos que la vida

después de eso os ha puesto delante.

Y lo que más me gusta de todo

es que una, hay verdad en todos,

y dos, que hay amor, amistad.

Y eso me alegra y os lo agradezco.

Yo sé una cosa que yo creo

que el hecho de haber hecho el reencuentro

después de 15 años, cierra un ciclo,

pero a mí me gustaría que aquí cerráramos un ciclo

y que dejáramos OT...

atrás,

que nos lo guardáramos muy dentro,

y que empezáramos una vida sin ello.

-Sin ello, no. Eso es imposible.

Pero ¿por? (LLÀCER) Me gusta, eso quería oír.

(HABLAN TODOS A LA VEZ)

Estaba flipando.

(TODOS ENTONAN) ¡OT 1!

(LLÀCER) ¡Venga!

(TODOS) ¡OT 1! (ÀLEX) ¡Gran Hermano!

¡Que te sientes, vete de aquí!

(LLÀCER) Venga, vámonos.

Vámonos para allá, venga.

Lo que nosotros vivimos no lo vivió, ni lo vive, ni lo va a vivir nadie.

Nosotros somos los 16 concursantes de la Operación Triunfo 1.

Y eso es historia de la televisión, de la música de este país.

Madre de Dios.

Lo que ha pasado, y mira dónde estamos y seguimos aquí.

Y ole nosotros lo que hemos vivido,

que eso se queda para nuestra memoria,

para contárselo a nuestros niños. Es un subidón.

-Es algo tan fuerte que nos ha unido,

es un vínculo que siempre va a estar ahí toda la vida.

Pues digamos que Operación Triunfo es el hijo,

y nosotros como si fuéramos los padres.

-Y estoy haciendo lo que hago por OT.

Nunca renegaré de mi formato, al contrario.

Amo el producto y el programa.

-Yo estoy muy orgullosa de ser una "triunfita"

y jamás me ha molestado que me reconocieran por eso.

A mí me dieron la oportunidad

de expresar el sentimiento de la música

en un programa de televisión, y gracias a ese programa,

una discográfica me pudo grabar mi sueño, mi primer disco.

Para mí, Operación Triunfo creo que fue

el descubrir que se puede ser muy feliz haciendo lo que te gusta.

(JUAN) Para mí el reencuentro de los 16

y que hayamos tenido la suerte de ser los 16 es algo enorme, grande.

-Yo salgo de Operación Triunfo, y salir de OT es un regalo.

(Música lenta)

  • Capítulo 2

OT. El Reencuentro - Capítulo 2

23 oct 2016

Àngel Llacer se une al reencuentro con los concursantes de la primera edición de Operación Triunfo. A lo largo de casi dos horas, todos ellos hacen confesiones reveladoras de su paso por la Academia, desde sus momentos más duros hasta las historias de amor que se vivieron dentro de sus paredes. Además, se produce el momento más esperado por los fans del programa: el abrazo, más de una década después de su ruptura sentimental, entre Chenoa y David Bisbal. 

ver más sobre "OT. El Reencuentro - Capítulo 2 " ver menos sobre "OT. El Reencuentro - Capítulo 2 "
Clips

Los últimos 136 programas de OT. El reencuentro

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Secciones:
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios