www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.0.0/js
3369399
Órbita Laika - Programa 9 - ver ahora reproducir video 56.03 min
Transcripción completa

(Música cabecera)

(Ovaciones)

No pasa nada. Suficiente. Gracias.

Gracias. Uno más, por favor.

Ya está, suficiente. Buenas noches.

Bienvenidos a "Órbita Laika". Quiero hablaros de un tema

que tiene preocupada a la comunidad científica,

y es la enorme cantidad de mierda que hay orbitando

alrededor de la Tierra. Para ser astronauta

hay que tener muchos estudios, pero se puede ser un guarro

para estar ahí arriba sin problema. Durante mucho tiempo,

se creyó que si tirabas algo al espacio, caía a la Tierra

y se quemaba en la reentrada. Y los astronautas abusaron de eso.

¿Que pelaban una naranja? Las mondas, al espacio.

"Nadie se va a enterar". ¿Que comes pipas?

Lo tiras al espacio y punto. ¿Y qué ha pasado?

Que nada de eso ha caído. Se han quedado ahí dando vueltas.

La próxima vez que miréis a las estrellas,

pensad que eso está petado de cáscaras de mandarinas flotando.

Ya no es bonito tumbarte con tu chica:

"Mira aquella estrella". Aquella estrella o aquella basura.

Si no me creéis, mirad,

aquí tenéis una tapa de yogur chupado

fotografiado por el Hubble. Lo tenéis ahí.

No es solo una cuestión de estética.

En el espacio, la mugre tiene sus peligros

porque viaja a miles de kilómetros por hora.

La Estación Espacial Internacional podría ser destruida por un risketo.

Imaginad a los astronautas gritando:

"¡Houston, el risketo se dirige directamente a nosotros!".

Y en Houston, la gente en los ordenadores:

"Dios santo, están perdidos. El risketo los va a matar".

Lo mejor que nos podría pasar

es que toda esa basura cayese a la Tierra.

No las mondas y los risketos, sino todo.

Las piezas rotas de las naves también. Eso sería guay.

Sobre eso trata mi canción de hoy, que, muy humildemente,

le he puesto por título "Lluvia de mierda".

Creo que es bastante contundente y se entiende el mensaje.

¿Quién empezó? ¿Quién fue el primero en decir:

"No hay ninguna papelera. Bueno, nadie me ve, lo tiro aquí"?

¿Quién consintió largarse sin discutir

abandonar el espacio dejando todo eso allí?

Pues poco a poco se han conseguido acumular

cien toneladas de basura

que, cuando caigan, ya verás.

Y ojalá nos pille muertos,

porque esa lluvia dolerá.

Como 'la lluvia de la mierda' en los libros se recordará.

Lloverán guantes, lloverán botas,

hasta lloverán pelotas de golf.

Un crucifijo, cajas de herramientas,

y algo que no se verá bien hasta el 2032.

Millones de pinchos, de cobre,

gotas radiactivas, pipí, popó.

Y hasta las cenizas, ¿te suena 'Star Trek'?,

pues de su creador.

Lloverán tuercas, también una Biblia,

quizá algún gatito que se les coló.

Lloverán piezas enteras de naves

que, como te rocen, te parten en dos.

Lloverán libros que no se leyeron,

y casi seguro caerá algún condón.

Y alguna cosita que, al tocar el suelo,

monta una explosión.

El meteorito de los dinosaurios será una bobada en comparación.

Una lluvia de mierda será la culpable

de nuestra extinción.

Empieza "Órbita Laika".

Bueno.

Hoy nos visita un hombre que hasta hace poco

era muy conocido, principalmente en su casa.

Pero que, de golpe y porrazo, se ha convertido

en uno de los actores más populares de la tele.

Recibamos con un aplauso un poco vasco

y un poco andaluz también a Jon Plazaola.

(Música)

Encantado.

Muchas gracias por venir. De nada, hombre.

Hola, buenas.

¿Qué tal, Jon? Muy bien, muy bien.

Bienvenido. Me ha traído un ruso en el taxi.

¿Un ruso? Sí.

¿Qué tal con él? Me ha dicho:

"¿Usted va a 'Órbita Laika'?". Nos ven mucho por allí.

Qué profesionales, por favor. Lo mandamos nosotros.

Para que vayas entrando ya en tema. Tengo que avisarte una cosa.

Ahora mismo, está saliendo en pantalla

un rótulo con tu cuenta de Twitter,

en la que te haces llamar Jonny Platz.

Sí.

Dime la verdad. El Twitter te lo abriste antes de petarlo.

Sí, esto es algo que viene de lejos.

Me lo puso un colega que estuvo de Erasmus en Berlín,

De mi apellido, Plazaola, todos me llamaban Plaza.

Él estuvo en Berlín, allí las plazas son "platz",

de ahí Jonny Platz. Ahí se quedó.

Tu amigo habló por todos. Sí, sí, sí.

Tomó la ley por su mano y para adelante.

Pero ¿Jon o Jonny? ¿Cómo te...?

¿Qué prefieres? Hombre, Jon.

Es mejor, ¿no? Sí.

Eras guionista, de pronto te has hecho famoso,

muy famoso, gracias al éxito de 'Ahí abajo'.

¿Qué tal lo llevas? Muy bien.

Con mucha naturalidad. ¿Te han hecho las fotos

de mientras estás masticando en un restaurante?

Que yo sepa, no. No he notado ningún paparazzi.

Lo llevo con bastante naturalidad.

La gente se acerca, pero de buenas. De forma muy educada.

Sacan una foto contigo, te dicen cosas de la serie...

Me sorprende mucho cómo todavía la gente se cree

mucho las cosas que pasan en la serie.

Mezclan la realidad con la ficción. Te dan consejos a ver si te lanzas.

"No pierdas tanto tiempo, que la vida es corta".

Ese tipo de cosas. "Vamos, lánzate".

Consejos de ese tipo. "Qué malo es este,

qué mala es la otra". "No te fíes de este".

Sí, sí. A mí me resulta... Qué maja la gente.

Las señoras, sobre todo, que te agarran del brazo

para casi arrancártelo. "Por favor, señora. Modérese".

"Por Dios". "Va a tener mi foto. Modérese".

El brazo lo tengo que conservar. Aprovecharía para hacer un aviso.

Lo que pasa en la tele es ficción, déjenle en paz, ¿vale?

Preguntadle cosas de su vida y tal. Gracias, Ángel.

El personaje es personaje.

Sabes que si pones en Google "Jon Plazaola"

se autocompleta con la palabra "novia".

Es el primero. Es verdad.

Que sepas que estás muy cotizado. Yo te lo dejo ahí

por si quieres completar eso. Me la pela, ¿eh?

Sí... No sé qué le parecerá a ella. Da igual. Estás cotizado y punto.

Disfruta de eso. Me parece muy bien.

¿Cómo te llevas con la ciencia? Esto va de ciencia.

En el cole, ¿qué tal? Yo os veo todos los días.

Vamos solo los domingos y a veces, pero gracias.

¡Ah, sí! Que tú te pongas en Internet

a vernos cada día mucho rato dice mucho muy bueno de ti.

Una aplauso para él, es nuestro mejor espectador.

Gracias, Jon. No, joder...

Yo era "letrero" total.

Cogí latín y todo, creo.

Soy de los... "Letrero" y bebedor.

Las dos cosas. Una no quita a la otra.

Yo creo que... 'La mandrágora', siempre leo a los literatos.

Pero sí, yo fui de los primeros que entendí lo que ponía Brian

en 'La vida de Brian', lo de "romanos, idos a casa".

Pero la ciencia no, la verdad.

Me acordaré del teorema de Pitágoras y poco más.

No vengas a restregarme que sabes más que yo.

No había falta hacerme eso.

Es porque hay cateto al cuadrado más cateto al cuadrado,

que es lo que somos los dos. Estamos en campeonato.

Vamos a empezar con esto. Antes de nada, tenemos una sección

que es para la gente de casa, nuestro "Verdadero o falso".

Yo digo una locura, y vosotros tenéis todo el programa

para decidir si es verdadero o falso.

No podéis mirar Internet, tiene que ser debate en casa.

Si estás solo, también. Tú contigo.

No podéis ir a Internet. Si no, acabáis viendo gatos,

os perdéis el programa y no tiene sentido.

Vamos con el "Verdadero o falso".

Al final del programa, lo descubrimos.

¿Es verdadero o es falso que nuestro cuerpo se regenera

completamente cada diez años?

Puedes mojarte, ¿eh? Al final, veremos si has acertado.

Apunto aquí lo que digas. Tengo mala cabeza.

¿Crees que sí? Creo que es verdadero.

No hay más que ver a Jordi Hurtado.

Es el mejor argumento que me podían dar.

Yo voy a decir que es verdadero nada más que por eso.

Voy a presentarte ya a gente. Vamos a hablar del futuro.

¿Tienes alguna idea de cómo puede ser el futuro?

Negro. Negro, oscurillo.

¿Y algo que te molaría que esté en el futuro?

Pues el patinete que vuela de 'Regreso al futuro'.

Me molaría mucho. Qué guay era eso.

Y el almanaque. ¡El almanaque!

No es una revista cualquiera... (AMBOS) Es el almanaque.

Es verdad, tío. Patinete y almanaque.

Condensadores de fluzo y esas movidas.

Pues vamos a ver si es verdad o no.

América... No voy a decir su nombre.

Es más bonito que diga quién es y luego la presente.

Es la periodista y divulgadora América Valenzuela.

(Música)

Hola, ¿qué tal? ¿Qué tal, América?

Hola, Jon. Hola, Ángel. Queremos condensador de fluzo.

¿Qué nos traes hoy?

Vamos con la predicción de la semana,

la predicción de futuro.

En esta ocasión, va sobre inteligencia artificial.

En el futuro, vamos a convivir con inteligencias artificiales

que discurran, que razonen

y que aprendan casi como un humano, o incluso podría pasar

que lo hicieran mejor que los humanos.

¿Más gente opinando y mejor? Lo que necesitamos.

Aquí, yo quiero lanzar una pregunta que se nos plantea.

Si podríamos convivir con estas inteligencias artificiales

o serán hostiles y tendremos una convivencia

de cualquier manera excepto pacifica.

Esto ya lo popularizó en los ochenta el matemático Vernor Vinge.

Con la "singularidad tecnológica",

seguro que os suena. Te voy a decir que sí.

Yo digo sí. Yo también. El bueno de Vernor.

Este escritor planteó una situación

en la que las inteligencias artificiales

eran superiores a las humanas,

y llegaba un momento en el que ellas mismas creaban

otras nuevas inteligencias artificiales superiores.

Llegado a ese punto, nos perdemos.

No sabemos qué pasaría.

No podemos predecir ni imaginar hacia dónde iría la humanidad.

No sabemos qué va a pasar. Es la "singularidad tecnológica".

Todo por haber hecho un Tamagotchi en algún momento.

Así se empieza. El huevo.

Algunas de las mentes más brillantes de nuestro planeta dicen que...

No son nada positivos.

No ven un futuro nada bueno en este sentido.

Stephen Hawking dice que la inteligencia artificial

es el fin de la era humana, que sería el fin de la humanidad.

Elon Musk se pone más tremendo aún.

Él es cofundador de PayPal, Tesla Motors, SpaceX...

Dice que la inteligencia artificial es como invocar al Diablo.

Pero... Él ya...

Imagino que empezaría de buen rollo entre robots y humanos,

pero me imagino a los robots en el descanso del trabajo

cogiendo la taza y diciendo: "Hostia, ¿no te parecen muy tontos?".

"¿No nos están poniendo más curro del que deberían?".

Eso es. Ahí podría empezar una rebelión.

Bill Gates es más conservador, más tímido,

y dice que estemos muy alerta,

que algo puede pasar con la inteligencia artificial.

¿En qué punto estamos ahora?

No hemos conseguido ni que sean inteligentes.

Vamos bien para ganarles.

Hemos conseguido diseñar ordenadores que sepan idiomas

o que reconozcan objetos, que no es fácil,

o que reconozcan caras, que tampoco es sencillo.

Esto es inquietante. Imagínate, ahí podría empezar la rebelión.

Porque un ordenador que sepa reconocer caras,

una inteligencia artificial que reconozca caras,

podría conectarse con todas las cámaras de seguridad

que hay en distintas ciudades de todo el planeta,

y podría saber dónde está cualquier persona

en el momento que ella quisiera.

Ahí ya es inquietante. Los avances, siempre para joder.

No quieres eso. Esto inquietó a un artista

que, a modo de protesta, hizo una performance.

Él vive en Chicago, ahí hay veinte mil cámaras de seguridad.

Lo que hizo fue repartir máscaras hiperrealistas de su cara.

De tal manera que media ciudad llevaba su cara.

Mira qué guay.

Estaba presente en distintas cámaras de seguridad

a la vez en muchísimos puntos de la ciudad.

¿Cobró las caretas? Es un negociazo.

No. Ah.

Las inteligencias artificiales también podrían aprender.

Es otro de los puntos clave

que harían que pudiera desatarse una revolución.

Ahora mismo, hay sistemas que están aprendiendo solos.

Uno de ellos es este juego

que os sonará, seguro.

Sí, hombre. Claro. De la Play 4.

Es el nuevo, sí.

Supermoderno. El último, ¿no?

Qué graficazos. Es un poco homófobo.

¿Por qué dispara contra la bandera gay?

¿Qué hace? ¿Por qué?

"Voy a acabar con esto. Solo soy un palo,

pero puedo con todos vosotros".

Estaba echando una partida una inteligencia artificial.

Se llama Deep Mind, "mente profunda".

Está aprendiendo, cada vez juega mejor.

Cuantas más partidas echa, mejor saber jugar.

Como si fuera humano.

La empresa que ha diseñado esta inteligencia artificial

ha comprado Google porque,

donde pone el ojo Google es que algo hay,

lo que quiere es mejorar la manera

en que sus buscadores y su software

responden a los humanos, que sea lo más natural posible.

Lo más parecido a un humano. A lo mejor llegas al ordenador

y en la barra de Google te pone: "Estabas buscando esto, pillín.

Venías a esto".

Dicho esto, sabemos que estamos en pañales,

pero ¿y si llegamos a un escenario en el que las máquinas

aprenden solas y son más inteligentes que nosotros?

Podríamos llegar a ese escenario que pintó Isaac Asimov

en su relato 'Yo, robot',

en el que pintaba una ciudad,

en el 2035, que está aquí al lado...

Imaginemos un futuro más lejano porque eso está aquí al lado.

Pues ponen en marcha un sistema robótico,

el más avanzado que ha existido hasta ese momento.

Y lo que hace es controlar todas las actividades

que se producen en una cuidad.

Desde el suministro de red eléctrica,

hasta el metro, el transporte... Todo.

Siempre lo hace con una premisa muy clara,

que es proteger al ser humano y servirle.

Se pone las pilas esta inteligencia artificial,

y dice: "¿Quién es el peor enemigo de la humanidad?".

¿Quién sería? El propio humano.

Efectivamente. Llegó a esta conclusión VIKI,

que es esta inteligencia artificial, y lo que hizo fue esclavizarnos.

Para protegernos de nosotros mismos, en plan padre superprotector.

Gracias, VIKI. Sí.

¿Por qué no podríamos llegar ahí?

Estamos echándonos de cabeza, porque las herramientas están.

Ahora mismo, los mayores avances en robótica

e inteligencia artificial están en el ámbito militar.

Estamos creando supersoldados armados hasta los dientes.

¿"Super"? ¿Queremos mantener lo de "super"?

Bueno, OK. Mira, lo del supersoldado.

A algunos de ellos les hemos dotado de la capacidad

para decidir qué objetivo abatir. Eso lo deciden ellos.

Esto ha puesto de uñas a un montón de organizaciones

de derechos humanos,

porque, ¿cómo podemos dejar en manos de una máquina

una decisión semejante? Esto es hacia donde vamos.

Ese futuro incierto lo dejo sobre la mesa.

Como siempre, os traigo muy buen rollo.

Quiero decir que aquí se aprende muchísimo.

Toda la vida pensé que el de 'Yo, robot' era Will Smith,

no Isaac Asimov. Ya hemos aprendido algo.

Pues gracias, América, por traernos cosas.

Nos vemos la semana que viene. Gracias a vosotros.

Joder, fíjate... Está contento.

Tanto como el supersoldado... A mí me gusta ver el traje

que está como encadenado. Va como pensando:

"Porque me aguantan. Como me suelen, verás tú lo que te hago".

Oye, ¿qué sabes de las hormonas? ¿Qué tal llevas el tema hormonas?

Sí, que te vienes arriba, ¿no? Cuando se alteran, ¿no?

Vale, sabemos lo mismo. Por no quedarnos solo

con lo que sabemos tú y yo, hemos salido a la calle

a preguntar a la gente. Salimos todas las semanas.

Y esto es lo que sabe la gente.

(RÍE) Las hormonas...

-Hormonas... -Lo primero, es algo biológico.

-Lo que usan algunos para sobrealimentarse.

-Proteínas que regulan las funciones de nuestro cuerpo.

-Lo que hace ser de niña a mujer. -Un componente bioquímico del cuerpo.

-Eso es un tipo de hormonas, pero hay más hormonas.

-Se generan en las glándulas

que están asociadas a cada uno de los órganos del cuerpo.

-Por las emociones quizá.

-Influyen en el funcionamiento del organismo.

-Según la cantidad de hormonas que tengamos del tipo que sea...

-Somos de una manera, de otra...

-Una vez al mes, hormonalmente cambian de humor.

-Tiene más a desarrollar un cuerpo más alto, más delgado...

-Cosas de padre.

-Aparte de los caracteres propios del masculino, femenino, etc...

-Desde mantener el estado de ánimo... -La barba.

-Hasta mantener relaciones sexuales. -Más hormonas.

-Endorfinas. -La insulina.

-La del crecimiento. -¿La serotonina?

-Por ejemplo.

-Le llaman la hormona de la felicidad.

-La adrenalina. -La oxitocina.

-Testosterona. -Ya no diría más. Suficiente.

¿Te ha quedado clarito? Más o menos sí.

¿Más o menos claro? Serotonina... Sí.

A nosotros nos ha quedado superclaro,

pero como sabemos que hay gente que en casa no lo tiene claro,

tenemos unos didácticos cortitos de dibujos animados.

Enseñamos con dibujos, somos así.

Esto es todo lo que debéis saber de hormonas en un minuto.

Es nuestro "Ciencia express" de hoy.

Bienvenidos a "Ciencia express".

Un organismo está en continuo cambio.

Crece, tiene hambre, sed, miedo...

El buen funcionamiento de todos estos cambios

y la coordinación de las funciones de los órganos implicados

se lleva a cabo por las hormonas.

Las hormonas son moléculas que afectan a otras células

alterando sus funciones.

Se sintetizan en gran parte en las glándulas endocrinas,

que son auténticas factorías de hormonas.

Tras sintetizarse, son introducidas en el torrente sanguíneo

y así son capaces de llegar a todas las células del cuerpo

para regular sus funciones.

Las hormonas se pueden dividir en dos grandes grupos.

Las que pueden penetrar dentro de una célula y las que no.

Las que pueden hacerlo impiden o estimulan

la expresión de determinados genes, por eso tienen efecto a largo plazo.

Las otras actúan desde la membrana y sus efectos son transitorios.

Hay hormonas muy conocidas. Está la insulina,

responsable del buen metabolismo de la glucosa y de su regulación.

O la hormona del crecimiento,

que favorece el aumento de la masa muscular.

Y están la progesterona, los estrógenos y la testosterona,

que son tres hormonas relacionadas con el sexo y la reproducción.

Pero la más famosa es la que prepara nuestro organismo

para luchar o para huir cuando nos sentimos amenazados.

Se llama adrenalina.

A mí la adrenalina no...

No me da entre huir y luchar, me da entre huir o llorar.

No sé tú la adrenalina qué tal la gestionas.

Tranquilidad. En momentos de tensión, no...

Lloro, soy más de llorar. Te voy a presentar ahora...

¿Qué ha pasado? Qué buena mierda, tío.

Delicioso, ¿eh? Trabajamos con científicos, tío.

A ver si crees que va a ser cualquier cosa.

Hacen una mezcla en un laboratorio que lo flipas.

Si quieres más, la primera se invita, la segunda se cobra.

Te voy a presentar ahora a un auténtico hombre de ciencia.

No es científico, es periodista, pero una vez se batió en duelo

por una disputa en un bar sobre Newton. Es un romántico.

Un aplauso para el divulgador científico Antonio Martínez Ron.

(Música)

Antonio, ¿qué pasa? Un abrazo.

¿Qué tal? Buenas noches, ¿cómo estáis?

Muy bien. Muy bien.

¿Qué nos cuentas? Hoy tengo un auténtico desafío.

Propongo explicaros de manera relativamente sencilla

la teoría de la relatividad. ¡Guau!

Ha hecho una broma. No tenemos platillos...

Voy a intentar explicar qué es esa expresión

de que el tiempo es relativo,

que es la que suele expresar el amigo que siempre llega tarde,

y que surge de entender una cosa, que el tiempo es una coordenada más.

Es una dimensión más. Tú quedas con ese mismo amigo

que decimos que llega tarde, quedas en un sitio,

y le dices: "Quedamos entre la calle 3 y la 4".

Le das también una referencia de altitud: "En el tercero B".

Pero si quedas así, podrías ir esta tarde,

mañana o dentro de una semana.

Es más fácil decir: "El quiosco de la Juani".

Por eso tenemos una referencia, que es el tiempo,

que es una convención universal y que creíamos que era absoluta.

Hasta que llegó Einstein, echó las cuentas,

vio que, si la velocidad de la luz era una constante...

No era solo una predicción matemática.

El tiempo ya no era absoluto, sino que variaba.

Es lo que os quiero explicar con una serie de demostraciones.

Necesito vuestra ayuda. Claro.

Eso es porque lo dice Einstein.

Hay gente con una credibilidad asombrosa.

No se lo discutes, claro. Siéntate aquí.

Te vamos a convertir en un viajero espacial.

Qué afortunado eres. No tenemos el monopatín,

pero tenemos un casco de bici. Es un experimento mental

que diseñó Einstein en su día, y la puesta en escena

se la vamos a copiar a Brian Cox, que es un presentador británico

que a estas horas no estará viendo La 2,

estará viendo la BBC, pero un saludo.

El casco es mitad Brian Cox y mitad Miguel Indurain.

No es muy allá. ¿Estás cómodo? ¿Estás bien?

Sí. Te vamos a dar esto,

y vamos a construir un reloj imaginario.

No lo chupes, no es un polo. Los relojes que construimos

para medir el tiempo han sido siempre... No lo chupes.

Una manera de medir cosas que suceden de manera periódica.

Al principio, los seres humanos veíamos salir el sol cada día,

veíamos las estaciones, veíamos las estrellas

y decíamos: "Eso es nuestro tiempo".

Después, empezamos a construir nuestros propios aparatos

que medían periodicidades.

Un reloj de arena, un reloj de agua...

Al final, vimos que...

Que la Tierra no era un buen reloj, está oscilando en el universo.

Empezamos a fiarnos de la oscilación de los átomos.

Los relojes más precisos son atómicos.

Es de lo que siempre me he fiado, de la oscilación de los átomos.

Vamos a construir un reloj imaginario

que consiste en que vas a mover un fotón, una partícula de luz,

entre dos espejos imaginarios. El fotón está rebotando.

No lo hagas... Es La 2, es La 2.

De tal manera que tienes una separación imaginaria

de 150 000 km. Si la luz va a 300 000 km por segundo,

cuando sube y baja eso, ha transcurrido un segundo.

Dale. Periódicamente, le das.

Arriba, abajo... Un poco más deprisa.

Ahí. Estaba deseando que me dijeras eso.

Vosotros, que estáis ahí en el público y en casa,

estáis viendo, estamos todos estáticos,

lo mismo que Jon, estamos viendo un reloj

que oscila en esta frecuencia. Va a un segundo por segundo.

¿Qué pasa si a nosotros...? La gente se ríe, hazlo rápido.

Tú sigue, no te agites.

¿Qué pasa si a Jon lo mandamos al espacio

en dirección a una estrella a una velocidad próxima a la luz?

Vamos a moverle. Tú eres el motor megaespacial.

Yo soy el motor de este movimiento. Yo no... Eso es.

Tú, quieto ahí. Mantén fija la cabeza, Jon.

Sí. Ángel, no te preocupes, cuando acabe, aviso.

Vale, gracias.

(Aplausos)

Inclina un poco la cabeza para que lo veamos hacia abajo.

Para que entendáis el experimento de Einstein,

quiero que apaguemos las luces y que os fijéis en una cosa.

Apaga las luces y pon música bonita, ya verás.

Lo vais a ver en casa.

Gracias. En el lado izquierdo de la pantalla,

tenemos el punto de vista individual de Jon,

que es el viajero espacial que se está moviendo.

Para él, su reloj sigue marcando un segundo por segundo.

Lo ve como lo veíamos todos al principio.

A la derecha de la pantalla, podéis observar

lo que veríamos nosotros como observadores estáticos.

Veríamos un reloj que hace un extraño zigzag,

un serpenteo en el espacio.

A partir de este experimento mental, no sé si le veis viajar...

Ya podemos recuperar la luz. Un aplauso para Jon.

Ha sido maravilloso. El mejor balanceo nunca visto.

Es un truco, tío. Ahora lo tengo en la izquierda.

Vale, ya puedes parar. Fúmate un pitillo.

No, que estamos en la tele. Se puede quitar esto, ¿no?

Sí, puede hacer lo que quiera. A partir de este experimento mental,

lo que Einstein dedujo es... Fijaos, este era el reloj de Jon.

Para él, la pelotita iba y bajaba a un segundo por segundo.

Sin embargo, lo que nosotros observábamos

como observadores estáticos era que la luz hacía este trazado,

que parecía que en el mismo tiempo la luz está recorriendo más espacio.

Antes hablabas del teorema de Pitágoras.

Usando geometría tan simple como esa,

sabiendo las distancias que hay en los catetos,

puedes deducir cuál es esta distancia y cuál es esta,

y te sale un valor superior a 300 000 km.

Si la luz no puede ir más deprisa porque es una constante

y no se puede superar esa velocidad.

Si no es la luz lo que está variando,

Einstein dedujo que es el tiempo lo que está cambiando.

Es muy interesante porque es la primera vez

que se deduce que, si te mueves a más velocidad,

para ti el tiempo se dilata, transcurre más despacio,

y que en el universo hay que tener en cuenta,

para saber si algo se mueve o si pasa el tiempo,

hay que tener en cuenta respecto a qué.

Era algo que, hasta ahora, nuestra física no tenía en cuenta.

Experimentos interesantes se hicieron en los años sesenta.

Este es el planeta Tierra. ¿Eso es la Tierra?

Sí. En Estados Unidos... Está un poco más ahuevada.

Pusieron en ruta dos aviones,

uno hacia el este y otro hacia el oeste.

Y pusieron un reloj atómico en tierra,

y un reloj atómico en cada uno de los aviones.

¿Qué vieron? Que los aviones que se movían con más velocidad

respecto al que estaba en tierra, efectivamente, el tiempo retrasaba,

por relatividad especial, un poco respecto al que estaba quieto.

Einstein siguió pensando durante los siguientes años,

después de 1905, y llegó a una teoría más global,

la teoría de la relatividad especial.

Se dio cuenta de que no solo varía el tiempo cuando vas muy deprisa,

sino también cuando te alejas de un objeto masivo.

Porque el espacio-tiempo, los objetos como la Tierra, el Sol,

lo deforman, y al deformarse el espacio-tiempo,

hace transcurrir el tiempo de otra manera.

¿De qué te ríes? De tu cara de alucine.

Estoy aquí que me dan ganas de sentarme

y darle la carta de los Reyes, ¿qué quieres que te diga?

Escuchad, esto es lo que explica la relatividad general ya.

Porque los satélites, que están más lejos que estos aviones de allí,

a 135 000 km, los satélites del sistema GPS del que habló Clara,

están viajando a mucha velocidad y eso hace que el tiempo

transcurra un poco más despacio en ellos.

Entra en juego la distancia entre el cuerpo gravitatorio,

que en este caso es la Tierra, tiene más gravedad.

Aquí hay menos gravedad. De tal manera que en los relojes

que van a bordo de los satélites GPS el tiempo se adelanta,

va más deprisa respecto al que está aquí.

Esto se entiende bien con el ejemplo de la película 'Interstellar'

en el que dos astronautas bajan a un planeta

que está muy cerca de un agujero negro supermasivo

en el que hay mucha gravedad.

De tal manera que para ellos transcurren diez minutos,

pero para el que está en la nave espacial, cuando ellos vuelven,

han transcurrido 30 años. Gracias por contar 'Interstellar'

a quien no la haya visto. Vale.

El que no, que baje al videoclub. No pasa nada.

Esto, que parece mucha ficción, se ve en cosas cotidianas.

Se ha puesto en práctica la relatividad

en experimentos en los que el objeto se movía a 36 km/h,

y se veía que había un desfase en la relatividad.

Se ve incluso en las partículas subatómicas.

Dentro del LHC hay una distorsión relativista

que hay que tener en cuenta. Un ejemplo que os quiero poner,

un caso que he conocido personalmente...

Esto es España y la península, ¿vale?

No es bueno dibujando. No soy muy bueno.

Es España, pero... En Tres Cantos...

La que dibujó el Ecce Homo... Hay un instituto muy interesante,

se llama el Centro Español de Meteorología,

que son los encargados de custodiar el patrón de medida

de todas las medidas métricas en España,

que son el kilo, la temperatura y el metro, entre otras.

En el caso del metro, ellos tienen un láser.

Miden el espacio que recorre la luz en un determinado tiempo.

Para medir ese tiempo de manera precisa,

usan un reloj atómico. En Madrid tienen uno.

Lo tienen que coordinar con los relojes atómicos

que están en Cádiz. Me ha salido una barbilla rara.

Va a ser eso, que te ha salido raro. En el Real Observatorio,

donde tiene cuatro o cinco relojes que son como estos,

que parece de mesilla, pero es un pedazo de reloj...

Gracias, Ángel. De nada.

Lo tienen que coordinar.

Y sucede que, al estar...

Madrid a 600 m de altitud respecto a Cádiz,

hay un desfase, y este reloj adelante 6,6 nanosegundos cada día

respecto al que está en Cádiz. ¿Esto qué significa?

Aunque es un tópico, en Cádiz el tiempo transcurre más despacio.

Esa sensación que tenemos cuando estamos en la playa.

Transcurre más despacio, pero solo 6,6 nanosegundos al día.

No es suficiente para ser muy relevante.

Muchas gracias, Antonio.

Que nos cuente todo esto para decir...

Para decir que en Cádiz hay desfase.

Es muy importante. Si no se tienen en cuenta, se desajusta todo.

Si no tuviéramos en cuenta la relatividad,

los satélites GPS tendrían un error diario de 10-11 km.

Nunca llegaríamos a destino

si no tuviéramos la teoría de la relatividad de Einstein.

Muchas gracias por aclarárnoslo otra vez.

¿Puedo bajar? Ya te puedes levantar.

También te digo, la pizarra la ves así

sin que cuentes nada, y tienes en la viñeta uno

un juego del ahorcado, en la dos, un tío con bigote,

en la tres, un mexicano haciendo paella,

y la cuatro no lo sé, no lo tengo claro.

Oye, ¿has oído hablar de la...?

La radiestesia. He tenido que mirarlo.

¿De la radiestesia? No. ¿Sabes lo que es?

Para nada.

Suena a dormirse con la radio puesta. Pues no es eso.

Es más loco. Consiste en encontrar agua subterránea usando un palo.

Pero esto nos lo va a explicar nuestro experto en cosas locas,

Luis Alfonso Gámez, en nuestro "Archivo del misterio".

La radiestesia es una técnica para encontrar agua o minerales

usando péndulos o varillas como esta.

Quienes dicen tener ese poder se llaman a sí mismos zahoríes.

Pero ¿funciona?

Se cree que la radiestesia se utiliza desde hace más de 4500 años.

En su origen, tenía su lógica. Los humanos necesitaban agua,

y dado que no existía la geología, solo había dos posibles soluciones.

Pedir a los dioses que lloviese lo antes posible

y buscar lagos subterráneos mágicamente.

Los zahoríes usan principalmente tres instrumentos.

Una varilla en forma de "V",

dos varas con forma de "L" y un péndulo.

Se supone que, al pasar sobre el agua y el metal,

las varas y el péndulo se agitan.

Por supuesto, carece de fundamento científico.

Este es James Randi, un conocido mago escéptico.

Randi tiene una fundación educativa.

Desde 1996, ofrece un millón de dólares

a quien pueda demostrar cualquier poder sobrenatural

bajo supervisión científica.

Hace años, decidió poner a prueba la radiestesia

con un grupo de zahoríes. El experimento era sencillo.

Colocó diez cajas opacas y numeradas en un campo abierto.

En una de ellas había oro.

Los zahoríes, equipados con su propio material,

debían descubrir dónde estaba el oro.

Luego, pidió a varias personas que eligieran un número al azar.

El resultado: los zahoríes acertaron en la misma proporción

que la gente que dijo números al tuntún.

Pero entonces, ¿por qué se mueve la varilla?

La explicación, según los científicos que han estudiado el fenómeno,

es algo llamado "efecto ideomotor".

Se trata de un fenómeno psicológico

por el que alguien realiza movimientos inconscientes.

Este autoengaño es muy poderoso, y varios estudios científicos

han demostrado que otros fenómenos paranormales,

como el movimiento de la güija, se deben a él.

También hay quien intenta hacer negocio con esto.

En 2013, el millonario británico James McCormick

fue condenado a diez años de cárcel.

El motivo: vendía detectores de bombas

basados, según él, en el zahorismo.

Cada uno costaba entre 11 000 y 40 000 euros.

Y la policía y el ejército de Irak tuvieron la pésima idea de usarlos.

Resultado...

Muchos muertos y un montón de heridos.

Entre otras cosas, el juez que le condenó dijo

que el dispositivo era inútil, el beneficio, indignante,

y su culpabilidad como estafador

tiene que ser considerada de primer orden.

Por cierto, bajo la superficie de la Tierra,

hay agua prácticamente en todos los sitios.

Por eso los zahoríes suelen encontrarla.

Buenas noches.

¿Qué tal vas? ¿Cómo lo llevas? Muy bien, muy bien.

Después de un viaje espacial, cansado y con un poco de jet lag.

Te voy a presentar a otra persona. Siempre tiene ideas muy raras.

Es probable que, después de hablar con él,

te quedes un día entero como tocado. "¿Qué ha pasado aquí?".

"¿Por qué mi vida es distinta después de conocerle?".

Cualquier duda que tengas, le puedes preguntar.

Él se maneja perfectamente.

Si tienes planes para mañana, cancela porque vas a estar tocado.

En casita... Mañana, en casa tranquilo

o procesando todo lo que vaya a contar.

Recibamos con un aplauso al biólogo y divulgador José Cervera.

(Música)

Buenas. -Encantado.

-Encantado de estar aquí. ¿Qué tal?

-La verdad es que muy bien. He viajado por el espacio.

-Tengo que empezar haciéndote una pregunta importante.

¿No serás daltónico? -Pero anónimo.

Voy a reuniones y eso, pero sí.

-Lo digo porque vamos a hablar de colores.

Y vamos a hablar bastante de este color que estamos viendo ahí.

-Azul. -Azul, pero no cualquier azul.

Este es un azul que hasta la década de los cincuenta no existía.

Este color fue creado por un pintor francés

de la escuela neodadaísta que se llamaba Klein de apellido,

y tiene su nombre: azul Klein.

De hecho, esto es un cuadro.

Lo presentó en una exposición y la gente se quedaba a cuadros.

Diciendo: "Vaya morro, ¿no?

Pintar un cuadro que es simplemente un color".

Pero el mérito que tiene es que ese color no existía

antes de que este señor se lo inventara.

De hecho, está patentado

y tiene ese nombre: azul Klein internacional.

La próxima vez, no digas "azul". Como cualquier cosa.

-Este no es cualquier azul, es el azul Klein.

Porque los colores se pueden inventar.

Y, específicamente, el azul se puede inventar.

¿Sabes que, según nuestras ideas actuales,

podríamos considerar que prácticamente

todos los griegos antiguos eran daltónicos?

-Sí, porque los de ahora bastante tienen con otras cosas.

-Bastante cruz tienen.

Esto que he dicho de que eran daltónicos es una chorrada,

pero no lo es. Te explico.

En el siglo XIX, un erudito,

un estudioso de los textos antiguos

de las leyendas homéricas que se llamaba William Gladstone,

un señor que luego llegó a ser primer ministro de Gran Bretaña,

escribió un libro sobre una cosa bastante curiosa.

Su tesis era revisar la aparición de los colores,

cuántas veces aparecían las palabras que designaban diferentes colores

en los textos homéricos, en los textos de la 'Ilíada'.

Se dio cuenta de una cosa muy curiosa,

y es que había muchas diferencias entre los diferentes colores.

El rojo aparecía muchas veces.

El amarillo y el verde también aparecían muchas veces.

Pero muchas menos que el rojo.

Y el que no aparecía por ninguna parte era el azul.

El azul no está en los textos homéricos originales.

Vaya tarde también para pasar. "Rojo, una vez. Verde, otra vez".

En los textos homéricos originales aparecen

algunas comparaciones... Son unos textos llenos de...

Si has leído la 'Ilíada' alguna vez, hay muchas descripciones.

-Dos veces.

-De guerreros, de barcos, de batallas...

Las descripciones, algunas de ellas, son un poquito peculiares.

Por ejemplo, la miel y las ovejas las describen como verdes.

No parece un tono así como muy normal para ver una oveja o para la miel.

-Al no ser taiwanesas, no. En Taiwán hacen esas cosas.

-En este caso, eran ovejas europeas y aparecen como verdes.

O aparecen locuciones muy curiosas.

En un momento determinado, se habla del mar "oscuro como el vino".

Describe el mar como de color violeta.

Habría que ver cuánto vino había bebido antes de escribir.

Puede ser que tenga más que ver con eso.

Pero lo curioso es que ni una sola vez aparece la palabra "azul".

Porque en el griego clásico no existía la palabra

para designar el azul. A ver, ¿qué pasa?

¿Los griegos veían de una forma diferente a nosotros?

¿Eran distintos biológicamente?

La cosa es más complicada todavía.

A partir de las investigaciones de Galdstone,

hubo un filósofo alemán que empezó a investigar

la aparición de los colores en textos antiguos.

Y descubrió una cosa muy curiosa.

Este filósofo, que se llamaba Geiger de apellido,

descubrió que en muchos textos muy antiguos no aparece el azul.

En ninguno de ellos.

En los Vedas hindúes no aparece el azul,

en textos antiguos chinos no aparece el azul,

en el Corán no aparece el azul.

En muchos textos primitivos de diferentes lenguajes,

los colores van apareciendo en un determinado orden.

Primero, los más antiguos

son los colores que designan el blanco y el negro.

La oscuridad y la luz.

El siguiente color en aparecer es el rojo.

-Imagino también que en aquella época la tele era en blanco y negro.

-Estamos hablando de un momento muy antiguo.

Fíjate, van apareciendo las palabras que designan los colores

según un orden que es siempre el mismo.

Primero, luz y oscuridad; después, el rojo;

después, el amarillo o el verde, no siempre en el mismo orden;

y por último, en todas lenguas que estudió,

la última palabra en aparecer es la que designa el azul.

Con lo cual, resulta que el azul, como concepto,

solo aparece en los textos más recientes.

Excepto en una civilización: los egipcios.

Los egipcios tenían una palabra para el azul desde muy pronto.

Pero, casualmente, era el único pueblo que tenía un tinte,

un colorante de color azul, desde muy al principio.

Es curiosos. ¿Cómo es posible que los colores puedan no existir?

En este caso, lo que no existe es la palabra que los designa,

pero el color debe existir, ¿no? En teoría.

Lo que ocurre es que el color no es simplemente

una cosa que recibimos del mundo exterior,

no es simplemente...

una característica de la luz que nos viene dada.

El color es una construcción del cerebro.

El cerebro construye, fabrica el color.

Eso implica que tener o no tener la palabra que define a un color

puede ser determinante para que seamos capaces de verlo o no.

Te voy a poner un ejemplo. Vamos a ver una imagen a continuación

que te va a dar la idea de a lo que me refiero.

Estamos viendo una serie de cuadrados de color verde, parece.

Pero uno de esos cuadrados es de un verde un poco distinto.

Es un tono ligeramente distinto de verde.

Si lo dice es porque es verdad. No es farol.

Palabrita.

Resulta difícil distinguir cuál es

ese tono distinto de verde de los demás.

Si vemos la siguiente imagen, veremos una disposición similar

en la que, sin embargo, resulta más fácil distinguir

el cuadrado que tiene un color distinto.

A mí me cuesta más. Yo también.

No sé si es... -Hemos empezado por el daltonismo.

Hay un tono distinto en esos cuadrados que es azul.

Nosotros distinguimos fácilmente el cuadrado que es azul

de los cuadrados verdes.

Pero los miembros de la tribu Himba, una tribu africana de Namibia,

cuando les pones las dos rosetas la una al lado de la otra,

no pueden distinguir con facilidad el tono azul,

y, sin embargo, sí distinguen el tono distinto de verde.

En su lenguaje, no hay palabra para designar el azul.

Algún día, a lo mejor, en el arcoíris,

en lugar de siete colores, puede que veamos más

si disponemos de las palabras para designarlos.

Muchas gracias, José. Un placer. Encantado.

¿Te gustan las cabras? Eh...

Siempre he querido hacer esta pregunta.

¿Y los coches? Si te dieran a elegir entre una cabra y un coche,

¿qué elegirías? Una cabra, por supuesto.

No esperaba menos. Hace compañía, se comporta bien...

Estate atento a nuestra sección de mates,

que puede que sea útil el día de mañana.

Nos la trae Raúl Ibáñez y la Cátedra de Cultura Científica

de la Universidad del País Vasco. "Una de mates".

Hoy, en "Una de mates",

vamos a hablar de concursos de televisión.

Imaginemos un concurso televisivo donde el gran premio es un coche.

Nuestro concursante ha llegado a la prueba final

y tiene que elegir entre una de estas tres puertas.

Tras una de ellas, está el coche. En otra, hay una cabra blanca.

Y en la otra, una cabra negra.

El concursante tiene una probabilidad del 33 %,

o sea, una de cada tres, de que le toque el coche.

Elige la puerta uno.

Pero antes de abrirla, el presentador abre la puerta dos,

donde está la cabra blanca, y ofrece al concursante

cambiar su elección si quiere.

El concursante emplea el siguiente razonamiento.

Hay dos puertas cerradas.

En una tiene que estar la cabra negra,

y en la otra, el coche.

Luego tengo un 50 % de posibilidades de acertar.

Así que decide mantener su elección,

ya que las posibilidades son las mismas.

Sin embargo, el razonamiento es erróneo.

La verdad es que tiene más posibilidades de ganar el coche

si cambia de puerta. Veamos por qué.

Si el concursante ha elegido la puerta que tiene el coche,

lo perderá si cambia de puerta,

independientemente de la que abra el presentador.

Si, por el contrario, ha elegido la puerta con la cabra blanca,

el presentador abrirá la que tiene la cabra negra,

y el concursante ganará el coche si cambia de puerta.

Y si ha elegido la puerta con la cabra negra,

el presentador abrirá la de la cabra blanca,

así que el concursante también ganará si cambia de puerta.

Luego, en dos de los tres casos,

el concursante ganará el coche si cambia de puerta.

Es decir, que si cambia de puerta,

el concursante tendrá una probabilidad del 66 %

de ganar el coche.

Esto está muy bien, pero ese concurso no existe.

Ya, qué movida eso. Un concurso donde llegas al final

y te digan: "Vamos a por el coche o por la cabra, ya veremos".

Te voy a presentar a nuestra última colaboradora.

Viene de tu pueblo adoptivo.

Es sevillana y también es matemática y divulgadora científica.

Es el torbellino rojo de "Órbita Laika".

Un aplauso para Clara Grima.

¡Hola!

¡Hombre! ¡Aúpa, Iñaki! -¡Olé!

-¿Has venido solo o con tu cuadrilla? -He venido solo.

¿Qué tal? Yo me creo lo que veo en la tele.

Hoy vengo con muchos huevos. Vienes con muchas cosas.

Eres como Caperucita Roja. Pero con huevos.

Son huevos, ¿eh? Te voy a regalar un huevo.

-Perfecto.

De caserío, ¿eh? -¿Qué?

-De caserío. -Y no está caducado.

-No, no, no. Igual ha estado al sol

y está malísimo, pero caducado no.

Venimos hoy a hablar de por qué los huevos tienen esta forma.

Si lo piensas, un huevo,

desde el punto de vista físico y matemático,

lo ideal es que fuera esférico. Una esfera perfecta.

Porque tiene más capacidad y porque tendría más resistencia.

Lo que iba a decir es por qué los huevos tienen forma de huevo,

y la respuesta la tiene nuestro amigo Darwin

y su teoría de la evolución.

Hay quien dice que la evolución,

porque hay huevos de distintas especies...

Perdón, de distintas formas. Más redondo, más cilíndrico...

Y huevos más picudos.

Hay quien explica esa diferencia en la forma

con la evolución del aparato reproductor de la hembra.

Algo tiene que ver. Pero luego, si te fijas,

hay aves que tienen una forma bastante parecida

y, sin embargo, unas ponen huevos

muy cilíndricos...

Lo pongo así para que se vea bien. Y otras ponen huevos como este,

que son muy picudos. ¿Cuál es la causa,

si no es la anatomía, para que unas pongan huevos más cilíndricos

y otras los pongan así de picudos?

La respuesta está en la física y en las matemáticas.

Claro. Yo pensaba que estaba en:

"Caprichos de la naturaleza". -Los pájaros, que son así.

La respuesta... -Voy a dejar el huevo aquí.

-Dámelo, lo guardo en la cesta. Si no, Ángel se lo queda.

¿No quieres un programa entero

con un casco, una luz así y con un huevo?

¿No quieres que te recuerden así? Qué raro eres.

Yo no le he puesto el casco.

La respuesta está en que, desde el punto de vista físico y geométrico,

el huevo no es esférico, no es un elipsoide...

Sabéis lo que es un elipsoide, pero os lo voy a recordar.

-Para los que están en casa y no saben qué es elipsoide.

-No tiene una sección de elipse, sino que tiene forma de huevo.

-Ahí estamos. -Una parte más redonda

y una parte más picuda. -Ovalado.

-De ahí viene, de huevo. Lo que sabe este chiquillo.

Sí que sabe. Se hace el loco.

Esto hace que el centro de gravedad del huevo

no esté en el centro, sino que esté pegado a la parte más redonda,

como vamos a ver ahora en el esquema,

donde se ve que el centro de gravedad está pegado a la parte de atrás.

Esto hace que, si le das un golpecito...

Tengo el mismo pulso que Antonio.

Un toquecito al huevo.

Gira, pero no sale rodando como una pelota.

-¿Que no? -Vamos que si rueda el huevo.

Lo que quiero decir es que... Los huevos que ruedan y se caen...

¿He dicho "huevo"? Están hablando de ello.

De los huevos que ruedan, caen del nido y se rompen

no nace el pollito. Eso tiene menos probabilidad de evolucionar.

Si además lo ponemos en una cuesta, en una rampita como esta,

¿qué pasaría si el huevo fuera muy esférico?

Esto no es un huevo, es una pelota de golf.

Si pongo un huevo esférico, que no es un huevo...

No es un huevo. Y le doy un empujoncito...

Se cae. Si el nido está inclinado, se caería y se rompería.

Si tuviera un cono, que lo tengo, que tampoco es un huevo...

No lo es. Si el huevo fuera cónico

al ponerlo sobre una rampa y darle un golpecito,

no se caería del nido y no se rompería.

La forma ideal sería tener un cono para un huevo.

Luego hay que poner el huevo y le da menos resistencia.

-Fíjate qué fallo que no sean los huevos así.

-Para ponerlo en el frigorífico. -Plas, y mojar así el huevo.

Qué rico eso, ¿eh? "Oye, ¿quieres un huevo frito?".

Así, como un cono. Sí.

Como un helado. Un cartuchito de camarones.

-Hay decir a los científicos que hagan algo así.

Es un buen invento. -¿Qué hace el huevo de gallina?

Si lo ponemos en la rampa, fijaos que se comporta

como un cono más que como una esfera.

Eso es lo que ha conseguido que las aves que ponían

huevos más picudos sobrevivían más y seguían evolucionando.

Habrá alguien en su casa gritando como un descosido:

"¡Pero hay aves que ponen...!". Aves u otro tipo de especies.

-Más de uno.

Ahora mismo, la policía está yendo a casas de gente

porque hay una movida muy grande. Claro, claro.

Qué tonto eres, Ángel. -Disolviendo ahí...

"¡Por favor, basta!". Claro.

Los que estén gritando que hay huevos casi esféricos, los hay.

Por ejemplo, vamos a ver los huevos de una tortuga.

Los que pone una tortuga marina. Gracias por la aclaración.

Son casi esféricos. Pero esa tortuga,

para poner los huevos, la hembra, cómo no,

cava un hueco de 10 o 15 cm de profundidad

y los esconde, no hay peligro de que rueden.

Si no hay peligro de que rueden,

la forma ideal de un huevo es esférica.

Tenemos aquí este huevo, a ver si lo consigo sacar.

¿Cogéis las imágenes de Wikipedia?

¿Cogéis las imágenes de los mismos sitios que los borrachos?

Por los derechos. Ah, vale.

Tenemos este huevo, que es real... Tú sabes lo que es,

eres vasco y lo desayunas. Es un huevo de avestruz.

-Un huevón. -Tú te tomarás dos, ¿no?

Un huevo de avestruz real. Como veis, es casi esférico.

Sin embargo, el avestruz se parece bastante a una perdiz.

Idénticas. Los de perdiz son muy picudos.

Las pones delante y no las distingues.

Bueno, la anatomía... -Mi padre, que suele cazar,

fue a Cabárceno y se puso loco con las avestruces.

-Lo que hace el avestruz es enterrar los huevos en el suelo,

con lo cual, no hay peligro de que "roden".

No, de que rueden. Rueden.

Por eso se puede permitir, entre comillas,

tener huevos esféricos.

Vamos a ver ahora otra ave que no hemos conseguido el huevo.

Es un alca común. Pone un huevo casi cónico.

¿Cuál es la razón? Este ave pone sus huevos en acantilados.

Hay mucho peligro de que se caigan y se precipiten.

Y se pierdan los pollitos. Los que han evolucionado

son los que tienen forma de pico.

¿Quieres saber dónde vive alguien? Bueno, una especie.

Enséñame los huevos. Si son cilíndricos...

Estoy hablando de animales, ¿eh?

Los huevos de animales. Tenía que pasar en algún momento.

Si son casi esféricos, los ponen en nidos muy seguros.

Si son picudos... -Más arriesgados.

Gracias por traer huevos al programa de hoy.

Muchas gracias. Nos vemos la semana que viene.

Adiós.

Así cada domingo, macho. "Enséñame los huevos".

Tú le dices a alguien... En fin, no sigamos por ahí.

Se puede ver en Internet. Vamos a evitarlo.

Estamos llegando al final del programa.

Vamos a resolver el "Verdadero o falso"

que planteábamos al principio. Os recuerdo la pregunta.

¿Es verdadero o es falso que nuestro cuerpo

se regenera completamente cada diez años?

Tú decías que era verdadero. Vamos a descubrirlo.

Así dicho, parece una trama de película de los años ochenta.

Un día te metes en la cama, y al despertarte,

estás en el cuerpo de otra persona. Bien, eso no pasa.

Y si te pasa, llama a la policía.

Lo que sí pasa es que nuestras células tienen fecha de caducidad.

Los glóbulos rojos, por ejemplo, solo viven unos 120 días.

Las células de la piel, unos 15.

Y tu hígado tendrá unos 500 días, más o menos.

Es decir, que nuestro cuerpo se regenera, pero por partes.

De hecho, todas o casi todas las células de tu cuerpo

son distintas a las que lo conformaban en 2005.

Y decimos casi todas porque, al parecer,

ciertas neuronas duran toda la vida.

Aunque los científicos no están muy de acuerdo en esto.

Sea como sea, y si generalizamos un poco,

podemos decir que sí, tu cuerpo tiene 10 años como mucho.

Así que vete a la cama,

que no son horas para estar delante de la tele.

¡Sí! Bravo. Bravo tú.

Era verdadero. Bravo tú. Era verdadero.

Te has mojado al principio. Entonces, no me explico...

la diferencia que tenemos el resto de seres humanos y Jordi Hurtado.

Eso son cosas aparte que nunca entenderemos.

Aquí llevamos dos temporadas intentando descubrir su secreto,

y te dicen: "No le mencionéis".

Es como la fórmula de la Coca-cola. Tú te bajas aquí, y dices:

"¿Puedo ir a ver dónde se graba 'Saber y ganar'?",

y te dicen: "No, no, no. Es un secreto nuestro".

Hemos llegado al final. Si dentro de diez años

sigue "Órbita Laika", ¿te podemos dar un toque

para que nos presentes en lo que estés?

Vendré igual, ¿no? Según la teoría de la generación...

Más nuevecito. Más nuevecito.

Impecable. Como: "Me pilláis ahora renovado".

Recién salido del taller. Gracias por venir.

A vosotros. Un aplauso para Jon Plazaola.

Muchas gracias.

A vosotros os veo la semana que viene. Sed felices.

Hasta luego. Un placer.

(Música créditos)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 9

Órbita Laika - Programa 9

18 nov 2015

Órbita Laika tiene como invitado esta semana al actor, cómico y monologuista Jon Plazaola, que visita el programa para disfrutar de la ciencia amena y divertida. América Valenzuela se pregunta si las inteligencias artificiales acabarán volviéndose en nuestra contra, Antonio Martínez Ron demuestra la teoría de la relatividad, y Luis Alfonso Gámez habla de los zahoríes.

ver más sobre "Órbita Laika - Programa 9" ver menos sobre "Órbita Laika - Programa 9"

Los últimos 212 programas de Órbita Laika

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Programa 12 Completo 56:32 52% 09 dic 2015
    Programa 12 09 dic 2015 En esta última entrega de la temporada, Ángel Martín estará acompañado por Miki Nadal. El humorista recordará cómo comenzó en el mundo de la televisió...
  • Programa 11 Completo 56:40 49% 02 dic 2015
    Programa 11 02 dic 2015 Esta semana, Ángel Martín estará acompañado en el plató por Leo Harlem. El monologuista repasará sus inicios en el mundo del humor y hablará de sus proyectos actua...
  • Programa 10 Completo 56:32 50% 25 nov 2015
    Programa 10 25 nov 2015 Órbita Laika tendrá como invitada esta semana a la actriz y bailarina Dafne Fernández. América Valenzuela hablará de los últimos avances en neuropró...
  • Programa 9 Completo 56:03 52% 18 nov 2015
    Programa 9 18 nov 2015 Órbita Laika tiene como invitado esta semana al actor, cómico y monologuista Jon Plazaola, que visita el programa para disfrutar de la ciencia amena y divertida. América Valenzuela ...
  • Programa 8 Completo 57:03 48% 11 nov 2015
    Programa 8 11 nov 2015 Ángel Martín está acompañado en el plató por Javier Coronas, quien además de hablar de sus proyectos profesionales, pone a prueba sus conocimientos científicos. En...
  • Programa 7 Completo 55:36 52% 04 nov 2015
    Programa 7 04 nov 2015 Show de divulgación científica presentado por Angel Martín, tendrá como invitado esta semana a Álex O’Dogherty, que en estos últimos años ha desarrollado su ...
  • Programa 6 Completo 56:10 54% 28 oct 2015
    Programa 6 28 oct 2015 Órbita Laika tiene como invitado a Carlos del Amor, periodista del área de Cultura de los Servicios Informativos de TVE. El programa saldrá, como es habitual, a la calle para conoce...
  • Programa 5 Completo 56:06 54% 21 oct 2015
    Programa 5 21 oct 2015 La invitada de Órbita Laika es la actriz Llum Barrera. América Valenzuela en su sección “Mundo futuro”, nos habla de la “tecnología emocional”. La s...
  • Programa 4 Completo 56:08 9% 14 oct 2015
    Programa 4 14 oct 2015 Show de divulgación científica presentado por Angel Martín. Miren Ibarguren será la invitada especial. El programa preguntará a la gente en ‘El run rú...
  • Programa 3 Completo 56:11 50% 07 oct 2015
    Programa 3 07 oct 2015 En esta nueva entrega, Ángel Martín está acompañado por el actor, humorista y músico Pablo Carbonell, que se ha vuelto a poner al frente de su mítico grupo, Toreros ...
  • Programa 2 Completo 57:09 61% 30 sep 2015
    Programa 2 30 sep 2015 ‘Órbita Laika’, el show de divulgación científica presentado por Ángel Martín y dirigido por José Antonio Pérez, contará con la representante española este año en Eurovisión. Además, el programa saldr...
  • Programa 1 Completo 55:58 68% 23 sep 2015
    Programa 1 23 sep 2015 En el estreno, Ángel Martín se reencontrará en plató con Patricia Conde. La vallisoletana hablará de sus proyectos como actriz, así como de su último libro, ‘A mamá no le vengas con bananas verdes’. L...
  • Programa 12 Completo 56:07 62% 01 mar 2015
    Programa 12 01 mar 2015 Órbita Laika cierra su primera temporada con el humorista Quequé. El presentador y cómico habla de 'The hole', un espectáculo donde se convierte el teatro en un gran cabaret, y en el que él ej...
  • Programa 11 Completo 56:19 58% 22 feb 2015
    Programa 11 22 feb 2015 El invitado del programa es Carlos Areces quien nos habla de sus últimos estrenos cinematográficos y musicales y disfruta con la ciencia amena y divertida.América Valenzuela hace un repaso a las últimas noticias ...
  • Programa 10 Completo 59:39 66% 15 feb 2015
    Programa 10 15 feb 2015 Show de divulgación científica presentado por Angel Martín. Raul Cimas y Julián López son los invitados especiales del programa. 

Añadir comentario ↓

  1. lowride

    Enhorabuena, habeis creado un programa inteligente, culto y a la vez muy entretenido. Programas como este deberían servir de ejemplo de televisión de calidad. Genial tanto Angel como todos los colaboradores, desde que descubrí el programa hace una semana me he visto todos los programas. Felicidades, y seguid asi!

    24 nov 2015