www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5159815
Para todos los públicos Órbita Laika - Programa 6: A,D,N y otras letras importantes - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

(Aplausos)

¡Buenas noches!

¡Hola! ¡Hola!

Muy buenas noches.

¡Hola!

Buenas noches.

(Aplausos)

Buenas noches.

Muy buenas noches.

Bienvenidos, bienvenidas a "Órbita Laika".

¿Qué es lo que nos define tal y como somos?

¿Cuál es la principal molécula que determina nuestra biología?

La respuesta es muy sencilla: ADN.

Tres letras que contienen la clave de la vida.

La mayor base de datos celular con la que está escrita

la historia de la evolución.

Ya existían en las primeras bacterias fósiles

descubiertas en La Tierra y, a día de hoy,

continúan existiendo.

El ADN es el director de la melodía que nos conforma, es en esa molécula

donde están escritas las instrucciones que constituyen

lo que es cada ser vivo, y es que, gracias al ADN,

la información genética se propaga de generación en generación.

Fue en 2003 cuando se logró secuenciar todo el genoma humano

y descubrir el texto íntegro

de nuestro libro de instrucciones personal.

Es impresionante ver como dos personas que no se parecen

absolutamente en nada, se diferencian

en menos de un 0,1% de su genoma,

o que la diferencia entre tú y una simple mosca de la fruta

es del 50%.

En el ADN está la clave de la herencia.

Para ello, se han ido conformando evolutivamente sutiles mecanismos

de copia y conservación de la información genética.

Pero en la vida se cometen errores.

A nivel genético también, claro.

Además, gracias al ADN los hemos heredado.

Pero espera, no te alarmes.

Un simple error puede ser la clave de nuestro futuro.

Esta noche, en "Órbita Laika", ADN.

¿Sabías que compartes el 97% de la información genética

con un chimpancé?

¿Y que tienes menos genes que un brócoli?

No te preocupes, ya no puedes hacer nada.

La culpa es de nuestros ancestros.

El ADN es común para todos los seres vivos y, sin embargo,

a unos nos hace humanos, a otros chimpancés y a otros brócolis.

En combinaciones de solo cuatro letras,

el ADN contiene las instrucciones necesarias

para que nuestro organismo crezca, se desarrolle

y, pasado un tiempo prudencial, muera.

Gracias a la secuenciación del ADN se ha conseguido

aclarar el origen del ser humano,

crear insulina a partir de bacterias fecales

o diseñar un arroz que previene la ceguera.

Como dijo James Watson, uno de los descubridores

de la famosa doble hélice, "antes pensábamos que nuestro futuro

estaba en las estrellas. Ahora sabemos que está en nuestros genes."

Esta noche, en "Órbita Laika", hablamos de genética

y descubrimos que mucha gente es mutante sin saberlo.

¿Será tu caso?

(Aplausos)

"Para los hijos de nuestros hijos,

cáncer solo significará una constelación."

Eso es lo que dijo Bill Clinton tras conocerse

hace poco más de cinco años el nacimiento de la técnica CRISPR,

acrónimo de, atención: repeticiones palindrómicas cortas

espaciadas entre sí y agrupadas.

Una técnica que, básicamente, es un corta y pega genético

que permite poner a funcionar genes

cortándolos de una zona de nuestro genoma

y llevándolos a otra de nuestro interés.

Imaginaos unas tijeras con las que podéis cortar

una sección defectuosa de vuestro ADN

y sustituirla por otra funcional.

Estamos hablando de la posibilidad de reescribir nuestros genes

para tratar, por ejemplo, enfermedades hereditarias.

Lo increíble de todo esto es que la técnica surgió por pura casualidad.

Hoy ha venido a contárnoslo uno de los pioneros en España

en las herramientas CRISPR, el biólogo e investigador del CSIC,

Lluís Montoliu.

(Aplausos)

Buenas noches. Qué tal.

(Música)

Lluís, bienvenido. Es un honor y un placer tenerte...

Encantado de estar aquí, en "Órbita Laika", con vosotros.

Voy a empezar por lo más sencillo, por lo más básico.

Sitúanos: qué es un gen, qué es una mutación.

Un gen es un fragmento de nuestro genoma que tiene información genética

que nos hace distintos y que nos hace que haya personas pelirrojas,

como hay aquí entre el público y personas que no lo son.

La mutación, acordémonos que en el genoma

tenemos cuatro letras: la G, la A, la T y la C,

cuando en una posición determinada, en lugar de haber una letra A

hay una T, hay un cambio. Ese cambio es una mutación.

A veces esa mutación tiene consecuencias patológicas

y es la base de algunas de las muchísimas enfermedades

de base genética o enfermedades congénitas que conocemos.

En dos minutos un resumen de genética y mutaciones.

Estamos asistiendo en la ciencia contemporánea a algunos cambios

de paradigma muy importantes y algunas herramientas

muy importantes, en particular en genética

y, en particular, en tu campo, están las herramientas,

la herramienta CRISPR.

¿En qué consiste la herramienta CRISPR?

Pues las herramientas CRISPR nos han cambiado la vida.

Yo no podía sospechar ni soñar que, durante mi trayectoria profesional,

me encontraría con unas herramientas que realmente nos permiten,

fíjate lo que te voy a decir, cambiar cualquier gen

de cualquier organismo y con una precisión

que nunca antes habíamos soñado.

Fíjate, cuando tú estás escribiendo una carta o un documento

o el guion de este programa y te equivocas en una frase

o en una palabra, inconscientemente coges el ratón

y dices: "esta L está mal, la borro y pongo una M".

Estás editando el texto. Esto es lo que ahora

podemos hacer con estas herramientas.

Es una herramienta que es novedosa, que tiene pocos años,

está en un periodo, en una fase de experimentación,

de introducción a nivel de laboratorio, de investigación

o ya podemos ver efectos, no voy a decir cotidianos,

pero que pudieran ser cotidianos.

CRISPR la vamos a tener... CRISPR ha venido para quedarse.

CRISPR no es tan novedosa.

CRISPR la inventaron las bacterias y la inventaron nada menos

que hace miles de millones de años.

Nosotros la hemos descubierto como herramienta para modificar los genes

a voluntad hace apenas seis años.

A las bacterias les sirve para defenderse de los virus.

Nosotros aprovechamos este sistema inmunitario que, por cierto,

descubrió un investigador español y lo tenemos que saber,

el microbiólogo Francisco Juan Martínez Mojica,

de la universidad de Alicante.

Pues descubrió Francisco cómo se pueden, las bacterias,

se defienden de estos virus y, muchos años después,

tantos como 25 años después, otros investigadores se dieron cuenta

que las podemos utilizar para el recorta, pega y colorea,

para cambiar las letras a voluntad de cada gen.

Esto sirve para introducir mutaciones en sistemas modelo,

en nuestras células, en nuestros ratones de laboratorio,

en plantas, para ver cuál es su efecto o al contrario,

cambiar la mutación y restaurar la secuencia correcta,

lo que llamamos terapia génica.

Pero, por ejemplo,

¿cuál es el animal más peligroso para el hombre?

¿Cuál creéis que es?

No va a ser el tiburón, ¿no?

Yo diría el mosquito. El mosquito, efectivamente.

Números. Un matemático como tú lo tienes que saber.

Los mosquitos son capaces de matar, a través de las enfermedades

que diseminan, 725 000 personas al año, al año,

con lo cual diseminan malaria, zika, el virus de la fiebre amarilla, etc.

¿Qué te parecería si utilizáramos las herramientas CRISPR

para interferir en el ciclo de vida del mosquito?

Si eliminamos al mosquito o descendemos

su capacidad reproductiva, estamos combatiendo eficazmente...

Estamos previniendo esa transmisión de enfermedades.

Exacto. Y esta es una de las aplicaciones que tiene,

creo yo, más futuro.

Hay una cosa que a mí me sorprende o no alcanzo a comprender.

Ya sabes que yo vengo del mundo de las matemáticas.

Los genes están presentes en todas nuestras células, ¿no?

Cuando modificamos mediante CRISPR o hacemos una modificación en un gen,

¿cómo hacemos que esa modificación que se ha producido en una célula

o en un gen se disperse a ese cuerpo y tenga...

Esto es el gran problema.

Nosotros tenemos millones de células en nuestro cuerpo y,

cuando estamos tratando, queriendo tratar a un ratón,

como yo lo hago en mi laboratorio de enfermedades raras

o en el futuro, cuando se pueda, a una persona,

pues tenemos que asegurar que lleguemos a un número significativo,

una palabra muy matemática, por cierto, un número significativo

de células para que aquello tenga un efecto terapéutico.

En función de las enfermedades, este número puede ser más o menos pequeño.

Por ejemplo, una enfermedad metabólica,

que afecta a células del hígado.

Entonces, ¿cuántas células del hígado tenemos que corregir

para aquella persona esté curada de ese enfermedad?

Pues, en muchos casos, con un 4 o con un 5% de las células

tendríamos una cantidad de gen correcto funcionando

y esto es lo que estamos intentando, desarrollar estrategias

para llevar las herramientas a un número significativo de células

y que en todas ellas se produzca el cambio que hemos preparado.

Absolutamente comprendido.

Yo no sé si sabéis que Lluís es un experto mundial

y tiene una investigación sobre albinos.

¿Por qué es tan importante la investigación sobre albinos

en cuestiones genéticas? Bueno, las personas con albinismo

es una de las muchísimas condiciones genéticas, cuidado,

que no enfermedades...

Una persona con albinismo tiene la condición en genética,

pero no está enferma. Una persona que tiene acondroplasia

es una persona enana, pero tampoco está enferma.

Hay muchísimas condiciones. Es una condición.

Exactamente. Hay nada menos que 20 genes,

de los 20 000 genes aproximadamente que tenemos en nuestro genoma,

20 de ellos, cuando dejan de funcionar

o funcionan anómalamente, dan lugar a otros tantos tipos

de albinismo. Lo que pasa con el albinismo

es que mucha gente piensa que sabe lo que es

una persona con albinismo. Pensamos en una persona

con piel blanca, con pelo blanco, con los ojos claros...,

que se tiene que poner a la sombra, que se va a quemar al sol...

Y todo esto es cierto, pero nada de esto

es lo que le preocupa a la persona con albinismo.

Realmente lo que le preocupaba es que son personas

con una discapacidad visual severa. Son unas personas

que tienen una alteración en el desarrollo de su ojo,

en el desarrollo de su visión, y tienen verdaderos problemas

para ver el mundo real que les rodea. Entonces, eso es

lo que intentamos investigar nosotros con modelos en ratón

en los que reproducimos, fíjate, con estas mismas herramientas CRISPR,

no reproducimos una mutación cualquiera,

sino exactamente la misma mutación que acabamos de diagnosticar

a una persona. Imagínate, María García Gutiérrez,

la diagnosticamos. En lugar de tener una C, tiene A.

Esa misma C la buscamos en el gen correspondiente del ratón

y le ponemos una A. Con lo cual, ese ratón pasa a tener la mutación

de la señora María, es el avatar de la señora María.

Para nosotros, esto es un antes y un después.

Nunca antes habíamos tenido una herramienta

que nos permitiera reproducir tan fielmente la misma mutación

para, por ejemplo, validar un medicamento,

validar una droga, un tratamiento, que no sabemos si va a tener

consecuencias negativas. Antes de correr

el riesgo con la persona lo probamos en el avatar.

En un programa sobre genética y ADN, no podíamos dejar de tener a Lluís

y ahora sabéis por qué. Podíamos dejar todo lo demás

y tratar de hablar solo contigo. Muchísimas gracias

por estar con nosotros. Muy bien.

Un aplauso para Lluís Montoliu. Muchísimas gracias, gracias.

Adiós.

(Aplausos)

(Música)

Es impresionante hablar con gente así.

¿Sabíais que existe una relación directa

entre la depresión y los neandertales?

Pues sí, la parte neandertal de nuestro ADN,

la herencia genética de nuestros ancestros está ligada,

por ejemplo, a algunos trastornos como la depresión,

las enfermedades cardiovasculares, el virus del papiloma humano...

Sabemos que nuestro ADN está estrechamente ligado

al de los neandertales y al de los llamados homínidos de Denísova.

Atención a esto, en una isla de la Melanesia, en Oceanía,

existe una tribu con un ADN distinto del resto de los humanos.

¿Cómo es posible esto?

¿Son extraterrestres? No.

Pero, quizá, esa tribu, sin quererlo,

haya desvelado una pieza perdida en el puzle

de nuestra historia genética. Al menos, eso cree

el científico Ryan Bohlender, de la Universidad de Texas.

Él y su equipo creen que habría una tercera especie

entre nuestros antepasados que completaría la fotografía

de nuestro pasado genético.

Esto es solo una teoría,

así que hasta que Bohlender llegue a una conclusión,

el extraño ADN de esta tribu seguirá siendo un misterio.

Para hablarnos de misterios y mutaciones,

viene nuestro biólogo estrella, Ricardo Moure.

(Aplausos)

(Vítores)

(Música)

¿Qué tal?

¿Qué? ¿Lo has visto por ahí?

Creo que sí.

No los mires a los ojos y camina hacia atrás.

Vale. Lentamente...

¿Qué pasa? ¿Qué es lo raro? Mutantes...

Mutantes aquí no hay, Ricardo. No hay mutantes...

No, es broma, todos somos mutantes. Lo serás tú.

Bueno, tú también eres mutante. Ah, ¿sí?

Y tus hijos y tu abuela... Todo el público es mutante,

todos somos mutantes... No hay ningún problema,

pero hay ciertos mutantes que, a mí, me encantan

y quiero hablar de ellos. Son los pelirrojos.

Aquí tenemos varios.

(Aplausos)

¿Por qué?

¿Por qué dices que los mutantes...? A ver, son pelirrojos,

no son mutantes. Sí lo son.

Bueno, todos lo somos. Ellos son mutantes del gen

del receptor de la melanocortina 1. Mira, ellos tienen

una genética superespecial y me encanta porque el color

de nuestra piel y de nuestro pelo lo determinan decenas de genes...

No uno ni dos, como nos decían en el cole.

No, no, no... O sea, no hay un gen que diga...

eres negro, blanco, rubio, moreno...

Claro, para nada. Hay decenas. Una combinación.

Una combinación. Pero esos genes lo que hacen es

que tengas más o menos melanina, el pigmento que nos pone morenos.

En el caso de los pelirrojos, un solo gen mutado

hace que sean así. Son una pasada.

Mira, las células de tu piel que producen melanina

y de los folículos de pelo pueden producir dos tipos de melanina.

Una es negra, de cuando te pones moreno,

que es la eumelanina. Eumelanina.

Y hay otra que es roja, que se llama feomelanina,

que es la que tienen ellos. El receptor que tienen mutado

es como un botoncito que tienen las células que producen la melanina,

bueno, la de todos nosotros... Cuando está pulsado,

cuando está estimulado, produce melanina negra, eumelanina.

Vale. Cuando no está pulsado,

produce la roja, la feomelanina. Algunos animales, por ejemplo,

los tigres que juegan con la combinación de apretar

el botón o no apretarlo, según la parte su cuerpo,

para camuflar. Marcan las rayas.

Sí. La negra, está el botón apretado. En las naranjas,

que es el mismo tono que el de los pelirrojos,

no está apretado. Es muy pelirrojo el tigre.

Feomelanina, roja. Todos los animales que son a rayas

o que tienen manchas, todos ellos están jugando

con estas cosas. Nosotros no.

Nosotros un poquito sí. Nosotros jugamos con las proporciones

de la melanina negra y la roja y eso determina el tono del pelo.

Mira, te voy a poner un ejemplo. Te presento a... nosotros.

Mira... Bueno, nosotros...

(RÍE)

Creo que yo salgo mejor parado. Imagínate, nosotros, los humanos,

si el botoncito este, el receptor de la melanocortina 1

está apretado a tope todo el rato... Mucha eumelanina.

Sí, mucha de la negra, entonces, somos morenos.

Muy morenos. Como yo, pelo negro, ¿sabes?

Si está pulsado como a medias, a veces se aprieta y a veces no,

hay una mezcla de la roja y la negra. Entonces, eres castaño.

Tipo tú un poco. Tú eres mezcla. Bueno, castaño.

Si aprieta muy poco, tienes muy poquita de la negra

y mucha de la roja y eres rubio. ¿Qué pasa con los pelirrojos?

Directamente el botón este no va, está chafado, está mutado.

Entonces, ellos solo pueden producir la melanina roja, la feomelanina.

Muy bien.

Hay una cosa que yo quiero saber sobre los pelirrojos.

Yo tengo la barba medio roja. ¿Veis unos pelicos rojos,

rubitos y de todo? ¿Qué pasa? ¿Soy pelirrojo a medias o qué?

Vale, exactamente, tú eres medio mutante.

Esto pasa mucho, sobre todo...

Hace poco, que vino el hipsterismo y había mucha barba,

muchos tíos, de repente, dijeron: "Pero si tengo la barba pelirroja.

¿Qué está pasando? Yo soy moreno". Es gente que es medio mutante.

De cada gen tienes dos copias, una de mamá y otra de papá.

¿Qué pasa? Si tú tienes una de las copias mutada,

no pasa nada. Tú tienes la otra, que puede producir melanina negra

sin problema. Entonces, puedes ser moreno o lo que sea.

Si tienes las dos mutadas, entonces ya eres pelirrojo.

Por ejemplo, tu caso. Si tienes solo uno mutado...

Los genes son muy caprichosos, ¿vale? Y no se comportan igual

según la parte del cuerpo. Te voy a poner un ejemplo.

Aquí tú y todos vosotros el pelo de la cabeza

lo podéis tener liso, pero el de otras partes

no es liso, ¿vale? Es verdad.

Es verdad. Si queréis, lo comprobamos, pero mejor no.

Mejor no. Vamos a mantener el horario.

¿Qué pasa? Puede ser que lleves esta copia del gen ahí mutada

y, entonces, en la barba se te active y te salga roja.

Que salga tan bonita como la tengo. Preciosa.

De hecho, hay chicos que tienen el pelo de las axilas pelirrojo,

pero son morenos... Es una combinación bastante curiosa.

Eh... Es que tengo ganas de preguntarlo.

Sé lo que vas a preguntar. En los pelirrojos...

(RÍE)

Si quieres, se lo preguntamos a... Vamos a preguntarlo. Tengo un micro.

Cómo preguntar esto... educadamente.

A ver, digamos que... ¿la moqueta va a juego con las cortinas?

Esto es un momentazo. Si es necesario decirlo,

supongo que... sí.

(GRITAN) ¡Bien!

(Aplausos)

¡Se ha liberado un misterio de la ciencia!

Esto es un momento histórico.

¿Os preguntan muchas cosas raras? Te voy a dejar el micrófono,

acércatelo bien para que se te oiga. ¿Os preguntan cosas raras

a los pelirrojos? Sí, bueno...

Siempre me suelen preguntar lo típico, si soy teñido...

Pero la pregunta esa siempre ha estado en el aire

y, desde que era pequeño, siempre. Todo el mundo tiene esa curiosidad.

Siempre ha estado en el aire y esto es un servicio público.

Bueno, de pequeño había que esperar a que crecieses porque...

Claro, piensa que ellos no tienen melanina de la negra.

Si son pelirrojos de cabeza, todo tiene que ser pelirrojo,

es que no hay otra opción. Y quien no lo tenga así...

No es pelirrojo de verdad. Es de bote.

Muy bonito.

Los pelirrojos, no sé si lo sabes tú,

tienen un sexto sentido, que es que se reconocen entre ellos,

como los calvos. Los "gafosos" también.

Tú te has preguntado más cosas sobre pelirrojos

y se lo has preguntado a Internet. Sí, sí.

A mí, cuando me dijeron que podía hacer esta sección

de pelirrojos, que tenía muchas ganas,

porque a mí me hubiera gustado ser pelirrojo.

Yo busqué en Google. Empiezas a poner y sale todo esto.

Lo único bueno que pone es que ligan más.

Es lo único bueno.

(LEE) "Son el precio" de qué.

Es muy loco. Es que hay un montón de leyendas sobre los pelirrojos.

Hay montones de leyendas sobre los pelirrojos.

Vamos a tratar un par de temas sobre los pelirrojos.

¿Es verdad que son el mal? No. No son el mal los pelirrojos.

No son el mal, pero hay cosas guais en los pelirrojos.

Cosas así como... Aparte de lo del rojo.

Sí. Cosas muy frikis. Por ejemplo, hay estudios que indican

que necesitan más anestesia cuando les van operar...

Hasta un 20 % más. De hecho, luego, se hizo otro estudio

en una revista de dentistas que decía que tienen el doble

de probabilidades de fallar a la cita con el dentista.

Claro, como les hacen daño porque los anestesian mal...

pues no quieren ir. No van.

Muchísimas gracias. Me pasa como con Lluís,

me tiraría hablando contigo todo el tiempo.

Además, muy divertido. ¡Un aplauso para Ricardo!

Muchas gracias. ¡Un aplauso para ellos!

(Aplausos)

(Música)

Hemos vivido un momento histórico, no sé si os habéis dado cuenta, ¿eh?

¿Qué tenemos que hacer para envejecer mejor?

Hacer deporte, comer sano, evitar el estrés...

Por supuesto, nada de drogas... Vale.

No hay duda de que todo eso ayudará a que en el futuro seamos

unos viejecitos fuertes y sanos.

¿Y si os digo que la forma que tenemos de envejecer

está condicionada por el ADN que hemos heredado de nuestra madre?

Esto es lo que ha revelado

un estudio del Instituto Max Planck, de Colonia.

Las mitocondrias son las fuentes de la energía de nuestras células.

Son unas pequeñas bacterias que aprendieron a vivir en simbiosis

dentro de otros organismos. Tiene su propio ADN

y, además, las mitocondrias se transmiten solo por vía materna.

En el estudio de la Universidad de Colonia,

trabajaron con dos grupos de ratones,

unos con disfunciones del ADN mitocondrial heredado,

otros con disfunciones adquiridas en su vida de normal

y, por supuesto, con un grupo de ratones sanos.

Lo que encontraron es que el grupo con mutaciones críticas

en el ADN mitocondrial heredado tenían más signos de envejecimiento

y menor fertilidad.

Esto implica que, para tratar algunas afecciones

que afectan a órganos con gran necesidad energética,

hay que apuntar directamente a las mitocondrias.

Pero, cuidado, que madre no hay más que una y hay que cuidarla.

Vamos a descubrir más curiosidades del ADN

con nuestras "Preguntas frecuentes", una sección

de la Cátedra de Cultura Científica de la Universidad del País Vasco.

(Música)

Estos son Javi, Canelo y una zanahoria.

A primera vista, podríamos decir que son totalmente distintos

entre sí; pero Javi, Canelo y la zanahoria tienen algo en común,

en sus células hay ADN. Ese ADN contiene las instrucciones

para hacer de Javi un humano, de Canelo un perro

y de la zanahoria..., bueno, una zanahoria.

Así que lo lógico es suponer que sus ADN son

muy distintos entre sí. Veamos...

Esas instrucciones están codificadas en el ADN

con las famosas cuatro letras.

En la década de los 70, aprendimos a leer esta secuencia de letras,

es lo que se conoce como secuenciación del ADN.

En 1990, se lanzó el proyecto de secuenciación del genoma humano,

que no se terminó hasta el año 2003. Ahora sabemos que un ser humano,

como Javi, tiene alrededor de 20 000 genes codificantes

de proteínas, o sea, 20 000 instrucciones.

Dos seres humanos como Javi y, por ejemplo, Albert Einstein

son genéticamente idénticos en un 99,9 %.

Canelo tiene unos 19 000 genes y ahora sabemos que Canelo y Javi

son genéticamente idénticos en, más o menos, un 80 %.

Por tanto, Canelo también es genéticamente idéntico

a Albert Einstein en un 80 %. Pero es que esta zanahoria

tiene una similitud genética con Javi de un 50 %, es decir,

que la mitad de las instrucciones genéticas de Albert Einstein

eran idénticas a las de una zanahoria.

Piénsalo la próxima vez que te comas una ensalada,

tal vez mastiques con más respeto.

(Aplausos)

(Música)

No sé si sabéis que hace poco se ha encontrado

el ADN humano más antiguo. En concreto,

se trata de una secuenciación del genoma humano

de hace 400 000 años. Antiguo, ¿verdad?

¿Sabéis dónde se ha encontrado?

En Burgos.

El equipo científico sustrajo este ADN de un fémur

encontrado en el yacimiento de Atapuerca.

Este descubrimiento ha sido tan revelador

que ha obligado a trazar un nuevo árbol genealógico humano.

Pero, ¿qué tipo de molécula es este ADN?

¿Cuáles son sus características químicas

que lo hacen tan estable en el tiempo?

Hoy ha venido a contárnoslo nuestra experta en química,

Deborah García.

(Aplausos)

¿Qué tal? ¿Cómo estás? ¿Qué tal?

Deborah, ADN, química, bueno...

Explícanos en qué consiste esta molécula de la vida.

Sí, pero antes te quiero contar una cosa.

A ver... Porque la mitad de la gente

si le preguntamos a la gente si se comería un plátano con genes

sabemos que la mitad dirían que no. La mitad de la gente...

Pero vamos a ver, ¿se puede comer un plátano sin genes?

No, porque todos los plátanos tienen genes, las personas

y todos los seres vivos tenemos genes.

Esos genes vienen del ADN, ¿no? Sí.

Explícanos desde el punto de vista químico qué es el ADN,

porque es como la base, ¿no? Sí, la química del ADN.

El ADN está compuesto de tres cosas.

Una de ellas es la desoxirribosa, que es un azúcar de cinco carbonos.

A lo mejor ya te hago una idea de por qué se llama ADN.

Ácido desoxirribonucleico. Exacto.

Y la palabra ácido viene de un grupo fosfato, que es ácido,

porque esa es otra de las piezas. Tenemos esa desoxirribosa,

unidad fosfato, desoxirribosa, unidad fosfato.

La tercera pieza es una base nitrogenada,

que son la adenina, la timina, la citosina y la guanina.

La de las letras que contaba Lluís. A, C, G, T, todo eso, ¿sí?

Esas. Ah vale.

Entonces tenemos las tres partes, ¿y cómo se unen?

¿Cómo se juntan esas tres partes?

La desoxirribosa, los grupos fosfatos y esas bases nitrogenadas.

Pues lo vamos a ver aquí, en este precioso ADN.

Qué bonito, me encanta. Parece una escultura de Jeff Koons,

entonces a mí me flipa. Es muy bonito.

Aquí vemos todas las partes. ¿Dónde estaría cada una de ellas?

Pues mira, la desoxirribosa y los fosfatos estarían en la zona naranja.

Desoxirribosa, fosfato, desoxirribosa, fosfato, así todo.

Es la parte que se repite y tiene menos interés en ese sentido.

En los brazos naranjas, exacto. Y luego esto que vemos aquí

con estos códigos de color, de verde, rojo, verde, rojo,

azul, amarillo, son esas bases nitrogenadas.

¿Es casual o no que el azul siempre vaya con el amarillo

y el rojo vaya siempre con el verde? No, no es casualidad.

En química nunca nada es casual. Bueno, yo qué sé.

Pues no, van unidas a unas bases con respecto a otras en concreto,

por ejemplo, el verde y el rojo

podrían ser la citosina con la guanina,

porque la citosina siempre va unida a la guanina.

No puede ir unida a la azul... No.

Y el azul con el amarillo podría ser la adenina con la timina.

Porque solo la adenina se une a la timina.

¿Esta unión hace que sea tan estable esto que nos decían?

Sí, también influye toda la estructura de fuera.

O sea, la estabilidad tiene que ver con la geometría,

que ya sé que eso te gusta. Me encanta.

Lo de la química y la geometría es una cosa que me encanta.

Es estable en unas condiciones muy concretas porque cuando encontramos

ADN tan antiguo, es porque está en un estado

en el que no hay mucha humedad y está seco

porque, de hecho, una de las cosas que más le afecta

por ejemplo, es la humedad y la temperatura.

Entonces, los plátanos y todo eso, tienen genes, tienen ADN,

¿y eso cómo está metido? Eso está metido las células,

y luego, se puede ver, ¿no? Sí, se puede ver y ahí está escrita

la información de nuestro código genético.

Esto de GATTACA, ¿no? El GATTACA viene de leer esas letras.

Ahí está toda esa información. En realidad, si nos quedamos

con una sola hebra de ADN, que así es realmente como funciona,

podemos ya leer, porque la complementaria ya la sabemos.

Solo viendo una parte sabes cómo es la otra.

Y la información se va codificando de tres en tres,

que son lo que se llaman codones. Entonces, si tenemos tres letras,

pues ya tenemos cierta información. Tendríamos palabras que son siempre

con sílabas de tres letras. Sílabas. La analogía sería esa.

Porque la analogía sería que si quisiésemos construir una palabra

o una instrucción, esa palabra tendría sílabas siempre

de tres letras. De hecho, el proceso se llama

primero de transcripción, y luego de traducción.

Como cuando tomamos apuntes en clase que puede ser un tanto farragosos,

llegamos a casa, los pasamos a limpio, los transcribimos...

Pero luego... Y así los puedes leer.

Claro, así los puedes leer y memorizar,

y eso quiere decir que los traduces. Pues esos dos procesos ocurren igual

cuando tenemos que interpretar el ADN.

Perfecto, y así es como podemos pasar de una molécula química

a la información sobre qué somos o quiénes somos.

Sí. Muy bien.

¿Y te crees lo de que el plátano tiene genes o lo extraemos?

Porque podemos hacerlo. ¿Podemos extraer ADN de un plátano?

Sí, podemos hacerlo. Yo quiero hacer eso.

Ay, sí, sí, sí... Sí, vamos para aquí.

¿Vamos a verle los genes al plátano? Sí, y además vamos a hacer

un experimento que se puede replicar muy fácil en casa.

Es con cosas que todo el mundo puede tener.

Bueno, lo primero, abrimos el plátano.

Véase que es de las que abren el plátano donde la puntita,

porque la mitad de la humanidad lo abre por el otro lado.

Vale, cogemos el plátano y lo metemos en la bolsita.

Lo vamos a meter en esa bolsa. Vale.

Lo metemos en esta bolsa porque así es muy fácil de espachurrar.

¿Hay que espachurrarlo? Sí.

Porque así lo que estamos haciendo es aumentar la superficie de contacto

porque vamos a agregar otras sustancias, aumentamos la superficie

de contacto para que vaya todo bien. Da gustito, ¿eh?

Da un poco de gustito, la verdad. No lo quería decir...

Es un poco asquerosete, también. Así vale, ya está.

Ahora vamos a añadir unos 100 ml de agua.

Vale, le metemos agua aquí...

Ya lo añadimos aquí porque así es más fácil de mezclar.

Ahí está. Muy bien.

Y 100 ml de detergente.

100 ml no, perdón, 10 ml es suficiente.

10 ml de jabón. Un poco de detergente.

¿Por qué este jabón, este detergente?

El jabón, el detergente, lo que hace es romper los fosfolípidos

de las membranas celulares porque, al fin y al cabo,

el detergente tiene tensioactivos que lo que hacen es romper

esos fosfolípidos, entonces así podemos liberarlo.

Y una pizquita de sal que luego te explico para qué sirve.

Vale, una pizquita de sal siempre viene bien.

Si al final, la química es un poco como hacer cocina.

Entonces ahora amasamos un poco más. Ahora da más asco que gusto, creo.

No, a mí me da gustito. Sí, bueno, cada uno...

No muchísimo para que no haga mucha espuma, ¿vale?

Y entonces, de esta manera, estamos liberando todo lo que nos interesa.

Pero claro, aquí hay otros orgánulos, paredes celulares,

cosas que no nos interesan. Para librarnos de eso lo que vamos

a hacer es filtrarlo, entonces nos servimos de ese colador

y ya lo podemos filtrar aquí.

Ahí está. ¿Veis?

Es muy facilito, por eso digo, se puede hacer en casa.

La verdad es que con lo que tenemos aquí, plátano, jabón, agua,

esto cualquiera lo puede hacer en su casa.

Además no es nada peligroso, no es nada tóxico, ¿no?

Bueno, pues ya tenemos aquí si que tenemos ya suelto ese ADN.

Falta una fase pero ya esta última etapa la vamos a hacer

en un tubo de ensayo porque nos va a permitir ver cosas.

Tubo de ensayo.

Vamos a coger unos 5 ml, que es suficiente, de este ADN

y lo vamos a colocar ahí. Id tomando nota todo el mundo.

Es que esto se puede hacer. Sí, sí, claro.

Si ya ves, estas jeringuillas, además, son muy fáciles de conseguir.

Vale, ahí tenemos esto. Y ahora vamos a añadir zumo de piña.

Zumo de piña, ¿por qué? 1 ml o 2 ml de zumo de piña,

porque el zumo de piña tiene una enzima que lo que hace

es romper unas proteínas a las que está pegado el ADN,

porque el ADN en nuestro cuerpo lo tenemos superenrollado,

y en esas estructuras, en realidad está enrollado a unas histonas,

que son proteínas. Y esto las suelta.

Para soltarlo de esas histonas utilizamos una enzima

que tenemos en la piña.

Yo lo que alucino es cómo alguien ha llegado a descubrir esto,

que eso se soltaba así.

Y ahí está. Me parece maravilloso.

Y el último paso es añadir alcohol.

No se te olvide decirme lo de la sal, para qué era la sal.

Vale, porque afecta a este último paso,

porque resulta que el ADN no es soluble en alcohol

y entonces, para todavía forzar más esa insolubilidad,

lo que hacemos es echarle sal porque el sodio de la sal

se une a los grupos fosfato y hace que sea todavía más insoluble.

Entonces, al ser insoluble es como que se reprime,

se repliega sobre sí mismo y entonces lo hace más visible.

Se ven como una especie de hebras hechas con burbujitas.

sí, es muy guay.

Eso es el ADN del plátano. Ese es el ADN del plátano.

Yo sé que hay gente que ha hecho esto en clase de biología

o en la casa de las ciencias, pero yo es la primera vez

que hago estas cosas y me parece alucinante

que le estemos viendo el ADN, los genes, a un plátano.

Me parece alucinante.

¿Lo podemos dejar ahí? Sí, lo podemos dejar aquí.

Es que, claro, tú piensa la pregunta que te hacía al principio,

de que nos daba miedo comernos un plátano con genes

es que claro, tenemos miedo a ciertas cosas cuando las desconocemos,

es como uno de los miedos más intensos que tenemos,

pero en este caso el miedo es a la manipulación,

como si otra persona hubiese metido los genes en el plátano.

Yo creo que es un poco. Hubiese metido algo raro.

La interpretación de mucha gente y por eso le da miedo.

Es un poco eso del pensamiento de que el hombre es un lobo para el hombre.

Ese tipo de miedo que tenemos a veces unos de otros,

pues muy probablemente también lo llevemos escritos en nuestros genes.

Bueno, muchísimas gracias, Deborah. Muchas gracias.

Qué bueno, muchas gracias.

(Aplausos)

De verdad, me da hasta emoción, la cosa de ese miedo

que viene del desconocimiento.

Bueno, imaginaos por un momento a dos hermanas, Ana y Laura.

Ana es aventurera, le gustan los deportes extremos, la escalada.

Ha escalado los picos más altos del planeta.

Practica el salto base.

Laura es abogada.

Le gusta la vida tranquila, disfrutar de su familia.

Tiene un miedo atroz a las alturas.

El caso es que Ana y Laura son gemelas homocigóticas.

O sea, comparten exactamente la misma información en su ADN.

Sin embargo, son completamente distintas,

son personas completamente diferentes.

Este caso imaginario lo podemos comprobar constantemente,

y es la prueba de que los genes no dictan nuestra personalidad.

Sabemos que el entorno, que los hábitos,

alteran el funcionamiento de los genes a lo largo de la vida.

Y esto es, precisamente, lo que estudia la epigenética.

Porque el ambiente, nuestra dieta, el ejercicio,

nuestras relaciones sociales,

pueden reescribir, para bien o para mal,

las instrucciones genéticas que hemos heredado.

De esto ha venido a hablarnos la bióloga Isabel López Calderón.

(Aplausos)

Isabel, ¿cómo estás? ¿Qué hay?

Muy bien. Pasa por aquí. Pasa por esta mesa.

Isabel, encantado de que estés aquí. Yo, encantada de estar.

Lo hablábamos antes con Lluís, asistimos a cambios de paradigma

en la biología, la ciencia en general,

y uno de los cambios de paradigma es la epigenética.

Te voy a pedir lo mismo que a él... (RÍEN)

Dos minutitos de la epigenética en una cascarita de ADN.

Vale. Pues la genética creo que ya la ha explicado Lluís cómo es,

en qué consiste.

La herencia está escrita en los genes,

que están en el ADN. (ASIENTE)

Y, entonces, eso es lo que sabíamos desde hace muchísimo tiempo.

Heredamos la herencia genética,

y la heredamos. Y la heredamos.

También sabíamos que en cómo somos o qué pinta tenemos

influye, no solamente la genética, sino el ambiente.

La cuestión era la conjunción de cómo el ambiente

influye en cómo somos.

¿Qué sabemos?

Sabemos que el ADN es una molécula muy larga.

Cada una de nuestras células tiene 2 m de ADN,

y tiene que empaquetarse para caber dentro de la célula.

Para que lo cual, lo que hace es que se asocia a unas proteínas

que se llaman histonas, en una forma que se llama nucleosoma.

Esta todo empaquetado con esas proteínas.

Pero el ADN, para que tengamos una característica,

tiene que expresarse. Es decir, tiene que poder ser,

por la maquinaria celular, digamos que reproducida,

para que dé lugar a las proteínas.

Hay zonas del núcleo, que es donde está el ADN,

que está muy compacta.

Eso no se puede leer.

Entonces, los genes que están en esas zonas muy compactas

están inactivos.

Como si no funcionaran. No forman proteína. Exactamente.

Pero las zonas que están laxas sí se pueden leer,

y esas sí que son capaces de dar lugar a las proteínas.

El paso de compacto a laxo

es un paso que depende de unas señales moleculares

que se establecen en el gen.

Podemos influir sobre esas señales con nuestro entorno,

con nuestras costumbres... Claro.

Eso ha sido una de las grandes sorpresas de lo genético,

porque para nosotros, hasta hace 20 años,

el ADN era el ADN, y era... O sea, yo me estoy dando cuenta

de que ahora mismo estamos,

a lo mejor me equivoco, ¿en una edad de oro de la genética?

¡Hombre! ¡Ja! No lo digo yo.

(RÍE) Lo dice el universo. Lo dice todo el mundo.

(RÍE) Sí, ¿no? Es el siglo de la genética.

(AMBOS) Es el siglo de la genética.

-Y, entonces, lo que ahora estamos empezando a comprender,

cómo el ambiente puede, en un momento determinado,

hacer que un gen, que normalmente estaría, a lo mejor,

estirado y funcionando, de pronto se compacte y no funcione.

Por eso es por lo que,

como hablábamos en el ejemplo que acabo de introducir,

estas cuestiones epigenéticas

de cómo se modifica la expresión de estos genes

se estudian tanto en gemelos homocigóticos, ¿no?

Claro. Porque, en principio, son clones...

¿Como el ADN o algo parecido? Sí, sí, son clones. Son clónicos.

Son exactamente iguales. Claro, pero en el momento en que

un cigoto que acaba de ser, se acaba de producir la fecundación,

un óvulo y un espermatozoide, empieza a dividirse la célula,

y se separa para dar lugar a dos individuos que son distintos,

desde ese momento ya el ambiente que tienen es distinto.

Incluso, en el seno materno. No solo influye...

En los dos influiría lo que la madre comiera,

pero también si está delante, si está detrás,

y cosas que no sabemos.

Hemos hablado antes de CRISPR,

como que puede ser utilizado como una terapia a nivel genético.

A nivel genético, a nivel epigenético,

¿podemos, de alguna forma,

tener algo así como buenos hábitos genéticos?

Es decir, ¿tener buenos hábitos,

que vayan a favorecer que aquellas características

que nosotros queremos que se expresen en nuestros genes,

yo qué sé, longevidad o ese tipo de cosas,

se expresen gracias a los buenos hábitos?

Claro. Lo que pasa es que sabemos esto de la epigenética

desde hace 20 años. 20 años es muy poco.

Entonces, ¿qué es lo que hemos empezado?

Empezamos estudiando estos fenómenos epigenéticos

en organismos sencillos, en bacterias, en levadura...

Seguimos con moscas, ratones...

Y, ahora mismo, lo que sabemos del hombre

es relativamente poco.

Sabemos, buenos hábitos, por ejemplo,

las ratas que crían a su camada

y la lamen, la tratan con cariño,

resulta que la siguiente generación,

esas ratitas, nacen calmadas, tranquilas,

y la siguiente generación también es calmada y tranquila.

Mientras que las que maltratan a su camada, muchas veces

lo que ocurre es que la ratita está estresada,

y transmite ese estrés a sus hijos.

Es decir, la epigenética no se...

La sorpresa es que no se restringe a un solo individuo, sino que...

Ni a una generación, ¿no? Exactamente.

Puede transmitirse a varias generaciones,

dependiendo de cómo sea.

Incluso, si tú coges ratitas de las que iban a ser maltratadas,

porque la madre es maltratadora,

y las pones con la ratita que las quiere,

pues esas ratitas están tranquilas y transmiten la tranquilidad.

Luego, no todo está en los genes.

Y eso a los genéticos nos ha hecho polvo, ¿eh?

Claro, os ha hecho polvo, pero...

(RÍEN)

Pero imagino que a la vez os abre un campo de investigación tremendo.

Me quedo con esa frase que acabas de decir,

no está escrito en nuestros genes...

Nuestro comportamiento, nuestras características,

no solo están escritas en nuestros genes.

¡Ah! Eso, eso. Seguimos...

Todo lo que sabemos es válido, solo que tenemos que añadirle más.

O sea, antes era un dogma que todo estaba escrito de los genes,

ahora, pues no lo es.

Hay algo más, que no está escrito en los genes.

Pero bueno, los biólogos no somos como los matemáticos o los físicos,

con perdón, que lo que os gusta haciendo experimentos

es confirmar las teorías.

A nosotros, que un dogma o una teoría no se cumple,

pues, como Groucho Marx:

"Si no te gustan mis principios, pues tengo otros".

(RÍE) Maravillosa, Isabel. Muchísimas gracias.

Ha sido un placer estar contigo. Muchas gracias.

(Aplausos)

Fuera dogmas en la biología.

Los avances en la genética nos permiten soñar con un futuro,

que a veces puede parecernos un poco extraño.

Por ejemplo...

¿Llegará el momento en el que ligaremos enseñando

nuestro genoma en las redes sociales?

(Risas)

¿Os imagines olvidarnos de la reproducción sexual

cara a cara y fabricar bebés a la carta?

Yo sé de una que no va a ver muy bien

todo esto por que es muy animalilla.

En el buen sentido, eh.

Raquel Sastre.

(Música)

¿Qué tal?

¿Cómo estás, fenómena?

¿Y tú, cómo ves toda esta cuestión del ADN?

¿A ti qué te parece? Pues mira, os voy a decir la verdad.

Hay cosas que me gustan y cosas que no me gustan.

Por ejemplo: me ha molado mucho lo de ligar con el genoma.

Pero, se me plantean dudas.

La ejecución. O sea, tú imagínate

que estás en un bar y te llega un tío

y te dice: "Nena, quieres ver mi doble hélice?

¿Quieres ver mis células troncales pluripotentes?".

Bueno, eso te gusta de la genética del ADN.

Eso me ha gustado, eso me ha gustado. Pero también entiendo

que habrá muchas mujeres que eso no les atraiga

y están pasando cosas. ¿Sabéis que últimamente

hay mujeres que se inseminan en casa con semen criogenizado

que compran online? Si compras en una web dudosa

ya sabéis lo que pasa cuando cogéis un vestido, ¿no?

Que en foto muy bonito y luego te llega otra cosa a casa.

Bueno, pues que te pase con el semen que te vas a introducir.

¿Imagínate que te llega un semen

de otro color, con menos volumen, que no sea humano...?

Vamos a ver, entonces hay otras cosas del genoma

Por ejemplo, no me ha gustado para nada

Por ejemplo, no me ha gustado para nada

la técnica CRISPR, lo siento Montoliu.

Lo siento, pero no me gusta. ¿Qué?

Pues muy sencillo. Porque sí, puede ser muy buena,

puede ayudar a mogollón de cosas. Por ejemplo, las alergias

primaverales. Tú te vas a Jaén, ¿no?

Hay mogollón de alérgicos, te coges las plantitas,

los olivos, las esterilizas, les quitas ahí los gametos masculinos

y ya no hay polen. Es como que las capas.

Genial, ahí. Perfecto. Muy bien, todo arreglado.

¿Cuántos millones ha costado eso, eh, eh, eh?

Montoliu. Eh, Montoliu.

Como se nota que no lo pagas tú de tu bolsillo.

¿Cuánto dinero vale eso? Pues, será caro.

Hombre, por favor. Hay que ser eficiente, hay que ser eficiente.

Tú te coges a todos los alérgicos y los tiras por un barranco.

(Risas)

Solucionado. No la aplaudáis esto.

No, no se puede hacer eso. Esto no se aplaude.

No, no, no. Tengo que decir una cosa.

Tranquilos, tranquilos todos. Que el video que te traigo

no va sobre esto. Aunque voy a decir una cosa,

tampoco va sobre ADN como yo me esperaba.

No sé que les pasa a los guionistas de este programa

pero para mí que tienen algún trauma infantil.

Porque me han enviado a rodar una peli XXX.

¿Sabéis que la oveja Dolly se llama así por Dolly Parton?

Y no por sus temazos. Sino porque la célula de oveja

que clonaron provenía de una glándula mamaria.

El experimento más importante que se ha hecho nunca para analizar

el envejecimiento de los animales, tiene nombre de chiste

de tetas grandes. Para mí que esto se le ocurrió

a un tío. Te lo hiciste, macho.

(Música)

He venido al Centro de Selección y Reproducción Animal

de Colmenar Viejo para reunirme con Santiago Moreno,

director de Departamento de Producción Animal.

-Nosotros buscamos la mejora de la rentabilidad de los ganaderos.

De las explotaciones ganaderas. - Sí.

-Para eso, trabajamos en muchos frentes.

Desde el Instituto madrileño de Investigación y Desarrollo Rural

lo que hacemos es, entre otras cosas, mejorar la genética de los animales.

De forma que sean más productivos en aquellos aprovechamientos

en los que el ganadero considere que le pueden beneficiar.

-¿Sabéis que la oveja Dolly tuvo tres madres?

Una de la que se extrajo el ovocito, otra de la que se tomó el ADN,

Y la madre de alquiler. ¿Os imagines a un rebaño de madres

diciéndote que ordenes el cuarto? ¿Tendréis algún tipo de proceso

para extraer el semen, cómo lo hacéis?

-Bueno, pues es muy sencillo. Intentamos reproducir

lo que es la monta natural del semental sobre una hembra

y en el momento de esa monta desviamos el pene

para que la eyaculación se haga sobre un tubo de ensayo.

Recogemos ese material, que es el que luego en el laboratorio

lo primero que hacemos es analizarlo para que no tenga ninguna patología

y que sea fértil desde el punto de vista de motividad

y de sus características. Y después ya lo diluimos

para tener muchas dosis, suficientes para hacer inseminaciones

y lo congelamos para tenerlo ya a disposición de los ganaderos

o de los veterinarios que quieran disponer de él.

"En uno de los laboratorios del CENSYRA vamos a seguir hablando

de reproducción dirigida con Sonsoles Zavala,

directora del centro."

-Y una vez que se extrae el semen, llega al laboratorio

y se analiza, lo primero ver si el semen se mueve correctamente

para luego proceder a su envasado. Los compañeros, una vez que ven

el semen, saben la concentración que hay. En carneros,

como hemos visto, puede haber unos 300 000 millones de espermatozoides

por mililitro. Y calculan la dosis del diluyente

que tienen que poner para que luego en la pajuela que ves aquí,

en el envase, haya la dosis suficiente para que la hembra

se insemine y quede gestante.

-¿Y cuánto tiempo puede estar congelada

cada una de esas pajuelas sin usar? -La congelación es ilimitada.

Nosotros aquí, en el banco que tenemos dentro de CENSYRA,

hay dosis almacenadas desde 1972.

-Para conseguir a Dolly necesitaron 277 intentos.

277 óvulos implantados, de los que solo salieron adelante 13.

Y de esos 13, que eligieron a uno. - Aquí, en estas instalaciones,

custodiamos una copia de seguridad del material genético

de las razas autóctonas nacionales. Ahora mismo estamos,

en banco nacional tenemos unos 200 embriones

y como un poco más de 62 000 dosis de semen de las distintas

razas autóctonas.

-La estirpe de un carnero puede durar siglos congelada.

Y pensaréis: "¿qué fue de la estirpe de Dolly?"

Pues ella pasó a mejor vida.

Pero sus cuatro clones siguen viviendo sanos y fuertes

en los alrededores de Nottingham.

¿Os imagináis que tarde o temprano sea algo habitual

poder clonar a las personas? Eso sí, ya os advierto

que Raquel Sastre solo hay una. Y si habéis pensado en algún momento

en clonarla para ponerla a hacer repor y sacar el doble,

mi sueldo no lo comparto con ella?

(Música)

La verdad que sí. La verdad es que dan ganas

de clonarla a veces tan majita.

Seguro que os suena eso de la Ley de Protección de Datos.

A todos nos ha llegado algún mail... (PÚBLICO) Sí.

...donde nos preguntaban si aceptábamos la utilización

de nuestros datos personales para fines comerciales.

¿Sí o no? (PÚBLICO) Sí.

Pues es posible que dentro de muy poco

estemos hablando de otro tipo de protección de la privacidad,

la privacidad genética.

Un artículo reciente de la revista "Science"

nos habla del rápido crecimiento que están experimentando

las bases de datos genómicas de los consumidores.

¿Y qué es eso de los datos genómicos?

Desde hace varios años existen empresas

que ofrecen pruebas genéticas directas para, por ejemplo,

conocer el lugar de origen de tus ancestros

o descubrir a familiares perdidos u olvidados.

Estos servicios hacen crecer cada día

una enorme base de datos genética a nivel mundial.

Una base de datos que también está siendo utilizada

por organismos oficiales y forenses,

por ejemplo, para resolver crímenes.

El caso más destacado es el del asesino del Golden Gate,

al que descubrieron rastreando a sus familiares

en una base de datos genómica de consumidores

y utilizando su ADN de la escena del crimen,

y con los segmentos coincidentes del ADN

lograron dar con su identidad.

Puede que todo esto nos suene un poquito a ciencia-ficción,

pero es el presente, está pasando.

Así que yo me pregunto: ¿cómo empezó todo esto?

¿Quién o quiénes son los auténticos responsables

de que estemos hablando de la privacidad de nuestro ADN?

Es un poco lo que viene a contarnos nuestro físico, Javier Santaolalla.

(Música, aplausos)

Eduardo. Javi.

Física... ¡Física!

¿Física y ADN? Física. Física y ADN, física y todo,

porque la física combina bien con todo.

Y es que en este caso en particular es especialmente importante

porque para entender bien todo lo que hemos hablado en este programa

sobre la genética, la herencia,

es fundamental entender la estructura del ADN,

porque ese andamiaje permite entender los procesos que hay detrás

de esta molécula tan importante para la vida.

Y por eso me duele tanto a mí, personalmente, me parece tan triste

que en esta historia del descubrimiento del ADN

y la importancia biológica, muchas veces se omite

el papel fundamental que tuvieron dos personas

en el descubrimiento de esta estructura.

Normalmente cuando hablamos del descubrimiento del ADN

se menciona a los clásicos... (ASIENTE)

A Maurice Wilkins y, fundamentalmente...

A Watson y Crick. Watson y Crick, premios Nobel,

son las estrellas, Cristiano y Messi de la genética,

pero se olvida el papel fundamental que tuvieron dos personas

en este importante momento histórico.

Duele especialmente porque una de ellas es mujer

y esta historia, por lo tanto, nos recuerda

a otras situaciones históricas, como a Jocelyn Bell, Lise Meitner...

Historia que se repite de mujer que es ignorada

o cuyo papel importante en un descubrimiento es minimizado.

Yo sé de quién estás hablando. ¿De quién?

De Rosalind Franklin. Efectivamente.

Y su estudiante, Raymond Gosling.

Ambos dieron con una pista fundamental

para entender la estructura del ADN,

una pista que obtuvieron a través de una fotografía,

una fotografía histórica. Déjame decirlo.

A ver. La famosa Fotografía 51.

Ahí está, pelos de punta... Probablemente, la fotografía...

Ahí la tenemos, la fotografía más famosa,

o casi la más famosa de la historia de la ciencia.

Métansela en la cabeza, tatúensela en la nalga, como quieran,

porque esta fotografía es fundamental para entender cómo funcionamos

como seres humanos. ¿Por qué es tan fundamental?

Pues porque nos dice este andamiaje del ADN.

Esta forma de doble hélice la obtenemos

gracias a que esta fotografía nos está dando la información

de cómo están colocadas las moléculas y los átomos de esta estructura.

O sea, que esta fotografía nos está revelando

la estructura interna del ADN. Cuando tú quieres mostrar

una fotografía del interior de la materia,

no puedes hacer una fotografía normal.

Cuando uno quiere ver algo, manda luz y lo ve con los ojos.

Pero algo tan pequeño como un átomo no se puede hacer esto

porque nuestros ojos no van a poder percibirlo.

Por eso hay que hacer algo diferente: cristalografía de rayos X.

Rosalind Franklin era cristalógrafa.

Era experta justamente en esto.

Y esta técnica es muy interesante

porque los átomos en la materia normal

muchas veces están colocados de forma desordenada,

pero los cristales molan muchísimo porque son patrones repetitivos

de un mismo patrón. Es lo bueno de los cristales,

que viendo una parte solamente de la estructura del cristal,

ahí entro en las matemáticas de la cristalografía,

viendo solo una parte de la estructura del cristal

eres capaz de saber cómo es la estructura completa.

Sí, y ahí está lo divertido.

Si tomas una luz especial, rayos X, y la envías sobre un cristal,

vas a hacer que los átomos del cristal vibren.

Sí. Al vibrar, van a emitir luz.

Vale. Esa luz nos dará mucha información

sobre la propia estructura de la molécula, del cristal.

¿Se puede explicar fácil eso? Sí.

Al menos, lo voy a intentar. Vale.

Cuando uno manda luz desde diferentes focos,

va a pasar algo muy interesante.

La luz es una onda y, como onda, va a viajar

con un movimiento sensual de arriba abajo hacia la pantalla.

Cuando llegue a la pantalla pueden pasar varias cosas.

Puede pasar que lleguen en un momento álgido,

en un momento de reguetón a tope,

y ahí cooperan de alguna forma y generan un punto brillante.

Sí, se suma la luminosidad, digamos, y...

Generan un punto de luz, se refuerzan.

Pero puede pasar lo contrario:

en otros puntos de la pantalla que lleguen en desfase.

Pueden recorrer caminos distintos,

haciendo que cuando uno llegue arriba,

el otro abajo, generando un punto de oscuridad.

¿Eso no es interferencia?

Efectivamente, se llama patrón de interferencias.

Y es curioso, porque uno no podría esperar,

lógicamente, que luz más luz dé oscuridad.

(ASIENTE) Pero es lo que pasa.

Un patrón de estos genera puntos de luz y oscuridad de forma alterna.

Por la naturaleza ondulatoria de la luz.

Efectivamente, y siguiendo un patrón determinado

por la posición de los átomos, de forma que es una relación,

como se llama en matemáticas, biyectiva, ¿no?

Una fotografía está relacionada con una estructura

y una estructura con una fotografía.

Sabiendo la fotografía... Muy bien.

Puedes saber la estructura. Vale.

Sabiendo la fotografía, puedes saber la estructura.

O sea, entiendo que es fácil la parte en una dirección, ¿no?

Sabiendo la estructura, qué va a pasar en la fotografía.

Correcto. Pero conociendo solo la fotografía,

saber la estructura, es lo que hizo Rosalind Franklin

con aquella fotografía. Efectivamente.

Y es algo que te mostraría con ecuaciones... No.

Mejor verlo de verdad con las manos manchadas, ¿verdad?

¿En serio? Sí, hacerla.

¿Podemos hacer una Fotografía 51? ¡Claro, vamos a hacerla! ¡Sí!

Vamos a hacerla, sí. En el laboratorio este maravilloso.

¡Vamos a hacer una Fotografía 51!

¿Por qué? ¡Qué guay!

Tenemos este experimento maravilloso que nos ha montado Lucía

con el cual vamos a hacer el mismo experimento

que hizo Franklin... Sí.

Pero a diferente escala. Vale.

Tenemos... aquí la fuente de luz. Ajá.

Como hemos cambiado la escala, ya no necesitamos luz tan energética.

No necesitamos rayos X, estamos a salvo.

Vale. En este caso va a ser

un láser de ultravioleta. Un láser, vale.

La luz del láser va a ir en línea recta hacia nuestra muestra.

En este caso, va a ser un muelle con una estructura helicoidal.

Tiene una estructura de hélice. Que, por lo tanto, va a representar

nuestra molécula de ADN. Perfecto.

Esta luz va a ser dirigida hacia una pantalla,

una pantalla que vamos a colocar aquí detrás,

donde se va a poder ver qué ocurre con esta luz

tras atravesar una figura helicoidal. Vale.

¿Nervioso? Sí.

Estoy un poco nervioso porque vamos a repetir esta foto histórica.

Venga. Aparte, no sé si te conté,

una vez casi me cargo el LHC. No, por favor, no.

Bueno... Eso para otro día.

Vamos a ponernos primero las gafas. Sí, protección ante todo.

¡Eh! ¡Eh! Qué guapo, tío, parecemos...

Del futuro vinimos, ¿no? Vamos.

Venga, un agujero de gusano. Pues bajamos la luz...

Y voy a usar este dispositivo de alta tecnología

que es una pinza. Una pinza, sí.

Yo me estaba preguntando para qué era eso.

Para activar el láser. Ahí lo tenemos.

Muy bien, enciendes el láser... Ahora colocamos el láser.

Lo vas a dirigir al muelle, esa espiral.

Al muelle de San Blas. Ahí está superbién.

Pues nos acercamos ya al resultado final.

Aquí tenemos la pantalla.

La pantalla capturará esa luz. ¿Tiene alguna propiedad especial?

Fosforescente. Una pantalla fosforescente.

Vamos a dejar que la luz incida... Ajá.

...retirando esta tabla intermedia.

(Música)

¡Buah, chaval! Aquí lo tenemos, Eduardo.

¿Te has fijado?

Es la misma foto de la Foto 51. No exactamente igual, ¿no?

No exactamente igual, pero has visto perfectamente esa aspa.

El aspa la he visto perfectamente. Nos está demostrando cómo una hélice

genera una figura en forma de cruz. En forma de aspa, sí.

Pero hay ciertas diferencias. Compáralas.

Sí, hay una diferencia con la Foto 51,

porque aquí yo he visto un aspa con los brazos sólidos

y en la Foto 51 se ve un aspa con los brazos como intermitentes.

Sí, está como mutilada o truncada.

Este es el efecto, precisamente, de la segunda hélice.

¡Ah! Lo que nos está demostrando

es que realmente no tenemos una única hélice en el ADN,

sino que son dos.

La segunda hélice, de alguna forma, está tapando y evitando

que se complete perfectamente la figura de las aspas.

Por esos efectos de las ondas y las interferencias.

Al ver esta figura, Watson y Crick directamente dijeron:

"La molécula de ADN es una molécula de doble hélice".

Muchísimas gracias, Javi. Fantástico, muchas gracias.

(Aplausos y vítores)

¡Qué programa, por favor!

¡Por favor, las cosas que hemos hecho!

Muchas gracias, muchísimas gracias por este momento Foto 51.

Bueno, hoy hemos descubierto

que somos todos prácticamente iguales,

ya seamos negros, blancos, altos, bajos...,

que el ADN que heredamos puede incluso condicionar nuestra vejez,

pero que, en realidad, nuestro entorno

y nuestras relaciones pueden alterar en parte esa información genética.

O sea, que aquellos que decís, que decimos,

que el destino no está escrito, mira por dónde,

la ciencia nos da la razón.

Hasta la semana que viene.

(Música)

(Vítores)

Gracias. Muchas gracias.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 6: A,D,N y otras letras importantes

Órbita Laika - Programa 6: A,D,N y otras letras importantes

22 abr 2019

¿Qué es lo que nos define tal y como somos? ¿De qué estamos compuestos los seres vivos? La respuesta es muy sencilla: A, D, N. Tres letras que contienen la clave de la vida.
En el ADN están escritas las instrucciones que constituye lo que es cada ser vivo y, gracias a él, la información genética se propaga de generación en generación.
En 2003 se logró secuenciar todo el genoma humano y descubrir el texto íntegro de nuestro libro de instrucciones personal.
En este programa descubriremos cómo la diferencia entre tu ADN, y el de una simple mosca de la fruta, es solo del 50%.
Pon tus genes en guardia porque Órbita Laika te va a descubrir todo sobre el "A,D,N y otras letras".

ver más sobre "Órbita Laika - Programa 6: A,D,N y otras letras importantes" ver menos sobre "Órbita Laika - Programa 6: A,D,N y otras letras importantes"
Programas completos (59)
Clips

Los últimos 442 programas de Órbita Laika

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios