Órbita Laika La 2

Órbita Laika

Volvemos el 23 de septiembre

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/1.6.18/js
3324100
Órbita Laika - Programa 4 - ver ahora reproducir video 56.08 min
Transcripción completa

(Música cabecera)

(Ovaciones)

Gracias, gracias. Ya está, suficiente.

Vale. Gracias. Buenas noches.

Gracias, suficiente. Ya está.

Si no...

Si no nos queremos tanto, ¿qué más da?

Bienvenidos a "Órbita Laika". Voy a empezar con una pregunta:

¿cuál es el objeto más complejo conocido por el ser humano?

¿Nadie? ¿Os lo digo?

Hablo con la gente de casa, tú no importas.

Os voy a responder: es el cerebro.

Cualquier cerebro, incluso el de la gente más idiota.

Pensad ahora en la persona más idiota que conozcáis.

¿Lo tenéis? Vale.

Pues su cerebro es lo más complejo que conocemos.

Si insultáramos con rigor científico,

que es un nuevo tipo de insulto, deberíamos ir diciendo:

"Eres muy tonto, porque eres muy tonto,

y, sin embargo, extraordinariamente complejo".

Ese sería el insulto correcto.

Yo creo que el cerebro está sin terminar.

Como si a la naturaleza se le acabara el presupuesto

y lo hubiera tenido que sacar al mercado de cualquier manera.

En plan: "¿Cómo va lo del ser humano?".

"Bueno, tenemos el 20 % listo". "No hay más dinero, sácalo así".

Y lo más grave, lo de olvidar cosas, ¿qué?

Te dicen: "¿Te acuerdas de...?", y tú: "No me acuerdo de nada,

no sé de qué me hablas".

Me gustaría que hubiese un rincón en el cerebro

donde se guardara todo. Que no pudiéramos olvidar las cosas.

Hemos compuesto una canción sobre ese tema que voy a tocar.

He pedido ayuda al grupo...

"Mara Barros and the alarmantics". Yo los llamo así.

Muchas gracias por venir, chicos.

(Música suave)

Gracias.

¿Dónde está ese rincón donde pone quién soy?

Necesito saber que se puede encontrar, que no se perderá.

No quiero despertar sin poder recordar

todo aquello que fui.

Dime que existe un lugar al que ir

si me pasa algo así.

Dime que existe un arcón, un armario, un cajón,

donde se guarda un yo.

No quiero volver a pasar por historias de amor

que me hicieron llorar,

y tampoco quisiera escuchar otra vez 'La Macarena'.

-¡Ay!

Las resacas, los golpes, las lluvias sin ti,

los errores, la gente que vino a mentir.

No quiero volverlo a repetir.

Las noches perdidas creyendo que sí,

en lugar de largarme corriendo a dormir.

Más de una promesa de por vida.

Aquellos ahorros que quise invertir

en dos lotes de sellos y en un LaserDisc.

-Qué visión.

-No me jodas que eso igual se olvida.

Dime que existe un cajón, un armario, un cajón,

donde se guarda un yo.

Si crees que no existe, hazme un favor,

no me llenes con mierdas el ordenador...

Digo "ordenador", pero me refiero a la cabeza.

Es una metáfora para que se entienda...

Ángel, se entiende.

No quiero tener que rebuscar

entre los recuerdos que voy a crear

cuáles son los buenos, cuáles son spam.

Ahórrame el rato de cribar.

Dime que existe un arcón, un armario, un cajón,

donde se guarda un yo.

Gracias.

Empieza "Órbita Laika".

(Aplausos)

Esta noche, tenemos con nosotros a una actriz.

Estuvimos dudando entre actriz o folclórica,

pero como aquí solo canto yo, y punto,

al final ha tocado una actriz. Es una de primera línea, eso sí.

Recibamos con un enajenado aplauso a Miren Ibarguren.

(Música)

(Ovaciones)

¿Cómo estás? Muy bien, ¿y tú?

Pasa. Muy bien.

Todo para ti. El sofá ese, todo para ti.

Como en casa. Siéntete a gusto.

Ponte cómoda. Cuánto chiche, ¿no?

Tengo mucho cacharrito. No sé para qué son la mitad.

Si alguno quieres toquetear o mover de sitio...

Vale. Siéntete libre.

Has venido a "Órbita Laika" antes que Isabel Pantoja.

Para que se te suba a la cabeza también.

Isabel creo que no puede. Tiene como un lío, tiene un tema.

'Anclados', Marga, mala malísima.

¿Eso por qué es? ¿Mala malísima?

No es muy guay. Es como alguien inquietante.

Sí, es guay. Ese tipo de papeles,

¿es porque te sientes cómoda haciendo eso? ¿Cómo va eso?

Lo de los papeles no sé cómo va. Te llaman...

Ya, pero de pronto... A mí lo que me pasa es...

Veo a Marga, y luego pienso en el papel que hacías en 'Aída'.

En Soraya. Es un contraste superbonito.

No sé si eso lo eliges tú o te lo piden.

Ojalá pudiera elegir. Cuando puedes elegir papeles

es que ya estás en la cresta de la ola.

Ya estás en el top. En el top.

De momento, me van ofreciendo.

¿No puedes, si te llega un guion, decir: "Me propones este,

pero me gusta más este"? Sí.

Pero si trabajas con gente guay.

Tengo aquí una cosa que me ha vuelto muy loco.

Dicen que dos señoras una vez te acorralaron por la calle

para ponerte a parir. Delante de mi cara.

Me encontré con dos señoras que no me acuerdo del nombre...

La una a la otra se cogieron

y me hicieron: "Quieta, quieta, quieta.

Quieta ahí".

Y yo: "Uy, una foto o algo, ¿no?".

Claro.

Se piensa que es para algo bueno. Piensas que la gente es buena.

Pues no. Dicen: "Mírala, mírala.

Y mi marido, enamorado de esta. ¿Qué le verá?".

¡Pero bueno! Y dice: "Pues ya ves".

Y yo: "¿Hola? ¡Hola!".

Y dijeron: "Y encima es enana". Hala, vámonos.

¡Toma!

¡Pero qué faltonas de pronto!

Además, sin mediar palabra, ¿no? Sí, sí, sí. Así.

"Quita, quita, quita. ¡Uh, mira, mira! ¡Uh!".

"Que te vea yo bien". Imagina que te pillan un día chungo.

Te vas a casa llorando por esas señoras.

O en comisaría. O hay movida.

¿Qué tal te llevas con la ciencia?

Siempre que viene alguien, me gustar saber si le interesa.

Pues, en la ikastola, que es el cole...

Me acuerdo del volcán que hacíamos con Eno.

¿Con Eno? Hacíamos un volcán de papel maché

y de papel de ese que mojabas, ibas pegando y se secaba.

Hacías una forma de volcán. Y dentro le metías un bol.

Creo recordar.

Luego lo pintabas con témperas y dabas forma de volcán.

Y metíamos un bol o un vaso, no me acuerdo.

Y ponías sales de Eno.

Y no sé si echabas agua o algo así...

No sé qué producto era. Y salía así. Hacías un volcán.

Lo primero que he pensado... Un volcán de un solo uso, claro.

Se te mojaba todo. Está muy mal pensado.

Vamos a usar el volcán, que se rompe.

He pensado en Coca-Cola y Lacasitos. Ah, también.

No, en Mentos, ¿no? Eso, Mentos y Coca-Cola.

Ese es el volcanazo. Ese es el volcanazo,

pero es para hacer en casa. Yo, volcán no.

Cuando mojábamos papel para hacer figuras,

eran como cabezones. En Cataluña, eran cabezones.

Se usaba para hacer cabezas grandes. Es verdad.

Te vas a llevar bien con la gente que va a venir.

Vamos un poco al lío.

Vamos a introducir a la gente que estáis en casa.

Tenemos una sección que se llama "Verdadero o falso".

Lanzamos una pregunta, y la gente en casa

tiene que decir si es verdadero o falso.

Al final, damos la solución.

Para que en casa se queden inquietos.

"No me puedo dormir, tengo que verlo hasta el final

porque no quiero ir a Google, que es un antro".

"No voy a coger el móvil". "No voy a cogerlo para mirarlo,

solo para tuitear cosas buenas del programa".

Empezamos ya lanzando nuestro "Verdadero o falso",

que tenéis que decidir durante el programa.

Ahí va la pregunta de hoy: ¿es verdadero o es falso

que un pecho de silicona puede explotar en un avión?

Puedes mojarte si quieres. A mí nunca me ha pasado.

Vale. Estaríamos más en el falso.

Si te digo algo más, ya... Ya es como mojarse mucho.

Lo dejamos como en "no". No lo ves viable.

Voy a presentarte a alguien. Vale.

¿Tienes alguna idea de cómo te gustaría que fuera el futuro?

Sí, me gustaría que hubiera coches...

Que hubiera coches... Coches ya hay.

Vale. Pues nada, estoy contenta con el presente.

Guay. De los voladores, ¿no? No, que metas, como en el Google...

Que metas en el navegador la dirección y te lleve.

Y tú sentada así, fumando. Bueno, fumando no se puede decir.

Sí se puede decir, no se puede hacer.

Puedes decir lo que quieras. Coches inteligentes habrá en breve.

Ojalá. Van a hablar entre ellos.

Es una movida muy grande. Te voy a presentar a alguien

que sabe tanto del futuro que parece que ha estado allí.

Es la periodista y divulgadora América Valenzuela.

(Música)

Buenas noches, Miren, Ángel. ¿Qué tal?

Muy bien. Ya sabes, todas las semanas traigo

una predicción de futuro. Qué bien.

En esta ocasión, va sobre el envejecimiento.

Anda. Mira qué tema.

En el futuro, vamos a vivir jóvenes durante toda nuestra vida.

No vamos a envejecer. Mira qué bien.

Y vamos a vivir más tiempo. Una media de 150 años.

Esta es mi predicción.

Si te llevas mal con alguien, más vale arreglarlo pronto.

Sí. OK.

Ya hay científicos trabajando en esto.

Científicos que consideran la vejez una enfermedad que no es natural

y que no tenemos por qué sufrir. Así que nos la podríamos saltar.

Uno de ellos es Aubrey de Grey. Es un informático, biólogo,

con una pinta particular, una barba larguísima,

la envidia de cualquier hipster, una larga melena con una coleta...

Este hombre no dice que vayamos a vivir 150 años,

sino que podríamos vivir mil. Ya puestos, ¿no?

Puestos a decir algo que no sabes... Tira para adelante.

Él dice que la vejez se produce

por defectos en el material genético.

A medida que pasan los años, se producen defectos

en el material genético. Y lo único que tenemos que hacer

es identificar esas cosas que han ocurrido,

corregirlas, y entonces, o bien no envejeceríamos,

o incluso podríamos revertir el envejecimiento

y volvernos jóvenes de nuevo.

Uno de los típicos problemas en el material genético

a medida que pasan los años es el desgaste de los telómeros.

Los telómeros son, en resumidas cuentas,

las puntitas de los cromosomas.

Yo pensaba que eran los grupos que tocan antes del grupo grande.

OK. Los "telomeros".

A medida que se dividen las células, se van desgastando los telómeros,

y así envejecemos.

Hay un grupo en España de científicos

del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas

que saben que eso está pasando. Están estudiando los telómeros,

y han creado un ratón que no envejece.

¡Anda! Es este que tenemos aquí tan mono.

Vive el equivalente a 120 años humanos.

Y llega a viejo, o sea, a la muerte,

en perfecto estado. Un poco lo que acabamos de predecir.

Ya está en forma de ratoncito. Pero ¿y es el mismo?

Los ratones son iguales, a ver si lo están cambiando...

¿Alguien sabe distinguir entre uno viejo y uno joven?

Pones a otro ratón y te lo dice: "Oye, está igual".

Hay personas también, hay centenarios.

Hay personas que llegan hasta los 120 años.

Hay muchos en una isla de Japón, la isla de Okinawa.

Los científicos están mirando qué tiene esta gente

para vivir tanto tiempo.

Han descubierto, aparte de unas particularidades genéticas,

que comen poco; esa es una de las claves para vivir más.

¿Comer poco? ¿Se podrá parar...?

¿Se podrá parar en la edad que tú quieras?

¿Se podrá controlar eso? Eso...

No es lo mismo pararte en 18,

luego conoces a alguien de 35 que te encanta...

Dices: "Ahora quiero un poquito más".

Tú lo que quieres es poder parar y envejecer rápido también.

Es como: "Me mola uno de treinta y pico,

ponme en los treinta y pico".

Imagínate, me apetece parar en 50 porque me veo divina,

pero he conocido a uno de 25 que me interesa.

¿Puedo echar para atrás?

No es una movida de que vayas a la edad que tú quieras.

No es como una cinta de vídeo, de rebobinar.

Es que vas a envejecer más lento.

Tienes que conocer a alguien de tu edad, y ya está.

La ciencia es eso. Pero me mola la idea.

De todas formas, dice Aubrey de Grey

que eso será opcional, que puedes envejecer si quieres.

Si no envejeces, no puedes tener hijos.

Si no, habrá superpoblación.

Hay una serie de movidas todavía que hay que resolver.

Como te decía, comen poco, y además comen alimentos frescos.

Y cuando los cocinan, los suelen hervir.

En resumidas cuentas, para vivir mucho

y estar joven, lozano y fresco, hay que hacer lo de siempre.

Hacer deporte moderado, no beber, no fumar, comer sano...

Aburrirte hasta la muerte, ya está. Aburrirte en Okinawa hasta la muerte.

Si vemos que llegamos tarde a todo esto,

la ciencia está buscando otras maneras de alargar la vida.

Sería cambiarnos las piezas como si fuéramos un coche.

Nos cambiarían los órganos.

Ya se hace, los transplantes son habituales,

pero se hacen cuando la situación es extrema, algo urgente.

En el futuro, lo haremos de una manera habitual y a la carta.

Digo a la carta porque serán órganos hechos con células madre nuestras.

De tal manera que no habrá rechazo. Esto está en desarrollo.

Hay un científico que se llama Anthony Atala.

Lo que hace es imprimir en 3D una carcasa

que vaya bien con tu tamaño,

que sea lo más parecido a tu órgano original,

y luego lo repuebla con células madre.

Es otra de las cosas que nos van a alargar la vida.

Y ya si llegamos tarde, si esto es un desastre,

los científicos también trabajan en conservar nuestro cadáver

de la mejor manera... Eso no es estirar la vida.

Eso es que te pudras poco a poco. Eso es lo de Walt Disney, ¿no?

Exacto. Ah, vale. Perdón.

Bueno, es una leyenda.

Él está enterrado en un parque en Los Ángeles.

Pero congelar no vale, porque eso rompe las células.

Somos agua, y el volumen del hielo es mayor que el del agua.

Entonces, nos estallan las células. Congelar no vale.

Lo que están haciendo es directamente vaciarnos,

quitarnos la sangre, sustituirlo por una solución salina,

bajar la temperatura a unos 10 °C, y te pueden mantener ahí.

Por el momento, lo han hecho con animales

unas tres o cuatro horas. Luego les han vuelto a rellenar

y se han despertado estupendamente.

Y la siguiente opción es el letargo. Qué movida.

"¿Qué me ha pasado en estas tres horas? Estoy raro".

(Aplausos)

La siguiente opción es el letargo,

que eso se usará para los astronautas.

También les bajan la temperatura, y no quitan la sangre,

sino que les alimentan por sondas, les quitan los deshechos...

¿Estás dormido? Estás dormido.

Esto se ha probado solo con humanos. Tres o cuatro horas han aguantado.

Esperamos que sea la manera en que viajen los astronautas

y no tengan que dormir como Chris Hadfield,

que es este astronauta de la Estación Espacial Internacional.

Así es como duermen, en esta especie de armario de Ikea.

¿Ese es el cuarto? ¿Montas una nave del espacio

y le haces ese cuartillo para que duerma?

Tienes que estar bien atado. Y todo sin rematar.

Mira los zócalos, mira todo.

Pues nada, mientras llega el letargo,

los órganos artificiales y la juventud perpetua,

lo mejor es cuidarse. Pues muchas gracias.

Muchas gracias. A vosotros.

¿Te cuidas? Sí.

¿Eres de cuidarte? Sí, intento comer sano.

Pero me gusta mucho comer. Es un rollo ahora

que tienes que estar delgada todo el rato.

¿Delgada todo el rato? Para la tele es más bonito.

Claro, yo me voy a Euskadi,

a casa de mi madre, y me pongo fina.

Estás allí para comer verdura, no me jodas.

¿Eres celiaca? Parece que no tiene sentido,

pero últimamente estoy conociendo a mucha gente.

No, pero he comprobado que si comes sin gluten

las digestiones son mejores. ¿Ah, sí?

Yo tengo un problema de estómago, espasmos de colon.

¿Eso qué es? Ha sonado fatal, y divertido.

Ha sonado mal, y divertido también. Dicen que es por el estrés.

Me ha dado fuerte un par de veces. Se te cierra el colon de los nervios.

Te da un dolor aquí gigante que no te puedes ni mover.

Te tuerces. Pero estás tranquila ahora, ¿no?

No tienes estrés en este sofá. Ahora estoy muy tranquila.

Te puedo montar un pollo aquí...

Te lo preguntaba porque hay mucha gente que sí lo es.

De hecho, tengo muchos amigos. Hemos decidido salir a la calle

a preguntar a la gente si saben qué es el gluten.

Y bueno...

Esto creen.

(Música)

¿Algo que está dentro de la comida?

-Como una sustancia que llevan los alimentos.

-¿El glúteo? -Me suena que es una proteína.

-En las cajas de leche pone "sin gluten".

-No sé lo que es, ni por qué la gente pregunta.

-Porque no es tan bueno para la salud.

-El gluten me encanta.

-En los yogures, lo suelen quitar. -Se vende también aparte.

Se puede añadir incluso para que el pan sea más fuerte.

-Algo que va en la harina. -Me encanta hacer pan.

-En la circulación de la sangre es bastante influyente.

-Alguna vez he visto que pone "sin gluten", pero no me fijo.

-Los que hacemos pan sabemos que la harina tiene un grado de fuerza,

y la fuerza es el nivel de gluten.

Cambia el pan según tiene más o menos gluten.

-Como trabajo de camarero,

la gente me dice las cosas que llevan, lo que no lleva...

-Tengo amigos que no pueden tomarlo. -¿Celiaquía?

No me suena.

-Sin salsas.

Dice la gente: "Ponme el entrecot sin salsa".

-Los rebozados especiales. -Pollos.

-Cereales. -Que no puede comer pan.

-En el Ecuador, todos comemos pan todos los días.

La gente no tiene muy claro lo que es el gluten,

pero nosotros tenemos una sección para aclararlo.

Como somos un servicio público, nos hemos molestado.

La vida es mejor sin gluten. ¿Es mejor sin gluten?

Podemos hacer camisetas ese lema: "La vida es mejor sin gluten".

Para los que no tengáis claro qué es el gluten,

lo vamos a resolver en un vídeo de un minuto.

Además, son dibujos animados. Ahí va.

Bienvenidos a "Ciencia express".

Si te das una vuelta por un súper, verás un montón de productos

que dicen carecer de gluten. ¿Qué quiere decir esto exactamente?

Verás, el gluten es un conjunto de proteínas

que encontramos en cereales como el trigo, la cebada,

la avena o el centeno.

Se forma, esencialmente, por dos tipos de proteínas.

Unas que se llaman gluteínas y otras que se llaman gliadinas.

La diferencia es que estas son mucho más grandes

y están formadas por múltiples cadenas de aminoácidos.

Las gluteínas y las gliadinas confieren a las harinas

de los cereales su característica elasticidad.

Forman una red que permite atrapar el dióxido de carbono

que se genera en la fermentación de la masa del pan,

haciendo que suba. Dicho de otro modo,

el gluten es el responsable del aspecto esponjoso del pan.

Hasta aquí, todo estupendo. Pero hay un problema.

Las gliadinas pueden inducir problemas digestivo y autoinmunes.

A este trastorno se le llama celiaquía,

y afecta al 2 % de la población.

La celiaquía puede generar diarreas,

atrofia de las vellosidades intestinales,

problemas de crecimiento, problemas cutáneos

y un montón de complicaciones más.

Una miga de pan tan pequeña como esta

puede hacer que un enfermo de celiaquía

sufra un buen montón de problemas digestivos.

Lo peor es que se cree que entre un 70 y un 90 % de los casos

no son diagnosticados.

La buena noticia es que el gluten no es esencial en la alimentación,

y puede ser sustituido por otro tipo de proteínas,

que es exactamente lo que está haciendo la industria alimentaria.

Muchas gracias.

Gracias a la industria alimentaria, a ver si después se centran

en que los yogures de fresa sepan a fresa.

Odio cuando se fijan en detalles, pero luego hay cosas...

Que no han dado con ello. Esto no está cuajando mucho.

¿Qué tal vas? Puedes decir lo que quieras cuando quieras.

Vale. Siéntete libre.

Soy superlibre. ¿Estás cómoda?

Estoy tranquila. Vale.

Porque te voy a presentar a alguien que a quizá pone un poco nervioso.

Ah. Es muy de hacer cosas.

Han silbado por ahí, pero no porque sea sexy,

es porque es muy de hacer cosas. Te lo voy a presentar.

Es un tipo al que le gusta trastear con cacharros,

descargas eléctricas, luces, líquidos, explosivos...

Qué guay.

¿Qué más te puedo decir de él?

Es periodista, divulgador científico,

y tiene un nombre, que es Antonio Martínez Ron.

(Música)

¿Qué ha pasado?

¡Pero bueno, qué cargada estás! ¿Qué ha pasado?

¿Das muchas veces calambre? Mogollón de veces.

Y según el calzado que me ponga. Qué oportuno.

Mira qué lista, sabes cuál es el motivo.

De eso vengo a hablaros.

Qué casualidad que nos diéramos calambre.

Vaya, qué sorpresa.

Vengo a hablaros de la electricidad estática,

y de eso que nos pasa a veces que es ir a tocar el coche,

darnos la mano con alguien, y de repente nos pega chispazo.

Incluso a veces se escucha.

Si es muy potente, oyes un "plaf". Sí.

"Maldita sea, soy una tormenta andante".

Lo que sucede, si nos hubiéramos dado un calambre de verdad...

¿No era de verdad? Parecía tan real, maldita sea.

Ella es actriz. Lo has hecho mejor que yo.

Se me ha olvidado hacerlo. Te has salido del papel.

Ha sido más bonito. La idea es esa,

lo que está pasando es un intercambio de electrones.

El primer descubrimiento de la electricidad fue básicamente así.

Con piedras de ámbar, que en griego se dice "electrón",

vieron que se cargaban como cuando hacemos lo del boli con los papeles.

Ellos lo hacían con ranas. ¿Se frotaban ranas?

Sí, frotaban ranas. Frotaban ranas con papelitos.

Lo que está sucediendo ahí es que, cuando hacemos lo del boli,

literalmente estamos arrancando electrones a uno de los materiales.

Sabéis que el átomo... En el núcleo...

hay protones y neutrones, y alrededor están los electrones.

Si arrancas electrones de un lado,

le dejas a uno con hambre de electrones

y a otro con más electrones de los que solía tener.

De ese intercambio se produce el chispazo,

que, cuando es muy potente, hace que el aire sea conductor

y rompe por un momento.

Ese sonido es la ruptura que oímos del aire.

Qué fuerte.

Tú pensabas que era un sonido porque sonaba, igual que yo.

Yo pensaba que tenía poderes, y mira, me acabas de destrozar.

No es un superpoder.

Acompañadme porque vamos a ver un aparato

que es ideal para estudiar esto, un generador de Van de Graaff.

Vamos a encenderlo en primer lugar. Ponte a su lado.

Este aparato se inventó hacia el año 1930

por físicos que intentaban acelerar partículas.

Básicamente, genera electricidad estática, pero muy a lo bestia.

Tiene un rodillo que da vueltas constantemente,

y es como lo de frotar el boli con los papelitos,

pero como de Bilbao, o sea a lo bruto.

A lo grande. Fijaos si es bestia el aparato

que genera 200 000 voltios. Para que os hagáis una idea...

No tienes marcapasos, ¿verdad? Creo que no.

Entonces estamos bien. Hay noches en que uno bebe

y luego no recuerda nada. La corriente que tenemos en casa

tiene 220 voltios, 230, y la silla eléctrica tiene 2000.

Esto tiene 200 000 voltios. Venga, te veo luego.

Hasta luego.

¿Qué sucede aquí? Se produce una diferencia de potencial.

Era lo que decíamos antes,

por un lado hay electrones de más; en otro, de menos.

Y se produce ese intercambio súbito de carga.

Es lo que vamos a ver en este momento.

Cuando acercamos esta otra bola,

conectada a través de este cable a una toma de tierra,

lo que hacemos es descargar eso. Es como una minitormenta.

Fijaos lo que sucede cuando acercamos la pequeña bola.

Venga. ¿Habéis visto?

Hasta los pelos se me erizan un poquito.

Así es como funciona una tormenta eléctrica en nuestro planeta,

solo que a lo bestia, más aún de Bilbao.

Miren está supertranquila, está muy cerca de ti.

Si lo dejamos todo el rato así,

estamos haciendo descargas todo el rato.

En la Tierra, se producen cada segundo 60 de estas descargas,

60 relámpagos, y hay, simultáneamente en todo el planeta,

alrededor de 2000 tormentas se calcula.

Aún no se sabe muy bien qué desata esas tormentas,

cuál es el fenómeno que hace que caigan.

Se estudia sobre los rayos cósmicos. Como somos unos valientes,

vamos a hacerlo con humanos, que es lo que mola.

Lo voy a hacer yo. Me voy a subir aquí.

Voy a coger esto previamente.

Me subo a un taburete para ser como los pájaros

que se ponen en los cables de alta tensión.

Haz lo que quieras, pero tú. Lo que voy a hacer...

es poner la mano, ¿vale?

Quito esto para que me pueda cargar.

Ahora, me estoy cargando eléctricamente,

solo que no estoy conduciendo a tierra,

de manera que estoy a salvo, no me pasa nada.

Sin embargo, fijaos lo que pasa con este penacho de pelos.

Se están poniendo de punta. ¿Por qué?

Y los míos, de hecho.

Porque tienen la misma carga y se repelen entre sí.

¿Qué pasará ahora si aparto la mano?

¿Pasará algo? ¿Caeré súbitamente muerto?

Sigo cargado y sigo sin conducir la electricidad a ningún lugar.

Estoy cargado en mí mismo. Lo que pasa cuando me bajo,

fijaos bien, es que hago tierra y se descarga. ¿Habéis visto?

(Aplausos)

Que sepas que si hubieses muerto es más audiencia.

Ahora lo vamos a hacer con nuestra invitada.

Miren, pasa allí. ¡Ánimo!

Ponte en aquella banqueta. Confía en mí.

¿Seguros? Solo han muerto dos.

Te juro que lo haría yo si no fuera porque no quiero.

Ahora, Miren está aislada de tierra, no puede conducir la electricidad.

Pon la mano aquí encima. Claro que sí.

Lo más que te puede dar es una pequeña descarga.

Ahora, poco a poco... Sacude un poco así el pelo.

Tarda a veces.

¿Quieres que traiga laca, lo ponemos para arriba y ya está?

Esto es tele. Está empezando a subir.

Vamos a esperar, tenemos toda la noche.

Sí, sí...

La estáis viendo que está cargada. Por favor, Miren.

Muy poquito, ¿no? Muy poquito.

Qué chasco. Haz un poco así.

Como un "me gusto". ¡Ah, que me caigo!

Cuidado, eso no. Ahora, ¿qué hacemos?

Tenemos una pequeña punta que haría la función de pararrayos.

Si quieres, te puedes soltar. No te voy a pinchar.

(Aplausos)

Ahora, sí. Cuando lo acerco, fijaos.

Lo acerco a Miren... Lo acerco a la bola, perdón,

que es donde lo tengo que acercar, y se descarga su...

Hay un pelo que es el protagonista. Suelta la mano.

Ya la puedes soltar. Te quedas cargada,

y ahora, al bajar, vuelven a bajar los pelos.

¡Un aplauso para la mujer eléctrica!

(Aplausos)

Con el pelito ahí. Por si moría Miren,

teníamos una sustituta aquí, la Barbie tormenta.

Si la colocamos aquí, la dejamos que se cargue,

veréis cómo, poco a poco, se va produciendo este efecto.

Tiene mejor pelo que tú.

Cuando descargamos la bola, fijaos, se le va.

¡Que va! ¡Ah! ¡Que va! ¡Ah!

Un aplauso para ella, por favor.

(Aplausos)

Otro de los impresionantes números que se pueden hacer y es muy bonito

es el de poner una de estas tarrinas para repostería metálicas.

Se ponen aquí encima...

A ver si sale bien porque hay aire acondicionado.

Cuando dejamos que se cargue, fijaos.

¡Qué bonito!

(Aplausos)

Pasa como con los pelos. Antonio.

Antonio, ¿haces fiestas de cumpleaños?

Hago de todo.

Pasa como con los pelos, se repelen entre sí.

Al cargarse, como tienen la misma carga,

se empiezan a repeler, se suben, y se van separando.

¿Por qué no ha muerto Miren en este espectáculo, ni yo?

Porque hay una diferencia entre la diferencia de potencial,

la tensión, y lo que es la corriente.

Hay mucha diferencia de potencial. Imaginaos que son dos cubos de agua,

eso sería la electricidad aquí. Baja de uno a otro

porque hay diferencia de altura entre una y otra,

pero el tubo por el que pasa, la cantidad de electricidad

es muy poca en este caso, pero en los enchufes de casa

es muy alta, por eso ahí podéis morir y aquí estaba controlado.

Por último... Una pregunta.

¿El palo con pelo venía con la máquina?

Sí. Porque encaja perfectamente.

(Aplausos)

No queríamos revelar el secreto.

La máquina nos la han dejado los amigos de Ventus,

pero los pelos se los quitamos a un hipster en Malasaña.

Os voy a explicar cómo funciona un pararrayos.

Siempre que se usa este aparato se explica mal.

Os he explicado antes que las tormentas se producen

por esta diferencia de potencial en las nubes, en la atmósfera.

Se produce a un nivel altísimo. Esto está dándole caña,

y cuando acerco la punta, ya no. La quito, y sí.

Como si fuera un minipararrayos.

Esto se llama efecto punta en física.

Lo que hace la punta es controlar o redirigir las cargas

de manera paulatina, de forma que no se produce ese choque

entre una superficie y la otra.

Benjamin Franklin, cuando inventó el pararrayos,

previó que funcionaría esto en la atmósfera, y se equivocó.

Por suerte para él, no murió porque el pararrayos funciona.

No por este principio, la atmósfera y la Tierra es demasiado grande,

sino que funciona como primera alternativa para que caiga el rayo.

Es el primero que atrae el rayo antes de que caiga en algo de valor

como Ángel Martín.

¿Me ha tirado un piropo? Muchas gracias.

Es que eres muy guapo. Gracias, Antonio.

Nos vemos la semana que viene. Hasta luego.

A ver si me va a dar algo. No me toques.

Miren, una pregunta... Se le ha caído a Antonio esto.

Es un poco rara la pregunta. ¿Crees en los espíritus?

En un programa de ciencia es raro que pregunte esto.

¿Tengo que decir que no? Di lo que quieras,

si crees o no crees. Sí, en algunos.

¿Sí, en algunos? Me gusta eso.

Tenemos una sección que se llama "El archivo del misterio"

que la lleva Luis Alfonso Gámez,

y hoy va a desmontar el tema de los espíritus.

(Música misterio)

Hay quien dice poder hablar con el más allá,

quien dice ser capaz de conversar con los muertos.

Y es cierto que la ciencia desconoce muchas cosas.

Lo que sabemos, sin embargo, es cuándo y cómo nació

el fenómeno llamado espiritismo.

Estado de Nueva York, año 1848.

La familia Fox, formada por Margaret y David Fox

y sus dos hijas pequeñas, Katie y Maggie,

se acababa de mudar desde Canadá.

Al poco de instalarse en la cabaña,

se empezaron a escuchar unos misteriosos golpes.

(Golpes)

La familia no sabía a qué se debían.

Sonaban siempre por la noche, y cada noche iban a más.

(Golpes)

Parecía claro que se trataba de una entidad del más allá.

La madrugada del 31 de marzo al 1 de abril,

la madre y las niñas decidieron entablar un diálogo con ella.

"Haz lo que yo hago", dijo la pequeña Kate, y dio tres palmadas.

(Palmadas)

Sonaron tres golpes.

(Golpes)

"Ahora haz lo que hago yo", dijo Maggie, y dio cuatro palmadas.

(Palmadas)

(Golpes)

La noticia corrió como la pólvora entre los vecinos,

que se pasaron por la casa a preguntar cosas al espíritu.

Una hermana mayor de las niñas vio la posibilidad de hacer dinero

y empezó a cobrar por hablar con el más allá.

Lo llamaron "sesiones espiritistas".

Según los registros de la época, la recaudación oscilaba

entre los 100 y los 180 dólares por noche.

Lo que hoy sería entre 3000 y 4500 dólares.

Las tres se trasladaron a Nueva York para ganar más público.

No me preguntes cómo, los espíritus se fueron con ellas.

Como dinero llama a dinero, a mediados de la década de 1850

ya había más de 40 000 médiums en Estados Unidos.

Acababa de nacer un nuevo oficio. O una nueva estafa, más bien.

Una comisión de expertos de la Universidad de Harvard

y otra de la Universidad de Pensilvania

denunciaron que se trataba de una estafa.

Según ellos, las niñas hacían los ruidos con los nudillos

y las articulaciones de los dedos de los pies.

Pero la bomba estalló en 1888.

El 21 de octubre de ese año, una de las niñas, ya adulta,

se plantó en la Academia de Música de Nueva York y dijo:

Por cierto, les dije que las niñas hablaron con el más allá

por primera vez la madrugada del 31 de marzo al 1 de abril,

que, casualmente, es el Día de los Inocentes en Estados Unidos.

Buenas noches.

Te voy a presentar a un tipo que es distinto a los demás.

Va a venir ahora. A mí me gusta mucho.

Nunca habla de tecnología, no habla de inventos,

de reacciones exotérmicas o endotérmicas,

que es una movida que ya te explicaré cuando sepa de qué va.

Él solo habla de la gente, de lo que pensamos y sentimos.

¿Hablo de Pablo Alborán? No, no colabora en el programa.

Es el biólogo y divulgador científico José Cervera.

(Música)

Hola. -Un placer.

-Igualmente.

¿Qué tal? Hoy venimos a hablar de riesgo.

¿De riesgo? Vamos a hablar de peligro.

Y de lo malos que somos a la hora de estimar los riesgos,

a la hora de estimar las cosas peligrosas.

Para empezar, quiero que veamos unas imágenes que recordamos todos.

Las imágenes del 11 de septiembre de 2001,

los atentados en Nueva York.

En estos atentados, que sucedieron en Nueva York y en Washington,

murieron casi 3000 personas.

Lo que mucha gente no sabe es que, en los días siguientes

al 11 de septiembre, en Estados Unidos se produjeran

casi mil muertes a consecuencia de estos atentados.

Pero no directamente, sino de forma indirecta.

Lo que ocurrió fue que, en los días siguientes a los atentados,

hubo al menos un millón de personas, millón y medio de personas,

no se puede estimar con certeza, que cancelaron sus vuelos,

que dejaron de hacer los viajes que tenían previstos

porque les daba miedo volar después de lo ocurrido.

Muchas de estas personas hicieron sus viajes, pero no en avión,

los hicieron en coche.

Y el resultado de esos viajes extra

es que murieron más de mil personas que no tendrían por qué haber muerto.

Murieron porque se equivocaron.

Porque evaluaron mal los riesgos. No les estamos culpando.

Efectivamente. OK.

Su equivocación es muy habitual.

Todos nosotros somos muy malos evaluando los riegos,

porque es muy difícil calcular

cuándo una cosa es más arriesgada que otra.

Un ejemplo, ¿tú te imaginas que te puede caer encima

una pieza de chatarra espacial?

-Me lo puedo imaginar. -Un trozo de satélite...

-No. -¿Algo así? ¿No?

Pues fíjate, existe esa posibilidad. Ha pasado al menos una vez.

Y la NASA calcula que la probabilidad de que una persona pueda recibir

un impacto de un cohete, un trozo de chatarra espacial,

es de uno entre 3200 casos.

Esta persona, Lottie Williams, es la única conocida

a la que le ha caído una pieza de cohete encima.

Se la ve contenta, ¿eh? ¿Verdad?

Estaba paseando por un parque en su ciudad,

vio un meteoro caer...

Como una cometa en el cielo.

Poco después, notó un golpecito,

y descubrió lo que tiene en las manos,

que es del tamaño de un folio arrugado.

Resultó ser un trozo del tanque de combustible de un cohete.

Le había caído en el hombro sin hacerle ningún daño.

-Menos mal que no le cayó la puerta. -¿Verdad?

Puestos a escoger, mejor el trocito ese, claro.

Hay incluso una persona a la que cayó un meteorito encima.

Ay. Solo se conoce un caso.

Una persona que está en su casa, y de repente oye un estruendo.

Una piedra caída del cielo le golpeó y le hizo un moratón.

¿Un moratón, José? Estamos hablando de Ann Hodge

en el año 1954. Es la única persona conocida

a la que le ha caído encima una piedra del cielo.

El cielo se cayó sobre su cabeza. Es muy difícil calcular los riesgos.

Por ejemplo, ¿cuál piensas que es el riesgo de que te parta un rayo?

-Creo que es más alto del que pensamos, ¿no?

-Pero sigue siendo relativamente reducido.

En Estados Unidos, se calcula que es aproximadamente de uno

entre 1,9 millones de personas.

Cada año, en Estados Unidos, pueden morir entre 60 y 100 personas

por caídas de rayos. Se calcula que en el mundo

mueren entre 6000 y 24 000 personas, es difícil de calcular.

Hay muchos países donde caen rayos que no guardan buenas estadísticas.

Es muy difícil comparar.

¿Eso es más peligroso? ¿Es más peligroso el rayo?

¿Es más peligrosa la chatarra espacial?

¿Es más peligroso el meteorito? -El coche.

-El coche, el avión... Volvemos al 11-S.

¿Cuál es el riesgo de morir en un accidente de avión?

¿Puedes imaginarlo? Más bajo.

Más bajo que el del coche. -Pero ¿cuánto más bajo?

Mucho más. Infinito más. Yo me tiro al barro.

A lo loco, infinito más.

-Se puede medir de forma significativa.

Es al menos 10 000 veces menor.

¿Por qué nos resulta tan difícil evaluar riesgos,

medir de forma más o menos eficiente

cuáles son las cosas más peligrosas y las menos peligrosas?

Hay varias cuestiones relacionadas con eso.

Por ejemplo, nos resulta difícil imaginarnos peligros

que no están relacionados con personas,

a los que no podemos poner cara.

Los técnicos dicen que hay algunos riesgos

que serían más intuitivos para nosotros si tuviesen bigote.

Por eso, este señor... Tiene bastante bigote.

Tiene bastante bigote. Osama bin Laden, que es una cara

que podemos identificar con una situación de riesgo específica,

nos llega mucho más y nos parece mucho más peligroso

que un accidente de coche, que no tiene cara.

No tiene bigote y no tiene la posibilidad de que proyectemos

sobre una persona concreta ese riesgo.

Por eso sobreestimamos el riesgo de tener un accidente de avión

o un atentado de aviación, y sin embargo,

subestimamos el riesgo de un accidente de coche.

También ocurre que se nos olvidan las cosas.

Tenemos una memoria muy mala. La verdad que sí.

En cuestiones que se repiten a lo largo del tiempo,

se nos tienden a olvidar las cosas,

y por eso, a la hora de calcular las probabilidades,

se nos han olvidado otras veces que ha ocurrido.

-También supervivencia, ¿no? -Efectivamente.

-No puedes estar todo el rato: "Cuidado, que me caigo".

-Esa es la clave del asunto.

Nuestro sistema de evaluación de riesgos

es muy poderoso, muy potente, pero ha evolucionado

para riesgos completamente diferentes a los que nos enfrentamos hoy.

Hoy nos enfrentamos a riesgos como la electricidad,

un accidente de avión, un accidente de coche.

Pero nuestro sistema de evaluación de riesgos

lo que evalúa es la probabilidad de que te muerda una serpiente

o de que te coma un tigre. Porque evolucionó en...

Cuando vivíamos en el campo, cuando vivíamos en el monte,

cuando vivíamos entre animales salvajes.

Nuestro sistema está directamente conectado con nuestras emociones.

Cuando vemos una serpiente,

no tenemos que pensar: "Esto es malo".

Nos aterroriza y damos un bote,

lo cual es más probable que nos salve la vida

que no tener que estar pensando si esto es más o menos probable.

Nuestro sistema de evaluación de riesgos nos traiciona

porque vivimos una vida que no es aquella para la cual evolucionó.

Muchas gracias, José. A vosotros. Un placer.

Hasta la semana que viene.

Creo que lo que tenemos que hacer a partir de ahora

es, cada vez que te hagas daño con algo, ponerle un bigote.

Yo lo veo claro. Y al coche ponerle un bigote.

Que tú salgas de casa y digas: "Esto tiene bigote, maldita sea".

Cuidadito ahí. Te voy a hacer preguntas rápidas.

Rápido. Es un acertijo, ¿vale?

Imagina un hotel infinito. ¿Lo tienes?

(ASIENTE) ¿De verdad?

¿Es bonito? Sí.

OK. Imagina que está lleno, no cabe nadie más.

¿Lo tienes? Sí.

¿Está lleno? ¿Seguro?

¿No te ha quedado ninguna habitación?

Un hotel infinito no se puede llenar nunca.

Yo te pido que lo llenes, es movida tuya.

Lo tienes que llenar. Vale, ya. Estoy en ello.

¿Está lleno? Sí.

Ahora, llega otro inquilino. Sí.

¿Cabe en el hotel? Claro.

¿Podrías desarrollar la respuesta? La van a desarrollar ahora.

Van a explicar por qué cabe. Luego me dices...

Si coincido o no. Lo va a resolver Raúl Ibáñez,

nuestro matemático de cabecera. Es una sección de la cátedra

de cultura científica de la UPV. Atención a la solución.

Hoy, en "Una de mates", vamos a hablar del infinito.

(Música)

Imaginemos que este hotel tiene cien habitaciones

y todas están ocupadas.

Si llega un nuevo viajero y pide una habitación,

el recepcionista tendrá que decir que no puede alojarle.

Supongamos ahora que este hotel tiene un número infinito de habitaciones.

Y que esas habitaciones están numeradas de forma natural.

O sea, 1, 2, 3, 4,

etcétera.

Ahora, imaginemos que está completamente lleno.

¿Qué pasará cuando llegue un viajero? ¿Podrá alojarse?

Si nuestro hotel es realmente infinito,

el recepcionista tiene una solución.

Basta con que mande al huésped de la habitación número 1

a la número 2; al de la 2, a la 3;

al de la 3, a la 4; y así sucesivamente.

De este modo, el nuevo viajero podrá hospedarse en la habitación 1.

¿Qué pasará si aparecen infinitos viajeros?

Ahora el problema es mayor.

Sin embargo, nuestro recepcionista es un profesional.

Lo que hará es pasar al huésped de la habitación 1 a la 2;

al de la 2, a la 4; al de la 3, a la 6;

y así sucesivamente.

Cada huésped se trasladará a la habitación cuyo número

es el doble del de la habitación que ocupa.

De esta forma, todas las habitaciones con números impares quedarán libres,

y los infinitos nuevos viajeros podrán acomodarse en ellas.

En otras palabras, el número de habitaciones con números pares

es igual al número total de habitaciones.

Esta cosa tan rara sucede porque el concepto de infinito

contradice algunas verdades de los conjuntos finitos.

Por ejemplo, que el todo es mayor que una parte.

Cabría el señor. Cabría el señor y señores infinitos.

Id a hoteles infinitos, que siempre tienen sitio.

Reconozco que no acabo de pillarlo. Yo tampoco.

Así como a veces lo he entendido, hay cosas que no.

Si me dicen que es infinito

y preguntan si hay sitio, digo: "Claro".

Claro, pasa. Se monta una habitación sola.

En mi cabeza, pero bueno. ¿Tú lo has entendido?

Yo tampoco, estoy como tú. No me gusta estar solo en esto.

Te lo agradezco tanto... En el acertijo anterior,

solo me había imaginado un hotel con un ocho invertido.

Por el infinito. ¿Y ya está?

Y todo lo demás no lo estaba pensando.

Yo imaginaba que se creaban habitaciones.

Imaginaba que llegaba gente y es: "Tira al fondo, algo habrá".

Porque es infinito. Lo que pasa que te va a pillar lejos

porque hay un rato de camino. Te voy a presentar a la última

de nuestras colaboradoras, pero es la primera en mi corazón.

Es el torbellino rojo de "Órbita Laika",

la matemática y profesora Clara Grima.

(Música)

¡Hola! -Hola, ¿qué tal?

(A LA VEZ) Encantada.

¿Qué tal? Pues nada,

vengo a hablar con Miren, que se me ha antojado.

Vengo a aplicar la ciencia de algún objeto cotidiano.

Si tengo aquí a una estrella de la televisión, qué mejor día

para explicar cómo funciona la televisión.

No como medio de comunicación, sino cómo funcionan

los aparatos de televisión. La tele es sencilla.

Vas por poco dinero y haces lo que te dicen.

Eso me lo tendríais que explicar vosotros, que sois artistas.

Yo vengo a devolverle la dignidad al receptor de la televisión,

que mucha gente le llama "la caja tonta".

Parece una caja, pero no es tonta. Puede ser tonto algún programa...

Distinto de "Órbita Laika". "Órbita Laika" es el mejor.

¿Estás entrando en un bucle en el que no queremos?

Pero cualquier receptor de televisión es una conjunción maravillosa

de ciencia y tecnología, y vamos a hablar de ello.

Venga. Empezamos por el principio.

Cuando quieras. ¿Qué significa televisión?

Voy a responder yo. Etimológicamente...

Es una pregunta abstracta y filosófica, si quieres.

Desde el punto de vista etimológico, significa "visión a distancia".

Para empezar desde el principio, habría que saber cómo se mandan

las imágenes desde aquí, desde los Estudios Buñuel,

a la casa de los espectadores que nos están viendo esta noche.

La idea... Qué guapo es mi Ángel.

¿Verdad? Gracias.

La idea es que, básicamente, la cámara está grabando

un montón de fotos nuestras, un montón de fotogramas,

y esta información la transmite fotograma a fotograma,

pero lo que transmite en realidad es la información como en un mapa

donde dice cada píxel, cada puntito de la foto,

qué color y qué intensidad deben llevar

para que el reproductor... Como vemos aquí.

La divide en píxeles, cada píxel tiene los tres colores primarios,

rojo, verde y azul, y esa es la información para cada fotograma.

Al principio digo: "Qué detalle, me han puesto a mí".

Ahora entiendo para qué. En fin, da igual.

Pues bien, esa información, la que dice en cada punto

qué intensidad de rojo, verde y azul debe haber

para que salga nuestro Ángel todo lo mono que sale.

Se codifica, analógica o digitalmente,

usando un montón de matemáticas.

Y se transmite, o bien vía ondas hertzianas,

cable, satélite, lo que sea, y llega a los receptores.

Ahora tenemos que ensañar al cacharro a colorear la pantalla

con los colores necesarios para que salgamos nosotros.

Llegados a este punto, cuando llega la información,

la técnica utilizada

para colorear los píxeles del monitor

es la que nos sirve para distinguir tres grandes grupos de receptores.

Los de tubos, que son los antiguos, como estos que están aquí,

que son de los primeros televisores comerciales que llegaron a España.

Este es de los años 50, y este, de los 60.

Detrás tienen una pegatina que pone "cuidado, peligro".

Sí. Te vas a enganchar a esto.

Bueno, estos nos los han cedido de la colección

del Museo Nacional de Ciencia y Tecnología.

Están los de tubo, los de plasma y los de cristal líquido,

que se conocen como LCD por sus siglas en inglés.

Los de tubo, básicamente,

funcionan con lo que se conoce como tubo de rayos catódicos.

Son tres rayos que van barriendo la pantalla como vemos aquí.

Y lo que hacen es disparar a cada uno de los píxeles,

rojos, verdes y azules, con la intensidad necesaria

para que reproduzcan el color que tú quieras.

-Los reyes catódicos en el cole decían que eran Isabel y Fernando.

(Aplausos)

-Es verdad, es verdad.

Esos son los reyes catódicos. Los reyes catódicos.

Estos ya casi no se fabrican porque el hecho de incorporar

un tubo de rayos catódicos los hace muy voluminosos.

En cuanto a los otros televisores, los otros receptores, el de plasma.

¿Cómo funciona un monitor de plasma?

La idea es que aquí cada píxel, rojo, verde y azul,

es una celdita recubierta de un material fosforescente

rojo, verde o azul.

Lo que hay dentro es un gas muy noble...

Oh, un gas noble. Muy noble.

¿Toma té? Es igual. ¿Qué?

Si bebe té. No me hagas caso. A las cinco.

Ese es muy malo, ¿eh? Pero es supertarde, dale.

¿Qué hacemos con ese gas noble?

Le ponemos unas plaquitas metálicas, una positiva, otra negativa.

Creamos una diferencia de carga, los átomos del gas se excitan mucho,

y empiezan a soltar electrones. Se convierte en plasma.

Se quedan iones, que son los átomos del gas que han perdido electrones

con la excitación, y los electrones ahí sueltos.

Es lo que se llama plasma, de ahí el nombre.

Es el estado de la materia de las estrellas.

Oh, qué bonito. ¿A que sí?

Estos iones excitados desprenden luz ultravioleta,

que, afortunadamente para nosotros, es chunga,

pasa a través del material fosforescente,

y depende del color que tenga sale luz roja, verde o azul,

y sale la cara de nuestro Ángel todo bonito en la pantalla.

O la vuestra.

Te hago la pelota por lo que has dicho en la presentación.

Ya, ya. Te he visto.

Por último, los receptores LCD de cristal líquido

lo que tienen son unas celdas, pero en lugar de gas

lo que tienen es cristal líquido, de ahí su nombre,

y lo que tienen delante es un filtro de color rojo, verde o azul.

El cristal líquido lo vamos a excitar, pero no emite luz.

La pantalla de cristal líquido tiene una luz extra

que se va a proyectar sobre la pantalla.

Si proyectamos la luz, se van a ver los píxeles iluminados.

¿Qué hacemos? Ponemos un polarizador,

que ya lo explicó Antonio, en horizontal, otro en vertical,

y ahí no pasa ningún rayo de luz. Entonces, está todo negro.

¿Qué hacemos? Oh, maravilla de la ciencia.

Volvemos a excitarlos... No a excitarlos, sino a poner

una plaquita positiva y otra plaquita negativa,

crear una diferencia de potencial, una deferencia de carga,

y el cristal líquido tiene unas moléculas chulísimas,

como escaleras de caracol, y lo que hace el cristal líquido

con la diferencia de carga es girarse solo lo necesario

para que pase por cada uno de los píxeles la luz necesaria

para que dé la intensidad del color que quieras.

Y ahí están mi Ángel y Miren todo guapos.

Muchísimas gracias. Hasta la semana que viene.

Adiós.

Me gusta pensar que se apartan como: "Bah, te dejo pasar".

Hacen como: "Venga". "Pasa, luz, pasa". Con mucho estilo.

Estamos acabando, nos queda nada.

Queda resolver el verdadero o falso que planteábamos al principio,

que decías que a ti no te ha pasado.

Vamos a ver. Preguntábamos al principio del programa

si es verdadero o falso que un pecho de silicona

pueda explotar en un avión. Vamos a ver la respuesta.

Salvo que lleves 20 años viviendo en una cueva,

has tenido que oír esta anécdota.

Una conocida presentadora de televisión va en un avión,

cuando... ¡bum!, uno de sus implantes mamarios

explota en pleno vuelo. Se supone que ocurrió

por el descenso de la presión dentro del avión.

Como sabrás, la cabina está presurizada.

Eso se logra bombeando aire comprimido dentro del avión.

Es cierto que la presión durante un vuelo

no es exactamente la misma que en el suelo,

pero tampoco creas que difiere gran cosa.

Para que te hagas una idea,

la presión dentro de un avión en pleno vuelo

es similar a la que se experimenta en una calle cualquiera de Bogotá,

que está a 2600 m sobre el nivel del mar.

Y nunca has oído que en Bogotá estallen los pechos de silicona.

De hecho, los actuales implantes de silicona

son tan resistentes que pueden soportar una presión

mucho mayor que una cabeza humana.

Y no, una cabeza humana no puede explotar en un avión,

ni siquiera la de una presentadora.

Bueno.

Ya lo habéis visto, todo el mundo en calma.

Si tenéis pechos de silicona, podéis viajar sin problema.

Podéis ir tranquilos, salvo huelga de controladores,

pero no tiene nada que ver con las tetas de silicona.

Miren, hasta aquí. ¿Qué tal has estado?

Me lo he pasado muy bien. ¿Volverías?

Claro. Entonces lo has pasado bien.

Gracias por haber venido. ¡Un aplauso! ¡Miren Ibarguren!

Y a vosotros, frikis de La 2, os veo la semana que viene.

Ya estaremos aquí. ¡Chao, sed felices! ¡Disfrutad!

(Música créditos)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 4

Órbita Laika - Programa 4

14 oct 2015

Show de divulgación científica presentado por Angel MartínMiren Ibarguren será la invitada especial. El programa preguntará a la gente en ‘El run rún de la calle’ todo lo que conocen del gluten, América Valenzuela hablará del elixir de la eterna juventud y Luis Alfonso Gámez descubrirá el origen del espiritismo.
ver más sobre "Órbita Laika - Programa 4 " ver menos sobre "Órbita Laika - Programa 4 "

Los últimos 210 programas de Órbita Laika

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Programa 12 Completo 56:32 52% 09 dic 2015
    Programa 12 09 dic 2015 En esta última entrega de la temporada, Ángel Martín estará acompañado por Miki Nadal. El humorista recordará cómo comenzó en el mundo de la televisió...
  • Programa 11 Completo 56:40 49% 02 dic 2015
    Programa 11 02 dic 2015 Esta semana, Ángel Martín estará acompañado en el plató por Leo Harlem. El monologuista repasará sus inicios en el mundo del humor y hablará de sus proyectos actua...
  • Programa 10 Completo 56:32 50% 25 nov 2015
    Programa 10 25 nov 2015 Órbita Laika tendrá como invitada esta semana a la actriz y bailarina Dafne Fernández. América Valenzuela hablará de los últimos avances en neuropró...
  • Programa 9 Completo 56:03 52% 18 nov 2015
    Programa 9 18 nov 2015 Órbita Laika tiene como invitado esta semana al actor, cómico y monologuista Jon Plazaola, que visita el programa para disfrutar de la ciencia amena y divertida. América Valenzuela ...
  • Programa 8 Completo 57:03 48% 11 nov 2015
    Programa 8 11 nov 2015 Ángel Martín está acompañado en el plató por Javier Coronas, quien además de hablar de sus proyectos profesionales, pone a prueba sus conocimientos científicos. En...
  • Programa 7 Completo 55:36 52% 04 nov 2015
    Programa 7 04 nov 2015 Show de divulgación científica presentado por Angel Martín, tendrá como invitado esta semana a Álex O’Dogherty, que en estos últimos años ha desarrollado su ...
  • Programa 6 Completo 56:10 54% 28 oct 2015
    Programa 6 28 oct 2015 Órbita Laika tiene como invitado a Carlos del Amor, periodista del área de Cultura de los Servicios Informativos de TVE. El programa saldrá, como es habitual, a la calle para conoce...
  • Programa 5 Completo 56:06 54% 21 oct 2015
    Programa 5 21 oct 2015 La invitada de Órbita Laika es la actriz Llum Barrera. América Valenzuela en su sección “Mundo futuro”, nos habla de la “tecnología emocional”. La s...
  • Programa 4 Completo 56:08 9% 14 oct 2015
    Programa 4 14 oct 2015 Show de divulgación científica presentado por Angel Martín. Miren Ibarguren será la invitada especial. El programa preguntará a la gente en ‘El run rú...
  • Programa 3 Completo 56:11 50% 07 oct 2015
    Programa 3 07 oct 2015 En esta nueva entrega, Ángel Martín está acompañado por el actor, humorista y músico Pablo Carbonell, que se ha vuelto a poner al frente de su mítico grupo, Toreros ...
  • Programa 2 Completo 57:09 61% 30 sep 2015
    Programa 2 30 sep 2015 ‘Órbita Laika’, el show de divulgación científica presentado por Ángel Martín y dirigido por José Antonio Pérez, contará con la representante española este año en Eurovisión. Además, el programa saldr...
  • Programa 1 Completo 55:58 68% 23 sep 2015
    Programa 1 23 sep 2015 En el estreno, Ángel Martín se reencontrará en plató con Patricia Conde. La vallisoletana hablará de sus proyectos como actriz, así como de su último libro, ‘A mamá no le vengas con bananas verdes’. L...
  • Programa 12 Completo 56:07 62% 01 mar 2015
    Programa 12 01 mar 2015 Órbita Laika cierra su primera temporada con el humorista Quequé. El presentador y cómico habla de 'The hole', un espectáculo donde se convierte el teatro en un gran cabaret, y en el que él ej...
  • Programa 11 Completo 56:19 58% 22 feb 2015
    Programa 11 22 feb 2015 El invitado del programa es Carlos Areces quien nos habla de sus últimos estrenos cinematográficos y musicales y disfruta con la ciencia amena y divertida.América Valenzuela hace un repaso a las últimas noticias ...
  • Programa 10 Completo 59:39 66% 15 feb 2015
    Programa 10 15 feb 2015 Show de divulgación científica presentado por Angel Martín. Raul Cimas y Julián López son los invitados especiales del programa.