www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3304727
No recomendado para menores de 12 años Olmos y Robles - Capítulo 4: En tumba cerrada no entran moscas
Transcripción completa

Gracias.

Teniente Robles. Sebastián Olmos.

Hay cinco muertos en distintos puntos europeos.

Persiguen a un asesino en serie.

La operación la realizan la Guardia Civil y la Interpol.

¿El arma que utilizó el asesino?

La del asesino es del siglo X.

Degollados con una espada. Los siete infantes de Lara.

¿Para qué narices pides que me destinen aquí?

Somos un equipo. ¿Me vas a responder?

Sí. Te enseño las instalaciones.

¿Isa? ¡Olmos!

¿Y la vacaburra de "La Piensos"?

Tengo nomofobia. ¿Qué es eso?

Dependencia al móvil.

No te preocupes. Te quedas aquí y te quedarás como una rosa.

Eso quiero, estarme aquí hasta que venda la finca.

He oído que vas a vender la finca de los Perdigones.

¿Y por qué tanta prisa?

¿Por qué no le dices que quieres la finca?

- Quedé con un comprador. - Creo que es ese.

- ¿Isa? Manuel Contreras. - Encantada.

Pues la finca tiene 40 hectáreas

y 300 metros de vivienda.

- ¿De cuánto dinero hablamos? - Dinero, claro.

Creí que tenías comprador.

Como dices "tenía", pero lo he perdido.

Qué bien, ¿no? ¿Cómo que qué bien?

A lo mejor mientras buscas otro comprador

te gusta el pueblo y te quedas.

¿Tú crees? ¿Por qué no? Me encantaría.

¿Has visto? Cata le ha dado un papelito.

También le dio uno a Domi. Algo traman.

¿Tú sabes algo? Anda, deja de inventar.

Tramáis algo, lo sé. Lo huelo.

Hoy a las cinco. Perfecto.

(CA) Es importante que no nos descubra nadie.

Si Damián nos descubre, todo se irá al traste.

Por el alcalde no os preocupéis, que le he dado esquinazo.

Le dejé en el bar un papel con una hora y lugar equivocados.

No sé cómo, pero os voy a pillar.

Vamos a ver el resultado de nueve meses de trabajo.

Os presento la primera botella de nuestra cooperativa.

Así que una cooperativa. Sabía que tramaban algo.

Ha llegado a mis oídos que tenéis una cooperativa

y que tenéis vino propio y quiero ayudaros.

Compro la cooperativa. ¿Vendéis?

Lo que vote la mayoría.

¿Votos a favor?

¿Voto en contra?

Nuria, hace mucho que no te veo.

Mañana me verás. ¿Mañana? ¡Aleluya!

Nos mandan un guardia nuevo pasado mañana.

(HABLAN A LA VEZ) ¡Pare!

- Tenía que coger ese bus. - Y yo

Me llamo Luqui, Lucas Mellado, pero mis amigos me llaman Luqui.

Yo soy Nuria Atiza.

Guardia en prácticas Lucas Mellado.

¿Me dejas las llaves de la moto?

Es Lucas, el guardia que te dije.

Nuria, mi hija.

- Hola. - Encantada.

Lucky Luke, mi hija se mira, pero no se toca.

¿Te queda claro? Sí.

(NU) Me da rabia. No es justo para ninguno.

Quizá sea mejor...

- Intentarlo. - Dejarlo.

No quieres, no pasa nada.

A ver, lo pienso.

Valoro los pros, los contras.

Ahí tienes un pro.

Para que lo apuntes.

Es que está loca.

¿Puedo enseñarte algo antes de irte?

No entiendo. Este caso ya está resuelto.

Yo creo que no y la prueba está aquí.

Fíjate bien en eso. No puede ser. Es un zum.

Alguien utilizó el zum para que no viéramos al asesino.

Un cómplice. Un segundo asesino.

Había dos asesinos. A uno lo matamos, pero queda otro.

Tiene su lógica. ¿Por?

Porque al día siguiente de que Olmos matara al asesino

desapareció su cadáver de la morgue.

Cómo se está poniendo esto.

(Prólogo de Harry Potter)

(Sonido de piedras cayendo)

¿Qué ha sido eso?

Los zombis. Vienen a devorar nuestros cerebros.

- Pero tranquila, estoy aquí. - Qué susto.

Se me ha parado hasta el corazón.

(Temblor de tierra)

(CHICA) (GRITA)

(Música de cabecera)

El expresidente de Angola visitará de nuevo España.

¿Cuándo? No lo sé, pero me enteraré.

Cuando resuelva este caso regreso a la unidad.

Geretz no lo permitirá.

Si encuentro al segundo asesino, no podrá evitarlo.

pero no sé por dónde empezar.

Mira, yo sé que soy muy burro, pero no me entra en la cabeza.

¿Qué leches ha pasado para que el ataúd de mi bisabuelo

se haya salido de su sitio?

Muy sencillo.

Gases.

¿Gases? ¿Cómo gases?

La descomposición de materia orgánica

propicia la creación de bolsas de gas.

Seguramente se formó una debajo del ataúd.

Halló una salida en la vertical y lo impulsó como un cohete.

¿Y has llegado a esa conclusión tocando y oliendo la tierra?

No. Lo aprendí con un capítulo de Se ha escrito un crimen.

Perdón, ¿me ayudáis a llevar el ataúd a su sitio?

Que el gas ese lo ha hecho subir, pero no lo hará bajar.

Vosotros por allí, yo cojo por aquí y levantamos.

Lo acercamos a la fosa y dejamos que resbale poco a poco.

¿Vale? A la de tres. Una, dos...

Un momento, por favor.

Me gustaría decir algo en su honor antes de...

Un detalle muy bonito, Atiza.

Adelante.

Querido bisabuelo,

cuánto lamento esta interrupción en tu descanso.

Espero que a partir de ahora tengas la paz que mereces.

Fuiste un ejemplo de honestidad, integridad y valor.

Muy bien.

Tus actos heroicos en África,

tus heridas de guerra.

Fuiste un padre y un marido modélico.

Doce hijos trajiste al mundo y te sacrificaste por ellos.

Qué bonito, Atiza.

No diste paz ni a los moros ni a la bisabuela.

No en vano te llamaban "El Siete Machos".

¿Procedemos al entierro o piensas disparar unas salvas?

¿A que te reviento la cara de un palazo?

Contrólate, por favor, y tú, gracias las justas.

Estamos ante un difunto. Perdón.

Perdona, Atiza. Venga, a la de tres.

Una, dos y tres.

Pero ¿y esto?

Este no es mi bisabuelo.

¡Este no es mi bisabuelo!

(CA) Atención todo el mundo.

Atiza está a punto de entrar.

Recuerdo que con lo del bisabuelo es la comidilla del pueblo,

así que no os digo más.

Tiene mala leche y es susceptible. Tengamos todos sensibilidad.

Hola a todos.

Te digo yo que es imposible que esos huesos sean suyos.

¿Por? Doce hijos, héroe de guerra...

(MACARIO) Es que pierde muchísimo aceite.

¿Qué has dicho?

¿A qué te refieres con lo del aceite?

¿A qué se va a referir? Al aceite de su coche.

Adiós, Macario. Perdone, está un poco nervioso.

Tómate el café tranquilo, hombre.

Eso es algo que hemos deducido a simple vista, que luego...

Sí, sí, luego lo que diga el forense.

Y como la doctora Aguilar vendrá, se aclarará todo enseguida.

Le llamaban "Siete Machos". Sería por algo, ¿no?

Toda su vida con una bala alojada en su cuerpo.

Y nunca nadie le escuchó decir un "ay".

¿Pero eso de la bala no será una leyenda?

(CA) (TOSE) Atiza...

¿Cuándo es la misa por lo de tu bisabuelo?

De segundo, trucha.

¿Trucha? ¡Me cago en...!

El próximo que haga un chiste sobre mi bisabuelo,

lo meto en el cuartel y le aplico la ley antiterrorista.

Tranquilo, no pasa nada.

Vamos al cuartel y volvemos luego.

¿Estás seguro que no prefieres de segundo otra cosa?

¿Queda lomo adobado?

Examinando el fémur

y aplicando la fórmula de Parson...

Pearson.

Pearson Parson,

nos da una altura de casi un metro noventa.

(Vibrador del móvil)

Sin duda, para la época de la que hablamos,

era un hombre muy alto.

Luqui, móvil apagado.

Lo siento, mi teniente.

Robles.

Doctora, ya conoce a Olmos.

Hola, doctora. ¿Qué tal?

Lucas Mellado, guardia en prácticas.

Gracias por venir. Dispongo de poco tiempo.

Este hombre fue enterrado en 1972.

Doctora, ¿conoce a Atiza?

¿Debería?

Dios mío.

¡La Virgen!

Es el cuerpo de su bisabuelo.

Atiza, la misa por tu bisabuelo está a punto de empezar.

Prefiero no ir. Total, ya ni le reconozco.

Los huesos no son de su bisabuelo.

No son de ni un varón, sino de una mujer.

¿Está segura, doctora? Fíjese en la cadera.

La pirámide pélvica del hombre es mal alta que la de la mujer.

Tiene forma de "V" invertida. No hay duda.

Ni yo lo hubiera expresado mejor.

Madre mía.

Perdonadme, pero llego tarde a misa.

Luqui, busca información

sobre los entierros realizados en 1972.

A la orden, mi teniente.

Doctora, muchas gracias. Hasta luego.

Es urgente saber quién era esta mujer.

Perdona, pero es más urgente localizar al "Siete Machos".

(JU) Yo no tuve el honor

de conocer a Don Aníbal Atiza,

pero me consta y he podido comprobar

que fue un gran ejemplo y un referente para la región.

Un héroe que vertió su sangre luchando en la guerra de África.

¿Debería importarnos su forma de vestir?

¿Quiénes somos nosotros para juzgarlo?

(Portazo)

¡Alto! Guardia Civil.

(JU) ¡Por el amor de Dios, Atiza!

Perdone, padre, debo hablar con sus feligreses. Es importante.

Adelante. Quién mejor que usted para hablar de su bisabuelo.

¿Puedo? Si, Atiza, hombre.

Vecinos.

(Pitido del micrófono)

Vecinos, como todos sabéis,

ayer aparecieron, por motivos que no vienen al caso,

los huesos de mi pobre bisabuelo.

Sí, era una mujer.

(TITUBEA) No.

Quiero decir que los huesos eran de una mujer.

Por lo tanto, el honor del "Siete Machos" queda intacto.

Ah, una cosa.

Se acabaron los chistes al respecto.

¿Ha quedado claro?

Muchas gracias.

No sé yo.

Habrá que ver qué dice el forense, que es el que ha estudiado.

Ya te digo.

Ya, sí, no sabe cuánto...

Atiza, por favor.

Entrenemos la capacidad pulmonar.

- ¿Y tiene que ser aquí? - No nos ve nadie.

Caray, cómo soplas.

Es que me hago todos los días un largo buceando.

(DO) Te digo yo que mi Sebastián le hace tilín a la Isa.

No sé, Domi. Tú ves gigantes donde hay molinos.

Se me está haciendo mayor.

Y con esta pasión por el trabajo, ni sale de aquí ni conoce chicas.

¡Que se le está pasando el arroz!

A los hombres no se les pasa el arroz.

¡Pero se les agarra!

Te digo yo que Isa es perfecta para él.

Bueno, pues uno que se marcha.

El crimen nunca descansa. Nunca, alcalde.

¡Hasta luego, abuela! ¡Adiós!

Atiza, no tardes.

Sí, me termino este periódico, ese otro y voy.

Alcalde. Olmos.

Isa. Hasta luego.

Isa, perdona, una cosita.

Sé que Melquiades quiere comprar tu finca.

Sí. ¿Cómo te has enterado?

Me lo ha dicho él mismo. Ah.

Una persona muy seria. Le conozco. Enhorabuena.

Ya sabes cómo son estas cosas, que hasta que no se firma...

No hace falta que te diga

que para lo que necesites me tienes a tu disposición.

Muchas gracias. Te lo agradezco.

Bueno, hasta luego.

¿Sabes que Melquiades quiere comprarle la finca a Isa?

¿Tengo que fingir que me importa?

Te contaré esto porque eres mi amigo.

No dejaré que esa finca esté en manos que no sean las mías.

¿Lo has entendido? No.

¿Qué parte? La de que soy tu amigo.

Me inspiras, Atiza. Tú me inspiras.

Según la etiqueta, el vestido se hizo en París.

Seda natural y lo más interesante: no tiene talla, lo que sugiere...

¿Que lo compró en las rebajas? No, que es a medida.

Seguramente fue una de las mujeres más ricas de la región.

Y también probablemente de las más altas.

Por cierto, tu familia también tuvo que ser bien alta, ¿eh?

Lo digo porque como tú eres un espárrago.

En mi familia es que somos más bien champiñones.

Lo digo por la altura, no por la cabeza, que también.

La almendra de mi abuelo...

¿Tú no puedes callarte?

(TITUBEA) No sé.

¿Qué hay de malo en que hablemos de nosotros?

Después de mi abuela, eres con quien más tiempo paso.

Cuando trabajo solo hablo de trabajo.

Pero si nos conocemos mejor trabajaremos mejor.

¿De dónde sacaste eso? De los clásicos.

Sherlock Holmes y Watson, Starsky y Hutch...

Olmos y Robles.

Suena bien. Olmos y Robles.

¿Vas a dejarme trabajar o qué?

Perdona. Solo quería saber si tu familia era alta.

Ya está. Vale.

Ya sé que eres huérfano, pero no sé.

A lo mejor te picó la curiosidad y te pusiste a indagar...

A los 17 años conocí a mi abuelo.

Sí, es un espárrago como yo.

¿Es un espárrago?

O sea que todavía vive tu abuelo.

¿Y dónde está ahora? ¿Eh?

A la orden, mi teniente.

¿Has averiguado algo? Sí.

O sea, no.

¿Sí o no? Sí he averiguado.

Y no hay datos de los enterrados antes de 1999

Hubo un incendio y se quemó todo el archivo.

Sí, es cierto. Ya me acuerdo.

¿No hay otra forma de averiguarlo?

Nuestro querido alcalde siempre presume de tener

un archivo fotográfico impresionante.

A lo mejor es el momento de ver qué hay de verdad en eso.

¿Les apetece un vinito? Sí.

No.

No, a mí tampoco me apetece mucho.

La mayoría de las fotos se tomaron durante las fiestas del patrón,

San Lorenzo.

Huy, mira. Esa es mi abuela Domi.

(RÍE) ¿Quién es ese niño tan feo que hay con ella?

Ese niño tan feo eres tú.

¿Este de aquí no era Luisito?

El que te tiraba piedras.

¿Qué fue de él? Murió.

Podría ser esta mujer. ¿La reconoce?

Doña Bárbara Casajuana,

de una familia ilustre de la Rioja.

Hombre, por la altura podría ser, pero...

yo no me acuerdo de esta familia.

Llegaron a Logroño cuando mi padre era el alcalde.

El mío, mi padre, el alcalde.

¿Sabe cómo podemos contactar con la familia?

Claro. Yo me encargo, teniente.

Deme un día. No, mejor unas horas.

Tú dijiste que erais una corporación eficaz.

Touché.

Sentimos llamarla para esto,

pero como había que enterrarla de nuevo.

Necesitábamos su permiso. Me hago cargo.

Pues imagino que tendrán las joyas, ¿verdad?

¿A qué joyas se refiere?

Las que tenía mi bisabuela cuando la enterraron.

¿La enterraron con joyas?

No era extraño en esa época.

No, en eso tiene razón, pero en este caso yo estaba

cuando se abrió el féretro y le digo

que aparte del vestido, no había nada.

Eran un collar de piedras preciosas y un camafeo.

Ambos de gran valor.

No queremos ofenderla, pero necesitaremos una prueba.

Por supuesto.

Le mandaré un certificado de autenticidad.

También buscaré alguna foto.

En mi familia las joyas están inventariadas.

Así nos evitamos problemas con la herencia.

Entiendo.

¿Dónde puedo poner la denuncia?

¿Una denuncia por qué? ¿Por qué va a ser?

Por robo.

Está en todo su derecho, Olmos.

Un collar de piedras preciosas y un camafeo.

¿Los reconoce?

Absolutamente.

Estas flores son frescas, ¿no?

Sí, las trae alguien.

¿Quién? Y yo qué sé.

Llevo trabajando aquí cinco años y no coincidimos nunca.

Todas las semanas las renuevan, sin falta.

(ASIENTE)

¿Qué, Atiza?

¿Es tu bisabuelo o no?

Espera, que ya no me fío.

Anda, mira.

Una bala. ¡Es él!

¿Era una leyenda o no era una leyenda?

Hombre...

¿Y pensar que este proyectil lo disparó un rebelde rifeño?

¿Qué? ¿Eh?

Enhorabuena, Atiza.

(Sonido metálico)

¿Habéis oído eso?

Ha sonado como metálico, ¿no?

Luqui.

Baja ahora mismo a por ella.

¿Quiere que entre...?

Ese proyectil es importante para mí.

Es una orden. Baja.

¿Bajas o te ayudo?

Joder.

(LU) ¡Veo la bala!

(LU) No sé contra qué ha chocado. Es algo metálico.

Una especie de petaca, creo.

Con un par. Luqui, con un par.

Sigue buscando.

(LU) Aguanto lo que se menea.

Ni golpes en las costillas, ni fracturas en las extremidades.

Tampoco en la columna ni en el cuello.

Y una petaca de plata con dos iniciales grabadas

por una mano experta y de buen gusto.

¿Y los guantes?

Ahí. Sí, ya sé que están ahí.

Pero póntelos para manipular pruebas.

El cráneo presenta una herida inciso contusa

en el parietal derecho.

La profundidad del corte y la superficie ósea deformada

indica que le dieron fuerte con un objeto.

Después el asesino lo cubrió con tierra

sabiendo que al día siguiente le pondrían un ataúd encima

y que nadie lo encontraría.

¿De qué asesino hablas?

Del mismo que lo golpeó y lo cubrió con tierra.

Esperemos al examen para sacar conclusiones.

Hasta entonces, todo son conjeturas.

De acuerdo y siguiendo con las conjeturas,

Por qué no buscamos a alguien que haya desaparecido

y con las iniciales "A" y "B".

Bien. Yo me encargo de los hechos y tú de las conjeturas.

De acuerdo.

Recuerda que la respiración debe hacerse desde el diafragma.

Nunca desde el pecho, ¿vale?

Pones la mano aquí. Inspiras.

Ahí está. Espiras.

Diafragma, ¿eh?. Inspiras.

(Vibrador del móvil)

Espiras.

Aquí. Inspiras.

Espiras.

Vale, ahí.

Ey, teniente. ¿Cómo está?

No sabía que hacías artes marciales.

¿Qué es? Esgrima filipina, japonesa,

bojutsu, Wing Chun, carlofa...

¿Carlofa? ¿Eh?

¿Qué? Sí, carlofa es un...

No, esto es un garrote canario.

¿Garrote qué? Canario.

¿Garrote canario? Sí, de las Islas Canarias.

Pues nunca oí hablar de esa lucha.

Se remonta a la época prehispánica de las Islas Canarias.

Lo usaban los pastores en las montañas,

pero cuando empezó la invasión lo convirtieron en arma.

Olmos, inténtalo.

Se ha notado, ¿no?

¿El qué?

Que me he dejado.

(Tono del móvil)

Perdona.

Luqui. ¿Sí?

Cabo primero Olmos.

Hombre, buenos días, doña Carlota. ¿Qué tal?

Gracias por responder la llamada.

Sí, claro.

Tenemos las fotografías y los certificados de autenticidad

de las joyas de su bisabuela, claro.

No, de momento no sabemos nada.

Oiga, dígame una cosa.

¿Usted o alguien de su familia durante estos años

han llevado flores a la tumba de su bisabuela?

(DO) ¿Quieres dejar de seguirme?

(CA) Sí, para que hagas una tontería.

Como hacerte la encontradiza con Isa, que te he pillado.

Ha sido pensar en ti y encontrarte.

Es que el mundo es un pañuelo.

Y Ezcaray es muy pequeño.

Claro, comparado con esos aviones business que coges,

te parecerá una caja de grillos.

- ¿Grillos? - Cigarras, yo qué sé.

Domi y yo nos vamos, ¿no? Sí, nos vamos.

¿Te gustan los caparrones?

- Sí. - Pues hoy comes en casa.

A las dos.

Vale, perfecto.

Ay, que no puedo.

Es que tengo una cita con el comprador.

Y Damián viene para ayudarme.

- ¿Ha dicho Damián? - Sí, hadicho Damián, Domi.

Es que Isa tiene sus planes.

Y aunque no los aprobemos, hay que respetarlos.

¿Por qué no los aprobáis?

No, sí. Es una expresión de aquí.

Nosotras hablamos así. Somos muy de aprobar.

- ¿Probar? - Aprobar.

Perdona, te entendí mal.

Huy, qué tarde es. Me tengo que ir.

Tengo que preparar la reunión. Hasta luego.

(CA) Hasta luego.

¡Me ha despreciado!

Que no Domi, mujer.

Es que no le gustan los caparrones y le dio vergüenza ofenderte.

(IRÓNICA) Ya.

Onésimo es el ebanista del pueblo de toda la vida.

Bueno, lo era. Ahora estoy jubilado.

¿Para qué me han hecho venir?

En el año 1972, usted denunció la desaparición de su hermano.

¿Es así?

Onésimo.

¿Reconoces esta petaca?

Claro que sí.

Se la regalé a mi hermano.

Yo mismo grabé las iniciales.

¿Ha pasado algo?

Le llamamos porque encontramos unos restos

y creemos que son suyos.

¿Dónde? En el cementerio.

Enterrados bajo un ataúd.

No entiendo.

Pudo haber sido asesinado.

Eso no está confirmado. Teniente.

¿Sabes si tenía enemigos?

¿Enemigos? Sí.

No, seguro que no.

En el pueblo le quería todo el mundo. Era...

...era enterrador.

No lo entiendo.

Necesitaremos una muestra de ADN suya

para confirmar si era su hermano.

Ustedes me dirán cómo se hace.

Pobre Ambrosio.

(MELQUIADES) Sin duda eres una gran negociadora.

No te imaginaba tan dura.

¿Tan dura? ¿Me lo dices porque soy mujer?

No, no, claro.

Isa, te seré sincero.

Tengo mucho interés en quedarme con Los Perdigones.

Tengo planes y todos pasan por poder contar con esas tierras.

(IS) Ah, pues buscamos un notario.

¿Cómo? ¿Tan pronto? ¿A estas horas?

Pues mañana. Mejor.

(ME) He sacado fotos de las viñas.

Sin tu permiso. Espero que no te importe.

No me importa en absoluto,

pero para qué me las vas a enseñar si voy a vender la finca.

No, mejor no.

Mi abogado ha redactado un contrato de compraventa.

Seguro que está perfecto.

No seas confiada. Hay que leerlo. No te lo tomes a mal.

No, en absoluto. Lo leemos en un momento.

(Tono del móvil)

Perdón, perdón.

Tengo que mandar un email.

Menos mal que tengo esto. Me lo compré ayer. Salió nuevo.

Tuve nueve horas a un concejal en la cola, pero lo tengo.

Es impresionante la tecnología, ¿no te parece?

Está todo en una nube, pero...

Traeré un café. Sí, muy bien.

Manda las cosas... Gracias.

Lo manda a la nube, de aquí al teléfono,

del teléfono al ordenador.

Te aconsejo como amigo, que no te compres esta finca.

Yo creía que... No creías nada.

Hace un mes inspeccioné esto y los viñedos están inservibles.

No le digas que te lo he dicho, que le das un disgusto de muerte.

Es mi amiga, la quiero mucho, pero no sabe de este negocio.

Así que ya mañana ya...

¡Qué maravilla!

Gracias.

Ah, que era al vino.

Cata, ¿verdad?

Solo Cata.

Alcides.

Ah, perdona, que...

El expresidente de Angola llega mañana a Madrid.

¿Es oficial?

Todo lo oficial que puede ser algo extraoficial.

¿Dispositivo de seguridad?

Privado.

Tras el intento de asesinato, el expresidente no se fía.

Necesito hablar con él.

Es que no será fácil.

¿Quién lleva la seguridad? Whitman.

¿Jeff Whitman? Creo que sí.

¿Puedes conseguirme el teléfono?

(AL) A ver.

¿Teniente Robles?

Señora.

Necesito hablar con usted.

Bien, dígame.

Aquí no.

Preferiría en un sitio con un poco más de intimidad.

¿Le parece bien en el cuartel en media hora?

Me parece bien. En un cuarto de hora.

(Tono del móvil)

Luqui. Hola mi teniente.

La joyería donde compraron el camafeo y el collar

está en Alfaro, así que he pensado que podría ir...

Bien pensado. Atiza te acompaña.

Atiza, dice el teniente que venga conmigo.

Dile que no me has visto.

Dile que no lo he visto, pero sí le he oído.

Los dos a Alfaro.

Alcides. ¿Eh?

Ay, Señor, dame fuerzas. ¿Cómo dice?

Perdóneme, joven. Son los nervios.

¿Quiere un vaso de agua?

Usted no es de por aquí, ¿verdad? No soy de por aquí, no.

El día que se acabe el vino, beberé agua.

Oiga, ¿me acerca un chatito?

Lo siento, pero no va a poder ser.

Claro, es que necesitaba un empujoncito.

Ambrosio Baranda. ¿Se conocían ustedes?

En aquella época nos conocíamos todos.

¿Por qué le mandó una carta desde el mismo pueblo?

Pues porque era un romántico.

Bueno, y...

...porque estaba enamorado de mí.

¿Enamorado? ¿El enterrador?

Un pieza de mucho cuidado.

Ah, ¿en qué sentido?

Las mujeres eran su perdición.

Y la bebida también.

¿En ese orden? Sí.

¿Y tenía amantes? Sí.

Tanto como amantes...

Qué sé yo, no sé.

Es posible que...

...que revoloteásemos un poco.

¿Y revolotear quiere decir?

Pues revolotear es eso.

Revolotear.

¿Y puede ser que su marido la viera revolotear?

Cualquier varón del pueblo

que tuviera una moza de buen ver, sería sospechoso.

Menos la mía. A mi santa no se le acercó nunca.

- Ni a la mía. - A la tuya solo te acercabas tú.

(CL) ¿Dices que mi Gervasia era fea?

A ver, concentrémonos.

Oiga, en el pueblo se comenta

que lo de Ambrosio no fue un accidente.

Que alguien le mató.

No podemos confirmarlo, señora.

En el hipotético caso de que su marido...

...se hubiese enterado...

...de su revoloteo.

Es posible que lo hubiese...

¿Matado?

Pues era tan celoso como bruto, o sea que no sé yo.

En todo caso, el secreto se lo llevó a la tumba.

Lo enterramos el año pasado.

¿Tenéis información que me sirva?

¿Se lo decimos?

¿Decirme qué?

Come on, Braulio.

Ambrosio tonteaba con muchas, pero solo una le importaba.

¿Solo una? Solo.

¿Y ella le correspondía?

Tanto que estuvo a punto de fugarse con ella.

No sería mi abuela, ¿no? No hombre, por Dios.

La de Atiza.

Ah, la de...

¿La abuela de Atiza?

Una copita de vino le vendría bien a los interrogatorios.

Lo tendré en cuenta, señora.

He cumplido con mi deber, ¿verdad?

Así es. Muchas gracias.

Hasta otro día.

(SUSPIRA)

¿Tiene un momento, teniente Robles?

Y si puede ser, en un lugar más íntimo.

¿Qué es lo que tiene Ezcaray? Nos encontramos por todas partes.

(DO) Se te ve muy contenta.

Es que hoy es un gran día. El primero desde hace mucho tiempo.

¡Pues habrá que celebrarlo!

- ¿Cenas conmigo esta noche? - Ay, Domi, no puedo.

Damián ha organizado una cena con el comprador de mi finca

y estoy muy emocionada.

Pero otro día.

- Bueno. - Vale, dame un besito.

Adiós, hasta luego.

Bueno.

Que me haya perdido la siesta por tu culpa.

(LU) Si ha dormido todo el viaje.

He estado pensando, chaval.

Esa es la joyería.

Vamos, "pasmao".

¡Atiza! Eh...

A ver, qué te pasa ahora.

No, que quería solamente...

...agradecerle toso lo que hace desde que llegue al cuartel.

Si no te hago caso. Pero lo hace por mi bien.

Que no, chaval. ¿Puedo? Eh...

Puedes, pero no toques. Dime.

Darle un abrazo. ¿Un abrazo?

Sí, pero si no quiere no...

Un guantazo y te saco la gorra de la atmósfera.

Está bien. Venga, vamos.

Voy.

(Tono del móvil)

(GRITA) ¡Vamos, chaval!

¡Voy!

La madre que me parió, con el cagarruta.

(Tono del móvil)

Confirmado.

Whitman es el jefe de seguridad del expresidente de Angola.

En una hora tendré su móvil.

Bien, Alcides. Muchas gracias.

(AL) Si supiéramos el vínculo entre el expresidente

y los seis mercenarios decapitados.

Me urge hablar con el expresidente.

Él podría decirme algo sobre el segundo asesino.

Ya.

¿Qué se sabe del francotirador que mató Olmos?

(AL) Poco.

Como con los mercenarios,

desconectaron las cámaras del hospital

y todas en un radio de cinco kilómetros.

Alguien entró y se llevó el cuerpo.

¿Y del francotirador? ¿Has averiguado algo?

Hasta donde yo sé, no encontraron nada.

Geretz dijo: "parece que no existió".

Está llevando la investigación.

¿Por qué se llevó el cadáver?

Y por qué intentaron matarle de un disparo

y no le decapitaron como a los otros.

Contando con que eran dos asesinos,

el francotirador pudo ser un apoyo.

Al llegar Olmos, se precipitaron los planes.

Es una opción, sí.

O quizá no encontraron otra forma de matarle.

No se separaba de su guardaespaldas ni para ir al baño.

Si nosotros sabemos que el expresidente irá a Madrid,

el segundo asesino... Almanzor.

...lo sabría y acabaría su venganza de Los siete infantes.

Y esta vez cortándole la cabeza.

Necesito hablar con Whitman ya.

¿Qué te apuestas a que el Melquiades no va a cenar?

¿De qué hablas?

Te digo yo que el alcalde quiere quedarse con Isa

y con la finca de Isa.

Mi olfato no ha percibido nada.

¿Qué llevas en la mano? ¿Qué es eso?

Hombre, qué ilusión que vengáis aquí a celebrar.

No te ilusiones, que no vamos a cenar aquí.

El comprador se echó para atrás.

(CA)¿Por qué? Porque no es serio.

No te preocupes, que encontraremos otro.

Querido alcalde, ¿le apetece un vino?

Solo si es mío. (DO) Sí.

(IS) Perdonad, que voy al servicio.

Cata, Cata, Cata.

La semana que viene compro la cooperativa.

Lo sé.

Tú y yo haríamos un gran equipo.

De tercera regional.

De mucha más categoría. De la Champions.

Con tu olfato de gol, llegaríamos lejos.

Tu vino.

(DO) Dele un buen trago, que es su vino.

(DO) Beba bien, que es de su bodega, eh.

Está muy rico. Qué rico, ¿eh?

(IS) Bueno, ya está.

¿Nos vamos? Vale.

- (IS) Hasta luego. - (DO) Adiós.

Hasta más ver y felicidades al dueño de la bodega.

(DO) (RÍE)

A ver si dentro de un rato está tan sonriente.

No quiero ni saber lo que le has echado.

El laxante que le daba mi padre a las vacas,

pero no te preocupes, que le he echado la dosis adecuada.

Te advierto que no tengo mucha hambre.

Estás radiante. Gracias.

Oye, ¿por qué no dejamos la cena? Ya no hay nada que celebrar.

Esto no es una cita, no te equivoques.

Un amigo está interesado en comprar la finca.

Ah, ¿sí?

Isa.

¿Te importaría salir?

Es lo que estamos haciendo, salir, ¿no?

Me refiero del coche.

¿Por qué?

Porque

¿te lo suplico?

¿Qué te pasa? ¿Por qué andas así?

Es un ejercicio...

...para fortalecer el suelo pélvico.

¿En serio? ¡Eso lo hacemos las mujeres!

Lo sé, pero...

...la monitora de Pilates insistió.

Es de Bilbao.

Damián, esto es ridículo. ¿Qué estás haciendo?

Solo te pido que confíes en mí.

(IS) ¿Qué dices? ¡No te oigo! Que solo...

(Pedo)

(IS) ¿Pero qué pasa?

¿Pero dónde vas?

Hola.

(LU) Hola.

Mi teniente, en la joyería dicen que esas joyas salieron a subasta

en Barcelona en el año 73,

es decir, cinco años después de que las vendieran a la familia.

Bien, Luqui. Haz el informe.

A la orden, mi teniente. Pelota.

Atiza, ¿llamasteis a la casa de subastas?

No hizo falta. Echaron el cierre hace 15 años.

¿Y esas cartas?

Han llegado una detrás de otra.

Cuatro de las mujeres son de aquí y dos de los alrededores.

¿Puedo? Sí, claro.

Si te atreves a escaparte conmigo,

te prometo que cada noche

nos bañaremos a la luz de la luna en Benidorm.

Firmado: Ambrosio Baranda.

Ay, Benidorm. Me encantaría conocerlo.

Pues aligera o lo harás con el Imserso.

Las cartas son del mismo estilo, por no decir idénticas a esa.

El canalla solo cambiaba palabras,

como por ejemplo "mi gordita",

"mi alcachofita", "mi ranita", mi...

El enterrador poeta.

Tener engañados a tantos maridos...

Hay que ser bueno para hacerlo.

¿A qué te refieres? Que era un campeón.

¿Quién no ha tenido esa fantasía? ¿Eh, mi teniente?

O no.

Olmos, díselo tú.

¿Decirme qué?

(TITUBEA) A ver.

Tú sabes que tu abuelo tenía un pronto que daba miedo

y que a la mínima tiraba de la azada.

Claro, más de un vez me zurró con ella, ¿y?

Y sabías también que su mujer,

o sea, tu abuela,

estuvo a punto de fugarse con Ambrosio Baranda?

Siempre esperas que un enterrador sea alguien más bien siniestro,

pero Ambrosio era muy divertido y un gran seductor.

(RÍE) Huy, sí que lo era.

¿Te reías con él?

(ASIENTE)

¿Mucho?

Mucho.

Abuela. ¿Qué?

No me digas que tú también...

Eh, ¿qué insinúas?

No, nada.

Sé que siempre fuiste mujer de un solo hombre, ¿verdad?

No, a ver. Tienes que decir "verdad".

Verdad. Vale

Ya me dejas más tranquilo.

Solo faltaba que el abuelo fuese sospechoso.

Huy.

Bueno, una vez aclarada esta cuestión,

quiero que veas esto.

El asesino debía conocer muy bien el cementerio

para enterrar un cuerpo debajo de otro sin ser visto.

Claro, eso es.

Sabía que de esta manera Ambrosio nunca sería encontrado.

Abuela, ¿trabajaba alguien con él? ¿Tenía algún ayudante?

No sé. De eso hace muchos años.

Claro.

¿Crees que la abuela de Atiza iba a fugarse con Ambrosio?

Eso decían.

¡Ay, madre! ¡Ahora sé quién era el ayudante de Ambrosio!

¿Quién?

¿Ese quién es?

Otro sospechoso.

Ambrosio tenía un ayudante cuando desapareció.

Primero acusan a mi bisabuelo de travesti.

Luego insinúan que mi abuelo pudo ser un asesino

y mi abuela una casquivana.

Todo eso se basa en rumores, porque si fuese cierto

que Ambrosio revoloteaba con mi abuela,

mi abuelo sería tan culpable como el resto de maridos...

(SE ENFADA) ¿Qué hace ahí mi abuelo?

A ver, de todos los maridos cornudos...

Perdón, de todos los maridos celosos,

era el único que tuvo más relación con la víctima

y el único que al trabajar en el propio cementerio

podía esconder un cuerpo en una fosa sin ser sospechoso.

¿Que mi abuelo trabajaba en el cementerio?

Durante unos meses. Poco, pero las fechas coinciden.

Lo siento, Atiza.

Mi teniente, fíjese en esa mirada.

¡Es la de un asesino!

No, Atiza.

Arsenio Lombán. Ganadero. Aficionado a la pesca. Tranquilo.

Coartada: estaba en el hospital.

Accidente con un tractor.

¿Y el de al lado? ¿Ese otro?

Avilio Guzmán, tornero.

Trabajaba en Suiza en una fábrica...

De navajas suizas.

(Sonido del teléfono)

Del resto, tres murieron y el vivo tiene Alzheimer.

Creo que lo mejor es que estés al margen hasta que acabemos.

Mi teniente,

la doctora Aguilar. ¿Se la paso?

¿Alzheimer? Bonita excusa.

Si vamos a poner el listón tan bajo, entonces...

Yo creo que esto es algo personal.

No. Qué va.

La fractura del cráneo se produjo por un objeto contundente.

Posiblemente una pala.

¿Eso qué significa? Que Ambrosio fue asesinado.

O sea, que se ha confirmado.

Asesinaron a Ambrosio.

Señora, ¿para qué quiere saberlo?

Porque me dijoque si algún día le pasaba algo malo,

que entregara esto sin falta a la Guardia Civil.

Ambrosio era un golfo,

pero no merecía morir así.

(IS) El pobre Damián se pasó toda la noche en urgencias

y el médico le dijo que no había visto un cólico así

desde que su hermano, por error, se tomó laxante para vacas.

¿Laxante para vacas? Fíjate qué disparate.

- A ver si esta noche está mejor. - ¿Vais a volver a quedar?

Sí, es que ha insistido. Se está portando tan bien...

Te lo tengo que decir, Isa.

Es verdad.

Domi le puso a Damián en el vino laxante de vaca.

¡Qué bueno!

Qué graciosa eres.

(Sonido del teléfono)

Dámelo.

¿Hola?

Hola, Damián.

(HABLA CON VOZ DÉBIL) ¿Isa?

Damián, ¿estás mejor?

No mucho. No vamos a poder salir.

He llamado a una ambulancia. Me llevan otra vez a urgencias.

Pues que te mejores.

Mañana hablamos.

Sí que está fastidiado.

Oye, Cata, no le veo la gracia.

- Ni yo. - ¿Entonces por qué te ríes?

Cosas mías.

(Sonido del teléfono)

- Será Damián otra vez. - ¿Para qué?

Para darte más detalles del laxante.

¿Sí? Hola, Domi. ¿Qué tal?

¿A cenar?

¿Que si me gustan los caparrones?

Sí, sí.

Vale, pues allí estaré.

Un beso.

Hombre, no sé por qué pones esa cara.

Domi me ha cuidado desde que era pequeñita.

Además, no le iba a decir que no.

Yo creo que está muy solita.

No te creas.

La última entrada es de mayo del 72.

Justo cuando Ambrosio desapareció.

En la columna de la izquierda están las fechas de los entierros.

En la segunda unas iniciales, seguramente de los fallecidos.

En la tercera las joyas. En la cuarta posibles compradores.

Esta es la fecha del entierro de Bárbara Casajuana.

Las iniciales "B" y "C" son suyas.

Y en la descripción de las joyas aparecen el camafeo y el collar.

Perdón, ¿camafeo y?

Collar. Ah, un collar.

Iniciales de la casa de subastas de Barcelona.

Ágora subastas.

O sea, que Ambrosio era más golfo de lo que creíamos

y que entre amante y amante no perdía el tiempo.

Ya tenemos al ladrón.

Sí, mi teniente, pero no sabemos quién le mató.

Olmos, no empecemos.

Mi teniente, sé que el delito prescribió,

pero porque Atiza no pierda la cabeza,

¿no cree apropiado seguir hasta el final?

¿No sientes la más mínima curiosidad?

La curiosidad es para los gatos.

Aquí investigamos delitos que se puedan juzgar, ¿bien?

Olmos, un momento.

No es la misma caligrafía.

Es verdad.

Si Ambrosio escribió estas cartas, no fue él quien escribió el libro.

Es decir, no trabajaba solo.

Uno desvalijaba los cadáveres y el otro colocaba la mercancía.

Hasta que un día el cómplice le mató.

Mi teniente. Olmos.

"Pasmao".

Quiero pediros disculpas por mi conducta de esta semana.

Ya.

¿O no?

Olmos, díselo tú.

A ver.

¿Qué me tienes que decir ahora?

Siéntate, anda. Estoy bien de pie.

Hombre, siéntate. Estoy bien así.

No, siéntate. Estoy bien así.

Que te sientes. Estoy bien.

Que te sientes, coño.

(SE ACLARA LA GARGANTA)

Es un hecho que tu abuelo trabajó con Ambrosio.

Lo admito. Bien.

Creemos además, que eran socios.

Sí.

También que Ambrosio sedujo a tu abuela.

No, eso no lo admito.

¿Y qué es eso? ¿Socios de qué?

Robaban a los muertos y tu abuelo llevaba el registro.

¿Así que todo esto lo escribió él?

Sí.

Esta "A" tan elegante era típica de él.

Y las tildes.

Le encantaban las tildes.

¿Sabéis una cosa?

Nunca pensé que me alegraría tanto de que mi abuelo...

...fuera analfabeto.

Porque eso es lo que era.

¡Analfabeto!

Esto se lo tengo que contar a todos.

O mi abuelo y "El Siete Machos" no descansarán tranquilos nunca.

Joder.

(LU) A ver, entonces,

si el abuelo de Atiza no era el vendedor,

tiene que haber otra persona, ¿no?

En efecto, Luqui.

Hay un tercer hombre. Ya sé quién es.

Y yo.

Pero antes tenemos que ir a un sitio.

Muy bien. ¿A dónde?

A comprar flores. A comprar flores.

"A comprar flores".

Sí.

Esta letra es de mi hermano.

No parece muy sorprendido.

Lo estoy. Sí que lo estoy.

¿Por qué dicen que mi hermano robó los cadáveres?

¿Reconoce la letra de esta carta?

Eh, claro.

Si también es la suya.

No coincide con la del libro.

El trazo caligráfico es completamente diferente.

Estas iniciales coinciden con las del libro.

Son las mayúsculas. Todas se parecen.

Tienes razón.

"Hermanos para siempre".

¿También tú grabaste eso?

Sí.

Entonces tú también escribiste este libro.

Es una letra pequeña que denota orden y confianza.

Las formas angulosas dicen que es alguien decidido y agresivo

si fuese necesario.

¿Fue necesario ser agresivo?

¿De qué están hablando?

Usted y su hermano eran socios, hasta que usted por algo le mató.

Oigan, ¿no van a acusarme

por dos letras que se parezcan?

No es solo eso, Onésimo.

La tumba de Bárbara Casajuana lleva desde 1972

recibiendo regularmente flores frescas

y nadie de su familia se ha ocupado de eso.

¿Para qué me cuenta eso?

Porque varias floristerías de la zona le han reconocido.

Sabemos que quería a su hermano y que nunca ha dejado de hacerlo.

Y que todos estos años llevaba flores a esa tumba

porque solo usted sabía que su hermano descansaba ahí.

¿Ahora nos vas a decir la verdad de lo que pasó?

La vida de mi hermano fue un desastre.

Esa tarde,

Ambrosio estaba algo bebido, como siempre.

Acababa de quitarle las joyas a Casajuana,

pero no quería seguir.

Se sentía culpable por robar a los muertos.

Le pedí que continuáramos para...

...tener una vida mejor.

Entonces me amenazó con contarlo.

¡Con ir a la Guardia Civil!

(Música de suspense)

¡Loco! ¡Me volví loco!

(LLORA) ¡Me obligó a hacer una cosa así! ¡A mi hermano!

¿La confusión de los féretros fue por el alcohol?

Lo supe hasta el otro día, cuando me llamaron ustedes.

¿Y respecto al libro de registros?

Lo busqué durante muchos años.

Incluso una noche entré en casa de los Atiza.

Mi hermano estuvo muy unido a la señora.

Pero no podía imaginar que se lo daría

a otra de sus amantes.

Lo confesaré todo.

Donde y cuando quieran.

No vamos a detenerle. El delito ha prescrito.

¿Qué?

Necesitaremos que nos ayudes a interpretar el libro.

Necesitamos saber lo que robasteis

y dónde fue a parar.

Haré todo lo que haga falta.

(NU) Así que mi bisabuelo, "Siete Machos", un travesti.

¿Y mi padre se lo creyó?

Pues sí. Vaya días que ha pasado.

¿Te pasa algo?

- No. - ¿No?

Bueno, sí.

Tú no tienes nada que decirme, ¿no?

¿Como qué?

¿Qué hacías ayer en Alfaro y no en Madrid?

(TITUBEA) Bueno, eso es imposible.

Nuria, que te vi en la calle.

Pues igual no era yo. Sí, eras tú.

Estaba con tu padre...

¿Y me vio él?

No, Nuria. Él no te vio.

¿Qué hacías ahí?

No es asunto tuyo.

Ey, perdona...

Espera.

(AL) Hablé con ellos y es el teléfono que me han dado.

(AL) Buenos días, Cata. ¿Me pones dos cafés, por favor?

A la orden.

Hello, who is it?

This is Robles. Lieutenant Robles.

From Spain. ¿Cómo se encuentra, amigo?

Hace tres años que no sabía de ti.

No has perdido el castellano. Me lo enseñaste bien.

¿Qué tal el día?

Empezó mal, pero va mejorando.

Mejorando.

Perdona, ¿tienes leche de tofu?

- ¿El qué? - Leche de tofu, para...

Aquí servimos leche de vaca. Todo lo de aquí es natural.

¿Tienes algo en contra de lo natural?

No, nada.

Cuando vea un documental donde vea ordeñar un tofu,

yo te pongo leche de tofu.

Tengo que pedirte un favor.

Ya sabes que estoy con el expresidente de Angola.

OK.

(Música de intriga)

Recibido el encargo.

Te recojo en 15 minutos.

Abuela, ya estoy aquí.

Anda, Isa, qué sorpresa.

Bueno, tan agradable.

Sí, igualmente.

No sabía que venías a cenar. Ya.

Abuela.

Isa ha insistido que le prepare unos caparrones

y no me he podido negar.

Gracias.

Me voy, que me esperan arriba para ver un documental de la dos.

Abuela, ¿cómo que te vas?

Sebastián, sé un buen anfitrión.

Las velas son para las moscas, ¿eh?

(ASIENTE)

Gracias, abuela.

- Adiós. - Adiós.

Bueno, pues se ha ido.

Debe ser un documental buenísimo. Sí.

¿Te pongo? Vale.

¿Es cosa mía o tu abuela ha montado esto

para que cenemos a solas?

¿Mi abuela? No, qué va.

Mi abuela no hace esas cosas.

Oye, ¿te acuerdas de la última vez que cenamos juntos?

Qué tontería. Cómo podrías. Es imposible.

Perfectamente.

¿De verdad?

Fue una acampada.

¿Te acuerdas de verdad?

Pues claro. Fue una noche preciosa.

Me acuerdo que el cielo estaba lleno de estrellas...

Bueno y participamos en el concurso de eructos.

¿Te acuerdas?

¿Me ganaste, no? Sí, sí.

Medalla de oro.

Pero me lo pusiste difícil.

Estaba en racha, pero me dio un tirón en el cuello...

Ya.

Calenté poco. Tendría que haber calentado mejor.

(Eructo)

¿Has oído ese trueno?

He sido yo.

Sigues siendo la mejor, Isa.

Bueno. Qué bestia.

Venga, hazlo tú.

No.

Cómo que no. Hazlo tú. ¿De verdad?

Por los viejos tiempos.

Vale.

Pero vas a tener que devolverme la medalla.

Ya veremos.

Sin gaseosa, ¿eh?

(Eructo)

Atiza...

En este momento, no te puedo atender.

Deja tu mensaje después de la señal.

(IMITA EL PITIO DEL CONTESTADOR)

Digo yo que, bueno, nada.

Me preguntaba que tiene que estar muy orgulloso de su hija.

Una chica tan responsable, que estudia medicina.

Pues sí. Sí, ¿no?

Es lo mejor que me ha pasado en la vida.

Además de su madre, que era tan lista como ella.

Ha salido a su madre, sí.

¿Me estás llamando tonto? No.

Para nada, que...

Me da envidia.

Yo con mi padre nunca he hablado mucho.

Pues que pena tener un padre así.

La verdad que sí, pero usted y Nuria están unidos.

Se contarán todo, ¿no?

Pues sí. Entre mi Nuria y yo no hay secretos.

¿Ha ido alguna vez a verla a Madrid?

Sí, cuando empezó la carrera.

¿Y últimamente no? No.

Tengo que llamarla para ver cómo le fue el examen.

Regular. ¿Cómo que regular?

Las natillas, regular. No están buenas.

A ver, Luqui, ¿a qué vienen tantas preguntar sobre mi Nuria?

Por hablar de algo. Ah.

Por hablar de algo. Sí, de algo, sí.

Ojito con mi Nuria, Luqui.

Te lo dije cuando llegaste.

A mi hija se la mira, pero no se la toca.

Yo ni la miro. Bien y así siempre.

Porque si no...

A ver cómo te lo explico para que te quede claro.

Clarísimo.

Más claro aún. Buen chico.

Déjame, que tengo que leer el periódico.

(AL) ¿No sería mejor llevar la pizarra?

Tenemos una hora con el expresidente.

Llevaré todo menos los dibujos de Olmos.

¿Le has avisado? No.

¿Y eso?

¿Has esto con él en un interrogatorio?

No. De haberlo hecho, no preguntarías.

¿Sabe que hiciste tú el disparo en el monasterio?

No pensarás que me tragué que fue él.

Hasta Geretz lo sabrá. El ascenso que ha conseguido

si se hubiera sabido que fuiste tú, sabes que no hubiera llegado.

Pensemos solo en el otro asesino.

Almanzor.

(Música de intriga)

Alcides, ¿dónde están los de seguridad?

(Música de intriga)

¿Whitman?

(AL) ¡Robles!

(Sonido de un cuerpo al caer)

(Música de tensión)

¿Quién te envía?

¿Quién te envía? ¿Eh?

(Disparos)

Robles.

Con la decapitación terminó la venganza

de Los siete infantes.

Nadie debe saber nada sobre el asunto.

No existe un segundo asesino.

¡Hay otro cuadro debajo!

Diría que es un Renoir.

¿Qué le parece? ¿Es auténtico?

Por última vez. Quiero que te apartes del caso.

Y no es una sugerencia.

Dedicaré el resto de mis días a hundir tu carrera.

Y tu vida.

¿Conoces a Linares? No mucho.

Me da en la nariz que Damián trama algo,

y sabes que esta no me falla nunca.

Linares, amigo, ¿cómo estás?

(CA) ¿Durmió bien, señor Pollard?

(LOS DOS DICEN PIERRE POLLARD)

Pierre Pollard. Asesor del Reina Sofía.

O sea, que no estamos antes unas falsificaciones,

sino ante un enigma que nos lleva hacia un tesoro.

Hace tiempo declaré contra un cartel de droga.

Si yo le he descubierto, alguien más lo hará.

¡No!

El verdadero Pollard está muerto.

¿Lo reconoce?

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 4: En tumba cerrada no entran moscas

Olmos y Robles - Capítulo 4: En tumba cerrada no entran moscas

29 sep 2015

La paz del cementerio de Ezcaray se ve interrumpida cuando, como si de un apocalipsis zombi se tratase, un ataúd emerge de la tierra. Dentro se encuentra el cadáver de Aníbal Atiza, el bisabuelo de Gregorio Atiza, más conocido como "Siete Machos", que se lleva un tremendo disgusto cuando descubre que su pariente está enterrado con ropa femenina. Sin embargo, el análisis forense no tarda en determinar que esos huesos no son los de Aníbal Atiza,  sino los de una mujer, Bárbara Casajuana. Olmos y Robles interrogan a la biznieta de Casajuana, que se muestra preocupada por la desaparición de unas importante joyas con las que enterraron a su bisabuela. 

ver más sobre "Olmos y Robles - Capítulo 4: En tumba cerrada no entran moscas" ver menos sobre "Olmos y Robles - Capítulo 4: En tumba cerrada no entran moscas"
Programas completos (18)
Clips

Los últimos 241 programas de Olmos y Robles

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios