www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3790183
No recomendado para menores de 12 años Olmos y Robles - Capítulo 16: Tras el Corazón Verde - Ver ahora
Transcripción completa

Partiendo de la hipótesis de que Durero no está muerto,

envejecí la foto para ver qué aspecto tendría.

Lo pasé por un programa informático y me dio este nombre: Felipe Muro.

Podría ser el asesino de mis padres.

No digo que una camarera no pueda ser alcaldesa.

Si le votan los marcianos que vio el otro día en el bosque,

seguro que consigue un par de escaños.

Os invito mañana a la rueda de prensa que convocaré

en este ayuntamiento donde anunciaré un plan integral de medidas

que dejará Ezcaray tan alto

que le quitaremos la capitalidad de la provincia a Logroño.

¿Qué quiere? Pinchar el teléfono

de dos sospechosos de tráfico de armas.

¿Armas? ¿Es investigación abierta o caso privado?

Aquí está la información del caso. ¿Ha oído hablar de Global Ultratec?

Tengo como un algo aquí. ¿Desde cuándo se siente así?

Desde que conocí a Arrea.

Casi muere por mi culpa. Ella no dice nada, pero sé que lo piensa.

¿Usted cree que Esteban me odia? -Esteban te aprecia.

¿Habéis hablado de tu secuestro?

-Los dos entendimos lo que pasó, es parte de nuestro trabajo.

-Entender lo que pasó no implica asumirlo.

¿Qué tenemos nosotros por toneladas después de la vendimia?

Restos de poda, basura que podemos convertir en biomasa

en vez de tirarla, aumentamos los ingresos del ayuntamiento

sin subir los impuestos.

Ahora solo queda que todo el pueblo se entere.

¿Qué es esto? "15 puntos para un pueblo mejor".

Interesante...

Queridos convecinos, os traigo

el Plan Integral de Gestión de Residuos como Biomasa.

Te lo puedo explicar todo. Damián ahora eres persona non grata.

En el hostal y en mi vida.

He analizado la información, no hay pruebas contra Lorenzo Garrido

o la multinacional que justifiquen las escuchas.

Estoy preocupada por un miembro del cuerpo.

Tenemos una conversación pendiente sobre mi secuestro.

Sé que es agua pasada, que estás bien y que los malos están

entre rejas, pero yo me siento muy culpable por lo que pasó.

Si fuiste tú quien tuvo la idea de dar a los perros queso

para que me rastrearan. Tú me salvaste la vida.

Que no, hombre, que no. ¿Mi Isa una delincuente?

Eso es imposible.

Venga ya, por favor.

¿Y esto qué es entonces?

Casualidad.

Eso, pura casualidad, nada más.

Coincidencia, el hecho de que coincidieran no prueba nada.

¿No prueba qué? ¿Qué pasa? Dios...

¿Te has cortado, cariño? ¿Estás bien?

Sí, estoy bien.

Solo ha sido un rasguño. Qué raro estás.

No os quedéis como dos pasmarotes. Venga, terminad la ensalada.

Yo voy a poner la mesa.

Vale, venga, díselo. Pero, por favor, con mucho tacto, ¿eh?

Déjalo caer como quien no quiere la cosa.

Como quien no quiere la cosa.

Isa... Sí.

Que...

Sabemos que trabajas para Garrido. ¿Eh?

¿Con Garrido? No conozco a ningún Garrido,

no sé de qué estáis hablando.

Será mejor que confieses, Isa. ¿Cómo explicas estas fotos?

¿Qué significa esto, Sebas?

Se te ve muy cariñosita con él para no conocer al tal Garrido.

Bueno, es inútil que siga mintiendo.

A ver cómo os lo explico...

Bueno, el caso es que... Qué vergüenza.

Isa, qué decepción, de verdad.

He confiado en ti siempre y resulta que trabajas para un asesino.

Para un delincuente, un mafioso. Increíble, ahora lo entiendo todo.

Tú y yo estamos juntos porque forma parte de un plan.

(TITUBEA) Confiesa, venga, cuéntame. Si te callas, te lo puedo explicar.

Olmos, deja que hable.

Trabajé durante años como asesora en una empresa de su grupo.

Global Ultratec. Sí.

Descubrí con unos compañeros que investigaba a los trabajadores

y que estaba metido en negocios sucios, en algo muy turbio.

Por eso me fui, no quería estar involucrada en algo ilegal.

Ya...

Y pretendes que nos creamos eso, ¿no?

¿Y por qué has entrado otra vez en contacto con Garrido?

Por ti.

Sí, porque sabía que estabais buscando a Garrido

y que era una misión no oficial.

Y quería ayudarte.

Por eso intervine, porque sé que Garrido es un hombre peligroso

y no quiero que te pase nada.

Es que no sé si lo podéis entender, pero...

estoy cansada, estoy cansada de ser una oveja.

Quiero... No sé, ser una loba.

Una loba...

Isa, tu intención era muy buena,

pero no debiste hacerlo, que esta gente es peligrosa.

Que no me importa. Mira, conozco a Garrido perfectamente.

Sé lo que puedo hacer con él.

Puedo hacer mucho por vosotros. No, no, no.

Ya has oído a Gus, mantente al margen.

¿Me estáis diciendo que no queréis que os ayude?

¿De verdad? ¿Queréis hacerlo solos?

Vale, bien. Pues, si no os importa, ¿os podéis ir de mi casa?

Entiéndelo, cariño, es por tu bien. Ni cariño ni "cariña".

No es por mi bien, quiero ayudaros y no me dejáis.

O sea, que fuera de mi casa.

Pero...

¿Garrido? ¿Qué tal? Soy Isa.

Por supuesto, por supuesto. Gracias, "thank you and zài jiàn".

Hay que ver, Winston, cómo se nota que has perdido peso con la dieta.

Dentro de poco, podrás salirte del caparazón.

Ah, es Damián.

"Sí, dígame, Número Uno". Escúchame.

Aprovechando que está en España, he convencido al señor Wang Chu

"para que venga a nuestra fiesta a buscar inversores.

Tenía no sé qué asunto"

con el presidente en Moncloa, pero lo ha anulado para venir.

Bueno, ahora solo falta que gane usted las elecciones

y para adelante. "¿Lo dudas?".

Esta tarde daré un gran golpe de efecto con Valeria Lasparri.

Si llegamos a un acuerdo, será la imagen de nuestro resort.

"Bravísimo". ¿Laspa... qué?

Mira que eres cenutrio, te sacan de la Ramona y te pierdes.

Valeria Lasparri, la famosa cantante de ópera.

Ah, sí, hombre, la "Esparri", es que no lo había entendido bien,

Número Dos, digo, perdón, Número Uno.

"Le voy a tener que dejar que voy a ir a echar de comer"

a Raimundo, que contento me tiene últimamente el gorrino.

¿Tú no estarás sentado en mi silla? ¿Qué, qué?

¿Quién, yo?

No, eso, jamás. Pero jamás.

Ahí está.

¿Qué hago? ¿La llamo o no la llamo?

Qué razón tienes... Como bien dijiste una vez, Winston,

"la política hace extraños compañeros de cama".

Vaya, ha colgado. Habrá sido sin querer, es muy manazas.

Permiso, mi teniente.

Bueno, menos mal que ya está aclarado lo de Isa.

Me parece que el cabreo se le pasará cuando a mí me salga pelo.

Pues sí. Bueno, ¿qué plan tenemos ahora?

De momento, esperar.

¿Esperar? ¿A qué?

Garrido solamente va a estar unos días en la zona.

Si lo que queremos es la información del disco duro de su ordenador,

tiene que ser ahora o nunca. Sin orden judicial es complicado.

No sería la primera vez.

No tenemos tiempo para montar un operativo con seguridad.

Puedes contar conmigo. Lo sé, hermano, lo sé.

Ojalá fuese tan fácil, pero...

"Garrido siempre está cerca de su socio, Felipe Muro.

Jamás se separa de su ordenador.

Cuando lo hace, lo deja dentro de una caja fuerte portátil.

Caja fuerte que solo se abre con su huella dactilar".

Caja fuertes a nosotros... Tendríamos que ir de incógnito.

Nos disfrazamos.

Necesitaríamos refuerzos para alejarle del ordenador.

Pedimos ayuda a Arrea y Esteban. No.

No estoy dispuesto a que se jueguen su carrera por mí.

Empiezo a notar cierta reticencia por tu parte.

No es el momento adecuado, ya llegarán más oportunidades.

Venga, vamos.

Un momento, alcalde, que voy a echar otra.

El chino sale siempre con los ojos cerrados.

Se acabaron las fotos. Sr. Wang Chu, permítame que le presente

a nuestros inversores.

Sí, sí, "hombles "licos" como yo. Exacto.

"Ladies and gentlemen", les presento al señor Wang Chu.

Les dejo para que se vayan "invirtiendo". Digo, conociendo.

A ver qué has hecho. Mire.

Mire. No has hecho ninguna bien.

Alcalde, quería disculpar la ausencia de don Cristóbal,

ya sabe cómo es la vida de un juez de Audiencia Provincial.

Tranquila, con usted la judicatura está excelentemente representada.

Es un honor que haya... ¡Valeria!

(CANTA ÓPERA)

¡Bravo! ¡Bravísimo!

(Vítores)

Querida Valeria, es para nosotros...

¿Alguien podría traerme una copa de champán francés?

Elvira, vamos.

Lo siento, pero no tenemos espumoso, estamos en tierra de vino tinto.

No, sin burbujas, no. Mi garganta se resiente.

Las burbujas son muy importantes...

Santa Madre, ¡qué esmeralda tan espectacular!

Es el famoso Corazón Verde.

Perteneció a María Calas. Calas...

-Pues vaya pedrolo.

-Ella estaría encantada de que la Lasparri lo siga luciendo, ¿no?

Por supuesto. Ahora, si me disculpa voy a buscarle ese champán.

Vamos.

No te muevas de aquí. Y tú, champán, ¡ya!

Champán.

Cuando hayamos terminado con estos paletos,

vamos a hablar los tres porque esto se ha acabado.

¿Estamos?

-Señoras, ¿desean algo? ¿Usted, señor?

-Sí, yo sí. Que se largue y nos deje en paz.

Venga...

-Gracias... -Eh, alcalde...

Mire qué guapo ha salido aquí.

Creo que te equivocas, Gus.

En "Misión imposible",

había dos tíos que... Por favor, no sigas.

Pero es que podemos hacerlo, hombre. No.

Mano a mano, como en los viejos tiempos.

¿Qué parte de: "no voy a montar un operativo"

no entiendes? Empiezo a sospechar

que mi idea no te convence. ¿Empiezas?

¡Oh! -¡Cuidado!

Señoras y señores, por favor, tranquilidad.

Seguro que la luz vuelve en unos instantes.

Que nadie se mueva para evitar cualquier tipo de percance.

(Ruidos)

(Grito)

¡Mi dedo! -¿Qué pasa, cariño?

-¡Hermana!

-Óscar... ¡Óscar, el anillo!

¡Óscar, el anillo! ¡Por el amor de Dios, que me han robado el anillo!

¿Nadie va a hacer nada?

¡El anillo! ¡Ha desaparecido!

¡Por favor, que no se mueva nadie! ¡Nadie puede salir de aquí!

Contesta, pero luego seguimos con el tema.

La jueza Salgado. ¿Qué querrá?

Qué calladito te lo tenías, bribón.

Teniente Robles.

Y esta, mire, mire qué bien.

-¿Han encontrado algo en el registro?

Usted conoce el protocolo, señoría.

Sabe que no puedo compartir información con un sospechoso.

Imagino que querrá decir un testigo que además es juez.

Supongo que querrá que preste declaración.

Mi teniente... Olmos.

Según los testigos, la fiesta se desarrollaba de manera normal

hasta que la señora Lasparri mostró a todos la esmeralda.

En ese momento, se produjo un apagón de unos segundos

y todos afirman que como se encontraban lejos de la diva,

pues no vieron ni escucharon nada extraño.

¿O sea que nadie lleva la joya encima?

¿No la han escondido en la sala?

Nadie ha salido después del robo. Parece cosa de magia.

Damas y caballeros, atención, por favor.

Dadas las circunstancias, lo mejor es que vuelvan a sus casas,

no podrán abandonar la zona y deberán estar localizables.

Todo el mundo. A partir de mañana, pasarán por el cuartel

para prestar declaración, ¿estamos? Eso es todo.

¡Pero yo tengo que ir a la feria con Raimundo!

Gus, desde que hemos entrado aquí, tengo una sensación extraña.

No sé, esto me recuerda a algo.

¿A otro caso? Sí.

Aunque no lo tengo claro del todo, lo tengo en la punta de la lengua.

Podría... ¡Disculpen!

Si piensan que mañana yo voy a ir a ese cuartel,

es que están absolutamente locos, ¿sí?

No solo tendrá que ir mañana, tendrá que acompañarnos ahora.

Tiene que poner la denuncia.

Bueno, un día menos que me queda para la jubilación.

Pero si te quedan un porrón de años. No me quites la ilusión, mujer.

-Buenas noches, hasta mañana. -Buenas noches.

-¿Ya te acuestas? -Sí.

Mañana madrugo para ir a Logroño.

Es mi día libre, me apetecía ver una exposición.

A Logroño a una exposición, pero la gente está loca.

Habiendo aquí cerca un río truchero. -El compañero tiene razón.

Ezcaray tiene unas excursiones preciosas.

-Pues igual me lo pienso, no me vendría mal un día tranquilo,

un día de relax... Muchas gracias.

Hasta mañana. -Hasta mañana.

-Hasta mañana. Buenas noches.

¿Tienen todo preparado para mañana? Sí, teniente.

Ahí le he dejado los informes.

Los interrogatorios empezarán a primera hora de la mañana.

Qué manía con madrugar. Si no ordena nada más...

No, pueden retirarse. Buena guardia, teniente.

Eso, que le sea leve, teniente. Apagad las luces.

Claro que sí, hombre.

(Puerta)

Señoría.

Buenas noches. Buenas noches.

¿Todo bien?

Me ha pasado algo increíble.

Estaba corriendo y de repente se me ha abalanzado un cerdo.

¡Un cerdo! Me ha dado tal susto que me he caído por un terraplén

y me he hecho un daño horrible. Ese debe de ser Raimundo.

¿Raimundo? El cerdo de Serafín.

Lleva varias noches saliendo y no sabemos adónde va.

El condenado sabía perfectamente dónde ir.

Ha ido directo.

¿Duele? Escuece.

Señoría, si no es indiscreción, ¿le puedo hacer una pregunta?

¿Por qué vino directamente al cuartel pudiendo ir a urgencias?

Estaba cerca, he visto luz y he venido directa.

Luego lo he visto a usted y he dudado.

Por el protocolo y todo eso. Como soy sospechosa de un robo...

El deber de la Guardia Civil es atender a cualquier ciudadano.

Sea quien sea.

Señoría.

Bueno, esto ya está.

Se lo agradezco mucho, teniente.

Nada. Gracias.

¿Y esa cicatriz? ¿Esto?

En el triatlón de Lanzarote. Heridas de guerra lo llaman.

¿De guerra? Sí.

A ver qué le parece esta.

Un machetazo en una misión en Afganistán.

Esto no es nada... Esto no es nada comparado con esto.

A ver.

Haciendo trial en los Pirineos. Puede tocar si quiere, parece corcho.

Tampoco es gran cosa, ¿no?

¿Qué le parece esta? Sri Lanka, secuestro de un avión.

¿Puedo? Sí.

¿Quién está ahí? ¿Es usted, teniente?

Sí, soy yo, Olmos.

¿Algún problema? No, no, todo bien.

¿Puedo pasar? Salgo ahora, Olmos.

De acuerdo.

No se retrase mucho que he traído en un tupper albóndigas de Domi.

Muy bien, ahora salgo. A la orden, teniente.

Será mejor que se vaya. Sí, va a ser lo mejor.

Cinco minutos y podrá salir.

Toma, maja.

Pues me han dicho que a la tal "Lasparro" esa

le robaron hasta la ropa interior.

-Lasparri, Cata, Lasparri.

Yo he oído que le sacaron un riñón durante el apagón

para trasplantárselo a un ricachón.

-Pero tú qué vas a oír...

Hacedme caso, "read my lips". Solo le afanaron la peluca.

-¿Pero para qué...? -Buenos días.

-Buenas, maja. -Buenos días.

Toma... No me digas más, vas de boda.

Toma. -Bueno, me marcho, ¿me lo apuntas?

-Oye, ¿qué plan tienes para hoy?

-Me voy a la aventura, sin prisas y sin agobios pero a la aventura.

-Si quieres un remanso de paz, siempre recomiendo lo mismo.

La Picota de San Torcuato. -Muy bonito.

-Saliendo del pueblo, primera salida a la derecha.

No tiene pérdida. -Suena bien.

Gracias, hasta luego. -Oye, una cosa...

Tú que te dedicas a esto de los consejos y derivados...

Que no es para mí el consejo, es para una amiga, verás...

Si tú haces una cosa que está mal

y lo sabes, pero no puedes evitar hacerlo una y otra vez,

¿eso es para hacérselo mirar?

-Lo importante es hacer lo que te dicte el corazón.

No siempre es bueno darle vueltas a la cabeza.

No, claro...

(Móvil)

Perdona, maja, perdona, perdona.

Un momento, porque luego se lo voy a explicar mal a mi amiga y...

¿Cómo distingue ella entre pensar con la cabeza

y actuar con el corazón?

Buenos días. Buenos días, Gus.

He estado repasando todas las declaraciones de ayer.

¿Y has descubierto algo? Sí.

Podemos establecer que solo hay tres sospechosos

que puedan haber cometido el robo.

El marido de la diva, la hermana y el camarero.

¿En qué te basas para eliminar al resto?

La Lasparri no creo que se quiera robar a sí misma.

Le tiene demasiado cariño a la joya. ¿Y los demás?

El señor Wang Chu y algunos invitado salieron a fumar durante el apagón.

No volvieron hasta que la esmeralda había desaparecido.

Los demás estaban demasiado lejos. ¿La gente del pueblo?

No creo ni que Damián ni Serafín ni tu jueza favorita

tengan nada que ver en esto.

No deberías hablar así de su señoría.

Te he visto cómo la miras, ¿eh?

No disimules. ¿Sabemos qué provocó el apagón?

Sí, Arrea se ha puesto en contacto con la compañía eléctrica.

Se trató de una bajada de tensión que duró menos de un minuto.

Nada premeditado ni que pueda conocerse de antemano.

Eso complica más las cosas. No, no necesariamente.

Si tenemos en cuenta que la esmeralda esta vale un pastón,

estaremos detrás de alguien que tiene problemas económicos.

O alguien que quiere empezar una nueva vida.

O un ladrón oportunista que supo aprovechar su ocasión.

Pues sí...

Cuanto más lo pienso, más creo que no estamos ante un simple robo.

Aquí hay algo más.

Bueno, en cualquier caso, tenemos un día muy largo,

hay demasiados testigos. Y todos son sospechosos, ¿vale?

Todos. De acuerdo, todos sospechosos.

¿Está asegurada la joya? ¿Qué está insinuando?

¿Qué lo hice yo? ¿Por qué iba a robarme a mí misma?

Disculpe, señora Lasparri, no quería ofenderla.

No me ha ofendido, es que es absurdo, deberían estar ahí fuera

buscando al verdadero culpable.

¡Señora! Y no preguntando tonterías. ¿Qué?

No ha respondido a la pregunta de mi compañero.

Claro que está asegurada. ¿Por quién me toma?

¿Se puede saber por qué cantidad? Por un millón de euros.

Claro que fue idea mía contratar a Lasparri, ¿de quién si no?

¿De Serafín? ¿De Raimundo? ¿De Churchill?

Vuelva a la fiesta. En mi humilde opinión,

creo que fue el camarero que, por cierto, no me vota.

Varios testigos afirman que mantuvo una disputa con la señora Lasparri.

Les pregunté si querían tomar algo y no les sentó bien la interrupción.

¿A qué pudo deberse? Discutía con sus dos acompañantes.

¿Escuchó algo de lo que hablaban?

Cosas sueltas, que tenían que hablar y que esto se había acabado.

(Puerta)

Disculpe, acaba de llegar esto. Gracias, Arrea.

Usted fue condenado en 2010 por robo.

Cumplí mi deuda con la sociedad y ahora soy otra persona, de verdad.

He rehecho mi vida, tengo mujer y dos hijas.

No voy a tirarlo todo por la borda.

Señorita Elvira Lasparri.

Tenemos varios testigos, varios.

Que dicen que la vieron discutir con su hermana Valeria y su cuñado.

Ni me acuerdo. Debió de ser por una tontería.

Ya han visto cómo es mi hermana, las divas son así.

Haga memoria, necesitamos esa información.

O pensaremos que nos está ocultando algo.

Si creen que es tan importante, pregunten a mi hermana o a su marido.

Según nuestros archivos, este es su tercer matrimonio.

Siempre con mujeres mayores que usted y bastante ricas.

¿Esto es delito en este país y no me he enterado? ¿Puede ser?

Y recibió una sustanciosa cantidad de dinero por ambos divorcios.

Acabé bien con mis ex, ¿qué le voy a hacer?

Según este documento, sus cuentas no pasan por su mejor momento.

Bueno, unas inversiones que salieron mal.

Pero me recuperaré pronto, siempre lo he hecho.

¿Con otro divorcio?

Yo amo a Valeria y Valeria me ama a mí.

¿Escuchó algo durante el apagón?

Cuando un sentido falla, se agudizan los demás.

Yo siempre tengo los sentidos muy agudizados.

Pero ahora que lo dice, sí, escuché algo.

Oí unos leves pasos cerca de mí.

Alguien que hizo como una especie de rechinar de dientes.

Como si alguien moviese un objeto sobre la mesa que tenía cerca.

Como si alguien mascara chicle a mi lado.

Un pedo.

Qué horror.

Disculpe, ¿sabe dónde está Cata?

Sí, acaba de salir, tenía un recado urgente que hacer.

Hasta luego. ¿Usted hace consultas a domicilio?

Digo yo que... siendo el alcalde, me hará precio.

Soy psicóloga de la Guardia Civil y mis competencias se circunscriben

única y exclusivamente a los miembros del cuerpo, lo siento.

Es que tengo que irme.

Es una emergencia.

Si me ocurriera algo, caería sobre su conciencia.

Muy bien, dígame qué es lo que le ocurre.

Pero por favor, sea breve. Por supuesto.

No es para mí, es para un amigo. Claro.

Si haces algo que está mal y lo sabes, pero caes una y otra vez,

¿es para hacérselo mirar?

Bueno, depende de si te perjudica o no te perjudica.

Lo que debe hacer es seguir los impulsos de su corazón.

A veces, le hacemos demasiado caso a la cabeza.

Muy interesante... ¿Podemos seguir charlando en mi despacho?

¿Conoce mis bodegas?

(Móvil)

Disculpe, tengo que cogerlo. No se mueva, por favor.

"Ni hao", señor Wang.

Yes". Mierda, ¿dónde están las llaves?

"Ni hao". No se me escape, sargento.

No le puedo acompañar, me he dejado las llaves del coche en el cuartel.

No hay ningún problema, yo le acompaño y seguimos charlando.

Dice usted que el corazón, muy interesante.

Tenías razón, Olmos, no tienen por qué seguir siendo sospechosos.

Me equivoqué en una cosa.

Creo que debemos seguir considerando a Lasparri presunta culpable.

No me fío. Puede ser.

Tiene razones para hacerlo. Un millón exactamente.

Los hemos interrogado a todos y no hemos sacado nada en claro.

Cuantas más vueltas le damos, menos encaja todo.

Estamos como al principio.

¿Pero quién pudo avanzar en la más absoluta oscuridad

sin tropezarse con nadie en menos de un minuto

sin saber en qué momento se apagaría la luz, arrancar la joya

esconderla en un lugar sin salir de la sala y no ser descubierto

después de un registro a fondo? ¿Quién?

Cada nueva evidencia nos complica aún más las cosas.

Mi teniente. Sí.

Traemos las fotos que hizo Serafín de la fiesta, ampliadas, como pidió.

Perdone por la calidad de las fotos, teniente.

Como dice Arrea, las ha hecho Serafín y un búfalo las hace mejor.

Fotos de Valeria con su familia. No sabemos por qué discutieron, ¿no?

Me da que el marido y la hermana se miran mucho en todas las fotos.

Vale, vamos a ir poco a poco, ¿de acuerdo?

¿Qué sabemos de los sospechosos? Empecemos por Valeria.

Pues cobraría una jugosa cantidad del seguro

y que acababa de discutir con su hermana y su marido.

Bien, ¿Óscar?

Un cazafortunas con problemas económicos que necesita dinero.

¿Elvira? Odia a su hermana y no me extraña.

Y mintió al no recordar la bronca que tuvo con ella.

No olvidemos al camarero, tiene un pasado delictivo.

Concretamente, ladrón en su trabajo.

O sea, todos tienen móvil y oportunidad.

Lo malo es que todas las pruebas confirman

que es materialmente imposible que ninguno lo hiciera

y les dan coartadas sólidas. No es por ser agorero...

Pero la cosa pinta mal, ¿no?

Y entonces, ¿qué hacemos?

Tendremos que empezar otra vez desde el principio.

Sí, muy bien. Llamaremos a los sospechosos.

Haremos una reconstrucción de los hechos, ¿vale? Venga.

A trabajar. A la orden.

¿Cómo? ¿Ahora? Es la hora de comer. Y hoy hay caparrones.

¿"A la orden" te parece una respuesta adecuada?

A la orden...

(Móvil)

Hola, Lorenzo, ¿qué tal?

Qué alegría recibir tu llamada.

Sí, sí, dime, dime.

¿Cuánto rato vamos a estar aquí? Mi esposa tiene que ensayar.

Cuanto antes lo hagamos, antes nos marcharemos.

Por favor, silencio. ¡Silencio!

Es fácil, se trata de que ocupen el lugar que tenían en el momento

del apagón, nada más.

¿Cómo vamos a saber los lugares? ¿Dónde están las barricas?

Las barricas son las cajas, está muy claro.

Arrea, por favor ayúdales a colocarse en sus sitios.

En el sitio, venga, colaboren. Colaboren, señores.

Por aquí, alcalde. ¿Cuál es mi barrica?

Esto ya va tomando forma.

¿ven que cuando colaboramos las cosas van mejor?

Olmos... Teniente, por favor, cuidado.

No se vaya a llevar la columna por delante.

¿Qué columna?

¿No íbamos a recrear la escena del robo?

Aquí está todo tal y como estaba en el Ayuntamiento.

La columna, las barricas, todo. Teniente...

Ha sido imposible localizar a Serafín, así que yo lo sustituyo.

¿Tú serás Serafín? También falta Churchill.

No está entre nosotros. ¿Se ha muerto la tortuga?

No, tenía cita en el endocrino.

¿Por qué no sustituye la tortuga por una pelota?

Qué buena idea, no se me había ocurrido.

Ya...

A ver, empecemos, señora Lasparri, usted discutía con su esposo

y con su hermana antes de que se fuera la luz.

Sí. ¿De qué discutían?

Pues creo recordar que sobre mi alojamiento.

-No era digno de mi esposa.

-Les dije que no era importante. Vale.

En ese momento, se fue la luz.

Ah, sí, esto es cosa mía.

Luz.

Esteban, cuando quieras, apaga la luz.

"A la orden, mi cabo".

Y aquí fue cuando hablé yo.

Le pedí a los presentes que mantuvieran la calma.

¿Y luego? -Fue cuando gritó la Sra. Lasparri.

-Mi dedo... Ah...

Muy bien, aquí creo que volvió la luz.

Esteban, vuelve a encender la luz. "Un momentito, que no veo.

Ya".

Ahí me di cuenta de que mi esmeralda había desaparecido.

¿Quieren que grite y me desmaye?

Sí, por mí, sí, por favor. No hará falta, señora Lasparri.

No hará falta...

¿De verdad me están haciendo perder el tiempo y los ensayos con esto?

¿De verdad?

Avísenme cuando tengan algo importante que contarme.

Perdone, lo siento. Dios mío de mi vida.

Cójala, cójala, por el amor de Dios.

Se ha hecho... Se ha roto. ¿Qué?

¿Qué es esto?

No, no, ¿qué es?

Es una falsificación porque mis joyas no se pulverizan como una baratija.

¿Qué está pasando? ¿Qué pasa? De verdad, ¿qué está pasando?

-Tranquila. -No, tranquila, no.

Claro, ahora caigo. Ya sé a lo que me recuerda todo esto.

(Móvil)

Ahora voy.

-Por el amor de Dios... -Tranquila, hermana.

Hola, Isa, dime. ¡No me toques!

¡Que no me toques!

Que no, que no me gusta mentir a Gus, es mi hermano.

Eso, a la familia, no se le hace. Si le cuentas que he cerrado

una cita con Garrido nos obligaría a anularla.

No sé, Isa, no acabo de verlo claro y ya está.

Garrido me ha dicho que abandona el hotel esta noche.

Ya pero ya oíste a Gus, es peligroso con esa gente no se juega.

Pero puede que sea nuestra última oportunidad.

Isa, no tenemos un plan B por si algo saliera mal.

A ti se te da muy bien improvisar.

Sí, pero ni si quiera tenemos plan A.

Es ahora o nunca y lo sabes.

¿Así que loba en vez de oveja?

Ven aquí.

Por favor, confía en mí, confía en mí.

¿Ustedes no tenían ni idea de que las joyas de la señora Lasparri

eran falsas?

Primera noticia.

-No tenía ni idea.

Un joyero ha confirmado que son buenas imitaciones.

Además, son bastante difíciles de conseguir.

-Es un trabajo que requiere meses.

¿Desde cuándo son pareja?

Por las fotos que vimos de la fiesta, tenemos indicios de sobra para pensar

que son algo más que cuñados.

La discusión con la señora Lasparri, ¿a qué se debió?

¿Se dio cuenta que eran amantes?

Es sencillo: ¿sí o no?

¡Sí o no!

-No tiene sentido fingir más tiempo.

-Calla, Elvira, por favor, no tienen ninguna prueba.

¡Yo quiero mi abogado!

Siéntese, por favor.

Siéntese.

-Óscar...

Estoy harta de tantas mentiras.

Vamos a confesar.

Están haciendo lo correcto, señores.

¿Qué quieren que les digamos?

Antes que nada, necesitamos saber cómo robaron la esmeralda.

Nosotros no lo hicimos.

-¿Para qué robarla delante de todos si podíamos darle el cambiazo?

Ya teníamos encargada la reproducción a nuestro contacto.

-Pregúntenle.

Su nombre es Alberto Somavía, él se lo confirmará.

O sea, que han robado docenas de joyas, y casualmente, esta no.

¿Cómo pretenden que nos creamos eso? Porque es verdad.

Disculpe, señorita, ¿no habrá visto por aquí a Raimundo?

-¿Raimundo? No.

Pero en cuanto lleguen mis compañeros le atienden en un minuto.

-¿Dónde se habrá metido esta criatura?

-¿Está usted bien?

-No... Muy católico no ando últimamente no.

-¿Y eso? ¿Por Raimundo?

-Efectivamen... Vaya ojo tiene, no se le escapa ni una.

-¿Es un familiar, un amigo...? -Mucho más que eso.

-Es su...

-Lo que más quiero, con eso se lo digo todo.

-Ya...

Mire, yo soy psicóloga, si quiere, hablamos en otro momento

porque me tengo que ir pero si me necesita...

-¿Me ayudaría a buscarlo? Me da miedo que cometa una locura.

-¿Cree que sería capaz? -Usted no lo conoce.

Es muy bruto, se le cruza el cable y puede hacer cualquier cosa.

-Hala, que lo acompaño. -Gracias, es usted muy buena.

Se lo agradeceré toda mi vida. -¿Cómo es Raimundo?

Bueno, Isa, ¿tienes claro el plan?

Sí, yo lo entretengo el mayor tiempo posible en el bar.

Tú buscas la llave de la habitación número siete.

La abres, coges el ordenador y sacas la información del disco duro.

Si dicho suena complicado, hacerlo, ni te cuento.

Isa, no hemos tenido tiempo de preparar nada.

Vamos a dejarlo para otro día. Sebas, por favor...

Sebas, confía en mí, yo confío en ti.

Por favor...

Está bien, lo vamos a hacer.

Lo vamos a hacer.

Una última cosa: estaremos comunicados por los móviles.

¿No llevamos pinganillos como en las películas?

Isa, menos coña, nos jugamos mucho, mujer.

Era una broma...

A sus órdenes, cabo Primero.

Hola, buenas tardes. ¿Me pones un vasito de agua, por favor?

-Vaya cara traemos, ¿no?

-¿Qué tal la excursión? -Se ha complicado y no he ido.

-Vaya por Dios.

-Por lo menos, he conocido al famoso Raimundo, algo es algo.

-¿A que es una ricura? -Sí, está para comérselo.

-Además, he descubierto a qué se deben sus escapadas nocturnas.

A una preciosa cerda de 100 kilos llamada Graciela.

Hacen una pareja encantadora.

-Hablando de parejas...

Me ha dicho Cata que eres muy buena escuchando.

-Sí, señora, es mi trabajo.

-Pregunta lo que quieras, Domi, esta muchacha vale un potosí.

-No es por mí, yo estoy divinamente...

(Móvil)

Es por mi nieto, es muy tímido, se asusta de las mujeres.

Esta tarde no te necesitaré, conozco a esa desde hace años.

-Tenemos que irnos de aquí ahora mismo.

Las gestiones que vinimos a hacer ya las hemos cerrado.

Nada nos ata aquí.

-¿Ni si quiera una rubia como esa?

-No he podido investigarla.

-Isa es una cuenta pendiente del pasado.

-Perdona que insista, pero debemos irnos.

-Las segundas oportunidades hay que saber aprovecharlas en la vida.

Como cuando perdoné tu deslealtad y aquí sigues, a mi lado.

¿Te acuerdas de eso, Muro?

Yo sé que trabajabas y te desvelas por nuestros intereses

y te lo agradezco.

Pero relájate un poco.

Isabel... -¿Qué tal?

-Muy bien.

¿Te apetece que tomemos una copa? -Por supuesto.

-Vamos.

Es el bar que era el antiguo Rivero, lo han reconvertido.

Está muy bien.

(Pitido)

(Pitido)

Vamos, por favor, venga.

¿Así es como...?

¿Así es como me pagáis que os haya mantenido todos estos años?

¿Tanto tiempo viviendo a la sopa boba?

Os está bien empleado. A los dos.

Los dos deberíais saber que con la Lasparri no se juega.

Vámonos, anda, vámonos, venga.

Guardad silencio.

Que ya hablaréis delante del juez, no pasa nada, ¡sinvergüenzas!

¡Sinvergüenzas! Bastante tienen con lo que tienen.

Haga el favor de no hurgar más. Yo hurgo lo que me da la gana.

No me caliente la cabeza. No estoy calentando la cabeza...

No son maneras, señora, por favor. ¿Por qué no son maneras?

-Enhorabuena, mi teniente. Era un caso muy difícil.

¿Por qué niegan el último robo si han reconocido los anteriores?

Pues...

A lo mejor no quieren que se sepa el paradero de la esmeralda.

Así la pueden recuperar cuando salgan de la cárcel.

Al fin y al cabo, era la pieza de más valor.

Puede ser...

De todas formas, vamos a repasar las declaraciones.

A ver si se nos ha pasado algo. A la orden.

¿Sabes algo de Olmos? Ni idea.

Gracias.

¿Qué tal?

-¿Qué quieres tomar? -Pues un Gin tonic.

-Dos.

-Qué bonita música. -¿Eres melómana?

-No, para nada, ya me gustaría.

No, una simple aficionada. ¿Qué es?

"El Holandés Herrante" de Wagner.

-No la conocía, no... Pero es preciosa, ¿eh?

-Hay una curiosidad respecto a este tema.

¿Sabías que Wagner era el compositor favorito de Goebbels?

La huella... ¿y ahora qué hacemos?

Piensa, piensa, piensa...

Este decidió cambiar la estandarización universal

de la afinación musical en “La” a 440 hercios

en lugar de “La” a 432?

-Ah, claro, claro...

La música suena diferente ahora que en el pasado...

-Así es.

Bueno, ni el mismísimo Robles lo haría mejor.

Cuando Wagner compuso la obra maestra sonaba de una manera distinta,

con otro tono y, seguramente, mucho más armónico.

-No conocía esa historia, la verdad es que es fascinante.

-Nunca te acostarás sin... Ya sabes.

-Bueno, seguro que estas cosas se las cuentas a tus conquistas

para que caigan rendidas a tus pies.

-¿Tú qué crees?

¡Toma, toma, toma!

Bueno, más fácil de lo que creía.

La cagamos...

Isa...

(Móvil)

(Móvil)

Cuánto...

¿Algún problema? -No, nada, nada.

Mi hija, que tiene un examen y a ver qué tal, pero nada importante.

-No sabía que tenías una hija.

-Bueno, yo, a veces tampoco.

Teniente...

Hola. -¡Hola!

-¿Qué tal tu día libre?

-Peor que cuando tenía las pruebas físicas de la Academia.

No te digo más. -Te entiendo.

Lo único que quiero es desconectar, me voy a meter en la cama

y voy a descansar y por Dios, que nadie me hable de sus problemas

hasta mañana, no lo soportaría. -Di que sí, que descanses.

-Hasta mañana. -¡Eh! ¡Señorita!

¿Me va a decir algo en algún momento? Llevo toda la mañana ahí.

Es "agente", señora. soy la Agente Arrea.

Ya le he dicho antes que no tenemos novedades sobre su caso.

En cuanto tengamos noticias, nos pondremos en contacto con usted.

-Está loca si piensa que me voy a ir de aquí sin la esmeralda.

-Intente tranquilizarse. -Me tranquilizaré si quiero.

-Y si no, no. ¿Sabe quién soy yo? -Me lo ha dicho veinte veces.

Además, nos conocimos ayer.

-¿Sí? -Sí.

-Ah, pues será que no la vi.

Bueno, que da igual, que quiero hablar con un superior.

Con un superior superior a usted. -Tranquilícese.

-¡A mí no me mande tranquilizarme! -Arrea, Arrea, ¡Arrea!

Yo me encargo, ¿sí?

Hola. -Hola.

¿Y usted quién es?

Con esta pinta...

(Móvil)

Teniente Robles. Soy Nora, perdona que te moleste.

No se preocupe, señoría, diga.

Quería saber si habían encontrado ya la esmeralda.

"Me han notificado dos detenciones, pero no sé nada de la joya".

Ahora mismo, no estoy en el cuartel, señoría.

"Una emergencia, accidente de tráfico".

¿Grave?

No, afortunadamente, no. Le tengo que dejar, señoría, lo siento.

Menos mal que estás aquí.

Lo que no entiendo es lo que haces tú aquí.

Creo que fui bastante claro.

Lo siento mucho. Pero como te dije, era ahora o nunca.

Ahora o nunca...

Isa está entreteniendo a Garrido en el bar.

¿Isa también está metida en esto? Bueno, ya hablaremos de eso...

No te preocupes.

Ahora tenemos que conseguir la contraseña de Garrido.

¿Cómo has abierto la caja fuerte?

Pues conseguí una huella de Garrido

y la pegué en un plástico como tú me enseñaste.

Bueno, y esto, ¿qué? ¿Lo tenemos?

Venga.

Bueno, bueno, bueno... Tú me quieres emborrachar.

-Eso mismo te iba a preguntar yo.

-Qué morro tienes.

Lo siento, lo siento, perdona, perdona, no puedo beber

porque pierdo el control del todo, me pongo fatal, de verdad.

Quiero que investigues a Isabel Antúnez.

Sí... Sí, fue empleada nuestra hasta hace un año.

Averigua qué ha hecho desde entonces.

(Pitidos)

¡Uy, uy, madre mía de mi vida! -Brindo por eso.

-Pues vale.

-¡Dos más!

(Pitido)

¡Vamos, hombre, venga!

Ya está. El disco duro.

Sí, sí si, venga, que no tenemos mucho tiempo, ¿eh?

(Móvil)

Has sido rápido.

¿Qué tienes? -"Está limpia.

Aunque es muy amiga de un picoleto, cabo primero Sebastián Olmos".

Tarda mucho, ¿no?

Tarda mucho. Tiene mucha información.

Ah, claro, será eso.

Es una idea malísima. -Un momento.

-Hay una grieta en la seguridad.

Ahora no puedo decirte nada más. Debemos irnos ahora mismo.

-Tú y tus grietas, joder.

(Móvil)

Es Isa.

Algo pasa...

Confía en mí.

Tal como hice yo cuando tú me salvaste la vida.

-Querida, hasta ahora, había sido una velada estupenda,

pero como todo en la vida, tiene su final.

-¿Pero qué me dices?

¿Te tienes que marchar? -Lo siento, de verdad.

-Con lo bien que lo estamos pasando. -Otra vez será.

-No, ¿pero no te puedes quedar un poquito más?

-¿Segura?

-Segura.

-Vete a hacer el "chek-out".

Y saca el coche.

(Móvil)

Están subiendo. Que lo pare como sea.

No puede, ¿y qué va a hacer?

Que lo pare como sea...

Sin prisas.

¿Vamos? -¿No nos tomamos la última aquí?

-Ya hemos bebido bastante, ¿no crees?

-Es verdad, tienes razón.

Ya hemos bebido bastante...

¿Quieres que nos vayamos? -Claro.

¡Me va a dar algo!

¡Cuidado! -Que me caigo...

Es que cuando bebo, pierdo totalmente el control.

-No te preocupes, Isa.

Nos ha pasado a todos.

¡Venga, coño!

La tecnología punta, teniente...

¡Qué de escaleras! -Vamos.

-Bueno...

-A este paso, no llegamos a la habitación.

-¿Qué habitación es? -La siete.

La siete, pues nada, ya hemos llegado.

¡Hay que salir de aquí! Confiemos en que Isa sabe qué hace.

¡Mira lo que tengo!

-Venga, dámela. -Déjame, que voy a abrir yo...

Casi... -Un último intento.

-Sí...

No puedo...

(Doble pitido)

Mira, tampoco puedes.

(Doble pitido)

No se puede abrir. A lo mejor tenemos que...

(Doble pitido)

(Pitido)

Ya está. -Adelante.

-Entremos. -Adelante.

-Por aquí, por aquí, por aquí.

-Abrázame. -Mejor un beso antes, ¿no?

¿Un beso? ¿No es un poco precipitado?

-¿Qué dices, precipitado?

-¿Un beso?

-Vamos despacio, cuidado. -Sí, pero vamos.

-Sí, sí, vamos, vamos.

Te voy a hacer un "striptease". -¿De verdad?

-Ven, ven, siéntate ahí.

Sentadito...

Bueno, pues... Quito un botón...

Y...

-¿Qué haces? -Forma parte del "striptease".

Ahora no me ves, ¿eh? Ahora no me ves.

-Isa, esto no me gusta. -No pasa nada, tranquilo.

Que no me veas, que no me veas.

-Isa, quítame esto, no me gusta nada. -Ay, perdón.

Perdona, no pasa nada, ya está.

Perdona, perdona...

Mucho mejor...

¿Isa?

Isa...

Se ha dormido...

Chicos, michas gracias a los dos. Os habéis arriesgado mucho por mí.

Para eso estamos, hermano.

Gracias, Isa.

Es lo mínimo que podíamos haber hecho por ti.

No estoy muy de acuerdo en cómo hemos hecho todo pero...

Bueno. De todas formas,

sin tu aparición estelar en el último minuto,

ni misión ni archivos ni leches.

Hasta luego. Chao, Isa, gracias.

Estoy tan contenta de haber podido ayudaros...

Que sepas que me encanta la nueva Isa.

La loba...

Bueno, gracias, ya me lo contarás con más calma.

¿En mi casa esta noche?

Por ejemplo... Bueno, pues muy bien.

Adiós. Hasta luego.

-Hola. -Hola.

Mi teniente.

Arrea.

He comprobado que tal como dijeron los detenidos,

el joyero estaba haciendo una réplica del corazón verde.

Muy bien, Arrea, como siempre, buen trabajo.

¿Algo más?

Pues sí, con su permiso.

He estado dándole vueltas y vueltas a toda la información que tenemos

y a todas las declaraciones.

A ver...

Todos los testigos, incluidos los presuntos culpables,

escucharon un ruido durante el apagón.

Sí. Lo más curioso es que cada uno

escuchó una cosa diferente, ninguna de las declaraciones coincide.

¿No les parece raro?

Sí, algunos hablaban de que habían oído pasos...

Rechinar de dientes.

Alguien mascando chicle...

Sí y la ventosidad.

(Grito)

Bueno, pues a mí, por si sirve de algo todo esto me recuerda

a “Los crímenes de la Calle Morgue” un cuento de Edgar Allan Poe.

En este cuento, cada testigo oía algo distinto tras la puerta

mientras el gorila asesinaba a sus víctimas.

¿Qué gorila? No había gorilas en la sala.

No había gorila pero nosotros teníamos una tortuga.

¡Eso es!

¡"Las joyas de la Castafiore"! Es una de las aventuras de Tintín

en la que alguien roba unas joyas a una cantante de ópera.

Ahora que me lo recordáis, pues...

Era un caso muy complicado.

Para una mente tan despierta como la de Tintín, no debió serlo tanto.

Solamente tuvo que colocar cada una de las piezas

en el lugar que le correspondía.

Lo más curioso de este caso es que ninguno de los sospechosos iniciales

era después el culpable.

¿Y quién robó las joyas?

La urraca.

¿Una urraca? Sí.

Una urraca que se coló en la habitación de la Castafiore

y que deslumbrada por el brillo de las joyas, las robó.

Y se las llevó a su nido.

"Como si movieran un objeto sobre la mesa.

Unos leves pasos cerca de mí. Como si mascaran chicle.

-Como un rechinar de dientes. -¿Se ha muerto la tortuga?

No, tenía cita en el endocrino."

Churchill...

La tortuga del alcalde...

Claro, Churchill.

Ninguno de los sospechosos pudo identificar el sonido que escuchó.

¿Por qué?

Porque era la tortuga caminando hacia Valeria y engullendo la joya.

¿Por qué se iba a comer la esmeralda?

Porque el alcalde la tenía a dieta

y al ver la esmeralda, la confundió con comida.

Tan simple como eso, las tortugas son animales voraces,

no creo que le hiciera gracia que el alcalde la dejase sin alimento.

Claro, me pasa lo mismo al hacer dieta.

Exacto. La tortuga se zampó la esmeralda

en mitad del apagón. Arrea, vete a ver al alcalde

y dile que lleve a Churchill al veterinario.

Hay que confirmar que la tiene en el estómago.

A la orden. No la lleves esposada.

Aunque se escape, no va a ir muy lejos.

Arrea...

Vete.

¿Qué?

¿Winston un ladrón? Valiente desagradecido.

Yo que le he dado todo... Todo menos de comer.

Era por su bien.

Es un zampabollos, se estaba poniendo como un galápago.

¿Dónde está ahora el bicho? En el veterinario.

A ver si evacúa pronto la esmeralda.

Lasparri dijo que lo mejor era abrirlo en canal y hacer sopa.

No me puedo creer que haya gente tan mala en el mundo.

Pues la hay...

Y le he dicho que no quiero contar con ella como imagen del resort.

Ahora pienso apostar sobre seguro: la Igartiburu.

Y ahora, déjame tranquilo.

Tengo que hacer cosas.

¿Qué hago? ¿La llamo? No sé...

Está claro que no funcionó, pero no sé...

Tengo que cambiar de estrategia. ¡Eso es!

Nuevos retos exigen nuevas soluciones.

Le mandaré este vídeo para avivar la llama.

(Grito japonés)

(Grito japonés)

(Grito japonés)

(Gemido)

"Lolito" de "plimavela"...

(Grito japonés)

No se me ocurre nada más.

(Gemidos)

¡Alcalde! ¡"Me se acaba" de ocurrir!

Para cagar la joya, lo mejor es poner al bicho bocabajo.

Luego, bocarriba, bocabajo... ¿Te quieres largar?

¿Qué he hecho?

¿A quién se lo he mandado?

Mierda...

¡Mierda, mierda, mierda, mierda!

¡Mierda, mierda!

Vamos, Olmos, cógelo...

(Risas)

Estoy muy orgulloso de ti.

Mi loba...

Oye, no me tomes el pelo. En serio, has sido muy valiente.

¿De verdad?

Oye... Lo del "striptease", ¿dónde lo has aprendido tú?

Bueno, oye... ¿Qué?

Que hay muchas cosas que no sabes de mí.

Pues no me importaría nada que me las enseñaras.

¡Ay! ¿Qué te pasa?

Nada, el dedo. ¡Joder!

Si todavía no hemos empezado. Ya, ya, ya, ya.

Pero hace mucho tiempo que no...

Ya... Ya, ya. Me pillas desentrenado.

Por eso lo cogeré con tantas ganas. Sí pero espera un momento.

Antes de que empecemos, te tengo que decir una cosa.

Que no eres virgen. Oye, no me tomes el pelo, no es eso.

De verdad, es algo serio.

La maldición de mantis religiosa se multiplica

cuando hago el amor con mis parejas.

"Francamente, querida, me importa un bledo".

(Puerta)

Buenas noches.

Buenas noches.

Quería saber qué paso con el accidente de tráfico.

Me dejó muy preocupada.

Afortunadamente, nada.

Solo heridos leves y ya están todos en su casa.

Me alegro. Nada, son buenas noticias.

Enhorabuena también por la resolución del caso.

Gracias pero sabe que forma parte de mi trabajo.

Me preguntaba si le apetecía cenar conmigo esta noche.

Me encantaría, pero tengo guardia hoy.

Bueno, no pasa nada, otra vez será.

-Buenas noches. -Buenas noches.

-Arrea. -Diga.

¿Viene del accidente de tráfico?

Finalmente, se ha quedado todo en un susto, ¿no?

-Perdone, señoría, creo que se está equivocando.

No hemos tenido un percance de ese tipo últimamente.

-Ah, ¿no? -No.

-Bueno, me habré equivocado.

-Buenas noches. -Buenas noches.

Papá...

Por favor, es mi fiesta de cumpleaños limitaos a pasarlo bien.

Tenemos trabajo, un secuestro. Esto, material de primera.

¿Es Damián?

(Gemidos)

Han pasado dos días desde el secuestro de Samuel

y esta mañana tenemos un segundo secuestro.

(Gritos)

Tenemos 24 horas para preparar el rescate y encontrar a los rehenes.

¡Gaspar! Global Ultratec está

a punto de firmar con la OTAN.

-Quiero 200 mil por cada uno. -Necesito tiempo.

Quedan tres horas para preparar el operativo.

-Dame la bolsa. -¿Qué?

¿Cuándo solucionarás los problemas empezando por la parejita

de Guardias Civiles? -Me ocuparé personalmente.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 16: Tras el Corazón Verde

Olmos y Robles - Capítulo 16: Tras el Corazón Verde

07 nov 2016

La famosa diva de la ópera Valeria Lasparri llega a Ezcaray para amenizar el acto que ha organizado el alcalde Damián para promocionar el proyecto del resort de golf. Sin embargo, el evento toma un rumbo inesperado cuando, tras un apagón, un silencioso ladrón roba el valioso anillo de Valeria, conocido como “el Corazón Verde” por su gran esmeralda.

La Guardia Civil comienza una investigación en la que todos los presentes en el acto pueden considerarse sospechosos. Y eso incluye a la Juez Nora, que cada vez se muestra más cercana al teniente Robles.

Mientras Olmos utiliza toda su perspicacia para encontrar al ladrón del valioso anillo, Robles planea aprovechar la visita a Logroño de Lorenzo Garrido y Felipe Muro, involucrados en el asesinato de sus padres, para obtener información que le ayude a demostrar su culpabilidad.

ver más sobre "Olmos y Robles - Capítulo 16: Tras el Corazón Verde" ver menos sobre "Olmos y Robles - Capítulo 16: Tras el Corazón Verde"
Programas completos (18)
Clips

Los últimos 241 programas de Olmos y Robles

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos