www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
3760051
No recomendado para menores de 12 años Olmos y Robles - Capítulo 14: El asesino de la taquilla (parte 2) - Ver ahora
Transcripción completa

Han encontrado tres cadáveres en el paraje de Las Lomas.

Las tres víctimas son mujeres. Tres víctimas, un solo patrón.

¿Asesino en serie? Ha llegado esto.

Centro Penitenciario de Logroño. "Soy Eugenio Peralta

y puedo ayudarles a encontrar al asesino de la taquilla".

Más conocido por Comecocos. No le hable de su vida privada.

Si descubriese alguna debilidad de usted,

sería capaz de manejarle a su antojo.

En su carta me dijo que podría ayudarnos.

Voy a contarles cosas que les van a gustar.

Y usted debe darme cosas... Que le van a gustar.

Exacto. No sabía que hacías galletas.

Hay muchas cosas que no sabes de mí.

¿Qué has hecho? Salvarte la vida.

Tengo las pruebas.

¿Un anillo? Cuatro contando el tuyo.

Si Regino la palmó,

los otros dos corrieron la misma suerte.

Sebas, me gustas mucho.

Tú a mí también. Pero debes saber algo importante.

Mis exparejas o han fallecido o han tenido graves accidentes.

Por eso quiero apartarte de mí, no quiero que te pase lo mismo.

A ver, yo no creo en esas cosas, pero tendríamos que intentarlo.

¿Sabes que faltan cuatro días para la pegada de carteles

y tú no has pensado en el tuyo?

-Pues sé mi mano derecha. -Seré tu mujer en la sombra.

Pero nada de fotos juntas, ni de vídeos, ni de cosas raras.

(Ronquido)

¿Y ese sonido? ¿Sonido?

(Ronquido)

Si te asustan tus ronquidos, imagina a los demás.

He hablado con Domi y dice que en la farmacia venden tiritas

que te las pones en la nariz y se acaba el problema.

¿Tú qué quieres?

Cata, tenemos pulgas.

"Tú me las has pegado, es tu culpa".

Escucha, no podemos ir a la pegada de carteles así.

En cuanto nos vean rascarnos como monos, sabrán que estamos liados.

Pues yo no voy, pero tú tampoco. Hecho.

Que te vaya lo mejor posible.

Espera.

Los asesinos son dos, Sebastián.

Deja de hacer conjeturas, el caso está cerrado.

¿A qué vas a dar más crédito?

¿A lo que digan un par de agentes o a lo que veas con tus ojos?

En la farmacia de Ezcaray no tienen la tirita antirronquidos.

Pero tranquilo, en la de Santurde les queda todavía una caja.

Te acercaría, pero estoy hasta arriba de trabajo.

No se preocupe, si es un paseo. Chao.

No, por favor, no.

-Tú te has buscado este castigo. -No, por favor, no.

-Tienes que pedir perdón. -¡Perdón, perdón!

-No me lo creo, tienes que pedirlo de verdad.

Si no lo pides, no saldrás de aquí.

-¡No! ¡Sáqueme de aquí, por favor! ¡Le pido perdón!

(Golpea la puerta)

¡Por favor, sáqueme!

(Goteo de cañería)

¡Socorro! ¿Hay alguien ahí? ¡Socorro!

(Foto)

¿Estás ahí, hijo de puta? ¿Estás ahí?

¡Eh, espera! ¡Espera, espera!

¡Socorro! ¡Socorro!

(Música de cabecera)

Teniente, siento molestarte, pero tenemos que ir al zulo.

Hay que seguir buscando.

Sigo pensando que el Comecocos te maneja a su antojo.

¿A qué le vas a dar más crédito?

¿A lo que te digan un par de agentes

o a lo que veas con tus propios ojos?

¿Qué has visto?

Buenos días. Señoría.

Estamos examinando y ordenando el material encontrado en el zulo.

Había más bajo el suelo de la cocina.

Laura Maqueda, Carla Ramos...

Sara Moneo...

Aún no hemos terminado de colocar todas las fotos.

Pero ya han aparecido varias mujeres con esas cruces.

Eso significa que probablemente estén muertas.

Muchas fueron dadas por desaparecidas

hace más de seis años. No tardaremos en encontrarlas. Mire.

Las fotos que traen una cruz detrás traen un mapa de La Rioja

con un área marcada con rotulador rojo.

Creemos que son los lugares donde están enterradas las víctimas.

¿Cuántas mujeres han identificado ya en las fotos?

De momento, 15. Pero siguen apareciendo fotos de chicas.

Hemos encontrado algo más, Esteban. Sí.

Tornedo iba haciendo un seguimiento cuidadoso

de todas sus víctimas, apuntaba sus rutinas,

los lugares que frecuentaban... Hemos comprobado que es su letra.

Hemos avisado a los familiares, pero hay más fotos de chicas

que las que aparecen en el cuaderno. Objetivos que no llegó a cumplir.

Afortunadamente.

Sí, de eso precisamente queríamos hablarle.

Señoría, verá, el Comecocos afirma

que Tornedo tenía un ayudante, bueno, un asesino.

Y aunque no tenemos pruebas fehacientes...

Ese tipo solo busca protagonismo. Ya.

Pero no vamos a arriesgarnos.

Pondremos escolta a esas mujeres hasta que descartemos la hipótesis.

(Móvil)

Perdón.

¿Qué sabemos de Tornedo?

Fue abandonado al nacer, pasó por varias familias de acogida,

orfanatos, reformatorios...

Su cojera se debe a una poliomielitis que contrajo

en un reformatorio. Una infancia feliz.

Eso no le impidió convertirse en una persona

con habilidades sociales, era de trato fácil, caía bien.

Encaja con el perfil de un psicópata.

Teniente, puede contar con todos los efectivos

que esté en mi mano conseguir. El caso no está cerrado.

Muchas gracias. Esteban, ¿ya tienes localizada a Arrea?

No, sigue con el móvil apagado.

Yo también lo apago cuando es mi día libre.

Necesitamos a todo el mundo aquí, localízala.

Era la doctora Ferrer.

No ha conseguido identificar a la víctima que murió

hace 35 años, pero cree que podrá conseguirlo

con el historial dental. Muy bien.

¡Dios santo!

Dentro de cinco minutos vendrá el doctor.

Pórtate bien, Comecocos.

(Sirena y puerta cerrada)

Recibirás tu castigo.

¿Alguna novedad? Gracias a los mapas de Tornedo,

hemos podido desenterrar a dos víctimas más.

Las hemos identificado.

Me gustaría hablar personalmente con los familiares.

El móvil de Arrea sigue desconectado.

Insiste, Esteban, insiste.

Acabamos de recibir el informe de la doctora Ferrer.

Han identificado a la víctima que murió hace 35 años.

Rosario Peña Melero.

Declarada desaparecida el 5 de julio de 1979

a los 38 años.

Se da un aire a Arrea, ¿no?

¿Qué es lo último que sabemos de Arrea?

A ver, yo hablé con ella ayer sobre las 20:00.

Iba a Santurde a una farmacia a comprar tiritas para los ronquidos.

Olmos, averigua qué farmacia es.

Llama y pregunta si estuvo allí. A la orden.

Tú llama a su familia, a ver si ha pasado por casa.

Treinta y tantos, pelo castaño, pómulos marcados,

una profesión que implica autoridad.

Arrea cumple todas las características de las víctimas.

Casiana Arrea. Mire, soy Esteban Atiza.

Arrea no fue a la farmacia.

Tenía que haber ido a cenar con sus padres, pero no fue.

No la localizan.

Todo el mundo aquí.

Señores, a partir de ahora, trabajaremos con la seguridad

de que Ramón Tornedo tiene un cómplice.

Es probable que estemos hablando de una persona de perfil similar.

Cuarenta y tantos, carácter afable, infancia difícil...

Posiblemente viva solo en algún lugar apartado.

Ese psicópata tiene a uno de los nuestros.

Las tres últimas víctimas murieron 48 horas después

de ser secuestradas. Recuerden el patrón.

Las mantiene retenidas 45 horas,

las entierra y tardan tres horas en morir.

Quiero saber todo sobre Rosario Peña, quién era,

qué hacía, dónde vivía.

Si a la agente Arrea la secuestraron ayer a las 20:00,

tenemos 33 horas para encontrarla.

A trabajar.

Olmos, ve a ver al Comecocos.

Sí, señoría.

(SE ESFUERZA)

¡Suéltame ahora mismo!

¿Sabes lo que te puede pasar por secuestrar una guardia civil?

-Tienes que sufrir el castigo. -¿Qué castigo?

¿Te conozco?

Beltrán, el Quesego.

-Para ser guardia civil,

has tardado mucho en darte cuenta con este olor a queso.

-¿Eres tú? ¿Tú eres el que ha matado a todas esas chicas?

-"Aguea", te has portado muy mal conmigo

y no basta con que me pidas perdón.

-¿Pedirte perdón? -"Coguecto".

-¿Perdón por qué?

-Lo sabes perfectamente, por tu culpa...

-¿Por la multa? -¡No me "integumpas"!

-Si la pagas antes de un mes, te "ahogas". Perdón.

Te ahorras la mitad, ¡sale al 50 %!

Pero, vamos, que yo te la perdono.

-¿Perdonarme tú a mí?

(Sonidos de ahogamiento)

Ah... ah...

(RESPIRA)

¡Espera! ¡No te vayas!

¡Espera!

¡Vuelve!

(Puerta)

(Sirena)

¿Habéis encontrado algo más en casa de Tornedo?

Sí, de nuevo, tenías razón.

¿Sigue pensando tu teniente que te manipulo?

Porque es lo que piensa, ¿verdad?

¿Qué puedes decirme del segundo asesino?

¿Te gusta jugar al parchís?

Y a las tabas también.

Mira, Comecocos,

yo lo que necesito es saber el nombre del segundo asesino.

No estás siendo amable conmigo, Sebastián.

Me decepcionas.

Está bien, ¿qué color quieres?

¡Ah! El rojo, el rojo está bien.

Es el color de la pasión y de...

la sangre.

Claro, como tú... Bueno, ya sabes.

¿Cómo piensas conseguir que te diga su nombre?

Pensaba recurrir a tu máxima.

Cosas que te gustan por cosas que me gustan.

¿Qué quieres a cambio del nombre?

Salir de mi celda al patio.

Dos horas al día, tampoco es mucho pedir.

Es lo que más echo de menos, el aire.

El sol, las nubes.

Por la condena que cumples, no va a ser muy fácil.

Solo tenéis una forma de llegar al asesino.

Y es que yo os diga quién es.

¿Me equivoco, Sebastián?

Ay, qué contenta estoy por ti y por mi nieto.

Bienvenida a la familia. -Ay, gracias, gracias.

-Presiento que vais a ser muy felices, te lo digo yo.

-Oye, qué mal huele, qué peste.

-Sí, huele como a patatas podridas. Para las pulgas es mano de santo.

Pero como ambientador... -No, al final no eran pulgas, Domi.

Es un perfume que me ha regalado mi tía Flora y, bueno,

me lo pongo por compromiso.

-Más que a flora, huele a fauna.

¿Cómo se llama, "eau de Damián"?

Estoy segura que la gente del pueblo está tan harta de él

como nosotras y se me ha ocurrido una cosa para averiguarlo.

Hagamos una encuesta. -¿Una encuesta?

¿Cómo los partidos de verdad? -U.V.A es un partido de verdad.

-He hecho una lista de teléfonos de la gente del pueblo

por edades, solo tenemos que preguntarles a quién van a votar.

Buenas.

Chicas, no os vais a creer quién era el asesino.

Lo conocemos todos, Ramón Tornedo, el de las verduras.

Pero si era un chico encantador.

-Y yo que le compraba de todo, me hacía precio.

Cata, te tenía en la lista de sus próximos objetivos.

¿Qué?

Pero tranquila, está detenido

y te pondremos escolta estos días.

¿Para qué la necesito si Tornedo está detenido?

Puede que tuviera un cómplice. Hasta que descartemos la hipótesis,

tendrás escolta las 24 horas del día, ¿de acuerdo?

Si va a estar tanto tiempo conmigo, ponme uno guapo.

Bueno. -Bueno, no te preocupes, Cata.

Eres nuestra líder y esto te hará más fuerte.

Perdón, aquí huele fatal.

-A patatas podridas. Yo no he sido, ¿eh?

-Tengo sed. -Una sensación desagradable.

E incómoda, ¿verdad, Aguea"?

No te preocupes, luego será todavía peor.

-Quería pedirte perdón. -Bien.

Te escucho.

Reconozco que soy muy estricta con el reglamento.

Nunca debí ponerte esa multa. -"Gueglamento, gueglamento".

La multa solo es el detalle, ¿es que no lo entiendes?

(Vidrio)

-¡Socorro! ¡Me tiene secuestrada! ¡Soy la agente Arrea!

¡Socorro!

-Grita lo que quieras.

Agente "Aguea", la bodega está completamente aislada.

Nadie puede oírte.

"Pasemos a algo más complicado, repita conmigo:

'Hia odo shianho'".

"Hia odo shianho".

"Hia odo shianho". Algo más complicado dice, ¿eh?

Churchill, mira ¿a que soy un crack de los idiomas?

Soy un "clack", un "clack" del chino.

¡Alcalde! ¡Señor alcalde! Que le...

Qué gayumbos más chachis. ¿Se encuentra usted bien?

Sí, estaba poniéndome el ungüento que me recomendaste.

Funciona muy bien, ¿verdad? Tiene una textura repugnante

y huele asquerosamente, pero reconozco

que desde que me lo pongo han dejado de picarme las pulgas.

¿Qué querías? No, los del U.V.A.

Que están haciendo un sondeo de esos entre la gente del pueblo.

Hasta me ha llamado la Domi para preguntarme

que a quién iba a votar. Una pregunta muy fácil.

Porque me vas a votar a mí, que eres muy veleta.

Por favor, señor alcalde. Que soy el número dos del partido.

Un sondeo... Interesante.

Voy a ponerme los pantalones. Pienso mejor vestido.

(Ruido)

¿Qué es eso? El ungüento.

Mata a las pulgas, pero tiene sus efectos secundarios.

(Ruido)

Pero no se preocupe, solo son cuatro días.

¡Agentes Olmos y "Gobles"!

Pasen si son tan amables, por favor.

Muchas gracias, Beltrán.

Hola.

¿Puedo ofrecerles un poco de queso recién fermentado

con "gomero". ¿"Gomero"?

¿De la Gomera, la isla?

"Gomero" de "gomero", la planta "agomática".

Ah, claro, sí, sí.

No he probado nada desde esta mañana,

así que, sí... No, no tenemos tiempo.

Venimos a hacerle unas preguntas. Es verdad.

Ya, imagino por lo que será.

"Gamón"... ¿Ibérico?

"Tognedo, Gamón Tognedo".

Ah, Ramón. Sí.

Sí, lo he visto en las noticias. Me he quedado de piedra...

Me ha dado mucha pena. ¿Conocía mucho a Ramón Tornedo?

Coincidimos a menudo en los mercadillos.

Tenemos muchos clientes en común, sí.

Encantador, siempre dispuesto a ayudar...

Parecía una persona tan... normal.

¿No erais amigos? No...

Nos veíamos solo en los mercadillos, trabajando.

(Golpes)

¿Y ese ruido?

¡Las cañerías!

Son viejas y hacen "güidos garos". ¿Sabe si tenía pareja?

¿O amigos próximos? No.

Es curioso, pero estamos hablando con las personas

que lo rodeaban y todas dicen lo mismo.

Que con todo el mundo se llevaba bien,

pero no tenía amigos. Bueno...

Cuando eliges vivir una vida de dedicación al trabajo

y apartado del mundo, puede pasar eso.

Que te conviertas en un encantador solitario

"godeado" de tus "pegos".

Aunque yo no tengo "pegos". ¿"Pegos"?

"Pegos". ¿"Pegos"?

"Pegos"... ¿"Pegos"?

Perros, Olmos, perros. ¡Ah! "Pegos"...

"Pegos", sí.

Pero, insisto, yo no tengo, me dan alergia.

En fin, ¿les puedo ayudar en algo más?

No, gracias. Respecto a los ruidos,

puedo echar un vistazo, a mi abuela le pasaba igual.

No te preocupes, de verdad, hoy llamo al fontanero.

Ah, espera.

Para Esteban, sé que tiene buen saque

y que mis quesos son de sus favoritos.

Muy bien, gracias. Hasta luego. Olmos, "Gobles".

Maldita "Aguea", casi hace que nos pillen.

Sospechan algo.

No empieces con tus temores, no saben nada, tranquilo.

Si el teléfono es el arma del U.V.A, el P.A.R.R.A no puede ser menos.

Vamos, que quiere que hagamos nosotros también otra encuesta.

No seas vulgar, Serafín.

Un plan maestro no pasa por imitar a otros.

Si hay que hacer que las cosas cambien

sin dejar de ser democrático, se hace que cambien.

O sea, que si usted cree que hay que cambiar las cosas,

es porque piensa que la Cata nos va ganando.

¿Quieres que Churchill sea el número dos?

No, no... Entonces, observa y aprende.

Cristóforo, ¿qué tal? ¿Cómo estas? Me alegro.

¿Y tu madre? ¿Tan jovial y alegre...?

¿Hace dos meses? Vaya, cómo lo siento.

Te acompaño en el sentimiento.

Te llamo porque al parecer, estamos recibiendo quejas

porque el U.V.A está llamando a todo el mundo

para preguntarles si les van a votar o no.

¿Te han llamado? Perfecto.

Escucha, Cristóbal... Cristóforo.

Te llamaba porque, como vecino ejemplar que eres,

quería hacerte llegar...

una botella de vino de Señorío de Damián

y una paletilla de jamón de las que le gustaban a tu madre.

¿Era vegetariana? Lo sabía. Bueno, para ti, que la tienes.

Número uno, esas cosas, pregúnteme a mí antes, hombre.

No, nada de venir a recogerlo, yo te lo envío.

Gracias a ti, a ti.

Brillante, ahí ha estado usted brillante.

Pues ya sabes lo que tienes que hacer.

Coge el listín telefónico y a llamar a todo el pueblo.

Y nada de concretar fechas de entrega de vino y jamón.

Con un poco de suerte, cuando Cata vea

los resultados del sondeo dándola como perdedora absoluta,

se retirará de las elecciones.

Brillante, es usted brillante. Lo sé.

Estoy preocupada por lo de Tornedo y por lo del cómplice.

-Solo es una sospecha, lo importante es

que está todo bajo control, haga su vida normal.

-Muchas gracias, Emilio.

(Puerta)

-No tienes que preocuparte por nada. Braulio y yo te defenderemos.

-Gracias, pero con Kevin Costner me vale y me sobra.

-¿Quién quiere a Kevin Costner teniendo aquí

a Chuck Norris y Stalone?

-¿Pasa algo? -No.

Es que huele raro.

-Ah, es un champú nuevo que utilizo que es de crin de caballo

y es verdad que huele raro, pero mira qué pelazo, mira.

Por cierto, no te lo he comentado, pero he preparado una habitación

por si quieres descansar. Vosotros os tendríais que ir a casa.

-A las 7:00 estamos aquí como clavos.

"Come on", Braulio. -¿Las 7:00? Abro a las 8:00.

-Pues por eso. -Qué haría yo sin vosotros.

-Tengo que ir al baño otra vez. -Hala.

He encontrado un artículo en el archivo online

del Diario de Logroño de 1964.

Habla de la apertura de un orfanato cerca de Nájera.

Se llamaba la Casa de Santo Tomás, lo dirigía una maestra

llamada Rosario Peña.

Es el mismo orfanato al que fue Ramón Tornedo, ¿no?

El orfanato podría estar relacionado con el caso.

Debemos contactar con ellos.

Va a ser imposible, el orfanato cerró en 1971.

Necesitamos toda la información posible sobre ese orfanato.

Olmos, mañana a primera hora ve al Registro Civil de Nájera.

Y, de paso, pregúntale al párroco.

Las partidas de nacimiento de los huérfanos del lugar

solían quedarse en la iglesia. Y tú, ve a Logroño.

Al Archivo General de La Rioja.

Yo, desde aquí, contactaré con el Diario de Logroño

y con los periódicos locales.

Necesitamos una lista completa

de todos los niños que han pasado por el orfanato.

Partidas de nacimiento, fichas médicas, fotos, lo que sea.

Cualquier detalle es importante en este caso, ¿vale?

El cómplice pudo haber ido a ese orfanato.

A la orden.

Sebastián.

Arrea me pidió que la acercase a Santurde en coche.

Yo le dije que no podía, que estaba ocupado.

Pero era mentira.

Todo es culpa mía.

Esteban, piensa que aunque hubieras ido, no habrías llegado a tiempo.

No lo sé.

Yo pensé que era buena idea decirle lo de la farmacia,

lo de las tiritas, no sé. Anda, anda.

Vete pensando en comprar un par de tapones porque la vamos a salvar.

Tira.

Gracias, buenas tardes.

No ha sido fácil, pero he conseguido

que el Juez de Instrucciones Penitenciarias autorice la solicitud

del Comecocos de salir al patio dos horas.

Firmará la orden mañana por la mañana.

Gracias, señoría.

No te muevas tanto.

No "quegás" que te "aganque" una oreja.

-No es que tenga quejas del servicio de peluquería.

Pero a mí, el pelo a lo chico, no me queda bien.

Mira, mira, escúchame, escúchame.

Sé que no hemos empezado con buen pie, ¿vale?

Pero, si me sueltas,

yo no le contaré a nadie que he estado aquí.

Esto quedará entre nosotros, ¿vale?

-"Ahógate" las súplicas.

Cuando te encuentren, no vas a poder contar mucho.

-En eso te equivocas.

Mis compañeros vendrán a por mí, seguro que ya saben dónde estoy

y están a punto de entrar por esa puerta.

-¿Quién? ¿La Guardia Civil? No me hagas "gueír".

-Beltrán,

vas a pagar por todas las mujeres a las que has matado.

-Nunca van a encontrarte.

Nadie sabrá qué fue de ti.

Te pudrirás bajo "tiega" como las demás.

(Sirena)

Cuando termines, nos avisas.

Gracias, Santamaría.

Deseo concedido, dos horas de patio al día.

Ni yo paso tanto tiempo en el patio del cuartel.

Sabía que lo conseguirías, Sebastián.

Cuanto antes me digas el nombre del asesino...

¿A qué viene tanta prisa?

Juguemos. Tengo mucho papeleo en el cuartel.

Nosotros te hemos dado las cosas que te gustan.

Danos tú ahora las cosas que nos gustan.

(NIEGA)

¿Sabes, Sebastián?

La paciencia es una de las virtudes que desarrollas

cuando estás encerrado. Al que no la tiene,

le pone en desventaja con respecto al que la tiene.

Si quieres ganarme, tendrás que ser paciente.

Yo, amarillas.

¿Parchís nuevo? No.

No, es el de siempre. Me trae suerte.

Qué peste a pachuli.

-¿No te estarás perfumando para ligarte al escolta?

-Pero si yo solo tengo ojos para vosotros.

¿No os cansáis de estar aquí todo el día?

-Así es el duro mundo de la ley. -La delincuencia no descansa nunca.

Y nosotros, tampoco.

-¿Y no os puedo invitar a un vinito para daros las gracias?

-Vino no, que estamos de servicio.

-Bueno... -Pero un pincho de tortilla...

Ya nos tomaríamos. -Pues al siguiente invito yo.

Hola, Brígida, ¿qué tal?

-Soy Isa. Sí, sí, la Piensos, la Piensos, sí.

Te llamaba porque estamos haciendo un sondeo electoral...

-¿Qué? ¿Ya soy la nueva Hillary Clinton de Ezcaray?

-No...

-¿Que vas a votar a Damián? Pero, vamos a ver, Brígida,

tú siempre has sido muy de Cata,

has venido a todas las reuniones del U.V.A.

-Esa venía a ponerse morada con las tapas de cortesía.

-¿Que Damián te va a regalar una botella de vino y un jamón?

Sí, sí, no te preocupes, Brígida, lo entiendo, lo entiendo.

Bueno, gracias, gracias.

-¡Qué! ¿Qué es eso del jamón?

Si lo último gratis que ha dado Damián en su vida

fueron las peladillas de su comunión.

-De gratis, nada. Está sobornando a los vecinos para ganar el sondeo.

Es la sexta persona que me dice que le va a regalar

una botella de vino y un jamón. -Y cuando gane, ¿qué va a hacer?

¿Darle una rotonda a Mari la Mollejas?

-Y vender el aire si hace falta, ahora con el U.V.A se ha topado.

Con mi mala uva.

Tengo tres en casa y tú, ninguna. Te estoy dando una paliza.

Creo que esto no es ocultar que quiero ganar

y que hables cuanto antes.

Ciertamente, no eres muy bueno ocultando información, Sebastián.

Nuestro amigo ha secuestrado a otra chica, ¿verdad?

¿Qué?

Si no, no habríais sido tan rápidos consiguiendo mi petición.

Además, a juzgar por tu extremado nerviosismo,

creo que no es una chica cualquiera.

Diría que la conoces.

¿Una amiga, Sebastián? ¿O quizás una compañera de trabajo?

¿Cómo lo has sabido?

Subestimas mi inteligencia.

Qué más te da quién sea, cumple con tu palabra.

Veamos qué puedo hacer con este tres.

Una barrera.

Tú no quieres ganar esta partida.

¿Por qué no quieres hablar?

Porque la recompensa de ganar no está a la altura

de lo que hay en juego.

¿Qué es lo que quieres?

El traslado de esta prisión de máxima seguridad

a otra de régimen ordinario.

Recibir visitas, ver televisión, un ventanuco en la celda.

Necesito salir de esta mazmorra, Sebastián.

Consígueme eso o no volverás a ver a tu amiga.

¡Guardias!

Vamos...

Vamos, venga, venga, venga.

Vamos, por favor.

¿Quién es la más bonita? ¿Quién?

Eres tú, hola, hola.

Hola... ¿Qué?

Oh, vaya, Cata.

Pensé que tú y yo habíamos quedado que...

¿Y ese olor a oveja muerta? Calla que no estoy de humor.

Quiero que sepas que, como alcalde, tienes todo mi apoyo.

Ya he oído lo del psicópata que te vigilaba.

Ahora seré más estricto con la venta ambulante.

No va a ser necesario, pero te agradezco el detalle.

A pesar de que tengamos nuestras diferencias,

no pienso permitir que nadie te toque un pelo.

Ni a ti ni a ningún conciudadano de este pueblo, mi pueblo.

No disimules, sé que estás sobornando a medio pueblo

para que te voten en el sondeo. Qué ordinariez.

Prefiero llamarlo muestra de agradecimiento anticipado

a los vecinos de este pueblo que lo son todo para mí.

Ya y yo prefiero llamarme la Pataki con minifalda.

Lo que te pasa es que tienes miedo de perder el sondeo.

¿Miedo? Por favor, Cata.

Cada uno puede utilizar sus propias armas.

A algún café habrás invitado tú a Olmos

para ganarte el voto de la Guardia Civil.

Eso no te lo consiento, el U.V.A es un partido honrado.

Lo que tú estás haciendo es inmoral.

Bienvenida al apasionante mundo de la política.

Serás corrupto... Mojigata.

"Meapilas". "Chorrabobas".

"Navarrancos". Marimacho.

¿Quieres parar con el ruido ese? Me estás poniendo muy nerviosa.

¿Y tú? Que hueles a choto y no te he dicho nada.

Es verdad. Hala.

¿Ha conseguido hablar con el fiscal?

El Estado no trasladará a una prisión de régimen ordinario

a un asesino confeso condenado por cuatro asesinatos.

Es imposible. ¿Saben algo del orfanato?

Estamos en ello, señoría.

Tenéis que ver esto.

Es un artículo del periódico de La Rioja de 1971.

Habla del cierre del orfanato. Al parecer,

lo cerraron por la asfixia de un niño.

Sus iniciales era E.P. No da más detalles.

El orfanato era conocido como el Castigo de Santo Tomás.

Parece ser que circulaban muchos rumores

acerca de posibles prácticas abusivas.

No era precisamente la Casa de la Pradera.

De hecho, la mayor parte de los rumores

señalaban a Rosario Peña, la directora, como una mujer...

inflexible y muy autoritaria que dirigía con mano de hierro.

Ningún orfanato es un lugar agradable.

He pasado por varios.

En todos intentaban educarnos con prácticas poco éticas, digamos.

A veces, nos encerraban en cuartos sin luz

o simplemente en un armario. O en taquillas.

Olmos.

El niño que aparece al lado de la víctima

a mí me recuerda a Ramón Tornedo.

¿Cómo?

¡Claro!

Es él, la cojera encaja.

Vamos a ver si también lo hace esto que os voy a explicar.

Rosario Peña dirigía el orfanato en el que Ramón Tornedo,

el primer asesino, pasó su infancia.

En ese orfanato murió un niño, asfixiado, probablemente,

al ser metido dentro de una taquilla.

El orfanato cierra.

Al cabo de unos años, Ramón Tornedo asesina a Rosario Peña

metiéndola también dentro de una taquilla.

¿Una venganza? Podría ser.

Luego, él y su cómplice

salieron a asesinar a todas las mujeres

que cumplieran con el perfil de la directora.

Como Arrea.

Eso nos confirmaría que el segundo asesino

también estuvo en ese orfanato.

Localizad a los niños de ese orfanato y sobre todo,

quiero saber quiénes son los otros dos de la foto.

A la orden.

Bueno, ¿cómo va el sondeo?

-¿Y los dos guardaespaldas?

-Ah, bueno, en casa de Braulio.

Se ha dejado Chuck Norris las pastillas.

-¿Qué? ¿Ya le has puesto los puntos sobre las íes a Damián?

-Sí, sí, todos. Las íes, las úes...

Yo me he quedado muy a gusto. El sondeo, ¿cómo va el sondeo?

-Pues malas noticias.

Me quedan llamadas por hacer, pero he hecho un recuento

y va ganando el P.A.R.R.A.

-Buenas a todos. -Ni me digas de dónde vienes.

Que ya me lo dice mi olfato, mira...

Hueles a queso curado y a perfume de mujer...

-Yo también tengo mis secretos. -Si te estoy tomando el pelo, majo.

Si ya sé que vienes porque te dejaste la factura,

no me la diste.

-Traemos noticia, "come on", Braulio.

-Una mujer identificada como Casiana Arrea

de 35 años de edad y guardia civil de la misma localidad...

-O sea, nuestra Arrea.

-¿"Aguea"?

-Pudiera estar en paradero desconocido.

-A ver, ¿eso qué significa?

-Que Arrea podría estar en manos del cómplice de Tornedo.

-Entonces, ¿es verdad que hay un segundo asesino?

-Pobre chica...

Ojalá encuentren a ese psicópata y lo metan entre "gejas".

-¿Por qué Esteban no nos ha dicho nada?

-Pues para no preocuparnos.

Sobre todo a ti, Cata.

-No te preocupes, seguro que Olmos y "Gobles" la encuentran pronto.

Mientras tanto, ten cuidado.

-Tranquilos, que a mí el miedo no me paraliza.

Es un pueblo de valientes, ¿o no?

-Sí. -Sí.

-Y arrimamos el hombro cuando se necesita, ¿o no?

Si Arrea, nuestra Arrea, está en peligro,

hay que hacer algo. -Ahí.

-Mira, ¡señora jueza! Nos acabamos de enterar

de lo de Arrea. -Nosotros podemos ayudar.

Somos especialistas en maníacos.

-Es muy valiente por vuestra parte,

pero no podemos involucrar a civiles en la investigación.

Pero algo habrá que podamos hacer.

Lo que sea.

-Los agentes llevan bastantes horas trabajando.

-Ni una palabra más.

Domi, ponte el mandil que tenemos faena.

-¡Hombre!

(Lija)

Por favor...

Venga...

¿Aparece algo en las fichas médicas?

Hay varios nombres de niños que pasaron por el orfanato,

pero a la mayoría será difícil localizarles.

Es probable que cambiasen de apellido.

Casi todos se llamaban De Jesús, Santamaría o De la Iglesia.

Eran apellidos comunes entre los huérfanos.

¿Santamaría? El funcionario de la prisión,

uno de los que custodia a Comecocos se apellida Santamaría.

Aquí había un registro de la llegada de un niño con ese nombre.

Creo que en 1965 o 1966.

Sí, encaja con su edad actual, tendrá cincuenta y pico.

A ver, si el funcionario fue al orfanato,

puede que conociera a Ramón Tornedo.

¿Podría estar implicado?

Cuando termines, nos avisas. Gracias, Santamaría.

Es él, es el Soplillos.

Tiene unas cicatrices muy finas detrás de las orejas.

Puede que se las operara. Claro.

Espera.

¿Es él? Sí, es él.

Y se ha operado. Si conocía al niño que murió,

y a Tornedo, él podría ser el asesino.

Ah, ah...

"Director a Santamaría".

-Santamaría.

-"Unos guardias civiles quieren hablar con usted".

-Recibido. Diles que les espero aquí.

Por favor, no, por favor.

(Coche)

Ah...

"Aguea, Aguea, egues incoguegible".

¿Ves? No tengo otro "gemedio" que castigarte.

¿Santamaría?

Supongo que esto confirma nuestras sospechas.

Hay que hablar con el director.

El Comecocos no puede saber esto.

Estoy segura de que la vais a encontrar.

Anda, come algo.

Ojalá pudiera, pero es que no me entra.

Hasta tengo un queso en el coche y ni ganas tengo de catarlo.

Si son patatas a la riojana.

Y las ha hecho Domi, con su chorizo de matanza.

Bueno, venga, aunque sea por no hacerle un feo al cerdo.

Anda, toma.

Voy a hacer café. ¿Hum?

-Buenas tardes.

Buenas tardes, señoría. Ya han trasladado a la morgue

el cadáver de Santamaría. ¿Qué sabemos de él?

Poco. Hemos registrado su casa y no hemos encontrado

nada que lo implique.

¿Por qué suicidarse si era inocente?

Puede que no fuera el asesino, pero que colaborara con él.

Santamaría tiene un expediente impecable.

Trabajó en el Centro Penitenciario de Burgos hasta 2004.

De ahí, pidió el traslado a la cárcel de Pamplona

estuvo nueve años y llegó a Logroño en 2013.

Nadie se ha quejado de él. Un momento.

¿Ha dicho Burgos, Pamplona y Logroño?

Sí...

Perdón...

Eso es, efectivamente.

Vamos a ver.

El Comecocos comenzó a cumplir condena en 2001 en Burgos.

En 2004 fue trasladado a Pamplona

y hace tres años, a Logroño. Las fechas coinciden.

¿Insinúa que Santamaría pidió los traslados

para estar cerca del Comecocos? ¿Por qué?

No sé. ¿Porque eran amigos?

Quizás el Comecocos también estuviera en el orfanato.

Podría ser uno de los niños de la foto.

El niño de gafas, el que fue encerrado en una taquilla,

¿estamos seguros de que murió?

A ver, el artículo habla de víctima, no de muerto.

Las iniciales eran E.P.

¿E.P.? Eugenio Peralta.

Las iniciales del Comecocos.

Vengó todos los abusos asesinando a Rosario Peña

y a otras mujeres con la ayuda de sus amigos.

Todo comenzó con él. Él es el cerebro.

Pero lleva años en la cárcel, no pudo secuestrar a esas chicas.

Se puede ser el líder sin mancharte las manos

desde dentro de una prisión.

Exacto, vayan a ver inmediatamente al Comecocos

y que esta vez hable. Han denegado el traslado.

Creo que sé cómo hacerlo.

(Sirena)

Esta operación de cirugía estética te ha sentado genial, Sebastián.

Soy el teniente Robles, Olmos te manda saludos.

Vaya, un teniente.

Veo que por fin empezáis a tomarme en serio.

¿Me traes el traslado?

Ni si quiera te atreves a mirar el periódico.

Supongo que te trae malos recuerdos.

Pasar la infancia en un orfanato como lo era la Casa de Santo Tomás

no debió de ser nada fácil.

¿Qué pasa?

¿También os enseñan psicología barata en la Academia?

En ningún sitio deberían enseñar esas cosas.

Y a estar solo, triste, sin derecho a quejarse.

Teniendo prohibido jugar y sonreír.

Sin que te dejen ser niño.

Rosario peña debió de ser una persona cruel.

"Tienes que pedir perdón".

¿Qué castigos son esos? Encerrados en una taquilla.

"¡Sáqueme de aquí, por favor! ¡Le pido perdón! ¡Por favor!"

Todo era así hasta que cruzó la raya contigo.

Estuviste a punto de morir.

No lo puedo aprobar por mi trabajo,

pero puedo llegar a entender que aquello

os llevó a ti y a tus amigos a asesinar a Rosario Peña.

Entiendo también que a partir de ese día,

ya nunca fuisteis los mismos.

Necesitabais vengaros una y otra vez de ella.

Poníais su cara a cualquier mujer que se pareciera.

Yo no tengo nada que ver con esto.

Eres tan responsable como tus amigos.

¿Amigos?

Sus fantasías le están jugando una mala pasada, teniente.

El que está a su lado es Ramón Tornedo.

Y este de aquí, su fiel amigo, Alfonso Santamaría.

¿No le echó de menos cuando le traían a esta sala?

Sabemos que era su contacto con el exterior

y a través de él, manejaba a sus amigos, no mienta.

No se esfuerce, Santamaría lo ha contado todo.

Mientes.

Santamaría jamás os diría nada.

La prueba de que tengo razón es que estás aquí.

No sabéis quién tiene secuestrada a vuestra compañera.

Enhorabuena, eres la primera que consigue salir de la bodega.

Te había subestimado, ¿sabes?

Eres un auténtico "teguemoto" para ser tan pequeña.

-¿Por qué aborreces a las mujeres?

¿Tanto daño te han hecho?

-¡Cállate, "pega"!

-Para torturar a inocentes a las que no conoces de nada

tienes que haber sufrido mucho.

¿Fue cuando eras niño?

-Te conozco perfectamente.

Ella era igual que tú.

-¿Ella? ¿Ella quién? -¡Cállate de una vez!

Solo queréis mandar, humillar, demostrar vuestro poder...

-No, no, yo no, yo no. Yo lo que quiero es ayudarte.

-¿Ayudarme a qué?

-A que dejes de sufrir.

Déjate de "gollos", "Aguea".

¿Quieres saber por qué lo hago?

Porque es lo que tengo que hacer.

Porque es mi misión.

Eliminar de la sociedad a gente como tú.

-Sigo sin saber qué es lo que yo te he hecho.

-Lo entenderás muy pronto.

Y entonces sabrás lo que sentíamos nosotros

cuando estábamos dentro.

Tornedo, Santamaría y tu otro amigo matando por ti.

¿Cómo puedes traicionarles así ahora?

¿Sabes lo que significa vivir aquí?

Cada día.

Entre estos muros.

A veces pienso si no habría sido mejor

morir en aquella taquilla.

Tengo que salir de aquí.

Nos has estado engañando desde el principio.

Hace tiempo que tenías pensado secuestrar a Arrea.

Luego, montaste el numerito del parchís con Olmos

cuando sabías exactamente lo que querías.

Salir de la cárcel de máxima seguridad.

¿Me traes el traslado?

Si no lo haces, esa Arrea va a morir.

Aquí lo tienes, es la autorización de traslado

a la cárcel modelo de Barcelona.

Firmada por el juez de Instituciones Penitenciarias.

Lo... lo habéis conseguido.

Dame el nombre. Quiero verlo.

Mi teniente, ya no necesitamos al Comecocos.

Santamaría ha confesado a cambio de reducción de su pena.

Tenemos el operativo para salvar a Arrea.

¿Qué? Estupendo.

Ya no te necesitamos, payaso.

No es justo, yo iba a cumplir mi parte del trato.

Tuviste tu oportunidad, Comecocos.

No sabes lo cerca que estuviste de conseguir lo que querías.

Por cierto, el otro día, me dejé ganar.

¡Eh, esperad! ¡No podéis iros!

¡Me necesitáis! No, no, no, no te necesitamos.

Nunca has sido importante ¿y sabes por qué?

Porque eres solo un psicópata más.

Vanidoso, egocéntrico, me tomaré el trabajo

de que te pudras aquí. Tranquilo.

No soporto a imbéciles como este.

¡Estáis mintiendo! Santamaría nunca os diría nada.

En cuanto le dijimos que habías sido tú

el que había delatado a Tornedo y que querías negociar,

nos lo contó todo.

Da igual, da igual lo que hagáis.

El Francés ya se habrá ocupado de vuestra compañera.

Yo me pudriré aquí abajo, pero esa zorra lo hará bajo tierra.

¡El Francés!

Muchas gracias por la información. Fue más fácil de lo que pensaba.

¡Eh, esperad!

¿Qué es esto, un truco?

¡Cabrones, esperad!

¡No podéis conseguirlo sin mí!

¡Esperadme!

¡Nadie se burla del Comecocos! ¡Nadie!

Cuatro niños, cuatro futuros asesinos.

Tornedo, Santamaría, el Comecocos y el Francés.

De este, solo sabemos eso. ¿Será su nacionalidad?

Podríamos buscarlo en las partidas de nacimiento del orfanato.

A ver si alguno tenía nacionalidad francesa. Olmos. ¡Olmos!

¿Qué pasa? Perdón, creo que tengo algo.

¿Qué veis aquí? Unos amigos posando para una foto.

Uno tiene unas orejas que parece Mickey.

Otro lleva hierro en las piernas.

Y un miope. Vaya panda.

No creo que fuesen los más populares.

Los tres tienen un defecto físico.

Debían de ser los niños discriminados del orfanato.

Se unieron por pura supervivencia.

Pero el asesino no tiene nada característico.

Lo que sabemos de él es que lo llamaban el Francés.

Una tontería: una vez confundí a un gangoso con un francés.

Se lo tomó fatal, pero el francés... Un momento, espera.

¿Y si le llamaban así no por su nacionalidad

sino por un defecto? ¿Y si no era francés

sino que lo parecía?

El Quesego. El Quesego.

Atención todo el mundo, tenemos un sospechoso.

Activamos el dispositivo de búsqueda

y llamamos al CSID, tenemos dos horas para encontrarla.

Estamos en la finca del sospechoso.

¿Cuándo llegan los perros?

"En 15 minutos". De acuerdo.

¡Alto, Guardia Civil!

¿Pero qué estás haciendo aquí?

Vengo a traerle la leche a Beltrán.

Oye, si es por los papeles, lo tengo todo en regla.

Anda, baja las manos, no hagas el ridículo.

Estaba en la bodega con los quesos. Hay restos de ataduras.

No puedo creer que hayamos estado aquí hace dos días.

Puede estar en cualquier parte.

Vamos a ver, piensa, Olmos, piensa.

Al parecer, no seguían un patrón

a la hora de enterrar a las víctimas

porque los mapas que hemos encontrado

señalan enterramientos por toda La Rioja.

Comecocos sabía dónde estaba. Ese diría cualquier cosa.

No, estaba convencido.

Si el Comecocos es el líder,

podría ser quien señalara los puntos de enterramiento.

Pero ¿cómo podía dar instrucciones tan precisas?

Elegir a las víctimas, señalar dónde debían enterrarlas...

A través de Santamaría. Sí, pero nunca se quedaban a solas.

Siempre había un funcionario con ellos.

Son las normas de la prisión, no podían hablar directamente.

Tenían que tener un código.

Algo que les permitiera comunicarse directamente.

¿Pero qué?

Claro.

¡El parchís!

Se comunicaban a través del tablero de parchís.

Por eso los mapas estaban doblados. Un momento, no me entero de nada.

Un momento.

Lo tenemos, ¡vamos!

Señoría, hemos enviado nuevas coordenadas.

Esperamos refuerzos, urgente.

¡Que está ahí! ¡Va armado!

¡Espabílate, coño!

¡Alto, Guardia Civil!

Nunca os lo diré.

¿Dónde está Arrea?

Tiene que cumplir el castigo.

Quiero que este imbécil esté aquí cuando saquemos a Arrea.

¿Entendido?

¿Qué pasa? ¿Qué haces?

La zona marcada por el Comecocos en el mapa tiene cinco hectáreas.

Calculamos que la víctima

está enterrada a un metro de profundidad.

Está dentro de una taquilla, señores.

Quiero que un perro empiece por el norte y otro, por el sur.

Nosotros haremos la batida de este a oeste.

Así cubrimos todo el terreno. Tenemos solo una hora.

¿Entendido? Venga, vamos.

Los agentes no encuentran nada y los perros no están marcando.

Olmos, Esteban...

Llegamos tarde.

Esos perros solo siguen el rastro de personas vivas.

Y ese hijo de puta encima se ríe.

Le voy a hacer tragar los quesos apestosos, el muy cabrón.

Espera. Claro, ¡eso es!

¿Vas a ponerte a comer ahora? ¿No lo entendéis?

El quesero ha tenido a Arrea encerrada en la bodega.

Por eso los perros no la detectan, porque apesta a queso.

Puede ser. ¡Sargento! Trae los perros, trae los perros.

Eso es, busca, chico, busca.

¡Ha marcado!

Teniente, el perro ha encontrado algo.

(Golpes)

¡Está aquí! ¡Está aquí!

Prometo no volver a dormirme en el coche patrulla,

ni escaquearme si tengo que hacer un atestado, por favor.

Está viva. ¡Está viva!

¡Vamos!

¡No! ¡Tiene que cumplir el castigo!

¡Tiene que pagar! El que va a pagar vas a ser tú.

Y no sabes lo feliz que me hace.

Mi ensalada de nuez con naranja para que no falte el toque verde.

Cocinas muy bien para ser la novia gafe.

¿No te da miedo? Soy guardia civil.

¿Cómo me va a dar miedo el rastro de cadáveres de tus ex?

Bueno, solo murieron dos, Regino y Darío.

Murieron por la mala suerte que yo les contagié.

Y dale con la mala suerte, que eso no existe.

Sabes que sí existe, existe, yo se la contagié a ellos.

Sí, sí, a Darío se lo comieron dos tigres de bengala.

A veces, los zoológicos son lugares peligrosos.

Fue en un sitio donde estaban extinguidos desde hace años.

Regino fue con un hueso de aceituna en un restaurante.

Ah, se atragantó, qué horror. No, se desnucó

con la silla justo cuando lo escupió.

Bueno, ya está bien de hablar de lo mío.

¿Por qué no hablamos de tus ex? Te aburriría.

¿Por qué? ¿Son muchas?

Bueno, más bien...

Bueno, continúa tú hablándome de tus ex

y así tendré más cuidado. Así, yo me quedo más tranquila

si te lo cuento todo, ¿vale? ¿Tienes tiempo?

No, te lo digo en serio, echaba de menos tus ronquidos.

Al final no compré la famosa tirita.

Tendré que volver a la farmacia. Pero ojo, no sin mí, cuidado.

-¿Dónde están todos? -¡Bienvenida, Arrea!

Oye, ¿estás bien? Sí, sí, sí, perfectamente.

Estos dos días en el hospital me han dejado como nueva.

-Sería una tontería que después de lo que has pasado

te provocáramos un infarto.

(Risas)

-Oye, para celebrar, a esta ronda invita la casa.

-¡Cata invita! El infarto me va a dar a mí.

-¡Bueno! -"It's amazing".

Bueno, ya eres uno de los nuestros.

Buenos días a todos.

Arrea, bienvenida, me has tenido con el corazón en un puño.

Tú, me he enterado que tienes los resultados de los sondeos.

-Sí, señor, aquí están, calentitos. Pues a ver.

Esto es información privada del U.V.A.

¿No vas a compartir los resultados con el pueblo?

Está bien.

Domi, lee.

-"Según los resultados del sondeo,

el ganador sería el P.A.R.R.A,

que conseguiría el 55 % de los votos".

¡Toma! ¡Lo sabía!

Una vez más, el pueblo de Ezcaray confía en este humilde alcalde.

-Quieto parado, alcalde, que hemos sacado del sondeo

a los que habías sobornado.

Más a mi favor. Además, no fue un soborno.

Y si lo fue, ¿qué más da? He ganado.

(Ruido)

-El verdadero resultado se decidirá en las urnas.

Y esto puede dar aún muchas vueltas.

Vosotras dad las vueltas que queráis

que, mientras, yo iré directo como una flecha a la alcaldía.

Recomiendo que os retiréis si no queréis ser humilladas.

-Si tu vas a ir como una flecha, nosotros iremos como un cohete.

No has ganado por tanta diferencia.

Ya me encargaré yo de que esa diferencia sea

cada vez mayor, por primera vez gobernaré en mayoría.

Lo que no consiguió mi padre ni mi abuelo.

Voy a hacer historia en Ezcaray.

(Ruido)

Pero, bueno, ¿a este qué le pasa? ¿Está escocido?

Un amigo me ha confirmado que el hombre de las fotos

es Fabio Durero.

Fue espía y trabajaba para el Equipo de Seguridad

del Cuerpo Diplomático.

¿Trabajaba? ¿Está retirado? No, no, murió.

Falleció el 27 de enero de 1987.

Llevo todo este tiempo persiguiendo un fantasma.

Qué bonita camiseta llevas. No estoy para bromas.

No. "Los mundos de Yupi".

Era uno de mis programas favoritos de televisión.

Se estrenó en 1988.

La pregunta es cómo se las arreglaba Fabio Durero

para seguir a tu padre un año después de haber muerto.

¿Seguro? Hay cosas que no se olvidan.

Fue terminar "Espinete" y empezar "Yupi".

Claro, no murió.

Cambió de identidad y desapareció.

Tan simple como eso.

Ahora se trata de saber quién es en la actualidad.

¿Qué leches es esto? ¡Los he visto, he visto la luz!

¡Venían hacia mí!

Un asesinato, un conductor sin memoria...

Otro, perdido, un falso traductor...

¿Qué buscamos? Extraterrestres.

Eso es más que un lío. -No lo hablemos aquí.

Lo pasé por un programa y me dio este nombre.

Felipe Muro, podría ser el asesino de mis padres.

Llegaré al fondo de esa cuestión. ¿Qué está pasando?

Estoy aquí velando por la seguridad de mis conciudadanos.

¿Lista para el debate? Sí.

No digo que una camarera no pueda ser alcaldesa

si la votan los marcianos que vio en el bosque.

Necesitamos una evaluación psicológica

por lo que pasó en el cuartel. ¿Va a venir un psicólogo?

Olmos, ¿cómo lo definiría? Gus es un crack.

Hay cosillas... ¿Qué opina de Olmos?

¿Del uno al diez? ¿Ocho?

El éxito consiste en ir de fracaso en fracaso

sin desesperarse. Llámalo por su nombre: gatillazo.

Tengo algo aquí, una angustia.

¿Desde cuándo se siente así? Desde que conocí a Arrea.

Esteban, estoy preocupada por un miembro del cuerpo.

¿De un brazo, de una pierna...? ¿Qué pasa, teniente?

Acaban de informar que Felipe Muro viene a Logroño.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 14: El asesino de la taquilla (parte 2)

Programas completos (18)
Clips

Los últimos 241 programas de Olmos y Robles

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios