www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3752249
No recomendado para menores de 12 años Olmos y Robles - Capítulo 13: El asesino de la taquilla (parte 1)
Transcripción completa

Abuela, no insistas, será mejor que lo olvide.

Piensa lo que puedes ofrecerle.

-Qué cabezotas es Domi. Está empeñada en que tú y yo...

Le he dicho que tienes novio. Regino se llama, ¿no?

Y... ¿qué tal con él?

Bien, bien, la verdad es que bien. Viaja mucho.

Solo lo puede parar el alcalde. El alcalde soy yo, tuyo el de todos.

Pues solo me dejas una opción. ¿Salir llorando por la puerta?

Quitarte la alcaldía.

(TODOS) ¡Abajo el P.A.R.R.A y arriba la U.V.A!

Reunión de pastores, oveja muerta.

Es mi granja y no quiero alimañas como tú.

Esto no va a quedar así.

Quieren hundir al P.A.R.R.A

Hay que conseguir que la gente desconfíe de Cata.

"¿Riesgos laborales?".

Baldomero Padilla, necesito la documentación del local ahora.

-Será cabrito... -Perdón, ¿cómo ha dicho?

-Sigue, bonito.

Si quiere jugar duro, jugaremos duro.

-Se me acaba de ocurrir una idea "pistonuda".

Seprona, quería hacer una denuncia.

Buenas tardes, alcalde.

Buenas tardes, agente, ¿en qué puedo ayudarle?

Hemos recibido un aviso

denunciando que guarda animales en peligro de extinción.

Cata... No pega ojo por las noches.

¿Ante qué clases de ronquidos nos enfrentamos?

La mayoría tienen remedio, pero hay uno que no lo tiene

y se da mucho en La Rioja.

¡Arrea es Riojana! ¿No has roncado nunca?

Una cosa es roncar y otra el hipogrito huracanado de la novata.

No, de hoy no pasa, o solucionamos lo del ronquido o aquí morimos.

Si tú me ayudas con un tema, te ayudo con lo de Arrea.

Lo que quieras, Sebastián.

Me gustaría que investigaras a alguien, se llama Regino Lucero.

Es el nuevo novio de Isa, ¿no?

"Calzamonas". ¡"Giraesquinas"!

Sebastián, te quiero decir una cosa.

¿Has averiguado algo? Pues sí.

Al parecer, Regino Lucero lleva dos años muerto.

Hemos encontrado los grabados.

Me ha mentido descaradamente,

ha llevado la investigación de manera poco ortodoxa y además...

ha hecho un trabajo excelente.

Puede que tu padre cabrease a alguien.

Yo lo investigué y no encontré nada.

Solo necesito saber cuál es el siguiente paso.

La respuesta está en el informe.

Una copia se quemó, guardaba otra en un lugar seguro.

Mi padre escondió una copia de la investigación.

Si la encuentro, encontraré a sus asesinos.

¡Aquí hay algo!

¡Una taquilla!

¡Huele a diablos!

-¡Joder! ¡Joder!

(Música de cabecera)

Por eso, yo me veo en la obligación

de establecer unos parámetros

para fijar nuestras líneas... de actuación.

-¡Cata!

-¡Cata! -Y los criterios, los criterios...

No quiero terminar el acto sin hablar

expresamente de los criterios.

# ¡A por ellos, oé! #

Y quiero que quede claro que con Damián... a Damián...

A Damián lo vamos a aplastar.

Y vámonos todos, que es hora. Cada uno para su casa.

.Pero, Cata, ¿qué discurso es ese?

-Pues de nueva política americana, son breves pero intensos, es así.

Vamos saliendo, que se tendrán que acostar estos señores.

Vamos y ánimo, ¡ánimo! (CARRASPEA)

Qué cagada de mitin. Como la de una vaca de gorda.

¿Sí o no, Domi?

-Dicen que va a llover.

-¿Por qué no nos haces un café? -Sí.

-¿"A por ellos, oé"? ¿Pero qué es eso? ¿Qué te pasa?

-¡Yo qué sé!

Parecía Del Bosque. Sí.

No sabía que hacías galletas. Hay mucho que no sabes de mí.

(TOSIENDO) ¿Por ejemplo?

¿Estás bien? ¿Sí? Bueno, no las he hecho yo.

Pero no se lo digas a tu abuela, no quiero que se decepcione.

Es que cree que soy perfecta.

¿Tanto te aburre la política? Mucho.

Pero el problema es el rinoceronte que tenemos en el cuartel.

Es Arrea, me lo ha contado mi nieto.

Es que sus ronquidos retumban.

Algún azulejo del baño se ha caído. ¡Uh!

Eh, voy a...

Permiso. (ASIENTE)

¿Qué haces? ¿A ti qué te parece?

La pregunta la he hecho yo y soy tu superior.

En el cuerpo sí, pero en el amor

eres un inferior de tres pares de narices.

No te entiendo. Escúchale, pánfilo.

Deberías verte, babeando como un adolescente.

Y ella saliva pensando en que te clavará el aguijón.

¿Qué aguijón? Es una mantis.

Devora a sus amantes tras beneficiárselos.

Si su antiguo novio está muerto, significa que te mintió.

Me haya mentido o no,

me ha dejado claro que no me quiere, debo respetarlo.

Ya, si tú no haces nada, tendré que hacerlo yo.

¡Ni se te ocurra! Y tú tampoco, abuela.

Te has quedado varias veces en blanco,

tu propuesta de rodar "Juego de Tronos"

en el pueblo no la entiende nadie porque nadie la ha visto.

Has hablado más de Damián que de ti.

¿Qué te pasa? -Ay, maja, mira, hoy no es mi día.

-¿Sabes que faltan cuatro días para la pegada de carteles

y tú no has pensado en el tuyo?

-Pues sé mi mano derecha, mi directora de campaña.

-Ya, pero ya sabes que a mí me cuesta mucho dar la cara

y es que eso no puedo, Cata, no puedo.

-Bueno, pues ya está, me ayudas entonces, ¿no?

Bueno, nos vamos.

(AMBOS) No, tú te quedas.

Me voy que tenemos un caso que nos llevará muchas horas.

Venga, hasta mañana.

¡Hasta luego! -¡Ea!

-¡Cata! -¿Qué? ¿Qué?

¡Buenas tardes, alcalde!

Ha quedado precioso, eso sí,

con el "fotochop" ese que le ha metido el de la imprenta

saldrá más caro. ¿Era necesario ponerle más feo?

¡Alcalde! ¿Eh?

Sí, ¿decías?

"Im-presionante", ¿verdad? ¿Pero qué es esto?

No me reconozco, ¿dónde estoy mirando?

¡Ese eslogan! Yo no hablo así. ¿Cómo que no?

Si es lo que dice usted siempre: "Tu pueblo, mi pueblo.

Tu futuro, mi futuro". Hay que cambiar el lema.

Hacerlo todo algo más cercano.

Como no hagamos fotos con los niños...

Odio los niños.

¿Y con animales? A poder ser, vivos.

Ahí le has dado, Serafín. Fotos con animales.

Eso me hará más querido y popular.

Como Félix Rodríguez de la Fuente, Frank de la Jungla

o el Encantador de Perros. A ver qué animales cogemos.

Tu Raimundo, por ejemplo. No, no, no.

Con Raimundo la cosa está difícil porque está deprimido el pobre.

¿Deprimido? Es un cerdo.

¿Un cerdo? ¿Un cerdo? ¡No, no, no! ¡Es "el cerdo"!

El mejor semental de toda la comarca.

El Cristiano Ronaldo de los cerdos.

Ese renacuajo... ¿eres tú?

Has debido tomar muchos yogures para ponerte tan grande.

Fotos familiares que encontré en casa de mis abuelos.

¿Y el coche? ¿Es de algún miembro de la familia

que os acompañaba a los viajes?

No, no me suena de nada, pero es cierto.

Aparece en las dos fotos.

(Llama a la puerta)

Han encontrado tres cadáveres en el Paraje de las Lomas.

Las tres víctimas son mujeres.

Como mínimo, llevan aquí entre seis meses y un año.

A todas las enterraron con las manos atadas.

¿Las enterrarían vivas

o las asesinarían y luego las enterraron?

Es pronto para conocer todos esos detalles.

Habrá que esperar el informe de la doctora.

Los obreros excavaron por una fuga de agua.

El emplazamiento no es casual. ¿A qué se refiere?

Sin la avería, nunca se hubiesen encontrado los cuerpos.

-El que los enterró sabía bien dónde lo hacía.

Arrea, llama a Policía Judicial y que te envíen un listado

de personas desaparecidas estos años.

Esteban, informa al capitán.

A la orden, teniente. A la orden.

Menos mal que he dormido bien porque debemos estar al 100 %.

Pero qué 100 ni qué 200. Cállate, anda, por favor.

¿No ha visto el cordón? ¿No ha visto mi carnet?

Soy periodista. Nada de fotos.

¿De acuerdo? Haga el favor de salir.

¡Vamos!

Este es el cadáver mejor conservado.

Debió ser asesinada hace unos tres meses.

¿Edad? Treinta y pocos, como las otras dos.

Una murió hace seis meses y otra, hace un año.

Por asfixia, supongo. Sí.

Aunque las últimas 48 horas que estuvieron vivas

no habían ingerido ni agua ni alimentos.

No veo signos de violencia de no ser por las ataduras.

Y un pinchazo en el cuello.

A todas se les suministró el mismo somnífero: Rohypnol.

Seguramente, en el momento del rapto y luego fueron maniatadas con cuerda

en la que hay restos de savia. ¿Savia?

¿Lo que producen las plantas? Exacto.

¿Hay huellas del asesino?

No, sabía lo que hacía.

Tampoco hemos encontrado huellas en las taquillas,

ahora estamos analizando la ropa que llevaban,

pero si el asesino usaba guantes, encontraremos entre poco y nada.

Tres víctimas, un solo patrón, ¿un asesino en serie?

Es el primero al que me enfrento.

Sin contar al Cid, aunque entonces no lo sabíamos, ¿verdad, teniente?

Pero sí, estas historias no le interesan a la doctora.

¿Cuándo identificará los cadáveres?

Estoy esperando los resultados del ADN, será cuestión de horas.

Permiso.

(Móvil)

Cabo primero Olmos, dígame.

Muchas gracias.

Teniente, no han encontrado más taquillas en el canal.

No significa que no haya más en otro sitio.

¿Qué quiere decir?

Que si es un asesino en serie, podría haber más.

¿Un asesino en serie en La Rioja?

Espero que se equivoque, teniente. Yo también, jueza.

Entonces, a partir de ahora, midamos las palabras.

No quiero generar alarma social.

Ahora, por favor, póngame al corriente.

Sí.

Los del taller me la han vuelto a jugar.

¿Qué? Ah...

Mierda. Que no, mamá, no me importa coger el autobús.

Me llevo trabajo a casa y aprovecharé para leer.

¿Eh? Ay, no sé. Supongo que llegaré a Logroño...

¿Qué? ¿Pensando en Damián?

-¿Por qué? -A ver, Cata,

te estás tomando la campaña como un asunto personal.

-Sí, es que es eso, lo llevo muy a lo personal.

-Entiendo que Damián te repugne igual que a mí.

Y que aunque fuera el último hombre de la Tierra

no te acostarías con él. -No, bueno, pero con pasamontañas.

-El caso es que como candidata a la alcaldía

tienes que mantener las formas.

-Por eso te necesito, si no me ayudas, ganará Damián.

¿Qué le dirás a tus nietos?

¿Que en vez de avanzar tú miraste para un lado?

Para tener nietos, tendría que tener hijos.

Y para tener hijos, tendría que tener novio.

Y para tener novio... Bah, olvídalo.

-Por favor, por favor, Isa. -Bueno, vale, ¿qué tengo que hacer?

-Salvarme el pandero, como siempre.

Ayudarme a hacer un discurso brillante

y ayudarme con el cartel también, encontrar un eslogan rompedor...

-Vale, seré tu mujer a la sombra.

Pero nada de fotos juntas ni de vídeos ni de cosas raras.

Nada de eso. -Que no.

Además, con esto, no va a haber sitio para nada más.

-¡Venga! -¡Adiós, Beltrán!

-Adiós, "señoguita" Isa. -Hasta luego, "quesego".

No te olvides de mi pedido, lleva queso de "cagra" también.

-Y la "megmelada" de "agándanos". Adiós.

-Anda que tiene guasa: llamarse Beltrán y tener frenillo.

-¿Cómo le hablas así?

-¿A Beltrán? ¿En su idioma? No le importa.

Tiene sentido del humor.

No como tú, maja.

-¿Yo no tengo?

Laura Maqueda, Sara Moneo, Carla Ramos.

Ese es el aspecto que tenían las chicas

antes de ser secuestradas y asesinadas.

Arrea, ¿qué ves?

Presentan una fisionomía parecida.

Pómulos marcados, cabello castaño y expresión decidida.

Y son mujeres jóvenes. Y con puestos de responsabilidad.

Jefa de enfermería,

directora comercial de empresa de informática,

propietaria de inmobiliaria... Mujeres acostumbradas a mandar.

Ninguna vivía situación conflictiva ni tenía enemigos declarados.

La persona que buscamos podría ser varón con inteligencia superior.

Con el debido respeto, teniente, ¿por qué un varón?

El 95 % de asesinos en serie suele ser un varón.

Son personas que no tienen remordimientos,

ni mecanismos de control sobre su conducta.

Desde luego, es peor que una alimaña.

Priva de comida y bebida a sus víctimas

y las deja morir metidas en esas taquillas.

El asesino en serie siente desprecio por el ser humano.

Lo demuestra en su forma de matar.

Suelen ser muy técnicos y dedican tiempo a la preparación.

En este caso, se nota en la forma en la que hace los nudos.

Si se fijan, son todos exactamente iguales.

Mi teniente, hoy está sembrado.

Localizad a los familiares y gente cercana, hablad con ellos.

A la orden, teniente. Sé que puede ser duro.

Pensad que, en este tipo de crímenes,

el autor suele ser alguien del entorno de la víctima.

Tened mucho cuidado.

(Llanto y quejidos)

Por favor, déjeme marchar. Si es por dinero, mi familia...

-Cállate.

No tienes nada que temer.

Siempre y cuando me pidas perdón. -¿Qué es lo que le he hecho?

-Lo sabes muy bien.

-¡No lo sé, no!

Yo jamás le he hecho nada malo a nadie.

¿Dónde vas? ¡No! No me dejes aquí.

¡No me dejes aquí, por favor!

¡No me dejes aquí!

(CARRASPEA)

Es de extremada urgencia que hablemos.

¡Chist! ¡Te pueden oír!

Lee mis labios.

"No quiero volver a verte". ¡Qué casualidad!

Eso te iba a decir. Estamos de acuerdo.

Al menos, hasta que acabe la campaña

y me felicites por mi victoria. ¿En serio crees que ganarás?

¿Se te ocurre forma de impedirlo?

Pues sí, tengo un par de ideas, las que se merece un canalla,

presumido y cantamañanas como tú. Narizotas.

"Giligaitas".

-¿Nos los pones en su cuenta? -¡Pero qué cara tienes!

-Lo que no tengo es cuenta como tú, "my friend".

-Si os quedáis, os invito al siguiente vino

y os pongo una ración de chistorra.

-Muchas gracias, Cata, pero es que tenemos prisa.

Además, tengo el colesterol por las nubes.

-Anda, tira para adelante, carcamal.

Vaya, vaya, vaya, parece que estamos solos.

¿Qué estaba diciendo? Ah, sí. Decía que eres una narizotas.

Vete de aquí o no respondo de mis actos.

"Lloramigas". "Cagalindes".

-"Pinchapedos"... -¡A la mierda el colesterol!

-¡Así se habla! "One day is one day".

Y este, Catalina, es el famoso ejercicio de "crossfit"

del que se habla últimamente. -Muy bien.

Te lo enseñaré con más tiempo.

(Timbre puerta)

¡Voy!

¡Hola! Oye, siento molestarte. Pero ayer, tras la reunión,

se me debió de caer las llaves del coche o algo.

Ah, ¿sí? ¿Seguro? No he visto nada.

Prefiero no dejar cabos sueltos, ¿te importa que eche un vistazo?

No, no, para nada. ¿Te ayudo?

Me encantaría,

pero, a lo mejor, por deformación profesional,

cuando estoy buscando algo,

necesito estar completamente concentrado.

Como si estuviese en la escena de un crimen.

Te entiendo.

(CARRASPEA)

¿Prefieres estar solo? Hombre, pues a lo mejor.

¿Te apetece tomar algo? Un cortado estaría bien. Gracias.

Toma. ¿Ya?

Sí, lo tenía preparado. Ah, no, entonces, no.

El café recalentado me produce una diarrea infernal.

Si no te importa hacerme uno... ¿Has encontrado ya la llave?

¿Qué llave? La de tu coche.

Ah, se está resistiendo, pero seguro que está por aquí.

No me desordenes nada.

"De Darío con amor... diario"

Lo sabía.

Me preocupa que haya filtraciones de la prensa.

En el estado en el que están los familiares de las víctimas,

pueden ser una presa muy fácil. Hablando de buitres...

¿Quién es? Un periodista.

Tuve que echarle de la escena del crimen.

-Han encontrado a tres, ¿verdad?

¿Tienen idea de cuántas mujeres han desaparecido

en los últimos 30 años solamente aquí, en La Rioja?

-¿Qué es lo que sabe?

-Tengo mis teorías.

Es una investigación clasificada, si viene a husmear, lárguese.

Ya ha oído al teniente. Venga, acompáñeme.

Quiero que le tengáis controlado.

¿Os habéis fijado en el corte de pelo de las chicas?

Las tres lo tenían más corto

cuando las encontramos que cuando desaparecieron.

Puede que el asesino se lo cortase.

Como una especie de ritual.

¿Un fetichista?

Encajaría con el perfil. Si me perdonáis,

he quedado en pasar a ver a mi abuela.

Yo me quedo un rato más, mándale un beso.

A la orden, teniente. Señoría. Hasta mañana.

-Mi teniente...

Con su permiso.

-Bueno, pues yo también me voy.

Hasta mañana. ¿Qué pasa, Arrea?

-Según la hermana de uno de los familiares,

la última vez que habló con...

Sara, esta, iba camino del mercado ambulante.

¿Seguro? Es que se me olvidó decírselo antes.

Estás haciendo un buen trabajo, gracias.

¿Has oído hablar del Arropiero?

Claro, el asesino en serie más famoso de España.

Colaboré en su búsqueda, ayudando como siempre al abuelo.

Confesó 48 asesinatos,

pero solo se le pudo acusar de siete.

Espero que la historia no se repita.

(Llaman a la puerta)

Pasa, pasa.

¡Hombre, Esteban!

¿Quieres cenar? No, gracias, Domi.

Solo vengo a hablar con su nieto de lo que él ya sabe.

Del asesino, supongo.

Os dejo solos.

Hasta luego. Adiós.

Más bien de la asesina...

Lo que sospechaba, ha resultado ser cierto.

¿Qué has hecho? Salvarte la vida.

La falta de sueño te está afectando.

Te dije que no te metieras. Tengo las pruebas.

¿Un anillo? Cuatro contando el tuyo.

Fíjate en el interior.

Regino. Darío. Leopoldo. Todos con inscripciones cursis.

"Amor eterno", "Lo tuyo es mío, lo mío es tuyo"...

¿Cómo puedes hacer esto?

"De Darío con amor diario". ¿Se puede ser más cursi?

Si Regino Lucero la palmó, estos corrieron la misma suerte.

Si no te andas con ojo, tú serás el siguiente.

(Puerta)

¿Qué va a hacer?

(Cremallera)

(Llanto)

(Tijeras)

(Ronquido)

Oye, ¿qué haces?

Mi teniente, si yo le dijera que ahí vive un rinoceronte,

¿usted me creería? ¿Un rinoceronte?

Eso confirmaría de una vez mi teoría de que estás loco.

Yo sí le creería.

De hecho, iba a buscar el rifle de dardos tranquilizantes.

¿Aún no te has acostado?

¿Para qué? Es imposible dormir.

Esto no es vida, alguien tiene que hablar con ella.

(Ronquido muy fuerte)

Olmos, tú le caes bien.

No, prefiero comprarme tapones a avergonzarla.

Dios, pues entonces, teniente,

como oficial de mayor rango, le toca a usted.

No, no, yo no lo puedo hacer.

Me recuerda mucho al fuego de mortero.

Ya está. ¡No, no, no!

No, no. ¿Cómo que está? Espera.

Una, dos y...

(Ronquido)

¡Ah! Esta parte la conozco.

Es muy pegadiza. Terrible.

Ha parado, ha parado.

Se ha despertado y viene hacia aquí.

Señoría...

¿Qué hace por aquí? Estaba cansada, dormí en el hostal.

¿Qué? ¿Se anima?

No, gracias. ¿Prefiere seguir corriendo?

¿Es porque soy mujer?

¿Porque soy su superior o por las dos cosas?

¿O es que no soporta perder?

Muy bien. ¿Qué prefiere?

¿Jujitsu? Con un toque de kempo.

¿Sí?

¿Sorprendido?

¿Dónde aprendió todo eso?

Lo importante no es dónde sino por qué aprendí.

¿Pues por qué aprendió?

En la universidad, un profesor quiso propasarse.

Como era más alto y más fuerte, lo consiguió.

Me prometí a mí misma que no volvería a suceder.

Puede ser eso o que "Kill Bill" me marcó.

¿Qué? ¿Se rinde? Pero si estoy yo arriba.

Lo siento, señoría.

¡Ah!

Le veo luego, teniente.

¡Cata!

Tu pedido, queso de "cagra" y "megmelada" de "agándanos".

-"Egues" un "amog". -Tú sí que "egues" un "amog".

-¿Ha llegado "Gamón"? -Sí, "Gamón" está por ahí.

-¿Cómo estás? Venga, venga, siéntate, come un poco.

-Buenos días.

¿El dueño de una furgoneta blanca matrícula 2514-DTT?

-Ramón Tornedo, lo que quiera de huerta y jardín.

-Es suya.

-No, no, es del "quesego".

Le ha pillado con la boca llena.

-"Pegdone", acabo el "cogasán" y estoy con usted.

-Deje el croissant y escuche.

Según el artículo 39, debo multarlo por estacionamiento indebido.

-Si solo me he pasado unos "centímegtos".

-Los suficientes para que le multe.

-La "guecuguigué". -¿Cómo?

-Que la recurrirá.

-Muy bien, está en su derecho. Buenos días.

Señoría...

"Un asesino en serie anda suelto".

Les advertí que tuvieran cuidado con la prensa.

Ha salido en radio y televisión.

Ha sido Félix Maestre, el periodista que vino a vernos.

Por suerte, no aporta detalles que afecten a la investigación,

pero se trata de un caso muy delicado.

Con permiso, señoría.

Ni una palabra sobre Isa.

Tranquilo, solo soy el mensajero. Ha llegado esto.

Centro Penitenciario de Logroño. Sobre lo de Isa, ¿qué piensas hacer?

No lo sé. ¿Y cuándo hablarás con Arrea?

Qué pesadito con el tema. ¿Y si hablas tú con ella?

"Me llamo Eugenio Peralta

y puedo ayudarles a encontrar al asesino de la taquilla.

Cuando sepa quién soy comprenderá que hablo en serio".

¿Qué estás leyendo? Es una nota de un preso.

Dice que puede ayudarnos en el caso.

¿Eres consciente de que aparecerán un montón de lunáticos

prometiendo información?

¿Y si es verdad? Olvídelo, cabo.

Eugenio Peralta.

(Sirena)

Más conocido por Comecocos.

175 de cociente intelectual.

Desde que está aquí, ha terminado dos carreras.

Me he informado.

Pues sabrá también que asesinó a tres personas

de forma cruel y sangrienta.

-Y a un preso mientras cumplía condena.

Casi mata a un guardia con una cuchara de postre.

-Por eso está en celda de máxima seguridad.

No le hable de su vida privada.

Si descubriese alguna debilidad en usted,

podría manejarlo a su antojo.

(Sirena)

Déjenos solos al recluso y a mí.

El protocolo marca que debe haber al menos dos personas con él.

-Yo me quedo con usted, cabo primero.

-Recién salida de la Academia...

Aunque por tu edad, no deberías.

¿Te ha costado mucho entrar, Arrea?

-El preso solo habla cuando se le pregunte.

Así que cierra esa boca, rata infecta.

Tranquila, Arrea, espera fuera.

Tú también, Santamaría.

-Como quiera.

¿Le importaría identificarse?

Cabo primero Sebastián Olmos.

Parece un hombre honesto y sincero, apegado a su pueblo.

Es un paleto.

Por favor, no se ofenda, no lo digo despectivamente.

Hábleme de su familia.

No puedo.

Tal vez porque es huérfano.

¿Qué más sabe de mí? Le han dado una medalla al valor.

Y que adora a su abuela.

Aquí dentro me dejan leer la prensa, Sebastián.

¿Por qué cree que le escribí?

Un cabo primero de pueblo derrotando a peligrosos criminales.

Y con ese tamaño...

Admirable.

En su carta me dijo que podría ayudarnos.

¿Por qué debería ayudarles?

Ustedes me metieron aquí.

Si lo que quería era divertirse a mi costa,

enhorabuena, lo ha conseguido.

Todas las mujeres aparecieron dentro de una taquilla metálica

y con las manos atadas.

¿Me equivoco? No.

Eso no lo ha dicho la prensa.

Le escucho.

También puedo decirles dónde encontrar otro cuerpo.

¿Dónde? No, no, no, Sebastián.

No tan deprisa.

Quiero cosas a cambio.

Voy a contarles cosas que les van a gustar.

Pero, a cambio, usted debe darme cosas...

Que le van a gustar.

Exacto, es muy inteligente.

Gracias.

En cuanto a su apodo, Comecocos...

¿Es que no le gusta?

Sí. Mucho.

¿Pero a qué se debe?

No se lo imagina, cabo.

Pues aquí está usted con los cerdos. En esta otra, usted y los burros.

Y en aquella, usted, los cerdos y los burros.

No sé... A ver, acércame esa.

Muy sucio el cerdo, ¿no?

¿Qué opinas? Lo veo forzado, poco natural.

¿Cómo te atreves? No, no digo usted.

Me refiero a mi Raimundo.

No queda bien en cámara.

Es malo posando.

¿Qué le pasa a usted? No sé, me pica todo.

Será el estrés. Pues yo no quiero empeorarlo.

Pero el tiempo apremia y si no encargamos ya los carteles,

no tendremos nada para pegar el primer día de campaña.

¿En qué estaba pensando? Este cartel es perfecto.

Fue la cabeza que... Mira.

Así soy yo, bello, inteligente, incisivo...

No pienso cambiar.

Tu voto, mi voto.

¿Les hizo algo a las víctimas en la cabeza?

¿Comerse el cerebro? No.

Le llaman así por su afición a las máquinas de Comecocos.

Ya sabe, la de... (GESTICULA)

(TITUBEA) Peralta es un obseso de este juego desde niño.

Mire, una copia del expediente. Le dije que no me desobedeciera.

Y fue a visitarle. Eso fue idea mía.

No perdíamos nada. Solo su crédito. ¿Sirvió para algo?

Para mucho, señoría.

La prensa no publicó detalles sobre los crímenes,

nosotros no hablamos con nadie. Y él lo sabe todo.

¿De qué están hablando? Las taquillas, las manos atadas...

Lo sabe todo sobre esas pobres mujeres.

Si llegamos a un acuerdo, nos dirá dónde encontrar otro cuerpo.

¿Está de broma?

¿Pactar con un criminal llamado Comecocos?

Este caso está teniendo mucha trascendencia.

Cuanto antes lo resolvamos, mejor para todos, incluida usted.

Una cosa, ¿al final se comía el cerebro de sus víctimas o no?

¡Que no!

¿Y lo que ha pedido es...?

Ha pedido una máquina de Comecocos para jugar.

Por supuesto, original.

Genial. Yo también estaba enganchado.

Harán falta monedas de cinco duros.

Llámale, que te diga dónde está el cuerpo.

Si nos engaña, quiero saberlo lo antes posible.

A la orden, mi teniente.

Debería ser aquí, ¿no?

Aquí no hay nada.

Revisemos las coordenadas.

42 grados, 22 minutos, norte, 2 grados, 6 minutos, oeste.

Es aquí. Joder.

Nos ha tomado el pelo. Me cago en su...

Espera, espera.

Espera.

O sea, que tenemos el mismo espacio los dos para pegar carteles.

La mitad del pueblo para el alcalde y la otra, para la "pinchauvas".

Si te parece injusto, "bebecharcos",

te puedo cambiar cinco carteles de la Plaza de la Verdura

por diez en el Callejón del Cojo.

¡Ja! ¿Me tomas el pelo?

¿A que me levanto indignado y me voy?

Por ahí no pasa nadie. ¿Y qué me dices de esta calle?

No tiene salida. Populista, más que populista.

-Arrogante, ¡"casta"! -¡Ya está bien! ¡Stop!

-¿Qué pensará la gente de vosotros? ¿Que sois candidatos respetables

o que sois unos broncas? ¡Daros la mano!

-¿A que no era tan difícil, verdad?

-Me ha costado más de lo que crees, Claudio.

La cosa no ha acabado.

-En la próxima, me quito la zapatilla.

Entiendo que os repeláis mutuamente, pero ¿no estáis exagerando un poco?

-Ya lo solucionaré, Claudio.

(Móvil)

El patrón se repite. Misma edad, misma muerte.

Asfixiada, maniatada y en una taquilla.

A diferencia de las otras tres, esta lleva 30 años enterrada.

La investigación será bastante complicada.

Si hay una diferencia de 30 años entre este crimen y los demás,

algo no encaja.

O el asesino dejó de actuar durante todo este tiempo

o sigue haciéndolo y quedan muchos cuerpos por desenterrar.

Al menos una docena de mujeres desaparecidas en este tiempo...

coinciden con el perfil.

¿Una docena? Sí.

Casos abiertos, pero casi olvidados.

En lugar de preguntas, necesitamos respuestas.

Lo que le digo a Gus. ¿Quién?

Nadie. ¿Y qué piensan hacer?

¿Tienen línea de investigación? Tenemos a Comecocos.

Si pudiéramos conseguirle una máquina de Comecocos...

Señoría, no nos ha mentido. Ni hablar.

Ya hemos llegado demasiado lejos.

Señoría...

Hacemos lo que podemos.

De acuerdo, una vez más y se acabó.

A ver de dónde saco yo una máquina de Comecocos.

Gervasio era el dueño de los recreativos.

Podría preguntarle dónde conseguir una.

Olmos, de momento, limítate a concertar otra cita.

(Teléfono)

¿Guardia Civil?

¿Cómo dice?

Sí, sí, llevamos nosotros el caso.

¿Ya nos lo ha enviado? Un momento.

Mi teniente, ¿permiso para hablar? Adelante.

La policía de Fresneda

denunció ayer la desaparición de una mujer.

Que envíen una foto. Ya lo han hecho.

Debería de tenerla en su correo.

Es increíble.

El mismo perfil.

-Lo último que supieron de ella es que estaba esperando el bus.

Hablaba con su madre cuando se cortó la llamada.

Envíeme la localización por el móvil.

¡Madre del amor hermoso!

¿Cómo puede ser que dos personas que se odian

disfruten tanto de...? Ya sabes.

Tu placer, mi placer.

Será que soy muy bueno. Lo que eres es idiota.

Y tú, una mentecata. Cállate, tontolaba.

No, no, somos dos candidatos rivales a la alcaldía.

Aunque no tenga que ver con la corrupción.

Si nos pillan, a ver qué decimos. Miremos el lado positivo.

Que nos tenemos mucho asco. Eso hará la ruptura más fácil.

Muchísimo más.

A mí también me pica todo? ¿Será el estrés?

Será...

Nos vemos en la pegada de carteles. Eso.

Es un sitio muy solitario, no pasa casi nadie.

Según el informe, nadie vio nada.

(Móvil)

Sí, ¿dígame?

De acuerdo, gracias.

Tengo una cita con el Comecocos en una hora.

Muy bien.

Un pendiente. Podría ser de la víctima.

Pudo caérsele mientras forcejeaban.

Vehículo pesado, posiblemente una furgoneta de caja grande.

Teniendo en cuenta las diferencias,

podrían ser varias personas. No.

Buscamos a alguien que actúa solo.

Aunque pueden haber pasado más personas por aquí.

Sí, pero no ha llovido desde ese día.

¿Seguro? Sí.

Entonces, las huellas que hay son las de ese día.

Esa es la más pequeña. Zapato de tacón.

Vamos a ver... La víctima calza un 37.

Podría ser su huella.

A ver. El agresor se baja de la furgoneta.

Ataca a la víctima por la espalda, ahí desaparecen sus huellas.

Las de él, se alejan hacia las huellas de neumáticos

y desaparecen, se subió al vehículo.

Las víctimas tienen restos de somníferos.

Pudo dejarla inconsciente y cargarla.

Con más peso, las pisadas son más profundas.

Sobre todo, el pie izquierdo. Unos cinco o seis centímetros.

Podría tratarse de una corrección ortopédica.

Una buena hipótesis.

Pediremos testigos métricos y fotografías, ¿de acuerdo?

(Móvil)

Arrea. "Estaba buscando información"

sobre las chicas asesinadas y he encontrado algo muy raro.

"El periodista salía con una". ¿Maestre?

Nunca lo mencionó. "Localícelo inmediatamente".

A sus órdenes.

Alguien ha tocado los anillos.

Alguien ha tocado los anillos... ¿Qué hice ayer? ¿Qué hice?

A ver, a ver... Yo no he tocado los anillos.

Y si yo no he tocado los anillos,

alguien ha tocado los anillos.

A ver, ¿quién ha tocado los anillos?

¡Esteban!

Ay, Olmos...

¿Qué? ¿Está a gusto?

La verdad, no es lo mismo jugar al Comecocos

mientras usted me mira,

que hacerlo mientras te mira una persona

que se está desangrando lentamente

y que es consciente de que nadie puede hacer nada por ella.

No me interesan sus macabras aficiones.

¡Mira, mira! ¿No es genial?

Cada pantalla es una secuencia completa programada.

Los movimientos de los fantasmas son algoritmos.

La jueza apoya nuestro trato. ¡Oh!

No le interesa nada de lo que le estoy contando.

Me decepciona, Sebastián.

Al contrario, me interesan mucho sus fantasmas.

Pero ahora necesito información.

La rápida intervención de la jueza puede deberse a dos motivos:

uno es que ha quedado satisfecha con la información que les di.

El otro, que ha desaparecido otra mujer.

¿Me equivoco?

No.

Nunca me equivoco.

No se imagina lo que me relajaba jugar al Comecocos

después de matar a alguien, Sebastián.

De algún modo,

todos estamos programados.

Tú también.

Programado del todo como la lavadora de mi abuela.

Da gusto oírle hablar, señor Comecocos.

Creo que va siendo hora de que nos tuteemos, Sebas.

De acuerdo, Cocos.

Comecocos.

Mejor.

Ahora, Comecocos, necesito que me ayude.

Bueno, ya sabes de qué va esto.

Yo te doy cosas que te gustan

y tú me das... ¿Otra maquinita?

¿Cuál quieres ahora? ¿Una con el Street Fighter?

No, quiero retarte a una partida a dos jugadores.

Deberás ganarme.

Tú eres mejor que yo.

Jugaré con los ojos vendados.

Me guiaré por los sonidos y además, te doy...

100.000 puntos de ventaja.

Te escucho.

Siempre son los mismos.

Lo que cambia es el día de la semana.

No te entiendo.

La visita ha terminado, jugaremos otro día.

¿Por qué? Llegaste cinco minutos tarde.

Y eso siempre es malo.

¿No has oído hablar de Churchill?

De hecho, conozco a un par, Winston y una tortuga.

Cada vez que se citaba con alguien,

si llegaba cinco minutos tarde, Winston le decía:

"Me ha hecho usted perder cinco minutos de mi vida".

¿Y la pista?

Te la di justo antes de decirte que la visita ha terminado.

(Puerta)

(Pasos y puerta)

Por favor, tengo mucha sed.

-Es normal, llevas mucho tiempo sin beber.

-¿Qué le he hecho para que me trate así?

Ni si quiera le conozco.

¿No te acuerdas? Un día, viniste a mi puesto.

Te quejaste porque no tenía las flores que querías.

Fuiste grosera y maleducada.

-No, no, no lo recuerdo.

Pero perdón, lo siento.

-¡Mientes! ¡Mientes!

Solo lo dices para salvarte.

Pero ya es tarde.

Demasiado tarde.

-¿Qué haces?

¿Qué vas a hacer?

No, por favor, no. ¡Lo siento, lo siento!

¡Ayuda!

¡Socorro!

¡Ayúdame, por favor!

(Ronquidos)

¿Y ese sonido?

¿Sonido? ¿Podrías ser un poquito más explícita?

Ese, ese ruido.

Un rinoceronte en celo. Casi, no exactamente.

¿No es un animal o no está en celo?

(Ronquidos)

Yo diría que son ronquidos humanos. Yo diría que son sobrehumanos.

¿Y la puerta? ¿Reconoces esta puerta?

¿La mía? Sí.

Lo raro es que siga en pie porque vaya ronquidos.

¿Puede ponérmelo otra vez? Claro.

(Ronquidos)

Posiblemente supere los 35 decibelios.

La máxima permitida a esas horas.

(Ronquido)

Si a ti te asustan tus ronquidos, imagínate a los demás.

¿El resultado? Nadie puede dormir en el cuartel.

¿Desde cuándo? Desde que llegaste.

¿Cómo no me lo ha dicho antes?

A ver, Arrea, antes de socavar tu autoestima,

necesitaba estar seguro.

Ya, lo respeto por ello,

pero por mi autoestima no se preocupe.

Dormiré en el hostal.

Y no pegará ojo nadie del pueblo.

He hablado con Domi y me ha dicho que en la farmacia

venden unas tiritas que te pones en la nariz

y se acaba el problema.

Pues mañana mismo, que es mi día libre, compro una.

Dos, vas a comprar dos, por si acaso.

Vale.

¿Está el periodista? Esperándole.

¿Me puede explicar

por qué nos ocultó su relación con Laura Maqueda?

Porque no era relevante. ¿En serio?

Su exnovia aparece asesinada en una taquilla,

¿y usted considera que no es relevante?

Sus padres aseguran que Laura rompió con usted

un mes antes de su desaparición.

¿Sabe que eso le convierte en sospechoso?

¿Sabe que no tenía motivos para matarla?

Y menos todavía a las otras dos.

En su momento, no encontraron nada contra mí.

Eso no lo convierte en inocente.

A ver, es cierto que habíamos roto.

Pero una semana antes, nos reconciliamos.

¿Tiene cómo probar eso?

Sí.

Fíjese en la fecha.

Es la del día en el que desapareció.

"Te he comprado los pantalones que me pediste, te quiero".

Está bien.

¿Cómo tenía pensado ayudarnos? Estuve recopilando datos.

Llegué a la conclusión de que el asesino podría conocer

a todas las víctimas, pero ellas vivían en pueblos diferentes.

No había conexión entre ellas. Eso me hizo pensar...

Que se movía él.

"Siempre son los mismos,

lo que cambia es el día de la semana".

¿Dónde está el truco, Esteban?

¡Esteban! ¡Esteban!

Sebas. Isa...

Qué sorpresa. Qué horror, pobrecitas.

¿Qué le pasa a Esteban?

Será mejor que salgamos para no despertarle.

No, no, vamos a ver, no sé qué te habrá dicho.

Nada...

Porque si tienes que saber la verdad,

prefiero decírtelo yo.

Vale.

¿Qué verdad?

Sebas, me gustas mucho.

Tú a mí también.

Pero tienes que saber algo muy importante.

Mis exparejas o han fallecido o han tenido graves accidentes.

Por eso quiero apartarte, no quiero que te pase lo mismo.

No, es que soy gafe, te lo juro, doy mala suerte.

Pero ¿por qué te hace gracia?

No, mujer, podría haber sido peor.

A ver, yo no creo en esas cosas.

Pero sí creo que tendríamos que intentarlo.

Aunque solo fuera por Domi.

¿No crees, Isa?

Vale, pero solo si establecemos un protocolo de seguridad.

No te entiendo. Tienes que llevar chaleco antibalas

cuando salgas y no practicar deportes de riesgo.

Y nunca, nunca tomar marisco en oferta.

¿Puedo pensármelo?

¿Puedes...? ¿Puedes besarme?

¡La mantis! ¡Aléjate de aquí! Que no, que no.

Quieto, que no es lo que parece, hombre.

Luego te lo explico, tranquilo.

Los de la imprenta dicen que a ver si nos decidimos

con el cartel porque... ¿Pero qué está haciendo?

No sé, serán los nervios, no puedo parar, me pica todo.

Ayúdame, ráscame aquí, por favor. Aquí, aquí, aquí.

Aquí, aquí, no me llego.

¿Qué nervios ni nervios? Eso son pulgas.

¿Pulgas? Y se han cebado con usted.

Lo que me faltaba, ¡pulgas!

Han sido los bichos de las fotos de los carteles.

Todo fue idea tuya. ¡Maldita la hora!

De buena gana te bajaba al ocho de la lista.

Mi Raimundo no ha sido, es muy limpio.

Eso ha sido la burra. ¿Cuánto duran los picores?

Tres o cuatro días como mucho. No puedo pegar carteles.

Sí, hombre, ¿va a dejar a la Cata que vaya sola?

Sería darle mucha ventaja.

Un momento, ¿las pulgas se pegan con facilidad?

Al menor contacto. Así que a mí no me toque.

Entonces sé de una que tampoco puede pegar carteles.

¿Te gusta, Domi? -¡Mucho!

¿Lo has hecho tú? -Sí.

Vales un potosí.

-Domi, te quería decir una cosa.

Creo que lo voy a intentar con tu nieto.

¿Qué te pasa? ¿Estás contenta o te está dando una embolia?

-Las dos cosas, hija.

-Hola, majas.

-¿Qué te pasa que pareces un perro pulgoso?

-Que me va a salir un sarpullido de los nervios.

Estoy harta de la campaña. -Si solo acabas de empezar.

Después de la pegada de carteles, debemos reunirnos para seguir.

-A ver, déjame ver.

Ay, caso resuelto, es que te han picado las pulgas.

-¿Pulgas? -Sí.

(Móvil)

Perdonad.

¿Tú qué quieres? "¿Tienes picores, quizás?".

Sí, ¿cómo lo sabes? "Tengo que darte una mala noticia".

"Todo ha sido culpa de un burro". ¿Qué? ¿Pero qué...?

¿De qué estás hablando?

Cata, tenemos pulgas.

"Me las has pegado tú, esto es tu culpa".

Escúchame, no podemos ir a la pegada de carteles así.

En cuanto nos vean a los dos rascarnos como monos,

sabrán que estamos liados. No voy a la pegada,

pero tú tampoco. Hecho.

A lo mejor Nora tiene razón y el Comecocos nos toma el pelo.

Arrea, ¿hacia dónde iba Sara Moneo?

Según sus familiares, la última vez que hablaron con ella

iba camino del mercadillo ambulante.

De la lista de desaparecidas, a otra más le pasó mismo.

Maestre, soy el teniente Robles.

¿Desde dónde le envió el mensaje su novia?

Gracias.

Desde el mercadillo.

Claro, los vendedores son siempre los mismos,

lo que cambia es el día de la semana.

¿Qué quiere decir?

¿Las víctimas están relacionadas con el mercadillo?

Entonces, ¿qué pasa con la última?

La que desapareció en la parada del autobús.

Su madre no reconoció el pendiente, pero...

Mira, ese día había mercadillo en Fresneda de la Sierra,

donde cogía el autobús, quizás lo compró allí.

Buscamos a un vendedor ambulante. Y, según las huellas,

un vendedor con una cojera corregida.

Deberíais saber quién es.

Ramón Tornedo.

De pequeño, sufrió la polio. ¿Qué vende?

Flores y plantas. Las cuerdas con las que las ataron.

Tenían restos de savia. Sé dónde vive.

Arrea, informa a la jueza de que tenemos un sospechoso.

Esteban, habla con Criminalística, que manden las huellas

de los neumáticos que pedí. A la orden.

¡Ay, mecachis! ¿Qué pasa?

Que le prometí a Isa que llevaría el chaleco y lo he olvidado.

(Móvil)

Bueno...

La huella de los neumáticos.

Coinciden.

Creo que es ahí.

¡Olmos!

Los he visto entrar desde la casa.

¿Puedo ayudarles en algo? ¿Alguna cosa que quieran comprar?

Solo vendo en el mercadillo, pero puedo hacer una excepción.

¿Tu abuela necesita tierra para sus plantas?

No, no, Ramón. No estamos aquí por mi abuela.

Entonces, ¿por qué? Estamos buscando a una mujer.

Desapareció el viernes en Fresneda.

Creemos que puede haber sido secuestrada.

¿La conoce?

Solía comprar en el mercadillo.

Me suena su cara...

¿Tienen alguna pista?

El sospechoso vende plantas y flores.

Y tiene una leve cojera.

Corregida por un zapato ortopédico.

Vaya, es curioso... Igual que yo.

¿Os habéis fijado en el corte de pelo de las chicas?

Lo tenían más corto al encontrarlas que cuando desaparecieron.

Es un estuche de peluquero, era de mi padre.

¿Qué hay ahí detrás?

Lo siento por Domi.

Olmos, ¿estás bien? Creo que sí.

Llama a Esteban, que llame a una ambulancia y quédate con él.

No lo pierdas de vista.

¿Lo tienes?

¡Eh, eh!

Eh...

Despierta, soy el teniente Robles de la Guardia Civil.

Estás a salvo.

¿Se encuentra bien?

¿Qué pasa, Ramón?

¿Qué pasa? ¡Olmos! ¡El corazón!

No puedo respirar. Te está dando un infarto.

¿Qué pasa?

-¿Qué está haciendo? ¿Por qué no lo deja morir?

¿Por qué no lo deja morir?

La democracia es un bien preciado que debemos valorar.

Por eso no entiendo que si durante cuatro legislaturas

lo he hecho tan bien, ahora tenga que aparecer alguien

a estropear este perfecto microclima

que hemos creado, que he creado.

Por cierto, ¿dónde está Cata?

A lo mejor muestra algo de cordura y se retira.

¡Estoy aquí!

Rata miserable, sabía que me la jugarías.

Es la guerra. ¿Pegarme pulgas? Qué cutre eres.

Tú primero, por favor. Gracias.

Ahora, si me disculpan,

tengo que darle de comer a Churchill.

¡Te acompaño! Sí, gracias.

Teniente.

Señoría. El asesino está en estado crítico.

La chica se recuperará en unos días.

Le habéis salvado la vida. Se la hemos salvado entre todos.

Voy a comer algo en el hostal y regresaré a Haro.

Muy bien, buen viaje.

Gracias.

CD...

Cuerpo Diplomático.

¿Sargento Bernal?

Me encanta el parchís.

De pequeño, era todo un campeón.

Jugaba tan bien como al Comecocos. ¿Una partidita?

Otro día.

Como quieras, cuando juegue al Comecocos en la celda,

me acordaré de ti. Que te vaya lo mejor posible.

¡Espera! ¿Y el otro?

¿Cómo que "y el otro"?

Los asesinos son dos, Sebastián.

Dos.

(Móvil)

Olmos. "Esto no ha acabado".

Comecocos dice que hay un segundo asesino.

No te lo lleves aún, Santamaría.

No entiendo cómo haces caso a un tío así.

Porque si todavía no ha mentido... ¿Por qué iba a empezar ahora?

¿Por qué iba a empezar ahora?

Ha encontrado su momento de gloria en este caso, Olmos.

"No quiere que se termine".

Creía que tu teniente era más listo.

Y lo es.

No sé, si Tornedo pudiera decirnos algo cuando se recupere...

"Está en coma".

Sigue en coma.

"Están registrando su casa.

No tienen nada que implique a otra persona".

Deja de hacer conjeturas, el caso está cerrado.

A la orden, mi teniente.

No vas a decírmelo, ¿verdad?

Si lo hiciera, ¿dónde estaría tu mérito?

Además, te estoy tomando aprecio, Sebastián.

No quiero perder tu compañía tan pronto.

Piénsalo.

¿A qué vas a dar más crédito?

¿A lo que digan un par de agentes o a lo que veas con tus ojos?

En la farmacia de Ezcaray no tienen la tirita antirronquidos que dijo.

Pero en la de Santurde les queda una caja.

Te acercaría, pero ahora estoy hasta arriba de trabajo.

No se preocupe, es un paseo.

Chao.

Han identificado a la víctima que murió hace 35 años.

Rosario Peña Melero.

Quiero saberlo todo ella, quién era, dónde vivía...

-No, por favor. -Tienes que pedir perdón.

¿A que soy un crack de los idiomas? Soy un "clack" del chino.

¡Alcalde!

Me confirman que es Fabio, fue espía y trabajaba

para el equipo de seguridad del Cuerpo Diplomático.

Solo tenéis una forma de llegar al asesino.

Que yo os diga quién es.

No te lo consiento. Bienvenida a la política.

"Navarrancos". "Marimacho".

¿Sigue pensando tu teniente que te manipulo?

Es lo que piensa, ¿verdad?

¡Socorro!

Arrea cumple las características de las víctimas.

Tenemos 33 horas para encontrarla.

Es un pueblo de valientes, hay que hacer algo.

¿A qué le das más crédito, a lo que digan unos agentes

o a lo que veas con tus propios ojos?

Consíguemelo o no volverás a verla.

¡Ah!

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 13: El asesino de la taquilla (parte 1)

Olmos y Robles - Capítulo 13: El asesino de la taquilla (parte 1)

10 oct 2016

Olmos y Robles se enfrentan a uno de los casos más complicados y oscuros de sus vidas: atrapar a un asesino de mujeres a las que se daba por desaparecidas. Un psicópata que traerá de cabeza a la Guardia Civil de Ezcaray y al que tendrán que dar caza antes de que vuelva a matar. Para ello, tendrán que contar con la ayuda de ‘El Comecocos’, un peligroso preso. Mientras, en el pueblo, Cata no puede dejar de pensar en su deseo por Damián, Esteban quiere demostrar que Isa oculta un siniestro secreto, y Robles encuentra nuevas pistas sobre el asesinato de sus padres.

ver más sobre "Olmos y Robles - Capítulo 13: El asesino de la taquilla (parte 1)" ver menos sobre "Olmos y Robles - Capítulo 13: El asesino de la taquilla (parte 1)"
Programas completos (18)
Clips

Los últimos 241 programas de Olmos y Robles

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Gonzalo

    LO PIENSAN ARREGLAR?

    21 oct 2016
  2. Gonzalo

    Los dos últimos capítulos no se pueden ya que quedan cortados nada mas empezar

    20 oct 2016