Dirigido por: Mar Targarona

Enric Serra es un joven obrero que trabaja en una fábrica textil. Su hermano lidera una huelga que hará perder mucho dinero a la familia Torrents.

La trama arranca con Enric Serra (Manu Fullola), un joven obrero que trabaja en una fábrica textil. Su hermano lidera una huelga que hará perder mucho dinero a la familia Torrents. A la salida de la fábrica, Enric contempla con impotencia cómo su hermano es asesinado. Sabe que el responsable de la muerte es el Sr. Torrents (Lluís Homar) y decide unirse a un grupo de acción anarquista para vengarse. Empieza una nueva vida al margen de la ley donde se empapa de la ideología anarquista más revolucionaria. Enric tiene un nuevo sueño: hacer la revolución social. 

Pero para ello deben conseguir dinero y armas. Por eso secuestran a Eulalia Torrents (Nuria Gago), la joven hija de su antiguo patrón. Los hermanos de Eulalia harán todo lo posible por liberarla, pero durante el cautiverio surgirá una relación de amor imposible entre Enric y Eulalia. Enric deberá decidir entre dos pasiones: la amorosa o la revolucionaria.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4148718
No recomendado para menores de 13 años Ojo por ojo - Capítulo 2 - ver ahora
Transcripción completa

Morir en combate es una bendición. Ya conoce a los rifeños.

¡Quieta!

¡Necesitamos un médico!

-¿Qué médico? Estoy bien.

-¿Estás seguro? -Sí, conduce.

-¿Por qué os la lleváis? -Para escaparnos, leche.

-¿Qué haremos?

-La tiramos del coche. ¡Vendrá con nosotros!

¡No quiero dispararte! Deja que se tire.

La necesitamos.

¿Una mujer, para qué?

Es nuestro seguro de vida. No te muevas.

Tómate un trago.

Te irá bien.

¿Cómo lo ves?

Aún tiene la bala.

Creo que la podré sacar.

-¡Ah!

¡Aaaah!

-Ya está.

-¡Aaaah!

¡Hijo de perra!

-Desinfectada.

Solo falta coser.

¿Un trago?

No llore, madre.

Solo de pensar que está con esos criminales...

-¿Qué pasa, padre?

¿Por qué no estáis durmiendo?

-¿Qué hacéis levantados? -¿Por qué llora la abuela?

Obedeced a vuestra madre. -Os voy a contar un cuento.

¿Qué hacías con ella?

-Solo la acompañaba a casa.

¿Por qué has dejado que entrara, imbécil?

-Tiene que tranquilizarse.

Vosotros sí estáis tranquilos.

Los asesinos de mi padre han secuestrado a mi hermana.

Encuéntrenlos. -Joan.

-Tiene motivos para estar furioso.

Sabemos quiénes son. Les encontraremos.

Solo quiero que mi hermana no sufra ningún daño.

La habitación de arriba es perfecta.

He puesto un cerrojo.

¿Cómo estás?

Borracho.

Bien.

Ayudaré a Pau e iremos a dormir.

Ha sido un día muy largo.

Levántate.

Tira para arriba.

Vamos.

¡Aaaah!

¡No, no, no!

¡No!

¡No!

¡Aaaah!

Como chilles otra vez, te mato.

Como te muevas, te mato.

¿A que nunca habías olido uno como yo tan de cerca?

¡Zorra! ¡Aaaah!

¿Qué coño estás haciendo?

¿Te he llamado?

Estás borracho. Vete a dormir.

¿Vas a defender a una burguesa? No me toques los cojones.

Mírala.

Parece una mujer.

Pero es el enemigo. ¡Que te vayas a dormir, hostia!

Date la vuelta.

Date la vuelta.

Llora

¿Te duele?

Más que ayer.

Tendrás que descansar.

Enric.

Me duele más lo que hice ayer.

No fue propio de un anarquista. No estuvo bien.

No tienes que disculparte.

Somos compañeros.

-¿Quién se lo lleva?

Se abre la puerta

Teléfono

¿Diga?

"Mañana, a las cinco, lo esperamos en el parque de la Ciudadela".

"Venga con su mujer y sus hijos". No los mezclaré en esto.

"No volverá a ver a su hermana".

¡Mira esos globos!

-Mira qué pequeñín. -Es un bebé.

-Ponte bien la bufanda.

-Tengo calor. Déjalo, no tiene frío.

¿Y si hay epidemia de gripe? No seas dramática.

Díselo a Conchita.

Murió mucha gente, pero la epidemia ya pasó.

El doctor dijo que tuviéramos cuidado.

Haz lo que quieras.

-¿Y la tía Eulalia?

Se ha ido de viaje.

Pero volverá pronto. ¿Cuándo?

Muy pronto.

-Póngame dos manzanas.

¡Eh, cuidado!

-Mira, papá, se le ha caído una carta.

Yo también quiero una.

Tenemos que ser optimistas.

Anido tiene una lista de sindicalistas.

Pronto empezarán las detenciones. Tenemos que negociar.

No se puede negociar con terroristas.

Además, están acabados.

La CNT pronto desaparecerá. ¡Es nuestra hermana!

Sé que podemos pedir a la policía que los busque.

Pero no mezcles cuestiones ideológicas.

La vida de Eulalia está en peligro. Negociaremos.

Perdona.

No quería parecer frívolo. Me dejo llevar por la pasión.

Les habéis dado la excusa para que nos persigan.

-¿Han dejado de hacerlo?

-¡Habéis secuestrado a una mujer!

Eso tiene muy mala prensa.

-¡A hacer pijos la mala prensa!

Se nota que no estabas.

¡Casi nos matan! Sacaremos mucho dinero.

La organización nos perdonará cuando les llenemos las arcas.

-El mal ya está hecho.

Pero eso sí.

Escribiré un artículo condenando este acto.

La CNT no debe mezclarse en esto.

Puerta

-¡Policía!

-¡Por aquí, rápido, rápido!

-¡Abran!

-Rápido.

-¡Abran la puerta!

¡Policía! -Esconde eso.

-¡Me vais a destrozar la puerta!

-¿Eusebio Llar?

-¿Uno no puede dormir tranquilamente en su casa?

-Queda detenido.

Por orden del gobernador civil de Barcelona.

-¡Andando!

Portazo

¡Ay! -¿Tan mal estamos?

Peor. Más jodidos que una puta en el barrio chino.

Léelo.

El Noi del Sucre, Barrera, Peiró.

Las detenciones se extienden.

Nos han declarado la guerra.

¿Esto qué quiere decir?

-Dice que no le gustan.

Lo que faltaba.

Ten.

Te he dicho que lo cojas.

Cógelo.

En media hora, volveré a subir.

Espero que el plato esté vacío.

Se nota que no has pasado hambre.

No pienso comer nada.

Matasteis a mi padre, asesinos.

¿En tu casa tampoco comías?

¿Quién crees que mató a mi hermano?

Tu familia.

No es verdad.

Ya no estás en tu palacio burgués.

Ya no tienes a tus criadas.

Limpiarás lo que has ensuciado.

Y te traeré más comida.

Pero no vuelvas a tirarla.

Señores,...

...el gobernados civil ha insistido en conocerles personalmente.

-Descansen, por favor. Les felicito por su trabajo.

Estamos venciendo, pero queda mucho por hacer.

Como gobernador civil, es mi deber proteger a la policía.

Por eso, he instaurado la ley de fugas.

Todo policía puede abrir fuego si un criminal intenta escapar.

El lugar natural de un anarquista no es la prisión, sino el infierno.

Disparen siempre que lo consideren necesario.

El teniente Orellana, ¿verdad? -Sí, mi general.

-Me han hablado bien de usted.

La policía debe colaborar con los aliados de la nación.

Entre ellos, el sindicato libre.

Felicidades, teniente.

-La ley de fugas es peligrosa. Puede crear mártires.

-Solo hay un mártir: Jesucristo.

Ningún anarquista resucitará.

-Seguro que no, pero pueden multiplicarse.

-Hemos sido excesivamente blandos.

Es vergonzoso que la CNT sea legal.

Son nuestros enemigos y han campado a sus anchas.

Aquí no hay puntos medios. O ellos o nosotros.

Disparo

Disparo

La policía ha asesinado a cuatro compañeros.

¿Cómo?

Como siempre.

Les han dicho que podían salir de la comisaría.

Y luego, por la espalda,...

Disparo

Eusebio.

¿Estáis sordos?

¡He llamado a Eusebio!

Acompáñanos.

¿Por qué coño te paras? Camina.

-Si vais a matarme, hacedlo ahora.

Mirándome a los ojos.

-¿Eso es lo que quieres?

Pero no puede ser.

Tienes buenas amistades en la alta burguesía.

Eso lo tendremos que dejar para otra ocasión.

Mi hermana está secuestrada.

-Sí, algo he oído.

Los autores son Los Ingobernables.

No los conozco.

-Entonces, no nos sirves. Baja.

Solo queremos que hagas de intermediario. ¿Podrás hacerlo?

¿Estás bien?

¿A ti qué te parece? Me paso el día encerrada.

Pronto estarás con tu familia.

Con mi familia asesina, ¿no?

¡Enric, baja!

Fue él, ¿no?

¿El qué?

Él mató a mi padre.

Todos estamos manchados de sangre.

Los Ingobernables, los Torrents, la policía.

Nadie se salva en esta ciudad.

Barcelona está maldita. No me has contestado.

Fue él, ¿verdad?

¡Enric!

Eusebi.

¿Cómo estás?

-En plena forma. No tendrían que haberme soltado.

Dos días fuera y ya estás organizando asambleas.

¿Cómo te han dejado salir?

Porque secuestrasteis a la hija de Torrents.

Quieren que haga de intermediario.

Te presento a estos dos chicos. Bertomeu, Pere.

Este es Enric.

Van a colaborar con vosotros.

-Ya estamos aquí.

-¡Por fin! -¡Murciano!

-Los anarquistas más buscados.

Pere Mateu. Mucho gusto.

-Tu hermano era un gran sindicalista y un buen compañero.

-Ramón Casanella.

-Le recordamos con afecto.

Gracias.

-Y Joaquina. Encantado.

-Mi carné confederal.

Llevar este documento es un delito.

La CNT está ilegalizada.

Puedes acabar en la cárcel.

-O bajo tierra.

-Por eso, estamos aquí.

Nuestros dirigentes están muertos o presos.

Pero nosotros,...

...los hombres de acción, debemos proteger a los afiliados.

-La represión tiene nombre: Martínez Anido.

Estamos obsesionados con Anido. -Enric tiene razón.

No es el único responsable de la represión.

El presidente del gobierno, Eduardo Dato, le nombró...

...gobernador civil y autorizó la ley de fugas.

-Está muy tranquilo en Madrid.

Nuestros grupos de acción hacen un buen trabajo.

Pero solo devuelven los golpes.

Hemos olvidado el objetivo de nuestra violencia.

-Compañero, somos anarquistas.

El objetivo de la CNT es la destrucción del Estado.

Nos han atacado con fuerza.

Debemos hacer lo mismo.

-La revolución no se consigue de la noche al día.

Puede que no.

Pero nosotros, los anarquistas, más que nadie,...

...debemos creer en el pueblo y en su fuerza.

-Los obreros empiezan a despertarse.

Pero no están para revoluciones.

No estoy de acuerdo.

Debemos creer en lo imposible.

Si convocamos una huelga general, los afiliados responderán.

Si salimos a la calle, seremos imparables.

Apenas nos queda dinero.

La policía ha saqueado la recaudación.

El ejército nos aplastará.

-Tenemos contactos con un contrabandista francés.

Nos puede conseguir fusiles.

-Tenemos dinero suficiente para comprar esas armas. Y tú lo sabes.

-Supongamos que pudiéramos tomar la ciudad.

¿Luego qué? -Seguiremos el ejemplo de Barcelona.

La muerte de Dato podría ser el golpe de efecto.

-Ramón, Pere y yo viajaremos a Madrid.

Nos ocuparemos del presidente.

-Entonces, tenemos que ir a por todas.

Tenemos mucho trabajo.

Buenos días.

¿Te gusta leer?

Puede que esto se alargue un poco.

Así podrás tener la mente ocupada.

"El Quijote".

Nunca lo he leído entero.

Es un buen libro. Te gustará.

Este, si no quieres, no hace falta que lo leas.

¿Por qué? Es interesante.

Kropotkin: "La oveja negra de la aristocracia rusa".

Sí.

Le llamaban "el príncipe anarquista".

¿Conoces la anécdota? No.

Kropotkin, de joven, era soberbio, arrogante.

Una vez, vació el tintero en la cara del maestro ante los alumnos.

Quiso burlarse de él.

El maestro no dijo nada.

Kropotkin vio claramente la rabia reflejada en sus ojos.

En ese momento, se dio cuenta...

...de la injusticia que supone la existencia de clases sociales.

Ahí empieza el príncipe anarquista. No lo sabía.

Bueno, me tengo que ir.

Eh.

Ríen

Pillarás una pulmonía, Pau.

-¡Aaaah!

Sois valientes con la pistola y os asustáis con el agua fría.

-No estamos locos.

-Esto es sanísimo.

Es una mala costumbre taparse.

-¿Por qué no lo pruebas? Sí, ahora mismo.

-¡Eh!

¡Hay un pez!

Sí.

Mira. ¿Cómo va a haber un pez?

¡Es así de grande! ¿Sí?

De verdad. ¿Un pez?

Ven, ayúdame.

A ver el pez.

¡Aaaah!

¡Esta me la pagas!

-No te quejes.

Si es sanísimo.

No te enfades.

¡No te enfades!

¿Quieres pelea?

¿Quieres pelea?

Ven.

Ven aquí.

¡Al agua!

¡Al agua!

¡Al agua!

Perdón, vengo más tarde.

No, ya he terminado.

Quiero que escribas una carta a tu familia.

¿Qué pongo?

Lo que quieras, pero diles que estás bien.

El periódico es para que escribas el titular del día.

Así sabrán que la fecha es correcta.

¿Puedo hacerte una pregunta?

Sí.

¿Qué pediréis para el rescate?

Dinero.

¿Y qué haréis después, invertirlo en bolsa?

Te dejo sola.

Espera.

Me gustaría que lo tuviera mi familia.

Por si me pasa algo.

No te preocupes.

Por favor.

Volveré cuando hayas acabado.

Canta en catalán

Tengo un asunto que atender.

Buenas noches. Buenas noches.

Siéntense. -¿Quieren algo?

-No.

-He traído la carta.

Eulalia está perfectamente.

Si no, que se preparen.

-Es mucho dinero. No pagaremos.

-Yo no tengo nada que ver.

-Una cuarta parte. -No soy un negociador.

Soy un intermediario porque ustedes me lo han pedido.

Este secuestro es un acto detestable.

Pero he recibido instrucciones precisas.

Si no pagan, la matarán.

Supongamos que aceptamos. ¿No lo harán?

No tienen nada contra ella.

Solo quieren el dinero.

De acuerdo, pagaremos lo que pidan.

Podemos acabar la entrevista. Un momento.

No, no puedo aceptarlo.

¿En qué bando estás?

En el suyo, ya lo saben.

Acepta el dinero como una muestra de amistad.

Seguiremos en contacto.

La entrega de las armas se hará en cinco días.

¿Cinco días? Es poco tiempo.

Se las venderán a otros.

Habrá que darse prisa.

-¿Podemos fiarnos de ellos?

-Su jefe es un francés llamado Pierre.

Un hijo de puta que vendería a su madre por dinero.

Pero podemos ser buenos clientes.

-¿Y las armas?

¿Son buenas?

-Excedentes de la gran guerra.

Los obreros no iremos con pistolas Star, sino con fusiles Mauser.

-No me gusta hacerlo en su territorio.

-Me fío más del traficante que de Eusebi.

¿Qué insinúas?

Es el único de la CNT que ha salido de la cárcel.

Está con ellos.

Seguramente, le pagan bien.

Es una acusación muy grave.

Vi cómo los Torrents le daban un sobre.

El transporte.

El transporte será la clave.

Los del metal y la construcción saldrán a la calle.

Si no paramos trenes y tranvías, no habrá huelga general.

¿Crees que pagarán? ¿Quién?

¿Los Torrents? Estoy seguro.

El hermano mayor siente adoración por Eulalia.

Y él toma las decisiones.

¿Tienes algo más que decirme? No.

De acuerdo.

No habrá ningún problema.

Quieren que llevemos el dinero al casino Sant Jordi de Badalona.

¿El que está junto a la estación? Sí.

Querrán irse en tren.

Me da igual si la liberan.

¿Irá con ellos?

No la liberarán hasta que estén fuera de peligro.

¿Quién recogerá el dinero? Dos de ellos.

Quiero que me acompañes.

No, mejor no.

Tendré la tentación de dispararles. No iré.

Como quieras. Haré una llamada.

Que te acompañe alguien de confianza. No, no lo puede saber nadie.

Nadie.

Ya está.

Justo a tiempo.

Esta noche volveré a mi palacio burgués.

¿Qué te ha parecido? Muy interesante.

No, quédatelo.

Si quieres. ¿En serio?

Sí, lo he leído muchas veces.

Está fría.

Pau se baña cada día.

¿Y por qué lo hace?

Dice que activa la circulación.

Pero creo que lo hace para ir desnudo.

Para él, quitarse la ropa es un acto de rebeldía.

Para deshacerse de los prejuicios de la religión cristiana.

No puede ser.

Sé que es una locura.

Fui yo.

¿Tú qué?

Yo maté a tu padre.

Tenía que decírtelo.

Lo siento mucho.

Solo quiero que sepas que me arrepiento.

Si pudiera, volvería atrás.

¡Enric!

Tienes que irte.

¿Cuándo soltaréis a mi hermana?

Esta noche. Cuando estemos fuera de peligro.

Si tiene un solo arañazo, aunque sea así de pequeño,...

...escondeos, porque iré a buscaros.

Eulalia está bien.

Lo seguirá estando a menos que no pagues o cometas el error...

...de llamar a la policía.

El dinero.

¡Alto, policía!

No sabía nada.

No sabía nada.

-¡Acabas de matarla!

-Llévenlos a comisaría.

Vendré enseguida.

-A sus órdenes, mi capitán.

Estáis jugando con la vida de mi hermana.

Les interrogaremos, sabremos dónde está y la liberaremos.

¿Quién le ha dado el chivatazo?

Esta información es confidencial.

Solo lo sabía mi hermano.

Te he lavado la ropa.

Gracias.

¿Te llevarás este libro?

Enric me ha dicho que me lo lleve.

Ah.

Es solo que...

...el libro era de su hermano.

Me parece raro que te lo regale.

Deben estar cerrando el trato.

¿A que os imaginabais la comisaría muy distinta?

-¡Vete a tomar por culo!

-¿Te das cuenta, Huertas?

Les dejo ver el mar...

...y me mandan a tomar por culo.

Si nos matáis, jamás la encontraréis.

Te sorprendería saber lo barato que es matar a un anarquista.

En estos momentos, mis hombres ya deben estar en la masía.

Decidme una cosa.

¿Qué sienten los últimos Ingobernables?

-¡Menudo nombre de mierda!

-Quítales las cuerdas.

-¡Corre!

Disparo

Disparo

-¡Hostia, Huertas!

¡Hostia!

-¡Me ha roto la nariz!

-¡Cállate y reza por que no sepa nadar!

Intentaron huir.

Tuvimos que aplicarles la ley de fugas.

-No me tomes por imbécil.

-Mi capitán... -¿Vas a explicarle a Torrents...

...que has acabado con la única vía para liberar a su hermana?

-No se altere. La chica está a buen recaudo.

Siento mucho que no se le informara de que el sindicato libre...

...había localizado el escondite.

-Si Eulalia ha sido liberada, solo puedo hacer una cosa.

Felicitarle.

Timbre

¡Traidor!

Pedro tenía razón. ¿Cuánto te han pagado?

¿Cuánto? ¡Calla!

-Ven.

-¡Enric!

-¿Dónde está el Murciano?

Está muerto.

Se ha sacrificado para salvarme.

¿Qué hago contigo, Eulalia?

Se supone que debo matarte.

No había nadie.

-¿Cómo que nadie?

¿Y Eulalia? -La masía estaba vacía.

-¿Qué has hecho con los secuestradores?

-Como habíamos acordado...

-¿Los has matado?

¿Los has matado? -Capitán...

Analicemos la situación. -¡La has cagado!

¿No lo ves? -¡Tranquilízate!

No le harán nada a tu hermana.

Intenta pensar como ellos.

Quieren dinero. Necesitan a Eulalia.

Volverán a hablar con tu hermano.

Podemos...

No sé, podemos...

...estar pendiente de él, tenerle vigilado.

-¿Cómo ha ido? ¿A tu hermana?

¿A tu hermana?

No se lo diré a madre.

No quiero que sepa qué hijo tiene. A mí ni me hables.

¡No quiero saber nada de ti, mi hermano está muerto!

Este será nuestro punto de encuentro.

Voy a ver al traficante.

Enric.

Los Torents intentaron sobornarme.

¿Y aceptaste?

Mejor en nuestro bolsillo.

Toma.

Dáselos al traficante. Sabrá que vamos en serio.

¿Quién nos iba a decir que los Torrents iban a financiarnos?

Teléfono

Teléfono

Soy Joan Torrents. Dígame.

"¿Aún está dispuesto a pagar?".

¿Tú?

"Un milagro, ¿verdad?".

"Es otro milagro que Eulalia siga viva".

Esta vez no habrá problemas. "Eso espero".

"Un amigo ha muerto por tu culpa. Espera instrucciones".

Un aguardiente.

Enseguida.

Busco a Pierre.

Está ahí.

Gracias.

¿Eres Pierre?

-¿Quién pregunta?

Un ingobernable. Te encargamos unos paquetes.

Siéntate. Largo de aquí.

¿Polvo de ángel?

¿Eres el jefe de los anarquistas?

Los anarquistas no tenemos jefes.

¿Y dinero?

Es solo un anticipo.

Si no traes el resto, os encontrarán flotando en el puerto.

Me parece muy bien.

Pero si las armas no están bien,...

...no nos molestaremos en tirar vuestros cadáveres al mar.

Escucha.

Te quiero a las 10 de la noche en la calle Fuster.

"La encontraré". Ven solo.

Si vemos un movimiento sospechoso, la mataremos.

Esta vez sí, Joan.

La mataremos.

"Yo no tuve nada que ver".

¿Me matarías?

No.

El confidente no ha contactado con nosotros.

Pero no es necesario. Tu hermano nos llevará hasta ellos.

-No lo sé.

¿Y si sale mal?

-¿Qué te pasa?

¿Temes que vuelva a enfadarse?

-¡Lo que temo es que le maten!

-Nadie intervendrá hasta que Eulalia y él estén fuera de peligro.

No les mires.

No les mires.

No les mires.

Tengo miedo.

Tranquilo.

Mi hermano vendrá solo.

No es eso.

Tengo miedo de no volver a verte.

Disparo

El material parece bueno.

-Perfecto. -Lo es.

Ahora, falta que me pagues.

-Paciencia.

El dinero está a punto de llegar.

-Eh.

-Nos están poniendo nerviosos.

-Por eso los tengo.

-¿Dónde se ha metido Enric, por qué tarda tanto?

¿Has venido solo?

Seguro que vas armado.

La maleta.

Está todo.

Te lo aseguro.

Disparo

¡No, Enric, no, por favor!

Esta vez tampoco lo sabías, ¿verdad?

Eulalia, apártate. Por favor, Enric.

Por favor.

Campanada

¡Descargad los camiones!

-Solo unos minutos.

¡El dinero va a llegar! -¿Habéis oído?

¡Descargadlos!

-¡Esperaremos!

-Mira a tu alrededor.

Si no bajas el arma inmediatamente, vas a morir.

El dinero.

¡Bajad las armas!

¡Vamos!

¿Por qué no comes?

¡Eulalia!

El pollo está buenísimo. No tengo hambre.

Hoy no trabajas, ¿verdad?

-No, el periódico no sale los lunes.

Aunque piden que trabajemos los domingos.

-Joan, ¿me pasas el pan, por favor?

Sinceramente, me gustaría que hubiera periódicos los lunes.

¿No ocurre nada los domingos? Joan.

No quiero que trabajes en domingo.

Pero hay que adaptarse a los nuevos tiempos.

-El problema que más nos preocupa...

...es la censura.

Llevad a los niños al parque.

Buena idea.

¿Te apetece, Eulalia?

-Pasas demasiado tiempo en casa.

¿Por qué no vuelves a dar clases?

No me encuentro bien. Iré a acostarme un rato.

Perdón.

Ahora, eres una mujer libre.

Volvería a secuestrarte.

Hazlo.

¿Por qué no nos vamos?

Aquí no podremos estar juntos.

En otra ciudad, en otro país, sería diferente.

Nadie nos conocería.

No deseo otra cosa.

Pero no puedo.

No digas que no puedes. ¿Qué te lo impide?

En una semana, habrá huelga general.

Aprovecharemos para hacer la revolución social.

Todo el mundo saldrá armado a la calle.

Es una locura. ¿No te das cuenta?

No vayas, Enric.

Tengo que ir. Pero ¿por qué?

Porque me siento responsable.

Porque sería un egoísta si no fuera.

Porque hay gente que se ha sacrificado por mí.

Que ha dado su vida para que yo siguiera adelante.

No puedo abandonar.

No puedo.

Solo conseguirás que te maten.

Eulalia.

Si te he contado esto, es porque te quiero.

Tienes que irte de Barcelona.

Tú y toda tu familia.

Si ganamos, habrá represalias. Si te quedas, yo me quedo.

Y que pase lo que tenga que pasar.

Vete de Barcelona.

Barcelona está maldita.

Cuando todo acabe, yo iré a buscarte.

Estés donde estés.

¿Cómo van los de fuera?

-Voy a buscar otra grande.

"Con una caja, habrá suficiente. De noche, hay pocos guardias".

La manifestación se concentrará en la plaza.

Saldremos al balcón y diremos que Barcelona es del proletariado.

La gente pedirá armas. Llévate una caja de pistolas.

Procurad no perder tiempo.

Alzad barricadas.

Teléfono

Teléfono

Teléfono

¿Diga?

Dos desconocidos,...

...entre gritos de ¡viva la anarquía!,...

...acaban de asesinar al Presidente del Gobierno.

Ríen

Compañeros.

Se ha hecho justicia.

El que autorizó la ley de fugas ha recibido su merecido.

Eduardo Dato está muerto. ¡Viva la revolución y la anarquía!

La noticia es muy gratificante.

Pero queda mucho por hacer. Volved al trabajo.

Quiero que sea una operación impecable. Ocúpese de ello.

-Sí, señor.

-Vuelve con los anarquistas.

-Ya les he dicho dónde están. -Debemos preparar la estrategia.

-Corro peligro. -Miente.

-Pero si regreso... -Es una orden. Retírate.

¿Adónde has ido?

-No tengo el cuerpo fino.

-Enric nos ha prohibido alejarnos.

-¿Qué harás, ir a decírselo a Enric?

Los camiones están listos. ¡A los camiones!

-Ha llegado la hora. Buena suerte. Nos esperan.

¿Y Pau, dónde está Pau?

-¡La policía! ¡Mierda!

Disparos

Disparos

Disparos

Disparos

-¡Aaaah!

Estamos rodeados, hay que huir. -Por las alcantarillas.

Hay que tapar el túnel.

-Yo me quedo. -Me quedo yo.

-¡No tenemos tiempo! -Nos quedamos los dos.

-¡Fuera!

-Nos cargaremos unos cuantos.

-Tapa el túnel.

-Ya voy.

-Te he dicho que te fueras.

¿Por qué no has hecho caso?

Disparo

Vete. -Enric.

¡Vete!

-¿Dónde están los otros?

¡Hijo de puta!

¿Dónde están los otros?

No lo sé.

Solo trabajo aquí. Soy el conserje.

Cubrid la salida.

Tengo una conversación pendiente con este conserje.

¿Sabes qué?

Me da igual dónde están los otros.

Contigo tengo suficiente.

Eres un cobarde.

Estoy indefenso. Los muertos no hablan.

Y tú estás muerto.

La vida es una mierda.

Pero, de vez en cuando, te brinda momentos como este.

Hay que saborearlos.

¿Qué te creías?

¡Aaaah!

Disparo

-¿Le disparo, señor?

Creía que no volvería a verte.

¿Qué te harán?

No me engaño.

Me condenarán a muerte.

Removeré cielo y tierra para sacarte.

No podrás hacer nada.

Me fusilarán.

No digas eso.

Te estaré esperando. No, no.

Olvídate de mí.

Haz tu vida.

Tuvimos un sueño muy bonito.

Pero solo fue eso.

Un sueño.

No te rindas todavía.

No sabes cuánto me habría gustado.

No tienes ni idea.

Se abre la puerta

Señorita, por favor, debe irse.

No te matarán.

Sé que no te matarán.

Te esperaré el tiempo que haga falta.

¡Señorita, acompáñeme!

¡Izquierda, izquierda, derecha, izquierda!

¡Izquierda!

¡Izquierda, derecha, izquierda!

¡Un, dos, tres, cuatro!

-Puedes fumarte un cigarro, si lo deseas.

Prefiero acabar cuanto antes.

-Alto.

Entra.

-Enric Serra, terrorista anarquista.

Intentó organizar una revuelta y asesinó a un policía.

España prepara una ofensiva en Marruecos.

Se incorporará a la compañía 12.

Van en primera línea y caen como moscas.

Morir en combate es una bendición. Ya conoce a los rifeños.

Les encanta torturar a los soldados. Dejan que mueran lentamente.

La agonía puede durar días.

Para España, es un privilegio contar...

...con voluntarios que ofrezcan su vida por la patria.

Yo soy anarquista.

No tengo patria. Por supuesto que la tiene.

Su patria es España y España exige su sacrificio.

-¡Compañía, firmes!

¡Ar!

¡Marchen, ar!

¡Izquierda, derecha, izquierda!

¡Izquierda!

Ojo por ojo - Capítulo 2

03 ago 2017

Programas completos (2)

Los últimos 5 programas de Ojo por ojo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios