www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
3561820
Para todos los públicos Oficiorama - Vigilante de ecosistema. Maestro de marca personal. Técnico en prótesis cibernética - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía cabecera)

La felicidad depende de trabajar en algo que nos apasione.

Y en el futuro hay cientos de trabajos apasionantes.

Algunos aún no se han inventado

y otros empiezan a perfilarse ahora.

Yo os traigo una lista de oficios y profesiones

que se necesitan en el mundo del mañana.

Podéis elegir el que más os guste o el que os apasione

y comenzar ya a ser un profesional del futuro.

En el programa de hoy podéis inspiraros con algunos ejemplos

que despertarán en vosotros vocaciones nuevas.

Bienvenidos a "Oficiorama".

Los vigilantes de ecosistemas son fundamentales

para no cometer los errores del pasado.

Ellos nos advierten de los peligros

que amenazan a nuestro planeta y sus organismos

utilizando la tecnología para controlar la salud de la Tierra.

El "big data" o manejo de enormes cantidades de datos

es fundamental para perfilar quiénes somos

y distinguirnos del resto de la humanidad.

El maestro de marca personal

es el experto que nos ayuda en esta tarea de ser alguien

entre miles de millones.

Responden al tacto, al calor,

obedecen las órdenes mentales.

Así son las prótesis del futuro.

Los técnicos de prótesis cibernéticas

utilizan nuevos materiales y tecnología de vanguardia

para crear piezas de recambio perfectas

o directamente crean ciborgs.

Hemos aprendido y ha sido duro.

Polos que se derriten, inundaciones, sequías pavorosas

y huracanes fueron solo el comienzo.

El cambio climático nos enseña que la naturaleza tiene reglas

y debemos respetarlas.

De este aprendizaje ha surgido una profesión:

la de vigilante de ecosistema.

Un experto medioambiental que vigila la salud del planeta

y propone soluciones cuando el impacto

amenaza la vida tal y como la conocemos.

Nuestro planeta es único en el universo conocido.

Su biodiversidad y su ecosistema

evolucionaron durante millones de años

para crear este paraíso,

pero su sostenibilidad depende de un equilibrio

que el ser humano empezó a romper sin saberlo

hace miles de años.

El cambio se produce hace 10 000 años

por dar una cifra redonda,

que es cuando aparecen la agricultura y la ganadería.

Luego, en el siglo XIX es cuando se desarrolla la industria

y el cambio climático se acelera.

La actividad humana empieza a modificar

la composición de la atmósfera. Son palabras mayores.

El desarrollo económico de la especie humana

se convirtió en una amenaza para la misma

y comenzaron las advertencias para que no destruyamos

la casa que nos da cobijo y sin la que de momento

corremos el peligro de desaparecer.

Nuestra capacidad de transformar la Tierra

es de tal magnitud, que nunca, como ahora, necesitamos

vigilancia continua de aquello que estamos haciendo.

Aunque los sistemas ecológicos son robustos,

existen lo que se llaman puntos de inflexión.

Situaciones que a partir de determinado momento

nos llevan a otra situación y que el retorno no va a ser posible.

Sabemos que en 2050 viviremos en superciudades,

pero no cómo será la calidad del aire.

Aunque estemos en superciudades

que tengamos una calidad de aire mejor.

Yo tengo un punto de vista más optimista.

Pero tal como estamos trabajando todos,

sobre todo desde el ámbito de la ciencia

y de la tecnología medioambiental

en ir hacia sistemas más limpios,

creo que eso se va a terminar imponiendo.

Los que nos dirán si ese futuro es real

serán los vigilantes de ecosistemas que tomarán el pulso

a la salud del planeta,

analizando los parámetros necesarios.

La visión global te permite cierta información

que normalmente suele ser relativamente grosera,

pero que es la única manera de viajar

en el espacio tiempo de manera rápida. Es fundamental.

Con esa información en muchos casos tienes que entrar al detalle

y eso significa que tienes que tienes que bajar al terreno

a todos los niveles.

Los expertos en cambio climático tienen una herramienta privilegiada

para vigilar: los satélites.

Desde el espacio podemos ver si una selva está siendo talada

o un glaciar disminuyendo.

Porque hemos aprendido que el efecto mariposa...

ese que dice que cuando una mariposa aletea en China

se siente en Nueva York en forma de tormenta

es cierto en lo que se refiere al clima.

Las herramientas de estos vigilantes serán variadas:

desde satélites de teledetección

para realizar una vigilancia global de nuestro planeta,

hasta aparatología aparentemente más simple,

como la que hoy usan los científicos

para conocer la calidad del aire que respiramos.

Son cabinas como un pequeño contenedor.

Y están equipadas con distintos monitores

que miden contaminantes,

y esa información la miden de forma continuada,

con unos promedios cada 10 minutos de concentración,

y esa información se envía inalámbrica o por cable

a un centro de gestión de datos

y esa información están obligados a tenerla disponible

en páginas web.

Obtener información fidedigna y ofrecerla a la ciudadanía

será el cometido de los vigilantes de la bioesfera,

clave imprescindible para una buena gestión ambiental.

El paso último de la evolución científica es hacer

lo que el panel de Naciones Unidas sobre cambio climático hace.

Y es hacer evaluaciones

comprensivas y ponérselas encima de la mesa a los políticos

para que decidan.

Las predicciones sobre el deterioro o la mejora de la salud

del planeta serán tan importantes en el futuro como lo son hoy.

Intentamos entender el proceso.

Lo que estamos midiendo. ¿Cómo lo hacemos?

Intentando reproducir matemáticamente lo que observamos.

Estas herramientas, los modelos matemáticos,

son muy útiles porque nos permiten reproducir

la realidad de forma virtual. Y por ejemplo,

si nos planteamos hacer planes de mejora de calidad del aire.

Uno piensa: "Debemos actuar sobre el tráfico, las industrias,

pero ¿con qué intensidad?"

Sin embargo los modelos sí que pueden

simular esas circunstancias.

Es un resultado de la información que tiene utilidad

para los gestores de calidad del aire.

Aunque los vigilantes tendrán que observar y analizar

muchas variables en los distintos medioambientes de la Tierra,

hay un peligro que prevalece,

el cambio climático.

Buena parte de la opinión pública mundial y española,

sin ir más lejos, piensa que esto no está ocurriendo.

que es algo natural,

que no tiene nada que ver con la acción del hombre

y que la información científica no es sólida

a pesar de que, en lo que a cambio climático se refiere,

desde el punto de vista doctrinal está perfectamente establecido.

-Al abismo climático queda poco.

Porque una concentración de más de 400 partes por millón de Co2...

Ya estamos hablando de aumentos de temperatura

para la siguiente generación.

El paralelismo se entiende: sufrimiento, conflicto...

No hay más que ver el drama que está suponiendo

los movimientos de población causados por conflictos.

Los emigrantes climáticos

serán un número infinitamente mayor.

Pero todo puede evitarse aún.

Y para eso trabajarán en el futuro como lo hace hoy

un cuerpo de expertos de las más diversas disciplinas.

Los químicos son necesarios para entender la química atmosférica,

los biólogos para entender

los daños que se están observando en la vegetación.

Los ingenieros en cuanto a lo que pueden hacer para mejorar

o desarrollar nuevas tecnologías para mitigar las emisiones.

Son disciplinas distintas, pero se complementan bien.

¿Cómo se librarán las batallas

contra los jinetes del apocalipsis de nuestra biosfera?

Puede haber gente dentro de su profesión que se dedique

a involucrarse más en los aspectos

cotidianos, ambientales, político-ambientales,

pero otros simplemente se dedican a la ciencia ecológica,

escriben sus trabajos científicos

y son la base para aquellos que hacen eso que me estás preguntando.

Unos pueden dedicarse más

a trasladar lo que sabemos

para que el resto de las personas actúen en consecuencia.

Cambio climático, contaminación,

sobrexplotación de recursos, cambio de uso de territorios,

o intercambios bióticos

seguirán siendo los problemas para la salud de la Tierra.

Pero en 2050,

¿habremos dado con el medicamento necesario?

El clima, hasta el 2050,

y probablemente en los siguientes 15 o 20 años

ya podemos saber cómo va a ser.

Y sabemos que el calentamiento va a continuar

de una manera bastante predecible.

Por tanto, el clima va a cambiar y eso va a afectar

a todos los organismos de la Tierra

en formas y maneras que los ecólogos podemos anticipar,

pero que medirlo, valorarlo, ver exactamente

cuál es la repercusión de este cambio,

solo climático en ciernes, requerirá mucho vigilante.

-Si no hay un gobierno único

que tome las decisiones para toda la humanidad,

entonces hay que llegar a acuerdos.

Aún estamos a tiempo de hacer realidad

el sueño de los vigilantes de hoy.

Podemos usar nuestro conocimiento

para hacer que la vida de todos fuese infinitamente mejor.

Y esa vida mejor para todos necesariamente pasa

por un planeta que no le perturbemos,

que no le maltratemos en la forma que lo hacemos ahora.

¿Cómo ser alguien único, especial

entre miles de millones de personas?

Hemos aprendido a proyectar nuestra imagen ante el resto

gracias a las redes sociales. Pero no es suficiente.

Por eso recurrimos al maestro de marca personal.

Nos asesora para que nuestra imagen sea la que deseamos dar

y el mensaje llegue a quien queremos que nos conozca.

Son técnicas de persuasión, de seducción

y de manejo de ingentes cantidades de datos.

Es lo que se conoce como "big data".

El concepto de marca personal surgió en 1997

cuando Tom Brady escribe un artículo titulado

"La empresa llamada tú".

Nació como una técnica para conseguir trabajo,

pero aclaremos este término.

¿Sabemos lo que significa?

La construcción o el descubrimiento y dejar una marca personal

sigue un proceso que los anglosajones llaman

"personal branding",

que no es más que seguir una serie de pasos

para generar un impacto en la mente de la gente.

-La imagen personal es algo de lo que se habla mucho

y lo que se proyecta en el entorno empresarial

es la capacidad que tiene esa persona.

Las redes sociales nos proporcionan

una visión mucho más amplia de la que teníamos antes.

Y a través de la marca personal tenemos la oportunidad

de proyectar en todo lo que participamos,

en el ámbito profesional y personal.

-Desde que el hombre y la mujer somos el hombre y la mujer

hemos tratado de dejar una huella en los demás.

Lo único que está cambiando

es que en lugar de hacerlo de manera improvisada,

lo hacemos de forma planificada, el "branding personal".

Construir tu marca cada vez se hace tarea más complicada.

Por eso contaremos con el maestro de marca personal.

Será el profesional que nos ayude a proyectar

nuestra imagen de forma adecuada.

En el futuro existirán asesores o consultores

que ayuden a otros a gestionar su marca personal.

-Probablemente veamos gente

que te ayude a entender de verdad lo que te gusta.

A que vivas ese proyecto y lo hagas tuyo.

Porque solo sacando la esencia de ese proyecto

vas a poder contarlo para atraer a las personas que necesitas

para llevarlo a cabo.

Contar con una buena marca personal será básico,

el mercado laboral se vuelve día a día más exigente.

Estar por estar en el mundo digital

no es un buen consejo.

La imagen personal tiene una importancia empresarial alta.

Debido a las redes sociales podemos conocer

al candidato mucho antes de entrevistarlo.

Con lo cual, tener una imagen personal buena

es importante para que des la imagen que quieres proyectar.

Pero tiene un doble filo.

Se puede detectar en lo que estás proyectando

cosas como tus tendencias políticas, emociones,

incluso gustos,

que a lo mejor no es lo que busca la empresa.

-Hay un montón de profesionales muy buenos, muy potentes

que pueden ocupar nuestro lugar.

Tenemos que ver de qué manera podemos sobresalir

y estar por encima de otros profesionales como nosotros.

Los maestros de marca personal nos ayudarán

a responder a una necesidad.

La necesidad de la marca personal surge porque hay mucho de todo.

Tenemos que dejar de ser profesionales indistinguibles,

homogéneos, baratos... Podemos ser sustituibles.

Surge de eso: un momento en que no podemos tener

la carrera para toda la vida

y tenemos que dejar se ser sustituibles y homogéneos.

La gran cantidad de información en la red dice quiénes somos.

Pero ¿sabemos lo que no hay que hacer

para tener una buena imagen?

Lo que nunca puede hacer un profesional

y cualquier persona es mentir.

Todo lo que hacemos deja rastro en el mundo virtual.

Lo que nos gusta, lo que nos disgusta,

lo que elegimos, lo que decimos y a quién se lo decimos.

El ciberespacio tiene más información nuestra

y sabe más de nosotros que nosotros mismos.

Esa información está al alcance de todo el mundo

y a veces no deseamos compartir esos secretos.

El maestro de marca personal

nos enseña a proteger nuestra privacidad

y a dar a conocer solo lo que queremos.

Estar o no estar en la red ya no es la cuestión.

El problema será cómo

y, sobre todo, desde cuándo estaremos.

La marca personal la dejamos desde que nacemos,

es imposible que no te etiqueten.

Hay gente que dice: "No quiero dejar una marca".

Pero en cuanto alguien sabe de tu existencia

te va a colocar una etiqueta. El objetivo del "branding"

es conseguir que la etiqueta sea lo más parecido

a lo que somos. Esto se basa en la autenticidad.

Nuestra reputación en internet es cada día más importante.

No sabemos hasta qué punto tenemos el control de nuestros datos.

Aunque en el futuro esto cambiará.

Los usuarios nos demandan dos cosas:

una, más control sobre sus datos

y poder sacarle más valor a esos datos.

Datos personales que tendrán que volver a ser

recibidos por el usuario, a tener en su control

para hacer con ellos lo que necesite.

Y ahí veremos un ecosistema de personas,

de organizaciones, empresas... que empiecen a ayudar

a los usuarios a ganar el control de su vida digital,

para que se sientan más seguros de navegar por internet,

de seguir haciendo las compras

y disfrutar de todo lo que tienen que proveer.

Internet es la puerta al mundo

y la ventana de mucha gente a tu mundo.

El maestro de marca personal

nos asesorará para definir nuestro perfil.

Cada vez internet permite trabajar con comunidades distintas

de manera rápida. Encontrar expertos necesarios

que sepan de motores de dron, de diseño,

y que entiendan del espacio para crear las redes del futuro.

Y la manera de encontrar estos perfiles

de una manera muy rápida en todo el mundo

va a ser internet.

Estar en internet va a ser esencial, de una manera inteligente.

Ya no sirve tener tu perfil curricular,

sino demostrar tu visión, hacia dónde quieres ir

y cómo enganchar al resto para que se enganchen contigo.

El maestro de marca personal será una pieza clave en el futuro,

todo tiende a la especialización.

Veremos "coaches", veremos psicólogos,

veremos emprendedores, mentores... que nos ayudarán a sacar

lo mejor nuestro para trasladarlo al mundo online

y poder ir hacia adelante.

El mundo de hoy en día y futuro nos impone tener una marca personal.

Quiénes seremos en la red será vital

para encajar nuestro perfil en esta sociedad.

Hay usuarios que si hacen un buen uso de la plataforma,

por el contenido que generan, se van creando marcas personales.

Y no hablo solo de estrellas o periodistas

que están en nómina en diarios importantes,

también hay usuarios anónimos que crecen.

Esa es la grandeza de Twitter,

te permite crear tu marca personal

en base a la conversación que vas generando

con el ecosistema con que interactúas.

El maestro de marca personal

ayudará a moldear nuestra huella digital.

Los datos son el reflejo de tu vida.

El reflejo de lo que has hecho, las decisiones que has tomado.

Probablemente querrás dejarlo a tus seres queridos.

Querrás que una parte se borre,

que otra se mantenga para siempre,

otra que la dones de manera pública y otra para tu familia,

para que entiendan las decisiones que tomaste

y que lo utilicen para recordarte

y vivir una vida mejor.

Uno de mis brazos es una prótesis de última generación.

¿Podéis distinguir cuál?

No solo es idéntica,

tiene mi temperatura corporal y es tan suave como mi piel.

Los técnicos de prótesis cibernéticas las han perfeccionado

tanto que puedo sentir calor, una caricia

y obedecen mis órdenes cerebrales

para ejecutar una acción al instante.

La tecnología se integrará a nuestro cuerpo

de forma tan sofisticada que la sentiremos como nuestro cuerpo.

Cuando me tocan la antena

noto como si me tocaran una parte del cuerpo.

Lo considero un órgano de mi cuerpo.

A veces tengo dolor de antena igual que se tiene dolor de cabeza,

pues yo a veces tengo dolor de antena.

La historia de los tecnohumanos comienza con Neil Harbisson.

La primera persona a la que las autoridades reconocen

que el ojo biónico que lleva es parte de su cuerpo.

Puede haber problemas a la hora de viajar

o de encontrarte con alguien

Si hay un pasaporte que eres un ciborg,

tienes problemas y no tendría que haber problemas.

Los técnicos de prótesis cibernéticas

implantarán extremidades biónicas visual y funcionalmente iguales

al miembro original. Y además tendrán sensibilidad.

La prótesis lleva sensores.

Puede medir fuerza, temperatura, vibraciones...

Se trata de poder transmitir esa información

al sistema nervioso para que nosotros comprendamos

y sintamos qué ocurre con esa prótesis.

Las señales que envía al cerebro una mano biónica

no serán iguales que las enviadas por una biológica.

Tendremos que incorporar sensaciones nuevas.

La persona que usa el dispositivo debe volver a aprender

que esa información que le llega corresponde a un tacto,

a una textura, a un temperatura...

y así la integre en la forma en la que gestiona la prótesis.

De forma que si noto que el vaso está caliente

no me lo lleve a la boca.

Neurociencia y bioingeniería hablarán el mismo idioma,

se comunicarán por complejos algoritmos.

Lo que tendremos que hacer es desarrollar un "software"

que nos va a permitir detectar

cuál es el patrón de actividad cerebral

que corresponde a la intención de la persona

de cerrar la mano o abrir la mano.

La excelencia llegará con la personalización.

Aunque a nivel macroscópico

sabemos dónde esas señales tienen que residir,

a nivel microscópico no es tan claro.

¿Por qué? Porque las conexiones de nuestro cerebro

no son fijas. Las conexiones se forman

como resultado de nuestra propia experiencia.

Si ahora cogemos un músico profesional de cuerda

que necesita utilizar constantemente

la parte motora y la parte sensitiva,

porque es lo que hace un gran músico,

y medimos cuál es la representación que tiene en su cerebro

de la mano,

la tendrá 100 000 veces más grande que una persona normal.

Porque la está ejercitando constantemente.

Porque no hay dos personas iguales.

Va a haber un tipo de prótesis: de mano, de brazo, de pierna...

general, que después se va a personalizar.

Puesto que todos tenemos cinco dedos,

todos vamos a efectuar los mismos tipos de movimientos,

con lo cual eso sí se puede producir de manera masiva

para reducir costes.

Porque si no, crear una prótesis o un exoesqueleto personalizado

de cero para cada persona es inviable

desde el punto de vista de la sanidad de ningún país.

Los biocuerpos estarán en red.

Estamos en la era del internet de las cosas,

entonces una prótesis puede estar conectada,

tiene cierto sentido. Puede haber, por ejemplo,

problemas que se estén dando en la prótesis

que no sean transparentes al usuario

y que sea conveniente que se transmitan

a su centro de rehabilitación ortoprotésico.

Por ejemplo, si se detecta que se está deteriorando

alguno de los sistemas se puede comunicar

con el ortoprotésico de manera que estén alerta

y llamen al usuario a una revisión del dispositivo.

Puede tener sentido.

¿Y quién compondrá un cuadro técnico-médico?

Es decir, ¿qué será un técnico de prótesis cibernéticas?

Esto es un campo muy multidisciplinar.

En mi equipo hay desde un neurocirujano,

que tiene que implantar, al neurólogo, que nos informa

de qué está sucediendo en el cerebro,

hasta el ingeniero, que efectúa las operaciones de decodificación

hasta el robótico que está adaptando y desarrollando la prótesis.

-Necesitamos clínicas ciborg,

donde se trabaje junto con desarrolladores de chips

y médicos, que colaboren juntos.

En mi caso, yo no puedo ir a un médico de antenas,

tengo que ir o a un desarrollador de "software"

o a un médico si tengo dolor de antena

o hay algún color que no me suena correcto.

Ser un ciborg no es raro en el futuro.

Y no hablamos de prótesis sino de biochips

injertados en el cerebro para recuperar una facultad,

aumentar un sentido

o tener capacidades que la naturaleza no nos da.

Los ciborgs son una forma de evolución humana

y abren un mundo de posibilidades

que hoy resultan extravagantes e inquietantes.

Es lo que tienen las vanguardias: pueden dar un poco de escalofrío.

Pero os acostumbraréis.

La antena permite a Neil oír los colores

que una enfermedad congénita no le permite distinguir.

Lo bueno de un órgano cibernético es que puede ir mejorando.

Por ejemplo, en 2004, la antena solo podía detectar

un rango de colores visibles.

En 2008 añadí infrarrojos y ultravioletas para ir más allá.

En 2013 empecé a tener internet para percibir más colores

y es seguir evolucionando este órgano.

La ciencia ya ha logrado desarrollar otro sexto sentido

similar al de los murciélagos

para percibir pulsos ultrasónicos en la oscuridad.

¿Se usará la tecnología para dar al hombre más capacidades?

Es un tema que está encima de la mesa.

Los exoesqueletos, igual que se emplean para rehabilitar

o para asistencia, se pueden emplear

para que una persona pueda caminar más tiempo

o correr más tiempo o llevar cargas sin cansarse.

Si estás con este dispositivo

dando mayor capacidad para matar eso plantea un discurso ético.

El uso sanitario de la tecnología siempre tendrá luz verde.

Nadie cuestionará que en el futuro

los enfermos de párkinson lleven un sistema de microchips

que elimine el temblor.

El prototipo ya está aquí.

Consiste en un filamento, que aparece aquí, implantable,

que lleva electrodos para medida de la actividad muscular

y la estimulación de los músculos.

El dispositivo lo que hace a través del filamento

y la electrónica es captar la actividad muscular,

determinar a qué frecuencia tiembla esa persona

y tomar las decisiones

en cuanto a cuál es la estimulación óptima para atenuar el temblor.

Incluso se intentará miniaturizar los sistemas

para llevarlos incorporados bajo la piel.

Con sus baterías y con la capacidad de comunicación transcutánea.

De tal forma que externamente se pudiese programar,

se pudiese verificar el estado del dispositivo

y eventualmente, si hubiese que cambiar las baterías,

extraerlo, cambiar baterías e implantarlo.

Serán la ciencia y la conciencia las que digan

hasta dónde llegará la tecnología en el cuerpo humano.

No hay que resistir al progreso, es inevitable avanzar.

Se amplía el horizonte del conocimiento

y se derriban los límites para una vida mejor.

Por eso, no os perdáis el próximo programa.

Yo os contaré todo sobre lo nuevo que está por llegar.

Aquí, en "Oficiorama".

  • Vigilante de ecosistema. Maestro de marca personal

Oficiorama - Vigilante de ecosistema. Maestro de marca personal. Técnico en prótesis cibernética

14 mar 2017

Programas completos (13)

Los últimos 15 programas de Oficiorama

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios